El capi­ta­lis­mo con­tra los Pue­blos Ori­gi­na­rios de Esta­dos Unidos

Hace unas sema­nas en Esta­dos Uni­dos como en la mayo­ría de paí­ses de Lati­noa­mé­ri­ca se cele­bró el día de Cris­tó­bal Colón, se rea­li­za­ron acti­vi­da­des en las escue­las y fue día feria­do. En Esta­dos Uni­dos, noviem­bre es el mes de los Pue­blos Nati­vos des­de 1990. Como el papel aguan­ta con todo, se dice que es para con­me­mo­rar el apor­te de los esta­dou­ni­den­ses pro­ve­nien­tes de los Pue­blos Ori­gi­na­rios. El Gobierno fede­ral ha reco­no­ci­do a 566 tri­bus y a 326 reser­vas de indí­ge­nas. Aho­ra bien, ¿para qué los tie­nen en reser­vas? ¿No es otra moda­li­dad de escla­vi­tud y encar­ce­la­mien­to acaso?

Lo más cer­cano a noso­tros lati­no­ame­ri­ca­nos es el geno­ci­dio que sufrie­ron los Pue­blos Ori­gi­na­rios cuan­do espa­ño­les ladro­nes, tra­fi­can­tes y ase­si­nos inva­die­ron el con­ti­nen­te. Nos con­ta­ron la his­to­ria patriar­cal de La Malin­che pero no la de Jua­na Azur­duy y Bar­to­li­na Sisa. A Malin­che la rei­vin­di­có Lau­ra Esqui­vel, en su nove­la Malin­che. Pero ha podi­do más el patriar­ca­do y segui­mos can­tan­do La mal­di­ción de la Malin­che, de Gavino Palo­ma­res. ¿La rei­vin­di­ca­rá algún día la his­to­ria ver­da­de­ra que nun­ca es la oficial?

De éste lado de la fron­te­ra que tam­bién nos fue impues­ta para divi­dir Lati­noa­mé­ri­ca de inva­so­res euro­peos, tam­bién hay Pue­blos Ori­gi­na­rios, no han podi­do exter­mi­nar­los por más que lo inten­ten. A ellos nos los han pin­ta­do en las pelí­cu­las del oes­te al esti­lo Holly­wood: como vio­len­tos, con arcos y fle­chas ata­can­do carre­tas de anglo­sa­jo­nes que pasan entre mon­ta­ñas y ríos. Los már­ti­res; hom­bres cau­cá­si­cos de ojos ver­des y azu­les, robus­tos y de cabe­llo rubio. Muje­res altas y esbel­tas, de tez blan­ca y con sir­vien­tas indí­ge­nas. De moda­les y pala­dar refi­na­dos. Ahí están las pelí­cu­las de John Way­ne, el Gran Cha­pa­rralBonan­za, con las que cre­ci­mos muchos, por­que el papel de la tele­vi­sión en la des­in­for­ma­ción es vital. 

Esa mis­ma tele­vi­sión está ocul­tan­do lo que suce­de con los Pue­blos Ori­gi­na­rios de Esta­dos Uni­dos. La opre­sión que viven es bru­tal, como la que viven los afro des­cen­dien­tes en las urbes indus­tria­li­za­das y la comu­ni­dad lati­na indo­cu­men­ta­da. Sin embar­go lo que viven los lati­nos no lo cubre nin­gún medio de infor­ma­ción, en el caso de los afros y los Pue­blos Ori­gi­na­rios tie­nen el res­pal­do de los medios de comu­ni­ca­ción alter­na­ti­vos y es gra­cias a ellos que nos hemos ente­ra­do de lo que está suce­dien­do en Dako­ta del Nor­te, don­de pre­ten­den cons­truir un oleducto.

Es el mis­mo petró­leo por el que Méxi­co está como está y fue el Gol­pe en Bra­sil y la insis­ten­cia en derro­car a Madu­ro en Vene­zue­la. El mis­mo petró­leo por que el que mata­ron a Gadaf­fi y se vino aba­jo la Revo­lu­ción Ára­be. El mis­mo por el que inva­die­ron Irak y están bom­bar­dean­do Siria. El mis­mo capi­ta­lis­mo que ha muti­la­do Áfri­ca con los Dia­man­tes de San­gre y sigue inva­dien­do pue­blos en desa­rro­llo por el agua de sus ríos y la belle­za natu­ral que la tie­rra guar­da en sus entra­ñas. El mis­mo capi­ta­lis­mo que tie­ne el blo­queo en Cuba. El mis­mo que apli­ca la ver­sión reno­va­da del Plan Cón­dor en Amé­ri­ca Lati­na. Ajá, el mis­mo que tie­ne millo­nes de pobres en Esta­dos Uni­dos y miles de parias en las cár­ce­les. El mis­mo que rea­li­za lim­pie­zas socia­les en barrios lati­nos y afros. El mis­mo que mata negros y lati­nos como perros rabio­sos en las calles.

En Esta­dos Uni­dos, Nati­vos que se opo­nen y defien­den el agua de sus ríos han sido repri­mi­dos al esti­lo las pelí­cu­las del oes­te holly­woo­den­ses, el Gobierno ha gas­ta­do ya 10 millo­nes de dóla­res en repri­mir­las des­de que comen­za­ron las mani­fes­ta­cio­nes pací­fi­cas, Amy Good­man fue la perio­dis­ta en ir al pare­dón, la uti­li­za­ron como escu­do para silen­ciar a los Pue­blos Ori­gi­na­rios pero no lo logra­ron, aun­que le impu­sie­ron car­gos inexis­ten­tes e inventados. 

Han uti­li­za­do gases lacri­mó­ge­nos, los han ata­do como a perros y meti­do a perre­ras, lite­ral, de esas mis­mas perre­ras uti­li­zan en la fron­te­ra con Méxi­co para atra­par indo­cu­men­ta­dos. Los han gol­pea­do y acu­sa­do de rom­per el orden, muchos están en la cár­cel acu­sa­dos de cosas que nun­ca hicieron.

La pre­gun­ta, ¿en dón­de están los millo­nes de ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses defen­dién­do­los y unién­do­se a las mani­fes­ta­cio­nes y a la denun­cia? El agua es vida, se toma, el petró­leo no, nadie pue­de bañar­se con petró­leo, cocer sus ali­men­tos, lavar su ropa, aten­der emer­gen­cias de hos­pi­tal, regar las plan­tas. Una llu­via de petró­leo no hace cre­cer los árbo­les, las hortalizas.

Las pro­tes­tas de los Pue­blos Ori­gi­na­rios sir­vie­ron de idea para que en la noche de Hallo­ween muchos anglo­sa­jo­nes se dis­fra­za­ran de Nati­vos para sus fies­tas. Y otros en espe­cí­fi­co con los Nati­vos que están pro­tes­tan­do defen­dien­do sus ríos. Una fal­ta de res­pe­to total. En noviem­bre tam­bién se cele­bra el Día de Acción de Gra­cias, his­to­ria mal con­ta­da, don­de dicen que Nati­vos die­ron de comer a los pere­gri­nos que lle­ga­ron a tie­rras ame­ri­ca­nas como mues­tra de hos­pi­ta­li­dad y de recibimiento. 

La ver­dad es otra, pero la ocul­tan, no se las dicen a los niños en las escue­las, no la dicen en los medios de comu­ni­ca­ción, no la dicen en las obras de tea­tro de Broad­way, no lo dicen en las pelí­cu­las de Holly­wood, no lo dicen en la poe­sía que gana even­tos lite­ra­rios, no la cuen­tan los escri­to­res que reci­ben meda­llas de honor en la Casa Blan­ca. No está expues­ta mura­les en los gran­des museos. No, está ocul­ta y solo la cuen­tan los que tie­nen Memo­ria His­tó­ri­ca. Des­gra­cia­da­men­te poquí­si­mos en este país de masas mani­pu­la­das por el consumismo.

Sin embar­go a pesar de la opre­sión capi­ta­lis­ta, los Pue­blos Nati­vos de Esta­dos Uni­dos, como los Pue­blos Nati­vos del mun­do, siguen des­pier­tos, luchan­do, defen­dién­do­se del ata­que bru­tal de un impe­rio que cree que aca­ban­do con la natu­ra­le­za sobre­vi­vi­rá cuan­do el agua se aca­be, y podrá comer dóla­res y beber petró­leo. Hay tan­to por apren­der de los Pue­blos Ori­gi­na­rios. Por si que­da­ba algu­na duda, si así actúa el gobierno esta­dou­ni­den­se con­tra los Pue­blos Ori­gi­na­rios den­tro de su pro­pio terri­to­rio, ima­gi­ne­mos qué es capaz de hacer en las inje­ren­cias extran­je­ras. Digo, por si nos que­da duda…

Y una más, ima­gi­ne­mos qué es capaz de hacer la Patru­lla Fron­te­ri­za con los migran­tes indo­cu­men­ta­dos en la fron­te­ra entre Méxi­co y Esta­dos Uni­dos. ¿Algu­na duda de por qué los indo­cu­men­ta­dos no denun­cian lo que viven en la tra­ve­sía al lle­gar a terri­to­rio esta­dou­ni­den­se? Sería bueno que vie­ran la pelí­cu­la Mache­te, para tener noción. Y como guin­da del pas­tel, repri­mién­do­los es como Esta­dos Uni­dos cele­bra el Mes de la Heren­cia de los Pue­blos Ori­gi­na­rios. Belleza… 

Ilka Oli­va Corado

2 de noviem­bre de 2016, Esta­dos Unidos

Blog de la auto­ra: https://​cro​ni​cas​deu​nain​qui​li​na​.com/​2​0​1​6​/​1​1​/​0​2​/​e​l​-​c​a​p​i​t​a​l​i​s​m​o​-​c​o​n​t​r​a​-​l​o​s​-​p​u​e​b​l​o​s​-​o​r​i​g​i​n​a​r​i​o​s​-​d​e​-​e​s​t​a​d​o​s​-​u​n​i​d​os/

Fuen­te: http://​www​.inves​ti​gac​tion​.net/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.