El capi­ta­lis­mo con­tra los Pue­blos Ori­gi­na­rios de Esta­dos Unidos

Hace unas sema­nas en Esta­dos Uni­dos como en la mayo­ría de paí­ses de Lati­noa­mé­ri­ca se cele­bró el día de Cris­tó­bal Colón, se rea­li­za­ron acti­vi­da­des en las escue­las y fue día feria­do. En Esta­dos Uni­dos, noviem­bre es el mes de los Pue­blos Nati­vos des­de 1990. Como el papel aguan­ta con todo, se dice que es para con­me­mo­rar el apor­te de los esta­dou­ni­den­ses pro­ve­nien­tes de los Pue­blos Ori­gi­na­rios. El Gobierno fede­ral ha reco­no­ci­do a 566 tri­bus y a 326 reser­vas de indí­ge­nas. Aho­ra bien, ¿para qué los tie­nen en reser­vas? ¿No es otra moda­li­dad de escla­vi­tud y encar­ce­la­mien­to acaso?

Lo más cer­cano a noso­tros lati­no­ame­ri­ca­nos es el geno­ci­dio que sufrie­ron los Pue­blos Ori­gi­na­rios cuan­do espa­ño­les ladro­nes, tra­fi­can­tes y ase­si­nos inva­die­ron el con­ti­nen­te. Nos con­ta­ron la his­to­ria patriar­cal de La Malin­che pero no la de Jua­na Azur­duy y Bar­to­li­na Sisa. A Malin­che la rei­vin­di­có Lau­ra Esqui­vel, en su nove­la Malin­che. Pero ha podi­do más el patriar­ca­do y segui­mos can­tan­do La mal­di­ción de la Malin­che, de Gavino Palo­ma­res. ¿La rei­vin­di­ca­rá algún día la his­to­ria ver­da­de­ra que nun­ca es la oficial?

De éste lado de la fron­te­ra que tam­bién nos fue impues­ta para divi­dir Lati­noa­mé­ri­ca de inva­so­res euro­peos, tam­bién hay Pue­blos Ori­gi­na­rios, no han podi­do exter­mi­nar­los por más que lo inten­ten. A ellos nos los han pin­ta­do en las pelí­cu­las del oes­te al esti­lo Holly­wood: como vio­len­tos, con arcos y fle­chas ata­can­do carre­tas de anglo­sa­jo­nes que pasan entre mon­ta­ñas y ríos. Los már­ti­res; hom­bres cau­cá­si­cos de ojos ver­des y azu­les, robus­tos y de cabe­llo rubio. Muje­res altas y esbel­tas, de tez blan­ca y con sir­vien­tas indí­ge­nas. De moda­les y pala­dar refi­na­dos. Ahí están las pelí­cu­las de John Way­ne, el Gran Cha­pa­rralBonan­za, con las que cre­ci­mos muchos, por­que el papel de la tele­vi­sión en la des­in­for­ma­ción es vital. 

Esa mis­ma tele­vi­sión está ocul­tan­do lo que suce­de con los Pue­blos Ori­gi­na­rios de Esta­dos Uni­dos. La opre­sión que viven es bru­tal, como la que viven los afro des­cen­dien­tes en las urbes indus­tria­li­za­das y la comu­ni­dad lati­na indo­cu­men­ta­da. Sin embar­go lo que viven los lati­nos no lo cubre nin­gún medio de infor­ma­ción, en el caso de los afros y los Pue­blos Ori­gi­na­rios tie­nen el res­pal­do de los medios de comu­ni­ca­ción alter­na­ti­vos y es gra­cias a ellos que nos hemos ente­ra­do de lo que está suce­dien­do en Dako­ta del Nor­te, don­de pre­ten­den cons­truir un oleducto.

Es el mis­mo petró­leo por el que Méxi­co está como está y fue el Gol­pe en Bra­sil y la insis­ten­cia en derro­car a Madu­ro en Vene­zue­la. El mis­mo petró­leo por que el que mata­ron a Gadaf­fi y se vino aba­jo la Revo­lu­ción Ára­be. El mis­mo por el que inva­die­ron Irak y están bom­bar­dean­do Siria. El mis­mo capi­ta­lis­mo que ha muti­la­do Áfri­ca con los Dia­man­tes de San­gre y sigue inva­dien­do pue­blos en desa­rro­llo por el agua de sus ríos y la belle­za natu­ral que la tie­rra guar­da en sus entra­ñas. El mis­mo capi­ta­lis­mo que tie­ne el blo­queo en Cuba. El mis­mo que apli­ca la ver­sión reno­va­da del Plan Cón­dor en Amé­ri­ca Lati­na. Ajá, el mis­mo que tie­ne millo­nes de pobres en Esta­dos Uni­dos y miles de parias en las cár­ce­les. El mis­mo que rea­li­za lim­pie­zas socia­les en barrios lati­nos y afros. El mis­mo que mata negros y lati­nos como perros rabio­sos en las calles.

En Esta­dos Uni­dos, Nati­vos que se opo­nen y defien­den el agua de sus ríos han sido repri­mi­dos al esti­lo las pelí­cu­las del oes­te holly­woo­den­ses, el Gobierno ha gas­ta­do ya 10 millo­nes de dóla­res en repri­mir­las des­de que comen­za­ron las mani­fes­ta­cio­nes pací­fi­cas, Amy Good­man fue la perio­dis­ta en ir al pare­dón, la uti­li­za­ron como escu­do para silen­ciar a los Pue­blos Ori­gi­na­rios pero no lo logra­ron, aun­que le impu­sie­ron car­gos inexis­ten­tes e inventados. 

Han uti­li­za­do gases lacri­mó­ge­nos, los han ata­do como a perros y meti­do a perre­ras, lite­ral, de esas mis­mas perre­ras uti­li­zan en la fron­te­ra con Méxi­co para atra­par indo­cu­men­ta­dos. Los han gol­pea­do y acu­sa­do de rom­per el orden, muchos están en la cár­cel acu­sa­dos de cosas que nun­ca hicieron.

La pre­gun­ta, ¿en dón­de están los millo­nes de ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses defen­dién­do­los y unién­do­se a las mani­fes­ta­cio­nes y a la denun­cia? El agua es vida, se toma, el petró­leo no, nadie pue­de bañar­se con petró­leo, cocer sus ali­men­tos, lavar su ropa, aten­der emer­gen­cias de hos­pi­tal, regar las plan­tas. Una llu­via de petró­leo no hace cre­cer los árbo­les, las hortalizas.

Las pro­tes­tas de los Pue­blos Ori­gi­na­rios sir­vie­ron de idea para que en la noche de Hallo­ween muchos anglo­sa­jo­nes se dis­fra­za­ran de Nati­vos para sus fies­tas. Y otros en espe­cí­fi­co con los Nati­vos que están pro­tes­tan­do defen­dien­do sus ríos. Una fal­ta de res­pe­to total. En noviem­bre tam­bién se cele­bra el Día de Acción de Gra­cias, his­to­ria mal con­ta­da, don­de dicen que Nati­vos die­ron de comer a los pere­gri­nos que lle­ga­ron a tie­rras ame­ri­ca­nas como mues­tra de hos­pi­ta­li­dad y de recibimiento. 

La ver­dad es otra, pero la ocul­tan, no se las dicen a los niños en las escue­las, no la dicen en los medios de comu­ni­ca­ción, no la dicen en las obras de tea­tro de Broad­way, no lo dicen en las pelí­cu­las de Holly­wood, no lo dicen en la poe­sía que gana even­tos lite­ra­rios, no la cuen­tan los escri­to­res que reci­ben meda­llas de honor en la Casa Blan­ca. No está expues­ta mura­les en los gran­des museos. No, está ocul­ta y solo la cuen­tan los que tie­nen Memo­ria His­tó­ri­ca. Des­gra­cia­da­men­te poquí­si­mos en este país de masas mani­pu­la­das por el consumismo.

Sin embar­go a pesar de la opre­sión capi­ta­lis­ta, los Pue­blos Nati­vos de Esta­dos Uni­dos, como los Pue­blos Nati­vos del mun­do, siguen des­pier­tos, luchan­do, defen­dién­do­se del ata­que bru­tal de un impe­rio que cree que aca­ban­do con la natu­ra­le­za sobre­vi­vi­rá cuan­do el agua se aca­be, y podrá comer dóla­res y beber petró­leo. Hay tan­to por apren­der de los Pue­blos Ori­gi­na­rios. Por si que­da­ba algu­na duda, si así actúa el gobierno esta­dou­ni­den­se con­tra los Pue­blos Ori­gi­na­rios den­tro de su pro­pio terri­to­rio, ima­gi­ne­mos qué es capaz de hacer en las inje­ren­cias extran­je­ras. Digo, por si nos que­da duda…

Y una más, ima­gi­ne­mos qué es capaz de hacer la Patru­lla Fron­te­ri­za con los migran­tes indo­cu­men­ta­dos en la fron­te­ra entre Méxi­co y Esta­dos Uni­dos. ¿Algu­na duda de por qué los indo­cu­men­ta­dos no denun­cian lo que viven en la tra­ve­sía al lle­gar a terri­to­rio esta­dou­ni­den­se? Sería bueno que vie­ran la pelí­cu­la Mache­te, para tener noción. Y como guin­da del pas­tel, repri­mién­do­los es como Esta­dos Uni­dos cele­bra el Mes de la Heren­cia de los Pue­blos Ori­gi­na­rios. Belleza… 

Ilka Oli­va Corado

2 de noviem­bre de 2016, Esta­dos Unidos

Blog de la auto­ra: https://​cro​ni​cas​deu​nain​qui​li​na​.com/​2​0​1​6​/​1​1​/​0​2​/​e​l​-​c​a​p​i​t​a​l​i​s​m​o​-​c​o​n​t​r​a​-​l​o​s​-​p​u​e​b​l​o​s​-​o​r​i​g​i​n​a​r​i​o​s​-​d​e​-​e​s​t​a​d​o​s​-​u​n​i​d​os/

Fuen­te: http://​www​.inves​ti​gac​tion​.net/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *