Esta­dos Uni­dos es el país más atra­sa­do en dere­chos humanos

Esta­dos Uni­dos tie­ne una dimen­sión terri­to­rial de 9,38 millo­nes de kiló­me­tros cua­dra­dos, don­de habi­tan más de 300 millo­nes de per­so­nas y repre­sen­ta una de las eco­no­mías más gran­des del mun­do. Sin embar­go, se cons­ti­tu­ye como una de las nacio­nes con mayor retra­so en mate­ria de dere­chos humanos.

La actual Cons­ti­tu­ción de Esta­dos Uni­dos fue adop­ta­da en 1787 y enmen­da­da vein­ti­sie­te veces des­de 1791 a 1992, aun­que muchas de sus enmien­das no fue­ron rati­fi­ca­das, como la enmien­da de prohi­bi­ción de tra­ba­jo de meno­res y la enmien­da de prohi­bi­ción de dis­cri­mi­na­ción entre hom­bres y mujeres.

Por impe­di­men­to legis­la­ti­vo Esta­dos Uni­dos no es par­te de múl­ti­ples tra­ta­dos de dere­chos huma­nos, como lo son:

  • Con­ven­ción de las Nacio­nes Uni­das Sobre los Dere­chos del Niño.

  • Con­ven­ción de las Nacio­nes Uni­das sobre los dere­chos de las per­so­nas con discapacidad.

  • Con­ven­ción de las Nacio­nes Uni­das para la eli­mi­na­ción de todas las for­mas de dis­cri­mi­na­ción con­tra la mujer.

  • Con­ven­ción Inter­na­cio­nal sobre los dere­chos eco­nó­mi­cos, socia­les y culturales.

  • Con­ven­ción Inter­na­cio­nal sobre la pro­tec­ción de los dere­chos de todos los tra­ba­ja­do­res migra­to­rios y de sus familiares.

  • Con­ven­ción Inter­na­cio­nal para la pro­tec­ción de todas las per­so­nas con­tra las des­apa­ri­cio­nes forzadas.

  • Con­ven­ción Inter­na­cio­nal con­tra el reclu­ta­mien­to, la uti­li­za­ción, la finan­cia­ción y el entre­na­mien­to de mercenarios.

  • Con­ven­ción Inter­na­cio­nal sobre la repre­sión y el cas­ti­go del cri­men de apartheid.

  • Con­ven­ción Inter­na­cio­nal con­tra el apartheid en los deportes.

  • Segun­do Pro­to­co­lo facul­ta­ti­vo del pac­to inter­na­cio­nal sobre los dere­chos civi­les y polí­ti­cos des­ti­na­dos a abo­lir la pena de muerte.

Asi­mis­mo, para evi­tar que se juz­gue a sus sol­da­dos por las prác­ti­cas de ese Esta­do en la apli­ca­ción de la tor­tu­ra, masa­cres, ase­si­na­tos extra­ju­di­cia­les y otros crí­me­nes de gue­rra y lesa huma­ni­dad que se come­tan, Esta­dos Uni­dos no reco­no­ce para sí la com­pe­ten­cia de la Cor­te Penal Internacional.

La doble moral de ese país se evi­den­cia en cifras, com­pro­ba­das por el pro­pio gobierno de Esta­dos Uni­dos y otras orga­ni­za­cio­nes estu­dio­sas en la materia.

Pobre­za y desigualdad:

Según el Broo­kings Ins­ti­tu­tion of Washing­ton, 66 millo­nes de per­so­nas en Esta­dos Uni­dos viven por deba­jo del umbral de la pobreza.

De acuer­do a estu­dio pre­sen­ta­do por la Fun­da­ción para la Edu­ca­ción del Sur, el 51% de los estu­dian­tes de escue­las públi­cas de Esta­dos Uni­dos están en la pobreza.

La salud es negocio:

En Esta­dos Uni­dos la salud está com­ple­ta­men­te pri­va­ti­za­da. Para la fecha más de 50 millo­nes de per­so­nas no tie­ne con nin­gún tipo de segu­ro médi­co y otra can­ti­dad mayor cuen­ta una cober­tu­ra de salud ineficiente.

En ese país, 16 esta­dos se han nega­do a ampliar los ser­vi­cios de salud públi­ca, impi­dien­do el dere­cho a la salud para los pobres, los afro­ame­ri­ca­nos y otros gru­pos con acce­so limi­ta­do a la aten­ción médica.

Mujer en infe­rio­ri­dad de derechos:

Para nadie es un secre­to que en Esta­dos Uni­dos las muje­res y los hom­bres no tie­nen igua­les dere­chos labo­ra­les, razón por la cual ese país sigue negán­do­se a hacer­se par­te de la Con­ven­ción con­tra la dis­cri­mi­na­ción de la mujer. En ese país por cada dólar que gane un hom­bre, la mujer hace 78 cen­ta­vos, por cuan­to no exis­te igual­dad de salarios.

100 pre­sos polí­ti­cos en Esta­dos Unidos:

Si hay un tema que las cor­po­ra­cio­nes mediá­ti­cas omi­ten es la per­se­cu­ción polí­ti­ca con­tra aque­llos que con­tra­ríen las polí­ti­cas bipar­ti­dis­tas y pro capi­ta­lis­ta en Esta­dos Uni­dos, es por ello que ocul­tan que exis­te alre­de­dor de 100 pre­sos polí­ti­cos en ese país por luchar por los dere­chos civi­les y polí­ti­cos de la pobla­ción afro­ame­ri­ca­na, inde­pen­den­cia de Puer­to Rico, con­tra el fas­cis­mo y el racis­mo, dere­chos de las muje­res, etc.

Actual­men­te, los movi­mien­tos y orga­ni­za­cio­nes civi­les que han exi­gi­do la libe­ra­ción de los pre­sos polí­ti­cos infor­man irre­gu­la­ri­dad en las deten­cio­nes, siem­bra de prue­bas y des­pro­por­cio­na­li­dad en la apli­ca­ción de las penas.

Cár­ce­les, una nue­va for­ma de escla­vi­tud en Esta­dos Unidos:

Las cár­ce­les están resul­tan­do una for­ma de aho­rro para las gran­des cor­po­ra­cio­nes. Es por ello que las com­pa­ñías de pri­sio­nes pri­va­das es Esta­dos Uni­dos han admi­ti­do que su nego­cio depen­de de las altas tasas de encar­ce­la­mien­to, por cuan­to en las cár­ce­les la mano de obra es más bara­ta y no se reco­no­cen horas extras.

De acuer­do al Cen­tro Inter­na­cio­nal de Estu­dios Car­ce­la­rios de Lon­dres, Esta­dos Uni­dos tie­ne 2,3 millo­nes de per­so­nas pri­va­das de liber­tad, la cifra más alta de pre­sos en el mun­do. Aun cuan­do ese país tie­ne el 5% de la pobla­ción mun­dial, su pobla­ción car­ce­la­ria repre­sen­ta el 23% de los pri­va­dos de liber­tad a nivel glo­bal. La cifra no inclu­ye el núme­ro de per­so­nas que se encuen­tran pri­va­das de liber­tad en cár­ce­les secre­tas de Esta­dos Unidos.

Según el inves­ti­ga­dor Daniel Stu­lin, en Esta­dos Uni­dos 2 millo­nes de niños son arres­ta­dos cada año y el 95% de los arres­tos es por deli­tos no violentos.

La pobla­ción afro­ame­ri­ca­na repre­sen­ta el 36% de los pri­va­dos de liber­tad en Esta­dos Uni­dos, aun cuan­do la pobla­ción total afro­ame­ri­ca­na en ese país es de 12,6%. En el caso de la apli­ca­ción de sen­ten­cias pena­les, los afro­ame­ri­ca­nos repre­sen­tan el 59% de los con­de­na­dos y el 74% de los que reci­ben cade­na perpetua.

Apro­xi­ma­da­men­te 4% de pre­sos esta­ta­les y fede­ra­les y 3% de pre­sos en cár­ce­les de Esta­dos Uni­dos repor­tan haber expe­ri­men­ta­do uno o varios inci­den­tes de abu­so sexual en el perío­do de 2011 – 2012. Des­de el 2013 estos tipos de estu­dios fue­ron can­ce­la­dos en ese país por el impac­to de las conclusiones.

Otra abe­rra­ción a resal­tar por par­te de ese Régi­men es que en casi todas las juris­dic­cio­nes de Esta­dos Uni­dos un núme­ro con­si­de­ra­ble de jóve­nes meno­res de edad son juz­ga­dos en los tri­bu­na­les para adul­tos y sen­ten­cia­dos a cum­plir con­de­nas en cár­ce­les para adultos.

Escla­vi­tud moderna:

En Esta­dos Uni­dos el tra­ba­ja­dor car­ce­la­rio reci­be 17 cen­ta­vos por hora de tra­ba­jo y un máxi­mo de 20 dóla­res al mes, con la excep­ción de una pri­sión en Tenes­see que paga un poco más al tra­ba­ja­dor car­ce­la­rio. En las cár­ce­les no se reco­no­ce nin­gún tipo de dere­cho labo­ral, segu­ri­dad social y mucho menos las horas extras, por lo tan­to, resul­ta bas­tan­te alen­ta­dor para las com­pa­ñías pri­va­das tras­la­dar sus indus­trias a cár­ce­les ya que cons­ti­tu­yen una for­ma de escla­vi­tud moderna.

El Pen­tá­gono tam­bién se bene­fi­cia de las cár­ce­les de Esta­dos Uni­dos. Según el tra­ba­jo inves­ti­ga­ti­vo publi­ca­do por el perió­di­co The Wor­ker World titu­la­do El Pen­tá­gono y el Tra­ba­jo Escla­vo en las pri­sio­nes se reve­la que des­de las cár­ce­les se pro­du­ce a tra­vés de la mano de obra bara­ta com­po­nen­tes de alta tec­no­lo­gía para misi­les, avio­nes, vehícu­los y otros imple­men­tos militares.

De acuer­do al estu­dio publi­ca­do por el Obser­va­dor LBO de Esta­dos Uni­dos (Left Busi­ness Obser­ver), el 20% del PIB de Esta­dos Uni­dos pro­vie­ne de lo que se pro­du­ce en las cár­ce­les. En las pri­sio­nes se han con­for­ma­do indus­trias don­de se pro­du­ce el 100% de todos los cas­cos mili­ta­res, cin­tas de muni­cio­nes, cha­le­cos anti­ba­las, cha­pas iden­ti­fi­ca­ti­vas; 98% del equi­pa­mien­to de cade­nas de mon­ta­je; 93% de las pin­tu­ras y pin­ce­les; 92% de los hor­nos; 46% de cha­le­cos anti­ba­las de uso civil; 36% de elec­tro­do­més­ti­cos; 30% de los auri­cu­la­res, micró­fo­nos, alta­vo­ces; 21% del mobi­lia­rio de ofi­ci­na. Muchas com­pa­ñías como IBM, Boeing, Moto­ro­la, Micro­soft, AT&T, Wire­less, Revlon, Mac­y’s, están pro­du­cien­do des­de las cár­ce­les, bene­fi­cián­do­se de su mano de obra bara­ta para obte­ner mayor beneficio.

Pena de muerte:

Esta­dos Uni­dos es el úni­co país ame­ri­cano que apli­ca la pena de muer­te, una medi­da des­pre­cia­ble por todos los defen­so­res de dere­chos huma­nos. Solo en el 2014 ese país eje­cu­tó a 35 personas.

De acuer­do a nume­ro­sos inves­ti­ga­do­res, el racis­mo es un fac­tor deter­mi­nan­te en la apli­ca­ción de la pena de muer­te en Esta­dos Unidos.

Dis­cri­mi­na­ción racial:

En mar­zo de 2014 la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das denun­ció que en la prác­ti­ca en Esta­dos Uni­dos la dis­cri­mi­na­ción racial se da de for­ma cons­tan­te en todas las esfe­ras de la socie­dad, resal­tan­do la judi­cial y poli­cial como una de las más significativas.

Más de un ter­cio (1÷3) de la pobla­ción afro­ame­ri­ca­na ha sufri­do algún tipo de dis­cri­mi­na­ción; los crí­me­nes de odio racial siguen con­tan­do con la per­mi­si­vi­dad del Estado.

Según el Southern Poverty Law Cen­ter, hay 1001 gru­pos de odio que ope­ran en Esta­dos Uni­dos, inclu­yen­do neo­na­zis, inte­gran­tes del Klu Klux Klan, nacio­na­lis­tas blan­cos y vigi­lan­tes fron­te­ri­zos, entre otros.

Esta­dos Uni­dos se ha nega­do a rati­fi­car la Con­ven­ción Inter­na­cio­nal sobre la repre­sión y el cas­ti­go del cri­men de apartheid.

La impu­ni­dad por par­te de Esta­dos Uni­dos ante la bru­ta­li­dad poli­cial con­tra la pobla­ción afro­ame­ri­ca­na demues­tra que la dis­cri­mi­na­ción racial sigue sien­do polí­ti­ca de Esta­do en ese país.

Migra­ción en Esta­dos Unidos:

De acuer­do a la CEPAL se cal­cu­la que en Esta­dos Uni­dos hay 20,8 millo­nes de migran­tes, de los cua­les, más de 11,2 millo­nes se encuen­tran indo­cu­men­ta­dos, según el Cen­tro de Inves­ti­ga­ción PEW.

La polí­ti­ca migra­to­ria es vio­la­to­ria de todo dere­cho humano, por tal razón no han sus­cri­to la Con­ven­ción Inter­na­cio­nal para la pro­tec­ción de los dere­chos de todos los tra­ba­ja­do­res migran­tes y de su fami­lia, para así per­mi­tir la explo­ta­ción de los migran­tes que habi­tan en ese país.

En ese país los cen­tros de deten­ción para migran­tes son depó­si­tos caren­tes de toda cer­ti­fi­ca­ción para el alber­gue de seres huma­nos. Esta­dos Uni­dos cuen­ta actual­men­te con alre­de­dor de 400.000 per­so­nas en sus cen­tros de deten­ción, muchos de ellos en régi­men de con­fi­na­mien­to solitario.

En Esta­dos Uni­dos exis­ten Cen­tros de Deten­ción para niños que se ase­me­jan a perre­ras, los mis­mos care­cen de toda cer­ti­fi­ca­ción para el alber­gue de niños.

¿Por qué Esta­dos Uni­dos no es par­te de la con­ven­ción sobre los dere­chos del niño?

En ese país cer­ca de 100 mil niños inmi­gran­tes y afro­ame­ri­ca­nos son obli­ga­dos a rea­li­zar tra­ba­jos for­za­dos y sin nin­gu­na pro­tec­ción por par­te del Esta­do. Para ello se ampa­ran en la Ley de nor­mas jus­tas de tra­ba­jo de Esta­dos Uni­dos, que per­mi­te el tra­ba­jo de niños en la agri­cul­tu­ra a par­tir de los 12 años de edad, ello a pesar de que el tra­ba­jo agrí­co­la fue cla­si­fi­ca­do como una de las tres ocu­pa­cio­nes más peli­gro­sas en ese país.

En los cam­pos agrí­co­las los niños sue­len tra­ba­jar diez o más horas dia­rias y corren el ries­go de into­xi­ca­ción por pes­ti­ci­das, enve­ne­na­mien­to por nico­ti­na, enfer­me­da­des pro­du­ci­das por el calor, lesio­nes, dis­ca­pa­ci­da­des per­ma­nen­tes o muerte.

A pesar que el orga­nis­mo de tra­ba­jo de Esta­dos Uni­dos jun­to con la Aca­de­mia Esta­dou­ni­den­se de Pedia­tría ade­lan­ta­ron una medi­da de prohi­bi­ción a niños meno­res de 16 años el tra­ba­jo con trac­to­res y en los cam­pos taba­ca­le­ros, la mis­ma tuvo el recha­zo de los sec­to­res eco­nó­mi­cos del país que se bene­fi­cian de la explo­ta­ción infan­til, por lo que el Pre­si­den­te Oba­ma reti­ró la nor­ma­ti­va pro­pues­ta en abril de 2012 para ase­gu­rar su reelección.

Explo­ta­ción agrícola:

Los tra­ba­ja­do­res agrí­co­las son uno de los gru­pos que se les vul­ne­ra sus dere­chos labo­ra­les y pre­sen­tan mayor pro­ble­ma de salud. Los mis­mos han sido exclui­dos de todas las leyes labo­res en Esta­dos Uni­dos como el dere­cho al sala­rio míni­mo, pago por horas extras, la sin­di­ca­li­za­ción, pro­tec­ción a meno­res, entre otras.

De acuer­do a la Orga­ni­za­ción SAF de Esta­dos Uni­dos (Estu­dian­tes en Acción con los Cam­pe­si­nos) solo el 10% de los emplea­do­res en el sec­tor agrí­co­la ofre­cen segu­ro médico.

Con la infor­ma­ción aquí pre­sen­ta­da, el doble rase­ro res­pec­to al tema de los dere­chos huma­nos en Esta­dos Uni­dos se hizo evi­den­te. Pode­mos con­fir­mar que no exis­te mayor atra­so legal y prác­ti­co como el que vemos en Esta­dos Uni­dos, país que se man­tie­ne al mar­gen de toda nor­ma inter­na­cio­nal para así ejer­cer su polí­ti­ca de explo­ta­ción infan­til, per­se­cu­ción polí­ti­ca, escla­vi­tud, dis­cri­mi­na­ción racial y pro­te­ger su poli­ti­ca eco­nó­mi­ca capi­ta­lis­ta de explo­ta­ción gene­ral del ser humano.

Por lo tan­to, se hace nece­sa­rio la con­for­ma­ción de un movi­mien­to inter­na­cio­nal no com­pro­me­ti­do con las gran­des cor­po­ra­cio­nes eco­nó­mi­cas, que se unan a la lucha del pue­blo de Esta­dos Uni­dos, silen­cia­do por los medios de comu­ni­ca­ción, para denun­ciar la sis­te­má­ti­ca y sos­te­ni­da vio­la­ción de los dere­chos huma­nos hacia sus habitantes.

Lai­la Tajel­di­ne, des­ta­ca­da lucha­do­ra social vene­zo­la­na. Direc­to­ra Gene­ral de Rela­cio­nes Inter­na­cio­na­les del Minis­te­rio del Poder Popu­lar para Comu­ni­ca­ción y la Infor­ma­ción y Miem­bro Prin­ci­pal de la Jun­ta Direc­ti­va de TELESUR C.A.

16 de julio de 2016

Fuen­te: Dia­lo­gar, dialogar

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *