¿«Hacer» o «no hacer»?, esa no es la cuestión

¿«Hacer» es igual a pre­sen­tar­se a las elec­cio­nes espa­ño­las? ¿«No hacer» es igual a hacer un lla­ma­mien­to a la abs­ten­ción en estas elec­cio­nes españolas?

Pare­ce que a los «sec­to­res crí­ti­cos y abs­ten­cio­nis­tas» lo que nos va es «no hacer» y en cam­bio a EH Bil­du lo que les va es «hacer». ¿Hacer qué?, ¿hacer para qué?, ¿hacer con quién? Ah, eso no se sabe, pues­to que el máxi­mo razo­na­mien­to es: «entre hacer y no hacer siem­pre es mejor hacer». Bueno, pues depen­de, hay veces que según el con­tex­to no hacer algo con­cre­to es hacer otra cosa.

Esta­mos hablan­do de votar o no votar en las elec­cio­nes espa­ño­las del pró­xi­mo 26 de junio. Se plan­tea como si lla­mar a la abs­ten­ción a estas elec­cio­nes fue­ra un ana­te­ma. Esto es olvi­dar la tra­yec­to­ria de la Izquier­da Aber­tza­le. A lo lar­go de su his­to­ria, en el Movi­mien­to de Libe­ra­ción Nacio­nal Vas­co las expe­rien­cias han sido diver­sas y ade­cua­das en el tiem­po, des­de no pre­sen­tar­se has­ta pre­sen­tar­se y no ocu­par los esca­ños, tan­to en el Par­la­men­to espa­ñol como en el Par­la­men­to vas­con­ga­do. En gene­ral lo que ha pre­va­le­ci­do ha sido el de medir fuer­zas y no reco­no­cer las ins­ti­tu­cio­nes impues­tas, ni las espa­ño­las ni fran­ce­sas, ni las deri­va­das del Esta­tu­to de la Mon­cloa ni del amejoramiento.

Aho­ra nos lle­nan la cabe­za de que hay posi­bi­li­da­des de cam­bio en Espa­ña. Se está defen­dien­do que hay cam­bio por­que «ofi­cial­men­te» en las últi­mas elec­cio­nes espa­ño­las en vez de ganar­las dos par­ti­dos espa­ño­les, las gana­ron cua­tro par­ti­dos espa­ño­les que lo que quie­ren es man­te­ner la uni­dad de Espa­ña. Uno de ellos, Pode­mos, reco­no­cien­do, con la boca peque­ña, la diver­si­dad de Espa­ña, pero que defien­de al ejér­ci­to espa­ñol. Ese ejér­ci­to que es el garan­te de la uni­dad de Espa­ña, des­pués de haber­la sumi­do en fue­go y san­gre en 1936, sin olvi­dar 1934. Ese ejér­ci­to que repri­mió sal­va­je­men­te a los pue­blos que se enfren­ta­ron al levan­ta­mien­to fas­cis­ta. Que defien­de igual­men­te a la OTAN, a la Guar­dia Civil, que ha olvi­da­do a los de «aba­jo» para irse con el PSOE del GAL y de la corrup­ción, que quie­re una Cata­lun­ya cómo­da bajo el domi­nio de Espa­ña, que quie­re a Nafa­rroa sepa­ra­da de Eus­kal Herria…

EH Bil­du nos dice que lo que hay que con­se­guir es que el PP pier­da las elec­cio­nes y que eso será un avan­ce. Pare­ce que olvi­da que las veces que ha gober­na­do el PSOE no ha cam­bia­do nada, e inclu­so a veces ha sido peor, pues­to que todos los par­ti­dos espa­ño­les van a apo­yar los pri­vi­le­gios de la bur­gue­sía espa­ño­la y su mar­co esta­tal del que extraen sus divi­den­dos, Espa­ña. Y lo mis­mo pasa con Ciu­da­da­nos y con Pode­mos que pue­den pro­me­ter lo que quie­ran, pero tie­nen un pro­ble­ma, van a defen­der, como el PP y el PSOE, los intere­ses del capi­ta­lis­mo espa­ñol y su Esta­do, España.

Está fue­ra de cual­quier pen­sa­mien­to racio­nal creer que el Par­la­men­to espa­ñol pue­da apro­bar leyes que vayan a favor de las nacio­nes que opri­me, de las cla­ses opri­mi­das, inclu­so las espa­ño­las. La cla­se que con­tro­la el Esta­do espa­ñol, en su sen­ti­do más amplio, la bur­gue­sía, no ha esta­do nun­ca, ni está, ni esta­rá a favor de dar nada a Eus­kal Herria, al Paï­sos Cata­lans, a Gali­za, a Anda­lu­cía, si no es opre­sión, repre­sión, enga­ños, más opre­sión, más repre­sión, más engaños.

Nues­tra apor­ta­ción para «cam­biar Espa­ña» o «cam­biar Fran­cia» es avan­zar en com­ba­tir el refor­mis­mo en nues­tro país, avan­zar en la cons­truc­ción de una orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria, de unir todas esas voces que pien­san que Sor­tu no es esa orga­ni­za­ción, que nece­si­ta­mos una nue­va uni­dad popu­lar y que que­re­mos una Eus­kal Herria socia­lis­ta, femi­nis­ta, independiente.

Como diji­mos en nues­tro edi­to­rial para las elec­cio­nes del 20 D: Boltxe lla­ma a la abs­ten­ción acti­va en las elec­cio­nes del pró­xi­mo 26 de junio al Par­la­men­to espa­ñol. No es nues­tro par­la­men­to y los y las que están allí no nos representan.

Boltxe Kolel­ti­boa

20 de junio de 2016

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

9 respuestas

  1. entien­do que no que­ráis votar, pero HB ha deci­di­do ir a votar. Pedir la abs­ten­ción, pero no uti­li­zan­do su nombre.

  2. Yo sí voy a votar, ade­más muy con­ven­ci­do de su impor­tan­cia. Curio­so lo de Boltxe, pare­cía medio muer­to, sin reno­va­ción de artícu­los duran­te sema­nas y meses y aho­ra, de pron­to, con cier­ta inqui­na hacia Abian, Bil­du etc resu­ci­ta lla­man­do a la abs­ten­ción. Pues muy bien, suerte.

    1. Me pare­ce muy bien que votes a EHBil­du si ésa es tu con­vic­ción, en estos momen­tos tan con­fu­sos en la Izquier­da Aber­tza­le, con una lucha de líneas entre la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria y la refor­mis­ta no es fácil orien­tar­se, y cada uno opta por lo que le pare­ce mejor o qui­zás menos malo. Que cada aber­tza­le de izquier­das opte por lo que su con­cien­cia le dic­te, votar a EHBil­du o abs­te­ner­se. Lo que no me pare­ce nada bien es que heches mier­da con­tra Boltxe, hablan­do de que «resu­ci­ta lla­man­do a la abs­ten­ción». Resul­ta bas­tan­te abu­rri­do aguan­tar la para­noia que os traéis los de la Izquier­da Aber­tza­le refor­mis­ta, vien­do cons­pi­ra­cio­nes por todos los sitios. Pare­ce como si no pudié­seis com­pren­der que el pro­ce­so de hun­di­mien­to de la estra­te­gia refor­mis­ta de SORTU y sus saté­li­tes es impa­ra­ble, por­que por el lado refor­mis­ta nacio­nal el PNV os des­gas­ta, por el lado del refor­mis­mo social Uni­dos Pode­mos os va a fago­ci­tar, y por el lado de la Revo­lu­ción Vas­ca y la libe­ra­ción nacio­nal y social la gen­te se va abs­te­ner masi­va­men­te, pro­que está har­ta de todo el mon­ta­je de Zutik Eus­kal Herria y de los seis años perdidos.

      El 2 de julio hablamos.

      Salu­dos.

      1. No seré yo de los que se metan en loda­zal alguno, ni en dimes ni en dire­tes, y menos con­ti­go. Pero oji­to con hablar sin ton ni son. Yo he par­ti­ci­pa­do en Boltxe con varios artícu­los, he aplau­di­do a Boltxe, como lo pue­des com­pro­bar, en varias oca­sio­nes, pero que ha lle­va­do sema­nas y meses ente­ros medio muer­to es una reali­dad. Pue­des ver cuán­to han dura­do algu­nos artícu­los por­que, me ima­gino, no había recam­bio, no había mar­cha. Uno mío estu­vo sema­nas, cuan­do en otros momen­tos de acti­vi­dad había movi­da y recam­bio per­ma­nen­te. Tan es así que pre­gun­té qué pasa­ba. De mier­da y enmer­dar nada de nada. Cuí­da­te, por tan­to, de esa para­noia que ves apun­tar en la Izquier­da Aber­tza­le, no sea que te con­ta­gie con el sol del verano inau­gu­ra­do. Y sólo últi­ma­men­te he halla­do artícu­los nue­vos en Boltxe con­tra el pro­ce­so abian, a mi modo de ver, con bas­tan­te poca obje­ti­vi­dad, pero allá cada cual, y este últi­mo invi­tan­do a la abs­ten­ción ‑sobre todo a Bil­du- y, a mi modo de ver, con poca enjun­dia. Sobre la para­noia «que os traeis la Izquier­da Aber­tza­le refor­mis­ta vien­do cons­pi­ra­cio­nes,… el hun­di­mien­to de Sor­tu imparable…el des­gar­te a la som­brea del PNV…» Mucha fra­se, me pare­ce, enfar­da­da en luto con pro­pó­si­to de eterno y, tam­bién a mi modo de ver, poco con­te­ni­do posi­ti­vo revo­lu­cio­na­rio y de pro­pues­ta por par­te de «la Revo­lu­ción Vas­ca y la libe­ra­ción nacio­nal y social». Pero, como bien dices al final, el año tie­ne muchos días y ya vere­mos. Suerte

        1. De acuer­do. La pra­xis mos­tra­rá la reali­dad o la fal­se­dad de cada anái­li­sis. «Como bien dices al final, el año tie­ne muchos días y ya vere­mos. Suer­te.» Salu­dos. El deba­te cont­núa a par­tir del 27 de junio. Gero arte!

  3. Bada­go zer­bait uler­tzen ez duda­na. Ezker Aber­tza­lea­ren estra­te­gia­re­kin bat ez dato­ze­nak, ezkrta­ber­tza­lea­ren­kon­tra­ko tal­dea bihur­tu dira. Egu­ne­tik egu­ne­ra Ezker Aber­tza­leak egin­da­ko guz­tia­ren arka­kob­ja­rre­ra har­tzen duena.

    Kon­tua da den­bo­ra pasatzen dela, eta tal­de horrek ez due­la aurre­ra egi­ten, eta kon­tra­kon­ta­sun horre­tan mur­gil­du­ta darrai. Orain­go hone­tan EHBil­du­ren kon­tra­ko abs­ten­tzioa eska­tuz…, bai­na hori aben­duan ere egin zuten…

    Ondo, uler­tu dugu danok. Zuen ustez Ezker Aber­tza­lea da egun, Eus­kal Herria­ren etsaia… osa­tu, ba mugi­men­du berri bat! Egin zuen proposamenak!

  4. Sor­tu­ren estra­te­gia­re­kin bat ez gato­ze­nok ezker aber­tza­lea­ren alde­ko lanean aritzen gara. Ez dugu uste ezker aber­tza­lea herria­ren etsaia denik, etsaiak espai­niar eta fran­tziar, haien lagun­tzai­leak dira, explo­tatzen gai­tuen bur­ge­sia bai­ta. Guk plan­te­atzen dugu­na sor­tuk duen estra­te­giak ez due­la balio objek­ti­bo his­to­ri­koak esku­ratze­ko eta erre­for­mis­ta dela eta gai­ne­ra porrot egin due­la. Abs­ten­tzioa eskatzen dugu Madri­len ez dugu­la­ko zer egi­te­rik, eta pode­mo­se­kin sor­tu den erdi affair hori ez digu­la­ko inola­ko onu­rik egin­go, nola­bai­te­ko auto­no­mis­mo ber­for­mu­la­tu berrian eror­tzea ez bada. Orain­go hone­tan ez dugu ez tres­na­rik ez bal­din­tza­rik Madri­len ezer egi­te­ko, berez abstentzioa.

  5. Behar­ba­da ez dut nire iritzia ondo azal­du. Ez dut zalan­tzan jar­tzen abs­ten­tzioa­ren auke­ra­ren zile­gi­ta­su­na. Ni neuk horra jo dut abs­ten­tzio akti­boa Ezker Aber­tza­lea­ren estra­te­gia glo­ba­la­ren barruan plan­te­atu denean. Kasu horie­tan abs­ten­tzio horrek Eus­kal Herria­ri ekar zie­zaz­kio­keen onu­rak azal­du dira argu­dio gisa.

    Zuen kasuan, Jone, auke­ra hori bes­te baten estra­te­gia gus­to­ko ez duzue­la­ko har­tzen ei duzue. Hori da uler­tzen ez duda­na. Anto­la eza­zue mugi­men­du- alder­di berri bat, eta egin zuen planteamenduak.

    Bes­tal­de zuen abs­ten­tzio eskae­ra oso argi­ga­rria dela uste dut nik, eta hori beti da posi­ti­boa. Nik uste Ezker Aber­tza­lea­ren­tzat ere, oso posi­ti­boa izan­go dela. Orain apur bat argia­go dago bi gau­za des­ber­din zare­te­la: zuek alde bate­tik, eta Ezker Aber­tza­lea bes­te­tik. Bai­na zuen nor­ta­su­na botatzen dut faltan.

    Egi­ten duzuen moduan egin­da, Ezker Aber­tza­lea­ren aur­ka­ko estra­te­gia hut­sa dirudi.

  6. Boltxe, aquí tenéis la res­pues­ta de un mili­tan­te de SORTU. Las mayú­cu­las son mías.

    Joxe­ma­ri Ola­rra Agiriano
    Mili­tan­te de la izquier­da abertzale

    Empu­jón enér­gi­co al independentismo

    Si algo ha que­da­do paten­te duran­te todos estos meses en los que en la izquier­da aber­tza­le hemos esta­do refle­xio­nan­do sobre el camino hecho y el hori­zon­te que se nos pre­sen­ta, es que hay que estar per­ma­nen­te­men­te gene­ran­do acon­te­ci­mien­tos e impe­dir la ten­ta­ción de que­dar­se a expen­sas de las cir­cuns­tan­cias aun cuan­do se crea estar en la cres­ta de la ola.

    23/​06/​2016 GARA

    Hemos acu­di­do mucho a la metá­fo­ra de las olas para con­cluir que no se pue­de sur­car­las por iner­cia sino que hay que levan­tar­las. Somos un movi­mien­to de TRANSFORMACIÓN polí­ti­ca y social, lo que impli­ca de mane­ra inex­cu­sa­ble el pro­vo­car acon­te­ci­mien­tos sin pau­sa, pues sin
    una diná­mi­ca de esas carac­te­ris­ti­cas nada se sus­ten­ta, nada avanza.

    No olvi­de­mos en nin­gún momen­to que el obje­ti­vo del cam­bio estra­té­gi­co del con­jun­to de la izquier­da aber­tza­le NO ERA LA NORMALIZACIÓN PARA ALCANZAR UN ESCENARIO DE PLACIDEZ POLÍTICA, DE RESPIRO Y AUTOCOMPLACENCIA, sino dar una sacu­di­da radi­cal al table­ro, cam­biar los pará­me­tros de la lucha a otros más favo­ra­bles y alcan­zar la independencia.

    Así, al prin­ci­pio de uni­la­te­ra­li­dad al que tan­to ape­la­mos cum­plió per­fec­ta­men­te su fun­ción mien­tras sig­ni­fi­có enca­de­na­mien­to de movi­mien­tos; pero, lamen­ta­ble­men­te, fué per­dien­do efi­ca­cia en la medi­da en que la otra par­te adop­tó la posi­ción de no res­pon­der como se hubie­ra esperado.
    Enton­ces nos fui­mos que­dan­do a la expec­ta­ti­va de actua­cio­nes aje­nas y, por si fue­ra poco, expues­tos a sus manio­bras, que nos fue­ron lle­van­do a una situa­ción de PARÁLISIS, de no avance.

    La cla­ve de la uni­la­te­ri­dad está, pre­ci­sa­men­de, en rea­li­zar un movi­mien­to que lle­ve a una res­pues­ta y, segui­do, actuar en rela­ción a ella. Si la otra par­te nos coge la medi­da y no res­pon­de, es impe­ra­ti­vo hacer un nue­vo movi­mien­to pues, de lo con­tra­rio, serán los demás quie­nes mar­quen los rit­mos e inclu­so esta­blez­can los escenarios.

    Es cier­to que los pro­ble­mas con los que ha habi­do que lidiar han sido muchos y nota­bles. Los ha habi­do inte­rio­res y exte­rio­res; y tam­bién los de carác­ter interno PROVOCADOS DESDE FUERA, pre­ci­sa­men­te por no haber­nos movi­do con agi­li­dad debi­da, con el talen­to exi­gi­ble. Si se le deja la opor­tu­ni­dad al enemi­go, está cla­ro que aca­ba­rán apa­re­cien­do ELEMENTOS POLÍTICAMENTE PATÓGENOS que pue­den aca­rrear pro­ble­mas inter­nos serios.

    Qui­zás por­que el cam­bio de la izquier­da aber­tza­le fue tan rápi­do y supu­so un éxi­to polí­ti­co e ins­ti­tu­cio­nal tan for­mi­da­ble, no nos adap­ta­mos a los
    nue­vos pará­me­tros como hubie­ra sido desea­ble. Pasa­mos a otro ciclo polí­ti­co y lo hici­mos de MANERA CORRECTA, pero no lle­va­mos a cabo de for­ma ópti­ma el desa­rro­llo de la corres­pon­dien­te cul­tu­ra polí­ti­ca acor­de al nue­vo tiem­po y las nue­vas rela­cio­nes para fijar el camino a la inde­pen­den­cia. Eso pro­vo­có DESORIENTACIÓN, laxi­tud de la ambi­ción de vic­to­ria y una PÉRDIDA DE ILUSIÓN que nos fue debi­li­tan­do el empuje.

    Entre lo pro­pio, lo ajeno y la inca­pa­ci­dad para gene­rar nue­vos acon­te­ci­mien­tos, las herra­mien­tas DISEÑADAS SOBRE EL PAPEL, como la DESOBEDIENCIA, la CONFRONTACIÓN demo­crá­ti­ca ó la sin­to­ni­za­ción de las ins­ti­tu­cio­nes al pro­ce­so sobe­ra­nis­ta se nos fue­ron que­dan­do romas y no desa­rro­lla­ron toda su potencialidad.

    Pues bien, hemos iden­ti­fi­ca­do los fallos come­ti­dos y ana­li­za­do las caren­cias obser­va­das; hemos cimen­ta­do con más fir­me­za nues­tras bases y reco­rri­do, todo ello con la vis­ta pues­ta en la inde­pen­den­cia y el socialismo.

    ¿Se podía haber hecho antes? PROBABLEMENTE. Pero des­de el pre­sen­te ya no se corri­ge el pasa­do; lo que corres­pon­de es afron­tar este pre­sen­te para alcan­zar el futu­ro desea­do. Y en eso esta­mos, por­que si hay un buen aná­li­sis de la reali­dad y un pro­yec­to polí­ti­co sóli­do siem­pre se está en el momen­to ade­cua­do para pre­sen­tar bata­lla. Siem­pre se está a tiempo.

    Y es que son muchos y poten­tes, las bata­llas que tene­mos plan­tea­das ya sobre el terreno y por las que debe­mos ir avan­zan­do y cosechando
    triun­fos para abrir­le un segun­do fren­te inde­pen­den­tis­ta al Esta­do espa­ñol, que jun­to al pro­ce­so cata­lán nos con­duz­ca a la sobe­ra­nía nacional.

    Por si alguien le cupie­ra algu­na duda, ha que­da­do ya bien de mani­fies­to que Espa­ña no tie­ne alter­na­ti­va para nues­tros plan­tea­mien­tos nacio­na­les y que per­ma­ne­ce­rá en esa posi­ción de abs­trac­ción de las reali­da­des vas­ca y cata­la­na mien­tras no sea­mos capa­ces de lle­var­le al Esta­do a un pun­to de cho­que demo­crá­ti­co inevitable.

    Lle­var a Espa­ña a ese momen­to deter­mi­nan­te requie­re una acti­va­ción efec­ti­va de todo el poten­cial sobe­ra­nis­ta, interiorizando
    pro­fun­da­men­te en lo indi­vi­dual y en el sub­cons­cien­te colec­ti­vo que esta­mos en el pun­to his­tó­ri­co indi­ca­do para colo­car todas las fuer­zas en
    el obje­ti­vo de la inde­pen­den­cia; y, sobre todo, creér­nos­lo fir­me­men­te, empu­ñar sin vaci­la­ción algu­na la abso­lu­ta cer­te­za de que esta­mos en con­di­cio­nes de alcan­zar la eman­ci­pa­ción nacional. 

    No es una creen­cia de fe ni un recur­so retó­ri­co para sus­ten­tar la razón de ser de todo un movi­mien­to polí­ti­co. Nada más lejos de eso. No hay con­di­cio­nes obje­ti­vas y sub­je­ti­vas para alcan­zar la inde­pen­den­cia de Eus­kal Herria. Lo que tene­mos que hacer es creer en nues­tra fuer­za, en nues­tra volun­tad de poder; en la vic­to­ria. E ir a ella. Por­que ya nos toca ser due­ños de nues­tro futu­ro nacio­nal y social.

    El inde­pen­den­tis­mo debe ser exten­di­do por toda la socie­dad vas­ca, por toda Eus­kal Herria para que sea, no una ola, sino una marea impla­ca­ble. Y para ello, el OBJETICO FINAL y la ruta deben de estar per­fec­ta­men­te defi­ni­dos para evi­tar des­via­cio­nes del camino ó frau­des que pre­ten­dan satis­fa­cer las recla­ma­cio­nes nacio­na­les con cual­quier tipo de replan­tea­mien­to terri­to­rial del Esta­do español .

    Las pre­ten­sio­nes espa­ño­las de neu­tra­li­zar el inde­pen­den­tis­mo y esas otras que des­de Eus­kal Herria abo­gan por pin­to­res­cas e inde­fi­ni­das fór­mu­las neo­fo­ra­lis­tas com­par­ten, am fin de cuen­tas, exac­ta­men­te el mis­mo obje­ti­vo, que no es otro que hacer des­ca­rri­lar el pro­ce­so de eman­ci­pa­ción nacio­nal des­vián­do­lo hacia algún tipo de redi­se­ño de Esta­do que cam­bie las cosas para dejar­las igual a como están.

    La úni­ca for­ma de evi­tar esa manio­bra es for­ta­le­cer el inde­pen­den­tis­mo, exten­der­lo en Eus­kal Herria y tam­bién situar­lo con
    toda la poten­cia debi­da en los esce­na­rios ins­ti­tu­cio­na­les de tal mane­ra que su voz sea ineludible.

    Ese com­pro­mi­so de la izquier­da aber­tza­le con la liber­tad de Eus­kal Herria y la inde­pen­den­cia tie­ne enfren­te dos retos inmi­nen­tes con las URNAS en las que tie­ne que dar la talla.

    Los aber­tza­les de izquier­da tene­mos la res­pon­sa­bi­li­dad con nues­tro voto de colo­car a EH Bil­du con todo el peso posi­ble en el Par­la­men­to ESPAÑOL. Dadas las cir­cuns­tan­cias en el table­ro polí­ti­co espa­ñol y la corre­la­ción de fuer­zas que se pre­vé, allá se van a librar
    algu­nas bata­llas que nos intere­san como nación.

    El inde­pen­den­tis­mo vas­co y cata­lán tie­ne que ir a Madrid a pelear por los dere­chos nacio­na­les de nues­tros pue­blos. En lo que corres­pon­de a Eus­kal Herria, la úni­ca garan­tía de la defen­sa inex­cu­sa­ble de la inde­pen­den­cia esta­rá en la repre­sen­ta­ción que alcan­ce EH Bildu.

    Unos meses des­pués la cita elec­to­ral pasa­rá a las Vas­con­ga­das. Si estar en Madrid es impor­tan­te para luchar des­de la mis­ma metró­po­li con otros pue­blos en pro­ce­sos sobe­ra­nis­tas, con­ver­tir­nos en la fuer­za mayo­ri­ta­ria en Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa será el hito que afir­ma­rá el camino hacia la
    inde­pen­den­cia de mane­ra irreversible.

    Si cuan­do se dan las con­di­cio­nes siem­pre es buen momen­to para sal­tar, aho­ra, ade­más, se nos pre­sen­ta la opor­tu­ni­dad para hacer­lo. Para dar­le un empu­jón enér­gi­co y deci­di­do al pro­ce­so inde­pen­den­tis­ta, con­ver­tir­lo en una marea impla­ca­ble y colo­car­nos con la mayor fuer­za posi­ble en todos los foros en los que se pue­da luchar para ir acer­can­do la sobe­ra­nía nacional.

    Es hora de comen­zar a hacer reali­dad el sue­ño de la independencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *