Pues sí, vamos a dejar­nos de tonterías

No hay cosa que más odie que leer en una mis­ma fra­se dia­léc­ti­ca (tan­to la de Lao Tsé, la Hege­lia­na o la mar­xis­ta) pure­za revo­lu­cio­na­ria y menos aun si esto vie­ne de la izquier­da peque­ño­bur­gue­sa. La dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta nos ense­ña que la reali­dad mis­ma es dia­léc­ti­ca, que está en cons­tan­te con­tra­dic­ción, que la mate­ria está cons­ti­tui­da por una par­te posi­ti­va y otra nega­ti­va y que esto está en una lucha cons­tan­te; no hay nada puro. Hace poco leí a Havem­man que la dia­léc­ti­ca es fra­seo­lo­gía si no se con­cre­ti­za el asun­to en cues­tión, si no se tie­nen cono­ci­mien­tos con­cre­tos sobre este. Ten­dría­mos cono­ci­mien­tos sobre unas cate­go­rías y leyes obje­ti­vas, pero se nos haría difí­cil o impo­si­ble aplicarlas.

Los cam­bios cuan­ti­ta­ti­vos no se con­vier­ten en cua­li­ta­ti­vos por arte de magia menos aún si esos cam­bios son el fin, fue­ra de una estra­te­gia tota­li­za­do­ra que enca­mi­ne al pro­le­ta­ria­do hacia la revo­lu­ción; si, se con­vier­ten en mero refor­mis­mo. Alto y cla­ro: para usar la lucha ins­ti­tu­cio­nal según el momen­to con­cre­to, tác­ti­ca­men­te, el pro­le­ta­ria­do tie­ne que estar cons­ti­tui­do como cla­se, tie­ne que salir de su inme­dia­tez sien­do cons­cien­te de su misión his­tó­ri­ca. El pro­le­ta­ria­do no es revo­lu­cio­na­rio en-sí (empí­ri­ca­men­te) , úni­ca­men­te lo es cuan­do se hace cons­cien­te de su labor his­tó­ri­ca (pro­le­ta­ria­do para-sí) ; y esto solo es posi­ble cuan­do el socia­lis­mo cien­tí­fi­co se fusio­na con el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio obre­ro; es decir, median­te el Par­ti­do como por­ta­dor de la ideo­lo­gía proletaria.

Estoy can­sa­do de des­per­tar­me todas las maña­nas y estar pen­dien­te de lo que han escri­to estos o aque­llos expre­sos, libe­ra­dos, mili­tan­tes etc., todos ellos y ellas pidien­do el voto a EH Bil­du. Algu­nos sin escon­der su línea refor­mis­ta, alguno citan­do a Grams­ci…, pero este ulti­mo no; fra­seo­lo­gía pseu­do­re­vo­lu­cio­na­ria cayen­do en el eclec­ti­cis­mo más vul­gar, usan­do tópi­cos dog­má­ti­cos fue­ra de nues­tra reali­dad ¿Quién ha sido el que ha tra­ta­do como a ton­tos a las masas? ¿La disi­den­cia, que ha dicho cla­ra­men­te que la úni­ca mane­ra para con­se­guir el socia­lis­mo y la inde­pen­den­cia es la revo­lu­ción o los que plan­tean la inde­pen­den­cia para vivir mejor, qui­tán­do­le todo el carác­ter eman­ci­pa­dor debi­do a su impo­si­bi­li­dad de fusio­nar­se con las masas? Yo lo ten­go cla­ro, la reali­dad es que la Actual Izquier­da Aber­tza­le –para­dó­ji­ca­men­te- está cayen­do en el mar­gi­na­lis­mo, hay pocos nue­vos mili­tan­tes de base, y la mayo­ría sigue debi­do a la iden­ti­dad crea­da hace tiem­po por el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vasco.

Esta vez, la ideo­lo­gía bur­gue­sa, dis­fra­za­da tan­to de tesis berns­tei­nia­nas como de pos­mar­xi­tas (ex-mar­xis­tas) se afe­rra a la tesis evo­lu­cio­nis­ta (empo­bre­ci­da de toda dia­léc­ti­ca) de que se pue­de lle­gar al socia­lis­mo median­te refor­mas pro­gre­si­vas obvian­do el carác­ter de cla­se de las ins­ti­tu­cio­nes, la pre­de­ter­mi­na­ción de estas. Los ayun­ta­mien­tos del cam­bio son un cla­ro ejem­plo de ello, toda­vía me acuer­do de la tone­la­da de ideo­lo­gía bur­gue­sa (paz, con­vi­ven­cia ciu­da­da­na…) que echó Asi­ron sobre los inci­den­tes que ocu­rrie­ron en la ulti­ma Ikas­le Gre­ba, así como de la repre­sión por par­te de la Poli­cía Foral. El que­rer ir a Madrid está indi­rec­ta­men­te liga­da a esta con­cep­ción, no se pue­de demo­cra­ti­zar un Esta­do Bur­gués; para una ver­da­de­ra demo­cra­cia es nece­sa­ria el cam­bio radi­cal de las rela­cio­nes socia­les en su tota­li­dad, es decir, no limi­tán­do­nos a meras refor­mas eco­nó­mi­cas, pero para ello hay que derro­car el Esta­do Burgués.

La inde­pen­den­cia úni­ca­men­te es revo­lu­cio­na­ria si está diri­gi­da por el pro­le­ta­ria­do, es decir, pue­de pasar que median­te la alian­za pro­le­ta­ria­do-aris­to­cra­cia obre­ra-peque­ña bur­gue­sía se con­si­gue lle­var ade­lan­te una revo­lu­ción popu­lar, que des­pués tome (no por arte de magia por supues­to) carác­ter socia­lis­ta pues­to que la pri­me­ra sería una opción tác­ti­ca, para aca­bar logran­do la Revo­lu­ción Socia­lis­ta Vas­ca y así la ins­tau­ra­ción de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do. No voy a hablar sobre el carác­ter con­cre­to del socia­lis­mo pero si decir que solo exis­ten dos dic­ta­du­ras de cla­se: la del pro­le­ta­ria­do o la de la bur­gue­sía. Pues­to que no exis­te nin­gún vacío men­tal doy por hecho que cuan­do la Actual Izquier­da Aber­tza­le habla de socia­lis­mo está hablan­do sobre la dic­ta­du­ra de la bur­gue­sía diri­gi­da por una frac­ción pro­gre­sis­ta.

Las masas obtie­nen expe­rien­cia de la lucha, de la prac­ti­ca; pero para ello, para que esas luchan no se limi­ten a las luchas espon­ta­neas, limi­tán­do­se a una mejo­ra den­tro del mar­co demo­cra­ti­co-bur­gues tie­nen que ele­var­se inte­lec­tual­men­te, cosa que no es posi­ble si no es intro­du­cien­do des­de fue­ra la cons­cien­cia de cla­se, este tema ya lo he expli­ca­do al prin­ci­pio. Para lograr esa fusión dia­léc­ti­ca (y mas aun en esta coyun­tu­ra) es de vital impor­tan­cia la labor teó­ri­ca, la línea revo­lu­cio­na­ria. Para algu­nos, lo que hay que hacer para no caer en el teo­ri­cis­mo es hacer cosas, da igual el qué, la cosa es hacer cosas; me acuer­do de un tal Lenin, ese gran teoricista…

Hau esan ostean, uste dut Pode­mos hain­bes­te kri­ti­katzen bai­na era berean kla­se interes berak defen­ditzen dituz­te­nak alde bate­ra utzi behar ditu­gu­la; ez da erre­xa, ni neu era­bat amo­rra­raz­ten bai­naiz ira­ga­na­ren desitxu­ra­ke­tak egi­ten dituz­te­nean, pre­soen afe­ran egi­ten dituz­ten tran­pe­kin, eta azken idaz­ki hau moduan esal­di sasi-iraul­tzai­lez iraul­tzai­lea ez den era­kun­de bat babes­ten dute­nean. Bai­na alter­na­ti­ba iraul­tzai­lea garatzea­ren (zein eratzea­ren) ordua iritsi dela uste dut, eta ezta­bai­da­ri garran­tzi han­dia eman­go nio­ke. Zen­tzu hone­tan, eta auto­kri­ti­ka moduan, akatsatz dut azken hau­tes­kun­de haue­tan abs­ten­tzio kan­pai­na bate­ra­tu bat egin ez iza­na, beti ere alter­na­ti­ba iaraul­tzai­lea­ren alde; behin beti­ko hain­bes­te kal­tetzen gai­tuen (gehien­bat psi­ko­lo­gi­ko­ki) erre­for­mis­moa gain­di­tu ahal izateko.

Berri­ro diot ez dela erre­xa, bai­na alter­na­ti­ba iarul­tzai­lea martxan jarri eta pra­xi poli­ti­ko zuze­na edu­ki ezean orain gau­den inpo­ten­tzia­ra muga­tu­ko gara; espi­ral dia­lek­ti­ko antze­ko bat da, aur­ka­ria­ren kon­trae­sa­ne­ta­ra joaz. Bai­na, noiz arte? Para­do­xi­koa da hau nik aipatzea, ni bai­naiz hone­tan eror­tzen den lehe­nen­goa, bai­na nere osa­sun men­ta­la­ren hobe­beha­rrez joe­ra hau gain­ditzen saia­tu­ko naiz, hone­ta­ra­ko lehen aipa­tu duda­na: Lan­ke­ta ideo­lo­gi­koa eta pra­xi iraultzailea.

Sub­je­ti­bi­ta­teaz ari­tu naiz lehen, pro­ze­su iraul­tzai­le guz­tie­tan bal­din­tza obje­ti­bo bezain (eta batzue­tan baino) garrantzitsua(goa) da arlo sub­je­ti­boa, pro­le­tar­goa­ren hel­dutze mai­la (espe­rien­tzia eta­bar) fak­to­re deter­mi­nan­tea dela esan­go bai­nu­ke. Eus­kal Herrian oso argi iku­si dugu fak­to­re sub­je­ti­boak pro­ze­su iraul­tzai­le baten bai­tan duen garran­tzia, bai eta honek dituen ondo­rio latz­ga­rriak ere. Asko­tan etsi­pe­ne­ra era­man gaitza­ke, bai­na gogo­ra­tu Inki­si­zio San­tuak egin zituen sarras­kiak eta gero ez zela paga­nis­moa­re­kin bukatze­ko gai izan, 58an altxa­tu ginen beza­la­xe altxa­tu­ko gara dato­zen urte haue­tan. Besar­ka­da iraul­tzai­le bana Jon Kepa, Danitxu, Txi­ki­to, Ibai eta gai­non­tze­ko kideei. Egun­sen­ti gorrian elkar­tu­ko gara!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *