Reco­rri­do de ida y vuel­ta

Intro­duc­ción

Ana­li­zan­do la situa­ción social y polí­ti­ca des­de Anda­lu­cía, nos encon­tra­mos en un momen­to crí­ti­co carac­te­ri­za­do por el empo­bre­ci­mien­to de la pobla­ción tra­ba­ja­do­ra y una des­afec­ción polí­ti­ca que tien­de a rom­per los mar­cos del bipar­ti­dis­mo sos­tén del régi­men de la tran­si­ción espa­ño­la de 1978. La pro­fun­da cri­sis glo­bal en la que nos encon­tra­mos des­de los años 2007 – 2008 han ido endu­re­cien­do las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les y de recor­tes que han afec­ta­do a los sec­to­res más humil­des de la socie­dad, a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y popu­la­res que son quie­nes están car­gan­do con los cos­tes de dicha cri­sis. El pago a acree­do­res finan­cie­ros, la mul­ti­pli­ca­ción de las polí­ti­cas de gue­rra, la libe­ra­li­za­ción de ser­vi­cios y las pri­va­ti­za­cio­nes (don­de el Tra­ta­do Trans­atlán­ti­co de Comer­cio e Inver­sión ‑TTIP- no es más que otra de sus caras) supo­nen inten­tos deses­pe­ra­dos de recu­pe­rar una tasa de bene­fi­cios per­di­dos a base de explo­tar más, si cabe, de mane­ra cuan­ti­ta­ti­va y cua­li­ta­ti­va, la vida de las pobla­cio­nes, la natu­ra­le­za y sus recur­sos tra­di­cio­na­les (cono­ci­mien­tos, téc­ni­cas de cul­ti­vo, modos de vida ‑cultura‑, etc.).

En Anda­lu­cía, esta reali­dad se ha uni­do a una estruc­tu­ra socio-eco­nó­mi­ca resul­ta­do de déca­das de polí­ti­cas que ha per­pe­tua­do y agra­va­do la depen­den­cia de nues­tra tie­rra al Esta­do espa­ñol y euro­peo. Polí­ti­cas que han pro­mo­vi­do una agri­cul­tu­ra exten­si­va con menor valor aña­di­do que otros como el indus­trial y finan­cie­ro y cuyos cen­tros de poder y las ganan­cias han esta­do fue­ra del terri­to­rio. Una eco­no­mía basa­da en mono­cul­ti­vos, como el turis­mo y el inmo­bi­lia­rio, que ha pro­vo­ca­do más paro, con­ta­mi­na­ción, pobre­za y pre­ca­rie­dad labo­ral. La entra­da del Esta­do espa­ñol en la Unión Euro­pea creó una depen­den­cia aún mayor de Anda­lu­cía a intere­ses exte­rio­res y una pro­fun­di­za­ción del lati­fun­dis­mo. Solo hay que mirar los núme­ros de las ayu­das de la Polí­ti­ca Agrí­co­la Común (PAC) para ver que éstas se con­cen­tran en los gran­des pro­pie­ta­rios de tie­rras y obvian el cri­te­rio fun­da­men­tal de crea­ción de empleo y desa­rro­llo social. Tam­bién ha pro­vo­ca­do una inten­si­fi­ca­ción del mono­cul­ti­vo en este sec­tor, como es el caso del oli­var y la pro­duc­ción de acei­te de oli­va de alta cali­dad. Inclu­so aun­que los pro­ce­sos de trans­for­ma­ción se pro­duz­can en nues­tra tie­rra, una ausen­cia de fis­ca­li­dad de los gobier­nos esta­tal y anda­luz dejan que ter­mi­nen en empre­sas bri­tá­ni­cas ‑es el caso de la indus­tria cer­ve­ce­ra Cruz­cam­po- y ello sin entrar en quien tie­ne la pro­pie­dad y el con­trol de nues­tros recur­sos e indus­trias (Moreno y Del­ga­do, 2013: 90 – 95).

Anda­lu­cía se pue­de con­si­de­rar, en este sen­ti­do, el sur-Peri­fe­ria den­tro del nor­te-Cen­tro que en ple­na cri­sis del capi­ta­lis­mo glo­bal se está lle­van­do la peor par­te den­tro de los paí­ses del Cen­tro: Emi­gra­ción de su pobla­ción joven más cua­li­fi­ca­da, pér­di­da de salud, altas cotas de pre­ca­rie­dad labo­ral y tasas de paro escan­da­lo­sas y récord en la Unión Euro­pea. A esta situa­ción de opre­sión se aña­de impo­ner a su terri­to­rio una fron­te­ra mili­ta­ri­za­da (Gibral­tar y dos bases de la OTAN) y ser asien­to de las indus­trias más con­ta­mi­nan­tes cuyas plus­va­lías se han apro­pia­do agen­tes exter­nos (polos indus­tria­les en Huel­va y la Bahía de Alge­ci­ras) a lo que se aña­de la actual poten­cia­ción de la peli­gro­sa mine­ría a cie­lo abier­to (Cruz-Rojo y Gil de San Vicen­te, 2015: 247 – 352). En defi­ni­ti­va, su papel se refuer­za como expen­de­dor de mano de obra bara­ta, terri­to­rio base para la explo­ta­ción lati­fun­dis­ta agro­ex­por­ta­do­ra y terri­to­rio-fron­te­ra de la Euro­pa civi­li­za­da y mili­ta­ri­za­da fren­te a la ame­na­zan­te Áfri­ca. La reor­ga­ni­za­ción del Man­do Áfri­ca de Esta­dos Uni­dos ‑AFRICOM- en la base de Morón o el refuer­zo arma­men­tís­ti­co de las bases y des­ta­ca­men­tos esta­bles en Anda­lu­cía; la des­lo­ca­li­za­ción de empre­sas y des­in­dus­tria­li­za­ción de anti­guos polos eco­nó­mi­cos; o la inmo­vi­li­dad del cam­po anda­luz en lo que a tenen­cia de la tie­rra se refie­re; son prue­bas de estas ten­den­cias.

Ser cons­cien­te de esta reali­dad nacio­nal, que se mani­fies­ta de dife­ren­tes for­mas según los terri­to­rios y nacio­nes don­de nos encon­tre­mos, tam­bién impli­ca no per­der de vis­ta el con­tex­to inter­na­cio­nal. Ana­li­zar las manio­bras y movi­mien­tos que se están pro­du­cien­do por la cri­sis pro­fun­da del capi­ta­lis­mo glo­bal que mues­tran en toda su cru­de­za la ausen­cia de valo­res huma­nís­ti­cos en la Unión Euro­pea ante la situa­ción de refu­gia­dos y pobla­ción migran­te. Cri­sis den­tro de la cual está, lógi­ca­men­te, el Esta­do espa­ñol. Muy rela­cio­na­do con lo ante­rior, hay que recor­dar las dra­má­ti­cas con­se­cuen­cias que para los pue­blos de la peri­fe­ria ha supues­to en el pasa­do y en el pre­sen­te el terror, la vio­len­cia y la explo­ta­ción más bru­tal ejer­ci­da por el impe­ria­lis­mo; y que pre­ci­sa­men­te por ello, han sido sus pue­blos los que más han dado ejem­plo de resis­ten­cias y vic­to­rias para el socia­lis­mo mun­dial. Como muy bien expli­ca Samir Amin, las gen­tes del Sur han sido deci­si­vas en la trans­for­ma­ción del mun­do como demues­tra la his­to­ria del siglo XX, des­de la revo­lu­ción rusa, chi­na, cuba­na y del pue­blo viet­na­mi­ta, jun­to a la difi­cul­tad que tie­nen los pue­blos del Nor­te en cues­tio­nar la pro­pie­dad del capi­tal y el orden mun­dial impe­ria­lis­ta (Amin en: Fanon, 2009: 16, 23 – 25).

Vol­vien­do a Euro­pa, el gobierno de Syri­za de Gre­cia ha demos­tra­do que en la Unión Euro­pea no caben alter­na­ti­vas al neo­li­be­ra­lis­mo y que no les tiem­bla la mano en con­de­nar a la rui­na y a la pobre­za a un país ente­ro con tal de no rom­per con el pago a sus acree­do­res y seguir la hoja de ruta de la aus­te­ri­dad. Por otro lado, hay que des­ta­car las limi­ta­cio­nes pro­pias del gobierno de Syri­za den­tro de Gre­cia, y la impo­si­bi­li­dad de avan­zar hacia otra rela­ción con Euro­pa, el famo­so refe­rén­dum don­de el pue­blo grie­go dijo no, pero que se dese­chó des­de el pro­pio gobierno y que sir­ve de ejem­plo de cómo gober­nar no sig­ni­fi­ca tomar el poder, a dife­ren­cia de lo que la inter­pre­ta­ción refor­mis­ta y social­de­mó­cra­ta de las izquier­das con­si­de­ran. Es por ello que a nivel euro­peo, no se ven expre­sa­das fór­mu­las eco­nó­mi­cas fue­ra del ámbi­to del key­ne­sia­nis­mo que se con­si­de­ren alter­na­ti­vas, reales, fren­te a las medi­das neo­li­be­ra­les impe­ran­tes. Ya que estas estas últi­mas medi­das, jun­to con el mili­ta­ris­mo en alza, son vita­les para el man­te­ni­mien­to de un capi­ta­lis­mo mun­dial en pro­fun­das con­tra­dic­cio­nes eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas y éti­cas.

En el Esta­do espa­ñol, pese a la des­afec­ción social, se pro­du­cen dife­ren­tes movi­li­za­cio­nes, des­de el esta­lli­do del 15M, las Mareas Socia­les, la defen­sa del dere­cho a la vivien­da o la orga­ni­za­ción del 22M. Es en este con­tex­to de pro­tes­tas que se ver­te­bra can­di­da­tu­ras ciu­da­da­nas y un espa­cio polí­ti­co-elec­to­ral como es Pode­mos. A nivel terri­to­rial, a la situa­ción excep­cio­nal ‑en el sen­ti­do posi­ti­vo- de la lucha del pue­blo vas­co, des­ta­ca el inde­pen­den­tis­mo cata­lán como expre­sión del enfren­ta­mien­to con el Régi­men del 78 y una orga­ni­za­ción que, sem­bra­da duran­te años, ha veni­do en ofre­cer una autén­ti­ca vic­to­ria elec­to­ral a una orga­ni­za­ción inde­pen­den­tis­ta de izquier­da, muni­ci­pa­lis­ta y anti­ca­pi­ta­lis­ta, como es la CUP. Fren­te a esta plas­ma­ción polí­ti­co-ins­ti­tu­cio­nal ‑o pre­ci­sa­men­te por ella‑, y sal­vo hon­ro­sas excep­cio­nes, la orga­ni­za­ción real de teji­do sin­di­cal, veci­nal, aso­cia­ti­vo, etc. no es tan acu­sa­do, y ya han comen­za­do a aflo­rar crí­ti­cas sobre su efec­to des­mo­vi­li­za­dor. Lo que si es nece­sa­rio recal­car es la casi inexis­ten­cia de orga­ni­za­cio­nes o movi­mien­tos que plan­teen una cla­ra rup­tu­ra del capi­ta­lis­mo y una alter­na­ti­va socia­lis­ta, y nos vol­ve­mos a cen­trar en Anda­lu­cía.

Por­que la expe­rien­cia es tozu­da, sin movi­li­za­ción social, sin tra­ba­jo polí­ti­co de base, sin teji­do veci­nal, sin­di­cal y popu­lar; sin orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias que actúen en el seno de dichos movi­mien­tos con una direc­ción polí­ti­ca, toda prác­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal cae­rá en saco roto. Segui­rá la ausen­cia de una rela­ción de fuer­zas posi­ti­va para apli­car los cam­bios des­de las bases y con un recha­zo a la eco­no­mía capi­ta­lis­ta en toda su exten­sión, más allá de la crí­ti­ca al neo­li­be­ra­lis­mo de los pro­gra­mas eco­nó­mi­cos de Pode­mos, Izquier­da Uni­da o el Plan B euro­peo. Tam­bién es fun­da­men­tal conec­tar el tra­ba­jo prác­ti­co con unos obje­ti­vos teó­ri­co-polí­ti­cos que impli­quen supe­rar el capi­ta­lis­mo y tra­zar una estra­te­gia y una guía para la acción, una filo­so­fía de la pra­xis como herra­mien­ta teó­ri­co-prác­ti­ca de ayu­da para la trans­for­ma­ción social en su camino al socia­lis­mo.

Filo­so­fía de la pra­xis para el estu­dio y trans­for­ma­ción del capi­ta­lis­mo en socie­da­des con­cre­tas

Con­si­de­ra­mos fun­da­men­tal, en la línea teó­ri­co-polí­ti­ca de un mar­xis­mo crí­ti­co, o filo­so­fía de la pra­xis, seguir pro­fun­di­zan­do en las prin­ci­pa­les con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo ‑en un lugar y espa­cio dado- si que­re­mos trans­for­mar de mane­ra radi­cal dicha reali­dad, en este caso Anda­lu­cía. Por­que el estu­dio del capi­ta­lis­mo, en su máxi­ma rique­za y en su mayor gene­ra­li­dad, no pue­de ir des­li­ga­do de la bús­que­da acti­va de su eli­mi­na­ción y de su sus­ti­tu­ción por otro sis­te­ma socio-eco­nó­mi­co libre de la explo­ta­ción huma­na y natu­ral que con­lle­va el pri­me­ro. Bús­que­da que con­si­de­ra­mos la apor­ta­ción fun­da­men­tal de Karl Marx como Rosa Luxem­burg (1899: 27,28) nos mues­tra con estas bri­llan­tes pala­bras:

¿Cuál es la cla­ve que le per­mi­tió a Marx des­en­tra­ñar los fenó­me­nos capi­ta­lis­tas y resol­ver, como si nada, pro­ble­mas cuya solu­ción los genios más bri­llan­tes de la eco­no­mía polí­ti­ca bur­gue­sa ni siquie­ra lle­ga­ron a barrun­tar? Fue su con­cep­ción de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta como fenó­meno his­tó­ri­co, no solo en la medi­da en que lo reco­no­cen en el mejor de los casos los eco­no­mis­tas clá­si­cos, es decir, en lo que res­pec­ta al pasa­do feu­dal del capi­ta­lis­mo, sino tam­bién en lo que con­cier­ne al futu­ro socia­lis­ta del mun­do.

Par­ti­mos de Marx y Engels, del mar­xis­mo clá­si­co y tam­bién del pos­te­rior, pero rei­vin­di­cán­do­lo de otra mane­ra. En rela­ción con el tema que tra­ta­mos fue el comu­nis­ta ita­liano Anto­nio Grams­ci (1891−1937) quien acu­ña el con­cep­to de filo­so­fía de la pra­xis, entre otras muchas apor­ta­cio­nes teó­ri­cas, en su cor­ta vida mili­tan­te. Su con­cep­to de hege­mo­nía de la cla­se domi­nan­te que no solo se refe­ría a la eco­no­mía y a la polí­ti­ca sino tam­bién a lo que lla­mó cul­tu­ra del poder, a tra­vés de la edu­ca­ción, la reli­gión y los medios de comu­ni­ca­ción; plan­tean­do la unión de la super­es­truc­tu­ra y la infra­es­truc­tu­ra lo que expre­só como socie­dad civil, con su cul­tu­ra, ideo­lo­gía, apa­ra­to del Esta­do y otros esen­cia­les ele­men­tos que con­for­man una socie­dad con­cre­ta, abor­dan­do el tema nacio­nal como nece­sa­rio avan­ce para el socia­lis­mo inter­na­cio­nal. Otra de sus gran­des con­tri­bu­cio­nes fue seña­lar que la cla­ses socia­les no son abso­lu­tas o inmu­ta­bles, sino cam­bian­tes, según las diná­mi­cas socia­les de la his­to­ria con­cre­ta de cada país y como él lo apli­có en la Ita­lia fas­cis­ta que le tocó vivir.

Grams­ci fue todo un ejem­plo de mili­tan­cia comu­nis­ta y revo­lu­cio­na­ria, que le cos­tó tor­tu­ras y años de cár­cel. En la épo­ca con­vul­sa de la socie­dad ita­lia­na y euro­pea plan­tea­ba una revo­lu­ción de su país unien­do la lucha cam­pe­si­na y obre­ra, y pro­po­nien­do la toma del poder tenien­do en cuen­ta que dicho poder inclu­ye un con­jun­to de rela­cio­nes uni­das dia­léc­ti­ca­men­te en un todo social fren­te a la vul­ga­ri­za­ción del mar­xis­mo. Advir­tien­do que la con­di­cio­nes obje­ti­vas no hacen la revo­lu­ción: hacen fal­ta las con­di­cio­nes sub­je­ti­vas de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras en su pro­ce­so de luchas eco­nó­mi­cas, pero tam­bién polí­ti­cas y cul­tu­ra­les en la cons­truc­ción de un con­tra­po­der popu­lar (Gil de San Vicen­te, 2012: 189 – 198).

Com­par­ti­mos tam­bién las ideas del filó­so­fo alge­ci­re­ño (Cádiz), exi­lia­do en Méxi­co tras el gol­pe fas­cis­ta espa­ñol, Adol­fo Sán­chez Váz­quez (1915−2011), que entien­de el mar­xis­mo como una filo­so­fía de la pra­xis. Esto no sig­ni­fi­ca que sea una teo­ría prag­má­ti­ca, sino por el con­tra­rio, que inten­ta rea­li­zar el aná­li­sis de la reali­dad social lo más exac­to y obje­ti­vo posi­ble, con el fin de poder guiar los fines esta­ble­ci­dos (revo­lu­cio­na­rios) de la mejor mane­ra. Se con­si­de­ra un defen­sor de la obra de Grams­ci, sobre todo en lo rela­ti­vo al tra­ba­jo que se debe hacer en el cam­po cul­tu­ral y moral, res­pe­tan­do las idio­sin­cra­sias y carac­te­rís­ti­cas pro­pias de cada pue­blo y, en este sen­ti­do, no subor­di­nar­lo a la polí­ti­ca. Cri­ti­ca al mar­xis­mo occi­den­tal (el que sur­ge como nega­ción de aquel que se da en los paí­ses del socia­lis­mo real) como euro­cén­tri­co, ya que no con­si­de­ra las apor­ta­cio­nes de auto­res mar­xis­tas de Áfri­ca, Asia o lati­no­ame­ri­ca­nos, ni apli­ca las ideas de Grams­ci cuan­do inten­ta desa­rro­llar alter­na­ti­vas a la social­de­mo­cra­cia euro­pea.

Sán­chez Váz­quez, con­si­de­ra la pra­xis como ele­men­to cen­tral de supera­ción del idea­lis­mo en la defen­sa del mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co1. Dis­tin­gue la con­cien­cia ordi­na­ria de la con­cien­cia filo­só­fi­ca de pra­xis. La con­cien­cia ordi­na­ria lle­va a la prác­ti­ca uti­li­ta­ria que se hace de mane­ra per­so­nal y a‑teórica, ais­la­do de la teo­ría (empi­ris­mo sim­ple), a lo sumo tras una refle­xión per­so­nal o indi­vi­dual. Supe­rar la con­cien­cia ordi­na­ria requie­re una pra­xis social, una con­cien­cia que aúna la teo­ría con la prác­ti­ca social, una cons­truc­ción de his­to­ria huma­na y social. En este sen­ti­do se cri­ti­ca el teo­ri­cis­mo y la inter­pre­ta­cio­nes meca­ni­cis­tas o neo­po­si­ti­vis­tas del mar­xis­mo por­que se olvi­da la impor­tan­cia de la pra­xis, como herra­mien­ta eman­ci­pa­do­ra de la lucha de cla­ses. Pra­xis que impli­ca tam­bién la gene­ra­ción de cono­ci­mien­tos, ínti­ma­men­te uni­dos a la ela­bo­ra­ción de fines en la acti­vi­dad de la con­cien­cia (o acti­vi­dad huma­na). Se actúa cono­cien­do, de la mis­ma mane­ra que se cono­ce, actuan­do (Sán­chez Váz­quez, 1972: 158). El cono­ci­mien­to humano se inte­gra en la doble e infi­ni­ta tarea del ser humano de trans­for­mar la natu­ra­le­za exte­rior y la suya pro­pia. Es la acti­vi­dad de la con­cien­cia, para trans­for­mar la reali­dad natu­ral o social que nece­si­ta de una teo­ría que tie­ne como obje­to satis­fa­cer una deter­mi­na­da nece­si­dad huma­na, y […] el resul­ta­do es una nue­va reali­dad, que sub­sis­te inde­pen­dien­te­men­te del suje­to o de los suje­tos con­cre­tos que la engen­dra­ron con su acti­vi­dad sub­je­ti­va […]. (Sán­chez Váz­quez, 1972: 160). Es por ello que la teo­ría se ha ido acre­cen­tan­do con­for­me aumen­ta­ba la trans­for­ma­ción prác­ti­ca de la natu­ra­le­za, según las nece­si­da­des del desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas (Sán­chez Váz­quez, 1972: 173 – 200). Y la prác­ti­ca tie­ne una par­te obje­ti­va y otra sub­je­ti­va, obje­ti­va en tan­to que mani­pu­la ele­men­tos obje­ti­vos, aje­nos al suje­to, pero ideal, sub­je­ti­va, en tan­to le guía una teo­ría que tie­ne fuer­te impor­tan­cia en la reali­dad social, en los fines pro­pues­tos, en el cono­ci­mien­to nun­ca abso­lu­to de la reali­dad que se trans­for­ma con­ti­nua­men­te (Sán­chez Váz­quez, 1972: 197 – 200).

Este bre­ve repa­so de la prin­ci­pal obra de Adol­fo Sán­chez Váz­quez mues­tra de for­ma meta­fó­ri­ca el via­je de ida y vuel­ta de un anda­luz y meji­cano, pero sobre todo su apli­ca­ción a las situa­cio­nes con­cre­tas de los paí­ses que nece­si­tan su libe­ra­ción. Resal­ta, jun­to a lo ante­rior, la impor­tan­cia de la cien­cia en las acti­vi­da­des pro­duc­ti­vas, que se da de for­ma para­le­la o simi­lar a la impor­tan­cia de la teo­ría revo­lu­cio­na­ria para la pra­xis polí­ti­ca. Por­que no sólo se estu­dia la revo­lu­ción des­de las expe­rien­cias prác­ti­cas, sino tam­bién des­de el aná­li­sis de las con­tra­dic­cio­nes del sis­te­ma actual: de ahí el inte­rés en estu­diar el capi­ta­lis­mo y su sur­gi­mien­to. Teo­ría como fun­da­men­to cien­tí­fi­co de la sus­ti­tu­ción revo­lu­cio­na­ria del capi­ta­lis­mo por el socia­lis­mo, pero sin olvi­dar el aná­li­sis de las muchas rami­fi­ca­cio­nes que emer­gen de la cul­tu­ra de los opre­so­res y de los opri­mi­dos, don­de inclui­mos de for­ma des­ta­ca­da el estu­dio de la opre­sión hete­ro­pa­triar­cal como lue­go vere­mos.

En este sen­ti­do, el mar­xis­mo es una apro­xi­ma­ción dife­ren­te a la filo­so­fía ‑por su carác­ter prác­ti­co y transformador‑, a la socio­lo­gía ‑por su carác­ter dia­léc­ti­co y mili­tan­te- o a una opción mera­men­te polí­ti­ca ‑por supo­ner un méto­do de aná­li­sis y no una rece­ta polí­ti­ca de apli­ca­ción a casos par­ti­cu­la­res-. De este modo, nos intere­sa traer aquí la refle­xión filo­só­fi­co-polí­ti­ca de Car­los Marx, resu­mi­da en la XI Tesis de Feuer­bach: Los filó­so­fos no han hecho más que inter­pre­tar de diver­sos modos el mun­do, pero de lo que se tra­ta es de trans­for­mar­lo. Y a par­tir de estas carac­te­rís­ti­cas de lo que se tra­ta es de inten­tar desa­rro­llar el mar­xis­mo más dia­léc­ti­co y crí­ti­co, como méto­do, no como guía cerra­da, que pue­da apor­tar refle­xio­nes, crí­ti­cas y auto­crí­ti­cas a las luchas con­cre­tas de los diver­sos movi­mien­tos y orga­ni­za­cio­nes socia­les. Y en este sen­ti­do es nece­sa­rio des­ta­car las apor­ta­cio­nes de Car­los Maria­te­gui, quien en fechas tan tem­pra­nas como la déca­da de 1920 tra­tó el pro­ble­ma indí­ge­na en el Perú2.

Car­los Maria­te­gui pro­fun­di­zó en el dere­cho indio a la edu­ca­ción, a la cul­tu­ra, pero para él esos aspec­tos deben inte­grar­se en las deman­das de acce­so a sus tie­rras comu­na­les para avan­zar al socia­lis­mo. Ya que las luchas y rei­vin­di­ca­cio­nes indí­ge­nas, mien­tras se man­ten­ga en el plano cul­tu­ral o abs­trac­to, care­ce de con­cre­ción his­tó­ri­ca: debe haber rei­vin­di­ca­ción eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca. El socia­lis­mo le lle­va a plan­tear el pro­ble­ma en tér­mi­nos nue­vos. No es un pro­ble­ma étni­co o moral, como dicen los libe­ra­les, sino social, eco­nó­mi­co y polí­ti­co. Pasa de ver al indio como nega­ción huma­na, para­fra­sean­do a Marx, a ver­lo en su con­tex­to socio-eco­nó­mi­co. Ana­li­za la colo­ni­za­ción de su país por fuer­zas inter­na­cio­na­les capi­ta­lis­tas, impe­ria­lis­tas, ayu­da­das por las cla­ses domi­nan­tes loca­les. Colo­ni­za­ción en todas las face­tas, denun­cian­do, por ejem­plo, como las mani­fes­ta­cio­nes reli­gio­sas, fue­ron intro­du­ci­das por ser­vi­cios secre­tos anglo­sa­jo­nes en el siglo XIX y XX (Lowy, 2007: 108 – 126).

Maria­te­gui defien­de a los cam­pe­si­nos siguien­do el mode­lo revo­lu­cio­na­rio que se verá en Cuba (Ché) y Chi­na (Mao), entre otros. Asi­mis­mo, hizo una serie de refle­xio­nes que cho­ca­ban con el mode­lo de paso al socia­lis­mo que se cano­ni­za­ba en Euro­pa (euro­cén­tri­co y etno­cén­tri­co): la vía al socia­lis­mo con el paso pre­vio por la demo­cra­cia capi­ta­lis­ta. Des­ta­ca la impor­tan­cia del pasa­do comu­na­lis­ta, el ayllu: Uni­dad fami­liar exten­sa o comu­ni­dad indí­ge­na que exis­tía en perio­dos pre-colom­bi­nos, y que se man­tie­ne en la actua­li­dad. La mil­pa como uni­dad pro­duc­ti­va, uni­dad de tie­rra cul­ti­va­ble o par­ce­la, en el mun­do andino y la min­ka como ayu­da mutua entre cam­pe­si­nos o comu­ni­da­des3. El socia­lis­mo que pide para Amé­ri­ca Lati­na se mues­tra en estas bellas pala­bras:

La his­to­ria es dura­ción. No vale el gri­to ais­la­do, por muy lar­go que sea su eco; vale la pré­di­ca cons­tan­te, con­ti­nua, per­sis­ten­te. No vale la idea per­fec­ta, abso­lu­ta, abs­trac­ta, indi­fe­ren­te a los hechos, a la reali­dad cam­bian­te y móvil; vale la idea ger­mi­nal, con­cre­ta, dia­lêc­ti­ca, ope­ran­te, rica en poten­cia y capaz de movi­mien­to […] En nues­tra ban­de­ra ins­cri­bi­mos esta sola, sen­ci­lla y gran­de pala­bra: Socia­lis­mo. (Maria­te­gui, 1928: 1.)

Este autor como, Grams­ci y Lukacs en Euro­pa, incor­po­ra­ron la impor­tan­cia de los aspec­tos sub­je­ti­vos ‑aun­que tam­bién comu­nis­tas de la talla de Wilheim Reich y Ale­xan­dra Kollon­tai- que fue­ron excep­cio­nes en el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio mar­xis­ta, y cri­ti­ca­ron el mate­ria­lis­mo vul­gar y meca­ni­cis­ta del refor­mis­mo. En lati­noa­mé­ri­ca, des­ta­can a prin­ci­pios del siglo XX: Julio Anto­nio Mella (del par­ti­do comu­nis­ta cubano), San­dino en Nica­ra­gua, o, pos­te­rior­men­te, auto­res como Eli de Gor­ta­ri en Méxi­co, Bolí­var Eche­va­rría en Ecua­dor y el cono­ci­do revo­lu­cio­na­rio Ché Gue­va­ra, cuyas obras y mili­tan­cias son fun­da­men­ta­les para ver este mar­xis­mo teó­ri­co-prác­ti­co, dia­léc­ti­co, con­cre­to o nacio­na­li­za­do. Que ha cre­ci­do teó­ri­ca­men­te en una con­ti­nua rela­ción con la pra­xis, en una uni­dad dia­léc­ti­ca, en base a estu­dios con­cre­tos de reali­da­des pecu­lia­res y en base a la nece­si­dad de su trans­for­ma­ción.

Defen­de­mos la nece­si­dad de encon­trar un pun­to medio teó­ri­co-prác­ti­co que dé cuen­ta de las pecu­lia­ri­da­des de cada terri­to­rio, pero que se inte­gre en un aná­li­sis glo­bal de las con­tra­dic­cio­nes y carac­te­rís­ti­cas del capi­ta­lis­mo, con el fin de poten­ciar la acción de los movi­mien­tos y orga­ni­za­cio­nes que luchan en base a la expe­rien­cias revo­lu­cio­na­rias de nues­tro recien­te pasa­do. Con­si­de­ra­mos que el cor­pus del mar­xis­mo como teo­ría-matriz englo­ba y sub­su­me todo aque­llo que tie­ne que ver con el sis­te­ma de explo­ta­ción capi­ta­lis­ta, con el res­to de con­tra­dic­cio­nes que le son intrín­se­cas: eco­ló­gi­ca, hete­ro-patriar­cal, nacio­nal; que lo expli­ca todo de mane­ra inter­re­la­cio­na­da e his­tó­ri­ca (Gil de San Vicen­te, 2011: 17 – 21). Que la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta actual tie­ne un com­po­nen­te his­tó­ri­co de opre­sión de cla­se, étni­co-nacio­nal, patriar­cal y de la natu­ra­le­za. Que el estu­dio de estas reali­da­des per­mi­te desa­rro­llar estra­te­gias polí­ti­cas, de pra­xis, para trans­for­mar­la. Que el mun­do no es caó­ti­co, sino que sigue nor­mas en base a intere­ses de la cla­se en el poder. Que el capi­ta­lis­mo sobre todo se ha impues­to, ha impues­to su libre mer­ca­do, en base al puño de hie­rro del terror y la vio­len­cia, del terro­ris­mo del esta­do. Que la cien­cia, la edu­ca­ción, la tec­no­lo­gía, entre otros cono­ci­mien­tos, han sur­gi­do a la par de la nece­si­dad de intere­ses eco­nó­mi­cos y mili­ta­res para con­tro­lar el mun­do y domi­nar­lo; de la nece­si­dad de cono­cer­lo para con­quis­tar­lo y colo­ni­zar­lo. Aun­que lle­ve en su seno, como todas las demás expe­rien­cias su con­tra­rio: La cul­tu­ra, la polí­ti­ca, la cien­cia, la edu­ca­ción y la tec­no­lo­gía al ser­vi­cio del pue­blo.

El capi­ta­lis­mo, así, se ha vis­to con­cep­tua­li­za­do como un mode­lo de explo­ta­ción de una cla­se bur­gue­sa, con un desa­rro­llo his­tó­ri­co de las cla­ses domi­na­das y de la pro­pia cla­se bur­gue­sa, en base a la lucha de cla­ses que se ha desa­rro­lla­do en el seno del sis­te­ma. Que la racio­na­li­dad de cada empre­sa­rio con­cre­to, en su par­ce­la de explo­ta­ción capi­ta­lis­ta, en su bús­que­da del máxi­mo bene­fi­cio; se vuel­ve irra­cio­nal en el con­jun­to del sis­te­ma bur­gués, del capi­tal, que lo lle­va a cri­sis cons­tan­tes y a su deca­den­cia eco­nó­mi­ca y éti­ca. Fue Rosa Luxem­bur­go (1899: 11) quien ana­li­zó y com­pren­dió esa rela­ción dia­léc­ti­ca entre la empre­sa capi­ta­lis­ta media­na que, según el momen­to de expan­sión o regre­sión de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta mun­dial, pene­tra y cre­ce o ter­mi­na des­apa­re­cien­do:

Es fal­so que la his­to­ria de la empre­sa capi­ta­lis­ta media­na avan­za en línea rec­ta has­ta su extin­ción gra­dual. El cur­so de este pro­ce­so es, por el con­tra­rio, bien dia­léc­ti­ca, y avan­za en medio de con­tra­dic­cio­nes. Los sec­to­res capi­ta­lis­tas media­nos se encuen­tra, al igual que los obre­ros, bajo la influen­cia de dos ten­den­cias anta­gó­ni­cas, una ascen­den­te y otra des­cen­den­te. En este caso la ten­den­cia des­cen­den­te es el alza con­ti­nua de la esca­la de la pro­duc­ción, que sobre­pa­sa perió­di­ca­men­te las dimen­sio­nes de las par­ce­las media­nas de capi­tal y las eli­mi­na una y otra vez del terreno de la com­pe­ten­cia mun­dial. La ten­den­cia ascen­den­te es, en pri­mer lugar, la depre­cia­ción perió­di­ca del capi­tal exis­ten­te, que dis­mi­nu­ye nue­va­men­te […] La repre­sen­ta, ade­más, la pene­tra­ción de la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta en nue­vas esfe­ras. La lucha de la empre­sa media­na con­tra el gran capi­tal no pue­de con­si­de­rar­se como una bata­lla de trá­mi­te pare­jo en la que las tro­pas del ban­do más débil retro­ce­den con­ti­nua­men­te en for­ma direc­ta y cuan­ti­ta­ti­va. Antes bien debe ver­se como la des­truc­ción perió­di­ca de las empre­sas peque­ñas, que vuel­ven a cre­cer rápi­da­men­te para ser des­trui­das una vez más por la gran indus­tria. Las dos ten­den­cias pelo­tean a los estra­tos capi­ta­lis­tas media­nos. La ten­den­cia des­cen­den­te debe­rá triun­far al final. El desa­rro­llo de la cla­se obre­ra es dia­me­tral­men­te opues­to.

[…] Si uno reco­no­ce que los peque­ños capi­ta­lis­tas son los pio­ne­ros del pro­gre­so tec­no­ló­gi­co, y si es cier­to que éste cons­ti­tu­ye el pul­so vital de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta, enton­ces es cla­ro que los peque­ños capi­ta­lis­tas son par­te inte­gral del desa­rro­llo capi­ta­lis­ta y solo des­apa­re­ce­rán con éste […] La tasa de ganan­cia, es decir, el incre­men­to rela­ti­vo de capi­tal ‑dijo Marx- es impor­tan­te en pri­mer tér­mino para los nue­vos inver­so­res de capi­tal, que se agru­pan en for­ma inde­pen­dien­te. Ape­nas la for­ma­ción de capi­tal cae exclu­si­va­men­te en manos de un puña­do de gran­des capi­ta­lis­tas, el fue­go revi­vi­fi­can­te de la pro­duc­ción se extin­gue y mue­re.

¡Hay algo más actual que estas líneas magis­tra­les de Rosa Luxem­burg! Mon­dra­gón, Cruz­cam­po, Coosur, Aben­goa, son ejem­plos recien­tes y cer­ca­nos de cómo las empre­sas o coope­ra­ti­vas que fue­ron media­nas ter­mi­nan engu­lli­das en el sis­te­ma capi­ta­lis­ta mun­dial, des­apa­re­ci­das o inte­gra­das en su sis­te­ma. De cómo en perio­do de cri­sis pro­fun­da, como la actual, las cla­ses bur­gue­sas en el poder solo hablan de empren­de­do­res loca­les, de poten­ciar el cono­ci­mien­to para crear nue­vos nichos de nego­cios que tie­nen que ten­der a ser com­pe­ti­ti­vas en el mer­ca­do inter­na­cio­nal, por un lado; y por el otro, abren las puer­tas de par en par a gran­des inver­sio­nes de empre­sas trans­na­cio­na­les extrac­ti­vis­tas y con­ta­mi­nan­tes (mine­ría, indus­trias petro­quí­mi­cas en Anda­lu­cía). La cla­se tra­ba­ja­do­ra mien­tras tan­to acre­cien­ta su empo­bre­ci­mien­to, tra­ba­jo pre­ca­rio y paro. Sin olvi­dar que este pro­ce­so cícli­co se pro­du­ce en un movi­mien­to ascen­den­te y des­cen­den­te como las olas en las tor­men­tas des­ata­das por el sis­te­ma glo­bal.

Y es que la lógi­ca del capi­tal es el máxi­mo bene­fi­cio eco­nó­mi­co; las bur­gue­sías y los Esta­dos com­pi­ten entre sí para acu­mu­lar capi­tal, tie­rras, oro, pro­duc­ción y no que­dar­se atrás en la com­pe­ti­ción inter­na­cio­nal de dicha acu­mu­la­ción, a no ser domi­na­do en esta lucha inter­im­pe­ria­lis­ta. Evi­tar debi­li­tar­se fren­te a otros Esta­dos y fren­te a su pro­pio pue­blo explo­ta­do que pue­de rebe­lar­se. La irra­cio­na­li­dad del sis­te­ma glo­bal se vuel­ve vio­len­cia y nece­si­ta de la mili­ta­ri­za­ción para ata­car a los pue­blos, aun­que pri­me­ro se ceba sobre los más explo­ta­dos de la peri­fe­ria. Y no tan peri­fe­ria, solo hay que obser­var la san­gría cruel e hipó­cri­ta que el Capi­tal (con Esta­dos Uni­dos a la cabe­za) está pro­vo­can­do en Siria. Y, como vere­mos a con­ti­nua­ción, esta vio­len­cia, este terro­ris­mo, estu­vo en la base del sur­gi­mien­to del sis­te­ma capi­ta­lis­ta y nece­si­ta recu­rrir a él en el pasa­do y en la actua­li­dad; en la bús­que­da de capi­tal. Ser cons­cien­te de esta situa­ción, que no es total­men­te nue­va, es una cues­tión teó­ri­ca que afec­ta a las metas y orien­ta­cio­nes de los movi­mien­tos y orga­ni­za­cio­nes socia­les y polí­ti­cas, es pra­xis, autén­ti­ca filo­so­fía de la pra­xis.

Géne­sis del capi­ta­lis­mo

El aná­li­sis con­cre­to de la reali­dad con­cre­ta, pasa por un impres­cin­di­ble estu­dio his­tó­ri­co de cómo hemos lle­ga­do a esta situa­ción. Ya que es de vital impor­tan­cia ver los con­di­cio­nan­tes que han hecho posi­ble el esta­do actual del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, su sur­gi­mien­to y desa­rro­llo. Sur­gi­mien­to que tie­ne mucho que ver con la cone­xión entre Euro­pa y Amé­ri­ca en el mar­co de este colo­quio. Sin poder pro­fun­di­zar lo que nos gus­ta­ría en este tema por fal­ta de espa­cio, sí es nece­sa­rio seña­lar que en los siglos XV y XVI se ponen en mar­cha una serie de fenó­me­nos, en el ori­gen del capi­ta­lis­mo, a los que tene­mos que seguir enfren­tán­do­nos hoy en día. Habla­mos de una acu­mu­la­ción pri­mi­ti­va u ori­gi­na­ria de capi­tal, carac­te­ri­za­da por la vio­len­cia y el terro­ris­mo sobre los pue­blos con el fin de con­se­guir su per­pe­tua­ción. Ésta tie­ne su base en la escla­vi­tud como prác­ti­ca pro­duc­ti­va, sobre todo, en los terri­to­rios ame­ri­ca­nos, fru­to de un comer­cio trian­gu­lar entre las metró­po­lis euro­peas, Áfri­ca como “expen­de­dor” de escla­vos y una gran par­te de Amé­ri­ca como zona colo­ni­za­da que ofre­ce mate­rias pri­mas extraí­das median­te el some­ti­mien­to y explo­ta­ción de la pobla­ción indí­ge­na4.

El nue­vo modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, que se daría de for­ma mar­gi­nal en cier­tos sec­to­res de la indus­tria y agri­cul­tu­ra ingle­sa, holan­de­sa o fran­ce­sa (siglos XVII y XVIII), en un pri­mer momen­to se basó en este escla­vis­mo; en una cre­cien­te explo­ta­ción de la natu­ra­le­za (vis­ta como algo mecá­ni­co a la que se podía expri­mir pro­duc­ti­va­men­te gra­cias al desa­rro­llo de la cien­cia); así como en un mayor con­trol de la socie­dad, de su repro­duc­ción a tra­vés del some­ti­mien­to del cuer­po de la mujer, su sexua­li­dad, liber­tad y sus roles socia­les (con­cre­ta­das en las polí­ti­cas pro­na­ta­lis­tas com­bi­na­das con la asis­ten­cia públi­ca en Fran­cia e Ingla­te­rra, el regis­tro demo­grá­fi­co y la inter­ven­ción del Esta­do en la super­vi­sión de la sexua­li­dad, la pro­crea­ción y la vida fami­liar).

Este aspec­to de la acu­mu­la­ción pri­mi­ti­va, la refe­ri­da a la apro­pia­ción de tipo repro­duc­ti­vo y el aumen­to de la opre­sión patriar­cal sobre las muje­res, no fue sufi­cien­te­men­te ana­li­za­da y con­si­de­ra­da por el mar­xis­mo a pesar de su esen­cial impor­tan­cia. Por lo que cree­mos nece­sa­rio un mayor esfuer­zo teó­ri­co y, sobre todo, prác­ti­co; una insis­ten­cia en la pra­xis para una autén­ti­ca libe­ra­ción de la mujer. Por­que esta opre­sión, que ha dura­do mile­nios, requie­re de todo un aba­ni­co de aná­li­sis y prác­ti­cas obje­ti­vas y sub­je­ti­vas al que vol­ve­re­mos en el últi­mo apar­ta­do de nues­tra ponen­cia. En este sen­ti­do es impres­cin­di­ble el tex­to de Sil­via Fede­ri­ci, El Cáli­ban y la bru­ja5, que mues­tra que una par­te fun­da­men­tal, cen­tral, de esta apro­pia­ción pri­mi­ti­va, fue la de tipo repro­duc­ti­vo, patriar­cal, que sigue con­di­cio­nan­do la actual reali­dad de las muje­res. La auto­ra ana­li­za el ori­gen y desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo des­de un pun­to de vis­ta femi­nis­ta, pero tam­bién de la lucha de cla­ses. De como la caza de bru­jas que eje­cu­tó y tor­tu­ró a cien­tos de miles de muje­res duran­te los siglos XVI y XVII, bajo una cri­sis demo­grá­fi­ca y eco­nó­mi­ca, pro­vo­có una nue­va divi­sión sexual del tra­ba­jo que con­fi­nó a las muje­res al tra­ba­jo repro­duc­ti­vo en el sur­gi­mien­to del capi­ta­lis­mo (Fede­ri­ci, 2010: 26). En esos siglos, las polí­ti­cas de tie­rra y tra­ba­jo de la era mer­can­ti­lis­ta; tan­to la per­se­cu­ción de las bru­jas como la tra­ta de escla­vos y los cer­ca­mien­tos de las tie­rras comu­na­les, su con­trol y pri­va­ti­za­ción, cons­ti­tu­ye­ron un aspec­to cen­tral de la acu­mu­la­ción y for­ma­ción del pro­le­ta­ria­do moderno en Euro­pa como en el Nue­vo Mun­do (Sige­rist, 2011: 94, 95)6. Y que, por tan­to, la expro­pia­ción de los medios de pro­duc­ción de los tra­ba­ja­do­res euro­peos y la escla­vi­tud de los pue­blos de Amé­ri­ca y Áfri­ca en las minas y plan­ta­cio­nes del Nue­vo Mun­do no fue­ron los úni­cos fac­to­res de la acu­mu­la­ción, ya que este pro­ce­so requi­rió la trans­for­ma­ción del cuer­po y el some­ti­mien­to de las muje­res para la repro­duc­ción de la fuer­za de tra­ba­jo (Fede­ri­ci, 2010: 249, 250).

La colo­ni­za­ción del con­ti­nen­te ame­ri­cano, comen­zó a sen­tar las bases de una explo­ta­ción de los gru­pos indí­ge­nas (tra­ba­jos for­za­dos median­te la mit’a7), de su rique­za natu­ral y sus cono­ci­mien­tos. Esta domi­na­ción de comu­ni­da­des, mate­rias pri­mas y sabe­res, y se poten­ció, fun­da­men­tal­men­te, en el siglo XIX con el esta­ble­ci­mien­to, ya en una lógi­ca com­ple­ta­men­te capi­ta­lis­ta, de las repú­bli­cas oli­gár­qui­cas en Amé­ri­ca cuyo mar­co polí­ti­co fue­ron los recién inven­ta­dos esta­do-nación. El avan­ce del capi­tal, fre­na­do en par­te en el siglo XX por los movi­mien­tos de resis­ten­cia y opo­si­ción orga­ni­za­da de sus muje­res y hom­bres, con­ti­nua has­ta nues­tros días. Des­de enton­ces, el capi­ta­lis­mo lati­no­ame­ri­cano tomó un papel subor­di­na­do, en un mode­lo neo­co­lo­nial, a los intere­ses del cen­tro impe­ria­lis­ta, y con los pro­ble­mas prác­ti­cos ‑polí­ti­cos, revo­lu­cio­na­rios- que ello con­lle­va, como expu­so la obra de Maria­te­gui de for­ma magis­tral en su pug­na con el APRA (Par­ti­do Apris­ta Peruano)8.

Anda­lu­cía, por su par­te, se esta­ble­ce como terri­to­rio fun­da­men­tal­men­te lati­fun­dis­ta y de explo­ta­ción agro­pe­cua­rio tras la con­quis­ta de Al-Anda­lus (siglos XIII-XV). En su tie­rra tam­bién se vivie­ron los pro­ce­sos de some­ti­mien­to de las muje­res y con­trol de su sexua­li­dad, pero no se desa­rro­lla­ron estruc­tu­ras capi­ta­lis­tas de pro­duc­ción, más allá del papel que la Casa de Con­tra­ta­ción en la Carre­ra de Indias jugó en la lle­ga­da de meta­les pre­cio­sos redis­tri­bui­dos a la Euro­pa capi­ta­lis­ta, y que se vio refle­ja­da en el dina­mis­mo de la agri­cul­tu­ra y el comer­cio de la Baja Anda­lu­cía. Debe­mos des­ta­car cómo con la pér­di­da de las colo­nias, en el siglo XIX, hay pro­yec­tos de la bur­gue­sía anda­lu­za (fun­da­men­tal­men­te mala­gue­ña, sevi­lla­na y gadi­ta­na) para desa­rro­llar un mode­lo eco­nó­mi­co capi­ta­lis­ta de tipo indus­trial, posi­bi­li­dad que fue sega­da por las pro­pias oli­gar­quías terra­te­nien­tes anda­lu­zas y las bur­gue­sías cata­la­nas y vas­cas, en el nacien­te mode­lo de esta­do-nación espa­ñol cen­tra­li­za­do. Será este momen­to el que mar­que la ten­den­cia actual, muy bien expli­ca­da por Manuel Del­ga­do Cabe­za (2013: 93 – 128), de un terri­to­rio peri­fé­ri­co, de explo­ta­ción de mate­rias pri­mas y de mano de obra bara­ta para el res­to del Esta­do, con impor­tan­cia en el mono­cul­ti­vo turís­ti­co y de explo­ta­ción agrí­co­la inten­si­va cos­te­ra, y exten­si­va inte­rior.

Por una nue­va socie­dad anda­lu­za fue­ra del capi­ta­lis­mo

Defen­de­mos que es más nece­sa­rio que nun­ca plan­tear­se la sus­ti­tu­ción del sis­te­ma capi­ta­lis­ta por otro socia­lis­ta o comu­ni­ta­rio. Como tam­bién con­si­de­ra­mos esen­cial recons­truir la pro­pia his­to­ria de explo­ta­cio­nes del sis­te­ma capi­ta­lis­ta (de cla­se, patriar­cal, nacio­nal, de la natu­ra­le­za) para cono­cer sus carac­te­rís­ti­cas actua­les en Anda­lu­cía, don­de nos encon­tra­mos, pero tam­bién cono­cer y soli­da­ri­zar­nos con la his­to­ria de las luchas de los pue­blos de cual­quier lugar del mun­do, por­que exis­ten nexos inter­na­cio­na­les muy poten­tes que hace que nues­tros pro­ble­mas y luchas con­cre­tas y par­ti­cu­la­res ten­gan mucho en común con las de otros pue­blos cer­ca­nos y leja­nos.

Que Anda­lu­cía no solo es una nación opri­mi­da por el Esta­do espa­ñol, ya que éste par­ti­ci­pa a su vez de un sis­te­ma, de una dic­ta­du­ra del capi­tal y de la cla­se bur­gue­sa inter­na­cio­nal que se resis­te a ver­se des­po­ja­da de sus pri­vi­le­gios. Resis­ten­cia que adquie­re muchos ropa­jes visi­bles e invi­si­bles sien­do uno fun­da­men­tal su carác­ter repre­si­vo, la actual Ley de Segu­ri­dad Ciu­da­da­na es solo una de las pun­tas de ese Ice­berg. Como aspec­to inter­na­cio­nal de este carác­ter vio­len­to y mili­ta­ris­ta, es paten­te la ame­na­za que supo­ne a cual­quier movi­mien­to eman­ci­pa­dor las bases mili­ta­res de la OTAN asen­ta­das en nues­tro terri­to­rio.

Estas cues­tio­nes son silen­cia­das por el refor­mis­mo y por las ilu­sio­nes de una demo­cra­cia par­la­men­ta­ria en el Esta­do espa­ñol y en otros Esta­dos euro­peos que mues­tran cada vez más des­ca­ra­da­men­te su carác­ter reac­cio­na­rio e impe­ria­lis­ta, de mani­pu­la­ción ideo­ló­gi­ca a tra­vés de sus gran­des medios de comu­ni­ca­ción. Situa­cio­nes que deben con­ti­nua­men­te denun­ciar­se no sola­men­te como un medio defen­si­vo de los movi­mien­tos y orga­ni­za­cio­nes socia­les y polí­ti­cas; sino tam­bién por­que hay que mos­trar que nin­gún ver­da­de­ro poder popu­lar: nin­gún cam­bio en pro­fun­di­dad se dará en el actual mar­co buro­crá­ti­co-mili­tar. Aquí esta­mos alu­dien­do a la defen­sa y bús­que­da de un sobe­ra­nía polí­ti­ca del pue­blo anda­luz, para lo cual debe­mos poten­ciar mode­los muni­ci­pa­lis­tas y asam­blea­rios que per­mi­tan una demo­cra­cia real sobre la que sus­ten­tar la nue­va socie­dad. A nivel pro­po­si­ti­vo, tam­bién que­re­mos seña­lar la nece­sa­ria trans­for­ma­ción de la pro­pie­dad pri­va­da de medios de pro­duc­ción por una pro­pie­dad colec­ti­va y comu­ni­ta­ria, don­de se defien­da la sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca para todo nues­tro pue­blo.

Esta sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca, debe ir, por su par­te, de la mano de una sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, ya que enten­de­mos que nues­tra tie­rra es lo sufi­cien­te­men­te rica en recur­sos natu­ra­les, sabe­res y cul­tu­ras tra­di­cio­na­les y sos­te­ni­bles en esta mate­ria, como para que ten­ga­mos que impor­tar la mayo­ría de ali­men­tos que con­su­mi­mos, tal como ocu­rre en la actua­li­dad. Por supues­to, nece­si­ta­mos desa­rro­llar una sobe­ra­nía tec­no­ló­gi­ca, ener­gé­ti­ca, de pro­duc­tos manu­fac­tu­ra­dos, de la salud, etc. que de cuen­ta de las nece­si­da­des bási­cas de nues­tra pobla­ción sin depen­der del actual mar­co de pro­duc­ción y repro­duc­ción capi­ta­lis­ta glo­ba­li­za­do, que exter­na­li­za cos­tes ambien­ta­les y huma­nos en paí­ses más pobres y explo­ta­dos de la peri­fe­ria, a cos­ta de nues­tro bien­es­tar. Aquí, entra­ría­mos tam­bién en la fun­da­men­tal crí­ti­ca a la feti­chi­za­ción de la mer­can­cía y del valor de cam­bio ‑del con­su­mo- que en este sis­te­ma se con­vier­te en sagra­do, para sus­ti­tuir­lo por una eco­no­mía del valor de uso, del buen vivir del que la cul­tu­ra y modo de vida anda­lu­za apor­ta tan­to, en el que satis­fa­cer las nece­si­da­des bási­cas de la pobla­ción y sus rique­zas crea­ti­vas sea el motor de la socie­dad y de sus inquie­tu­des.

Este­mos en Anda­lu­cía o en otra nación opri­mi­da de Euro­pa, de Lati­noa­mé­ri­ca o de cual­quier lugar del mun­do, cons­ta­ta­mos la actua­li­dad del aná­li­sis de la eco­no­mía polí­ti­ca de Marx y de la dia­léc­ti­ca en gene­ral. Que la ley ten­den­cial a una menor tasa de ganan­cia y las con­se­cuen­tes cri­sis eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas, pro­duc­to de las con­tra­dic­cio­nes del sis­te­ma capi­ta­lis­ta glo­bal, nos obli­ga a orien­tar la sali­da hacia el socia­lis­mo, fren­te al capi­ta­lis­mo y el impe­ria­lis­mo. Que nues­tra cons­cien­cia polí­ti­ca de la situa­ción actual tam­bién nos debe movi­li­zar en lo per­so­nal y social. Con­tra la buro­cra­cia, la obe­dien­cia y la sumi­sión hacia el Esta­do y sus múl­ti­ples opre­sio­nes que alcan­zan has­ta nues­tras vidas más per­so­na­les, con­tra la sumi­sión a la fami­lia bur­gue­sa patriar­cal, con­tra la opre­sión hete­ro­pa­triar­cal median­te la resis­ten­cia eman­ci­pa­do­ra de las muje­res y tam­bién de los hom­bres. Por­que no pode­mos ser creí­bles en nues­tra lucha polí­ti­ca si nues­tra lucha per­so­nal está coja, si nues­tra vida más per­so­nal está lle­na de con­tra­dic­cio­nes.

Por tan­to, en Anda­lu­cía, tene­mos mucho que tra­ba­jar para poten­ciar nues­tras cons­cien­cias libe­ra­do­ras en los con­tex­tos per­so­na­les, socia­les y polí­ti­cos, inter­re­la­cio­na­dos dia­léc­ti­ca­men­te. En la actua­li­dad nece­si­ta­mos insis­tir más en los aspec­tos polí­ti­cos de nues­tra cons­cien­cia de pue­blo, sin olvi­dar­nos de las con­tra­dic­cio­nes en el ámbi­to per­so­nal y fren­te a la opre­sión hete­ro­pa­triar­cal. Nos ayu­da­re­mos de la teo­ría y de la prác­ti­ca, de las ense­ñan­zas de la lucha de cla­ses, de las expe­rien­cias de resis­ten­cias colec­ti­vas pasa­das y pre­sen­tes. Aumen­tar nues­tras capa­ci­da­des crí­ti­cas y auto­crí­ti­cas den­tro de los movi­mien­tos socia­les y sin­di­ca­les ‑en lo polí­ti­co- y de los ejem­plos que muje­res, aun­que tam­bién cada vez más hom­bres, nos mues­tran al deci­dir vivir sus vidas libres, no sumi­sas a todo tipo de feti­ches de segu­ri­dad ‑en lo per­so­nal. La prác­ti­ca eman­ci­pa­do­ra en todos estos impres­cin­di­bles terre­nos mode­la nues­tro pen­sa­mien­to y lo hace auto­crí­ti­co para seguir esa lucha de com­pro­mi­so, de pra­xis radi­cal, que va a la raíz de los pro­ble­mas. Des­de los más con­cre­tos a los más gene­ra­les, y aun­que ambos con­tex­tos son fun­da­men­ta­les, será des­de lo per­so­nal y local don­de el movi­mien­to se hace y lo orien­ta hacia lo más gene­ral, por­que es a par­tir de la base de las orga­ni­za­cio­nes mili­tan­tes y la base de nues­tras vidas cohe­ren­tes con el nivel de impli­ca­ción y capa­ci­dad de lucha, como podre­mos tejer hilos de resis­ten­cia popu­lar.

Si opta­mos por el cam­bio, por la lucha revo­lu­cio­na­ria, debe­mos diri­gir­la estra­té­gi­ca­men­te hacia los obje­ti­vos de una socie­dad, y una vida, cla­ra­men­te dife­ren­te, anta­gó­ni­ca con la civi­li­za­ción del capi­tal y anta­gó­ni­ca con la cómo­da, pero fal­sa, vida y fami­lia indi­so­lu­ble bur­gue­sa. En defi­ni­ti­va, de for­ma pro­gre­si­va y a los nive­les que las per­so­nas y gru­pos mili­tan­tes pue­dan y quie­ran, hay que optar por el cam­bio en todos esos aspec­tos para lograr la feli­ci­dad, la bue­na vida, que los anda­lu­ces y anda­lu­zas tie­nen de for­ma muy pro­fun­da en su cul­tu­ra más genui­na y ances­tral. Cuan­do las muje­res y hom­bres de Anda­lu­cía demos­tra­mos, nos deci­di­mos, ante los pro­ble­mas, por una opción libre y ple­na, por el ideal de feli­ci­dad huma­na, aun­que en muchos aspec­tos sea­mos derro­ta­dos, repre­sa­lia­dos, en muchos otros sali­mos for­ta­le­ci­dos y nues­tro esfuer­zo se per­pe­tua­rá en las nue­vas gene­ra­cio­nes.

Y en esta dia­léc­ti­ca de la lucha de cla­ses, en esta dis­yun­ti­va o dile­ma, luchar o dejar hacer, obe­de­cer al Amo o a la Ama9, el mie­do es un ele­men­to muy a tener pre­sen­te. El mie­do no solo a la repre­sión en todos sus aspec­tos, sino tam­bién a la liber­tad como tan bien ana­li­zó Erich Fromm, el mie­do a lo des­co­no­ci­do, a cam­biar nues­tra cómo­da nor­ma­li­dad. El mie­do que nos inmo­vi­li­za, cons­cien­te o incons­cien­te­men­te, y que Wilheim Reich estu­dió des­de su dis­ci­pli­na, la psi­co­lo­gía, expli­can­do los com­por­ta­mien­tos irra­cio­na­les en el duro momen­to polí­ti­co que le tocó vivir. Que lo que es nece­sa­rio expli­car, no es por que el opri­mi­do se suble­va o el des­gra­cia­do se sepa­ra o se enfren­ta a su situa­ción de mise­ria afec­ti­va, sino por qué la mayo­ría de los opri­mi­dos no se suble­van y la mayo­ría de los que viven en una mise­ra­ble rela­ción afec­ti­va no rom­pen con su situa­ción.

Y es que los cam­bios his­tó­ri­cos para las per­so­nas y paras los pue­blos supo­nen deci­sión, elec­ción y acción a nivel indi­vi­dual y colec­ti­vo. Nun­ca podre­mos estar segu­ros que nues­tra opción sea cer­te­ra, pero si esta­mos segu­ras que los movi­mien­tos, las luchas de los de aba­jo crean nichos, expe­rien­cias para los actua­les y futu­ros hom­bres y muje­res nue­vas; y por­que en el pro­ce­so, se mejo­ran nues­tras con­di­cio­nes de vida. La gran actua­li­dad del mar­xis­mo no es solo ser guía para la lucha con­tra su enemi­go his­tó­ri­co, para noso­tras tam­bién radi­ca en que nos expli­ca que vivien­do en el filo de la nava­ja, por ejem­plo fue­ra de la como­di­dad de la pare­ja bur­gue­sa e hipó­cri­ta, pero vivien­do feli­ces como muje­res y hom­bres eman­ci­pa­dos y colec­ti­vos (abier­tos a cual­quier for­ma­to de ver­da­de­ras rela­cio­nes afec­ti­vas), esta­mos cons­tru­yen­do des­de ya embrio­nes de la nue­va socie­dad anda­lu­za.

Muy rela­cio­na­do con los aspec­tos psi­co­ló­gi­cos y per­so­na­les en los que nos hemos exten­di­do por su impor­tan­cia para la lucha mili­tan­te, es la opre­sión sobre las muje­res, un asun­to de suma prio­ri­dad. Los pro­ce­sos his­tó­ri­cos que muy some­ra­men­te hemos ana­li­za­do en el apar­ta­do ante­rior, expli­can como la opre­sión hete­ro­pa­triar­cal sigue mani­fes­tán­do­se de muchas for­mas, no solo por una peor situa­ción social y eco­nó­mi­ca de las muje­res, sino tam­bién por la per­pe­tua­ción del terro­ris­mo machis­ta, los efec­tos de las vio­la­cio­nes, el mal­tra­to ‑sibi­lino a veces- o la impo­si­ción de la belle­za como una con­di­ción de acep­ta­ción social que han con­tri­bui­do al dis­cur­so sobre el cuer­po en nues­tros tiem­pos.

La lucha femi­nis­ta es más nece­sa­ria que nun­ca, una pra­xis que requie­re una alta cons­cien­cia de dicha opre­sión ‑muchas veces sutil y sub­te­rrá­nea- por par­te de muje­res y hom­bres, y que empie­zan en las muje­res, aun­que ‑con cier­to retra­so lógi­co- tam­bién en los hom­bres. La vio­len­cia machis­ta que sufren actual­men­te las muje­res en Anda­lu­cía y otros terri­to­rios que esta­mos ana­li­zan­do, es una mues­tra cruel de un sis­te­ma que tie­ne en el poder ‑obje­ti­vo y sobre todo subjetivo‑, a los hom­bres blan­cos, hete­ro­pa­triar­ca­les de todas las cla­ses socia­les, pero sobre todo los que ocu­pan pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad y poder, inclu­so den­tro de movi­mien­tos socia­les y orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias. Por tan­to, la cohe­ren­cia polí­ti­ca y social, es humo si no se ve acom­pa­ña­da de un cohe­ren­cia per­so­nal anti­pa­triar­cal que requie­re de una pra­xis revo­lu­cio­na­ria como un todo. El tra­ba­jo de cons­cien­cia de cla­se, nacio­nal y anti­pa­triar­cal en nues­tros terri­to­rios, en Anda­lu­cía en par­ti­cu­lar, requie­re de una lucha muy dura en todos los aspec­tos de nues­tras vidas, en el día a día de las muje­res y de los hom­bres.

Para ter­mi­nar, nos gus­ta­ría vol­ver a rei­vin­di­car espa­cios como este, ya que nos ayu­dan a ver que los cam­bios socia­les y trans­for­ma­do­res sólo son posi­bles crean­do peque­ños nichos de con­tra-poder popu­lar en un pro­ce­so de cons­truc­ción colec­ti­va, en dife­ren­tes ámbi­tos, con los gru­pos, aso­cia­cio­nes, sin­di­ca­tos y asam­bleas que, aun­que con mucha difi­cul­tad, están sur­gien­do en nues­tra tie­rra. Ya hemos comen­ta­do la impor­tan­cia de inves­ti­gar y denun­ciar qué se ocul­ta deba­jo de la super­fi­cie, tras la facha­da de la ideo­lo­gía domi­nan­te. Será en nues­tra acción en todos los con­tex­tos comen­ta­dos, y a tra­vés del méto­do dia­léc­ti­co, que nos ayu­da­re­mos a enten­der y rela­cio­nar mejor el aná­li­sis de la situa­ción con­cre­ta y gene­ral, refle­xi­va, cons­cien­te de dicha reali­dad y de los pro­pios pen­sa­mien­tos: la filo­so­fía de la pra­xis. Que en los pro­ce­sos eman­ci­pa­do­res pode­mos rom­per con la nor­ma­li­dad está­ti­ca y sacar las con­tra­dic­cio­nes inter­nas, uni­dad y lucha entre ellas, de noso­tras mis­mas y de la socie­dad. La dia­léc­ti­ca es el méto­do que hace que el mar­xis­mo sea la menos dog­má­ti­ca de las doc­tri­nas y, ade­más, don­de las viven­cias per­so­na­les y colec­ti­vas de la lucha per­so­nal y social es dolor y pasión, ale­grías y sufri­mien­tos, es, en suma, vida mis­ma, pero ante todo vida libre. Por­que esas muje­res y hom­bres libres nos recuer­dan que la deci­sión valien­te y rebel­de en los momen­tos extre­mos es lo que carac­te­ri­za a la espe­cie huma­na.

Con­cep­ción Cruz Rojo, mili­tan­te del Sin­di­ca­to Anda­luz de Trabajadoras/​es de la Uni­ver­si­dad de Sevi­lla.

Sevi­lla, 2 de octu­bre de 2016

Este escri­to es una exten­sión de la ponen­cia pre­sen­ta­da en el colo­quio Poder y Peri­fe­rias. Nues­tra Amé­ri­ca [Abya Yala] – Nues­tra Anda­lu­cía, US-Sevi­lla, UNAM-Méxi­co DF y UC-Ber­ke­ley, 4 de diciem­bre de 2013÷20−21 de febre­ro de 2014 y 17 de abril de 2014.

Biblio­gra­fía

  • Cruz-Rojo C. y Gil de San Vicen­te I.: Dere­chos huma­nos como arma de des­truc­ción masi­va, Boltxe Lubu­ruak, Bil­bo, 2015.
  • Del­ga­do M.: Eco­no­mía, terri­to­rio y des­igual­da­des regio­na­les, Revis­ta de estu­dios regio­na­les, nº 75, 2006, pp. 93 – 128.
  • Fanon, F.: Piel negra, más­ca­ras blan­cas, Edi­cio­nes Akal, S.A., Huma­nes (Madrid), 2009.
  • Fede­ri­ci, S.: El Cali­bán y la bru­ja. Muje­res, cuer­po y acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria, Edi­to­rial Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na, 2010.
  • Gil de San Vicen­te, I.: Mar­xis­mo ver­sus socio­lo­gía, Boltxe Lubu­ruak, Bil­bo, 2012.
  • Gil de San Vicen­te, I.: Dos tesis mar­xis­tas, Trin­che­ra, Cara­cas, 2011.
  • Luxem­burg, R.: Refor­ma o revo­lu­ción, Edi­cio­nes digi­ta­les Izquier­da Revo­lu­cio­na­ria, Ber­lín, 1899 (https://​www​.mar​xists​.org/​e​s​p​a​n​o​l​/​l​u​x​e​m​/​0​1​R​e​f​o​r​m​a​o​r​e​v​o​l​u​c​i​o​n​_​0​.​pdf).
  • Lowy, M.: El mar­xis­mo en Amé­ri­ca Lati­na. Anto­lo­gía des­de 1909 has­ta nues­tros días (Edi­ción actua­li­za­da), LOM Edi­cio­nes, San­tia­go de Chi­le, 2007.
  • Maria­te­gui, JC.: Amau­ta, año III, nº 17, Lima, sep­tiem­bre de 1928.
  • Moreno, I., Del­ga­do, M.: Anda­lu­cía: una cul­tu­ra y una eco­no­mía para la vida, Atra­pa­sue­ños, Sevi­lla, 2013.
  • Sán­chez Váz­quez, A.: Los tra­ba­jos y los días, Fede­ri­co Álva­rez (Ed.), facul­tad de filo­so­fía y letras, UNAM, Méxi­co, 1995.
  • Sán­chez Váz­quez, A.: Filo­so­fía de la pra­xis, Gri­jal­bo, Méxi­co, 1972.
  • Sige­rist, H.: Hitos en la his­to­ria de la salud públi­ca, Siglo XXI edi­to­res, Méxi­co, D. F, 2011.
  1. La Pra­xis es acti­vi­dad huma­na que se diri­ge a un fin ideal que la guía; el resul­ta­do está deter­mi­na­do por el futu­ro que se quie­re con­se­guir. Es la con­cien­cia la que deter­mi­na la acti­vi­dad pro­pia­men­te huma­na: el resul­ta­do tie­ne dos nive­les de exis­ten­cia, el ideal y el efec­ti­vo. El resul­ta­do real no tie­ne por­que ade­cuar­se al resul­ta­do ideal, sino que el segun­do guía al pri­me­ro por la prác­ti­ca trans­for­ma­do­ra huma­na. La his­to­ria huma­na es pro­duc­to de las con­tra­dic­cio­nes entre seres indi­vi­dua­les que actúan cons­cien­te­men­te con for­mas de orga­ni­za­ción según los pen­sa­mien­tos de cla­ses, de intere­ses o pro­yec­tos de per­so­nas. Fines que sur­gen de cier­ta con­cien­cia y posi­ción ante el mun­do que se quie­re cam­biar, no de mane­ra abs­trac­ta, sino social­men­te ins­cri­ta.
  2. Los frag­men­tos e ideas fun­da­men­ta­les de Maria­te­gui han sido extraí­das del libro de Michael Lowy El mar­xis­mo en Amé­ri­ca Lati­na. Anto­lo­gía des­de 1909 has­ta nues­tros días (Edi­ción actua­li­za­da), 2007, LOM Edi­cio­nes, San­tia­go de Chi­le, pp. 108 – 126.
  3. Sis­te­ma de tra­ba­jo colec­ti­vo entre comu­ni­da­des de la región andi­na, sobre todo para hacer tra­ba­jo de uti­li­dad tam­bién colec­ti­va (repa­rar cami­nos puen­tes, etc.).
  4. Marx comen­ta­ba que el capi­tal emer­gió cho­rrean­do san­gre y mugre de los pies a la cabe­za. En el Nue­vo Mun­do, mul­ti­tud de per­so­nas die­ron su vida sacan­do pla­ta y mer­cu­rio de las minas, en Euro­pa orien­tal se ori­gi­nó una segun­da ser­vi­dum­bre, en la occi­den­tal se die­ron los cer­ca­mien­tos de tie­rras y la caza de bru­jas y, en el hori­zon­te, el sur­gi­mien­to del trá­fi­co de escla­vos.
  5. El títu­lo se basa en la obra de Sha­kes­pea­re, La Tem­pes­tad, cuyos pro­ta­go­nis­tas son el Cali­bán (el rebel­de anti­co­lo­nial, sím­bo­lo del pro­le­ta­ria­do mun­dial) y la Bru­ja que encar­na a la here­je, la curan­de­ra, la espo­sa des­obe­dien­te, la mujer que se ani­ma a vivir sola o que enve­ne­na la comi­da del amo.
  6. Unos cien años atrás en Esta­dos Uni­dos ‑y esto se pue­de apli­car pro­ba­ble­men­te a cual­quier país indus­tria­li­za­do- una de cada cin­co per­so­nas satis­fac­to­ria­men­te emplea­das era obre­ra, y cua­tro eran posee­do­res de sus pro­pios medios de pro­duc­ción, en cali­dad de agri­cul­to­res inde­pen­dien­tes, arte­sa­nos y comer­cian­tes. Actual­men­te, lue­go de dos revo­lu­cio­nes indus­tria­les, cua­tro de cada cin­co son obre­ros o emplea­dos asa­la­ria­dos, lo que sig­ni­fi­ca que la mayo­ría de la pobla­ción depen­de para vivir del mer­ca­do labo­ra.. Sige­rist, H.: Hitos en la his­to­ria de la salud públi­ca, Siglo XXI edi­to­res, Méxi­co, D. F, 2011, pp. 94,95.
  7. La mit’a es un sis­te­ma de tra­ba­jo obli­ga­to­rio de la comu­ni­dad para el Esta­do, por el cual cada comu­ni­dad andi­na da de for­ma perió­di­ca tra­ba­ja­do­res para el Esta­do, pri­me­ro incai­co, lue­go colo­nial espa­ñol.
  8. En el con­tex­to polí­ti­co de ascen­so del fas­cis­mo en Euro­pa y de las estra­te­gias de Fren­te Popu­lar, en su país, Maria­te­gui se enfren­ta a la idea de que la bur­gue­sía nacio­nal pue­de rea­li­zar una revo­lu­ción demo­crá­ti­ca, avan­zar hacia unas repú­bli­cas ver­da­de­ra­men­te inde­pen­dien­tes eco­nó­mi­ca­men­te, ya que el sis­te­ma exis­ten­te es semi-feu­dal, según afir­ma­ba el APRA. Argu­men­ta­ba que las bur­gue­sías eran las pri­me­ras bene­fi­cia­rias de un mode­lo eco­nó­mi­ca depen­dien­te del impe­ria­lis­mo y semi­co­lo­nial, y, por lo tan­to, que no pue­den ser agen­tes revo­lu­cio­na­rios ni van a modi­fi­car esen­cial­men­te el sta­tus quo; que la revo­lu­ción socia­lis­ta es la úni­ca sali­da a la situa­ción de lo repú­bli­cas lati­no­ame­ri­ca­nas.
  9. Aquí nos refe­ri­mos a la figu­ra del Amo como sím­bo­lo del Esta­do opre­sor, pero tam­bién del hom­bre, padre y espo­so, o novio. Y a la figu­ra de la Ama como sím­bo­lo de la ideo­lo­gía opre­so­ra, del feti­che de la como­di­dad bur­gue­sa.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *