Nar­co y femi­ni­ci­dios: el con­trol en espa­cios abiertos

Las socie­da­des dis­ci­pli­na­rias fun­cio­nan orga­ni­zan­do gran­des espa­cios de encie­rro por los cua­les pasan todas las per­so­nas: des­de la fami­lia y la escue­la has­ta el cuar­tel y la fábri­ca, en oca­sio­nes la cár­cel y el hos­pi­tal. Según Michel Fou­cault, quien estu­dió a fon­do las téc­ni­cas dis­ci­pli­na­rias, estos espa­cios comen­za­ron su anda­du­ra en el siglo de la revo­lu­ción fran­ce­sa, has­ta vol­ver­se corrien­tes en el siglo siguien­te, en ple­na expan­sión del capi­ta­lis­mo. La masa­cre era la for­ma con que el sis­te­ma inten­ta­ba apla­car a quie­nes no enca­ja­ban en la dis­ci­pli­na, como la mayor par­te de los pue­blos indí­ge­nas y negros, entre otros.

Las más diver­sas resis­ten­cias, des­de los obre­ros, las muje­res y los jóve­nes, has­ta los pue­blos opri­mi­dos y los enfer­mos con­si­guie­ron neu­tra­li­zar y des­bor­dar los cen­tros de encie­rro don­de fun­cio­na­ba la dis­ci­pli­na. La cri­sis de la fami­lia nuclear, así como la de la fábri­ca for­dis­ta, lle­va­ron al sis­te­ma a recon­fi­gu­rar las for­mas de domi­na­ción. Cuan­do el encie­rro ya no fun­cio­na, comien­za a ser sus­ti­tui­do por las lla­ma­das socie­da­des de con­trol, como las ha deno­mi­na­do Gilles Deleuze.

Según el filó­so­fo, en su bre­ve y exce­len­te tex­to Post-scrip­tum sobre las socie­da­des de con­trol”, el con­trol al aire libre ape­la a tec­no­lo­gías no fijas, que fun­cio­nan como un tamiz que varía en cada pun­to. El mar­ke­ting, el con­su­mis­mo, el endeu­da­mien­to, los sico­fár­ma­cos y las máqui­nas infor­má­ti­cas, en vez de las máqui­nas sim­ples, son algu­nas de las téc­ni­cas del con­trol a cie­lo abier­to, que poco a poco van com­po­nien­do un nue­vo régi­men de domi­na­ción. Has­ta aquí, nin­gu­na novedad.

Sin embar­go, estas téc­ni­cas fun­cio­nan en el nor­te del mun­do. O mejor, en las zonas del ser, don­de la huma­ni­dad de las per­so­nas es reco­no­ci­da y la mayor par­te de la gen­te es con­tro­la­ble median­te las deu­das, la tele­vi­sión y el con­su­mis­mo. Pero, ¿qué suce­de en la zona del no-ser, don­de esas téc­ni­cas no pue­den obte­ner los mis­mos resul­ta­dos? En estas zonas las rela­cio­nes socia­les son bien dife­ren­tes, hete­ro­gé­neas, res­pec­to de las hege­mó­ni­cas. No sólo son dema­sia­do pobres para endeu­dar­se, como des­ta­ca­ba Deleu­ze. Son diferentes.

La pri­me­ra dife­ren­cia es la hege­mo­nía de los valo­res de uso fren­te al pre­do­mi­nio de los valo­res de cam­bio en la zona del ser. El capi­ta­lis­mo ha mol­dea­do sólo par­cial­men­te la vida coti­dia­na y las rela­cio­nes entre las fami­lias, por lo que la ayu­da mutua, la coope­ra­ción, el inter­cam­bio de bie­nes no mer­can­ti­li­za­dos y la soli­da­ri­dad jue­gan un papel cen­tral. Inclu­so el dine­ro fun­cio­na como valor de uso, como ense­ñan los ban­cos popu­la­res que exis­ten entre los de abajo.

La segun­da es la poten­cia que tie­nen las rela­cio­nes comu­ni­ta­rias y de repro­duc­ción de la vida fren­te al indi­vi­dua­lis­mo y la pro­duc­ción que carac­te­ri­zan la zona del ser. No sólo exis­ten comu­ni­da­des for­ma­les, sino rela­cio­nes socia­les ancla­das en los tra­ba­jos colec­ti­vos, tequio o min­ga, que pro­du­cen bie­nes para el auto­con­su­mo y el inter­cam­bio, sino que bue­na par­te de esos tra­ba­jos están foca­li­za­dos en la repro­duc­ción. Qui­zá pode­mos decir que en la zona del no-ser las dife­ren­cias y el anta­go­nis­mo entre pro­duc­ción y repro­duc­ción son pequeñas.

La ter­ce­ra dife­ren­cia se rela­cio­na con la exis­ten­cia de múl­ti­ples for­mas de tra­ba­jo: sala­rio, reci­pro­ci­dad, escla­vi­tud, ser­vi­dum­bre y empren­di­mien­to mer­can­til fami­liar. Esa diver­si­dad se hace aún más com­ple­ja por­que bue­na par­te de los asa­la­ria­dos con­vi­ven con dos y has­ta tres rela­cio­nes de tra­ba­jo dis­tin­tas. De modo que no pue­de decir­se que haya una for­ma cen­tral, sino un con­jun­to de rela­cio­nes labo­ra­les com­ple­men­ta­rias, aun­que todas estén some­ti­das al régi­men capitalista.

El aba­jo orga­ni­za­do es un mun­do de afec­tos y de con­fian­zas fuer­tes, que estre­cha las posi­bi­li­da­des de con­trol por medio de las deu­das, por ejem­plo, o del mar­ke­ting, don­de las soli­da­ri­da­des neu­tra­li­zan los meca­nis­mos de con­trol. Enton­ces, ¿cómo se con­tro­la a cie­lo abier­to a esta par­te de la humanidad?

El régi­men de con­trol en la zona del no-ser tie­ne en el nar­co y en el femi­ni­ci­dio sus ejes cen­tra­les. Don­de los jóve­nes no son domes­ti­ca­bles y las muje­res no obe­de­cen ni al espo­so ni al cura; don­de ellas crea­ron for­mas de vida y repro­duc­ción de la vida en sus mer­ca­dos auto­con­tro­la­dos y los jóve­nes prac­ti­can cul­tu­ras dife­ren­tes, no inte­gra­bles en los cir­cui­tos domi­na­dos por los mono­po­lios del entre­te­ni­mien­to. El nar­co impi­de que los chi­cos des­plie­guen sus for­mas de vida y el femi­ni­ci­dio actúa con­tra las muje­res rebel­des. En ambos casos apun­tan a rever­tir la cri­sis del patriar­ca­do y el des­bor­de de los espa­cios de encierro.

El nar­co tie­ne un carác­ter sis­té­mi­co. El femi­ni­ci­dio tam­bién. Quien pien­se que son des­via­cio­nes o extra­víos de per­ver­ti­dos se pier­de en el labe­rin­to de los modos de domi­na­ción y que­da sin posi­bi­li­da­des de reac­cio­nar. Este carác­ter sis­té­mi­co pue­de apre­ciar­se en la no reac­ción de los esta­dos-nación a la masa­cre que están pro­vo­can­do, por­que les apun­ta­lan la domi­na­ción en tiem­pos de cri­sis sis­té­mi­ca o, en len­gua­je zapa­tis­ta, cuan­do la tor­men­ta empie­za a des­ple­gar­se con­tra los de abajo.

El pro­ble­ma es que esta reali­dad (el papel del nar­co y del femi­ni­ci­dio) no se pue­de per­ci­bir des­de la aca­de­mia o des­de las ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les. Hay que estar allí, en la fave­la o en la comu­ni­dad, para com­pren­der has­ta qué pun­to las auto­ri­da­des son cóm­pli­ces y, de modo muy par­ti­cu­lar, los apa­ra­tos arma­dos del Esta­do. En muchos barrios los nar­cos se ins­ta­la­ron pro­te­gi­dos por poli­cías o mili­ta­res. Unos y otros tra­ba­jan en la mis­ma direc­ción: neu­tra­li­zar a los de aba­jo. La úni­ca for­ma de hacer­lo, en este perio­do, es median­te el exter­mi­nio masi­vo. Eso es la tormenta.

Se dice que las dife­ren­tes for­mas de opre­sión con­lle­van otras tan­tas for­mas de resis­ten­cia, y que éstas pue­den des­ple­gar­se con mayor vigor en la medi­da en que las opre­sio­nes sean ilu­mi­na­das. Por eso es impor­tan­te dis­cer­nir el papel que el nar­co y el femi­ni­ci­dio están jugan­do, como núcleo de las nue­vas contrainsurgencias.

Raúl Zebe­chi

5 de agos­to de 2016

Fuen­te: La Jor­na­da

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *