György Lukács, Derro­tis­mo y dia­léc­ti­ca. Una defen­sa de His­to­ria y con­cien­cia de clase

Comen­ta­rio sobre el libro de György Lukács, Derro­tis­mo y dia­léc­ti­ca. Una defen­sa de His­to­ria y con­cien­cia de cla­se, tra­duc­ción y cui­da­do de la edi­ción: Fran­cis­co Gar­cía Chi­co­te y Mar­tín Igna­cio Koval, Bue­nos Aires, Edi­cio­nes Herra­mien­ta, 2015, 205 páginas.

a publi­ca­ción de la pri­me­ra edi­ción en cas­te­llano de este tex­to lukác­siano ofre­ce una herra­mien­ta valio­sa para los estu­dios mar­xis­tas. El tex­to cen­tral es la res­pues­ta de György Lukács a las crí­ti­cas de las rese­ñas de His­to­ria y Con­cien­cia de Cla­se –de aquí en más HCC– escri­tas en 1924 por Lász­ló Rudas y Abraham Debo­rin. El tex­to en cues­tión fue halla­do a media­dos de los años 90 en los archi­vos mos­co­vi­tas de la Comin­tern y publi­ca­do ori­gi­nal­men­te en 1996 en hún­ga­ro y ale­mán. Se esti­ma que fue escri­to alre­de­dor de 1925 – 1926 y el títu­lo del mis­mo: Chvos­tis­mus und Dia­lek­tik, como seña­lan los cui­da­do­res de la edi­ción, reco­ge el pri­mer tér­mino del ruso jvost –cola, zaga– emplea­do por Lenin para denun­ciar el des­co­no­ci­mien­to de la posi­bi­li­dad obje­ti­va del ins­tan­te revo­lu­cio­na­rio de par­te de los eco­no­mis­tas que irían a la zaga del movi­mien­to obre­ro, tan­to en cues­tio­nes de polí­ti­ca orga­ni­za­ti­va como de con­cien­cia de cla­se. Lukács reco­ge este tér­mino para refe­rir­se pre­ci­sa­men­te a las pos­tu­ras de sus crí­ti­cos, que ter­mi­nan pro­po­nien­do una con­cep­ción meca­ni­cis­ta –derro­tis­ta–de la his­to­ria que no deja lugar para la acción del pro­le­ta­ria­do y des­co­no­ce el lugar del partido.

Pode­mos divi­dir el escri­to en dos gran­des par­tes: una dedi­ca­da a pro­ble­mas rela­ti­vos a la con­cien­cia de cla­se, tal como su títu­lo lo indi­ca y una segun­da par­te dedi­ca­da a la Dia­léc­ti­ca en la natu­ra­le­za. Des­de el comien­zo del tex­to Lukács les adju­di­ca a sus crí­ti­cos la inca­pa­ci­dad de com­pren­der la cues­tión fun­da­men­tal sobre la que ver­sa HCC: el víncu­lo pre­ci­so entre la con­cien­cia de cla­se y el Par­ti­do. Des­ta­ca que, bajo la acu­sa­ción de sub­je­ti­vis­mo, Rudas y Debo­rin com­par­ten el pun­to de vis­ta bur­gués de la social­de­mo­cra­cia, que sepa­ra rígi­da y mecá­ni­ca­men­te el suje­to y el obje­to, inca­paz de ver el pro­ce­so his­tó­ri­co que los atra­vie­sa e iden­ti­fi­ca. Comien­za así una acu­sa­ción que se repe­ti­rá a lo lar­go del escri­to: Debo­rin y Rudas se mues­tran como kan­tia­nos al no ver el víncu­lo dia­léc­ti­co exis­ten­te entre suje­to y obje­to, víncu­lo que se hará mani­fies­to en la capa­ci­dad de acción del pro­le­ta­ria­do en la épo­ca de la Revo­lu­ción, esto es, en el ABC del leni­nis­mo.

Pre­ci­sa­men­te las refe­ren­cias a Lenin están aún más pre­sen­tes que en HCC, él es aho­ra la auto­ri­dad sobre la cual Lukács fun­da­men­ta su mayor desa­rro­llo de la cues­tión del ins­tan­te (Augen­blick). En opo­si­ción al posi­ti­vis­mo fata­lis­ta que repre­sen­ta la pos­tu­ra cri­ti­ca­da, Lukács –anti­ci­pan­do las Tesis sobre el Con­cep­to de His­to­ria de Wal­ter Ben­ja­min– des­ta­ca la impor­tan­cia del ins­tan­te de deci­sión, como el momen­to fun­da­men­tal que defi­ni­rá la direc­ción futu­ra del pro­ce­so his­tó­ri­co: la con­cien­cia de cla­se del pro­le­ta­ria­do es el fac­tor sub­je­ti­vo capaz de influir, en deter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias, en este pro­ce­so a tra­vés de la pra­xis en el presente.

Se des­ta­ca a con­ti­nua­ción un segun­do apar­ta­do sobre la con­cien­cia atri­bui­da, en el que Lukács res­pon­de a las crí­ti­cas que de este con­cep­to rea­li­za Rudas. Plan­tea así que la inca­pa­ci­dad de este últi­mo para com­pren­der la imbri­ca­ción dia­léc­ti­ca del Par­ti­do en la for­ma­ción de la con­cien­cia deter­mi­na su recha­zo al con­cep­to de con­cien­cia atri­bui­da. La pro­pues­ta de Rudas –un par­ti­do cuya fun­ción que­da­se rele­ga­da a pre­ver las modi­fi­ca­cio­nes que natu­ral­men­te y de for­ma nece­sa­ria se pro­du­je­ran en la con­cien­cia pro­le­ta­ria– no es más que otra expre­sión de su kan­tis­mo. Para con­tra­po­ner a esto la impor­tan­cia de la inter­ven­ción acti­va del Par­ti­do en el pro­ce­so de desa­rro­llo de la con­cien­cia pro­le­ta­ria, el refe­ren­te vuel­ve a ser Lenin; sin embar­go, sor­pren­de aquí la crí­ti­ca a Rosa Luxem­burg, quien fue­ra valo­ra­da posi­ti­va­men­te en HCC. Pre­ci­sa­men­te la impor­tan­cia que toman en este tex­to las for­mas de orga­ni­za­ción como media­cio­nes ‑con el Par­ti­do a la cabe­za- lle­va casi inevi­ta­ble­men­te a con­fron­tar con el espon­ta­neís­mo revo­lu­cio­na­rio de Luxem­burg, por con­si­de­rar­lo al mis­mo nivel teó­ri­co que el kan­tis­mo en tan­to pre­su­po­ne que la con­cien­cia de cla­se está dada de for­ma inmediata.

Fina­li­za la pri­me­ra par­te un bre­ve comen­ta­rio don­de, en res­pues­ta a las acu­sa­cio­nes de Rudas, Lukács carac­te­ri­za al cam­pe­si­na­do como una cla­se que debe ser con­du­ci­da por el pro­le­ta­ria­do para desa­rro­llar su con­cien­cia de cla­se, dada la impo­si­bi­li­dad obje­ti­va que tie­ne de desa­rro­llar­la por sí mis­ma. Se des­ta­ca aquí la valo­ra­ción que Lukács hace de su ensa­yo Obser­va­cio­nes de méto­do acer­ca del pro­ble­ma de la orga­ni­za­ción ‑don­de desa­rro­lla su con­cep­ción del Par­ti­do- como deci­si­vo den­tro de HCC, a pesar de que muchas veces sue­le ser pasa­do por alto en los estu­dios sobre el autor.

La segun­da par­te, rela­ti­va a la dia­léc­ti­ca en la natu­ra­le­za, comien­za por resal­tar una cues­tión meto­do­ló­gi­ca: la impor­tan­cia de la media­ción dia­léc­ti­ca, cuyo des­co­no­ci­mien­to desem­bo­ca en las con­clu­sio­nes opor­tu­nis­tas que repre­sen­tan sus detrac­to­res. Más allá del carác­ter polé­mi­co del tex­to, aquí se des­ta­ca el desa­rro­llo del pun­to medu­lar obje­ti­vo de la con­tro­ver­sia con Rudas y Debo­rin: la media­ción social en el meta­bo­lis­mo del hom­bre con la natu­ra­le­za, espe­cí­fi­ca­men­te el cono­ci­mien­to de la mis­ma, el cual se pre­sen­ta como his­tó­ri­co al depen­der del desa­rro­llo de la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca de la socie­dad. Sigue en el tex­to otro apor­te teó­ri­co fun­da­men­tal para com­pren­der la con­cep­ción del autor sobre Marx: Lukács resal­ta la capa­ci­dad de la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta para no pasar por alto el carác­ter his­tó­ri­co de las cate­go­rías dia­léc­ti­cas sim­ples, dado que en él se dis­tin­gue el méto­do de expo­si­ción –la ele­va­ción de lo abs­trac­to y sim­ple a lo con­cre­to y com­ple­jo – del pro­ce­so de for­ma­ción de lo con­cre­to mis­mo. Es la com­pren­sión del todo con­cre­to lo que posi­bi­li­ta el cono­ci­mien­to de las cate­go­rías sim­ples, mien­tras que el plan­teo inver­so, pre­sen­te en Hegel y atri­bui­do a Marx por Debo­rin, desem­bo­ca en una apo­lo­gé­ti­ca de lo existente.

Fina­li­za el tex­to de Lukács el apar­ta­do sobre la dia­léc­ti­ca de Engels, en la que reto­ma la céle­bre cita de Lud­wig Feuer­bach y el fin de la filo­so­fía clá­si­ca ale­ma­na sobre la refu­ta­ción del númeno kan­tiano por el expe­ri­men­to y la indus­tria y vuel­ve a repro­du­cir lo expues­to en HCC: la cosa en sí requie­re de una refu­ta­ción filo­só­fi­ca y no bas­ta con la indus­tria y la cien­cia, en tan­to estas son par­cia­les y repro­du­cen un com­por­ta­mien­to con­tem­pla­ti­vo. La refu­ta­ción ade­cua­da debe bus­car­se en la reapro­pia­ción y trans­for­ma­ción de la dia­léc­ti­ca hege­lia­na por par­te de Marx: la pra­xis trans­for­ma­do­ra lle­va­da a cabo por el pro­le­ta­ria­do cons­cien­te es la úni­ca supera­ción de las anti­no­mias del pen­sa­mien­to bur­gués. Si bien en este apar­ta­do el escri­to se inte­rrum­pe, la inten­ción del autor que­da per­fec­ta­men­te clara.

Final­men­te caben algu­nas con­si­de­ra­cio­nes sobre la pre­sen­te edi­ción. El tex­to está acom­pa­ña­do de nume­ro­sas notas, remi­sio­nes al idio­ma ori­gi­nal cuan­do hay uso de voca­bu­la­rio téc­ni­co, así como de un ane­xo con una selec­ción de las rese­ñas de Debo­rin y Rudas, con refe­ren­cias a ellas en el tex­to de Lukács, lo que faci­li­ta mucho el segui­mien­to de sus argu­men­tos. Ade­más, la edi­ción reúne estu­dios crí­ti­cos iné­di­tos de varios espe­cia­lis­tas que enri­que­cen la com­pren­sión del escri­to y su con­tex­to his­tó­ri­co; sobre esto últi­mo los artícu­los de Gán­gó y Mes­terhá­zi sobre el P.C. Hún­ga­ro resul­tan muy escla­re­ce­do­res. Por otro lado, los estu­dios de Infran­ca y Löwy bus­can com­pren­der el valor del tex­to como crí­ti­ca a los avan­ces del esta­li­nis­mo y el mar­xis­mo posi­ti­vis­ta repre­sen­ta­do por Debo­rin y Rudas. Final­men­te, los artícu­los de Viel­mi For­tes y Ter­tu­lian res­ca­tan el valor del tex­to den­tro del cor­pus lukác­siano, el pri­me­ro al explo­rar a la luz de este escri­to las con­ti­nui­da­des y rup­tu­ras de las obras de juven­tud con las de madu­rez de Lukács y el segun­do al rela­cio­nar­lo con la teo­ría de la sub­je­ti­vi­dad desa­rro­lla­da en HCC.

Ale­jan­dro Nahuel Alzu, Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires

Oto­ño de 2016

Fuen­te: Revis­ta Herra­mien­ta nº 58

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *