El pre­si­den­te «bueno» y el pre­si­den­te «malo»

Barack Oba­ma fue desig­na­do san­to subito, o sea “san­to de inme­dia­to”: en cuan­to entró en la Casa Blan­ca, en 2009, se le entre­gó a títu­lo pre­ven­ti­vo el Pre­mio Nobel de la Paz por sus extra­or­di­na­rios esfuer­zos por for­ta­le­cer la diplo­ma­cia inter­na­cio­nal y la coope­ra­ción entre los pue­blos. Eso fue mien­tras su admi­nis­tra­ción ya pre­pa­ra­ba en secre­to, a tra­vés de la secre­ta­ria de Esta­do Hillary Clin­ton, la gue­rra que 2 años más tar­de des­trui­ría el Esta­do libio, gue­rra que se exten­de­ría des­pués a Siria e Irak median­te los gru­pos terro­ris­tas, ins­tru­men­tos de la estra­te­gia de Esta­dos Uni­dos y la OTAN.

Donald Trump, por el con­tra­rio, ha sido demo­ni­za­do de inme­dia­to, inclu­so antes de entrar en la Casa Blan­ca. Lo acu­san de usur­par el pues­to des­ti­na­do a Hillary Clin­ton, gra­cias a una ope­ra­ción malé­fi­ca orde­na­da por el pre­si­den­te ruso Vla­di­mir Putin. Las “prue­bas” vie­nen de la CIA, incues­tio­na­ble­men­te exper­ta en mate­ria de infil­tra­cio­nes y gol­pes de Esta­do. Bas­ta con recor­dar sus ope­ra­cio­nes des­ti­na­das a pro­vo­car gue­rras con­tra Viet­nam, Cam­bo­dia, Líbano, Soma­lia, Irak, Yugos­la­via, Afga­nis­tán, Libia y Siria; o sus gol­pes de Esta­do en Indo­ne­sia, Sal­va­dor, Bra­sil, Chi­le, Argen­ti­na y Gre­cia. Y sus con­se­cuen­cias: millo­nes de per­so­nas encar­ce­la­das, tor­tu­ra­das y ase­si­na­das; millo­nes de per­so­nas des­pla­za­das de sus tie­rras, con­ver­ti­das en refu­gia­dos, víc­ti­mas de una ver­da­de­ra tra­ta de escla­vos. Y sobre todo las muje­res, ado­les­cen­tes y niñas some­ti­das a la escla­vi­tud, vio­la­das, obli­ga­das a ejer­cer la prostitución.

Habría que recor­dar todo eso a quie­nes, en Esta­dos Uni­dos y en Euro­pa, orga­ni­zan el 21 de enero la Mar­cha de las Muje­res para defen­der pre­ci­sa­men­te esa pari­dad de géne­ro con­quis­ta­da en duras luchas y cons­tan­te­men­te cues­tio­na­da por posi­cio­nes sexis­tas, como las que expre­sa Trump. Pero no es por esa razón que se apun­ta con el dedo a Trump en una cam­pa­ña sin pre­ce­den­te en el pro­ce­so de trans­mi­sión del poder en la Casa Blan­ca. El hecho es que, en esta oca­sión, los per­de­do­res se nie­gan a reco­no­cer la legi­ti­mi­dad del pre­si­den­te elec­to y están imple­men­tan­do un impeach­ment pre­ven­ti­vo. Donald Trump está sien­do pre­sen­ta­do como una espe­cie de Man­chu­rian Can­di­da­te que, infil­tra­do en la Casa Blan­ca, esta­ría bajo el con­trol de Putin, enemi­go de Esta­dos Unidos.

Los estra­te­gas neo­con­ser­va­do­res, artí­fi­ces de esta cam­pa­ña, tra­tan de impe­dir así un cam­bio de rum­bo en la rela­ción de Esta­dos Uni­dos con Rusia, que la admi­nis­tra­ción Oba­ma ha retro­traí­do a los tiem­pos de la gue­rra fría. Trump es un tra­der que, aun­que sigue basan­do la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se en la fuer­za mili­tar, tie­ne inten­cio­nes de abrir una nego­cia­ción con Rusia, pro­ba­ble­men­te para debi­li­tar la alian­za entre Mos­cú y Pekín.

En Euro­pa, quie­nes temen que se pro­duz­ca una dis­mi­nu­ción de la ten­sión con Rusia son ante todo los diri­gen­tes de la OTAN, que han gana­do impor­tan­cia gra­cias a la esca­la­da mili­tar de la nue­va gue­rra fría, y los gru­pos que deten­tan el poder en los paí­ses del este –prin­ci­pal­men­te en Ucra­nia, en Polo­nia y en los paí­ses bál­ti­cos– que apues­tan por la hos­ti­li­dad anti-rusa para obte­ner mayor res­pal­do mili­tar y eco­nó­mi­co de par­te de la OTAN y la Unión Europea.

En ese con­tex­to, no es posi­ble dejar de men­cio­nar, en las mani­fes­ta­cio­nes del 21 de enero, las res­pon­sa­bi­li­da­des de quie­nes han trans­for­ma­do Euro­pa en la pri­me­ra línea del enfren­ta­mien­to, inclu­so nuclear, con Rusia.

Ten­dría­mos que salir a la calle, cier­ta­men­te, pero no como súb­di­tos esta­dou­ni­den­ses que recha­zan a un pre­si­den­te “malo” sino exi­gien­do uno “bueno”, para libe­rar­nos de lo que nos ata a Esta­dos Uni­dos, país que –sin impor­tar quién sea su pre­si­den­te– ejer­ce su influen­cia sobre Euro­pa a tra­vés de la OTAN. Ten­dría­mos que mani­fes­tar, pero para salir­nos de esa alian­za gue­rre­ris­ta, para exi­gir la reti­ra­da del arma­men­to nuclear que Esta­dos Uni­dos tie­ne alma­ce­na­do en nues­tros países.

Ten­dría­mos que mani­fes­tar para tener dere­cho a opi­nar, como ciu­da­da­nas y ciu­da­da­nos, sobre las opcio­nes en mate­ria de polí­ti­ca exte­rior que, indi­so­lu­ble­men­te liga­das a las opcio­nes eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas inter­nas, deter­mi­nan nues­tras con­di­cio­nes de vida y nues­tro futuro.

Man­lio Dinucci

11 de enero de 2017

[Tra­du­ci­do al espa­ñol por la Red Vol­tai­re a par­tir de la ver­sión al fran­cés de María-Ange Patrizio.]

Fuen­te: il mani­fes­to

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *