Entre­vis­ta de Hemis­fe­rio Izquier­do a Jor­ge Beins­tein

Hemis­fe­rio Izquier­do: Cuan­do ganó Oba­ma en 2008 se cons­tru­yó un rela­to que poco más seña­la­ba el fin de las pre­ten­cio­nes hege­mó­ni­cas y beli­cis­tas de los Esta­dos Uni­dos, al pun­to que en 2009 le entre­ga­ron el Nobel de la Paz ¿Qué balan­ce haría de estos 8 años de ges­tión Oba­ma? ¿Se modi­fi­ca­ron en algo sus obje­ti­vos y su estra­te­gia con res­pec­to a la ges­tión Bush?

Jor­ge Beins­tein: Res­pec­to de Amé­ri­ca Lati­na la ges­tión de Oba­ma comen­zó con el gol­pe de esta­do en Hon­du­ras y con­ti­nuó con una ofen­si­va gene­ral ten­dien­te a la reco­lo­ni­za­ción de la región. Lue­go de los replie­gues impe­ria­les, de la per­di­da de influen­cia que carac­te­ri­zó a la pre­si­den­cia Bush (recor­de­mos el fra­ca­so del ALCA) la pre­si­den­cia Oba­ma lan­zó una vas­ta ope­ra­ción de con­quis­ta que se des­ple­gó de mane­ra com­ple­ja, fle­xi­ble pero sis­te­má­ti­ca.

A nivel glo­bal la estra­te­gia gue­rre­ris­ta de Bush fue enri­que­ci­da con un vas­to aba­ni­co de inter­ven­cio­nes impe­ria­lis­tas como el gol­pe de esta­do en Ucra­nia, la des­truc­ción de Libia y la gue­rra con­tra Siria, inclui­da la crea­ción y pues­ta en mar­cha del lla­ma­do Esta­do Islá­mi­co. Todo ello en un con­tex­to de deca­den­cia eco­nó­mi­ca, social e ins­ti­tu­cio­nal de los Esta­dos Uni­dos que se había ini­cia­do mucho antes pero que se fue agra­van­do duran­te la era Oba­ma.

Todo indi­ca que Esta­dos Uni­dos va hacia una elec­ción entre Trump y Clin­ton, más allá de la piro­tec­nia y las decla­ra­cio­nes alti­so­nan­tes ¿hay que espe­rar algu­na dife­ren­cia entre ambos can­di­da­tos con res­pec­to a la estra­te­gia de Esta­dos Uni­dos hacia el mun­do?

En pri­mer lugar con­si­de­ro que por enci­ma de los can­di­da­tos exis­te lo que sue­le lla­mar­se la polí­ti­ca de Esta­do, es decir las estra­te­gias y deci­sio­nes del poder real que en el caso de los Esta­dos Uni­dos está cons­ti­tui­do por una redu­ci­da cúpu­la que arti­cu­la, o tra­ta de arti­cu­lar, a una red para­si­ta­ria de intere­ses finan­cie­ros y mili­ta­res que ope­ran como una masa ines­ta­ble de cama­ri­llas mafio­sas, es lo que yo defino como lum­pen­bur­gue­sia impe­rial o según lo ha defi­ni­do Isa Con­de: lum­pe­nim­pe­ria­lis­mo.

En segun­do lugar es nece­sa­rio tomar en cuen­ta que los Esta­dos Uni­dos atra­vie­san actual­men­te un fuer­te cri­sis de repre­sen­ta­ti­vi­dad de su estruc­tu­ra polí­ti­ca coin­ci­den­te con la degra­da­ción gene­ral del sis­te­ma social. La vic­to­ria de Trump es la expre­sión de la decli­na­ción del Par­ti­do Repu­bli­cano, un ener­gú­meno com­ple­ta­men­te ines­cru­pu­lo­so ha con­se­gui­do des­pla­zar a los elen­cos tra­di­cio­na­les de ese par­ti­do. La can­di­da­tu­ra de Clin­ton, a dife­ren­cia del caso repu­bli­cano, mues­tra a los polí­ti­cos tra­di­cio­na­les blo­quean­do toda posi­bi­li­dad de reno­va­ción, como fue en su momen­to la can­di­da­tu­ra de Oba­ma que per­mi­tió reju­ve­ne­cer el ros­tro del Par­ti­do Demó­cra­ta.

En ter­cer lugar hay que pres­tar aten­ción al hecho de que la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na se encuen­tra al bor­de de la rece­sión lue­go de varios años de cre­ci­mien­to ané­mi­co. Si lle­ga la rece­sión, con Trump o Clin­ton en la pre­si­den­cia, se agra­va­rán las ten­den­cias entró­pi­cas, el des­con­ten­to social, la pér­di­da de legi­ti­mi­dad de las ins­ti­tu­cio­nes, etc. Dicha rece­sión alta­men­te posi­ble for­ma par­te de un pro­ce­so rece­si­vo glo­bal que actual­men­te abar­ca a Euro­pa, Japón y bue­na par­te de Amé­ri­ca Lati­na empe­zan­do con Bra­sil, siguien­do con Argen­ti­na.

En los últi­mos años los Esta­dos Uni­dos ha veni­do acen­tuan­do su per­fil mili­ta­ris­ta, empu­jan­do a la OTAN con­tra Rusia, tra­tan­do de crear un cer­co agre­si­vo con­tra Chi­na, mul­ti­pli­can­do sus inter­ven­cio­nes direc­tas e indi­rec­tas en nume­ro­sos paí­ses. Ello no le ha ser­vi­do para resol­ver su cri­sis sino todo lo con­tra­rio: la ha agra­va­do. Si sigue avan­zan­do por el camino beli­cis­ta tra­za­do por Bill Clin­ton, Bush (hijo) y Oba­ma tar­de o tem­prano lle­ga­rá a un pun­to de infle­xión suma­men­te gra­ve. Eso no exclu­ye el hecho de que la éli­te domi­nan­te nor­te­ame­ri­ca­na en cier­to momen­to podría tra­tar de lle­gar a algún tipo de acuer­do de coexis­ten­cia con Rusia y Chi­na, aun­que pare­ce difí­cil que lo inten­te (pero no impo­si­ble), ade­más no es fácil pro­nos­ti­car cuan­to tiem­po podría lle­gar a durar ese apa­ci­gua­mien­to. El pro­ble­ma cen­tral es que la super­vi­ven­cia de la cas­ta para­si­ta­ria esta­dou­ni­den­se es impo­si­ble sin la exten­sión del saqueo impe­ria­lis­ta sobre el res­to del mun­do y que al mis­mo tiem­po ese esfuer­zo saquea­dor, polí­ti­co-mili­tar-finan­cie­ro acen­túa su des­or­den interno.

Con­si­de­ro que tan­to Clin­ton como Trump osci­la­rán entre el beli­cis­mo, cada vez más enlo­que­ci­do, y la bús­que­da de acuer­dos pro­vi­so­rios con sus riva­les. Cada uno de ellos lo hará siguien­do su esti­lo: Trump a los gri­tos y Clin­ton con bue­nos moda­les.

Lue­go de la lla­ma­da «pri­ma­ve­ra ára­be» se ini­ció una suer­te de gue­rra per­ma­nen­te en Medio Orien­te con foco en Siria pero que afec­ta a toda la región ¿cuá­les son las cla­ves para enten­der esta gue­rra? ¿qué intere­ses per­si­gue Esta­dos Uni­dos en este con­flic­to y cómo pode­mos inter­pre­tar la re-apa­ri­ción de Rusia como «glo­bal pla­yer» en este con­tex­to?

La gue­rra con­tra Siria es la con­ti­nui­dad de la ofen­si­va mili­tar esta­dou­ni­den­se en Medio Orien­te y Asia Cen­tral que comen­zó con los auto­aten­ta­dos del 11 de Sep­tiem­bre de 2001 y las inva­sio­nes de Afga­nis­tán e Irak y el inten­to fra­ca­sa­do de liqui­dar a Irán.

raca­só la estra­te­gia nor­te­ame­ri­ca­na para apo­de­rar­se de esa vas­ta región y así tomar el con­trol del 70 % de los recur­sos petro­le­ros del pla­ne­ta y lue­go estran­gu­lar a Rusia y Chi­na. En ese sen­ti­do la ten­ta­ti­va de liqui­dar a Siria, trans­for­mar­la en una no-socie­dad (como lo hicie­ron con Libia), en un avis­pe­ro des­es­ta­bi­li­za­dor (como le lla­ma­ron sus estra­te­gas) pue­de ser enten­di­da como un inten­to deses­pe­ra­do, alta­men­te irra­cio­nal, por con­tra­rres­tar la suce­sión de fra­ca­sos que van des­de la inter­mi­na­ble gue­rra en Afga­nis­tán (ellos creían que iba a ser una lim­pie­za fácil de ese terri­to­rio) has­ta su inca­pa­ci­dad para des­truir a Irán que amplió su influen­cia en la zona. Los estra­te­gas del Impe­rio segu­ra­men­te esta­ban con­ven­ci­dos de que la cao­ti­za­ción de Siria, suma­do a la exi­to­sa con­quis­ta de Ucra­nia agra­va­ría el cer­co en torno de Rusia e Irán lo que le habría per­mi­ti­do des­ple­gar una ofen­si­va aplas­tan­te en esa zona. Pero se encon­tra­ron con una ejer­ci­to sirio con un gran poten­cial de com­ba­te y fuer­te apo­yo popu­lar, la inter­ven­ción rusa y la de Irán. Sobre todo la inter­ven­ción de Rusia con una capa­ci­dad mili­tar y una auda­cia polí­ti­ca ines­pe­ra­das.

Este fue el enési­mo error, la enési­ma sub­es­ti­ma­ción de Rusia por par­te de los Esta­dos Uni­dos, demos­tra­ción de la deca­den­cia inte­lec­tual de sus diri­gen­tes. Ellos creían que, a par­tir de Yel­sin, Rusia sufri­ría una dis­lo­ca­ción irre­ver­si­ble, pro­lon­ga­ción del derrum­be sovié­ti­co. Por el con­tra­rio se pro­du­jo una reac­ción de la iden­ti­dad rusa recom­po­nien­do su Esta­do, el cen­tro his­tó­ri­co de dicha iden­ti­dad apo­ya­do en raí­ces cul­tu­ra­les muy pro­fun­das, su eco­no­mía y lue­go su com­ple­jo indus­trial-cien­tí­fi­co-mili­tar. Ello favo­re­ci­do por el aumen­to del pre­cio del petró­leo y del gas (baluar­tes del comer­cio exte­rior ruso), la alian­za estra­té­gi­ca con Chi­na y el empan­ta­na­mien­to esta­dou­ni­den­se en Asia Cen­tral.

Tam­bién se equi­vo­ca­ron los estra­te­gas nor­te­ame­ri­ca­nos cuan­do cre­ye­ron que a par­tir del gol­pe de esta­do en Ucra­nia atrae­rían a Rusia hacia un pan­tano de gue­rra pro­lon­ga­da (como había ocu­rri­do con la URSS en Afga­nis­tán) pero los rusos res­pon­die­ron de mane­ra inte­li­gen­te elu­dien­do la pro­vo­ca­ción y ayu­dan­do a con­ver­tir a Ucra­nia en una suer­te de hijo idio­ta de sus padri­nos occi­den­ta­les, sumer­gi­do a una inter­mi­na­ble gue­rra étni­ca.

Y vol­vie­ron a equi­vo­car­se cuan­do cre­ye­ron que lo de Siria sería una espe­cie de Libia-bis, que Rusia no se atre­ve­ría a inter­ve­nir, que las ban­das de mer­ce­na­rios islá­mi­cos(?) se adue­ña­rían com­ple­ta­men­te de ese país. Rusia inter­vino y los que no fue­ron capa­ces de inter­ve­nir con­tra Rusia fue­ron los occi­den­ta­les. Lo que aho­ra está ocu­rrien­do es que la alian­za estra­té­gi­ca entre Rusia y Chi­na emer­ge como el mayor desa­fío a la supre­ma­cía occi­den­tal.

Pasan­do a Amé­ri­ca Lati­na, ¿cuá­les han sido los ejes de la estra­te­gia de Esta­dos Uni­dos hacia nues­tro con­ti­nen­te duran­te estos más de 15 años de pro­gre­sis­mo? ¿esta­mos ante una pér­di­da de hege­mo­nía o ante un cam­bio de estra­te­gia?

Pode­mos hablar de las dos estra­te­gias suce­si­vas más recien­tes. La pri­me­ra de ellas tra­tó de lle­var a la región hacia la inte­gra­ción eco­nó­mi­ca y en con­se­cuen­cia geo­po­lí­ti­ca con los Esta­dos Uni­dos, se tra­tó de la pro­lon­ga­ción (final­men­te ana­cró­ni­ca) de las manio­bras des­ple­ga­das a par­tir del lla­ma­do Con­sen­so de Washing­ton. Pero Amé­ri­ca Lati­na había cam­bia­do, caían los regí­me­nes neo­li­be­ra­les y emer­gían las expe­rien­cias pro­gre­sis­tas, el fra­ca­so de la impo­si­ción del ALCA fue un gol­pe muy duro para la diplo­ma­cia impe­rial. A par­tir de la pre­si­den­cia de Oba­ma los Esta­dos Uni­dos imple­men­tó una nue­va estra­te­gia de recon­quis­ta que des­ple­gó todo el arte de la Gue­rra de Cuar­ta Gene­ra­ción, des­de los gol­pes blan­dos exi­to­sos en Hon­du­ras, Para­guay, Argen­ti­na y Bra­sil has­ta el cock­tail inter­ven­cio­nis­ta con­tra Vene­zue­la y otras ope­ra­cio­nes de con­trol. Para ello uti­li­zan entre otras cosas a las lum­pen­bur­gue­sías loca­les y sus pro­lon­ga­cio­nes socia­les inter­nas.

Con­si­de­ran­do tres ele­men­tos recien­tes que están re-con­fi­gu­ran­do el esce­na­rio: las nego­cia­cio­nes de paz en Colom­bia, el des­con­ge­la­mien­to de las rela­cio­nes Cuba- Esta­dos Uni­dos y la pro­fun­da cri­sis que están atra­ve­san­do los gobier­nos pro­gre­sis­tas ¿Qué pode­mos espe­rar de las polí­ti­cas de Esta­dos Uni­dos hacia la región? ¿Cuá­les serían hoy sus prin­ci­pa­les obje­ti­vos?

Los gobier­nos pro­gre­sis­tas lle­ga­ron a su lími­te his­tó­ri­co, pre­ten­dían refor­mar al capi­ta­lis­mo colo­nial hacién­do­lo pro­duc­ti­vo, autó­no­mo y social­men­te inclu­si­vo sin liqui­dar los fun­da­men­tos del sis­te­ma, pero esos fun­da­men­tos eco­nó­mi­cos, mediá­ti­cos, cul­tu­ra­les pudie­ron repro­du­cir­se para final­men­te arre­me­ter y en varios casos derro­car a esos gobier­nos. Des­de ya el cali­fi­ca­ti­vo pro­gre­sis­ta es ambi­guo y a veces con­fu­so, abar­ca des­de expe­rien­cias neo­li­be­ra­les rosa­das como la de Bache­let en Chi­le has­ta otras con pre­ten­sio­nes socia­lis­tas como en Vene­zue­la o Boli­via. Los Esta­dos Uni­dos apro­ve­cha­ron las debi­li­da­des del pro­gre­sis­mo acen­tua­das por el desa­rro­llo de la cri­sis glo­bal para avan­zar en su estra­te­gia de recon­quis­ta de la región.

Los diá­lo­gos de paz en Colom­bia for­man par­te de la estra­te­gia impe­rial, no pudie­ron derro­tar mili­tar­men­te a la insur­gen­cia, tra­tan enton­ces de des­truir­la median­te una com­ple­ja mara­ña que inclu­ye aprie­tes y con­ce­sio­nes, agre­sio­nes des­ca­ra­das y ges­tos amis­to­sos, todo ello des­ti­na­do a atra­par­la en una gela­ti­no­sa red que la iría arras­tran­do hacia un calle­jón sin sali­da.

A par­tir del gol­pe blan­do en Argen­ti­na los Esta­dos Uni­dos apun­ta­ron hacia tres obje­ti­vos prio­ri­ta­rios, el pri­me­ro aca­ba de ser con­se­gui­do: la recon­quis­ta de Bra­sil, en los pró­xi­mos meses tra­ta­rán de liqui­dar los obs­tácu­los vene­zo­lano y colom­biano.

En fin, el des­con­ge­la­mien­to de las rela­cio­nes de los Esta­dos Uni­dos con Cuba bus­ca rea­li­zar un gran abra­zo-de-oso que sumer­ja a la isla en una ola empre­sa­ria-mediá­ti­ca des­ti­na­da a lograr un cam­bio de régi­men. Pero ese jue­go no lo jue­ga un solo pro­ta­go­nis­ta: el Impe­rio, sino varios, en espe­cial Cuba que tra­ta de apro­ve­char dicho des­hie­lo para for­ta­le­cer su eco­no­mía en ple­na tran­si­ción entre mode­los y que obvia­men­te tra­ta de pre­ser­var su auto­no­mía.

El obje­ti­vo final de la estra­te­gia impe­rial es con­ver­tir a la región en un espa­cio des­ar­ti­cu­la­do, con esta­dos mafio­sos y socie­da­des caó­ti­cas nece­sa­rio para la rea­li­za­ción de gran­des saqueos finan­cie­ros y de recur­sos natu­ra­les.

Des­de Hemis­fe­rio Izquier­do nos pro­po­ne­mos apor­tar al deba­te sobre las pers­pec­ti­vas estra­té­gi­cas en Amé­ri­ca Lati­na, con­si­de­ran­do el esce­na­rio que nos plan­teas ¿hay hoy un esbo­zo estra­té­gi­co cla­ro para orien­tar la lucha? ¿cuá­les debe­rían ser los ejes cen­tra­les de una estra­te­gia socia­lis­ta hoy?

Exis­ten esbo­zos, refle­xio­nes, prác­ti­cas socia­les pro­me­te­do­ras, resis­ten­cias de diver­so tipo, gran­des movi­mien­tos popu­la­res… se está ter­mi­nan­do la era pro­gre­sis­ta pero su rem­pla­zo reac­cio­na­rio no abre una eta­pa de gober­na­bi­li­dad dere­chis­ta, eli­tis­ta, sino un hori­zon­te caó­ti­co de saqueos, de regí­me­nes ines­ta­bles, hiper­co­rrup­tos. ¿Que otra cosa pode­mos espe­rar de los nue­vos gobier­nos de Bra­sil y Argen­ti­na o de lo que podría lle­gar a ser un régi­men post-cha­vis­ta en Vene­zue­la? De todos modos la ola pro­gre­sis­ta no ha sido una expe­rien­cia inú­til, irrum­pió sobre la base del des­gas­te y en cier­tos casos del des­mo­ro­na­mien­to neo­lio­be­ral pero tam­bién gra­cias a la impo­ten­cia popu­lar para con­ver­tir a esos fenó­me­nos en dis­pa­ra­do­res de revo­lu­cio­nes popu­la­res que eli­mi­nen de raíz las estruc­tu­ras colo­nia­les y sus com­ple­men­tos mediá­ti­cos e ins­ti­tu­cio­na­les. No se pro­du­je­ron revo­lu­cio­nes sino pro­ce­sos de recom­po­si­ción con inclu­sión social al sis­te­ma más o menos refor­ma­do. Eso por supues­to per­mi­tió la super­vi­ven­cia de las éli­tes pero tam­bién des­per­tó la auto­es­ti­ma de masas popu­la­res sumer­gi­das, se mul­ti­pli­ca­ron las orga­ni­za­cio­nes de base, se con­quis­ta­ron dere­chos, mejo­ras socia­les que los gobier­nos dere­chis­tas tra­tan aho­ra o tra­ta­rán de eli­mi­nar. Su accio­nar retró­gra­do gene­ra, gene­ra­rá anti­cuer­pos, resis­ten­cias, mili­tan­cias, es decir una con­tra­cul­tu­ra de los de aba­jo que gra­cias al des­qui­cio de los de arri­ba tie­ne la posi­bi­li­dad de con­ver­tir sus luchas, su prác­ti­cas varia­das en una con­cien­ti­za­ción pro­fun­da, en la per­cep­ción de las cau­sas de la tra­ge­dia. Exis­te un pro­ver­bio en India que dice que cuan­to más alto suba el mono más fácil será ver­le el culo, bueno, el revan­chis­mo, las tro­pe­lías, los robos des­ca­ra­dos de las éli­tes domi­nan­tes dan­zan­do en lo alto del poder nos per­mi­te ver su ver­da­de­ra natu­ra­le­za, sus meca­nis­mos de opre­sión, en suma la estruc­tu­ra del capi­ta­lis­mo colo­nial, trans­na­cio­na­li­za­do, per­ci­bir cla­ra­men­te su deca­den­cia, su cuer­po repug­nan­te.

Estas éli­tes no son los moto­res de recon­ver­sio­nes capi­ta­lis­tas sino la expre­sión de la degra­da­ción del sis­te­ma glo­bal. Esto sig­ni­fi­ca que en Amé­ri­ca Lati­na la rebe­lión con­tra el sis­te­ma está a la orden del día y que la estra­te­gia es la de la cons­truc­ción de ava­lan­chas popu­la­res, de movi­mien­tos insur­gen­tes de amplio espec­tro social, res­pon­dien­do a las cul­tu­ras espe­cí­fi­cas de cada pue­blo, a sus iden­ti­da­des, sus memo­rias, sus poten­cia­li­da­des crea­ti­vas. Segu­ra­men­te se cru­za­rán en el camino diri­gen­tes, mani­pu­la­do­res de dis­tin­to ran­go tra­tan­do de domes­ti­car a las masas, ofre­cien­do alter­na­ti­vas apa­ren­te­men­te posi­bles, habrá que pasar­les por enci­ma. La pro­fun­di­za­ción de la cri­sis deja­rá abier­ta la puer­ta a las revo­lu­cio­nes popu­la­res.

8 de junio de 2016

[Jor­ge Beins­tein es Doc­tor de Esta­do en Cien­cias Eco­nó­mi­cas (Uni­ver­si­dad de Fran­che Com­té; Besa­nçon, Fran­cia), espe­cia­lis­ta en pro­nós­ti­cos eco­nó­mi­cos. Fue con­sul­tor de orga­nis­mos inter­na­cio­na­les y gobier­nos, diri­gió nume­ro­sos pro­gra­mas de inves­ti­ga­ción y fue titu­lar de cáte­dras de eco­no­mía inter­na­cio­nal y pros­pec­ti­va tan­to en Euro­pa como en Amé­ri­ca Lati­na. Es pro­fe­sor titu­lar de las cáte­dras libres Glo­ba­li­za­ción y Cri­sis en las Uni­ver­si­da­des de Bue­nos Aires y Cór­do­ba (Argen­ti­na) y de La Haba­na (Cuba), y Direc­tor del Cen­tro de Pros­pec­ti­va y Ges­tión de Sis­te­mas (Cepros). Su pági­na web es http://​beins​tein​.lahai​ne​.org/]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *