Balan­ce del año

Este, ha sido un año espe­cial­men­te duro para noso­tras, fami­lia­res de pre­sos polí­ti­cos vascos.

Hemos sufri­do las enves­ti­das típi­cas de los Car­ce­le­ros. Y, cuan­do habla­mos de Car­ce­le­ros, habla­mos del Sis­te­ma, ese que tor­tu­ra y ase­si­na; del sis­te­ma peni­ten­cia­rio, lo mis­mo en el Esta­do Espa­ñol, Fran­cés, Por­tu­gués, Sui­zo, o de cual­quier lugar don­de haya un pre­so polí­ti­co. Sis­te­ma, en el que el obje­ti­vo es aca­bar con los nues­tros, con la opo­si­ción permanente.

Hemos sufri­do los ata­ques de quie­nes nos tie­nen como rehe­nes a todos noso­tros, muje­res y hom­bres. Pero hemos sufri­do algo que due­le mucho más, como es la mar­gi­na­ción, el vacío y la difa­ma­ción de los que has­ta hace poco eran com­pa­ñe­ros de lucha. Eso sí ha sido real­men­te duro.

Y, hable­mos cla­ro. Hemos sufri­do en silen­cio las men­ti­ras y humi­lla­cio­nes de Sor­tu y de Etxe­rat. Si, sus disi­mu­los y men­ti­ras; sus humi­lla­cio­nes e ignominias.

Algu­nas de las nues­tras, han des­apa­re­ci­do ya de sus lis­tas, de pro­tes­tas y rei­vin­di­ca­cio­nes. No vamos a decir de las calles, por­que afor­tu­na­da­men­te hay quie­nes se encar­gan de que no se con­vier­tan en invi­si­bles. Tam­po­co se les da nin­gún tipo de res­pal­do. Pero en esto, tam­bién tene­mos que decir que, el pue­blo no deja tira­do a sus hijas.

Un año en el que las cosas no han mejo­ra­do ni un poqui­to para noso­tras, al revés, hemos sufri­do lo que se espe­ra­ba y más. Hemos per­di­do com­pa­ñe­ros, varios, hoy, espe­cial­men­te, que­re­mos recor­dar a Daniel Pas­tor, aita de Danitxu. Agur eta Oho­re Kamarada!

Igual que se nos fue Daniel, antes se fue­ron, o nos mata­ron, a otros, a los nues­tros. Y aun­que sea deli­to recor­dar, noso­tras los tene­mos pre­sen­tes, no los olvidamos.

Un año más que muchos de los nues­tros siguen a miles de kiló­me­tros, sin iden­ti­dad, sin recur­sos. Otros depor­ta­dos, sufrien­do con­de­na, sin que esto cuen­te para jue­ces y políticos.

Pero a pesar de todo y de todos, noso­tras tene­mos la deter­mi­na­ción de seguir hacia ade­lan­te, le pese a quien le pese. Por­que tene­mos cla­ro nues­tro camino, y por­que esta­mos orgu­llo­sas de los nues­tros. Esta­re­mos con ellos has­ta el final, por­que ellos y las que ya no están se lo merecen.

Mai­te Zaituztegu!!!

Amnis­tia Osoa!!!

Elvi­ra Rome­ro, Jon Zoba­ran, Sal­va Alon­so , Mai­te Leke­ri­ka, Zior­tza Fdez Larra­za­bal, Mari­je Guinea

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.