En defen­sa de Resu­men Lati­no­ame­ri­cano y del MST

La últi­ma vez que estu­ve con com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros de Resu­men Lati­no­ame­ri­cano fue el sep­tiem­bre de 2016 en Sao Pau­lo, Bra­sil. El Movi­mien­to de los Tra­ba­ja­do­res Rura­les Sin Tie­rra orga­ni­zó en su Escue­la Nacio­nal Flo­res­tán Fer­na­des unas jor­na­das de deba­te sobre la situa­ción del capi­ta­lis­mo, de las luchas de la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra, de las tareas de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias… Acu­di­mos repre­sen­tan­tes de Amé­ri­ca, Asia, Áfri­ca y Euro­pa y entre los colec­ti­vos pre­sen­tes esta­ba, cómo no, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano. Quien esto escri­be defen­dió una ponen­cia a libre dis­po­si­ción en la Red –La izquier­da euro­cén­tri­ca fren­te a los valo­res comu­na­les del 13 de sep­tiem­bre de 2016– en la que se inten­ta­ba argu­men­tar que una de las razo­nes del debi­li­ta­mien­to de la izquier­da euro­pea es su inca­pa­ci­dad para supe­rar el euro­cen­tris­mo y recu­pe­rar la pelea sis­te­má­ti­ca por los valo­res comu­na­les y la visión mun­dial de la lucha de cla­ses, como se había hecho has­ta fina­les de la déca­da de 1920.

En una de mis inter­ven­cio­nes expu­se la tesis de que las con­tra­dic­cio­nes del impe­ria­lis­mo y la gra­ve­dad de la cri­sis del capi­tal nos exi­gían inten­si­fi­car las movi­li­za­cio­nes de masas con­tra tan­ta bar­ba­rie y caos con­tro­la­do e incon­tro­la­do, movi­li­za­cio­nes ofen­si­vas, no defen­si­vas, con cri­te­rios estra­té­gi­cos y tác­ti­cos cla­ros orien­ta­dos hacia el obje­ti­vo de la revo­lu­ción socia­lis­ta. Sos­tu­ve la tesis de las cua­tro A:

Auto­or­ga­ni­za­ción de la izquier­da, de la cla­se obre­ra y del pue­blo explo­ta­do, de los movi­mien­tos popu­la­res, socia­les, gru­pos y colec­ti­vos de toda índo­le; es decir, orga­ni­zar­se des­de ellos mis­mos, sin acep­tar depen­den­cias, tute­las y obli­ga­cio­nes eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas, etc., del poder en su sen­ti­do fuer­te y explí­ci­to, esta­tal, o en su sen­ti­do más disi­mu­la­do e invi­si­ble, de los ban­cos pres­ta­mis­tas, de ins­ti­tu­cio­nes para y extra­es­ta­ta­les, de ONG con raí­ces oscu­ras, de aso­cia­cio­nes cul­tu­ra­les que se dicen pri­va­das. Es obvio que en muchos casos las sub­ven­cio­nes son nece­sa­rias para la exis­ten­cia del colec­ti­vo del que se tra­te, pero aun sien­do así, y como garan­tía de su inde­pen­den­cia está la segun­da A.

Auto­ges­tión de esas fuer­zas auto­or­ga­ni­za­das, es decir, aun depen­dien­do de sub­ven­cio­nes y otras ayu­das, la inde­pen­den­cia ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca del movi­mien­to popu­lar o de una orga­ni­za­ción que­da muy ase­gu­ra­da si se auto­ges­tio­na, si se ges­tio­na a sí mis­ma en fun­ción de sus obje­ti­vos, deci­dien­do sus ingre­sos y gas­tos, la prio­ri­dad de sus acti­vi­da­des, la efi­ca­cia de su peda­go­gía… por ella mis­ma. Este cri­te­rio es una de las bases de la inde­pen­den­cia con­cre­ta, en los actos comu­nes, del colec­ti­vo del que se tra­te pero exi­ge que su méto­do orga­ni­za­ti­vo interno edu­que per­ma­nen­te­men­te a sus miem­bros para la cohe­ren­cia y serie­dad demo­crá­ti­ca impres­cin­di­bles para la auto­ges­tión. La cohe­ren­cia demo­crá­ti­ca inter­na es invia­ble sin el con­ti­nuo deba­te y for­ma­ción teó­ri­ca sobre los obje­ti­vos de ese movi­mien­to u orga­ni­za­ción, por­que sólo así su mem­bre­cía sabe qué quie­re, por qué lo quie­re, qué hace y qué tie­ne que hacer para con­se­guir­lo y qué depen­den­cias tác­ti­cas y pasa­je­ras pue­de asu­mir sin menos­ca­bo de su inde­pen­den­cia estra­té­gi­ca, y lle­ga­mos así a la ter­ce­ra A.

Auto­de­ter­mi­na­ción dia­ria como for­ma de deci­dir colec­ti­va y demo­crá­ti­ca­men­te según el méto­do ela­bo­ra­do y acep­ta­do por el colec­ti­vo del que se tra­te. La auto­de­ter­mi­na­ción es una de las bases de la inde­pen­den­cia, y es cua­li­ta­ti­va­men­te supe­rior a esa con­sig­na refor­mis­ta, blan­da y enga­ño­sa de dere­cho a deci­dir. Auto­de­ter­mi­nar­se en un colec­ti­vo sig­ni­fi­ca que la auto­or­ga­ni­za­ción y la auto­ges­tión son deci­di­das por ese mis­mo colec­ti­vo median­te una pra­xis demo­crá­ti­ca radi­cal, o por ir a raíz: demo­cra­cia socia­lis­ta, en la medi­da en que ese nivel supe­rior de demo­cra­cia es prac­ti­ca­ble por ese colec­ti­vo en el con­tex­to espa­cio-tem­po­ral en que lucha por sus obje­ti­vos his­tó­ri­cos. Tam­bién es obvio que la obje­ti­vi­dad capi­ta­lis­ta, sus repre­sio­nes y su estruc­tu­ra psí­qui­ca de masas obe­dien­te y sumi­sa limi­tan mucho las posi­bi­li­da­des de prác­ti­ca de la demo­cra­cia socia­lis­ta en el seno de orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos, pero toda pra­xis de auto­de­ter­mi­na­ción, la que fue­re, exi­ge al menos una dosis ele­men­tal de demo­cra­cia radi­cal en su seno. Esta es una de las carac­te­rís­ti­cas que le dife­ren­cian cua­li­ta­ti­va­men­te de ese fla­tus vocis que es el dere­cho a deci­dir, sien­do otra de ellas la cuar­ta A.

Auto­de­fen­sa es la cuar­ta y deci­si­va sus­tan­cia de la pra­xis, la que al final del pro­ce­so, o en cual­quie­ra de sus momen­tos e ins­tan­tes, deci­de si su diná­mi­ca auto­or­ga­ni­za­da, auto­ges­tio­na­da y auto­de­ter­mi­na­da de libe­ra­ción resis­te y se enfren­ta a los inago­ta­bles modos de inti­mi­da­ción, des­pres­ti­gio asfi­xia, ais­la­mien­to, mar­gi­na­ción, coac­ción, cri­mi­na­li­za­ción… y, por últi­mo a los múl­ti­ples ata­ques repre­si­vos lega­les, a‑legales, ile­ga­les y terro­ris­tas que apli­ca el Esta­do o sus cloa­cas. Si sobre­vi­ve en suma a esos ata­ques, y se recu­pe­ra, avan­zan­do de nue­vo hacia sus obje­ti­vos irre­nun­cia­bles cues­tio­na­dos por el sis­te­ma o prohi­bi­dos. Las tác­ti­cas de auto­de­fen­sa son eso, tác­ti­cas varia­bles, dúc­ti­les, fle­xi­bles, que pue­den ser emplea­das en un momen­to pero no en otros según los ata­ques sufri­dos.

Tác­ti­cas lega­les, pací­fi­cas, no vio­len­tas, de des­obe­dien­cia, de movi­li­za­cio­nes… etc., según lo deci­da el colec­ti­vo. Pero el prin­ci­pio de auto­de­fen­sa no es tác­ti­co, sino gene­ral, axio­ma polí­ti­co y éti­co inser­to en el obje­ti­vo por el que se lucha y por ello mis­mo, par­te ele­men­tal de cual­quier estra­te­gia. Si se renun­cia al prin­ci­pio de auto­de­fen­sa se renun­cia a la posi­bi­li­dad prác­ti­ca de los otros tres prin­ci­pios vis­tos, es decir, la lucha en sí mis­ma, por­que se entre­ga el futu­ro y tam­bién el pre­sen­te al poder del Esta­do y, en otro nivel, a los pode­res extra­es­ta­ta­les y para­es­ta­ta­les, los de la mal lla­ma­da socie­dad civil, cen­tra­li­za­dos estra­té­gi­ca­men­te por el Esta­do. De hecho, las cua­tro A son una uni­dad.

Lo dicho has­ta aquí es un resu­men de una de mis inter­ven­cio­nes en la Escue­la Nacio­nal del MST bra­si­le­ño. En el deba­te colec­ti­vo que siguió a la ron­da de pala­bras, se ana­li­za­ron entre otras cosas el refor­za­mien­to de la ten­den­cia auto­ri­ta­ria y repre­so­ra en los Esta­dos y del impe­ria­lis­mo, en espe­cial en aque­llos en los que recien­te­men­te se habían reins­tau­ra­do gobier­nos de dere­chas, como el pro­pio Bra­sil y Argen­ti­na. Pues bien, no habían trans­cu­rri­do dos meses des­de el even­to cuan­do el 4 de noviem­bre de 2016 la Escue­la fue cer­ca­da e inva­di­da por la poli­cía bra­si­le­ña con el resul­ta­do de un heri­do de bala y dos per­so­nas dete­ni­das.

El deba­te colec­ti­vo ante­rior había acer­ta­do, lo que tam­po­co era nada extra­ño: la bur­gue­sía endu­re­cía y amplia­ba la repre­sión de las fuer­zas popu­la­res, y dado que el deba­te había tra­ta­do sobre el aumen­to gene­ral de la vio­len­cia impe­ria­lis­ta en pre­ven­ción del incre­men­to simul­tá­neo de las resis­ten­cias de las cla­ses, muje­res y pue­blos explo­ta­dos, por esto mis­mo tam­bién acer­tó con­cre­ta­men­te en lo que con­cier­ne a toda Amé­ri­ca y al asal­to y saqueo de la sede de Resu­men Lati­no­ame­ri­cano. Y es que los sis­te­mas repre­si­vos cono­cen la efec­ti­vi­dad de ambos colec­ti­vos en la pro­pa­ga­ción de las ideas eman­ci­pa­do­ras en base a las cua­tro Aes. El MST y Resu­men se carac­te­ri­zan pre­ci­sa­men­te por su apo­yo irres­tric­to a la auto­or­ga­ni­za­ción del pue­blo explo­ta­do des­de su base mis­ma, lo que no anu­la la exis­ten­cia de orga­ni­za­cio­nes de van­guar­dia en su inte­rior sino que la exi­ge pero siem­pre some­ti­das a la uni­dad de los cua­tro prin­ci­pios expues­tos y deba­ti­dos en Bra­sil.

Como he dicho arri­ba, no ha sido nada extra­ño, que el deba­te colec­ti­vo acer­ta­ra sobre el aumen­to de las vio­len­cias repre­si­vas. De hecho se limi­tó a cons­ta­tar una lec­ción his­tó­ri­ca per­ma­nen­te: con­for­me los y las parias de la tie­rra se ponen en pie, a la vez se encres­pan las fuer­zas repre­si­vas e inclu­so se ade­lan­tan pre­ven­ti­va­men­te, tal y como advier­te Resu­men Lati­no­ame­ri­cano: se tra­ta de inti­mi­dar, pro­pa­gar el mie­do entre quie­nes no se ame­dren­tan. Lo mis­mo se bus­ca­ba con el asal­to a tiros a la Escue­la del MST.

La demo­cra­cia de la bur­gue­sía pue­de tole­rar más o menos deter­mi­na­das for­mas de orga­ni­za­ción del pue­blo tra­ba­ja­dor que bor­deen o inclu­so rocen con­te­ni­dos que mues­tren su inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­se, de la inde­pen­den­cia men­tal, teó­ri­ca, polí­ti­ca y éti­ca de la cla­se tra­ba­ja­do­ra para mar­car ella mis­ma y sólo ella sus obje­ti­vos, estra­te­gias y tác­ti­cas. En situa­cio­nes de debi­li­dad y mien­tras reúne fuer­zas para con­tra­ata­car, la bur­gue­sía pue­de ceder ante la fuer­za obre­ra y popu­lar con­ce­dien­do algu­nas refor­mas que, mag­ni­fi­ca­das por el refor­mis­mo, bus­can apla­car, enga­ñar y divi­dir al movi­mien­to en alza. Lo hace en la lucha de cla­ses en su for­ma menos polí­ti­ca y menos peli­gro­sa, la sin­di­cal refor­mis­ta, y en otras for­mas de lucha de cla­ses por rei­vin­di­ca­cio­nes demo­crá­ti­cas, dere­chos socia­les y colec­ti­vos, etc., aun­que siem­pre espe­ran­do algu­na señal de debi­li­dad para con­tra­ata­car, recu­pe­rar lo que ha per­di­do y lue­go, apro­ve­chan­do la des­mo­ra­li­za­ción obre­ra y popu­lar, ahon­dar en la devas­ta­ción social.

Pero nun­ca la bur­gue­sía ha cedi­do pací­fi­ca­men­te en las dos cues­tio­nes vita­les para ella: la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas y su pro­pie­dad mono­pó­li­ca del Esta­do y de sus fuer­zas arma­das, sus medios de terror. Pue­de ceder el gobierno duran­te un tiem­po al refor­mis­mo, y ape­nas duran­te unos meses a la izquier­da, pero siem­pre con­tra­ata­ca: los gobier­nos pasan, el Esta­do per­ma­ne­ce y orga­ni­za gol­pes mili­ta­res. Jamás el capi­tal ha renun­cia­do volun­ta­ria­men­te a su mono­po­lio del Esta­do, nun­ca lo ha hecho, y siem­pre ha inten­ta­do una resis­ten­cia sal­va­je y cri­mi­nal por­que su doble y cíni­ca éti­ca, la del dine­ro, expli­ca que el fin mayor, la pro­pie­dad pri­va­da, debe ser man­te­ni­do emplean­do todos los medios al alcan­ce, sobre todo el terro­ris­mo de exter­mi­nio de la izquier­da en las situa­cio­nes crí­ti­cas para la civi­li­za­ción del capi­tal.

Dado que las cua­tro A poten­cian la inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­se del pue­blo tra­ba­ja­dor, y dado que ésta es irre­con­ci­lia­ble con la depen­den­cia polí­ti­ca inhe­ren­te a la acep­ta­ción de la demo­cra­cia bur­gue­sa como úni­co méto­do de lle­gar al socia­lis­mo (¡¿x?!), por esto se entien­de que la repre­sión gol­pee al MST y a Resu­men. Engels en su Pró­lo­go a la edi­ción ingle­sa de 1886 de El Capi­tal ana­li­za la posi­bi­li­dad que Marx y él veían de una hipo­té­ti­ca evo­lu­ción pací­fi­ca al socia­lis­mo, y aña­de refi­rién­do­se a Marx:

Cla­ro está que tam­po­co se olvi­da­ba nun­ca de aña­dir que no era de espe­rar que la cla­se domi­nan­te ingle­sa se some­tie­se a esta revo­lu­ción pací­fi­ca y legal sin una pros­la­very rebe­llion, sin una rebe­lión proes­cla­vis­ta.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 5 de enero de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *