¡Viva la revolución!

Para la reci­cla­da men­ta­li­dad colo­nial crio­lla toda tras­cen­den­cia es, no solo irre­le­van­te, sino dañi­na. Al fin y al cabo para ellos, el pla­ne­ta, en toda su diver­si­dad y rique­za, se redu­ce a la hege­mo­nía cul­tu­ral nor­te­ame­ri­ca­na. Es la men­ta­li­dad de que outsi­de is Ame­ri­ca. Cómo espe­rar enton­ces que pue­dan reco­no­cer tras­cen­den­cia en la cul­tu­ra propia.

Mucho menos reco­no­cer­le uti­li­dad a la vir­tud y nece­si­dad al ideal eman­ci­pa­to­rio. Como bien seña­la Luis Brit­to en El impe­rio con­tra­cul­tu­ral: del rock a la pos­mo­der­ni­dad, las bom­bas empie­zan a caer cuan­do han falla­do los sím­bo­los (Luis Brit­to, Edi­to­rial arte y lite­ra­tu­ra, 2005) . En el caso de Cuba, que cier­tos sec­to­res del poder impe­rial en Esta­dos Uni­dos hayan deci­di­do dejar de insis­tir en las bom­bas, aun­que reco­no­ci­mien­to al fra­ca­so de la vio­len­cia físi­ca para derro­car la Revo­lu­ción, es tam­bién resul­ta­do de la cer­te­za de que hoy pue­den lograr el mis­mo pro­pó­si­to con la vio­len­cia cultural.

La mejor arma de domi­na­ción y con­quis­ta en la his­to­ria siem­pre ha sido la cul­tu­ra. Ori­gi­nal­men­te lle­ga­da des­pués, o jun­to, a la con­quis­ta de las armas, acom­pa­ñó al con­quis­ta­dor espa­ñol, con la cruz en la mano, a la lar­ga mucho más efec­ti­va para ase­gu­rar la hege­mo­nía que el arcabuz.

Una repú­bli­ca frus­tra­da, resul­ta­do del encon­tro­na­zo entre una nacio­na­li­dad cris­ta­li­za­da en la mani­gua cuba­na por déca­das de lucha y la inter­ven­ción reco­lo­ni­zan­te de la poten­cia impe­rial emer­gen­te de los Esta­dos Uni­dos, no podía ser cir­cuns­tan­cia social favo­re­ce­do­ra del desa­rro­llo armó­ni­co de una cul­tu­ra nacio­nal. Todo el siglo XVIII y XIX fue tes­ti­mo­nio de un cre­cien­te sen­ti­do de cul­tu­ra pro­pia, pime­ro crio­lla y lue­go cuba­na, que fue gra­dual­men­te abar­can­do todas sus dimen­sio­nes: artís­ti­ca, lite­ra­ria, cien­tí­fi­ca. Más aún, ese sen­ti­do cre­cien­te de empe­ño inte­lec­tual pro­pio se for­jó sobre la cer­te­za de que una Cuba inde­pen­dien­te sería no sólo con­di­ción nece­sa­ria, sino sufi­cien­te, para el flo­re­ci­mien­to de la cul­tu­ra que sería base de una socie­dad edu­ca­da en la vir­tud. Todo ello se frus­tró con la inter­ven­ción reco­lo­ni­za­do­ra. Las con­se­cuen­cias fue­ron terri­bles. Un com­ple­jo de infe­rio­ri­dad social, civil e inte­lec­tual, sobre todo a par­tir de la segun­da inter­ven­ción nor­te­ame­ri­ca­na, fue pene­tran­do en todos los esta­men­tos de la socie­dad cubana.

La idea de que éra­mos inca­pa­ces de valer­nos por noso­tros mis­mos fue la pre­mi­sa ideo­ló­gi­ca esgri­mi­da por los inter­ven­to­res y sus ama­nuen­ses loca­les, para jus­ti­fi­car la colo­ni­za­ción des­de el nor­te. Ese com­ple­jo en lo polí­ti­co fue tras­la­da­do a los demás ámbi­tos socia­les, inclu­yen­do la cul­tu­ra. La edu­ca­ción públi­ca, cuan­do fue pro­mo­vi­da por los inva­so­res, en par­ti­cu­lar por Magoon en la segun­da inter­ven­ción, se hizo en bue­na medi­da como ins­tru­men­to de pene­tra­ción cul­tu­ral nor­te­ame­ri­ca­ni­zan­te. No sólo se intro­du­jo en las escue­las el man­tra de que la inde­pen­den­cia de Cuba era resul­ta­do del altruis­mo de los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, sino ade­más, que el futu­ro de Cuba esta­ba indi­so­lu­ble­men­te liga­do a su supe­di­ta­ción al vecino norteño.

Lo peor no es la visión que de noso­tros tenía el inter­ven­tor, sino que esa pers­pec­ti­va pene­tró en no poca medi­da en la socie­dad insu­lar, aupa­da por la medio bur­gue­sía nacio­nal clien­te­lar de las miga­jas que deja­ba el capi­ta­lis­ta trans­na­cio­nal. Apa­re­ció la idea de que la pros­pe­ri­dad entra­ba por el puer­to o los avio­nes, des­de los Esta­dos Uni­dos, como la tie­rra míti­ca del cuerno de la abun­dan­cia. Jun­to a ello, la con­vic­ción de Amé­ri­ca como con­ti­nen­te vacío, lo cual en la cul­tu­ra afir­ma­ba que siem­pre sería­mos pro­vin­cia­nos, imi­ta­ti­vos, atra­sa­dos y has­ta patéticos.

Todo ello vino acom­pa­ña­do del secues­tro de los sím­bo­los de la nacio­na­li­dad cuba­na, incu­ba­dos dolo­ro­sa­men­te duran­te más de un siglo, pri­me­ro de desa­rro­llo crio­llo y lue­go cubano e insur­gen­te. La ban­de­ra era admi­ra­da como sím­bo­lo supre­mo y demos­tra­ción de que éra­mos una nación inde­pen­dien­te. Pero la pom­po­sa for­ma­li­dad ofi­cial en su uso, era sólo un jue­go de más­ca­ras. En un com­ple­jo, pero no menos cla­ro, pro­pó­si­to de enga­ño, los suce­si­vos gobier­nos genu­fle­xos pre­ten­die­ron hacer de la apro­pia­ción super­fi­cial de la sim­bo­lo­gía de lo nacio­nal, una mane­ra de cana­li­zar el irre­duc­ti­ble ímpe­tu patrió­ti­co hacia cau­ces de este­ri­li­dad no trans­for­ma­do­ra. La idea de que ya no había nada que hacer en tér­mi­nos eman­ci­pa­to­rios, que todo esta­ba hecho, era par­te del men­sa­je que se inten­ta­ba trans­mi­tir detrás del uso fatuo de la ban­de­ra. Lue­go, y de mane­ra cre­cien­te, sobre todo en la corrup­ción y deca­den­cia moral de los gobier­nos autén­ti­cos has­ta Batis­ta, los sím­bo­los patrios fue­ron tor­nán­do­se cada vez más en mer­can­cía o pro­mo­to­res de mercancía.

La mer­can­ti­li­za­ción de la vida en Cuba, espe­cial­men­te en La Haba­na alcan­zó nue­vos nive­les. Con la pro­mo­ción del nego­cio del turis­mo diri­gi­do al ocio más banal y degra­dan­te, los sím­bo­los nacio­na­les no esca­pa­ron de la ola de rela­jo. La tele­vi­sión que comen­za­ba y el anun­cio publi­ci­ta­rio agre­ga­ron el uso de los sím­bo­los cul­tu­ra­les de lo cubano como puro feti­chis­mo pro­mo­tor del con­su­mo. Todo valía en fun­ción de la ganan­cia, en espe­cial de esquil­mar al turis­ta nor­te­ame­ri­cano, ávi­do de engu­llir lo prohi­bi­do en su casa pero per­mi­ti­do en nues­tra tie­rra, cer­ca­na y a la vez exó­ti­ca, vis­ta como paraí­so de peca­do y excesos.

Solo la Revo­lu­ción, cul­mi­na­ción de un lar­go y aza­ro­so pro­ce­so de rege­ne­ra­ción nacio­nal des­de el pue­blo, puso fin a todo eso y recu­pe­ró como arma reden­to­ra de la nación los sím­bo­los de la patria. Rede­fi­nió su fun­ción de sín­te­sis de todo lo que nos hace dis­tin­tos del otro, a la vez que nos une en fun­ción de un des­tino y pro­pó­si­to común basa­do en lo social­men­te eman­ci­pa­dor. En ese últi­mo sen­ti­do, se da, solo posi­ble des­de una revo­lu­ción como la nues­tra, que los sím­bo­los de la nacio­na­li­dad pro­pia se tor­nan para noso­tros mis­mos en recor­da­to­rio de lo uni­ver­sa­li­za­dor de nues­tra ges­ta. La ban­de­ra no es plas­ma­ción sim­bó­li­ca de cho­vi­nis­mo o arro­gan­cia impe­rial, supe­rio­ri­dad cul­tu­ral, feti­chis­mo con­su­mis­ta, sino recor­da­ción de un deber de jus­ti­cia social y humil­dad, que va más allá de la geo­gra­fía nacio­nal para estar en todo rin­cón del pla­ne­ta don­de haya un revo­lu­cio­na­rio cubano o no que lle­ve por den­tro la ense­ña de la isla redentora.

La ban­de­ra aho­ra acom­pa­ña la fir­ma de la refor­ma agra­ria, al alfa­be­ti­za­dor lo mis­mo en el cam­po cubano que en el nica­ra­güen­se, en el ango­lano, en el vene­zo­lano; al pue­blo sol­da­do lo mis­mo en Girón que en Boli­via, Arge­lia, el Con­go, Ango­la, Etio­pía; al médi­co lo mis­mo en cual­quier rin­cón del país que en Gua­te­ma­la, Boli­via, Ecua­dor, Mozam­bi­que, Sudá­fri­ca, Sie­rra Leo­na; al depor­tis­ta lo mis­mo en el Pedro Marre­ro o el Lati­no­ame­ri­cano que en San Juan, Mon­treal, Mos­cú, Madrid, Ate­nas, Londres.

Toda esa his­to­ria vie­ne a la men­te al ver la tris­te mane­ra en que se usó la ban­de­ra sobre el cuer­po de bai­la­ri­nas para reci­bir al pri­mer cru­ce­ro nor­te­ame­ri­cano lle­ga­do a Cuba des­de hace mucho tiempo.

Pero más allá de lo anec­dó­ti­co del hecho en sí, lo que debe lle­var­nos a refle­xio­nar es, en que medi­da este suce­so es refle­jo de un mal más pro­fun­do, que silen­cio­sa­men­te hemos ido incu­ban­do des­de aden­tro y hoy se sien­te con sufi­cien­te fuer­za para mos­trar la cara. Per­fu­mes con nom­bres de Celia, Ale­jan­dro, Chá­vez o el Che; una pro­li­fe­ra­ción en esta­ble­ci­mien­tos de ven­ta en divi­sas o del sec­tor turís­ti­co, de mode­los de publi­ci­dad que recuer­dan esos empe­ños de aso­ciar los sím­bo­los de lo cubano con la mer­can­ti­li­za­ción y la mer­ca­chi­fle­ría. Nin­guno de esos ejem­plos nacie­ron huér­fa­nos, fue­ron dise­ña­dos, apro­ba­dos o acep­ta­dos por per­so­nas con poder de deci­sión empre­sa­rial, admi­nis­tra­ti­va o polí­ti­ca. Son refle­jo de la emer­gen­cia de acto­res socia­les con impor­tan­tes lagu­nas cul­tu­ra­les e his­tó­ri­cas, que los con­du­cen a no reba­sar en la apro­pia­ción de la sim­bo­lo­gía nacio­nal, su dimen­sión uti­li­ta­ria mas pue­ril. La reali­dad demues­tra que las caren­cias cul­tu­ra­les en el plano de los valo­res que defien­de la Revo­lu­ción, no se que­dan vacías, son lle­na­das cons­cien­te o incons­cien­te­men­te por una sim­bo­lo­gía aje­na y con­tra­pues­ta a esos mis­mos valo­res. Y en el con­tex­to cubano, las lagu­nas no con­quis­ta­das por la cul­tu­ra revo­lu­cio­na­ria, son lle­na­das con aguas reci­cla­das del neo­au­to­no­mis­mo o el neo­ane­xio­nis­mo.

Con­cep­tua­li­za­do por el Che en El hom­bre y el socia­lis­mo en Cuba y desa­rro­lla­do por otros como Alfre­do Gue­va­ra, la Revo­lu­ción nece­si­ta del revo­lu­cio­na­rio difí­cil, con­tes­ta­ta­rio y a la vez, fiel en la médu­la y cul­to en la expre­sión más cabal del tér­mino, para que su rebel­día resul­te cós­mi­ca y no la del aldeano igno­ran­te del gigan­te de sie­te leguas. El peor enemi­go de la Revo­lu­ción es la entro­ni­za­ción de la medio­cri­dad en los espa­cios de deci­sión polí­ti­ca, admi­nis­tra­ti­va, eco­nó­mi­ca. Per­so­nas sin sen­ti­do del tita­na­je uni­ver­sa­li­za­dor que Fidel de mane­ra per­ma­nen­te le con­fi­rió a la Revo­lu­ción. Debe­mos negar­nos a acep­tar que el des­tino de la Revo­lu­ción más gran­de del ter­cer mun­do sea el nau­fra­gio en las cos­tas de lo cul­tu­ral­men­te estéril.

En dema­sia­das oca­sio­nes se pro­mue­ve a per­so­nas a espa­cios de deci­sión que des­con­fían de la mira­da cul­ta, de la nece­si­dad de la refle­xión pau­sa­da, del espa­cio para el pen­sa­mien­to. A ello no esca­pa la selec­ción de los que diri­gen enti­da­des eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas, edu­ca­ti­vas o cul­tu­ra­les con casi nula cul­tu­ra y poco sen­ti­do del diá­lo­go, resul­ta­do de la incom­pren­sión de la com­ple­ji­dad social actual. La bús­que­da del buen admi­nis­tra­dor capaz de ate­ner­se a una dis­ci­pli­na, no nie­ga la nece­si­dad del diri­gen­te capaz y cul­to que logra con­du­cir pro­ce­sos com­ple­jos y dise­ñar e imple­men­tar res­pues­tas ade­cua­das, fru­tos de su pen­sa­mien­to. Si pro­mo­ve­mos la incul­tu­ra, no pode­mos lue­go escan­da­li­za­mos cuan­do se le ocu­rre dise­ñar o apro­bar mani­fes­ta­cio­nes vul­ga­res y sie­te­me­si­nas de iden­ti­dad nacio­nal o de lo revolucionario.

Debe­mos enten­der ade­más que la lucha con­tra la corrup­ción eco­nó­mi­ca comien­za en pri­mer lugar por una bata­lla con­tra la corrup­ción cul­tu­ral. Por la incul­tu­ra entra la vani­dad de creer que el sacri­fi­cio de diri­gir te hace mere­ce­dor de pri­vi­le­gios. Por la incul­tu­ra entra el afán des­me­di­do de lucro, de poseer bie­nes mate­ria­les como fin pri­me­ro de la acti­vi­dad humana.

Tene­mos un pro­ble­ma serio en la degra­da­ción de lo polí­ti­co, lo his­tó­ri­co y lo ideo­ló­gi­co como sím­bo­lo cul­tu­ral en todos los gru­pos etá­reos de nues­tra socie­dad. El neo­au­to­no­mis­mo y neo­ane­xio­nis­mo que nun­ca murió, sino bus­có refu­gio duran­te déca­das fue­ra del país, hoy sien­te que comien­za a lle­gar su hora. La hora de su ofen­si­va cul­tu­ral, con la rees­cri­tu­ra de la his­to­ria, la invo­ca­ción de la nos­tal­gia, con el des­en­te­rrar de la men­ta­li­dad de inuti­li­dad nacio­nal, del fata­lis­mo fren­te a la hege­mo­nía nor­te­ame­ri­ca­na. Y sien­te que las con­di­cio­nes están dadas para que esa ofen­si­va se haga des­de aden­tro de mane­ra tal, que toda resis­ten­cia sea inú­til. Hoy, los revo­lu­cio­na­rios no esta­mos lle­van­do la ini­cia­ti­va, esta­mos cedien­do terreno en el ima­gi­na­rio social, solo hay que salir a la calle para dar­nos cuen­ta. En esta gue­rra cul­tu­ral, cada espa­cio que es toma­do por la incul­tu­ra colo­ni­zan­te, es una trin­che­ra que aban­do­na­mos para ser ocu­pa­da por el enemi­go. A ello con­tri­bu­ye, cada vez que la entro­ni­za­ción del silen­cio es la res­pues­ta públi­ca a los cues­tio­na­mien­tos argumentados.

El silen­cio tie­ne extra­ñas mane­ras de aullar las ausencias

Algu­nos deci­so­res nues­tros creen revo­lu­cio­na­ria la prác­ti­ca de imi­tar a Dorian Gray y creen nece­sa­rio mos­trar al públi­co una fal­sa belle­za, a sabien­das de que detrás de la puer­ta, un cua­dro más real refle­ja las cica­tri­ces nece­sa­rias o no, de la prác­ti­ca de la auto­ri­dad. Fren­te a la pre­ten­sión enemi­ga de mos­trar una ima­gen fal­si­fi­ca­da del ejer­ci­cio del poder revo­lu­cio­na­rio por más de cin­co déca­das, no hay mejor res­pues­ta que no sen­tir angus­tia de ense­ñar el cur­ti­do ros­tro del vete­rano com­ba­tien­te y estar dis­pues­to a deba­tir cada una de sus mar­cas, erra­das o no, todas tes­ti­gos de su entre­ga heroi­ca. Al fin y al cabo, no serán esas las últi­mas hue­llas en su tesi­tu­ra: la Revo­lu­ción esta­rá viva mien­tras su ros­tro siga refle­jan­do el paso del tiempo.

En la eta­pa actual de la Revo­lu­ción, la bata­lla por el triun­fo se plan­tea con­tra tirios y tro­ya­nos: tan­to hacia afue­ra con­tra las fuer­zas impe­ria­lis­tas, como hacia den­tro con­tra los repre­sen­tan­tes de la incul­tu­ra esté­ril y colo­ni­za­da. La pri­me­ra se segui­rá opo­nien­do a la tras­cen­den­cia de la Revo­lu­ción cuba­na con todas sus fuer­zas, la segun­da no entien­de qué es tras­cen­der. Ambas bata­llas no pue­den ni deben ser elu­di­das. No olvi­de­mos las ense­ñan­zas de la his­to­ria, fue esa cos­tra incul­ta la que trai­cio­nó a la Unión Sovié­ti­ca cuan­do esta se cons­ti­tu­yó en freno a su des­me­di­da ambi­ción aldeana.

Hemos ido incu­ban­do duran­te años una peque­ña pro­to­bur­gue­sía pro­pia, here­de­ra de aque­lla clien­te­lar con alma enana. Hoy ella sien­te menos ver­güen­za en mos­trar­se públi­ca­men­te posan­do para fotos en pasa­re­las de modas impor­ta­das y exclu­yen­tes, fre­cuen­tan­do espa­cios socia­les hechos exclu­si­vos a razón de su carác­ter eco­nó­mi­ca­men­te inal­can­za­ble para el res­to. Res­ca­tan­do para sí y sus fami­lias modos de vida con­su­mis­tas y vacíos. Pro­mo­vien­do su incul­tu­ra eli­tis­ta, su ima­gen de éxi­to, crean­do sus pro­pias tri­bus sociales.

Vien­do los pro­ce­sos de des­me­ren­ga­mien­to del socia­lis­mo euro­peo, la pre­gun­ta sobre cuán­do la pro­to­bur­gue­sía emer­gen­te toma con­cien­cia de sí mis­ma como cla­se y bus­ca aliar­se con la buro­cra­cia no ha sido con­tes­ta­da. Pre­gun­tas como esa no sólo son impor­tan­tes como curio­si­dad aca­dé­mi­ca, son esen­cia­les para abor­tar ame­na­zas y con­ju­rar peli­gros a tiem­po. Hay que tras­cen­der lo des­crip­ti­vo en los estu­dios sobre el fra­ca­so del socia­lis­mo euro­peo, en par­ti­cu­lar el sovié­ti­co, y ahon­dar para lograr perio­di­zar, des­cu­brir diná­mi­cas, enten­der cómo se com­por­ta el tiem­po como varia­ble social. Otras muchas pre­gun­tas de la mis­ma índo­le y miran­do hacia noso­tros mis­mos espe­ran respuestas.

Esta­mos vien­do en el país el paso de una for­ma par­ti­ci­pa­ti­va pero cen­tra­li­za­da y ver­ti­cal­men­te estruc­tu­ra­da de demo­cra­cia, a otras for­mas par­ti­ci­pa­ti­vas des­de lo indi­vi­dual y don­de la cen­tra­li­za­ción ver­ti­cal se debi­li­ta nece­sa­ria­men­te y en cier­tas áreas pasa a ser irre­le­van­te. El fenó­meno, con todas sus aris­tas es sen­ci­lla­men­te el resul­ta­do obje­ti­vo de un decur­sar social deter­mi­na­do.

Hay que enten­der que las con­se­cuen­cias de ese pro­ce­so de paso a for­mas demo­crá­ti­cas, igual­men­te par­ti­ci­pa­ti­vas pero no ver­ti­ca­les, de toma de deci­sio­nes, ha abier­to la puer­ta a cam­bios impor­tan­tes en las diná­mi­cas polí­ti­cas y socia­les. La pre­ten­sión de impo­ner el silen­cio social a opi­nio­nes con­tra­rias es hoy irrealista.

No ya la opi­nión mino­ri­ta­ria, sino inclu­so la opi­nión éti­ca­men­te recha­za­ble (léa­se en ello, por ejem­plo, pun­tos de vis­tas misó­gi­nos, machis­tas, racis­tas y has­ta neo­fa­cis­tas) pue­de lograr y logran trans­mi­tir­se por el carác­ter des­cen­tra­li­za­do de los meca­nis­mos digi­ta­les de divul­ga­ción. Estos fenó­me­nos con­du­cen igual­men­te a la des­je­rar­qui­za­ción de la infor­ma­ción y los medios. Si en la opi­nión públi­ca, la vera­ci­dad y cali­dad de una infor­ma­ción se daba no sólo por su pre­sen­cia en los cana­les apro­ba­dos como la radio y la tele­vi­sión, sino ade­más por la ausen­cia social de la otra infor­ma­ción, hoy, en bue­na medi­da, una infor­ma­ción no se cali­fi­ca de cali­dad solo por su pre­sen­cia en los medios ofi­cia­les (por el con­tra­rio, para cier­tos sec­to­res socia­les, la pre­sen­cia de una infor­ma­ción en medios ofi­cia­les la hace de por sí sos­pe­cho­sa). Los medios de comu­ni­ca­ción has­ta ayer con­si­de­ra­dos mar­gi­na­les, cada vez se vuel­ven más cen­tra­les. Las con­se­cuen­cias de todo esto aún no las apre­cia­mos en todo su alcance.

El enemi­go, en su gue­rra de sím­bo­los, apues­ta a nues­tra len­ti­tud en reac­cio­nar fren­te a las nue­vas diná­mi­cas. Ellas, sien­do irre­ver­si­bles, le plan­tean a las cien­cias socia­les, como sus­ten­to de las deci­sio­nes polí­ti­cas, retos en sus inves­ti­ga­cio­nes bási­cas o fun­da­men­ta­les. Es evi­den­te que la super­vi­ven­cia de nues­tro pro­yec­to social pasa por encon­trar for­mas de estruc­tu­rar, den­tro de las rela­cio­nes de pro­duc­ción socia­lis­ta, una super­es­truc­tu­ra que asi­mi­le estas for­mas par­ti­ci­pa­ti­vas no ver­ti­ca­les, como for­mas tam­bién fun­da­men­ta­les de una demo­cra­cia real­men­te des­te­rra­do­ra de la ena­je­na­ción huma­na. Alie­na­ción que aún se da en bue­na medi­da en nues­tra socie­dad por ser here­da­da en pri­mer lugar de las prác­ti­cas del ejer­ci­cio del poder en el capi­ta­lis­mo, pero tam­bién fer­ti­li­za­das des­de nues­tras pro­pias caren­cias actuales.

Caren­cias cul­tu­ra­les tene­mos en muchos ámbi­tos esen­cia­les de la socie­dad. Estas caren­cias con­du­cen, en oca­sio­nes, por ejem­plo, al mime­tis­mo en nues­tra tele­vi­sión, radio y medios digi­ta­les de lo que vemos rea­li­za­do por los cen­tros de poder impe­rial capi­ta­lis­ta y su indus­tria de pro­duc­ción de sím­bo­los. Si la tele­vi­sión bom­bar­dea des­de los pro­duc­tos tele­vi­si­vos nor­te­ame­ri­ca­nos, la ima­gen de la ban­de­ra impe­rial, por qué nos asom­bra que pro­li­fe­re su uso en la pobla­ción. No hay espa­cio tele­vi­si­vo nor­te­ame­ri­cano, sea seria­do o fíl­mi­co, que no mues­tre en reite­ra­das oca­sio­nes la ban­de­ra de las barras y las estre­llas como sím­bo­lo pode­ro­so de supe­rio­ri­dad cul­tu­ral. Ello, ade­más, pro­vo­ca la reac­ción erra­da de creer que la res­pues­ta a esa inva­sión es usar las mis­mas armas cul­tu­ra­les para pro­mo­ver la nues­tra. No se dan bata­llas en el terreno esco­gi­do por el enemi­go, es estra­té­gi­co crear nues­tros pro­pios esce­na­rios de gue­rra y obli­gar­los a pelear en ese espa­cio, así hemos lle­ga­do has­ta aquí.

Todo mime­tis­mo cul­tu­ral por defi­ni­ción es colonial

No hay revo­lu­cio­nes por revo­lu­cio­nes, como espe­jo del arte por el arte. La belle­za en este caso no es fin en si mis­ma, sino resul­ta­do de un pro­pó­si­to social eman­ci­pa­dor. Las revo­lu­cio­nes, como el ver­da­de­ro arte, no tie­nen que ser boni­tas, tie­nen que ser libe­ra­do­ras, en eso estri­ba su belle­za. Si un Degas eli­tis­ta podía pre­gun­tar­se retó­ri­ca­men­te que el col­mo sería que el arte se hicie­ra para ser mos­tra­do, las revo­lu­cio­nes no pue­den dar­se ese lujo. Las revo­lu­cio­nes se hacen con todos y para el bien de todos, son por tan­to, bien públi­co.

La Revo­lu­ción vale más que todas nues­tras vani­da­des y egos, que pue­den lle­gar a ser muy grandes.

Más allá del aná­li­sis de nues­tros erro­res pasa­dos y recien­tes, o su fal­sa con­tra­par­te, en el hala­go empa­la­go­so y el abu­so de lo hagio­grá­fi­co, ejer­ci­cios ambos que pue­den tor­nar­se en un rego­deo enfer­mi­zo para unos y una agen­da deli­be­ra­da para otros, los cuba­nos debe­mos enten­der que esta es la Revo­lu­ción que tene­mos, no hay otra y no habrá otra. Si esta pere­ce, nues­tras gene­ra­cio­nes y las que están por venir en un buen tiem­po, no ten­drán una segun­da opor­tu­ni­dad de cons­truir una uto­pía rea­li­za­ble. Es por ello que esta es la Revo­lu­ción que debe­mos defen­der y que tene­mos el deber de defen­der. Defen­der­la des­de la cul­tu­ra en todos los ámbi­tos. Pero debe­mos enten­der que defen­der­la, no es defen­der nues­tras man­que­da­des en nom­bre de ella, sino por el con­tra­rio, des­te­rrar las man­que­da­des que, secues­tran­do su nom­bre, se escon­den a la vis­ta de todos. Enten­der que es des­de ese accio­nar per­ma­nen­te de eman­ci­pa­ción, jus­ti­cia social y carác­ter uni­ver­sa­li­za­dor que tie­ne sen­ti­do un socia­lis­mo prós­pe­ro y sos­te­ni­ble por el que siga valien­do la pena gri­tar: ¡Viva la Revolución!

Ernes­to Esté­vez Rams

1 de julio de 2016

Fuen­te: Cuba­De­ba­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *