Decla­ra­ción de La Vía Cam­pe­si­na sobre Comer­cio, Mer­ca­dos y Desarrollo

La sobe­ra­nía ali­men­ta­ria es el dere­cho de los pue­blos a una ali­men­ta­ción sana y ade­cua­da cul­tu­ral­men­te pro­du­ci­da median­te méto­dos eco­ló­gi­cos y sos­te­ni­bles, ade­más del dere­cho a deci­dir los pro­pios sis­te­mas ali­men­ta­rios y agrí­co­las. Son las aspi­ra­cio­nes y nece­si­da­des de quie­nes pro­du­cen, dis­tri­bu­yen y con­su­men el ali­men­to el cen­tro de las polí­ti­cas y los sis­te­mas de ali­men­ta­ción en vez de las exi­gen­cias de mer­ca­dos y mul­ti­na­cio­na­les». Decla­ra­ción de Nyé­lé­ni sobre Sobe­ra­nía Ali­men­ta­ria (Mali, 2007)

En el con­tex­to de la déci­mo cuar­ta sesión de la Con­fe­ren­cia de las Nacio­nes Uni­das sobre Comer­cio y Desa­rro­llo (CNUCYD o UNCTAD), rea­li­za­da del 17 al 22 de Julio en Nai­ro­bi, Ken­ya, La Vía Cam­pe­si­na reite­ra su com­pro­mi­so con la Sobe­ra­nía Ali­men­ta­ria y el Dere­cho a la Ali­men­ta­ción, así como su reso­lu­ción para aca­bar con el para­dig­ma de libre comer­cio y el desa­rro­llo de mer­ca­do; así lla­ma­dos por el neo­li­be­ra­lis­mo, estos patro­nes que solo sir­ven para con­so­li­dar el poder de las mul­ti­na­cio­na­les sobre nues­tros sis­te­mas alimentarios.

En cuan­to a las Nacio­nes Uni­das, espe­ra­mos de la CNUCYD y sus esta­dos miem­bros prio­ri­cen los pro­ce­sos demo­crá­ti­cos y par­ti­ci­pa­ti­vos enfo­ca­dos en polí­ti­cas que pro­mue­ven con éxi­to la Sobe­ra­nía Ali­men­ta­ria. La CNUCYD no debe ser­vir para pro­mo­ver los Acuer­dos de Libre Comer­cio (ALCs), inclu­yen­do los Acuer­dos de Aso­cia­ción Eco­nó­mi­ca (AAE) con la Unión Euro­pea en Áfri­ca, que sin excep­ción, han resul­ta­do en mayor ham­bru­na, pobre­za y exclu­sión para mucha gen­te de todo el mundo.

La Vía Cam­pe­si­na es un movi­mien­to inter­na­cio­nal que agru­pa a millo­nes de cam­pe­si­nos, peque­ños y media­nos agri­cul­to­res, per­so­nas sin tie­rra, muje­res cam­pe­si­nas, pue­blos indí­ge­nas, así como emi­gran­tes y tra­ba­ja­do­res agrí­co­las de todo el mun­do. Defen­de­mos los sis­te­mas ali­men­ta­rios agro­eco­ló­gi­cos de los cam­pe­si­nos como medio para pro­mo­ver la jus­ti­cia social y la dig­ni­dad, nos opo­ne­mos fron­tal­men­te a las mul­ti­na­cio­na­les y la agri­cul­tu­ra a gran esca­la que des­tru­ye nues­tros sis­te­mas ali­men­ta­rios, nues­tras comu­ni­da­des y el medio ambiente.

La Vía Cam­pe­si­na está con­for­ma­da de 164 orga­ni­za­cio­nes loca­les y nacio­na­les en 73 paí­ses de Áfri­ca, Asia, Euro­pa y las Amé­ri­cas. Repre­sen­ta­mos a un total de 200 millo­nes de cam­pe­si­nas y cam­pe­si­nos. Somos un movi­mien­to inde­pen­dien­te, plu­ral y mul­ti­cul­tu­ral, sin afi­lia­cio­nes polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas ni de nin­gún otro tipo.

Acer­ca de la CNUCYD

La Vía Cam­pe­si­na reci­bió con opti­mis­mo la publi­ca­ción del infor­me de la CNUCYD titu­la­do Peque­ños cam­pe­si­nos y el desa­rro­llo de pro­duc­ción sos­te­ni­ble, don­de se reco­no­ce el papel cla­ve que desem­pe­ña­mos en la cade­na de pro­duc­ción ali­men­ta­ria y en los mer­ca­dos, así como la nece­si­dad de que tan­to gobier­nos como ins­ti­tu­cio­nes mul­ti­la­te­ra­les tra­ba­jen direc­ta­men­te con noso­tros para alcan­zar los Obje­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble. Pero nos opo­ne­mos fron­tal­men­te a las nume­ro­sas reco­men­da­cio­nes del infor­me acer­ca de mer­can­ti­li­zar la pro­duc­ción agrí­co­la. Recha­za­mos de pleno la pre­mi­sa implí­ci­ta en el infor­me según la cual solo somos una fuen­te via­ble de ali­men­to y nutri­ción a lar­go pla­zo si bus­ca­mos gene­rar bene­fi­cios o empre­sa­ria­li­zar­nos. Denun­cia­mos los inten­tos con­ti­nuos de mer­can­ti­li­zar la ali­men­ta­ción y la nutri­ción, y les recor­da­mos a todos los asis­ten­tes de la 14a de la CNUCYD que la ali­men­ta­ción es un Dere­cho Humano.

La CNUCYD pues­ta en mar­cha pre­sen­ta un mode­lo neo­li­be­ral de comer­cio y libre mer­ca­do que con­tras­ta fuer­te­men­te con el para­dig­ma de Sobe­ra­nía Ali­men­ta­ria, en el cual los peque­ños cam­pe­si­nos son acto­res socia­les, cul­tu­ra­les e his­tó­ri­cos que toman deci­sio­nes basa­das en una miría­da de razo­nes per­so­na­les, éti­cas y cul­tu­ra­les, no sola­men­te el bene­fi­cio, el nego­cio y el mer­ca­do. Que­re­mos que la CNUCYD nos pro­te­ja de los des­truc­ti­vos y secre­tos TLAs que pro­mue­ve la anti­de­mo­crá­ti­ca OMC, tales como la Aso­cia­ción Trans­atlán­ti­ca para el Comer­cio y la Inver­sión (ATCI o TTIP), el Acuer­do Trans­pa­cí­fi­co de Coope­ra­ción Eco­nó­mi­ca (TPP), el Acuer­do Eco­nó­mi­co y Comer­cial Glo­bal (AECG o CETA), el Acuer­do en Comer­cio de Ser­vi­cios (TiSA), los AAE y sus supues­tos meca­nis­mos de Arbi­tra­je de dife­ren­cias esta­do-inver­sor (ISDS).

Noso­tras y noso­tros, el cam­pe­si­na­do del mun­do, actual­men­te, ali­men­ta­mos a la mayo­ría de la pobla­ción, a pesar de los múl­ti­ples tra­ta­dos de libre comer­cio que bus­can des­ubi­car la pro­duc­ción y el comer­cio cam­pe­sino en el mun­do entero.

Pro­duc­ción cam­pe­si­na y mer­ca­dos locales

Más del 80% de las y los peque­ños cam­pe­si­nos fun­cio­nan en ámbi­to local o regio­nal, y una amplia mayo­ría lo hace median­te cana­les infor­ma­les. Estos mer­ca­dos tan diver­sos aco­gen la mayo­ría del flu­jo de ali­men­to con­su­mi­do mun­dial­men­te. El ran­go va de lo local a lo regio­nal, y estos espa­cios se encuen­tran en zonas rura­les, periur­ba­nas y urbanas.

Dichos mer­ca­dos están conec­ta­dos a sis­te­mas ali­men­ta­rios loca­les, regio­na­les y/​o nacio­na­les: el ali­men­to se pro­du­ce, pro­ce­sa, comer­cia y con­su­me en un área deter­mi­na­da, con lo que el valor aña­di­do per­ma­ne­ce en la zona y se com­par­te, con lo que se fomen­ta la crea­ción de empleo. Tie­nen lugar en espa­cios orga­ni­za­dos o de mane­ra más infor­mal, lo que dota a los peque­ños agri­cul­to­res de mayor fle­xi­bi­li­dad y menos barre­ras para entrar en el mer­ca­do y más con­trol sobre los pre­cios y las con­di­cio­nes. Sus fun­cio­nes exce­den el mero inter­cam­bio de bie­nes, son espa­cios de inter­ac­ción e inter­cam­bio de cono­ci­mien­to. Son los mer­ca­dos más impor­tan­tes, par­ti­cu­lar­men­te para las muje­res del cam­po, res­pec­to a la inclu­sión y el acce­so; con­tri­bu­yen de mane­ra sig­ni­fi­ca­ti­va al cum­pli­mien­to de nues­tro dere­cho a la ali­men­ta­ción y nutrición.

A pesar de su impor­tan­cia, estos mer­ca­dos infor­ma­les se igno­ran en los sis­te­mas de recau­da­ción de datos, lo que afec­ta nega­ti­va­men­te a la hora de apor­tar prue­bas que infor­men a las polí­ti­cas públi­cas. La mayo­ría de muje­res peque­ñas cam­pe­si­nas tra­ba­jan en estos mer­ca­dos, su apor­te esen­cial a la cade­na ali­men­ta­ria, inclu­yen­do la dis­tri­bu­ción y el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co per­ma­ne­ce invi­si­ble en los pro­ce­sos de desa­rro­llo de polí­ti­cas y en el comer­cio. Por eso estas muje­res enfren­tan obs­tácu­los a la hora de acce­der a recur­sos y opor­tu­ni­da­des de publi­ci­dad. Dada su rele­van­cia para la segu­ri­dad ali­men­ta­ria y las comu­ni­da­des de peque­ños cam­pe­si­nos, tan­to inver­sio­nes como polí­ti­cas públi­cas debe­rían orien­tar­se a refor­zar, ampliar y pro­te­ger los mer­ca­dos cam­pe­si­nos loca­les y nacionales.

Nues­tro lla­ma­do a la CNUCYD y sus esta­dos miem­bros bus­ca el apo­yo al reca­ba­do exten­si­vo de datos de los mer­ca­dos a nivel local, domés­ti­co e infor­mal, tan­to rural como urbano, su cone­xión al terri­to­rio en cues­tión para mejo­rar la base de datos que crea polí­ti­cas, inclu­so los datos no rela­cio­na­dos al géne­ro, y poder incor­po­rar todo esto a los sis­te­mas de reco­pi­la­ción de datos nacio­na­les e internacionales.

Reco­men­da­mos pre­cios trans­pa­ren­tes y jus­tos para todos los pro­duc­tos agrí­co­las que remu­ne­ren ade­cua­da­men­te el tra­ba­jo y la inver­sión del peque­ño cam­pe­sino, espe­cial­men­te las muje­res. Estas polí­ti­cas de pre­cios debe­rían pro­por­cio­nar acce­so ase­qui­ble y pun­tual a la infor­ma­ción del mer­ca­do que le per­mi­tie­ra tomar deci­sio­nes sobre qué, cuán­do y dón­de ven­der, y estar a res­guar­do del abu­so de poder del com­pra­dor, espe­cial­men­te en mer­ca­dos saturados.

Exi­gi­mos pro­gra­mas públi­cos e ins­ti­tu­cio­na­les de abas­te­ci­mien­to que per­mi­tan a los peque­ños cam­pe­si­nos con­tar con una deman­da regu­lar y esta­ble de sus pro­duc­tos a pre­cios jus­tos, y a los con­su­mi­do­res el acce­so a pro­duc­tos sanos, nutri­ti­vos, varia­dos, fres­cos y loca­les, inclu­so si hay cri­sis y con­flic­tos. Que­re­mos que dichos pro­gra­mas abas­tez­can a escue­las, hos­pi­ta­les, pri­sio­nes, asi­los, can­ti­nas de fun­cio­na­rios, de mane­ra que se inte­gre en el pro­ce­so a los cam­pe­si­nos quie­nes apor­tan sus pro­duc­tos. Reite­ra­mos nues­tro lla­ma­do a una solu­ción per­ma­nen­te al pro­ble­ma del alma­ce­na­mien­to públi­co de los gra­nos —dado los des­equi­li­brios en las pro­vi­sio­nes de apo­yo de los paí­ses desa­rro­lla­dos— y nues­tro com­pro­mi­so en cons­truir pro­gra­mas de abas­te­ci­mien­to públi­cos e ins­ti­tu­cio­na­les sólidos.

Para que estos pro­gra­mas ten­gan éxi­to, les recor­da­mos a los gobier­nos nacio­na­les que deben garan­ti­zar un acce­so jus­to y equi­ta­ti­vo a la tie­rra, el agua, el terri­to­rio y la bio­di­ver­si­dad, y para ello, les refe­ri­mos a las Direc­tri­ces volun­ta­rias sobre la gober­nan­za res­pon­sa­ble de la tenen­cia de la tie­rra, la pes­ca y los bos­ques en el con­tex­to de la segu­ri­dad ali­men­ta­ria nacional.

Los ali­men­tos son un dere­cho humano y no se deben tra­tar como mera mer­can­cía. Ape­la­mos a la CNUCYD del 2016 a revi­sar cómo afron­ta el pro­ble­ma de la ali­men­ta­ción y su rela­ción con el comer­cio y el desa­rro­llo. El cam­pe­si­na­do es el cora­zón de la pro­duc­ción de ali­men­tos y nece­si­ta­mos con urgen­cia la Sobe­ra­nía Ali­men­ta­ria — la cual requie­re la pro­tec­ción y rena­cio­na­li­za­ción de los mer­ca­dos ali­men­ta­rios nacio­na­les, la pro­mo­ción de cir­cui­tos loca­les de pro­duc­ción y con­su­mo, la lucha por la tie­rra, la defen­sa de los terri­to­rios de los pue­blos indí­ge­nas y una refor­ma agra­ria inte­gral — no las fal­sas pro­me­sas de los sis­te­mas de pro­duc­ción depen­dien­tes y muy exi­gen­tes en insu­mos exter­nos y capi­tal, al esti­lo de la Revo­lu­ción Ver­de, los cuá­les fun­cio­nan bajo la fal­sa pre­mi­sa de la com­pe­ti­ti­vi­dad que logran éxi­to solo cuan­do per­ju­di­ca los medios de sub­sis­ten­cia de los cam­pe­si­nos en otros lugares.

Recor­da­mos a los gobier­nos que tie­nen obli­ga­cio­nes res­pec­to a la pres­ta­ción de ser­vi­cios públi­cos de cali­dad que dig­ni­fi­quen la vida rural (salud, edu­ca­ción, etc.) y que no se pue­de cum­plir con estas obli­ga­cio­nes sin pre­cios jus­tos que pro­te­jan los cam­pe­si­nos loca­les con­tra las trans­na­cio­na­les ávi­das de lucro y el sis­te­ma de comer­cio inter­na­cio­nal que sir­ve hoy en día solo a los intere­ses de la agro­in­dus­tria y las otras éli­tes empre­sa­ria­les. La CNUCYD, como órgano* de la Nacio­nes Uni­das, debe pro­cu­rar ser cohe­ren­te con sus otros esfuer­zos actua­les, inclu­yen­do la rea­li­za­ción efec­ti­va de la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de Dere­chos Huma­nos. Es así que jun­to con nues­tros alia­dos en Nai­ro­bi, y en todo el pla­ne­ta, les invi­ta­mos a unir­se con noso­tros en la lucha para la Sobe­ra­nía Ali­men­ta­ria y el fin del libre comer­cio pro­mo­vi­do por ins­ti­tu­cio­nes anti­de­mo­crá­ti­cas como la Orga­ni­za­ción Mun­dial del Comer­cio (OMC).

¡La ali­men­ta­ción es un dere­cho, no una mercancía!

¡Sobe­ra­nía Ali­men­ta­ria Ya!

¡Glo­ba­li­ce­mos la lucha, glo­ba­li­ce­mos la esperanza!

Nai­ro­bi, 19 de julio de 2016

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.