Enfer­me­da­des trans­mi­ti­das por vec­to­res y cam­bio cli­má­ti­co

Intro­duc­ción

Con este escri­to abor­da­re­mos un pro­ble­ma de salud que en los últi­mos meses ha sido noti­cia en los gran­des medios de comu­ni­ca­ción y se ha con­ver­ti­do en aler­ta sani­ta­ria inter­na­cio­nal: La epi­de­mia por el virus Zika y su rela­ción con gra­ves ano­ma­lías neu­ro­ló­gi­cas al feto y recién naci­do. Las infec­cio­nes trans­mi­ti­das por vec­to­res, en con­cre­to por mos­qui­tos, son habi­tua­les en cli­mas tro­pi­ca­les y sub­tro­pi­ca­les. En esas zonas se ha per­pe­tua­do la trans­mi­sión en un equi­li­brio eco­ló­gi­co en zonas bos­co­sas y sel­vá­ti­cas y los cui­da­dos de sus habi­tan­tes para evi­tar su acu­mu­la­ción y posi­bi­li­dad de pica­du­ras han sido tra­di­cio­na­les a tra­vés de pro­tec­cio­nes loca­les en per­so­nas y medio ambien­te cer­cano. Pero la expan­sión del vec­tor a las zonas urba­nas y su exten­sión geo­grá­fi­ca, jun­to a la apa­ri­ción de nue­vos tipos, tie­nen cau­sas más amplias a las que no se les está pres­tan­do sufi­cien­te aten­ción; cen­trán­do­se las medi­das en la eli­mi­na­ción del vec­tor sin aten­der a las cau­sas de su inten­sa repro­duc­ción. Ade­más, se mues­tran repe­ti­da­men­te imá­ge­nes de fumi­ga­cio­nes masi­vas como si esas fue­ran la solu­ción al pro­ble­ma.

Las solu­cio­nes, sin embar­go, deben pasar por actuar sobre las cau­sas estruc­tu­ra­les como el cam­bio cli­má­ti­co, que a su vez se pro­du­ce por un mode­lo mer­can­ti­lis­ta de cre­ci­mien­to indus­trial impa­ra­ble del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Este mode­lo está sien­do cri­ti­ca­do y resis­ti­do por las pobla­cio­nes cam­pe­si­nas e indí­ge­nas. Estas per­so­nas y orga­ni­za­cio­nes que luchan con­tra los mono­cul­ti­vos don­de se uti­li­zan agro­tó­xi­cos y trans­gé­ni­cos y con­tra los gran­des com­ple­jos indus­tria­les que con­ta­mi­nan sus tie­rras, cau­san­tes de la defo­res­ta­ción y del cam­bio cli­má­ti­co, siguen sien­do repri­mi­dos. Y no solo eso sino que, en paí­ses dic­ta­to­ria­les apo­ya­dos por Esta­dos Uni­dos, son ase­si­na­das impu­ne­men­te. El caso de la lucha­do­ra Ber­ta Cáce­res, en Hon­du­ras, ha sido el más visi­ble, pero escon­de miles y miles de acti­vis­tas y mili­tan­tes ase­si­na­dos por recla­mar la tie­rra para el cam­pe­si­na­do y no para lati­fun­dios y petro­le­ras.

Aun­que nues­tro obje­to de estu­dio es la epi­de­mia por el virus Zika, inevi­ta­ble­men­te habla­re­mos de otros arbo­vi­rus1 que se pre­sen­tan pre­via­men­te o con­co­mi­tan­te­men­te con ella. Pro­fun­di­zan­do en sus cau­sas has­ta lle­gar a las menos visi­ble tra­tan­do de enla­zar­las y conec­tar­las para plan­tear la nece­si­dad de su inter­ven­ción en todas ellas. Es por todo eso que en este escri­to no habla­mos de luchar con­tra el mos­qui­to, sino de pre­ser­var­lo en sus hábi­tats natu­ra­les y evi­tar su expan­sión des­con­tro­la­da. Lo que nos lle­va a las cau­sas socia­les y polí­ti­cas que son las que en últi­ma ins­tan­cia crean y per­pe­tua esta situa­ción eco­nó­mi­ca y medio ambien­tal tan gra­ves para la vida. Y en este sen­ti­do es esen­cial luchar con­tra estas polí­ti­cas, comen­zan­do por nues­tros pro­pios pue­blos y apo­yan­do las luchas de otros pue­blos cer­ca­nos y leja­nos.

En este, como en otros escri­tos ante­rio­res, casi todos rela­cio­na­dos con temas de salud, uti­li­za­mos y nos ayu­da­mos del aná­li­sis mar­xis­ta y el méto­do dia­léc­ti­co. Lo que impli­ca ana­li­zar­lo en su deve­nir his­tó­ri­co y rela­cio­nan­do sus carac­te­rís­ti­cas y deter­mi­nan­tes para avan­zar en su cono­ci­mien­to y pro­po­ner las medi­das de pre­ven­ción más ade­cua­das. Lle­gar a la raíz del pro­ble­ma en sus con­tra­dic­cio­nes y pro­ce­sos cau­sa­les para actuar y cam­biar. Por­que el mar­xis­mo no solo bus­ca trans­for­mar una socie­dad pro­fun­da­men­te injus­ta como la capi­ta­lis­ta, sino tam­bién avan­zar en los aná­li­sis de las cien­cias y de nues­tros pro­pios com­por­ta­mien­tos per­so­na­les y socia­les, no para ser unas per­so­nas muy eru­di­tas y sabias sino para ser per­so­nas y mili­tan­tes hones­tas que luchan ‑al rit­mo que les per­mi­tan sus cir­cuns­tan­cias per­so­na­les y socia­les- por trans­for­mar y cam­biar a nue­vos esta­dos y situa­cio­nes, per­so­na­les (don­de inclui­mos las pro­fe­sio­na­les) y socia­les (del barrio, ciu­dad, sin­di­ca­to y aso­cia­ción u orga­ni­za­ción don­de mili­te­mos).

Ante­ce­den­tes his­tó­ri­cos

La his­to­ria de la epi­de­mia del virus Zika es cor­ta y poco cono­ci­da. Has­ta el año 2007 solo se habían noti­fi­ca­do casos espo­rá­di­cos de la enfer­me­dad en algu­nos paí­ses de Áfri­ca y Asia, en con­cre­to 14 casos de infec­ción huma­na2. Fue ais­la­do por pri­me­ra vez en 1947 en monos Rhe­sus, en el bos­que de Zika cer­ca de Enteb­be, en Ugan­da3. A lo lar­go de todos estos años se ha podi­do ais­lar el virus por dis­tin­tas téc­ni­cas de labo­ra­to­rio en paí­ses del Sudes­te asiá­ti­co, en Mala­ya y Bor­neo, Gabón, Nige­ria, Pakis­tán, Repú­bli­ca de Indo­ne­sia, Sene­gal y la ya nom­bra­da Ugan­da4. En todos estos casos el mos­qui­to trans­mi­sor, del géne­ro Aedes, per­te­ne­ce a las espe­cies: Ae. Afri­ca­nus, Ae. Luteo­cepha­lusAe. Aegy­pty.

Como su pro­pio nom­bre indi­ca, el mos­qui­to Aedes Aegy­pty es ori­gi­na­rio de Egip­to lle­gan­do a las Amé­ri­cas en los bar­cos, don­de encon­tró un hábi­tat ideal por su tem­pe­ra­tu­ra y por sus bos­ques y sel­vas que los adap­tó a la zona. Pos­te­rior­men­te, tras los pro­ce­sos de defo­res­ta­ción, lle­ga a las ciu­da­des don­de se repro­du­cen en char­cas estan­ca­das y se adap­tan a la vida urba­na en flo­re­ros, jar­di­nes y en las cáli­das habi­ta­cio­nes. Estos cam­bios han per­mi­ti­do la exten­sión y desa­rro­llo del den­gue, la mala­ria o la fie­bre ama­ri­lla, por nom­brar a las más cono­ci­das e impor­tan­tes his­tó­ri­ca­men­te.

En el año 2007 se decla­ra el pri­mer bro­te epi­dé­mi­co en las islas Yap de los Esta­dos Fede­ra­dos de Micro­ne­sia. El estu­dio de esta epi­de­mia inda­gó en el tipo de infec­ción en la pobla­ción, en los nichos de los mos­qui­tos, cuya espe­cie pre­do­mi­nan­te fue el Ae. Hen­si­lli, así como en posi­bles fac­to­res de ries­go ambien­ta­les y socio-demo­grá­fi­cos5. Pos­te­rior­men­te, la vire­mia se expan­de ‑tam­bién en for­ma de bro­tes epi­dé­mi­cos- por varias islas del Pací­fi­co. Entre 2013 y 2014 tuvo lugar un bro­te en la Poli­ne­sia Fran­ce­sa que inclu­yó a Nue­va Cale­do­nia y, des­de enton­ces, se han detec­ta­do en las islas Cook, las Islas Salo­món, Samoa, Vanua­tu y la Isla de Pas­cua6.

A comien­zos del año 2015 se noti­fi­can los pri­me­ros bro­tes del virus en Bra­sil, des­de los Esta­dos de Río Gran­de do Nor­te y Bahía se extien­de a casi todo el país; serán sus ser­vi­cios de vigi­lan­cia epi­de­mio­ló­gi­ca los que detec­ten un núme­ro mayor del espe­ra­do de micro­ce­fa­lia en recién naci­dos que son pron­to rela­cio­na­dos con las epi­de­mias por Zika. Tras la detec­ción del Zika en Bra­sil, se noti­fi­can trans­mi­sión autóc­to­na en otros paí­ses de la Región de las Amé­ri­cas y a cada vez más paí­ses de todo el mun­do, una vez decla­ra­da la aler­ta inter­na­cio­nal. Des­de el 1 de enero de 2007 has­ta octu­bre de 2016, se ha docu­men­ta­do trans­mi­sión autóc­to­na del virus Zika en 73 paí­ses y terri­to­rios7.

zika

Epi­de­mio­lo­gía

La infec­ción por el virus Zika, al igual que el den­gue y la infec­ción por virus chi­kun­gun­ya, se pro­du­cen a tra­vés de la pica­du­ra del mos­qui­to hem­bra8 del géne­ro Aedes (Ae.), que es el vec­tor, la guía, para la trans­mi­sión entre per­so­nas9. Espe­cial­men­te por la espe­cie Ae. Aegy­pty, pero tam­bién ‑entre otras- por el Ae. Albo­pic­tus (o mos­qui­to tigre). El ciclo de estas infec­cio­nes par­te de dos vías prin­ci­pa­les, la sel­vá­ti­ca, don­de los pri­ma­tes no huma­nos actúan como reser­vo­rio10, y el urbano don­de el ser humano actúa como hués­ped11 ampli­fi­ca­dor. Cuan­do los seres huma­nos son pica­dos por mos­qui­tos que por­tan el virus, pue­den exten­der la infec­ción al ser nue­va­men­te pica­dos por mos­qui­tos libres de la infec­ción y así se trans­mi­te de unas per­so­nas a otras que viven cer­ca­nas y en zonas don­de el vec­tor se repro­du­ce con faci­li­dad. En estos ambien­tes urba­nos el vec­tor deja sus hue­vos en char­cas o reci­pien­tes con agua, aun­que el agua del reci­pien­te se renue­ve los hue­vos pue­den ir a la tie­rra y en cual­quier oque­dad, como una hoja, y tras las llu­vias, pue­de per­mi­tir la eclo­sión de los hue­vos a las for­mas madu­ras. Tam­bién exis­te la posi­bi­li­dad de trans­mi­sión direc­ta entre per­so­nas, a tra­vés de la san­gre y en el pro­ce­so del par­to. La trans­mi­sión sexual ha sido noti­fi­ca­da en la infec­ción por Zika.

En el pri­mer bro­te epi­dé­mi­co decla­ra­do, en el año 2007 en las islas Yap de los Esta­dos Fede­ra­dos de Micro­ne­sia, se rea­li­za­ron estu­dios sero­ló­gi­cos a una mues­tra repre­sen­ta­ti­va de la pobla­ción de las islas. El 73% de la pobla­ción de la mues­tra pre­sen­ta­ba anti­cuer­pos fren­te al virus, esto es, habían sido infec­ta­dos aun­que en muchos casos hubie­se pasa­do des­aper­ci­bi­do por la ausen­cia o leve­dad de los sín­to­mas. Se esti­mó que más de 900 per­so­nas habían enfer­ma­do por Zika de un total de la pobla­ción cen­sa­da de 7391. Ade­más, la infec­ción afec­tó a todas las zonas de las islas. Se ana­li­za­ron las aguas estan­ca­das de los alre­de­do­res de las vivien­das estu­dia­das, y se detec­ta­ron dife­ren­tes espe­cies de mos­qui­tos, el Aedes Hen­si­lli es una espe­cie que pre­do­mi­na en las islas y el más rela­cio­na­do con el den­gue, lo que hace muy plau­si­ble que fue­ra el vec­tor trans­mi­sor. La fre­cuen­cia fue mayor en muje­res que hom­bres, y en per­so­nas de avan­za­da edad res­pec­to a la pobla­ción más joven. Sin embar­go, los títu­los sero­ló­gi­cos que mos­tra­ban una mayor inten­si­dad de la infec­ción fue­ron más fre­cuen­tes en los varo­nes, qui­zás por su mayor expo­si­ción al vec­tor. La ampli­tud de la infec­ción hace sos­pe­char que la pobla­ción no esta­ba pre­via­men­te pro­te­gi­da, inmu­ni­za­da, al virus. Esta ausen­cia de expo­si­ción pre­via al virus, hace sos­pe­char de una intro­duc­ción recien­te del Zika en la zona12.

Se con­si­de­ra muy poco pro­ba­ble que los pri­ma­tes, otros ver­te­bra­dos, y pája­ros, reser­vo­rios habi­tua­les del virus, sean los cau­san­tes de esta entra­da de la enfer­me­dad. Esto refuer­za la idea de que la apa­ri­ción del bro­te se deba al vec­tor y a huma­nos infec­ta­dos. Y aun­que no se han encon­tra­do per­so­nas enfer­mas en Yap que ven­gan recien­te­men­te de un via­je fue­ra de las islas, el virus pue­de haber­se expan­di­do de una per­so­na con infec­ción asin­to­má­ti­ca. Los via­jes entre las islas Yap y Fili­pi­nas son habi­tua­les y en dichas islas la trans­mi­sión por Zika ha sido noti­fi­ca­da13.

El hecho es que des­de enero de 2012, la Región del Pací­fi­co14 ha expe­ri­men­ta­do un incre­men­to de los bro­tes de den­gue, chi­kun­gun­ya y Zika en huma­nos, jun­to a un incre­men­to de los vec­to­res trans­mi­so­res. El segui­mien­to en la región de estas infec­cio­nes huma­nas, des­de enero de 2012 a sep­tiem­bre de 2014, detec­ta has­ta 28 bro­tes, 18 de Den­gue (tipos 1 – 4), 7 de chi­kun­gun­ya y 3 de Zika. Y den­tro de este perio­do, en el pri­mer semes­tre del año 2014, el núme­ro de bro­tes y la cir­cu­la­ción del mos­qui­to se incre­men­ta­ron cla­ra­men­te. El den­gue tipo 3, fue el domi­nan­te jun­to a una expan­sión del virus Zika: Tras la pri­me­ra epi­de­mia ya comen­ta­da del año 2007, el lina­je asiá­ti­co del virus ‑espe­ra­ble por su cer­ca­nía geo­grá­fi­ca- reapa­re­ce en la Poli­ne­sia fran­ce­sa en octu­bre de 2013 y ha sido la cau­sa de impor­tan­tes epi­de­mias en Nue­va Cale­do­nia. En todo el archi­pié­la­go es una reali­dad que esta infec­ción se ha expan­di­do jun­to con un incre­men­to de las com­pli­ca­cio­nes neu­ro­ló­gi­cas15.

Curio­sa­men­te, mien­tras el den­gue es una infec­ción muy habi­tual en las Amé­ri­cas, es más espo­rá­di­ca y las epi­de­mias apa­re­cen más rara­men­te en la Región del Pací­fi­co. En esta Región no se habían pro­du­ci­do gran­des epi­de­mias y los casos detec­ta­dos fue­ron fun­da­men­tal­men­te de un solo sero­ti­po, el dengue‑1. Es en el año 2012 cuan­do se pro­du­cen bro­tes epi­dé­mi­cos de 4 sero­ti­pos, aun­que el dengue‑1 sigue sien­do el domi­nan­te. Los bro­tes por este sero­ti­po son impor­tan­tes, como el de Nue­va Cale­do­nia con 10.978 casos con­fir­ma­dos y 5 muer­tes. Pero tam­bién se noti­fi­can bro­tes por dengue‑2 y 4, con per­so­nas afec­ta­das de entre 400 y más de 700 en otras islas (Tuva­lu y Kos­rae), ade­más de la con­fir­ma­ción de la cir­cu­la­ción de dengue‑2 en Fiji. Por otro lado, tras 18 años de ausen­cia en la región de dengue‑3, este sero­ti­po del virus se ha re-intro­du­ci­do en la región y ha pro­vo­ca­do impor­tan­tes epi­de­mias como la de Fiji con 25.300 casos sos­pe­cho­sos y 15 muer­tes16.

El pri­mer bro­te de virus chi­kun­gun­ya noti­fi­ca­do en la Región del Pací­fi­co fue peque­ño y con­tro­la­do y ocu­rrió en nue­va Cale­do­nia en el año 2011. En Papúa Nue­va-Gui­nea entre los años 2012 y 2013 se pro­du­ce la mayor epi­de­mia en la Región con una esti­ma­ción de dece­nas de cien­tos de casos que fue cau­sa­da por una rama del virus pro­ce­den­te del sur, cen­tro y este afri­cano. El lina­je asiá­ti­co de este virus pro­du­jo bro­tes en el esta­do de Yap y en Nue­va Cale­do­nia en medio de una impor­tan­te epi­de­mia de dengue‑1. Estos dis­tin­tos bro­tes por chi­kun­gun­ya en dife­ren­tes zonas de la Región del Pací­fi­co se rela­cio­nan con la expan­sión del mos­qui­to Aedes Albo­pic­tus.

Hay que resal­tar que el comien­zo de esta olea­da epi­dé­mi­ca por Zika se pro­du­ce tras la noti­fi­ca­ción de impor­tan­tes bro­tes por virus chi­kun­gun­ya, así como epi­de­mias pre­vias de den­gue. El ries­go de exten­sión en esta zona es alto por varias razo­nes, pri­me­ro por el bajo gra­do de inmu­ni­dad fren­te a algu­nos tipos de virus, como el dengue‑3 ‑que no cir­cu­la­ba en la Región des­de el año 1995- y fren­te a los ante­rior­men­te esca­sos chi­kun­gun­ya y Zika. En segun­do lugar por la pre­sen­cia de vec­to­res de dichas enfer­me­da­des como el Ae. Aegy­pty y el Ae. Albo­pic­tus, pero tam­bién otros loca­les como el Ae. Poly­ne­sien­sis o el Ae. Hen­si­lli, que tam­bién pue­den trans­mi­tir estas enfer­me­da­des. Y, ter­ce­ro, por la gran movi­li­dad y via­jes aéreos exis­ten­tes en la región17. Esta situa­ción epi­de­mio­ló­gi­ca cla­ra­men­te nue­va en los últi­mos años de estas tres enfer­me­da­des en la Región del Pací­fi­co, pue­de ser el posi­ble esla­bón de la trans­mi­sión del Zika des­de Asia, inclu­so Áfri­ca, hacia las Amé­ri­cas. La secuen­cia tem­po­ral de la noti­fi­ca­ción de casos y bro­tes así lo sugie­re.

A prin­ci­pios del año 2015, al ser­vi­cio de Salud Públi­ca de la ciu­dad de Natal, en el Esta­do de Río Gran­de do Nor­te de Bra­sil, le lle­ga la noti­fi­ca­ción de pacien­tes que pre­sen­ta­ban un sín­dro­me simi­lar al den­gue”. En el mes de mar­zo, los estu­dios de labo­ra­to­rio con­fir­ma­ron que no era ni den­gue ni chi­kun­gun­ya lo que pro­vo­có nue­vos estu­dios para iden­ti­fi­car al virus, que resul­tó ser Zika. Se con­fir­man 8 casos, de los cua­les 7 eran hom­bres; la edad media fue de 39 años con un ran­go de 18 a 65 años. Estos pri­me­ros casos de Zika decla­ra­dos en el nores­te del país supo­nen la pri­me­ra iden­ti­fi­ca­ción de trans­mi­sión autóc­to­na de Zika en Bra­sil. El estu­dio gené­ti­co mos­tró que la secuen­cia era muy simi­lar a una secuen­cia de ADN simi­lar a la del lina­je asiá­ti­co del virus, coin­ci­dien­do con los resul­ta­dos obte­ni­dos en los bro­tes pre­vios que se inves­ti­ga­ron en las Islas del Pací­fi­co. Pero ras­trear como apa­re­ció el Zika en Bra­sil requie­re estu­dios retros­pec­ti­vos más deta­lla­dos que en la actua­li­dad no se tie­nen18.

Sin embar­go, un gru­po de inves­ti­ga­do­ras plan­tean como hipó­te­sis que la infec­ción pudie­ra haber lle­ga­do duran­te la Copa Mun­dial de la FIFA (Aso­cia­ción de la Fede­ra­ción Inter­na­cio­nal de Fút­bol), en el año 2014. De hecho la capi­tal del Esta­do Río gran­de do Nor­te: Natal, fue una de las ciu­da­des don­de se rea­li­za­ron las pri­me­ras com­pe­ti­cio­nes entre dife­ren­tes paí­ses del mun­do. Recor­da­mos el alto ries­go de expan­sión en un virus como este, emer­gen­te, nue­vo, con una pobla­ción que no ha desa­rro­lla­do inmu­ni­dad fren­te a él, por la alta movi­li­dad de la pobla­ción y en una zona de trans­mi­sión de vec­to­res. Todo ello en un con­tex­to epi­de­mio­ló­gi­co de co-cir­cu­la­ción de den­gue y chi­kun­gun­ya cuyas con­se­cuen­cias son aún des­co­no­ci­das19. En la Poli­ne­sia fran­ce­sa los casos de Zika se aso­cia­ron a com­pli­ca­cio­nes neu­ro­ló­gi­cas y auto­in­mu­nes y se pro­du­je­ron jun­to a una impor­tan­te cir­cu­la­ción de den­gue; y el den­gue es una infec­ción habi­tual en la ciu­dad de Natal. Por tan­to es posi­ble que en zonas don­de coexis­ten la cir­cu­la­ción de dife­ren­tes arbo­vi­rus pue­da pro­vo­car enfer­me­dad gra­ve y varia­dos meca­nis­mos de trans­mi­sión, peri­na­tal, sexual y san­guí­nea. Tam­bién se ha des­cri­to la exis­ten­cia del virus en la ori­na20.

Nue­vos bro­tes de virus Zika se detec­ta­ron en Cama­ra­ca­ri, Esta­do de Bahía. En esta ciu­dad, a fina­les de Mar­zo de 2015 se obtu­vie­ron mues­tras de 24 pacien­tes y en 7 casos se con­fir­mó la infec­ción por virus Zika. El 85,7% de estos casos fue­ron muje­res, con una edad media de 28 años y sin refe­ren­cia de via­jes inter­na­cio­na­les pre­vios. El estu­dio gené­ti­co viral mos­tró que el lina­je era asiá­ti­co y con una secuen­cia del 99% igual al virus ais­la­do en La Poli­ne­sia fran­ce­sa21. Sin embar­go, la pri­me­ra cir­cu­la­ción autóc­to­na de virus Zika en las Amé­ri­cas fue con­fir­ma­da en febre­ro de 2014 en Isla de Pas­cua (Chi­le), que con­ti­nuó has­ta junio de ese mis­mo año. Sien­do Bra­sil don­de la trans­mi­sión y expan­sión ha sido más inten­sa des­de comien­zos de 2015, como han mos­tra­do muy bien sus sis­te­mas de vigi­lan­cia, de tal for­ma que a fina­les de dicho año 18 esta­dos con­fir­ma­ron cir­cu­la­ción autóc­to­na: En la Región Nor­te (Ama­zo­nas, Pará, Ron­dô­nia, Rorai­ma y Tocan­tins), Región Nor­des­te (Ala­goas, Bahía, Cea­rà, Maranhâo, Para­íba, Per­nam­bu­co, Piquín y Rio Gran­de do Nor­te), Región Sudes­te (Espí­ri­tu San­to, Río de Janei­ro y Sâo Pau­lo), Cen­tro-Oes­te (Mato Gros­so) y Región Sur (Para­ná)22.

Pos­te­rior­men­te, la enfer­me­dad se difun­de rápi­da­men­te en las Amé­ri­cas, a fina­les del año 2015 ya había 7 Esta­dos miem­bros más que con­fir­man cir­cu­la­ción autóc­to­na: Colom­bia, El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la, Méxi­co, Para­guay, Suri­nam y Vene­zue­la23. Y a nivel mun­dial en la actua­li­dad ya hay un 73 paí­ses que noti­fi­can trans­mi­sión de la infec­ción24. Una exten­sión del Zika en un con­tex­to de cam­bios en la infec­ción por den­gue y chi­kun­gun­ya; la reemer­gen­cia del den­gue en Japón o la trans­mi­sión de chi­kun­gun­ya y Zika a las Amé­ri­cas, mues­tran que casi cual­quier país se pue­de ver afec­ta­do por los vec­to­res y la enfer­me­dad. Ade­más, la nue­va infec­ción por Zika se ve acom­pa­ña­da, como ocu­rrió en la Poli­ne­sia Fran­ce­sa, con com­pli­ca­cio­nes neu­ro­ló­gi­cas y auto­in­mu­nes, aun­que en gene­ral la enfer­me­dad habi­tual­men­te es leve y auto­li­mi­ta­da, y la preo­cu­pa­ción vie­ne dada por la posi­bi­li­dad de trans­mi­sión al futu­ro recién naci­do. Tam­bién se han detec­ta­do casos de trans­mi­sión por vía san­guí­nea y sexual (vagi­nal, anal, hom­bre mujer, mujer hom­bre…) en EE.UU., Cana­dá y Euro­pa. Pero han sido las gra­ves com­pli­ca­cio­nes en fetos y recién naci­dos las que han crea­do lógi­ca preo­cu­pa­ción y alar­ma a nivel mun­dial.

Rela­ción entre virus Zika y com­pli­ca­cio­nes neu­ro­ló­gi­cas en recién naci­dos y adul­tas

La noti­fi­ca­ción de un incre­men­to de casos de micro­ce­fa­lia y otras mal­for­ma­cio­nes neu­ro­ló­gi­cas en recién naci­dos en Bra­sil y la lógi­ca alar­ma gene­ra­da en su pobla­ción es la que irrum­pe en los gran­des medios de comu­ni­ca­ción. Aun­que estas mal­for­ma­cio­nes ya se habían pro­du­ci­do antes en la Poli­ne­sia Fran­ce­sa, es el Cen­tro Nacio­nal de Enla­ce de Bra­sil el que detec­ta, en octu­bre de 2015, un incre­men­to inusual de recién naci­dos con micro­ce­fa­lias, con­cre­ta­men­te en el esta­do de Per­nam­bu­co, en el nores­te de Bra­sil. La vigi­lan­cia y cuan­ti­fi­ca­ción con­si­guien­te mues­tra que mien­tras en el año 2000, los casos de micro­ce­fa­lia al nacer en Bra­sil era de 5,5 por cada 100.000 naci­dos vivos (N.V.) y en 2010 de 5,7÷100.000 N.V.; en el 2015, has­ta noviem­bre de ese año, se regis­tra­ron 1.248 casos, 99,7÷100.000 N.V., con 7 falle­ci­mien­tos. Es decir, un incre­men­to de 20 veces la tasa de inci­den­cia de años ante­rio­res. El labo­ra­to­rio de Fla­vo­vi­rus del Ins­ti­tu­to Osval­do Cruz de Bra­sil con­fir­ma la pre­sen­cia de geno­ma de virus Zika en el flui­do amnió­ti­co de dos emba­ra­za­das del esta­do de Para­íba25.

Ade­más, en el perio­do de poco más de un año (comien­zos de 2015-Mar­zo de 2016) dicho minis­te­rio ha decla­ra­do 6906 casos sos­pe­cho­sos de micro­ce­fa­lia cuan­do su pro­me­dio anual era de 163 entre los años 2010 a 2014. Más de 1000 diag­nós­ti­cos de micro­ce­fa­lia ya han sido con­fir­ma­dos, de los cua­les en 170 tam­bién se pudo con­fir­mar infec­ción por Zika; se han des­car­ta­do algo más de 1800 casos y el res­to sigue en inves­ti­ga­ción. Por otro lado, la fre­cuen­cia de micro­ce­fa­lia en recién naci­dos en 15 Esta­dos con trans­mi­sión de Zika (tasa de 28 por 100.000 NV) exce­de sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la de otros 4 Esta­dos sin trans­mi­sión con­fir­ma­da de virus Zika (tasa de 6 por 100.000 NV)26.

En noviem­bre de 2015, las auto­ri­da­des de salud de la Poli­ne­sia Fran­ce­sa tam­bién infor­man de un incre­men­to inusual de casos de ano­ma­lías del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral (SNC) en fetos y recién naci­dos duran­te los años 2014 y 2015 coin­ci­den­tes con los bro­tes de virus Zika en la islas. Se obser­va­ron sín­dro­mes con varias mal­for­ma­cio­nes con­gé­ni­tas que incluían lesio­nes cere­bra­les y alte­ra­ción del tron­co cere­bral. Nin­gu­na de las emba­ra­za­das refi­rió clí­ni­ca de la enfer­me­dad, sin embar­go 4 de ellas pre­sen­ta­ron en las prue­bas de labo­ra­to­rio infec­ción pasa­da lo que sugie­re que tuvie­ron una infec­ción asin­to­má­ti­ca27. La corre­la­ción de estos casos con la epi­de­mia de Zika que sufrió las islas ahon­da en la aso­cia­ción de ambos hechos. Hay que seña­lar que las infec­cio­nes vira­les, como la rubeo­la, el cito­me­ga­lo­vi­rus o virus rela­cio­na­dos con el Zika como la fie­bre del Nilo occi­den­tal y el virus chi­kun­gun­ya han esta­do en el ori­gen de casos de mal­for­ma­cio­nes con­gé­ni­tas.

Las evi­den­cias epi­de­mio­ló­gi­cas, clí­ni­cas y de labo­ra­to­rio no dejan lugar a dudas. Se sabe que el virus Zika cru­za la barre­ra pla­cen­ta­ria pro­du­cien­do efec­tos adver­sos como pér­di­da fetal, micro­ce­fa­lia y alte­ra­cio­nes del SNC y ocu­la­res. La micro­ce­fa­lia solo es la par­te más visi­ble de espe­cí­fi­cas mal­for­ma­cio­nes cere­bra­les como la des­truc­ción de estruc­tu­ra cere­bral, hipo­pla­sia del cere­be­lo e hidro­ce­fa­lia, entre otras. Y mal­for­ma­cio­nes ocu­la­res que pue­den afec­tar a dis­tin­tas estruc­tu­ras como el ner­vio ópti­co o la reti­na. Mien­tras, el núme­ro de casos de micro­ce­fa­lias ha segui­do cre­cien­do, espe­cial­men­te en Bra­sil, con­cen­trán­do­se en el esta­do de Per­nam­bu­co, Para­íba y Bahía28. Con­for­me se extien­de la infec­ción a otros paí­ses, los casos de mal­for­ma­cio­nes tam­bién se con­fir­man, en Colom­bia se detec­ta­ron bebés con micro­ce­fa­lia en el año 2016 y siguen apa­re­cien­do casos en otros muchos paí­ses den­tro y fue­ra de las Amé­ri­cas29.

Cau­sas

Como ya hemos dicho, el vec­tor trans­mi­sor de los arbo­vi­rus que esta­mos ana­li­zan­do (Zika, den­gue y chi­kun­gun­ya) se repro­du­cen en zonas tro­pi­ca­les y sub­tro­pi­ca­les, prin­ci­pal­men­te. Esta cir­cuns­tan­cia es esen­cial para ana­li­zar las cau­sas de su expan­sión, empe­zan­do por los fac­to­res de ries­go cli­má­ti­cos como el niño” o el calen­ta­mien­to del océano Pací­fi­co. Hay que recor­dar que el virus chi­kun­gun­ya es una muta­ción que se ha adap­ta­do a otros cli­mas; y que vec­to­res, como el mos­qui­to Aedes Albo­pic­tus, pue­den repro­du­cir­se en cli­mas muy varia­dos, tem­pla­dos e inclu­so resis­ten tem­pe­ra­tu­ras de has­ta menos de 0º C.

Al inda­gar en las cau­sas de la expan­sión del virus Zika, éstas coin­ci­den con la expan­sión del den­gue y el virus chi­kun­gun­ya; y tam­bién otras viro­sis trans­mi­ti­das por mos­qui­tos como el palu­dis­mo. Explo­rar estas infec­cio­nes huma­nas requie­re estu­diar y vigi­lar a los vec­to­res, a las dife­ren­tes espe­cies de mos­qui­tas trans­mi­so­ras. Ya que tan­to vec­to­res como los virus se están hacien­do más fre­cuen­tes y diver­sos. Así, en la Región del Pací­fi­co, en 40 años de segui­mien­to, se han detec­ta­do has­ta 28 nue­vos tipos de mos­qui­tos que, jun­to a su exten­sión geo­grá­fi­ca, se corres­pon­de con una mayor diver­si­dad de virus pató­ge­nos para los seres huma­nos30.

Hace ya tiem­po que se sabe que los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co que esta­mos sufrien­do es una cau­sa prin­ci­pal de esta expan­sión. La inves­ti­ga­do­ra Edith Pérez31 en el año 2007 adver­tía, ponien­do como ejem­plo la mala­ria (el palu­dis­mo), que la infec­ción ya pro­du­cía 2 millo­nes de muer­tes al año a tra­vés de la mos­qui­ta del géne­ro Anophe­les, que trans­mi­te el pará­si­to (Plas­mo­dium) en sus dife­ren­tes espe­cies: fal­ci­pa­rum, vivax y mala­riae. Tra­di­cio­nal­men­te los vec­to­res nece­si­tan cli­mas húme­dos y cáli­dos, cuya tem­pe­ra­tu­ra míni­ma inver­nal no debe ser infe­rior a 16º. Es por ello que los invier­nos más cáli­dos per­mi­ti­rán la exten­sión del mos­qui­to a lati­tu­des mayo­res, más ale­ja­das de los tró­pi­cos, y a regio­nes de más alti­tud don­de la inmu­ni­dad de la pobla­ción es muy baja por no haber esta­do expues­ta ante­rior­men­te a ese tipo de infec­ción. Ade­más, el aumen­to de la tem­pe­ra­tu­ra en gene­ral redu­ce el tiem­po de incu­ba­ción de la mos­qui­ta, otro fac­tor que expli­ca su expan­sión. La mayor pre­sen­cia del vec­tor y de las infec­cio­nes se dan des­pués de altas tem­pe­ra­tu­ras y pre­ci­pi­ta­cio­nes inten­sas. En Cen­troa­mé­ri­ca en 1998, Hon­du­ras infor­mó de 30.000 casos de mala­ria y cóle­ra y 1.000 casos de den­gue. Se pue­den hacer esti­ma­cio­nes de como aumen­ta­rían enfer­me­da­des como la mala­ria o el den­gue según el aumen­to de la tem­pe­ra­tu­ra. El mos­qui­to Aedes Aegy­pty redu­ce su perio­do de incu­ba­ción de 12 a 7 días cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra pasa de 30ºC a 32ºC, reduc­ción que mul­ti­pli­ca por tres la trans­mi­sión de la enfer­me­dad32.

En otro escri­to ante­rior, Edith Pérez, ‑auto­ra que nos gus­ta espe­cial­men­te por el rigor y sen­ci­llez de sus escri­tos- aúna el aná­li­sis glo­bal, las cau­sas socia­les y medioam­bien­ta­les sobre la salud huma­na, con las cau­sas y expli­ca­cio­nes muy con­cre­tas33. La impor­tan­cia de cui­dar el medio natu­ral y social ante la cla­ra corre­la­ción entre pobre­za medioam­bien­tal y socio-eco­nó­mi­ca, entre otros moti­vos por­que las indus­trias más con­ta­mi­nan­tes se implan­tan en zonas y paí­ses más pobres. Que ante la ame­na­za de la sex­ta extin­ción masi­va del pla­ne­ta algu­nas enfer­me­da­des infec­cio­sas se están incre­men­tan­do por la pér­di­da de otras espe­cies34. En este escri­to, Edith Pérez, tam­bién advier­te del aumen­to y reapa­ri­ción de enfer­me­da­des infec­cio­sas en ambien­tes tro­pi­ca­les por los cam­bios cli­má­ti­cos. Como estos cam­bios favo­re­cen a los vec­to­res que las trans­mi­ten; habla­ba del den­gue y el palu­dis­mo, pero tam­bién de otros pará­si­tos y de ence­fa­li­tis pro­du­ci­das por virus. Nada que comen­tar a estas pre­vi­sio­nes tan acer­ta­das, y es que sus aná­li­sis, des­de nues­tro pun­to de vis­ta, rezu­man dia­léc­ti­ca y sen­si­bi­li­dad cuan­do ter­mi­na dicien­do:

[…] no pode­mos des­vin­cu­lar los pro­ble­mas de salud del con­tex­to social y ambien­tal en el que vivi­mos. A las per­so­nas, por lo gene­ral, nos preo­cu­pa nues­tra salud, pero has­ta el momen­to no hemos dis­pues­to de las herra­mien­tas nece­sa­rias para rela­cio­nar­la con el entorno cer­cano y glo­bal. Ana­li­zar la salud des­de una pers­pec­ti­va amplia e inte­gral impli­ca nece­sa­ria­men­te empo­de­rar a las per­so­nas en la toma de deci­sio­nes acer­ca de su cuer­po y de los pro­ce­sos de salud-enfer­me­dad, así como tomar con­cien­cia de los pro­ble­mas ambien­ta­les y socia­les de nues­tro tiem­po….; apre­ciar la soli­da­ri­dad y las rela­cio­nes huma­nas; dis­tri­buir equi­ta­ti­va­men­te el tra­ba­jo repro­duc­ti­vo; redes­cu­brir lo extra­or­di­na­rio de ver un pája­ro volar, de sen­tir el mar, de una cari­cia; afron­tar los con­flic­tos coti­dia­nos de for­ma posi­ti­va y aser­ti­va; impli­car­se en el cam­bio de la reali­dad par­ti­ci­pan­do en movi­mien­tos veci­na­les y socia­les… (14. p. 30).

Y no solo el cam­bio cli­má­ti­co, pues se sabe que la defo­res­ta­ción que sufren las zonas tro­pi­ca­les y sub­tro­pi­ca­les es otro fac­tor que aumen­ta el núme­ro de vec­to­res y las infec­cio­nes con­si­guien­tes. En Para­guay, la pro­li­fe­ra­ción del mos­qui­to Aedes Aegy­pty se ha debi­do en bue­na medi­da a la des­fo­res­ta­ción, lo que les obli­ga a emi­grar a las ciu­da­des. El Bos­que Atlán­ti­co inte­rior (o sel­va Para­naen­se) que ocu­pa terri­to­rios de Para­guay, Argen­ti­na y Bra­sil, ha sufri­do una con­ti­nua defo­res­ta­ción des­de la déca­da de los 50 del siglo XX, con el obje­ti­vo de implan­tar cul­ti­vos exten­si­vos, de tri­go, maíz y soja, mono­cul­ti­vos que empo­bre­cen la diver­si­dad de la zona y el des­pla­za­mien­to de los vec­to­res a zonas urba­nas. Pero sobre todo los des­pla­za­mien­tos for­za­dos de la pobla­ción indí­ge­na y autóc­to­na de estos luga­res. En las gran­des exten­sio­nes de cul­ti­vo de soja (en Para­guay, Argen­ti­na y Bra­sil), se esti­ma que para pro­du­cir 9 millo­nes de tone­la­das de esta legu­mi­no­sa se nece­si­tan 3 millo­nes de hec­tá­reas de terreno. En esos terre­nos no exis­te vida, los pes­ti­ci­das, her­bi­ci­das y trans­gé­ni­cos no lo per­mi­ten, ni mato­rra­les ni anfi­bios, de esta for­ma se rom­pe la cade­na, no hay mur­cié­la­gos que se ali­men­tan de mos­qui­tos, esca­ra­ba­jos y poli­llas35.

En la sel­va de la Ama­zo­na la defo­res­ta­ción está redu­cien­do este enor­me eco­sis­te­ma que alber­ga una de las zonas de mayor bio­di­ver­si­dad del mun­do, y gran pro­tec­tor del cam­bio cli­má­ti­co. Des­de comien­zos de 1990, se detec­ta un aumen­to de la inci­den­cia de mala­ria en la cuen­ca del Ama­zo­nas que se rela­cio­na con una cepa del Plas­mo­dium fal­ci­pa­rum resis­ten­te a los anti-palú­di­cos de pri­me­ra línea y a una menor masa de los bos­ques. Se ha lle­ga­do a cuan­ti­fi­car que un des­cen­so del 4% en la cober­tu­ra del bos­que pro­vo­ca un aumen­to del 48% en la inci­den­cia de mala­ria en los dis­tri­tos que fue­ron ana­li­za­dos. Un pano­ra­ma con más espa­cios abier­tos y estan­ques de agua par­cial­men­te alum­bra­dos por el sol, ofre­cen un hábi­tat ideal para la pro­li­fe­ra­ción del mos­qui­to. Se cal­cu­la que medio millón de per­so­nas resul­tan infec­ta­das de mala­ria cada año en la cuen­ca del Ama­zo­nas36.

Y la defo­res­ta­ción con­ti­nua. En el año 2012 en Para­guay se defo­res­ta­ron 268.000 hec­tá­reas, y has­ta abril de 2013 la defo­res­ta­ción alcan­za­ba un pro­me­dio de mil hec­tá­reas por día. Recor­da­mos que el 22 de junio de 2012 se pro­du­ce en Para­guay un gol­pe de esta­do que aúpa al poder al par­ti­do con­ser­va­dor, apo­ya­do por los lati­fun­dis­tas y por Esta­dos Uni­dos que tie­nen dos bases mili­ta­res en su terri­to­rio37. Esto ha incre­men­ta­do la repre­sión con­tra las per­so­nas que luchan por sus tie­rras, en un con­tex­to de alta con­cen­tra­ción de la pro­pie­dad de las tie­rras para las gran­des plan­ta­cio­nes de bie­nes de expor­ta­ción como el maíz, la caña de azú­car y la soja, los cua­les sue­len ser sem­bra­dos median­te el uso de pes­ti­ci­das y otros agro­tó­xi­cos. Repre­sión y vio­len­cia que sufren las pobla­cio­nes indí­ge­nas que rei­vin­di­can el dere­cho a sus tie­rras y a su bio­di­ver­si­dad con el bene­plá­ci­to de las poten­cias occi­den­ta­les. Este gol­pe de esta­do fue pre­ce­di­do y apo­ya­do nue­va­men­te por el gobierno de Esta­dos Uni­dos con­tra el gobierno izquier­dis­ta de Manuel Zela­ya en Hon­du­ras en 2009, con las mis­mas con­se­cuen­cias de vio­len­cia y des­truc­ción38.

Por todas estas cau­sas nue­vos tipos de vec­to­res ven incre­men­ta­da su pre­sen­cia y pro­vo­can la apa­ri­ción de nue­vas cepas e infec­cio­nes emer­gen­tes. Son varias las espe­cies de Aedes que pue­den pro­du­cir la infec­ción por el virus Zika y que varían según la zona geo­grá­fi­ca don­de se encuen­tran. Sin embar­go, el Aedes Albo­pic­tus, ori­gi­na­rio del sudes­te asiá­ti­co y lla­ma­do popu­lar­men­te mos­qui­to tigre por sus lla­ma­ti­vas ban­das y man­chas blan­cas, se está exten­dien­do por todo el mun­do. Ampa­ra­do por el trans­por­te inter­na­cio­nal de plan­tas orna­men­ta­les y resi­duos neu­má­ti­cos ha lle­ga­do a nume­ro­sos paí­ses de Euro­pa, inclui­do el Esta­do espa­ñol. Es con­si­de­ra­da una espe­cie inva­so­ra cuyo hábi­tat natu­ral son las sel­vas húme­das asiá­ti­cas. Ade­más de su aspec­to carac­te­rís­ti­co pro­du­ce una pica­du­ra dolo­ro­sa que se infla­ma y per­sis­te más tiem­po que las pro­du­ci­das por los mos­qui­tos autóc­to­nos. Otra dife­ren­cia es que sus hábi­tos son diur­nos, se repro­du­ce en cual­quier super­fi­cie que ten­ga agua estan­ca­da, por peque­ño que sea su tama­ño y depo­si­ta sus hue­vos en esas aguas que se acu­mu­lan en latas o peque­ños reci­pien­tes domés­ti­cos aban­do­na­dos, neu­má­ti­cos vie­jos, abre­va­de­ros o char­cas tem­po­ra­les. Los hue­vos resis­ten la dese­ca­ción y pue­den per­ma­ne­cer ale­tar­ga­do varios meses. En defi­ni­ti­va, es un mos­qui­to que se adap­ta bien a medios diver­sos y pue­de trans­mi­tir la infec­ción con su pica­du­ra a mamí­fe­ros, aves, rep­ti­les e inclu­so anfi­bios39. El Aedes Albo­pic­tus es trans­mi­sor del virus Zika y otras viro­sis impor­tan­tes como el den­gue, la fie­bre ama­ri­lla o las ence­fa­li­tis. Aun­que has­ta la fecha estas enfer­me­da­des no son autóc­to­nas de nues­tra región, qui­zás por­que su repro­duc­ción no es lo sufi­cien­te­men­te inten­sa como para per­pe­tuar el ciclo, mos­qui­ta-humano-mos­qui­ta, su pre­sen­cia exi­ge tomar medi­das de vigi­lan­cia y actua­ción en un con­tex­to de cam­bio cli­má­ti­co como el que esta­mos sufrien­do.

Por lo tan­to, y resu­mien­do, las cau­sas más cer­ca­nas y con­cre­tas de estas infec­cio­nes son los mos­qui­tos y su pica­du­ra que se ampli­fi­ca a tra­vés de los seres huma­nos. Estas cau­sas a su vez están pro­du­ci­das por otras más gene­ra­les que están en el ori­gen de la expan­sión de infec­cio­nes tro­pi­ca­les y sub­tro­pi­ca­les y emer­gen­tes, como el Zika. Nos refe­ri­mos, espe­cial­men­te, al calen­ta­mien­to del pla­ne­ta y los pro­ce­sos de defo­res­ta­ción en zonas bos­co­sas y sel­vá­ti­cas con fines mer­can­ti­les. Y a su vez el ori­gen del cam­bio cli­má­ti­co se pro­du­ce por la inten­si­fi­ca­ción de los con­ta­mi­nan­tes indus­tria­les y la pro­pia defo­res­ta­ción, ya que los bos­ques y sel­vas ‑espe­cial­men­te la ama­zó­ni­ca- sir­ve de amor­ti­gua­dor de estos aumen­tos de tem­pe­ra­tu­ra. Las indus­trias del sec­tor eléc­tri­co, sobre todo de ori­gen fósil, son las más emi­so­ras de CO2 y las gran­des gran­jas agro­pe­cua­rias des­ta­can por su emi­sión de metano (CH4), las dos prin­ci­pa­les con­ta­mi­nan­tes cau­san­tes del cam­bio cli­má­ti­co

Y los efec­tos nega­ti­vos para la salud y la natu­ra­le­za se retro­ali­men­tan, por­que el calen­ta­mien­to de la tie­rra y la defo­res­ta­ción pro­du­cen un empo­bre­ci­mien­to de la bio­di­ver­si­dad y de la pobla­ción, sien­do sus mani­fes­ta­cio­nes más visi­bles los des­truc­ti­vos efec­tos de hura­ca­nes y tor­men­tas, por un lado, y las sequías, por el otro. Cam­bios de tem­pe­ra­tu­ras que están afec­tan­do a los hábi­tats de los vec­to­res y pro­vo­can­do la apa­ri­ción de nue­vas espe­cies de micro­or­ga­nis­mos pató­ge­nos para los ani­ma­les y seres huma­nos. A esta situa­ción se une el comer­cio inter­na­cio­nal de plan­tas y resi­duos, entre ellos los neu­má­ti­cos, sin el sufi­cien­te con­trol que pro­pi­cia la entra­da de espe­cies inva­so­ras en otras par­tes del pla­ne­ta don­de los mos­qui­tos trans­mi­so­res de estas enfer­me­da­des no exis­tían.

Medi­das de inter­ven­ción

Cuan­do se diag­nós­ti­ca una enfer­me­dad, o una epi­de­mia, el tra­ta­mien­to, la inter­ven­ción, no pue­de ser solo indi­vi­dual, sino tam­bién social y colec­ti­va. En el nivel más con­cre­to es impor­tan­te la vigi­lan­cia de la enfer­me­dad huma­na y sus posi­bles vec­to­res. Detec­tar cuan­to antes la infec­ción, cui­dar­la y tra­tar­la mejo­ra el esta­do de salud de la per­so­na afec­ta­da y evi­ta la trans­mi­sión a otras per­so­nas. La pro­tec­ción con­tra los mos­qui­tos pasa por acon­di­cio­nar y ais­lar las casas ade­cua­da­men­te, uti­li­zar mos­qui­te­ras, repe­len­tes y ropa blan­ca o de colo­res cla­ros que cubran sufi­cien­te­men­te el cuer­po. Ade­más, la bús­que­da de una posi­ble acu­mu­la­ción de los mos­qui­tos y en don­de se pro­du­ce su repro­duc­ción en el entorno de los casos detec­ta­dos. Lim­pie­za de reci­pien­tes con agua, char­cas o cual­quier ele­men­to natu­ral don­de se pue­da acu­mu­lar el agua, inclui­do el rega­do de terre­nos y jar­di­nes. El sis­te­ma de vigi­lan­cia de la zona debe cono­cer el tipo de infec­ción y del mos­qui­to trans­mi­sor para con­ti­nuar la vigi­lan­cia en con­tex­tos más amplios empe­zan­do por el local.

Pero que­dar­nos, como a menu­do se hace, en los estre­chos már­ge­nes de lo indi­vi­dual o de las cau­sas más con­cre­tas no resuel­ve, y menos aún pre­vie­ne, el pro­ble­ma. Las inter­ven­cio­nes se deben rea­li­zar en todos los nive­les de con­cre­ción y gene­ra­li­dad. Y es que, ade­más, en el tema que nos ocu­pa, hace mucho tiem­po que se tie­ne la tec­no­lo­gía, el cono­ci­mien­to y el recla­mo de las pobla­cio­nes a nivel mun­dial que exi­gen a los gran­des pode­res y mul­ti­na­cio­na­les sus­ti­tuir las indus­trias más con­ta­mi­nan­tes, como las eléc­tri­cas, por indus­trias lim­pias de ener­gía reno­va­ble; sus­ti­tuir las gran­des gran­jas agro­pe­cua­rias por agri­cul­tu­ra y gana­de­ría eco­ló­gi­ca. Den­tro de la lógi­ca for­mal son medi­das bene­fi­cio­sas para la salud de las per­so­nas y de la natu­ra­le­za, y medi­das fac­ti­bles, pero la lógi­ca for­mal no expli­ca que más allá de las posi­bi­li­da­des están las gran­des polí­ti­cas del sis­te­ma capi­ta­lis­ta cuyos fines mer­can­ti­lis­tas y des­truc­to­res de pue­blos y recur­sos natu­ra­les, es anti­ló­gi­ca. Estas gra­ves con­tra­dic­cio­nes del sis­te­ma que nos envuel­ve solo pue­de ser expli­ca­da por la lógi­ca dia­léc­ti­ca, la que pene­tra en los con­tex­tos cer­ca­nos y los rela­cio­na en dife­ren­tes pla­nos con su sín­te­sis total: El sis­te­ma capi­ta­lis­ta más deca­den­te que sub­su­me y con­ta­mi­na sus sis­te­mas polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos, medioam­bien­ta­les o de la salud.

Solo así pode­mos enten­der, y tener en cuen­ta, que nues­tras medi­das de pre­ven­ción se mue­ven den­tro de una sin­ra­zón de las gran­des poten­cias impe­ria­lis­tas que no solo gene­ra des­truc­ción a tra­vés de sus polí­ti­cas esquil­ma­do­ras, sino que para sobre­vi­vir tam­bién nece­si­tan de las gue­rras. Los hechos nos lo mues­tran con per­sis­ten­cia, las gue­rras pro­vo­ca­das por Esta­dos Uni­dos, sus alia­dos de la UE y ára­bes en Afga­nis­tán, Irak, Libia y Siria, crean­do mons­truos” que se les vuel­ve con­tra ellos, es par­te de esta anti­ló­gi­ca que mira el nego­cio el acu­mu­lo de rique­zas a cos­ta de la pobre­za y de la vida de millo­nes de per­so­nas40. Cons­ta­tar como este mode­lo con­ti­nua y se acen­túa, incor­po­ran­do todos los ele­men­tos nece­sa­rios, como los acuer­dos inter­na­cio­na­les que per­mi­ten blin­dar jurí­di­ca­men­te la implan­ta­ción de mul­ti­na­cio­na­les en paí­ses que verán redu­ci­dos sus están­da­res medioam­bien­ta­les y las con­di­cio­nes labo­ra­les de los y las tra­ba­ja­do­ras. Y que en caso de des­pi­dos masi­vos o acci­den­tes medioam­bien­ta­les no podrán ser juz­ga­dos por la legis­la­ción del país don­de se implan­tan41. Des­de don­de se escri­be este tex­to, Anda­lu­cía, tene­mos gra­ves pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y medioam­bien­ta­les que no solo afec­tan a la pobla­ción anda­lu­za sino a la pobla­ción mun­dial por su con­tri­bu­ción al cam­bio cli­má­ti­co o a las gue­rras. Las bases mili­ta­res de la OTAN, la con­cen­tra­ción de indus­trias con­ta­mi­nan­tes en la Bahía de Alge­ci­ras y en Huel­va; la poten­cia­ción de la mine­ría a cie­lo abier­to; el lati­fun­dis­mo don­de más se uti­li­zan agro­tó­xi­cos y trans­gé­ni­cos, son en su mayo­ría pro­pie­dad de mul­ti­na­cio­na­les forá­neas que cuan­do con­ta­mi­nan, o pro­vo­can gra­ves acci­den­tes, que­dan impu­nes42. O aho­ra los movi­mien­tos auto­ri­zan­do a Gas Natu­ral Feno­sa y Rep­sol para extraer y alma­ce­nar gas natu­ral en el par­que natu­ral de Doña­na, cuyas con­se­cuen­cias para la salud huma­na y del entorno son bien cono­ci­das43.

Por tan­to, hablar de las cau­sas de la expan­sión de infec­cio­nes es hablar de la nece­si­dad de inter­ve­nir, en lo local, don­de se trans­mi­te la infec­ción, evi­tan­do la pro­li­fe­ra­ción de los mos­qui­tos y cui­dan­do los entor­nos. Pero es tam­bién inci­dir en las cau­sas estruc­tu­ra­les que nos han lle­va­do a esta situa­ción, eli­mi­nar los mono­cul­ti­vos y la depen­den­cia a las mul­ti­na­cio­na­les y lati­fun­dios siguien­do el lema La tie­rra para quien la tra­ba­ja” y seguir fomen­tan­do la agri­cul­tu­ra, gana­de­ría y pes­ca eco­ló­gi­ca, res­pe­tuo­sa con la natu­ra­le­za y con una for­mas de pro­duc­ción jus­ta que haga que la ganan­cia vaya para el pro­duc­tor. Debe­mos seguir insis­tien­do que es posi­ble, que se pue­de orga­ni­zar la pro­duc­ción de ener­gía lim­pia para el pue­blo y que vayan des­apa­re­cien­do las gran­des empre­sas tras­na­cio­na­les del sec­tor. Fomen­tar el comer­cio jus­to, las infra­es­truc­tu­ras para el uso de la bici­cle­ta en las gran­des ciu­da­des y el trans­por­te públi­co sufi­cien­te y de cali­dad.

El obje­ti­vo es fac­ti­ble y éti­co, fun­da­men­tal para la salud y feli­ci­dad huma­na, pero las difi­cul­ta­des son enor­mes, por­que los gran­des pro­pie­ta­rios y los par­ti­dos polí­ti­cos que los apo­yan no quie­ren des­pren­der­se de sus bene­fi­cios millo­na­rios y usa­rán todas las armas nece­sa­rias para impe­dir­lo; toda una red eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca, tam­bién jurí­di­ca y mili­tar, que se apo­yan a nive­les nacio­na­les, regio­na­les e inter­na­cio­na­les, tam­bién con un ele­men­to fun­da­men­tal, el ideo­ló­gi­co que desa­rro­llan a tra­vés de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción44. Con esa reali­dad tene­mos que con­tar, y se cuen­ta, para cam­biar un mode­lo anti-éti­co por otro ver­da­de­ra­men­te éti­co y jus­to para los pue­blos del mun­do.

Con­cep­ción Cruz Rojo

27 de noviem­bre de 2016

  1. Los Arbo­vi­rus son un gru­po de virus que se trans­mi­ten por artró­po­dos, mos­qui­tos fun­da­men­tal­men­te pero tam­bién otros como las garra­pa­tas. Del inglés arth­ro­pod-bor­ne viru­ses”.
  2. Red Nacio­nal de Vigi­lan­cia Epi­de­mio­ló­gi­ca: Pro­to­co­lo de vigi­lan­cia de la enfer­me­dad por virus Zika. Ser­vi­cio de Vigi­lan­cia Epi­de­mio­ló­gi­ca de Anda­lu­cía (SVEA). Actua­li­za­do 13 de junio de 2016.
  3. Sim­pson DI.: Zika virus infec­tion in man. Trans R Soc Trop Med Hy 1964;58: 335 – 8.
  4. Mark R., Tai-Ho Chen, M.D., Han­cock W. et al.: Zika Virus Out­break on Yap Island, Fede­ra­ted Sta­tes of Micro­ne­sia. The New England jour­nal of medi­ci­na. 2009; 360:2536 – 43.
  5. Mark R., Tai-Ho Chen, M.D., Han­cock W. et al.: Zika Virus Out­break on Yap Island, Fede­ra­ted Sta­tes of Micro­ne­sia. The New England jour­nal of medi­ci­na. 2009; 360:2536 – 43.
  6. Red Nacio­nal de Vigi­lan­cia Epi­de­mio­ló­gi­ca: Pro­to­co­lo de vigi­lan­cia de la enfer­me­dad por virus Zika. Ser­vi­cio de Vigi­lan­cia Epi­de­mio­ló­gi­ca de Anda­lu­cía (SVEA). Actua­li­za­do 13 de junio de 2016.
  7. Minis­te­rio de Sani­dad, Ser­vi­cios Socia­les e Igual­dad: Pro­to­co­lo de actua­ción para espe­cia­lis­tas en gine­co­lo­gía y obs­te­tri­cia en rela­ción a la detec­ción de las posi­bles com­pli­ca­cio­nes aso­cia­das a la infec­ción por virus Zika duran­te el emba­ra­zo. Ser­vi­cio de Vigi­lan­cia Epi­de­mio­ló­gi­ca de Anda­lu­cía (SVEA). Actua­li­za­do 13 de junio de 2016.
  8. La trans­mi­sión solo la rea­li­zan las hem­bras que nece­si­tan ali­men­tar­se con san­gre para poder madu­rar sus hue­vos, los machos no pican ya que úni­ca­men­te se ali­men­tan de néc­ta­res y jugos vege­ta­les.
  9. Cuan­do el mos­qui­to hem­bra pica a un humano en esta­do de vire­mia (5−7 días), es infec­ta­da y repro­du­ce la vire­mia entre 8 – 12 días, pasan­do por todos los pro­ce­sos has­ta lle­gar a la sali­va y al picar a otro ser humano le trans­mi­te la infec­ción. Ade­más, el mos­qui­to hem­bra pue­de trans­mi­tir la vire­mia a sus crías.
  10. Reser­vo­rio: Es don­de el agen­te infec­cio­so se repro­du­ce duran­te un perio­do de tiem­po rela­ti­va­men­te lar­go y en un ambien­te natu­ral. Pue­de ser sue­los, aguas y ani­ma­les, inclui­do el ser humano.
  11. Hués­ped: Es el ser humano sus­cep­ti­ble de pade­cer la infec­ción.
  12. Mark R., Tai-Ho Chen, M.D., Han­cock W. et al.: Zika Virus Out­break on Yap Island, Fede­ra­ted Sta­tes of Micro­ne­sia. The New England jour­nal of medi­ci­na. 2009; 360:2536 – 43.
  13. Mark R., Tai-Ho Chen, M.D., Han­cock W. et al.: Zika Virus Out­break on Yap Island, Fede­ra­ted Sta­tes of Micro­ne­sia. The New England jour­nal of medi­ci­na. 2009; 360:2536 – 43.
  14. La Región del Pací­fi­co y su sis­te­ma de vigi­lan­cia com­pren­den 22 paí­ses y terri­to­rios de las islas del Pací­fi­co con una pobla­ción de 10,6 millo­nes de habi­tan­tes.
  15. Roth A., Mer­cier A, Lepers C, Hoy D, Dui­tu­tu­ra­ga S, Ben­yon E, Gui­llau­mot L, Soua­rès Y.: Con­cu­rrent out­breaks of den­gue, chi­kun­gun­ya and Zika vorus infec­tions ‑an unpre­ce­den­ted epi­de­mic wave of mosquito.borne viru­ses in the Paci­fic 2012 – 2014. Euro Sur­veill. 2014;19(41): pii=20929.
  16. Cao-Lor­meau VM, Roche C, Mus­so D, Mallet HP, Dali­pan­da T, Dofai A, et. al.: Den­gue virus type 3, South Paci­fic Islands, 2013. emerg Infect Dis. 2014;20(6):1034 – 6.
  17. Roth A., Mer­cier A, Lepers C, Hoy D, Dui­tu­tu­ra­ga S, Ben­yon E, Gui­llau­mot L, Soua­rès Y.: Con­cu­rrent out­breaks of den­gue, chi­kun­gun­ya and Zika vorus infec­tions ‑an unpre­ce­den­ted epi­de­mic wave of mosquito.borne viru­ses in the Paci­fic 2012 – 2014. Euro Sur­veill. 2014;19(41): pii=20929.
  18. Zan­lu­ca, C; Cam­pos, V; de Melo, A et. al.: First report of autochtho­nous trans­mis­sion of Zika virus in Bra­zil. Mem Inst Oswal­do Cruz, Rio de Janei­ro, Vol. 110(4): 569 – 572, june 2015.
  19. Zan­lu­ca, C; Cam­pos, V; de Melo, A et. al.: First report of autochtho­nous trans­mis­sion of Zika virus in Bra­zil. Mem Inst Oswal­do Cruz, Rio de Janei­ro, Vol. 110(4): 569 – 572, june 2015.
  20. Gou­ri­nat AC, O´Connor O, Cal­vez E, Goa­rant C, Dupont-Rou­zey­rol M.: Detec­tion of Zika vorus in uri­ne. Emerg Infect Dis 21: 84 – 86. 2015.
  21. Cam­pos Gubio, Ban­dei­ra Anto­nio, Sar­di Sil­via: Zika Virus Out­break, Bahia, Bra­zil. Emer­ging Infec­tious Disea­ses. Vol 21, n 10, Octo­ber 2015.
  22. Orga­ni­za­ción Pan­ame­ri­ca­na de la Salud. Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud: Aler­ta Epi­de­mio­ló­gi­ca. Sín­dro­me neu­ro­ló­gi­co, ano­ma­lías con­gé­ni­tas e infec­ción por virus Zika. Impli­ca­cio­nes para salud públi­ca en las Amé­ri­cas. 1 de diciem­bre de 2015.
  23. Orga­ni­za­ción Pan­ame­ri­ca­na de la Salud. Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud: Aler­ta Epi­de­mio­ló­gi­ca. Sín­dro­me neu­ro­ló­gi­co, ano­ma­lías con­gé­ni­tas e infec­ción por virus Zika. Impli­ca­cio­nes para salud públi­ca en las Amé­ri­cas. 1 de diciem­bre de 2015.
  24. Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud: Infor­me sobre la situa­ción: Virus Zika, micro­ce­fa­lia, Sín­dro­me de Gui­llain-Barré. 27 de octu­bre de 2016. En: http://​www​.who​.int/​m​e​d​i​a​c​e​n​t​r​e​/​f​a​c​t​s​h​e​e​t​s​/​z​i​k​a​/​es/.
  25. Orga­ni­za­ción Pan­ame­ri­ca­na de la Salud. Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud: Aler­ta Epi­de­mio­ló­gi­ca. Sín­dro­me neu­ro­ló­gi­co, ano­ma­lías con­gé­ni­tas e infec­ción por virus Zika. Impli­ca­cio­nes para salud públi­ca en las Amé­ri­cas. 1 de diciem­bre de 2015.
  26. Minis­te­rio de Sani­dad, Ser­vi­cios Socia­les e Igual­dad: Pro­to­co­lo de actua­ción para espe­cia­lis­tas en gine­co­lo­gía y obs­te­tri­cia en rela­ción a la detec­ción de las posi­bles com­pli­ca­cio­nes aso­cia­das a la infec­ción por virus Zika duran­te el emba­ra­zo. Ser­vi­cio de Vigi­lan­cia Epi­de­mio­ló­gi­ca de Anda­lu­cía (SVEA). Actua­li­za­do 13 de junio de 2016.
  27. Minis­te­rio de Sani­dad, Ser­vi­cios Socia­les e Igual­dad: Pro­to­co­lo de actua­ción para espe­cia­lis­tas en gine­co­lo­gía y obs­te­tri­cia en rela­ción a la detec­ción de las posi­bles com­pli­ca­cio­nes aso­cia­das a la infec­ción por virus Zika duran­te el emba­ra­zo. Ser­vi­cio de Vigi­lan­cia Epi­de­mio­ló­gi­ca de Anda­lu­cía (SVEA). Actua­li­za­do 13 de junio de 2016.
  28. Cen­tro de Ope­rações: De Emer­gên­cias em Saú­de Públi­ca sobre Micro­ce­fa­lias. Infor­me Epi­de­mio­ló­gi­co nº 08-Sema­na Epi­de­mio­ló­gi­ca (SE) 01/​2016 (03 a 09/​01/​2016).
  29. Minis­te­rio de Sani­dad, Ser­vi­cios Socia­les e Igual­dad: Pro­to­co­lo de actua­ción para espe­cia­lis­tas en gine­co­lo­gía y obs­te­tri­cia en rela­ción a la detec­ción de las posi­bles com­pli­ca­cio­nes aso­cia­das a la infec­ción por virus Zika duran­te el emba­ra­zo. Ser­vi­cio de Vigi­lan­cia Epi­de­mio­ló­gi­ca de Anda­lu­cía (SVEA). Actua­li­za­do 13 de junio de 2016.
  30. Roth A., Mer­cier A, Lepers C, Hoy D, Dui­tu­tu­ra­ga S, Ben­yon E, Gui­llau­mot L, Soua­rès Y.: Con­cu­rrent out­breaks of den­gue, chi­kun­gun­ya and Zika vorus infec­tions ‑an unpre­ce­den­ted epi­de­mic wave of mosquito.borne viru­ses in the Paci­fic 2012 – 2014. Euro Sur­veill. 2014;19(41): pii=20929.
  31. Pérex, Edith: Nues­tra Salud y el cam­bio cli­má­ti­co. El Eco­lo­gis­ta. Nº 54. Sep­tiem­bre de 2007.
  32. Pérex, Edith: Nues­tra Salud y el cam­bio cli­má­ti­co. El Eco­lo­gis­ta. Nº 54. Sep­tiem­bre de 2007.
  33. Pérez Edith: ¿Se pue­de estar sano en un mun­do enfer­mo?. El Eco­lo­gis­ta. Nº 47, pri­ma­ve­ra 2006. p. 30.
  34. Por ejem­plo, la enfer­me­dad de Lyme, que se pro­du­ce por la pica­du­ra de garra­pa­tas, aumen­ta por el aumen­to de roe­do­res, que a su vez se debe a la des­apa­ri­ción de sus depre­da­do­res (dife­ren­tes mamí­fe­ros y aves rapa­ces).
  35. Ser­vin P. Para­guay: Defo­res­ta­ción envía mos­qui­tos a las urbes. Octo­ber 1, 2013. En: https://​noti​cias​.terra​.com/​a​m​e​r​i​c​a​-​l​a​t​i​n​a​/​p​a​r​a​g​u​a​y​/​p​a​r​a​g​u​a​y​-​d​e​f​o​r​e​s​t​a​c​i​o​n​-​e​n​v​i​a​-​m​o​s​q​u​i​t​o​s​-​a​-​u​r​b​e​s​,​8​b​f​1​1​5​5​0​b​3​4​7​1​4​1​0​V​g​n​C​L​D​2​0​0​0​0​0​0​d​c​6​e​b​0​a​R​C​R​D​.​h​tml.
  36. Sarah H. Olson, Ronald Gan­gnon, Guilher­me Abbad Sil­vei­ra, and Jonathan A. Patz: Defo­res­ta­tion and Mala­ria in Mân­cio Lima County, Bra­zil. Emer­ging Infec­tious Disea­se. Vol. 16, No. 7, July 2010.
  37. Fon­ta­na J.: El futu­ro es un país extra­ño. Una refle­xión sobre la cri­sis social de comien­zos del siglo XXI. Pasado&Presente, Bar­ce­lo­na, 2013. pp. 95 – 97.
  38. Ati­lio B. Trump: El otro fin de ciclo. Noviem­bre 10, 2016. En: http://​www​.lahai​ne​.org/​m​u​n​d​o​.​p​h​p​/​t​r​u​m​p​-​e​l​-​o​t​r​o​-​f​i​n​-de
  39. López-Colón JI: El mos­qui­to tigre. El eco­lo­gis­ta. Nº 46. diciem­bre de 2005.
  40. Ati­lio B. Trump: El otro fin de ciclo. Noviem­bre 10, 2016. En: http://​www​.lahai​ne​.org/​m​u​n​d​o​.​p​h​p​/​t​r​u​m​p​-​e​l​-​o​t​r​o​-​f​i​n​-de.
  41. López, Palo­ma, Boi­xa­de­ra, Ramon: TTIP y CETA: tra­ta­dos de comer­cios devas­ta­do­res para el empleo y la eco­no­mía. Octu­bre, 17, 2016. En: http://​www​.eldia​rio​.es/​e​u​r​o​b​l​o​g​/​T​T​I​P​-​C​E​T​A​-​c​o​m​e​r​c​i​o​-​d​e​v​a​s​t​a​d​o​r​e​s​-​e​c​o​n​o​m​i​a​_​6​_​3​1​4​6​7​8​5​4​8​.​h​tml.
  42. El caso más dra­má­ti­co fue el desas­tre de Aznal­có­llar por las malas prác­ti­cas y la desidia de la empre­sa sue­ca Boli­den, repe­ti­da­men­te denun­cia­da duran­te años por gru­pos eco­lo­gis­tas, y que salió impu­ne de la gra­ve con­ta­mi­na­ción que pro­vo­có en Anda­lu­cía.
  43. Acci­den­tes en alma­ce­na­mien­tos de gas bajo tie­rra han pro­vo­ca­do ver­ti­dos de tóxi­cos y can­ce­rí­ge­nos como el ben­ceno, el sul­fu­ro de hidró­geno o el metano, el com­po­nen­te prin­ci­pal del gas natu­ral, poten­te con­tri­bu­yen­te del cam­bio cli­má­ti­co. Aún más gra­ve, si cabe, es la sis­mi­ci­dad que pro­du­ce con gra­ve ries­go de terre­mo­tos o mare­mo­tos en zonas sís­mi­cas como la cos­ta onu­ben­se y gadi­ta­na con ante­ce­den­tes de seís­mos y pos­te­rio­res tsu­na­mis a sus cos­tas.
  44. Fer­nán­dez, J.: ¿Quién con­tro­la y finan­cia los medios de comu­ni­ca­ción que nos infor­man?. Octu­bre, 26, 2016. En: http://​elsal​mon​con​tra​co​rrien​te​.es/​?​Q​u​i​e​n​-​c​o​n​t​r​o​l​a​-​y​-​f​i​n​a​n​c​i​a​-​los.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *