Cam­bio de acti­tud de un eje­cu­ti­vo con­fu­so ante la mani­fes­ta­ción del 23‑J

Prohi­bi­ción y des­pués auto­ri­za­ción, pero en un reco­rri­do limi­ta­do: un gobierno en apu­ros que aña­de con­fu­sión a su volun­tad de repre­sión del movi­mien­to social y su tro­pis­mo neoliberal.

El cam­bio de posi­ción le sal­va la cara, pero no cam­bia la sus­tan­cia de una estra­te­gia de ten­sión y obs­ti­na­ción. La deci­sión de prohi­bir la mani­fes­ta­ción con­tra la ley El Khom­ri fue como un trueno … has­ta el pun­to de obli­gar al gobierno a retrac­tar­se. Seme­jan­te prohi­bi­ción nos devol­ve­ría a los tiem­pos de la gue­rra de Arge­lia, cuan­do el pre­fec­to Papon prohi­bió la mani­fes­ta­ción de Cha­ron­ne, pro­vo­can­do nue­ve muer­tos. Ber­nard Caze­neu­ve ha alcan­za­do un com­pro­mi­so in extre­misin extre­mis con los sin­di­ca­tos para auto­ri­zar un reco­rri­do de menos de dos kiló­me­tros, de Arse­nal a la Bas­ti­lla. No es Perú, pero solo un poco menos auto­ri­ta­rio de lo esperado.

¿Por qué la pare­ja eje­cu­ti­va que­ría que se prohi­bie­se la mani­fes­ta­ción y pola­ri­zar su enfren­ta­mien­to con los opo­nen­tes a la ley El Khom­ri, empe­zan­do por los sin­di­ca­tos? Era nece­sa­rio sub­ra­yar la gra­ve­dad de la situa­ción, para que su pro­yec­to polí­ti­co ten­ga un obje­ti­vo defi­ni­do. Pode­mos bur­lar­nos de la fal­ta de pre­pa­ra­ción, del cam­bio de la deci­sión, y pre­gun­tar si hay un pilo­to en el avión, pero lo más impor­tan­te no es eso, sino la evi­den­te dure­za de Fra­nçois Hollan­de y de Manuel Valls para impo­ner la ley El Khom­ri y avi­var las lla­mas del con­flic­to entre la movi­li­za­ción social y el auto­pro­cla­ma­do cam­po del orden y la razón, que no es otro que el orden dominante.

Con el apo­yo del PS, Hollan­de y Valls eli­gie­ron la vía del artícu­lo 49,3 al care­cer de una mayo­ría par­la­men­ta­ria para apro­bar la ley El Khom­ri. Y la impon­drán vía decre­to aun cuan­do, según todas las encues­tas, los fran­ce­ses recha­zan por amplia mayo­ría dicha ley. Des­pre­cian la pro­tes­ta social con­vo­ca­da por los sin­di­ca­tos a pesar de que cre­ce de mani­fes­ta­ción en manifestación.

Libe­ra­lis­mo eco­nó­mi­co y con­trol social

Poco impor­ta que la ley El Khom­ri carez­ca de legi­ti­mi­dad, siem­pre que la apo­ye la patro­nal MEDEF cuen­te con el sos­tén de los medios de comu­ni­ca­ción: solo en eso creen quie­nes están al fren­te del esta­do. Lo que impor­ta es la rever­sión de la legis­la­ción labo­ral y que el gobierno apa­rez­ca como el garan­te del orden, por la fuer­za y en vio­la­ción de las liber­ta­des civi­les en caso nece­sa­rio. Que tal prohi­bi­ción de mani­fes­ta­ción haya podi­do sur­gir de unos diri­gen­tes polí­ti­cos que siguen recla­mán­do­se de izquier­da es edi­fi­can­te. Pero cuan­do ya se defien­de la reti­ra­da de la nacio­na­li­dad y redu­cir el cos­te de la mano de obra se con­vier­te en una obse­sión, todo es posible…

unque las com­pa­ra­cio­nes his­tó­ri­cas son siem­pre deli­ca­das, es difí­cil no pen­sar en la SFIO de Guy Mollet que, habien­do opta­do por la con­ti­nua­ción de la gue­rra en Arge­lia y la liqui­da­ción del mar­xis­mo, ter­mi­nó por morir. Ese epi­so­dio cris­ta­li­za el pro­yec­to, per­se­gui­do des­de hace mucho tiem­po por Fra­nçois Hollan­de y Manuel Valls, que pre­ten­de liqui­dar cual­quier cone­xión de la izquier­da con sus prin­ci­pios fun­da­cio­na­les y la tra­di­ción del movi­mien­to obre­ro. Su pro­yec­to es el libe­ra­lis­mo eco­nó­mi­co y el con­trol social, con cohe­ren­cia y deter­mi­na­ción inque­bran­ta­ble. Des­de esta pers­pec­ti­va, no se pue­de decir que no haya pilo­to en el avión.

Clé­men­ti­ne Autain

22 de junio de 2016

Fuen­te: Regards​.fr

[Tra­du­ci­do del fran­cés por Enri­que Gar­cía y Lucas Antón para Sinpermiso.]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *