¿Fin de ciclo? Los movi­mien­tos popu­la­res, la cri­sis de los pro­gre­sis­mos guber­na­men­ta­les y las alter­na­ti­vas ecosocialistas

A 20 años del gri­to zapa­tis­ta ¡Ya bas­ta! en Chia­pas en con­tra del neo­li­be­ra­lis­mo y a más de 15 años de la vic­to­ria elec­to­ral de Hugo Chá­vez en Vene­zue­la (y trans­cu­rri­dos más de tres años des­de su muer­te), los pue­blos indo-afro-nues­tro­ame­ri­ca­nos y sus ten­ta­ti­vas de cons­truc­ción de gra­má­ti­cas eman­ci­pa­do­ras pare­cen encon­trar­se en un nue­vo pun­to de infle­xión. Un ciclo de media­na dura­ción, social, polí­ti­co y eco­nó­mi­co pare­ce ago­tar­se pau­la­ti­na­men­te, aun­que de mane­ra no uni­for­me, ni para nada lineal. Con sus avan­ces reales (aun­que rela­ti­vos), sus difi­cul­ta­des e impor­tan­tes limi­ta­cio­nes, las expe­rien­cias de los dife­ren­tes y muy varia­dos gobier­nos pro­gre­sis­tas de la región, sean pro­ce­sos mera­men­te de cen­tro-izquier­da, social-libe­ra­les, o –al con­tra­rio– nacio­nal-popu­la­res más radi­ca­les, que se recla­men anti­im­pe­ria­lis­tas o se des­ca­li­fi­quen en los medios con­ser­va­do­res como popu­lis­tas, sean revo­lu­cio­nes boli­va­ria­nas, ando-ama­zó­ni­casciu­da­da­nas, o sim­ples recam­bios ins­ti­tu­cio­na­les, estos pro­ce­sos polí­ti­cos pare­cen topar ante gran­des pro­ble­má­ti­cas endó­ge­nas, fuer­tes pode­res fác­ti­cos con­ser­va­do­res (nacio­na­les como tam­bién glo­ba­les) y no pocos dile­mas estra­té­gi­cos no resueltos.

De gobier­nos pro­gre­sis­tas y posneoliberales

Sin lugar a duda, en los paí­ses don­de se han con­so­li­da­do varias y aplas­tan­tes vic­to­rias elec­to­ra­les de fuer­zas de izquier­da o anti­neo­li­be­ra­les, en par­ti­cu­lar en las nacio­nes don­de esas vic­to­rias son pro­duc­to de años de luchas socia­les y popu­la­res (como en Boli­via) o de una rápi­da poli­ti­za­ción-movi­li­za­ción de los de aba­jo (como en Vene­zue­la), el Esta­do y sus regu­la­cio­nes, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co interno, el com­ba­te a la pobre­za extre­ma a tra­vés de pro­gra­mas espe­cí­fi­cos de redis­tri­bu­ción y la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de nue­vos ser­vi­cios públi­cos fue­ron ganan­do terreno en la pri­me­ra déca­da de los años 2000: una dife­ren­cia nota­ble con el ciclo infer­nal de las pri­va­ti­za­cio­nes, frag­men­ta­ción y la vio­len­cia de la des­re­gu­la­ción capi­ta­lis­ta neo­li­be­ral de los años 90. Allí, apa­re­ció de nue­vo la fuer­za públi­ca como ente regu­la­dor del mer­ca­do nacio­nal, como redis­tri­bui­dor par­cial de las ren­tas extrac­ti­vas y de los recur­sos del sub­sue­lo hacia los y las más empo­bre­ci­dos, con efec­tos direc­tos para dece­nas de millo­nes de ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas, un pro­ce­so que expli­ca en par­te la soli­dez de la base social y elec­to­ral de estas expe­rien­cias a lo lar­go de los años. Por pri­me­ra vez –des­de hace déca­das– varios gobier­nos pos­neo­li­be­ra­les, comen­zan­do por Boli­via, Ecua­dor y Vene­zue­la, demos­tra­ron que sí es posi­ble comen­zar a reto­mar el con­trol de los recur­sos natu­ra­les y, al mis­mo tiem­po, hacer retro­ce­der la pobre­za extre­ma y des­igual­da­des socia­les con refor­mas de inclu­sión polí­ti­ca de amplios sec­to­res popu­la­res, has­ta enton­ces mar­gi­na­dos. Tam­bién vol­vió a sur­gir en los ima­gi­na­rios geo­po­lí­ti­cos con­ti­nen­ta­les el sue­ño de Bolí­var y las ini­cia­ti­vas de inte­gra­ción regio­nal alter­na­ti­va y coope­ra­ción entre los pue­blos (como el ALBA-TCP), inten­tan­do reco­brar espa­cio de sobe­ra­nía nacio­nal fren­te a las gran­des poten­cias del Nor­te, al impe­ria­lis­mo mili­tar y a las nue­vas cara­be­las que son las fir­mas trans­na­cio­na­les o las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras mundiales.

En un momen­to en que el vie­jo mun­do y los pue­blos de la Unión Euro­pea están some­ti­dos a la dic­ta­du­ra finan­cie­ra de la Troi­ka (FMI, Comi­sión Euro­pea y Ban­co Cen­tral Euro­peo) y en una pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca, e inclu­so moral, es impor­tan­te sub­ra­yar la capa­ci­dad que han teni­do varios movi­mien­tos popu­la­res y líde­res de Nues­tra Amé­ri­ca de resis­tir, inten­tar recons­truir mul­ti­la­te­ra­lis­mo y pro­po­ner rein­ven­tar alter­na­ti­vas para el siglo XXI. Cuan­do un país como Gre­cia inten­ta aso­mar la cabe­za fren­te a los emba­tes de la deu­da y de las cla­ses domi­nan­tes euro­peas, cuan­do muchos tra­ba­ja­do­res, jóve­nes y colec­ti­vos de esta par­te del mun­do bus­can derro­te­ros eman­ci­pa­do­res, mucho se podría apren­der de Amé­ri­ca Lati­na, de su trau­má­ti­ca expe­rien­cia con el fun­da­men­ta­lis­mo capi­ta­lis­ta neo­li­be­ral y de sus ensa­yos heroi­cos de con­tra­rres­tar­lo des­de el sur del sistema-mundo.

Los com­ple­jos cami­nos del poder y… del anticapitalismo

No obs­tan­te, como lo decla­ra­ba a prin­ci­pios del 2015 el teó­lo­go y soció­lo­go Fra­nçois Hou­tart, secre­ta­rio eje­cu­ti­vo del Foro Mun­dial de Alter­na­ti­vas, el desa­fío fun­da­men­tal –en par­ti­cu­lar para paí­ses que más des­per­ta­ron expec­ta­ti­vas de cam­bio– sigue sien­do la defi­ni­ción de cami­nos de tran­si­ción pro­fun­da hacia un nue­vo para­dig­ma civi­li­za­to­rio pos­ca­pi­ta­lis­ta. Es decir no se tra­ta de que­dar atra­pa­do en un obje­ti­vo de moder­ni­za­ción pos­neo­li­be­ral y menos aún den­tro de un neo­de­sa­rro­llis­mo asis­ten­cia­lis­ta o un inten­to de reaco­mo­do entre cre­ci­mien­to nacio­nal, bur­gue­sías regio­na­les y capi­ta­les extran­je­ros: sig­ni­fi­ca apun­tar a una trans­for­ma­ción de las rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción, de las for­mas de pro­pie­dad y de la for­mas de vida. Sin duda, la tarea es gigan­tes­ca y ardua (cf. Hou­tart, 2016).

En esta pers­pec­ti­va y en este momen­to his­tó­ri­co, a pesar de los avan­ces demo­crá­ti­cos con­quis­ta­dos con san­gre y sudor,3 aflo­ran las múl­ti­ples ten­sio­nes y lími­tes de los diver­sos pro­gre­sis­mos guber­na­men­ta­les lati­no­ame­ri­ca­nos o, más bien, del perío­do abier­to a prin­ci­pios de los años 2000 en la lucha con­tra la hege­mo­nía neo­li­be­ral. Un inte­lec­tual –hoy esta­dis­ta– como Álva­ro Gar­cía Line­ra pre­sen­ta estas ten­sio­nes (en par­ti­cu­lar entre movi­mien­tos y gobier­nos) como poten­cial­men­te crea­ti­vasrevo­lu­cio­na­rias, como expe­rien­cias nece­sa­rias para avan­zar gra­dual­men­te en direc­ción de un socia­lis­mo comu­ni­ta­rio (Gar­cía Line­ra, 2011), toman­do en cuen­ta la rela­ción de fuer­zas geo­po­lí­ti­cas, polí­ti­cas y socia­les real­men­te exis­ten­tes (y, de paso, des­pre­cian­do sin muchos argu­men­tos como infan­ti­les a todas crí­ti­cas que pro­ven­gan de su izquier­da…). Den­tro de esta orien­ta­ción, la con­quis­ta elec­to­ral del gobierno por fuer­zas nacio­nal-popu­la­res es pen­sa­da como una res­pues­ta demo­crá­ti­ca –y con­cre­ta– a la emer­gen­cia ple­be­ya de los años 90 – 2000, y el Esta­do es con­si­de­ra­do como ins­tru­men­to esen­cial de admi­nis­tra­ción de lo común fren­te al rei­no de la ley del valor y la diso­lu­ción anó­mi­ca neo­li­be­ral. En esta defen­sa de lo con­quis­ta­do des­de los dife­ren­tes pro­gre­sis­mos guber­na­men­ta­les, a veces ana­li­za­dos como un todo homo­gé­neo, encon­tra­mos tam­bién la plu­ma de inte­lec­tua­les como por ejem­plo Emir Sader (2015), Isa­bel Rau­ber o Mar­ta Har­nec­ker (2015).

Al con­tra­rio, no pocos movi­mien­tos y ana­lis­tas crí­ti­cos de hori­zon­tes polí­ti­cos plu­ra­les (como Alber­to Acos­ta y Nata­lia Sie­rra en Ecua­dor, Hugo Blan­co en Perú, Edgar­do Lan­der en Vene­zue­la, Maris­te­lla Svam­pa en Argen­ti­na o Mas­si­mo Modo­ne­si en Méxi­co, entre otros) insis­ten en la dimen­sión cada vez más con­ser­va­do­ra de las polí­ti­cas esta­ta­les de los pro­gre­sis­mos (social-libe­ral o nacio­na­lis­ta pos­neo­li­be­ral, des­de Uru­guay has­ta Nica­ra­gua pasan­do por Argen­ti­na). Modo­ne­si inclu­so sub­ra­ya su carác­ter de revo­lu­ción pasi­va, en el sen­ti­do de Grams­ci: o sea una trans­for­ma­ción en las altu­ras que modi­fi­ca­ría efec­ti­va­men­te los espa­cios polí­ti­cos, las polí­ti­cas públi­cas y la rela­ción Esta­do-socie­dad, pero que va inte­gran­do –e in fine neu­tra­li­zan­do– la irrup­ción de los subal­ter­nos en las redes de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, orga­ni­zan­do un brus­co reaco­mo­do en el seno de las cla­ses domi­nan­tes y del sis­te­ma de domi­na­ción, fre­nan­do la capa­ci­dad de auto­or­ga­ni­za­ción de los pue­blos movi­li­za­dos (Modo­ne­si, 2013). Vis­to así la cap­tu­ra del Esta­do por fuer­zas pro­gre­sis­tas pue­de sig­ni­fi­car la cap­tu­ra de la izquier­da… por las fuer­zas del Esta­do pro­fun­do, su buro­cra­cia y los intere­ses capi­ta­lis­tas que repre­sen­ta; vis­to así la estra­te­gia de la con­quis­ta elec­to­ral del gobierno pue­de ter­mi­nar en una izquier­da toma­da por el poder. Para el escri­tor uru­gua­yo Raúl Zibechi:

En la medi­da que el ciclo pro­gre­sis­ta lati­no­ame­ri­cano se está ter­mi­nan­do, pare­ce el momen­to ade­cua­do para comen­zar a tra­zar balan­ces de lar­go alien­to, que no se deten­gan en las coyun­tu­ras o en datos secun­da­rios, para irnos acer­can­do a dise­ñar un pano­ra­ma de con­jun­to. Demás está decir que este fin de ciclo está sien­do desas­tro­so para los sec­to­res popu­la­res y las per­so­nas de izquier­da, nos lle­na de incer­ti­dum­bres y zozo­bras por el futu­ro inme­dia­to, por el cor­te dere­chis­ta y repre­si­vo que debe­re­mos afron­tar (Zibe­chi, 2015).

¿Fin de ciclo?

Duran­te el últi­mo año, una ava­lan­cha de artícu­los de opi­nión deba­ten de la exis­ten­cia de un fin de ciclo pro­gre­sis­ta, a veces de la exis­ten­cia de tal ciclo, este deba­te ha lle­ga­do a tal nivel de pola­ri­za­ción que unos auto­res acu­san a los otros de hacer­le el jue­go al impe­rio por ser diag­nos­ti­ca­do­res de la capi­tu­la­ciónizquier­dis­tas de cafe­tín (dixit Gar­cía Line­ra), cuan­do los segun­dos til­dan los pri­me­ros de haber­se con­ver­ti­do en inte­lec­tua­les por encar­go al ser­vi­cio de gobier­nos ya no pro­gre­si­vos si no que regre­si­vos… Segu­ra­men­te, las ideas en torno a un posi­ble reflu­jo del cam­bio de épo­ca o, des­de una ópti­ca con­tra­ria, el con­cep­to de un pau­la­tino fin de la hege­mo­nía pro­gre­sis­ta (Arko­na­da, 2015; Modo­ne­si, 2015) son segu­ra­men­te más exac­tas y com­ple­ji­za­das para comen­zar a dar esta dis­cu­sión de mane­ra cons­truc­ti­va aun­que con­flic­ti­va en el plano estra­té­gi­co. Todo eso reco­no­cien­do que este fenó­meno se da en con­di­cio­nes terri­to­ria­les-nacio­na­les alta­men­te y des­igual­men­te dife­ren­cia­das: la cri­sis es así mucho más per­cep­ti­ble en Bra­sil, Argen­ti­na y Vene­zue­la, que en Boli­via por ejem­plo, inclu­so si la derro­ta de Evo Mora­les en el últi­mo refe­rén­dum mar­ca tam­bién ten­den­cia en el país andino. Tam­bién es evi­den­te que en el seno del pro­ce­so boli­va­riano fran­jas del cha­vis­mo popu­lar toda­vía deba­ten sobre socia­lis­mo y cons­truc­ción del Esta­do comu­nal, cuan­do –des­de otra vere­da– la pers­pec­ti­va social-libe­ral defen­di­da en Bra­sil por el gobierno del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT) aban­do­nó toda retó­ri­ca de cam­bio estruc­tu­ral o antimperialista.

No obs­tan­te y más allá de la polé­mi­ca acer­ca de la dimen­sión del ago­ta­mien­to, infle­xión o reflu­jo del perío­do en cur­so, y sub­ra­yan­do la varie­dad de los pro­ce­sos ana­li­za­dos, sur­ge que en muchos pla­nos los dife­ren­tes pro­gre­sis­mos guber­na­men­ta­les pare­cen haber opta­do defi­ni­ti­va­men­te, bajo la fuer­te pre­sión del capi­tal glo­bal, de acto­res exter­nos como endó­ge­nos, por un prag­ma­tis­mo moder­ni­za­dor y la polí­ti­ca de refor­mas en la medi­da de lo posi­ble. Una opción en un con­tex­to difí­cil que es a menu­do el mejor derro­te­ro para jus­ti­fi­car des­de el gobierno la renun­cia a cam­bios estruc­tu­ra­les, sin ni siquie­ra hablar de tomar una direc­ción anti­ca­pi­ta­lis­ta: una diná­mi­ca que podría ser sim­bo­li­za­da por el encuen­tro (julio de 2015) fra­ter­nal entre la pre­si­den­ta bra­si­le­ña Dil­ma Rous­seff –mili­tan­te del PT– y el cri­mi­nal de lesa huma­ni­dad Hen­ri Kis­sin­ger (ex secre­ta­rio de Esta­do de EE.UU.), en un momen­to en que Dil­ma bus­ca­ba un res­pal­do polí­ti­co impe­rial fren­te a una opo­si­ción en alza en el seno de la socie­dad civil y a una dere­cha revi­ta­li­za­da por la ampli­tud de los casos de corrup­ción en filas ofi­cia­lis­tas. Por cier­to, el obje­ti­vo del Eje­cu­ti­vo de la prin­ci­pal poten­cia lati­no­ame­ri­ca­na con este tipo de ges­tos diplo­má­ti­cos era, ante todo, dar un res­pal­do a sus sec­to­res domi­nan­tes y otor­gar más segu­ri­dad para los nego­cios en Bra­sil. Sabe­mos hoy que ya no le bas­ta a la oli­gar­quía bra­si­le­ña este tipo de pac­to en las altu­ras, y que aho­ra se tra­ta de tum­bar en el Con­gre­so (a tra­vés del impeach­ment) y des­de las calles (con movi­li­za­cio­nes masi­vas) al gobierno Dil­ma para impe­dir un even­tual regre­so de Lula, y sobre todo enfren­tar direc­ta­men­te y sin media­ción la fuer­te rece­sión eco­nó­mi­ca con las herra­mien­tas neo­li­be­ra­les. En otra lati­tud, el Tra­ta­do de Libre Comer­cio fir­ma­do en 2014 por Ecua­dor con la Unión Euro­pea recuer­da los lími­tes de los anun­cios sobre el fin de la noche neo­li­be­ral, inclu­so por par­te de uno de los gobier­nos paran­go­nes de este lema. Actual­men­te, el gobierno de Correa enfren­ta­do con la dere­cha y denun­cian­do los peli­gros de un gol­pe blan­do, se mues­tra tam­bién en con­flic­to con movi­mien­tos socia­les e indí­ge­nas (y con una aún débil izquier­da), has­ta tal pun­to que según Jef­frey Web­ber se podría hablar de una situa­ción de impas­se polí­ti­co, en el sen­ti­do desa­rro­lla­do por el mar­xis­ta Agus­tín Cue­va, don­de la figu­ra cesa­ris­ta del pre­si­den­te jue­ga un papel de esta­bi­li­za­dor fun­cio­nal al capital:

Ha habi­do momen­tos recu­rren­tes en la his­to­ria de Ecua­dor don­de la inten­si­dad de los con­flic­tos hori­zon­ta­les, inter­ca­pi­ta­lis­tas, en com­bi­na­ción con las luchas ver­ti­ca­les entre las cla­ses domi­nan­tes y popu­la­res, resul­ta­ban dema­sia­do como para ser sopor­ta­das por las for­mas exis­ten­tes de domi­na­ción. Entre medias, mien­tras los polí­ti­cos bus­ca­ban nue­vas for­mas más esta­bles de domi­na­ción, rei­na­ba la ines­ta­bi­li­dad has­ta alcan­zar un impas­se (Web­ber, 2015).

La heren­cia mal­di­ta extrac­ti­vis­ta, el regre­so de las dere­chas y las nue­vas luchas populares

De mane­ra más gene­ral, es nece­sa­rio men­cio­nar, aun­que no sea el úni­co pro­ble­ma, la per­ma­nen­cia en todos los paí­ses pro­gre­sis­tas de un mode­lo pro­duc­ti­vo y de acu­mu­la­ción don­de se entre­la­zan, siguien­do varios gra­dos e inten­si­da­des, capi­ta­lis­mo de Esta­do, neo­de­sa­rro­llis­mo y extrac­ti­vis­mo de recur­sos pri­ma­rios o ener­gé­ti­cos, con sus efec­tos depre­da­do­res sobre comu­ni­da­des indí­ge­nas, tra­ba­ja­do­res y eco­sis­te­mas… Esa ten­sión inter­na se arti­cu­la, de mane­ra des­igual y com­bi­na­da, con un con­tex­to finan­cie­ro glo­ba­li­za­do feroz y el hecho cen­tral de la actual coyun­tu­ra: la cri­sis eco­nó­mi­ca que ya gol­pea fuer­te­men­te a la región, pro­vo­can­do una brus­ca caí­da del pre­cio de las mate­rias pri­mas y en par­ti­cu­lar del barril de petró­leo (que pasó de casi 150 dóla­res a menos de 50), ter­mi­nan­do así con el perío­do ante­rior de bonan­zas y des­nu­dan­do de nue­vo la matriz pro­duc­ti­va depen­dien­te y neo-colo­nial de Amé­ri­ca Lati­na, heren­cia mal­di­ta de siglos de some­ti­mien­to impe­ria­lis­ta. Este con­tex­to corres­pon­de a la vez a una cla­ra ofen­si­va del capi­tal trans­na­cio­nal, de Esta­dos del Nor­te y de algu­nos gigan­tes del Sur (comen­zan­do por Chi­na) para aca­pa­rar más tie­rras agrí­co­las, ener­gía, mine­ra­les, agua, bio­di­ver­si­dad, mano de obra, en una vorá­gi­ne que pare­cie­ra sin fin… has­ta las últi­mas gotas de vida. En paí­ses como Boli­via o Ecua­dor, don­de hay más con­cien­cia polí­ti­ca de estos peli­gros, se defien­de des­de el gobierno y sus apo­yos polí­ti­cos, la tác­ti­ca –bas­tan­te sen­sa­ta– de pasar por un nece­sa­rio momen­to indus­tria­li­za­dor-extrac­ti­vis­ta para cons­truir la tran­si­ción con algo de fuer­za eco­nó­mi­ca: algo como un extrac­ti­vis­mo tran­si­to­rio pos­neo­li­be­ral que per­mi­ti­ría desa­rro­llar peque­ños paí­ses con pocos recur­sos, crear rique­zas de acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria para res­pon­der a la inmen­sa urgen­cia social que cono­cen esas nacio­nes empo­bre­ci­das y a la vez debu­tar un len­to pro­ce­so cam­bio del mode­lo de acu­mu­la­ción. No obs­tan­te, según Eduar­do Gudy­nas, secre­ta­rio eje­cu­ti­vo del Cen­tro Latino Ame­ri­cano de Eco­lo­gía Social (CLAES):

No hay nin­gu­na evi­den­cia de que eso esté ocu­rrien­do por varias razo­nes: la pri­me­ra es que la for­ma en que se usa la rique­za gene­ra­da por el extrac­ti­vis­mo en bue­na par­te se des­ti­na a pro­gra­mas que pro­fun­di­zan más el extrac­ti­vis­mo, por ejem­plo, aumen­tar las reser­vas de hidro­car­bu­ros o alen­tar la explo­ra­ción mine­ra. Segun­do, los extrac­ti­vis­mos tie­nen derra­mes eco­nó­mi­cos que inhi­ben pro­ce­sos de auto­no­mía en otros sec­to­res pro­duc­ti­vos, tan­to en la agri­cul­tu­ra como en la indus­tria. El Gobierno ten­dría que tomar medi­das de pre­cau­ción para evi­tar esa defor­ma­ción y eso no está ocu­rrien­do, de hecho hay una deri­va agrí­co­la a pro­mo­ver cul­ti­vos de expor­ta­ción mien­tras se aumen­ta la impor­ta­ción de ali­men­tos. Ter­ce­ro, como los pro­yec­tos extrac­ti­vos gene­ran tan­ta resis­ten­cia social (ejem­plos recien­tes son el de los Gua­ra­nís de Yate­gren­da, San­ta Cruz, o la reser­va Yasu­ni en Ecua­dor), los gobier­nos tie­nen que defen­der­los de for­ma tan inten­sa que refuer­zan la cul­tu­ra extrac­ti­vis­ta en amplios sec­to­res de la socie­dad y por tan­to inhi­ben la bús­que­da de alter­na­ti­vas (Agui­lar Agra­mont, 2015; Gudy­nas, 2015).

De hecho, no es una casua­li­dad que el ciclo de luchas popu­la­res y movi­li­za­cio­nes que está emer­gien­do en el cora­zón de Amé­ri­ca, anun­cian­do –tal vez– un nue­vo perio­do his­tó­ri­co de luchas de cla­ses, esté direc­ta­men­te liga­do a estas depre­da­cio­nes, repre­sio­nes y sus con­si­guien­tes resis­ten­cias socio-terri­to­ria­les: según el Obser­va­to­rio de Con­flic­tos Mine­ros en la región hay 197 con­flic­tos acti­vos por la mine­ría que afec­tan a 296 comu­ni­da­des. Perú y Chi­le, con 34 con­flic­tos cada uno, segui­dos de Bra­sil, Méxi­co y Argen­ti­na, son los paí­ses más afectados.

Esta ten­den­cia se mani­fies­ta en el con­tex­to ya des­crip­to de fuer­tes som­bras en rela­ción al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de los últi­mos años, la pro­fun­da cri­sis del capi­ta­lis­mo mun­dial que sigue su cur­so y la per­ma­nen­cia de inmen­sas des­igual­da­des socia­les y asi­me­trías regio­na­les en todo el con­ti­nen­te. Por otra par­te, es menes­ter sub­ra­yar la impor­tan­te ofen­si­va de las diver­sas dere­chas empre­sa­ria­les y de sus gru­pos mediá­ti­cos, inten­tan­do apro­ve­char el fin de la hege­mo­nía pro­gre­sis­ta para reto­mar el terreno per­di­do des­de hace 15 años fren­te a los dife­ren­tes líde­res caris­má­ti­cos. En este sen­ti­do, las inten­sas cam­pa­ñas de gru­pos de medios capi­ta­lis­tas como Glo­bo en Bra­sil o Cla­rín en Argen­ti­na o los ata­ques fron­ta­les con­tra los gobier­nos boli­viano y vene­zo­lano en los últi­mos pro­ce­sos elec­to­ra­les son un com­po­nen­te esen­cial de la reac­ti­va­ción de las dere­chas, e inclu­so del sur­gi­mien­to de nue­vas corrien­tes polí­ti­cas dere­chis­tas (como Macri en Argen­ti­na). Por otra par­te, las dere­chas neo­li­be­ra­les siguen con­tro­lan­do ciu­da­des, regio­nes y paí­ses cla­ves (como Méxi­co y Colom­bia), ame­na­zan­do de mane­ra cons­tan­te los dere­chos arran­ca­dos en la últi­ma déca­da y el pro­ce­so de nue­va inte­gra­ción regio­nal más autó­no­ma de Washing­ton. Sabe­mos que estas fuer­zas regre­si­vas se mos­tra­ron, y se mues­tran, lis­tas para orga­ni­zar múl­ti­ples for­mas de des­es­ta­bi­li­za­ción, e inclu­so gol­pes de Esta­do (como lo fue en la últi­ma déca­da en Para­guay, Hon­du­ras, Vene­zue­la), con el apo­yo explí­ci­to o indi­rec­to de la agen­da impe­rial de EE.UU. (Gau­di­chaud, 2015).

Sin embar­go, des­de aba­jo, pro­tes­tas popu­la­res mul­ti­sec­to­ria­les, pue­blos ori­gi­na­rios, estu­dian­tes y tra­ba­ja­do­res ponen tam­bién en el tape­te su pro­pias agen­das y rei­vin­di­ca­cio­nes, real­zan­do los lími­tes de las trans­for­ma­cio­nes de fon­do rea­li­za­das en paí­ses don­de gobier­nan o gober­na­ron fuer­zas pos­neo­li­be­ra­les y su abso­lu­ta ausen­cia don­de toda­vía domi­nan las dere­chas neo­li­be­ra­les, denun­cian­do las diver­sas for­mas de repre­sión, inti­mi­da­ción o coop­ta­ción en ambos casos: opo­si­ción colec­ti­va a la soja trans­gé­ni­ca o huel­gas obre­ras en Argen­ti­na; movi­li­za­cio­nes calle­je­ras y sin­di­ca­les en las prin­ci­pa­les ciu­da­des bra­si­le­ñas en con­tra de las manio­bras des­ti­tu­yen­tes de la dere­cha y denun­cia de la corrup­ción de los polí­ti­cos (PT inclui­do); cri­sis pro­fun­da del pro­yec­to boli­va­riano, vio­len­cia de la opo­si­ción y reor­ga­ni­za­ción del movi­mien­to popu­lar en Vene­zue­la; en Perú, luchas cam­pe­si­nas e indí­ge­nas en con­tra de mega­pro­yec­tos mine­ros (como el pro­yec­to Con­ga); en Chi­le, Mapu­che, asa­la­ria­dos y estu­dian­tes denun­cian­do con fuer­za la heren­cia de la dic­ta­du­ra de Pino­chet; en Boli­via, crí­ti­cas de la Cen­tral Obre­ra Boli­via­na y de sec­to­res del movi­mien­to indí­ge­na hacia la polí­ti­ca de moder­ni­za­ción de Evo Mora­les; en Ecua­dor, enfren­ta­mien­to entre el Eje­cu­ti­vo, la Con­fe­de­ra­ción de Nacio­na­li­da­des Indí­ge­nas del Ecua­dor (CONAIE) y sec­to­res de la socie­dad civil orga­ni­za­da; en Colom­bia, una lar­ga bús­que­da de una paz ver­da­de­ra, es decir una paz con trans­for­ma­ción social, eco­nó­mi­ca y refor­ma agra­ria, etc.

Eco­so­cia­lis­mo o Bar­ba­rie. El topo de la his­to­ria y las alternativas

El esce­na­rio es ten­so, move­di­zo y lleno de cla­ros­cu­ros. Pero, a pesar de todo el vie­jo topo de la his­to­ria sigue cavan­do y jun­to con él se des­plie­gan una gran varie­dad de expe­rien­cias de luchas socia­les, con­flic­tos de cla­ses y deba­tes polí­ti­cos acom­pa­ña­dos de múl­ti­ples ejer­ci­cios de poder popu­lar, alter­na­ti­vas radi­ca­les y uto­pías en cons­truc­ción. Si algu­nos inte­lec­tua­les crí­ti­cos pudie­ron creer –y hacer creer – , duran­te un tiem­po, que Amé­ri­ca Lati­na –o mejor dicho Abya Yala– alcan­za­ría el nue­vo El Dora­do del socia­lis­mo del siglo XXI gra­cias a un giro a la izquier­da guber­na­men­tal y vic­to­rias elec­to­ra­les demo­crá­ti­cas, sabe­mos que los cami­nos de la eman­ci­pa­ción son mucho más com­ple­jos, pro­fun­da­men­te sinuo­sos y que los apa­ra­tos de poder (mili­ta­res, mediá­ti­cos, eco­nó­mi­cos) de las oli­gar­quías lati­no­ame­ri­ca­nas e impe­ria­les son sóli­dos, resi­lien­tes, enquis­ta­dos, e inclu­so fero­ces cuan­do es nece­sa­rio. Trans­for­mar las rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción y des­ba­ra­tar las domi­na­cio­nes de raza y de géne­ro en las socie­da­des de Nues­tra Amé­ri­ca es una dia­léc­ti­ca que ten­drá que par­tir, sin duda y de nue­vo, des­de aba­jo y a la izquier­da, des­de la auto­no­mía de las comu­ni­da­des y la inde­pen­den­cia de cla­se, pero siem­pre en cla­ve polí­ti­ca y con estra­te­gia de cons­truc­ción de poder. Eso es sin negar que estos inten­tos colec­ti­vos de poder popu­lar deban con­ti­nuar apo­yán­do­se en avan­ces elec­to­ra­les par­cia­les o pue­dan con­si­de­rar la impor­tan­cia de con­quis­tar espa­cios ins­ti­tu­cio­na­les y par­ti­da­rios den­tro del Esta­do, si –y solo si– el desa­rro­llo de tales nue­vas polí­ti­cas públi­cas se ponen al ser­vi­cio de los comu­nes y de los subalternos.

Un gobierno de izquier­da y de los pue­blos, mues­tra su ver­da­de­ro carác­ter alter­na­ti­vo cuan­do sir­ve de palan­ca y estí­mu­lo para las luchas auto­or­ga­ni­za­das de los tra­ba­ja­do­res y de los movi­mien­tos popu­la­res o indí­ge­nas, favo­re­cien­do diná­mi­cas de empo­de­ra­mien­to real, trans­for­ma­ción de las rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción, cons­truc­ción de auto­ges­tión y cami­nos eman­ci­pa­to­rios des­de y para el buen vivir. En el caso con­tra­rio, las fuer­zas polí­ti­cas de izquier­da están con­de­na­das a ges­tio­nar el orden exis­ten­te, e inclu­so en momen­tos de ines­ta­bi­li­dad a ele­var­se por enci­ma de la cla­ses socia­les de mane­ra bona­par­tis­ta para per­pe­tuar el levia­tán esta­tal, admi­nis­tran­do la domi­na­ción de mane­ra más o menos pro­gre­sis­ta, con más o menos roces con las éli­tes locales.

Sin duda, la infle­xión y dudas actua­les repre­sen­tan peli­gros y opor­tu­ni­da­des; es tam­bién el momen­to de vol­ver a dis­cu­tir lo nue­vo sin olvi­dar lo vie­jo y deba­tir sobre las estra­te­gias anti­ca­pi­ta­lis­tas y sus herra­mien­tas polí­ti­cas para cons­truir lo que pro­po­ne­mos lla­mar un eco­so­cia­lis­mo nues­tro­ame­ri­cano del siglo XXI: un pro­yec­to que no sea cal­co ni copia, que recha­ce dejar ago­biar­se por las tác­ti­cas elec­to­ra­les cor­to­pla­cis­tas, por las luchas de cau­di­llos y de apa­ra­tos buro­crá­ti­cos, pero sin tam­po­co acep­tar el arras­tre y la ilu­sión de la cons­truc­ción de una plu­ra­li­dad de auto­no­mías socia­les sin pro­yec­to polí­ti­co común, un míni­mo cen­tra­li­za­do. Con este pro­pó­si­to, es fun­da­men­tal abrir los ojos, el olfa­to, los sen­ti­dos y los cora­zo­nes a las expe­ri­men­ta­cio­nes colec­ti­vas en cur­so, a menu­do exis­ten­tes por deba­jo y por enci­ma de los rada­res mediá­ti­cos con­sen­sua­les, sin duda toda­vía dis­per­sas o poco conec­ta­das, pero que con­for­man un inmen­so río de luchas en per­ma­nen­te trans­for­ma­ción, des­de lo real y lo con­cre­to, des­de sus erro­res y aciertos.

Expe­rien­cias que per­mi­ten enten­der diná­mi­cas eman­ci­pa­do­ras, ten­ta­ti­vas ori­gi­na­les colec­ti­vas y los peli­gros que deben enfren­tar o sor­tear. Por cier­to, no nos per­mi­ten mos­trar una for­ma ideal de ten­ta­ti­vas de suble­va­ción exi­to­sas, sino más bien un mosai­co de pra­xis-sabe­res-accio­na­res: algu­nas cen­tra­das des­de el cam­po-agra­rio y lo terri­to­rial, otras más des­de lo pro­duc­ti­vo y las fábri­cas recu­pe­ra­das, otras des­de lo barrial y comu­ni­ta­rio urbano, otras tam­bién ini­cia­das des­de polí­ti­cas esta­ta­les o ins­ti­tu­cio­na­les pero con­tro­la­das por sus usua­rios: luchas de las muje­res en con­tra de la vio­len­cia patriar­cal, de los sin techo, de los indí­ge­nas, de la cla­se obre­ra en varios paí­ses, ejem­plo de la agro­eco­lo­gía alter­na­ti­va en Colom­bia, de los recla­mos de buen vivir en Ecua­dor, de los con­se­jos comu­na­les en Vene­zue­la, de la fábri­cas sin patro­nes en Argen­ti­na, de los medios comu­ni­ta­rios en Bra­sil y Chi­le, de las ron­das comu­ni­ta­rias en Perú y Méxi­co, etc.

Esa plu­ra­li­dad de voces y de ejem­plos posi­bi­li­ta reto­mar el hilo de una dis­cu­sión que ya reco­rre las venas abier­tas del con­ti­nen­te; per­mi­te pen­sar más allá y más acá de pro­yec­tos pro­gre­sis­tas guber­na­men­ta­les, asu­mien­do que es, al mis­mo tiem­po, indis­pen­sa­ble crear fren­tes socio-polí­ti­cos para enfren­tar las ame­na­zas del regre­so masi­vo de las dere­chas y del impe­ria­lis­mo en Sura­mé­ri­ca. La gran Rosa Luxem­bur­go adver­tía, en 1915: avan­ce al socia­lis­mo o regre­sión a la bar­ba­rie. En 2016, sus pala­bras cobran un sen­ti­do aún más catas­tró­fi­co y pre­mo­ni­to­rio: avan­ce al eco­so­cia­lis­mo o eco­ci­dio glo­bal. Sin duda, es des­de la osa­día de lo nue­vo (Lang, Ceva­llos y López, 2015) que podre­mos vol­ver a soñar en derri­bar los muros del capi­tal, del tra­ba­jo asa­la­ria­do, del neo­co­lo­nia­lis­mo y del patriarcado.

La tarea ya comen­zó, es pan de hoy día y segui­rá mañana.

Franck Gau­di­chaud

Oto­ño de 2016

Fuen­te: Revis­ta Herra­mien­ta n° 58

Biblio­gra­fía

Agui­lar Agra­mont, Ricar­do: Entre­vis­ta a Eduar­do Gudy­nas: La dere­cha y la izquier­da no entien­den a la natu­ra­le­za, La Razón, 23 de agos­to de 2015.

Arko­na­da, Katu: ¿Fin del ciclo pro­gre­sis­ta o reflu­jo del cam­bio de épo­ca en Amé­ri­ca Lati­na? 7 tesis para el deba­te 8 de sep­tiem­bre de 2015 (www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​2​0​3​029).

Gar­cía Line­ra, Álva­ro: Las ten­sio­nes crea­ti­vas de la Revo­lu­ción. La quin­ta fase del Pro­ce­so de Cam­bio, La Paz, Vice­pre­si­den­cia del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via, 2011 (www​.rebe​lion​.org/​d​o​c​s​/​1​3​4​3​3​2​.​pdf).

Gau­di­chaud, Franck: El peso de la his­to­ria. Amé­ri­ca Lati­na y la mano negra de Washing­ton, Le Mon­de Diplo­ma­ti­que, edi­ción chi­le­na, julio de 2015.

Gudy­nas, Eduar­do: Sope­san­do las heren­cias pro­gre­sis­tas y la reno­va­ción de las izquier­das, Pul­so Cri­ti­co, diciem­bre de 2015 (www​.nodal​.am/​2​0​1​5​/​1​2​/​s​e​p​e​s​a​n​d​o​-​l​a​s​-​h​e​r​e​n​c​i​a​s​-​p​r​o​g​r​e​s​i​s​t​a​s​-​y​-​r​e​n​o​v​a​c​i​o​n​-​d​e​-​l​a​s​-​i​z​q​u​i​e​r​d​a​s​-​p​o​r​-​e​d​u​a​r​d​o​-​g​u​d​y​n​as/).

Har­nec­ker, Martha: Los movi­mien­tos socia­les y sus nue­vos roles fren­te a los gobier­nos pro­gre­sis­tas, 7 de sep­tiem­bre de 2015 (http://​rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​2​0​2​910).

Hou­tart, Fra­nçois: El final de un ciclo o el ago­ta­mien­to del pos­neo­li­be­ra­lis­mo, 20 de abril de 2016 (www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​2​1​1​3​6​8​&​t​i​t​u​l​a​r​=​e​l​-​f​i​n​a​l​-​d​e​-​u​n​-​c​i​c​l​o​-​o​-​e​l​-​a​g​o​t​a​m​i​e​n​t​o​-​d​e​l​-​p​o​s​n​e​o​l​i​b​e​r​a​l​i​s​mo-).

Lang, Miriam, Ceva­llos, Belén y López Clau­dia (comps.): La osa­día de lo nue­vo. Alter­na­ti­vas de polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, Qui­to, Fun­da­ción Rosa Luxem­bur­g/Ab­ya-Yala, 2015.

Modo­ne­si, Mas­si­mo: Revo­lu­cio­nes pasi­vas en Amé­ri­ca Lati­na. Una apro­xi­ma­ción grams­cia­na a la carac­te­ri­za­ción de los gobier­nos pro­gre­sis­tas de ini­cio de siglo, Hori­zon­tes grams­cia­nos. Estu­dios en torno al pen­sa­mien­to de Anto­nio Grams­ci, Méxi­co, UNAM, 2013.

Modo­ne­si, Mas­si­mo: ¿Fin del ciclo o fin de la hege­mo­nía pro­gre­sis­ta en Amé­ri­ca Lati­na?, La Jor­na­da, 27 de sep­tiem­bre de 2015.

Rau­ber, Isa­bel: Gobier­nos popu­la­res de Amé­ri­ca Lati­na, ¿fin de ciclo o nue­vo tiem­po polí­ti­co?, Revis­ta ALAI, diciem­bre de 2015 (www​.alai​net​.org/​e​s​/​r​e​v​i​s​t​a​s​/​510).

Rojas Roble­do, Pablo: ‘Hay que sem­brar­se en las expe­rien­cias del pue­blo’. Fin de ciclo, pro­gre­sis­mo e izquier­da. Entre­vis­ta con Miguel Maz­zeo, Con­tra­he­ge­mo­nía, sep­tiem­bre de 2015 (http://​con​tra​he​ge​mo​nia​web​.com​.ar/​h​a​y​-​q​u​e​-​s​e​m​b​r​a​r​s​e​-​e​n​-​l​a​s​-​e​x​p​e​r​i​e​n​c​i​a​s​-​d​e​l​-​p​u​e​b​l​o​-​f​i​n​-​d​e​-​c​i​c​l​o​-​p​r​o​g​r​e​s​i​s​m​o​-​e​-​i​z​q​u​i​e​r​d​a​-​e​n​t​r​e​v​i​s​t​a​-​c​o​n​-​m​i​g​u​e​l​-​m​a​z​zeo).

Sader, Emir: ¿El final de un ciclo (que no exis­tió)?, Página/​12, 17 de sep­tiem­bre de 2015).

Seguel, Pablo: Amé­ri­ca Lati­na actual. Geo­po­lí­ti­ca impe­rial, pro­gre­sis­mos guber­na­men­ta­les y estra­te­gias de poder popu­lar cons­ti­tu­yen­te. Con­ver­sa­ción con Franck Gau­di­chaud, Movi­mien­tos socia­les y poder popu­lar en Chi­le, San­tia­go, Tiem­po roba­do edi­to­ras, 2015, pp. 237 – 278 (http://​rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​1​9​3​696http://​rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​1​9​3​782).

Web­ber, Jef­fery: Ecua­dor en el impas­se polí­ti­co, Vien­to Sur, 20 de sep­tiem­bre de 2015 (http://​vien​to​sur​.info/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​1​0​496).

Zibe­chi, Raúl: Hacer balan­ce del pro­gre­sis­mo, Resu­men lati­no­ame­ri­cano, 4 de agos­to de 2015 (www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​1​5​/​0​8​/​0​4​/​h​a​c​e​r​-​b​a​l​a​n​c​e​-​d​e​l​-​p​r​o​g​r​e​s​i​smo).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *