La lucha con­ti­núa en la ZAD de Notre-Dame-des-Champs

En 1972, el Esta­do fran­cés plan­tea a cons­truc­ción de un aero­puer­to en Notre-Dame-des-Lan­des en una super­fi­cie de 1.350 hec­tá­reas, para suplir el que exis­te en Nan­tes. Decre­tó la ZAD (Zona de desarrollo/​ordenación dife­ri­do). Rápi­da­men­te se orga­ni­zóa­la opo­si­ción a este pro­yec­to y la ZAD se con­vier­te para los defen­so­res del terri­to­rio en la Zona A Defen­der. En 2007 se hace una pri­me­ra ocu­pa­ción de la ZAD. La lucha con­ti­núa, así como la ocu­pa­ción de la ZAD des­de enton­ces.

El movi­mien­to de las ZAD tie­ne sus orí­ge­nes en la pro­tes­ta con­tra los gran­des pro­yec­tos decla­ra­dos de uti­li­dad públi­ca pero con­tes­ta­dos en nom­bre de la defen­sa del medio ambien­te, del dere­cho de las pobla­cio­nes loca­les a deci­dir el futu­ro de sus terri­to­rios y del recha­zo de una con­cep­ción de la eco­no­mía pro­duc­ti­vis­ta. En Fran­cia los ante­ce­den­tes más cono­ci­dos de este movi­mien­tos de las ZAD fue­ron la lucha de Lar­zac (1971−1981) y las mani­fes­ta­cio­nes con­tra el pro­yec­to de la cen­tral nuclear en Creys-Mal­vi­lle, en Isè­re, en 1977, y en Plo­goff a fina­les de los años 1970 y prin­ci­pios de los años 1980.

Res­pec­to al aero­puer­to en Notre-Dame-des-Lan­des, el pro­yec­to del Esta­do fran­cés es cons­truir una pla­ta­for­ma eco­nó­mi­ca, Gran Oes­te, de ampli­tud inter­na­cio­nal yen­do de Nan­tes a Saint Nazai­re, dos ciu­da­des hoy, que for­ma­rían una sola y gran metró­po­li. La rea­li­za­ción de esta pla­ta­for­ma nece­si­ta el con­trol; tan­to del cie­lo, del mar, que de la tie­rra a tra­vés el cam­bio del actual aero­puer­to de Nan­tes por uno nue­vo en Notre-Dame ‑des-Lan­des. Pero tam­bién el cre­ci­mien­to del puer­to de Saint Nazai­re, la cons­truc­ción de nue­vas carre­te­ras y auto­pis­tas…

Los y las ocu­pan­tes del ZAD expli­can de esta mane­ra la ocu­pa­ción: Nues­tros obje­ti­vos, vivien­do sobre el lugar pre­vis­to para el aero­puer­to, son varios: vivir sobre un terri­to­rio en lucha, lo que nos per­mi­te estar más cer­ca de las per­so­nas que se opo­nen al mega­pro­yec­to des­de hace 40 años y poder actuar en los tiem­pos de las obras; apro­ve­char los espa­cios aban­do­na­dos para apren­der a vivir jun­tos, cose­char la tie­rra, ser más autó­no­mo res­pec­to al sis­te­ma capi­ta­lis­ta.

El movi­mien­to anti-aero­puer­to es un con­jun­to de gru­pos, colec­ti­vos y per­so­nas con ideas comu­nes, pero tam­bién con muchas dife­ren­cias, pero que se unen en la lucha de la defen­sa del terri­to­rio en el que se quie­re cons­truir el aero­puer­to.

El domin­go 26 de junio se cele­bró un refe­rén­dum, sin poder de deci­sión, en el depar­ta­men­to de Loi­re-Atlan­ti­que sobre la cons­truc­ción de un aero­puer­to en Notre-Dame-des-Lan­des. La par­ti­ci­pa­ción fue alre­de­dor de un 50%. El resul­ta­do fue de 55% de los votos a favor de la cons­truc­ción.

En Nan­tes los votos se han divi­di­do en artes equi­ta­ti­vas por el no y por el . Lo que des­au­to­ri­za al alcal­de PS de la ciu­dad que había defen­di­do el sí como algo nece­sa­rio para el desa­rro­llo de la ciu­dad. En otras pobla­cio­nes en don­de el PS ocu­pa las alcal­días el no ha sali­do gana­dor.

El movi­mien­to anti-aero­pue­ro ha publi­ca­do una comu­ni­ca­do común: Este refe­rén­dum esta­ba basa­do en un con­jun­to de men­ti­ras del Esta­do y es radi­cal­men­te injus­to. Para noso­tros es una eta­pa más en la lar­ga lucha por un futu­ro sin aero­puer­to en Notre-Dame-des-Lan­des. Esta lucha con­ti­núa des­de esta noche. Sabe­mos que los ata­ques del gobierno y de los pro-aero­puer­to se van a refor­zar. Por nues­tra par­te con­ti­nua­re­mos a habi­tar, cul­ti­var y pro­te­ger esta zona.

Se ha denun­cia­do que la con­sul­ta se ha hecho en un perí­me­tro dema­sia­do peque­ño, pues la cons­truc­ción del aero­puer­to tie­ne gran influen­cia en toda la región, ade­más no se ha dado la pala­bra a colec­ti­vi­da­des loca­les que tie­nen que pagar su cons­truc­ción.

Se ha denun­cia­do tam­bién que la pre­gun­ta (¿Está usted de acuer­do con el pro­yec­to de tras­la­dar el aero­puer­to de Nan­tes Atlan­ti­que e la comu­na de Notre-Dame-des-Lan­des?) era dema­sia­do sim­plis­ta y no pro­po­nía nin­gu­na alter­na­ti­va. La infor­ma­ción al públi­co ha sido insu­fi­cien­te y par­cial: por ejem­plo, ¿cuán­to cues­ta el pro­yec­to? ¿cómo pue­de el Esta­do defen­der que mejo­rar el actual aero­puer­to es más caro que cons­truir uno nue­vo?

Lo que se tie­ne que tener en cuen­ta es que la cons­truc­ción de un aero­puer­to es una bata­lla de inte­rés gene­ral y plan­tea un pro­ble­ma esen­cial: ¿Vivir en un terri­to­rio quie­re decir que lo some­te­mos a las reglas de uti­li­dad eco­nó­mi­ca o bien se han de res­pe­tar las fun­cio­nes natu­ra­les (libre cir­cu­la­ción del agua y de las espe­cies que viven en él, absor­ción del CO2…)? ¿Qué aire que­re­mos res­pi­rar? ¿qué agu­na que­re­mos beber? Tene­mos que dejar de con­si­de­rar los pra­dos, los bos­ques y los cam­pos como espa­cios vacíos y sin valor?

Cada año, el desa­rro­llo de pro­yec­tos de acti­vi­dad comer­cial de infra­es­truc­tu­ras de trans­por­te y de vivien­das des­tru­ye entre 50.000 y 100.000 hec­tá­reas de tie­rras y de espa­cios agrí­co­las en Fran­cia. El equi­va­len­te de un depar­ta­men­to des­apa­re­ce cada diez años bajo el cemen­to.

Esta des­truc­ción del terri­to­rio es igual­men­te una bom­ba cli­má­ti­ca. El hor­mi­go­na­do del terri­to­rio fran­cés emi­te cada año 100 millo­nes de tone­la­das CO2. Esto repre­sen­ta el 20% de todas las emi­sio­nes de gas car­bó­ni­co del país.

El movi­mien­to de Notre-Dame-des-Lan­des es uno de los pri­me­ros movi­mien­tos socia­les con­tra el des­arre­glo cli­má­ti­co en Fran­cia, des­pués de la movi­li­za­ción con­tra el gas de schis­te. Este movi­mien­to aler­ta con­tra la catás­tro­fe que repre­sen­ta la des­truc­ción irre­ver­si­ble de tie­rras pro­te­gi­das des­de hace 40 años y el impac­to de la agri­cul­tu­ra pro­duc­ti­vis­ta.

De momen­to el movi­mien­to anti-aero­puer­to ha decla­ra­do que con­ti­nua­rá su lucha y que no pien­san aban­do­nar la ocu­pa­ción de la ZAD. Hoy, 28 de junio está cele­bran­do una asam­blea para deci­dir qué medi­das tomar y cómo seguir ade­lan­te con el movi­mien­to.

28 de junio de 2016

Medios con­sul­ta­dos: Zone À Défen­dre, Media­partWiki­pe­dia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *