La lucha gue­rri­lle­ra y el acuer­do de paz

Cama­ra­das asis­ten­tes a la con­fe­ren­cia del Comi­té Dis­tri­tal del Par­ti­do Comu­nis­ta Colom­biano, Mario Upe­gui Hur­ta­do.

Des­de la Dele­ga­ción de Paz de las FARC-EP en la Mesa de Con­ver­sa­cio­nes de la Haba­na les exten­de­mos nues­tro salu­do cáli­do, revo­lu­cio­na­rio y el deseo de éxi­tos en el desa­rro­llo de este impor­tan­te cer­ta­men.

52 años des­pués de que la agre­sión mili­tar del Plan LASO die­ra ori­gen a nues­tro levan­ta­mien­to en armas, con la espe­ran­za hoy de un pron­to Acuer­do de Paz cuya con­quis­ta ya se ve cla­ra en el hori­zon­te, es para noso­tros gra­to poder pre­sen­tar opi­nio­nes sobre el tema de las resis­ten­cias y la lucha por la paz, en este con­ver­sa­to­rio inau­gu­ral de la Con­fe­ren­cia Dis­tri­tal de Bogo­tá de los cama­ra­das del Par­ti­do Comu­nis­ta Colom­biano.

Nues­tro com­ba­te arma­do, des­de sus orí­ge­nes y su mis­mo ini­cio ha sido una lucha sos­te­ni­da por la paz.

La cons­truc­ción de la paz, ya empe­za­da en el pro­ce­so de La Haba­na, es sin duda una ges­ta para poten­ciar las resis­ten­cias con­tra la gue­rra y con­tra todo aque­llo que la ha engen­dra­do.

Por ello, vemos con­ti­nui­dad entre la resis­ten­cia y la paz, entre la paz y la resis­ten­cia. Nada más equi­vo­ca­do que ver con­tra­dic­ción entre estas dos ban­de­ras del pue­blo colom­biano. Pero, obvia­men­te, el trán­si­to his­tó­ri­co hacia una socie­dad sin con­flic­to arma­do, impli­ca­rá nece­sa­ria­men­te una autén­ti­ca ola de trans­for­ma­cio­nes para las que el movi­mien­to popu­lar y revo­lu­cio­na­rio debe pre­pa­rar­se.

En 1949 el Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta Colom­biano, logró reco­no­cer tem­pra­na­men­te la jus­te­za y la nece­si­dad de la tác­ti­ca de la auto­de­fen­sa de masas para enfren­tar la repre­sión y la vio­len­cia bipar­ti­dis­ta. Del desa­rro­llo de esta polí­ti­ca fun­di­da con la cre­cien­te resis­ten­cia de las comu­ni­da­des agra­rias, sur­gió hace ya más de 5 déca­das la actual eta­pa de lucha gue­rri­lle­ra, ante la tozu­dez del esta­ble­ci­mien­to de bom­bar­dear con avio­nes de la Fuer­za Públi­ca las jus­tas rei­vin­di­ca­cio­nes del cam­pe­si­na­do.

La lucha insur­gen­te colom­bia­na no hubie­se podi­do resis­tir medio siglo si no corres­pon­die­se a nece­si­da­des his­tó­ri­cas de nues­tro pue­blo. Los infor­mes de la Comi­sión His­tó­ri­ca del Con­flic­to y sus Víc­ti­mas arro­jan mucha cla­ri­dad en este sen­ti­do, ligan­do nues­tro sur­gi­mien­to como gue­rri­lla, a cau­sa­li­da­des socia­les en la cues­tión agra­ria y en la exclu­sión polí­ti­ca, lo que derru­ye tesis fal­sea­das sobre nues­tro ori­gen y desa­rro­llo como movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio arma­do.

Nadie pue­de hoy des­co­no­cer, que des­de el mis­mo Pro­gra­ma Agra­rio del 20 de julio de 1964, el lla­ma­do de las FARC fue por el diá­lo­go y la cons­truc­ción de vías incruen­tas para la reso­lu­ción del con­flic­to social arma­do que sem­bró entre noso­tros la oli­gar­quía.

Pero Tuvie­ron que pasar 20 años para que el Gobierno Nacio­nal bajo el man­da­to de Beli­sa­rio Betan­curt, se deci­die­se por pri­me­ra vez a esta­ble­cer con­ver­sa­cio­nes de paz.

Hoy tras 32 años de bús­que­da de la sali­da polí­ti­ca y 3 pro­ce­sos can­ce­la­dos por las nega­ti­vas del esta­ble­ci­mien­to, en La Haba­na se ha logra­do labrar un camino que nos está con­du­cien­do efec­ti­va­men­te a la fina­li­za­ción de la gue­rra.

Sin duda pode­mos decir que en esta oca­sión, hemos avan­za­do más que en cual­quier otra opor­tu­ni­dad, pese a los esco­llos que aún que­dan por sor­tear.

A nues­tro jui­cio, el mayor logro de La Haba­na has­ta aho­ra, ha sido ases­tar­le una impor­tan­te derro­ta al para­dig­ma de la sali­da mili­ta­ris­ta a la cri­sis, que tan­to embru­jó al esta­ble­ci­mien­to colom­biano y glo­bal en épo­cas recien­tes.

Para esto, hubo que sopor­tar todos las cam­pa­ñas mili­ta­res des­ata­das en con­tra nues­tra, des­de los impe­ria­lis­tas pla­nes LASO y plan Colom­bia, has­ta el lla­ma­do Esta­tu­to de Segu­ri­dad de Tur­bay, la Gue­rra Inte­gral de Gavi­ria, el Plan Patrio­ta, el Plan Espa­da de Honor el Plan de con­so­li­da­ción y la mal lla­ma­da Segu­ri­dad Demo­crá­ti­ca de Uri­be.

Nun­ca antes, en Nues­tra Amé­ri­ca, una gue­rri­lla había teni­do que enfren­tar tal tena­za mili­tar de des­pro­por­cio­na­do pie de fuer­za esta­tal, ingen­te apo­yo extran­je­ro, y la uti­li­za­ción de fuer­zas irre­gu­la­res pri­va­das como polí­ti­ca de Esta­do, en un inten­si­dad a la que pudi­mos res­pon­der salien­do airo­sos en el cam­po de bata­llas, por­que siem­pre con­ta­mos con el inva­lua­ble apo­yo del pue­blo humil­de y empo­bre­ci­do que nos ha acom­pa­ña­do.

La insur­gen­cia que decla­ra­ron ven­ci­da una y mil veces en los medios del esta­ble­ci­mien­to, con­ti­nuó fir­me pese a los gol­pes reci­bi­dos, por­que sus bases se enraí­zan en la lucha eman­ci­pa­to­ria de las masas, que aún tie­ne innu­me­ra­bles pro­ble­mas por resol­ver, pues los bom­bar­deos no dis­tri­bu­ye­ron la tie­rra, ni los avio­nes fan­tas­ma abrie­ron espa­cios de par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca; por ello, pode­mos expre­sar con pro­fun­do con­ven­ci­mien­to, que la gue­rra que ha segui­do has­ta hoy, no es la solu­ción.

Jamás se ha vis­to que un Esta­do, por débil que sea, se sien­te con el total con­sen­so de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, de la Casa Blan­ca y has­ta del El Vati­cano, a cons­truir refor­mas socia­les y polí­ti­cas con una cua­dri­lla de mal­he­cho­res, o con un gru­po ven­ci­do mili­tar­men­te y en la ban­ca­rro­ta polí­ti­ca.

Siem­pre hemos dicho que no via­ja­mos a Cuba a ren­dir­nos ni a entre­gar­nos: En La Haba­na, hemos con­ver­sa­do y cons­trui­do soli­das bases para dar ini­cio a impor­tan­tes trans­for­ma­cio­nes de nues­tro país.

Se ha con­ve­ni­do por ejem­plo, la refor­ma rural inte­gral que abra el camino para dejar atrás la igno­mi­nio­sa con­cen­tra­ción de la tie­rra y la ram­pan­te mise­ria de nues­tra pobla­ción rural; hemos acor­da­do los linea­mien­tos cen­tra­les para la aper­tu­ra demo­crá­ti­ca que requie­re la paz, dan­do mayor impul­so a la par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca de los exclui­dos, en medio de garan­tías para las expre­sio­nes polí­ti­cas y socia­les que han sufri­do la nega­ción his­tó­ri­ca por par­te del sis­te­ma.

Fru­to de los deba­tes en la Mesa ha que­da­do en tela de jui­cio la equi­vo­ca­da polí­ti­ca de gue­rra con­tra las dro­gas impues­ta por Washing­ton, con sus acen­tos puni­ti­vis­tas y agre­sor.

En su rele­vo nece­sa­rio, se cons­tru­ye­ron pro­gra­mas alter­na­ti­vos para la sus­ti­tu­ción volun­ta­ria y el tra­ta­mien­to del con­su­mo como un pro­ble­ma de salud públi­ca.

Tam­bién ha que­da­do fue­ra de esce­na el cues­tio­na­do ius ponien­do, o la capa­ci­dad de impar­tir jus­ti­cia del Esta­do colom­biano, dan­do paso a una nue­va Juris­dic­ción Espe­cial para la Paz, den­tro de un gran Sis­te­ma Inte­gral de Ver­dad, Jus­ti­cia, Repa­ra­ción y No Repe­ti­ción, que reem­pla­za­rá las ver­da­des con­tra­he­chas y a un apa­ra­to judi­cial ile­gí­ti­mo que ha ser­vi­do de ins­tru­men­to de gue­rra, de impu­ni­dad para los corrup­tos y de garro­te para la gen­te humil­de y el movi­mien­to social. Todos estos cam­bios se han hecho pen­san­do prin­ci­pal­men­te en los dere­chos de las víc­ti­mas.

Hemos logra­do tam­bién pac­tar con el gobierno, com­pro­mi­sos serios para el des­man­te­la­mien­to de esa polí­ti­ca de Esta­do que es el para­mi­li­ta­ris­mo de vie­jo y de nue­vo cuño, con una estra­te­gia múl­ti­ple, que logre com­ba­tir no solo a los últi­mos esla­bo­nes de la cade­na, sino a sus ope­ra­do­res polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos e ideo­ló­gi­cos, al tiem­po que se ata­can simul­tá­nea­men­te todas sus expre­sio­nes.

No sobra reco­men­dar, una revi­sión rigu­ro­sa de los Acuer­dos par­cia­les, sus aste­ris­cos y sal­ve­da­des a fin de tener mayor cla­ri­dad sobre la dimen­sión de lo dis­cu­ti­do y lo tras­cen­den­te de lo ya defi­ni­do para el bene­fi­cio de las mayo­rías; con­si­de­ran­do eso sí, que aún hay impor­tan­tes aspec­tos por con­sen­suar; uno de ellos, la imple­men­ta­ción mis­ma de lo que has­ta aho­ra sola­men­te está en el papel, pero es nece­sa­rio hacer reali­dad.

No menos impor­tan­te es el enten­di­mien­to recien­te­men­te con­se­gui­do entre las par­tes sobre el carác­ter de Acuer­do Espe­cial de todo lo fir­ma­do. Este acuer­do, ha sido un ver­da­de­ro can­da­do jurí­di­co que incor­po­ra los acuer­dos de paz al orden jurí­di­co nacio­nal e inter­na­cio­nal, en total armo­nía con los Con­ve­nios de Gine­bra que rigen el desa­rro­llo de la gue­rra y los cua­les el Esta­do colom­biano ha sus­cri­to.

Por esta vía, se ha abier­to la ruta más segu­ra y expe­di­ta para que los impor­tan­tes alcan­ces de la mesa de La Haba­na, no que­den al gare­te de los ava­ta­res par­la­men­ta­rios, ni en meras pro­me­sas del eje­cu­ti­vo sin posi­bi­li­dad legal de hacer­se reali­dad.

Solo las par­tes podrían even­tual­men­te modi­fi­car lo acor­da­do y no habría que espe­rar a los paqui­dér­mi­cos trá­mi­tes ordi­na­rios pro­pios del poder cons­ti­tui­do, el tra­ta­do de paz que pre­ten­de­mos.

No obs­tan­te, no pode­mos per­der de vis­ta que, fren­te a una his­to­ria de sem­pi­ter­nos incum­pli­mien­tos a las jus­tas rei­vin­di­ca­cio­nes de esa otra colom­bia olvi­da­da que cons­ti­tu­ye las mayo­rías nacio­na­les, reque­ri­mos no sola­men­te de segu­ri­dad jurí­di­ca para la paz, sino tam­bién y ante todo, de segu­ri­dad polí­ti­ca.

Esta segu­ri­dad solo pue­de pro­ve­nir de un cre­cien­te apo­yo de los sec­to­res popu­la­res al pro­ce­so de paz, y a la suma de las más diver­sas expre­sio­nes polí­ti­cas al con­sen­so de los acuer­dos.

Es en este terreno don­de es fun­da­men­tal el papel de las com­pa­ñe­ras y los com­pa­ñe­ros com­pro­me­ti­dos en la lucha por la solu­ción polí­ti­ca, para acti­var esta gran ola que abra­ce la Mesa de diá­lo­gos y haga posi­ble la cul­mi­na­ción de los pun­tos res­tan­tes, su pron­ta rea­li­za­ción y su cris­ta­li­za­ción en la prác­ti­ca.

Aun res­tan impor­tan­tes deba­tes sobre pun­tos esen­cia­les sobre el pun­to 3 Fin del con­flic­to que debe­rán esta­ble­cer los mar­cos de defi­ni­ción de asun­tos como el Cese al Fue­go bila­te­ral y defi­ni­ti­vo, lo mis­mo que sobre el tema de la deja­ción de armas, la Rein­cor­po­ra­ción de las FARC-EP en lo polí­ti­co, lo eco­nó­mi­co y lo social, las 42 sal­ve­da­des a los acuer­dos par­cia­les, la imple­men­ta­ción y el pre­su­pues­to para el cum­pli­mien­to de lo ya acor­da­do, así como el meca­nis­mo de refren­da­ción, asun­tos todos estos, que solo pue­den lograr­se en medio del acom­pa­ña­mien­to popu­lar y demo­crá­ti­co, para que las sali­das a los mis­mos no sean impo­si­cio­nes guber­na­men­ta­les, sino con­sen­so de las par­tes que prio­ri­cen el con­cur­so de la socie­dad.

Val­ga la opor­tu­ni­dad para hacer dos cla­ri­da­des res­pec­to a la rec­ta final del pro­ce­so:

Rati­fi­car que las FARC-EP en nin­gún momen­to ha nega­do la posi­bi­li­dad de un meca­nis­mo de una refren­da­ción que inclu­ya la con­sul­ta al elec­to­ra­do.

En lo que hemos sido enfá­ti­cos es en la impro­ce­den­cia del lla­ma­do Ple­bis­ci­to por la Paz.

Por tres razo­nes:

  1. Por cuan­to some­te un fin mis­mo de la nación y dere­cho fun­da­men­tal, al escru­ti­nio de las urnas, yen­do en con­tra­vía de la mis­ma cons­ti­tu­ción, por­que es que la paz no es ple­bis­ci­ta­ble;

  2. Por su impro­ce­den­cia legal, ya que otor­ga al ple­bis­ci­to potes­ta­des apro­ba­to­rias sobre mate­rias que nos son resor­te del eje­cu­ti­vo como el cúmu­lo de refor­mas cons­ti­tu­cio­na­les y lega­les deri­va­das de los acuer­dos; y,

  3. Por cuan­to ha sido una pro­pues­ta no defi­ni­da por la Mesa, que entra­ría en con­tra­dic­ción con la ya apro­ba­da cate­go­ría del Acuer­do Espe­cial.

Tam­bien, es bueno acla­rar que la apro­ba­ción de la cate­go­ría de Acuer­do Espe­cial o la explo­ra­ción de los meca­nis­mos de refren­da­ción, no sig­ni­fi­can que haya­mos reti­ra­do la ban­de­ra de la ANC.

La Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te no es un ins­tru­men­to refren­da­to­rio, sino que es un pun­to de lle­ga­da del pro­ce­so de paz, un paso nece­sa­rio para la imple­men­ta­ción de lo acor­da­do y para la par­ti­ci­pa­ción ple­na del cons­ti­tu­yen­te pri­ma­rio, redo­blan­do así la segu­ri­dad jurí­di­ca y polí­ti­ca, mas el efec­ti­vo desa­rro­llo de los acuer­dos.

No esta­mos hablan­do de una ANC para apro­bar el Acuer­do Final, que ya ten­dría fuer­za vin­cu­lan­te con la mera fir­ma de las par­tes, sino que es un ejer­ci­cio de poder cons­ti­tu­yen­te para adap­tar la ins­ti­tu­cio­na­li­dad del país a esta nue­va eta­pa his­tó­ri­ca para la que se está pre­pa­ra­do: la paz.

¿Cómo se pien­sa enton­ces resol­ver el nume­ral 3.5 de la Agen­da que tra­ta sobre las refor­mas y ajus­tes ins­ti­tu­cio­na­les nece­sa­rios para la paz, sino es a tra­vés de una ANC?

Tam­po­co es cier­to que sea una ANC para las FARC, sino para posi­bi­li­tar la par­ti­ci­pa­ción efec­ti­va del más varia­do espec­tro de expre­sio­nes socia­les y polí­ti­cas hoy exclui­das del régi­men vigen­te, para lo cual debe­rán acor­dar­se las medi­das del caso para que todos este­mos repre­sen­ta­dos, y en cuya cons­truc­ción espe­ra­mos encon­trar­nos con todos los sem­pi­ter­na­men­te exclui­dos y con todos los ami­gos de la paz.

Con estas dos cla­ri­da­des, dos comen­ta­rios fina­les sobre el esce­na­rio del post-acuer­do:

No hemos libra­do una lucha de más de medio siglo para que­dar­nos ence­rra­dos en cár­ce­les a cie­lo abier­to, ni para hacer polí­ti­ca en recón­di­tos para­jes con dan­tas y chu­ru­cos.

En la Mesa está en dis­cu­sión nues­tra rein­cor­po­ra­ción polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y social, no nues­tra exclu­sión de la vida polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y social del país.

sí que, se equi­vo­can los que en su afán edi­to­rial se apre­su­ran a des­pe­dir­se de noso­tros y decir­le Adiós a las FARC, por­que de lo que se tra­ta de cons­truir en el Acuer­do Final, es dar­nos la bien­ve­ni­da para que en medio de garan­tías y con­di­cio­nes de igual­dad, poda­mos dispu­tar el poder polí­ti­co al esta­ble­ci­mien­to.

Hemos sido cla­ros, las FARC no se des­mo­vi­li­zan, se trans­for­man, se movi­li­za­rán ya sin armas, en trán­si­to a un nue­vo movi­mien­to polí­ti­co enraí­za­do en las masas popu­la­res de cam­pos y de ciu­da­des, que espe­ra con­fluir con el con­jun­to del movi­mien­to demo­crá­ti­co, rom­pien­do pre­ven­cio­nes y sec­ta­ris­mos, en una gran con­ver­gen­cia que pron­ta­men­te sea alter­na­ti­va para gober­nar el país, for­ta­le­cien­do los cam­bios intro­du­ci­dos por los acuer­dos de La Haba­na y pro­du­cien­do las trans­for­ma­cio­nes demo­crá­ti­cas que nues­tro recla­ma.

Por otra par­te, el pro­ce­so de imple­men­ta­ción de los acuer­dos no pue­de enten­der­se como una dádi­va arran­ca­da al Esta­do y some­ti­da por ello a sus diná­mi­cas buro­crá­ti­cas.

Todos los com­po­nen­tes de la imple­men­ta­ción, ‑inclui­dos los recur­sos- que per­mi­tan con­cre­tar lo acor­da­do, debe ser defi­ni­dos bila­te­ral­men­te y con la par­ti­ci­pa­ción pro­ta­gó­ni­ca de las comu­ni­da­des.

Esta­mos en mora, que el arduo tra­ba­jo labra­do en la Mesa, reci­ba el enri­que­ci­mien­to y la con­cre­ción de los movi­mien­tos socia­les y polí­ti­cos para que se apro­pien y desa­rro­llen lo acor­da­do.

Y en este sen­ti­do, sin duda Bogo­tá, capi­tal que con­cen­tra las prin­ci­pa­les estruc­tu­ras de poder que requie­ren ser demo­cra­ti­za­das para poner fin al con­flic­to arma­do, ha de ser esce­na­rio pri­vi­le­gia­do para la imple­men­ta­ción de los acuer­dos.

Espe­ra­mos el con­cur­so del Comi­té Dis­tri­tal Mario Upe­gui y de todas las fuer­zas popu­la­res para poder­lo lle­var a cabo.

Bogo­tá no ha sido aje­na a los pade­ci­mien­tos de la gue­rra y no pue­de estar fue­ra de la paz. Es nues­tro deber colec­ti­vo cons­truir un pro­yec­to de ciu­dad inclu­yen­te para un país en paz.

Agra­de­cien­do inmen­sa­men­te esta posi­bi­li­dad de com­par­tir nues­tras refle­xio­nes con Uds, cerra­mos esta inter­ven­ción recor­dan­do a todos nues­tros cama­ra­das caí­dos en las diver­sas for­mas de lucha, comu­nis­tas y revo­lu­cio­na­rios que en la mon­ta­ña o en la ciu­dad, en la acción de masas y en la clan­des­ti­ni­dad, labra­ron este pro­ce­so de cam­bio, esta Nue­va Colom­bia que empie­za a nacer.

En su honor gana­re­mos la paz, y en la paz segui­re­mos luchan­do por un nue­vo gobierno demo­crá­ti­co y popu­lar, sin renun­ciar nun­ca a los prin­ci­pios por los que ellos, uste­des y noso­tros hemos pues­to en jue­go la vida: La Nue­va Colom­bia, la Patria Gran­de y el Socia­lis­mo.

Muchas gra­cias.

Fuen­te: Diá­lo­gos de paz

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *