Mer­can­cías, valo­res y rela­cio­nes de cla­se

Nota1: Hemos selec­cio­na­do un frag­men­to de la obra de David Har­vey titu­la­da Los lími­tes del capi­ta­lis­mo y la teo­ría mar­xis­ta, de Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca, Méxi­co, 1982. En las lineas que vie­nen a con­ti­nua­ción, Har­vey expli­ca magis­tral­men­te con­cep­tos bási­cos del mar­xis­mo: mer­can­cía, valor, modo de pro­duc­ción. Segu­ra­men­te enten­de­réis con faci­li­dad el frag­men­to que expli­ca la plus­va­lía abso­lu­ta y rela­ti­va. Toma ejem­plar de El Capi­tal y acom­pá­ña­nos…

El méto­do de aná­li­sis emplea­do por mí y que nadie has­ta aho­ra había apli­ca­do a los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, hace que la lec­tu­ra de los pri­me­ros capí­tu­los resul­te bas­tan­te peno­sa… Yo no pue­do hacer otra cosa que seña­lar de ante­mano este peli­gro y pre­ve­nir con­tra él a los lec­to­res que bus­can la ver­dad. En la cien­cia no hay cal­za­das reales, y quien aspi­re a remon­tar sus lumi­no­sas cum­bres, tie­ne que estar dis­pues­to a esca­lar la mon­ta­ña por sen­de­ros esca­bro­sos [El capi­tal, I, p. XXV]2.

Marx ini­cia su aná­li­sis en El capi­tal exa­mi­nan­do la natu­ra­le­za de las mer­can­cías. A pri­me­ra vis­ta esta elec­ción pare­ce en cier­to modo arbi­tra­ria, pero si revi­sa­mos los escri­tos con los que se pre­pa­ró El capi­tal —y que ocu­pa­ron casi tres déca­das— encon­tra­re­mos que la elec­ción no fue arbi­tra­ria en abso­lu­to. Fue el resul­ta­do de una inda­ga­ción exten­sa, un lar­go via­je de des­cu­bri­mien­to que lle­vó a Marx a una con­clu­sión fun­da­men­tal: des­cu­brir los secre­tos de la mer­can­cía es des­ci­frar los intrin­ca­dos secre­tos del pro­pio capi­ta­lis­mo. Así, el prin­ci­pio es en reali­dad una con­clu­sión.

Marx con­si­de­ra la mer­can­cía como la encar­na­ción mate­rial del valor de uso, valor de cam­bio y valor. De nue­vo nos pre­sen­ta estos con­cep­tos en una for­ma apa­ren­te­men­te arbi­tra­ria, por lo que pare­ce que se ten­ga la impre­sión de estar ante una cons­truc­ción a prio­ri [El capi­tal, I, p: XXIII]. Sin embar­go, éstos son con­cep­tos abso­lu­ta­men­te fun­da­men­ta­les para todo lo que sigue. Son el eje sobre el cual gira todo el aná­li­sis del capi­ta­lis­mo. Tene­mos que enten­der­los si hemos de enten­der lo que nos quie­re decir Marx3.

En esto exis­te cier­ta difi­cul­tad. Para enten­der ple­na­men­te los con­cep­tos se requie­re que enten­da­mos la lógi­ca inter­na del pro­pio capi­ta­lis­mo. Como no es posi­ble que logre­mos esto des­de el prin­ci­pio, nos vemos obli­ga­dos a usar los con­cep­tos sin saber pre­ci­sa­men­te lo que sig­ni­fi­can. Ade­más, la for­ma rela­cio­nal en que Marx pro­ce­de impli­ca que no pue­de tra­tar nin­guno de estos con­cep­tos como un blo­que de cons­truc­ción fijo, cono­ci­do o siquie­ra cono­ci­ble sobre cuya base se pue­da inter­pre­tar la rica com­ple­ji­dad del capi­ta­lis­mo. Marx pare­ce deci­mos que no pode­mos inter­pre­tar los valo­res sin enten­der qué es el valor de uso y el valor de cam­bio, y no pode­mos inter­pre­tar esta últi­ma cate­go­ría sin enten­der cabal­men­te la pri­me­ra, Marx nun­ca tra­ta un con­cep­to ais­la­da­men­te como si se pudie­ra enten­der por sí mis­mo. Siem­pre se enfo­ca en una u otra de las tres rela­cio­nes posi­bles entre ellos —entre el valor de uso y el valor de cam­bio, entre el valor de uso y el valor, y entre el valor de cam­bio y el valor. Las rela­cio­nes entre los con­cep­tos es lo que real­men­te cuen­ta.

En el cur­so de El capi­tal pode­mos obser­var a Marx cam­bian­do de un par rela­cio­nal a otro, usan­do per­cep­cio­nes acu­mu­la­das des­de un pun­to de vis­ta para esta­ble­cer inter­pre­ta­cio­nes des­de otro. Como ha dicho Oll­man, es como si Marx vie­ra cada rela­ción como una ven­ta­na sepa­ra­da des­de la cual pudié­ra­mos mirar la estruc­tu­ra inter­na del capi­ta­lis­mo. Lo que se ve des­de una ven­ta­na care­ce de relie­ve y de pers­pec­ti­va, pero cuan­do pasa­mos a otra pode­mos ver las cosas que ante­rior­men­te esta­ban ocul­tas a nues­tra vis­ta. Arma­dos con ese cono­ci­mien­to, pode­mos rein­ter­pre­tar y recons­truir lo que vimos a tra­vés de la pri­me­ra, dán­do­le mayor pro­fun­di­dad y pers­pec­ti­va. Al pasar de una ven­ta­na a otra y regis­trar cui­da­do­sa­men­te lo que vemos, nos acer­ca­mos más y más a enten­der la socie­dad capi­ta­lis­ta y sus inhe­ren­tes con­tra­dic­cio­nes.

Esta for­ma dia­léc­ti­ca de seguir ade­lan­te impo­ne un gran esfuer­zo al lec­tor. Nos vemos obli­ga­dos a andar a tien­tas en la oscu­ri­dad, arma­dos con con­cep­tos suma­men­te abs­trac­tos y apa­ren­te­men­te a prio­ri de los que cono­ce­mos poco, y a tra­ba­jar des­de pers­pec­ti­vas que aún no esta­mos en posi­ción de eva­luar. Por tan­to, la mayo­ría de los lec­to­res encuen­tran gran­des difi­cul­ta­des al leer los pri­me­ros capí­tu­los de El capi­tal. No obs­tan­te, des­pués de un perio­do peno­so y a menu­do frus­trar­te de andar a tien­tas, comen­za­mos a per­ci­bir en dón­de esta­mos y qué es lo que esta­mos vien­do. A medi­da que Marx va ilu­mi­nan­do poco a poco ante noso­tros los dife­ren­tes aspec­tos de la intrin­ca­da com­ple­ji­dad del capi­ta­lis­mo comien­za a sur­gir cier­ta com­pren­sión, aún con­fu­sa. El sig­ni­fi­ca­do de los con­cep­tos valor de uso, valor de cam­bio y valor se vuel­ve más cla­ro en el cur­so del aná­li­sis. Cuan­to más enten­de­mos cómo fun­cio­na el capi­ta­lis­mo, más enten­de­mos a qué se refie­ren estos con­cep­tos4.

Todo esto con­tras­ta vívi­da­men­te con la for­ma de enfo­car los cono­ci­mien­tos como blo­ques de cons­truc­ción, tan común en la cien­cia social bur­gue­sa y tan pro­fun­da­men­te arrai­ga­da en los modos de pen­sar bur­gue­ses. Según estas for­mas de pen­sar, es posi­ble y desea­ble cons­truir bases sóli­das para los cono­ci­mien­tos ais­lán­do­los en sus com­po­nen­tes bási­cos den­tro del sis­te­ma social y some­tién­do­los a una inves­ti­ga­ción deta­lla­da. Una vez que se ha enten­di­do el com­po­nen­te, pode­mos con­tar con él como si fue­ra una base inmu­ta­ble para inda­ga­cio­nes sub­se­cuen­tes. De vez en cuan­do, como es natu­ral, pare­cen fal­tar las pie­dras angu­la­res del cono­ci­mien­to, y cuan­do sus grie­tas lle­gan a ser evi­den­tes para todos, pre­sen­cia­mos una de esas revo­lu­cio­nes dra­má­ti­cas del pen­sa­mien­to —cam­bios de para­dig­mas, como se les lla­ma algu­nas veces— tan carac­te­rís­ti­cos de la cien­cia bur­gue­sa.

La mayo­ría de noso­tros, que fui­mos edu­ca­dos en las tra­di­cio­nes occi­den­ta­les del pen­sa­mien­to, nos sen­ti­mos a gus­to con esa estra­te­gia de inda­ga­ción. El hecho de que­Marx se apar­ta­ra de ella, si lle­ga­mos a enten­der­lo, nos pare­ce des­con­cer­tan­te si no es que ver­da­de­ra­men­te per­ver­so. Ade­más, siem­pre está allí la ten­ta­ción de tra­tar de redu­cir lo que no es fami­liar a tér­mi­nos fami­lia­res, vol­vien­do a enun­ciar los argu­men­tos deMarx en tér­mi­nos más fáci­les de com­pren­der. Esta ten­den­cia está en la base de muchas inter­pre­ta­cio­nes erró­neas de Marx, hechas por mar­xis­tas y no mar­xis­tas por igual, y pro­du­ce lo que yo lla­mo una inter­pre­ta­ción lineal de la teo­ría expues­ta en El capi­tal5.

Esta inter­pre­ta­ción lineal sigue los linea­mien­tos siguien­tes. Marx, según se dice, ha crea­do tres blo­ques de cons­truc­ción poten­cia­les para inter­pre­tar la pro­duc­ción e inter­cam­bio de mer­can­cías, pre­sen­tán­do­nos los con­cep­tos de valor de uso, valor de cam­bio y valor. Supues­ta­men­te, Marx resu­me la cues­tión del valor de uso en la pri­me­ra pági­na de El capi­tal y de allí en ade­lan­te con­si­de­ra que su estu­dio no tie­ne que ver con su pro­pó­si­to aun­que sigue tenien­do inte­rés his­tó­ri­co. Una inves­ti­ga­ción de los valo­res de cam­bio sir­ve sim­ple­men­te para mos­trar que los secre­tos del capi­ta­lis­mo no se pue­den reve­lar hacien­do úni­ca­men­te un estu­dio sobre ellos. Así Marx cons­tru­ye la teo­ría del valor-tra­ba­jo como la base sóli­da, el blo­que de cons­truc­ción fijo que cuan­do cons­tru­ya­mos sobre él nos dirá todo lo que nece­si­ta­mos saber sobre el capi­ta­lis­mo. La jus­ti­fi­ca­ción de la teo­ría del valor-tra­ba­jo, bajo este pun­to de vis­ta, estri­ba en el des­cu­bri­mien­to de Marx de que toda la his­to­ria es la his­to­ria de la lucha de cla­ses, y que dicha teo­ría debe sos­te­ner­se por­que es la expre­sión de las rela­cio­nes de cla­se en el capi­ta­lis­mo.

Esa ver­sión lineal de la teo­ría de Marx se encuen­tra con varias difi­cul­ta­des, de las cua­les con­si­de­ra­re­mos una bre­ve­men­te. En el ter­cer volu­men de El capi­tal, Marx exa­mi­na la trans­for­ma­ción de los valo­res en pre­cios. La exac­ti­tud de su pro­ce­di­mien­to de trans­for­ma­ción es vital para la inter­pre­ta­ción lineal por­que Marx pare­ce estar deri­van­do el valor de cam­bio del blo­que de cons­truc­ción fijo de la teo­ría del valor. Como todos con­ce­den que los capi­ta­lis­tas ope­ran con el valor de cam­bio y no con los valo­res, el aná­li­sis de Marx de las leyes del movi­mien­to del capi­ta­lis­mo se levan­tan o caen, según esta inter­pre­ta­ción, con la cohe­ren­cia lógi­ca de la trans­for­ma­ción.

Des­gra­cia­da­men­te la trans­for­ma­ción de Marx es inco­rrec­ta. No pare­ce haber una rela­ción nece­sa­ria entre los valo­res que repre­sen­tan las mer­can­cías y las tasas a las cua­les se inter­cam­bian estas mer­can­cías. Los detrac­to­res bur­gue­ses (y algu­nos sim­pa­ti­zan­tes) han teni­do un día de acti­vi­da­des muy intere­san­tes. Dicen que el pri­me­ro y el ter­cer volú­me­nes de El capi­tal se con­tra­di­cen irre­con­ci­lia­ble­men­te. Según ellos, Marx final­men­te recu­pe­ró la cor­du­ra en el ter­cer volu­men y se dio cuen­ta de que la teo­ría del valor del pri­me­ro era una dis­trac­ción inapli­ca­ble a la com­pren­sión de los pro­ce­sos reales de pro­duc­ción e inter­cam­bio de mer­can­cías. Todo lo que se reque­ría para lograr esto últi­mo era una teo­ría de pre­cios rela­ti­vos que no hicie­ra alu­sión a los valo­res. Ade­más este argu­men­to, dada la inter­pre­ta­ción lineal, es sufi­cien­te­men­te pode­ro­so como para lle­var a los mar­xis­tas a dudar un poco de la apli­ca­bi­li­dad de la teo­ría mar­xis­ta del valor o a caer en líneas de defen­sa que sue­nen mera­men­te afir­ma­ti­vas en vez de cohe­ren­tes y con­vin­cen­tes.

Sin embar­go, un examen de la obra de Marx mues­tra que el valor de cam­bio, lejos de deri­var­se de la teo­ría del valor en algu­na eta­pa pos­te­rior del jue­go, es fun­da­men­tal para inves­ti­gar esta teo­ría des­de el prin­ci­pio. Sin enten­der esos valo­res no pode­mos decir nada sig­ni­fi­ca­ti­vo sobre el valor. El valor de cam­bio y el valor son cate­go­rías rela­cio­na­les, y nin­guno de los dos se pue­de tra­tar como un blo­que de cons­truc­ción fijo e inmu­ta­ble. El estu­dio de Marx del pro­ble­ma de la trans­for­ma­ción es sólo un paso en una inves­ti­ga­ción con­ti­nua de las intrin­ca­das rela­cio­nes entre ellos. Ade­más, defi­ni­ti­va­men­te no está tra­tan­do de deri­var el valor de cam­bio de los valo­res, como pare­ce suce­der bajo la inter­pre­ta­ción lineal. Esto expli­ca por qué Marx, que se daba cuen­ta ple­na­men­te de los defec­tos lógi­cos de su argu­men­to (aun­que qui­zá no de todas sus impli­ca­cio­nes), los pudo des­car­tar por con­si­de­rar­los poco impor­tan­tes en rela­ción con el tópi­co real que le preo­cu­pa­ba. Este es, empe­ro, un asun­to al que regre­sa­re­mos en el capí­tu­lo II.

De esto se deri­va que debe­mos evi­tar cual­quier cosa que hue­la a inter­pre­ta­ción lineal de la teo­ría mar­xis­ta. No obs­tan­te, si segui­mos el méto­do de Marx, enton­ces esto sig­ni­fi­ca que esta­mos des­ti­na­dos a encon­trar el tipo de difi­cul­ta­des que enfren­ta cual­quier lec­tor de El capi­tal. Tene­mos que comen­zar cami­nan­do a tien­tas en la oscu­ri­dad, arma­dos con cate­go­rías mar­xis­tas que en el mejor de los casos enten­de­mos par­cial­men­te. Des­gra­cia­da­men­te no hay for­ma de evi­tar esta difi­cul­tad: no exis­te una vía fácil para lle­gar a la cien­cia.

En este capí­tu­lo tra­ta­re­mos de recons­truir el argu­men­to de Marx con res­pec­to a las rela­cio­nes entre valor de uso, valor de cam­bio y valor bajo con­di­cio­nes de pro­duc­ción e inter­cam­bio de mer­can­cías. Al mis­mo tiem­po tra­ta­re­mos de expli­car lo que hace Marx y por qué lo hace. En esta for­ma espe­ro hacer menos fati­go­sa la ascen­sión de los empi­na­dos cami­nos que lle­gan a las cum­bres lumi­no­sas de la teo­ría mar­xis­ta.

Valor de uso, valor de cam­bio y valor

a) Valor de uso

Con base en la con­cep­ción del mun­do de Marx está la idea de que los seres huma­nos se apro­pian de la natu­ra­le­za para satis­fa­cer sus deseos y nece­si­da­des. Bajo con­di­cio­nes de pro­duc­ción de mer­can­cías, los actos de pro­duc­ción y con­su­mo están sepa­ra­dos por el inter­cam­bio, pero la apro­pia­ción de la natu­ra­le­za siem­pre sigue sien­do fun­da­men­tal. De esto se dedu­ce que nun­ca pode­mos pasar por alto lo que Marx lla­ma el lado mate­rial de las mer­can­cías. Si lo hicié­ra­mos deja­ría­mos la satis­fac­ción de los deseos y nece­si­da­des huma­nas sin nin­gu­na rela­ción con la natu­ra­le­za.

El lado mate­rial de las mer­can­cías entra en rela­ción con las nece­si­da­des y los deseos huma­nos a tra­vés del con­cep­to de su valor de uso. Este valor de uso se pue­de con­si­de­rar des­de los dos pun­tos de vis­ta de la cali­dad y la can­ti­dad. Como un con­jun­to de muchas pro­pie­da­des que pue­den ser úti­les en diver­sas for­mas, la mer­can­cía posee cier­tas cua­li­da­des que se rela­cio­nan con dife­ren­tes cla­ses de deseos y nece­si­da­des huma­nas. El ali­men­to satis­fa­ce nues­tra ham­bre, la ropa nues­tra nece­si­dad de calor y la vivien­da nues­tra nece­si­dad de alo­ja­mien­to. Ade­más, aun­que Marx insis­te en que como valo­res de uso, las mer­can­cías repre­sen­tan, ante todo, cua­li­da­des dis­tin­tas>, tam­bién insis­te en que al apre­ciar un valor de uso, se le supo­ne siem­pre con­cre­ta­do en una can­ti­dad, v. gr. una doce­na de relo­jes, una vara de lien­zo, una tone­la­da de hie­rro, etc. [El capi­tal, I, p. 4].

En rela­ción con el valor de cam­bio, al que con­si­de­ra bási­ca­men­te como una rela­ción cuan­ti­ta­ti­va, Marx hace hin­ca­pié en los aspec­tos cua­li­ta­ti­vos de los valo­res de uso; pero en un sis­te­ma sofis­ti­ca­do e intrin­ca­do de pro­duc­ción de mer­can­cías, los aspec­tos cuan­ti­ta­ti­vos de los valo­res de uso adquie­ren gran impor­tan­cia. Los pro­duc­to­res usan cier­ta can­ti­dad de insu­mos —fuer­za de tra­ba­jo, mate­rias pri­mas e ins­tru­men­tos de pro­duc­ción— para crear una can­ti­dad de pro­duc­to físi­co que se usa para satis­fa­cer las nece­si­da­des y deseos de cier­to núme­ro de gen­tes. La pro­por­ción entre los insu­mos físi­cos y los pro­duc­tos en el pro­ce­so de pro­duc­ción pro­por­cio­na una medi­da físi­ca de la efi­cien­cia. Una des­crip­ción del total de los insu­mos y los pro­duc­tos pro­por­cio­na una ima­gen glo­bal de cómo se rela­cio­na la apro­pia­ción de la natu­ra­le­za con las nece­si­da­des y deseos huma­nos.

En una socie­dad carac­te­ri­za­da por la divi­sión del tra­ba­jo y la espe­cia­li­za­ción de la pro­duc­ción, pode­mos defi­nir lo que se requie­re para la repro­duc­ción social en tér­mi­nos de la can­ti­dad de pro­duc­to en deter­mi­na­da indus­tria (como el hie­rro y el ace­ro) que se nece­si­ta para satis­fa­cer las deman­das de todas las demás indus­trias (como los auto­mó­vi­les, la cons­truc­ción, las herra­mien­tas, etc.). Un esta­do de repro­duc­ción es aquél en que los insu­mos y los pro­duc­tos están equi­li­bra­dos. Al exce­den­te den­tro de un sis­te­ma de este tipo lo pode­mos lla­mar plus-pro­duc­to, o sea, una can­ti­dad de valo­res de uso mate­ria­les que sobre­pa­san a los que se nece­si­tan para repro­du­cir el sis­te­ma en deter­mi­na­do país. Este plus-pro­duc­to se pue­de usar en diver­sas for­mas, como en la cons­truc­ción de monu­men­tos o en crear nue­vos medios de pro­duc­ción o en ayu­dar a pro­du­cir aún más plus-pro­duc­to. El plus-pro­duc­to de dife­ren­tes indus­trias se pue­de com­bi­nar de nue­vo de tal mane­ra que la can­ti­dad total de pro­duc­to se haga más gran­de a tra­vés del tiem­po, ya sea por sim­ple expan­sión de las indus­trias exis­ten­tes o por la for­ma­ción de otras ente­ra­men­te nue­vas.

Las carac­te­rís­ti­cas cuan­ti­ta­ti­vas de un sis­te­ma de pro­duc­ción físi­co de este tipo son de con­si­de­ra­ble inte­rés, aun­que exis­ten, como es natu­ral, algu­nos pro­ble­mas de espe­ci­fi­ca­ción. Nece­si­ta­mos saber qué valo­res de uso se requie­ren para repro­du­cir o ampliar la fuer­za de tra­ba­jo (lo que nun­ca ha sido un tema fácil), cómo iden­ti­fi­car a las indus­trias, cómo jus­ti­fi­car el capi­tal fijo, los pro­duc­tos con­jun­tos, etc. No obs­tan­te, la nece­si­dad obvia de equi­li­brar las can­ti­da­des de insu­mos y pro­duc­tos hace que el estu­dio direc­to de los aspec­tos físi­cos de la pro­duc­ción sea posi­ble y a la vez poten­cial­men­te ilus­tra­ti­vo —y por lo tan­to han sido el foco de la aten­ción des­de que Ques­nay creó su Tableau éco­no­mi­que. Marx sigue esta téc­ni­ca en el segun­do volu­men de El capi­tal, y en años más recien­tes Leon­tieff creó un méto­do ela­bo­ra­do para estu­diar la estruc­tu­ra de los flu­jos físi­cos den­tro de la eco­no­mía. Tene­mos aho­ra estu­dios de los insu­mos pro­duc­tos de eco­no­mías nacio­na­les, regio­na­les y urba­nas selec­cio­na­das. La cues­tión es, enton­ces, ¿qué ideas se pue­den obte­ner, con res­pec­to a la lógi­ca inter­na del capi­ta­lis­mo, de estu­diar las carac­te­rís­ti­cas físi­cas de este sis­te­ma de pro­duc­ción ais­la­do?

Marx reco­no­ce, natu­ral­men­te, que todas las socie­da­des se deben repro­du­cir físi­ca­men­te para poder sobre­vi­vir. Des­de el pun­to de vis­ta de la pro­duc­ción, el aspec­to físi­co de la repro­duc­ción social es cap­ta­do por una des­crip­ción del pro­ce­so de tra­ba­jo. Podría­mos des­cri­bir esto en tér­mi­nos uni­ver­sa­les como: la acti­vi­dad ade­cua­da a un fin, o sea, el pro­pio tra­ba­jo, su obje­to y sus medios. [El capi­tal, I, p. 131]

Los estu­dios de Marx sobre la eco­no­mía polí­ti­ca lo lle­va­ron a sen­tir una pro­fun­da sus­pi­ca­cia hacia las cla­si­fi­ca­cio­nes uni­ver­sa­les de este tipo. El veía a las pro­pias cate­go­rías como un pro­duc­to de una deter­mi­na­da socie­dad, y bus­có con­cep­tos que pudie­ran ser­vir para dis­tin­guir al capi­ta­lis­mo de otras for­mas de pro­duc­ción y por lo tan­to que sir­vie­ran como base para diser­tar la lógi­ca inter­na del capi­ta­lis­mo. En esta forma,Marx tra­ta de hacer que su mate­ria­lis­mo sea genui­na­men­te his­tó­ri­co.

En la pri­me­ra pági­na de El capi­tal, Marx tra­ta de sepa­rar­se del valor de uso argu­men­tan­do que la com­pren­sión de la natu­ra­le­za exac­ta de las nece­si­da­des y deseos huma­nos no hace nin­gu­na dife­ren­cia y no con­tri­bu­ye en nada a un estu­dio de la eco­no­mía polí­ti­ca. No pode­mos dife­ren­ciar a las socie­da­des sobre la base de sus valo­res de uso. Por lo tan­to, des­cu­brir los diver­sos lisos de las cosas es tra­ba­jo de la his­to­ria más bien que de la eco­no­mía polí­ti­ca.

Esto ha sido inter­pre­ta­do por algu­nos en el sen­ti­do de que Marx con­si­de­ra­ba que las carac­te­rís­ti­cas estruc­tu­ra­les del capi­ta­lis­mo se podían inves­ti­gar inde­pen­dien­te­men­te de cual­quier con­si­de­ra­ción del valor de uso. Nada podía estar más lejos de la ver­dad. De hecho, si Marx hubie­ra toma­do ver­da­de­ra­men­te ese camino, habría des­trui­do la base mate­ria­lis­ta de esa inves­ti­ga­ción. Habien­do recha­za­do el valor de uso como una cate­go­ría uni­ver­sal en la pri­me­ra pági­na de El capi­tal, la vuel­ve a intro­du­cir como una cate­go­ría rela­cio­nal en la segun­da. La mer­can­cía es con­ce­bi­da como una per­so­ni­fi­ca­ción del valor de uso y del valor de cam­bio. Esto pre­pa­ra la esce­na para con­si­de­rar el valor de uso en rela­ción con el valor de cam­bio y con el valor6.

En su for­ma rela­cio­nal, la cate­go­ría valor de uso es extre­ma­da­men­te impor­tan­te para el aná­li­sis sub­se­cuen­te. Sola­men­te un vir oscu­rus que no haya enten­di­do nada de El capi­tal, afir­ma Marx, pue­de argu­men­tar así;… el valor de uso no desem­pe­ña, según él, papel alguno (Notas mar­gi­na­les al Tra­ta­do de eco­no­mía polí­ti­ca de Adolph Wag­ner, p. 416). Marx expli­ca su estra­te­gia en Grun­dris­se, II, (pp. 285 – 286) muy explí­ci­ta­men­te. Un valor de uso es el obje­to de satis­fac­ción de un sis­te­ma cual­quie­ra de nece­si­da­des huma­nas. Esto cons­ti­tu­ye su aspec­to mate­rial [de la mer­can­cía], que pue­de ser común a las más dis­tin­tas épo­cas de pro­duc­ción y cuyo estu­dio cae, por con­si­guien­te, fue­ra [del cam­po] de la eco­no­mía polí­ti­ca. Sin embar­go, lue­go aña­de que el valor de uso entra en la órbi­ta de ésta [la eco­no­mía polí­ti­ca] cuan­do es modi­fi­ca­do por las moder­nas rela­cio­nes de pro­duc­ción, o inter­vie­ne, a su vez, en ellas, modi­fi­cán­do­las.

Ésta es una afir­ma­ción extre­ma­da­men­te impor­tan­te. Expli­ca cómo y por qué Mar­xen­tre­te­je el estu­dio del valor de uso en su argu­men­to. Los valo­res de uso van toman­do su for­ma de las rela­cio­nes moder­nas de pro­duc­ción, y a su vez inter­vie­nen para modi­fi­car esas rela­cio­nes. Los aná­li­sis del pro­ce­so de tra­ba­jo, la orga­ni­za­ción social y téc­ni­ca de pro­duc­ción, las carac­te­rís­ti­cas mate­ria­les del capi­tal fijo, y cosas por el esti­lo —todas con­si­de­ra­das des­de el pun­to de vis­ta del valor de uso— , se entre­te­jen con el estu­dio del valor de cam­bio y el valor en for­ma intrin­ca­da. En el caso del capi­tal fijo, por ejem­plo, encon­tra­mos a Marx afir­man­do una y otra vez que el valor de uso aquí desem­pe­ña tam­bién un papel, como cate­go­ría eco­nó­mi­ca (Grun­dris­se, II, p. 65) [Todas las citas que aquí se hacen de los Grun­dris­se están toma­das de la edi­ción del fce, ofme, 13, y la pagi­na­ción corres­pon­de a este tomo.] Una máqui­na es un valor de uso pro­du­ci­do bajo rela­cio­nes de pro­duc­ción capi­ta­lis­tas. Per­so­ni­fi­ca el valor de cam­bio y el valor. Ade­más, tie­ne un papel suma­men­te impor­tan­te en la modi­fi­ca­ción del pro­ce­so de tra­ba­jo, las estruc­tu­ras de pro­duc­ción, las rela­cio­nes entre los insu­mos y los pro­duc­tos, y cosas por el esti­lo. La pro­duc­ción y el uso de máqui­nas caen den­tro del terreno de la eco­no­mía polí­ti­ca.

No esta­mos aún en posi­ción, natu­ral­men­te, de enten­der cómo modi­fi­can al con­cep­to de valor de uso las rela­cio­nes capi­ta­lis­tas de pro­duc­ción (y al mis­mo tiem­po cómo las modi­fi­ca éste) por­que aún nos fal­ta cap­tar las inter­pre­ta­cio­nes mar­xis­ta del valor de cam­bio y del valor, pero sería útil con­si­de­rar cómo evo­lu­cio­na la com­pren­sión mar­xis­ta del valor de uso en el cur­so del aná­li­sis, exa­mi­nan­do con dete­ni­mien­to un ejem­plo impor­tan­te.

Con­si­de­re­mos la con­cep­ción de las nece­si­da­des y deseos huma­nos que Marx pare­ce rele­gar a una mera cues­tión de his­to­ria en la pri­me­ra pági­na de El capi­tal. Ya al final de la pri­me­ra sec­ción, des­pués de un bre­ve examen del valor de cam­bio y del valor, Marx­mo­di­fi­ca su argu­men­to e insis­te en que para pro­du­cir mer­can­cías no bas­ta pro­du­cir valo­res de uso, sino que es menes­ter pro­du­cir valo­res de uso para otros, valo­res de uso socia­les. A menos que la mer­can­cía satis­fa­ga una nece­si­dad o deseo social, no pue­de tener ni valor de cam­bio ni valor [El capi­tal, I, p, 8]. La cate­go­ría valor de uso, aun­que aho­ra ya se entien­de como un valor de uso social en rela­ción con el valor de cam­bio y el valor, indu­da­ble­men­te ya está rea­li­zan­do una fun­ción eco­nó­mi­ca.

Esto nos invi­ta a con­si­de­rar cómo modi­fi­ca el capi­ta­lis­mo las nece­si­da­des y deseos socia­les. A tra­vés de gran par­te del pri­mer volu­men de El capi­tal, Marx da por sen­ta­do que estas nece­si­da­des y deseos socia­les son cono­ci­dos. En lo que se refie­re a los tra­ba­ja­do­res, por ejem­plo, los con­si­de­ra como un pro­duc­to his­tó­ri­co que depen­de del nivel de cul­tu­ra de un país y, sobre todo, entre otras cosas, de las con­di­cio­nes, los hábi­tos y las exi­gen­cias con que se haya for­ma­do la cla­se de los obre­ros libres [El capi­tal, I, p. 124]. No obs­tan­te, lue­go Marx pasa a con­si­de­rar cómo afec­ta la acu­mu­la­ción de capi­tal a las con­di­cio­nes de vida del tra­ba­ja­dor. El nivel de vida del tra­ba­ja­dor se ve aho­ra como algo que varía de acuer­do con la diná­mi­ca de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta.

Hacia el final del segun­do volu­men de El capi­tal, Marx da un paso más allá. La tota­li­dad del sis­te­ma físi­co de repro­duc­ción es sepa­ra­do en tres sec­to­res que pro­du­cen medios de pro­duc­ción, mer­can­cías-sala­rio (nece­si­da­des) y artícu­los de lujo. Las corrien­tes entre los sec­to­res tie­nen que equi­li­brar­se (en can­ti­dad, valor y tér­mi­nos mone­ta­rios) si ha de ocu­rrir la sim­ple repro­duc­ción o si ha de ocu­rrir una expan­sión orde­na­da de la pro­duc­ción. La con­cep­ción de los deseos y nece­si­da­des de los tra­ba­ja­do­res expe­ri­men­ta aho­ra otra modi­fi­ca­ción. Los tra­ba­ja­do­res con­fían en la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta de mer­can­cías para satis­fa­cer sus nece­si­da­des, y al mis­mo tiem­po los pro­duc­to­res de mer­can­cías con­fían en que los tra­ba­ja­do­res gas­ten su dine­ro en las mer­can­cías que los capi­ta­lis­tas pue­den pro­du­cir. El sis­te­ma de pro­duc­ción (bajo con­trol capi­ta­lis­ta) res­pon­de a las nece­si­da­des y deseos del tra­ba­ja­dor y a la vez los crea.

Esto pre­pa­ra el camino para con­si­de­rar la pro­duc­ción de nue­vos con­su­mos como un aspec­to nece­sa­rio de la acu­mu­la­ción de capi­tal. Esta pro­duc­ción de con­su­mo se pue­de lograr en diver­sas for­mas: en pri­mer lugar, amplia­ción cuan­ti­ta­ti­va del con­su­mo exis­ten­te; en segun­do lugar, crea­ción de nue­vas nece­si­da­des, median­te la exten­sión de las nece­si­da­des ya exis­ten­tes en un círcu­lo más amplio; en ter­cer lugar, crea­ción de nue­vas nece­si­da­des, des­cu­bri­mien­tos y pro­duc­ción de nue­vos valo­res de uso [Grun­dris­se, I, p. 277]. El con­cep­to valor de uso cam­bia así de algo incrus­ta­do en cual­quier sis­te­ma de nece­si­da­des huma­nas a una com­pren­sión más espe­cí­fi­ca de cómo se mol­dean las nece­si­da­des y deseos huma­nos bajo el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta [véa­se Lebo­witz, 1977 – 1978].

b) Valor de cam­bio, dine­ro y sis­te­ma de pre­cios

Nada es más nece­sa­rio para el fun­cio­na­mien­to de la socie­dad capi­ta­lis­ta que la tran­sac­ción ele­men­tal en la cual adqui­ri­mos cier­ta can­ti­dad de valor de uso a cam­bio de cier­ta suma de dine­ro. La infor­ma­ción gene­ra­da por estas tran­sac­cio­nes —que la tone­la­da de tri­go cues­ta x can­ti­dad, lo mis­mo que un par de zapa­tos o una tone­la­da de ace­ro— pro­por­cio­na seña­les que nos sir­ven de guía al tomar deci­sio­nes de pro­duc­ción y de con­su­mo. Los pro­duc­to­res deci­den qué can­ti­dad deben pro­du­cir de una mer­can­cía en vis­ta del pre­cio pro­me­dio de ven­ta, y com­pran cier­tas can­ti­da­des de mer­can­cías a pre­cio de com­pra a fin de empren­der la pro­duc­ción de mer­can­cías. En los hoga­res se deci­de qué can­ti­dad se va a com­prar de deter­mi­na­do pro­duc­to en vis­ta de su pre­cio en rela­ción con sus deseos y nece­si­da­des y del ingre­so de que se dis­po­ne. Estas tran­sac­cio­nes — tan fun­da­men­ta­les en la vida dia­ria bajo el capi­ta­lis­mo— cons­ti­tu­yen el mun­do de las apa­rien­cias o la for­ma feno­mé­ni­ca de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca. El pro­ble­ma de la eco­no­mía polí­ti­ca siem­pre ha sido expli­car por qué las mer­can­cías se inter­cam­bian a los pre­cios que lo hacen.

El valor de cam­bio, expre­sa­do a tra­vés del sis­te­ma de pre­cios, sería rela­ti­va­men­te fácil de enten­der si pudié­ra­mos acep­tar sin dudas dos pre­mi­sas ini­cia­les. En pri­mer lugar, una mer­can­cía fun­cio­na como un nume­rai­re impar­cial —como dine­ro— a fin de que los valo­res rela­ti­vos de todas las demás mer­can­cías se pue­dan expre­sar sin ambi­güe­dad como un pre­cio. En segun­do lugar, vivi­mos en un mun­do de pro­duc­ción de mer­can­cías; todos los pro­duc­tos son pro­du­ci­dos para inter­cam­biar­se en el mer­ca­do. En una socie­dad capi­ta­lis­ta, estas dos pre­mi­sas pare­cen casi natu­ra­les, no pare­cen plan­tear difi­cul­ta­des serias, aun­que sólo sea por­que refle­jan cir­cuns­tan­cias que nos son fami­lia­res. Arma­dos con ellas, pode­mos pro­ce­der a ana­li­zar direc­ta­men­te el sis­te­ma de pre­cios. Vemos que las mer­can­cías se inter­cam­bian de acuer­do con pre­cios rela­ti­vos y que los pre­cios cam­bian en res­pues­ta a la ofer­ta y la deman­da. El sis­te­ma de pre­cios evi­den­te­men­te pro­por­cio­na un meca­nis­mo des­cen­tra­li­za­do suma­men­te sofis­ti­ca­do para coor­di­nar las diver­sas acti­vi­da­des de innu­me­ra­bles agen­tes eco­nó­mi­cos de diver­sa índo­le. Ade­más, pare­ce como si las leyes dé la ofer­ta y la deman­da fue­ran sufi­cien­tes para expli­car los pre­cios rela­ti­vos.

Marx acep­ta la impor­tan­cia de la ofer­ta y la deman­da para equi­li­brar el mer­ca­do, pero nie­ga con vehe­men­cia que la ofer­ta y la deman­da nos pue­dan decir algo acer­ca de cuál será el equi­li­brio de los pre­cios de las mer­can­cías.

Cuan­do la ofer­ta y la deman­da se neu­tra­li­zan recí­pro­ca­men­te, dejan de expli­car nada, no influ­yen en el valor comer­cial ni nos ayu­dan en lo más míni­mo a com­pren­der por qué el valor comer­cial se expre­sa pre­ci­sa­men­te en esta suma de dine­ro, no en otra. Las ver­da­de­ras leyes inter­nas de la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta no pue­den expli­car­se, evi­den­te­men­te, por el jue­go mutuo de la ofer­ta y la deman­da [El capi­tal, III, pp. 192 – 193]7.

Esta es una afir­ma­ción muy drás­ti­ca, y tene­mos que ver cómo la jus­ti­fi­ca Marx.

Final­men­te lo expli­ca en el capí­tu­lo III, pero una de las pie­zas cla­ves de su argu­men­to está en su aná­li­sis del dine­ro.

Marx ini­cia su argu­men­ta­ción en El capi­tal tra­tan­do el valor de cam­bio como si fue­ra un asun­to sen­ci­llo, a fin de lle­gar a su defi­ni­ción ini­cial sobre la teo­ría del valor; pero lue­go regre­sa inme­dia­ta­men­te a cues­tio­nes de inter­cam­bio para mos­trar que es algo ver­da­de­ra­men­te pro­ble­má­ti­co y que su estu­dio, en rela­ción al valor, es muy ilus­tra­ti­vo. Su línea de con­duc­ta gene­ral es mos­trar que el valor de cam­bio de una mer­can­cía no se pue­de enten­der sin ana­li­zar la natu­ra­le­za del dine­ro que per­mi­te que el valor de cam­bio sea expre­sa­do ine­quí­vo­ca­men­te como un pre­cio. En par­ti­cu­lar, pone en tela de jui­cio la idea de que cual­quier mer­can­cía pue­da ser algu­na vez un nume­ra­ble impar­cial, y tra­ta de mos­trar que, por el con­tra­rio, el dine­ro per­so­ni­fi­ca una con­tra­dic­ción fun­da­men­tal.

La tarea bási­ca, afir­ma Marx, no estri­ba en saber que el dine­ro es una mer­can­cía, sino en saber cómo, por qué y de qué modo lo es [El capi­tal, I, p. 55]. El dine­ro es una crea­ción social. La natu­ra­le­za, argu­men­ta Marx, no pro­du­ce dine­ro, como no pro­du­ce ban­que­ros o letras de cam­bio [Grun­dris­se, I, p. 131). Ade­más, el dine­ro no ha sido esta­ble­ci­do arbi­tra­ria­men­te o por meros con­ven­cio­na­lis­mos. La mer­can­cía lla­ma­da dine­ro fue pro­du­ci­da en el cur­so de la his­to­ria por un pro­ce­so social espe­cí­fi­co —la par­ti­ci­pa­ción en actos de inter­cam­bio— que se tie­ne que enten­der si hemos de pene­trar algu­na vez en la lógi­ca inter­na del sis­te­ma de pre­cios8.

Marx tra­ta la for­ma mer­can­cía sim­ple como el ger­men de la for­ma mone­ta­ria. Un aná­li­sis del true­que direc­to mues­tra que las mer­can­cías pue­den asu­mir lo que él lla­ma for­ma de valor equi­va­len­terela­ti­va. Cuan­do una comu­ni­dad mide el valor de los bie­nes que se adquie­ren con­tra el valor úni­co de un bien del cual se des­ha­ce la gen­te, este últi­mo fun­cio­na como su for­ma de valor equi­va­len­te. En un esta­do ini­cial, cada comu­ni­dad o agen­te de true­que posee mer­can­cías que ope­ran como la for­ma de valor equi­va­len­te. Con la pro­li­fe­ra­ción del inter­cam­bio, una mer­can­cía (o con­jun­to de mer­can­cías) pro­ba­ble­men­te sur­gi­rá como el equi­va­len­te uni­ver­sal —una mer­can­cía-dine­ro bási­ca como el oro. Los valo­res rela­ti­vos de todas las demás mer­can­cías se pue­den expre­sar enton­ces en tér­mi­nos de esta mer­can­cía-dine­ro. En con­se­cuen­cia, el valor adquie­re, una medi­da cla­ra­men­te reco­no­ci­ble, úni­ca y social­men­te acep­ta­da. La sus­ti­tu­ción de muchas deter­mi­na­cio­nes dife­ren­tes del valor de cam­bio (sub­je­ti­vas y a menu­do acci­den­ta­les) a una medi­da mone­ta­ria esta­ble­ci­da es pro­du­ci­do por una pro­li­fe­ra­ción de las rela­cio­nes de inter­cam­bio has­ta el pun­to en que la pro­duc­ción de bie­nes para el cam­bio se con­vier­te en un acto social nor­mal. Por otro lado, tam­bién pode­mos ver que un sis­te­ma gene­ral de inter­cam­bio de mer­can­cías sería impo­si­ble sin dine­ro que lo faci­li­te. Por tan­to, el cre­ci­mien­to del cam­bio y la apa­ri­ción de una mer­can­cía-dine­ro van nece­sa­ria­men­te de la mano.

La mer­can­cía que asu­me el sím­bo­lo de dine­ro lle­ga a ser dife­ren­te a todas las demás. Un aná­li­sis de sus carac­te­rís­ti­cas espe­cia­les resul­ta ilus­tra­ti­vo, pues­to que el enig­ma del feti­che dine­ro no es, por tan­to, más que el enig­ma del feti­che mer­can­cía, que cobra en el dine­ro una for­ma visi­ble y fas­ci­na­do­ra [El capi­tal, I, p. 55).

La mer­can­cía-dine­ro, como cual­quier otra mer­can­cía, tie­ne un valor, un valor de cam­bio y un valor de uso. Su valor es deter­mi­na­do por el tiem­po de tra­ba­jo social­men­te nece­sa­rio que se uti­li­za en su pro­duc­ción, y refle­ja las con­di­cio­nes socia­les y físi­cas espe­cí­fi­cas del pro­ce­so de tra­ba­jo bajo el cual es pro­du­ci­do. Los valo­res de cam­bio de todas las demás mer­can­cías se miden con­tra el patrón for­ma­do por estas con­di­cio­nes espe­cí­fi­cas de pro­duc­ción de la mer­can­cía-dine­ro. Des­de este pun­to de vis­ta, el dine­ro fun­cio­na como una medi­da de valor, y su valor de cam­bio supues­ta­men­te debe refle­jar ese hecho. El valor de uso del dine­ro con­sis­te en que faci­li­ta la cir­cu­la­ción de todas las demás mer­can­cías. Des­de este pun­to de vis­ta fun­cio­na como un medio de cir­cu­la­ción. Sin embar­go, en el cur­so de la lubri­ca­ción del inter­cam­bio del dine­ro adquie­re un valor de cam­bio que se for­ma como el refle­jo, adhe­ri­do a una mer­can­cía, de las rela­cio­nes que median entre todas las demás [El capi­tal, I, p. 53]. El dine­ro lle­ga a tener el valor de lo que pue­de com­prar. Como resul­ta­do, la mer­can­cía-dine­ro adquie­re un valor de cam­bio dual, el valor dic­ta­do por sus pro­pias con­di­cio­nes de pro­duc­ción (su valor de cam­bio inhe­ren­te) y el que dic­ta lo que pue­de com­prar (su valor refle­jo).

Esta dua­li­dad sur­ge, expli­ca Marx, por­que el valor de cam­bio, que con­ce­bi­mos ini­cial­men­te como un atri­bu­to inhe­ren­te de todas las mer­can­cías, aho­ra está repre­sen­ta­do por un patrón de medi­ción que se encuen­tra fue­ra y sepa­ra­do de las pro­pias mer­can­cías [Grun­dris­se, I, pp. 51 – 52]. El pro­ble­ma de cómo repre­sen­tar y medir los valo­res que­da solu­cio­na­do en esta for­ma, pero se lle­ga a esta solu­ción a expen­sas de vol­ver inhe­ren­te la dua­li­dad del valor de uso y el valor den­tro del valor de cam­bio del pro­pio dine­ro. En pocas pala­bras, el dine­ro solu­cio­na las con­tra­dic­cio­nes del true­que direc­to y el inter­cam­bio, a cam­bio de plan­tear­las como con­tra­dic­cio­nes gene­ra­les [Grun­dris­se, I, p. 200]. Todo esto tie­ne algu­nas rami­fi­ca­cio­nes muy impor­tan­tes.

Pode­mos ver, por ejem­plo, que la can­ti­dad total de dine­ro que cir­cu­la en la socie­dad a deter­mi­na­da velo­ci­dad tie­ne que ser sufi­cien­te para faci­li­tar una can­ti­dad deter­mi­na­da de inter­cam­bio de mer­can­cías a pre­cios apro­pia­dos. Pode­mos desig­nar la deman­da de dine­ro como PQ (don­de P es un vec­tor de los pre­cios y Q las can­ti­da­des res­pec­ti­vas de mer­can­cías en cir­cu­la­ción) y el abas­te­ci­mien­to de dine­ro como M‑V (don­de M es la can­ti­dad de dine­ro dis­po­ni­ble y V es su velo­ci­dad de cir­cu­la­ción). En equi­li­brio, MV = PQ (El capi­tal, I. p. 81). Si la can­ti­dad de mer­can­cías en cir­cu­la­ción aumen­ta repen­ti­na­men­te, mien­tras que M y V per­ma­ne­cen cons­tan­tes, enton­ces el valor refle­jo de la mer­can­cía-dine­ro subirá a un nivel que pue­de estar muy por enci­ma de su valor inhe­ren­te. Un aumen­to en el abas­te­ci­mien­to de dine­ro o en su velo­ci­dad de cir­cu­la­ción pue­de rec­ti­fi­car esto, pero el volu­men del inter­cam­bio de mer­can­cías esta­rá fluc­tuan­do per­pe­tua­men­te, día a día, mien­tras que las cir­cuns­tan­cias que hicie­ron que deter­mi­na­da mer­can­cía fue­ra selec­cio­na­da como mer­can­cía-dine­ro (esca­sez, etc.) con­tra de un ajus­te ins­tan­tá­neo en su abas­te­ci­mien­to. Una for­ma por la que salir de esta difi­cul­tad es crear un fon­do de reser­va, una acu­mu­la­ción, que se pue­de usar fle­xi­ble­men­te fren­te a fluc­tua­cio­nes poten­cial­men­te amplias en el volu­men del inter­cam­bio de mer­can­cías. Otra posi­bi­li­dad de usar algún tipo de sis­te­ma de cré­di­to, y lue­go usar la mer­can­cía-dine­ro para pagar el sal­do de las cuen­tas al final de deter­mi­na­do perio­do de tiem­po (un día, un mes o un año). En esta for­ma la deman­da de dine­ro se pue­de redu­cir con­si­de­ra­ble­men­te y los efec­tos de las fluc­tua­cio­nes que ocu­rren día a día en el volu­men del inter­cam­bio de mer­can­cías se pue­den neu­tra­li­zar.

Esto enfo­ca inme­dia­ta­men­te nues­tra aten­ción sobre cier­tas fun­cio­nes adi­cio­na­les del dine­ro: como una reser­va de valor y como un medio de pago. Ambas depen­den de la capa­ci­dad del dine­ro para ope­rar como una for­ma inde­pen­dien­te de poder social, que a su vez se deri­va del hecho de que el dine­ro es la expre­sión social del pro­pio valor. El indi­vi­duo, sugie­re Marx con­se­cuen­te­men­te, lle­va con­si­go, en su bol­sa, su poten­cia social a mane­ra de nexo con la socie­dad [Grun­dris­se, I, p. 61]. Este poder social es alie­na­ble sin res­tric­ción o con­di­cio­nes, y, por tan­to, lle­gar a ser el poder pri­va­do de per­so­nas pri­va­das [El capi­tal, I, pp. 110 y 132]. La codi­cia de ese poder social lle­va a la apro­pia­ción, el robo, la acu­mu­la­ción —todo se vuel­ve posi­ble. Marx se extien­de con­si­de­ra­ble­men­te, con deta­lle en Grun­dris­se, I [véan­se par­ti­cu­lar­men­te las pp. 51 – 81], para des­cri­bir los efec­tos des­truc­ti­vos de la mone­ta­ri­za­ción, a tra­vés de las rela­cio­nes de poder social, sobre las socie­da­des tra­di­cio­na­les.

En El capi­tal, Marx se ocu­pa de demos­trar otro pun­to. Si el uso del dine­ro como una reser­va de valor o como un medio de pago pro­por­cio­na la úni­ca for­ma de man­te­ner equi­li­bra­das las dos for­mas de valor de cam­bio inhe­ren­tes en el dine­ro, enton­ces esto requie­re que el poder social del dine­ro se use en cier­ta for­ma. Si la acu­mu­la­ción es nece­sa­ria para equi­li­brar el pro­ce­so de inter­cam­bio [El capi­tal, I, p. 91], enton­ces esto impli­ca que el dine­ro acu­mu­la­do se debe usar de acuer­do con cier­tos prin­ci­pios racio­na­les; el dine­ro se debe reti­rar de la cir­cu­la­ción cuan­do la pro­duc­ción de mer­can­cías esté baja, y poner­se de nue­vo en cir­cu­la­ción cuan­do revi­va la pro­duc­ción de mer­can­cías. Cuan­do el dine­ro se usa como medio de pago, todos los agen­tes en el pro­ce­so de inter­cam­bio se con­vier­ten en deu­do­res o acree­do­res, y esto impli­ca de nue­vo cier­tos prin­ci­pios cohe­ren­tes para con­traer deu­das y para pagar­las. En ambos casos nues­tra aten­ción se enfo­ca en deter­mi­na­da for­ma de cir­cu­la­ción. Así enten­de­mos por qué la cir­cu­la­ción de dine­ro, como un fin en sí mis­ma, apa­re­ce como una nece­si­dad social que bro­ta auto­má­ti­ca­men­te de las con­di­cio­nes del pro­ce­so de cir­cu­la­ción [El capi­tal, I, p. 94].

Marx defi­ne la for­ma de cir­cu­la­ción de las mer­can­cías (mer­can­cía-dine­ro-mer­can­cía, o M‑D-M en for­ma abre­via­da) como un inter­cam­bio de los valo­res de uso (el uso de zapa­tos con­tra el de pan, por ejem­plo) que depen­de esen­cial­men­te de las cua­li­da­des de los artícu­los que se inter­cam­bian. El dine­ro fun­cio­na aquí como un cómo­do inter­me­dia­rio. Aho­ra encon­tra­mos una for­ma de cir­cu­la­ción, M‑D-M, que comien­za y ter­mi­na con la mis­ma mer­can­cía exac­ta­men­te. La úni­ca moti­va­ción posi­ble para poner dine­ro en cir­cu­la­ción en for­ma repe­ti­da es obte­ner al final más dine­ro del que se poseía al prin­ci­pio. Una rela­ción cuan­ti­ta­ti­va reem­pla­za las cua­li­da­des del inter­cam­bio. El dine­ro es pues­to en cir­cu­la­ción para obte­ner más dine­ro, una ganan­cia, y al dine­ro que cir­cu­la en esta for­ma se le lla­ma capi­tal.

Hemos lle­ga­do al pun­to en que pode­mos ver que las con­di­cio­nes de inter­cam­bio gene­ral de mer­can­cías hacen que la for­ma de cir­cu­la­ción capi­ta­lis­ta sea social­men­te nece­sa­ria. Esto tie­ne mul­ti­tud de impli­ca­cio­nes socia­les. Se crea un espa­cio social en que las ope­ra­cio­nes del capi­ta­lis­ta se vuel­ven nece­sa­rias a fin de esta­bi­li­zar las rela­cio­nes de inter­cam­bio. Sin embar­go, actúa como capi­ta­lis­ta, como capi­tal per­so­ni­fi­ca­do, dota­do de con­cien­cia y de volun­tad, en la medi­da en que sus ope­ra­cio­nes no tie­nen más moti­vo pro­pul­sor que la apro­pia­ción pro­gre­si­va de rique­za abs­trac­ta. El valor de uso no pue­de, pues, con­si­de­rar­se jamás como fin direc­to del capi­ta­lis­mo… Este afán abso­lu­to de enri­que­ci­mien­to, esta carre­ra desen­fre­na­da en pos del valor her­ma­na al capi­ta­lis­ta y al ate­so­ra­dor; pero, mien­tras que éste no es más que el capi­ta­lis­ta tras­tor­na­do, el capi­ta­lis­ta es el ate­so­ra­dor nacio­nal. El incre­men­to insa­cia­ble de valor que el ate­so­ra­dor per­si­gue, pug­nan­do por sal­var a su dine­ro de la cir­cu­la­ción, lo con­si­gue, con más inte­li­gen­cia, el capi­ta­lis­ta, lan­zán­do­lo una y otra vez, ince­san­te­men­te, al torren­te cir­cu­la­to­rio [El capi­tal, I, p. 109].

Así lle­ga­mos a la pre­gun­ta fun­da­men­tal que pode­mos hacer a una socie­dad capi­ta­lis­ta: ¿de dón­de vie­nen las ganan­cias? Sólo la teo­ría del valor nos pue­de dar los medios para con­tes­tar esta pre­gun­ta.

c) La teo­ría del valor

Aho­ra pode­mos con­si­de­rar la teo­ría del valor implí­ci­ta en los pro­ce­sos de pro­duc­ción e inter­cam­bio de mer­can­cías. A dife­ren­cia de los valo­res de uso y de los pre­cios, no hay un pun­to de par­ti­da evi­den­te para este aná­li­sis. O comen­za­mos con una supo­si­ción a prio­ri sobre la natu­ra­le­za del valor, o bus­ca­mos una teo­ría obje­ti­va del valor a tra­vés de una inves­ti­ga­ción mate­rial de cómo fun­cio­na la socie­dad. Marx sigue el segun­do camino. Pues­to que en nues­tra socie­dad el mun­do de las apa­rien­cias está domi­na­do por los pre­cios de cier­tas can­ti­da­des de valo­res de uso, éstos pro­por­cio­nan los datos para esta­ble­cer una ver­sión ini­cial de la teo­ría del valor. Una vez que esta últi­ma está en su lugar, se pue­de exa­mi­nar la rela­ción dia­léc­ti­ca entre los valo­res, los pre­cios y los valo­res de uso como un medio para ana­li­zar la lógi­ca inter­na del capi­ta­lis­mo.

El argu­men­to ini­cial en El capi­tal lla­ma la aten­ción por su sim­pli­ci­dad. Marx defi­ne la mer­can­cía como la per­so­ni­fi­ca­ción de los valo­res de uso y de cam­bio, los sepa­ra inme­dia­ta­men­te y pro­ce­de direc­ta­men­te a ana­li­zar el valor de cam­bio. El hecho de igua­lar dos valo­res de uso dife­ren­tes (que son ellos mis­mos cua­li­ta­ti­va­men­te dife­ren­tes) en el inter­cam­bio, impli­ca que ambos valo­res de uso tie­nen algo en común. El úni­co atri­bu­to que tie­nen en común todas las mer­can­cías es que son pro­duc­tos del tra­ba­jo humano. Pues bien, con­si­de­ra­dos como cris­ta­li­za­ción de esta sus­tan­cia social común a todos ellos, estos obje­tos son valo­res, valo­res-mer­can­cías [El capi­tal, I, p. 6].

El argu­men­to es casi idén­ti­co al que pre­sen­tó Ricar­do en Prin­ci­pios de eco­no­mía polí­ti­ca y tri­bu­ta­ción. Marx pare­ce seguir total­men­te a Ricar­do al tra­tar el pro­ble­ma del valor, en esta eta­pa, como el pro­ble­ma de encon­trar un patrón apro­pia­do para el valor9. Su úni­ca modi­fi­ca­ción es que intro­du­ce una dis­tin­ción; entre el tra­ba­jo útil defi­ni­do como tra­ba­jo humano rea­li­za­do con un obje­ti­va defi­ni­do para pro­du­cir valo­res de uso y el tra­ba­jo humano abs­trac­to, que crea y for­ma el valor de las mer­can­cías [El capi­tal, I, pp. 41 – 46]. Sin embar­go, el argu­men­to de Marx aho­ra pare­ce redun­dan­te, pues­to que el patrón del valor es ese aspec­to del tra­ba­jo humano que crea el valor.

Marx rom­pe la redun­dan­cia por medio de un aná­li­sis de la dife­ren­cia entre el tra­ba­jo abs­trac­to y el con­cre­to. Todo tra­ba­jo es con­cre­to en el sen­ti­do de que abar­ca la trans­for­ma­ción mate­rial de la natu­ra­le­za, pero el inter­cam­bio en el mer­ca­do sue­le borrar las dife­ren­cias indi­vi­dua­les tan­to de las cir­cuns­tan­cias de la pro­duc­ción como en las per­so­nas que rea­li­zan el tra­ba­jo. Si yo pago de acuer­do con el tiem­po de tra­ba­jo real per­so­ni­fi­ca­do, enton­ces cuan­to más pere­zo­so sea el tra­ba­ja­dor más le debo pagar, pero en gene­ral yo pago el pre­cio que rige en el mer­ca­do. Lo que real­men­te suce­de es que la con­men­su­ra­bi­li­dad de las mer­can­cías adqui­ri­das a tra­vés del inter­cam­bio hace que el tra­ba­jo per­so­ni­fi­ca­do en ellas sea igual­men­te con­men­su­ra­ble. Si se requie­re un día como pro­me­dio para fabri­car un par de zapa­tos, enton­ces el tra­ba­jo abs­trac­to per­so­ni­fi­ca­do en un par de zapa­tos es un día, sin impor­tar si le tomó a deter­mi­na­do tra­ba­ja­dor 2 o 50 horas fabri­car­lo. El tra­ba­jo abs­trac­to es defi­ni­do enton­ces como tiem­po de tra­ba­jo social­men­te nece­sa­rio [El capi­tal, I, p. 7].

Todo lo que esto hace es inser­tar el cali­fi­ca­ti­vo de social­men­te nece­sa­rio den­tro de la teo­ría de Ricar­do que con­si­de­ra el tiem­po de tra­ba­jo como el patrón del valor. Esto casi no hace que la ver­sión de Marx sea sufi­cien­te­men­te fuer­te como para sopor­tar el peso de todos los aná­li­sis sub­se­cuen­tes, ni pare­ce sufi­cien­te­men­te pro­fun­da como para jus­ti­fi­car que se le tra­te como la base sóli­da de la teo­ría mar­xis­ta y por tan­to como una pre­mi­sa que se debe defen­der a toda cos­ta. Cier­to, pero sólo has­ta que pre­gun­ta­mos qué quie­re decir exac­ta­men­te social­men­te nece­sa­rio.

La invo­ca­ción de la nece­si­dad social debe pone­mos sobre avi­so. Con­tie­ne las semi­llas de la crí­ti­ca de Marx de la eco­no­mía polí­ti­ca así como de su disec­ción del capi­ta­lis­mo. Lo que Marx nos mos­tra­rá even­tual­men­te, en una diser­ta­ción lle­na de pro­fun­da preo­cu­pa­ción por esta­ble­cer los lin­de­ros entre la liber­tad y la nece­si­dad bajo el capi­ta­lis­mo, es que el tra­ba­jo humano en su for­ma abs­trac­ta es una des­ti­la­ción, final­men­te logra­da bajo rela­cio­nes de pro­duc­ción muy espe­cí­fi­cas, de una varie­dad apa­ren­te­men­te infi­ni­ta de acti­vi­da­des labo­ra­les con­cre­tas. Des­cu­bri­re­mos que el tra­ba­jo abs­trac­to se pue­de con­ver­tir en la medi­da del valor sólo en el gra­do en que se vuel­va gene­ral un tipo espe­cí­fi­co de tra­ba­jo humano, el tra­ba­jo por un sala­rio.

Esto dife­ren­cia inme­dia­ta­men­te la teo­ría del valor de Marx de las teo­rías del valor-tra­ba­jo con­ven­cio­na­les (en par­ti­cu­lar la de Ricar­do). Marx con­vier­te una decla­ra­ción uni­ver­sal trans­his­tó­ri­ca en una teo­ría del valor qué ope­ra úni­ca­men­te bajo rela­cio­nes de pro­duc­ción capi­ta­lis­tas. Al mis­mo tiem­po, la teo­ría del valor tra­ta de lle­gar más allá del pro­ble­ma de defi­nir sim­ple­men­te un patrón de valor para deter­mi­nar los pre­cios rela­ti­vos de las mer­can­cías. La teo­ría del valor vie­ne a refle­jar y a per­so­ni­fi­car las rela­cio­nes socia­les esen­cia­les que son el meo­llo de la for­ma de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. El valor es con­ce­bi­do, en pocas pala­bras, como una rela­ción social, pero Marx no nos arro­ja este con­cep­to arbi­tra­ria­men­te, como una cons­truc­ción a prio­ri. En vez de eso, tra­ta de mos­tra­mos paso por paso que éste es el úni­co con­cep­to del valor que tie­ne sen­ti­do; que la ley del valor como él la con­ci­be ope­ra real­men­te como una guía den­tro de la his­to­ria del capi­ta­lis­mo. La prue­ba de esto debe estar nece­sa­ria­men­te al final de su aná­li­sis, no al prin­ci­pio10.

Marx comien­za casi de inme­dia­to a expli­car qué es lo social­men­te nece­sa­rio. Nos dice que es el tra­ba­jo que se requie­re para pro­du­cir un valor de uso cual­quie­ra, en las con­di­cio­nes nor­ma­les de pro­duc­ción y con el gra­do medio de des­tre­za e inten­si­dad de tra­ba­jo impe­ran­tes en la socie­dad. Esto no se pue­de enten­der sin regre­sar a un aná­li­sis del valor de uso. En pri­mer lugar, la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo es con­si­de­ra­da en tér­mi­nos pura­men­te físi­cos: la deter­mi­nan el gra­do medio de des­tre­za del obre­ro, el nivel de pro­gre­so de la cien­cia y de sus apli­ca­cio­nes, la orga­ni­za­ción social del pro­ce­so de pro­duc­ción, el volu­men y la efi­ca­cia de los medios de pro­duc­ción, y las con­di­cio­nes natu­ra­les [El capi­tal, I, pp. 6 – 7]. En segun­do lugar, el tra­ba­jo no pue­de crear un valor a menos que cree un valor de uso social, valo­res de uso para otros. Marx no entra en deta­lles sobre lo que quie­re decir por un valor de uso social en esta eta­pa. Sim­ple­men­te afir­ma que el valor tie­ne que ser crea­do en la pro­duc­ción y rea­li­za­do por medio del inter­cam­bio y con­su­mo si ha de seguir sien­do un valor. Este bre­ve regre­so a la esfe­ra del valor de uso es una mues­tra de gran par­te de lo que ven­drá.

Por aho­ra Marx opta por enfo­car más de cer­ca el valor en rela­ción con el valor de cam­bio. Su inves­ti­ga­ción de las for­mas mate­ria­les del valor logra­do por medio del inter­cam­bio reve­la que la sus­tan­cia del valor —el tra­ba­jo humano abs­trac­to— pue­de regu­lar la pro­duc­ción e inter­cam­bio de mer­can­cías sólo si exis­te una for­ma de repre­sen­tar mate­rial­men­te ese valor. En segui­da lle­ga a la con­clu­sión: El dine­ro, como medi­da de valo­res, es la for­ma o mani­fes­ta­ción nece­sa­ria de la medi­da inma­nen­te de valor de las mer­can­cías: el tiem­po de tra­ba­jo [El capi­tal, I, p. 56].

Nóte­se una vez más la invo­ca­ción de la nece­si­dad. Cuan­do rela­cio­na­mos esto con la idea ante­rior del tiem­po de tra­ba­jo social­men­te nece­sa­rio lle­ga­mos a una pre­mi­sa impor­tan­te. La exis­ten­cia del dine­ro es una con­di­ción nece­sa­ria para la sepa­ra­ción y des­ti­la­ción de lo abs­trac­to del tra­ba­jo con­cre­to.

Pode­mos ver por qué suce­de esto exa­mi­nan­do las con­se­cuen­cias de un cre­ci­mien­to en las rela­cio­nes de inter­cam­bio. Este cre­ci­mien­to, como ya hemos vis­to, depen­de del dine­ro y al mis­mo tiem­po pro­pi­cia su exis­ten­cia, pero tam­bién tie­ne con­se­cuen­cias para la dis­tin­ción entre el tra­ba­jo con­cre­to y el abs­trac­to:

Es en el acto de cam­bio don­de los pro­duc­tos del tra­ba­jo cobran una mate­ria­li­dad de valor social­men­te igual e inde­pen­dien­te de su múl­ti­ple y diver­sa mate­ria­li­dad físi­ca de obje­tos úti­les. Este des­do­bla­mien­to del pro­duc­to del tra­ba­jo en obje­to útil y mate­ria­li­za­ción de valor sólo se pre­sen­ta prác­ti­ca­men­te allí don­de el cam­bio adquie­re la exten­sión e impor­tan­cia sufi­cien­tes para que se pro­duz­can obje­tos úti­les con vis­tas al cam­bio… A par­tir de este ins­tan­te, los tra­ba­jos pri­va­dos de los pro­duc­to­res asu­men, de hecho, un doble carác­ter social. De una par­te, con­si­de­ra­dos como tra­ba­jos úti­les con­cre­tos, tie­nen nece­sa­ria­men­te que satis­fa­cer una deter­mi­na­da nece­si­dad social y enca­jar, por tan­to, den­tro del tra­ba­jo colec­ti­vo de la socie­dad, den­tro del sis­te­ma ele­men­tal de la divi­sión social del tra­ba­jo. Más, por otra par­te, sólo serán aptos para satis­fa­cer las múl­ti­ples nece­si­da­des de sus pro­pios pro­duc­to­res en la medi­da en que cada uno de esos tra­ba­jos pri­va­dos y úti­les con­cre­tos sea sus­cep­ti­ble de ser cam­bia­do por cual­quier otro tra­ba­jo pri­va­do útil, o lo que es lo mis­mo, en la medi­da en que repre­sen­te un equi­va­len­te suyo. Para encon­trar la igual­dad toto coelo de diver­sos tra­ba­jos, hay que hacer for­zo­sa­men­te abs­trac­ción de su des­igual­dad real, redu­cir­los al carác­ter común a todos ellos como des­gas­te de fuer­za huma­na de tra­ba­jo, como tra­ba­jo humano abs­trac­to [El capi­tal, I, pp. 38 – 39].

El rápi­do movi­mien­to de Marx de una ven­ta­na a otra en el pri­mer capí­tu­lo de El capi­tal nos ha lle­va­do al pun­to en que pode­mos ver cla­ra­men­te las inter­co­ne­xio­nes entre el cre­ci­mien­to del inter­cam­bio, la apa­ri­ción del dine­ro y la del tra­ba­jo abs­trac­to como una medi­da de valor. Tam­bién hemos gana­do sufi­cien­te pers­pec­ti­va de estas inter­re­la­cio­nes como para ver que la for­ma en que se nos apa­re­cen las cosas en la vida dia­ria pue­de ocul­tar y reve­lar en igual medi­da su sig­ni­fi­ca­do social. Marx cap­ta esta idea en el feti­chis­mo de las mer­can­cías.

La exten­sión del inter­cam­bio pone a los pro­duc­to­res en rela­cio­nes de depen­den­cia recí­pro­ca. No obs­tan­te, se rela­cio­nan entre sí por medio de los pro­duc­tos que inter­cam­bian en vez de rela­cio­nar­se direc­ta­men­te como seres huma­nos. Las rela­cio­nes socia­les son expre­sa­das como rela­cio­nes entre cosas. Por otro lado, las pro­pias cosas se inter­cam­bian de acuer­do con su valor, que se mide en tér­mi­nos de tra­ba­jo abs­trac­to, y el tra­ba­jo abs­trac­to se con­vier­te en la medi­da del valor a tra­vés de un pro­ce­so social espe­cí­fi­co. El feti­chis­mo de las mer­can­cías des­cri­be un esta­do en que las rela­cio­nes socia­les que se esta­ble­cen entre sus tra­ba­jos pri­va­dos apa­re­cen como lo que son; es decir, no como rela­cio­nes direc­ta­men­te socia­les de las per­so­nas en sus tra­ba­jos, sino como rela­cio­nes mate­ria­les entre per­so­nas y rela­cio­nes socia­les entre cosas [El capi­tal, I, p. 38].

No es un acci­den­te que Marx expon­ga este prin­ci­pio gene­ral del feti­chis­mo de las mer­can­cías inme­dia­ta­men­te des­pués de con­si­de­rar la apa­ri­ción del dine­ro como for­ma de valor11. Aho­ra se ocu­pa de hacer un aná­li­sis a fin de usar el prin­ci­pio gene­ral del feti­chis­mo para expli­car el carác­ter pro­ble­má­ti­co de la rela­ción entre el valor y su expre­sión mone­ta­ria:

Pero esta for­ma aca­ba­da del mun­do de las mer­can­cías —la for­ma dine­ro — , lejos de reve­lar el carác­ter social de los tra­ba­jos pri­va­dos y, por tan­to, las rela­cio­nes socia­les entre los pro­duc­to­res pri­va­dos, lo que hace es encu­brir­las [El capi­tal, I, p. 41].

El inter­cam­bio de mer­can­cías por dine­ro es sufi­cien­te­men­te real, y no obs­tan­te ocul­ta nues­tras rela­cio­nes socia­les con los demás detrás de una sola cosa, la pro­pia for­ma mone­ta­ria. El acto de inter­cam­biar no nos dice nada acer­ca de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo de los pro­duc­to­res, por ejem­plo, y nos man­tie­ne en un esta­do de igno­ran­cia con res­pec­to a nues­tras rela­cio­nes socia­les ya que éstas son media­das por el sis­te­ma de mer­ca­do. Noso­tros res­pon­de­mos úni­ca­men­te a los pre­cios de can­ti­da­des de valo­res de uso. Esto tam­bién indi­ca que, cuan­do inter­cam­bia­mos cosas, impli­ca­mos la exis­ten­cia del valor… sin estar cons­cien­tes de ella. La exis­ten­cia del dine­ro —la for­ma del valor— ocul­ta el sig­ni­fi­ca­do social del pro­pio valor. El valor no lle­va escri­to en la fren­te lo que es. [El capi­tal, I, p. 39].

Con­si­de­re­mos aho­ra la rela­ción que esto impli­ca entre los valo­res y los pre­cios. Si el sis­te­ma de pre­cios per­mi­te la for­ma­ción de valo­res al mis­mo tiem­po que ocul­ta la base social de los valo­res, enton­ces la mag­ni­tud de los pre­cios rela­ti­vos no tie­ne que corres­pon­der nece­sa­ria­men­te a la mag­ni­tud de los valo­res rela­ti­vos. Marx con­si­de­ra que las des­via­cio­nes entre las dos mag­ni­tu­des no son un defec­to, por­que adop­tan admi­ra­ble­men­te la for­ma de pre­cio a una situa­ción que se carac­te­ri­za, apa­ren­te­men­te, por irre­gu­la­ri­da­des sin ley que se com­pen­sen entre sí [El capi­tal, I, p. 63]. El flu­jo y reflu­jo de la pro­duc­ción de mer­can­cías para inter­cam­bio, que pro­vie­nen de las deci­sio­nes espon­tá­neas de mul­ti­tud de pro­duc­to­res, pue­den ser adap­ta­dos por el sis­te­ma de pre­cios pre­ci­sa­men­te por­que los pre­cios son libres para fluc­tuar en for­mas en que no podría fluc­tuar una medi­ción estric­ta de los valo­res. Los valo­res, des­pués de todo, expre­san un pun­to de equi­li­brio en las pro­por­cio­nes de inter­cam­bio des­pués de que la ofer­ta y la deman­da han sido equi­li­bra­das en el mer­ca­do. La fle­xi­bi­li­dad de los pre­cios per­mi­te que ten­ga lugar un pro­ce­so de equi­li­brio, y por tan­to, es esen­cial para la defi­ni­ción de los valo­res.

Algo más pro­ble­má­ti­co, empe­ro, es que la for­ma de pre­cio pue­de, ade­más, ence­rrar una con­tra­dic­ción cua­li­ta­ti­va has­ta el pun­to en que el pre­cio deje de ser en abso­lu­to expre­sión de valor. Los obje­tos que no son pro­duc­to del tra­ba­jo humano, tie­rras, con­cien­cia, honor, etc., pue­den ser coti­za­dos en dine­ro por sus posee­do­res y reci­bir a tra­vés del pre­cio el cuño de mer­can­cías [El capi­tal, I, p. 63]. Enton­ces, las mer­can­cías que son pro­duc­to del tra­ba­jo humano se deben dis­tin­guir de las for­mas de mer­can­cía que tie­nen un pre­cio pero no un valor. Este tópi­co no se tra­ta seria­men­te de nue­vo has­ta el ter­cer volu­men de El capi­tal. Allí des­cu­bri­re­mos el feti­chis­mo que se da a las cate­go­rías ren­ta (que pone un pre­cio a la tie­rra y hace pare­cer como si el dine­ro cre­cie­ra en la tie­rra) e inte­rés (que le pone un pre­cio al pro­pio dine­ro). Por el momen­to noso­tros tam­bién deja­re­mos a un lado estas espi­no­sas cues­tio­nes.

La carac­te­ri­za­ción de Marx del feti­chis­mo de las mer­can­cías nos ani­ma a con­si­de­rar con más pro­fun­di­dad el sig­ni­fi­ca­do social del valor. En una de sus pri­me­ras decla­ra­cio­nes sobre este tema, Marx con­si­de­ró el valor como el modo de exis­ten­cia civil de la pro­pie­dad. En El capi­tal Marx no es tan drás­ti­co, pero sin embar­go esta dimen­sión de su argu­men­to es de gran impor­tan­cia.

El inter­cam­bio de mer­can­cías pre­su­po­ne el dere­cho de los pro­pie­ta­rios pri­va­dos a dis­po­ner libre­men­te de los pro­duc­tos de su tra­ba­jo. Esta rela­ción jurí­di­ca no es sino una rela­ción de volun­tad en que se refle­ja la rela­ción eco­nó­mi­ca de inter­cam­bio [El capi­tal, I, p. 48]. Si se han de esta­ble­cer pro­por­cio­nes de inter­cam­bio que refle­jen con exac­ti­tud los reque­ri­mien­tos socia­les, enton­ces los pro­duc­to­res deben tra­tar­se entre sí como due­ños pri­va­dos de obje­tos alie­na­bles y por impli­ca­ción como indi­vi­duos inde­pen­dien­tes. Esto sig­ni­fi­ca que los indi­vi­duos jurí­di­cos (per­so­nas, cor­po­ra­cio­nes, etc.) deben poder abor­dar­se entre sí en con­di­cio­nes de igual­dad en el inter­cam­bio, como due­ños úni­cos y exclu­si­vos de las mer­can­cías, con la liber­tad de com­prar y ven­der a quien ellos deseen. La exis­ten­cia de con­di­cio­nes de este tipo supo­ne no sólo una sóli­da base legal de inter­cam­bio sino tam­bién el poder para obte­ner los dere­chos a la pro­pie­dad pri­va­da y hacer valer los con­tra­tos. Este poder, natu­ral­men­te, resi­de en el Esta­do. El Esta­do en una u otra for­ma es una pre­con­di­ción nece­sa­ria para el esta­ble­ci­mien­to de valo­res.

En la medi­da en que estén garan­ti­za­dos los dere­chos a la pro­pie­dad pri­va­da y en que se hagan valer los con­tra­tos, la pro­duc­ción se podrá lle­var a cabo cada vez más por­que son pro­duc­tos de tra­ba­jos pri­va­dos inde­pen­dien­tes los unos de los otros y que expre­san sus rela­cio­nes con la socie­dad a tra­vés del inter­cam­bio de sus pro­duc­tos [El capi­tal, I, p. 38]. El sis­te­ma de pre­cios, que tam­bién requie­re la regla­men­ta­ción del Esta­do aun­que sólo sea para garan­ti­zar la cali­dad del dine­ro en cir­cu­la­ción (véa­se más ade­lan­te el cap. x), faci­li­ta la coor­di­na­ción de las acti­vi­da­des espon­tá­neas de innu­me­ra­bles indi­vi­duos para que la pro­duc­ción alcan­ce la pro­por­ción cuan­ti­ta­ti­va… que la socie­dad requie­re. Pode­mos, bajo estas con­di­cio­nes, estu­diar la con­duc­ta pura­men­te ato­mís­ti­ca de los hom­bres en su pro­ce­so social de pro­duc­ción, y, por tan­to, la for­ma mate­rial que revis­ten sus pro­pias rela­cio­nes de pro­duc­ción, sus­traí­das a su con­trol y a sus actos indi­vi­dua­les cons­cien­tes [El capi­tal, I, p. 55].

Este mode­lo fun­cio­nal de una socie­dad de mer­ca­do con todos sus adi­ta­men­tos polí­ti­cos y lega­les pre­va­le­ció mucho, como es natu­ral, en la eco­no­mía polí­ti­ca de ese tiem­po y se remon­ta, como ha demos­tra­do tan hábil­men­te el pro­fe­sor MacPher­son, por lo menos has­ta Hob­bes y Loc­ke12. Es evi­den­te que Marx con­si­de­ra­ba que la ope­ra­ción de la ley del valor depen­día de la exis­ten­cia de estas con­di­cio­nes bási­cas de la socie­dad. Ade­más, Marx con­si­de­ra que las ideas de indi­vi­dua­li­dad, igual­dad, pro­pie­dad pri­va­daliber­tad adquie­ren sig­ni­fi­ca­dos muy espe­cí­fi­cos en el con­tex­to del inter­cam­bio del mer­ca­do, sig­ni­fi­ca­dos que no deben con­fun­dir­se con ideo­lo­gías más gene­ra­les de liber­tad, indi­vi­dua­li­dad, igual­dad, etc. En la medi­da en que estos sig­ni­fi­ca­dos alta­men­te espe­cí­fi­cos se difun­den total­men­te en las ideas bur­gue­sas de cons­ti­tu­cio­na­li­dad, crea­mos con­fu­sio­nes en el pen­sa­mien­to y tam­bién en la prác­ti­ca.

Con­si­de­re­mos, por ejem­plo, que la idea de igual­dad, desem­pe­ña un papel cla­ve en el argu­men­to de Marx. Aris­tó­te­les había argu­men­ta­do des­de mucho antes que el inter­cam­bio no se pue­de rea­li­zar sin la igual­dad, prin­ci­pio que Marx cita apro­ba­to­ria­men­te. Esto no sig­ni­fi­ca que cada per­so­na es o debe ser con­si­de­ra­da igual en todos aspec­tos. Sim­ple­men­te sig­ni­fi­ca que no inter­cam­bia­ría­mos un valor de uso por otro bajo con­di­cio­nes de libre inter­cam­bio a menos que valo­rá­ra­mos a los dos por lo menos igual­men­te bien. O, dicho en tér­mi­nos mone­ta­rios, un peso equi­va­le a otro peso en tér­mi­nos de su valor adqui­si­ti­vo sin impor­tar en el bol­si­llo de quién está. Todo el razo­na­mien­to de la ope­ra­ción del sis­te­ma de pre­cios des­can­sa en el prin­ci­pio de que el cam­bio de mer­can­cías es siem­pre un cam­bio de equi­va­len­tes (El capi­tal, I, p. 113). Por tan­to, la defi­ni­ción de los valo­res des­can­sa en esta idea res­trin­gi­da y bas­tan­te espe­cí­fi­ca de la igual­dad en el sen­ti­do de que diver­sos valo­res de uso pro­du­ci­dos bajo diver­sas con­di­cio­nes con­cre­tas de tra­ba­jo humano se redu­cen al mis­mo patrón, en el cur­so del inter­cam­bio en el mer­ca­do. Se les pue­de poner en una rela­ción de equi­va­len­cia. Empe­ro, una vez que hemos pues­to esta idea de la igual­dad fir­me­men­te en su lugar, pode­mos usar­la como una palan­ca para lle­var toda la dis­cu­sión de la lógi­ca inter­na del capi­ta­lis­mo a un nue­vo plano de aná­li­sis más pro­ve­cho­so. Vea­mos cómo lo hace Marx.

d) La teo­ría de la plus­va­lía

Hemos lle­ga­do al pun­to en que pode­mos pre­sen­tar una con­cep­ción del capi­tal que inte­gre nues­tra com­pren­sión de las rela­cio­nes entre el valor de uso, el valor de cam­bio y el valor. El capi­tal, insis­te Marx, debe defi­nir­se como un pro­ce­so más bien que como una cosa. La mani­fes­ta­ción mate­rial de este pro­ce­so exis­te como una trans­for­ma­ción del dine­ro en mer­can­cías, y de estas en dine­ro con una ganan­cia adi­cio­nal: D — M — (D + A). Sin embar­go, como ya hemos defi­ni­do el dine­ro como la repre­sen­ta­ción mate­rial del valor, pode­mos decir tam­bién que el capi­tal es un pro­ce­so de expan­sión del valor. A esto le lla­ma Marx la pro­duc­ción de plus­va­lía.

El capi­tal debe, en el cur­so de su cir­cu­la­ción, asu­mir las for­mas de dine­ro (valor de cam­bio) y de mer­can­cías (valo­res de uso) en dife­ren­tes momen­tos:

En reali­dad, el valor se eri­ge aquí en suje­to de un pro­ce­so en el que, bajo el cam­bio cons­tan­te de las for­mas de dine­ro y mer­can­cía, su mag­ni­tud varía auto­má­ti­ca­men­te, des­pren­dién­do­se como plus­va­lía de sí mis­mo [El capi­tal, I, pp. 109 – 110].

Sin embar­go, no debe­mos divor­ciar nues­tra com­pren­sión de este pro­ce­so de auto­ex­pan­sión del valor de su expre­sión mate­rial. Por esta razón,

el valor nece­si­ta ante todo una for­ma inde­pen­dien­te en que se con­tras­te su iden­ti­dad con­si­go mis­mo. Esta for­ma sólo pue­de dár­se­la el dine­ro. Por eso el dine­ro cons­ti­tu­ye el pun­to de arran­que y el pun­to final de todo pro­ce­so de valo­ri­za­ción. El valor se con­vier­te, por tan­to, en valor pro­gre­si­vo, en dine­ro pro­gre­si­vo, o lo que es lo mis­mo, en capi­tal [El capi­tal, I, p. 110].

Esta defi­ni­ción de capi­tal tie­ne algu­nas impli­ca­cio­nes de amplio alcan­ce. En pri­mer lugar, impli­ca que el capi­tal que fun­cio­na en la socie­dad no es igual a la exis­ten­cia total de dine­ro, ni es igual a la exis­ten­cia total de valo­res de uso (que pode­mos defi­nir como el total de rique­za social). El dine­ro que guar­do en mi bol­si­llo como un medio para com­prar las mer­can­cías que nece­si­to para vivir no está sien­do usa­do como capi­tal. Lo mis­mo se pue­de decir de los valo­res de uso de la casa en que vivo o de la pala con la que tra­ba­jo en el jar­dín. Exis­ten, por lo tan­to, muchas cosas que pasan en la socie­dad y que no están rela­cio­na­das direc­ta­men­te con la cir­cu­la­ción de capi­tal, y por tan­to debe­mos resis­tir la ten­ta­ción de redu­cir todo a estas sim­ples cate­go­rías mar­xis­tas. El capi­tal mone­ta­rio es, enton­ces, esa par­te de la exis­ten­cia total de dine­ro, y el capi­tal pro­duc­ti­vo y en mer­can­cías son aque­llas por­cio­nes de la rique­za social total que están atra­pa­das en un pro­ce­so muy espe­cí­fi­co de cir­cu­la­ción. Según esto, el capi­tal se pue­de for­mar con­vir­tien­do el dine­ro y los valo­res de uso y ponién­do­los en cir­cu­la­ción a fin de obte­ner dine­ro, de pro­du­cir plus­va­lía.

En segun­do lugar, esta defi­ni­ción del capi­tal como pro­ce­so sig­ni­fi­ca que pode­mos defi­nir a un capi­ta­lis­ta como un agen­te eco­nó­mi­co que pone en cir­cu­la­ción el dine­ro y los valo­res de uso a fin de obte­ner más dine­ro. Exis­te la posi­bi­li­dad de que a los indi­vi­duos les agra­de o no este papel, que lo per­so­ni­fi­quen e incor­po­ren su razo­na­mien­to den­tro de su pro­pia psi­co­lo­gía. Los capi­ta­lis­tas pue­den ser per­so­nas bue­nas o malas, pero esto no nos intere­sa: pode­mos tra­tar sim­ple­men­te a los pape­les eco­nó­mi­cos repre­sen­ta­dos por los hom­bres como otras tan­tas per­so­ni­fi­ca­cio­nes de las rela­cio­nes eco­nó­mi­cas en repre­sen­ta­ción de las cua­les se enfren­tan los unos con los otros [El capi­tal, I, p. 48]. Para los pro­pó­si­tos que tene­mos a mano nos pode­mos con­cen­trar en los pape­les en vez de con­cen­tra­mos en las per­so­nas. Esto nos per­mi­te sus­trae­mos de la diver­si­dad de las moti­va­cio­nes huma­nas y ope­rar al nivel de la nece­si­dad social en la for­ma en que ésta es cap­ta­da en un estu­dio de los pape­les de los agen­tes eco­nó­mi­cos.

Lo últi­mo, aun­que no lo menos impor­tan­te, es que la defi­ni­ción de Marx del capi­tal demues­tra una rela­ción nece­sa­ria más bien que for­tui­ta entre la for­ma capi­ta­lis­ta de cir­cu­la­ción y la deter­mi­na­ción de los valo­res como tiem­po de tra­ba­jo social­men­te nece­sa­rio. Como éste es un asun­to muy impor­tan­te, debe­mos vol­ver a repa­sar sus bases.

Hemos vis­to que la exten­sión del inter­cam­bio y la apa­ri­ción del dine­ro son par­tes inte­gra­les una de otra. Tam­bién hemos vis­to que la con­tra­dic­ción incor­po­ra­da den­tro de la for­ma-dine­ro (entre su valor de uso y su valor) se pue­de resol­ver sólo si exis­te un fon­do mone­ta­rio de reser­va que se pue­de poner o sacar de la cir­cu­la­ción como lo requie­ran las con­di­cio­nes de inter­cam­bio de mer­can­cías. El dine­ro debe comen­zar a cir­cu­lar en cier­ta for­ma. Pues­to que D — M — D no pro­du­ce un cam­bio cua­li­ta­ti­vo en la natu­ra­le­za de la mer­can­cía con que se cuen­ta al prin­ci­pio y al final del pro­ce­so, la úni­ca moti­va­ción sis­te­má­ti­ca para esta for­ma de cir­cu­la­ción está en el cam­bio cuan­ti­ta­ti­vo, que sig­ni­fi­ca un pro­ce­so de cir­cu­la­ción de la for­ma: D – M – (D + A).

Lo que Marx nos mues­tra es que, inclu­so si no exis­tie­ran las diver­sas moti­va­cio­nes huma­nas (la codi­cia del oro, el deseo de tener poder social o de domi­nar), la for­ma capi­ta­lis­ta de cir­cu­la­ción habría teni­do que lle­gar a exis­tir en res­pues­ta a las pre­sio­nes con­tra­dic­to­rias que se ejer­cen sobre el dine­ro a tra­vés de la expan­sión y exten­sión del inter­cam­bio. Por otro lado, el inter­cam­bio tam­bién esta­ble­ce valo­res como regu­la­do­res de la pro­por­ción de inter­cam­bio. Tam­bién pode­mos dedu­cir la cone­xión: la apa­ri­ción de la for­ma capi­ta­lis­ta de cir­cu­la­ción y de los valo­res como regu­la­do­res del inter­cam­bio van de la mano, por­que ambos son pro­duc­to de la exten­sión y expan­sión de éste.

En el libro de Marx las con­tra­dic­cio­nes rara vez se resuel­ven, casi siem­pre se des­pla­zan, y lo mis­mo suce­de en este caso. La for­ma capi­ta­lis­ta de cir­cu­la­ción des­can­sa en una des­igual­dad por­que los capi­ta­lis­tas poseen más dine­ro (valo­res) al final del pro­ce­so del que tenían al prin­ci­pio. Sin embar­go, los valo­res son esta­ble­ci­dos por un pro­ce­so de inter­cam­bio que des­can­sa en el prin­ci­pio de la equi­va­len­cia. Esto plan­tea una difi­cul­tad. ¿Cómo pue­den rea­li­zar una des­igual­dad los capi­ta­lis­tas —A D— a tra­vés de un pro­ce­so de inter­cam­bio que pre­su­po­ne la equi­va­len­cia? En pocas pala­bras, ¿de dón­de vie­ne la ganan­cia bajo con­di­cio­nes de inter­cam­bio jus­to?

Por más que nos esfor­ce­mos, argu­men­ta Marx, no pode­mos encon­trar una res­pues­ta a esa pre­gun­ta en el terreno del inter­cam­bio. Vio­lan­do los prin­ci­pios de la equi­va­len­cia (hacien­do tram­pas, for­zan­do el inter­cam­bio, roban­do o hacien­do cosas por el esti­lo) sólo pode­mos hacer que la ganan­cia de un indi­vi­duo sea la pér­di­da de otro. Esto pue­de resul­tar en la con­cen­tra­ción del dine­ro y de los medios de pro­duc­ción en unas cuan­tas manos, pero no pue­de for­mar una base esta­ble para una socie­dad en la que se supo­ne que innu­me­ra­bles pro­duc­to­res van a tra­tar de obte­ner una ganan­cia jus­ta sin vol­ver­se caní­ba­les en el pro­ce­so.

Por tan­to, tene­mos que bus­car la res­pues­ta por medio de un escru­ti­nio cui­da­do­so del terreno de la pro­duc­ción. Tene­mos que cam­biar­nos de la ven­ta­na que mira al mun­do des­de la rela­ción for­ma­da entre el valor de cam­bio y el valor, y con­si­de­rar la rela­ción entre el valor y el valor de uso. A par­tir del capí­tu­lo VI del pri­mer volu­men de El capi­talhas­ta bien entra­do el ter­cer volu­men, Marx gene­ral­men­te da por sen­ta­do (con pocas excep­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas) que todas las mer­can­cías se inter­cam­bian a sus valo­res, que no exis­te dis­tin­ción entre pre­cios y valo­res. Enton­ces, el pro­ble­ma de la ganan­cia lle­ga a ser idén­ti­co al de la expan­sión de los valo­res, y hay que bus­car la solu­ción de ese pro­ble­ma sin ape­lar en nin­gu­na for­ma a la idea de que hay des­via­cio­nes entre los pre­cios y los valo­res. Des­de esta nue­va ven­ta­na que da a la lógi­ca inter­na del capi­ta­lis­mo, Marx­ve cla­ra­men­te el camino que lo lle­va a la cons­truc­ción de la teo­ría de la plus­va­lía. Vea­mos cómo flu­ye este argu­men­to.

La pro­duc­ción ocu­rre en el con­tex­to de rela­cio­nes socia­les defi­ni­das. La rela­ción social que domi­na bajo la for­ma de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta es la rela­ción entre el tra­ba­jo asa­la­ria­do y el capi­tal. Los capi­ta­lis­tas con­tro­lan los medios de pro­duc­ción, el pro­ce­so de pro­duc­ción y el des­tino que se da al pro­duc­to final. Los tra­ba­ja­do­res ven­den su fuer­za de tra­ba­jo como una mer­can­cía a cam­bio de sala­rios. En pocas pala­bras, pre­su­po­ne­mos que la pro­duc­ción ocu­rre en el con­tex­to de una rela­ción de cla­se defi­ni­da entre el capi­tal y el tra­ba­jo.

La fuer­za de tra­ba­jo como una mer­can­cía tie­ne un carác­ter doble: tie­ne un valor de uso y un valor de cam­bio. El valor de cam­bio es deter­mi­na­do, de acuer­do con las reglas del inter­cam­bio de mer­can­cías, por el tiem­po de tra­ba­jo social­men­te nece­sa­rio que se requie­re para repro­du­cir dicha fuer­za a cier­to nivel de vida y con cier­ta capa­ci­dad para par­ti­ci­par en el pro­ce­so de tra­ba­jo. El tra­ba­ja­dor se des­pren­de del valor de uso de la fuer­za de tra­ba­jo a cam­bio de su valor de cam­bio.

Una vez que los capi­ta­lis­tas adquie­ren la fuer­za de tra­ba­jo, pue­den poner­la a tra­ba­jar en for­mas que los bene­fi­cian a ellos. Como los capi­ta­lis­tas com­pran el uso de la fuer­za de tra­ba­jo duran­te cier­to lap­so de tiem­po en que pue­den man­te­ner sus dere­chos a dicho uso, pue­den orga­ni­zar el pro­ce­so de pro­duc­ción (su inten­si­dad, tec­no­lo­gía, etc.) para ase­gu­rar­se de que los tra­ba­ja­do­res pro­duz­can un valor mayor al que reci­ben duran­te el lap­so de tiem­po con­tra­ta­do. Para los capi­ta­lis­tas, este valor de uso de la fuer­za de tra­ba­jo no con­sis­te sim­ple­men­te en que pue­den poner a tra­ba­jar dicha fuer­za para pro­du­cir mer­can­cías, sino que tie­ne la capa­ci­dad espe­cial de pro­du­cir un valor mayor del que tie­ne ella mis­ma, pue­de, en pocas pala­bras, pro­du­cir una plus­va­lía.

El aná­li­sis de Marx está fun­da­do en la idea de que el valor de la fuer­za de tra­ba­jo y su valo­ri­za­ción en el pro­ce­so de tra­ba­jo son, por tan­to, dos fac­to­res com­ple­ta­men­te dis­tin­tos [El capi­tal, I, p. 144]. El exce­den­te del valor que per­so­ni­fi­can los tra­ba­ja­do­res en mer­can­cías en rela­ción con el valor que requie­ren para su pro­pia repro­duc­ción da la medi­da de la explo­ta­ción del tra­ba­jo en la pro­duc­ción. Nóte­se, sin embar­go, que la regla de la equi­va­len­cia en el inter­cam­bio no se ha vio­la­do en nin­gu­na for­ma aun­que se ha pro­du­ci­do un exce­den­te. Por tan­to, no hay explo­ta­ción en la esfe­ra del inter­cam­bio.

Esta solu­ción al ori­gen de las ganan­cias es tan sim­ple como ele­gan­te. Da en el cla­vo, como dijo Engels, des­en­ca­de­nan­do una tor­men­ta repen­ti­na [El capi­tal, II, p. 17].

La eco­no­mía polí­ti­ca clá­si­ca no pudo ver la solu­ción por­que con­fun­dió el tra­ba­jo como medi­da del valor con la fuer­za de tra­ba­jo como mer­can­cía que se com­pra y se ven­de en el mer­ca­do. En la teo­ría de Marx se hace una dis­tin­ción vital entre el tra­ba­jo y la fuer­za de tra­ba­jo. El tra­ba­jo, afir­ma Marx, es la sus­tan­cia y la medi­da inma­nen­te de los valo­res, pero de suyo care­ce de valor. Supo­ner otra cosa sería supo­ner que pode­mos medir el valor del pro­pio valor. Ade­más, si real­men­te exis­tie­se algo como el valor del tra­ba­jo y, al adqui­rir­lo [el capi­ta­lis­ta], paga­se efec­ti­va­men­te este valor, el capi­tal no exis­ti­ría, ni su dine­ro podría, por tan­to, con­ver­tir­se en capi­tal [El capi­tal, I, pp. 449 – 453]. Lo que ven­de el tra­ba­ja­dor al capi­ta­lis­ta no es el tra­ba­jo (la sus­tan­cia del valor) sino la fuer­za de tra­ba­jo, la capa­ci­dad para lle­var a cabo en for­ma de mer­can­cías cier­ta can­ti­dad de tiem­po de tra­ba­jo social­men­te nece­sa­rio.

La dis­tin­ción entre tra­ba­jo y fuer­za de tra­ba­jo lle­va a Marx a una con­clu­sión cla­ve, una con­clu­sión que le per­mi­te rec­ti­fi­car y trans­for­mar la teo­ría del valor-tra­ba­jo de Ricar­do. En una socie­dad en que no se pudie­ra dis­tin­guir entre el tra­ba­jo y la fuer­za de tra­ba­jo (como suce­de en la teo­ría de Ricar­do), la ley del valor podría ope­rar sólo en gra­do muy res­trin­gi­do. La ley del valor, ley que pre­ci­sa­men­te se desa­rro­lla en toda su ple­ni­tud a base de la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta [El capi­tal, I, p. 448], y esto pre­su­po­ne rela­cio­nes socia­les de tra­ba­jo asa­la­ria­do. En otras pala­bras, la con­tra­dic­ción entre el capi­tal y el tra­ba­jo asa­la­ria­do cons­ti­tu­ye el últi­mo desa­rro­llo de la rela­ción de valor y del sis­te­ma de pro­duc­ción basa­do en él [Grun­dris­se, II, p. 114].

Esto sig­ni­fi­ca sim­ple­men­te que el valor y la pro­duc­ción de plus­va­lía son par­te una de la otra. El pleno desa­rro­llo de una oca­sio­na el flo­re­ci­mien­to de la otra. Pues­to que la pro­duc­ción de la plus­va­lía sólo pue­de ocu­rrir bajo cier­tas rela­cio­nes espe­cí­fi­cas de pro­duc­ción, tene­mos que enten­der cómo lle­ga­ron a exis­tir éstas. Tene­mos que enten­der el ori­gen del tra­ba­jo asa­la­ria­do.

Pero, hay algo indis­cu­ti­ble, y es que la natu­ra­le­za no pro­du­ce, de una par­te, posee­do­res de dine­ro o de mer­can­cías, y de otra par­te sim­ples posee­do­res de sus fuer­zas per­so­na­les de tra­ba­jo. Este esta­do de cosas no es, evi­den­te­men­te, obra de la his­to­ria natu­ral, ni es tam­po­co un esta­do de cosas social común a todas las épo­cas de la his­to­ria. Es, indu­da­ble­men­te, el fru­to de un desa­rro­llo his­tó­ri­co pre­ce­den­te, el pro­duc­to de una lar­ga serie de trans­for­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas, de la des­truc­ción de toda una serie de for­ma­cio­nes más anti­guas en el cam­po de la pro­duc­ción social [El capi­tal, I, pp. 122 – 123].

Marx ha jun­ta­do aho­ra todos los hilos lógi­cos de un com­ple­jo argu­men­to. Comen­zó, igual que noso­tros, con el sim­ple con­cep­to de la mer­can­cía como la per­so­ni­fi­ca­ción del valor de uso y del valor de cam­bio. De la pro­li­fe­ra­ción del inter­cam­bio dedu­jo la nece­si­dad del dine­ro como una expre­sión del valor, y mos­tró una rela­ción nece­sa­ria entre la for­ma capi­ta­lis­ta de cir­cu­la­ción y la deter­mi­na­ción de las pro­por­cio­nes de inter­cam­bio de acuer­do con un tiem­po de tra­ba­jo social­men­te nece­sa­rio. Aho­ra nos ha mos­tra­do que la con­tra­dic­ción que esto gene­ra entre la equi­va­len­cia pre­su­pues­ta por el cam­bio y la des­igual­dad impli­ca­da por las ganan­cias sólo se pue­de resol­ver iden­ti­fi­can­do una mer­can­cía que ten­ga la carac­te­rís­ti­ca espe­cial de poder pro­du­cir un valor mayor que el que ella mis­ma tie­ne. La fuer­za de tra­ba­jo es esa mer­can­cía. Cuan­do se pone a tra­ba­jar para pro­du­cir plus­va­lía, pue­de resol­ver la con­tra­dic­ción, pero esto impli­ca la exis­ten­cia del tra­ba­jo asa­la­ria­do. Todo lo que que­da por expli­car es el ori­gen del pro­pio tra­ba­jo asa­la­ria­do.

A esta tarea es a la que aho­ra debe­mos abo­car­nos.

Las rela­cio­nes de cla­se y el prin­ci­pio capi­ta­lis­ta de acu­mu­la­ción

Las inves­ti­ga­cio­nes de Marx sobre las rela­cio­nes entre los valo­res de uso, los pre­cios y los valo­res en el con­tex­to de la pro­duc­ción e inter­cam­bio de mer­can­cías lle­gan a una con­clu­sión fun­da­men­tal. La rela­ción social que está en la base de la teo­ría mar­xis­ta del valor es la rela­ción de cla­se entre el capi­tal y el tra­ba­jo. La teo­ría del valor es una expre­sión de esta rela­ción de cla­se. Esta con­clu­sión sepa­ra a Marx de Ricar­do y cons­ti­tu­ye la esen­cia de su crí­ti­ca de la eco­no­mía polí­ti­ca bur­gue­sa. Pero, ¿qué quie­re decir exac­ta­men­te una rela­ción de cla­se?

Marx inser­ta con la mayor cau­te­la el con­cep­to de cla­se en su aná­li­sis de El capi­tal. No hace pro­fe­sio­nes de fe direc­tas como aqué­lla de que toda la his­to­ria es la his­to­ria de la lucha de cla­ses, ni encon­tra­mos que intro­duz­ca el con­cep­to de cla­se como algún deus ex machi­na que expli­ca todo pero no tie­ne que ser expli­ca­da. El con­cep­to de cla­se evo­lu­cio­na en el cur­so de la inves­ti­ga­ción de los pro­ce­sos de pro­duc­ción e inter­cam­bio de mer­can­cías. Una vez que está en su lugar una defi­ni­ción ini­cial, Marx pue­de ampliar inmen­sa­men­te el radio de acción de su inves­ti­ga­ción, incor­po­rar ideas espe­cí­fi­cas en las rela­cio­nes de cla­se, y mover­se libre­men­te entre los valo­res de uso, los pre­cios, los valo­res y las rela­cio­nes de cla­se al dise­ñar la lógi­ca inter­na del capi­ta­lis­mo. Esto es lo que le per­mi­te rom­per la cami­sa de fuer­za de la eco­no­mía polí­ti­ca tra­di­cio­nal.

El aná­li­sis de la pro­duc­ción e inter­cam­bio de mer­can­cías reve­la la exis­ten­cia de dos pape­les dis­tin­ti­vos y opues­tos en la socie­dad capi­ta­lis­ta. Los que bus­can las ganan­cias adop­tan el papel del capi­ta­lis­ta, y los que renun­cian a la plus­va­lía para ali­men­tar esas ganan­cias adop­tan el papel del tra­ba­ja­dor. A tra­vés de todo El capi­tal, Marx tra­ta al capi­ta­lis­ta como el capi­tal per­so­ni­fi­ca­do y al tra­ba­ja­dor sim­ple­men­te como el por­ta­dor de una mer­can­cía, que es la fuer­za de tra­ba­jo [El capi­tal, I, p. 48]. En pocas pala­bras, los tra­ta como per­so­ni­fi­ca­cio­nes de las rela­cio­nes eco­nó­mi­cas que exis­ten entre ellos. Marx entra en deta­lles sobre las impli­ca­cio­nes socia­les, mora­les, psi­co­ló­gi­cas y polí­ti­cas de estos pape­les dis­tin­ti­vos, y sólo se apar­ta de esta repre­sen­ta­ción dual de la estruc­tu­ra social capi­ta­lis­ta en la medi­da en que lo con­si­de­ra nece­sa­rio para el aná­li­sis.

Sin embar­go, este modo for­mal y seve­ro de tra­tar el con­cep­to de cla­se está yux­ta­pues­to en El capi­tal con sig­ni­fi­ca­dos más ricos y con­fu­sos que se deri­van del estu­dio de la his­to­ria. En con­se­cuen­cia, a los comen­ta­ris­tas con­tem­po­rá­neos que siguen la tra­di­ción mar­xis­ta les agra­da dis­tin­guir entre el con­cep­to de cla­se en cuan­to se rela­cio­na con el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta y aquel que lo hace con las for­ma­cio­nes socia­les capi­ta­lis­tas. Esta dis­tin­ción es útil.

El tér­mino modo de pro­duc­ción’’ apa­re­ce con fre­cuen­cia en toda la obra de Marx, mien­tras que el con­cep­to for­ma­ción social apa­re­ce menos. La dis­tin­ción entre los dos con­cep­tos lle­gó a ser moti­vo de ardien­te deba­te en la obra de Althus­ser (1969), Althus­ser y Bali­bar (1970), Pou­lan­tzas (1975) y otros que tra­ba­ja­ban en lo que lle­gó a ser cono­ci­do como la tra­di­ción althu­se­ria­na del mar­xis­mo estruc­tu­ra­lis­ta. El deba­te sub­se­cuen­te ha ido des­de lo inne­ce­sa­ria­men­te oscu­ro y difí­cil (Althus­ser y Bali­bar) has­ta lo ridícu­lo (Hin­dess y Hirst, 1975), y alcan­zó su nadir de auto­des­truc­ti­vi­dad en la obra de Hin­dess y Hirst (1976) y Cutler, Hin­dess, Hirst y Hus­sain (1978); véa­se tam­bién la rese­ña de este últi­mo por Harris (1978). Cier­ta can­ti­dad de cor­du­ra, jun­to con algu­nas ideas impor­tan­tes, han sido inyec­ta­das en el deba­te por escri­to­res como Oll­man (1971), Gode­lier (1972), Ther­bom (1976), Laclau (1977) y más recien­te­men­te Cohen (1978). E. P. Thom­pson (1978), jus­ta­men­te enco­le­ri­za­do por el carác­ter poco his­tó­ri­co y poco intere­san­te de gran par­te del deba­te, lo des­car­ta todo como una idio­tez teó­ri­ca gran­de y arro­gan­te, pero en el pro­ce­so es cen­su­ra­do con toda razón por Ander­son (1980) por tirar pepi­tas de oro den­tro de lo que, como él mis­mo reco­no­ce, es una esco­ria volu­mi­no­sa.

El pro­pio Marx usa el tér­mino modo de pro­duc­ción en tres for­mas bas­tan­te dife­ren­tes. Escri­be sobre el modo de pro­duc­ción del algo­dón, por ejem­plo, refi­rién­do­se a los méto­dos y téc­ni­cas reales que se usan en la pro­duc­ción de deter­mi­na­da cla­se de valor de uso. El modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta a menu­do quie­re decir la for­ma carac­te­rís­ti­ca del pro­ce­so de tra­ba­jo bajo las rela­cio­nes de cla­se del capi­ta­lis­mo (inclu­yen­do, por supues­to, la pro­duc­ción de la plus­va­lía), que pre­su­me la pro­duc­ción de mer­can­cías para inter­cam­bio. Ésta es la for­ma prin­ci­pal en que Marx usa el con­cep­to a lo lar­go de todo El capi­tal. El con­cep­to es una repre­sen­ta­ción abs­trac­ta de un con­jun­to de rela­cio­nes defi­ni­do en for­ma razo­na­ble­men­te estre­cha [véa­se el capí­tu­lo IV de este libro don­de se expli­ca la mane­ra en que las fuer­zas pro­duc­ti­vas [la capa­ci­dad de trans­for­mar la natu­ra­le­za] y las rela­cio­nes socia­les [de cla­se] se com­bi­nan den­tro del pro­ce­so de tra­ba­jo para defi­nir el modo de pro­duc­ción carac­te­rís­ti­co]. Por otro lado, algu­nas veces Marx usa holís­ti­ca­men­te el con­cep­to, par­ti­cu­lar­men­te en sus escri­tos pre­pa­ra­to­rios como los Grun­dris­se, y para pro­pó­si­tos com­pa­ra­ti­vos. El con­cep­to se refie­re enton­ces a toda la gama de rela­cio­nes de pro­duc­ción, inter­cam­bio, dis­tri­bu­ción, y con­su­mo, así como a los arre­glos ins­ti­tu­cio­na­les, jurí­di­cos y admi­nis­tra­ti­vos, a la orga­ni­za­ción polí­ti­ca y al apa­ra­to del Esta­do, a la ideo­lo­gía y a las for­mas carac­te­rís­ti­cas de repro­duc­ción social [de cla­se]. En esta vena pode­mos com­pa­rar los modos de pro­duc­ción capi­ta­lis­tas, feu­da­les, asiá­ti­cos, etc. Este con­cep­to del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta tra­ta de des­po­jar a la dura lógi­ca del capi­ta­lis­mo de todos los ras­gos que la com­pli­can. Los con­cep­tos usa­dos no pre­su­po­nen más que lo que es estric­ta­men­te nece­sa­rio para esa tarea, pero una for­ma­ción social —una socie­dad deter­mi­na­da, cons­ti­tui­da en deter­mi­na­do momen­to his­tó­ri­co— es mucho más com­ple­ja. Cuan­do Marx escri­be acer­ca de los suce­sos his­tó­ri­cos reales usa cate­go­rías de cla­se más amplias, más nume­ro­sas y mucho más fle­xi­bles. Por ejem­plo, en los pasa­jes his­tó­ri­cos de El capi­tal encon­tra­mos a la cla­se capi­ta­lis­ta tra­ta­da como un ele­men­to den­tro de las cla­ses gober­nan­tes en una socie­dad, mien­tras que la bur­gue­sía sig­ni­fi­ca de nue­vo algo dife­ren­te. En el Die­cio­cho Bru­ma­rio de Luis Bona­par­te, que Marx pre­sen­ta a menu­do como el mode­lo del aná­li­sis his­tó­ri­co en acción, encon­tra­mos ana­li­za­dos los suce­sos ocu­rri­dos en Fran­cia de 1848 a 1851 en tér­mi­nos de lum­pen pro­le­ta­ria­do, pro­le­ta­ria­do indus­trial, peque­ña bur­gue­sía, cla­se capi­ta­lis­ta, divi­di­da en fac­cio­nes indus­tria­les y finan­cie­ras, aris­to­cra­cia terra­te­nien­te y cla­se cam­pe­si­na. Todo esto está muy lejos de los pul­cros aná­li­sis de dos cla­ses pre­sen­ta­dos en gran par­te de El capi­tal13. Esto, que abar­ca todo pero es suma­men­te abs­trac­to, es en algu­nas for­mas el más intere­san­te, pero tam­bién crea las mayo­res difi­cul­ta­des. La mayor par­te del deba­te ha ver­sa­do sobre este uso del tér­mino.

Yo usa­ré este ter­cer sen­ti­do del modo de pro­duc­ción como un con­cep­to pre­li­mi­nar, cuyo con­te­ni­do aún está pen­dien­te de des­cu­brir­se por medio de un cui­da­do­so estu­dio teó­ri­co, his­tó­ri­co y com­pa­ra­ti­vo. La ambi­güe­dad que algu­nos han detec­ta­do con toda razón en el uso que le da el pro­pio Marx al con­cep­to ates­ti­gua la natu­ra­le­za ten­ta­ti­va de sus pro­pias for­mu­la­cio­nes y, en este sen­ti­do, haría­mos bien en seguir­lo. El pro­ble­ma con el enfo­que de Althus­ser es que supo­ne que se pue­de lograr una teo­ri­za­ción com­ple­ta a tra­vés de algún tipo de prác­ti­ca teó­ri­ca rigu­ro­sa. Aun­que Marx gene­ra algu­nas ideas impor­tan­tes, el pleno sig­ni­fi­ca­do de la idea lle­ga­rá a ver­se sólo des­pués de un pro­lon­ga­do pro­ce­so de inda­ga­ción que segu­ra­men­te debe incluir estu­dios his­tó­ri­cos y com­pa­ra­ti­vos, pero tene­mos que comen­zar nues­tra inda­ga­ción en algu­na par­te, arma­dos con con­cep­tos que aun nece­si­tan com­ple­tar­se. Con este fin, ape­la­ré prin­ci­pal­men­te al segun­do con­cep­to, más limi­ta­do, del modo de pro­duc­ción, a fin de cons­truir paso a paso una com­pren­sión más amplia del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta en gene­ral. Me per­mi­to hacer hin­ca­pié en que ésta es sólo una de las for­mas en que pode­mos abor­dar el sig­ni­fi­ca­do pleno del con­cep­to.

La idea de una for­ma­ción social sir­ve prin­ci­pal­men­te para recor­dar­nos que la diver­si­dad de las cos­tum­bres huma­nas den­tro de cual­quier socie­dad no se pue­de redu­cir sim­ple­men­te a las cos­tum­bres eco­nó­mi­cas dic­ta­das por su modo de pro­duc­ción domi­nan­te. Althus­ser y Bali­bar sugie­ren dos for­mas en que pode­mos pen­sar en una for­ma­ción social. En pri­mer lugar, debe­mos reco­no­cer la rela­ti­va auto­no­mía de las cos­tum­bres eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas ideo­ló­gi­cas y teó­ri­cas en la socie­dad. Esta es una for­ma de decir que exis­ten muchas opor­tu­ni­da­des, den­tro de cier­tos lími­tes, de hacer varia­cio­nes cul­tu­ra­les, ins­ti­tu­cio­na­les, polí­ti­cas, mora­les e ideo­ló­gi­cas bajo el capi­ta­lis­mo. En segun­do lugar, en las situa­cio­nes his­tó­ri­cas reales cier­ta­men­te encon­tra­mos varios modos de pro­duc­ción entre­te­ji­dos o arti­cu­la­dos unos con otros, aun­que un modo pue­de ser evi­den­te­men­te domi­nan­te. Den­tro de deter­mi­na­da for­ma­ción social se pue­den encon­trar ele­men­tos resi­dua­les de modos pasa­dos, las semi­llas de modos futu­ros y ele­men­tos impor­ta­dos de algún modo que exis­te en esa épo­ca. Todas estas carac­te­rís­ti­cas, debe­mos men­cio­nar, son expli­ca­bles más bien que acci­den­ta­les o pura­men­te idio­sin­cra­sias, pero para enten­der­las tene­mos que adop­tar una estruc­tu­ra de aná­li­sis mucho más com­ple­ja que la dic­ta­da por el aná­li­sis de cual­quier modo de pro­duc­ción en par­ti­cu­lar (con­ce­bi­do en el sen­ti­do estric­to). Por esta razón es muy útil la unión de los tér­mi­nos modo de pro­duc­ciónfor­ma­ción social.

La inter­ac­ción entre dos sis­te­mas con­cep­tua­les apa­ren­te­men­te dis­pa­res —el his­tó­ri­co y el teó­ri­co— es cru­cial para expli­car ple­na­men­te el con­cep­to de cla­se. Ade­más, por exten­sión la inter­ac­ción es cru­cial para enten­der la natu­ra­le­za del pro­pio valor, pero los lazos son duros de for­jar y Marx cier­ta­men­te no com­ple­tó la tarea. A lo lar­go de gran par­te de El capi­tal, por ejem­plo, Marx se afe­rra teó­ri­ca­men­te al hecho del tra­ba­jo asa­la­ria­do, exac­ta­men­te del mis­mo modo que el capi­ta­lis­ta con­tem­po­rá­neo acep­ta el hecho prác­ti­ca­men­te [El capi­tal, I, p. 122]. No obs­tan­te, detrás de este hecho teó­ri­co está al ace­cho una impor­tan­te pre­gun­ta his­tó­ri­ca: ¿cómo y por qué suce­de que el due­ño del dine­ro encuen­tra a un tra­ba­ja­dor que ven­de libre­men­te la mer­can­cía fuer­za de tra­ba­jo en el mer­ca­do? La rela­ción entre el capi­tal y el tra­ba­jo no tie­ne una base natu­ral, sur­ge como resul­ta­do de un pro­ce­so his­tó­ri­co espe­cí­fi­co. Al final del pri­mer volu­men de El capi­tal, Marx des­cri­be los pro­ce­sos por los cua­les el capi­ta­lis­mo vie­ne a reem­pla­zar al feu­da­lis­mo.

La his­to­ria que rela­ta Marx es dis­cu­ti­ble en sus deta­lles, pero sim­ple en su con­cep­ción bási­ca14. La apa­ri­ción de la cla­se capi­ta­lis­ta va de la mano con la for­ma­ción de un pro­le­ta­ria­do. Este últi­mo es el fru­to de una lucha mul­ti­se­cu­lar entre capi­ta­lis­tas y obre­ros [El capi­tal, I, p. 212], cuan­do los que se dedi­ca­ban a la for­ma de cir­cu­la­ción capi­ta­lis­ta lucha­ban por encon­trar un modo de pro­duc­ción apro­pia­do como base sis­te­má­ti­ca para gene­rar ganan­cias. Ambas cla­ses están atra­pa­das en una opo­si­ción sim­bió­ti­ca pero inexo­ra­ble. Nin­gu­na pue­de exis­tir sin la otra, pero la antí­te­sis entre ellas es pro­fun­da. Su desa­rro­llo mutuo toma varias for­mas inter­me­dias, y avan­za sin uni­for­mi­dad por sec­tor y por región. Al final, la rela­ción entre el capi­tal y el tra­ba­jo se vuel­ve hege­mó­ni­ca y domi­nan­te, den­tro de una for­ma­ción social en el sen­ti­do de que toda la estruc­tu­ra y direc­ción del desa­rro­llo bai­la prin­ci­pal­men­te al son que le tocan ellos. A esta altu­ra esta­mos jus­ti­fi­ca­dos en lla­mar a esa socie­dad una socie­dad capi­ta­lis­ta. Sin embar­go, no se ha demos­tra­do el pun­to esen­cial, o sea, que el tra­ba­jo asa­la­ria­do no es una cate­go­ría uni­ver­sal. La rela­ción de cla­se entre el capi­tal y el tra­ba­jo, y la teo­ría del valor que ésta expre­sa, es una crea­ción his­tó­ri­ca.

a) El papel de los capi­ta­lis­tas como cla­se y el impe­ra­ti­vo de acu­mu­lar

La esfe­ra del inter­cam­bio, según recor­da­mos, se carac­te­ri­za por la indi­vi­dua­li­dad, la igual­dad y la liber­tad. No cabe bus­car en ellas rela­cio­nes entre cla­ses socia­les ente­ras por­que en el terreno del inter­cam­bio (que inclu­ye la com­pra y la ven­ta de fuer­za de tra­ba­jo) las com­pras como las ven­tas se cele­bran siem­pre entre cier­tos indi­vi­duos [El capi­tal, I, p. 494]. Por tan­to, ¿bajo qué con­di­cio­nes pode­mos bus­car rela­cio­nes entre cla­ses socia­les ente­ras, y cuá­les son las impli­ca­cio­nes de que la indi­vi­dua­li­dad pare­ce tomar pre­ce­den­cia sobre la cla­se en el terreno del inter­cam­bio?

Marx demues­tra que, deba­jo de la super­fi­cie de las rela­cio­nes de inter­cam­bio, en lo pro­fun­do, se desa­rro­llan otros pro­ce­sos muy dis­tin­tos, en los que esta igual­dad y esta liber­tad apa­ren­tes de los indi­vi­duos des­apa­re­cen por­que el valor de cam­bio… impli­ca ya de ante­mano una coac­ción para el indi­vi­duo [Grun­dris­se, I, p. 138]. La coac­ción sur­ge de la nece­si­dad de pro­por­cio­nar un valor de uso para otros a un pre­cio regla­men­ta­do por las con­di­cio­nes usua­les de pro­duc­ción de una mer­can­cía; y el meca­nis­mo que se halla detrás de esta coac­ción es la com­pe­ten­cia.

Es impor­tan­te enten­der la mane­ra en que Marx ape­la al prin­ci­pio de la com­pe­ten­cia15. Marx argu­men­ta que la com­pe­ten­cia es la cau­sa de que se ven­dan las cosas al pre­cio que valen o uno apro­xi­ma­do, pero no nos expli­ca la natu­ra­le­za del pro­pio valor; tam­po­co pue­de arro­jar nin­gu­na luz sobre el ori­gen de la ganan­cia. La igua­la­ción de la tasa de ganan­cias se debe expli­car en tér­mi­nos de com­pe­ten­cia, pero para saber de dón­de vie­nen las ganan­cias se requie­re una estruc­tu­ra de aná­li­sis total­men­te dife­ren­te. Marx no cre­yó nece­sa­rio ana­li­zar deta­lla­da­men­te la com­pe­ten­cia en los dos pri­me­ros volú­me­nes de El capi­tal, con una excep­ción muy impor­tan­te.

capi­ta­lis­ta ‘por­que’ la libre con­cu­rren­cia impo­ne al capi­ta­lis­ta indi­vi­dual, como leyes exte­rio­res inexo­ra­bles, las leyes inma­nen­tes de la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta [El capi­tal, I, p. 212]. En la medi­da en que los indi­vi­duos adop­tan el papel de capi­ta­lis­tas, se ven obli­ga­dos a hacer que el moti­vo de la bús­que­da del lucro for­me par­te inhe­ren­te de su ser sub­je­ti­vo. La ava­ri­cia y la codi­cia, y las incli­na­cio­nes del ava­ro, encuen­tran la for­ma de expre­sar­se en este con­tex­to, pero el capi­ta­lis­mo no está fun­da­do en estos ras­gos del carác­ter, la com­pe­ten­cia se impo­ne sobre los infor­tu­na­dos par­ti­ci­pan­tes, quie­ran o no.

Exis­ten otras con­se­cuen­cias para los capi­ta­lis­tas. Con­si­de­re­mos, por ejem­plo, lo que pue­den hacer con los exce­den­tes que se apro­pian. Pue­den ele­gir entre con­su­mir­los o rein­ver­tir­los. Esto da lugar a un con­flic­to demo­nía­co entre el ins­tin­to de acu­mu­la­ción y el ins­tin­to de goce [El capi­tal, I, p. 500].

En un mun­do de inno­va­ción tec­no­ló­gi­ca y de cam­bio, el capi­ta­lis­ta que rein­vier­te pue­de ganar la par­ti­da al capi­ta­lis­ta que dis­fru­ta de los exce­den­tes como ingre­sos. La pasión de la acu­mu­la­ción qui­ta el deseo de dis­fru­tar. El capi­ta­lis­ta no se abs­tie­ne de dis­fru­tar por incli­na­ción: El capi­ta­lis­ta sólo es res­pe­ta­ble en cuan­to per­so­ni­fi­ca­ción del capi­tal. Como tal, com­par­te con el ate­so­ra­dor el ins­tin­to abso­lu­to de enri­que­cer­se. Pero lo que en éste no es más que una manía indi­vi­dual, es en el capi­ta­lis­ta el resul­ta­do del meca­nis­mo social, del que él no es más que un resor­te. Ade­más, el desa­rro­llo de la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta con­vier­te en ley de nece­si­dad el incre­men­to cons­tan­te del capi­tal inver­ti­do en una empre­sa indus­trial, y la con­cu­rren­cia impo­ne a todo capi­ta­lis­ta indi­vi­dual las leyes inma­nen­tes del régi­men capi­ta­lis­ta de pro­duc­ción como leyes coac­ti­vas impues­tas des­de fue­ra. Le obli­ga a expan­dir cons­tan­te­men­te su capi­tal para con­ser­var­lo, y no tie­ne más medio de expan­dir­lo que la acu­mu­la­ción pro­gre­si­va [El capi­tal, I, p. 499].

Por tan­to, la regla que gobier­na la con­duc­ta de todos los capi­ta­lis­tas es acu­mu­lar por acu­mu­lar, pro­du­cir por pro­du­cir [El capi­tal, I, p. 501]. Esta regla, pues­ta en vigor por la com­pe­ten­cia, ope­ra inde­pen­dien­te­men­te de la volun­tad indi­vi­dual del capi­ta­lis­ta. Es el sello dis­tin­ti­vo de la con­duc­ta del indi­vi­duo, así como la carac­te­rís­ti­ca que dis­tin­gue a todos los miem­bros de la cla­se capi­ta­lis­ta. Tam­bién sir­ve de lazo de unión a todos los capi­ta­lis­tas, por­que todos tie­nen una nece­si­dad común: fomen­tar las con­di­cio­nes de la acu­mu­la­ción pro­gre­si­va.

b) Impli­ca­cio­nes de la acu­mu­la­ción del capi­ta­lis­ta para el tra­ba­ja­dor

La com­pe­ten­cia entre los capi­ta­lis­tas obli­ga a cada uno de ellos a usar un pro­ce­so de tra­ba­jo que sea por lo menos tan efi­cien­te como el que pre­va­le­ce en la socie­dad. Los que acu­mu­lan más rápi­da­men­te sue­len sacar del mer­ca­do a los que acu­mu­lan con menor velo­ci­dad. Esto impli­ca que cada capi­ta­lis­ta sien­te un incen­ti­vo per­pe­tuo de aumen­tar la velo­ci­dad de acu­mu­la­ción por medio de una mayor explo­ta­ción en el pro­ce­so de tra­ba­jo en rela­ción con la tasa de explo­ta­ción que pre­va­le­ce en la socie­dad. Esto tie­ne nume­ro­sas impli­ca­cio­nes para los tra­ba­ja­do­res.

El lími­te máxi­mo de la jor­na­da dia­ria de tra­ba­jo, por ejem­plo, está fija­do por las res­tric­cio­nes físi­cas y socia­les, que por otro lado son de un carác­ter muy elás­ti­co y dejan el más amplio mar­gen [El capi­tal, I, p. 178]. Movi­dos por la com­pe­ten­cia o por su pro­pia incli­na­ción, los capi­ta­lis­tas pue­den tra­tar de obte­ner una plus­va­lía abso­lu­ta exten­dien­do la jor­na­da de tra­ba­jo. Los tra­ba­ja­do­res, por su par­te, deman­dan una jor­na­da dia­ria nor­mal de tra­ba­jo, y obvia­men­te sufri­rán si se per­mi­te que la nece­sa­ria pasión de los capi­ta­lis­tas por la acu­mu­la­ción siga ade­lan­te sin obs­tácu­los. La bata­lla ha comen­za­do.

Pug­nan­do por alar­gar todo lo posi­ble la jor­na­da de tra­ba­jo, lle­gan­do, inclu­so, si pue­de, a con­ver­tir una jor­na­da de tra­ba­jo en dos, el capi­ta­lis­ta afir­ma sus dere­chos de com­pra­dor. De otra par­te, el carác­ter espe­cí­fi­co de la mer­can­cía ven­di­da entra­ña un lími­te opues­to a su con­su­mo por el com­pra­dor, y, al luchar por redu­cir a una deter­mi­na­da mag­ni­tud nor­mal la jor­na­da de tra­ba­jo, el obre­ro rei­vin­di­ca sus dere­chos de ven­de­dor. Nos encon­tra­mos, pues, ante una anti­no­mia, ante dos dere­chos encon­tra­dos, san­cio­na­dos y acu­ña­dos ambos por la ley que rige el cam­bio de mer­can­cías. Entre dere­chos igua­les y con­tra­rios, deci­de la fuer­za. Por eso, en la his­to­ria de la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, la regla­men­ta­ción de la jor­na­da de tra­ba­jo se nos reve­la como una lucha que se libra en tomo a los lími­tes de la jor­na­da, lucha ven­ti­la­da entre el capi­ta­lis­ta uni­ver­sal, o sea, la cla­se capi­ta­lis­ta, de un lado, y del otro el obre­ro uni­ver­sal, o sea, la cla­se obre­ra [El capi­tal, I, p. 180]16.

Final­men­te hemos lle­ga­do al pun­to en que no sólo es admi­si­ble sino nece­sa­rio bus­car las rela­cio­nes entre cla­ses socia­les ente­ras. Ade­más, aho­ra pode­mos ver más cla­ra­men­te por qué un mun­do de igual­dad, liber­tad e indi­vi­dua­li­dad en el terreno del inter­cam­bio, ocul­ta un mun­do de lucha de cla­ses, que afec­ta al capi­tal y a los tra­ba­ja­do­res por igual, en el terreno de la pro­duc­ción.

Indi­vi­dual­men­te los tra­ba­ja­do­res son libres de ven­der su tra­ba­jo bajo con­di­cio­nes con­trac­tua­les de cual­quier tipo [por una jor­na­da de tra­ba­jo de cual­quier dura­ción] si así lo desean, en prin­ci­pio. Sin embar­go, tam­bién tie­nen que com­pe­tir entre sí en el mer­ca­do de tra­ba­jo. Todo esto sig­ni­fi­ca que el obre­ro ais­la­do, el obre­ro como ven­de­dor libre de su fuer­za de tra­ba­jo, se halla total­men­te inde­fen­so ante el afán de acu­mu­lar de los capi­ta­lis­tas. El úni­co reme­dio es que los tra­ba­ja­do­res se jun­ten… como cla­se para resis­tir las depre­ca­cio­nes del capi­tal [El capi­tal, I, pp. 238 – 241]. Ade­más, cuan­tas más for­mas de resis­ten­cia colec­ti­va ofrez­can los tra­ba­ja­do­res, más se verán obli­ga­dos los capi­ta­lis­tas a cons­ti­tuir­se como una cla­se para ase­gu­rar colec­ti­va­men­te que sean pre­ser­va­das las con­di­cio­nes de acu­mu­la­ción pro­gre­si­va.

El estu­dio de la lucha de cla­ses a pro­pó­si­to de la dura­ción de la jor­na­da de tra­ba­jo reve­la otro pun­to. Cuan­do los tra­ba­ja­do­res no se han orga­ni­za­do como cla­se, la com­pe­ten­cia desen­fre­na­da entre los capi­ta­lis­tas tie­ne poten­cial para des­truir la fuer­za de tra­ba­jo, la fuen­te mis­ma de la plus­va­lía. De vez en cuan­do, los capi­ta­lis­tas deben, por inte­rés pro­pio, cons­ti­tuir­se como una cla­se y poner lími­tes al gra­do de su pro­pia com­pe­ten­cia.

Marx inter­pre­ta los decre­tos de las pri­me­ras fábri­cas ingle­sas como un inten­to hecho por un esta­do gober­na­do por capi­ta­lis­tas y terra­te­nien­tes por poner un freno a la avi­dez del capi­tal, a su codi­cia de explo­tar sin medi­da la fuer­za de tra­ba­jo y a aten­tar arran­car las raí­ces de la fuer­za vital de la nación [El capi­tal, I, p. 184]. Exis­te enton­ces una dis­tin­ción —que a menu­do es bas­tan­te borro­sa— entre la regla­men­ta­ción de este tipo y la regla­men­ta­ción obte­ni­da por las vic­to­rias de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y de sus alia­dos en la lucha por obte­ner una jor­na­da de tra­ba­jo razo­na­ble.

Los capi­ta­lis­tas tam­bién pue­den acu­mu­lar cap­tan­do la plus­va­lía rela­ti­va, Marx seña­la dos for­mas de hacer­lo. Cuan­do aumen­ta la pro­duc­ti­vi­dad de los tra­ba­ja­do­res en los sec­to­res que pro­du­cen mer­can­cías-sala­rios —las mer­can­cías que nece­si­tan los tra­ba­ja­do­res— dis­mi­nu­ye el valor de la fuer­za de tra­ba­jo. El nivel de vida abso­lu­to, medi­do en tér­mi­nos de las can­ti­da­des de bie­nes y ser­vi­cios mate­ria­les que pue­de obte­ner el tra­ba­ja­dor, no sufren cam­bios; sólo la pro­por­ción de inter­cam­bio (los pre­cios) y los valo­res cam­bian. Sin embar­go, el aba­ra­ta­mien­to sis­te­má­ti­co de las mer­can­cías-sala­rio está más allá de la capa­ci­dad de los capi­ta­lis­tas indi­vi­dua­les. Se requie­re una estra­te­gia de cla­se de algún tipo (sub­si­dios a las mer­can­cías bási­cas, comi­da bara­ta y polí­ti­cas de vivien­da, etc.) si esta for­ma de plus­va­lía rela­ti­va se ha de tra­du­cir en un medio sis­te­má­ti­co de ace­le­rar la acu­mu­la­ción (y no en un medio espo­rá­di­co e incon­tro­la­do).

La segun­da for­ma de plus­va­lía rela­ti­va está al alcan­ce de los capi­ta­lis­tas indi­vi­dua­les. Los indi­vi­duos pue­den usar sus palan­cas para sal­var la bre­cha entre el tiem­po de tra­ba­jo social­men­te nece­sa­rio y sus pro­pios cos­tos de pro­duc­ción pri­va­dos. Los capi­ta­lis­tas que emplean téc­ni­cas de pro­duc­ción supe­rio­res y cuen­tan con una pro­duc­ti­vi­dad de los tra­ba­ja­do­res supe­rior al pro­me­dio, pue­den obte­ner una plus­ga­nan­cia ven­dien­do al pre­cio fija­do por el pro­me­dio social cuan­do sus cos­tos de pro­duc­ción por uni­dad están muy por deba­jo de dicho pro­me­dio. Esta for­ma de plus­va­lía rela­ti­va sue­le ser efí­me­ra, por­que la com­pe­ten­cia obli­ga a otros pro­duc­to­res a mejo­rar sus tác­ti­cas o a salir­se del mer­ca­do. No obs­tan­te, al man­te­ner­se a la cabe­za de su cam­po de pro­duc­ti­vi­dad, los capi­ta­lis­tas indi­vi­dua­les pue­den ace­le­rar su pro­pia acu­mu­la­ción en rela­ción con el pro­me­dio social. Esto expli­ca enton­ces por qué el capi­ta­lis­ta a quien sólo le intere­sa la pro­duc­ción de valor de cam­bio, tien­de cons­tan­te­men­te a redu­cir el valor de cam­bio de sus mer­can­cías aumen­tan­do la pro­duc­ti­vi­dad de los tra­ba­ja­do­res [El capi­tal, I, p. 257].

Aquí está la fuen­te del cam­bio tec­no­ló­gi­co y orga­ni­za­ti­vo bajo el capi­ta­lis­mo.

Pos­te­rior­men­te regre­sa­re­mos a este pun­to, en el capí­tu­lo IV. Por el momen­to nos ocu­pa­re­mos sim­ple­men­te de defi­nir las con­se­cuen­cias para el tra­ba­ja­dor de que los capi­ta­lis­tas indi­vi­dua­les bus­quen la plus­va­lía rela­ti­va a tra­vés de la exten­sión de la coope­ra­ción, la divi­sión del tra­ba­jo y el empleo de la maqui­na­ria.

La coope­ra­ción y la divi­sión del tra­ba­jo den­tro del pro­ce­so de tra­ba­jo impli­can la con­cen­tra­ción del tra­ba­jo y los tra­ba­ja­do­res en el lugar don­de estén ins­ta­la­dos los medios para la coor­di­na­ción y con­trol bajo la auto­ri­dad des­pó­ti­ca del capi­ta­lis­ta. La com­pe­ten­cia obli­ga a que se con­cen­tren pro­gre­si­va­men­te las acti­vi­da­des (has­ta que, supues­ta­men­te, todas las eco­no­mías de esca­la estén ago­ta­das), a que las estruc­tu­ras de auto­ri­dad se hagan cada vez más estric­tas, y a con­tro­lar los meca­nis­mos den­tro del lugar de tra­ba­jo. Jun­to con esto va una orga­ni­za­ción jerár­qui­ca y de for­mas de espe­cia­li­za­ción que estra­ti­fi­can a la cla­se tra­ba­ja­do­ra y crean una capa social de admi­nis­tra­do­res y super­vi­so­res que diri­gen —en nom­bre del capi­tal— ope­ra­cio­nes rea­li­za­das día con día en el lugar del tra­ba­jo.

El empleo de la maqui­na­ria y la apa­ri­ción del sis­te­ma de fábri­cas han afec­ta­do aún más pro­fun­da­men­te a los tra­ba­ja­do­res. Las habi­li­da­des indi­vi­dua­les que se requie­ren son más redu­ci­das (un pro­ce­so que aho­ra se ha des­cri­to, en for­ma bas­tan­te poco ele­gan­te, como des­en­tre­nardes­ca­pa­ci­tar), y el arte­sano se ha con­ver­ti­do en un ope­ra­dor de la fábri­ca. Se ha hecho hin­ca­pié en la sepa­ra­ción entre el tra­ba­jo inte­lec­tual y el manual, y se sue­le con­ver­tir al pri­me­ro en un poder del capi­tal sobre los tra­ba­ja­do­res. Las muje­res y los niños tam­bién pue­den ser inclui­dos en la fuer­za de tra­ba­jo más fácil­men­te, y la fuer­za de tra­ba­jo de toda la fami­lia vie­ne a sus­ti­tuir el tra­ba­jo del indi­vi­duo. La inten­si­dad del pro­ce­so labo­ral aumen­ta, y se impo­nen rit­mos de tra­ba­jo más estric­tos. Ade­más, en todo esto el capi­ta­lis­ta tie­ne a la mano un nue­vo meca­nis­mo mucho más pode­ro­so para regla­men­tar la acti­vi­dad y pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­ja­dor, la máqui­na. El tra­ba­ja­dor tie­ne que adap­tar­se a los dic­ta­dos de la máqui­na, y la máqui­na está bajo el con­trol del capi­ta­lis­ta o de su repre­sen­tan­te.

El resul­ta­do glo­bal es el siguien­te: la com­pe­ten­cia por la acu­mu­la­ción requie­re que los capi­ta­lis­tas infrin­jan una dia­ria vio­len­cia a la cla­se tra­ba­ja­do­ra en el lugar de tra­ba­jo. La inten­si­dad de esa vio­len­cia no está bajo el con­trol de los capi­ta­lis­tas indi­vi­dua­les, par­ti­cu­lar­men­te si la com­pe­ten­cia no está regu­la­da. La bús­que­da incan­sa­ble de la plus­va­lía rela­ti­va aumen­ta la pro­duc­ti­vi­dad de los tra­ba­ja­do­res, al mis­mo tiem­po que deva­lúa y depre­cia el tra­ba­jo, y eso sin decir nada de la pér­di­da de la dig­ni­dad, el sen­ti­do de con­trol sobre el pro­ce­so de tra­ba­jo, del per­pe­tuo aco­sa­mien­to de los super­vi­so­res y de la nece­si­dad de adap­tar­se a los dic­ta­dos de la máqui­na. Como indi­vi­duos, los tra­ba­ja­do­res casi no están en posi­ción de resis­tir, muy par­ti­cu­lar­men­te por­que el aumen­to de la pro­duc­ti­vi­dad sue­le libe­rar a cier­to núme­ro de ellos deján­do­los entre las filas de los des­em­plea­dos. Los tra­ba­ja­do­res pue­den ir adqui­rien­do el poder para resis­tir sólo a tra­vés de una acción de cla­se de algún tipo, ya sea por actos espon­tá­neos de vio­len­cia (la des­truc­ción de máqui­nas, los incen­dios y la furia del popu­la­cho de eras ante­rio­res, que no han des­apa­re­ci­do de nin­gu­na mane­ra) o por la crea­ción de orga­ni­za­cio­nes (como los sin­di­ca­tos) capa­ces de librar una lucha de cla­se colec­ti­va. La com­pul­sión de los capi­ta­lis­tas por cap­tar aún más plus­va­lía rela­ti­va no sigue ade­lan­te sin tro­pe­zar con un reto. La bata­lla se libra una vez más, y los moti­vos prin­ci­pa­les de la lucha de cla­ses son pro­ble­mas rela­cio­na­dos con la apli­ca­ción de la maqui­na­ria, la velo­ci­dad e inten­si­dad del pro­ce­so labo­ral, el empleo de muje­res y niños, las con­di­cio­nes de tra­ba­jo y los dere­chos del tra­ba­ja­dor en el lugar de tra­ba­jo. El hecho de que las luchas por estos pun­tos son par­te de la vida dia­ria en la socie­dad capi­ta­lis­ta ates­ti­guan que la bús­que­da de la plus­va­lía rela­ti­va está pre­sen­te en todas par­tes, y que la vio­len­cia nece­sa­ria que esto impli­ca está des­ti­na­da a pro­vo­car algún tipo de res­pues­ta de cla­se de par­te de los tra­ba­ja­do­res.

c) La cla­se, el valor y la con­tra­dic­ción de la ley capi­ta­lis­ta de la acu­mu­la­ción

A esta altu­ra, la expli­ca­ción del con­cep­to de cla­se está lejos de ser com­ple­ta. No hemos dicho nada sobre la for­ma en que una cla­se se cons­ti­tu­ye a sí mis­ma social, cul­tu­ral y polí­ti­ca­men­te en deter­mi­na­da situa­ción his­tó­ri­ca; tam­po­co nos hemos aven­tu­ra­do a decir nada en lo abso­lu­to sobre los com­ple­jos pro­ble­mas de la con­cien­cia de cla­se, la ideo­lo­gía y las iden­ti­fi­ca­cio­nes del yo que las accio­nes de cla­se pre­su­po­nen inevi­ta­ble­men­te. Sin embar­go, la ver­sión limi­ta­da del con­cep­to de cla­se que hemos pre­sen­ta­do es sufi­cien­te para per­mi­tir algu­nas refle­xio­nes y con­clu­sio­nes.

Con­si­de­re­mos en pri­mer lugar el sig­ni­fi­ca­do que debe­mos dar­le al tiem­po de tra­ba­jo social­men­te nece­sa­rio como la medi­da del valor. La cla­se capi­ta­lis­ta se debe repro­du­cir a sí mis­ma, y sólo pue­de hacer esto por medio de la acu­mu­la­ción pro­gre­si­va. La cla­se tra­ba­ja­do­ra tam­bién se debe repro­du­cir a sí mis­ma en con­di­cio­nes apro­pia­das para la pro­duc­ción de plus­va­lía. Y sobre todo, la rela­ción de esta cla­se entre el capi­tal y los tra­ba­ja­do­res se debe repro­du­cir. Como todas estas carac­te­rís­ti­cas son social­men­te nece­sa­rias para la repro­duc­ción de la for­ma de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, entran en el con­cep­to de valor. El valor, por tan­to, pier­de su sim­ple con­no­ta­ción tec­no­ló­gi­ca y físi­ca y lle­ga a ver­se como una rela­ción social. Ya hemos pene­tra­do en los feti­chis­mos del inter­cam­bio de mer­can­cías e iden­ti­fi­ca­do su sig­ni­fi­ca­do social. En esta for­ma, el con­cep­to de cla­se está inte­gra­do en el con­cep­to del pro­pio valor.

Aho­ra esta­mos en posi­ción de ser mucho más explí­ci­tos acer­ca de la natu­ra­le­za de la ley del valor. Con­si­de­re­mos este asun­to des­de un pun­to de vis­ta his­tó­ri­co, ya que el tra­ba­jo asa­la­ria­do es un pro­duc­to his­tó­ri­co al igual que la rela­ción de cla­se entre el capi­tal y los tra­ba­ja­do­res. La ley capi­ta­lis­ta del valor es un pro­duc­to his­tó­ri­co espe­cí­fi­co de las socie­da­des en que domi­na la for­ma de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. La des­crip­ción del paso de la socie­dad pre­ca­pi­ta­lis­ta a la capi­ta­lis­ta tie­ne por obje­to reve­la­mos cómo pudo haber ocu­rri­do esta tran­si­ción. En pri­mer lugar, la apa­ri­ción de la for­ma mone­ta­ria y el cre­ci­mien­to del inter­cam­bio ha ido disol­vien­do poco a poco los lazos de depen­den­cia per­so­nal y los ha reem­pla­za­do con depen­den­cias imper­so­na­les a tra­vés del sis­te­ma de mer­ca­do. El cre­ci­mien­to del sis­te­ma de mer­ca­do da lugar a una for­ma de cir­cu­la­ción cla­ra­men­te capi­ta­lis­ta, que des­can­sa en la bús­que­da de las ganan­cias. Esta for­ma de cir­cu­la­ción con­tie­ne una con­tra­dic­ción, ya que por un lado pre­su­po­ne la liber­tad, igual­dad e indi­vi­dua­li­dad mien­tras que por otro lado las pro­pias ganan­cias pre­su­po­nen una des­igual­dad. Esta con­tra­dic­ción fun­da­men­tal da lugar a diver­sas for­mas ines­ta­bles de capi­ta­lis­mo, en que se bus­can las ganan­cias sin domi­nar el pro­ce­so de pro­duc­ción. Los ban­que­ros ponen a tra­ba­jar el dine­ro para obte­ner más dine­ro, los comer­cian­tes tra­tan de obte­ner ganan­cias por medio del inter­cam­bio, los espe­cu­la­do­res de tie­rras comer­cian con las ren­tas y las pro­pie­da­des, y así suce­si­va­men­te. Duran­te un tiem­po, el inter­cam­bio injus­to, el pilla­je, el robo y los actos coer­ci­ti­vos de todas cla­ses pue­den sos­te­ner esos sis­te­mas; pero al final lle­ga a ser nece­sa­rio domi­nar la pro­pia pro­duc­ción a fin de resol­ver la con­tra­dic­ción fun­da­men­tal entre la igual­dad que pre­su­po­ne el inter­cam­bio y la des­igual­dad que se requie­re, para obte­ner ganan­cias. Diver­sas fases de la indus­tria­li­za­ción que al prin­ci­pio eran débi­les, como los expe­ri­men­tos con el sis­te­ma de plan­ta­cio­nes, pre­pa­ran el camino para la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de la for­ma indus­trial capi­ta­lis­ta, que des­can­sa en el tra­ba­jo asa­la­ria­do y en la pro­duc­ción de plus­va­lía. El adve­ni­mien­to de la for­ma de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta resuel­ve las con­tra­dic­cio­nes del inter­cam­bio, pero no lo hace des­pla­zán­do­las, y sur­gen nue­vas con­tra­dic­cio­nes de un tipo muy dife­ren­te.

El aná­li­sis del con­cep­to de cla­se den­tro de El capi­tal tie­ne por obje­to reve­lar la estruc­tu­ra de estas nue­vas con­tra­dic­cio­nes que pre­va­le­cen en el fon­do del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. Por exten­sión, lle­ga­mos a ver la teo­ría del valor como la per­so­ni­fi­ca­ción e inte­gra­ción de fuer­tes con­tra­dic­cio­nes, las cua­les ori­gi­nan el cam­bio social.

Recor­de­mos ante todo la for­ma en que la igual­dad, la indi­vi­dua­li­dad y la liber­tad de inter­cam­bio son trans­for­ma­das por la com­pe­ten­cia en un mun­do de com­pul­sión y coac­ción, de tal mane­ra que cada capi­ta­lis­ta indi­vi­dual se ve obli­ga­do de buen o mal gra­do a acu­mu­lar por el sim­ple afán de acu­mu­lar. Sin embar­go, el terreno de la igual­dad, la indi­vi­dua­li­dad y la liber­tad nun­ca es revo­ca­do total­men­te. De hecho, no pue­de ser­lo por­que el inter­cam­bio con­ti­núa desem­pe­ñan­do un papel fun­da­men­tal, y sus leyes per­ma­ne­cen intac­tas. La pro­duc­ción de plus­va­lía resuel­ve la con­tra­dic­ción den­tro del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta de acuer­do con las leyes del inter­cam­bio. Sólo en la pro­duc­ción lle­ga a estar cla­ro el carác­ter de cla­se de las rela­cio­nes socia­les. Den­tro de la cla­se capi­ta­lis­ta esto pro­du­ce una con­tra­dic­ción entre la indi­vi­dua­li­dad que pre­su­po­ne el inter­cam­bio y la acción de cla­se nece­sa­ria para orga­ni­zar la pro­duc­ción. Esto plan­tea pro­ble­mas, por­que la pro­duc­ción y el inter­cam­bio no están sepa­ra­dos entre sí sino que están enla­za­dos orgá­ni­ca­men­te den­tro de la tota­li­dad del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta.

Pode­mos ver en acción esta con­tra­dic­ción en el aná­li­sis de Marx de las luchas por la dura­ción de la jor­na­da de tra­ba­jo. En este aná­li­sis des­cu­bri­mos que cada capi­ta­lis­ta actúa bus­can­do su pro­pio bene­fi­cio y se enzar­za en una lucha com­pe­ti­ti­va con­tra los demás capi­ta­lis­tas, lo que pro­du­ce un resul­ta­do glo­bal que va en con­tra de sus intere­ses como cla­se. Su acción indi­vi­dual pue­de poner en peli­gro la base de la acu­mu­la­ción, y pues­to que la acu­mu­la­ción es el medio por el cual la cla­se capi­ta­lis­ta se repro­du­ce a sí mis­ma, pue­de, por tan­to, poner en peli­gro la base de su pro­pia repro­duc­ción. Los capi­ta­lis­tas enton­ces se ven obli­ga­dos a cons­ti­tuir­se como cla­se —gene­ral­men­te por medio del Esta­do — y a poner lími­tes a su pro­pia com­pe­ten­cia. Sin embar­go, al hacer­lo se ven obli­ga­dos a inter­ve­nir en el pro­ce­so de inter­cam­bio —en este caso en el mer­ca­do de tra­ba­jo— y por tan­to a ofen­der las reglas de la indi­vi­dua­li­dad y la liber­tad de inter­cam­bio.

La con­tra­dic­ción den­tro de la cla­se capi­ta­lis­ta entre la acción indi­vi­dual y los reque­ri­mien­tos de cla­se nun­ca se pue­den resol­ver den­tro de las leyes pre­su­pues­tas por el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, y esta con­tra­dic­ción está en las raí­ces, como vere­mos pos­te­rior­men­te, de muchas de las con­tra­dic­cio­nes inter­nas de la for­ma de acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta. Tam­bién sir­ve para expli­car muchos de los dile­mas socia­les y polí­ti­cos a los que se ha enfren­ta­do la cla­se capi­ta­lis­ta a tra­vés de toda la his­to­ria del capi­ta­lis­mo. Exis­te una línea que osci­la con­ti­nua­men­te entre la nece­si­dad de pre­ser­var la liber­tad, la igual­dad y la indi­vi­dua­li­dad, y la nece­si­dad de tomar medi­das como cla­se que a menu­do son repre­si­vas y coac­ti­vas. La úni­ca for­ma en que la pro­duc­ción de plus­va­lía resuel­ve las con­tra­dic­cio­nes den­tro de la for­ma de cir­cu­la­ción capi­ta­lis­ta es plan­tean­do una nue­va for­ma de con­tra­dic­ción den­tro de la cla­se capi­ta­lis­ta, la con­trac­ción entre el capi­ta­lis­ta indi­vi­dual y el inte­rés de la cla­se capi­ta­lis­ta en repro­du­cir las con­di­cio­nes gene­ra­les que se nece­si­tan para la acu­mu­la­ción.

En segun­do lugar, con­si­de­re­mos la rela­ción entre el capi­tal y el tra­ba­jo que pre­su­po­ne la pro­duc­ción de plus­va­lía. Como cual­quier otra mer­can­cía, la fuer­za de tra­ba­jo se inter­cam­bia en el mer­ca­do de acuer­do con las reglas nor­ma­les de dicho inter­cam­bio, pero hemos vis­to que ni el capi­ta­lis­ta ni el tra­ba­ja­dor pue­den real­men­te dar­se el lujo de dejar que el mer­ca­do de fuer­za de tra­ba­jo ope­re sin res­tric­cio­nes, y que ambos ban­dos se ven obli­ga­dos en cier­tos momen­tos a tomar acción de cla­se. La cla­se tra­ba­ja­do­ra debe luchar por pre­ser­var­se y repro­du­cir­se a sí mis­ma, no sólo físi­ca­men­te sino tam­bién social, moral y cul­tu­ral­men­te. La cla­se capi­ta­lis­ta debe nece­sa­ria­men­te infli­gir una vio­len­cia a la cla­se tra­ba­ja­do­ra a fin de man­te­ner la acu­mu­la­ción, y al mis­mo tiem­po debe con­tro­lar sus pro­pios exce­sos y resis­tir aque­llas deman­das de la cla­se tra­ba­ja­do­ra que ame­na­zan a la acu­mu­la­ción. Esto hace que la rela­ción entre el capi­tal y los tra­ba­ja­do­res sea sim­bió­ti­ca y con­tra­dic­to­ria a la vez. La con­tra­dic­ción es la fuen­te de la lucha de cla­ses. Tam­bién gene­ra con­tra­dic­cio­nes inter­nas den­tro de la for­ma de acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta, al mis­mo tiem­po que ayu­da a expli­car gran par­te de lo que ha suce­di­do en la his­to­ria del capi­ta­lis­mo.

No es sino has­ta los capí­tu­los fina­les del pri­mer volu­men de El capi­tal que pode­mos apre­ciar final­men­te la trans­for­ma­ción que ha lle­va­do a cabo Marx con la teo­ría del valor-tra­ba­jo de Ricar­do. Vemos aho­ra que el tiem­po de tra­ba­jo social­men­te nece­sa­rio es el patrón de valor sólo en la medi­da en que han lle­ga­do a exis­tir un modo de cir­cu­la­ción capi­ta­lis­ta y un modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta con sus rela­cio­nes socia­les carac­te­rís­ti­cas. Ade­más, éste es el resul­ta­do de un pro­ce­so de trans­for­ma­ción his­tó­ri­ca espe­cí­fi­co, que creó el tra­ba­jo asa­la­ria­do como un fenó­meno vital de la vida social. En su camino hacia esta con­clu­sión fun­da­men­tal, Marx ha reu­ni­do mul­ti­tud de ideas valio­sas sobre la estruc­tu­ra del capi­ta­lis­mo. Hemos vis­to la impor­tan­cia de cier­tas rela­cio­nes jurí­di­cas expre­sa­das a tra­vés de los dere­chos de pro­pie­dad y la acción del Esta­do para hacer valer esos dere­chos. Hemos adver­ti­do la impor­tan­cia de cier­tas cla­ses de liber­tad, indi­vi­dua­li­dad e igual­dad.

Por tan­to, la teo­ría del valor incor­po­ra y per­so­ni­fi­ca las con­tra­dic­cio­nes fun­da­men­ta­les del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta expre­sa­das a tra­vés de las rela­cio­nes de cla­se. La nece­si­dad social requie­re que se repro­duz­can tan­to el capi­tal como los tra­ba­ja­do­res, así como las rela­cio­nes de cla­se entre ellos. La rela­ción entre capi­tal y tra­ba­ja­do­res es en sí mis­ma una con­tra­dic­ción que cons­ti­tu­ye la fuen­te de la lucha de cla­ses, mien­tras que la repro­duc­ción del capi­tal y del tra­ba­jo incor­po­ra una con­tra­dic­ción entre la indi­vi­dua­li­dad y la acción colec­ti­va de cla­se. El con­cep­to del valor no se pue­de enten­der inde­pen­dien­te­men­te del de lucha de cla­ses.

El con­cep­to del tiem­po de tra­ba­jo social­men­te nece­sa­rio se extien­de aho­ra mucho más allá de lo que Ricar­do soñó algu­na vez cuan­do enun­ció su teo­ría del valor-tra­ba­jo. Debe­mos estar pre­pa­ra­dos para seguir­la a don­de nos lle­ve, por­que hemos crea­do un vehícu­lo real­men­te pode­ro­so que nos per­mi­ti­rá ana­li­zar la lógi­ca inter­na del capi­ta­lis­mo.

Apén­di­ce

La teo­ría del valor

La inter­pre­ta­ción correc­ta de la teo­ría del valor de Marx es un asun­to muy dis­cu­ti­do. Las escue­las de pen­sa­mien­to riva­les se han sepa­ra­do tan­to en años recien­tes que sus raí­ces comu­nes ya casi no se pue­den dis­cer­nir. La gra­ve­dad de la des­ave­nen­cia está ejem­pli­fi­ca­da por el cre­cien­te cla­mor de par­te de algu­nos en el sen­ti­do de aban­do­nar por com­ple­to el con­cep­to del valor, pues­to que es un impe­di­men­to impor­tan­te para una inves­ti­ga­ción his­tó­ri­co-mate­ria­lis­ta del capi­ta­lis­mo (Steed­man, 1977; Hodg­son, 1980; Levi­ne, 1978; Morishi­ma, 1973; Els­ter, 1978). La deman­da pue­de estar jus­ti­fi­ca­da cuan­do se apli­ca a aque­lla inter­pre­ta­ción del valor como un con­cep­to pura­men­te expli­ca­ti­vo, como un patrón fijo e inmu­ta­ble liga­do a los insu­mos-tra­ba­jo, que lue­go debe dar razón no sólo de los pre­cios rela­ti­vos de las mer­can­cías, sino tam­bién de las accio­nes dis­tri­bu­ti­vas, la explo­ta­ción, y cosas por el esti­lo. Pron­to nos pare­ce insu­fi­cien­te ese con­cep­to tan estre­cho cuan­do lo com­pa­ra­mos con fines tan gran­dio­sos. Es difí­cil expli­car sin amba­ges la rela­ción entre los valo­res y los pre­cios rela­ti­vos; el capi­tal fijo y los pro­duc­tos con­jun­tos plan­tean pro­ble­mas apa­ren­te­men­te insal­va­bles [véa­se el cap. VIII]. Los crí­ti­cos de la teo­ría del valor han rea­li­za­do una cam­pa­ña bas­tan­te exi­to­sa en con­tra de las inter­pre­ta­cio­nes tra­di­cio­na­les, como las que pre­sen­tan Dobb (1940), Sweezy(1968) y Meek (1973).

La res­pues­ta de muchos ha sido vol­ver a mani­fes­tar lo que con­si­de­ran que ha sido siem­pre el ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do de la posi­ción tra­di­cio­nal, o sea, que el valor es una expre­sión uni­fi­ca­da de los aspec­tos cuan­ti­ta­ti­vos y cua­li­ta­ti­vos del capi­ta­lis­mo y que nin­guno hace sen­ti­do sin el otro (Sweezy, 1979). El valor está enton­ces inves­ti­do con más que un sig­ni­fi­ca­do estric­ta­men­te eco­nó­mi­co, expre­sa no mera­men­te la base mate­rial de la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta sino tam­bién, e inse­pa­ra­ble­men­te, su for­ma social (Clar­ke, 1980, p. 4). Aun­que algu­nos, como Des­ai (1979), evi­den­te­men­te sien­ten que no hay pro­ble­ma en explo­rar con­jun­ta­men­te los aspec­tos cuan­ti­ta­ti­vos y cua­li­ta­ti­vos, el efec­to de inter­pre­ta­cio­nes más radi­ca­les del valor ha sido negar los rigo­res de la mate­ma­ti­za­ción cuan­ti­ta­ti­va emplea­da por los cons­truc­to­res del mode­lo (en su mayo­ría eco­no­mis­tas pro­fe­sio­na­les como Morishi­ma, 1973; Roe­mer, 1980; etc.) y empu­jar la teo­ría mar­xis­ta hacia una crí­ti­ca más inci­si­va de la eco­no­mía polí­ti­ca (que a veces inclu­ye tra­tar con des­pre­cio a los cons­truc­to­res del mode­lo) y a una expo­si­ción más vibran­te del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co. El peli­gro aquí es que el valor dege­ne­re en un con­cep­to pura­men­te meta­fí­si­co. Lo que se gana­rá en indig­na­ción moral se per­de­rá en efi­ca­cia cien­tí­fi­ca. O bien la teo­ría del valor, al abar­car toda la mag­ni­tud de la inter­pre­ta­ción mate­ria­lis­ta de la his­to­ria, será pre­sa de la obje­ción de Joan Robin­son (1977) de que algo que sig­ni­fi­ca todo no sig­ni­fi­ca nada. Esas acu­sa­cio­nes no se lle­van bien con aque­llas que se iden­ti­fi­can con la afir­ma­ción de Marx de que ha cons­trui­do una base ver­da­de­ra­men­te cien­tí­fi­ca para enten­der la for­ma de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta.

Todo esto ha pre­pa­ra­do el esce­na­rio para una recons­truc­ción más cui­da­do­sa de lo que dijo el pro­pio Marx (siguien­do la tra­di­ción de eru­di­tos como Rubin, 1972; Ros­dolsky, 1977, etc.). Aun­que la idea del valor como un ins­tru­men­to expli­ca­ti­vo o como una mag­ni­tud empí­ri­ca­men­te obser­va­ble sen­ci­lla­men­te tuvo que ser aban­do­na­da, toda­vía se le pue­de tra­tar como un fenó­meno real con efec­tos con­cre­tos (Pilling, 1972; Fine yHa­rris, 1979, cap. 2). Se le pue­de inter­pre­tar como la esen­cia que está detrás de la apa­rien­cia, la reali­dad social que está detrás del feti­chis­mo de la vida dia­ria. La vali­dez del con­cep­to se pue­de eva­luar enton­ces en tér­mi­nos de los efec­tos con­cre­tos que nos ayu­da a enten­der e inter­pre­tar. El con­cep­to del valor es cru­cial por­que nos ayu­da a enten­der, como no lo pue­de hacer nin­gu­na otra teo­ría del valor, la intrin­ca­da diná­mi­ca de las rela­cio­nes de cla­se (tan­to en la pro­duc­ción como en el inter­cam­bio), del cam­bio tec­no­ló­gi­co, de la acu­mu­la­ción con todos los ras­gos que le acom­pa­ñan de cri­sis perió­di­cas, del des­em­pleo, etc. Sin embar­go, para lograr esto, las inter­pre­ta­cio­nes tra­di­cio­na­les como aque­llo que logra el tra­ba­jo en pro­duc­ción tie­nen que ceder el lugar a una com­pren­sión más com­ple­ja del tra­ba­jo social expre­sa­do y coor­di­na­do den­tro de una uni­dad de pro­duc­ción e inter­cam­bio, media­da por rela­cio­nes de dis­tri­bu­ción (Fine yHa­rris, 1979, cap. 2).

Inclu­so este con­cep­to, aun­que obvia­men­te se acer­ca mucho más a la inten­ción de Marx, no cap­ta total­men­te el sig­ni­fi­ca­do de la revo­lu­ción real que for­jó Marx en su méto­do de enfo­que. Elson (1979), ha reu­ni­do recien­te­men­te un con­jun­to de intere­san­tes ensa­yos (y aña­dió uno suma­men­te intere­san­te de su cose­cha) que explo­ran los aspec­tos revo­lu­cio­na­rios de la teo­ría del valor de Marx en tér­mi­nos de la uni­dad entre la cien­cia rigu­ro­sa y la polí­ti­ca. Yo sien­to gran sim­pa­tía por estos argu­men­tos, y veo mi pro­pio tra­ba­jo como un ensa­yo explo­ra­to­rio que sigue las líneas que Elson y otros han comen­za­do a defi­nir.

Mi pro­pia inter­pre­ta­ción está basa­da en una lec­tu­ra de los tex­tos de Marx en que des­ta­can y domi­nan cier­tas ideas. El valor, en pri­mer lugar, es un modo social defi­ni­do de exis­ten­cia de la acti­vi­dad huma­na logra­do bajo rela­cio­nes capi­ta­lis­tas de pro­duc­ción e inter­cam­bio (Teo­rías sobre la plus­va­lía, I, p. 46). Por tan­to, Marx no está intere­sa­do prin­ci­pal­men­te en dar for­ma a una teo­ría de los pre­cios rela­ti­vos, o inclu­so en esta­ble­cer reglas fijas de dis­tri­bu­ción del pro­duc­to social. Está intere­sa­do más direc­ta­men­te en con­tes­tar esta pre­gun­ta: ¿cómo y por qué asu­me el tra­ba­jo bajo el capi­ta­lis­mo la for­ma que en él adop­ta [Elson, 1979, p. 123]. La dis­ci­pli­na impues­ta por el inter­cam­bio de mer­can­cías, las rela­cio­nes mone­ta­rias, la divi­sión social del tra­ba­jo, las rela­cio­nes de cla­se en la pro­duc­ción, la ena­je­na­ción de los tra­ba­ja­do­res del con­te­ni­do y el pro­duc­to del tra­ba­jo, y el impe­ra­ti­vo de acu­mu­lar por el afán de acu­mu­lar nos ayu­dan a enten­der los logros y limi­ta­cio­nes reales del tra­ba­jo humano bajo el capi­ta­lis­mo. Esta dis­ci­pli­na con­tras­ta con la acti­vi­dad del tra­ba­jo humano como el fue­go vivien­te que da for­ma, como la tran­si­to­rie­dad de las cosas, su tem­po­ra­li­dad y como la libre expre­sión de la crea­ti­vi­dad huma­na. La para­do­ja que hay que enten­der es cómo la liber­tad y la tran­si­to­rie­dad del tra­ba­jo vivien­te como un pro­ce­so es obje­ti­va­da en una fija­ción de ambas cosas e inter­cam­bia pro­por­cio­nes entre las cosas. La teo­ría del valor tra­ta del enca­de­na­mien­to de las fuer­zas y res­tric­cio­nes que dis­ci­pli­nan al tra­ba­jo como si fue­ran una nece­si­dad impues­ta exter­na­men­te; pero lo hace reco­no­cien­do cla­ra­men­te que en el aná­li­sis final el tra­ba­jo pro­du­ce y repro­du­ce las con­di­cio­nes de su pro­pia domi­na­ción. El pro­yec­to polí­ti­co es libe­rar al tra­ba­jo como un fue­go vivien­te que da for­ma de la dis­ci­pli­na de hie­rro del capi­ta­lis­mo.

De esto se dedu­ce que el tra­ba­jo no es y nun­ca pue­de ser un patrón de valor fijo e inva­ria­ble. Marx, en las Teo­rías sobre la plus­va­lía, se bur­la de aque­llos eco­no­mis­tas bur­gue­ses que tra­tan de esta­ble­cer­lo como tal. Por medio del aná­li­sis del feti­chis­mo de las mer­can­cías, Marx nos mues­tra por qué el valor no lle­va escri­to en la fren­te lo que es, y por qué la eco­no­mía polí­ti­ca bur­gue­sa no pue­de con­tes­tar la ver­da­de­ra pre­gun­ta: ¿por qué el tra­ba­jo toma cuer­po en el valor y por qué la medi­da del tra­ba­jo según el tiem­po de su dura­ción se tra­du­ce en la mag­ni­tud de valor del pro­duc­to del tra­ba­jo? [El capi­tal, I, p. 45]. La prue­ba y demos­tra­ción de la ver­da­de­ra rela­ción del valor, escri­bió­Marx a Kugel­mann, pre­sa de gran inqui­na con­tra los crí­ti­cos de El capi­tal, está en el aná­li­sis de las rela­cio­nes reales de tal mane­ra que toda esa pala­bre­ría sobre la nece­si­dad de pro­bar el con­cep­to del valor pro­vie­ne de una com­ple­ta igno­ran­cia del tema que se tra­ta y del méto­do cien­tí­fi­co. El valor no se pue­de defi­nir al prin­ci­pio de la inves­ti­ga­ción, sino que tie­ne que des­cu­brir­se en el cur­so de ella. La meta es des­cu­brir exac­ta­men­te cómo se da valor a las cosas, a los pro­ce­sos, e inclu­so a los seres huma­nos, bajo las con­di­cio­nes socia­les que pre­va­le­cen den­tro de un modo de pro­duc­ción pre­do­mi­nan­te­men­te capi­ta­lis­ta. Pro­ce­der en otra for­ma sig­ni­fi­ca­ría pre­sen­tar a la cien­cia antes de la cien­cia. La cien­cia con­sis­te, con­clu­ye Marx, en demos­trar cómo la ley del valor se afir­ma a sí mis­ma [Selec­ted C.orrespondence [con Engels], pp. 208 – 209].

Una expli­ca­ción cabal de ese cómo requie­re hacer teo­rías rigu­ro­sas. Marx en par­te logra esto últi­mo apli­can­do impla­ca­ble­men­te méto­dos dia­léc­ti­cos de razo­na­mien­to, cuyos prin­ci­pios son muy dife­ren­tes de los del for­ma­lis­mo mate­má­ti­co, pero igual de duros y rigu­ro­sos. La tarea del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co es tam­bién asi­mi­lar­se en deta­lle la mate­ria inves­ti­ga­da, a ana­li­zar sus diver­sas for­mas de desa­rro­llo, y a des­cu­brir sus nexos inter­nos con toda la inte­gri­dad y res­pe­to sin con­ce­sio­nes por las rela­cio­nes reales que carac­te­ri­zan las for­mas mate­ria­lis­tas de la cien­cia. Sólo des­pués de coro­na­da esta labor, pue­de el inves­ti­ga­dor pro­ce­der a expo­ner ade­cua­da­men­te el movi­mien­to real a fin de refle­jar ideal­men­te en la expo­si­ción la vida de la mate­ria [El capi­tal, I, p. 19].

El méto­do de expo­si­ción que se uti­li­za en El capi­tal —el méto­do que he tra­ta­do de dupli­car en este libro— es des­ci­frar paso a paso las res­tric­cio­nes a la libre apli­ca­ción del tra­ba­jo humano bajo el capi­ta­lis­mo, para ver las con­tra­dic­cio­nes de esta o aque­lla for­ma que con­tie­nen las semi­llas de otras con­tra­dic­cio­nes que requie­ren explo­ra­ción ulte­rior. El refle­jo, como el asun­to que des­cri­be, expe­ri­men­ta una trans­for­ma­ción per­pe­tua. La des­crip­ción rigu­ro­sa del cómo no es una car­ta para el dog­ma­tis­mo, sino una puer­ta hacia una cien­cia de la his­to­ria huma­na ver­da­de­ra­men­te revo­lu­cio­na­ria y crea­ti­va. Ade­más, esa cien­cia es sólo una par­te de una lucha mucho más amplia para dis­ci­pli­nar a la pro­pia dis­ci­pli­na, para expro­piar a los expro­pia­do­res, y así lograr la recons­truc­ción cons­cien­te de la for­ma del valor por medio de la acción colec­ti­va.

David Har­vey

1982

  1. Nota de Marx des­de Cero
  2. Todas las citas de El capi­tal que apa­re­cen en este tex­to están toma­das de la edi­ción del fce y la pagi­na­ción, por tan­to, corres­pon­de a ella.
  3. El sello carac­te­rís­ti­co del méto­do mate­ria­lis­ta de Marx es comen­zar la expli­ca­ción exa­mi­nan­do las carac­te­rís­ti­cas de obje­tos mate­ria­les con los que todos esta­mos fami­lia­ri­za­dos. Yo no arran­co nun­ca de los con­cep­tos, ni, por tan­to, del con­cep­to del valor… Yo par­to de la for­ma social más sim­ple en que toma cuer­po el pro­duc­to del tra­ba­jo en la socie­dad actual, que es la mer­can­cía (Notas mar­gi­na­les al Tra­ta­do de eco­no­mía polí­ti­ca de Adolph Wag­ner, 415 – 416. [Todas las citas que aquí apa­re­cen de las obras de Marx, están toma­das de las edi­cio­nes que de dichas obras ha rea­li­za­do el Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca en su colec­ción Obras Fun­da­men­ta­les de Marx y Engels (en ade­lan­te = ofme); enton­ces, pues, siem­pre que apa­rez­ca por pri­me­ra vez algún títu­lo de algu­na obra de Marx, se seña­la­rá el núme­ro del tomo de la colec­ción y la pági­na a que corres­pon­de dicha trans­crip­ción, ante­ce­dién­do­la siem­pre las ini­cia­les del títu­lo de la colec­ción a que aquí hace­mos refe­ren­cia; en las veces pos­te­rio­res a la pri­me­ra men­ción de las obras que aquí refe­ri­mos seña­la­re­mos nada más el núme­ro de la pági­na de don­de pro­ce­de, dan­do por sabi­do el núme­ro del tomo men­cio­na­do.])
  4. Oll­man (1973). Engels tam­bién nos pre­vie­ne espe­cí­fi­ca­men­te cuan­do dice: No ha sabi­do com­pren­der que Marx, don­de él cree que defi­ne, se limi­ta a desa­rro­llar cosas exis­ten­tes, sin que haya que bus­car en él defi­ni­cio­nes aca­ba­das y per­fec­tas, vale­de­ras de una vez por todas. Allí don­de las cosas y sus mutuas rela­cio­nes no se con­ci­ben como algo fijo e inmu­ta­ble, sino como algo suje­to a mudan­za. es lógi­co que tam­bién sus imá­ge­nes men­ta­les, los con­cep­tos, se hallen expues­tos a cam­bios y trans­for­ma­cio­nes, que no se las enmar­que en defi­ni­cio­nes rígi­das, sino que se las desa­rro­lle en su pro­ce­so his­tó­ri­co o lógi­co de for­ma­ción. [El capi­tal, III, p. 16].
  5. Esa inter­pre­ta­ción lineal carac­te­ri­za a las pre­sen­ta­cio­nes de Robin­son (1967) y de Samuel­son (1971) sobre este tema (que pare­ce ser uno de los pocos pun­tos en que están de acuer­do). Se pue­den encon­trar ver­sio­nes estruc­tu­ra­lis­tas más pro­ble­má­ti­cas en Bron­fen­bren­ner (1968) y Els­ter (1978), mien­tras que inclu­so Sweezy (1968) —en una obra que por lo demás mere­ce la mayor admi­ra­ción- pare­ce caer en esta tram­pa. En mi opi­nión, esto le suce­dió por no apre­ciar ple­na­men­te la rela­ción que esta­ble­ce Marx entre los con­cep­tos de valor de uso y de valor [véan­se las notas 5 y 9].
  6. Steed­man (1977), basán­do­se en lo que dice Sraf­fa (1960), rein­ter­pre­ta a Marx a la luz de las carac­te­rís­ti­cas de los sis­te­mas de pro­duc­ción físi­cos. Fine y Harris (1979) resu­men las crí­ti­cas de este enfo­que. /​Ros­dolsky (1977, pp. 73 – 98), expli­ca per­fec­ta­men­te el uso de Marx del con­cep­to valor de uso y la mane­ra en que se emplea el con­cep­to, prin­ci­pal­men­te en los Grun­dris­se pero tam­bién en El capi­tal. Tam­bién seña­la la siguien­te decla­ra­ción bas­tan­te sor­pren­den­te en Sweezy (1968, p. 26) de que Marx exclu­yó el valor de uso (o como se le lla­ma­ría aho­ra, uti­li­dad) del cam­po de la inves­ti­ga­ción de la eco­no­mía polí­ti­ca basán­do­se en que no per­so­ni­fi­ca direc­ta­men­te una rela­ción social. Sweezy, como seña­la Ros­dolsky, está dupli­can­do aquí una mala inter­pre­ta­ción de Marx que se remon­ta por lo menos a los escri­tos de Hil­fer­ding a prin­ci­pios de la déca­da de 1900.
  7. Debe­mos seña­lar que Marx siguió en esto a Ricar­do. Éste con­si­de­ró que la ofer­ta y la deman­da eran impor­tan­tes como un meca­nis­mo de equi­li­brio pero, como Marx, no con­si­de­ró que era una con­cep­ción sufi­cien­te­men­te fuer­te del mun­do como para for­mar la base de la teo­ría del valor. Usted dice que la ofer­ta y la deman­da regu­lan el valor, le escri­bió a Mal­thus, pero esto, según creo, no dice nada (cita­do en Meek, 1977, p. 158). La ofer­ta y la deman­da es el meo­llo de la teo­ría del valor neo clá­si­ca y mar­gi­na­lis­ta, pero la crí­ti­ca de Sraf­fa (1960) de esta últi­ma ha hecho retro­ce­der por lo menos a un seg­men­to de la teo­ría eco­nó­mi­ca con­tem­po­rá­nea has­ta la base común pro­por­cio­na­da, por lo menos a este res­pec­to, por Marx y Ricar­do. Meek tie­ne una bue­na expli­ca­ción sobre este pun­to (1977, cap. 10).
  8. Los estu­dios sobre la teo­ría del dine­ro de Marx son pocos y espa­cia­dos. Ros­dolsky (1977) da una exce­len­te expli­ca­ción de cómo lle­gó Mane a su con­cep­ción final del dine­ro. Marx on Money de De Brunhoff (1976) es útil, pero como indi­ca su auto­crí­ti­ca al final, esta auto­ra pasó por alto varios pun­tos que tra­ta de incluir en sus obras pos­te­rio­res (1976b y 1978) que en gene­ral son exce­len­tes. Harris (1976; 1979) y Barrè­re (1977) tam­bién han reu­ni­do algún mate­rial de inte­rés. Sin embar­go, lo que es inquie­tan­te es la for­ma en que las obras gene­ra­les sobre Marx a menu­do hacen a un lado el pro­ble­ma del dine­ro como un tópi­co espe­cial, en vez de tra­tar­lo como el cen­tro de todo el aná­li­sis. La úni­ca excep­ción es Man­del (1968), que en for­ma enco­mia­ble inte­gra el dine­ro y el cré­di­to en su tex­to. Del mis­mo modo, hay un peli­gro inhe­ren­te en la apa­ri­ción de estu­dios espe­cia­les que tra­tan la teo­ría del dine­ro de Marx como algo que se pue­de tra­tar por sepa­ra­do de los demás aspec­tos de su teo­ría. Espe­ro evi­tar este esco­llo en los capí­tu­los IX y X.
  9. Itoh (1976) pro­por­cio­na un estu­dio exce­len­te de la for­ma en que Marx usa los argu­men­tos de Ricar­do para dar for­ma a su pro­pia con­cep­ción en El capi­tal, y el artícu­lo de Pilling (1972) tam­bién es de con­si­de­ra­ble inte­rés. Véa­se tam­bién Elsor. (1979).
  10. El con­tras­te entre este pun­to de vis­ta y otras inter­pre­ta­cio­nes de la teo­ría del valor será con­si­de­ra­do en el apén­di­ce de la p. 35.
  11. Rubin (1972) ha hecho algu­nos comen­ta­rios fas­ci­nan­tes sobre el tema del feti­chis­mo en El capi­tal de Marx.
  12. No quie­ro impli­car con esto que estoy ente­ra­men­te de acuer­do con MacPher­son (1962), cuya obra Poli­ti­cal Theory of Pos­ses­si­ve Indi­vi­dua­lism pasa por alto, entre otras cosas, la orga­ni­za­ción patriar­cal de las fami­lias al mis­mo tiem­po que se sal­ta muchas de las com­ple­ji­da­des reales. Véa­se Tri­be (1978) y Mac­far­la­ne (1978). El pro­pio Marx tra­ta estos temas con algún deta­lle en los Grun­dris­se, I (pp. 157 – 165).
  13. En el ter­cer volu­men de El capi­tal, Marx comien­za a divi­dir la cla­se capi­ta­lis­ta en fac­cio­nescla­ses: comer­cian­tes, capi­ta­lis­tas en dine­ro, finan­cie­ros y terra­te­nien­tes, sobre la base del papel dis­tin­ti­vo que jue­ga cada uno de ellos en rela­ción con la cir­cu­la­ción del capi­tal. Tam­bién con­si­de­ra bre­ve­men­te las impli­ca­cio­nes de la sepa­ra­ción entre la pro­pie­dad y el con­trol, y los sala­rios de super­in­ten­den­cia que se pagan a la admi­nis­tra­ción. Apa­ren­te­men­te Marx pen­só que ¡a teo­ría de la estruc­tu­ra de cla­se bajo el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta iba a ser uno de los pro­duc­tos fina­les, que se saca­ría al final del aná­li­sis, de sus deta­lla­das inves­ti­ga­cio­nes de cómo ope­ra la ley del valor.
  14. La ver­sión de Marx de la acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria en Gran Bre­ta­ña ha sido repa­sa­da una y otra vez por los his­to­ria­do­res, y no se pue­de con­si­de­rar sepa­ra­da­men­te de todo el argu­men­to sobre la tran­si­ción del feu­da­lis­mo al capi­ta­lis­mo. El estu­dio de Dobb (1963) sobre el desa­rro­llo eco­nó­mi­co del capi­ta­lis­mo toda­vía tie­ne muchas cosas reco­men­da­bles, y las líneas gene­ra­les del deba­te den­tro del cam­po mar­xis­ta están deta­lla­das en Hil­ton (1976). Tam­bién vale la pena estu­diar con cui­da­do el deba­te que giró alre­de­dor del estu­dio clá­si­co de Thom­pson (1968), The Making of the English Wor­king Class.
  15. La supo­si­ción de una per­fec­ta com­pe­ten­cia desem­pe­ña un papel muy dife­ren­te en la teo­ría de Marx a aquel que desem­pe­ña en las eco­no­mías con­ven­cio­na­les. Marx lo usa para mos­trar cómo, inclu­so cuan­do el capi­ta­lis­mo está fun­cio­nan­do en una for­ma que los eco­no­mis­tas polí­ti­cos bur­gue­ses con­si­de­ran per­fec­ta, de todos modos tie­ne en la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo la fuen­te de las ganan­cias.
  16. La idea de que, en una socie­dad liga­da a las cla­ses como es el capi­ta­lis­mo, la fuer­za es el úni­co medio de deci­dir entre dos dere­chos, lle­va a Marx a cri­ti­car enér­gi­ca­men­te a aque­llos que, como Proudhon, tra­ta­ron de for­mar una socie­dad social­men­te jus­ta ape­lan­do a cier­tos con­cep­tos bur­gue­ses de la jus­ti­cia. Tuc­ker (1970) tie­ne un capí­tu­lo exce­len­te sobre este tema.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *