Boli­via: vio­len­cia ante los cam­bios sobe­ra­nos a la polí­ti­ca mine­ra

En la madru­ga­da del pasa­do 26 de agos­to, en la loca­li­dad de Pan­du­ro, fue encon­tra­do ase­si­na­do a gol­pes, y con cla­ros sig­nos de tor­tu­ra, el Vice­mi­nis­tro de Régi­men Inte­rior de Boli­via, Rodol­fo Illa­nes, quien diri­gía en terreno los inten­tos de enta­blar un diá­lo­go con los coope­ra­ti­vis­tas mine­ros, que se encuen­tran en dispu­ta con el Gobierno. La esca­la­da de vio­len­cia tam­bién se cobró la vida de dos mine­ros, aun­que sin estar cla­ras las situa­cio­nes de su muer­te, según datos ofi­cia­les.

El ini­cio del con­flic­to se remon­ta al pasa­do 10 de agos­to, cuan­do 4.000 per­so­nas liga­das a las coope­ra­ti­vas mine­ras se movi­li­za­ron blo­quean­do carre­te­ras en con­tra de la modi­fi­ca­ción sobe­ra­na de la Ley Mine­ra que hicie­ra el gobierno de Evo Mora­les, prohi­bien­do que las empre­sas pri­va­das pue­dan inver­tir en las con­ce­sio­nes, para supe­rar las leyes del siglo XX que per­mi­tían la explo­ta­ción de los yaci­mien­tos mine­ros por cual­quier par­ti­cu­lar, inclu­so extran­je­ro.

De acuer­do a un docu­men­to rea­li­za­do por el Cen­tro de Docu­men­ta­ción e Infor­ma­ción Boli­via (CEDIB) que data del año 20081, al inte­rior de las coope­ra­ti­vas exis­ten impor­tan­tes estra­ti­fi­ca­cio­nes socia­les y eco­nó­mi­cas. Los socios son aque­llos que cuen­tan con un mayor poder de deci­sión y de bene­fi­cios y que, muchas veces, sub­con­tra­tan tra­ba­ja­do­res para explo­tar las minas. Hacien­do que las coope­ra­ti­vas ope­ren bajo una lógi­ca empre­sa­rial con áni­mo de lucro y explo­ta­ción labo­ral.

La Ley Mine­ra, san­cio­na­da en 2014, otor­gó al Esta­do boli­viano mayor con­trol sobre los recur­sos mine­ros, espe­cial­men­te a tra­vés del for­ta­le­ci­mien­to de la his­tó­ri­ca Cor­po­ra­ción Mine­ra de Boli­via (COMIBOL), como úni­co agen­te habi­li­ta­do para cerrar acuer­dos con el capi­tal pri­va­do sobre la explo­ta­ción de yaci­mien­tos. Pos­te­rior­men­te, se nego­ció con los coope­ra­ti­vis­tas la inclu­sión de las empre­sas mix­tas entre éstos y el Esta­do para sus­cri­bir ese tipo de acuer­dos, pre­via apro­ba­ción de la Asam­blea Legis­la­ti­va Plu­ri­na­cio­nal. Sin embar­go, la nor­ma­ti­va regu­la­to­ria nun­ca fue del todo acep­ta­da por éstos.

En con­cre­to, una de las deman­das más sig­ni­fi­ca­ti­vas de la FENCOMIN ‑Fede­ra­ción de Coope­ra­ti­vas Mine­ras de Boli­via- es la que pro­mue­ve la modi­fi­ca­ción de los artícu­los 132 y 151 de la Ley Mine­ra. El pri­mer artícu­lo alu­de a la obli­ga­to­rie­dad de que sea la Asam­blea Legis­la­ti­va Plu­ri­na­cio­nal quien aprue­be, o no, los con­tra­tos mine­ros; el segun­do, prohí­be a las coope­ra­ti­vas mine­ras sus­cri­bir con­tra­tos de aso­cia­ción con empre­sas pri­va­das, sean éstas de capi­tal boli­viano o extran­je­ro. Según lo regis­tra­do en el Minis­te­rio de Mine­ría y Meta­lur­gia, actual­men­te son 31 las empre­sas pri­va­das que tie­nen con­tra­tos de arren­da­mien­to y de ries­go com­par­ti­do con las coope­ra­ti­vas mine­ras boli­via­nas. Dos de estos con­tra­tos tie­nen vigen­cia inde­fi­ni­da, otros dos por 35 años, seis por 25, ocho por 20 y los res­tan­tes por menos de 10 años2.

Todos los acuer­dos fue­ron fir­ma­dos antes de la san­ción de la nue­va nor­ma­ti­va, aun­que, según los coope­ra­ti­vis­tas, deja­ron de tener vigen­cia con la nue­va Ley. Los socios prin­ci­pa­les de coope­ra­ti­vas indi­vi­dua­les fue­ron en los últi­mos años: Mining Deve­lop­ment Com­pany, Man­qui­ri SRL, Com­pa­ñía Mine­ra del Sur, ASC Filial Boli­via, Ame­ri­can Inter­na­tio­nal Tra­ding Incor­po­ra­ted-AITC Inc., e Inti Ray­mi. Des­de el Gobierno sos­tie­nen que, de hacer lugar a los recla­mos, Boli­via retor­na­ría a la pri­va­ti­za­ción de sus recur­sos mine­ros, como en los años del gonis­mo ‑con­si­de­ran­do que la ley bajo la que se ampa­ra­ron sus con­tra­tos, la 1777 de 1997, fue par­te del Códi­go de Mine­ría san­cio­na­do por Sán­chez de Loza­da.

Los coope­ra­ti­vis­tas tam­bién se opo­nen a la modi­fi­ca­ción de la Ley Gene­ral de Coope­ra­ti­vas Mine­ras, que esta­ble­ce el dere­cho a la sin­di­ca­li­za­ción mine­ra de los tra­ba­ja­do­res de las coope­ra­ti­vas, en tan­to argu­men­tan que des­na­tu­ra­li­za las coope­ra­ti­vas y bus­ca divi­dir­los. Por el con­tra­rio, des­de el Gobierno afir­man que la modi­fi­ca­ción de la ley no afec­ta a las coope­ra­ti­vas mine­ras, sino que rati­fi­ca la lega­li­dad de los sin­di­ca­tos que ya exis­ten en las empre­sas de ser­vi­cios, así como abre la posi­bi­li­dad de que aso­cia­dos con depen­den­cia labo­ral en las coope­ra­ti­vas de ser­vi­cios ten­gan dere­cho a la sin­di­ca­li­za­ción.

Las coope­ra­ti­vas mine­ras en Boli­via tie­nen un impor­tan­te peso labo­ral. Sin embar­go, detrás de su velo se escon­den pode­ro­sos gamo­na­les que vul­ne­ran los dere­chos labo­ra­les de los mine­ros. Esto hace que muchos tra­ba­ja­do­res de las coope­ra­ti­vas no dis­pon­gan de un sala­rio esta­ble, un segu­ro de salud o bene­fi­cios que les corres­pon­den, como vaca­cio­nes, agui­nal­do y apor­tes a las Admi­nis­tra­do­ras del Fon­do de Pen­sio­nes (AFP).

En este estra­to infe­rior se encuen­tran miles de tra­ba­ja­do­res no aso­cia­dos, cuyas pagas son pau­pé­rri­mas y las rela­cio­nes labo­ra­les a las que son some­ti­dos son infor­ma­les y pre­ca­rias. Al res­pec­to, la Fede­ra­ción Sin­di­cal de Tra­ba­ja­do­res Mine­ros de Boli­via, que nuclea a los mine­ros asa­la­ria­dos del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via, afir­mó Ellos dicen que son más de 150 mil coope­ra­ti­vis­tas, pero cuan­do revi­sa­mos la lis­ta de los que tie­nen segu­ro de salud, sólo 3.000 reci­ben aten­ción en la Caja Nacio­nal de Salud, eso mues­tra cómo la gran mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res no tie­ne acce­so a la salud y esa es otra vio­la­ción de sus dere­chos3.

Según el docu­men­to la Uni­dad de Aná­li­sis de Polí­ti­cas Socia­les y Eco­nó­mi­cas de Boli­via UDAPE, publi­ca­do en 2015, se indi­ca que entre 1990 y 2013 el pro­me­dio anual de las expor­ta­cio­nes mine­ras fue del 32,9%, pasan­do de 407 dóla­res esta­dou­ni­den­ses en 1990 a 3.083 millo­nes dóla­res esta­dou­ni­den­se­sen 20134. El mer­ca­do extran­je­ro, espe­cial­men­te Asia, Esta­dos Uni­dos, Méxi­co e Ingla­te­rra, es esen­cial para esta indus­tria, ven­dién­do­se el mate­rial en bru­to sin valor agre­ga­do. En este sen­ti­do, la mine­ría tie­ne un gran peso en la pro­duc­ción boli­via­na y den­tro del ámbi­to mine­ro, los coope­ra­ti­vis­tas cons­ti­tu­yen un sec­tor pri­vi­le­gia­do que cuen­ta con ven­ta­jas en el pago de impues­tos, con­ce­sio­nes esta­ta­les para explo­tar mine­ral sin lici­ta­ción. Ade­más, en la corre­la­ción de fuer­zas polí­ti­cas cuen­tan con sie­te legis­la­do­res, entre dipu­tados y sena­do­res5. Los pri­vi­le­gios que recla­man, como la posi­bi­li­dad de aso­ciar­se con las gran­des empre­sas mine­ras trans­na­cio­na­les, entra en con­flic­to con los pos­tu­la­dos del gobierno de Evo Mora­les quien afir­ma que los recur­sos natu­ra­les per­te­ne­cen al pue­blo boli­viano y no a las cor­po­ra­cio­nes que inten­tan impo­ner su agen­da.

Cami­la Vollen­wei­der /​CELAG

29 de agos­to de 2016

Fuen­te: http://​www​.tele​surtv​.net/​o​p​i​n​i​o​n​/​B​o​l​i​v​i​a​-​v​i​o​l​e​n​c​i​a​-​a​n​t​e​-​l​o​s​-​c​a​m​b​i​o​s​-​s​o​b​e​r​a​n​o​s​-​a​-​l​a​-​p​o​l​i​t​i​c​a​-​m​i​n​e​r​a​-​2​0​1​6​0​829 – 0024.html?utm_source=planisys&utm_medium=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_campaign=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_content=39&#

  1. http://​www​.cedib​.org/​w​p​-​c​o​n​t​e​n​t​/​u​p​l​o​a​d​s​/​2​0​1​4​/​0​4​/​C​o​o​p​e​r​a​t​i​v​a​s​-​M​i​n​e​r​a​s​B​R​.​pdf
  2. http://​www​.opi​nion​.com​.bo/​m​o​v​i​l​/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​i​d​=​1​9​8​073
  3. http://​www​.noti​cias​fi​des​.com/​e​c​o​n​o​m​i​a​/​f​s​t​m​b​-​d​e​n​u​n​c​i​a​-​q​u​e​-​d​e​t​r​a​s​-​d​e​-​l​a​s​-​c​o​o​p​e​r​a​t​i​v​a​s​-​s​e​-​a​m​p​a​r​a​n​-​g​r​a​n​d​e​s​-​g​a​m​o​n​a​l​e​s​-​d​e​-​l​a​-​m​i​n​e​ria – 369203/​
  4. http://www.udape.gob.bo/portales_html/diagnosticos/diagnostico2015/TOMO%20%20III%20-%20SECTOR%20MINERIA.pdf
  5. http://​www​.bbc​.com/​m​u​n​d​o​/​n​o​t​i​c​i​a​s​-​a​m​e​r​i​c​a​-​l​a​t​i​n​a​-​3​7​1​9​9​462

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *