La lucha gue­rri­lle­ra y el acuer­do de paz

Cama­ra­das asis­ten­tes a la con­fe­ren­cia del Comi­té Dis­tri­tal del Par­ti­do Comu­nis­ta Colom­biano, Mario Upe­gui Hurtado.

Des­de la Dele­ga­ción de Paz de las FARC-EP en la Mesa de Con­ver­sa­cio­nes de la Haba­na les exten­de­mos nues­tro salu­do cáli­do, revo­lu­cio­na­rio y el deseo de éxi­tos en el desa­rro­llo de este impor­tan­te certamen.

52 años des­pués de que la agre­sión mili­tar del Plan LASO die­ra ori­gen a nues­tro levan­ta­mien­to en armas, con la espe­ran­za hoy de un pron­to Acuer­do de Paz cuya con­quis­ta ya se ve cla­ra en el hori­zon­te, es para noso­tros gra­to poder pre­sen­tar opi­nio­nes sobre el tema de las resis­ten­cias y la lucha por la paz, en este con­ver­sa­to­rio inau­gu­ral de la Con­fe­ren­cia Dis­tri­tal de Bogo­tá de los cama­ra­das del Par­ti­do Comu­nis­ta Colombiano.

Nues­tro com­ba­te arma­do, des­de sus orí­ge­nes y su mis­mo ini­cio ha sido una lucha sos­te­ni­da por la paz.

La cons­truc­ción de la paz, ya empe­za­da en el pro­ce­so de La Haba­na, es sin duda una ges­ta para poten­ciar las resis­ten­cias con­tra la gue­rra y con­tra todo aque­llo que la ha engendrado.

Por ello, vemos con­ti­nui­dad entre la resis­ten­cia y la paz, entre la paz y la resis­ten­cia. Nada más equi­vo­ca­do que ver con­tra­dic­ción entre estas dos ban­de­ras del pue­blo colom­biano. Pero, obvia­men­te, el trán­si­to his­tó­ri­co hacia una socie­dad sin con­flic­to arma­do, impli­ca­rá nece­sa­ria­men­te una autén­ti­ca ola de trans­for­ma­cio­nes para las que el movi­mien­to popu­lar y revo­lu­cio­na­rio debe prepararse.

En 1949 el Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta Colom­biano, logró reco­no­cer tem­pra­na­men­te la jus­te­za y la nece­si­dad de la tác­ti­ca de la auto­de­fen­sa de masas para enfren­tar la repre­sión y la vio­len­cia bipar­ti­dis­ta. Del desa­rro­llo de esta polí­ti­ca fun­di­da con la cre­cien­te resis­ten­cia de las comu­ni­da­des agra­rias, sur­gió hace ya más de 5 déca­das la actual eta­pa de lucha gue­rri­lle­ra, ante la tozu­dez del esta­ble­ci­mien­to de bom­bar­dear con avio­nes de la Fuer­za Públi­ca las jus­tas rei­vin­di­ca­cio­nes del campesinado.

La lucha insur­gen­te colom­bia­na no hubie­se podi­do resis­tir medio siglo si no corres­pon­die­se a nece­si­da­des his­tó­ri­cas de nues­tro pue­blo. Los infor­mes de la Comi­sión His­tó­ri­ca del Con­flic­to y sus Víc­ti­mas arro­jan mucha cla­ri­dad en este sen­ti­do, ligan­do nues­tro sur­gi­mien­to como gue­rri­lla, a cau­sa­li­da­des socia­les en la cues­tión agra­ria y en la exclu­sión polí­ti­ca, lo que derru­ye tesis fal­sea­das sobre nues­tro ori­gen y desa­rro­llo como movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio armado.

Nadie pue­de hoy des­co­no­cer, que des­de el mis­mo Pro­gra­ma Agra­rio del 20 de julio de 1964, el lla­ma­do de las FARC fue por el diá­lo­go y la cons­truc­ción de vías incruen­tas para la reso­lu­ción del con­flic­to social arma­do que sem­bró entre noso­tros la oligarquía.

Pero Tuvie­ron que pasar 20 años para que el Gobierno Nacio­nal bajo el man­da­to de Beli­sa­rio Betan­curt, se deci­die­se por pri­me­ra vez a esta­ble­cer con­ver­sa­cio­nes de paz.

Hoy tras 32 años de bús­que­da de la sali­da polí­ti­ca y 3 pro­ce­sos can­ce­la­dos por las nega­ti­vas del esta­ble­ci­mien­to, en La Haba­na se ha logra­do labrar un camino que nos está con­du­cien­do efec­ti­va­men­te a la fina­li­za­ción de la guerra.

Sin duda pode­mos decir que en esta oca­sión, hemos avan­za­do más que en cual­quier otra opor­tu­ni­dad, pese a los esco­llos que aún que­dan por sortear.

A nues­tro jui­cio, el mayor logro de La Haba­na has­ta aho­ra, ha sido ases­tar­le una impor­tan­te derro­ta al para­dig­ma de la sali­da mili­ta­ris­ta a la cri­sis, que tan­to embru­jó al esta­ble­ci­mien­to colom­biano y glo­bal en épo­cas recientes.

Para esto, hubo que sopor­tar todos las cam­pa­ñas mili­ta­res des­ata­das en con­tra nues­tra, des­de los impe­ria­lis­tas pla­nes LASO y plan Colom­bia, has­ta el lla­ma­do Esta­tu­to de Segu­ri­dad de Tur­bay, la Gue­rra Inte­gral de Gavi­ria, el Plan Patrio­ta, el Plan Espa­da de Honor el Plan de con­so­li­da­ción y la mal lla­ma­da Segu­ri­dad Demo­crá­ti­ca de Uribe.

Nun­ca antes, en Nues­tra Amé­ri­ca, una gue­rri­lla había teni­do que enfren­tar tal tena­za mili­tar de des­pro­por­cio­na­do pie de fuer­za esta­tal, ingen­te apo­yo extran­je­ro, y la uti­li­za­ción de fuer­zas irre­gu­la­res pri­va­das como polí­ti­ca de Esta­do, en un inten­si­dad a la que pudi­mos res­pon­der salien­do airo­sos en el cam­po de bata­llas, por­que siem­pre con­ta­mos con el inva­lua­ble apo­yo del pue­blo humil­de y empo­bre­ci­do que nos ha acompañado.

La insur­gen­cia que decla­ra­ron ven­ci­da una y mil veces en los medios del esta­ble­ci­mien­to, con­ti­nuó fir­me pese a los gol­pes reci­bi­dos, por­que sus bases se enraí­zan en la lucha eman­ci­pa­to­ria de las masas, que aún tie­ne innu­me­ra­bles pro­ble­mas por resol­ver, pues los bom­bar­deos no dis­tri­bu­ye­ron la tie­rra, ni los avio­nes fan­tas­ma abrie­ron espa­cios de par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca; por ello, pode­mos expre­sar con pro­fun­do con­ven­ci­mien­to, que la gue­rra que ha segui­do has­ta hoy, no es la solución.

Jamás se ha vis­to que un Esta­do, por débil que sea, se sien­te con el total con­sen­so de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, de la Casa Blan­ca y has­ta del El Vati­cano, a cons­truir refor­mas socia­les y polí­ti­cas con una cua­dri­lla de mal­he­cho­res, o con un gru­po ven­ci­do mili­tar­men­te y en la ban­ca­rro­ta política.

Siem­pre hemos dicho que no via­ja­mos a Cuba a ren­dir­nos ni a entre­gar­nos: En La Haba­na, hemos con­ver­sa­do y cons­trui­do soli­das bases para dar ini­cio a impor­tan­tes trans­for­ma­cio­nes de nues­tro país.

Se ha con­ve­ni­do por ejem­plo, la refor­ma rural inte­gral que abra el camino para dejar atrás la igno­mi­nio­sa con­cen­tra­ción de la tie­rra y la ram­pan­te mise­ria de nues­tra pobla­ción rural; hemos acor­da­do los linea­mien­tos cen­tra­les para la aper­tu­ra demo­crá­ti­ca que requie­re la paz, dan­do mayor impul­so a la par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca de los exclui­dos, en medio de garan­tías para las expre­sio­nes polí­ti­cas y socia­les que han sufri­do la nega­ción his­tó­ri­ca por par­te del sistema.

Fru­to de los deba­tes en la Mesa ha que­da­do en tela de jui­cio la equi­vo­ca­da polí­ti­ca de gue­rra con­tra las dro­gas impues­ta por Washing­ton, con sus acen­tos puni­ti­vis­tas y agresor.

En su rele­vo nece­sa­rio, se cons­tru­ye­ron pro­gra­mas alter­na­ti­vos para la sus­ti­tu­ción volun­ta­ria y el tra­ta­mien­to del con­su­mo como un pro­ble­ma de salud pública.

Tam­bién ha que­da­do fue­ra de esce­na el cues­tio­na­do ius ponien­do, o la capa­ci­dad de impar­tir jus­ti­cia del Esta­do colom­biano, dan­do paso a una nue­va Juris­dic­ción Espe­cial para la Paz, den­tro de un gran Sis­te­ma Inte­gral de Ver­dad, Jus­ti­cia, Repa­ra­ción y No Repe­ti­ción, que reem­pla­za­rá las ver­da­des con­tra­he­chas y a un apa­ra­to judi­cial ile­gí­ti­mo que ha ser­vi­do de ins­tru­men­to de gue­rra, de impu­ni­dad para los corrup­tos y de garro­te para la gen­te humil­de y el movi­mien­to social. Todos estos cam­bios se han hecho pen­san­do prin­ci­pal­men­te en los dere­chos de las víctimas.

Hemos logra­do tam­bién pac­tar con el gobierno, com­pro­mi­sos serios para el des­man­te­la­mien­to de esa polí­ti­ca de Esta­do que es el para­mi­li­ta­ris­mo de vie­jo y de nue­vo cuño, con una estra­te­gia múl­ti­ple, que logre com­ba­tir no solo a los últi­mos esla­bo­nes de la cade­na, sino a sus ope­ra­do­res polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos e ideo­ló­gi­cos, al tiem­po que se ata­can simul­tá­nea­men­te todas sus expresiones.

No sobra reco­men­dar, una revi­sión rigu­ro­sa de los Acuer­dos par­cia­les, sus aste­ris­cos y sal­ve­da­des a fin de tener mayor cla­ri­dad sobre la dimen­sión de lo dis­cu­ti­do y lo tras­cen­den­te de lo ya defi­ni­do para el bene­fi­cio de las mayo­rías; con­si­de­ran­do eso sí, que aún hay impor­tan­tes aspec­tos por con­sen­suar; uno de ellos, la imple­men­ta­ción mis­ma de lo que has­ta aho­ra sola­men­te está en el papel, pero es nece­sa­rio hacer realidad.

No menos impor­tan­te es el enten­di­mien­to recien­te­men­te con­se­gui­do entre las par­tes sobre el carác­ter de Acuer­do Espe­cial de todo lo fir­ma­do. Este acuer­do, ha sido un ver­da­de­ro can­da­do jurí­di­co que incor­po­ra los acuer­dos de paz al orden jurí­di­co nacio­nal e inter­na­cio­nal, en total armo­nía con los Con­ve­nios de Gine­bra que rigen el desa­rro­llo de la gue­rra y los cua­les el Esta­do colom­biano ha suscrito.

Por esta vía, se ha abier­to la ruta más segu­ra y expe­di­ta para que los impor­tan­tes alcan­ces de la mesa de La Haba­na, no que­den al gare­te de los ava­ta­res par­la­men­ta­rios, ni en meras pro­me­sas del eje­cu­ti­vo sin posi­bi­li­dad legal de hacer­se realidad.

Solo las par­tes podrían even­tual­men­te modi­fi­car lo acor­da­do y no habría que espe­rar a los paqui­dér­mi­cos trá­mi­tes ordi­na­rios pro­pios del poder cons­ti­tui­do, el tra­ta­do de paz que pretendemos.

No obs­tan­te, no pode­mos per­der de vis­ta que, fren­te a una his­to­ria de sem­pi­ter­nos incum­pli­mien­tos a las jus­tas rei­vin­di­ca­cio­nes de esa otra colom­bia olvi­da­da que cons­ti­tu­ye las mayo­rías nacio­na­les, reque­ri­mos no sola­men­te de segu­ri­dad jurí­di­ca para la paz, sino tam­bién y ante todo, de segu­ri­dad política.

Esta segu­ri­dad solo pue­de pro­ve­nir de un cre­cien­te apo­yo de los sec­to­res popu­la­res al pro­ce­so de paz, y a la suma de las más diver­sas expre­sio­nes polí­ti­cas al con­sen­so de los acuerdos.

Es en este terreno don­de es fun­da­men­tal el papel de las com­pa­ñe­ras y los com­pa­ñe­ros com­pro­me­ti­dos en la lucha por la solu­ción polí­ti­ca, para acti­var esta gran ola que abra­ce la Mesa de diá­lo­gos y haga posi­ble la cul­mi­na­ción de los pun­tos res­tan­tes, su pron­ta rea­li­za­ción y su cris­ta­li­za­ción en la práctica.

Aun res­tan impor­tan­tes deba­tes sobre pun­tos esen­cia­les sobre el pun­to 3 Fin del con­flic­to que debe­rán esta­ble­cer los mar­cos de defi­ni­ción de asun­tos como el Cese al Fue­go bila­te­ral y defi­ni­ti­vo, lo mis­mo que sobre el tema de la deja­ción de armas, la Rein­cor­po­ra­ción de las FARC-EP en lo polí­ti­co, lo eco­nó­mi­co y lo social, las 42 sal­ve­da­des a los acuer­dos par­cia­les, la imple­men­ta­ción y el pre­su­pues­to para el cum­pli­mien­to de lo ya acor­da­do, así como el meca­nis­mo de refren­da­ción, asun­tos todos estos, que solo pue­den lograr­se en medio del acom­pa­ña­mien­to popu­lar y demo­crá­ti­co, para que las sali­das a los mis­mos no sean impo­si­cio­nes guber­na­men­ta­les, sino con­sen­so de las par­tes que prio­ri­cen el con­cur­so de la sociedad.

Val­ga la opor­tu­ni­dad para hacer dos cla­ri­da­des res­pec­to a la rec­ta final del proceso:

Rati­fi­car que las FARC-EP en nin­gún momen­to ha nega­do la posi­bi­li­dad de un meca­nis­mo de una refren­da­ción que inclu­ya la con­sul­ta al electorado.

En lo que hemos sido enfá­ti­cos es en la impro­ce­den­cia del lla­ma­do Ple­bis­ci­to por la Paz.

Por tres razones:

  1. Por cuan­to some­te un fin mis­mo de la nación y dere­cho fun­da­men­tal, al escru­ti­nio de las urnas, yen­do en con­tra­vía de la mis­ma cons­ti­tu­ción, por­que es que la paz no es plebiscitable;

  2. Por su impro­ce­den­cia legal, ya que otor­ga al ple­bis­ci­to potes­ta­des apro­ba­to­rias sobre mate­rias que nos son resor­te del eje­cu­ti­vo como el cúmu­lo de refor­mas cons­ti­tu­cio­na­les y lega­les deri­va­das de los acuer­dos; y,

  3. Por cuan­to ha sido una pro­pues­ta no defi­ni­da por la Mesa, que entra­ría en con­tra­dic­ción con la ya apro­ba­da cate­go­ría del Acuer­do Especial.

Tam­bien, es bueno acla­rar que la apro­ba­ción de la cate­go­ría de Acuer­do Espe­cial o la explo­ra­ción de los meca­nis­mos de refren­da­ción, no sig­ni­fi­can que haya­mos reti­ra­do la ban­de­ra de la ANC.

La Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te no es un ins­tru­men­to refren­da­to­rio, sino que es un pun­to de lle­ga­da del pro­ce­so de paz, un paso nece­sa­rio para la imple­men­ta­ción de lo acor­da­do y para la par­ti­ci­pa­ción ple­na del cons­ti­tu­yen­te pri­ma­rio, redo­blan­do así la segu­ri­dad jurí­di­ca y polí­ti­ca, mas el efec­ti­vo desa­rro­llo de los acuerdos.

No esta­mos hablan­do de una ANC para apro­bar el Acuer­do Final, que ya ten­dría fuer­za vin­cu­lan­te con la mera fir­ma de las par­tes, sino que es un ejer­ci­cio de poder cons­ti­tu­yen­te para adap­tar la ins­ti­tu­cio­na­li­dad del país a esta nue­va eta­pa his­tó­ri­ca para la que se está pre­pa­ra­do: la paz.

¿Cómo se pien­sa enton­ces resol­ver el nume­ral 3.5 de la Agen­da que tra­ta sobre las refor­mas y ajus­tes ins­ti­tu­cio­na­les nece­sa­rios para la paz, sino es a tra­vés de una ANC?

Tam­po­co es cier­to que sea una ANC para las FARC, sino para posi­bi­li­tar la par­ti­ci­pa­ción efec­ti­va del más varia­do espec­tro de expre­sio­nes socia­les y polí­ti­cas hoy exclui­das del régi­men vigen­te, para lo cual debe­rán acor­dar­se las medi­das del caso para que todos este­mos repre­sen­ta­dos, y en cuya cons­truc­ción espe­ra­mos encon­trar­nos con todos los sem­pi­ter­na­men­te exclui­dos y con todos los ami­gos de la paz.

Con estas dos cla­ri­da­des, dos comen­ta­rios fina­les sobre el esce­na­rio del post-acuerdo:

No hemos libra­do una lucha de más de medio siglo para que­dar­nos ence­rra­dos en cár­ce­les a cie­lo abier­to, ni para hacer polí­ti­ca en recón­di­tos para­jes con dan­tas y churucos.

En la Mesa está en dis­cu­sión nues­tra rein­cor­po­ra­ción polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y social, no nues­tra exclu­sión de la vida polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y social del país.

sí que, se equi­vo­can los que en su afán edi­to­rial se apre­su­ran a des­pe­dir­se de noso­tros y decir­le Adiós a las FARC, por­que de lo que se tra­ta de cons­truir en el Acuer­do Final, es dar­nos la bien­ve­ni­da para que en medio de garan­tías y con­di­cio­nes de igual­dad, poda­mos dispu­tar el poder polí­ti­co al establecimiento.

Hemos sido cla­ros, las FARC no se des­mo­vi­li­zan, se trans­for­man, se movi­li­za­rán ya sin armas, en trán­si­to a un nue­vo movi­mien­to polí­ti­co enraí­za­do en las masas popu­la­res de cam­pos y de ciu­da­des, que espe­ra con­fluir con el con­jun­to del movi­mien­to demo­crá­ti­co, rom­pien­do pre­ven­cio­nes y sec­ta­ris­mos, en una gran con­ver­gen­cia que pron­ta­men­te sea alter­na­ti­va para gober­nar el país, for­ta­le­cien­do los cam­bios intro­du­ci­dos por los acuer­dos de La Haba­na y pro­du­cien­do las trans­for­ma­cio­nes demo­crá­ti­cas que nues­tro reclama.

Por otra par­te, el pro­ce­so de imple­men­ta­ción de los acuer­dos no pue­de enten­der­se como una dádi­va arran­ca­da al Esta­do y some­ti­da por ello a sus diná­mi­cas burocráticas.

Todos los com­po­nen­tes de la imple­men­ta­ción, ‑inclui­dos los recur­sos- que per­mi­tan con­cre­tar lo acor­da­do, debe ser defi­ni­dos bila­te­ral­men­te y con la par­ti­ci­pa­ción pro­ta­gó­ni­ca de las comunidades.

Esta­mos en mora, que el arduo tra­ba­jo labra­do en la Mesa, reci­ba el enri­que­ci­mien­to y la con­cre­ción de los movi­mien­tos socia­les y polí­ti­cos para que se apro­pien y desa­rro­llen lo acordado.

Y en este sen­ti­do, sin duda Bogo­tá, capi­tal que con­cen­tra las prin­ci­pa­les estruc­tu­ras de poder que requie­ren ser demo­cra­ti­za­das para poner fin al con­flic­to arma­do, ha de ser esce­na­rio pri­vi­le­gia­do para la imple­men­ta­ción de los acuerdos.

Espe­ra­mos el con­cur­so del Comi­té Dis­tri­tal Mario Upe­gui y de todas las fuer­zas popu­la­res para poder­lo lle­var a cabo.

Bogo­tá no ha sido aje­na a los pade­ci­mien­tos de la gue­rra y no pue­de estar fue­ra de la paz. Es nues­tro deber colec­ti­vo cons­truir un pro­yec­to de ciu­dad inclu­yen­te para un país en paz.

Agra­de­cien­do inmen­sa­men­te esta posi­bi­li­dad de com­par­tir nues­tras refle­xio­nes con Uds, cerra­mos esta inter­ven­ción recor­dan­do a todos nues­tros cama­ra­das caí­dos en las diver­sas for­mas de lucha, comu­nis­tas y revo­lu­cio­na­rios que en la mon­ta­ña o en la ciu­dad, en la acción de masas y en la clan­des­ti­ni­dad, labra­ron este pro­ce­so de cam­bio, esta Nue­va Colom­bia que empie­za a nacer.

En su honor gana­re­mos la paz, y en la paz segui­re­mos luchan­do por un nue­vo gobierno demo­crá­ti­co y popu­lar, sin renun­ciar nun­ca a los prin­ci­pios por los que ellos, uste­des y noso­tros hemos pues­to en jue­go la vida: La Nue­va Colom­bia, la Patria Gran­de y el Socialismo.

Muchas gra­cias.

Fuen­te: Diá­lo­gos de paz

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.