Entre­vis­ta a Bashar Al Assad: Erdo­gan tie­ne una agen­da extre­mis­ta tras el gol­pe

La agen­cia Pren­sa Lati­naPren­sa Lati­na le reali­zó una entre­vis­ta al pre­si­den­te sirio Bashar Al Assad, en la que habló sobre dife­ren­tes temas. Aho­ra repro­du­ci­mos el tex­to com­ple­to de la entre­vis­ta.

Pren­sa Lati­na: Señor pre­si­den­te, muchas gra­cias por con­ce­der­le a Pren­sa Lati­naes­ta his­tó­ri­ca opor­tu­ni­dad para trans­mi­tir­le al mun­do su pun­to de vis­ta res­pec­to a la situa­ción en Siria, ya que como usted cono­ce, exis­ten muchas infor­ma­cio­nes mani­pu­la­das sobre la agre­sión extran­je­ra que enfren­ta su país.

Señor pre­si­den­te, ¿cómo valo­ra la actual situa­ción mili­tar en Siria y cuá­les son los prin­ci­pa­les desa­fíos que enfren­tan las fuer­zas arma­das sobre el terreno en la lucha con­tra los gru­pos anti­gu­ber­na­men­ta­les? Si fue­ra posi­ble, que­re­mos cono­cer de usted su opi­nión res­pec­to a la situa­ción actual en los fren­tes de com­ba­te en Ale­po y Homs.

Bashar Al Assad: Obvia­men­te, los terro­ris­tas reci­bie­ron mucho res­pal­do de dife­ren­tes con­fi­nes del mun­do. Exis­ten más de cien nacio­na­li­da­des que par­ti­ci­pan en la agre­sión con­tra Siria, con­tan­do con el apo­yo de cier­tos paí­ses como Ara­bia Sau­di­ta y Qatar que los finan­cian, y Tur­quía que les ofre­ce res­pal­do logís­ti­co. Sin lugar a dudas, tam­bién con la apro­ba­ción y super­vi­sión de esta­dos occi­den­ta­les, enca­be­za­dos por Esta­dos Uni­dos, Fran­cia, Rei­no Uni­do y otros alia­dos.

Pero des­de que los rusos deci­die­ron com­ba­tir al terro­ris­mo en Siria, bási­ca­men­te al Fren­te Al-Nus­ra, el Esta­do Islá­mi­co (Daesh) y otras agru­pa­cio­nes vin­cu­la­das a estas dos enti­da­des extre­mis­tas, el equi­li­brio de fuer­zas se incli­na aho­ra a nues­tro favor y en con­tra de esos gru­pos. El ejér­ci­to sirio ha logra­do y sigue logran­do avan­ces en dife­ren­tes par­tes de Siria y está deci­di­do a derro­tar­los.

La situa­ción en Homs, des­de que la aban­do­na­ron los terro­ris­tas hace más de un año, ha mejo­ra­do y está mucho más esta­ble. Hubo algu­nos dis­tri­tos de la ciu­dad en los cua­les se infil­tra­ron los extre­mis­tas, y aho­ra exis­te allí un pro­ce­so de recon­ci­lia­ción, sobre la base del cual los terro­ris­tas, o aban­do­nan sus armas y retor­nan a su vida nor­mal para gozar de la amnis­tía guber­na­men­tal, o salen de Homs hacia otra par­te de Siria, exac­ta­men­te como ocu­rrió hace más de un año en la zona del cen­tro de dicha urbe.

Pero la situa­ción es dife­ren­te en Ale­po, ya que los tur­cos y sus alia­dos sau­di­tas y qata­ríes per­die­ron muchas de sus car­tas en los cam­pos de bata­lla en Siria, de modo que esta urbe es su últi­ma car­ta, espe­cial­men­te para el pre­si­den­te tur­co Recep Tay­yib Erdo­gan, quien se esfor­zó al máxi­mo con los sau­di­tas para enviar allí el mayor núme­ro posi­ble de terro­ris­tas, que aho­ra suman alre­de­dor de cin­co mil. Esto lo hicie­ron en los últi­mos dos meses des­de Tur­quía hacia Ale­po con el fin de ocu­par­la, pero fra­ca­sa­ron.

En reali­dad, nues­tro ejér­ci­to logró avan­ces en esa ciu­dad y sus alre­de­do­res, bus­can­do cer­car a los terro­ris­tas para lue­go nego­ciar con ellos para que retor­nen a su vida nor­mal o aban­do­na­ran esa zona, o de otro modo serían derro­ta­dos, por­que no hay otra opción.

¿Cuá­les son las prio­ri­da­des del ejér­ci­to sirio en su lucha con­tra los gru­pos terro­ris­tas? ¿Cuál es el papel que desem­pe­ñan los gru­pos de defen­sa popu­lar en el tea­tro de ope­ra­cio­nes?

La prio­ri­dad del ejér­ci­to sirio radi­ca en la lucha con­tra el Daesh, el Fren­te al Nus­ra, Ahrar Al-Sham (Los Libres del Levan­te) y Yeish Al-Islam (Ejér­ci­to del Islam). Estos cua­tro gru­pos están direc­ta­men­te vin­cu­la­dos con Al-Qae­da, ya que com­par­ten la mis­ma ideo­lo­gía. Son isla­mis­tas extre­mis­tas que quie­ren eli­mi­nar a todos aque­llos que no están de acuer­do con ellos y que no actúan como ellos.

Con res­pec­to a los gru­pos de defen­sa popu­lar, los terro­ris­tas al ini­cio de la gue­rra des­ata­ron una gue­rra no con­ven­cio­nal con­tra nues­tro ejér­ci­to, que es una orga­ni­za­ción con­ven­cio­nal, como cual­quier otro del mun­do. Por con­si­guien­te, el res­pal­do que ofre­cie­ron estos gru­pos resul­tó de suma impor­tan­cia para derro­tar a los terro­ris­tas con una tác­ti­ca no con­ven­cio­nal. Ello ha cons­ti­tui­do una gran ayu­da al ejér­ci­to sirio, pues estos com­ba­tien­tes luchan en sus pro­pias zonas, ciu­da­des y aldeas, que cono­cen muy bien. Es decir domi­nan muy bien las rutas, los cami­nos y la geo­gra­fía de sus zonas y en este mar­co ofre­cen gran ayu­da al Ejér­ci­to sirio y esa es su misión.

¿Cómo se mate­ria­li­za la resis­ten­cia del pue­blo sirio con­tra la agre­sión extran­je­ra en el fren­te eco­nó­mi­co? ¿Cuá­les son los sec­to­res en esa esfe­ra que siguie­ron fun­cio­nan­do a pesar de la gue­rra, las san­cio­nes inter­na­cio­na­les y los actos de sabo­ta­je?

En reali­dad, la gue­rra con­tra Siria es inte­gral, por­que no se limi­ta al res­pal­do ofre­ci­do a los terro­ris­tas, sino que ade­más des­ata una con­tien­da polí­ti­ca con­tra nues­tro país a nivel inter­na­cio­nal…

El ter­cer fren­te es el eco­nó­mi­co, ellos dan órde­nes a sus extre­mis­tas y agen­tes mer­ce­na­rios para des­truir la infra­es­truc­tu­ra que levan­tó la eco­no­mía siria y que satis­fa­cía las nece­si­da­des dia­rias de los ciu­da­da­nos. Al mis­mo tiem­po, comen­za­ron a impo­ner un embar­go direc­to en las fron­te­ras de nues­tra nación, hacien­do uso de esos ele­men­tos irre­gu­la­res, y des­de el exte­rior, emplean­do los sis­te­mas ban­ca­rios en todo el mun­do.

A pesar de ello, el pue­blo sirio está deter­mi­na­do a seguir una vida nor­mal, den­tro de lo posi­ble. Esta situa­ción ha impul­sa­do a muchos hom­bres de nego­cio, bási­ca­men­te a indus­tria­les media­nos y peque­ños, a aban­do­nar las zonas de con­flic­tos, las más ines­ta­bles y diri­gir­se a otras de mayor esta­bi­li­dad. Allí esta­ble­cen sus nego­cios a nivel más redu­ci­do, en pro de con­ser­var su exis­ten­cia, man­te­ner la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca y seguir satis­fa­cien­do la deman­da de nues­tros ciu­da­da­nos.

En este mar­co, la mayo­ría de los sec­to­res siguen fun­cio­nan­do. Por ejem­plo, la indus­tria far­ma­céu­ti­ca, tra­ba­ja con más del 60 por cien­to de su capa­ci­dad pro­duc­ti­va y ello es algo muy impor­tan­te para nues­tra eco­no­mía en estas cir­cuns­tan­cias que atra­ve­sa­mos.

Creo que a pesar de la actual situa­ción, no esca­ti­ma­mos esfuer­zos para ampliar de nue­vo la base de nues­tra eco­no­mía, sobre todo des­pués de los avan­ces que logra el ejér­ci­to en dife­ren­tes zonas de com­ba­te.

Señor pre­si­den­te: hable­mos un poco sobre el ambien­te inter­na­cio­nal. ¿Qué opi­na del papel que desem­pe­ña Nacio­nes Uni­das en el con­flic­to sirio y de los inten­tos de Washing­ton y sus alia­dos de impo­ner su volun­tad sobre el Con­se­jo de Segu­ri­dad y en las con­ver­sa­cio­nes de Gine­bra?

Hablar sobre el papel de Nacio­nes Uni­das y el Con­se­jo de Segu­ri­dad, podría resul­tar ambi­guo o con­fu­so, ya que Nacio­nes Uni­das, en reali­dad cons­ti­tu­ye actual­men­te un ins­tru­men­to que Esta­dos Uni­dos pue­de uti­li­zar de la mane­ra que desee. Washing­ton tie­ne la posi­bi­li­dad de impo­ner­le sus nor­mas de doble rase­ro en lugar de que adop­ten la Car­ta de la orga­ni­za­ción. Pue­den uti­li­zar­la como lo hacen con cual­quier otra ins­ti­tu­ción en la admi­nis­tra­ción nor­te­ame­ri­ca­na. Si no fue­ra por las pos­tu­ras rusas y chi­nas hacia cier­tas cau­sas, la ONU hubie­ra sido com­ple­ta­men­te una ins­ti­tu­ción esta­dou­ni­den­se. Por con­si­guien­te, Rusia y Chi­na logra­ron cier­to equi­li­brio en estas ins­ti­tu­cio­nes en los últi­mos cin­co años, espe­cial­men­te con res­pec­to a la cau­sa siria.

Pero si quie­res hablar de su papel a tra­vés de sus media­do­res y envia­dos, como el señor Staf­fan De Mis­tu­ra últi­ma­men­te y antes Kofy Anan y entre ellos Lak­dar Brahi­mi y otros, pode­mos decir que estos media­do­res no son inde­pen­dien­tes. Estos fun­cio­na­rios refle­jan las pre­sio­nes que ejer­cen los paí­ses occi­den­ta­les o en algu­nos casos el diá­lo­go exis­ten­te entre las prin­ci­pa­les poten­cias, prin­ci­pal­men­te Rusia y Esta­dos Uni­dos. Ellos no son esta­bles y debi­do a ello no pue­des hablar del papel de Nacio­nes Uni­das. Es un refle­jo de este equi­li­brio, y por ello no exis­te un papel de Nacio­nes Uni­das en el con­flic­to sirio, úni­ca­men­te hay un diá­lo­go ruso-esta­dou­ni­den­se y noso­tros sabe­mos que los rusos no esca­ti­man esfuer­zos y tra­ba­jan con toda sin­ce­ri­dad y hones­ti­dad para derro­tar a los terro­ris­tas. Sin embar­go, los esta­dou­ni­den­ses manio­bran para uti­li­zar a los terro­ris­tas y no para derro­tar­los.

¿Cómo ve actual­men­te la con­vi­ven­cia entre los gru­pos étni­cos y reli­gio­sos sirios de cara a esta inje­ren­cia extran­je­ra? ¿Qué impac­to tie­ne este fac­tor en la coyun­tu­ra actual?

El asun­to más impor­tan­te res­pec­to a esta armo­nía entre los dife­ren­tes espec­tros del teji­do sirio, es que es ver­da­de­ra y autén­ti­ca, por­que fue cons­trui­da a lo lar­go de la his­to­ria y a lo lar­go de siglos, por con­si­guien­te, en seme­jan­te con­flic­to, es impo­si­ble des­truir a este teji­do social.

Si rea­li­zas un reco­rri­do en las dife­ren­tes zonas bajo con­trol del gobierno, pue­des ver todos los colo­res del espec­tro de la socie­dad siria con­vi­vien­do jun­tos.

Pue­do aña­dir que duran­te el con­flic­to, esta armo­nía mejo­ró y se for­ta­le­ció más, y esto no son puras pala­bras, es una reali­dad que tie­ne dife­ren­tes razo­nes. El con­flic­to es una lec­ción, y esta diver­si­dad que carac­te­ri­za a una deter­mi­na­da socie­dad, o enri­que­ce al país o se con­vier­te en un pro­ble­ma, no hay tér­mino medio.

La gen­te ha apren­di­do que debe­mos tra­ba­jar con mucha fuer­za para con­ser­var esta armo­nía, ya que el pri­mer dis­cur­so que uti­li­za­ron los terro­ris­tas y sus alia­dos en la región y en Occi­den­te res­pec­to al con­flic­to en Siria, era sec­ta­rio. Que­rían divi­dir a la gen­te para que cho­ca­ran entre sí con el fin de ati­zar el fue­go en Siria, pero fra­ca­sa­ron. Los sirios apren­die­ron la lec­ción de que vivi­mos en armo­nía y que gozá­ba­mos de esta en los tiem­pos nor­ma­les antes del esta­lli­do del con­flic­to, pero debe­mos esfor­zar­nos para for­ta­le­cer­la. Y por ello, sin nin­gu­na exa­ge­ra­ción, pue­do decir que en ese aspec­to la situa­ción está bien. A pesar de ello, pode­mos decir que esto es dife­ren­te en las zonas bajo con­trol de los terro­ris­tas.

Como usted sabe, aque­llos que per­te­ne­cen bási­ca­men­te a fac­cio­nes extre­mis­tas vin­cu­la­das con Al-Qae­da no esca­ti­ma­ron esfuer­zos para intro­du­cir su ideo­lo­gía oscu­ran­tis­ta en la men­te de las nue­vas gene­ra­cio­nes, esta ideo­lo­gía que abo­ga por la muer­te, la deca­pi­ta­ción y todas esas horren­das prác­ti­cas. Y han teni­do éxi­to en algu­nas zonas.

Con el paso del tiem­po, será más difí­cil tra­tar con esta nue­va gene­ra­ción de los jóve­nes satu­ra­dos con la doc­tri­na y la ideo­lo­gía de los waha­bi­tas y de Al-Qae­da. Enton­ces allí radi­ca el úni­co peli­gro que enfren­ta­re­mos en lo refe­ren­te a nues­tra socie­dad en cuan­to a la armo­nía y con­vi­ven­cia a que te has refe­ri­do.

Señor pre­si­den­te, vol­va­mos al tema del esce­na­rio inter­na­cio­nal. ¿Cuál es su opi­nión sobre el papel que desem­pe­ña la coa­li­ción lide­ra­da por Esta­dos Uni­dos en lo refe­ren­te a los gru­pos des­ple­ga­dos en el nor­te de Siria, espe­cial­men­te los kur­dos?

Como usted cono­ce, cuan­do las admi­nis­tra­cio­nes esta­dou­ni­den­ses tie­nen rela­cio­nes con cual­quier gru­po o socie­dad en un país, ello no se pro­du­ce en bene­fi­cio de esa nación ni de su gen­te, sino al ser­vi­cio de la agen­da de Esta­dos Uni­dos. Por con­si­guien­te, la pre­gun­ta que debe­mos hacer es: ¿por qué los esta­dou­ni­den­ses apo­yan a cual­quier gru­po en Siria? No es para bene­fi­ciar­la, sin lugar a dudas, por­que ellos poseen su pro­pia agen­da y siem­pre la agen­da nor­te­ame­ri­ca­na ha sido divi­sio­nis­ta en todos los paí­ses. Ellos no tra­ba­jan para unir a la gen­te, sino para divi­dir­la. Algu­nas veces esco­gen a un gru­po sec­ta­rio, y otras a un gru­po étni­co para apo­yar­lo en con­tra de las demás etnias o para impul­sar­lo a ale­jar­se de las otras fac­cio­nes de la socie­dad. Esa es su agen­da.

Enton­ces es obvio que todo este res­pal­do esta­dou­ni­den­se no tie­ne que ver con el Daesh ni Al-Nus­ra y tam­po­co la lucha con­tra el terro­ris­mo, pues des­de el ini­cio de la inter­ven­ción esta­dou­ni­den­se el Daesh se ha expan­di­do, no ocu­rre lo con­tra­rio. Úni­ca­men­te comen­zó a redu­cir­se cuan­do comen­zó el res­pal­do ruso al ejér­ci­to sirio en el pasa­do mes de sep­tiem­bre.

Señor pre­si­den­te: ¿qué opi­na del gol­pe de Esta­do que tuvo lugar recien­te­men­te en Tur­quía y como afec­ta la actual situa­ción en este país, a nivel inter­na­cio­nal y tam­bién al con­flic­to en Siria?

Debe­mos mirar a este gol­pe como un refle­jo de la ines­ta­bi­li­dad y los dis­tur­bios den­tro de Tur­quía, espe­cial­men­te a nivel social. Es posi­ble que el efec­to sea de carác­ter polí­ti­co o de cual­quier otro, pero en defi­ni­ti­va cuan­do un país se des­es­ta­bi­li­za, la cau­sa prin­ci­pal radi­ca en su pro­pia socie­dad. Esto es inde­pen­dien­te­men­te de quien gober­na­rá a Tur­quía y quien será su pre­si­den­te, su líder, por­que este es un asun­to interno. Noso­tros no inter­vi­ni­mos y no come­te­re­mos el error de decir que Erdo­gan debe salir del poder o debe que­dar­se. Esta es una cues­tión tur­ca y el pue­blo tur­co debe deci­dir en este tema.

Pero el asun­to más impor­tan­te del pro­pio gol­pe, es que debe­mos ver las medi­das y los pasos que tomó Erdo­gan y su gru­po en los últi­mos días, cuan­do comen­za­ron a ata­car al sis­te­ma judi­cial, expul­sa­ron a más de 2.700 jue­ces de sus car­gos, más de 1.500 pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios y más de 15 mil emplea­dos de la ense­ñan­za. ¿Qué rela­ción tie­nen las uni­ver­si­da­des, los jue­ces y la socie­dad civil con el gol­pe?

Ello refle­ja las malas inten­cio­nes de Erdo­gan, su mal carác­ter y sus ver­da­de­ros fines res­pec­to a lo ocu­rri­do, y aun­que las inves­ti­ga­cio­nes aún no han ter­mi­na­do, ¿por qué tomó la deci­sión de depo­ner a toda esta gen­te? Enton­ces ha uti­li­za­do el gol­pe para eje­cu­tar su agen­da extre­mis­ta y que es la mis­ma de la Her­man­dad Musul­ma­na en sue­lo tur­co, y esto es muy peli­gro­so para Tur­quía y para los paí­ses veci­nos, inclui­da Siria.

¿Cómo valo­ra usted las rela­cio­nes de su Gobierno con la opo­si­ción que radi­ca den­tro del país? ¿Cuál es la dife­ren­cia entre estos gru­pos opo­si­to­res y aque­llos radi­ca­dos en el extran­je­ro?

Tene­mos bue­nas rela­cio­nes con la opo­si­ción den­tro de Siria, basa­das en los prin­ci­pios nacio­na­les y obvia­men­te ellos tie­nen sus pro­pias agen­das polí­ti­cas y doc­tri­nas, y noso­tros tene­mos nues­tra agen­da y doc­tri­na. Pode­mos dia­lo­gar con ellos direc­ta­men­te o median­te las urnas que es otra for­ma. Esta es la situa­ción en todos los paí­ses. Pero no pode­mos com­pa­rar­los con aque­lla opo­si­ción radi­ca­da fue­ra de Siria, pues­to que el con­cep­to de opo­si­ción sig­ni­fi­ca uti­li­zar medios pací­fi­cos y no res­pal­dar a los terro­ris­tas, que no se for­me fue­ra del país y que ten­ga una base popu­lar con los sirios que viven aquí.

Las bases popu­la­res no pue­den ser diri­gi­das des­de las can­ci­lle­rías en Rei­no Uni­do o Fran­cia o los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia en Qatar, Ara­bia Sau­di­ta y Esta­dos Uni­dos. Esta no es una opo­si­ción como ellos la lla­man en este caso, pero noso­tros los til­da­mos como trai­do­res, la ver­da­de­ra opo­si­ción es aque­lla que tra­ba­ja para el pue­blo sirio, resi­de en Siria y adop­ta su agen­da de este pue­blo en fun­ción de los intere­ses patrios.

¿Cómo valo­ra la insis­ten­cia de Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos en que usted debe aban­do­nar el poder, y de la cam­pa­ña mediá­ti­ca que des­atan para man­char la repu­tación de su Gobierno en el esce­na­rio inter­na­cio­nal?

Con res­pec­to al hecho de que yo aban­do­ne el poder, ellos hablan del asun­to des­de hace cin­co años y nun­ca le hemos con­fe­ri­do impor­tan­cia a sus plan­tea­mien­tos, ni siquie­ra res­pon­di­mos con una decla­ra­ción. Nun­ca le dimos impor­tan­cia. Este es un asun­to sirio y los sirios son los úni­cos que pue­den decir quién debe venir y quién debe irse, quién debe per­ma­ne­cer en su car­go y quién debe aban­do­nar­lo y Occi­den­te cono­ce muy bien nues­tra pos­tu­ra al res­pec­to.

Por con­si­guien­te no nos impor­ta y tam­po­co per­de­mos tiem­po pen­san­do en lo que dicen. Estoy aquí gra­cias al res­pal­do del pue­blo sirio, si no fue­ra por ello no esta­ría aquí. Es muy sim­ple.

Con res­pec­to a man­char la repu­tación o sus inten­tos de sata­ni­zar a cier­tos pre­si­den­tes, pues esta es la mane­ra de Esta­dos Uni­dos, al menos des­de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, des­de que ocu­pa­ron el lugar del colo­nia­lis­mo bri­tá­ni­co en esta región y posi­ble­men­te en el mun­do ente­ro.

Des­de aquel enton­ces las admi­nis­tra­cio­nes esta­dou­ni­den­ses y los polí­ti­cos nor­te­ame­ri­ca­nos nun­ca han dicho una sola pala­bra cier­ta sobre cual­quier asun­to. Ellos siem­pre mien­ten. Y con el paso del tiem­po se con­vier­ten en exper­tos en men­tir. Esto es par­te de su polí­ti­ca. Su inten­to de sata­ni­zar­me es simi­lar al de sata­ni­zar al pre­si­den­te (Vla­di­mir) Putin en los últi­mos dos años, y de sata­ni­zar al líder cubano Fidel Cas­tro en las últi­mas cin­co déca­das. Esta es su mane­ra de actuar.

Enton­ces debe­mos saber que esta es la for­ma de actuar de Esta­dos Uni­dos y ello no nos debe preo­cu­par. El asun­to más impor­tan­te es tener una bue­na repu­tación ante el pue­blo, esto es lo que nos debe preo­cu­par.

Señor pre­si­den­te, ¿cuál es su opi­nión sobre las rela­cio­nes de Siria con Amé­ri­ca Lati­na, sobre todo sus his­tó­ri­cos nexos con Cuba?

A pesar de la gran dis­tan­cia entre Siria y Amé­ri­ca Lati­na, nos sor­pren­de siem­pre el nivel de cono­ci­mien­to que posee la gen­te en esa región, no tan solo los polí­ti­cos, sobre esta zona del mun­do. Creo que ello es debi­do a varias razo­nes, que una de ellas se mate­ria­li­za en los aspec­tos de seme­jan­za his­tó­ri­ca y los fac­to­res comu­nes entre Siria y Amé­ri­ca Lati­na.

Los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos sufrie­ron hace mucho tiem­po la ocu­pa­ción direc­ta, pero lue­go la acción de las com­pa­ñías nor­te­ame­ri­ca­nas, los gol­pes de esta­do y la inje­ren­cia esta­dou­ni­den­se. Pero los pue­blos de esa región saben lo que sig­ni­fi­ca que un país sea inde­pen­dien­te o no. Ellos con­ci­ben que la gue­rra en Siria gira en torno a la inde­pen­den­cia.

Pero el asun­to más impor­tan­te en esa zona del mun­do es el papel de Cuba, que siem­pre ha sido la pun­ta de lan­za del movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta en Amé­ri­ca Lati­na, Fidel Cas­tro es sím­bo­lo en este con­tex­to.

Por con­si­guien­te a nivel polí­ti­co y de cono­ci­mien­to, pode­mos decir que hay fuer­te coin­ci­den­cia entre Siria y Amé­ri­ca Lati­na, espe­cial­men­te con Cuba. Pero no creo que este­mos hacien­do lo sufi­cien­te para mejo­rar los otros aspec­tos de la rela­ción para que estén al mis­mo nivel, bási­ca­men­te en los sec­to­res de edu­ca­ción y eco­no­mía.

Esta era mi ambi­ción antes de la cri­sis, he visi­ta­do a Amé­ri­ca Lati­na: Cuba, Vene­zue­la, Argen­ti­na y Bra­sil para dar­le más fuer­za a esta rela­ción. Lue­go comen­zó el con­flic­to y se ha con­ver­ti­do en un gran obs­tácu­lo ante cual­quier acción en este mar­co. Aún así, creo que nues­tras rela­cio­nes no deben limi­tar­se a los aspec­tos his­tó­ri­co y polí­ti­co. Esto es insu­fi­cien­te. Exis­ten varios sec­to­res y los habi­tan­tes de ambas regio­nes deben cono­cer­se más. La dis­tan­cia podría cons­ti­tuir un obs­tácu­lo, pero la situa­ción no debe ser así, pues tene­mos fuer­tes rela­cio­nes con el res­to del mun­do, al este y al oes­te.

Por ello la dis­tan­cia ya no cons­ti­tu­ye un obs­tácu­lo en este tiem­po. Creo que si logra­mos supe­rar la cri­sis y esta gue­rra, enton­ces debe­mos tra­ba­jar con más fuer­za para revi­vir los dife­ren­tes aspec­tos de esta rela­ción con Amé­ri­ca Lati­na, sobre todo con Cuba.

Señor pre­si­den­te, ¿cuá­les son sus expec­ta­ti­vas, qué opi­na del actual pro­ce­so elec­to­ral en Esta­dos Uni­dos, espe­cial­men­te los comi­cios pre­si­den­cia­les? ¿Cómo cree usted que su resul­ta­do pue­de influir en la gue­rra en Siria?

Hemos reanu­da­do las rela­cio­nes con Esta­dos Uni­dos en el año 1974, hace 42 años. Des­de aquel enton­ces hemos cono­ci­do varios man­da­ta­rios esta­dou­ni­den­ses en dife­ren­tes casos. La lec­ción que hemos apren­di­do es que nadie debe apos­tar por cual­quier pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se. Este es el asun­to más impor­tan­te. Enton­ces la cues­tión no tie­ne que ver con el nom­bre.

Ellos tie­nen ins­ti­tu­cio­nes y poseen sus pro­pias agen­das y cada pre­si­den­te vie­ne para eje­cu­tar­la a su mane­ra. Pero en defi­ni­ti­va, debe cum­plir­la. Todos tie­nen agen­das mili­ta­res y la úni­ca dife­ren­cia radi­ca en la for­ma de cum­plir­las. Uno des­plie­ga su ejér­ci­to, como hizo Bush, y otros envían a sus mer­ce­na­rios y agen­tes, como Oba­ma. Pero todos deben cum­plir esta agen­da.

No creo que en Esta­dos Uni­dos le per­mi­tan al jefe de la Casa Blan­ca cum­plir con sus con­vic­cio­nes polí­ti­cas. Debe some­ter­se a las ins­ti­tu­cio­nes y a los gru­pos de pre­sión. Estos gru­pos no han cam­bia­do y tam­po­co los pla­nes de las ins­ti­tu­cio­nes y por con­si­guien­te, no habrá en el futu­ro pró­xi­mo, un pre­si­den­te que pue­da pro­vo­car un cam­bio serio y radi­cal en la polí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos.

¿Cuál es el men­sa­je que quie­re hacer lle­gar median­te esta entre­vis­ta con Pren­sa Lati­na a los gobier­nos y pue­blos de Amé­ri­ca Lati­na y del Cari­be, inclu­so al pue­blo nor­te­ame­ri­cano, sobre la impor­tan­cia del res­pal­do a la lucha de Siria con­tra el terro­ris­mo?

Amé­ri­ca Lati­na es un ejem­plo bueno e impor­tan­te para el mun­do sobre cómo los pue­blos y los gobier­nos logra­ron recu­pe­rar su inde­pen­den­cia. La región cons­ti­tu­ye el patio tra­se­ro de Esta­dos Uni­dos, pero Washing­ton la ha uti­li­za­do para ensa­yar sus manio­bras y eje­cu­tar su pro­pia agen­da.

Los pue­blos de Amé­ri­ca Lati­na se han sacri­fi­ca­do mucho para logar su inde­pen­den­cia, y des­pués que la recu­pe­ra­ron se con­vir­tie­ron de paí­ses en vías de desa­rro­llo o inclu­so desa­rro­lla­dos. Enton­ces, la inde­pen­den­cia es algo muy impor­tan­te y muy que­ri­do para todo ciu­da­dano en Amé­ri­ca Lati­na. Cree­mos que deben pre­ser­var­la, por­que Esta­dos Uni­dos no deja­rá de tra­ba­jar para derro­car a todo gobierno inde­pen­dien­te que repre­sen­te a las gran­des mayo­rías en cada país de esa región.

Cuba cono­ce esto muy bien, y sabe de lo que estoy hablan­do, más que cual­quier otro país del mun­do. Uste­des han sufri­do más que cual­quier otro país de Amé­ri­ca Lati­na los inten­tos de Esta­dos Uni­dos, y han teni­do éxi­to en hacer fren­te a todos estos inten­tos a lo lar­go de más de cin­cuen­ta años, solo por­que su gobierno repre­sen­ta al pue­blo cubano. Y por ello, afe­rrar­se con fuer­za a esta inde­pen­den­cia, es un asun­to de vital impor­tan­cia a mi jui­cio, para el futu­ro de Amé­ri­ca Lati­na.

Con res­pec­to a Siria, pode­mos decir que está pagan­do el pre­cio de su inde­pen­den­cia, por­que en nin­gún momen­to hemos actua­do en con­tra de Esta­dos Uni­dos, Fran­cia o Rei­no Uni­do. Siem­pre tra­ta­mos cons­truir bue­nas rela­cio­nes con Occi­den­te. Pero su pro­ble­ma es que ellos no acep­tan a nin­gún país inde­pen­dien­te, y creo que esto es lo que ocu­rre con Cuba tam­bién. Uste­des nun­ca inten­ta­ron dañar o per­ju­di­car al pue­blo nor­te­ame­ri­cano, sin embar­go ellos no los acep­tan como un país inde­pen­dien­te. El mis­mo caso se apli­ca en los demás paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na, y por esta razón siem­pre ha habi­do gol­pes en sus paí­ses, sobre todo en la épo­ca de los años sesen­ta y los seten­ta. Y por ello creo que pre­ser­var la auto­de­ter­mi­na­ción de un país, no cons­ti­tu­ye un caso ais­la­do. Si quie­ro ser inde­pen­dien­te, debo apo­yar la inde­pen­den­cia en todo el mun­do, por­que si actúo solo enton­ces seré débil.

El res­pal­do a Siria será prin­ci­pal­men­te en los foros inter­na­cio­na­les. Exis­ten muchas orga­ni­za­cio­nes, espe­cial­men­te Nacio­nes Uni­das, a pesar de su inca­pa­ci­dad, pero en defi­ni­ti­va, el res­pal­do de estas enti­da­des pue­de desem­pe­ñar un papel acti­vo en el apo­yo a Siria. Exis­te natu­ral­men­te el Con­se­jo de Segu­ri­dad y su pos­tu­ra depen­de de los miem­bros no per­ma­nen­tes en este órgano. El res­pal­do de cual­quier otra orga­ni­za­ción a Siria, tam­bién será impor­tan­te.

Señor pre­si­den­te, cono­ce­mos que usted es una per­so­na muy ocu­pa­da y por ello Pren­sa Lati­na valo­ra muy en alto el tiem­po que nos ha con­ce­di­do para esta entre­vis­ta en estos pre­ci­sos momen­tos. Desea­mos tener en el futu­ro este tipo de inter­cam­bio con usted. Muchas Gra­cias.

Serán bien­ve­ni­dos en cual­quier momen­to.

21 de julio de 2016

Fuen­te: Resu­men Lati­no­ame­ri­cano

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *