Aler­tas rojas: seña­les de implo­sión en la eco­no­mía glo­bal

A fines de mayo, duran­te la reu­nión del G7 Shin­zo Abe, pri­mer minis­tro de Japón, anun­ció la pro­xi­mi­dad de una gran cri­sis glo­bal1, el comen­ta­rio más difun­di­do por los medios de comu­ni­ca­ción fue que se tra­ta­ba de un alar­mis­mo exa­ge­ra­do refle­jo de la difí­cil situa­ción de la eco­no­mía japo­ne­sa.

De todos modos no fal­tan los que admi­ten la exis­ten­cia de peli­gros pero en gene­ral los atri­bu­yen a los des­equi­li­brios finan­cie­ros de Chi­na, a la rece­sión en Bra­sil o a las tur­bu­len­cias euro­peas. La situa­ción en los Esta­dos Uni­dos sue­le mere­cer comen­ta­rios pru­den­tes dis­tan­tes de cual­quier alar­mis­mo. Sin embar­go el cen­tro motor de la últi­ma gran cri­sis glo­bal (año 2008) fue la explo­sión de la bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria esta­dou­ni­den­se, aho­ra los exper­tos no per­ci­ben allí bur­bu­jas en ple­na expan­sión a pun­to de esta­llar sino todo lo con­tra­rio: acti­vi­da­des finan­cie­ras, indus­tria­les y comer­cia­les estan­ca­das, cre­ci­mien­tos ané­mi­cos y otros seña­les al pare­cer tran­qui­li­zan­tes que ale­jan la ima­gen de algún tipo de eufo­ria des­con­tro­la­da.

Pero es impo­si­ble igno­rar la reali­dad. Los pro­duc­tos finan­cie­ros deri­va­dos cons­ti­tu­yen la com­po­nen­te mayo­ri­ta­ria deci­si­va de la tra­ma espe­cu­la­ti­va glo­bal, solo cin­co ban­cos de los Esta­dos Uni­dos más el Deu­ts­che Bank han acu­mu­la­do esos frá­gi­les acti­vos por unos 320 billo­nes (millo­nes de millo­nes) de dóla­res2 equi­va­len­tes a apro­xi­ma­da­men­te 4,2 veces el Pro­duc­to Bru­to Mun­dial (año 2015), eso repre­sen­ta el 65% de la tota­li­dad de pro­duc­tos finan­cie­ros deri­va­dos del pla­ne­ta regis­tra­dos en diciem­bre de 2015 por el Ban­co de Basi­lea. Esa hiper-con­cen­tra­ción finan­cie­ra debe­ría ser una señal de alar­ma y el pano­ra­ma se agra­va cuan­do cons­ta­ta­mos que dicha masa finan­cie­ra se está des­in­flan­do de mane­ra irre­sis­ti­ble: en diciem­bre de 2013 los deri­va­dos glo­ba­les lle­ga­ban a unos 710 billo­nes de dóla­res, ape­nas dos años des­pués, en diciem­bre de 2015 el Ban­co de Basi­lea regis­tra­ba 490 billo­nes de dóla­res… en solo 24 meses se eva­po­ra­ron 220 billo­nes de dóla­res, cifra equi­va­len­te a unas 2,8 veces el Pro­duc­to Bru­to Glo­bal de 2015.

No se tra­tó de un acci­den­te sino del resul­ta­do de la inter­ac­ción per­ver­sa, a nivel mun­dial, entre la espe­cu­la­ción finan­cie­ra y la lla­ma­da eco­no­mía real. Duran­te un lar­go perío­do esta últi­ma pudo sos­te­ner una des­ace­le­ra­ción gra­dual evi­tan­do el derrum­be, gra­cias a la finan­cie­ri­za­ción del sis­te­ma que per­mi­tió a las gran­des empre­sas, los esta­dos y los con­su­mi­do­res de los paí­ses ricos endeu­dar­se y así con­su­mir e inver­tir. La decli­na­ción de la diná­mi­ca eco­nó­mi­ca de los capi­ta­lis­mos cen­tra­les pudo ser ralen­ti­za­da (aun­que no rever­ti­da) no solo con nego­cios finan­cie­ros, la entra­da de más de 200 millo­nes de obre­ros indus­tria­les chi­nos mal paga­dos al mer­ca­do mun­dial per­mi­tió abas­te­cer con manu­fac­tu­ras bara­tas a los paí­ses ricos y el derrum­be del blo­que sovié­ti­co brin­dó a Occi­den­te un nue­vo espa­cio colo­nial: la Unión Euro­pea se amplió hacia el Este, capi­ta­les de Euro­pa y de los Esta­dos Uni­dos exten­die­ron sus nego­cios.

Así fue como los Esta­dos Uni­dos y sus socios-vasa­llos de la OTAN siguie­ron ade­lan­te con los gas­tos mili­ta­res y las gue­rras, enor­mes capi­ta­les acu­mu­la­dos blo­quea­dos por una deman­da que cre­cía cada vez menos pudie­ron ren­ta­bi­li­zar­se com­pran­do pape­les de deu­da o jugan­do a la bol­sa, gran­des ban­cos y mega espe­cu­la­do­res infla­ron sus acti­vos con com­ple­jas ope­ra­cio­nes finan­cie­ras lega­les e ile­ga­les. Los neo­lio­be­ra­les seña­la­ban que se tra­ta­ba de un circu­lo vir­tuo­so don­de las eco­no­mías real y la finan­cie­ra cre­cían apo­yán­do­se mutua­men­te, pero la fies­ta se fue ago­tan­do mien­tras se redu­cian las capa­ci­da­des de pago de los deu­do­res abru­ma­dos por el peso de sus obli­ga­cio­nes.

Beinstein1-8

La cri­sis de 2008 fue el pun­to de infle­xión. En diciem­bre de 1998 los deri­va­dos glo­ba­les lle­ga­ban a unos 80 billo­nes de dóla­res equi­va­len­tes a 2,5 veces el Pro­duc­to Bru­to Glo­bal de ese año, en diciem­bre de 2003 alcan­za­ban los 200 billo­nes de dóla­res (5,3 veces el PBG) y a media­dos de 2008, en ple­na eufo­ria finan­cie­ra, sal­ta­ron a 680 billo­nes (11 veces el PBG), la rece­sión de 2009 los hizo caer: para media­dos de ese año habían baja­do a 590 billo­nes (9,5 veces el PBG). Se había aca­ba­do la eufo­ria espe­cu­la­ti­va y a par­tir de allí las cifras nomi­na­les se estan­ca­ron o subie­ron muy poco redu­cien­do su impor­tan­cia res­pec­to del Pro­duc­to Bru­to Glo­bal: en diciem­bre de 2013 ron­da­ban los 710 billo­nes (9,3 veces el PBG) y lue­go se pro­du­jo el gran des­in­fle: 610 billo­nes en diciem­bre de 2014 (7,9 veces el PBG) para caer en diciem­bre de 2015 a 490 billo­nes (6,2 veces el PBG).

El apa­ren­te circu­lo vir­tuo­so había mos­tra­do su ver­da­de­ro ros­tro: en reali­dad se tra­ta­ba de un círcu­lo vicio­so don­de el para­si­tis­mo finan­cie­ro se había expan­di­do gra­cias a las difi­cul­ta­des de la eco­no­mía real a la que dro­ga­ba mien­tras la car­ga­ba de deu­das cuya acu­mu­la­ción ter­mi­nó por enfriar su dina­mis­mo lo que a su vez blo­queó el cre­ci­mien­to del glo­bo finan­cie­ro.

La pri­me­ra eta­pa de inter­ac­ción expan­si­va anun­cia­ba la segun­da de inter­ac­ción nega­ti­va, de enfria­mien­to mutuo actual­men­te en cur­so la que a su vez anun­cia la ter­ce­ra de enfria­mien­to finan­cie­ro mar­chan­do hacia el colap­so y de cre­ci­mien­tos ané­mi­cos, estan­ca­mien­tos y rece­sio­nes sua­ves de la eco­no­mía real acer­cán­do­se hacia la depre­sión pro­lon­ga­da, todo ello como par­te del pro­ba­ble des­in­fle entró­pi­co del con­jun­to del sis­te­ma.

Beinstein2-8

La finan­cie­ri­za­ción inte­gral de la eco­no­mía hace que su con­trac­ción com­pri­ma, reduz­ca el espa­cio de desa­rro­llo de la eco­no­mía real. El peso de las deu­das públi­cas y pri­va­das, la cre­cien­te vola­ti­li­dad de los mer­ca­dos some­ti­dos al cani­ba­lis­mo espe­cu­la­ti­vo, gran­des ban­cos en la cuer­da flo­ja y otros fac­to­res nega­ti­vos aho­gan a la estruc­tu­ra pro­duc­ti­va.

Por otra par­te el sis­te­ma glo­bal no se redu­ce a un con­jun­to de pro­ce­sos eco­nó­mi­cos, nos encon­tra­mos ante una reali­dad com­ple­ja que inclu­ye una amplia varie­dad de com­po­nen­tes inter­re­la­cio­na­das (geo­po­lí­ti­cas, cul­tu­ra­les, mili­ta­res, ins­ti­tu­cio­na­les, etc.), eso sig­ni­fi­ca que la cri­sis pue­de des­en­ca­de­nar­se des­de dis­tin­tas geo­gra­fías y focos de acti­vi­dad social. Por ejem­plo un hecho polí­ti­co como la deci­sión del elec­to­ra­do de Gran Bre­ta­ña de salir de la Unión Euro­pea pudo haber sido el deto­na­dor tal como lo anti­ci­pa­ba Geor­ge Soros que espe­ra­ba un Vier­nes negro segui­do por una reac­ción en cade­na de tur­bu­len­cias fue­ra de con­trol si el jue­ves 23 de junio triun­fa­ba el Bre­xit3, el desas­tre no se pro­du­jo pero pudo haber ocu­rri­do… aun­que el sacu­dón fue bas­tan­te fuer­te4.

Podría ser una ola de pro­tes­tas socia­les en Euro­pa más exten­di­da y radi­ca­li­za­da que la ocu­rri­da recien­te­men­te en Fran­cia o el derrum­be del Deu­ts­che Bank que acu­mu­la pape­les volá­ti­les por unos 70 billo­nes de dóla­res casi equi­va­len­tes al Pro­duc­to Bru­to Mun­dial5. Tam­bién la eco­no­mía ita­lia­na ofre­ce su cuo­ta de ries­gos, afec­ta­da por la degra­da­ción ace­le­ra­da de los ban­cos aco­rra­la­dos por los impa­gos de sus deu­do­res que suma­ban en mar­zo de 2016 unos 200 mil millo­nes de euros (equi­va­len­tes al 12% del Pro­duc­to Bru­to ita­liano)6. Y por supues­to Japón apa­re­ce como un impor­tan­te can­di­da­to al derrum­be con una deu­da públi­ca de 9 billo­nes de dóla­res que repre­sen­ta el 220 % de su Pro­duc­to Bru­to Interno, no ha con­se­gui­do salir de la defla­ción y sus expor­ta­cio­nes pier­den com­pe­ti­ti­vi­dad7.

Los Esta­dos Uni­dos cen­tro de la eco­no­mía glo­bal (sobre todo de su hiper­tro­fia finan­cie­ra) es natu­ral­men­te el motor poten­cial de futu­ras tor­men­tas glo­ba­les. Allí se han ido acu­mu­lan­do en los últi­mos meses las seña­les rece­si­vas: des­de la per­sis­ten­te ten­den­cia a la baja en la pro­duc­ción indus­trial des­de fines de 20148, has­ta el ascen­so con­ti­nuo de deu­das indus­tria­les y comer­cia­les impa­gas (que ya han alcan­za­do el nivel de fines de 2008 – aumen­ta­ron casi un 140 % entre el últi­mo tri­mes­tre de 2014 y el pri­mer tri­mes­tre de 2016)9, pasan­do por la caí­da del con­jun­to de ven­tas (mayo­ris­tas, mino­ris­tas e indus­tria­les) al mer­ca­do interno des­de el últi­mo cua­tri­mes­tre de 201410 y de las expor­ta­cio­nes des­de noviem­bre del mis­mo año11.

A ello debe­mos agre­gar una deu­da públi­ca nacio­nal que sigue aumen­tan­do, ya ha supe­ra­do la barre­ra de los 19 billo­nes de dóla­res (casi 106 % del PBI) que suma­do a las deu­das pri­va­das lle­ga a los 64 billo­nes de dóla­res (3,5 veces el PBI de 2015)12, y tam­bién cla­ras seña­les de dete­rio­ro social como el hecho de que unas 45 millo­nes de per­so­nas reci­ben actual­men­te ayu­das ali­men­ta­rias por par­te del Esta­do13, la agen­cia encar­ga­da de moni­to­rear los pro­gra­mas ali­men­ta­rios guber­na­men­ta­les, FRAC por su sigla en inglés, seña­la­ba en su últi­mo infor­me que más de 48,1 millo­nes de esta­dou­ni­den­ses viven en hoga­res que luchan con­tra el ham­bre14.

Beinstein3-5

Para un cre­cien­te núme­ro de exper­tos, sobre todo los espe­cia­lis­tas en temas finan­cie­ros el inte­rro­gan­te deci­si­vo no es si la cri­sis se va a pro­du­cir o no sino cuan­do va a ocu­rrir. Para algu­nos podría tomar la for­ma de un esta­lli­do finan­cie­ro al esti­lo de lo ocu­rri­do en 2008 o en ante­rio­res even­tos de ese tipo, para otros lo que está por lle­gar es una gran implo­sión del sis­te­ma.

Caben dos hipó­te­sis extre­mas, la pri­me­ra de ellas es que la acu­mu­la­ción de dete­rio­ros debe­ría gene­rar tar­de o tem­prano un sal­to cua­li­ta­ti­vo devas­ta­dor, la his­to­ria del capi­ta­lis­mo está mar­ca­da por una suce­sión de cri­sis de dis­tin­ta mag­ni­tud, miran­do al pasa­do sería razo­na­ble supo­ner un des­en­la­ce bajo la for­ma de hiper cri­sis. La según­da hipó­te­sis es que la pér­di­da de dina­mis­mo del sis­te­ma no es un fenó­meno pasa­je­ro sino una ten­den­cia pesa­da que obli­ga a supe­rar la idea de gran tur­bu­len­cia repen­ti­na, de tsu­na­mi arra­sa­dor e intro­du­cir el con­cep­to de deca­den­cia, de enve­je­ci­mien­to pro­lon­ga­do, de degra­da­ción civi­li­za­cio­nal, lo que no exclu­ye las cri­sis sino que las incor­po­ra a un reco­rri­do des­cen­den­te don­de el sis­te­ma se va apa­gan­do, des­ar­ti­cu­lan­do, cao­ti­zan­do, per­dien­do vita­li­dad, racio­na­li­dad.

Larry Sum­mers, ex Secre­ta­rio del Teso­ro de los Esta­dos Uni­dos, relan­zó recien­te­men­te con gran reper­cu­sión mediá­ti­ca la teo­ría del estan­ca­mien­to secu­lar según la cual las gran­des poten­cias tra­di­cio­na­les están ingre­san­do en una era de estan­ca­mien­to pro­duc­ti­vo pro­lon­ga­do arras­tran­do al con­jun­to del sis­te­ma glo­bal15, recu­pe­ra­ba de ese modo las ideas de Alvin Han­sen expues­tas en ple­na cri­sis de los años 1930. Por su par­te aca­dé­mi­cos impor­tan­tes como Robert Gor­don16, Tyler Cowen17 o Jan Vijg18 apun­ta­la­ban ese pun­to de vis­ta des­de la visión de la inefi­ca­cia cre­cien­te del cam­bio tec­no­ló­gi­co en tér­mi­nos de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, este últi­mo plan­tean­do el para­le­lis­mo entre la deca­den­cia esta­dou­ni­den­se y las del impe­rio romano y de Chi­na en la era de la dinas­tía Qing (entre media­dos del siglo XVII y comien­zos del siglo XX). En los años 1970 cuan­do se ini­cia­ba la lar­ga cri­sis glo­bal que lle­ga has­ta nues­tros dias Orio Gia­ri­ni y Hen­ri Lou­ber­gé por enton­ces en la Uni­ver­si­dad de Gine­bra habían ela­bo­ra­do la hipó­te­sis de los ren­di­mien­tos decre­cien­tes de la tec­no­lo­gía a par­tir del pro­ce­sa­mien­to de una gran masa de infor­ma­ción empí­ri­ca19, por su par­te el his­to­ria­dor Fer­nand Brau­del seña­la­ba que la gran cri­sis de Fer­nand Brau­del: Civi­li­sa­tion maté­rie­lle, éco­no­mie et capi­ta­lis­me, XVè XVIIIè Siè­cle, tomo I, Armand Colin, Paris 1979.esa déca­da era el comien­zo de una fase cícli­ca des­cen­den­te de lar­ga dura­ción20. Des­de una visión mar­xis­ta Roger Dan­ge­vi­lle, tam­bién en esa épo­ca, afir­ma­ba que el capi­ta­lis­mo en tan­to sis­te­ma glo­bal había ingre­sa­do en su eta­pa senil21, yo reto­mé esa hipó­te­sis des­de fines de los años 199022 que más ade­lan­te fue asu­mi­da por Samir Amin23 y otros auto­res.

Aho­ra las seña­les de alar­ma se mul­ti­pli­can, des­de des­ajus­tes finan­cie­ros gra­ves has­ta per­tur­ba­cio­nes geo­po­lí­ti­cas car­ga­das de gue­rras y des­es­ta­bi­li­za­cio­nes, des­de cri­sis ins­ti­tu­cio­na­les has­ta decli­na­cio­nes eco­nó­mi­cas. Los comen­ta­ris­tas occi­den­ta­les se mara­vi­lla­ban en los años 1990 ante el espec­tácu­lo de la implo­sión de la URSS, es pro­ba­ble que den­tro de no mucho tiem­po empie­cen a horro­ri­zar­se ante desas­tres mucho mayo­res cen­tra­dos en Occi­den­te.

Jor­ge Beins­tein

7 de julio de 2016

  1. Phi­lip­pe Mes­mer: L’alarmisme de Shin­zo Abe sur­prend le G7, Le Mon­de, 26 de mayo de 2016.

  2. Tyler Dur­den: Is Deu­ts­che Bank The Next Leh­man?, Zero Hed­ge (http://​www​.zerohed​ge​.com/​n​e​w​s​/​2​015 – 06-12/­deuts­che-bank-next-leh­man); Michael Sny­der: Finan­cial Arma­ged­don Approa­ches, INFOWARS (http://​www​.info​wars​.com/​f​i​n​a​n​c​i​a​l​-​a​r​m​a​g​e​d​d​o​n​-​a​p​p​r​o​a​c​h​e​s​-​u​-​s​-​b​a​n​k​s​-​h​a​v​e​-​2​4​7​-​t​r​i​l​l​i​o​n​-​d​o​l​l​a​r​s​-​of- expo­su­re-to-deri­va­ti­ve­s/).

  3. Antoi­ne Gara: Geor­ge Soros Says Bra­ce For Black Fri­day If Bre­xit Vote Suc­ceeds, For­bes, 21 de junio de 2016 (http://​www​.for​bes​.com/​s​i​t​e​s​/​a​n​t​o​i​n​e​g​a​r​a​/​2​0​1​6​/​0​6​/​2​1​/​g​e​o​r​g​e​-​s​o​r​o​s​-​s​a​y​s​-​b​r​a​c​e​-​f​o​r​-​b​l​a​c​k​-​f​r​i​d​a​y​-​if- brexit-vote-succeeds/#7e295d543a89).

  4. Wolf Rich­ter: Euro­pean Banks Get Crushed, Worst 2‑Day Plun­ge Ever, Ita­lian Banks to Get Tax­pa­yer Bai­lout, Con­ta­gion Hits US Banks, Wolf Street, 27 de junio de 2016 (http://​wolfs​treet​.com/​2​0​1​6​/​0​6​/​2​7​/​e​u​r​o​p​e​a​n​-​b​a​n​k​s​-​g​e​t​-​c​r​u​s​h​e​d​-​w​o​r​s​t​-​2​-​d​a​y​-​p​l​u​n​g​e​-​e​v​e​r​-​i​t​a​l​i​a​n​-​b​a​n​k​s​-​to- get-tax­pa­yer-bai­lout-con­ta­gion-hits-us-bank­s/).

  5. Michael T. Sny­der: Will Deu­ts­che Bank Sur­vi­ve This Wave Of Trou­ble Or Will It Be The Next Leh­man Brothers?, Smar­ter Analyst, 23 de mayo de 2016 (http://​www​.smar​te​ra​nalyst​.com/​2​0​1​6​/​0​5​/​2​3​/​w​i​l​l​-​d​e​u​t​s​c​he- bank-sur­vi­ve-this-wave-of-trou­ble-or-will-it-be-the-next-leh­man-brother­s/).

  6. Jef­frey Moo­re: Will Ita­lian banks spark another finan­cial cri­sis?, Glo­bal Risk Insights,7 de mar­zo de 2016.

  7. Takashi Naa­ka­mi­chi: Japan emer­ges as key vic­tim in fallout from Bre­xit, Mar­ket Watch, 27 de junio de 2016.

  8. U.S. Board of Gover­nors of the Fede­ral Reser­ve Sys­tem: Indus­trial Pro­duc­tion and Capa­city Uti­li­za­tion.

  9. Worlf Rich­ter: Busi­ness Loan Delin­quen­cies Spi­ke to Leh­man Moment Level, 19 de mayo de 2016 (http://​wolfs​treet​.com/​2​0​1​6​/​0​5​/​1​9​/​d​e​l​i​n​q​u​e​n​c​i​e​s​-​o​f​-​c​o​m​m​e​r​c​i​a​l​-​i​n​d​u​s​t​r​i​a​l​-​l​o​a​n​s​-​s​p​i​ke/).

  10. FRED – Fede­ral Reser­ve Bank of St. Louis, Total Busi­ness Sales.

  11. U.S. Cen­sus Bureau: U.S. Inter­na­tio­nal Tra­de in Goods and Ser­vi­ces.

  12. FRED – Fede­ral Reser­ve Bank of St. Louis, All Sec­tors; Debt Secu­ri­ties and Loans.

  13. Uni­ted Sta­tes Depart­ment of Agri­cul­tu­re, Food and Nutri­cion Ser­vi­ce.

  14. FRAC, Food Research and Action Cen­ter: U.S. Makes Pro­gress Addres­sing Food Hardship, but One in Six Ame­ri­can Hou­seholds Still Strug­gle to Put Food on the Table, 30 de junio de 2016 (http://frac.org/u‑s- makes-pro­gress-addres­sing-food-hardship-but-one-in-six-ame­ri­can-hou­seholds-still-strug­gle-to-put-food- on-the-table-report-find­s/).

  15. Lau­ren­ce. H. Sum­mers: Reflec­tions on the New Secu­lar Stag­na­tion Hypothe­sis, Secu­lar Stagnation:Facts, Cau­ses, and Cures, CEPR Press, 2014.

  16. Robert J. Gor­don: Is US Eco­no­mic Growth over? Fal­te­ring Inno­va­tion con­fronts the six Head­winds, NBER Wor­king paper series, 18315, agos­to de 2012. The turtle’s pro­gress: Secu­lar stag­na­tion meets the head­winds, Secu­lar Stagnation:Facts, Cau­ses, and Cures, CEPR Press, 2014.

  17. Tyler Cowen: The Great Stag­na­tion, Dut­ton, 2011.

  18. Jan Vijg: The Ame­ri­can Tech­no­lo­gi­cal Cha­llen­ge: Stag­na­tion and Decli­ne in the 21st Cen­tury, Algo­ra Publishing, 2011.

  19. Orio Gia­ri­ni y Hen­ri Lou­ber­gé: La Civi­li­sa­tion tech­ni­cien­ne à la dérive.Les ren­de­ments décrois­sants de la tech­no­lo­gie, Dunod, Paris 1979.

  20. Roger Dan­ge­vi­lle: Marx-Engels. La cri­se, Edi­tions 1018, Paris 1978.

  21. Jor­ge Beins­tein: La lar­ga cri­sis de la eco­no­mía glo­bal, Corre­gi­dor, Bue­nos Aires 1999 y Capi­ta­lis­mo senil. A gran­de cri­se da eco­no­mia glo­bal, Record, Rio de Janei­ro 2001.

  22. Samir Amin: Au-delà du capi­ta­lis­me séni­le, PUF, Paris 2002.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *