Fies­ta nacio­nal vasca

Ame­na­za otro verano san­grien­to, en las tie­rras de Fras­cue­lo y de María. Del que no se libra­rán, sal­vo Cana­rias y Cata­lun­ya, las colo­nias inte­rio­res. El san­grien­to verano espa­ñol trans­cu­rri­rá entre paso­do­bles, inso­por­ta­bles roji­gual­das, olés a los tore­ros y aplau­sos a la tor­tu­ra y la muer­te, con mos­cas y café com­ple­to. Como vie­ne sien­do des­de siempre.

¿Es una fies­ta? O una atro­ci­dad. Un resi­duo feu­dal cru­do sub­ven­cio­na­do con dine­ro públi­co y com­pli­ci­dad polí­ti­ca ?. Cata­la­nes y cana­rios, que ya están en el siglo XXI, lo han prohi­bi­do. No por amor a la patria. Ni odio a lo espa­ñol. Sino por éti­ca y com­pa­sión con los ani­ma­les. En la zona nor­te, en Euz­ka­di (Naba­rra inclui­da) lo esta­mos reha­bi­li­tan­do. Por ejem­plo en la cul­ta y euro­pea Donos­ti. Y en la comer­cial Bil­bao. Gra­cias, cómo no, al par­ti­do de Sota. El mal lla­ma­do PNV.

De modo, que segui­mos defen­dien­do la fies­ta nacio­nal espa­ño­la, como si nues­tra fue­ra. Como si fue­ra un icono nacio­nal vas­co. Es lo que pasa en Iru­ña, el ejem­plo mas cla­ro y mas san­gran­te, don­de tene­mos (por fin) lo que siem­pre había­mos que­ri­do: un alcal­de nacio­na­lis­ta de izquier­da y ade­más historiador.

Y esto tie­ne una com­pli­ca­da expli­ca­ción. Sal­vo por el exor­dio eco­nó­mi­co de favo­re­cer a los hote­le­ros, hos­te­le­ros y otros ban­de­ri­lle­ros, que votan siem­pre al mejor pos­tor. Los que dicen vivir del toro. Pero viven a cos­ta de su muer­te y tor­tu­ra. Los que dicen que les gus­tan los toros. Pero, en reali­dad, les gus­tan los toreros.

El sába­do 18 hubo una mani­fes­ta­ción en Bil­bao, que pro­tes­ta­ba por todo esto. Don­de los mani­fes­tan­tes lla­ma­ban ase­si­nos a los tore­ros y a sus ami­gos. Don­de se denun­cia­ba el mal­tra­to y la tor­tu­ra. Y don­de se gri­ta­ba a los miro­nes y a quie­nes no quie­ren saber nada. Por­que nadie pue­de decir, como con el holo­caus­to judío, que no se veía o que era men­ti­ra. Las pla­zas de tor­tu­ra son de cris­tal. Son recin­tos sinies­tros de puer­tas abier­tas. Su tor­tu­ra es tele­vi­sa­da y jalea­da en rota­ti­vas sucias y emi­so­ras corrup­tas. Y no solo no lo escon­den. Para mas ver­güen­za lo ven­den como cul­tu­ra y tra­di­ción. Igual que la abla­ción geni­tal, de las tri­bus africanas.

En nues­tra que­ri­da Iru­ña, la matan­za ves­per­ti­na no se escon­de. Se anun­cia y se jalea des­de la maña­na. Con chu­pi­na­zo y cáma­ras en direc­to. Entre jol­go­rio, resa­ca y carre­ras los toros son empu­ja­dos a la muer­te, por unos mozos a los que pare­ce que les va la vida en ello. Y algu­nos les va. Y lo ador­nan con la cita indis­pen­sa­ble al nove­lis­ta borra­cho. Otro icono de la capi­tal del rei­no vasco.

El sába­do, en las calles de Bil­bao, hubo una mani­fes­ta­ción. Bas­tan­te nutri­da, para los des­fa­vo­res, olvi­do y boi­cot que tuvo entre los gran­des medios. Las cifras varían. Entre unos cien­tos del deplo­ra­ble DEIA, has­ta los 6.000 que aven­tu­ra­ban los con­vo­can­tes, pasan­do por los 3.000 que con­ce­día un con­tem­po­ri­za­dor Espa­ñol de Vocen­to. Y solo Info 7 se atre­vió con una entre­vis­ta acep­ta­ble a la Pla­ta­for­ma organizadora.

Entre los asis­ten­tes, una mayo­ría impor­tan­te de jóve­nes y muje­res. Lo que invi­ta a una refle­xión gene­ra­cio­nal y faci­li­ta la feli­ci­ta­ción a este colec­ti­vo, tan sen­si­ble siem­pre y soli­da­rio con los pro­ble­mas de mal­tra­to y tor­tu­ra. Tam­bién estu­vie­ron las orga­ni­za­cio­nes con­vo­can­tes. Y, entre ellas, algu­nos repre­sen­tan­tes polí­ti­cos de Bil­du, Pode­mos o IU. Se con­ta­ba de ante­mano con las ausen­cias habi­tua­les de los PP, los PNV o los PSOE, dema­sia­do ocu­pa­dos en sus labo­res elec­to­ra­les y en man­te­ner las cosas como están. O sea, como esta­ban en el s. XIX.

No es la pri­me­ra vez que los polí­ti­cos están divi­di­dos en esta cues­tión. Ya en los años vein­te, los jóve­nes nacio­na­lis­tas pro­tes­ta­ban por las fies­tas de san­gre y cri­ti­ca­ban el per­fil de unas cele­bra­cio­nes fal­sas e impos­ta­das. Sobre ello, Eli Gallas­te­gi Guda­ri escri­bió un artícu­lo en Abe­rri. Con su habi­tual tono crí­ti­co tra­ta­ba las fies­tas de Bil­bao, recha­zan­do el ses­go ofi­cia­les­co e ins­ti­tu­cio­nal, que se daba a la ale­gría cha­ba­ca­na y pos­ti­za de las Bil­bo­ko Jaiak.

Gallas­te­gi era un joven rege­ne­ra­cio­nis­ta. Per­te­ne­cía a una gene­ra­ción preo­cu­pa­da y alar­ma­da por el retro­ce­so social y popu­lar de lo vas­co. Y por la inva­sión e impor­ta­ción ins­ti­tu­cio­na­li­za­da de cos­tum­bres y cul­tu­ra espa­ño­las. Entre ellas las repug­nan­tes matan­zas de ani­ma­les (toros y caba­llos), en las pla­zas, cons­trui­das para este úni­co fin. Este autor no encon­tra­ba en las ini­cia­ti­vas fes­ti­vas nin­gún entre­te­ni­mien­to noble, ins­truc­ti­vo o ele­va­do. Todo se redu­cía a Toros, Barra­cas y Fox­trox. Todo se dis­fra­za­ba de fies­ta nacio­nal espa­ño­la, con la san­grien­ta impor­ta­ción del sufri­mien­to ani­mal, con­si­de­ra­do como algo exó­ti­co y chic.

En el coso tau­rino, por unas horas y con seis víc­ti­mas ino­cen­tes, con­fra­ter­ni­za­ban fal­sa­men­te los ricos y los pobres. Los unos en el pal­co. Los otros en el ten­di­do de sol. Unos con lico­res caros. Otros con la bota de vina­zo. Pero todos alla­na­dos, el gus­to de la ple­be y de la aris­to­cra­cia, por el rito de la matan­za. Y el redon­del se con­ver­tía en la cima cruel y estú­pi­da de unas fies­tas gran­des, ale­gres y cele­bra­das. Que en reali­dad, igual que hoy, encu­brían el lamen­ta­ble pano­ra­ma nacio­nal vas­co. Don­de había poco que cele­brar. Y don­de pre­do­mi­na­ba la anor­ma­li­dad del rui­do y la músi­ca estri­den­te, de importación.

Y Guda­ri se pre­gun­ta­ba, con tris­te­za, ¿Habrá nacio­na­lis­tas tan envi­le­ci­dos que vayan aún a los toros?.

Jose­ma­ri Loren­zo Espinosa

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *