Fran­cia sigue en pie de gue­rra con­tra la Ley del Trabajo

Fuer­te movi­li­za­ción en Fran­cia con­tra el pro­yec­to de refor­ma labo­ral del Gobierno socia­lis­ta. Según las orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les FO, CGT y Soli­dai­res, más de un millón de per­so­nas des­fi­la­ron el 14 de junio en la capi­tal fran­ce­sa (1,3 millo­nes en todo el país), un núme­ro supe­rior al de las pre­ce­den­tes mani­fes­ta­cio­nes del 9 y del 31 de mar­zo, que tam­bién fue­ron mul­ti­tu­di­na­rias. Tam­bién se pro­du­je­ron movi­li­za­cio­nes en Mar­se­lla, Tou­lou­se, Ren­nes y Lyon, entre otras ciudades.

En París, el cor­te­jo fue rápi­da­men­te satu­ra­do de gas lacri­mó­geno al lar­go de un reco­rri­do de más de cin­co kiló­me­tros, y los anti­dis­tur­bios tam­bién hicie­ron uso de caño­nes de agua. Se regis­tra­ron inci­den­tes con la poli­cía en varios pun­tos de la mar­cha. Mien­tras que un gru­po ento­na­ba el Bella Ciao, varios mani­fes­tan­tes se enfren­ta­ron a las fuer­zas de segu­ri­dad al gri­to de ¡París, en pie, rebé­la­te!todo el mun­do odia a la poli­cía. Los enfren­ta­mien­tos deja­ron al menos 40 heri­dos en la capi­tal, entre mani­fes­tan­tes y poli­cías, y 58 per­so­nas dete­ni­das. Otras 15 per­so­nas fue­ron dete­ni­das en diver­sas mani­fes­ta­cio­nes en el res­to del país.

En para­le­lo a las mani­fes­ta­cio­nes, las huel­gas con­ti­núan en la empre­sa públi­ca ferro­via­ria SNCF, así como en Air Fran­ce, lo que ha obli­ga­do a la aero­lí­nea a can­ce­lar más de mil vuelos.

Los sin­di­ca­tos han adver­ti­do de que esta movi­li­za­ción no va a ser la última.

Hace ya más de tres meses que se ini­cia­ron las movi­li­za­cio­nes con­tra la Ley del Tra­ba­jo, que deri­va­ron igual­men­te en la ocu­pa­ción de las pla­zas a tra­vés del movi­mien­to Nuit Debout. A pesar de la fuer­te opo­si­ción a la nor­ma –un 74% de los fran­ce­ses, según las últi­mas encues­tas – , el Gobierno recu­rrió el 10 de mayo al artícu­lo 49.3 de la Cons­ti­tu­ción para apro­bar el pro­yec­to de ley por decre­to, sin deba­te y sin vota­ción en el Par­la­men­to. Entre el 13 y el 24 de junio, la nor­ma­ti­va pasa su últi­mo trá­mi­te en el Sena­do. Este pro­yec­to de ley impo­ne más fle­xi­bi­li­dad y redu­ce los cos­tes labo­ra­les. El artícu­lo 2, el más polé­mi­co, con­cen­tra par­ti­cu­lar­men­te todas las crí­ti­cas. En efec­to, el tex­to pone las nego­cia­cio­nes empre­sa­ria­les por enci­ma de los con­ve­nios colec­ti­vos, lo que per­mi­te apro­bar reba­jas de las con­di­cio­nes laborales.

Cier­tos obser­va­do­res, inclui­do el perió­di­co fran­cés Media­part, que dedi­ca un artícu­lo esta sema­na sobre este asun­to, con­si­de­ran esta modi­fi­ca­ción del códi­go labo­ral como direc­ta­men­te ins­pi­ra­da por las reco­men­da­cio­nes del Con­se­jo Euro­peo para redu­cir el défi­cit fran­cés. Hay quien recuer­da la adver­ten­cia del anti­guo minis­tro de Eco­no­mía grie­go hablan­do de un plan escon­di­do del minis­tro ale­mán Wol­gang Schäu­ble: Gre­cia no es nada más que una prue­ba. El ver­da­de­ro obje­ti­vo del doc­tor Schäu­ble es Ita­lia y Fran­cia, el Esta­do del bien­es­tar fran­cés, su dere­cho labo­ral y sus empre­sas nacio­na­les.

15 de junio de 2016

Fuen­te: Dia­go­nal

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *