Argu­men­tos sobre el Bre­xit

La nota que escri­bí sobre el Bre­xit (aquí) con­tra­di­ce a la izquier­da que ha salu­da­do el triun­fo del Lea­ve como un avan­ce de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y de la lucha con­tra el capi­tal. Para sos­te­ner este balan­ce se ade­lan­tan tres argu­men­tos cen­tra­les. El pri­me­ro afir­ma que el Lea­ve es una vic­to­ria de la cla­se obre­ra por­que Gran Bre­ta­ña se libe­ra del yugo de la Unión Euro­pea, en for­ma simi­lar a como un país some­ti­do se libe­ra de la opre­sión colo­nial. El segun­do dice que es una vic­to­ria dada la base social que apo­yó el Lea­ve; este, se sos­tie­ne, tuvo apo­yo en los tra­ba­ja­do­res y entre los más des­fa­vo­re­ci­dos de la pobla­ción, los más explo­ta­dos y los más ame­na­za­dos. El ter­ce­ro afir­ma que es una vic­to­ria de la cla­se obre­ra por­que la sali­da de Gran Bre­ta­ña de la Unión Euro­pea agu­di­za las con­tra­dic­cio­nes inter­ca­pi­ta­lis­tas y tam­ba­lean la Unión Euro­pea y la unión mone­ta­ria. Ade­más, Esco­cia ame­na­za con sepa­rar­se del Rei­no Uni­do y aumen­tan las pro­ba­bi­li­da­des de una nue­va cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial. En lo que sigue res­pon­do bre­ve­men­te a estos tres argu­men­tos.

El más débil, por supues­to, es el pri­me­ro. Gran Bre­ta­ña es una gran poten­cia, y de nin­gu­na mane­ra pue­de ser com­pa­ra­da con la situa­ción en que se encuen­tran pue­blos opri­mi­dos por poten­cias impe­ria­lis­tas, como es Pales­ti­na, o como fue­ron en su momen­to las nacio­na­li­da­des que esta­ban bajo el yugo de la Rusia zaris­ta. Ni siquie­ra se pue­de sos­te­ner que Gran Bre­ta­ña esté en situa­ción de subor­di­na­ción eco­nó­mi­ca, o depen­den­cia, como suce­de con la mayo­ría de los paí­ses del ter­cer mun­do.

En cuan­to al segun­do argu­men­to, es equi­vo­ca­do carac­te­ri­zar un movi­mien­to polí­ti­co por la base social que lo apo­ya. Aquí hay que apli­car cri­te­rios simi­la­res a los que se uti­li­zan para la carac­te­ri­za­ción de un par­ti­do polí­ti­co. El Labo­ris­mo inglés, el PT de Bra­sil o el Par­ti­do Jus­ti­cia­lis­ta de Argen­ti­na, por ejem­plo, tie­nen una base social obre­ra y en los sec­to­res más opri­mi­dos y mar­gi­na­dos de la socie­dad, pero esta no es razón para sos­te­ner que su natu­ra­le­za de cla­se sea obre­ra, o popu­lar.

El carác­ter de cla­se de los par­ti­dos está deter­mi­na­do por el pro­gra­ma, la estra­te­gia y la polí­ti­ca que defien­den sus direc­cio­nes. Estas últi­mas son las que impo­nen la orien­ta­ción gene­ral, y esto no cam­bia por el hecho de que las bases sean obre­ras, ni por­que exis­tan frac­cio­nes de izquier­da más o menos radi­cal en sus filas. La orien­ta­ción que esta­ble­ce la direc­ción pre­va­le­ce sobre las par­tes y deter­mi­na el carác­ter de cla­se de la tota­li­dad. Por eso, un par­ti­do que pro­mue­ve o defien­de las rela­cio­nes de pro­duc­ción capi­ta­lis­tas –esté o no al fren­te del Esta­do- es un par­ti­do bur­gués, aun­que ten­ga base obre­ra.

Este cri­te­rio se apli­ca a un movi­mien­to polí­ti­co más laxo como fue el Bre­xit. Su carác­ter de cla­se está deter­mi­na­do por el dis­cur­so y la orien­ta­ción que se impu­sie­ron des­de la direc­ción, con­for­ma­da por con­ser­va­do­res y la extre­ma dere­cha nacio­na­lis­ta. El dis­cur­so hege­mó­ni­co del Lea­ve no pasó por las tari­fas adua­ne­ras, o cosa por el esti­lo, sino por el recha­zo a los inmi­gran­tes y la exal­ta­ción nacio­na­lis­ta. Que esos diri­gen­tes hayan teni­do el apo­yo de sec­to­res impor­tan­tes de la cla­se obre­ra no modi­fi­ca la natu­ra­le­za del asun­to. Tam­po­co lo cam­bia el que una fran­ja de la izquier­da anti­ca­pi­ta­lis­ta haya mili­ta­do por un Bre­xit por la izquier­da (de la mis­ma mane­ra que el carác­ter de cla­se del Labo­ris­mo inglés no se modi­fi­có cuan­do en su seno mili­tó una frac­ción trots­kis­ta rela­ti­va­men­te impor­tan­te). Para impo­ner un Bre­xit por la izquier­da ‑alter­na­ti­va­men­te, un Remain por la izquier­da- habría que tener poder, y hoy el poder está en manos de la cla­se capi­ta­lis­ta.

Pero ade­más, el aná­li­sis mate­ria­lis­ta debe par­tir de lo real, no de lo que nos gus­ta­ría que suce­die­ra. Y lo real fue que la cam­pa­ña estu­vo domi­na­da por el dis­cur­so xenó­fo­bo. Por eso, no hay que enga­ñar a la gen­te con pala­bre­ría de izquier­da. Antes de dejar este pun­to, es pre­ci­so acla­rar tam­bién que los tra­ba­ja­do­res inmi­gran­tes se encuen­tran entre los sec­to­res más pos­ter­ga­dos, mar­gi­na­dos y ame­na­za­dos de la socie­dad bri­tá­ni­ca. Por eso no se sos­tie­ne la afir­ma­ción de que fue­ron los sec­to­res más opri­mi­dos de la socie­dad bri­tá­ni­ca los que apo­ya­ron el Bre­xit, ya que los inmi­gran­tes cla­ra­men­te no estu­vie­ron por esta opción. En esa afir­ma­ción sub­ya­ce un lamen­ta­ble (por pro­ve­nir de la izquier­da) cri­te­rio dis­cri­mi­na­to­rio hacia los inmi­gran­tes; muchos de los cua­les, para col­mo, esta­ban impe­di­dos de votar.

Por últi­mo, el agra­va­mien­to de las con­tra­dic­cio­nes inter­ca­pi­ta­lis­tas en sí mis­mo no repre­sen­ta un avan­ce de la cla­se obre­ra, ni de la lucha anti­ca­pi­ta­lis­ta. Por supues­to, el ascen­so de par­ti­dos y diri­gen­tes de la extre­ma dere­cha enemi­gos de la Unión Euro­pea, jun­to al aumen­to de las ten­den­cias pro­tec­cio­nis­tas, agu­di­za los pro­ble­mas y las difi­cul­ta­des para el capi­tal en gene­ral (aun­que pue­de haber frac­cio­nes favo­re­ci­das), y en pri­mer lugar para el gran capi­tal euro­peo. La posi­bi­li­dad de que ter­mi­ne esta­llan­do el euro aho­ra es real y con­cre­ta. Pero la opo­si­ción a la unión mone­ta­ria, a la Unión Euro­pea, o a la inter­na­cio­na­li­za­ción del capi­tal, pue­de hacer­se tan­to des­de una pers­pec­ti­va supe­ra­do­ra, en un sen­ti­do inter­na­cio­na­lis­ta y socia­lis­ta, como des­de una bur­gue­sa (o peque­ño bur­gue­sa) reac­cio­na­ria y xenó­fo­ba. Y hoy la voz can­tan­te la tie­ne la dere­cha. ¿Qué se ve de pro­gre­si­vo en esto? ¿Qué hay de pro­gre­si­vo en que Fran­cia, por caso, se reti­re maña­na de laU­nión Euro­pea de la mano de Le Pen y gen­te de esta cala­ña?

Para ilus­trar­lo con un ejem­plo his­tó­ri­co: en 1931, duran­te la Gran Depre­sión, esta­lló en Aus­tria una cri­sis finan­cie­ra que obli­gó a Gran Bre­ta­ña a aca­bar con la con­ver­ti­bi­li­dad de la libra. A par­tir de enton­ces el mer­ca­do mun­dial se frac­tu­ró en áreas mone­ta­rias (de la libra, el fran­co, el yen, el dólar) y aumen­ta­ron las medi­das pro­tec­cio­nis­tas en casi todos los paí­ses. En con­se­cuen­cia, el mer­ca­do mun­dial se hun­dió, agra­van­do la cri­sis en Euro­pa y Nor­te­amé­ri­ca. Las con­tra­dic­cio­nes del capi­tal se agu­di­za­ron al extre­mo. Sin embar­go, se for­ta­le­cie­ron o con­so­li­da­ron movi­mien­tos de dere­cha, des­de el nazis­mo y el fas­cis­mo has­ta la dere­cha con­ser­va­do­ra nacio­na­lis­ta, en gran can­ti­dad de paí­ses. Y dado que el capi­tal nun­ca pue­de vivir res­trin­gi­do a las fron­te­ras nacio­na­les, esa situa­ción lle­vó a la Segun­da Gue­rra. ¿Cómo se pue­de afir­mar que este pro­ce­so haya sido pro­gre­sis­ta en el sen­ti­do de for­ta­le­cer la con­cien­cia de cla­se y el socia­lis­mo?

En con­clu­sión, fren­te a los argu­men­tos que están cir­cu­lan­do, sos­ten­go que es nece­sa­rio decir la ver­dad, por más dura y amar­ga que sea. Hay que aca­bar con la cos­tum­bre de un sec­tor de la izquier­da que siem­pre está carac­te­ri­zan­do la situa­ción como de ascen­so de las masas, y cri­sis y des­com­po­si­ción del capi­ta­lis­mo. La reali­dad es que el voto de un tra­ba­ja­dor bri­tá­ni­co por el Lea­ve en la creen­cia de que el pro­ble­ma son los inmi­gran­tes no tie­ne nada de pro­gre­sis­ta, por más que sea el voto de un explo­ta­do. Y el nacio­na­lis­mo, apo­ya­do en la xeno­fo­bia, el racis­mo y el pri­me­ro Gran Bre­ta­ña es abso­lu­ta y total­men­te reac­cio­na­rio.

Rolan­do Asta­ri­ta

29 de junio de 2016

Fuen­te: Blog de Rola­do Asta­ri­ta

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *