El capi­ta­lis­mo y las gue­rras climáticas

El sín­to­ma se lla­ma calen­ta­mien­to climático,
pero la enfer­me­dad se lla­ma capitalismo.

Jor­ge Riechmann

Este ensa­yo bus­ca lla­mar la aten­ción sobre un tema cru­cial en el mun­do con­tem­po­rá­neo, como es el de las gue­rras cli­má­ti­cas, que sin embar­go es poco cono­ci­do. Pre­ten­de­mos apro­xi­mar­nos al mis­mo des­de una pers­pec­ti­va que inte­gre la crí­ti­ca mar­xis­ta y la eco­ló­gi­ca. El ensa­yo cons­ta de tres sec­cio­nes: se refle­xio­na entorno a las gue­rras cli­má­ti­cas y sus rela­cio­nes y dife­ren­cias con otros tipos de gue­rras gene­ra­das por el capi­ta­lis­mo; lue­go se hace un inven­ta­rio de algu­nos de los prin­ci­pa­les efec­tos que el calen­ta­mien­to glo­bal, pro­du­ci­do por el capi­ta­lis­mo, ori­gi­na sobre la lógi­ca de fun­cio­na­mien­to de este sis­te­ma; se cie­rra el escri­to con algu­nas conclusiones.

I. Gue­rras cli­má­ti­cas: una apro­xi­ma­ción conceptual

En el capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo, están imbri­ca­das cua­tro tipos de gue­rra, que son com­ple­men­ta­rias, aun­que ten­gan algu­nas diferencias.

1. Las gue­rras ambientales

En sen­ti­do amplio, den­tro de estas se inclu­yen los efec­tos vio­len­tos de tipo mili­tar que gene­ran aspec­tos direc­ta­men­te liga­dos con el medio ambien­te, tales como la degra­da­ción de los sue­los, la deser­ti­fi­ca­ción, las inun­da­cio­nes, la sequía, la des­truc­ción de eco­sis­te­mas, la reduc­ción de la bio­di­ver­si­dad, la defo­res­ta­ción… Las pobla­cio­nes rura­les, que son los direc­ta­men­te afec­ta­dos por la degra­da­ción ambien­tal, se ven obli­ga­das a recu­rrir a la vio­len­cia para acce­der a los recur­sos bási­cos de sub­sis­ten­cia o para defen­der­los. Esto ori­gi­na con­flic­tos arma­dos en los terri­to­rios en pro­ce­so de degra­da­ción, asun­to que se agra­va con el cre­ci­mien­to de la pobla­ción dis­po­ni­ble, como lo ejem­pli­fi­ca el caso de Ruan­da en 1994, que podría cata­lo­gar­se como una gue­rra ambiental.

De otra par­te, exis­ten gue­rras ambien­ta­les en sen­ti­do estric­to cuan­do un Esta­do, o una cla­se des­tru­yen en for­ma cons­cien­te y pre­me­di­ta­da la base natu­ral de otro Esta­do o de otras cla­ses, con la fina­li­dad de expul­sar­lo, doble­gar­lo o hacer­lo ren­dir. En este sen­ti­do, el ejem­plo más con­tun­den­te es la polí­ti­ca de tie­rra arra­sa­da, en el sen­ti­do lite­ral de la pala­bra, que Esta­dos Uni­dos como poten­cia agre­so­ra lle­vo a cabo con­tra Viet­nam en la gue­rra de los diez mil días. Al res­pec­to se recuer­da como uno de los hechos más infa­mes de la his­to­ria del siglo XX la uti­li­za­ción de her­bi­ci­das, defo­lian­tes, quí­mi­cos y vene­nos –sien­do el más cono­ci­do el agen­te naran­ja– con la fina­li­dad de des­truir los eco­sis­te­mas, con­ta­mi­nar las aguas, arra­sar con los sue­los fér­ti­les y matar a los cam­pe­si­nos, todo con la fina­li­dad de doble­gar la volun­tad de resis­ten­cia de los viet­na­mi­tas. El uso del agen­te naran­ja, crea­do por Mon­san­to, que se espar­ció median­te bom­bar­deos aéreos duran­te varios años des­tru­yó el 36% de los man­gla­res del enton­ces Viet­nam del Sur.

Las gue­rras ambien­ta­les tie­nen como móvil dis­tin­ti­vo el afec­tar o des­truir las bases bio­ló­gi­cas de la exis­ten­cia huma­na, bien por­que esa afec­ta­ción ori­gi­na los con­flic­tos (como en Ruan­da), bien por­que eso es lo que se bus­ca en for­ma cons­cien­te, como se seña­la­ba para el caso de Vietnam.

2. Gue­rras hídricas

Exis­te un tipo espe­cial de gue­rra y con­flic­to ambien­tal por los recur­sos, que se cen­tra en el más impor­tan­te de todos, en la fuen­te de la vida, en el agua. Muchos con­flic­tos se ori­gi­nan en la esca­sez de agua, un hecho dra­má­ti­co que se acen­túa en muchos luga­res del mun­do, espe­cial­men­te en las regio­nes ári­das. Al mis­mo tiem­po, dicha esca­sez está rela­cio­na­da con super­po­bla­ción, ago­ta­mien­to de aguas sub­te­rrá­neas y acuí­fe­ros, basu­ra y con­ta­mi­na­ción hídri­ca, pri­va­ti­za­ción y mer­can­ti­li­za­ción; y aho­ra, fuer­te­men­te con el tras­torno cli­má­ti­co. Todo ello tie­ne terri­bles con­se­cuen­cias, tales como sequias, ham­bru­nas, difu­sión de enfer­me­da­des, migra­cio­nes forzadas…

Pero tam­bién hay que hablar que la esca­sez, en algu­nas regio­nes del mun­do, es el com­ple­men­to y resul­ta­do del des­pil­fa­rro de agua que se pre­sen­ta en los gran­des paí­ses capi­ta­lis­tas, empe­zan­do por Esta­dos Uni­dos, don­de se gas­tan enor­mes can­ti­da­des para man­te­ner su inso­por­ta­ble modo de vida.

En estos ins­tan­tes, pue­de cata­lo­gar­se como gue­rra hídri­ca –o por lo menos el con­trol del agua es uno de sus aspec­tos cen­tra­les– la ocu­pa­ción colo­nial de Pales­ti­na por par­te de Israel, que osten­ta la mayor pro­por­ción de explo­ta­ción de los recur­sos acuí­fe­ros dis­po­ni­bles en el mun­do: 95 por cien­to, que inclu­ye los recur­sos acuí­fe­ros de los terri­to­rios ocu­pa­dos de Cis­jor­da­nia, el Golán y Gaza, así como el agua que se ori­gi­na de los ríos en Siria, Jor­da­nia y Líbano. Asi­mis­mo, el agua desem­pe­ña un papel cen­tral en la geo­po­lí­ti­ca de Israel res­pec­to a sus veci­nos ára­bes: Pales­ti­na, Líbano y Siria. Pue­de hablar­se de un apartheid hídri­co por par­te de ese Esta­do, que solo per­mi­te que los hoga­res de Cis­jor­da­nia reci­ban agua una vez por sema­na. El 80% del agua que con­su­me Israel pro­vie­ne de esa Cis­jor­da­nia ocu­pa­da. La situa­ción de Gaza es aún peor, pues­to que es el basu­re­ro de las mila­gro­sas plan­tas desa­li­ni­za­do­ras de Israel: osten­ta una cares­tía de agua bebi­ble y la cali­dad del agua es terri­ble, pese a que Israel dupli­có la can­ti­dad de agua desa­li­ni­za­da que envía a Gaza (Jali­fe-Rah­me, 2015).

3. Gue­rras por los recur­sos natu­ra­les (bie­nes comu­nes de tipo natural)

El incre­men­to de la pro­duc­ción mate­rial en el capi­ta­lis­mo trae apa­re­ja­do una lucha por el con­trol de los recur­sos natu­ra­les, algo que es indis­pen­sa­ble para garan­ti­zar el pro­ce­so de acu­mu­la­ción de capi­tal. Sobre­sa­le por sobre todos los demás, la apro­pia­ción del petró­leo, como fuen­te ener­gé­ti­ca fun­da­men­tal, sin la cual el capi­ta­lis­mo no podría fun­cio­nar tal y como lo cono­ce­mos. Tam­bién se ha incre­men­ta­do la lucha, abier­ta o encu­bier­ta, por con­tro­lar una amplia gama de mine­ra­les, los tra­di­cio­na­les y los nue­vos, indis­pen­sa­bles para sos­te­ner el rit­mo de pro­duc­ción de vie­jas y nue­vas tec­no­lo­gías. Gran par­te de las gue­rras con­ven­cio­na­les que se vie­nen libran­do en el pla­ne­ta en los últi­mos trein­ta años son con­flic­tos arma­dos por los recur­sos, en espe­cial por el petró­leo. Tal es el caso de las agre­sio­nes impe­ria­lis­tas a Irak y Libia y las gue­rras de baja inten­si­dad y de cuar­ta gene­ra­ción que se libra con­tra Vene­zue­la. En la mis­ma pers­pec­ti­va deben ins­cri­bir­se con­flic­tos inter­nos en varios paí­ses del mun­do, como el que se libra en la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go, por la apro­pia­ción de mine­ra­les, entre ellos el del col­tan, mate­ria pri­ma indis­pen­sa­ble para la pro­duc­ción de avio­nes, telé­fo­nos celu­la­res y otros arte­fac­tos micro­elec­tró­ni­cos. Esa gue­rra, la más atroz y san­grien­ta de todas las que se libran en la actua­li­dad, está liga­da en for­ma direc­ta con el ape­ti­to capi­ta­lis­ta e impe­ria­lis­ta por apro­piar­se de los mate­ria­les estra­té­gi­cos que, para su des­gra­cia, se encuen­tran en el Congo.

Este país es un reser­vo­rio de mate­ria­les fun­da­men­ta­les para el desa­rro­llo capi­ta­lis­ta, entre los que se encuen­tran oro, dia­man­tes, cobre, cobal­to, col­tan, esta­ño, tungs­teno, zinc, man­ga­ne­so, mag­ne­sio, ura­nio, nio­bio y pla­ta. El con­tra­ban­do de esos mine­ra­les alcan­za la cifra de seis millo­nes de dóla­res dia­rios. En espe­cial, se libra una gue­rra por el col­tan, cuya pun­ta de lan­za es la deman­da de tan­ta­lio, que es una mate­ria pri­ma indis­pen­sa­ble para el fun­cio­na­mien­to de las nue­vas tec­no­lo­gías mili­ta­res (Giun­ta, 2013).

La gue­rra por los recur­sos es bas­tan­te anti­gua, no se ori­gi­nó con el capi­ta­lis­mo, aun­que en este modo de pro­duc­ción alcan­za nive­les inima­gi­na­bles que en otras épo­cas his­tó­ri­cas. La tie­rra es el gene­ra­dor prin­ci­pal de las gue­rras por los recur­sos, como suce­de en Colom­bia. La dife­ren­cia de las gue­rras tra­di­cio­na­les por los recur­sos con la que se lle­va a cabo en la actua­li­dad en el seno del capi­ta­lis­mo radi­ca en que aho­ra sí está cla­ro que asis­ti­mos a un ace­le­ra­do ago­ta­mien­to de esos recur­sos, lo que tor­na su dispu­ta más feroz y san­grien­ta, como se demues­tra en las gue­rras impe­ria­lis­tas. Y no se vaya a creer que sola­men­te se está hablan­do del ago­ta­mien­to de los recur­sos estra­té­gi­cos (petró­leo y mine­ra­les), sino que inclu­so la irra­cio­na­li­dad del capi­ta­lis­mo ha lle­va­do a que cosas que se con­si­de­ra­ban casi inago­ta­bles están empe­zan­do a dis­mi­nuir, como suce­de con la are­na. Sí, la are­na, que es mate­ria pri­ma para la cons­truc­ción de edi­fi­cios, de carre­te­ras, de infra­es­truc­tu­ra mate­rial, pero tam­bién de los micro­chips de los equi­pos micro­elec­tró­ni­cos. No extra­ña por­que de la natu­ra­le­za se extraen cada año la alu­ci­nan­te cifra de 15 mil millo­nes de tone­la­das, lo que está arra­san­do con depó­si­tos de are­na, con pla­yas y con islas ente­ras. En Indo­ne­sia, para citar un caso, han des­apa­re­ci­do 25 islas por el saqueo de la are­na de su super­fi­cie (Riech­mann, 2015: 50).

4. Gue­rras climáticas

El tér­mino, en prin­ci­pio, pare­ce­ría algo eté­reo por­que el cli­ma, como fenó­meno natu­ral, no pro­du­ce nin­gu­na gue­rra, pues­to que las gue­rras resul­tan de las fuer­zas socia­les que lo modi­fi­can y alte­ran el com­por­ta­mien­to nor­mal de una deter­mi­na­da socie­dad. En sen­ti­do amplio, casi como metá­fo­ra, gue­rras cli­má­ti­cas alu­de al hecho que las modi­fi­ca­cio­nes cli­má­ti­cas alte­ran los rit­mos de fun­cio­na­mien­to de una socie­dad, incre­men­tan las des­igual­da­des, acen­túan la pobre­za, deser­ti­fi­can los terre­nos, des­tru­yen eco­sis­te­mas, difi­cul­tan la con­se­cu­ción de ali­men­tos y agua, fomen­tan la expul­sión de una mayor can­ti­dad de per­so­nas, entre muchos fac­to­res. Como metá­fo­ra, pues, en gran medi­da las gue­rras cli­má­ti­cas nos remi­ten a las con­se­cuen­cias socia­les, eco­nó­mi­cas y ambien­ta­les que tie­nen los tras­tor­nos cli­má­ti­cos, que a su vez son pro­du­ci­dos por accio­nes socia­les. Por ejem­plo, cuan­do el hura­cán Katri­na embis­tió con­tra las cos­tas de Lui­sia­na, y fue par­ti­cu­lar­men­te fuer­te en Nue­vo Orleans, en don­de pro­du­jo algo más de dos mil muer­tos, se esta­ría sos­te­nien­do que eso hace par­te de una gue­rra cli­má­ti­ca (Mil­man, 2015).

Si esto suce­de en los Esta­dos Uni­dos, la pri­me­ra poten­cia mun­dial, peor es lo que acon­te­ce en otros luga­res del pla­ne­ta, prin­ci­pal­men­te en la peri­fe­ria del capi­ta­lis­mo. Por ejem­plo, el con­flic­to mili­tar de Siria debe­ría ser vis­ta como una gue­rra cli­má­ti­ca, dado que fue pre­ce­di­da por una his­tó­ri­ca sequía que duró más de 10 años y arrui­nó a más de un millón de agri­cul­to­res, cau­só gran­des migra­cio­nes inte­rio­res y agu­di­zó tan­to las crí­ti­cas al régi­men de Assad como aumen­tó las ten­sio­nes inter­ét­ni­cas e inter­re­li­gio­sas (Ham­mers­tein, 2015).

En ambos casos, las vic­ti­mas de estas gue­rras cli­má­ti­cas han sido los más pobres entre los pobres. En este sen­ti­do amplio, las gue­rras cli­má­ti­cas son ante­rio­res a la emer­gen­cia del capi­ta­lis­mo y se han pre­sen­ta­do en diver­sos perío­dos his­tó­ri­cos. Por ejem­plo, podrían con­si­de­rar­se como resul­ta­do de gue­rras cli­má­ti­cas la expan­sión y deca­den­cia de la civi­li­za­ción maya en Meso­amé­ri­ca. En efec­to, en la región caye­ron gran­des llu­vias duran­te cer­ca de dos siglos (entre el 450 y el 660) que favo­re­cie­ron la pro­duc­ción de ali­men­tos y el cre­ci­mien­to demo­grá­fi­co, así como la cons­truc­ción de gran­des ciu­da­des. Pero lue­go de eso sobre­vino un perío­do de sequias que se pro­lon­gó duran­te cua­tro siglos, sequias que redu­je­ron la pro­duc­ción agrí­co­la y gene­ra­ron una frag­men­ta­ción social y el colap­so polí­ti­co de la cas­ta domi­nan­te. Exis­tió un víncu­lo direc­to entre la sequía pro­lon­ga­da, la reduc­ción de las cose­chas, el ham­bre, la muer­te y el des­pla­za­mien­to obli­ga­do de pobla­ción. Al prin­ci­pio, en el perío­do en que abun­da­ron las llu­vias se refor­zó el poder de los reyes de los cen­tros pobla­dos, que recla­ma­ban el cré­di­to por las llu­vias que traían pros­pe­ri­dad y rea­li­za­ban sacri­fi­cios de san­gre públi­cos des­ti­na­dos a man­te­ner el cli­ma favo­ra­ble a la agri­cul­tu­ra. Pero, cuan­do el perio­do de llu­vias cam­bió gra­dual­men­te al cli­ma seco, en torno al año 660, el poder de los reyes y su influen­cia se derrum­ba­ron, lo que tie­ne estre­cha rela­ción con el aumen­to de las gue­rras por los recur­sos esca­sos. Cuan­do los reyes, a los ojos de la pobla­ción, eran capa­ces de hacer llo­ver, man­tu­vie­ron su hege­mo­nía, pero cuan­do las cosas empe­za­ron a cam­biar, y dejó de llo­ver: y si a pesar de hacer cere­mo­nias para que mejo­ren no pasa nada, enton­ces la gen­te empie­za a cues­tio­nar si los reyes real­men­te debe­rían estar a car­go de la comu­ni­dad. Estas pala­bras del Dou­glas Ken­nett, antro­pó­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Penn Sta­te enfa­ti­zan el impac­to que las modi­fi­ca­cio­nes cli­má­ti­cas tuvie­ron en la suer­te de los Mayas (La Jor­na­da, 2012 /​Gill, 2008 /​Fagan, 2009: 193 y ss).

En sen­ti­do estric­to, sí exis­ten gue­rras cli­má­ti­cas cuan­do cons­cien­te­men­te un sec­tor de la socie­dad (una cla­se domi­nan­te o un esta­do impe­ria­lis­ta) inci­de en la alte­ra­ción del cli­ma, median­te el uso de armas, como estra­te­gia de gue­rra, con la fina­li­dad de des­truir sis­te­mas agrí­co­las, eco­sis­te­mas, o recur­sos hídri­cos en un deter­mi­na­do terri­to­rio, don­de resi­den per­so­nas que per­te­ne­cen al que se con­si­de­ran como ban­do enemi­go. En esta direc­ción, el caso más men­cio­na­do es el del lla­ma­do Pro­gra­ma de Inves­ti­ga­ción de Auro­ra Acti­va de Alta Fre­cuen­cia (HAARP, por sus siglas en inglés) por par­te de los Esta­dos Uni­dos, un pro­yec­to mili­tar para alte­rar el cli­ma en los terri­to­rios enemi­gos. Según el inves­ti­ga­dor cana­dien­se Michel Chos­su­dovsky (2007): Des­de el pun­to de vis­ta mili­tar, HAARP es un arma de des­truc­ción masi­va, que ope­ra des­de la atmós­fe­ra exte­rior y es capaz de des­es­ta­bi­li­zar sis­te­mas agrí­co­las y eco­ló­gi­cos en todo el mun­do.

Un ante­ce­den­te de esa estra­te­gia de gue­rra fue la uti­li­za­ción de téc­ni­cas de bom­bar­deo de nubes, que comen­zó en 1967 con el Pro­yec­to Pope­ye en Viet­nam, que fue desa­rro­lla­da por los Esta­dos Uni­dos entre 1967 y 1972, como el pri­mer uso sis­te­má­ti­co y hos­til, cono­ci­do en la his­to­ria, de las téc­ni­cas de modi­fi­ca­ción ambien­tal, en el mar­co de la gue­rra del Sudes­te Asiá­ti­co. Su obje­ti­vo era pro­lon­gar la esta­ción del mon­zón y cor­tar los sumi­nis­tros por la pis­ta Ho Chi Minh, por la cual Viet­nam del Nor­te abas­te­cía a las Fuer­zas de Libe­ra­ción de Viet­nam del Sur (Viet­cong). Para difi­cul­tar el trá­fi­co de sumi­nis­tros que apor­ta­ba esa ruta, la 54ª Escua­dri­lla de Reco­no­ci­mien­to Meteo­ro­ló­gi­co, sem­bró el cie­lo con Iodu­ro de Pla­ta para que el perio­do de llu­vias aumen­ta­ra un pro­me­dio de 30 a 45 días. Se pre­ten­día que la llu­via pro­vo­ca­ra des­pren­di­mien­tos sobre las cal­za­das, que los ríos se des­bor­da­ran y que el terreno que­da­ra imprac­ti­ca­ble para el trán­si­to de camio­nes. Esas ope­ra­cio­nes de con­tra­in­sur­gen­cia cli­má­ti­ca se ini­cia­ron el 20 de mar­zo de 1967 y se pro­lon­ga­ron duran­te la esta­ción llu­vio­sa (mar­zo-noviem­bre) has­ta el año 1972. Los encar­ga­dos de la misión eran tres avio­nes C‑130 y dos F4‑C, que par­tían de la Base de la Fuer­za Aérea Tai­lan­de­sa, situa­da en Udorn, dos veces por día. Los vue­los eran ofi­cial­men­te misio­nes de reco­no­ci­mien­to, las tri­pu­la­cio­nes eran rota­to­rias y for­ma­ban par­te de la 54ª Escua­dri­lla de Reco­no­ci­mien­to Meteo­ro­ló­gi­co esta­cio­na­da en la isla de Guam, sien­do su come­ti­do teó­ri­co la rea­li­za­ción de un par­te meteo­ro­ló­gi­co. […] En total se rea­li­za­ron 2602 misio­nes, sem­bran­do 47.409 nubes, y con un cos­to de 21.6 millo­nes de dóla­res (Curio­si­da­des Guin­ness, 2009).

En la actua­li­dad, la gue­rra de Dar­fur (Sudan) pue­de ser con­si­de­ra­da como la pri­me­ra gue­rra cli­má­ti­ca, cau­sa­da por el calen­ta­mien­to glo­bal. El deto­nan­te del con­flic­to arma­do es la fal­ta de llu­vias, que gene­ran esca­sez de agua, pro­du­cen sequías y devas­tan el sue­lo. En esas con­di­cio­nes, no hay lugar para que pas­ten los gana­dos ni los cam­pe­si­nos pue­dan sem­brar sus cose­chas. Los diver­sos gru­pos étni­cos que habi­tan en la región están pelean­do por el acce­so a los recur­sos bási­cos que les per­mi­tan sobre­vi­vir y que son cada día más esca­sos. El tras­fon­do del enfren­ta­mien­to, sin embar­go, se enmas­ca­ra en un cho­que étni­co y racial entre ára­bes y negros. Pero exis­te un asun­to que no se men­cio­na, y es esen­cial para enten­der el impac­to de las modi­fi­ca­cio­nes cli­má­ti­cas en la región: la pre­sen­cia en Sudan de empre­sas mul­ti­na­cio­na­les del petró­leo, cuyo inte­rés es apro­piar­se de las reser­vas de hidro­car­bu­ros exis­ten­tes y las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, impul­sa­das por el FMI que endeu­da­ron al país y le hicie­ron des­ti­nar recur­sos para cum­plir con sus com­pro­mi­sos finan­cie­ros antes que afron­tar sus pro­ble­mas inter­nos (Nea­le, 2012: 328).

En rigor, es nece­sa­rio enfa­ti­zar que no exis­ten gue­rras que son cau­sa­das sim­ple­men­te por el calen­ta­mien­to glo­bal y lo que ha ocu­rri­do en Dar­fur es una tra­ge­dia cli­má­ti­ca, pero tam­bién fue con­se­cuen­cia del neo­li­be­ra­lis­mo y de la com­pe­ten­cia glo­bal por las reser­vas de petró­leo suda­ne­sas (ibíd.: 313).

Lue­go de haber pre­sen­ta­do este pano­ra­ma es indis­pen­sa­ble seña­lar los nexos que exis­ten entre estos cua­tro tipos de gue­rra, entre los cua­les la macro-cues­tión está sig­na­da por el tras­torno cli­má­ti­co. Esto quie­re decir en bre­ve que las gue­rras cli­má­ti­cas son al mis­mo tiem­po gue­rras ambien­ta­les, hídri­cas y por los recur­sos, pero cada una de estas últi­mas tie­ne como móvil espe­cí­fi­co y prin­ci­pal la apro­pia­ción y/​o des­truc­ción del medio ambien­te, del agua o de la tie­rra u otro recur­so natu­ral. En reali­dad, es muy difí­cil sepa­rar, por lo menos en la actua­li­dad, las gue­rras cli­má­ti­cas de las demás que hemos men­cio­na­do, por la sen­ci­lla razón de que las modi­fi­ca­cio­nes cli­má­ti­cas gene­ra­das por el capi­ta­lis­mo retro­ali­men­tan y acen­túan la pre­sión sobre los eco­sis­te­mas, el agua, la tie­rra y la apro­pia­ción de mine­ra­les y ener­gía. Sola­men­te en tér­mi­nos meto­do­ló­gi­cos se habla de cada uno de estos tipos de gue­rra, en la medi­da en que se quie­re enfa­ti­zar cuál sería el aspec­to prin­ci­pal que la deter­mi­na. Lo úni­co cier­to es que en el tras­fon­do emer­ge como razón fun­da­men­tal, la expan­sión mun­dial del capi­ta­lis­mo, con todas sus secue­las de des­truc­ción y despilfarro.

II. Capi­ta­lis­mo y calen­ta­mien­to global

El calen­ta­mien­to glo­bal que gene­ra el capi­ta­lis­mo tie­ne con­se­cuen­cias, que están rela­cio­na­das en for­ma estre­cha con su lógi­ca des­truc­ti­va y explo­ta­do­ra, como se exa­mi­na a continuación.

1. Explo­ta­ción labo­ral y calen­ta­mien­to glo­bal: dos por el pre­cio de uno

Una carac­te­rís­ti­ca dis­tin­ti­va del capi­ta­lis­mo es la explo­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res, en don­de se ori­gi­na la plus­va­lía que es la fuen­te de la acu­mu­la­ción del capi­tal. Pues resul­ta que dicha explo­ta­ción en el capi­ta­lis­mo actual no está des­li­ga­da del aumen­to de la tem­pe­ra­tu­ra en el pla­ne­ta ente­ro. Un dato es indi­ca­ti­vo: el pre­do­mi­nio del capi­ta­lis­mo en su ver­sión neo­li­be­ral, momen­to en el cual se dis­pa­ra­ron las emi­sio­nes de gases de efec­to inver­na­de­ro, coin­ci­de ple­na­men­te con la pér­di­da de dere­chos de los tra­ba­ja­do­res, la fle­xi­bi­li­za­ción labo­ral, y la explo­ta­ción inten­si­fi­ca­da en Chi­na y el orbe entero.

Chi­na se ha con­ver­ti­do en el taller del mun­do y allí está en mar­cha una Revo­lu­ción Indus­trial al esti­lo inglés del siglo XVIII, con la dife­ren­cia de que sus efec­tos huma­nos y ambien­ta­les hay que mul­ti­pli­car­los por mil y se pro­du­ce en un tiem­po ace­le­ra­do, por­que mien­tras la de Ingla­te­rra nece­si­tó de un siglo, la de Chi­na no lle­va sino 25 años. Esa trans­for­ma­ción ace­le­ra­da de Chi­na hacia el capi­ta­lis­mo está liga­da a su pro­duc­ción para el mer­ca­do mun­dial, que se sus­ten­ta en dos pre­mi­sas: fuer­za de tra­ba­jo bara­ta, abun­dan­te y explo­ta­da al máxi­mo, y des­truc­ción de eco­sis­te­mas, con­ta­mi­na­ción y uso inten­si­vo de com­bus­ti­bles fósi­les, car­bón entre ellos, para satis­fa­cer los reque­ri­mien­tos del capi­ta­lis­mo mundial.

El nexo entre explo­ta­ción y calen­ta­mien­to glo­bal se evi­den­cia en el hecho de que en Chi­na coin­ci­den, como mues­tra a vas­ta esca­la de lo que suce­de en gran par­te del mun­do, un incre­men­to del uso de ener­gía sucia con un irres­pe­to por la fuer­za de tra­ba­jo. Como dice Nao­mi Klein, dos por el pre­cio de uno. Pero la res­pon­sa­bi­li­dad no es solo de Chi­na, sino del capi­ta­lis­mo cen­tral, por­que lo que se pro­du­ce en el gigan­te asiá­ti­co está orien­ta­do hacia este último.

Si se qui­sie­ra ilus­trar el asun­to con un ejem­plo solo bas­ta recor­dar que for­man par­te de una mis­ma lógi­ca, la del capi­ta­lis­mo, los tra­ba­ja­do­res de las fábri­cas de la muer­te (rega­das por el orbe ente­ro) que labo­ran en con­di­cio­nes opro­bio­sas y duran­te inter­mi­na­bles jor­na­das y tam­bién los habi­tan­tes de las ciu­da­des (como Pekín o Mede­llín) que se asfi­xian en la nie­bla con­ta­mi­nan­te (esmog) que resul­ta, en gran medi­da, de la uti­li­za­ción masi­va y sin con­trol de auto­mó­vi­les y moto­ci­cle­tas, que han sido pro­du­ci­dos por los obre­ros de aque­llos talle­res de la muer­te (Klein, 2015: 111 – 112).

2. Calen­ta­mien­to glo­bal y des­igual­dad social extrema

Enero de 2016 ha sido un mes terri­ble­men­te calu­ro­so en el mun­do y tam­bién en Colom­bia. Algu­nos datos lo demues­tran: en Espa­ña la tem­pe­ra­tu­ra ha esta­do 2.3°C por enci­ma de lo nor­mal; en Argen­ti­na se regis­tra­ron las tem­pe­ra­tu­ras más altas del últi­mo medio siglo, por enci­ma de los 40°C; en Bogo­tá se alcan­zó una tem­pe­ra­tu­ra record de 25.6°C y en Puer­to Sal­gar el ter­mó­me­tro reba­só los 45°C, la tem­pe­ra­tu­ra más alta regis­tra­da en algún lugar del país en todos los tiempos.

Mien­tras el pla­ne­ta tie­rra se calien­ta en for­ma peli­gro­sa, el 18 de enero la ONG Oxfam dio a cono­cer un infor­me sobre la des­igual­dad en el mun­do, en la que seña­la que el 1% de la pobla­ción mun­dial (los super­mi­llo­na­rios) tie­nen tan­ta rique­za como el 99% res­tan­te, 62 poten­ta­dos poseen la mis­ma rique­za que 3.600 millo­nes de per­so­nas (la mitad más pobre de la huma­ni­dad) y la rique­za en manos de esas 62 per­so­nas se incre­men­tó en un 44% en los últi­mos cin­co años. Colom­bia es, a su vez, uno de los paí­ses más des­igua­les del mun­do: el 10% de la pobla­ción más rica del país gana cua­tro veces más que el 40% más pobre; 32% de la pobla­ción es pobre, con ingre­sos infe­rio­res a 200 mil pesos men­sua­les y sola­men­te el 2.4% de per­so­nas tie­nen ingre­sos supe­rio­res a 2, 7 millo­nes de pesos men­sua­les; con razón, el eco­no­mis­ta Tho­mas Piketty aca­ba de decir en una con­fe­ren­cia dic­ta­da en Bogo­tá que la des­igual­dad en Colom­bia es una de las más altas del mun­do.

A pri­me­ra vis­ta, estas dos infor­ma­cio­nes –la de un calor abra­za­dor sin pre­ce­den­tes y la acu­mu­la­ción de la rique­za en manos de unos cuan­tos indi­vi­duos– no ten­drían nada que ver la una con la otra. En reali­dad, están ínti­ma­men­te conec­ta­das en una estre­cha rela­ción, que vale la pena des­en­tra­ñar, ya que el mis­te­rio sub­ya­ce en la esen­cia del fun­cio­na­mien­to del capi­ta­lis­mo real­men­te existente.

Ya está esta­ble­ci­do que el calen­ta­mien­to glo­bal es el resul­ta­do de la pro­duc­ción incre­men­ta­da de deter­mi­na­dos gases, deno­mi­na­dos por eso mis­mo Gases de Efec­to Inver­na­de­ro (GEI), entre los cua­les se encuen­tran el Dió­xi­do de Car­bono (CO2), el metano (CH4), vapor de agua y óxi­do nitro­so entre los más importantes.

A su vez, los GEI se incre­men­tan en la medi­da en que cada día se pro­du­cen más mer­can­cías de todo tipo (empe­zan­do por los auto­mó­vi­les, avio­nes, bar­cos, apa­ra­tos micro­elec­tró­ni­cos…); cre­cen las ciu­da­des o sur­gen nue­vas, como en Chi­na en don­de en los últi­mos 25 años han apa­re­ci­do 160, cada una de ellas con un millón de habi­tan­tes, y de esa for­ma se arra­san los eco­sis­te­mas y se des­tru­yen y con­ta­mi­nan las fuen­tes de agua; aumen­tan los via­jes y el uso de trans­por­tes que con­su­men ener­gías fósi­les; se indus­tria­li­za y petro­li­za la agri­cul­tu­ra, y se aca­ba con las eco­no­mías cam­pe­si­nas; se pro­du­cen a gran esca­la mer­can­cías dese­cha­bles, que supo­nen el con­su­mo des­truc­ti­vo de plás­ti­co, papel, cobre y mucho más; en fin, se gene­ra­li­za la pro­duc­ción de mer­can­cías, pero no con el fin de satis­fa­cer las ver­da­de­ras nece­si­da­des huma­nas, sino para incre­men­tar las ganan­cias de los empre­sa­rios capitalistas.

Para pro­du­cir esas mer­can­cías se requie­ren gran­des can­ti­da­des de mate­ria­les, como los mine­ra­les, y ener­gía, prin­ci­pal­men­te petró­leo. Extraer tan­to los mine­ra­les como el petró­leo resul­ta muy cos­to­so en tér­mi­nos ambien­ta­les y huma­nos, pues­to que se des­tru­yen los luga­res don­de se alma­ce­nan esos depó­si­tos de rique­za geo­ló­gi­ca y se arra­sa con las socie­da­des que allí se encuen­tran. Esa bús­que­da insa­cia­ble de nue­vas reser­vas de ener­gía y mate­ria­les, en un pla­ne­ta con recur­sos limi­ta­dos, tie­ne efec­tos devas­ta­do­res sobre los eco­sis­te­mas y la base natu­ral del pla­ne­ta, empo­bre­cien­do a millo­nes de seres huma­nos, mien­tras enri­que­ce a una exigua mino­ría, for­ma­da por los mis­mos due­ños de las empre­sas de los sec­to­res que con­ta­mi­nan el mun­do, y gene­ran la mayor can­ti­dad de GEI.

Con­clu­sión: el calen­ta­mien­to glo­bal refuer­za el anticapitalismo

Naomy Klein ha dicho que el calen­ta­mien­to glo­bal debe gene­rar un pode­ro­so rela­to anti­ca­pi­ta­lis­ta, por­que el capi­ta­lis­mo cues­tio­na la mis­ma exis­ten­cia de los seres huma­nos sobre la tie­rra. Si esa no es una razón sufi­cien­te para ser anti­ca­pi­ta­lis­ta, es difí­cil pen­sar que lo pue­de gene­rar. La cues­tión es que los pro­ble­mas cli­má­ti­cos y ambien­ta­les que ori­gi­na el capi­ta­lis­mo se empa­ren­tan y amplían los moti­vos de lucha, en una agen­da anti­ca­pi­ta­lis­ta. Estas razo­nes se deben jun­tar con las luchas de los tra­ba­ja­do­res, los pobres y todos los suje­tos que sufren y sopor­tan la explo­ta­ción y la opre­sión del capi­ta­lis­mo. La lucha con­tra el calen­ta­mien­to glo­bal está conec­ta­da con la lucha que se libra con­tra la explo­ta­ción redo­bla­da de los tra­ba­ja­do­res, como en el caso de Chi­na. Y tam­bién con la defen­sa de los eco­sis­te­mas y los acuí­fe­ros, para garan­ti­zar que se van a tener fuen­tes de agua y de ali­men­ta­ción en un futu­ro próximo.

En Colom­bia y en Amé­ri­ca Lati­na defen­der un pára­mo, un gla­ciar no es una moda, sino una nece­si­dad urgen­te para pre­ser­var las fuen­tes de agua dul­ce, para que no se des­tru­ya esas fuen­tes natu­ra­les y para que tam­po­co que­de en manos de empre­sas capi­ta­lis­tas, de la mine­ría por ejemplo.

Para evi­tar las gue­rras cli­má­ti­cas hay que ata­car su ori­gen, que no es otro sino el capi­ta­lis­mo. Por ello, un pro­yec­to anti­ca­pi­ta­lis­ta eco­so­cia­lis­ta está hoy al orden del día, más que nun­ca, aun­que des­de lue­go el camino no sea fácil. Entre ese pro­yec­to eco­so­cia­lis­ta se indi­ca que las solu­cio­nes no pue­den ser indi­vi­dua­les y ais­la­das, sino colec­ti­vas y democráticas.

Como pun­to de par­ti­da, se debe plan­tear la nece­si­dad de cam­biar las rela­cio­nes socia­les domi­nan­tes, esto es, el capi­ta­lis­mo. Por eso, para­fra­sean­do a Daniel Tanu­ro, quien no quie­ra hablar de capi­ta­lis­mo, que no hable de calen­ta­mien­to glo­bal o vuel­co climático.

Un autor que ha escri­to un intere­san­te libro sobre las Gue­rras cli­má­ti­cas, pese a que no pro­nun­cia ni una vez el voca­blo capi­ta­lis­mo en su obra, sin embar­go, lo men­cio­na de for­ma implí­ci­ta cuan­do sos­tie­ne que hemos lle­ga­do a un peli­gro­so lími­te en la his­to­ria del homo sapiens: Este expe­ri­men­tum mun­di lle­va ape­nas 40 mil años, su varian­te occi­den­tal 250, y en ese mis­mo lap­so se des­tru­ye­ron más las bases para la super­vi­ven­cia que en los 39.750 años ante­rio­res. Esta des­truc­ción de las bases para la super­vi­ven­cia impli­ca una ani­qui­la­ción de las opor­tu­ni­da­des, no sólo del pre­sen­te, sino tam­bién del futu­ro (Wel­zer, 2010: 315).

Entre algu­nas de las pro­pues­tas de un pro­gra­ma eco­so­cia­lis­ta se encuen­tran: impo­ner nor­mas de dura­bi­li­dad a los pro­duc­tos; redu­cir el trans­por­te en auto­mó­vil pri­va­do, tan­to en las ciu­da­des como fue­ra de ellas, con­cen­trán­do­se en sis­te­mas de trans­por­te colec­ti­vo y públi­co (pro­du­cir menos y trans­por­tar menos); res­trin­gir al máxi­mo el trans­por­te y con­su­mo de acti­vi­da­des inú­ti­les y dañi­nas (publi­ci­dad, pro­duc­ción de armas); una reduc­ción de la jor­na­da de tra­ba­jo sema­nal, sin dis­mi­nu­ción de sala­rio; gra­tui­dad de los ser­vi­cios bási­cos (edu­ca­ción, salud, cul­tu­ra); pre­ser­var los bos­ques, las sel­vas, los gla­cia­res, los pára­mos; un nue­vo sis­te­ma ener­gé­ti­co, que se base en fuen­tes reno­va­bles y de carác­ter públi­co; expro­pia­ción de los ban­cos y del sis­te­ma financiero(Tanuro, 2011a /​2011b; Riech­mann, 2012).

Por últi­mo, pode­mos decir que La cues­tión cli­má­ti­ca mar­ca… el prin­ci­pio de una nue­va era, no sólo para el capi­tal, sino tam­bién para sus adver­sa­rios: ya no hay pro­yec­to eman­ci­pa­dor que val­ga si no se tie­nen en cuen­ta los lími­tes e impe­ra­ti­vos natu­ra­les (Tanu­ro, 2011a: 170).

Renán Vega Cantor

Otono de 2016

Fuen­te: Revis­ta Herra­mien­ta n° 58

Biblio­gra­fía

Chos­su­dovsky, Michael (2007): Gue­rra del cli­ma: Aten­ción a los expe­ri­men­tos mili­ta­res de EE.UU., con­sul­ta­do el 1 de mayo de 2016 (http://​www​.glo​bal​re​search​.ca/​g​u​e​r​r​a​-​d​e​l​-​c​l​i​m​a​-​a​t​e​n​c​i​-​n​-​a​-​l​o​s​-​e​x​p​e​r​i​m​e​n​t​o​s​-​m​i​l​i​t​a​r​e​s​-​d​e​-​e​e​-​u​u​/​7​663).

Curio­si­da­des Guin­ness (2009): Ope­ra­ción Pope­ye: Cam­bio cli­má­ti­co con fines béli­cos. La gue­rra secre­ta del mon­zón, con­sul­ta­do el 30 de abril de 2016 (https://​curio​si​da​des​guin​ness​.word​press​.com/​2​0​0​9​/​1​1​/​1​7​/​o​p​e​r​a​c​i​o​n​-​p​o​p​e​y​e​-​c​a​m​b​i​o​-​c​l​i​m​a​t​i​c​o​-​c​o​n​-​f​i​n​e​s​-​b​e​l​i​c​o​s​-​l​a​-​g​u​e​r​r​a​-​s​e​c​r​e​t​a​-​d​e​l​-​m​o​n​z​on/).

Fagan, Brian: El gran calen­ta­mien­to, Bar­ce­lo­na, Gedi­sa, 2009.

Gill, Richard­son B.: Las gran­des sequias mayas. Agua, vida y muer­te, Méxi­co, Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca, 2008.

Giun­ta, Carrie (2013): El col­tan san­grien­to: la gue­rra por con­trol remo­to y la deman­da de mine­ra­les estra­té­gi­cos del Con­go, con­sul­ta­do el 30 de abril de 2016 (http://​www​.sin​per​mi​so​.info/​t​e​x​t​o​s​/​e​l​-​c​o​l​t​an- san­grien­to-la-gue­rra-por-con­trol-remo­to-y-la-deman­da-de-mine­ra­les-estrat­gi­cos-del- con­go).

Ham­mers­tein, David (2015): Las gue­rras cli­má­ti­cas ya están aquí, con­sul­ta­do el 1 de mayo de 2016 (http://​blogs​.elpais​.com/​3​5​0​0​-​m​i​l​l​o​n​e​s​/​2​0​1​5​/​0​9​/​l​a​s​-​g​u​e​r​r​a​s​-​c​l​i​m​a​t​i​c​a​s​-​y​a​-​e​s​t​a​n​-​a​q​u​i​.​h​tml).

Jali­fe-Rah­me, Alfre­do: Agua de Israel: mila­gro tec­no­ló­gi­co con apartheid a pales­ti­nos y des­po­jo a sus veci­nos, La Jor­na­da, 4 de octu­bre de 2015.

Klein, Nao­mi: Esto lo cam­bia todo. El capi­ta­lis­mo con­tra el cli­ma, Bar­ce­lo­na, Pai­dos, 2015.

La Jor­na­da (2012): La deca­den­cia de los mayas se debió al cam­bio cli­má­ti­co, según estu­dio , con­sul­ta­do el 1 de mayo de 2016 (http://​www​.jor​na​da​.unam​.mx/​2​0​1​2​/​1​1​/​0​9​/​c​i​e​n​c​i​a​s​/​a​0​2​n​1​cie).

Mil­man, Oli­ver (2015): Nao­mi Klein y el cam­bio cli­má­ti­co: Creí que lo mejor era escri­bir tal cual sobre mi pro­pio terror, con­sul­ta­do el 1 de mayo de 2016 (http://​www​.sin​per​mi​so​.info/​t​e​x​t​o​s​/​n​a​o​m​i​-​k​l​e​i​n​-​y​-​e​l​-​c​a​m​b​i​o​-​c​l​i​m​t​i​c​o​-​c​r​e​-​q​u​e​-​l​o​-​m​e​j​o​r​-​e​r​a​-​e​s​c​r​i​b​i​r​-​t​a​l​-​c​u​a​l​-​s​o​b​r​e​-​m​i​-​p​r​o​p​i​o​-​t​e​r​ror).

Nea­le, Jonathan: Cómo dete­ner el calen­ta­mien­to glo­bal y cam­biar el mun­do, Bar­ce­lo­na, Edi­cio­nes El Vie­jo Topo, 2012.

Riech­mann, Jor­ge: El socia­lis­mo pue­de lle­gar sólo en bici­cle­ta, Madrid, Los Libros de la Cata­ra­ta, 2012.

Riech­mann, Jor­ge: Auto­cons­truc­ción. La trans­for­ma­ción cul­tu­ral que nece­si­ta­mos, Madrid, Libros de la Cata­ra­ta, 2015.

Tanu­ro, Daniel: El impo­si­ble capi­ta­lis­mo ver­de. Del vuel­co cli­má­ti­co capi­ta­lis­ta a la alter­na­ti­va eco­so­cia­lis­ta, Madrid, La Ove­ja Roja, 2011 [2011a].

Tanu­ro, Daniel: Fun­da­men­tos de una estra­te­gia eco­so­cia­lis­ta, 2011 [2011b], con­sul­ta­do el 1 de mayo de 2016 (http://​www​.vien​to​sur​.info/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​5​327).

Wel­zer, Harald: Gue­rras cli­má­ti­cas. Por qué mata­re­mos (y nos mata­rán) en el siglo XXI, Bue­nos Aires, Katz Edi­to­res, 2010.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *