El Che del siglo XXI: Al impe­ria­lis­mo ni un tan­ti­to así


Tene­mos la obli­ga­ción impe­rio­sa de pen­sar, ¡impe­rio­sa!1

Che Gue­va­ra, 2 de octu­bre de 1964

[…] las revo­lu­cio­nes no se expor­tan. Las revo­lu­cio­nes son crea­das por las con­di­cio­nes de opre­sión que los gobier­nos lati­no­ame­ri­ca­nos ejer­cen con­tra los pue­blos y de allí vie­ne la rebe­lión y des­pués emer­gen las nue­vas Cuba… No somos noso­tros los que crea­mos las revo­lu­cio­nes, es el sis­te­ma impe­ria­lis­ta y sus alia­dos, alia­dos inter­nos, lo que crean las revo­lu­cio­nes. […] El pro­ble­ma de la tran­si­ción pací­fi­ca al socia­lis­mo, noso­tros lo dis­cu­ti­mos como una cues­tión teó­ri­ca, pero en Amé­ri­ca es muy difí­cil y es prác­ti­ca­men­te impo­si­ble. Por eso es que espe­cí­fi­ca­men­te noso­tros deci­mos que en Amé­ri­ca, el camino para la libe­ra­ción de los pue­blos, que será el camino del socia­lis­mo, mar­cha­rá a tra­vés de las balas en casi todos los paí­ses2.

Che Gue­va­ra, 13 de diciem­bre de 1964

Pre­sen­ta­ción

2017 va a ser año de con­me­mo­ra­cio­nes: 150 ani­ver­sa­rio de la publi­ca­ción del libro I de El Capi­tal; 100 ani­ver­sa­rio de la revo­lu­ción bol­che­vi­que; 50 ani­ver­sa­rio del ase­si­na­to del Che; 50 ani­ver­sa­rio de la segun­da par­te de la V Asam­blea de ETA… Ade­más, estas efe­mé­ri­des vie­nen mar­ca­das por el hecho de que aho­ra, en 2016, se cum­plen 25 años de la implo­sión de la URSS. Si acep­tá­ra­mos la nume­ro­lo­gía caba­lís­ti­ca y pita­gó­ri­ca cree­ría­mos que algu­na ener­gía o ente eso­té­ri­co ha deter­mi­na­do la con­jun­ción de tales fechas para, des­de una dimen­sión astral inac­ce­si­ble a la racio­na­li­dad huma­na, recor­dar­nos el defi­ni­ti­vo fra­ca­so de la teo­ría mar­xis­ta.

2017 va a ser un año de inten­sa lucha teó­ri­ca y éti­ca entre el mar­xis­mo y la ideo­lo­gía bur­gue­sa. Si 2016 lo ha sido espe­cial­men­te por la des­com­po­si­ción de la URSS, el año que aguar­da a la vuel­ta de la esqui­na será el de la con­fron­ta­ción gene­ral no solo en el plano de las ideas sino fun­da­men­tal­men­te en el de la reela­bo­ra­ción de una alter­na­ti­va socia­lis­ta al impe­ria­lis­mo: ¿Exis­te otra sali­da al capi­ta­lis­mo que no sea ese inde­fi­ni­ble post­ca­pi­ta­lis­mo3 esen­cial­men­te refor­mis­ta por­que elu­de deli­be­ra­da­men­te la cues­tión de la toma del poder? Fren­te a tan­ta dema­go­gia, el comu­nis­mo se pre­sen­ta como la nece­si­dad4 por exce­len­cia que debe resol­ver nues­tra espe­cie, tal como argu­men­ta J. Beins­tein.

Hemos esco­gi­do el 50 ani­ver­sa­rio del ase­si­na­to del Che para esta lucha éti­ca y teó­ri­ca por su can­den­te actua­li­dad y su car­ga de futu­ro. Deni­grar al Che es lo mis­mo que deni­grar al socia­lis­mo. La pren­sa bur­gue­sa lle­va medio siglo hacién­do­lo y recien­te­men­te un dia­rio de cen­tro-dere­cha impe­ria­lis­ta ha dado un paso más en el perio­dis­mo de gue­rra inte­lec­tual con­tra el Che5. Que nadie se enga­ñe, la con­fron­ta­ción teó­ri­ca entre el capi­tal y el tra­ba­jo es una gue­rra inte­lec­tual en la que todo vale con tal de des­truir la con­cien­cia crí­ti­ca, impres­cin­di­ble para la liber­tad que, según Amin­ta Bele­ño Gómez:

La con­cien­cia crí­ti­ca es la que nos otor­ga sen­ti­do de la exis­ten­cia, la que nos ubi­ca en la cla­se correc­ta, la que nos impi­de ava­lar hechos des­ho­nes­tos en la fila de la revo­lu­ción, y nos dic­ta línea en momen­tos de incer­ti­dum­bre6.

Una de las fun­cio­nes del perio­dis­mo de gue­rra es la de ocul­tar la fuer­za sim­bó­li­ca de la pra­xis: al Che le cor­ta­ron las manos una vez ase­si­na­do7 para negar su pra­xis, la dia­léc­ti­ca entre la mano y la men­te, el hacer y el pen­sar que le carac­te­ri­za­ba, al igual que en 1973 a Víc­tor Jara le cor­ta­ron los dedos y la len­gua, y le macha­ron las manos antes de ase­si­nar­lo8 por­que sus can­cio­nes eran y son un arma esté­ti­ca de con­cien­cia crí­ti­ca. En la pra­xis del Che, las manos empu­ña­ban ora el fusil ora la plu­ma y el libro, siem­pre en fun­ción de un plan, de la tác­ti­ca del momen­to que se regía por la estra­te­gia ade­cua­da para la toma del poder polí­ti­co. Luis Suá­rez Sala­zar insis­te en la inter­ac­ción de las for­mas de lucha, orga­ni­za­ti­vas y de van­guar­dia, en la dia­léc­ti­ca de lo obje­ti­vo y sub­je­ti­vo, etc., como carac­te­rís­ti­cas del Che, huyen­do siem­pre de todo dog­ma­tis­mo9.

Seme­jan­te fle­xi­bi­li­dad y adap­ta­bi­li­dad a las nece­si­da­des expli­ca que la super­vi­ven­cia del gue­va­ris­mo, que ha ido cam­bian­do de sig­ni­fi­ca­do al son de las exi­gen­cias de la lucha anti­im­per­lis­ta. Fer­nan­do Mar­tí­nez de Here­dia seña­la tres fases: has­ta los años seten­ta en la lucha con­tra las dic­ta­du­ras; has­ta los noven­ta en la denun­cia crí­ti­ca de la dege­ne­ra­ción de los paí­ses del Este; y en la actua­li­dad median­te la lucha cul­tu­ral, anti­ca­pi­ta­lis­ta y socia­lis­ta. Aho­ra son cua­tro las apor­ta­cio­nes del gue­va­ris­mo: la intran­si­gen­cia con­tra toda opre­sión; res­ta­ble­cer la pro­pues­ta socia­lis­ta; denun­ciar el socia­lis­mo pasa­do pero rei­vin­di­can­do sus jor­na­das heroi­cas y pro­fé­ti­cas; y luchar por la éti­ca, el mar­xis­mo y la cul­tu­ra anti­ca­pi­ta­lis­ta sin des­ca­li­fi­ca­cio­nes a prio­ri10.

Para Nés­tor Kohan:

El gue­va­ris­mo cons­ti­tu­ye la actua­li­za­ción del leni­nis­mo con­tem­po­rá­neo des­ci­fra­do des­de las par­ti­cu­la­res coor­de­na­das de Amé­ri­ca Lati­na. Esto es: una lec­tu­ra revo­lu­cio­na­ria del mar­xis­mo que recu­pe­ra, en cla­ve anti­im­pe­ria­lis­ta y anti­ca­pi­ta­lis­ta al mis­mo tiem­po, la con­fron­ta­ción por el poder, la com­bi­na­ción radi­cal de todas las for­mas de lucha y el enfren­ta­mien­to a fon­do con­tra todas las for­mas de domi­na­ción social (las anti­guas o tra­di­cio­na­les y tam­bién las for­mas de domi­na­ción aggior­na­das o reci­cla­das)11.

Estan­do de acuer­do con los auto­res, noso­tros, por la bre­ve­dad del tex­to, explo­ra­re­mos la quín­tu­ple valía de su pen­sa­mien­to: inter­na­cio­na­lis­mo, socia­lis­mo, par­ti­do y dia­léc­ti­ca, hom­bre nue­vo y dere­cho a la rebe­lión. La cues­tión del poder, del Esta­do, apa­re­ce implí­ci­ta o explí­ci­ta­men­te en cada una de ellas. El Che lo dijo así:

El poder es el obje­ti­vo estra­té­gi­co sine qua non de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias y todo debe estar supe­di­ta­do a esta gran con­sig­na […] La toma del poder es el obje­ti­vo mun­dial de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias12.

Como vere­mos, en el Che, al igual que en el res­to de las y los mar­xis­tas, es impo­si­ble sepa­rar abso­lu­ta­men­te los diver­sos com­po­nen­tes de su con­cep­ción del mun­do: for­man una tota­li­dad en la que sus par­tes se imple­men­tan y refuer­zan. Inten­ta­re­mos deli­mi­tar­las ana­lí­ti­ca­men­te por unos ins­tan­tes man­te­nien­do siem­pre su uni­dad sin­té­ti­ca y sinér­gi­ca. Si per­de­mos de vis­ta esta uni­dad inter­na no des­cu­bri­re­mos por qué el pen­sa­mien­to del Che aguan­tó la prue­ba de los pro­fun­dos cam­bios mun­dia­les que empe­za­ron a pro­du­cir­se jus­to en el momen­to de su muer­te.

Inter­na­cio­na­lis­mo

Ernes­to Gue­va­ra fue ase­si­na­do cuan­do tenía 39 años, en octu­bre de 1967, jus­to cuan­do el capi­ta­lis­mo empe­za­ba una cri­sis que supe­ra­ría en for­mas y con­te­ni­dos a los dos gran­des heca­tom­bes ante­rio­res, la de 1873 – 1896 y la de 1929 – 1945. A los nue­ve meses de su muer­te esta­lla­ba el mayo 68, la olea­da pre­rre­vo­lu­cio­na­ria que colea­ría has­ta media­dos de los años ochen­ta. La cri­sis era muy seria y apun­ta­ba ya un com­po­nen­te nue­vo, el del ago­ta­mien­to de los recur­sos, el calen­ta­mien­to cli­má­ti­co, etc., es decir, lo que aho­ra se defi­ne cien­tí­fi­ca­men­te como cri­sis socio­eco­ló­gi­ca y que el Club de Roma, fun­da­do en 1968, muy poco des­pués de des­tro­za­do el Che, ya empe­za­ba a ana­li­zar inter­na­cio­nal­men­te.

La cri­sis se anun­cia­ba muy dura: en 1971 el dólar se hun­de y la tasa media de ganan­cia mun­dial retro­ce­de en 1974 – 1975 a los nive­les de 1929 – 1933. Entre 1973 – 1976 gol­pes mili­ta­res en Chi­le, Uru­guay y Argen­ti­na y el mone­ta­ris­mo de 1975 en Ale­ma­nia Fede­ral, inau­gu­ran la era neo­li­be­ral, refor­za­da entre 1979 – 1981 por Gran Bre­ta­ña y Esta­dos Uni­dos, en 1982 – 1984 en los Esta­dos espa­ñol y fran­cés…

Para fina­les de los seten­ta el impe­ria­lis­mo ha adap­ta­do el sis­te­ma inter­na­cio­nal desa­rro­lla­do en Bret­ton Wodd en 1944 a sus nece­si­da­des del momen­to que pasan, sobre todo, por des­tro­zar el pro­tec­cio­nis­mo de los Esta­dos y pue­blos deján­do­los inde­fen­sos ante el capi­tal finan­cie­ro. El lla­ma­do Con­sen­so de Washing­ton de 1989 expre­sa la nue­va fase que al poco sabo­rea la apa­ren­te vic­to­ria defi­ni­ti­va con la implo­sión de la URSS en 1991 y el Tra­ta­do de Maas­trich de 1992 en Euro­pa. Pero algo no fun­cio­na bien en el inte­rior del capi­ta­lis­mo por­que en ese mis­mo 1992 Japón, la otra gran poten­cia mun­dial, entra en una cri­sis de estan­ca­mien­to que se agu­di­za­rá inter­na­cio­nal­men­te en sub­cri­sis par­cia­les des­de media­dos de los noven­ta cada vez más gra­ves e inter­co­nec­ta­das has­ta el esta­lli­do de 2007.

¿Cómo se había esfu­ma­do el triun­fa­lis­mo impe­ria­lis­ta? Muy sen­ci­llo: las con­tra­dic­cio­nes inter­nas del sis­te­ma del capi­tal seguían actuan­do a pesar de las medi­das sal­va­jes de los Esta­dos para anu­lar­las. Si el neo­li­be­ra­lis­mo se impu­so y si se dio impu­ni­dad abso­lu­ta a la irrup­ción del capi­tal fic­ti­cio y todas las for­mas de deri­va­dos fue gra­cias a los Esta­dos y sus ema­na­cio­nes supra­na­cio­na­les13 para com­pa­gi­nar de mil mane­ras posi­bles las medi­das que con­tra­rres­tan la ten­den­cia a la caí­da de la tasa de ganan­cia.

Para des­atas­car la cri­sis ini­cia­da a fina­les de los años sesen­ta, el impe­ria­lis­mo deci­dió libe­rar al capi­tal finan­cie­ro de las limi­ta­cio­nes de los Esta­dos débi­les, depen­dien­tes y sojuz­ga­dos: el lla­ma­do Nor­te nece­si­ta­ba sus mer­ca­dos, recur­sos y rique­zas para reac­ti­var sus eco­no­mías. Las gue­rras en su for­ma béli­ca, cul­tu­ral, ali­men­ta­ria, eco­nó­mi­ca, diplo­má­ti­ca, cli­má­ti­ca, etc., fue­ron y son un arma deci­si­va para impo­ner el Con­sen­so de Washing­ton. Para fina­les del siglo XX había con­clui­do lo que Jor­ge Beins­tein defi­nió como muta­ción esta­tal-mili­tar-finan­cie­ra del capi­ta­lis­mo14 y que en Nues­tra Amé­ri­ca se plas­ma en la expan­sión de las fuer­zas des­truc­ti­vas15.

La bur­gue­sía se aba­lan­zó así al lla­ma­do capi­ta­lis­mo de casino en el que el dine­ro loco se mul­ti­pli­ca­ba tan­to en las finan­zas lega­les como en las cri­mi­na­les16: las ren­tas de las socie­da­des finan­cie­ras que en 1960 tenían un índi­ce de 20 lle­ga­ron a 160 en 2006, y en ese momen­to los ban­cos pres­ta­ban cua­ren­ta veces más de lo que podían garan­ti­zar con sus pro­pios fon­dos17. Pero el glo­bo esta­lló en ese momen­to de eufo­ria sui­ci­da por­que, como un topo, las con­tra­dic­cio­nes esen­cia­les del capi­ta­lis­mo mina­ban los bene­fi­cios a nivel mun­dial des­de que se tie­nen datos fia­bles18: en 1869 – 1870 la tasa media de ganan­cia era del 40% bajan­do has­ta el 20% en el perío­do de 2007 – 2013. En 2012 un infor­me interno de Esta­dos Uni­dos avi­sa­ba que para 2030 habría deja­do de ser la poten­cia mun­dial domi­nan­te. Des­de enton­ces el impe­ria­lis­mo yan­qui se ha lan­za­do a la deses­pe­ra­da para evi­tar ese desas­tre.

Pero como la tasa de bene­fi­cio tien­de a la baja, una de las pocas for­mas de obte­ner recur­sos para man­te­ner el poder mun­dial es, ade­más del expo­lio de la natu­ra­le­za y de la super­ex­plo­ta­ción de la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra, el endeu­da­mien­to. La deu­da yan­qui es la mayor del mun­do y es impa­ga­ble, pero tam­bién se ha dis­pa­ra­do la deu­da mun­dial: si en 2007 era de 142 billo­nes de dóla­res que supo­nía el 269% del PIB del pla­ne­ta, en 2014 ha lle­ga­do a 199 billo­nes de dóla­res, el 286% del PIB mun­dial19: ¿quién paga­rá la deu­da impa­ga­ble?

Sin embar­go, la for­ma abso­lu­ta de endeu­da­mien­to es la que el capi­ta­lis­mo adquie­re con la natu­ra­le­za al comer­se el futu­ro: el 8 de agos­to de 2016 fue el día del exce­so20, el día a par­tir del cual todo lo que se con­su­ma corres­pon­de a lo que se debe­ría con­su­mir des­de el 1 de enero de 2017. Recor­de­mos que en 2014 el día del exce­so fue el 18 de sep­tiem­bre, que en 2015 fue el 12 de sep­tiem­bre y que en 2016 ha sido el 8 de agos­to, es decir, el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta se come el futu­ro cada vez más rápi­do.

Al inte­rior de la cri­sis actual bulle la tri­ple D, depre­sión, defla­ción y deu­da, lo que hace que se agu­di­cen aún más sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas. Si a ello le jun­ta­mos el ago­ta­mien­to de los recur­sos, com­pren­de­mos la razón del aca­pa­ra­mien­to de tie­rras por el capi­tal, por las gran­des empre­sas apo­ya­das por sus Esta­dos-cuna. La com­pra de tie­rras por las trans­na­cio­na­les y Esta­dos pode­ro­sos en otros paí­ses, para ser explo­ta­das no según los intere­ses de sus pue­blos sino en bene­fi­cio del capi­tal extran­je­ro, es una prác­ti­ca cre­cien­te pero ape­nas cono­ci­da en vida del Che.

Ya en 2011 la izquier­da era muy cons­cien­te de los peli­gros de las pro­pues­tas que hacía el Ban­co Mun­dial para faci­li­tar la enta libre de tie­rras al capi­tal extran­je­ro: faci­li­tar las inver­sio­nes exte­rio­res; supri­mir las leyes que impi­dan la pro­pie­dad extran­je­ra de las tie­rras; eli­mi­nar las res­tric­cio­nes para la expor­ta­ción de ali­men­tos; eva­sión de regu­la­cio­nes sobre el empleo de orga­nis­mos gené­ti­ca­men­te modi­fi­ca­dos; debi­li­tar los pode­res defen­si­vos de los Esta­dos sobe­ra­nos antes las pre­sio­nes del capi­tal extran­je­ro…21

Tales cam­bios a la fuer­za gene­ran adap­ta­cio­nes en la ideo­lo­gía bur­gue­sa para jus­ti­fi­car sus nue­vas for­mas de domi­na­ción. Pode­mos cer­cio­rar­nos de los cam­bios habi­dos en las visio­nes del inter­na­cio­na­lis­mo entre 1967 y 2016 leyen­do la crí­ti­ca de Clau­dio Katz a los glo­ba­lis­tas y cos­mo­po­li­tas22: en medio siglo han apa­re­ci­do corrien­tes polí­ti­co-ideo­ló­gi­cas mar­gi­na­les o inexis­ten­tes en vida del Che, o peor, que resur­gen de la eco­no­mía neo­clá­si­ca del últi­mo ter­cio del siglo XIX, furi­bun­da­men­te anti­mar­xis­ta y reac­cio­na­ria. De algu­na for­ma, casi todas ellas jus­ti­fi­can la libe­ra­li­za­ción de la ven­ta de tie­rras.

La aca­pa­ra­ción de tie­rras va uni­da a la aca­pa­ra­ción cul­tu­ral por­que, para los pue­blos, tie­rra y cul­tu­ra son una uni­dad23 que debe ser defen­di­da a toda cos­ta. La indus­tria­li­za­ción trans­na­cio­nal de la cul­tu­ra impe­ria­lis­ta yan­qui ape­nas exis­tía en la mitad de los años sesen­ta. Su expan­sión incon­te­ni­ble fue pos­te­rior. El papel de la pren­sa y de las cien­cias socia­les en el some­ti­mien­to de los pue­blos era ya inne­ga­ble a fina­les de los sesen­ta como dejó cla­ro Armand Mat­ter­lard en 1971 con un tex­to que man­tie­ne su vigen­cia24. Pero para comien­zos del siglo XXI la libre cir­cu­la­ción de la cul­tu­ra impe­ria­lis­ta era una de las armas más dañi­nas de opre­sión nacio­nal25.

Estas y otras trans­for­ma­cio­nes nos lle­van al deba­te cru­cial sobre el rit­mo de avan­ce de la sub­sun­ción real sobre la sub­sun­ción for­mal, de exter­mi­nio de la inde­pen­den­cia de la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra fren­te a la lógi­ca del capi­tal como agu­je­ro negro que lo suc­cio­na todo, lo mer­can­ti­li­za y lo inte­gra en la repro­duc­ción amplia­da del capi­tal. El Che vivió una fase his­tó­ri­ca pre­via en la que solo se podía pre­ver los cam­bios en algu­nas de sus for­mas. Aun así acer­tó, por ejem­plo cuan­do cri­ti­có a la URSS y a Chi­na Popu­lar por el tra­to que daban a Viet­nam en ple­na gue­rra anti­im­pe­ria­lis­ta26, o cuan­do pre­di­jo con insis­ten­cia que la cada vez más dura opre­sión de Nues­tra Amé­ri­ca por el impe­ria­lis­mo gene­ra­ría luchas revo­lu­cio­na­rias como hemos leí­do en la cita segun­da del ini­cio de este tex­to.

La actua­li­dad sus­tan­ti­va del Che en esta fase capi­ta­lis­ta se basa en que supo enten­der en la prác­ti­ca cómo fun­cio­na­ba la con­tra­dic­ción. En el Cua­derno Ver­de de apun­tes en Boli­via el Che escri­bió:

Méto­do de Marx. Marx, Hegel, (Althus­ser). (Marx y Feuer­bach).

Mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co. Cómo fun­cio­na la con­tra­dic­ción. Enig­ma: la con­tra­dic­ción del comu­nis­mo.

Marx, cien­tí­fi­co puro y revo­lu­cio­na­rio: su sub­je­ti­vi­dad (su apu­ro. La madu­rez capi­ta­lis­ta. El trán­si­to pací­fi­co)27.

¿Cómo fun­cio­na la con­tra­dic­ción? ¿Ten­drá con­tra­dic­cio­nes el comu­nis­mo? ¿Cien­cia y revo­lu­ción? ¿Trán­si­to pací­fi­co y/​o vio­len­to según los casos? El Che hace suya la divi­sa pre­fe­ri­da de Marx –De omni­bus dubi­tan­dum28– y la apli­ca a todo, inclu­so cuan­do cri­ti­ca el chau­vi­nis­mo de la URSS, su fal­so inter­na­cio­na­lis­mo y el que la CAME socia­lis­ta fue­ra una olla de gri­llos29. La dia­léc­ti­ca le faci­li­tó mover­se en los pro­ble­mas deci­si­vos por enci­ma de las ambi­güe­da­des de la teo­ría del impe­ria­lis­mo que se mane­ja­ba en su tiem­po y que en bue­na medi­da sur­gía de la impre­ci­sión del con­cep­to de capi­tal finan­cie­ro30 desa­rro­lla­do por Hil­fer­ding, que se ha vuel­to aún más peli­gro­sa aho­ra, cuan­do exis­te una lis­ta casi inago­ta­ble de for­mas lega­les e ile­ga­les, sobre todo en la zona gris, de movi­mien­tos finan­cie­ros.

Con­vie­ne saber que el obje­ti­vo cen­tral de Lenin al escri­bir su libro sobre el impe­ria­lis­mo no era tan­to rea­li­zar el estu­dio defi­ni­ti­vo, sino el de ela­bo­rar un sóli­do docu­men­to de lucha polí­ti­ca y teó­ri­ca con­tra el paci­fis­mo social­de­mó­cra­ta y refor­mis­ta en aque­lla fase de la lucha de cla­ses31, obje­ti­vo logra­do con cre­ces y ple­na­men­te actual. Pero por eso mis­mo no se die­ron cuen­ta que algu­nas de sus tesis estric­ta­men­te eco­nó­mi­cas había que­da­do supe­ra­das para media­dos de la déca­da de los años seten­ta.

La visión mun­dial que se des­pren­día de la teo­ría gene­ral del impe­ria­lis­mo domi­nan­te en los años trein­ta y en la que se for­ma­ron el Che y miles de mar­xis­tas se basa­ba en una serie de prin­ci­pios: el impe­ria­lis­mo es una nue­va eta­pa del capi­ta­lis­mo sur­gi­da a fina­les del siglo XIX; el capi­ta­lis­mo mono­po­lis­ta ope­ra sobre la base del Esta­do bur­gués-nacio­nal; el capi­tal mono­po­lis­ta lle­va al estan­ca­mien­to de las fuer­zas pro­duc­ti­vas; el capi­tal finan­cie­ro sur­ge de la fusión del capi­tal indus­trial con el ban­ca­rio bajo la supre­ma­cía de este sobre el indus­trial, lo que atro­fia el desa­rro­llo eco­nó­mi­co; y las ten­sio­nes entre los capi­ta­les finan­cie­ros por el domi­nio del mer­ca­do posi­bi­li­tan con­flic­tos entre sus res­pec­ti­vos Esta­dos y entre estos y los Esta­dos y pue­blos que se resis­ten a sus exi­gen­cias. Aho­ra bien, por deba­jo de esta visión cier­ta pal­pi­ta la ambi­güe­dad entre la ley del valor como ley rec­to­ra del capi­ta­lis­mo, que rige los pre­cios, y el poder del capi­tal mono­po­lis­ta para impo­ner sus pre­cios al mar­gen de la ley del valor32.

Aho­ra el capi­ta­lis­mo impe­ria­lis­ta no se limi­ta a expor­tar capi­ta­les sino que explo­ta direc­ta­men­te a los tra­ba­ja­do­res de los paí­ses empo­bre­ci­dos; ya no los expri­me median­te el comer­cio sino tam­bién median­te la pro­duc­ción en su inte­rior. Aho­ra, los capi­ta­les expor­ta­dos se des­ti­nan a crear fábri­ca en los paí­ses depen­dien­tes, explo­tan­do direc­ta­men­te a sus tra­ba­ja­do­res en bene­fi­cio de la metró­po­lis que extrae sus ganan­cias no solo de los intere­ses de los capi­ta­les y del comer­cio que ella con­tro­la, sino sobre todo de esa indus­tria­li­za­ción depen­dien­te. Aho­ra, ade­más del auge del capi­tal finan­cie­ro, la expor­ta­ción de capi­ta­les se rea­li­za mayo­ri­ta­ria­men­te entre los Esta­dos impe­ria­lis­tas, lo que mul­ti­pli­ca su poder sobre los Esta­dos depen­dien­tes33.

Pues bien, según Peter McLa­ren: El Che anti­ci­pó el impe­ria­lis­mo pos­na­cio­nal del capi­tal coor­di­na­do por las poliar­quías cor­po­ra­ti­vi­za­das trans­na­cio­na­les en su insis­ten­cia por crear –por cua­les quie­ra que fue­sen los medios nece­sa­rios– un pro­le­ta­ria­do inter­na­cio­nal34. Aquí radi­ca el secre­to de la vigen­cia del Che.

Socia­lis­mo y con­cien­cia

Según Ernest Man­del en el deba­te eco­nó­mi­co de 1963 – 1964 se dilu­ci­da­ban cua­tro cues­tio­nes prin­ci­pa­les y algu­nas otras sub­si­dia­rias: la orga­ni­za­ción de la indus­tria, la impor­tan­cia de los estí­mu­los mate­ria­les en el socia­lis­mo, el papel de la ley del valor en la tran­si­ción al socia­lis­mo, y la natu­ra­le­za de los medios de pro­duc­ción esta­ti­za­dos35. En con­tra de lo que quie­ren hacer­nos creer, los cua­tro pro­ble­mas son más vigen­tes aho­ra que hace cin­cuen­ta y dos años por­que el ten­sio­na­mien­to de las con­tra­dic­cio­nes las replan­tea aho­ra con una urgen­cia supe­rior a la de enton­ces, que era vital. Aho­ra, la res­pues­ta a la sola pre­gun­ta ¿pue­de sobre­vi­vir la huma­ni­dad sin aca­bar con la ley del valor? es de vida o muer­te.

En reali­dad, el deba­te sobre la ley del valor ya está enun­cia­do sucin­ta­men­te en tex­tos de Marx y Engels, pero se hizo fun­da­men­tal des­de las dis­cu­sio­nes sovié­ti­cas sobre la NEP y sus efec­tos nega­ti­vos36. Lue­go reapa­re­cie­ron a la muer­te de Sta­lin y se agu­di­za­ron has­ta la mitad de los años sesen­ta, coin­ci­dien­do con el deba­te en Cuba. Tras la muer­te de Mao en 1976 se ini­cian las refor­mas eco­nó­mi­cas en 1978 hacia un socia­lis­mo de carac­te­rís­ti­cas chi­nas en el que el mer­ca­do diri­gi­do por la ley del valor se impo­ne cada vez más sobre la pla­ni­fi­ca­ción esta­tal37. Muy sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, Buja­rin, el prin­ci­pal defen­sor del socia­lis­mo de mer­ca­do y autor en 1925 de la con­sig­na ¡Enri­que­ceos!38, fue edi­ta­do y dis­cu­ti­do en Chi­na Popu­lar39. De cual­quier modo, en lo que res­pec­ta a la ley del valor Sta­lin y Mao asu­mían la tesis de que podía y debía fun­cio­nar en el socia­lis­mo, más o menos suje­ta a la pla­ni­fi­ca­ción, creen­cia que el Che40 recha­za­ba cate­gó­ri­ca­men­te.

Según Luiz Ber­nar­do Peri­cás, el Che no esta­ba de acuer­do con las líneas eco­nó­mi­cas que se esta­ban imple­men­tan­do en la URSS des­de la mitad de los años cin­cuen­ta, en las que la des­cen­tra­li­za­ción de las empre­sas era defen­di­da de un modo u otro, con diver­sos énfa­sis, por eco­no­mis­tas como Novo­jí­kov, Líber­man, Tra­péz­ni­kov y Kan­tó­no­vich. Los deba­tes en la URSS se inten­si­fi­ca­ron des­de 1962 y con­clu­ye­ron en 1965.

Los refor­mis­tas pro­po­nían que: el plan para una empre­sa debe­ría esta­ble­cer el total de la pro­duc­ción en tér­mi­nos muy gene­ra­les, pero los por­me­no­res de la imple­men­ta­ción de ese total debe­rían que­dar a car­go de la pro­pia uni­dad, basán­do­se en la nece­si­dad con­cre­ta de los con­su­mi­do­res. Tam­bién sería intere­san­te crear una lis­ta resu­mi­da de los resul­ta­dos de la empre­sa –para sus­ti­tuir las múl­ti­ples lis­tas que enton­ces exis­tían – , en for­ma de un balan­ce de ren­ta líqui­da o ganan­cias, así como un fon­do úni­co de incen­ti­vos vin­cu­la­do a ella41.

El Che nega­ba que se pudie­ra hacer una pla­ni­fi­ca­ción cons­cien­te de la ley del valor:

[…] para noso­tros no hay tal uso cons­cien­te de la ley del valor, es men­ti­ra, es una ilu­sión. Todos los sis­te­mas de pre­cios y todas las cosas que se hacen basa­das en el uso cons­cien­te de la ley del valor lle­van a dis­tor­sio­nes terri­bles, terri­bles. Son pre­cios que refle­jan una rela­ción inter­na, que van ale­ján­do­nos del mun­do y como el mun­do está inter­re­la­cio­na­do se va ale­jan­do de la reali­dad y se pue­den pro­du­cir dis­tor­sio­nes suma­men­te serias42.

Se tra­ta­ba de un inten­to de cabal­gar el tigre que ter­mi­na­ría fra­ca­san­do antes o des­pués. Se demos­tró que era impo­si­ble com­bi­nar plan y mer­ca­do basa­do en la creen­cia de que la base mate­má­ti­ca de la teo­ría garan­ti­za­ba res­pe­ta­bi­li­dad cien­tí­fi­ca con inde­pen­den­cia del sis­te­ma que la apli­ca­ra43.

Pre­ci­sa­men­te esta espe­cie de tec­ni­fi­ca­ción mate­má­ti­ca obje­ti­vis­ta y meca­ni­cis­ta, al mar­gen de la con­tra­dic­cio­nes polí­ti­cas, cul­tu­ra­les, etc., era una de las crí­ti­cas más incues­tio­na­bles del Che. El recha­zo del meca­ni­cis­mo y del eco­no­mi­cis­mo es tan fuer­te en el Che que en un comen­ta­rio a un infor­me de Lenin de 1918, sos­tie­ne que: En este, como en ante­rio­res párra­fos está la cla­ve del error: la sub­es­ti­ma­ción del capi­ta­lis­mo de esta­do redu­ci­do a la cate­go­ría de téc­ni­ca eco­nó­mi­ca, cuan­do es un esta­do social cuyas leyes se hacen sen­tir con el tiem­po44.

Según Luiz Ber­nar­do Peri­cás: Gue­va­ra era extre­ma­da­men­te crí­ti­co del pro­ce­so que esta­ba ocu­rrien­do en la Unión Sovié­ti­ca y en diver­sos paí­ses de Euro­pa Orien­tal. Para él, cons­truir el socia­lis­mo con ele­men­tos del capi­ta­lis­mo sin modi­fi­car­los en su sig­ni­fi­ca­do lle­va­ría a un mode­lo polí­ti­co y eco­nó­mi­co invia­ble, que gra­dual­men­te obli­ga­ría a nue­vas con­ce­sio­nes que len­ta­men­te harían al sis­te­ma vol­ver al capi­ta­lis­mo45. Para el Che, la cons­truc­ción del socia­lis­mo exi­gía que se man­tu­vie­ra una dia­léc­ti­ca entre con­cien­cia y pla­ni­fi­ca­ción en ascen­so, por un lado, y anar­quía del mer­ca­do y ley del valor por otro, dia­léc­ti­ca en la que el pri­mer y deci­si­vo com­po­nen­te suplan­ta­ra con rapi­dez al segun­do. En la medi­da en que la ley del valor siguie­ra acti­va, aumen­ta­ban los ries­gos de buro­cra­tis­mo e invo­lu­ción y retro­ce­so al capi­ta­lis­mo.

Un ejem­plo lo tene­mos en sus ideas sobre la nece­si­dad de usar cons­cien­te y pla­ni­fi­ca­da­men­te la téc­ni­ca capi­ta­lis­ta:

El pro­pio Gue­va­ra era un crí­ti­co de la cali­dad de los pro­duc­tos sovié­ti­cos y de la efi­cien­cia de las empre­sas en el sis­te­ma socia­lis­ta. Para él, sería fun­da­men­tal uti­li­zar las téc­ni­cas capi­ta­lis­tas –que serían más efi­cien­tes – , así como uti­li­zar la tec­no­lo­gía de los paí­ses desa­rro­lla­dos, sin temer que hubie­ra un con­ta­gio ideo­ló­gi­co. O sea, sería fun­da­men­tal crear meca­nis­mos que garan­ti­za­ran una moder­ni­za­ción indus­trial al mis­mo tiem­po que se tra­ba­jar con la ele­va­ción de la con­cien­cia de los tra­ba­ja­do­res46.

Con la infor­ma­ción de que dis­po­nía, el Che escri­bió a modo de apun­te en borra­dor lo siguien­te sobre la Nue­va Polí­ti­ca Eco­nó­mi­ca de comien­zos de 1921:

Lo impor­tan­te era el aumen­to real de la pro­duc­ti­vi­dad que la NEP impul­só solo en la medi­da en que pue­de hacer­lo un sis­te­ma híbri­do, en que se mez­clan el capi­ta­lis­mo y la pla­ni­fi­ca­ción rígi­da; el afán de ganan­cias, como Ley Fun­da­men­tal del Capi­ta­lis­mo y el rígi­do orde­na­mien­to de la pro­duc­ción. Este sis­te­ma tenía que con­du­cir un día, el de la con­fron­ta­ción mer­can­til con el mun­do, a una cri­sis de gran­des pro­por­cio­nes y se hubie­ra nece­si­ta­do otro Lenin para encon­trar median­te el hilo de Ariad­na la raíz del mal47.

Por dos veces en esta bre­ve ano­ta­ción el Che cri­ti­ca la rigi­dez de la pla­ni­fi­ca­ción esta­tal de la URSS, lo que nos lle­va al papel que él asig­na­ba a la demo­cra­cia socia­lis­ta, al par­ti­do, a la mili­tan­cia cons­cien­te y a la dia­léc­ti­ca. El papel cen­tral de la demo­cra­cia obre­ra en el avan­ce al socia­lis­mo fue reafir­ma­do des­de los inci­pien­tes sín­to­mas de buro­cra­tis­mo a fina­les de 1918 sien­do pro­ba­ble­men­te Lenin el pri­me­ro en lla­mar la aten­ción.

Comen­tan­do el mis­mo borra­dor del Che que arri­ba hemos cita­do, Edmun­do Aray reco­ge las siguien­tes pala­bras del revo­lu­cio­na­rio argen­tino:

Nues­tra tesis es que los cam­bios pro­du­ci­dos a raíz de la Nue­va Polí­ti­ca Eco­nó­mi­ca (NEP) han cala­do tan hon­do en la vida de la URSS que han mar­ca­do con su signo toda esta eta­pa. Y sus resul­ta­dos son des­alen­ta­do­res: la super­es­truc­tu­ra capi­ta­lis­ta fue influen­cian­do cada vez en for­ma más mar­ca­da las rela­cio­nes de pro­duc­ción y los con­flic­tos pro­vo­ca­dos por la hibri­da­ción que sig­ni­fi­có la NEP se están resol­vien­do hoy a favor de la super­es­truc­tu­ra; se está regre­san­do al capi­ta­lis­mo48.

Regre­sa­ba el capi­ta­lis­mo impul­sa­do por la ley del valor, la corrup­ción y la ausen­cia de demo­cra­cia socia­lis­ta que faci­li­ta­ron el que las pri­va­ti­za­cio­nes de empre­sas y bie­nes del Esta­do comen­za­ran en la peres­troi­ka49, antes de 1991. Exis­tía una segun­da eco­no­mía: la ofi­cial, y la del lucro pri­va­do, que cre­cía poco a poco des­de la déca­da de los años cin­cuen­ta crean­do una peque­ña bur­gue­sía emer­gen­te50 que des­de los ochen­ta fue pre­sio­nan­do más y más al PCUS para las refor­mas. La segun­da eco­no­mía, o sec­tor pri­va­do espe­cial­men­te en su for­ma ile­gal, sería un sec­tor de sin­gu­lar impor­tan­cia para exa­mi­nar las cau­sas que lle­va­ron a la des­apa­ri­ción del socia­lis­mo51. Ser­guéi Kara-Mur­za expli­ca cómo la reapa­ri­ción de una éli­te con poder y pro­pie­dad52 inten­si­fi­có des­de los años ochen­ta la des­mo­ra­li­za­ción popu­lar faci­li­tan­do la mani­pu­la­ción de las con­cien­cias ya debi­li­ta­das pre­via­men­te.

La pre­via des­apa­ri­ción de la demo­cra­cia obre­ra y la corrup­ción buro­crá­ti­ca del PCUS ace­le­ra­ron el que la emer­gen­te peque­ña bur­gue­sía de los años sesen­ta se con­vir­tie­ra una fuer­za polí­ti­co-eco­nó­mi­ca arrai­ga­da en el inte­rior del Esta­do des­de don­de pro­ce­dió a des­man­te­lar lo que que­da­ba de la revo­lu­ción bol­che­vi­que.

Par­ti­do y dia­léc­ti­ca

Una de las pie­dras angu­la­res de este capí­tu­lo radi­ca en la direc­ta rela­ción que el Che esta­ble­ce entre el cer­ce­na­mien­to del dere­cho de deba­te en la URSS y la dege­ne­ra­ción dog­má­ti­ca de sus manua­les: […] esa fal­ta de aná­li­sis crí­ti­co pro­fun­do y de una liber­tad casi de crí­ti­ca cien­tí­fi­ca ha dado por resul­ta­do que se escri­ban toda serie de libros apo­lo­gé­ti­cos que son los que inun­dan el mer­ca­do, don­de se expli­ca lo que es el Cálcu­lo Eco­nó­mi­co53. La crí­ti­ca a la buro­cra­cia del par­ti­do y de los sin­di­ca­tos es radi­cal: El par­ti­do trans­for­ma­do en sin­di­ca­lis­ta marru­lle­ro pro­te­gien­do la indis­ci­pli­na en el tra­ba­jo y eso es lo que no pue­de ser54.

El Che denun­cia feroz­men­te la buro­cra­ti­za­ción de los sin­di­ca­tos que deci­den e impo­nen sin con­sul­tar a los tra­ba­ja­do­res, lle­gan­do a pro­po­ner que se disuel­van como orga­ni­za­cio­nes y se creen los con­se­jos de jus­ti­cia labo­ral:

La demo­cra­cia sin­di­cal es un mito, que se dirá o no se dirá, pero es un per­fec­to mito. Se reúne el par­ti­do y enton­ces pro­po­ne a la masa a fula­ni­to de tal, can­di­da­tu­ra úni­ca y de ahí en ade­lan­te salió aquél ele­gi­do […] la gen­te tie­ne nece­si­dad de expre­sar­se, tie­ne nece­si­dad de un vehícu­lo para expre­sar­se. […] ya los sin­di­ca­tos podrían dejar de exis­tir, en un tiem­po que se pro­ba­ra la acción de los con­se­jo, podrían dejar de exis­tir y tras­pa­sar sus fun­cio­nes a los con­se­jos de jus­ti­cia labo­ral, que se le agre­ga­rían algu­nas tareas con­cre­tas y la gen­te sería ele­gi­da55.

¿Cuál es la tarea de la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta en este deba­te con­tra la buro­cra­cia y en la recu­pe­ra­ción de la demo­cra­cia socia­lis­ta? Toda, por­que la dia­léc­ti­ca es un com­po­nen­te inex­cu­sa­ble en todo mili­tan­te. Lemos al Che: El cua­dro, pues, es un crea­dor, es un diri­gen­te de alta esta­tu­ra, un téc­ni­co de buen nivel polí­ti­co que pue­de, razo­nan­do dia­léc­ti­ca­men­te, lle­var ade­lan­te su sec­tor de pro­duc­ción o desa­rro­llar a la masa des­de su pues­to polí­ti­co de direc­ción56. El mili­tan­te debe tener cla­ri­dad polí­ti­ca. Esta no con­sis­te en el apo­yo incon­di­cio­nal a los pos­tu­la­dos de la Revo­lu­ción, sino en un apo­yo razo­na­do, en una gran capa­ci­dad del sacri­fi­cio, y en una capa­ci­dad dia­léc­ti­ca de aná­li­sis que per­mi­ta hacer con­ti­nuos apor­tes, a todos los nive­les, a la rica teo­ría y prác­ti­ca de la Revo­lu­ción57.

El Che sos­tie­ne que:

Hay una cosa que noso­tros debe­mos acla­rar y es que la cen­tra­li­za­ción nun­ca debe estar reñi­da con el máxi­mo de ini­cia­ti­va que se dé a los indi­vi­duos a dife­ren­tes nive­les58.

y que:

No con­si­de­ren a la dis­ci­pli­na como una acti­tud nega­ti­va, es decir, como la sumi­sión a la direc­ción admi­nis­tra­ti­va, la dis­ci­pli­na ha de ser en esta eta­pa abso­lu­ta­men­te dia­léc­ti­ca […] el dis­cu­tir en cada nivel los pro­ble­mas fun­da­men­ta­les del taller, de la fábri­ca […] dis­cu­tir colec­ti­va­men­te siem­pre, el par­ti­ci­par de los tra­ba­ja­do­res, a tra­vés de sus orga­nis­mos, cada vez más, en la direc­ción de la fábri­ca […] y en vigi­lar cons­tan­te­men­te que el apa­ra­to orga­ni­za­ti­vo cum­ple tam­bién cada una de las reglas dis­ci­pli­na­rias que debe­mos todos noso­tros impo­ner­nos pro­fun­da­men­te59.

Lo que el Che defi­ne como sacri­fi­ciodis­ci­pli­na que podría­mos lla­mar cohe­ren­ciacon­cien­cia, tie­ne una cone­xión inter­na con la dia­léc­ti­ca y con la lucha con­tra todo buro­cra­tis­mo. En su céle­bre escri­to sobre la buro­cra­cia, enla­za a la per­fec­ción con una de las pri­me­ras y per­ma­nen­tes defi­ni­cio­nes de lo que es la dia­léc­ti­ca como el alma de la filo­so­fía de la pra­xis. El Che narra que: La res­pon­sa­bi­li­dad espe­cial que tie­ne cada indi­vi­duo lo obli­ga a tomar deci­sio­nes rápi­das; está­ba­mos fren­te a una situa­ción de emer­gen­cia nacio­nal y había que tomar­las fue­ran acer­ta­das o equi­vo­ca­das; había que tomar­las, y rápi­do; así se hizo en muchos casos60.

En su bri­llan­te his­to­ria de la dia­léc­ti­ca, Livio Sichi­ro­llo sos­tie­ne que una de las pri­me­ras acep­cio­nes del voca­blo dia­léc­ti­ca es la de ele­gir por una opción u otra en momen­tos de cri­sis, cuan­do hay que inter­ve­nir para resol­ver la con­tra­dic­ción que nos ate­na­za, y dice que ese sen­ti­do de la dia­léc­ti­ca apa­re­ce nada menos en la Ilía­da de Home­ro, cuan­do en la gue­rra de Tro­ya Héc­tor ha de deci­dir si se enfren­ta a Aqui­les en una lucha de vida o muer­te: sope­sa, ana­li­za, estu­dia rápi­da­men­te el pro­ble­ma y deci­de enfren­tar­se al has­ta enton­ces inven­ci­ble Aqui­les, acep­tan­do Héc­tor la alta pro­ba­bi­li­dad de morir a manos de Aqui­les, como suce­de. Lo que expli­ca el con­cep­to de dia­léc­ti­ca que emplea Home­ro es que se tra­ta­ría de indi­car que sur­ge el con­cep­to de la elec­ción y de la liber­tad61. El Che dice exac­ta­men­te lo mis­mo: hay que optar por la liber­tad y la elec­ción cons­cien­te en la situa­ción de emer­gen­cia nacio­nal.

Nés­tor Kohan habla de la pasión por la dia­léc­ti­ca del Che: tenía casi una obse­sión por estu­diar la dia­léc­ti­ca. Espe­cí­fi­ca­men­te la dia­léc­ti­ca mar­xis­ta. Pero tam­bién esta­ba intere­sa­do por la his­to­ria del pen­sa­mien­to dia­léc­ti­co ante­rior a Marx, por la géne­sis de la lógi­ca dia­léc­ti­ca, su rela­ción con la lógi­ca for­mal y, en el caso de la dia­léc­ti­ca de los pri­me­ros filó­so­fos grie­gos (los mal lla­ma­dos “pre-socrá­ti­cos”), por su víncu­lo con el mate­ria­lis­mo ato­mis­ta inme­dia­ta­men­te pos­te­rior62.

Nés­tor Kohan sigue el ras­tro de la lec­tu­ra que hace el Che de Hegel median­te el rodeo por la ver­sión de Lukács de Hegel, demos­tran­do el pro­fun­do huma­nis­mo que conec­ta a Lukács con el Che y su com­pren­sión de la irre­con­ci­lia­bi­li­dad que exis­te entre la dia­léc­ti­ca de la uni­dad y lucha de con­tra­rios por un lado, y por el opues­to la dog­má­ti­ca de la coexis­ten­cia pací­fi­ca entre el socia­lis­mo y el capi­ta­lis­mo. El giro ofi­cial al paci­fis­mo, a la emu­la­ción pací­fi­ca, rea­li­za­do en el XX Con­gre­so del PCUS tuvo su inme­dia­to efec­to en la des­na­tu­ra­li­za­ción de la dia­léc­ti­ca, en su con­ver­sión en mera ideo­lo­gía jus­ti­fi­ca­do­ra de la coexis­ten­cia pací­fi­ca con el impe­ria­lis­mo.

No era posi­ble, por tan­to, que la dia­léc­ti­ca del Che fue­ra la mis­ma que la de los manua­les de filo­so­fía sovié­ti­cos. Nés­tor Kohan sin­te­ti­za en tres pun­tos muy ilus­tra­ti­vos la lec­tu­ra que hace el Che de la exten­sa obra colec­ti­va diri­gi­da por Dyn­nik sobre la his­to­ria de la filo­so­fía: las múl­ti­ples escue­las filo­só­fi­cas en la Anti­güe­dad, las crí­ti­cas grie­gas a los gér­me­nes de mate­ria­lis­mo meca­ni­cis­ta en la épo­ca, y su crí­ti­ca, la del Che, del fata­lis­mo ocul­to en el deter­mi­nis­mo63.

El deter­mi­nis­mo lle­va a la dege­ne­ra­ción refor­mis­ta del par­ti­do revo­lu­cio­na­rio por­que pier­de la visión dia­léc­ti­ca del futu­ro como una posibilidad/​probabilidad abier­ta por la acción en el inte­rior de la uni­dad y lucha de con­tra­rios anta­gó­ni­cos. El deter­mi­nis­mo fata­lis­ta le hubie­se con­ven­ci­do a Héc­tor para que no se enfren­ta­se a Aqui­les, y al Che para que no se inte­gra­se en la revo­lu­ción cuba­na, y al pue­blos cubano para se ple­ga­se a las pre­sio­nes del impe­ria­lis­mo. Por el con­tra­rio, un par­ti­do dia­léc­ti­co, revo­lu­cio­na­rio, es el que sabe que el futu­ro pue­de con­quis­tar­se siem­pre que en el pre­sen­te la liber­tad de pen­sa­mien­to crí­ti­co sea refor­za­da por la uni­dad en la prác­ti­ca.

El Che afir­mó:

Lo úni­co que creo es una cosa, que noso­tros tene­mos que tener la sufi­cien­te capa­ci­dad como para des­truir todas las opi­nio­nes con­tra­rias sobre el argu­men­to o si no dejar que las opi­nio­nes se expre­sen. Opi­nión que haya que des­truir­la a palos es opi­nión que nos lle­va ven­ta­ja a noso­tros. Eso es un pro­ble­ma que siem­pre debe­mos hacer. No es posi­ble des­truir las opi­nio­nes a palos y pre­ci­sa­men­te es lo que mata todo desa­rro­llo, el desa­rro­llo libre de la inte­li­gen­cia64.

Gene­rar inte­li­gen­cia libre es una de las tareas del par­ti­do y del poder revo­lu­cio­na­rio, de la peda­go­gía comu­nis­ta. La peda­go­gía del Che es emi­nen­te­men­te dia­léc­ti­ca. Lidia Tur­ner Mar­tí la sin­te­ri­za así:

La ase­qui­bi­li­dad en corres­pon­den­cia con la edad, el gru­po social y las carac­te­rís­ti­cas terri­to­ria­les.

Par­tir de un hecho con­cre­to ana­li­za­do, argu­men­tar y pre­sen­tar sus con­tra­dic­cio­nes. Incluir­se como par­te del gru­po humano con el que tra­ba­ja, ser uno más.

Par­tir de la ense­ñan­za que el pro­pio gru­po da y uti­li­zar­lo como base para el nue­vo apren­di­za­je. Poner de mani­fies­to las con­tan­tes con­tra­dic­cio­nes que se gene­ran.

Unir a lo racio­nal del aná­li­sis, lo emo­cio­nal que actúa en los sen­ti­mien­tos.

Unir a lo obje­ti­vo la dosis sub­je­ti­va del opti­mis­mo hacia el desa­rro­llo social.

Vin­cu­lar cada suce­so con su reper­cu­sión social trans­cen­den­te al indi­vi­duo65.

Como se apre­cia, la dia­léc­ti­ca estruc­tu­ra todos los apar­ta­dos bien direc­ta­men­te, bien de modo indi­rec­to. Es muy de rese­ñar el énfa­sis en la sub­je­ti­vi­dad, en el opti­mis­mo, ya que esos valo­res son cen­tra­les tan­to en el recha­zo del fata­lis­mo deter­mi­nis­ta como en la pra­xis de la elec­ción libre en momen­tos de cri­sis, en los momen­tos de optar, deci­dir y tomar par­ti­do por una alter­na­ti­va revo­lu­cio­na­ria aun­que no estén dadas todas las con­di­cio­nes para su triun­fo. Vere­mos lue­go cómo el Che insis­te en el valor de la con­cien­cia en tales cir­cuns­tan­cias.

El hom­bre y la mujer nue­va

Tie­ne razón Luiz Ber­nar­do Peri­cás al sos­te­ner que, ade­más de otras temá­ti­cas, tam­bién hay que tener en cuen­ta tres momen­tos fun­da­men­ta­les para enten­der el pleno sig­ni­fi­ca­do de la teo­ría gue­va­ris­ta del Hom­bre Nue­vo: el sis­te­ma de incen­ti­vos, el tra­ba­jo volun­ta­rio y la emu­la­ción socia­lis­ta66. Vol­ve­mos así a lo dicho arri­ba sobre que el pen­sa­mien­to del Che, es decir el mar­xis­mo, es una tota­li­dad. Volun­ta­ria­do, incen­ti­vos mora­les y emu­la­ción vie­nen a ser sinó­ni­mos de una cua­li­dad huma­na tam­bién pre­sen­te en el inter­na­cio­na­lis­mo: soli­da­ri­dad, her­ma­na­mien­to, iden­ti­dad.

La cons­truc­ción del socia­lis­mo a nivel mun­dial, que es la meta en sí, exi­ge la soli­da­ri­dad en cual­quie­ra de las fases y nive­les en los que se lucha. En el capi­ta­lis­mo actual, medio siglo más expe­ri­men­ta­do que el que com­ba­tió el Che, las for­mas de soli­da­ri­dad, de apo­yo mutuo, de tra­ba­jo volun­ta­rio, de recha­zo del con­su­mis­mo, de impul­so del pen­sa­mien­to crí­ti­co, etc., desa­rro­llan con­te­ni­dos revo­lu­cio­na­rios mucho más peli­gro­sos para el capi­tal. De aquí que los diver­sos apa­ra­tos polí­ti­co-ideo­ló­gi­cos del impe­ria­lis­mo hayan crea­do la indus­tria de las oene­gés para des­pla­zar al Hom­bre y a la Mujer Nue­va e impo­ner el hom­bre alie­na­do y patriar­cal, euro­cén­tri­co y racis­ta, a todos los pue­blos.

La efi­ca­cia mani­pu­la­do­ra de la indus­tria cul­tu­ral impe­ria­lis­ta exi­ge a la izquier­da una mejo­ra de su peda­go­gía revo­lu­cio­na­ria sobre todo en su con­te­ni­do polí­ti­co orien­ta­do a la toma del poder: La peda­go­gía de Ernes­to Che Gue­va­ra era tan per­ti­naz como su mar­xis­mo y todo lo que se quie­ra, menos sumi­sa. […] se encon­tra­ba sóli­da­men­te ancla­da a una pro­ble­má­ti­ca mar­xis­ta: la nece­si­dad de la lucha de cla­ses sobre un fun­da­men­to inter­na­cio­nal67, y ade­más de diver­sa mane­ra, la peda­go­gía del Che es simi­lar a la de la gran figu­ra revo­lu­cio­na­ria, V. I. Lenin, que afir­mó que las con­di­cio­nes his­tó­ri­cas obje­ti­vas y sub­je­ti­vas deben deter­mi­nar los “méto­dos de com­ba­te” apro­pia­dos, inclu­yen­do la movi­li­za­ción y la orga­ni­za­ción edu­ca­cio­nal de las masas68.

Sin peda­go­gía revo­lu­cio­na­ria no hay Hom­breMujer Nue­va. Pese al tiem­po trans­cu­rri­do, es inne­ga­ble la actua­li­dad de estas pala­bras del Che: El estu­dio mez­cla­do con el tra­ba­jo […] Los com­pa­ñe­ros que pasan por aque­llas tareas de alfa­be­ti­zar o reco­ger café, en con­tac­to direc­to con nues­tro pue­blo ayu­dán­do­lo lejos de sus hoga­res reci­ben –pue­do afir­mar­lo– más aún de lo que dan, ¡y lo que dan es mucho!69. Alfa­be­ti­zar hoy es inclu­so más difí­cil pero nece­sa­rio que hace medio siglo por­que no se tra­ta solo de ense­ñar a leer y escri­bir, sino a pen­sar crí­ti­ca­men­te en medio de tan­to rui­do pro­pa­gan­dís­ti­co, de tan­to irra­cio­na­lis­mo y dog­ma, de la mani­pu­la­ción subli­mi­nal e incons­cien­te, de una masa de infor­ma­ción téc­ni­ca y cien­tí­fi­ca mucho más com­ple­ja que la de hace cin­cuen­ta años. Hoy el anal­fa­be­tis­mo fun­cio­nal es mayor que el de hace medio siglo.

Ayu­dar en el capi­ta­lis­mo actual a reco­ger café vie­ne a ser lo mis­mo que levan­tar cen­tros popu­la­res de auto­or­ga­ni­za­ción y ayu­da mutua, de ollas colec­ti­vas con­tra el ham­bre, de cul­tu­ra y de apren­di­za­je, de edu­ca­ción sexual y de ense­ñan­za de auto­de­fen­sa con­tra el terro­ris­mo patriar­cal, espa­cios libe­ra­dos y recu­pe­ra­dos que rom­pan en la medi­da de lo posi­ble con la pro­pie­dad pri­va­da y ade­lan­ten, pre­fi­gu­ren algu­nas carac­te­rís­ti­cas de la socie­dad socia­lis­ta den­tro de lo posi­ble en el capi­ta­lis­mo. Tene­mos un ejem­plo: las lla­ma­das uni­ver­si­da­des popu­la­res y obre­ras en la mitad de la socie­dad bur­gue­sa. El Che man­tu­vo un deba­te con la uni­ver­si­dad pre revo­lu­cio­na­ria, al poco de la con­quis­ta del poder, con la adver­ten­cia cla­ra de que la vie­ja uni­ver­si­dad no pue­de mono­po­li­zar la edu­ca­ción por­que es patri­mo­nio del pue­blo ente­ro, como es la cul­tu­ra70.

Aho­ra hay que apli­car este cri­te­rio con­tra la dic­ta­du­ra cul­tu­ral y edu­ca­ti­va bur­gue­sa, acti­van­do las tra­di­cio­nes del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio de la pri­me­ra mitad del siglo XIX. La recu­pe­ra­ción y cons­truc­ción de espa­cios de con­tra­po­der y doble poder popu­lar en el inte­rior del mons­truo impe­ria­lis­ta, la prác­ti­ca sis­te­má­ti­ca de la peda­go­gía de la comu­na, es la for­ma direc­ta de apli­car la filo­so­fía de la pra­xis71 que reco­rre el mar­xis­mo ente­ro. La peda­go­gía de la pra­xis debe des­bor­dar los men­guan­tes már­ge­nes de la edu­ca­ción bur­gue­sa para gene­rar espa­cios auto­ges­tio­na­dos72 de edu­ca­ción crí­ti­ca que anun­cien bro­tes del Hom­breMujer Nue­va en pelea tenaz e incier­ta con el hom­bre bur­gués, sabien­do que esa lucha par­cial es inse­gu­ra y muy limi­ta­da mien­tras no se con­quis­ta el poder polí­ti­co del Esta­do obre­ro y se desa­rro­lle, a su ampa­ro, la peda­go­gía socia­lis­ta.

Sien­do esto fun­da­men­tal el Che plan­tea el meo­llo del Hom­breMujer Nue­va:

Hay una fra­se de Mao muy boni­ta don­de dice apro­xi­ma­da­men­te que el hom­bre como ser ena­je­na­do es escla­vo de su pro­pia pro­duc­ción, escla­vo del tra­ba­jo, entre­ga el tra­ba­jo, entre­ga par­te de su natu­ra­le­za ahí y que sola­men­te se rea­li­za como hom­bre, cuan­do hace aque­llas cosas que no son nece­sa­rias a su ser físi­co, es decir, cuan­do se trans­for­ma en arte o, por ejem­plo, hace tra­ba­jo volun­ta­rio o sea fue­ra de las cosas que rin­de a la socie­dad algo que el hom­bre entre­ga. Por­que noso­tros no hemos logra­do toda­vía que el hom­bre entre­gue, sino que hemos crea­do un apa­ra­to don­de la socie­dad suc­cio­na tra­ba­jo volun­ta­rio73.

El secre­to gue­va­ris­ta del Hom­breMujer Nue­va radi­ca en la supera­ción del feti­chis­mo de la mer­can­cía, y den­tro de este pro­ce­so libe­ra­dor, de la des­alie­na­ción. Ludo­vi­co Sil­va, en un capí­tu­lo dedi­ca­do al feti­chis­mo sos­tie­ne que Marx:

En El Capi­tal, defi­ni­rá a la alie­na­ción como el paso uni­ver­sal del valor de uso al valor de cam­bio. En este paso es don­de pre­ci­sa­men­te toma cuer­po el fenó­meno del feti­chis­mo. Tal defi­ni­ción es, en apa­rien­cia, una defi­ni­ción eco­nó­mi­ca, pero en Marx la eco­no­mía no es sino el nudo cen­tral de una vas­ta red que abar­ca el cam­po ente­ro del cono­ci­mien­to. Podría­mos decir inclu­so que se tra­ta de una defi­ni­ción filo­só­fi­ca, si tene­mos en cuen­ta su gran gene­ra­li­dad y uni­ver­sa­li­dad. Filo­so­far es pro­du­cir cate­go­rías que abar­can gran­des con­jun­to de enti­da­des. La alie­na­ción, como cate­go­ría, abar­ca a la socie­dad ente­ra74.

La filo­so­fía del Che ata­ca a la raíz de la des­hu­ma­ni­za­ción: la sub­sun­ción real de la mujer y del hom­bre en el ente­ro cir­cui­to mer­can­til y en su ado­ra­ción feti­chis­ta:

Las leyes del capi­ta­lis­mo, invi­si­bles para el común de las gen­tes y cie­gas, actúan sobre el indi­vi­duo sin que este se per­ca­te […] Las taras del pasa­do se tras­la­dan al pre­sen­te en la con­cien­cia del indi­vi­duo y hay que hacer un tra­ba­jo con­ti­nuo para erra­di­car­las […] La mer­can­cía es la célu­la eco­nó­mi­ca de la socie­dad; mien­tras exis­ta, sus efec­tos se harán sen­tir en la orga­ni­za­ción de la pro­duc­ción y, por ende, en la con­cien­cia75.

Aca­bar con la mer­can­cía, con la ley del valor, es el requi­si­to inex­cu­sa­ble para des­en­vol­ver las poten­cia­li­da­des infi­ni­tas del Hom­breMujer Nue­va. ¿Cómo? Debe­mos leer la res­pues­ta del Che:

En el esque­ma de Marx se con­ce­bía el perío­do de tran­si­ción como resul­ta­do de la trans­for­ma­ción explo­si­va del sis­te­ma capi­ta­lis­ta des­tro­za­do por sus con­tra­dic­cio­nes; en la reali­dad pos­te­rior se ha vis­to cómo se des­ga­jan del árbol impe­ria­lis­ta algu­nos paí­ses que cons­ti­tu­yen las ramas débi­les, fenó­meno pre­vis­to por Lenin. En estos, el capi­ta­lis­mo se ha desa­rro­lla­do lo sufi­cien­te como para hacer sen­tir sus efec­tos, de un modo u otro, sobre el pue­blo, pero no son sus pro­pias con­tra­dic­cio­nes las que, ago­ta­das todas las posi­bi­li­da­des, hacen sal­tar el sis­te­ma. La lucha de libe­ra­ción con­tra un opre­sor externo, la mise­ria pro­vo­ca­da por acci­den­tes extra­ños, como la gue­rra, cuyas con­se­cuen­cias hacen recaer las cla­ses pri­vi­le­gia­das sobre los explo­ta­dos, los movi­mien­tos de libe­ra­ción des­ti­na­dos a derro­car regí­me­nes neo­co­lo­nia­les, son los fac­to­res habi­tua­les de des­en­ca­de­na­mien­to. La acción cons­cien­te hace el res­to76.

Dere­cho a la revo­lu­ción

Home­ro habla de la dia­léc­ti­ca de la liber­tad que des­en­ca­de­na el com­ba­te de Héc­tor con­tra el inva­sor Aqui­les. Maquia­ve­lo reco­no­ce que los sui­zos son libres por­que tie­nen muchas armas. Goethe afir­ma que al prin­ci­pio fue la acción. Marx sos­tie­ne que las revo­lu­cio­nes son las par­te­ras de la his­to­ria. En una con­ver­sa­ción con Eduar­do Galeano, el Che expli­ca que el poder en Lati­noa­mé­ri­ca se toma por las armas o no se toma… en líneas gene­ra­les77. Aquí debe­mos vol­ver a la segun­da cita con la que ini­cia­mos este tex­to.

La filo­so­fía del Hom­breMujer Nue­va tie­ne en la acción su sus­ten­to, y en el dere­cho a la revo­lu­ción su méto­do. A fina­les de 1884 la dic­ta­du­ra de Bis­marck en Ale­ma­nia, que había ile­ga­li­za­do a la social­de­mo­cra­cia en 1878, le exi­gía que rene­ga­se del dere­cho a la revo­lu­ción si que­ría vol­ver a la lega­li­dad, si que­ría dis­fru­tar de los dere­chos de la lega­li­dad bur­gue­sa. Engels78 se negó rotun­da­men­te a renun­ciar a ese dere­cho humano ele­men­tal aun­que no se prac­ti­ca­se por cir­cuns­tan­cias tác­ti­cas o coyun­tu­ra­les, estra­té­gi­cas o con­tex­tua­les. El Che, como cual­quier mar­xis­ta, cono­cía per­fec­ta­men­te la dia­léc­ti­ca de la posi­bi­li­dad y la nece­si­dad de una lucha arma­da supe­di­ta­da siem­pre a una con­cep­ción inte­gral de todas las for­mas de resis­ten­cia a la opre­sión.

El Che había escri­to que:

Ade­más, des­de hace mucho tiem­po el pue­blo con­cien­cia de que hay que sacar de algu­na mane­ra a los explo­ta­do­res del poder. Pero aho­ra ha adqui­ri­do una nue­va con­cien­cia, y es que si el pue­blo logra expul­sar a los explo­ta­do­res del poder, tie­ne garan­ti­za­da su super­vi­ven­cia como nación sobe­ra­na79.

La toma de con­cien­cia del pue­blo para des­alo­jar del poder a los explo­ta­do­res va pro­du­cién­do­se según lo expli­ca­do por el Che en la lar­ga cita con la que con­clu­ye el capí­tu­lo ante­rior. Has­ta que el pue­blo no des­alo­ja del poder a la cla­se explo­ta­do­ra e ins­tau­ra su pro­pio poder, has­ta enton­ces no goza­rá de la sobe­ra­nía nacio­nal por­que la cla­se domi­nan­te se ple­ga­rá a las exi­gen­cias del impe­ria­lis­mo o cola­bo­ra­rá80 con los inva­so­res, prác­ti­ca cons­tan­te en la his­to­ria como ense­ña Alfre­do Manei­ro al com­pa­rar la Ale­ma­nia Nazi, Esta­dos Uni­dos e Israel con la Colom­bia Uri­bis­ta. solo el Esta­do obre­ro rea­li­za la inde­pen­den­cia nacio­nal.

El Che tam­bién nos expli­ca cómo se garan­ti­za la inde­pen­den­cia de la nación:

La paz de los hom­bres, que la desean con toda su fuer­za, que están dis­pues­tos a apro­ve­char­la al máxi­mo para la feli­ci­dad de su pue­blo, pero que saben que no se pue­den poner de rodi­llas para con­quis­tar­la; que saben que la paz se con­quis­ta con gol­pes de auda­cia, de valor, de tesón inque­bran­ta­ble, y que así se defien­de, y que la paz no es una con­di­ción está­ti­ca, sino que es algo diná­mi­co en el mun­do, y que cuan­to más fuer­te, uni­do y beli­ge­ran­te, sea un pue­blo, más fácil­men­te pue­de man­te­ner la paz que anhe­la81.

Vege­cio, gene­ral romano, escri­bió a fina­les del siglo IV, que: Si quie­res la paz, pre­pá­ra­te para la gue­rra.

Lle­ga­do el momen­to deci­si­vo de la opción libre y cons­cien­te de la prác­ti­ca del dere­cho a la resis­ten­cia vio­len­ta fren­te al inva­sor y/​o explo­ta­dor interno, el Che dice: La san­gre del pue­blo es nues­tro teso­ro más sagra­do, pero hay que derra­mar­la para aho­rrar más san­gre en el futu­ro82. Aho­rrar san­gre del pue­blo en el futu­ro exi­ge el sacri­fi­cio en el pre­sen­te. Por la mis­ma impor­tan­cia del tema, deci­dir cuán­do ha lle­ga­do ese momen­to requie­re una meto­do­lo­gía ade­cua­da. Des­de los pri­me­ros escri­tos polí­ti­co-mili­ta­res de la Anti­güe­dad, los estra­te­gas polí­ti­co-mili­ta­res han estu­dia­do con exqui­si­to deta­lle los cam­bios acae­ci­dos en esa pro­ble­má­ti­ca, y los que no lo han hecho han fra­ca­sa­do.

Las y los mar­xis­tas siem­pre han pres­ta­do aten­ción suma a la fusión entre eco­no­mía, polí­ti­ca y gue­rra83. Si aho­ra vivie­se el Che esta­ría al tan­to de los más recien­tes avan­ces al res­pec­to pero no olvi­dan­do que por deba­jo de las inno­va­cio­nes mili­ta­res y repre­si­vas per­ma­ne­ce siem­pre la mis­ma con­tra­dic­ción: el cho­que entre la pro­pie­dad capi­ta­lis­ta y la pro­pie­dad socia­lis­ta. Esta es la mis­ma con­clu­sión a la que lle­ga Pablo Dáva­los des­pués de ana­li­zar la nue­va domi­na­ción polí­ti­ca en la que el Esta­do reto­ma vio­len­cias que antes habían que­da­do a manos del mer­ca­do, invi­si­bi­li­za­das por las rela­cio­nes mer­can­ti­les.

Vea­mos: El dere­cho de huel­ga es con­tra­vio­len­cia legí­ti­ma a la vio­len­cia legí­ti­ma del Esta­do. For­ma par­te de la dia­léc­ti­ca de la vio­len­cia y de la dia­léc­ti­ca de la lucha de cla­ses. Los tra­ba­ja­do­res acu­den al dere­cho de huel­ga como meca­nis­mo de últi­ma ins­tan­cia y para defen­der­se de la vio­len­cia del capi­tal […] El dere­cho de huel­ga, es el dere­cho a la pro­tes­ta y a la movi­li­za­ción, a los levan­ta­mien­tos, en fin, es el dere­cho a decir­le no al sis­te­ma de poder84. El Che hubie­ra aplau­di­do estas pala­bras, como las siguien­tes:

Cuan­do se men­cio­na el Esta­do de dere­cho se sue­le pen­sar en los dere­chos libe­ra­les y bur­gue­ses y, entre estos, los dere­chos huma­nos, los dere­chos colec­ti­vos y los dere­chos socia­les. El Esta­do de dere­cho, en reali­dad, hace refe­ren­cia al dere­cho a la pro­pie­dad. Los demás dere­chos se sub­su­men al dere­cho a la pro­pie­dad, al que se le con­si­de­ra como fun­da­men­tal y prio­ri­ta­rio. De todas mane­ras, exis­te una defi­ni­ción que da mejor cuen­ta de lo que quie­re decir esta­do de dere­cho y es aque­lla de la segu­ri­dad jurí­di­ca. Quie­nes recla­man segu­ri­dad jurí­di­ca no son los ciu­da­da­nos sino los inver­sio­nis­tas85.

El dere­cho humano a la revo­lu­ción, a la pro­pie­dad socia­lis­ta, cho­ca anta­gó­ni­ca­men­te con el dere­cho bur­gués a la repre­sión para man­te­ner su pro­pie­dad capi­ta­lis­ta. Son dos dere­chos igua­les e irre­con­ci­lia­bles que expre­san la dia­léc­ti­ca de la uni­dad y lucha de con­tra­rios. Cuan­do cho­can dos dere­chos igua­les y con­tra­rios, deci­de la fuer­za86. Esta es la teo­ría mar­xis­ta del derecho/​necesidad de la revo­lu­ción, y la teo­ría del Che.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 17 de octu­bre de 2016

  1. Che Gue­va­ra: Ver­sión de acta iné­di­ta. 2 de octu­bre de 1964, Apun­tes crí­ti­cos a la eco­no­mía polí­ti­ca, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2006, p. 321.
  2. La pupi­la asom­bra­da: Res­ca­tan his­tó­ri­ca entre­vis­ta del Che en Nue­va York, 9 de octu­bre de 2016 (http://​www​.lahai​ne​.org/​m​u​n​d​o​.​p​h​p​/​r​e​s​c​a​t​a​n​-​h​i​s​t​o​r​i​c​a​-​e​n​t​r​e​v​i​s​t​a​-​d​e​l​-​che).
  3. Paul Mason: Post­ca­pi­ta­lis­mo. Hacia un nue­vo futu­ro, Pai­dós, Bar­ce­lo­na 2016, p. 337.
  4. Jor­ge Beins­tein: El comu­nis­mo como nece­si­dad his­tó­ri­ca, ¿Por qué socia­lis­mo?, Boltxe-Trin­che­ra, Cara­cas 2016, pp. 33 – 67.
  5. Juan Mar­tí­nez Ahrens: Bajo la som­bra del Che Gue­va­ra, 9 de octu­bre de 2016 (http://​cul​tu​ra​.elpais​.com/​c​u​l​t​u​r​a​/​2​0​1​6​/​1​0​/​0​7​/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​1​4​7​5​8​5​3​8​4​7​_​0​8​6​7​2​4​.​h​tml).
  6. Amin­ta Bele­ño Gómez: Perio­dis­mo y gue­rra, Edit. Trin­che­ra, Cara­cas 2016, p. 35.
  7. Her­nan­do Cal­vo Ospi­na: Para la ven­gan­za nin­gún camino es lar­go, 8 de octu­bre de 2016 (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=217711&titular=para-la-venganza-ning%FAn-camino-es-largo-).
  8. Rubén Buren: Las manos de Víc­tor Jara (42 años de su muer­te), 16 de sep­tiem­bre de 2015 (https://​www​.dia​go​nal​pe​rio​di​co​.net/​c​u​l​t​u​r​a​s​/​2​7​7​6​7​-​m​a​n​o​s​-​v​i​c​t​o​r​-​j​a​r​a​-​4​2​-​a​n​o​s​-​s​u​-​m​u​e​r​t​e​.​h​tml).
  9. Luis Suá­rez Sala­zar: Che, artis­ta de la lucha revo­lu­cio­na­ria, Pen­sar al Che, Cen­tro de Estu­dios sobre Amé­ri­ca, Edit. José Mar­tí, La Haba­na 189, pp. 136 – 192.
  10. Fer­nán­dez Mar­tí­nez de Here­dia: Gue­va­ris­mo, 9 de octu­bre de 2013 (https://​www​.rebe​lion​.org/​h​e​m​e​r​o​t​e​c​a​/​a​r​g​e​n​t​i​n​a​/​h​e​r​e​d​i​a​2​8​0​7​0​2​.​htm).
  11. Nés­tor Kohan: En la sel­va, Grá­fi­cas León, Esta­do espa­ñol, 2011, p. 264.
  12. Che Gue­va­ra: Tác­ti­ca y estra­te­gia de la Revo­lu­ción Lati­no­ame­ri­ca­na, Obras, 1957 – 1967, tomo II, Casa de las Amé­ri­cas, La Haba­na 1970, p. 494.
  13. Michel Hus­son: El capi­ta­lis­mo en 10 lec­cio­nes, Vien­to Sur, Madrid 2013, p. 257.
  14. Jor­ge Beins­tein: Comu­nis­mo o nada, Edit. Trin­che­ra, Cara­cas 2014, pp. 94 – 97.
  15. Juan Luis Ber­te­rret­che: Neo­li­be­ra­lis­mo y la finan­cie­ri­za­ción de la eco­no­mía, 16 de octu­bre de 2016 (http://​www​.lahai​ne​.org/​m​u​n​d​o​.​p​h​p​/​n​e​o​l​i​b​e​r​a​l​i​s​m​o​-​y​-​l​a​-​f​i​n​a​n​c​i​e​r​i​z​a​c​i​o​n​-de).
  16. Susan Stran­ge: Dine­ro loco, Pai­dós, Bar­ce­lo­na 1999, pp. 145 – 163.
  17. Daniel Ben­saïd: Marx ha vuel­to, Edha­sa, Bar­ce­lo­na 2012, p. 155.
  18. Michael Roberts: Se tra­ta de la caí­da a lar­go pla­zo de la tasa de ganan­cia: ¡y no es bro­ma!, 7 de junio de 2015 (http://​www​.sin​per​mi​so​.info/​t​e​x​t​o​s​/​s​e​-​t​r​a​t​a​-​d​e​-​l​a​-​c​a​d​a​-​a​-​l​a​r​g​o​-​p​l​a​z​o​-​d​e​-​l​a​-​t​a​s​a​-​d​e​-​g​a​n​a​n​c​i​a​-​y​-​n​o​-​e​s​-​b​r​oma).
  19. Mar­co Anto­nio More­nos: Deu­da mun­dial lle­ga a 200 billo­nes de dóla­res, ¿se acer­ca el mun­do a la quie­bra?, 7 de febre­ro de 2015 (http://​www​.elblog​sal​mon​.com/​e​c​o​n​o​m​i​a​/​d​e​u​d​a​-​m​u​n​d​i​a​l​-​l​l​e​g​a​-​a​-​2​0​0​-​b​i​l​l​o​n​e​s​-​d​e​-​d​o​l​a​r​e​s​-​s​e​-​a​c​e​r​c​a​-​e​l​-​m​u​n​d​o​-​a​-​l​a​-​q​u​i​e​bra).
  20. 8 de agos­to de 2016 (http://​www​.slow​food​.com/​p​r​e​s​s​-​r​e​l​e​a​s​e​/​d​i​a​-​d​e​l​-​e​x​c​e​s​o​-​d​e​-​l​a​-​t​i​e​r​r​a​-​2​0​1​6​-​e​l​-​c​o​m​p​r​o​m​i​s​o​-​d​e​-​t​e​r​r​a​-​m​a​d​r​e​-​s​a​l​o​n​e​-​d​e​l​-​g​u​s​t​o​-​p​o​r​-​u​n​-​f​u​t​u​r​o​-​s​o​s​t​e​n​i​b​le/).
  21. Car­los Eloy Bal­ma­se­da Espi­no­sa: La tie­rra: supre­ma mer­can­cía. Su aca­pa­ra­mien­to como for­ma emer­gen­te de some­ter ante el mer­ca­do y el capi­tal, A Con­tra­co­rrien­te, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2011, nº VIII, pp. 59 – 90.
  22. Clau­dio Katz: Neo­li­be­ra­lis­mo, neo­de­sa­rro­llis­mo, socia­lis­mo, Edt. Alba, Argen­ti­na 2016, pp. 119 – 135.
  23. María Torre­llas y Car­los Azná­res: Entre­vis­ta a Loli­ta Chá­vez, lide­re­sa indí­ge­na gua­te­mal­te­ca. Somos un pue­blo mile­na­rio de gue­rre­ras y gue­rre­ros, 1 de agos­to de 2016, 1 de octu­bre de 2016 (http://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​1​6​/​0​9​/​0​1​/​e​n​t​r​e​v​i​s​t​a​-​a​-​l​o​l​i​t​a​-​c​h​a​v​e​z​-​l​i​d​e​r​e​s​a​-​i​n​d​i​g​e​n​a​-​g​u​a​t​e​m​a​l​t​e​c​a​-​s​o​m​o​s​-​u​n​-​p​u​e​b​l​o​-​m​i​l​e​n​a​r​i​o​-​d​e​-​g​u​e​r​r​e​r​a​s​-​y​-​g​u​e​r​r​e​r​os/).
  24. Armand Mat­ter­lard: El medio de comu­ni­ca­ción de masas en la lucha de cla­ses, La crí­ti­ca en tiem­po de Revo­lu­ción, Edit. Orien­te, San­tia­go de Cuba 2010, pp. 170 – 187.
  25. B. S. Bal­vés: Arte y Cien­cia o Indus­tria Cul­tu­ral, Razón y Revo­lu­ción, Bue­nos Aires, nº 13, invierno de 2004, pp. 29 – 30.
  26. Che Gue­va­ra: Men­sa­je a los pue­blos del mun­do a tra­vés de la Tri­la­te­ral, Escri­tos y dis­cur­sos, tomo 9, Cien­cias Socia­les. La Haba­na, 1985, p. 359.
  27. Nés­tor Kohan: En la sel­va, Grá­fi­cas León, Esta­do espa­ñol, 2011, p. 316.
  28. Jean Elleins­tein: Marx, su vida, su obra, Argos Ver­ga­ra, Bar­ce­lo­na 1985, p. 286.
  29. Che Gue­va­ra: El sis­te­ma eco­nó­mi­co socia­lis­ta mun­dial, Apun­tes crí­ti­cos a la eco­no­mía polí­ti­ca, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2006, p. 191.
  30. Bene Fine y A. Saad-Filho: El Capi­tal de Marx, FCE, Méxi­co 2013, p. 186.
  31. Clau­dio Katz: El impe­ria­lis­mo con­tem­po­rá­neo, 25 de mayo de 2011 (http://​www​.apo​rrea​.org/​t​i​b​u​r​o​n​/​a​1​2​4​0​1​1​.​h​tml).
  32. Rolan­do Asta­ri­ta: Impe­ria­lis­mo en Lenin, aná­li­sis crí­ti­co, (https://​rolan​doas​ta​ri​ta​.word​press​.com/​2​0​1​1​/​0​3​/​2​3​/​i​m​p​e​r​i​a​l​i​s​m​o​-​e​n​-​l​e​n​i​n​-​a​n​a​l​i​s​i​s​-​c​r​i​t​i​co/).
  33. Edmil­son Cos­ta: A cri­se eco­nô­mi­ca mun­dial, a glo­ba­liçao e o Bra­sil, ICP, Sâo Pau­lo 2013, pp. 174 – 179
  34. Peter McLa­ren: El Che Gue­va­ra, Pau­lo Frei­re y la peda­go­gía de la revo­lu­ción, Siglo XXI, Méxi­co 2011, p 61.
  35. Ernest Man­del: El gran deba­te eco­nó­mi­co, Ernes­to Che Gue­va­ra. Escri­tos eco­nó­mi­cos, PyP, Cór­do­ba, Argen­ti­na, 1971, pp. 11 – 12.
  36. Xabier Arri­za­ba­lo Mon­to­ro: Capi­ta­lis­mo y eco­no­mía mun­dial, IME, Madrid 2014, pp. 251 – 258.
  37. Cesá­reo R. Agui­le­ra del Prat: La Cri­sis del Esta­do Socia­lis­ta. Chi­na y la Unión Sovié­ti­ca duran­te los Años Ochen­ta, PPU, Bar­ce­lo­na 1994, pp. 67 – 69.
  38. A. G. Löwy: El comu­nis­mo de Buja­rin, Gri­jal­bo, Bar­ce­lo­na 1972, pp. 279 – 311.
  39. Rolan­do Asta­ri­ta: Chi­na capi­ta­lis­ta, 10 de octu­bre de 2011 (https://​rolan​doas​ta​ri​ta​.word​press​.com/​2​0​1​1​/​1​0​/​1​0​/​c​h​i​n​a​-​c​a​p​i​t​a​l​i​s​ta/).
  40. Nés­tor Kohan: En la sel­va, Grá­fi­cas León, Esta­do espa­ñol, 2011, pp. 215 – 218.
  41. Luiz Ber­nar­do Peri­cás: Che Gue­va­ra y el deba­te eco­nó­mi­co en Cuba, Casa de las Amé­ri­cas, La Haba­na 2014, pp. 151 – 153.
  42. Che Gue­va­ra: Ver­sión de acta iné­di­ta. 2 de octu­bre de 1964, Apun­tes crí­ti­cos a la eco­no­mía polí­ti­ca, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2006, p. 337.
  43. Marie Lavig­ne: Del socia­lis­mo al mer­ca­do, Encuen­tro Edi­cio­nes, Madrid 1997, pp. 60 – 68.
  44. Che Gue­va­ra: Lenin. Infor­me sobre la acti­vi­dad del Con­se­jo de Comi­sa­rios del Pue­blo, 24 de enero de 1918, Apun­tes crí­ti­cos a la eco­no­mía polí­ti­ca, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2006, p. 230.
  45. Luiz Ber­nar­do Peri­cás: Che Gue­va­ra y el deba­te eco­nó­mi­co en Cuba, Casa de las Amé­ri­cas, La Haba­na 2014, p. 343.
  46. Luiz Ber­nar­do Peri­cás: Che Gue­va­ra y el deba­te eco­nó­mi­co en Cuba, Casa de las Amé­ri­cas, La Haba­na 2014, p. 345.
  47. Che Gue­va­ra: Acer­ca del sig­ni­fi­ca­do del oro aho­ra y des­pués de la vic­to­ria com­ple­ta del socia­lis­mo, Apun­tes crí­ti­cos a la eco­no­mía polí­ti­ca, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2006, p. 216.
  48. Edmun­do Aray: Eco­no­mía polí­ti­ca y socia­lis­mo, CENAL, Cara­cas 2009, p. 102.
  49. Enri­que Pala­zue­los y Rafael Her­nán­dez: La deca­den­cia eco­nó­mi­ca de Rusia, Deba­te, Bar­ce­lo­na 2001, pp. 55 y ss.
  50. Roger Keeran/​Thomas Kenny: El socia­lis­mo trai­cio­na­do, El Vie­jo Topo, Bar­ce­lo­na 2014, p. 92.
  51. José Luis Rodrí­guez Gar­cía: El derrum­be del socia­lis­mo en Euro­pa, Cien­cias Socia­les, Ruth, La Haba­na 2014, p. 48.
  52. Ser­guéi Kara-Mur­za: Mani­pu­la­ción de la con­cien­cia, tomo II, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2014, pp. 41 y ss.
  53. Che Gue­va­ra: Ver­sión de acta iné­di­ta. 2 de octu­bre de 1964, Apun­tes crí­ti­cos a la eco­no­mía polí­ti­ca, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2006, p. 298.
  54. Che Gue­va­ra: Reu­nión bimes­tral. 22 de febre­ro de 1964, Apun­tes crí­ti­cos a la eco­no­mía polí­ti­ca, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2006, p. 284.
  55. Che Gue­va­ra: Reu­nión bimes­tral. 5 de diciem­bre de 1964, Apun­tes crí­ti­cos a la eco­no­mía polí­ti­ca, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2006, pp. 379 – 380.
  56. Che Gue­va­ra: El cua­dro, colum­na ver­te­bral de la Revo­lu­ción, Obras, 1957 – 1967, tomo II, Casa de las Amé­ri­cas, La Haba­na 1970, p. 156.
  57. Che Gue­va­ra: El cua­dro, colum­na ver­te­bral de la Revo­lu­ción, Obras, 1957 – 1967, tomo II, Casa de las Amé­ri­cas, La Haba­na 1970, p. 158.
  58. Che Gue­va­ra: Reu­nión bimes­tral. 5 de diciem­bre de 1964, Apun­tes crí­ti­cos a la eco­no­mía polí­ti­ca, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2006, p. 361.
  59. Che Gue­va­ra: Dis­cur­so en home­na­je a los tra­ba­ja­do­res des­ta­ca­dos, Escri­tos y dis­cur­sos, tomo 6, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 1985, pp. 230 – 231.
  60. Che Gue­va­ra: Con­tra la buro­cra­cia, Obras 1957 – 1967, tomo II, Casa de las Amé­ri­cas, La Haba­na 1970, p. 182.
  61. Livio Sichi­ro­llo: Dia­léc­ti­ca, Edit. Labor, Bar­ce­lo­na 1976, p. 20.
  62. Nés­tor Kohan: En la sel­va, Grá­fi­cas León, Esta­do espa­ñol, 2011, p. 83.
  63. Nés­tor Kohan: En la sel­va, Grá­fi­cas León, Esta­do espa­ñol, 2011, pp. 137 – 151.
  64. Che Gue­va­ra: Reu­nión bimes­tral. 5 de diciem­bre de 1964, Apun­tes crí­ti­cos a la eco­no­mía polí­ti­ca, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2006, p. 369.
  65. Lidia Tur­ner Mar­tí: El pen­sa­mien­to peda­gó­gi­co de Ernes­to Che Gue­va­ra, Edit. Capi­tán San Luis, La Haba­na 2007, pp. 89 – 90.
  66. Luiz Ber­nar­do Peri­cás: Che Gue­va­ra y el deba­te eco­nó­mi­co en Cuba, Casa de las Amé­ri­cas, La Haba­na 2014, p. 255.
  67. Peter McLa­ren: El Che Gue­va­ra, Pau­lo Frei­re y la peda­go­gía de la revo­lu­ción, Siglo XXI, Méxi­co 2011, p. 61.
  68. Peter McLa­ren: El Che Gue­va­ra, Pau­lo Frei­re y la peda­go­gía de la revo­lu­ción, Siglo XXI, Méxi­co 2011, p 63.
  69. Che Gue­va­ra: Qué debe ser un joven comu­nis­ta, Obras, 1957 – 1967, tomo II, Casa de las Amé­ri­cas, La Haba­na 1970, p. 165.
  70. Che Gue­va­ra: Refor­ma Uni­ver­si­ta­ria y Revo­lu­ción, Escri­tos y dis­cur­sos, tomo 4, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 1985, p. 37.
  71. Jai­me Mas­sar­do: Anto­nio Grams­ci, Ernes­to Gue­va­ra. Dos momen­tos de la filo­so­fía de la pra­xis, 14 de diciem­bre de 2015 (https://​mar​xis​mo​cri​ti​co​.com/​2​0​1​5​/​1​2​/​1​4​/​a​n​t​o​n​i​o​-​g​r​a​m​s​c​i​-​e​r​n​e​s​t​o​-​g​u​e​v​a​ra/).
  72. Colec­ti­vo Dia­tri­ba: Edu­ca­ción y auto­ges­tión: Poten­cia­li­da­des polí­ti­co-peda­gó­gi­cas de la auto­ges­tión en espa­cios edu­ca­ti­vos, Con­tra­pun­to, Uni­ver­si­dad de la Repú­bli­ca, Mon­te­vi­deo 2012, pp. 107 – 117.
  73. Che Gue­va­ra: Reu­nión bimes­tral. 5 de diciem­bre de 1964, Apun­tes crí­ti­cos a la eco­no­mía polí­ti­ca, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2006, p. 366.
  74. Ludo­vi­co Sil­va: La alie­na­ción como sis­te­ma, Alfa­dil Edi­cio­nes, Cara­cas 1983, p. 323.
  75. Che Gue­va­ra: El socia­lis­mo y el hom­bre en Cuba, Obras 1957 – 1967, tomo II, La Casa de las Amé­ri­cas, La Haba­na 1970, pp. 370 – 371.
  76. Che Gue­va­ra: El socia­lis­mo y el hom­bre en Cuba, Obras 1957 – 1967, tomo II, La Casa de las Amé­ri­cas, La Haba­na 1970, pp. 371 – 372.
  77. José Bell Lara: Galeano habla con el Che, 17 de octu­bre de 2016 (http://​www​.lahai​ne​.org/​m​u​n​d​o​.​p​h​p​/​e​d​u​a​r​d​o​-​g​a​l​e​a​n​o​-​h​a​b​l​a​-​c​o​n​-el).
  78. Frie­drich Engels: Car­ta a Bebel, 18 de noviem­bre de 1884, Corres­pon­den­cia, Argen­ti­na, Car­ta­go 1973, pp. 343 – 347.
  79. Che Gue­va­ra: Dis­cur­so en el acto con­me­mo­ra­ti­vo de la muer­te de Anto­nio Gui­te­ras, Escri­tos y dis­cur­sos, tomo 5, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 1985, p. 159.
  80. Alfre­do Manei­ro: Inva­sión y cola­bo­ra­cio­nis­mo, El perro y la rana, Cara­cas 2010, pp. 95 y ss.
  81. Che Gue­va­ra: Dis­cur­so en el acto de home­na­je al gene­ral Lis­ter, Escri­tos y dis­cur­sos, tomo 4, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 1985, p. 166.
  82. Che Gue­va­ra: Tác­ti­ca y estra­te­gia de la Revo­lu­ción Lati­no­ame­ri­ca­na, Obras, 1957 – 1967, tomo II, Casa de las Amé­ri­cas, La Haba­na 1970, p. 498.
  83. Karl Marx: Car­ta a Engels. 25 de setiem­bre de 1857, Corres­pon­den­cia, Argen­ti­na, Car­ta­go 1973, pp. 88 – 89.
  84. Pablo Dáva­los: Hacia un nue­vo mode­lo de domi­na­ción polí­ti­ca: Vio­len­cia y poder en el pos­neo­li­be­ra­lis­mo, Con­tra­pun­to, Uni­ver­si­dad de la Repú­bli­ca, Mon­te­vi­deo 2012, pp. 144 – 145.
  85. Pablo Dáva­los: Hacia un nue­vo mode­lo de domi­na­ción polí­ti­ca: Vio­len­cia y poder en el pos­neo­li­be­ra­lis­mo, Con­tra­pun­to, Uni­ver­si­dad de la Repú­bli­ca, Mon­te­vi­deo 2012, p. 150.
  86. Karl Marx: El Capi­tal, libro I, FCE, Méxi­co 1973, pp. 128 – 129.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *