El pre­si­den­te «bueno» y el pre­si­den­te «malo»

Barack Oba­ma fue desig­na­do san­to subito, o sea “san­to de inme­dia­to”: en cuan­to entró en la Casa Blan­ca, en 2009, se le entre­gó a títu­lo pre­ven­ti­vo el Pre­mio Nobel de la Paz por sus extra­or­di­na­rios esfuer­zos por for­ta­le­cer la diplo­ma­cia inter­na­cio­nal y la coope­ra­ción entre los pue­blos. Eso fue mien­tras su admi­nis­tra­ción ya pre­pa­ra­ba en secre­to, a tra­vés de la secre­ta­ria de Esta­do Hillary Clin­ton, la gue­rra que 2 años más tar­de des­trui­ría el Esta­do libio, gue­rra que se exten­de­ría des­pués a Siria e Irak median­te los gru­pos terro­ris­tas, ins­tru­men­tos de la estra­te­gia de Esta­dos Uni­dos y la OTAN.

Donald Trump, por el con­tra­rio, ha sido demo­ni­za­do de inme­dia­to, inclu­so antes de entrar en la Casa Blan­ca. Lo acu­san de usur­par el pues­to des­ti­na­do a Hillary Clin­ton, gra­cias a una ope­ra­ción malé­fi­ca orde­na­da por el pre­si­den­te ruso Vla­di­mir Putin. Las “prue­bas” vie­nen de la CIA, incues­tio­na­ble­men­te exper­ta en mate­ria de infil­tra­cio­nes y gol­pes de Esta­do. Bas­ta con recor­dar sus ope­ra­cio­nes des­ti­na­das a pro­vo­car gue­rras con­tra Viet­nam, Cam­bo­dia, Líbano, Soma­lia, Irak, Yugos­la­via, Afga­nis­tán, Libia y Siria; o sus gol­pes de Esta­do en Indo­ne­sia, Sal­va­dor, Bra­sil, Chi­le, Argen­ti­na y Gre­cia. Y sus con­se­cuen­cias: millo­nes de per­so­nas encar­ce­la­das, tor­tu­ra­das y ase­si­na­das; millo­nes de per­so­nas des­pla­za­das de sus tie­rras, con­ver­ti­das en refu­gia­dos, víc­ti­mas de una ver­da­de­ra tra­ta de escla­vos. Y sobre todo las muje­res, ado­les­cen­tes y niñas some­ti­das a la escla­vi­tud, vio­la­das, obli­ga­das a ejer­cer la prostitución.

Habría que recor­dar todo eso a quie­nes, en Esta­dos Uni­dos y en Euro­pa, orga­ni­zan el 21 de enero la Mar­cha de las Muje­res para defen­der pre­ci­sa­men­te esa pari­dad de géne­ro con­quis­ta­da en duras luchas y cons­tan­te­men­te cues­tio­na­da por posi­cio­nes sexis­tas, como las que expre­sa Trump. Pero no es por esa razón que se apun­ta con el dedo a Trump en una cam­pa­ña sin pre­ce­den­te en el pro­ce­so de trans­mi­sión del poder en la Casa Blan­ca. El hecho es que, en esta oca­sión, los per­de­do­res se nie­gan a reco­no­cer la legi­ti­mi­dad del pre­si­den­te elec­to y están imple­men­tan­do un impeach­ment pre­ven­ti­vo. Donald Trump está sien­do pre­sen­ta­do como una espe­cie de Man­chu­rian Can­di­da­te que, infil­tra­do en la Casa Blan­ca, esta­ría bajo el con­trol de Putin, enemi­go de Esta­dos Unidos.

Los estra­te­gas neo­con­ser­va­do­res, artí­fi­ces de esta cam­pa­ña, tra­tan de impe­dir así un cam­bio de rum­bo en la rela­ción de Esta­dos Uni­dos con Rusia, que la admi­nis­tra­ción Oba­ma ha retro­traí­do a los tiem­pos de la gue­rra fría. Trump es un tra­der que, aun­que sigue basan­do la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se en la fuer­za mili­tar, tie­ne inten­cio­nes de abrir una nego­cia­ción con Rusia, pro­ba­ble­men­te para debi­li­tar la alian­za entre Mos­cú y Pekín.

En Euro­pa, quie­nes temen que se pro­duz­ca una dis­mi­nu­ción de la ten­sión con Rusia son ante todo los diri­gen­tes de la OTAN, que han gana­do impor­tan­cia gra­cias a la esca­la­da mili­tar de la nue­va gue­rra fría, y los gru­pos que deten­tan el poder en los paí­ses del este –prin­ci­pal­men­te en Ucra­nia, en Polo­nia y en los paí­ses bál­ti­cos– que apues­tan por la hos­ti­li­dad anti-rusa para obte­ner mayor res­pal­do mili­tar y eco­nó­mi­co de par­te de la OTAN y la Unión Europea.

En ese con­tex­to, no es posi­ble dejar de men­cio­nar, en las mani­fes­ta­cio­nes del 21 de enero, las res­pon­sa­bi­li­da­des de quie­nes han trans­for­ma­do Euro­pa en la pri­me­ra línea del enfren­ta­mien­to, inclu­so nuclear, con Rusia.

Ten­dría­mos que salir a la calle, cier­ta­men­te, pero no como súb­di­tos esta­dou­ni­den­ses que recha­zan a un pre­si­den­te “malo” sino exi­gien­do uno “bueno”, para libe­rar­nos de lo que nos ata a Esta­dos Uni­dos, país que –sin impor­tar quién sea su pre­si­den­te– ejer­ce su influen­cia sobre Euro­pa a tra­vés de la OTAN. Ten­dría­mos que mani­fes­tar, pero para salir­nos de esa alian­za gue­rre­ris­ta, para exi­gir la reti­ra­da del arma­men­to nuclear que Esta­dos Uni­dos tie­ne alma­ce­na­do en nues­tros países.

Ten­dría­mos que mani­fes­tar para tener dere­cho a opi­nar, como ciu­da­da­nas y ciu­da­da­nos, sobre las opcio­nes en mate­ria de polí­ti­ca exte­rior que, indi­so­lu­ble­men­te liga­das a las opcio­nes eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas inter­nas, deter­mi­nan nues­tras con­di­cio­nes de vida y nues­tro futuro.

Man­lio Dinucci

11 de enero de 2017

[Tra­du­ci­do al espa­ñol por la Red Vol­tai­re a par­tir de la ver­sión al fran­cés de María-Ange Patrizio.]

Fuen­te: il mani­fes­to

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.