San­ka­ra y la actua­li­dad de la revo­lu­ción burkinesa

El 15 de octu­bre de 1987 Tho­mas San­ka­ra era ase­si­na­do en unas cir­cuns­tan­cias extre­ma­da­men­te oscu­ras (en las que toda­vía hay que deter­mi­nar el papel del impe­ria­lis­mo fran­cés). Saïd Boua­ma­ma –soció­lo­go y mili­tan­te del Front uni des immi­gra­tions et des quar­tiers popu­lai­res, FUIQP (Fren­te Uni­do de las Inmi­gra­cio­nes y de los Barrios Popu­la­res)– des­cri­be en este tex­to el reco­rri­do, las ideas y actos del diri­gen­te revo­lu­cio­na­rio bur­ki­nés. Si bien el pro­ce­so abier­to por la revo­lu­ción san­ka­ris­ta se enfren­tó a enor­mes obs­tácu­los y cono­ció lími­tes impor­tan­tes, pone de relie­ve su actua­li­dad des­de el pun­to de vis­ta de las luchas anti­co­lo­nia­lis­ta y anti­ca­pi­ta­lis­ta, pero tam­bién en lo que con­cier­ne a la eco­lo­gía, la opre­sión de las muje­res y la deuda. 

Este tex­to pro­vie­ne del libro que Saïd Boua­ma­ma ha dedi­ca­do a las «figu­ras de la revo­lu­ción afri­ca­na» (Zones, 2014).

Nues­tra revo­lu­ción en Bur­ki­na Faso está abier­ta a las des­gra­cias de todos los pue­blos, Se ins­pi­ra tam­bién en todas las expe­rien­cias de los hom­bres des­de el pri­mer alien­to de la huma­ni­dad. Que­re­mos ser los here­de­ros de todas las revo­lu­cio­nes del mun­do, de todas las luchas de libe­ra­ción de los pue­blos del Ter­cer Mun­do (Tho­mas San­ka­ra, La liber­tad se con­quis­ta por medio de la lucha, Dis­cur­so ante la Asam­blea Gene­ral de la ONU, 1984).

Diez años des­pués del ase­si­na­to de [Amil­car] Cabral, Tho­mas San­ka­ra (1949−1987) se con­vier­te a los trein­ta y tres años en el pre­si­den­te más joven de Áfri­ca e inclu­so del pla­ne­ta. En aquel momen­to Alto Vol­ta es jun­to con Mala­wi el país más pobre del mun­do, don­de la espe­ran­za de vida es de ape­nas cua­ren­ta años. Lla­ma­do por su pue­blo y des­pués por el con­jun­to del con­ti­nen­te el pre­si­den­te de los niños o el pre­si­den­te de los pobres1, Tho­mas San­ka­ra debe hacer fren­te a un giro del mun­do que en las déca­das de 1970 y 1980 está mar­ca­do por unos cam­bios fun­da­men­ta­les de la eco­no­mía mun­dial (fluc­tua­ción de las coti­za­cio­nes del petró­leo, cri­sis de la deu­da de los paí­ses del Ter­cer Mun­do, triun­fo del neo­li­be­ra­lis­mo en los paí­ses occi­den­ta­les) y por la emer­gen­cia de nue­vas temá­ti­cas que has­ta enton­ces esta­ban lejos de ser la prio­ri­dad de los revo­lu­cio­na­rios afri­ca­nos (cues­tio­na­mien­to de las nocio­nes de desa­rro­llo y de cre­ci­mien­to, de la explo­ta­ción de los eco­sis­te­mas, de la domi­na­ción masculina…).

Con las armas here­da­das de sus pre­de­ce­so­res, sin medios finan­cie­ros y ais­la­do en un pano­ra­ma con­ti­nen­tal domi­na­do por regí­me­nes corrom­pi­dos y en peli­gro el joven pre­si­den­te tra­ta de hacer fren­te a estos nue­vos retos. Hoy resul­ta difí­cil decir si la expe­rien­cia san­ka­ris­ta fue un éxi­to o no: debi­do a su ase­si­na­to en 1987, es indu­da­ble que esta expe­rien­cia ori­gi­nal fue dema­sia­do bre­ve para poder con­cluir fácil­men­te sobre este pun­to. Lo cier­to es que su entu­sias­mo revo­lu­cio­na­rio, su extra­or­di­na­rio caris­ma y su final trá­gi­co han con­ver­ti­do a Tho­mas San­ka­ra en un sím­bo­lo y una refe­ren­cia polí­ti­ca fun­da­men­ta­les para toda Áfri­ca2.

Un mili­tar insumiso

Cuan­do el perio­dis­ta Jean-Phi­lip­pe Rap le pre­gun­ta en 1985 acer­ca de los diri­gen­tes afri­ca­nos, San­ka­ra dis­tin­gue entre aque­llos que tie­nen una dis­po­ni­bi­li­dad men­tal de con­des­cen­den­cia y aque­llos que han sido lle­va­dos a sumer­gir­se en el pue­blo3. En febre­ro de 1986 resu­me esta idea: Karl Marx lo decía, no se pien­sa ni en las mis­mas cosas ni de la mis­ma mane­ra si se vive en una cho­za o en un pala­cio4.

Naci­do en diciem­bre de 1949 de un padre [mili­tar] tira­dor, el joven Tho­mas se libra de la pobre­za de los indí­ge­nas de la épo­ca colo­nial. No obs­tan­te, los dife­ren­tes des­ti­nos de su padre, con­ver­ti­do en enfer­me­ro-gen­dar­me auxi­liar, en varias regio­nes del país hicie­ron de él un tes­ti­go de esta mise­ria y de las humi­lla­cio­nes que le acom­pa­ñan5. Por ejem­plo, más tar­de con­ta­rá haber vis­to que se envia­ba a padres a la cár­cel por­que su hijo había osa­do tomar pres­ta­da una bici­cle­ta, vehícu­lo reser­va­do a los hijos de los colo­nos, o por­que su hijo había teni­do la auda­cia de reco­ger fru­ta, algo prohi­bi­do a los niños afri­cano. A modo de auto­aná­li­sis afirmará:

Hay acon­te­ci­mien­tos, oca­sio­nes, que cons­ti­tu­yen un encuen­tro, una cita con el pue­blo. Hay que bus­car­los muy lejos en el pasa­do, en los orí­ge­nes de cada uno. Uno no deci­de con­ver­tir­se en jefe de Esta­do, uno deci­de aca­bar con tal o cual for­ma de humi­lla­ción, de veja­ción, con deter­mi­na­do tipo de explo­ta­ción, de domi­na­ción. Eso es todo6.

La infan­cia de Tho­mas San­ka­ra tam­bién es muy cató­li­ca. Reci­be una edu­ca­ción cató­li­ca de su padre que, con­ver­ti­do al cato­li­cis­mo, ense­ña cate­que­sis. Asi­duo del coro infan­til, los misio­ne­ros pron­to se fijan en el joven. For­ma par­te de los Cœurs vai­llants [Cora­zo­nes valien­tes], un movi­mien­to cris­tiano de edu­ca­ción popu­lar fran­cés diri­gi­do a niños de seis a quin­ce años. De este movi­mien­to here­da un res­pe­to por la fe y por los cre­yen­tes que no le aban­do­na­rá nun­ca. Cuan­do en 1986 se le pre­gun­te qué libros se lle­va­ría a una isla desier­ta, res­pon­de­rá El Esta­do y la revo­lu­ción, de Lenin, la Biblia y El Corán. Con­si­de­ro que estas tres obras cons­ti­tu­yen las tres corrien­tes de pen­sa­mien­to más fuer­tes en el mun­do en el que esta­mos, excep­to en Asia, qui­zá, lo jus­ti­fi­ca­rá7.

Así pues, la infan­cia y la ado­les­cen­cia de San­ka­ra se desa­rro­llan bajo el doble signo del cuar­tel y de la misión. Sus pro­yec­tos pro­fe­sio­na­les están lógi­ca­men­te impreg­na­dos de ambos. Tras se un alumno de pri­ma­ria apli­ca­do, duda entre el semi­na­rio y el ins­ti­tu­to. Final­men­te deci­de ingre­sar en la Aca­de­mia Mili­tar Pre­pa­ra­to­rio de Kadio­go (PMK, por sus siglas en fran­cés), en la peri­fe­ria de Uaga­du­gú, don­de ingre­sa en 1966, unos meses des­pués del derro­ca­mien­to del pri­mer pre­si­den­te de Alto Vol­ta, Mau­ri­ce Yaméo­go, en el poder des­de la inde­pen­den­cia en 1960, y la ins­ta­la­ción de un régi­men mili­tar auto­ri­ta­rio a la cabe­za del país.

A par­tir de esta épo­ca es cuan­do Tho­mas San­ka­ra se ini­cia en el mar­xis­mo y des­cu­bre el anti­im­pe­ria­lis­mo. En efec­to, el joven de solo die­ci­sie­te años cono­ce a un per­so­na­je sor­pren­den­te: Ada­ma Abdou­la­ye Tou­ré8. Direc­tor de estu­dios en la PMK, mili­ta para­le­la­men­te en la sec­ción de Alto Vol­ta del Par­ti­do Afri­cano de la Inde­pen­den­cia (PAI), for­ma­ción que con­si­de­ra socia­lis­ta y se defi­ne como mar­xis­ta-leni­nis­ta. Como cuen­ta el bió­gra­fo de San­ka­ra, Bruno Jaf­fré, Ada­ma Tou­ré ani­ma un círcu­lo anti­im­pe­ria­lis­ta clan­des­tino que fre­cuen­tan asi­dua­men­te el futu­ro pre­si­den­te de Bur­ki­na Faso y sus cama­ra­das: Ada­ma Tou­ré les habla del neo­co­lo­nia­lis­mo que opri­me su país, de los movi­mien­tos de libe­ra­ción en otras par­tes de Áfri­ca y en el mun­do, de las revo­lu­cio­nes chi­na y sovié­ti­ca, del impe­ria­lis­mo que hay que ani­qui­lar, del pue­blo en mar­cha hacia su libe­ra­ción, del socia­lis­mo y des­pués del comu­nis­mo9.

El ape­go de San­ka­ra a la for­ma­ción polí­ti­ca data de este perio­do. Ya no deja­rá de alen­tar a los sol­da­dos y ofi­cia­les a leer y for­mar­se. Sin for­ma­ción polí­ti­ca patrio­ta un mili­tar no es sino un cri­mi­nal en poten­cia, acos­tum­bra a decir10.

Una vez obte­ni­do el bachi­lle­ra­to en 1969 San­ka­ra empren­de una for­ma­ción de cua­tro años como ofi­cial en la Aca­de­mia Mili­tar de Antsi­ra­be, en Mada­gas­car. En la Gran Isla es tes­ti­go de la revo­lu­ción de mayo de 1972 que derro­ca al régi­men neo­co­lo­nial de Phi­li­bert Tsi­ra­na­na. La acción con­jun­ta de mili­ta­res jóve­nes y de mili­tan­tes sin­di­ca­les y polí­ti­cos lle­va a la caí­da del régi­men mal­ga­che al que, sin embar­go, París apo­ya­ba incon­di­cio­nal­men­te. Tho­mas San­ka­ra que­da­rá muy mar­ca­do por este movi­mien­to que los mal­ga­ches deno­mi­nan sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la segun­da inde­pen­den­cia.

De vuel­ta al país con el gra­do de sub­te­nien­te a fina­les de 1973 San­ka­ra es des­ti­na­do a la for­ma­ción de jóve­nes reclu­tas, don­de des­ta­ca por su con­cep­ción de la for­ma­ción mili­tar en la que inclu­ye for­ma­ción sobre los dere­chos y debe­res del ciu­da­dano. Invi­ta­do por sus supe­rio­res el 22 de agos­to de 1974 a dar una con­fe­ren­cia sobre el papel de las fuer­zas arma­das en el desa­rro­llo, fus­ti­ga (para gran des­ilu­sión de su jerar­quía) al ejér­ci­to devo­ra­dor de pre­su­pues­tos y la ocio­si­dad de los sol­da­dos11. O cómo ser a la vez mili­tar e insumiso…

Unos meses des­pués, en diciem­bre de 1974, San­ka­ra par­ti­ci­pa en una gue­rra entre Mali y Alto Vol­ta a pro­pó­si­to de la zona fron­te­ri­za lla­ma­da Fran­ja de Aga­cher. El avan­ce mili­tar que hace con sus sol­da­dos le gran­jea inme­dia­ta­men­te fama entre ellos, pero tam­bién de mane­ra más gene­ral entre el pue­blo. San­ka­ra entra en la leyen­da nacio­nal como héroe, pone de relie­ve uno de sus pro­lo­guis­tas, David Gakun­zi12. Los hechos de armas duran­te esta gue­rra abren a San­ka­ra las puer­tas de la pro­mo­ción mili­tar. En 1976 es nom­bra­do direc­tor del nue­vo Cen­tro Mili­tar de Entre­na­mien­to Coman­do (CNEC) en Po, a 150 kiló­me­tros al sur de Uaga­du­gú, y en 1978 le pro­po­nen hacer unos cur­sos de espe­cia­li­za­ción en las escue­las de para­cai­dis­mo de Rabat, en Marrue­cos, y de Pau, en Francia.

Casi vein­ti­cin­co años des­pués de la inde­pen­den­cia Alto Vol­ta con­ti­núa mar­ca­do por el maras­mo eco­nó­mi­co, cares­tías y ham­bru­nas regu­la­res, y una depen­den­cia total de la anti­gua poten­cia colo­nial. La revuel­ta está a pun­to de esta­llar y San­ka­ra com­par­te este sen­ti­mien­to de cóle­ra. Apro­ve­cha su estan­cia en Fran­cia para entrar en con­tac­to con las dife­ren­tes ten­den­cias de la izquierda.

¡Ay de aque­llos que amor­da­zan al pueblo!

En 1980 Alto Vol­ta sufre un nue­vo gol­pe de Esta­do, el ter­ce­ro des­de la inde­pen­den­cia. Cuan­do el coro­nel Saye Zer­bo toma el poder el 25 de noviem­bre tras un huel­ga gene­ral e ins­ta­la un Comi­té Mili­tar de Recu­pe­ra­ción para el Pro­gre­so Nacio­nal (CMRPN) al fren­te del país hay, sin embar­go, un fac­tor nue­vo. Varios jóve­nes ofi­cia­les sur­gi­dos de medios popu­la­res se han orga­ni­za­do clan­des­ti­na­men­te en torno a Tho­mas San­ka­ra. Por medio de pan­fle­tos clan­des­ti­nos denun­cian la jerar­quía mili­tar y lla­man a un acer­ca­mien­to entre el ejér­ci­to y el pue­blo. Estruc­tu­ra­dos des­de 1978 en una orga­ni­za­ción lla­ma­da Aris­ta cuyo obje­ti­vo es con­tri­buir al cam­bio revo­lu­cio­na­rio en Alto Vol­ta, con­si­de­ran que no hay con­di­cio­nes para ese cam­bio. No se opo­nen al gol­pe, pero tam­po­co par­ti­ci­pan en él. Se sitúan en un segun­do plano.

Cons­cien­te de la ya gran popu­la­ri­dad de San­ka­ra, el nue­vo gobierno tra­ta de neu­tra­li­zar­lo nom­brán­do­lo capi­tán en febre­ro de 1981 y des­pués, en sep­tiem­bre de 1981, secre­ta­rio de Esta­do de Infor­ma­ción. San­ka­ra cede duran­te un tiem­po bajo la pre­sión ame­na­zan­te del nue­vo poder: el efí­me­ro secre­ta­rio de Esta­do dimi­ti­rá ocho meses des­pués, en abril de 1982, afir­man­do en su car­ta de dimi­sión que se había incor­po­ra­do de mala gana al régi­men13.

Duran­te esos bre­ves meses el joven secre­ta­rio de Esta­do des­en­to­na en el gobierno. Como se nie­ga a par­ti­ci­par en las recep­cio­nes se le apo­da el minis­tro fan­tas­ma14. Ani­ma a los perio­dis­tas a denun­ciar las mal­ver­sa­cio­nes, inclui­das las que afec­tan a las más altas esfe­ras del Esta­do. Acu­de en bici­cle­ta a los con­se­jos de minis­tros para des­mar­car­se del lujo osten­to­so de algu­nos de sus cole­gas. Final­men­te, la prohi­bi­ción del dere­cho de huel­ga en noviem­bre de 1981 y el lla­ma­mien­to sin­di­cal a una huel­ga gene­ral en abril de 1982 para pro­tes­tar con­tra esta medi­da lle­van al secre­ta­rio de Esta­do a dimi­tir. Quie­re, ade­más, que la pobla­ción conoz­ca su pos­tu­ra. Apro­ve­chan­do que el 12 de abril se cele­bra en Uaga­du­gú una con­fe­ren­cia de minis­tros afri­ca­nos sobre el cine, excla­ma en pre­sen­cia del jefe de Esta­do y en direc­to en las ondas de la radio nacio­nal: ¡Ay de aque­llos que amor­da­zan al pue­blo! […]. No hay cine sin liber­tad de expre­sión y no hay liber­tad de expre­sión sin liber­tad, a secas15. Estas pocas fra­ses ase­gu­ran de for­ma dura­de­ra la popu­la­ri­dad de San­ka­ra e inau­gu­ran un esti­lo que le acom­pa­ña­rá siempre.

Seme­jan­te auda­cia le cues­ta ser dete­ni­do, degra­da­do y depor­ta­do lejos de la capi­tal. Basán­do­se en el des­con­ten­to gene­ra­do por la deten­ción, el coman­dan­te Gabriel Somé Yorian toma el poder el 7 de noviem­bre de 1982. Los jóve­nes ofi­cia­les agru­pa­dos en torno a San­ka­ra no habían toma­do la ini­cia­ti­va del gol­pe, pero la ausen­cia de alter­na­ti­va a cor­to pla­zo les lle­va a apo­yar­lo para orien­tar las deci­sio­nes en el sen­ti­do de los intere­ses popu­la­res. Se pro­po­ne a San­ka­ra el pues­to de pri­mer minis­tro en un nue­vo Con­se­jo de Sal­va­ción del Pue­blo (CSP) y lo acep­ta. No obs­tan­te, el nue­vo poder está lejos de estar uni­do. Tie­ne un carác­ter híbri­do, ana­li­za Pie­rre Engle­bert, el cual dis­tin­gue una frac­ción pro­gre­sis­ta deci­di­da a uti­li­zar el poder en el que está obli­ga­da a par­ti­ci­par y las otras ten­den­cias que sim­ple­men­te tra­tan de uti­li­zar la popu­la­ri­dad de San­ka­ra16.

Rápi­da­men­te sale a relu­cir la bice­fa­lia que carac­te­ri­za al CSP. Con oca­sión de un mitin públi­co el 26 de mar­zo de 1983 la masa des­cu­bre a un líder que uti­li­za un len­gua­je sim­ple y que movi­li­za. Denun­cia suce­si­va­men­te a los enemi­gos del pue­blo que están tan­to en el inte­rior como fue­ra, la frac­ción de la bur­gue­sía que se enri­que­ce de for­ma des­ho­nes­ta por medio del frau­de y los polí­ti­cos que solo reco­rren el cam­po cuan­do hay elec­cio­nes. Las pala­bras de San­ka­ra no dejan de sus­ci­tar el entu­sias­mo del público:

Cuan­do el pue­blo se alza, el impe­ria­lis­mo tiem­bla. El impe­ria­lis­mo que nos mira está inquie­to. Tiem­bla. El impe­ria­lis­mo se pre­gun­ta cómo podrá rom­per el víncu­lo que exis­te entre el CSP y el pue­blo. El impe­ria­lis­mo tiem­bla. Tiem­bla por­que tie­ne mie­do. Tiem­bla por­que aquí, en el mis­mo Uaga­du­gú, lo vamos a ente­rrar17.

Así es el esti­lo San­ka­ra. Su peda­go­gía del ejem­plo y sus fór­mu­las direc­tas se diri­gen ver­da­de­ra­men­te a las per­so­nas humil­des. El dis­cur­so del pre­si­den­te del CSP Jean-Bap­tis­te Oue­drao­go, que le suce­de en la tri­bu­na, con­tras­ta con este esti­lo peda­gó­gi­co y esti­mu­lan­te, de modo que no pue­de menos que pare­cer ano­dino y tedioso.

La mis­ma situa­ción se repi­te con los mis­mos efec­tos unas sema­nas des­pués, el 14 de mayo de 1983 en Bobo-Diou­las­so, al sudoes­te del país. Esta vez se abor­da el futu­ro del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio. Pri­mer ora­dor, el jefe de gobierno afir­mó que el pro­ce­so de cam­bio no se ralen­ti­za­ría. Gran­des aplau­sos de las dece­nas de miles de par­ti­ci­pan­tes que corea­ban su nom­bre. Segun­do ora­dor, el jefe de Esta­do defen­día la pau­sa. Silen­cio de la mul­ti­tud, que no espe­ró a que aca­ba­ra el dis­cur­so para gri­tar “¡San­ka­ra! ¡San­ka­ra!” , obser­va enton­ces el envia­do espe­cial de la revis­ta Afri­que-Asie18.

Estos éxi­tos popu­la­res del pri­mer minis­tro aca­ba por con­ven­cer al ala con­ser­va­do­ra del régi­men de la nece­si­dad de des­em­ba­ra­zar­se del moles­to capi­tán. El 17 de mayo San­ka­ra es dete­ni­do. Las mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res apo­ya­das por las orga­ni­za­cio­nes de izquier­da y los sin­di­ca­tos obli­gan al poder a libe­rar­lo. El temor a que se eli­mi­ne físi­ca­men­te a San­ka­ra y a sus alia­dos pre­ci­pi­ta los acon­te­ci­mien­tos. Lle­va a un gru­po com­pues­to por sub­ofi­cia­les, diri­gen­tes de orga­ni­za­cio­nes de izquier­da y de diri­gen­tes sin­di­ca­les a inten­tar una toma de poder. Cuan­do la guar­ni­ción suble­va­da de Po, diri­gi­da por Blai­se Com­pao­ré, lle­ga a Uaga­du­gú el 4 de agos­to de 1983 está acom­pa­ña­da de una mul­ti­tud albo­ro­za­da. Esa mis­ma tar­de Tho­mas San­ka­ra anun­cia por la radio la des­ti­tu­ción del poder, la crea­ción del Con­se­jo Nacio­nal de la Revo­lu­ción (CNR) y la entra­da en vigor de un toque de que­da. Pero la pobla­ción civil, feliz por los acon­te­ci­mien­tos, no pue­de deci­dir­se a vol­ver a sus casas, rela­ta un perio­dis­ta de Afri­que-Asie. Pre­fie­re bai­lar y can­tar ¡Viva la revo­lu­ción! ¡Viva San­ka­ra!19. Acto segui­do el CNR nom­bra a San­ka­ra jefe de Estado.

Atre­ver­se a inven­tar el futuro

Rara­men­te un gol­pe de Esta­do habrá sido tan popu­lar y la legi­ti­mi­dad de sus auto­res tan fuer­te. Con todo, des­de su pri­me­ra rue­da de pren­sa el 21 de agos­to el pre­si­den­te quie­re des­mar­car­se de este modo de toma de poder:

Para algu­nas per­so­nas bas­ta con tener las armas, con estar res­pal­da­do por algu­nas uni­da­des para tomar el poder. En el caso de otras, lo que pre­va­le­ce es otra con­vic­ción. El poder debe ser en pri­mer lugar asun­to de un pue­blo cons­cien­te. Por con­si­guien­te, las armas solo cons­ti­tuían una solu­ción pun­tual, oca­sio­nal, com­ple­men­ta­ria20.

A pesar de des­mar­car­se y a pesar de la indu­da­ble popu­la­ri­dad de San­ka­ra, no se orga­ni­zan elec­cio­nes algu­nas. Admi­ra­dor mani­fies­to del mode­lo cubano y muy cons­cien­te de que con dema­sia­da fre­cuen­cia las elec­cio­nes en Áfri­ca son frau­du­len­tas (con la ayu­da de la asis­ten­cia téc­ni­ca extran­je­ra…), San­ka­ra tra­ta ante todo de reu­nir a las orga­ni­za­cio­nes que defien­den los intere­ses popu­la­res. La com­po­si­ción del gobierno, que se hace públi­ca el 24 de agos­to de 1983, pone de relie­ve esta volun­tad de reagru­par a todas las fuer­zas polí­ti­cas de la izquier­da radi­cal. En él se encuen­tran minis­tros miem­bros del PAI y otros de la Unión de Lucha Comu­nis­ta Recons­trui­da (ULCR). El úni­co que se nie­ga a par­ti­ci­par en el gobierno es el Par­ti­do Comu­nis­ta Revo­lu­cio­na­rio Vol­tai­co (PCRV). En efec­to, con­si­de­ra que la revo­lu­ción del 4 de agos­to ape­nas difie­re de los ante­rio­res gol­pes mili­ta­res21.

Jun­to a este fren­te de orga­ni­za­cio­nes de izquier­da el pre­sien­te quie­re apo­yar­se en una autor­ga­ni­za­ción con base del pue­blo. Des­de la decla­ra­ción difun­di­da por radio el 4 de agos­to San­ka­ra lla­ma a cons­ti­tuir Comi­tés de Defen­sa de la Revo­lu­ción (CDR) pre­ci­san­do ense­gui­da que el obje­ti­vo de estos comi­tés es la des­truc­ción de la maqui­na­ria de Esta­do neo­co­lo­nial y la orga­ni­za­ción de una nue­va maqui­na­ria capaz de garan­ti­zar la sobe­ra­nía del pue­blo22. Con­ce­bi­dos de un ins­tru­men­to de demo­cra­cia direc­ta, se dota a los CDR de pode­res impor­tan­tes, como el esta­ble­ci­mien­to de docu­men­tos de iden­ti­dad, el cen­so de la pobla­ción e inclu­so la recau­da­ción de impuestos.

En el domi­nio judi­cial des­de octu­bre de 1983 se ins­tau­ran los Tri­bu­na­les Popu­la­res de la Revo­lu­ción (TPR) con la misión de juz­gar todos los crí­me­nes y deli­tos come­ti­dos por fun­cio­na­rios y agen­tes del Esta­do23. Sus jue­ces son ele­gi­dos mayo­ri­ta­ria­men­te en el seno de los CDR. Tan­to la ins­truc­ción como las audien­cias son públi­cas y se retrans­mi­ten en direc­to por la radio. Duran­te los cua­tro años de expe­rien­cia san­ka­ris­ta el lla­ma­mien­to a la autor­ga­ni­za­ción de quie­nes son los pri­me­ros con­cer­ni­dos es una cons­tan­te en todos los domi­nios de la vida social. Para sim­bo­li­zar esta nue­va eta­pa abier­ta por la revo­lu­ción de agos­to el país es rebau­ti­za­do Bur­ki­na Faso, el país de los hom­bres íntegros.

El obje­ti­vo en el domi­nio eco­nó­mi­co es la auto­su­fi­cien­cia ali­men­ta­ria para no tener que depen­der nun­ca más de las ayu­das exte­rio­res que, según sus pala­bras, ins­ta­lan en nues­tros espí­ri­tus refle­jos de men­di­gos. Ade­más de una impor­tan­te refor­ma agra­ria, se empren­den múl­ti­ples cam­pa­ñas que van des­de la difu­sión de téc­ni­cas de rotu­ra­ción que pro­te­gen los árbo­les a la ense­ñan­za de téc­ni­cas de con­ser­va­ción de los sue­los y de domi­nio de cul­ti­vos plu­via­les. Aun­que el país toda­vía impor­ta 220.000 tone­la­das de cerea­les en 1984, dos años des­pués logra su meta de dos comi­das y diez litros de agua al día por per­so­na24. Unos años des­pués el que fue­ra Rela­tor Espe­cia de la ONU para el Dere­cho a la Ali­men­ta­ción, Jean Zie­gler, des­cri­bi­rá las refor­mas de San­ka­ra como un gran éxi­to: Ven­ció la ham­bre: logró que en cua­tro años Bur­ki­na fue­ra auto­su­fi­cien­te des­de el pun­to de vis­ta ali­men­ta­rio25.

Pero no bas­ta con pro­du­cir local­men­te, tam­bién es nece­sa­rio que se con­su­man los pro­duc­tos nacio­na­les. La mis­ma situa­ción pre­va­le­ce en lo que con­cier­ne a los pro­duc­tos no ali­men­ta­rios. Con­su­mid bur­ki­nésves­tir­se bur­ki­nés se con­vier­ten en con­sig­nas. Deber de dar ejem­plo obli­ga, los minis­tros tie­nen que ves­tir el Faso Dan Fani, un tra­je ela­bo­ra­do con algo­dón local. Todas estas ini­cia­ti­vas se toman pri­vi­le­gian­do el tra­ba­jo colec­ti­vo. La pobla­ción de los barrios o pue­blos se reúne para hacer gra­tui­ta­men­te tra­ba­jos tan diver­sos como la cons­truc­ción de escue­las o de dis­pen­sa­rios, arran­car malas hier­bas o lim­piar las calles. El tra­ba­jo se hace al son de can­cio­nes colec­ti­vas en un esti­lo que recuer­da la expe­rien­cia china.

La mis­ma diná­mi­ca se esta­ble­ce para cam­pa­ñas más ambi­cio­sas, como el acon­di­cio­na­mien­to del valle del Sou­rou des­ti­na­do a irri­gar 41.000 hec­tá­reas, el coman­do de vacu­na­ción cuyo obje­ti­vo es vacu­nar a 3 millo­nes de niños en tres sema­nas e inclu­so el coman­do de alfa­be­ti­za­ción, cuyo obje­ti­vo es alfa­be­ti­zar a 35.000 cam­pe­si­nos en cin­cuen­ta días. Con mate­rial sumi­nis­tra­do por el Esta­do y la par­ti­ci­pa­ción del ejér­ci­to, las per­so­nas volun­ta­rias de los CDR de todo el país se jun­tan para lle­var a cabo estos tra­ba­jos colectivos.

Estas movi­li­za­cio­nes per­ma­nen­tes solo son posi­bles si reúnen dos con­di­cio­nes. La pri­me­ra es la mejo­ra inme­dia­ta de las con­di­cio­nes de vida de la gran masa de cam­pe­si­nos pobres y de los para­dos de las ciu­da­des. Esta mejo­ra se tra­du­ce en medi­das como la supre­sión del impues­to de capi­ta­ción y del impues­to sobre el gana­do o la baja­da de los alqui­le­res de un 50 % a un 70 % en junio de 1984, segui­da de la gra­tui­dad total en el año 1985. La segun­da con­di­ción que hay que cum­plir es la ejem­pla­ri­dad de los asa­la­ria­dos del Esta­do, que se tra­du­ce en deci­sio­nes como la sus­ti­tu­ción del par­que móvil, dota­do en ade­lan­te de sim­ples Renault 5, la supre­sión de los via­jes en cla­se busi­ness o tam­bién el des­cen­so de los sala­rios de los minis­tros y de los altos fun­cio­na­rio. Con la mis­ma preo­cu­pa­ción de luchar con­tra la corrup­ción y de per­ma­ne­cer uni­dos al pue­blo se deci­de disol­ver el gobierno cada año para recor­dar a cada uno que está en su pues­to para ser­vir y que debe cues­tio­nar­se per­ma­nen­te­men­te26.

Para San­ka­ra no hay rup­tu­ra entre lucha inter­na y lucha exter­na por­que las cla­ses pará­si­tas […] están uni­das y per­ma­ne­cen uni­das por medio de un cor­dón umbi­li­cal al impe­ria­lis­mo inter­na­cio­nal27. En su céle­bre dis­cur­so ante la Asam­blea Gene­ral de la ONU en octu­bre de 1984, en el cur­so del cual uti­li­za la céle­bre fór­mu­la osar inven­tar el futu­ro, el pre­si­den­te de Bur­ki­na Faso deta­lla su con­cep­ción de la lucha tri­con­ti­nen­tal, basa­da en la comu­ni­dad de com­ba­te con­tra los mis­mos tra­fi­can­tes polí­ti­cos, los mis­mos explo­ta­do­res eco­nó­mi­cos28 y se hace por­ta­voz de todos los opri­mi­dos del mundo:

Hablo en nom­bre de estos milla­res de seres que […] son de cul­tu­ras dife­ren­tes y tie­ne un esta­tu­to ape­nas supe­rior al del ani­mal. […]. Sufro en nom­bre de los indios masa­cra­dos, atro­pe­lla­dos, aplas­ta­dos, humi­lla­dos y con­fi­na­dos des­de hace siglos en reser­vas […] Hablo en nom­bre de las muje­res del mun­do ente­ro, que sufren un sis­te­ma impues­to por los varo­nes […] Sí, quie­ro hablar en nom­bre de todas aque­llas per­so­nas deja­das a su suer­te por­que soy un hom­bre y nada humano me es ajeno29.

Nue­vas luchas: la eco­lo­gía, el femi­nis­mo, la deuda

Al defi­nir­se en este dis­cur­so en la ONU como el here­de­ro de todas las revo­lu­cio­nes del mun­do Shan­ka­ra tra­tó de hacer balan­ce de las con­tra­dic­cio­nes, erro­res y limi­ta­cio­nes de las revo­lu­cio­nes ante­rio­res. Tes­ti­mo­nio de ello es la impor­tan­cia que con­ce­de a las cues­tio­nes has­ta enton­ces ausen­tes o sub­es­ti­ma­das en el pen­sa­mien­to y las expe­rien­cias afri­ca­nas de liberación.

Aquí no soy sino el humil­de por­ta­voz de un pue­blo que se nie­ga a ver­se morir por haber vis­to pasi­va­men­te morir su medioam­bien­te natu­ral, anun­cia en la Con­fe­ren­cia Inter­na­cio­nal sobre el Árbol y el Bos­que de París en 1986, y aña­de que se han plan­tan­do diez millo­nes de árbo­les en el mar­co de un pro­gra­ma popu­lar de desa­rro­llo de quin­ce meses. En aque­lla oca­sión hizo un pri­mer balan­ce de la entra­da de la eco­lo­gía en la agen­da polí­ti­ca bur­ki­ne­sa. El impe­ria­lis­mo es el piró­mano de nues­tros bos­ques y de nues­tras saba­nas, comen­ta para expli­car esta nue­va prio­ri­dad a pesar de la pobre­za de su país30.

El balan­ce es, en efec­to, con­se­cuen­te: movi­li­za­ción para luchar con­tra la deser­ti­za­ción, cam­pa­ñas para plan­tar árbo­les duran­te las fies­tas fami­lia­res o públi­cas y en todos los pro­gra­mas de cons­truc­ción de vivien­das. Para San­ka­ra la eco­lo­gía tam­bién es una cues­tión de desa­rro­llo. Bur­ki­na Faso se embar­ca en la agro­eco­lo­gía. Pie­rre Rabhi, el fun­da­dor de este enfo­que cuyo obje­ti­vo es la auto­no­mía ali­men­ta­ria, dará tes­ti­mo­nio pos­te­rior­men­te del papel van­guar­dis­ta desem­pe­ña­do por San­ka­ra en este domi­nio31. Ade­lan­tán­do­se a su tiem­po, San­ka­ra expli­ca que la pre­ser­va­ción de los eco­sis­te­mas es un pro­ble­ma glo­bal, lo mis­mo que hace en 1986 en un pla­tó de la tele­vi­sión fran­ce­sa cuan­do se le pre­gun­ta por la deser­ti­za­ción de su país:

Con­si­de­ra­mos que la res­pon­sa­bi­li­dad de este azo­te no incum­be solo a los hom­bres y muje­res que viven en Bur­ki­na Faso sino tam­bién a todas aque­llas per­so­nas que, lejos de noso­tros, pro­vo­can de for­ma direc­ta o indi­rec­ta per­tur­ba­cio­nes cli­má­ti­cas y eco­ló­gi­cas. […] Sí, la lucha con­tra la deser­ti­za­ción es una lucha anti­im­pe­ria­lis­ta32.

La igual­dad entre sexos es la segun­da cues­tión has­ta enton­ces ocul­ta­da o sub­es­ti­ma­da de la que San­ka­ra se apo­de­ra de mane­ra ofen­si­va. Con­ci­be esta igual­dad como una con­di­ción indis­pen­sa­ble para el desa­rro­llo del país. Así, se ins­tau­ra sim­bó­li­ca­men­te un día de mer­ca­do en mas­cu­lino para sen­si­bi­li­zar acer­ca del repar­to des­igual de las tareas domés­ti­cas. San­ka­ra inclu­so avan­za la idea de un sala­rio vital, es decir, la reten­ción en la fuen­te de una par­te del sala­rio del mari­do para dar­lo a su espo­sa. Sin embar­go, a pesar del ambien­te revo­lu­cio­na­rio, la socie­dad bur­ki­ne­sa sigue estan­do dubi­ta­ti­va. La pro­pa­gan­da en torno al sala­rio vital sus­ci­ta muchas espe­ran­zas entre las muje­res. Pero final­men­te esta con­sig­na ni siquie­ra se empe­zó a apli­car, seña­la retros­pec­ti­va­men­te el polí­ti­co y espe­cia­lis­ta en Áfri­ca bel­ga Ludo Mar­tens33.

El pre­si­den­te de Bur­ki­na Faso es cons­cien­te de los lími­tes del volun­ta­ris­mo sobre una cues­tión solo pue­de hacer pro­gre­sar la movi­li­za­ción de las pro­pias muje­res: La eman­ci­pa­ción, lo mis­mo que la liber­tad, no se con­ce­de, se con­quis­ta. E incum­be a las pro­pias muje­res avan­zar sus rei­vin­di­ca­cio­nes y movi­li­zar­se para lograr­las34.

El aná­li­sis de la deu­da y el lla­ma­mien­to a recha­zar el pago cons­ti­tu­ye el ter­cer gran apor­te espe­cí­fi­co de San­ka­ra. La vic­to­ria del neo­li­be­ra­lis­mo a prin­ci­pios de la déca­da de 1990 en Esta­dos Uni­dos, en Rei­no Uni­do y pron­to en todos los paí­ses euro­peos tuvo unas reper­cu­sio­nes inme­dia­tas sobre los paí­ses afri­ca­nos. El aumen­to de la tasa de inte­rés de los prés­ta­mos a estos paí­ses y la baja­da del cos­te de las mate­rias pri­mas se unen para asfi­xiar­les finan­cie­ra­men­te y obli­gar­les a endeu­dar­se cada vez más para pagar… sus deu­das y los intere­ses que gene­ran. La cri­sis de la deu­da que en el cur­so de la déca­da de 1980 gol­pea fuer­te­men­te a los paí­ses domi­na­dos sir­ve de pre­tex­to a las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras inter­na­cio­na­les (FMI, Ban­co Mun­dial) para impo­ner a los paí­ses afri­ca­nos unos drás­ti­cos pla­nes de aus­te­ri­dad que obli­gan a los gobier­nos a aban­do­nar toda polí­ti­ca social y a favo­re­cer (en unas con­di­cio­nes extre­ma­da­men­te des­fa­vo­ra­bles para las pobla­cio­nes) la implan­ta­ción de mul­ti­na­cio­na­les depredadoras.

En la cum­bre de la Orga­ni­za­ción de la Uni­dad Afri­ca­na (OUA) cele­bra­da en julio de 1987 el pre­si­den­te de Bur­ki­na Faso lan­za ante sus alu­ci­na­dos cole­gas un dis­cur­so memo­ra­ble que pasa­rá a la his­to­ria como uno de los mani­fies­tos más impor­tan­tes con­tra las deu­das injus­tas e ilegítimas:

[…] La deu­da se ha de ana­li­zar empe­zan­do por su ori­gen. Los orí­ge­nes de la deu­da se remon­tan a los orí­ge­nes del colo­nia­lis­mo. Quie­nes nos han pres­ta­do dine­ro son los mis­mos que nos colo­ni­za­ron. Son los mis­mos que ges­tio­na­ban nues­tros Esta­dos y nues­tras economías […].

La deu­da es el neo­co­lo­nia­lis­mo o los colo­nia­lis­tas trans­for­ma­dos en asis­ten­tes téc­ni­cos. En reali­dad, debe­ría­mos decir ase­si­nos téc­ni­cos. Y son ellos los que nos pro­pu­sie­ron las fuen­tes de finan­cia­ción […]. Nos pre­sen­ta­ron dos­sie­res y mon­ta­jes finan­cie­ros fan­tás­ti­cos. Nos endeu­da­mos por cin­cuen­ta años, sesen­ta años y más aún. Es decir, nos han lle­va­do a com­pro­me­ter a nues­tros pue­blos duran­te cin­cuen­ta años o más.

La deu­da en su for­ma actual es una recon­quis­ta sabia­men­te orga­ni­za­da de Áfri­ca para que su cre­ci­mien­to y su desa­rro­llo res­pon­dan a unos nive­les, a unas nor­mas que nos son total­men­te extra­ñas. De mane­ra que cada uno de noso­tros se con­vier­ta en un escla­vo finan­cie­ro, es decir, en escla­vo a secas de quie­nes han teni­do la opor­tu­ni­dad, la astu­cia, la tra­pa­ce­ría de inver­tir sus fon­dos en nues­tros paí­ses con la obli­ga­ción de que los reembolsemos. […]

Noso­tros no pode­mos reem­bol­sar la deu­da por­que no tene­mos nada que pagar. […]. No pode­mos pagar la deu­da por­que, al con­tra­rio, nos deben lo que las mayo­res rique­zas nun­ca podrán pagar, esto es, la deu­da de sangre. […].

Cuan­do noso­tros deci­mos que la deu­da no se ha de pagar no sig­ni­fi­ca que este­mos con­tra la moral, la dig­ni­dad, el res­pe­to a la pala­bra. [Es por­que] Noso­tros con­si­de­ra­mos que no tene­mos la mis­ma moral que los otros. Entre el rico y el pobre no hay la mis­ma moral […]35.

Menos de tres meses des­pués Tho­mas San­ka­ra es ase­si­na­do. Había pre­vis­to esta posi­bi­li­dad cuan­do en Addis Abe­ba puso de relie­ve la nece­si­dad de un recha­zo colec­ti­vo del pago de la deu­da para evi­tar que nos haga­mos ase­si­nar indi­vi­dual­men­te36. Y pro­fe­ti­zó: Si Bur­ki­na Faso, solo, se nega­ra a pagar la deu­da, yo no esta­ré pre­sen­te en la pró­xi­ma con­fe­ren­cia.

Se pue­de matar a un hom­bre, pero nun­ca sus ideas

San­ka­ra sabe de qué se tra­ta cuan­do se habla de la deu­da. La expe­rien­cia revo­lu­cio­na­ria de Bur­ki­na está ame­na­za­da por los pagos de esta deu­da, cuyo peso se ha vuel­to inso­por­ta­ble al tiem­po que la ayu­da inter­na­cio­nal des­cien­de un 25 % y la ayu­da bila­te­ral fran­ce­sa pasa de 88 millo­nes de dóla­res a 19 millo­nes entre 1982 y 198537.

Este mar­co de impo­si­ción lle­va des­de 1983 a un rigor impla­ca­ble que San­ka­ra se apli­ca en pri­mer lugar a sí mis­mo y a su entorno. El pre­si­den­te de Bur­ki­na Faso solo dis­po­ne de dos herra­mien­tas para mejo­rar las con­di­cio­nes mate­ria­les de exis­ten­cia de los más des­fa­vo­re­ci­dos y finan­ciar el desa­rro­llo auto­cen­tra­do. La pri­me­ra es el des­cen­so de los gas­tos de fun­cio­na­mien­to de los ser­vi­cios públi­cos. La segun­da es recu­rrir a los úni­cos con­tri­bu­yen­tes que tie­nen ingre­sos esta­bles, los asa­la­ria­dos urba­nos y, en par­ti­cu­lar, los fun­cio­na­rios públi­cos. Hay un aumen­to cons­tan­te de las con­tri­bu­cio­nes socia­les y de los dife­ren­tes impues­tos que se apli­can a los fun­cio­na­rios. El perio­dis­ta espe­cia­lis­ta en Bur­ki­na Faso, Pas­cal Laba­zée, cal­cu­la que el poder adqui­si­ti­vo de los asa­la­ria­dos urba­nos dis­mi­nu­yó un 30 % entre 1982 y 198738.

Poco a poco se exa­cer­ban las con­tra­dic­cio­nes entre los fun­cio­na­rios y el poder, con­tra­dic­cio­nes que ade­más man­tie­ne la opo­si­ción. En por­ta­voz de ese des­con­ten­to se eri­ge el Sin­di­ca­to Nacio­nal de Pro­fe­so­res Afri­ca­nos de Alto Vol­ta (SNEAHV, por sus siglas en fran­cés), varios de cuyos diri­gen­tes son miem­bros del Fren­te Patrió­ti­co Vol­tai­co, una orga­ni­za­ción que se opo­ne al CNR. La deten­ción el 12 de mar­zo de 1984 de cua­tro diri­gen­tes de este sin­di­ca­to por com­plot con­tra la segu­ri­dad del Esta­do pro­vo­ca un lla­ma­mien­to a la huel­ga para los días 20 y 21 de mar­zo. Al día siguien­te el minis­tro de Defen­sa anun­cia por la radio el des­pi­do de 1.380 pro­fe­so­res en huel­ga. Por su par­te, la Con­fe­de­ra­ción Sin­di­cal Bur­ki­ne­sa (CSB), cer­ca­na al PAI, per­ma­ne­ce más tiem­po fiel al régi­men revo­lu­cio­na­rio. Pero al mos­trar­se más rei­vin­di­ca­ti­va a par­tir de 1984, cuan­do el PAI rom­pe con el CNR, tam­bién se enfren­ta a la repre­sión. Se detie­ne a su secre­ta­rio gene­ral, la acu­sa­ción de anar­co­sin­di­ca­lis­mo entra en el dis­cur­so ofi­cial y el pre­si­den­te de Bur­ki­na Faso pier­de así a unos de sus más anti­guos e impor­tan­tes alia­dos. San­ka­ra expli­ca así su dile­ma ante esta gra­ve cri­sis social:

Hay que ele­gir. O bien tra­ta­mos de con­ten­tar a los fun­cio­na­rios (son apro­xi­ma­da­men­te 25.000 per­so­nas, esto es, un 0,3 % de la pobla­ción) o tra­ta­mos de ocu­par­nos de todas las demás per­so­nas que no pue­den con­se­guir siquie­ra un com­pri­mi­do de niva­qui­na39 o de aspi­ri­na y sim­ple­men­te mue­ren cuan­do están enfer­mos40.

Aun­que se pue­de enten­der que la prio­ri­dad de San­ka­ra vaya a la segun­da cate­go­ría, el rit­mo de los cam­bios es más dis­cu­ti­ble. Al pre­si­den­te de Bur­ki­na Faso le fal­ta una herra­mien­ta de rela­ción polí­ti­ca per­ma­nen­te con los dife­ren­tes sec­to­res socia­les de las cla­ses popu­la­res para eva­luar dicho rit­mo. La divi­sión de las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas de izquier­da les impi­de desem­pe­ñar esta fun­ción polí­ti­ca. San­ka­ra no esca­ti­ma esfuer­zos para hacer­les con­ver­ger pero, como expli­ca en 1984, no quie­re repe­tir los erro­res de otras expe­rien­cias revo­lu­cio­na­rias africanas:

[…] Por supues­to, podría­mos crear un par­ti­do inme­dia­ta­men­te […]. Pero no que­re­mos cal­car, repro­du­cir aquí inge­nua­men­te y de mane­ra más bien bur­les­ca lo que se ha hecho en otras par­tes. Lo que nos gus­ta­ría es, en pri­mer lugar, bene­fi­ciar­nos de las expe­rien­cias de otros pue­blos. […] No que­re­mos que [la orga­ni­za­ción] se impon­ga de for­ma dic­ta­to­rial, como ha podi­do ocu­rrir en otros luga­res… Es pre­ci­so […] que ema­ne de un pro­fun­do deseo popu­lar, de una volun­tad real, de una exi­gen­cia popu­lar41.

Tam­po­co los CDR pue­den cum­plir esta fun­ción polí­ti­ca. Des­de los ini­cios son los mili­ta­res quie­nes desem­pe­ñan la secre­ta­ría gene­ral de los CDR. El capi­tán de avia­ción Pie­rre Oue­drao­go, uno de los ami­gos de San­ka­ra pro­ve­nien­te del pri­mer círcu­lo polí­ti­co42, es nom­bra­do secre­ta­rio gene­ral nacio­nal de los CDR. Este capi­tán impul­sa una lógi­ca del cam­bio des­de arri­ba que tien­de así a trans­for­mar estas estruc­tu­ras (las cua­les se supo­ne son de demo­cra­cia direc­ta) en sim­ple correa de trans­mi­sión.

Y lo que es más gra­ve, se ins­tru­men­ta­li­zan los CDR al ser­vi­cio de la lucha en el seno de CNR. Así, sin lugar a dudas los CDR desem­pe­ña­ron un papel repre­si­vo al rea­li­zar deten­cio­nes arbi­tra­rias, a menu­do a órde­nes del secre­ta­rio gene­ral de los CDR. Tam­bién par­ti­ci­pa­ron en las dife­ren­tes ofen­si­vas que tuvie­ron lugar con­tra los sin­di­ca­tos y sir­vie­ron de masa de manio­bra en la sor­da bata­lla a la que se entre­ga­ron las dife­ren­tes fac­cio­nes polí­ti­cas para con­tro­lar el poder, resu­me Bruno Jaf­fré43. Las inter­ven­cio­nes del pre­si­den­te de Bur­ki­na Faso en abril de 1986, duran­te la pri­me­ra con­fe­ren­cia nacio­nal de los CDR, ponen de relie­ve su preo­cu­pa­ción ante las muchas deri­vas de estos orga­nis­mos. Denun­cia en ella a algu­nos CDR que se han con­ver­ti­do en un autén­ti­co terror para los direc­to­res, denun­cia a aque­llos que lucen todo un arse­nal de armas y uti­li­zan la ame­na­za, y con­de­na a quie­nes han hecho cosas exe­cra­blesse han apro­ve­cha­do de la patru­lla para saquear44.

En muchos pue­blos los CDR tam­po­co desem­pe­ñan el papel pre­vis­to y sus car­gos elec­tos son o bien los nota­bles tra­di­cio­na­les u hom­bres que están a su ser­vi­cio. Al ana­li­zar la evo­lu­ción del poder local en los pue­blos del oes­te de Bur­ki­na el soció­lo­go Alfred Sch­wartz con­clu­ye que en reali­dad hay con­ti­nui­dad bajo la apa­rien­cia de un cam­bio, es decir, una subor­di­na­ción de hecho del poder revo­lu­cio­na­rio al poder tra­di­cio­nal45.

La mag­ni­tud de los cam­bios efec­tua­dos, el rit­mo inten­so al que se lle­van a cabo las refor­mas, la impor­tan­cia de los esfuer­zos exi­gi­dos, el ren­cor que sus­ci­tan estas trans­for­ma­cio­nes y la siem­pre preo­cu­pan­te ausen­cia de elec­cio­nes en un país que se con­si­de­ra del pue­blo tien­den a cris­ta­li­zar­se para ali­men­tar una opo­si­ción difu­sa que gana audien­cia y a rele­gar a un segun­do plano las mejo­ras que, sin embar­go, son pal­pa­bles para la gran mayoría.

No obs­tan­te, unos meses antes de su ase­si­na­to San­ka­ra pare­ce haber adqui­ri­do una visión más rea­lis­ta de la situa­ción. En su céle­bre dis­cur­so por el cuar­to ani­ver­sa­rio de la revo­lu­ción, el 4 de agos­to de 1987, lla­ma a hacer una pau­sa en las refor­mas para sacar las lec­cio­nes y ense­ñan­zas de nues­tras accio­nes pasa­das para […] com­pro­me­ter­nos más en la lucha de mane­ra orga­ni­za­da, más cien­tí­fi­ca y deci­di­da46. El pro­pio San­ka­ra pare­ce un tan­to supe­ra­do por los acon­te­ci­mien­tos, como reco­no­ce con humil­dad en una entre­vis­ta tele­vi­sa­da: Me encuen­tro un poco como un ciclis­ta que sube una fuer­te pen­dien­te y que tie­ne a dere­cha e izquier­da sen­dos pre­ci­pi­cios. […] Para seguir sien­do yo mis­mo, para sen­tir­me yo mis­mo, estoy obli­ga­do a seguir por este camino…47.

Los múl­ti­ples adver­sa­rios exte­rio­res del régi­men de San­ka­ra escru­tan aten­ta­men­te estas con­tra­dic­cio­nes inter­nas. Des­de el poder de Mali, agi­ta­do por dis­tur­bios de estu­dian­tes de secun­da­ria y uni­ver­si­ta­rios en diciem­bre de 1985 y que des­en­ca­de­na una nue­va gue­rra con­tra Bur­ki­na en este perio­do, al de Cos­ta de Mar­fil, que aco­ge a los opo­nen­tes bur­ki­ne­ses, son muchos los diri­gen­tes de los paí­ses limí­tro­fes a los que moles­ta el apa­sio­na­do pre­si­den­te de Bur­ki­na Faso. La anti­gua poten­cia colo­nial, Fran­cia, teme por su par­te a este diri­gen­te que con­de­na abier­ta­men­te el fran­co CFA como arma de domi­na­ción fran­ce­sa y la Fran­co­fo­nía como estra­te­gia neo­co­lo­nial48 y que ade­más de boi­co­tear la Cum­bre Fran­co­afri­ca­na de Lomé (en noviem­bre de1986), no duda en cri­ti­car públi­ca­men­te a Fra­nçois Mit­te­rrand. Es sobre todo duran­te la visi­ta ofi­cial de este últi­mo a Bur­ki­na Faso en noviem­bre de 1986 cuan­do San­ka­ra cri­ti­ca, en un esti­lo ofen­si­vo que recuer­da al no de Sékou Tou­ré a de Gau­lle en 1958, la recien­te visi­ta del pre­si­den­te suda­fri­cano Pie­ter Botha a Francia:

No com­pren­de­mos cómo ban­di­dos como [el gue­rri­lle­ro ango­le­ño] Jonas Savim­bi [y] ase­si­nos como [el pre­si­den­te suda­fri­cano] Pie­ter Botha han teni­do dere­cho a reco­rrer Fran­cia, tan her­mo­sa y tan lim­pia. La han man­cha­do con sus manos y sus pies cubier­tos de san­gre. Y todos aque­llos que les han per­mi­ti­do lle­var a cabo estos actos serán total­men­te res­pon­sa­bles aquí y en otras par­tes, hoy y siem­pre49.

Aun­que no se pue­de afir­mar de mane­ra segu­ra quié­nes fue­ron res­pon­sa­bles del ase­si­na­to de San­ka­ra el 15 de octu­bre de 1987 duran­te el gol­pe de Esta­do que per­mi­te a Blai­se Com­pao­ré tomar el poder, la pre­gun­ta que el pro­pio San­ka­ra plan­teó a pro­pó­si­to del ase­si­na­to del pre­si­den­te de Mozam­bi­que Samo­ra Machel, muer­to en octu­bre de 1986 en un acci­den­te aéreo, es per­ti­nen­te en su pro­pio caso: Para saber quién mató a Samo­ra Machel, nos pre­gun­ta­mos quién se ha ale­gra­do y quién tie­ne inte­rés en que se haya mata­do a Machel50.

Por con­si­guien­te, no se pue­de sino cons­ta­tar que la muer­te de San­ka­ra y la polí­ti­ca de rec­ti­fi­ca­ción lan­za­da por Com­pao­ré per­mi­tie­ron al sis­te­ma fra­nça­fri­cano51, que no ha deja­do de repro­du­cir­se des­de las inde­pen­den­cia de 1960, recu­pe­rar el con­trol de un país que, impul­sa­do por su revo­lu­cio­na­rio jefe de Esta­do, corría peli­gro de lle­var a sus veci­nos por los cami­nos de la insu­mi­sión. Como no han des­apa­re­ci­do las cau­sas que hicie­ron emer­ge la revo­lu­ción san­ka­ris­ta, es decir, la opre­sión, la explo­ta­ción y la injus­ti­cia, es poco pro­ba­ble que cai­gan en el olvi­do los prin­ci­pios que San­ka­ra tra­tó de poner en prác­ti­ca. Se pue­de matar a un hom­bre, pero no sus ideas, le gus­ta­ba repetir.

Saïd Boua­ma­ma

2014

Fuen­te: https://​boua​ma​mas​.word​press​.com/​2​0​1​6​/​1​0​/​1​7​/​s​a​n​k​a​r​a​-​e​t​-​l​a​c​t​u​a​l​i​t​e​-​d​e​-​l​a​-​r​e​v​o​l​u​t​i​o​n​-​b​u​r​k​i​n​a​be/

Fuen­te en cas­te­llano: http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​2​1​8​893

[Tra­du­ci­do del fran­cés por Bea­triz Mora­les Bastos.]

  1. Sen­nen Andria­mi­ra­do: Il s’appelait San­ka­ra, Édi­tions Jeu­ne Afri­que, París, 1989, p. 100.
  2. Tho­mas San­ka­ra, l’homme intè­gre, Le Mon­de diplo­ma­ti­que, octu­bre de 2007.
  3. Tho­mas San­ka­ra: Oser inven­ter l’avenir, Entre­vis­ta de Jean-Phi­lip­pe Rapp, 1985, en Tho­mas San­ka­ra par­le. La révo­lu­tion au Bur­ki­na Faso 1983 – 1987, Path­fin­der, Nue­va York, 1988, p. 204.
  4. Tho­mas San­ka­ra: Con­fé­ren­ce inter­na­tio­na­le sur l’arbre et la forêt (5 de febre­ro de 1986), en Tho­mas San­ka­ra par­le, >op. cit., p. 275.
  5. Tho­mas San­ka­ra: Oser inven­ter l’avenir , loc. cit., pp. 204 – 20
  6. Ibid., p. 202.
  7. Tho­mas San­ka­ra: Entre­vis­ta de Jeu­ne Afri­que (febre­ro de 1986), en Tho­mas San­ka­ra par­le, op. cit., p. 278.
  8. Ada­ma Abdou­la­ye Tou­ré: Une vie de mili­tant. Ma lut­te du collè­ge à la révo­lu­tion de Tho­mas San­ka­ra, Hama­ria, Uaga­du­gú, 2001.
  9. Bruno Jaf­fré: Bio­graphie de Tho­mas San­ka­ra. La patrie ou la mort, L’Harmattan, París, 2007, p. 47.
  10. Tho­mas San­ka­ra: La liber­té se con­quiert dans la lut­te , en Tho­mas San­ka­ra par­le, op. cit., p. 172.
  11. Ernest Nong­ma Oue­drao­go: Tho­mas San­ka­ra en mar­che vers le pou­voir d’État, Inter­ven­ción en el Sim­po­sio de Con­me­mo­ra­ción del 20 ani­ver­sa­rio de la muer­te de Tho­mas San­ka­ra, Uaga­du­gú, octu­bre de 2007 (http://​tho​mas​san​ka​ra​.net), p. 5.
  12. David Gakun­zi: pre­fa­cio a la edi­ción fran­ce­sa, en Tho­mas San­ka­ra. Oser inven­ter l’avenir. La paro­le de San­ka­ra, L’Harmattan, París, 1991, p. 8.
  13. Babou Pau­lin Bamou­ni: Bur­ki­na Faso. Pro­ces­sus de la révo­lu­tion, L’Harmattan, París, 1986, pp. 173 – 174.
  14. Vic­to­ria Brit­tain, Intro­duc­tion to San­ka­ra and Bur­ki­na Faso, Review of Afri­can Poli­ti­cal Eco­nomy, n° 32, abril de 1985, p. 42.
  15. Cita­do en Année poli­ti­que et éco­no­mi­que afri­cai­ne édi­tions 1983, Socié­té afri­cai­ne d’édition, Dakar, 1983, p. 173.
  16. Pie­rre Engle­bert: La Révo­lu­tion bur­ki­na­bé, L’Harmattan, París, 1986, p. 71.
  17. Tho­mas San­ka­ra: Qui sont les enne­mis du peu­ple?, en Tho­mas San­ka­ra par­le, op. cit., p. 55.
  18. Moha­med Mai­ga: Les limi­tes du putsch de mai, Afri­que-Asie, n° 297, 6 de junio de 1983, p. 31.
  19. Moha­med Mai­ga: La nuit du 4 août, Afri­que-Asie, n° 302, 15 agos­to de 1983, p. 20.
  20. Tho­mas San­ka­ra: Con­fé­ren­ce de pres­se (23 août 1983), Tho­mas San­ka­ra par­le, op. cit., pp. 76 – 77.
  21. Bug-Par­ga: Jour­nal du PCRV, n° 23, junio de 1987, cita­do en Ludo Mar­tens, San­ka­ra, Com­pao­ré et la révo­lu­tion bur­ki­na­bè, Édi­tions EPO, Ambe­res, 1989, p. 127.
  22. Tho­mas San­ka­ra: Dis­cours d’orientation poli­ti­que (2 de octu­bre de 1983), en Tho­mas San­ka­ra par­le, op. cit., pp. 100 – 101.
  23. Orde­nan­za n° 83 – 015 sobre la crea­ción de los tri­bu­na­les popu­la­res de la revo­lu­ción, artícu­lo 1, repro­du­ci­do en Afri­que-Asie, n° 314, 30 enero de 1984, p. 34.
  24. Jean Zie­gler: La Terre qu’on a. Lut­tes et défai­tes du tiers mon­de, Étu­des et docu­men­ta­tions inter­na­tio­na­les, París, 1989, p. 108.
  25. Tho­mas San­ka­ra, l’homme intè­gre, pelí­cu­la de Robin Shuf­field, Arte Fran­ce Ciné­ma, Fran­ce 3 Pro­duc­tion, Zorn Pro­duc­tion Inter­na­tio­nal, Lille, 2006.
  26. Entre­vis­ta a Tho­mas San­ka­ra, 14 de agos­to de 1985, cita­do en Roger Bila Kabo­re, His­to­ire poli­ti­que du Bur­ki­na Faso, 1919 – 2000, L’Harmattan, París, 2002, p. 162.
  27. Tho­mas San­ka­ra: Dis­cours d’orientation poli­ti­que, loc. cit., p. 93.
  28. Tho­mas San­ka­ra: La liber­té se con­quiert (4 de octu­bre de 1984), en Tho­mas San­ka­ra. Oser inven­ter l’avenir, op. cit., p. 99. [Véa­se el dis­cur­so com­ple­to en cas­te­llano, https://​www​.mar​xists​.org/​e​s​p​a​n​o​l​/​s​a​n​k​a​r​a​/​1​9​8​4​/​o​c​t​u​b​r​e​0​4​.​htm. N. de la t.]
  29. Ibid., p. 104.
  30. Tho­mas San­ka­ra: Con­fé­ren­ce inter­na­tio­na­le sur l’arbre et la forêt, loc. cit., p. 272, pp. 273 y 275.
  31. Pie­rre Rabhi: Une expé­rien­ce afri­cai­ne, en Nicho­las Hulot, Pie­rre Rabhi, Wero­ni­ka Zara­cho­wicz, Grai­nes de pos­si­bles. Regards croi­sés sur l’écologie, Cal­mann-Lévy, París, 2005.
  32. Infor­ma­ti­vo, FR3, 6 de febre­ro de 1986.
  33. Ludo Mar­tens: San­ka­ra, Com­pao­ré et la révo­lu­tion bur­ki­na­bè, op. cit., p. 26.
  34. Tho­mas San­ka­ra: Dis­cours d’orientation poli­ti­que, loc. cit., p. 111.
  35. Tho­mas San­ka­ra: Con­fé­ren­ce de l’Organisation de l’unité afri­cai­ne (Addis-Abe­ba, 29 julio de 1987), en Tho­mas San­ka­ra par­le, op. cit., p. 395 – 408. [Véa­se el dis­cur­so com­ple­to en cas­te­llano, http://​www​.cadtm​.org/​D​i​s​c​u​r​s​o​-​d​e​-​T​h​o​m​a​s​-​S​a​n​k​a​r​a​-​s​o​bre.]
  36. Ibid., p. 402.
  37. Pas­cal Laba­zée: L’encombrant héri­ta­ge de Tho­mas San­ka­ra, Le Mon­de diplo­ma­ti­que, noviem­bre de 1987, p. 15.
  38. Ibid.
  39. La niva­qui­na es un com­pri­mi­do corrien­te con­tra la mala­ria (N. de la t.).
  40. Tho­mas San­ka­ra: Mes­sa­ge d’outre-tombe, Entre­vis­ta en Jeu­ne Afri­que, n° 1401, 11 de noviem­bre de 1987, p. 37. 
  41. Tho­mas San­ka­ra: Entre­vis­ta de Simon Malley, Afri­que-Asie, n° 318 del 26 de mar­zo de 1984, p. 20.
  42. Bruno Jaf­fré: op. cit., p. 202.
  43. Ibid., p. 211.
  44. Tho­mas San­ka­ra: Pre­miè­re con­fé­ren­ce natio­na­le des CDR (4 avril 1986), en Tho­mas San­ka­ra par­le, op. cit., pp. 299 – 302.
  45. Alfred Sch­wartz: L’évolution du pou­voir local villa­geo­is sous l’impact de la révo­lu­tion san­ka­ris­te dans les socié­tés acépha­les de l’Ouest: con­ti­nui­té dans le chan­ge­ment, en René Ota­yek, Fili­ga Michel Sawa­do­go y Jean-Pie­rre Guin­ga­né (dir.), Le Bur­ki­na entre révo­lu­tion et démo­cra­tie (1983−1993), Kartha­la, París, 1996, p. 166.
  46. Tho­mas San­ka­ra: La Révo­lu­tion a besoin d’un peu­ple de con­vain­cus, pas de vain­cus, en Tho­mas San­ka­ra par­le, op. cit., p. 418.
  47. Tho­mas San­ka­ra, l’homme intè­gre, pelí­cu­la de Robin Shuf­field, op. cit.
  48. Tho­mas San­ka­ra par­le, op. cit., pp. 262 – 263.
  49. Tho­mas San­ka­ra: Récep­tion offi­cie­lle pour Fra­nçois Mit­te­rrand (17 de noviem­bre de 1986), en Tho­mas San­ka­ra par­le, op. cit., p. 348.
  50. Tho­mas San­ka­ra: Sur la mort de Samo­ra Machel (octu­bre de 1986), en Tho­mas San­ka­ra par­le, op. cit., pp. 335 – 336.
  51. El adje­ti­vo fran­ca­fri­cano hace refe­ren­cia al con­cep­to de Fra­nça­fri­que, que desig­na el con­jun­to de las rela­cio­nes entre Fran­cia y sus anti­guas colo­nias afri­ca­nas para denun­ciar el carác­ter ambi­guo y opa­co de la rela­ción. Fra­nça­fri­que esta­ría cons­ti­tui­do de redes de influen­cia y de lobbys de acto­res fran­ce­ses y afri­ca­nos que inter­vie­nen en los domi­nios eco­nó­mi­cos, polí­ti­co y eco­nó­mi­co para apro­piar­se tan­to de las rique­zas rela­cio­na­das con las mate­rias pri­mas como de la ayu­da públi­ca al desa­rro­llo (N. de la t., toma­do de la exce­len­te defi­ni­ción del tér­mino en http://​www​.tou​pie​.org/​D​i​c​t​i​o​n​n​a​i​r​e​/​F​r​a​n​c​e​_​a​f​r​i​q​u​e​.​htm).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *