La Vía Cam­pe­si­na dice Ni una menos: ¡Bas­ta de vio­len­cia con­tra las mujeres!

Este 25 de noviem­bre, Día inter­na­cio­nal de Lucha con­tra la vio­len­cia hacia las muje­res; La Vía Cam­pe­si­na, reite­ra su com­pro­mi­so con las luchas por la igual­dad de dere­chos y la dig­ni­dad huma­na.

Noso­tras, las muje­res, car­ga­mos enor­mes res­pon­sa­bi­li­da­des en este mun­do, ali­men­tan­do a nacio­nes ente­ras median­te prác­ti­cas agro­eco­ló­gi­cas, sin ser reco­no­ci­das como suje­tas de dere­chos eco­nó­mi­cos, socia­les, lega­les, polí­ti­cos y sin pro­gra­mas públi­cos que garan­ti­cen la par­ti­ci­pa­ción social y eco­nó­mi­ca en situa­ción de igual­dad. Es por eso que hace­mos un lla­ma­do glo­bal a nues­tras orga­ni­za­cio­nes, alia­dos y ami­gos para jun­tos acu­mu­lar fuer­zas que nos per­mi­tan poten­ciar accio­nes, movi­li­za­cio­nes y acti­vi­da­des que bus­quen denun­ciar los dis­tin­tos tipos de vio­len­cia que enfren­tan las muje­res y que se agu­di­zan con el mode­lo capi­ta­lis­ta y patriar­cal, y con el avan­ce del agro­ne­go­cio en nues­tros terri­to­rios.

En esta jor­na­da de lucha nos suma­mos a las voces de millo­nes de muje­res que el pasa­do 19 de Octu­bre se auto­con­vo­ca­ron en Amé­ri­ca Lati­na para gri­tar Ni una menos, Vivas nos que­re­mos denun­cian­do así el alar­man­te cre­ci­mien­to del femi­ni­ci­dio1 y de la vio­len­cia machis­ta y misó­gi­na con­tra las muje­res. El femi­ni­ci­dio se fra­gua en la des­igual­dad estruc­tu­ral entre muje­res y hom­bres, así como en la domi­na­ción de los hom­bres sobre las muje­res, que tie­nen en la vio­len­cia de géne­ro, un meca­nis­mo de repro­duc­ción de la opre­sión y dis­cri­mi­na­ción de las mujeres.

Es urgen­te que tan­to muje­res como hom­bres arti­cu­le­mos un fren­te común para luchar con­tra todo tipo de vio­len­cia y opre­sión. En ese sen­ti­do, este 25 de Noviem­bre reafir­ma­mos nues­tra Cam­pa­ña Inter­na­cio­nal Bas­ta de vio­len­cia con­tra las Muje­res una herra­mien­ta de denun­cia que des­de el 2008 ha veni­do visi­bi­li­zan­do esta vio­len­cia sis­te­má­ti­ca que enfren­tan las muje­res en todo el mundo. 

Hoy con más fuer­zas impul­sa­mos la lucha por nue­vas rela­cio­nes entre muje­res y hom­bres, entre seres huma­nos y la Madre Tie­rra. Nues­tras luchas com­par­ti­das deben ser pues­tas en prác­ti­ca, trans­for­man­do la socie­dad y cons­tru­yen­do un mun­do mejor a tra­vés de la for­ma­ción, la orga­ni­za­ción y la movi­li­za­ción, toman­do en cuen­ta las espe­ci­fi­ci­da­des que como muje­res vivi­mos en un mun­do des­igual en rela­ción a los hombres.

La Sobe­ra­nía Ali­men­ta­ria es nues­tra pro­pues­ta polí­ti­ca des­de la cual cons­trui­mos rela­cio­nes socia­les basa­das en la igual­dad subs­tan­ti­va. Nece­si­ta­mos abo­lir cual­quier tipo de dis­cri­mi­na­ción basa­do en etnias, orien­ta­ción sexual, géne­ro, edad y dis­ca­pa­ci­da­des, entre otras. El enfo­que femi­nis­ta de la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria con­tri­bu­ye a la trans­for­ma­ción de la reali­dad, con base en cri­te­rios de eman­ci­pa­ción y jus­ti­cia social, y nos per­mi­te colo­car la pers­pec­ti­va de las muje­res como pro­ta­go­nis­tas de la mejo­ra de su situa­ción para poder con­tri­buir a la trans­for­ma­ción de las rela­cio­nes de poder inequitativas.

El sis­te­ma capi­ta­lis­ta que ha gene­ra­do pobre­za y exclu­sión a lo lar­go de la his­to­ria, afec­ta de for­ma más per­ver­sa y vio­len­ta a las muje­res, espe­cial­men­te a las más pobres que viven en cam­po y en las peri­fe­rias de las ciu­da­des. La cri­sis cli­má­ti­ca y la explo­ta­ción abu­si­va de los recur­sos natu­ra­les nos están lle­van­do hacia el desas­tre eco­ló­gi­co y la opre­sión de los pue­blos. Nos pro­nun­cia­mos a favor de que todas y todos enca­mi­ne­mos una lucha con­jun­ta para sal­var el pla­ne­ta y cam­biar el sistema.

En la actua­li­dad, se evi­den­cia que los esta­dos no asu­men el plan­tea­mien­to polí­ti­co de dis­mi­nuir y erra­di­car la vio­len­cia hacia las muje­res. Vio­len­cia que se ve mani­fes­ta­da en abu­sos sexua­les, aco­sos en las orga­ni­za­cio­nes y en las calles, vio­la­cio­nes, vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal, psi­co­ló­gi­ca y estruc­tu­ral. Lla­ma­mos a los esta­dos a velar por el cum­pli­mien­to de los mar­cos jurí­di­cos rela­cio­na­dos a la segu­ri­dad, pro­tec­ción y liber­tad de las muje­res. Con­ti­nua­mos la lucha para ocu­par espa­cios deci­so­rios en todas las estruc­tu­ras de la nación con la mis­ma capa­ci­dad y legi­ti­mi­dad con la que cuen­tan los hombres.

Hace­mos eco para que las igle­sias, los medios de comu­ni­ca­ción, los esta­dos no con­tro­len nues­tros cuer­pos uti­li­zan­do fun­da­men­ta­lis­mos reli­gio­sos y des­ti­nan­do nues­tras vidas al hogar. ¡Lan­za­mos un gri­to de resis­ten­cia con­tra toda for­ma de explo­ta­ción de nues­tros cuer­pos y de nues­tros territorios!

Nos com­pro­me­te­mos a luchar jun­tas y jun­tos por la jus­ti­cia social y de géne­ro, has­ta que cada mujer pue­da movi­li­zar­se libre­men­te y sin mie­do, en el hogar, en la comu­ni­dad y en el mundo.

En esta jor­na­da que­re­mos mos­trar uni­dad y nues­tra capa­ci­dad de movi­li­za­ción en los terri­to­rios, envíen­nos comu­ni­ca­dos, fotos, videos, audios para com­par­tir en nues­tra web www​.via​cam​pe​si​na​.org

¡Bas­ta de vio­len­cia con­tra las mujeres!

¡Por nues­tras muer­tas ni un minu­to de silen­cio, toda una vida de lucha!

¡Glo­ba­li­ce­mos la lucha, glo­ba­li­ce­mos la esperanza!

Más infor­ma­ción:

Fotos y audios: Vean Nue­va Colec­ción de Pos­ta­les Bas­ta de Vio­len­cia con­tra las mujeres!

Car­ti­lla Bas­ta de Vio­len­cia con­tra las Muje­res, aquí.

Vídeo: Bas­ta de Vio­len­cia con­tra las Mujeres!

Sígue­nos en redes socia­les: Face­book

Vía Cam­pe­si­na

15 de noviem­bre de 2016

  1. El femi­ni­ci­dio es una de las for­mas extre­mas de vio­len­cia de géne­ro está con­for­ma­do por el con­jun­to de hechos vio­len­tos misó­gi­nos con­tra las muje­res que impli­can la vio­la­ción de sus dere­chos huma­nos, aten­tan con­tra su segu­ri­dad y ponen en ries­go su vida. Cul­mi­na en el ase­si­na­to de algu­nas niñas y muje­res. El femi­ni­ci­dio se con­su­ma por­que las auto­ri­da­des omi­sas, negli­gen­tes o colu­di­das con agre­so­res, ejer­cen sobre las muje­res vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal al obs­ta­cu­li­zar su acce­so a la jus­ti­cia y con ello con­tri­bu­yen a la impunidad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *