Méxi­co: Esta­do de excep­ción permanente

La masa­cre de maes­tros en Nochixtlán, Oaxa­ca, pro­fun­di­za las cer­ti­dum­bres sobre el terro­ris­mo de Esta­do que ope­ra en Méxi­co bajo una facha­da democrática.

Intere­sa aquí dejar cla­ro el accio­nar del gobierno en con­tra de las liber­ta­des y garan­tías que debe­ría ase­gu­rar cual­quier Esta­do de Dere­cho. A pesar de la obvie­dad de la impu­ni­dad y arbi­tra­rie­dad con la que actúan la poli­cía y las Fuer­zas Arma­das, hace unos días, el titu­lar de la Secre­ta­ría de Segu­ri­dad Públi­ca de Oaxa­ca, Jor­ge Ruiz Mar­tí­nez, pidió a la socie­dad no creer en los rumo­res de que Oaxa­ca esta­ría bajo un Esta­do de Sitio y acla­ró que menos aún exis­te la posi­bi­li­dad de que el Ejér­ci­to tome las calles y evit[e] la libre cir­cu­la­ción de las per­so­nas1. Que­da la duda de si Ruiz Mar­tí­nez con­si­de­ra real­men­te que se está pro­ce­dien­do bajo el orden de la lega­li­dad, o si su afir­ma­ción obe­de­ce a puro cinismo.

Sin des­car­tar el cinis­mo, debe­mos recor­dar que cier­ta­men­te, exis­ten leyes que ava­lan la ile­ga­li­dad, o lo que debe­ría ser ile­gal en cual­quier Esta­do de Dere­cho. En el mar­co de la Gue­rra con­tra el Nar­co­trá­fi­co, entró en vigen­cia en Méxi­co la ley de segu­ri­dad nacio­nal de 2011 que esta­ble­ce que para pre­ser­var la tran­qui­li­dad nacio­nal, y en la cola­bo­ra­ción que ejer­cen en tareas de segu­ri­dad públi­ca, el Ejér­ci­to y la Arma­da pue­den inter­ve­nir sin que sea nece­sa­ria la decla­ra­to­ria de esta­do de excep­ción esta­ble­ci­da en el artícu­lo 29 de la Cons­ti­tu­ción2. Así es que Ruiz Mar­tí­nez está en lo cier­to, no se decla­ró Esta­do de Sitio, por­que no hace fal­ta, pues se ha natu­ra­li­za­do el empleo de las Fuer­zas Arma­das para impo­ner el orden interno. Y esta natu­ra­li­za­ción sen­tó las bases para un mar­co jurí­di­co que lega­li­zó el Esta­do de excep­ción per­ma­nen­te3.

El perio­dis­ta e inte­lec­tual Car­los Fazio afir­ma que Méxi­co vive un Esta­do de excep­ción no decla­ra­do, don­de es posi­ble ras­trear la his­to­ria de una autén­ti­ca polí­ti­ca ofi­cial de exter­mi­nio4. A su vez, como lo acla­ra Raúl Rome­ro, este exter­mi­nio se enmar­ca en un capi­ta­lis­mo cri­mi­nal que uti­li­za lo legal para la repro­duc­ción del capi­tal ile­gal. Esto per­mi­te dina­mi­zar la eco­no­mía median­te la gue­rra, faci­li­tar los pro­ce­sos de des­po­jo y acu­mu­la­ción, eli­mi­nar las resis­ten­cias y la mano de obra dese­cha­ble, al mis­mo tiem­po que se con­tro­la la socie­dad median­te el mie­do y el terror5.

Pre­ci­sa­men­te, hace casi un año (agos­to 2015), un colec­ti­vo de orga­ni­za­cio­nes socia­les denun­cia­ba que en Oaxa­ca se esta­ba imple­men­tan­do en los hechos un Esta­do de excep­ción, no solo en ese Esta­do sino en todo el país: Como ha suce­di­do en otros momen­tos de la his­to­ria, hoy el Esta­do echó a andar abier­ta­men­te su polí­ti­ca mili­tar y poli­cia­ca con­tra todas las mani­fes­ta­cio­nes del movi­mien­to social. En el mis­mo docu­men­to se recuer­da que estas medi­das de segu­ri­dad se dan en el mar­co de la gran deba­cle eco­nó­mi­ca en que se encuen­tra el país, lo que sin duda ahon­da­rá la bre­cha de pobre­za y des­igual­dad6.

De este modo, no se tra­ta solo de vio­len­cia des­ata­da por las fuer­zas de segu­ri­dad del Esta­do, sino que es una vio­len­cia ins­ta­la­da a par­tir de las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas imple­men­ta­das por el Esta­do para aca­bar con los pobres y la pobre­za, pero no por­que se pro­por­cio­na­rán medios para mejo­rar la cali­dad de vida de las mayo­rías, sino que se hará lo con­tra­rio, exter­mi­nan­do la disi­den­cia por medio de las repre­sión pura y pro­fun­di­zan­do la mise­ria. Vale recor­dar aquí lo que enfa­ti­za­ba el perio­dis­ta Rodol­fo Walsh en su car­ta a la Jun­ta Mili­tar argen­ti­na en mar­zo de 1977, que había inau­gu­ra­do un año atrás el terro­ris­mo de Esta­do más cruel que vivió ese país: En la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca de ese gobierno [la Jun­ta] debe bus­car­se no sólo la expli­ca­ción de sus crí­me­nes sino una atro­ci­dad mayor que cas­ti­ga a millo­nes de seres huma­nos con la mise­ria pla­ni­fi­ca­da7.

Es decir, la vio­len­cia des­ata­da des­de el Esta­do no se mate­ria­li­za úni­ca ni prin­ci­pal­men­te en la repre­sión por medio de las fuer­zas de segu­ri­dad, sino que cris­ta­li­za en polí­ti­cas des­ti­na­das pro­fun­di­zar la mise­ria, la des­igual­dad y la indig­ni­dad, den­tro de las que se inclu­ye la refor­ma edu­ca­ti­va que ha dado lugar al pre­sen­te con­flic­to. En este sen­ti­do, cual­quier pro­yec­to, sea de gue­rra con­tra las dro­gas, con­tra el cri­men orga­ni­za­do o pro­yec­tos por la segu­ri­dad ciu­da­da­na que se cen­tren en la mili­ta­ri­za­ción, tie­nen como obje­ti­vo prin­ci­pal (sea explí­ci­to o implí­ci­to) eli­mi­nar cual­quier obs­tácu­lo para la inme­dia­ta rea­li­za­ción y trans­fe­ren­cia de exce­den­tes8 de un sis­te­ma cada vez más des­igual y abier­ta­men­te criminal.

Sil­vi­na Romano /​CELAG

25 de junio de 2016

Fuen­te: Tele­SUR

  1. http://​oaxa​cahoy​.com/​2​0​1​6​/​0​6​/​f​a​l​s​o​s​-​r​u​m​o​r​e​s​-​d​e​-​e​s​t​a​d​o​-​d​e​-​s​i​t​i​o​-​e​n​-​o​a​x​a​c​a​-​s​s​po/

  2. http://​www​.jor​na​da​.unam​.mx/​2​0​1​1​/​0​4​/​2​0​/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​s​e​c​t​i​o​n​=​p​o​l​i​t​i​c​a​&​a​r​t​i​c​l​e​=​0​0​7​n​1​pol; http://​www​.ani​mal​po​li​ti​co​.com/​2​0​1​1​/​0​4​/​l​a​s​-​m​o​d​i​f​i​c​a​c​i​o​n​e​s​-​c​l​a​v​e​-​a​-​l​a​-​l​e​y​-​d​e​-​s​e​g​u​r​i​d​a​d​-​n​a​c​i​o​n​al/; http://​www​.jor​na​da​.unam​.mx/​2​0​1​1​/​0​4​/​2​1​/​e​d​ito

  3. http://​www​.cidh​.ac​.cr/​p​u​b​l​i​c​a​c​i​o​n​e​s​.​php

  4. http://​www​.jor​na​da​.unam​.mx/​2​0​1​6​/​0​4​/​2​1​/​p​o​l​i​t​i​c​a​/​0​0​7​e​1​pol

  5. http://​www​.espa​cio​cri​ti​co​.com/​s​i​t​e​s​/​a​l​l​/​f​i​l​e​s​/​r​e​v​i​s​t​a​/​r​e​c​r​t​2​1​/​n​2​1​_​a​0​3​.​pdf

  6. Méxi­co: Orga­ni­za­cio­nes socia­les denun­cian el esta­do de sitio en Oaxaca

  7. http://​con​ti​.derhu​man​.jus​.gov​.ar/​_​p​d​f​/​s​e​r​i​e​_​1​_​w​a​l​s​h​.​pdf

  8. http://​www​.espa​cio​cri​ti​co​.com/​s​i​t​e​s​/​a​l​l​/​f​i​l​e​s​/​r​e​v​i​s​t​a​/​r​e​c​r​t​1​3​/​n​1​3​_​a​0​2​.​pdf

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *