Boli­via: vio­len­cia ante los cam­bios sobe­ra­nos a la polí­ti­ca minera

En la madru­ga­da del pasa­do 26 de agos­to, en la loca­li­dad de Pan­du­ro, fue encon­tra­do ase­si­na­do a gol­pes, y con cla­ros sig­nos de tor­tu­ra, el Vice­mi­nis­tro de Régi­men Inte­rior de Boli­via, Rodol­fo Illa­nes, quien diri­gía en terreno los inten­tos de enta­blar un diá­lo­go con los coope­ra­ti­vis­tas mine­ros, que se encuen­tran en dispu­ta con el Gobierno. La esca­la­da de vio­len­cia tam­bién se cobró la vida de dos mine­ros, aun­que sin estar cla­ras las situa­cio­nes de su muer­te, según datos oficiales.

El ini­cio del con­flic­to se remon­ta al pasa­do 10 de agos­to, cuan­do 4.000 per­so­nas liga­das a las coope­ra­ti­vas mine­ras se movi­li­za­ron blo­quean­do carre­te­ras en con­tra de la modi­fi­ca­ción sobe­ra­na de la Ley Mine­ra que hicie­ra el gobierno de Evo Mora­les, prohi­bien­do que las empre­sas pri­va­das pue­dan inver­tir en las con­ce­sio­nes, para supe­rar las leyes del siglo XX que per­mi­tían la explo­ta­ción de los yaci­mien­tos mine­ros por cual­quier par­ti­cu­lar, inclu­so extranjero.

De acuer­do a un docu­men­to rea­li­za­do por el Cen­tro de Docu­men­ta­ción e Infor­ma­ción Boli­via (CEDIB) que data del año 20081, al inte­rior de las coope­ra­ti­vas exis­ten impor­tan­tes estra­ti­fi­ca­cio­nes socia­les y eco­nó­mi­cas. Los socios son aque­llos que cuen­tan con un mayor poder de deci­sión y de bene­fi­cios y que, muchas veces, sub­con­tra­tan tra­ba­ja­do­res para explo­tar las minas. Hacien­do que las coope­ra­ti­vas ope­ren bajo una lógi­ca empre­sa­rial con áni­mo de lucro y explo­ta­ción laboral.

La Ley Mine­ra, san­cio­na­da en 2014, otor­gó al Esta­do boli­viano mayor con­trol sobre los recur­sos mine­ros, espe­cial­men­te a tra­vés del for­ta­le­ci­mien­to de la his­tó­ri­ca Cor­po­ra­ción Mine­ra de Boli­via (COMIBOL), como úni­co agen­te habi­li­ta­do para cerrar acuer­dos con el capi­tal pri­va­do sobre la explo­ta­ción de yaci­mien­tos. Pos­te­rior­men­te, se nego­ció con los coope­ra­ti­vis­tas la inclu­sión de las empre­sas mix­tas entre éstos y el Esta­do para sus­cri­bir ese tipo de acuer­dos, pre­via apro­ba­ción de la Asam­blea Legis­la­ti­va Plu­ri­na­cio­nal. Sin embar­go, la nor­ma­ti­va regu­la­to­ria nun­ca fue del todo acep­ta­da por éstos.

En con­cre­to, una de las deman­das más sig­ni­fi­ca­ti­vas de la FENCOMIN ‑Fede­ra­ción de Coope­ra­ti­vas Mine­ras de Boli­via- es la que pro­mue­ve la modi­fi­ca­ción de los artícu­los 132 y 151 de la Ley Mine­ra. El pri­mer artícu­lo alu­de a la obli­ga­to­rie­dad de que sea la Asam­blea Legis­la­ti­va Plu­ri­na­cio­nal quien aprue­be, o no, los con­tra­tos mine­ros; el segun­do, prohí­be a las coope­ra­ti­vas mine­ras sus­cri­bir con­tra­tos de aso­cia­ción con empre­sas pri­va­das, sean éstas de capi­tal boli­viano o extran­je­ro. Según lo regis­tra­do en el Minis­te­rio de Mine­ría y Meta­lur­gia, actual­men­te son 31 las empre­sas pri­va­das que tie­nen con­tra­tos de arren­da­mien­to y de ries­go com­par­ti­do con las coope­ra­ti­vas mine­ras boli­via­nas. Dos de estos con­tra­tos tie­nen vigen­cia inde­fi­ni­da, otros dos por 35 años, seis por 25, ocho por 20 y los res­tan­tes por menos de 10 años2.

Todos los acuer­dos fue­ron fir­ma­dos antes de la san­ción de la nue­va nor­ma­ti­va, aun­que, según los coope­ra­ti­vis­tas, deja­ron de tener vigen­cia con la nue­va Ley. Los socios prin­ci­pa­les de coope­ra­ti­vas indi­vi­dua­les fue­ron en los últi­mos años: Mining Deve­lop­ment Com­pany, Man­qui­ri SRL, Com­pa­ñía Mine­ra del Sur, ASC Filial Boli­via, Ame­ri­can Inter­na­tio­nal Tra­ding Incor­po­ra­ted-AITC Inc., e Inti Ray­mi. Des­de el Gobierno sos­tie­nen que, de hacer lugar a los recla­mos, Boli­via retor­na­ría a la pri­va­ti­za­ción de sus recur­sos mine­ros, como en los años del gonis­mo ‑con­si­de­ran­do que la ley bajo la que se ampa­ra­ron sus con­tra­tos, la 1777 de 1997, fue par­te del Códi­go de Mine­ría san­cio­na­do por Sán­chez de Lozada.

Los coope­ra­ti­vis­tas tam­bién se opo­nen a la modi­fi­ca­ción de la Ley Gene­ral de Coope­ra­ti­vas Mine­ras, que esta­ble­ce el dere­cho a la sin­di­ca­li­za­ción mine­ra de los tra­ba­ja­do­res de las coope­ra­ti­vas, en tan­to argu­men­tan que des­na­tu­ra­li­za las coope­ra­ti­vas y bus­ca divi­dir­los. Por el con­tra­rio, des­de el Gobierno afir­man que la modi­fi­ca­ción de la ley no afec­ta a las coope­ra­ti­vas mine­ras, sino que rati­fi­ca la lega­li­dad de los sin­di­ca­tos que ya exis­ten en las empre­sas de ser­vi­cios, así como abre la posi­bi­li­dad de que aso­cia­dos con depen­den­cia labo­ral en las coope­ra­ti­vas de ser­vi­cios ten­gan dere­cho a la sindicalización.

Las coope­ra­ti­vas mine­ras en Boli­via tie­nen un impor­tan­te peso labo­ral. Sin embar­go, detrás de su velo se escon­den pode­ro­sos gamo­na­les que vul­ne­ran los dere­chos labo­ra­les de los mine­ros. Esto hace que muchos tra­ba­ja­do­res de las coope­ra­ti­vas no dis­pon­gan de un sala­rio esta­ble, un segu­ro de salud o bene­fi­cios que les corres­pon­den, como vaca­cio­nes, agui­nal­do y apor­tes a las Admi­nis­tra­do­ras del Fon­do de Pen­sio­nes (AFP).

En este estra­to infe­rior se encuen­tran miles de tra­ba­ja­do­res no aso­cia­dos, cuyas pagas son pau­pé­rri­mas y las rela­cio­nes labo­ra­les a las que son some­ti­dos son infor­ma­les y pre­ca­rias. Al res­pec­to, la Fede­ra­ción Sin­di­cal de Tra­ba­ja­do­res Mine­ros de Boli­via, que nuclea a los mine­ros asa­la­ria­dos del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via, afir­mó Ellos dicen que son más de 150 mil coope­ra­ti­vis­tas, pero cuan­do revi­sa­mos la lis­ta de los que tie­nen segu­ro de salud, sólo 3.000 reci­ben aten­ción en la Caja Nacio­nal de Salud, eso mues­tra cómo la gran mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res no tie­ne acce­so a la salud y esa es otra vio­la­ción de sus dere­chos3.

Según el docu­men­to la Uni­dad de Aná­li­sis de Polí­ti­cas Socia­les y Eco­nó­mi­cas de Boli­via UDAPE, publi­ca­do en 2015, se indi­ca que entre 1990 y 2013 el pro­me­dio anual de las expor­ta­cio­nes mine­ras fue del 32,9%, pasan­do de 407 dóla­res esta­dou­ni­den­ses en 1990 a 3.083 millo­nes dóla­res esta­dou­ni­den­se­sen 20134. El mer­ca­do extran­je­ro, espe­cial­men­te Asia, Esta­dos Uni­dos, Méxi­co e Ingla­te­rra, es esen­cial para esta indus­tria, ven­dién­do­se el mate­rial en bru­to sin valor agre­ga­do. En este sen­ti­do, la mine­ría tie­ne un gran peso en la pro­duc­ción boli­via­na y den­tro del ámbi­to mine­ro, los coope­ra­ti­vis­tas cons­ti­tu­yen un sec­tor pri­vi­le­gia­do que cuen­ta con ven­ta­jas en el pago de impues­tos, con­ce­sio­nes esta­ta­les para explo­tar mine­ral sin lici­ta­ción. Ade­más, en la corre­la­ción de fuer­zas polí­ti­cas cuen­tan con sie­te legis­la­do­res, entre dipu­tados y sena­do­res5. Los pri­vi­le­gios que recla­man, como la posi­bi­li­dad de aso­ciar­se con las gran­des empre­sas mine­ras trans­na­cio­na­les, entra en con­flic­to con los pos­tu­la­dos del gobierno de Evo Mora­les quien afir­ma que los recur­sos natu­ra­les per­te­ne­cen al pue­blo boli­viano y no a las cor­po­ra­cio­nes que inten­tan impo­ner su agenda.

Cami­la Vollen­wei­der /​CELAG

29 de agos­to de 2016

Fuen­te: http://​www​.tele​surtv​.net/​o​p​i​n​i​o​n​/​B​o​l​i​v​i​a​-​v​i​o​l​e​n​c​i​a​-​a​n​t​e​-​l​o​s​-​c​a​m​b​i​o​s​-​s​o​b​e​r​a​n​o​s​-​a​-​l​a​-​p​o​l​i​t​i​c​a​-​m​i​n​e​r​a​-​2​0​1​6​0​829 – 0024.html?utm_source=planisys&utm_medium=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_campaign=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_content=39&#

  1. http://​www​.cedib​.org/​w​p​-​c​o​n​t​e​n​t​/​u​p​l​o​a​d​s​/​2​0​1​4​/​0​4​/​C​o​o​p​e​r​a​t​i​v​a​s​-​M​i​n​e​r​a​s​B​R​.​pdf
  2. http://​www​.opi​nion​.com​.bo/​m​o​v​i​l​/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​i​d​=​1​9​8​073
  3. http://​www​.noti​cias​fi​des​.com/​e​c​o​n​o​m​i​a​/​f​s​t​m​b​-​d​e​n​u​n​c​i​a​-​q​u​e​-​d​e​t​r​a​s​-​d​e​-​l​a​s​-​c​o​o​p​e​r​a​t​i​v​a​s​-​s​e​-​a​m​p​a​r​a​n​-​g​r​a​n​d​e​s​-​g​a​m​o​n​a​l​e​s​-​d​e​-​l​a​-​m​i​n​e​ria – 369203/
  4. http://www.udape.gob.bo/portales_html/diagnosticos/diagnostico2015/TOMO%20%20III%20-%20SECTOR%20MINERIA.pdf
  5. http://​www​.bbc​.com/​m​u​n​d​o​/​n​o​t​i​c​i​a​s​-​a​m​e​r​i​c​a​-​l​a​t​i​n​a​-​3​7​1​9​9​462

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.