Abian III, ¿Sor­tu men­che­vi­que?

1.

En esta ter­ce­ra entre­ga de las cua­tro pre­vis­tas para esta serie vamos a ana­li­zar lo que el docu­men­to ofi­cial de Abian dice sobre la for­ma orga­ni­za­ti­va. Cual­quier prác­ti­ca colec­ti­va exi­ge su corres­pon­dien­te for­ma de orga­ni­za­ción ade­cua­da a los fines per­se­gui­dos. Den­tro de la tota­li­dad social que supo­ne la repro­duc­ción colec­ti­va, tres de sus gran­des prác­ti­cas cen­tra­les han aca­pa­ra­do la aten­ción, las ten­sio­nes y las dispu­tas orga­ni­za­ti­vas des­de que se tie­nen regis­tro his­tó­ri­cos fia­bles: la pro­duc­ción y repro­duc­ción, el poder y el Esta­do, y la gue­rra y la vio­len­cia. Con el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, la pro­duc­ción, el Esta­do y la gue­rra se sin­te­ti­za­rán en la pro­pie­dad bur­gue­sa. Una vez en este con­tex­to, toda teo­ría de la orga­ni­za­ción está encua­dra­da obje­ti­va y sub­je­ti­va­men­te por la pre­gun­ta si se enfren­ta y en qué gra­do a la pro­pie­dad capi­ta­lis­ta, o si la defien­de de algún modo.

Des­de la impo­si­ción de la pro­pie­dad pri­va­da y la erra­di­ca­ción gene­ral­men­te vio­len­ta de las for­mas de pro­pie­dad colec­ti­va sur­gie­ron dos gran­des líneas orga­ni­za­ti­vas anta­gó­ni­cas entre sí, la de los opri­mi­dos y opri­mi­das, y la de los opre­so­res. Al mar­gen de las for­mas con­cre­tas que ha ido adqui­rien­do la pro­pie­dad pri­va­da –sobre todo la tri­bu­ta­ria, escla­vis­ta, feu­dal y bur­gue­sa, y de las for­mas que ha ido adqui­rien­do el patriar­ca­do en este deve­nir e inclu­so en las fases de trán­si­to– siem­pre ha sido, pri­me­ro, una pro­pie­dad que excluía a la inmen­sa mayo­ría opri­mi­da y explo­ta­da; y, segun­do, su for­ma de orga­ni­za­ción de las rela­cio­nes socia­les era fun­cio­nal a esa domi­na­ción explo­ta­do­ra, refor­zán­do­la median­te su nor­ma­li­za­ción.

Por el con­tra­rio, los sis­te­mas orga­ni­za­ti­vos de las muje­res, escla­vas y escla­vos, sier­vas y sier­vos, y tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res, siem­pre han encon­tra­do enor­mes difi­cul­ta­des para con­cre­tar­se y, a pesar de ello, siem­pre se han enfren­ta­do de algún modo, mate­rial o ideal, con­cre­to o utó­pi­co, a la pro­pie­dad pri­va­da que sufrían en ese momen­to. Entre ambos extre­mos irre­con­ci­lia­bles de orga­ni­za­ción han pulu­la­do ilu­sio­nes refor­mis­tas que nun­ca cues­tio­na­ban la pro­pie­dad pri­va­da, solo sus expre­sio­nes injus­tas. Las rela­cio­nes de pro­pie­dad han sido el obje­ti­vo de las con­tra­rias prác­ti­cas orga­ni­za­das. Aun­que en la últi­ma y pró­xi­ma entre­ga de esa serie nos exten­de­re­mos mono­grá­fi­ca­men­te en esta cru­cial cues­tión, hemos que­ri­do empe­zar así esta ter­ce­ra entre­ga de nues­tro estu­dio crí­ti­co de la ponen­cia ofi­cial Abian.

2.

Resul­ta por tan­to con­ve­nien­te y lógi­co ini­ciar­la recor­dan­do cómo en la pri­me­ra entre­ga de esta serie –Abian, la ambi­güe­dad refor­mis­ta– argu­men­tá­ba­mos la nece­si­dad de ir siem­pre a la raíz de los pro­ble­mas que aque­jan a nues­tro pue­blo. Nos hacía­mos eco de tres de las cues­tio­nes deci­si­vas que se expo­nen en la ponen­cia Abian: la reeus­kal­du­ni­za­ción, la eman­ci­pa­ción de la mujer tra­ba­ja­do­ra y la cri­sis socio­eco­ló­gi­ca. En las tres íba­mos a su raíz: son las rela­cio­nes de pro­pie­dad las que expli­can en últi­ma ins­tan­cia los ata­ques fran­co-espa­ño­les a la len­gua y cul­tu­ra vas­ca, el patriar­ca­do y la cri­sis socio­am­bien­tal. Son ellas, las rela­cio­nes de pro­pie­dad, las que en defi­ni­ti­va, y des­pués de toda la dema­go­gia refor­mis­ta sobre medi­das par­la­men­ta­rias e ins­ti­tu­cio­na­les que pudie­ran mejo­rar esas cues­tio­nes, en el últi­mo momen­to prác­ti­co, fre­nan, redu­cen o hacen fra­ca­sar las leyes par­la­men­ta­rias, si es que se logran en este sis­te­ma legal, cues­tión tam­bién deci­si­va a la que vol­ve­re­mos lue­go.

¿Qué son las rela­cio­nes de pro­pie­dad? Sin mayo­res pro­fun­di­da­des teó­ri­cas y limi­tán­do­nos a los obje­ti­vos de este tex­to, las pode­mos defi­nir como el con­jun­to de fuer­zas, pode­res e ins­ti­tu­cio­nes que garan­ti­zan y repro­du­cen inclu­so por la vio­len­cia extre­ma, si fue­ra nece­sa­rio, la pro­pie­dad bur­gue­sa de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. En el capi­ta­lis­mo, la indus­tria cul­tu­ral, la explo­ta­ción patriar­cal y el saqueo de la natu­ra­le­za son tres gran­des nego­cios que van más allá de lo estric­ta­men­te eco­nó­mi­co para entrar en la ren­ta­bi­li­dad polí­ti­ca de la opre­sión nacio­nal, en los bene­fi­cios sexua­les y afec­ti­vos, y en el hiper­con­su­mis­mo com­pul­si­vo que todo lo ago­ta y des­tru­ye. Son las rela­cio­nes de pro­pie­dad bur­gue­sa las que, por deba­jo de cual­quier aná­li­sis super­fi­cial, expli­can por qué estas tres reali­da­des y otras muchas más, todas en reali­dad, se man­tie­nen y fun­cio­nan a dia­rio a pesar de los esfuer­zos bien inten­cio­na­dos del refor­mis­mo.

¿Qué lazo interno exis­te entre la pro­pie­dad capi­ta­lis­ta en gene­ral y las rela­cio­nes de explo­ta­ción y sumi­sión que le son inhe­ren­tes, y el deba­te de Abian en su apar­ta­do sobre el sis­te­ma orga­ni­za­ti­vo? O dicho más direc­ta­men­te ¿Qué lazo interno exis­te entre la pro­pie­dad del capi­tal, la opre­sión nacio­nal de cla­se que le es con­sus­tan­cial y la for­ma orga­ni­za­ti­va? Res­pon­de­mos a estas dos pre­gun­tas dicien­do que exis­te una rela­ción direc­ta y esen­cial pero invi­si­ble a sim­ple vis­ta. En apa­rien­cia son dos cues­tio­nes dife­ren­tes, eco­nó­mi­ca la pri­me­ra y polí­ti­ca la segun­da. Son tan for­mal­men­te dife­ren­tes que a lo sumo que lle­ga el docu­men­to Abian es a decir que:

El mode­lo orga­ni­za­ti­vo, las for­mas de actua­ción y la cul­tu­ra polí­ti­ca que debe empa­par todo ello tie­nen que ir en con­so­nan­cia con la estra­te­gia y la línea polí­ti­ca, y tam­bién con el desa­rro­llo del pro­ce­so polí­ti­co y la socie­dad. Esa ha sido pre­ci­sa­men­te una de las cau­sas de los pro­ble­mas que atra­vie­sa la Izquier­da Aber­tza­le: no se ha trans­for­ma­do en la medi­da que le exi­gía la estra­te­gia reno­va­da. O no ha empe­za­do a hacer­lo. Evi­den­te­men­te, los pro­ce­sos de ese tipo no se cul­mi­nan de un día para otro y sin nin­gu­na con­tra­dic­ción. La cul­tu­ra polí­ti­ca no se trans­for­ma inme­dia­ta­men­te por el mero hecho de plan­tear­lo. Pero es nece­sa­rio poner en mar­cha los cam­bios, hay que poner las bases para ello y para poner unas bases ade­cua­das es pre­ci­so empe­zar a dejar a un lado las malas prác­ti­cas e iner­cias del pasa­do. El pro­ce­so Abian tam­bién bus­ca eso (p. 23).

Como se apre­cia no hay refe­ren­cia algu­na a las rela­cio­nes entre eco­no­mía y polí­ti­ca, solo se habla de socie­dad y de cul­tu­ra polí­ti­ca, siem­pre en abs­trac­to. No encon­tra­re­mos nin­gu­na refe­ren­cia a la inter­co­ne­xión mul­ti­di­rec­cio­nal entre eco­no­mía y polí­ti­ca en el docu­men­to de Abian si por la pri­me­ra enten­de­mos el pro­ce­so de explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo por la bur­gue­sía para aumen­tar su pro­pie­dad pri­va­da y por la segun­da, la polí­ti­ca, enten­de­mos la quin­ta esen­cia de la eco­no­mía. Deli­be­ra­da­men­te, hemos redu­ci­do cada con­cep­to a su natu­ra­le­za esen­cial en la socie­dad capi­ta­lis­ta: la eco­no­mía como explo­ta­ción huma­na para valo­ri­zar el capi­tal y la polí­ti­ca como el ins­tru­men­to de poder que garan­ti­za ese bene­fi­cio bur­gués. Pero tam­po­co se abre la posi­bi­li­dad de que el error no pro­vi­nie­ra del mis­mo pro­yec­to ini­cial, sino de su erró­nea apli­ca­ción: el mode­lo es bueno, ha falla­do su pues­ta en mar­cha, vie­ne a decir Abían, por tan­to hay que corre­gir algu­nos fallos meno­res del mode­lo y apli­car­lo bien, nada más.

Sien­do gene­ro­sos podría­mos per­do­nar el que en nin­gún docu­men­to del deba­te Abian y del deba­te Zutik Eus­kal Herria se ana­li­ce la estruc­tu­ra capi­ta­lis­ta de la socie­dad vas­ca ni su estruc­tu­ra de explo­ta­ción social y de lucha de cla­ses, ni tam­po­co se ana­li­ce la polí­ti­ca como la quin­ta esen­cia públi­ca de la lucha de con­tra­rios inter­na. Algu­nos podían tener espe­ran­za de que estas cues­tio­nes cen­tra­les apa­re­cie­ran siquie­ra nom­bra­das en el bre­ve apar­ta­do dedi­ca­do al pro­ble­ma orga­ni­za­ti­vo, sobre todo des­pués de leer fra­ses como esta sobre la fun­ción de Sor­tu: No pode­mos olvi­dar que se tra­ta de una orga­ni­za­ción que ten­drá una visión inte­gral de la estra­te­gia […] Sor­tu tie­ne que beber de todo el movi­mien­to de libe­ra­ción, y tam­bién de los pro­yec­tos y movi­mien­tos popu­la­res, dan­do pro­yec­ción polí­ti­ca a sus diná­mi­cas; por otra par­te, Sor­tu tie­ne que dina­mi­zar y ali­men­tar el pro­ce­so de libe­ra­ción, for­ta­le­cien­do el pro­yec­to popu­lar pue­blo a pue­blo y en todos los sec­to­res (p.26).

¿Cómo pue­de lograr­se todo esto sin afir­mar que el logro de ese obje­ti­vo pasa por el estu­dio radi­cal de la socie­dad capi­ta­lis­ta en su con­jun­to y espe­cial­men­te de las for­mas que adquie­re en Eus­kal Herria como mar­co autó­no­mo de luchas de cla­ses, según se decía antes de la nue­va estra­te­gia? ¿Cómo pue­den ela­bo­rar­se visio­nes inte­gra­les y a la vez ali­men­tar y dina­mi­zar las luchas popu­la­res –no se habla de la lucha de cla­ses ni siquie­ra cuan­do se cita dos veces al sin­di­ca­to LAB y, por el con­tra­rio, jus­to al final la ponen­cia usa el con­cep­to de empren­de­do­res eco­nó­mi­cos inven­ta­do por la dere­cha para sus­ti­tuir al total­men­te des­pres­ti­gia­do de empre­sa­rio– sin la pre­via visión inte­gral del capi­tal en sí y de la cla­se bur­gue­sa vas­ca en con­cre­to, con­cep­tos que tam­po­co apa­re­cen? ¿Cómo pue­de expli­car­se la via­bi­li­dad y nece­si­dad de un Esta­do femi­nis­ta vas­co y avan­zar­se al nebu­lo­so socia­lis­mo vas­co sin una per­ma­nen­te cri­ti­ca prác­ti­ca de las rela­cio­nes de pro­pie­dad patriar­co-bur­gue­sas?

Son las rela­cio­nes de pro­pie­dad, según las resu­mi­mos aho­ra, las que expli­can la impa­ra­ble esci­sión social entre explo­ta­do­res –ricos– y explo­ta­dos o pobres. Según el sis­te­ma con­ta­ble bur­gués del Gobierno Vas­co, entre 2008 y 2014 el ingre­so medio del 10% más rico aumen­tó un 1,1%, el 30% menos aco­mo­da­do bajo un 4% y el 10% más pobre bajó un 13,4%. Son datos extraí­dos de la con­ta­bi­li­dad ofi­cial. Con su méto­do pecu­liar, que hemos cri­ti­ca­do en entre­gas ante­rio­res, Sor­tu ofre­ce datos sobre el empo­bre­ci­mien­to impa­ra­ble pero no sobre las cre­cien­tes tasas de explo­ta­ción y de ganan­cia. En la entre­ga ante­rior de esta serie, la segun­da, ofre­cía­mos datos de 2011 según los cua­les el 1% de la pobla­ción, la alta bur­gue­sía para enten­der­nos, dis­po­nía de casi el 57% del PIB.

Estas cifras solo mues­tran las bru­ta­les for­mas exter­nas del capi­ta­lis­mo, que a su vez son par­te de su iden­ti­dad bási­ca, pero no expli­can las diná­mi­cas de explo­ta­ción y de obten­ción de bene­fi­cio, ni los movi­mien­tos inter­nos y exter­nos del capi­tal, ni el hecho de que la des­in­dus­tria­li­za­ción, aun reco­no­cién­do­se, tam­bién res­pon­de a los intere­ses de cla­se de la bur­gue­sía vas­co-espa­ño­la, etc. Tam­po­co expli­can la uni­dad de intere­ses de cla­se que iden­ti­fi­ca a la bur­gue­sía vas­ca con la fran­co-espa­ño­la en el mar­co euro­peo y mun­dial. Para cono­cer real­men­te el sig­ni­fi­ca­do de esas y otras cifras tan duras hay que des­cen­der has­ta las rela­cio­nes de pro­pie­dad, las mis­mas que tam­bién expli­can otros hechos como, por ejem­plo, el apo­yo del PNV al PP en el Con­gre­so de Madrid y la fir­ma del PNV al acuer­do entre Con­fe­bask, CCOO y UGT, las rela­cio­nes entre UPN y PP, etc.

3.

Una de las razo­nes que demues­tran his­tó­ri­ca­men­te la nece­si­dad de una orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria que ten­ga, entre otras muchas tareas, la de impul­sar este estu­dio radi­cal de las con­tra­dic­cio­nes esen­cia­les del capi­ta­lis­mo, que aquí resu­mi­mos en las rela­cio­nes de pro­pie­dad, es la de com­ba­tir y ven­cer en la gue­rra ideo­ló­gi­ca de la bur­gue­sía, o para ser más pre­ci­sos en el tema que aho­ra nos con­cier­ne, la de supe­rar las infi­ni­tas barre­nas que pone la bur­gue­sía al desa­rro­llo de la con­cien­cia crí­ti­ca empe­zan­do des­de la pri­me­ra socia­li­za­ción. En tér­mi­nos de un grams­cis­mo al uso, refor­mis­ta, lim­pia­do de todo res­to y man­cha de con­se­jis­mo comu­nis­ta, esta­ría­mos hablan­do de eso que lla­man ganar la hege­mo­nía cul­tu­ral en la socie­dad civil. En tér­mi­nos mar­xis­tas, habla­mos de ampliar una de las expre­sio­nes de la con­cien­cia-para-sí a par­tir de la con­cien­cia-en-sí.

Pero solo habla­mos aho­ra de una de las razo­nes que demues­tran esa nece­si­dad, hay más que ire­mos des­gra­nan­do sobre todo en la cuar­ta y últi­ma entre­ga de la serie. Aho­ra que­re­mos empe­zar por esta ya que es la úni­ca que se insi­núa en la ponen­cia Abían: Sor­tu debe­rá orga­ni­zar al menos dos mar­cos: por una par­te, un mar­co para encau­zar la diná­mi­ca polí­ti­ca dia­ria; por otra par­te, uno o varios marcos/​procedimientos para hacer refle­xio­nes estra­té­gi­cas de cara al desa­rro­llo de la decan­ta­ción inde­pen­den­tis­ta o/​y reco­ger la expe­rien­cia y el saber colec­ti­vo del movi­mien­to (p. 26).

La diná­mi­ca polí­ti­ca dia­ria lle­va con­di­cio­na­da des­de que se impu­so la alian­za estra­té­gi­ca con la peque­ña bur­gue­sía repre­sen­ta­da en EH Bil­du y EH Bai, y des­de que Sor­tu se con­vir­tió en un apén­di­ce sus­ten­ta­dor del par­la­men­ta­ris­mo inter­cla­sis­ta como úni­ca for­ma de hacer polí­ti­ca, sin que la mili­tan­cia se ente­ra­se y tuvie­ra posi­bi­li­dad algu­na de deba­tir­lo. La visión inte­gral de la estra­te­gia que debe adqui­rir y desa­rro­llar Sor­tu está y esta­rá por tan­to enclaus­tra­da en los lími­tes inter­cla­sis­tas de EH Bil­du. ¿Por qué tan­to Sor­tu como la izquier­da aber­tza­le ofi­cial ante­rior a Sor­tu no ha hecho des­de hace años un estu­dio de las rela­cio­nes de pro­pie­dad que defi­nen a Eus­kal Herria? Pues por­que sus con­clu­sio­nes arrui­na­rían la alian­za estra­té­gi­ca con EH Bil­du y el segui­dis­mo al PNV, demos­tran­do que solo caben alian­zas tác­ti­cas supe­di­ta­das siem­pre a la direc­ción estra­té­gi­ca socia­lis­ta de la izquier­da aber­tza­le: direc­ción socia­lis­ta, revo­lu­cio­na­ria.

Lle­ga­mos así al pro­ble­ma de la for­ma orga­ni­za­ti­va que debe desa­rro­llar esa direc­ción estra­té­gi­ca. Vere­mos, pri­me­ro y en base a dos argu­men­tos, cómo se hun­de la pre­ten­sión de Abian de apa­ren­tar la liber­tad de deba­te y des­pués cómo, a pesar de ello, el deba­te sobre la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria que Abian recha­za resur­ge siem­pre.

En efec­to, Abian insis­te en que el deba­te orga­ni­za­ti­vo aún no ha empe­za­do. […] este docu­men­to no pre­ten­de deci­dir por nadie. Las dife­ren­tes orga­ni­za­cio­nes de la Izquier­da Aber­tza­le cele­bra­rán sus con­gre­sos o asam­bleas, y esos serán los mar­cos idó­neos y legí­ti­mos para tomar deci­sio­nes. El obje­ti­vo del pro­ce­so Abian es pro­po­ner y esta­ble­cer un mar­co gene­ral de refle­xión, el eje prin­ci­pal para avan­zar en esta fase y algu­nos cri­te­rios sobre dife­ren­tes cues­tio­nes, para com­par­tir todo ello y pos­te­rior­men­te ade­cuar­lo. Este deba­te tam­bién debe­ría ser­vir para que cada mili­tan­te se pre­pa­re mejor para el con­gre­so o asam­blea de su orga­ni­za­ción corres­pon­dien­te, apro­ve­chan­do este mar­co de refle­xión com­par­ti­da. Lo que toca aho­ra es expo­ner, reco­ger y com­par­tir argu­men­tos, como sim­ples mili­tan­tes, sin el apre­mio de tener que tomar deci­sio­nes con­cre­tas. (pp. 22 – 23)

4.

Abian dice lo ante­rior. Noso­tros deci­mos que el deba­ta ya ha con­clui­do. Lo deci­mos por dos razo­nes. Una, la pri­me­ra, Sor­tu lle­va años insis­tien­do que es impo­si­ble vol­ver al esque­ma orga­ni­za­ti­vo de la for­ma-movi­mien­to, que Sor­tu iden­ti­fi­ca por igno­ran­cia o por mali­cia con el van­guar­dis­mo diri­gis­ta cerra­do en sí: Se debe­ría dar por supe­ra­da –o por supe­rar– cual­quier ten­den­cia que pue­da deri­var­se del mode­lo de direc­ción KAS, es decir, hay que dejar a un lado la pri­ma­cía de los gru­pos de van­guar­dia cerra­dos. Sin embar­go, hay que tener muy en cuen­ta el valor que tie­ne la dina­mi­za­ción polí­ti­ca cons­trui­da des­de la diver­si­dad y la impli­ca­ción mili­tan­te direc­ta, la sóli­da uni­dad estra­té­gi­ca basa­da en ello, saber com­pa­gi­nar la deter­mi­na­ción y la fle­xi­bi­li­dad que el pro­ce­so exi­ge en todo momen­to, es decir, supe­rar com­ple­ta­men­te el mode­lo cerra­do de “par­ti­do diri­gen­te”, cosa que ya está asen­ta­da en el acer­vo polí­ti­co de la Izquier­da Aber­tza­le (p. 23).

Fijé­mo­nos en la con­tra­dic­ción inter­na de este párra­fo: al ini­cio se dice que hay que supe­rar el par­ti­do diri­gen­te, etc., mali­cio­sa­men­te iden­ti­fi­ca­do con KAS; pero des­pués reco­no­ce que sin embar­go, hay que tener muy en cuen­ta […] la sóli­da uni­dad estra­té­gi­ca basa­da…. La con­tra­dic­ción con­sis­te en que, por un lado, se recha­za para siem­pre algo que no se defi­ne pero que tie­ne peor fama que Luci­fer o Mamu, el par­ti­do diri­gen­te; y, por otro lado, se reco­no­ce con la boca peque­ña y miran­do a otro lado que sigue sien­do nece­sa­ria una sóli­da uni­dad estra­té­gi­ca. ¿Qué uni­dad estra­té­gi­ca? Lue­go la vere­mos. Aho­ra hay que decir que en la his­to­ria real, en la de las luchas de cla­ses y pue­blos, no ha exis­ti­do tal con­tra­dic­ción sino dife­ren­cia de nive­les en la sis­te­má­ti­ca inter­ac­ción mul­ti­di­rec­cio­nal de prác­ti­cas a diver­sos nive­les den­tro de una tota­li­dad.

Abian vuel­ve a demos­trar que nun­ca ha domi­na­do la dia­léc­ti­ca por­que en vez de enten­der que no exis­te ni con­tra­dic­ción ni siquie­ra opo­si­ción entre ambos extre­mos fal­sos, sino solo dife­ren­cia e inter­ac­ción per­ma­nen­te entre direc­ción revo­lu­cio­na­ria y uni­dad estra­té­gi­ca basa­da en la demo­cra­cia orga­ni­za­ti­va, en vez de ese méto­do dia­léc­ti­co, cae en el abso­lu­tis­mo uni­la­te­ral y meta­fí­si­co de ais­lar­los, enfren­tar­los fron­tal­men­te y obli­gar a la mili­tan­cia a optar por un extre­mo fal­so, negan­do la con­ca­te­na­ción uni­ver­sal de las par­tes del todo. Al rom­per esa mul­ti­co­ne­xión entre las par­tes e impo­ner uno de los fal­sos extre­mos, Abian se colo­ca sin decir­lo y de mane­ra disi­mu­la­da en la corrien­te neo­kan­tia­na que defien­de el par­ti­do amplio, laxo, sin deli­mi­ta­cio­nes radi­ca­les y por tan­to mucho más mani­pu­la­ble des­de la direc­ción, aun­que parez­ca esto increí­ble para la lógi­ca for­mal.

La segun­da razón por la que deci­mos que el deba­te no solo no ha empe­za­do sino que ya ha con­clui­do, o mejor decir, fue cor­to­cir­cui­ta­do, sega­do en su raíz des­de hace unos años, se basa en el hecho incues­tio­na­ble de que, mien­tras tan­to y deli­be­ra­da­men­te, Sor­tu ha sido trans­for­ma­da en una orga­ni­za­ción des­ti­na­da a sus­ten­tar una alian­za estra­té­gi­ca con la peque­ña bur­gue­sía y con aque­llos sec­to­res de la media bur­gue­sía que la acep­ten: La apues­ta de la Izquier­da Aber­tza­le es cla­ra: acu­mu­lar en EH Bil­du y EH Bai el mayor núme­ro posi­ble de sec­to­res y dotar a esa fuer­za de efi­ca­cia polí­ti­ca y social. Es un ele­men­to indis­pen­sa­ble para el pro­ce­so inde­pen­den­tis­ta. Qui­zá haya que acla­rar su for­mu­la­ción con­cre­ta: últi­ma­men­te se ha veni­do hablan­do de fren­te amplio, pero tam­bién se podría for­mu­lar como uni­dad popu­lar. Entra­mos en el terreno de la teo­ría polí­ti­ca, pero, en cual­quier caso, lo impor­tan­te es el carác­ter de esa agru­pa­ción de fuer­zas, inde­pen­dien­te­men­te del nom­bre (p. 26),

No es lo mis­mo desa­rro­llar una orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria con varias tareas, una de las cua­les sea la de man­te­ner una alian­za tác­ti­ca con la peque­ña bur­gue­sía y sec­to­res de la media­na, sal­va­guar­dan­do siem­pre la inde­pen­den­cia polí­ti­co-estra­té­gi­ca del pue­blo, y otra abier­ta­men­te con­tra­ria es desa­rro­llar una orga­ni­za­ción que ya está ata­da en lo esen­cial y has­ta en lo acce­so­rio a esa coa­li­ción inter­cla­sis­ta. El docu­men­to Abian dice lo siguien­te sobre este par­ti­cu­lar:

No habla­mos de una mera coa­li­ción elec­to­ral crea­da para con­se­guir algu­nos esca­ños en los dife­ren­tes par­la­men­tos y lue­go repar­tir­los entre las fuer­zas que inte­gran la coa­li­ción. Tam­bién actua­rá en otros terre­nos –movi­li­za­ción, lucha ideo­ló­gi­ca… – , lo cual, nece­sa­ria­men­te, defi­ni­rá de otra for­ma deter­mi­na­das estruc­tu­ras, los órga­nos de deci­sión y las tareas uni­ta­rias. Ade­más, per­so­nas y sec­to­res que no se iden­ti­fi­can con nin­gún par­ti­do en con­cre­to tam­bién debe­rán tener su sitio en ese gran mar­co de con­fluen­cia (p. 26).

Quie­re decir esto que las refle­xio­nes estra­té­gi­cas que debe rea­li­zar Sor­tu, su tarea de dina­mi­zar y ali­men­tar el pro­ce­so de libe­ra­ción, apor­tan­do a los movi­mien­tos popu­la­res y a todas las movi­li­za­cio­nes socia­les, estas fina­li­da­des de Sor­tu no podrán cues­tio­nar en lo sus­tan­cial la prác­ti­ca de EH Bil­du por­que se tra­ta de una alian­za estra­té­gi­ca. Más aún, Abian insis­te en: Res­pe­tar las con­di­cio­nes para desa­rro­llar EHBildu/​Bai de una mane­ra lo más abier­ta posi­ble, y garan­ti­zar den­tro de ese mar­co com­par­ti­do líneas ins­ti­tu­cio­na­les u otro tipo de diná­mi­cas que com­par­tan la prio­ri­dad de la decan­ta­ción inde­pen­den­tis­ta.(p. 23). Y tam­bién: EHBildu/​Bai tam­bién cum­pli­rá una fun­ción muy impor­tan­te de cara a la ciu­da­da­nía vas­ca y al res­to de agen­tes, ya que será ella quien dé cau­ce a las ofer­tas polí­ti­cas de la izquier­da sobe­ra­nis­ta (pro­pues­tas tác­ti­cas y apor­ta­ción para la rege­ne­ra­ción que el pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta nece­si­ta en esta fase). La Izquier­da Aber­tza­le –con­cre­ta­men­te Sor­tu– tie­ne que actuar con total res­pe­to en esas alian­zas (pp. 26 – 27).

5.

Lle­ga­mos de este modo a la ter­ce­ra cues­tión: para rea­li­zar las tareas que se des­pren­den de este obje­ti­vo: La dina­mi­za­ción polí­ti­ca de la estra­te­gia gene­ral del pro­ce­so de libe­ra­ción es res­pon­sa­bi­li­dad de Sor­tu (p. 26), las y los mili­tan­tes de Sor­tu han de tener una visión estra­té­gi­ca gene­ral, lo que exi­ge que han de ser dife­ren­cia­dos de quie­nes no la tie­nen. La nece­si­dad de una mili­tan­cia pre­pa­ra­da, deci­di­da y con más con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria que el res­to, este cri­te­rio defi­ni­dor la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria ale­ta de for­ma indi­rec­ta en Abian, ya que expli­ca cómo, según se avan­ce en la lucha de libe­ra­ción, entra­re­mos en una fase de repre­sio­nes y agu­di­za­ción de las luchas por las liber­ta­des demo­crá­ti­cas:

[…] en esta fase polí­ti­ca la vio­len­cia de los Esta­dos no ha des­apa­re­ci­do, aun­que pode­mos decir que ha cam­bia­do de méto­dos y for­mas. En ese sen­ti­do, tene­mos que seguir cons­tru­yen­do el muro popu­lar fren­te a las inje­ren­cias de los Esta­dos, por una par­te ante los ata­ques que se sitúan en las cla­ves en que has­ta aho­ra hemos enten­di­do el con­flic­to polí­ti­co, pero tam­bién para hacer fren­te a los ata­ques que se pue­dan dar en el ámbi­to de los pro­yec­tos de trans­for­ma­ción social (huel­gas gene­ra­les…). Es el momen­to de empe­zar a abor­dar el ámbi­to de las liber­ta­des demo­crá­ti­cas des­de su inte­gra­li­dad, para, entre otras cosas, pro­fun­di­zar en las refle­xio­nes sobre mode­lo poli­cial, polí­ti­ca peni­ten­cia­ria y mode­lo de jus­ti­cia y seguir impul­san­do el mode­lo de Esta­do que que­re­mos cons­truir (p. 22).

Pero lle­ga­dos a este pun­to Abian detie­ne su avan­ce y se estan­ca. Lo máxi­mo que reco­no­ce es que hay que inten­si­fi­car las movi­li­za­cio­nes para expul­sar de Eus­kal Herria a las fuer­zas de ocu­pa­ción (p. 22); tam­bién asu­me en su len­gua­je impre­ci­so y sin con­te­ni­do de cla­se que para defen­der de los ata­ques a la trans­for­ma­ción social (¿?) habrá que orga­ni­zar huel­gas gene­ra­les… Pero sola­men­te alcan­za­da esta fase se debe­rá pro­fun­di­zar en las refle­xio­nes sobre poli­cía, jus­ti­cia y cár­ce­les, mode­lo de Esta­do, etc. Fijé­mo­nos que se dice pro­fun­di­zar en las refle­xio­nes y no se dice avan­zar en la prác­ti­ca de la lucha popu­lar con­tra las fuer­zas repre­si­vas que con­ti­nua­rán exis­tien­do: ¿Por qué hay que espe­rar has­ta enton­ces para refle­xio­nar? ¿Por qué no pre­pa­rar a la mili­tan­cia des­de aho­ra en otro mode­lo poli­cial pues­to al ser­vi­cio del pue­blo tra­ba­ja­dor y no del capi­tal?

La res­pues­ta a estas pre­gun­tas es sen­ci­lla: por­que hacer­lo obli­ga­ría a Sor­tu a un nivel de con­cre­ción polí­ti­ca y de radi­ca­li­dad estra­té­gi­ca incon­gruen­te con la línea que sos­tie­ne des­de 2010 o antes. Pero por mucho que Abian y la actual y/​o futu­ra direc­ción de Sor­tu inten­te impe­dir este deba­te, tar­de o tem­prano reapa­re­ce­rá el deba­te entre su mili­tan­cia sobre si hay que cons­truir una orga­ni­za­ción de van­guar­dia, con sus reglas espe­cí­fi­cas de selec­ción en base a cri­te­rios revo­lu­cio­na­rios, o si hay que optar por una orga­ni­za­ción laxa, amplia y abier­ta a muchos nive­les de con­cien­cia, y sobre todo si la mili­tan­cia asu­me el deber de inter­ve­nir en movi­mien­tos popu­la­res, sin­di­ca­les, cul­tu­ra­les, etc., como requi­si­to nece­sa­rio para ser de Sor­tu.

El deba­te sur­gi­rá den­tro o fue­ra de Sor­tu for­za­do por la pre­sión de los acon­te­ci­mien­tos, por las nece­si­da­des de la lucha. Un ejem­plo de esa inevi­ta­bi­li­dad lo tene­mos en cómo Abían ha teni­do que recon­du­cir su polí­ti­ca con res­pec­to al movi­mien­to popu­lar en su con­jun­to, espe­cial­men­te con la Amnis­tía que, como con­sig­na his­tó­ri­ca y como rei­vin­di­ca­ción aglu­ti­nan­te, fue aban­do­na­da y redu­ci­da a una deman­da social amor­fa, que se fue apa­gan­do has­ta que, fue­ra de Sor­tu, una par­te de la izquier­da aber­tza­le vol­vió a rei­vin­di­car­la en la prác­ti­ca, aguan­tan­do las infun­da­das acu­sa­cio­nes y pro­vo­ca­cio­nes de la buro­cra­cia de Sor­tu. El movi­mien­to popu­lar pro Amnis­tía, que hin­ca sus raí­ces antes inclu­so de la II Repú­bli­ca espa­ño­la, ha sido y es una fuer­za cla­ve del movi­mien­to popu­lar vas­co en su con­jun­to y de la izquier­da aber­tza­le en con­cre­to.

La nega­ti­va del movi­mien­to popu­lar a ser redu­ci­do a sim­ple gra­ne­ro de votos ha sido una de las cau­sas fun­da­men­ta­les de la pér­di­da de legi­ti­mi­dad de la buro­cra­cia, aun­que no la úni­ca. La que se dice ofi­cial­men­te nue­va direc­ción tran­si­to­ria, el gru­po motor, apren­dió la lec­ción y pre­sio­na­do por los hechos ha teni­do que reco­no­cer siquie­ra de pala­bra su valor: El Movi­mien­to Popu­lar y los pro­yec­tos popu­la­res están rea­li­zan­do un per­ma­nen­te ejer­ci­cio teó­ri­co y prác­ti­co enca­mi­na­do a crear las bases para cues­tio­nar el sis­te­ma que nos opri­me como nación, como cla­se tra­ba­ja­do­ra y como muje­res y cons­truir un nue­vo mode­lo. Des­de esa pers­pec­ti­va, han teni­do, tie­nen y segui­rán tenien­do una impor­tan­cia estra­té­gi­ca para la Izquier­da Aber­tza­le. Pero, ade­más de ello, les reco­no­ce­mos una fun­ción muy impor­tan­te de cara a la decan­ta­ción inde­pen­den­tis­ta (p. 27).

Dicho más con­cre­ta­men­te: Hay que con­se­guir que la decan­ta­ción inde­pen­den­tis­ta no sea solo nues­tra, sino que sea la decan­ta­ción de los sec­to­res popu­la­res, de otras orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, socia­les y polí­ti­cas, del mun­do de la crea­ción cul­tu­ral, de los medios de comu­ni­ca­ción popu­la­res y de los empren­de­do­res eco­nó­mi­cos (p. 27). Hemos dicho arri­ba que fue la dere­cha la que creó el con­cep­to de empren­de­dor eco­nó­mi­co para legi­ti­mar el papel del empre­sa­rio, del patrón, del bur­gués, total­men­te des­acre­di­ta­do por la devas­ta­ción social que su cla­se gene­ra. En los últi­mos años es prác­ti­ca­men­te impo­si­ble encon­trar estos con­cep­tos en los tex­tos de la Abian y Sor­tu, mien­tras que abun­da el de ciu­da­da­nía, y aho­ra ya usan el de empren­de­do­res eco­nó­mi­cos.

Vamos com­pren­dien­do así, al ver cómo se cue­lan los con­cep­tos bur­gue­ses en Abian, por qué no se quie­re con­cre­tar qué teo­ría gene­ral de la orga­ni­za­ción se esco­ge como mode­lo: la bur­gue­sa sea en for­ma reac­cio­na­ria, con­ser­va­do­ra o refor­mis­ta, o la mar­xis­ta, que a su vez tie­ne mati­ces inter­nos. Noso­tros enten­de­mos que los explo­ta­do­res no pue­den ser miem­bros del movi­mien­to popu­lar ni for­man par­te del pue­blo tra­ba­ja­dor. Otra cosa son los auto­ex­plo­ta­dos, ofi­cial­men­te lla­ma­dos autó­no­mos, o coope­ra­ti­vis­tas y empre­sas socia­les que no explo­ten fuer­za de tra­ba­jo y no se enri­quez­can con ello. La amal­ga­ma de tér­mi­nos difu­sos, abs­trac­tos y poli­sé­mi­cos que carac­te­ri­za a los tex­tos de Abian sir­ve para ocul­tar el vacío, la nada, de su pro­pues­ta teó­ri­ca y polí­ti­ca, toda­vía más en las rela­cio­nes entre las luchas popu­la­res y socia­les y la for­ma orga­ni­za­ti­va.

Lea­mos esto: […] debe­mos hacer una adver­ten­cia sobre cier­ta ten­ta­ción que se pue­de dar: la ten­ta­ción de hacer direc­ción sobre el con­jun­to del movi­mien­to popu­lar. Hay que dejar atrás esos esque­mas van­guar­dis­tas, sobre todo cuan­do habla­mos del movi­mien­to popu­lar. La auto­no­mía del movi­mien­to popu­lar no sola­men­te hay que rei­vin­di­car­la, tam­bién hay que reco­no­cér­se­la en la prác­ti­ca (p. 25). La mez­co­lan­za ter­mi­no­ló­gi­ca per­mi­te escri­bir estas cosas y que­dar­se tan pan­cho. Por un lado se acu­sa gené­ri­ca­men­te a no se sabe qué corrien­te de van­guar­dis­mo sin res­pon­der a la pre­gun­ta: ¿qué es hacer direc­ción?, excep­to en las gene­ra­li­da­des eté­reas de las pági­nas 23, 24, 25 y 26 que son como la espu­ma de los temas cen­tra­les que noso­tros sí expon­dre­mos en la cuar­ta y últi­ma entre­ga; y, por otro lado, no tie­ne más reme­dio que reco­no­cer al igual que lo ha hecho antes con la nece­si­dad de una sóli­da uni­dad estra­té­gi­ca, y en lo que se insis­te de esta mane­ra: Todo eso nece­si­ta una refe­ren­cia polí­ti­ca estruc­tu­ra­da que ade­más reco­ja todo el capi­tal polí­ti­co del movi­mien­to. Para eso se creó Sor­tu (p. 25), que el movi­mien­to popu­lar jue­ga una fun­ción cla­ve en lo polí­ti­co y en lo teó­ri­co.

6.

Vol­ve­mos así, tras este reco­rri­do, al pro­ble­ma del ini­cio pero ya más con­cre­ta­men­te: ¿exis­te algu­na con­tra­dic­ción entre la for­ma de hacer polí­ti­ca de los empren­de­do­res eco­nó­mi­cos, los explo­ta­do­res bur­gue­ses, y la for­ma de la izquier­da aber­tza­le? ¿Tie­ne esa dife­ren­cia, que noso­tros damos por obvia, mucho o nada que ver con las rela­cio­nes de pro­pie­dad? ¿Qué conec­ta inter­na y estruc­tu­ral­men­te a las rela­cio­nes de pro­pie­dad con el movi­mien­to popu­lar, con la reeus­kal­du­ni­za­ción, con el femi­nis­mo, con la socio­eco­lo­gía…? ¿Pue­de haber algu­na rela­ción entre las difi­cul­ta­des de Sor­tu para con el femi­nis­mo, la visión nacio­nal y la reeus­kal­du­ni­za­ción, como Abian reco­no­ce, y su des­dén hacia el estu­dio de la pro­pie­dad bur­gue­sa en todos sus sen­ti­dos, de la diná­mi­ca de explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo, del papel de la ciu­da­da­nía y de los empren­de­do­res eco­nó­mi­cos en la decan­ta­ción inde­pen­den­tis­ta, con­cep­to este ya cri­ti­ca­do en la ante­rior entre­ga por su gra­dua­lis­mo refor­mis­ta, etc.?

Quié­ra­se o no admi­tir­lo, estas pre­gun­tas nos remi­ten al núcleo de la teo­ría mar­xis­ta bási­ca de la orga­ni­za­ción de van­guar­dia, que apa­re­ce explí­ci­ta­men­te enun­cia­do en el Mani­fies­to comu­nis­ta cuan­do se afir­ma que los comu­nis­tas luchan jun­to con los demó­cra­tas a favor de todas las mejo­ras socia­les, pero que a dife­ren­cia de los demó­cra­tas, los comu­nis­tas nun­ca pier­den de vis­ta el obje­ti­vo de aca­bar con la pro­pie­dad capi­ta­lis­ta. Es este obje­ti­vo el que iden­ti­fi­ca en su esen­cia a diver­sas varian­tes de la teo­ría mar­xis­ta del par­ti­do, del que sur­gen otros cin­co tam­bién comu­nes: pre­pa­ra­ción prác­ti­ca y teó­ri­ca supe­rior al res­to de for­mas orga­ni­za­ti­vas; mayor capa­ci­dad de pre­vi­sión y pers­pec­ti­va lo que le per­mi­te y obli­ga a ir por delan­te del nivel medio; cen­tra­lis­mo demo­crá­ti­co y anti­bu­ro­cra­tis­mo interno; res­pe­to escru­pu­lo­so a las ini­cia­ti­vas del pue­blo tra­ba­ja­dor; y expli­ca­ción peda­gó­gi­ca del derecho/​necesidad de la rebe­lión ante la injus­ti­cia.

His­tó­ri­ca­men­te hablan­do, el deba­te sobre el par­ti­do u orga­ni­za­ción es tan anti­guo como las dis­cu­sio­nes orga­ni­za­ti­vas des­de fina­les del siglo XVIII en Ingla­te­rra cuan­do la nue­va explo­ta­ción indus­trial des­tro­za­ba las vie­jas for­mas de lucha popu­lar y obre­ra que corres­pon­día al capi­ta­lis­mo manu­fac­tu­re­ro y a los res­tos de explo­ta­ción cam­pe­si­na, inú­ti­les ya. La expe­rien­cia ludis­ta a comien­zos del siglo XIX es un bri­llan­te ejem­plo. El deba­te se ini­cia­ba siem­pre en los Esta­dos e impe­rios en los que las cla­ses y pue­blos explo­ta­dos debían desa­rro­llar nue­vas for­mas de lucha por­que la indus­tria­li­za­ción opri­mía con nue­vos méto­dos. En Euro­pa el deba­te empe­zó en serio en la mitad del siglo XIX; en Ale­ma­nia lle­gó a su cul­men en la déca­da de 1870; en Rusia en la de 1890; y en Eus­kal Herria des­de fina­les de la déca­da de 1910.

Des­de su ini­cio, el deba­te ha encon­tra­do un enemi­go acé­rri­mo en la polí­ti­ca bur­gue­sa, sobre todo en la refor­mis­ta, tema que no vamos a desa­rro­llar aquí. En Euro­pa, des­de la déca­da de 1970 y en espe­cial con el post­mo­der­nis­mo y post­mar­xis­mo, y recien­te­men­te con el lla­ma­do neo-refor­mis­mo y ciu­da­da­nis­mo, se han mul­ti­pli­ca­do los esfuer­zos por aplas­tar la vuel­ta de la dis­cu­sión una vez que la recu­pe­ra­ción de la lucha de cla­ses en Amé­ri­ca Lati­na des­de comien­zos de la déca­da de 1990 y lue­go su exten­sión a Euro­pa des­de 2007, por no pre­ci­sar más esta fecha, han demos­tra­do su vigen­cia.

La tran­si­ción del obre­ro-masa al obre­ro-social, la fábri­ca difu­sa y la pro­duc­ción fle­xi­ble, las des­lo­ca­li­za­cio­nes indus­tria­les como arma repre­si­va, la ofen­si­va ideo­ló­gi­ca neo­li­be­ral y mone­ta­ris­ta, las NTC como arma anti­so­cial, la pre­ca­ri­za­ción, la liqui­da­ción de los sala­rios indi­rec­tos y dife­ri­dos, la implo­sión de la URSS y el trán­si­to de Chi­na Popu­lar al capi­ta­lis­mo, el euro como dis­ci­pli­na y feti­che, el hibri­da­je entre for­dis­mo y toyo­tis­mo, la mul­ti­di­vi­sión de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, la femi­ni­za­ción del tra­ba­jo, el aumen­to de la corrup­ción y de la eco­no­mía sumer­gi­da…, estas trans­for­ma­cio­nes no han logra­do, sin embar­go, aca­bar con la ten­den­cia obje­ti­va al resur­gi­mien­to de la lucha de cla­ses a la super­fi­cie polí­ti­ca des­de su esta­do de laten­cia sub­te­rrá­nea.

Al con­tra­rio y en con­tra de lo que dice la pro­pa­gan­da, estos y otros cam­bios han for­za­do las con­tra­dic­cio­nes inter­nas del capi­tal ace­le­ran­do el esta­lli­do de la Gran Cri­sis des­de 2007 has­ta aho­ra, Gran Cri­sis que ha abier­to una nue­va épo­ca de estan­ca­mien­to con ten­den­cia al decli­ve en el capi­ta­lis­mo mun­dial con los terri­bles efec­tos socia­les que ello aca­rrea. No debe extra­ñar­nos que des­de hace unos años resur­ja el deba­te sobre la teo­ría de la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria en las con­di­cio­nes actua­les, con la mul­ti­pli­ca­ción expo­nen­cial de los medios de comu­ni­ca­ción en tiem­po real que per­mi­ten las redes socia­les, gra­cias a medios como Peris­co­pe, Face­book, Twi­ter, Tele­gram y otros. Debie­ra extra­ñar­nos que el deba­te no hubie­se sur­gi­do.

Tales cam­bios han reac­ti­va­do el deba­te inter­na­cio­nal que, en su núcleo capi­ta­lis­ta, nos remon­ta a fina­les del siglo XVIII, por no retro­ce­de más en la his­to­ria de la autor­ga­ni­za­ción de las opri­mi­das y opri­mi­dos en las socie­da­des pre­ca­pi­ta­lis­tas. Des­de enton­ces, como mues­tran los regis­tros, una de las máxi­mas preo­cu­pa­cio­nes, ade­más de la segu­ri­dad, fue y sigue sien­do la de redu­cir el tiem­po de comu­ni­ca­ción, con­cien­cia­ción, orga­ni­za­ción y lucha de las cla­ses explo­ta­das, o si se quie­re y para recor­dar al Marx de los Grun­dris­se, ace­le­rar la mul­ti­pli­ca­ción expo­nen­cial de la inte­li­gen­cia colec­ti­va que, des­de el ori­gen de la resis­ten­cia, se mate­ria­li­za­ba en la dia­léc­ti­ca entre orga­ni­za­ción y espon­ta­nei­dad pues­ta a prue­ba en las asam­bleas, comi­tés, con­se­jos, jun­tas, soviets, etc. Todos y todas las revo­lu­cio­na­rias, espe­cial­men­te las mar­xis­tas, han estu­dia­do al milí­me­tro lo posi­ti­vo y nega­ti­vo de los avan­ces en medios de comu­ni­ca­ción de toda índo­le. Marx cons­ta­tó la ambi­va­len­cia del telé­gra­fo: podía libe­rar o podía alie­nar.

De mis­mo modo en que la buro­cra­cia fra­ca­só en el inten­to de ence­rrar los ama­ña­dos deba­tes sobre la Vía Vas­ca para la Paz y Zutik Eus­kal Herria al estric­to círcu­lo de la mili­tan­cia fiel, de la mis­ma mane­ra en que desis­tió de vol­ver a hacer­lo lue­go en el deba­te Abian, aho­ra el gru­po motor se mue­ve en el filo de la con­tra­dic­ción: quie­re apa­ren­tar la mayor aper­tu­ra posi­ble al deba­te sobre Sor­tu pero a la vez impe­dir que se dis­cu­tan temas cen­tra­les en la his­to­ria de la lucha de cla­ses y en nues­tra pro­pia his­to­ria. ¿Por qué? Nues­tra tesis es muy fácil de argu­men­tar: por­que la corrien­te domi­nan­te en la direc­ción de Sor­tu en los últi­mos lus­tros, aun­que aho­ra mis­mo esté apar­ta­da del poder ofi­cial, giró hacia la for­ma social­de­mó­cra­ta y men­che­vi­que de orga­ni­za­ción, y por­que esta es la tesis mayo­ri­ta­ria en el gru­po motor.

Petri Reka­ba­rren

Eus­kal Herria, 1 de agos­to de 2016

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *