Los embro­llos de una explo­ra­ción sin rumbo

El tex­to de Gabriel Ángel no apor­ta nin­gún men­sa­je nove­do­so, más bien se tra­ta de la reite­ra­ción de vie­jas chi­ca­nas y leta­nías con­ser­va­do­ras adap­ta­das a la coyuntura.

Cari­ca­tu­ri­za­ción del adver­sa­rio y algo de soberbia

La cari­ca­tu­ri­za­ción de los argu­men­tos del adver­sa­rio es una vie­ja tre­ta con­sis­ten­te en defor­mar­los y enton­ces no res­pon­der a los argu­men­tos reales sino a los defor­ma­dos. La «sín­te­sis» que Gabriel Angel hace al comien­zo de su tex­to de los pun­tos de vis­ta de los que seña­la como «quie­nes des­de la izquier­da radi­cal se lan­zan con­tra el pro­ce­so de Paz en La Haba­na» es eso. Este tipo de «polé­mi­ca» no bus­ca con­ven­cer al adver­sa­rio sino des­pres­ti­giar­lo, y en los casos en que la rela­ción es asi­mé­tri­ca al enfren­tar­se un gran apa­ra­to mediá­ti­co con­tra con­trin­can­tes con poca capa­ci­dad de difu­sión el resul­ta­do es la vic­to­ria de la estra­ta­ge­ma, actual­men­te las dere­chas emplean ese tipo de méto­do valién­do­se de sus gigan­tes­cos recur­sos. El com­por­ta­mien­to des­ca­li­fi­ca­dor sue­le expre­sar debi­li­dad argu­men­tal, refu­gio en una acti­tud defen­si­va de blo­queo a ideas opues­tas o sim­ple­men­te dife­ren­tes a las que se pro­po­ne aplas­tar, for­ma par­te de la «cul­tu­ra de apa­ra­to» uno de cuyos fun­da­men­tos es la erra­di­ca­ción de prin­ci­pios éticos.

Como seña­la­ba Gabel el apa­ra­tis­mo lle­ga a engen­drar efec­tos psi­co­ló­gi­cos per­ver­sos como el «socio­cen­tris­mo» o ego­cen­tris­mo colec­ti­vo que pro­du­ce fenó­me­nos de des­es­truc­tu­ra­ción del pen­sa­mien­to con­vir­tién­do­lo en pri­sio­ne­ro de los «intere­ses» del apa­ra­to que en reali­dad no son otra cosa que los intere­ses de los jefes del apa­ra­to (la lla­ma­da «razón de esta­do» es buen ejem­plo de ello) lo que a su vez va aso­cia­do a una suer­te de «con­cep­ción escép­ti­ca de la ver­dad». La ver­dad pasa a ser un tema moles­to, secun­da­rio, que debe que­dar com­ple­ta­men­te subor­di­na­do a la diná­mi­ca aparatista11.

Un buen ejem­plo es el párra­fo siguien­te don­de Gabriel Ángel des­cri­be una suer­te de visión del mun­do de la «izquier­da radical»:

Empe­ce­mos por su apre­cia­ción gene­ral del mun­do y la lucha de cla­ses. En su cri­te­rio aquél se halla divi­di­do en dos gran­des ban­dos cla­ra­men­te dis­tin­gui­bles, el impe­ria­lis­mo y sus laca­yos por un lado, y por el otro los pue­blos en pie de lucha por la mate­ria­li­za­ción de la revo­lu­ción y el socia­lis­mo. Si estos últi­mos no han sido capa­ces de triun­far, ha sido fun­da­men­tal­men­te por­que no han apli­ca­do la línea correc­ta tra­za­da por el mar­xis­mo leninismo.

Sal­vo algu­na sec­ta de ilu­mi­na­dos no apa­re­ce a la vis­ta nadie que sos­ten­ga seme­jan­te cosa, no exis­te nin­gún tex­to ni decla­ra­ción de los que Gabriel Angel cali­fi­ca como «izquier­da radi­ca­li­za­da» con esos argu­men­tos. Quie­nes esta­mos en des­acuer­do con las últi­mas deci­sio­nes del Secre­ta­ria­do de las FARC en La Haba­na no hemos adop­ta­do jamás ese dis­cur­so primitivo.

Según Gabriel Ángel la supues­ta «izquier­da radi­ca­li­za­da» con­si­de­ra­ría que las con­di­cio­nes sub­je­ti­vas de la revo­lu­ción socia­lis­ta se redu­ci­rían a una suer­te de «patri­mo­nio de los fie­les segui­do­res del mar­xis­mo. Este últi­mo se halla reve­la­do en las obras de Car­los Marx, Fede­ri­co Engels y Vla­di­mir Lenin, y com­pren­de un con­jun­to de prin­ci­pios inmu­ta­bles que deben ser apli­ca­dos sin varia­ción algu­na. El capi­ta­lis­mo es un sis­te­ma deca­den­te que está a pun­to de derrum­bar­se y por lo tan­to su caí­da depen­de tan solo de la auda­cia y con­se­cuen­cia del par­ti­do de van­guar­dia. La revo­lu­ción ha esta­do siem­pre a la vuel­ta de la esqui­na y sólo la han impe­di­do las direc­cio­nes vaci­lan­tes. Estas son las que dudan de la dis­po­si­ción per­ma­nen­te de las masas para lan­zar­se a la bata­lla definitiva…».

¿De don­de saca Gabriel Ángel seme­jan­te cosa?, ¿quien ha dicho o escri­to que «las masas» están siem­pre dis­pues­tas a lan­zar­se a la «bata­lla defi­ni­ti­va»?, ¿quien ha dicho o escri­to que el capi­ta­lis­mo por ser deca­den­te está a pun­to de derrum­bar­se y que su caí­da solo depen­de de la auda­cia y con­se­cuen­cia del par­ti­do de vanguardia?

Lo de «las masas siem­pre dis­pues­tas» es tan ridícu­lo que no mere­ce el menor comen­ta­rio. Por otra par­te la evi­den­te deca­den­cia del capi­ta­lis­mo como sis­te­ma glo­bal no sig­ni­fi­ca que esté «a pun­to de derrum­bar­se», la his­to­ria de las deca­den­cias civi­li­za­cio­na­les mues­tran pro­lon­ga­dos reco­rri­dos tem­po­ra­les aun­que es ver­dad que por pri­me­ra vez en la his­to­ria nos encon­tra­mos ante una civi­li­za­ción pla­ne­ta­ria con rit­mos de evo­lu­ción iné­di­tos. Cual­quier pro­nós­ti­co al res­pec­to requie­re pro­ce­sar una enor­me masa de infor­ma­ción eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca, mili­tar, ins­ti­tu­cio­nal, etc. para lle­gar a una eva­lua­ción lo más rea­lis­ta posi­ble. Si bien resul­ta más que inge­nuo supo­ner sin mayor aná­li­sis que el capi­ta­lis­mo está a pun­to de derrum­bar­se no es menos inge­nuo supo­ner con idén­ti­ca fal­ta de rigor que el sis­te­ma segui­rá repro­du­cién­do­se duran­te mucho tiem­po, en el pri­mer caso se tra­ta a veces de un opti­mis­mo revo­lu­cio­na­rio exce­si­vo, en el segun­do nos encon­tra­mos por lo gene­ral ante una lamen­ta­ble tozu­dez con­ser­va­do­ra. En los últi­mos lus­tros nume­ro­sos «pro­gre­sis­tas» de Amé­ri­ca Lati­na y de paí­ses del pri­mer mun­do (polí­ti­cos, cien­tis­tas socia­les, diri­gen­tes de ONG, etc.) han veni­do sos­te­nien­do esa hipó­te­sis con­ser­va­do­ra que res­pal­da­ba sus «adiós-a-la-revo­lu­ción» y sus expe­rien­cias posi­bi­lis­tas claudicantes.

Según Gabriel Ángel los «radi­ca­li­za­dos» esta­rían acon­se­jan­do a las FARC «man­dar la Mesa de Con­ver­sa­cio­nes y los acuer­dos fir­ma­dos al dia­blo, para pasar a hacer un lla­ma­do al levan­ta­mien­to arma­do gene­ral de la pobla­ción» (ya que) «la gen­te está lis­ta en Colom­bia para salir a blo­quear carre­te­ras y ciu­da­des, para asal­tar el poder local, para el triun­fo revo­lu­cio­na­rio». Pare­ce­ría como que para Gabriel Ángel no exis­tie­ran otras alter­na­ti­vas que las de aca­tar las deci­sio­nes de desar­me uni­la­te­ral de las FARC recien­te­men­te adop­ta­das en La Haba­na o bien man­dar al dia­blo a la Mesa de Con­ver­sa­cio­nes y lla­mar al levan­ta­mien­to arma­do gene­ral a la pobla­ción. Que yo sepa duran­te los últi­mos cin­cuen­ta años las FARC no se dedi­ca­ron cada día a hacer esos lla­ma­mien­tos sino a sos­te­ner una lucha arma­da pro­lon­ga­da y con­se­cuen­te como par­te de una gue­rra popu­lar de amplio espec­tro con­tra una de las oli­gar­quías más fero­ces del Amé­ri­ca Lati­na lo que no sig­ni­fi­ca­ba estar a pun­to de asal­tar el poder. En su entu­sias­mo «polé­mi­co» Gabriel Ángel redu­ce todo a solo dos opcio­nes: el insu­rrec­cio­na­lis­mo enlo­que­ci­do o el desar­me uni­la­te­ral, embro­lla­do en sus pro­pias cari­ca­tu­ri­za­cio­nes Gabriel Ángel ter­mi­na deri­van­do en una visión pri­mi­ti­va de la realidad.

Rea­li­za­da la cari­ca­tu­ri­za­ción, Gabriel Ángel pasa a iden­ti­fi­car a los cari­ca­tu­ri­za­dos e ima­gi­na lo que ocu­rri­ría si los miem­bros de las FARC siguen sus con­se­jos insu­rrec­cio­na­lis­tas y (como no podía ser de otra mane­ra) son «ven­ci­dos en el intento»:

Los que aho­ra nos cri­ti­can serían los pri­me­ros en salir a pro­cla­mar­lo en sus colum­nas por la web, los encar­ga­dos de levan­tar los monu­men­tos en nues­tra memo­ria, los que se pon­drían fir­mes y lívi­dos cada vez que con­sa­gren antes de sus reunio­nes el minu­to de silen­cio en nues­tro honor.

La iden­ti­fi­ca­ción pare­ce ser cla­ra, se tra­ta de gen­te dedi­ca­da a redac­tar y colo­car tex­tos en la web, levan­tar monu­men­tos y rea­li­zar reunio­nes y demás pasa­tiem­pos. De esa mane­ra que­da bien deli­mi­ta­do el cam­po de la polé­mi­ca entre los ver­da­de­ros revo­lu­cio­na­rios como Gabriel Ángel (una suer­te de raza supe­rior) y un gru­po com­pues­to por idea­lis­tas frí­vo­los, alguno que otro char­la­tán, unos cuan­tos maniá­ti­cos obse­sio­na­dos por la cons­truc­ción de esta­tuas y por­que no varios suje­tos malin­ten­cio­na­dos (siem­pre los hay entre esa cla­se de gen­te). Allí pare­ce­ría no haber com­ba­tien­tes o ex com­ba­tien­tes, lucha­do­res popu­la­res, vie­jos revo­lu­cio­na­rios con­se­cuen­tes (los «impres­cin­di­bles» que men­cio­na­ba Brecht), jóve­nes diri­gen­tes revo­lu­cio­na­rios, etc. Nada de eso sino un con­jun­to de per­so­nas a las que Gabriel Ángel obser­va des­de la altu­ra y que mere­cen que se les fal­te el res­pe­to. Y mos­tran­do una cohe­ren­cia envi­dia­ble lue­go de la evi­den­te fal­ta de res­pe­to Gabriel Ángel con­clu­ye seña­lan­do que «con todo el res­pe­to que pue­dan mere­cer esos crí­ti­cos tene­mos que decir­les que están pro­fun­da­men­te equi­vo­ca­dos» (obser­va­ción: Gabriel Ángel escri­be «tene­mos», emplean­do el ego­cén­tri­co plu­ra­lis majes­ta­tis de los príncipes).

Con­sig­nas, revo­lu­cio­nes, invo­lu­cio­nes e ignorancia

Gabriel Ángel pare­ce haber rea­li­za­do un hallaz­go teó­ri­co sor­pren­den­te que pro­cla­ma al comien­zo de su tex­to: «la paz, la jus­ti­cia social no son pro­pia­men­te con­sig­nas de revo­lu­ción y socia­lis­mo», lo reite­ra más ade­lan­te de dis­tin­tas maneras.

Sin embar­go el carác­ter revo­lu­cio­na­rio o no de una con­sig­na debe ser eva­lua­da por su sig­ni­fi­ca­do his­tó­ri­co con­cre­to y no por su pre­sen­ta­ción for­mal. Los jaco­bi­nos fran­ce­ses no pro­cla­ma­ron la «revo­lu­ción bur­gue­sa» sino las ban­de­ras de «igual­dad, liber­tad y fra­ter­ni­dad» cuya vic­to­ria reque­ría el derro­ca­mien­to revo­lu­cio­na­rio del Vie­jo Régi­men y al avan­zar por ese camino abrían las com­puer­tas de la his­to­ria a la revo­lu­ción bur­gue­sa. Los bol­che­vi­ques no asal­ta­ron el poder al gri­to de «revo­lu­ción socia­lis­ta» sino plan­tean­do la nece­si­dad de ins­tau­rar el poder sovié­ti­co como ins­tru­men­to para la rea­li­za­ción de las aspi­ra­cio­nes con­cre­tas del pue­blo como las de «pan, tie­rra y paz» cuan­do la ham­bru­na aplas­ta­ba a las masas popu­la­res, cuan­do el sis­te­ma bur­gués se nega­ba a satis­fa­cer las exi­gen­cias cam­pe­si­nas de acce­so a la tie­rra y las de la mayo­ría aplas­tan­te de la pobla­ción para que se ter­mi­ne la par­ti­ci­pa­ción rusa en la gue­rra mun­dial. Y Lenin seña­la­ba que «el pue­blo debe saber, ante todo y en pri­mer tér­mino, la ver­dad, debe saber en manos de quién resi­de, en reali­dad, el poder del Esta­do…», expli­can­do que era nece­sa­rio «derro­car a ese poder» y que la sen­da pací­fi­ca esta­ba com­ple­ta­men­te cerra­da, agre­gan­do que elu­dir ese obje­ti­vo era «enga­ñar­nos a noso­tros mis­mos y enga­ñar al pue­blo»2. Pare­ce un con­tra­sen­ti­do pero no lo fue: para ter­mi­nar con la gue­rra era nece­sa­ria la vio­len­cia revolucionaria.

Cier­to sen­ti­do común con­ser­va­dor les seña­la­ba a los revo­lu­cio­na­rios fran­ce­ses que la liqui­da­ción del vie­jo régi­men era un obje­ti­vo des­me­su­ra­do, que era sen­sa­to, «racio­nal», nego­ciar una alter­na­ti­va posi­ble, cono­ce­mos la res­pues­ta de Saint Just: «lo impo­si­ble es la úni­ca posi­bi­li­dad», no muy dife­ren­te fue la res­pues­ta de los bol­che­vi­ques ni la del puña­do de revo­lu­cio­na­rios cuba­nos que se embar­ca­ron en el Gran­ma. La racio­na­li­dad con­ser­va­do­ra, apa­ren­te­men­te rea­lis­ta, ape­ga­da a «lo que se ve» al pri­mer gol­pe de vis­ta, sobres­ti­ma­do­ra del poder vigen­te, en últi­ma ins­tan­cia razón ins­tru­men­tal de bajo o nulo con­te­ni­do éti­co, es inca­paz de aprehen­der la reali­dad com­ple­ta, com­ple­ja, des­de sus mani­fes­ta­cio­nes super­fi­cia­les has­ta sus raí­ces más pro­fun­das. Lenin no decía que al pue­blo hay que decir­le «lo que le gus­ta» (o lo se supo­ne que le pue­de gus­tar) sino que «hay que decir­le la ver­dad», en eso, entre otras cosas, con­sis­te la dife­ren­cia entre un revo­lu­cio­na­rio y un politiquero.

Hoy en Colom­bia como en bue­na par­te de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be la ten­den­cia domi­nan­te es la de la «acu­mu­la­ción por exter­mi­nio» como la cali­fi­can cier­tos auto­res, don­de los pilla­jes finan­cie­ros, la mine­ría a cie­lo abier­to o la explo­ta­ción agrí­co­la masi­va basa­da en trans­gé­ni­cos y en her­bi­ci­das no selec­ti­vos de amplio espec­tro como el gli­fo­sa­to, des­tru­yen estruc­tu­ras pro­duc­ti­vas y expul­san pobla­ción. Para ese mode­lo capi­ta­lis­ta la pobla­ción es un estor­bo a eli­mi­nar. Se tra­ta de un sis­te­ma de poder que se repro­du­ce a nivel eco­nó­mi­co, cul­tu­ral, ins­ti­tu­cio­nal, etc. como una gue­rra con­tra el pue­blo. Esa es la gue­rra que debe ter­mi­nar para que las mayo­rías popu­la­res no sean some­ti­das a la degra­da­ción y el exter­mi­nio. Para que haya real­men­te paz es nece­sa­rio derro­car al poder exter­mi­na­dor que se ali­men­ta de esa gue­rra, cuya razón de ser es esa gue­rra. Sin la vic­to­ria de la gue­rra popu­lar, del triun­fo de la vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria de las cla­ses opri­mi­das, no sera posi­ble la paz. Anun­ciar que es posi­ble «la paz» y ade­más la «jus­ti­cia social» por la vía del diá­lo­go con una oli­gar­quía com­ple­ta­men­te cri­mi­nal es enga­ñar al pue­blo. Esto no sig­ni­fi­ca que deba ser recha­za­da cual­quier for­ma de diá­lo­go, sino que el mis­mo debe ser incor­po­ra­do al obje­ti­vo más amplio, racio­nal, de rea­li­za­ción con­cre­ta de las aspi­ra­cio­nes popu­la­res, de eli­mi­na­ción de los obs­tácu­los reales que impi­den su mate­ria­li­za­ción, en este caso del poder oli­gár­qui­co sos­te­ni­do por el Impe­rio. En ese sen­ti­do no exis­te opo­si­ción entre las ideas de jus­ti­cia social, paz y demo­cra­cia y la de revo­lu­ción con­tra el capi­ta­lis­mo tal cual exis­te: super­ex­plo­ta­dor, mar­gi­na­dor, devas­ta­dor, ya que este, uti­li­zan­do el poder del esta­do cri­mi­nal, cons­ti­tu­ye el obs­tácu­lo sin cuya supera­ción será impo­si­ble lograr esas conquistas.

Gabriel Ángel nos ense­ña que:

[…] en 1917, sal­vo la trá­gi­ca expe­rien­cia de la Comu­na de París, ni las cla­ses domi­nan­tes ni las opri­mi­das tenían un cono­ci­mien­to cier­to de cómo se rea­li­za­ba una revo­lu­ción. Pero a par­tir de la lle­ga­da al poder de los bol­che­vi­ques y la difu­sión mun­dial de sus ideas y plan­tea­mien­tos, la cues­tión adqui­rió inclu­so un talan­te cien­tí­fi­co. Mien­tras los de aba­jo obtu­vie­ron un ejem­plo for­mi­da­ble a seguir, los de arri­ba tuvie­ron cla­ro qué debían hacer para aplastarla.

Gabriel Ángel pare­ce igno­rar toda la his­to­ria de ten­ta­ti­vas revo­lu­cio­na­rias del siglo XIX pla­ga­das de inten­sos deba­tes, des­de sus for­mas jaco­bi­nas bur­gue­sas has­ta sus desa­rro­llos comu­nis­tas que entre otras cosas gene­ra­ron una abun­dan­te lite­ra­tu­ra. Los revo­lu­cio­na­rios rusos del siglo XIX fue­ron fuer­te­men­te influi­dos por mode­los de acción clan­des­ti­na euro­peos como los del blan­quis­mo y el esque­ma orga­ni­za­ti­vo bol­che­vi­que no fue un inven­to mila­gro­so de Lenin sino el resul­ta­do de refle­xio­nes mili­tan­tes apo­ya­das por una pro­lon­ga­da expe­rien­cia de lucha con­tra el zaris­mo y por otras expe­rien­cias no rusas.

Por su par­te «los de arri­ba» tam­bién sabían y, bas­tan­te, a lo lar­go del siglo XIX y sobre todo en sus últi­mas déca­das en Euro­pa fue­ron desa­rro­lla­dos apa­ra­tos repre­si­vos muy inno­va­do­res, tal vez el mejor ejem­plo sea el de la poli­cía polí­ti­ca rusa, la legen­da­ria Okh­ra­na fun­da­da en los años 1860, con agen­tes por toda Euro­pa, rea­li­zan­do accio­nes de infil­tra­ción y pro­vo­ca­ción muchos de ellos exi­to­sos, inclu­so desa­rro­llan­do movi­mien­tos de masas. Fue con­si­de­ra­da una de las estruc­tu­ras repre­si­vas más sofis­ti­ca­das y téc­ni­ca­men­te más avan­za­das de la épo­ca. Si los comu­nis­tas rusos triun­fa­ron en 1917 no fue por­que sabían más que «los de arri­ba» sino por­que pudie­ron cons­truir una orga­ni­za­ción que com­bi­nan­do capa­ci­dad cons­pi­ra­ti­va, cono­ci­mien­to de la reali­dad e inte­gra­ción revo­lu­cio­na­ria con las masas popu­la­res, supo per­sis­tir de mane­ra fle­xi­ble has­ta final­men­te dar el gol­pe mor­tal a un sis­te­ma en des­com­po­si­ción. No se tra­tó de la con­fron­ta­ción entre dos sabe­res ni entre dos apa­ra­tos, sino del desa­rro­llo de la lucha de cla­ses sobre todo en su últi­mo tra­mo de cri­sis del régi­men lo que per­mi­tió que ven­cie­ran «los de abajo».

Y des­pués de 1917 los revo­lu­cio­na­rios de todo el mun­do siguie­ron apren­dien­do de expe­rien­cias aje­nas y pro­pias, inno­van­do a veces con éxi­to y otras sufrien­do derro­tas. Las bur­gue­sías, sobre todo las eli­tes impe­ria­lis­tas, apren­die­ron e inno­va­ron mucho, ganan­do y per­dien­do, gana­ron en Espa­ña en 1936 – 1939 pero per­die­ron en Viet­nam o en Cuba, tam­po­co has­ta aho­ra han podi­do ganar en Colom­bia liqui­dan­do a la insurgencia.

No esta­ría del todo mal que Gabriel Ángel des­cien­da de las altu­ras de su ego y estu­die un poco la his­to­ria de las revo­lu­cio­nes y las con­tra­rre­vo­lu­cio­nes de los siglos XIX y XX. Como solía decir un curi­ta ami­go: igno­ran­cia no es peca­do, lo gra­ve es con­ver­tir­la en soberbia.

Poli­ti­que­ría y movi­mien­to revolucionario

Gabriel Ángel pare­ce haber supe­ra­do muchas cosas, por ejem­plo cuan­do seña­la: «con­si­de­ra­mos haber supe­ra­do el vie­jo deba­te sobre el dog­ma mar­xis­ta» («con­si­de­ra­mos»: otra vez el plu­ra­lis majes­ta­tis). Antes que nada es nece­sa­rio acla­rar que si real­men­te se tra­ta­ría de un «dog­ma» no hay nada para deba­tir, se lo acep­ta o se lo recha­za, un deba­te entre dog­má­ti­cos ade­más de su aspec­to surrea­lis­ta es algo así como una com­pe­ten­cia de can­to entre mudos.

Lo de «dog­ma mar­xis­ta» es una gene­ra­li­za­ción por lo menos pri­mi­ti­va. Han exis­ti­do y exis­ten suje­tos que se auto­con­si­de­ran «mar­xis­tas» y son unos sec­ta­rios que redu­cen el pen­sa­mien­to de Marx a unas pocas for­mu­las váli­das para todo tiem­po y lugar, al igual que exis­ten algu­nos estu­dian­tes fra­ca­sa­dos de medi­ci­na que redu­cen esa cien­cia a un con­jun­to de diag­nós­ti­cos y reme­dios de vali­dez uni­ver­sal, esto últi­mo no sig­ni­fi­ca que deba ser igno­ra­da la cien­cia médi­ca por ser con­si­de­ra­da dog­má­ti­ca. Pero tam­bién exis­ten curan­de­ros y sin­ver­güen­zas que prac­ti­can una suer­te de «medi­ci­na» con mucha auda­cia y poco cono­ci­mien­to del tema, muchos de ellos sue­len estar con­ven­ci­dos de que los libros cien­tí­fi­cos hacen mal a la cabe­za y que con­vier­ten a los estu­dio­sos en seres dog­má­ti­cos inca­pa­ces de mover­se en el mun­do real. Para ellos el prag­ma­tis­mo es la mejor solu­ción, lo impor­tan­te es acre­cen­tar la clientela.

Reite­ro la invi­ta­ción a Gabriel Ángel para que des­cien­da de las altu­ras de su ego y etcé­te­ra, etcétera.

Pru­den­cia ver­bal y algu­nas lec­tu­ras tal vez le per­mi­ti­rían a Gabriel Ángel no escri­bir que:

La revo­lu­ción, al igual que cual­quier otra acti­vi­dad huma­na vin­cu­la­da a la dispu­ta por del poder del Esta­do, es fun­da­men­tal­men­te y antes que nada un hecho polí­ti­co. Y la polí­ti­ca no con­sis­te en otra cosa que en ganar el res­pal­do de otros para la pro­pia pro­pues­ta. Polí­ti­co vic­to­rio­so es aquel que con­si­gue un núme­ro aplas­tan­te de seguidores.

La revo­lu­ción socia­lis­ta es mucho más que un hecho polí­ti­co, es un fenó­meno que abar­ca a la tota­li­dad de la vida social, no se redu­ce a «la dispu­ta por el poder del Esta­do» sino que es un com­ba­te múl­ti­ple entre cuyos obje­ti­vos cen­tra­les se encuen­tra la des­truc­ción del Esta­do exis­ten­te para rem­pla­zar­lo por el poder popu­lar. Para Gabriel Ángel la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria y la poli­ti­que­ría bur­gue­sa son la mis­ma cosa. Los poli­ti­que­ros como los ven­de­do­res des­ho­nes­tos de sal­chi­chas en prin­ci­pio «no bus­can otra cosa» que con­se­guir que la mayor can­ti­dad de gen­te acep­te su pro­duc­to, pue­de tra­tar­se de sal­chi­chas en mal esta­do o pro­pues­tas polí­ti­cas infa­mes lo impor­tan­te para ellos es con­se­guir compradores.

En reali­dad ambos tam­bién bus­can otras cosas, el ven­de­dor de sal­chi­chas tra­ta­rá ade­más que los clien­tes enga­ña­dos no tomen ven­gan­za y que sus días no ter­mi­nen en una cár­cel, el poli­ti­que­ro bus­ca­rá capi­ta­li­zar el apo­yo con­se­gui­do para con­ver­tir­lo en pene­tra­ción den­tro del poder exis­ten­te (dipu­tacio­nes, gober­na­cio­nes, alcal­días y por­que no la pre­si­den­cia). Los revo­lu­cio­na­rios no son ni poli­ti­que­ros ni ven­de­do­res des­ho­nes­tos de sal­chi­chas, lo que siem­pre bus­can es des­per­tar la con­cien­cia de las masas popu­la­res, con­tri­buir a su insur­gen­cia y des­truir al sis­te­ma opre­sor para así poder cons­truir la demo­cra­cia del pue­blo e impul­sar la trans­for­ma­ción inte­gral de la socie­dad has­ta lle­gar al fin de la explo­ta­ción y de la opresión.

Si tomo en serio lo que dice Gabriel Ángel pue­do lle­gar a con­cluir que se ha equi­vo­ca­do de lugar, escri­be como un poli­ti­que­ro y pre­ten­de per­te­ne­cer al espa­cio revo­lu­cio­na­rio, has­ta lle­ga a escri­bir emplean­do una vez más el plu­ra­lis majes­ta­tis y hacien­do gala de sus «cono­ci­mien­tos poli­ti­cos» que: «con el per­dón de nues­tros crí­ti­cos más de medio siglo como gue­rri­lle­ros nos ha ense­ña­do algo de ello». ¿Lo perdonamos?

Visión del mundo

El con­jun­to de argu­men­tos de Gabriel Ángel se apo­ya en una visión con­ser­va­do­ra del mundo.

Escri­be lo siguiente:

[…] vivi­mos en el perío­do his­tó­ri­co que siguió al derrum­be de la URSS y el socia­lis­mo en Euro­pa del Este, que abrió las puer­tas a la mun­dia­li­za­ción del capi­tal y a sus polí­ti­cas neo­li­be­ra­les. Vivi­mos en un momen­to de arro­gan­cia abso­lu­ta del impe­ria­lis­mo. La capa­ci­dad y la rapa­ci­dad que éste ha demos­tra­do para sojuz­gar a los pue­blos no pue­den ser igno­ra­das. Esta­mos obli­ga­dos a reco­no­cer la des­ban­da­da, el reflu­jo del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio en que nos ha toca­do actuar.

Gabriel Ángel no lee los perió­di­cos, tal vez por desidia u otro pro­ble­ma no se ha ente­ra­do que el mun­do ha cam­bia­do mucho des­pués de los años 1990. Yo a veces ten­go que enfren­tar una incli­na­ción opues­ta de gen­te muy joven a la que le cues­ta enten­der que hace algo más de tres lus­tros los Esta­dos Uni­dos des­ple­ga­ban una «arro­gan­cia abso­lu­ta» ejer­cien­do sin tra­bas la uni­po­la­ri­dad impe­ria­lis­ta, nadie podía opo­ner­se exi­to­sa­men­te a sus deci­sio­nes. Leen y se bur­lan de un señor lla­ma­do Fran­cis Fuku­ya­ma que pro­cla­ma­ba el fin de la his­to­ria y la ins­ta­la­ción triun­fan­te pla­ne­ta­ria de un mile­nio neoliberal.

El mun­do de hoy se carac­te­ri­za por la rece­sión, el estan­ca­mien­to o los cre­ci­mien­tos eco­nó­mi­cos ané­mi­cos en las gran­des poten­cias capi­ta­lis­tas tra­di­cio­na­les don­de se des­ta­can los Esta­dos Uni­dos aplas­ta­do por una deu­da públi­ca nacio­nal equi­va­len­te a más del 100 % de su Pro­duc­to Bru­to Interno a la que se suman gigan­tes­cas deu­das pri­va­das: ambas con­for­ma­ban a fines de 2015 una masa de unos 63 billo­nes (millo­nes de millo­nes) equi­va­len­te a unas 3,5 veces el Pro­duc­to Bru­to Interno esta­dou­ni­den­se de ese año. Duran­te el pri­mer semes­tre de 2016 esa deu­da públi­ca a segui­do cre­cien­do, el 13 de Julio alcan­za­ba los 19,34 billo­nes (millo­nes de millo­nes) de dóla­res, los impa­gos de deu­das pri­va­das aumen­tan ver­ti­gi­no­sa­men­te y actual­men­te se encuen­tran en el mis­mo nivel a que lle­ga­ban a comien­zos de 2008, año de esta­lli­do de la crisis.

Los sue­ños impe­ria­lis­tas de con­quis­ta total de Asia y de bal­ka­ni­za­ción de Rusia for­ja­dos en los leja­nos años 1990 han fra­ca­sa­do, los nor­te­ame­ri­ca­nos se han empan­ta­na­do en Afga­nis­tán, no pudie­ron des­truir Irán que influ­ye cada vez más en Irak pese a la inva­sión mili­tar de la era Bush, no rea­li­za­ron lo que supo­nían sería una fácil con­quis­ta de Siria. Por otra par­te ha emer­gi­do la alian­za estra­té­gi­ca entre Rusia y Chi­na que dispu­ta al Impe­rio su pre­ten­sión de con­trol pla­ne­ta­rio, Chi­na ya es la segun­da poten­cia eco­nó­mi­ca glo­bal y Rusia ha recu­pe­ra­do su capa­ci­dad mili­tar. El dise­ño geo­po­lí­ti­co inter-occi­den­tal está en cri­sis, la Unión Euro­pea decae, ha ocu­rri­do el Brexit.

La decli­na­ción de la uni­po­la­ri­dad coin­ci­de no solo con la deca­den­cia eco­nó­mi­ca de Occi­den­te y Japón sino tam­bién con una gra­ve situa­ción finan­cie­ra que se agu­di­za mes a mes. En estos días se habla mucho en los medios finan­cie­ros inter­na­cio­na­les del Deu­ts­che Bank al bor­de de la quie­bra, que ha acu­mu­la­do pape­les repre­sen­ta­ti­vos de acti­vos fic­ti­cios muy frá­gi­les (pro­duc­tos finan­cie­ros deri­va­dos) cuyo valor de mer­ca­do de unos 75 billo­nes de dóla­res casi equi­va­le al valor nomi­nal del Pro­duc­to Bru­to Mun­dial, a unas 22 veces el Pro­duc­to Bru­to Interno de Ale­ma­nia y a unas 4,6 veces el Pro­duc­to Bru­to Interno de toda la Unión Euro­pea (inclui­da Gran Bre­ta­ña) y que si se les suman los de cin­co gran­des ban­cos esta­dou­ni­den­ses lle­ga­ría­mos a unos 250 billo­nes de dóla­res que repre­sen­tan apro­xi­ma­da­men­te unas 3,4 veces el Pro­duc­to Bru­to Mun­dial. Por otra par­te la masa glo­bal de pro­duc­tos finan­cie­ros deri­va­dos se vie­ne des­in­flan­do rápi­da­men­te cau­san­do enfria­mien­to eco­nó­mi­co por aho­ra y ame­na­zan­do con un desas­tre finan­cie­ro mucho peor que el de 2008. A fines de 2013 esa masa finan­cie­ra era de unos 710 billo­nes de dóla­res, ape­nas dos años des­pués, en diciem­bre de 2015 había des­cen­di­do a 490 billo­nes de dóla­res… en solo 24 meses se eva­po­ra­ron 220 billo­nes de dóla­res, cifra equi­va­len­te a unas 2,8 veces el Pro­duc­to Bru­to Glo­bal de 2015.

Pero el enfria­mien­to eco­nó­mi­co y la incer­ti­dum­bre finan­cie­ra no fre­nan la beli­co­si­dad occi­den­tal, por el con­tra­rio la exci­ta, sus apa­ra­tos mili­ta­res, en pri­mer lugar el de los Esta­dos Uni­dos, asi como sus mega­em­pre­sas rapi­ñe­ras están embar­ca­dos en un loca fuga hacia ade­lan­te, pre­ten­den aco­rra­lar soñan­do con colo­ni­zar a Rusia y a Chi­na y saquear has­ta su vacia­mien­to total los recur­sos natu­ra­les de la peri­fe­ria. La bes­tia vie­ja y enfer­ma tra­ta de ejer­ci­tar sus deli­rios seni­les, por­que es deca­den­te es extre­ma­da­men­te peligrosa.

En Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be veni­mos sufrien­do cada vez más esa arre­me­ti­da deses­pe­ra­da, que en algu­nos casos como los de Colom­bia, Perú, Para­guay y otros paí­ses des­qui­cia­dos exa­cer­ba ten­den­cias ante­rio­res. Esa ofen­si­va taná­ti­ca incor­po­ra a las bur­gue­sias loca­les com­ple­ta­memn­te trans­na­cio­na­li­za­das y finan­cie­ri­za­das. Va barrien­do una tras otro a los lla­ma­dos gobier­nos pro­gre­sis­tas pri­sio­ne­ros de sus ilu­sio­nes reformistas.

¿Esto sig­ni­fi­ca que no hay nada que hacer más que resig­nar­nos a una nue­va era de des­truc­ción impe­ria­lis­ta?, ¿que no nos que­da más que adap­tar­nos a la cre­cien­te pre­sen­cia de bases mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas en nues­tra región (soñan­do con pre­ser­var algo de paz, con­ten­ción social y algu­nas liber­ta­des)? Nada de eso, por­que esa ola sinies­tra no recom­po­ne un capi­ta­lis­mo colo­nial y eli­tis­ta rela­ti­va­men­te esta­ble sino que des­com­po­ne, des­es­ta­bi­li­za a los capi­ta­lis­mos exis­ten­tes, los va hacien­do ingobernables.

Gabriel Ángel pare­ce no haber­se dado cuen­ta que las fan­ta­sías pro­gre­sis­tas lati­no­ame­ri­cano-cari­be­ñas han entra­do en decli­na­ción, mez­cla noti­cias vie­jas des­or­de­nan­do su secuen­cia tem­po­ral, en una par­te de su tex­to expli­ca que vivi­mos en la era del domi­nio impe­ria­lis­ta glo­bal irre­sis­ti­ble pero en otra nos infor­ma de una apa­ren­te novedad:

[…] se pro­du­jo el des­per­tar de bue­na par­te del pue­blo de Lati­noa­mé­ri­ca y el Cari­be. Sor­pre­si­vos y entu­sias­tas movi­mien­tos de masas se fue­ron agru­pan­do y con­quis­tan­do gobier­nos en paí­ses del vecin­da­rio. Chá­vez, Evo, Correa, los Kirch­ner, Lula, Lugo, Orte­ga, Zela­ya, Funes sim­bo­li­za­ron y encar­na­ron la res­pues­ta de los pue­blos del con­ti­nen­te a las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les y a las impo­si­cio­nes por la fuer­za del impe­rio… con­sig­nas y tác­ti­cas nue­vas, fun­da­das en el accio­nar mul­ti­tu­di­na­rio de las masas, nos ayu­da­ron a rati­fi­car que está­ba­mos en lo cier­to, las revo­lu­cio­nes no vol­ve­rían a tener los mol­des clásicos.

No sé si Gabriel Ángel se ha ente­ra­do que Cris­ti­na Kirch­ner ya no es más la pre­si­den­ta de Argen­ti­na y que ha sido reem­pla­za por el señor Mau­ri­zio Macri, un terri­ble reac­cio­na­rio, que Lugo y Zela­ya fue­ron saca­dos de la pre­si­den­cia median­te gol­pes de esta­do pilo­tea­dos por los Esta­dos Uni­dos, que algo simi­lar ha ocu­rri­do en Bra­sil. Esa igno­ran­cia tal vez expli­que por qué no se ha dado cuen­ta que esas «con­sig­nas y tác­ti­cas nue­vas» que tan­to admi­ra están ter­mi­nan­do en un estruen­do­so fra­ca­so. Ten­go la sen­sa­ción –tal vez esté pre­juz­gan­do– que Gabriel Ángel en su entu­sias­mo por lo que para él son «nove­da­des» pien­sa que posi­ble­men­te Colom­bia podría incor­po­rar­se a dicha ola pro­gre­sis­ta. Le advier­to que de ser así se tra­ta­ría de un pro­gre­sis­mo tar­dío, de una ten­ta­ti­va de ingre­so a una fies­ta que se va apa­gan­do, de una inci­ta­ción a apro­ve­char la opor­tu­ni­dad que de hecho sería una suer­te de opor­tu­nis­mo inopor­tuno. Eso me hace recor­dar a los bai­les de car­na­val de mi barrio hace varias déca­das: cuan­do la reu­nión esta­ba con­clu­yen­do, que­da­ban unas pocas pare­jas en la pis­ta de bai­le, los músi­cos bos­te­za­ban al son de sus últi­mas melo­días y alguno que otro per­so­na­je alcoho­li­za­do dia­lo­ga­ba con sí mis­mo, en esas cir­cuns­tan­cias casi siem­pre lle­ga­ba algún des­pis­ta­do, ebrio o sobrio, con áni­mo de diver­tir­se. Esa situa­ción ridí­cu­la a veces ter­mi­na­ba de mane­ra desagradable.

En sín­te­sis no asis­ti­mos en nues­tra región a una recom­po­si­ción impe­ria­lis­ta por­ta­do­ra de esta­bi­li­dad eli­tis­ta ni a una recom­po­si­ción pro­gre­sis­ta del capi­ta­lis­mo. Para la pri­me­ra hipó­te­sis Gabriel Ángel reco­mien­da «reco­no­cer la des­ban­da­da, el reflu­jo del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio», para la segun­da la incor­por­po­ra­ción al «des­per­tar (pro­gre­sis­ta) de bue­na par­te de los pue­blos lati­no­ame­ri­ca­nos», adop­tar las mara­vi­llo­sas «con­sig­nas y tác­ti­cas nue­vas» y así reco­no­cer que «las revo­lu­cio­nes no vol­ve­rían a tener los mol­des clá­si­cos». En fin, las ten­ta­ti­vas refor­mis­tas del pro­gre­sis­mo serían revo­lu­cio­nes pro­pias de una épo­ca de des­ban­da­da revo­lu­cio­na­ria y al mis­mo tiem­po de des­per­tar de los pueblos.

Para com­ple­tar la con­fu­sa fae­na sería nece­sa­rio olvi­dar­nos de los «mol­des clá­si­cos»: del mol­de ruso en pri­mer lugar, lue­go del mol­de chino dife­ren­te del ruso, lue­go del mol­de viet­na­mi­ta dife­ren­te del chino y del ruso, más ade­lan­te del mol­de cubano dife­ren­te del ruso, del chino y del viet­na­mi­ta, tam­bién del mol­de anti­fas­cis­ta yugos­la­vo dife­ren­te del ruso, del chino, del cubano y del viet­na­mi­ta, sin olvi­dar­nos del mol­de arge­lino dife­ren­te del ruso, del chino, del cubano, del yugos­la­vo y del viet­na­mi­ta, y así segui­ría­mos dese­chan­do mol­des has­ta lle­gar al mol­de fariano tan dife­ren­te del ruso, del chino, del viet­na­mi­ta, del yugos­la­vo, del cubano y del arge­lino rem­pla­zán­do­lo por las inno­va­cio­nes pro­gre­sis­tas. No va a fal­tar algún izquier­dis­ta radi­cal malin­ten­cio­na­do que le adver­ti­rá a Gabriel Ángel que esas inno­va­cio­nes no han sido tan inno­va­do­ras, que las ilu­sio­nes refor­mis­tas más o menos bur­gue­sas o socia­lis­tas tie­ne una muy vie­ja his­to­ria, que siem­pre han ter­mi­na­do mal como lo demues­tra el ciclo pro­gre­sis­ta latinoamericano.

Podría seguir agre­gan­do mol­des revo­lu­cio­na­rios pero ten­go la sen­sa­ción que esa sobre­abun­dan­cia de mol­des, todos tan ori­gi­na­les, tan «sor­pren­den­tes», podría estar indi­can­do que nun­ca exis­tie­ron los mol­des, que siguien­do a Mariá­te­gui la pra­xis autén­ti­ca­men­te revo­lu­cio­na­ria se carac­te­ri­za por ser «ni cal­co ni copia, (sino) crea­ción heroica».

Gabriel Ángel resu­me su visión del mun­do y pon­ti­fi­ca que: «segui­mos vivien­do en el mis­mo sis­te­ma capi­ta­lis­ta que en 1917», para un poco más ade­lan­te afir­mar: «el sis­te­ma se ha desa­rro­lla­do muchí­si­mo más, el mun­do actual es a todas luces más com­ple­jo que enton­ces… has­ta el pro­le­ta­ria­do es cua­li­ta­ti­va­men­te dis­tin­to». Más cohe­ren­cia lógi­ca resul­ta impo­si­ble: el capi­ta­lis­mo actual es el mis­mo que en 1917, pero tam­bién no es el mis­mo ya que es más com­ple­jo y has­ta el pro­le­ta­ria­do es cua­li­ta­ti­va­men­te dis­tin­to. Es igual pero es dife­ren­te, es gran­de pero es peque­ño, es alto pero es bajo, etc. Tal vez haya que­ri­do decir que en 1917 exis­tía el capi­ta­lis­mo y que actual­men­te tam­bién exis­te el capi­ta­lis­mo, sin embar­go seña­la que se tra­ta de capi­ta­lis­mos igua­les y dife­ren­tes. Vaya uno a saber…

Y aden­trán­do­se en la his­to­ria eco­nó­mi­ca recien­te Gabriel Ángel escri­be que:

En el año 2008 tuvo lugar la más recien­te cri­sis mun­dial del capi­tal, pero pese a su pro­fun­di­dad y alcan­ce, al con­tra­rio de lo pre­vis­to por los clá­si­cos, estu­vo aún muy lejos de repre­sen­tar el quie­bre del sis­te­ma. El vie­jo edi­fi­cio toda­vía pare­ce firme.

No se ve por qué «los clá­si­cos», supon­go que Gabriel Ángel se refie­re a Marx y a Engels, tenían que haber pre­vis­to algo sobre la cri­sis del año 2008 ocu­rri­da 125 años des­pués del falle­ci­mien­to del pri­me­ro y 113 años de la del segun­do. Para empe­zar por­que nun­ca sos­tu­vie­ron que una cri­sis capi­ta­lis­ta sig­ni­fi­ca el quie­bre o el derrum­be del sis­te­ma sino que la suce­sión de cri­sis capi­ta­lis­tas mar­can­do la repro­duc­ción a lar­go pla­zo del sis­te­ma con­clui­ría con la cri­sis gene­ral del mis­mo, su des­or­den y decli­na­ción irre­ver­si­bles. Tam­po­co hicie­ron reduc­cio­nis­mo eco­nó­mi­co sino que visua­li­za­ron al capi­ta­lis­mo como un sis­te­ma com­ple­jo en el que de mane­ra abs­trac­ta y en cier­to sen­ti­do sim­plis­ta podría­mos iden­ti­fi­car com­po­nen­tes eco­nó­mi­cas, cul­tu­ra­les, ins­ti­tu­cio­na­les y otras. La decli­na­ción del sis­te­ma es la de una tota­li­dad his­tó­ri­ca con­cre­ta mucho más amplia que las rela­cio­nes pura­men­te económicas.

Y lue­go por­que ni Marx ni Engels pre­ten­dían igua­lar o supe­rar a Nos­tra­da­mus, no eran adi­vi­nos sino pen­sa­do­res revo­lu­cio­na­rios comu­nis­tas con una gran eru­di­ción y capa­ci­dad refle­xi­va, ni más ni menos que eso. Pue­de ser que Gabriel Ángel haya lle­ga­do a esa con­clu­sión lue­go de la lec­tu­ra de algún tex­to sen­ci­llo de divul­ga­ción o de cari­ca­tu­ri­za­ción del mar­xis­mo, le reco­mien­do diri­gir­se a los tex­tos ori­gi­na­les o a los de cien­tí­fi­cos socia­les serios.

Pero vol­vien­do a la cri­sis de 2008, con­si­de­ro que Gabriel Ángel es víc­ti­ma de su fal­ta de cono­ci­mien­tos y de su incli­na­ción con­ser­va­do­ra. El edi­fi­cio del sis­te­ma glo­bal y en espe­cial sus pila­res occi­den­ta­les les pue­den pare­cer fir­mes a Gabriel Ángel pero alcan­za un repa­so por las prin­ci­pa­les varia­bles eco­nó­mi­cas para com­pro­bar lo con­tra­rio. Las gran­des poten­cias capi­ta­lis­tas tra­di­cio­na­les entra­ron des­pués de 2008 en un sen­de­ro de rece­sio­nes, cre­ci­mien­tos ané­mi­cos y estan­ca­mien­tos, su sis­te­ma finan­cie­ro hiper­tro­fia­do no ha deja­do de dete­rio­rar­se, las tasas de ganan­cias del sec­tor pro­duc­ti­vo siguen decli­nan­do, etc. En suma, el edi­fi­cio se sigue fisu­ran­do y anun­cia pró­xi­mas tur­bu­len­cias no solo por razo­nes eco­nó­mi­cas sino tam­bién debi­do a acon­te­ci­mien­tos mili­ta­res, geo­po­lí­ti­cos, ins­ti­tu­cio­na­les, cul­tu­ra­les, polí­ti­cos y otros que van con­for­man­do un pano­ra­ma de hiper-crisis.

Garan­tías, geo­po­lí­ti­ca impe­ria­lis­ta e insur­gen­cia continental

Gabriel Ángel seña­la que «resul­ta impo­si­ble, dada la obje­ti­va corre­la­ción de fuer­zas, pen­sar en seguir sos­te­nien­do nues­tra lucha arma­da en las nue­vas con­di­cio­nes de lega­li­dad y garan­tías. La deja­ción de armas es la con­clu­sión final de todo lo con­quis­ta­do por ellas y la fuer­za de masas».

La «corre­la­ción de fuer­zas» evo­lu­cio­na al rit­mo de la cri­sis glo­bal y de su expre­sión en nues­tra región, no está mar­ca­da por el «edi­fi­cio fir­me» del sis­te­ma que per­ci­be Gabriel Ángel sino por su dete­rio­ro acelerado.

Las «nue­vas con­di­cio­nes de lega­li­dad y garan­tías» a las que se refie­re Gabriel Ángel serían los docu­men­tos fir­ma­dos por el gobierno oli­gár­qui­co y res­pal­da­das por lo que él deno­mi­na «la comu­ni­dad inter­na­cio­nal», son los mis­mos garan­tes que garan­ti­zan la paz en Siria, la pre­ser­va­ción de la inte­gri­dad social de Libia o la inde­pen­den­cia de Afga­nis­tan e Irak y demás víc­ti­mas de las atro­ci­da­des impe­ria­lis­tas. Hay que ser más que inge­nuo para con­fiar en esos garan­tes y mucho más que des­me­mo­ria­dos para creer en unos pape­les fir­ma­dos por el gobierno colom­biano. Ante el poder arma­do oli­gár­qui­co-impe­ria­lis­ta la úni­ca garan­tía de cum­pli­mien­to de un acuer­do es el poder arma­do popu­lar, la insur­gen­cia en armas. Si un con­ten­dien­te se des­ar­ma y el otro sigue arma­do es por­que obje­ti­va­men­te el pri­me­ro se ha ren­di­do ante el segun­do. El desar­me uni­la­te­ral de la insur­gen­cia sig­ni­fi­ca el reco­no­ci­mien­to por par­te de esta del mono­po­lio oli­gár­qui­co-impe­ria­lis­ta de la fuer­za arma­da, es decir el some­ti­mien­to a su poder, el reco­no­ci­mien­to de la legi­ti­mi­dad del sistema.

El desar­me uni­la­te­ral de las FARC suma­do a la per­ma­nen­cia de las bases nor­te­ame­ri­ca­nas en Colom­bia y de la fuer­zas arma­das oli­gár­qui­cas cons­ti­tui­rían una enor­me vic­to­ria geo­po­lí­ti­ca de los Esta­dos Unidos.

El fin de la insur­gen­cia colom­bia­na tie­ne para el Impe­rio un gran valor estra­té­gi­co que tras­cien­de de lejos a Colom­bia, ese logro repre­sen­ta­ría un gol­pe for­mi­da­ble a las luchas popu­la­res de la región. El decli­ve del pro­gre­sis­mo, como se ve en Bra­sil, Argen­ti­na o Para­guay y como podría lle­gar a ocu­rrir en Vene­zue­la, no impli­ca el comien­zo de una recom­po­si­ción neo­li­be­ral proim­pe­ria­lis­ta en la región rela­ti­va­men­te esta­ble sino la pro­fun­di­za­ción de la cri­sis en su sen­ti­do más amplio apun­tan­do hacia fuer­tes cri­sis de gobernabilidad.

Los Esta­dos Uni­dos tie­nen gra­ves pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, decae su mer­ca­do interno, retro­ce­den sus expor­ta­cio­nes, tie­ne seve­ras difi­cul­ta­des finan­cie­ras, se dete­rio­ra su teji­do social. Su prin­ci­pal alia­do estra­té­gi­co: la Unión Euro­pea, sopor­ta una difí­cil situa­ción eco­nó­mi­ca y difi­cul­ta­des ins­ti­tu­cio­na­les no menos gra­ves, el Bre­xit es una cla­ra demos­tra­ción de ello. No pue­de avan­zar en sus ambi­cio­nes geo­po­lí­ti­cas en Asia don­de chi­nos y rusos siguen ganan­do posi­cio­nes. Su prin­ci­pal alia­do asiá­ti­co: Japón, está en recesión.

En esas cir­cuns­tan­cias se acen­túa a nivel glo­bal su fuga beli­cis­ta hacia ade­lan­te y en Amé­ri­ca Lati­na avan­za en la reco­lo­ni­za­ción regio­nal, no para inte­grar­la a una inexis­ten­te expan­sión eco­nó­mi­ca impe­rial sino para con­tro­lar­la polí­ti­ca­men­te, blo­quear los avan­ces de sus riva­les y saquear sus recur­sos natu­ra­les y sus sis­te­mas pro­duc­ti­vos. Lo que pre­sen­cia­mos no es el retorno al vie­jo neo­li­be­ra­lis­mo de los años 1990 (bajo el con­tex­to de la vic­to­ria Occi­den­tal sobre la URSS) sino el des­plie­gue de un vas­to ope­ra­ti­vo de pilla­je pilo­ta­do por una super­po­ten­cia decli­nan­te sumer­gi­da en un océano eco­nó­mi­co glo­bal defla­cio­na­rio e ines­ta­ble y sufrien­do serios pro­ble­mas geopolíticos.

En suma, vamos hacia un agra­va­mien­to de la cri­sis glo­bal y regio­nal lo que hace más fero­ces, más irra­cio­na­les a las eli­tes lum­pe­nim­pe­ria­lis­tas esta­dou­ni­den­ses y a las lum­pe­bur­gue­sía latinoamericanas.

En con­se­cuen­cia no exis­ten con­di­cio­nes para el desa­rro­llo en nues­tra región de pro­ce­sos de demo­cra­ti­za­ción gra­dual aso­cia­dos a avan­ces impor­tan­tes en la jus­ti­cia social y la paz. El fin del ciclo pro­gre­sis­ta es una cla­ra demos­tra­ción de eso. Para los Esta­dos Uni­dos y sus saté­li­tes lati­no­ame­ri­ca­nos se tra­ta de avan­zar en su ofen­si­va exterminadora.

Esta­mos vivien­do tiem­pos pro­pi­cios para la refor­mu­la­ción de la gue­rra popu­lar con­tra sis­te­mas deca­den­tes y fero­ces, para repen­sar y desa­rro­llar prác­ti­cas com­ple­jas com­bi­nan­do diver­sas for­mas de lucha. En Amé­ri­ca Lati­na la rebe­lión con­tra el sis­te­ma está a la orden del día y la mejor estra­te­gia es la de la cons­truc­ción de movi­mien­tos insur­gen­tes de amplio espec­tro social, res­pon­dien­do a las cul­tu­ras espe­cí­fi­cas de cada pue­blo, a sus iden­ti­da­des, sus memo­rias y sus poten­cia­li­da­des creativas.

Jor­ge Beinstein

18 de julio de 2016

  1. Joseph Gabel: La faus­se cons­cien­ce, Ed. de Minuit, París 1962.

  2. V. I. Lenin: A pro­pó­si­to de las con­sig­nas, Obras esco­gi­das, tomo 2, Edi­cio­nes de Len­guas Extran­je­ras, Mos­cú 1960.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

  1. Un anái­sis exce­len­te, lúci­do y cohe­ren­te que me ha hecho des­cu­brir un teó­ri­co revo­lu­cio­na­rio comu­nis­ta que no cono­cía. El tex­to tie­ne ense­ñan­zas y refle­xio­nes muy váli­das para la lucha por la recons­truc­ción del MLNV, el for­ta­le­ci­mien­to de la Izquier­da Aber­tza­le revo­lu­cio­na­ria y la crí­ti­ca sis­te­má­ti­ca de la deri­va refor­mis­ta ini­cia­da de for­ma públi­ca y noto­ria a par­tir de la acep­ta­ción de los prin­ci­pios del sena­dor impe­ria­lis­ta yan­ki, Mit­chell, el 19 de noviem­bre de 2009 y la ponen­cia «Zutik Eus­kal Herria». 

    Me voy a poner a leer y estu­diar los tex­tos de Jor­ge Beins­tein que encuen­tre en internet. 

    Un apor­te de teo­ría revo­lu­cio­na­ria comu­nis­ta y de socia­lis­mo cien­tí­fi­co en una épo­ca de medio­cri­dad, refor­mis­mo y elec­to­ra­lis­mo bara­to. Lo mejor que pode­mos hacer para apo­yar la Revo­lu­ción Colom­bia­na es recons­truir el MLNV y lle­var­lo a la vic­to­ria, pro­cla­ma­do la Repú­bli­ca Socia­lis­ta Vas­ca. Como esta­mos muy lejos por aho­ra de ese momen­to, pon­gá­mo­nos manos a la obra des­de ya.

    Gra­cias, Jor­ge, por tu lucidez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *