Vio­len­cia paren­tal: Refle­xio­nes sobre la domi­na­ción adulta

La domi­na­ción adul­ta opri­me pro­fun­da­men­te a los jóve­nes. Se sabe que hoy los niños son espe­cial­men­te vul­ne­ra­bles y viven bajo el domi­nio de un esta­tu­to del menor que con el pre­tex­to de la pro­tec­ción, les pri­va del ejer­ci­cio de los dere­chos fun­da­men­ta­les que se les reco­no­cen a los mayo­res, a los adul­tos. Este esta­tu­to del menor rati­fi­ca de hecho muchas suje­cio­nes y final­men­te muchas vio­len­cias. La fami­lia es así la ins­ti­tu­ción más cri­mi­nó­ge­na que exis­te, aun­que la escue­la tam­bién es un ámbi­to pri­vi­le­gia­do de ejer­ci­cio de un orden adul­to opre­si­vo. El libro deY­ves Bon­nar­del, La domi­na­tion adul­te [La domi­na­ción adul­ta], recuer­da las muchas luchas (nor­mal­men­te silen­cia­das) que lle­van a cabo los meno­res con­tra su con­di­ción, con­tra las dis­cri­mi­na­cio­nes basa­das en la edad y por la igual­dad polí­ti­ca. Al dar­les la pala­bra pone tam­bién en tela de jui­cio tan­to las ideas de infan­cia y de pro­tec­ción como la de mino­ría de edad. Se cues­tio­na ade­más la pro­pia noción de edu­ca­ción. Nos invi­ta de for­ma iné­di­ta a un autén­ti­co via­je revo­lu­cio­na­rio en el seno de las rela­cio­nes adultos/​niños del que no sale indem­ne nues­tra visión del mun­do. Pro­po­ne­mos un extrac­to de este libro útil que vuel­ve a abrir en cam­po de refle­xión cerra­do duran­te dema­sia­do tiem­po, un extrac­to dedi­ca­do a la noción del bien del niño que casi siem­pre acom­pa­ña y legi­ti­ma la domi­na­ción adulta.

No insis­ti­ré en las vio­len­cias que tie­nen efec­tos pal­pa­bles, visi­bles, que son las que más nos cho­can y que de hecho son emble­má­ti­cas de la con­di­ción de infan­cia: en efec­to, se supo­ne que aho­ra los cas­ti­gos cor­po­ra­les están reser­va­dos a los niños. Se prohí­ben y repri­men (al menos teó­ri­ca­men­te) para cual­quier otra cate­go­ría de seres humanos.

Esta vio­len­cia físi­ca hacia los niños es mone­da corrien­te: azo­tar, bajar los pan­ta­lo­nes, abo­fe­tear, pelliz­car, arras­trar por la fuer­za, tirar de los bra­zos, del pelo, de las pier­nas, fus­ti­gar, pegar, estran­gu­lar, ence­rrar, ais­lar, pri­var del acce­so al baño, pri­var de comi­da (o de pos­tre, de tele­vi­sión, de sali­das, de dine­ro de bol­si­llo…) o, por el con­tra­rio, la ali­men­ta­ción for­za­da… La lis­ta pare­ce infi­ni­ta1. Oli­vier Mau­rel deta­lla igual­men­te más de seten­ta pala­bras popu­la­res dife­ren­tes que des­cri­ben modos de vio­len­cia hacia los niños. Creo que en nin­gún otro domi­nio, apar­te pro­ba­ble­men­te del sexo, se deno­ta seme­jan­te inven­ti­va en el voca­bu­la­rio. Un son­deo de SOFRES rea­li­za­do en Fran­cia en 1999 para la aso­cia­ción Édu­quer sans frap­per [Edu­car sin pegar] nos da una idea de lo gene­ra­li­za­do de la vio­len­cia: el 84% de las per­so­nas encues­ta­das pegan a sus hijos2.

Cada año en Fran­cia los padres matan entre 400 y 700 meno­res (es decir, uno o dos al día)3 e hie­ren gra­ve­men­te a varias de dece­nas de miles. Pone­mos de relie­ve que entre el 93% y 96% de los casos son los padres quie­nes son res­pon­sa­bles de la vio­len­cia físi­ca, de la cruel­dad men­tal o de negli­gen­cias gra­ves4.

Los niños per­te­ne­cen tan­to a sus pro­ge­ni­to­res que estos tie­nen el dere­cho evi­den­te a inter­ve­nir en sus cuer­pos e inclu­so a muti­lar­los5, sobre todo si eso per­mi­te mar­car su per­te­nen­cia a un lina­je, a una comu­ni­dad, a un géne­ro, a una reli­gión, etc: pien­so en la cir­cun­ci­sión, pero sobre todo en prác­ti­cas real­men­te muti­la­do­ras, como la abla­ción o infi­bu­la­ción, o inclu­so en inter­ven­cio­nes médi­cas a niños inter­se­xua­dos (para adap­tar qui­rúr­gi­ca­men­te su sexo bio­ló­gi­co a la idea que uno se hace de uno u otro sexo). Del mis­mo modo, algu­nos padres no dudan en hacer pier­cings, tatua­jes y ope­ra­cio­nes de ciru­gía plás­ti­ca a sus hijos… Tie­nen todo el derecho.

En cam­bio, se supo­ne que hoy exis­te una­ni­mi­dad en con­tra de otros tipos de apro­pia­ción de los cuer­pos, las vio­len­cias sexua­les, aun­que se con­ce­den muy pocos medios para con­tra­rres­tar­los efi­caz­men­te. Es una reali­dad gene­ra­li­za­da. En el con­jun­to de paí­ses desa­rro­lla­dos entre el 5 y el 10% de las niñas y chi­cas ado­les­cen­tes han sufri­do agre­sio­nes sexua­les por par­te de un hom­bre de su fami­lia; ade­más, todas las inves­ti­ga­cio­nes coin­ci­den en que estos datos están sub­es­ti­ma­dos en rela­ción al fenó­meno6. En el 80% de los casos son cier­ta­men­te los miem­bros de la fami­lia, padre, madre o padras­tro, quie­nes con más fre­cuen­cia son auto­res de los abu­sos sexua­les. Des­de los 4 años los abu­sos sexua­les se con­vier­ten en el mal­tra­to prin­ci­pal en el caso de las niñas7. Los niños tam­bién son víc­ti­mas fre­cuen­tes, aun­que la can­ti­dad sea menor. Tam­bién en estos casos las con­se­cuen­cias sobre la vida de las innu­me­ra­bles per­so­nas con­cer­ni­das son muy gra­ves. El fenó­meno, des­cu­bier­to y hecho públi­co por el movi­mien­to femi­nis­ta, ha resul­ta­do ser de tal mag­ni­tud que no se pue­de seguir hablan­do ino­cen­te­men­te de abu­sos: es con­sus­tan­cial al poder adul­to y muy par­ti­cu­lar­men­te patriar­cal. Del dere­cho de pro­pie­dad siem­pre ha deri­va­do el dere­cho de per­na­da. Patri­zia Romi­to deta­llas más muchas estra­te­gias segui­das para exo­ne­rar a los hom­bres de la fami­lia de la vio­len­cia y las violaciones:

Resul­ta que como los hom­bres vio­len­tos eran dema­sia­do nume­ro­sos y dema­sia­do nor­ma­les para ser cri­mi­na­li­za­dos y cas­ti­ga­dos, se optó por la estra­te­gia que con­sis­te en medi­ca­li­zar y pro­fe­sio­na­li­zar el fenó­meno. Los exper­tos inven­ta­ron a este efec­to el con­cep­to de fami­lias inces­tuo­sas para encu­brir […] la espan­to­sa reali­dad de los niños vio­la­dos por su padre8.

La auto­ra da otros muchos ejem­plos de estas estra­te­gias del silen­cio. Y lo que se borra no es solo el ori­gen muy mayo­ri­ta­ria­men­te mas­cu­lino de las vio­len­cias, sino tam­bién su base muy mayo­ri­ta­ria­men­te fami­liar. Los medios de comu­ni­ca­ción y la opi­nión públi­ca siguen cen­tran­do la aten­ción gene­ral y, sobre todo, la indig­na­ción en los vio­la­do­res aje­nos a la fami­lia, mucho menos nume­ro­sos que aque­llos que se lla­man los alle­ga­dos. E indig­nán­do­se así selec­ti­va­men­te se dis­po­ne de algu­nos árbo­les para ocul­tar el bos­que. Ade­más, cuan­to más vio­len­ta es la indig­na­ción más pare­ce que se es inca­paz de des­en­tra­ñar las cau­sas estruc­tu­ra­les del desas­tre para cen­trar­se solo en los auto­res indi­vi­dua­les, cri­mi­na­li­za­dos y pato­lo­gi­za­dos. Estos son obje­to de una ren­co­ro­sa pues­ta en esce­na colec­ti­va que de buen gra­do aca­ba­ría en lin­cha­mien­to, mien­tras que, por el con­tra­rio, se pro­te­ge por medio de una omer­ta gene­ral a los padres o tíos, her­ma­nos, abue­los y ami­gos de la fami­lia.

Prác­ti­ca­men­te nadie pien­sa en acu­sar a las estruc­tu­ras socia­les que orga­ni­zan las con­di­cio­nes de subor­di­na­ción (la con­di­ción feme­ni­na y la con­di­ción de la infan­cia) que son las con­di­cio­nes pre­vias nece­sa­rias de las vio­la­cio­nes y de las vio­len­cias. Sin embar­go, el patriar­ca­do, es decir, más pre­ci­sa­men­te en lo que aquí nos con­cier­ne, la estruc­tu­ra fami­liar, y el esta­tu­to del menor, son lo que en este domi­nio son las ins­ti­tu­cio­nes cri­mi­na­les en tan­to que garan­ti­zan a los abu­sa­do­res su poder y su impu­ni­dad, y pri­van a las víc­ti­mas poten­cia­les de cual­quier posi­bi­li­dad de resistencia.

Si se excep­túa la vio­len­cia sexual, muchas otras vio­len­cias infli­gi­das se jus­ti­fi­can por la edu­ca­ción. De hecho, la casi tota­li­dad de los mode­los edu­ca­ti­vos o peda­gó­gi­cos pre­di­can el recur­so a una u otra for­ma de vio­len­cia, y es total­men­te lógi­co. Así, se habla con razón de las vio­len­cias edu­ca­ti­vas ordi­na­rias en la que des­de hace poco se inclu­ye, ade­más de las vio­len­cias físi­cas, las vio­len­cias psicológicas.

Los adul­tos hablan de buen gra­do de cas­ti­go, una pala­bra que sobre todo se uti­li­za res­pec­to a los niños (los psi­có­lo­gos, el per­so­nal judi­cial y los tra­ba­ja­do­res socia­les hablan más bien de san­ción cuan­do men­cio­nan a los adul­tos). Una pala­bra para desig­nar las vio­len­cias, lisa y lla­na­men­te. Sea cual sea la pala­bra, en la vida de los meno­res no hay nada más corrien­te que estos cas­ti­gos: a decir ver­dad, en la mayo­ría de las fami­lias se les cas­ti­ga con toda la fuer­za. Con esta idea de cas­ti­go los adul­tos tra­tan de legi­ti­mar la domi­na­ción que ejer­cen. Los niños pue­den come­ter fal­tas des­obe­de­cien­do o, sim­ple­men­te, vivien­do (movién­do­se, hacien­do rui­do, levan­tan­do la vis­ta, etc.) y su fal­ta atrae un cas­ti­go jus­to. Una retó­ri­ca pro­pia de todas las domi­na­cio­nes. En un libro que muy acer­ta­da­men­te se titu­la Pour­quoi fau­drait-il punir? [¿Por qué habría que cas­ti­gar?]9 Cathe­ri­ne Baker demues­tra muy bien que no exis­te nin­gu­na jus­ti­fi­ca­ción que se sos­ten­ga para la idea de cas­ti­go. Su libro solo abor­da el cas­ti­go a tra­vés de la idea de regu­la­ción penal de lo social, a saber, lo que se deno­mi­na el sis­te­ma penal, aun­que, por supues­to, sus crí­ti­cas fun­da­men­ta­les tam­bién valen para los cas­ti­gos ejer­ci­dos tan­to con­tra los meno­res como con­tra los criminales.

Quien bien te quie­re te hará llo­rar. Eso es tam­bién lo que decían (dicen) los mari­dos a sus muje­res. Un pan­fle­to con­tra los malos tra­tos supues­ta­men­te diri­gi­do a los niños se esfuer­za des­de la pri­me­ra pági­na en pone las cosas en cla­ro ponien­do el siguien­te epígrafe:

No hay que con­fun­dir cas­ti­go y mal­tra­to10.

Se anti­ci­pa inme­dia­ta­men­te a cual­quier malin­ter­pre­ta­ción peligrosa:

Nece­si­tas hablar y ser escu­cha­do. Sabes que un cas­ti­go, si está jus­ti­fi­ca­do, no es un mal­tra­to. Cuan­do es jus­to es una mues­tra de inte­rés, una prue­ba de amor.

No se tra­ta de que el niño al que se habla recha­ce los cas­ti­gos ni tam­po­co que esté resen­ti­do con sus padres. Una vez cla­ri­fi­ca­do y reafir­ma­do lo esen­cial, aho­ra se pue­de hablar de los malos tra­tos. El pan­fle­to apro­ve­cha enton­ces para hablar del artícu­lo 19 de la Con­ven­ción [de los Dere­chos] del Niño que, sin embar­go, esti­pu­la que los Esta­dos par­tes adop­ta­rán todas las medi­das legis­la­ti­vas, socia­les y edu­ca­ti­vas apro­pia­das para pro­te­ger al niño con­tra toda for­ma de per­jui­cio (¡sic!) o abu­so psí­qui­co o men­tal, des­cui­do o tra­to negli­gen­te, malos tra­tos o explo­ta­ción, inclui­do el abu­so sexual, mien­tras el niño se encuen­tre bajo la cus­to­dia de los padres, de un repre­sen­tan­te legal o de cual­quier otra per­so­na que lo ten­ga a su car­go. ¡Aca­ba­mos de ver cómo no solo el Esta­do sino tam­bién las aso­cia­cio­nes de pro­tec­ción de la infan­cia fir­man­tes inter­pre­tan la Convención!

La impreg­na­ción en la violencia

No hay nada de mis­te­rio­so ni de inevi­ta­ble en la invi­si­bi­li­dad y el silen­cio sobre las vio­len­cias sufri­das o ejer­ci­das, todo es cues­tión de prác­ti­ca y, por lo tan­to, de lógi­ca y de peda­go­gía. Lo mis­mo ocu­rre con la vio­len­cia psi­co­ló­gi­ca y la vio­len­cia físi­ca. […] Las tor­tas o azo­tai­nas que reci­bi­mos de los padres para que apren­da­mos a escu­char a los adul­tos y como reac­ción a una ton­te­ría que hemos hecho nos hacen inte­rio­ri­zar des­de la infan­cia la jus­ti­fi­ca­ción de la vio­len­cia. […] El tabú sobre la vio­len­cia con­yu­gal se expli­ca por la inco­mo­di­dad gene­ra­li­za­da a la hora de denun­ciar algo que todos nos hemos acos­tum­bra­do a callar y que impi­de reve­lar el peso suce­si­vo de las mil y una expe­rien­cias ante­rio­res de silen­cio, Dorothée Dussy: Le Ber­ceau des domi­na­tions. Anth­ro­po­lo­gie de l’inceste, 201311.

La mayo­ría de los niños evo­lu­cio­nan en un uni­ver­so puni­ti­vo, en un cli­ma de vio­len­cia, de sos­pe­cha, de ame­na­zas y expe­ri­men­tan coti­dia­na­men­te una gran inse­gu­ri­dad (des­con­fian­za, mie­do y estrés). Como hemos vis­to, cuan­do este cli­ma de vio­len­cia lo ejer­ce un mari­do sobre su mujer las femi­nis­tas lo ana­li­zan como el esta­ble­ci­mien­to de una (re)presión cuyo obje­ti­vo es ani­qui­lar a la mujer para some­ter­la y con­tro­lar­la. Se con­ci­be enton­ces como una pie­za cen­tral de los dis­po­si­ti­vos de la domi­na­ción. No hay razón por no uti­li­zar el mis­mo tipo de aná­li­sis en lo que con­cier­ne a las rela­cio­nes adultos/​niños. Ade­más, los adul­tos no lo nie­gan, segu­ros como están de tener dere­cho: a fin de cuen­tas, todas las jus­ti­fi­ca­cio­nes dadas se resu­men en exi­gir y obte­ner obe­dien­cia, mos­trar quien man­da y obte­ner la paz. Esta paz es lo que los ale­ma­nes lla­man la Friedhofs­frie­den: la paz de los cemen­te­rios. Es la paz de los domi­nan­tes, basa­da en una paci­fi­ca­ción cuya vio­len­cia se bana­li­za, se invi­si­bi­li­za. Esta paz es el resul­ta­do de una gue­rra per­ma­nen­te hacia a los niños.

Un movi­mien­to cada vez más impor­tan­te se pone como obje­ti­vo la abo­li­ción de la vio­len­cia edu­ca­ti­va. Así, en Fran­cia el Obser­va­toi­re de la vio­len­ce édu­ca­ti­ve ordi­nai­re (OVÉO, Obser­va­to­rio de la vio­len­cia edu­ca­ti­va ordi­na­ria) hace un exce­len­te tra­ba­jo de infor­ma­ción y aná­li­sis. Des­gra­cia­da­men­te, tam­bién a este movi­mien­to le cues­ta denun­ciar, más allá de las vio­len­cias psi­co­ló­gi­cas o físi­cas, más fáci­les de con­de­nar, las vio­len­cias impu­tables a las pro­pias ins­ti­tu­cio­nes, por el hecho mis­mo de su exis­ten­cia. Así, se habla mucho de vio­len­cias en la escue­la, pero más rara­men­te de vio­len­cias de la escue­la. Y es que el pun­to de vis­ta de los meno­res no es el de los mayo­res, los intere­ses de los niños no se corres­pon­den con los de los adul­tos. Estos últi­mos son quie­nes tie­nen el poder y su dis­cur­so es el que se imprime.

Para los niños la vio­len­cia en la escue­la no es exclu­si­va de los alum­nos, sino que pro­vie­ne tan­to de las ins­ti­tu­cio­nes como de los docen­tes. Para ellos los actos vio­len­tos entre alum­nos son actos raros. Este dis­cur­so difie­re del que man­tie­nen los docen­tes […]12.

En todo caso, se está muy lejos de incluir en las vio­len­cias edu­ca­ti­vas ordi­na­rias la más impor­tan­te, la que hace posi­ble todas las demás: ¿no es la mino­ría de edad un esta­do de vio­len­cia per­ma­nen­te debi­do a que pri­va al no mayor de todo poder sobre su vida? ¿No cons­ti­tu­yen las impo­si­cio­nes que deri­van de este esta­tu­to de menor (impo­si­ción fami­liar por una par­te, esco­lar por otra) unas impo­si­cio­nes gra­ví­si­mas, que están garan­ti­za­das como dere­chos, pero que, como vere­mos, son con­tra­rias a los dere­chos huma­nos? No pode­mos dejar de vol­ver sobre estos pro­ble­mas. Tam­bién la pro­pia edu­ca­ción, en sí mis­ma, pue­de difí­cil­men­te no ser con­si­de­ra­da una vio­len­cia. Dedi­co a esta cues­tión un capí­tu­lo de este ensa­yo dado lo mucho que la rela­ción edu­ca­ti­va ani­da actual­men­te en el cen­tro de las rela­cio­nes adultos/​niños.

Por últi­mo, ¿la dis­cri­mi­na­ción en razón de la edad, en tan­to que ideo­lo­gía des­pec­ti­va y dis­cri­mi­na­to­ria, no es una vio­len­cia tan­to como el racis­mo o el sexis­mo? Es sabi­do que estos últi­mos tie­nen unos efec­tos des­ta­ca­bles sobre el psi­quis­mo de aque­llas per­so­nas que los pade­cen en tér­mi­nos, sobre todo, de infra­va­lo­ra­ción de uno mis­mo, de depre­sión, etc. Estos efec­tos están bien docu­men­ta­dos y son los que sufre cual­quier cate­go­ría estig­ma­ti­za­da, opri­mi­da y domi­na­da13.

Lo que hay que poner en tela de jui­cio son los sis­te­mas socia­les y no sim­ples dis­fun­cio­nes en las rela­cio­nes inter­per­so­na­les. Aquí no nos intere­sa denun­ciar los abu­sos ni a unos indi­vi­duos par­ti­cu­lar­men­te odio­sos en sus for­mas de actuar, sino unas estruc­tu­ras socia­les, mate­ria­les y men­ta­les. Una ilus­tra­ción de esta dimen­sión social la ofre­ce este tipo de vio­len­cia sis­te­má­ti­ca, gene­ra­li­za­da, que vie­ne a coro­nar a las demás, a ter­mi­nar el tra­ba­jo de demo­li­ción empren­di­do: un niño no pue­de encon­trar ayu­da y siem­pre se que­da ais­la­do, sin defen­sa ni ayu­da fren­te a poder tirá­ni­co que pade­ce. Todo el mun­do es cóm­pli­ce del poder adul­to, o bien apo­yán­do­lo acti­va­men­te o bien no inter­vi­nien­do. Debi­do a ello a las jóve­nes víc­ti­mas les resul­ta impo­si­ble cual­quier solu­ción cons­truc­ti­va o cual­quier hui­da, a menos de sumir­se en lo que les pare­ce que es la ile­ga­li­dad (y que no es sino la clan­des­ti­ni­dad, pero con todos los ries­gos que gene­ra14). Ali­ce Miller des­ta­ca con insis­ten­cia que inclu­so una soli­da­ri­dad dis­cre­ta de un tes­ti­go cari­ta­ti­vo, inclu­so una son­ri­sa leve de con­ni­ven­cia o de con­tri­ción pue­de cam­biar enor­me­men­te las cosas para la joven per­so­na víc­ti­ma de las vio­len­cias: la mane­ra como se recu­pe­re de lo que ha sufri­do será a veces total­men­te revo­lu­cio­na­da15.

En lo indi­vi­dual las vio­len­cias sus­ci­tan un impor­tan­te sen­ti­mien­to de injus­ti­cia, que no se podrá cal­mar. Lo más fre­cuen­te es que se ten­ga que renun­ciar, con un dolor reno­va­do, a la sed de jus­ti­cia. Hans Zulli­ger enu­me­ra otras con­se­cuen­cias de las vio­len­cias: Resis­ten­cia pasi­va, secre­ta o decla­ra­da, cóle­ra, furor, odio, sed de ven­gan­za, sadis­mo por una par­te, disi­mu­lo, hipo­cre­sía, acti­tu­des mali­cio­sas y ras­tre­ras, mie­dos mal­sa­nos, ideas de muer­te y maso­quis­mo por otra16.

Las vio­len­cias tie­nen, ade­más, gra­ves efec­tos a lar­go plazo:

Cuan­do el estrés es a la vez ele­va­do, de lar­ga dura­ción y/​o repe­ti­do en un lar­go perio­do, como es el caso con la vio­len­cia edu­ca­ti­va físi­ca y psi­co­ló­gi­ca, no solo dis­mi­nu­ye la resi­lien­cia, la capa­ci­dad de resis­ten­cia y de acos­tum­brar­se al estrés (y se podría ima­gi­nar tam­bién que decre­ce de mane­ra expo­nen­cial y no lineal), sino que las reac­cio­nes de defen­sa o de hui­da dejan de fun­cio­nar y se trans­for­man en estrés trau­má­ti­co, con apa­tía (depre­sión) y/​o vio­len­cia des­truc­ti­va o auto­des­truc­ti­va17.

Inclu­so las lla­ma­das vio­len­cias cor­po­ra­les lige­ras (azo­tes, etc.), las que no dejan hue­llas en el cuer­po, pue­den en cam­bio dejar secue­las psi­co­ló­gi­cas, según una encues­ta cana­dien­se rea­li­za­da en 2012 con 35.000 per­so­nas de vein­te años y más18. Un argu­men­to que se pue­de opo­ner a quie­nes afir­man que un buen azo­te nun­ca le ha hecho daño a nadie.

Des­de tiem­po inme­mo­rial nues­tras socie­da­des se basan en la nega­ción y el recha­zo de las vio­len­cias paren­ta­les, la mayo­ría de las veces de las vio­len­cias paternas.

Unos meca­nis­mos bien cono­ci­dos aho­ra hacen que se silen­cien o en todo caso se mini­mi­cen: repre­sión de las emo­cio­nes, olvi­do o nega­ción de las vio­len­cias sufri­das, para pro­te­ger a los padres, por deseo de vivir la pro­pia vida, por­que se cree que (a toda cos­ta) hay que per­do­nar para poder vivir en paz.

La exi­gen­cia de per­dón que se impo­ne a los niños pare­ce tener unos efec­tos total­men­te destructores:

En estos tes­ti­mo­nios apa­re­ce cla­ra­men­te que el per­dón y la com­pren­sión (en el sen­ti­do de que se excu­sa a los padres sin que uno se con­ce­da el dere­cho de sen­tir el sufri­mien­to pade­ci­do, con el fin de libe­rar­se de él) impi­die­ron la cura­ción de estos adul­tos, les impi­die­ron lle­var a cabo la vida que hubie­ran que­ri­do o podi­do tener19.

En efec­to, todos los adul­tos viven con las secue­las psi­co­ló­gi­cas, pero tam­bién físi­cas, de las vio­len­cias que han pade­ci­do de niños. Cada vez se sabe tra­tar mejor estas secue­las, aun­que los pro­ce­sos de cura­ción sean len­tos y labo­rio­sos, y aun­que la mayo­ría de noso­tros nos que­de­mos en la nega­ción y no empren­da­mos tra­ba­jo alguno al res­pec­to, con lo que per­ma­ne­ce­mos pre­sos de esque­mas here­da­dos direc­ta­men­te de las injus­ti­cias vividas.

Pero no pode­mos con­ten­tar­nos con curar las vio­len­cias. Lo que es nece­sa­rio es pre­ve­nir­las y no se pre­vie­nen ni con la repre­sión ni con la mora­li­za­ción, sino eli­mi­nan­do las con­di­cio­nes socia­les que son su terreno abonado.

¿Por qué no nos resul­ta evi­den­te la injus­ti­cia? En efec­to, des­de hace siglos se pri­va a los niños de lo esen­cial del poder que podrían tener sobre sus vidas, se les des­pre­cia y se les domi­na, opri­me y explo­ta. El actual secues­tro edu­ca­ti­vo de los meno­res es un lejano ava­tar de su anti­gua sumi­sión a su padre. A su apro­pia­ción patriar­cal para la explo­ta­ción pri­va­da suce­dió su apro­pia­ción social para la for­ma­ción gene­ral al ser­vi­cio de la socie­dad. La ins­tru­men­ta­li­za­ción ha pasa­do de ser par­ti­cu­lar a ser social. Los tiem­pos han cam­bia­do, pero la apro­pia­ción ha per­ma­ne­ci­do. Y con la apro­pia­ción, la opre­sión y la explo­ta­ción. De paso estas se han invi­si­bi­li­za­do: los úni­cos mode­los de apro­pia­ción, opre­sión y explo­ta­ción que se reco­no­cen como tales son pre­ci­sa­men­te aque­llos que hoy han des­apa­re­ci­do casi com­ple­ta­men­te en nues­tras socie­da­des. Estos tér­mi­nos no se podrían apli­car a la situa­ción que pre­va­le­ce en nues­tros paí­ses avan­za­dos.

No obs­tan­te, es evi­den­te que los niños están opri­mi­dos: no pue­den hacer lo que quie­ren y deben sufrir lo que no desean. ¡Pero es por su bien! Por eso ya no se pue­de lla­mar con jus­ti­cia una opre­sión. Por lo que se refie­re a ser explo­ta­dos, des­de el momen­to en que tam­bién es por su bien tam­po­co se pue­de hablar sen­sa­ta­men­te de explo­ta­ción, sin ape­nas dete­ner­se en el hecho de que pre­ci­sa­men­te su bien no está defi­ni­do por los pro­pios meno­res, sino por aque­llos que tie­nen poder sobre ellos.

En ade­lan­te se supo­ne que el inte­rés del niño se encuen­tra en el cen­tro del dis­po­si­ti­vo familiar:

Artícu­lo 371 – 1 del Códi­go civil:

La auto­ri­dad paren­tal es un con­jun­to de dere­chos y debe­res que tie­nen por fina­li­dad el inte­rés del niño. Per­te­ne­ce a los padres has­ta la mayo­ría de edad o la eman­ci­pa­ción del niño para pro­te­ger su segu­ri­dad, su salud y su mora­li­dad, para garan­ti­zar su edu­ca­ción y per­mi­tir su desa­rro­llo, en el res­pe­to debi­do a su per­so­na. Los padres aso­cian al niño a las deci­sio­nes que le con­cier­nen. Según su edad y su gra­do de madurez.

La noción actual de bien del niño es una noción des­en­car­na­da, eva­nes­cen­te, hecha de mane­ra vario­pin­ta, fun­da­men­tal­men­te arbi­tra­ria. Está des­co­nec­ta­da de la reali­dad de los niños, pero en cam­bio a los intere­ses domi­nan­tes de la socie­dad establecida.

El bien del niño, el inte­rés supe­rior del niño no tie­nen casi rela­ción algu­na con los intere­ses reales de los niños, sean cua­les sean; muy al con­tra­rio, gene­ral­men­te se opo­nen a ellos. Tan­to si se quie­ren que­dar en la cama soñan­do en vez de levan­tar­se para ir al cole­gio, como si pre­fie­ren jugar a estu­diar, decir pala­bro­tas, con­du­cir un coche o lo que sea, las prohi­bi­cio­nes dic­ta­das serían muy difí­ci­les de jus­ti­fi­car por su pro­pio bien. Solo se podrá hacer argu­men­tan­do una espe­ci­fi­ci­dad enig­má­ti­ca que haría que el tra­ba­jo de los niños fue­ra inno­ble mien­tras que el de los adul­tos sería nor­mal, que un niño con car­né de con­du­cir con­du­je­ra un coche segui­ría sien­do peli­gro­so mien­tras que si lo con­du­je­ra un adul­to no ten­dría peli­gro, que jurar sería mons­truo­so en una boca ino­cen­te… El inte­rés supe­rior del niño solo es supe­rior en el sen­ti­do de que pri­ma sobre el inte­rés de los niños.

Como la pro­pia noción de infan­cia, la noción de inte­rés supe­rior es una noción difu­sa, no defi­ni­da y gene­ral20, bien hecha para que parez­ca inves­ti­da de una dig­ni­dad par­ti­cu­lar, siem­pre supe­rior a los viles intere­ses pro­sai­cos de los niños que real­men­te exis­ten. Intere­ses meno­res, no serios, abs­te­ner­se. Por su bien, uno se arro­ga el dere­cho de des­per­tar­los o man­dar­los a la cama, se deci­den los hora­rios de sus comi­das, el tiem­po que dedi­can a la tele­vi­sión o a los jue­gos de vídeo, a sus ocu­pa­cio­nes más triviales.

Pre­ci­sa­men­te unas cons­ta­ta­cio­nes de este tipo, que de buen gra­do se con­si­de­ran irri­so­rias cuan­do se tra­ta pre­ci­sa­men­te de niños, pero que con toda jus­ti­cia se con­si­de­ra­rían de inme­dia­to abso­lu­ta­men­te indig­nan­tes si se tuvie­ran que sufrir como adul­tos, son las que lle­va­ron a un gru­po de niños y ado­les­cen­tes de Ber­lín a orga­ni­zar su lucha con­tra el esta­tu­to del menor:

Todo empe­zó con algu­nas pre­gun­tas sim­ples, por ejem­plo, ¿tie­nen dere­cho los padres a obli­gar­te a poner­te una ropa que tú no quie­res poner­te? ¿Cuán­do se debe ir a la cama? ¿Tie­ne dere­cho un pro­fe­sor a prohi­bir­te ir al ser­vi­cio duran­te la cla­se? Rápi­da­men­te se relle­nó todo un cues­tio­na­rio con­cer­nien­te a los pro­ble­mas de los jóve­nes. Ocu­rrió en 1992. El gru­po que hizo este tra­ba­jo se lla­mó Kin­de­rRÄchTs­ZÄn­ker (defen­so­res de los dere­chos de los niños), con abre­via­tu­ras. Des­de enton­ces en la aso­cia­ción Netz­werk Spiel/​Kultur Prenz­lauer Berg e.V. exis­te un pro­yec­to en el que unos ado­les­cen­tes se ocu­pan de la igual­dad de los seres huma­nos, con inde­pen­den­cia de su edad.

Jun­to a las injus­ti­cias coti­dia­nas a las que se enfren­tan muchos jóve­nes, se die­ron cuen­ta rápi­da­men­te de varios pro­ble­mas de orden gene­ral que con­cier­nen a toda la socie­dad: ¿de dón­de toman los padres el dere­cho a dar órde­nes a sus hijos? ¿Tie­ne sen­ti­do enviar a los niños a la escue­la a la fuer­za? […]21.

Cuan­do los niños son toda­vía peque­ños no tie­nen el mis­mo domi­nio que noso­tros de los usos socia­les, de los usos y cos­tum­bres (cómo hablar correc­ta­men­te, cómo com­por­tar­se…) y al no tener expe­rien­cia, no siem­pre com­pren­den cla­ra­men­te los peli­gros poten­cia­les. Aún así, eso no sig­ni­fi­ca que no sepan (y muy pro­ba­ble­men­te mejor que noso­tros) lo que es bueno para ellos. John Holt des­ta­ca lo siguien­te, que me pare­ce fundamental:

La ver­dad es que no pode­mos decir de una vez por todas quién, padres, pro­fe­so­res, ase­so­res jurí­di­cos, psi­có­lo­gos, con­se­je­ros de fami­lia, jue­ces u otros, sabe qué es pre­fe­ri­ble para un niño. En los domi­nios impor­tan­tes nadie lo pue­de saber mejor que el pro­pio niño. No hace fal­ta tener mucha edad ni ser muy inte­li­gen­te para dis­tin­guir a los ami­gos de los enemi­gos, para sen­tir quién te detes­ta, es cruel con­ti­go y te per­ju­di­ca. Cual­quier niño de cin­co años dife­ren­cia entre una maes­tra bue­na y una maes­tra mala. Solo los adul­tos son lo bas­tan­te estú­pi­dos como para creer que, de un modo u otro, la maes­tra mala hace bien al niño. Los pro­pios adul­tos no esta­rían dis­pues­tos a per­ma­ne­cer en com­pa­ñía de per­so­nas que les des­pre­cian y son crue­les con ellos, no se lo pen­sa­rían ni un ins­tan­te. Sola­men­te a pro­pó­si­to de ter­ce­ros y, sobre todo, jóve­nes, deci­mos que el sufri­mien­to no hace sufrir ver­da­de­ra­men­te, que en reali­dad es bené­fi­co. Aho­ra bien, un niño tie­ne tan­to dere­cho como cual­quie­ra de ale­jar­se de todos aque­llos que le hacen daño para acer­car­se a los seres de los que cree poder obte­ner el bien22.

John Holt afir­ma aquí que en lo que con­cier­ne a aspec­tos fun­da­men­ta­les de sus pro­pias vidas no hay edad de la razón que val­ga, no hay por qué cons­ta­tar una capa­ci­dad de dis­cer­ni­mien­to antes de tener en cuen­ta lo que quie­ren los niños… Como cual­quier per­so­na, son per­fec­ta­men­te capa­ces de dis­cer­nir lo que nece­si­tan o no, y de expre­sar lo que quie­ren, lo que han deci­di­do23. Con toda jus­ti­cia se con­fía ple­na­men­te en la capa­ci­dad de cual­quier ani­mal peque­ño de reco­no­cer lo que es bueno para él, pero se nie­ga esta con­fian­za a los seres huma­nos jóvenes.

Negar­se a cons­ta­tar y acep­tar que el niño sabe lo que es bueno para él es domi­na­ción: Sabe­mos mejor que él lo que debe hacer, lo que es bueno para él. Acep­tar esto sin haber expe­ri­men­ta­do nun­ca con­fian­za es bur­lar­se com­ple­ta­men­te de él. Quie­nes recha­zan la domi­na­ción se con­ce­den la posi­bi­li­dad de ase­gu­rar­se de que, efec­ti­va­men­te, sus hijos no son ni invá­li­dos ni cre­ti­nos. En el peor de los casos care­cen de unos cono­ci­mien­tos que si se los apor­tá­ra­mos cuan­do los nece­si­tan y los piden, esos cono­ci­mien­tos les per­mi­ti­rían tomar real­men­te unas deci­sio­nes con todo el dis­cer­ni­mien­to necesario.

En efec­to, exis­ten casos pre­ci­sos en los que se pue­de pen­sar que fulano no es razo­na­ble y corre peli­gro de poner irre­fle­xi­va­men­te su vida en peli­gro o de herir­se gra­ve­men­te, en que zutano quie­re sui­ci­dar­se por un moti­vo que des­de fue­ra nos pare­ce total­men­te irri­so­rio (una rup­tu­ra amo­ro­sa, por ejem­plo). Uno tam­bién se pue­de ver lle­va­do a inter­ve­nir pun­tual­men­te de mane­ra auto­ri­ta­ria ante per­so­nas cer­ca­nas o ante un des­co­no­ci­do en la calle, sin tener nun­ca, ade­más, la segu­ri­dad de tener razón. Pero, afor­tu­na­da­men­te, no se pue­de gene­ra­li­zar de la exis­ten­cia de casos par­ti­cu­la­res: no se ponen estos ejem­plos como pre­tex­to para poner bajo tute­la a los o las ami­gas ni a los con­gé­ne­res, ni para diri­gir­los en todo… Estas situa­cio­nes siguen sien­do excep­cio­na­les y con toda jus­ti­cia se hace todo lo posi­ble para que sigan sién­do­lo, excep­to en lo que con­cier­ne a los niños.

Por el bien del niño se le hace tra­ba­jar más tiem­po duran­te la sema­na que un asa­la­ria­do nor­mal, se le hace lle­var unas mochi­las tan pesa­das y per­ma­ne­cer sen­ta­dos tan­to tiem­po que aca­ban con esco­lio­sis. Como hemos vis­to, por el bien del niño no se duda en obli­gar­le a per­ma­ne­cer en una fami­lia que le opri­me o le des­tru­ye , en un hogar deses­pe­ran­te y en una escue­la en la que se empo­bre­ce. Por su bien se ve obli­ga­do a per­se­guir unos obje­ti­vos que no son los suyos, por unos medios que no pue­de ele­gir, en unas con­di­cio­nes de las que gene­ral­men­te hui­ría si tuvie­ra la posi­bi­li­dad de hacer­lo; en resu­men, está explo­ta­do, como lo está cual­quier per­so­na cuan­do debe uti­li­zar su tiem­po, su aten­ción, sus fuer­zas y sus capa­ci­da­des en per­se­guir un obje­ti­vo que no es el suyo.

La fic­ción de un bien del niño inde­fi­ni­do no tie­ne sen­ti­do. Se hubie­ra que tomar­lo en serio, enton­ces por lo menos habría que defi­nir­lo con pre­ci­sión. Aho­ra bien, esta noción jus­ti­fi­ca seme­jan­tes ata­ques a las nocio­nes de igual­dad y de liber­tad (que se supo­ne son los cimien­tos de nues­tra socie­dad), ata­ques que en otras cir­cuns­tan­cias serían con­si­de­ra­dos injus­tos e indig­nan­tes, que debe­ría­mos tener­la muy en cuen­ta. Tene­mos que con­si­de­rar si real­men­te este bien del niño jus­ti­fi­ca estas dero­ga­cio­nes del dere­cho común que sig­ni­fi­can nada menos que pri­va­cio­nes de dere­cho. Aho­ra bien, nun­ca se hacen estan pre­ci­sio­nes, la noción de bien del niño nun­ca se deta­lla y al ser inde­ter­mi­na­da per­mi­te todas las mani­pu­la­cio­nes24. Debi­do a ello, todo el mun­do se con­ten­ta con esta ambi­güe­dad: a todas luces, esta noción de bien del niño sir­ve prin­ci­pal­men­te para jus­ti­fi­car el dominio.

Post scríp­tum

Este tex­to es un extrac­to del libro de Yves Bon­nar­del, La domi­na­tion adul­te, que reco­men­da­mos encarecidamente.

Algu­nas citas complementarias:

Para Fran­cia la encues­ta nacio­nal sobre las vio­len­cias hacia las muje­res da, antes de los 18 años, una tasa del 6% de las muje­res que han pade­ci­do una agre­sión sexual (apar­te de la vio­la­ción) y del 3,7% que han sido víc­ti­mas de una vio­la­ción o de un inten­to de vio­la­ción antes de la mis­ma edad. Así, el 9,7% de las muje­res fran­ce­sas antes de los 18 años cono­cen un abu­so sexual sea de la natu­ra­le­za que sea. Por lo que se refie­re a los hom­bres, pare­ce que un 4,6% ha cono­ci­do abu­sos de este tipo antes de la edad de de 18 años, André Cia­val­di­ni: Les Agres­sions sexue­lles. Don­nées épi­dé­mio­lo­gi­ques géné­ra­les25.

Todos los días, cer­ca de su casa, un buen padre de fami­lia se acues­ta con su hiji­ta de nue­ve años. O a veces ella sim­ple­men­te le hace una peque­ña fela­ción. O es un tío con su sobrino; una her­ma­na mayor con su her­ma­na menor.. […] Apro­ve­chán­do­se de lo real y de la bana­li­dad de los abu­sos sexua­les come­ti­dos en niños, […] el inces­to es estruc­tu­ra­dor del orden social. […] No es nece­sa­rio que se cepi­llen a todos para que el inces­to sal­pi­que a todo el mun­do. […] Cada uno está impreg­na­do, en la cuna, de las rela­cio­nes de domi­na­ción cons­ti­tu­ti­vas de las rela­cio­nes fami­lia­res […] En tan­to que ejer­ci­cio ero­ti­za­do de la domi­na­ción, el inces­to es un ele­men­to cla­ve de la recon­duc­ción de las rela­cio­nes de domi­na­ción y de explo­ta­ción, Dorothée Dussy: Le Ber­ceau des domi­na­tions. Anth­ro­po­lo­gie de l’inceste, 201326.

Una bue­na cam­pa­ña con­tra el inces­to debe­ría mos­trar a los padres los lími­tes de la inti­mi­dad del niño, expli­can­do, por ejem­plo, que hay que cerrar la puer­ta del cuar­to de baño duran­te la ducha, afir­ma Annie Gau­diè­re, direc­to­ra gene­ral de la orga­ni­za­ción Allô enfan­ce mal­trai­tée (telé­fono 119), en Le Mon­de de 22 de febre­ro. Así pues, ¿las lla­ma­das tele­fó­ni­cas reci­bi­das en el 119 reve­la­ban unas situa­cio­nes de vida has­ta ese pun­to dife­ren­tes de lo que des­cri­ben las víc­ti­mas de inces­to que se han hecho adul­tas como para que Annie Gau­diè­re reduz­ca el abu­so sexual intra­fa­mi­liar a una cues­tión de una puer­ta abier­ta? La encues­ta etno­grá­fi­ca y la con­sul­ta en medio hos­pi­ta­la­rio per­mi­ten esta­ble­cer una cons­ta­ta­ción segu­ra: el abu­sa­dor abre la puer­ta, aun­que esté cerra­da; oca­sio­nal­men­te la rom­pe. La mayo­ría de las veces impi­de a su víc­ti­ma toda velei­dad posi­ble de cerrar la puerta.

En la inti­mi­dad y en la con­fi­den­cia­li­dad es don­de hay que luchar con­tra el inces­to, no crean­do bom­bo mediá­ti­co, afir­ma tam­bién la coor­di­na­do­ra de SOS-inces­te-pour-revi­vre. Por con­si­guien­te, en inte­rés del niño habría que pre­ser­var el silen­cio, la ver­güen­za, el secre­to, que son unos alia­dos pre­cio­sos del abu­so sexual.

La vis­ta de estos encar­tes publi­ci­ta­rios podría blo­quear su capa­ci­dad de comu­ni­car, afir­ma por últi­mo el vice­pre­si­den­te de la aso­cia­ción Enfan­ce et Par­ta­ge. Has­ta la fecha de apa­ri­ción de estos encar­tes los niños víc­ti­mas de abu­sos sexua­les no se comu­ni­ca­ban más. Las víc­ti­mas de inces­to no men­cio­nan el inces­to en el exte­rior de la fami­lia y lo men­cio­nan poco en el inte­rior de la fami­lia, en todo caso no lo hacen mien­tras son niños. Sus her­ma­nos, sus her­ma­nas y las otras per­so­nas que coha­bi­tan con ellos tam­po­co lo men­cio­nan. Ni duran­te la infan­cia ni des­pués, cuan­do cada uno se ha con­ver­ti­do en adul­to. Prue­ba de ello son las pocas denun­cias de agre­so­res inces­tuo­sos o los pocos careos en pro­por­ción a los cien­tos de miles de agre­sio­nes. Muy mar­gi­nal­men­te, algu­nos denun­cian los abu­sos de los que ellos, o algún alle­ga­do, han sido víc­ti­mas, cuan­do sur­ge el ries­go de que las agre­sio­nes sexua­les se repro­duz­can en un niño de la siguien­te gene­ra­ción, por par­te del mis­mo agre­sor o por par­te de otro. Si se con­ta­bi­li­za un 6% de víc­ti­mas de abu­sos sexua­les intra­fa­mi­lia­res, que es lo más bajo de la hor­qui­lla pro­pues­ta por las encues­tas cuan­ti­ta­ti­vas (entre ellas la recien­te encues­ta ENVEFF), para 60 millo­nes de fran­ce­ses supo­ne al menos tres millo­nes seis­cien­tas mil víc­ti­mas; por con­si­guien­te, es más pro­ba­ble que los agre­so­res se cuen­ten por millo­nes que por cien­tos de miles. Aho­ra bien, según las cifras pro­por­cio­na­das por Obser­va­toi­re d’action socia­le décen­tra­li­sée (ODAS, Obser­va­to­rio de acción social des­cen­tra­li­za­da), la can­ti­dad de denun­cias por abu­sos sexua­les de niños gira en torno a las 5.500 al año de media en los cin­co últi­mos años. Por lo tan­to, la suma de todas las denun­cias efec­tua­das des­de que el Esta­do esta­ble­ció el pro­ce­di­mien­to no supera el 1% de la can­ti­dad de víc­ti­mas de inces­to en Fran­cia. Los niños víc­ti­mas de abu­sos sexua­les en su fami­lia se callan por­que el silen­cio que rodea a esta prác­ti­ca de su vida coti­dia­na, pro­ba­ble­men­te acom­pa­ña­da de ame­na­zas, les ense­ña a callar­se27.

En noviem­bre de 2002 Juan Miguel Petit, rela­tor de la Comi­sión de Dere­chos Huma­nos de la ONU, visi­ta Fran­cia en un con­tex­to lamen­ta­ble: des­de hace varios meses algu­nas madres fran­ce­sas huyen de su país para ofre­cer a sus hijos la pro­tec­ción que la jus­ti­cia no les pro­por­cio­nó. Tras esta visi­ta siguie­ron dos infor­mes, uno pre­li­mi­nar y publi­ca­do a fina­les de 2002, segui­do de un infor­me com­ple­men­ta­rio en octu­bre de 2003. El rela­tor hace en ellos una cons­ta­ta­ción tris­te: Las per­so­nas que sos­pe­chan casos de agre­sio­nes sexua­les con­tra sus hijos y las denun­cian corren el ries­go de ser acu­sa­das de men­tir o de mani­pu­lar a los niños con­cer­ni­dos y se les ame­na­za con pro­ce­di­mien­tos judi­cia­les o con san­cio­nes admi­nis­tra­ti­vas por difa­ma­ción si sus acu­sa­cio­nes no con­du­cen a la con­de­na del supues­to agre­sor. Juan Miguel Petit con­ti­núa: En cada vez más casos padres sepa­ra­dos […] deci­den lle­var a su hijo fue­ra de Fran­cia en vez de ple­gar­se a una deci­sión judi­cial que […] expon­dría a la víc­ti­ma a nue­vos ata­ques sexua­les. Sin embar­go, des­de hace mucho tiem­po algu­nas aso­cia­cio­nes denun­cian las dis­fun­cio­nes del sis­te­ma judi­cial fran­cés, Hélè­ne Pal­ma y Léo Thiers-Vidal: Vio­len­ces intra­fa­mi­lia­les sur enfants: le rap­por­teur de l’ONU en Fran­ce, 200428.

El sín­dro­me de alie­na­ción parental

Muchos padres vio­len­tos y/​o abu­sa­do­res hacen refe­ren­cia al sín­dro­me de alie­na­ción paren­tal y al sín­dro­me del recuer­do fal­so según los cua­les el niño es rehén de la madre duran­te el perio­do de con­flic­to y de sepa­ra­ción, es mani­pu­la­do e impu­ta al padre vio­len­cias para que este no obten­ga la cus­to­dia e inclu­so se le denie­gue el dere­cho a las visi­tas. Al igual que la impu­tación de recuer­do fal­so se tra­ta de una mane­ra de inva­li­dar de for­ma arbi­tra­ria la pala­bra no solo de la madre, sino de los pro­pios niños. Estos padres reci­ben el apo­yo de exper­tos que no dudan en men­tir des­ca­ra­da­men­te para apo­yar­los y decla­rar, por ejem­plo, que el 90% de las decla­ra­cio­nes de malos tra­tos sexua­les son exce­si­vas29. Las con­se­cuen­cias de estas men­ti­ras son espan­to­sas: Una encues­ta hecha en 2004 por el pro­fe­sor Jay Sil­ver­man de la Uni­ver­si­dad de Har­vard con­fir­ma que el 54% de los expe­dien­tes de cus­to­dia que impli­ca­ban vio­len­cia docu­men­ta­da vie­ron con­fiar la cus­to­dia de los niños al agre­sor y que en casi todos los casos este últi­mo ale­ga­ba alie­na­ción paren­tal30. Hoy algu­nas madres empren­den pro­ce­di­mien­tos de divor­cio tras la reve­la­ción de abu­sos sexua­les o de vio­len­cias ejer­ci­das con­tra sus hijos y se ven obli­ga­das por el juez para los niños a con­ce­der un dere­cho de visi­ta al padre. Algu­nas que se nie­gan aca­ban encar­ce­la­das por no pre­sen­ta­ción del niño. Otras pre­fie­ren aban­do­nar el terri­to­rio nacional…

Yves Bon­nar­del

29 de abril de 2016

Fuen­te: les mots sont importants

[Tra­du­ci­do del fran­cés para Boltxe Kolek­ti­boa por Bea­triz Mora­les Bastos.]

  1. Se pue­de encon­trar una lis­ta muy lar­ga en Oli­vier Mau­rel: Oui, la Natu­re humai­ne est bon­ne! Com­ment la vio­len­ce édu­ca­ti­ve ordi­nai­re la per­ver­tit depuis des millé­nai­res, Robert Laf­font, 2009.

  2. Ibid., p. 44. El autor expo­ne que en todo el mun­do del 80 al 90% de los niños son víc­ti­ma de vio­len­cia edu­ca­ti­va, una vio­len­cia que adquie­re la for­ma de cas­ti­gos cor­po­ra­les en oca­sio­nes extre­ma­da­men­te brutales.

  3. Oli­vier Mau­rel: Obser­va­toi­re de la vio­len­ce édu­ca­ti­ve ordi­nai­re (http://​oveo​.org/). No he podi­do encon­trar las cifras de las heri­das gra­ves, por lo tan­to se tra­ta de una esti­ma­ción por mi parte.

  4. Éric Bellamy, Mar­ce­li­ne Gabel y Hélè­ne Padieu: Pro­tec­tion de l’enfance: mieux com­pren­dre les cir­cuits, mieux con­naî­tre les dan­gers, infor­me de ODAS/​SNATEM, abril de 1999.

  5. Tam­po­co dudan en matar­los al nacer: se cal­cu­la que en todo el mun­do fal­tan unos 60 millo­nes de muje­res, algo impu­table a los infan­ti­ci­dios de niñas, esen­cial­men­te en India y China.

  6. Patri­zia Romi­to: Un Silen­ce de mor­tes. La vio­len­ce mas­cu­li­ne occul­tée, Syllep­se, 2006, p. 20. Duran­te las pri­me­ras encues­tas rea­li­za­das en Esta­dos Uni­dos, Dia­na Rus­sel (1999) des­cu­brió que el 28% de las muje­res entre­vis­ta­das habían sufri­do agre­sio­nes sexua­les antes de los 12 años, casi todas por par­te de hom­bres del entorno fami­liar o al menos que for­ma­ban par­te del círcu­lo de per­so­nas cer­ca­nas a la fami­lia (op. cit., p. 37) ¿Quié­nes son los auto­res de estas agre­sio­nes sexua­les a niños y niñas meno­res? Casi siem­pre hom­bres. La pro­por­ción osci­la entre el 98% y el 83% según la vio­len­cia que se haya per­pe­tra­do con­tra niños o niñas. (op. cit., p. 38).

  7. Éric Bellamy, Mar­ce­li­ne Gabel y Hélè­ne Padieu: op. cit.

  8. Ibid. p. 20.

  9. Cathe­ri­ne Baker: Pour­quoi fau­drait-il punir? Sur l’abolition du sys­tè­me pénal, tahin party, 2004.

  10. Mal­trai­ter les enfants, ce n’est pas très humain, [No es muy humano mal­tra­tar a los niños] pan­fle­to con­ce­bi­do, rea­li­za­do, difun­di­do y finan­cia­do en la déca­da de 1990 por el minis­te­rio de Asun­tos Socia­les, de Salud y de la Ciu­dad, por el minis­te­rio de Juven­tud y Depor­te, por el Comi­té Fran­cés para de Edu­ca­ción para la Salud, por la Fun­da­ción para la Infan­cia y por Allo Enfan­ce Mal­trai­tée.

  11. Op. cit., p. 36.

  12. Cléo­pâ­tre Mon­tan­don: De l’étude de la socia­li­sa­tion des enfants à la socio­lo­gie de l’enfance: néces­si­té ou illu­sion épis­té­mo­lo­gi­que?, en Régi­ne Siro­ta (dir.): Élé­ments pour une socio­lo­gie de l’enfance, Pres­ses uni­ver­si­tai­res de Ren­nes, 2006, p. 43.

  13. Simo­ne de Beau­voir: Le Deu­xiè­me Sexe, Galli­mard, 1949; Frantz Fanon: Peaux noi­res, mas­ques blancs, Seuil, 1952; Albert Mem­mi: L’Homme domi­né, Payot, 1973 y Le Racis­me, Galli­mard, 1982; Ali­ce Miller: C’est pour ton bien, op. cit.; Chris­ti­ne Delphy: Clas­ser, domi­ner. Qui sont les autres?, La Fabri­que, 2008.

  14. La fuga no se con­si­de­ra deli­to pero se supo­ne que la poli­cía debe devol­ver al menor fuga­do a casa de sus padre. En otros paí­ses euro­peos no ocu­rre lo mis­mo; en Ingla­te­rra a par­tir de los 16 años,en Dina­mar­ca a par­tir de los 15 años, en Gre­cia a par­tir de los 14 años, en Aus­tria a cual­quier edad el menor pue­de aban­do­nar el domi­ci­lio fami­liar sin auto­ri­za­ción de sus padres y no está obli­ga­do a vol­ver a él (Pie­rre Lenoel: La pla­ce des enfants dans la socié­té et les droits per­son­nels des mineurs, se pue­de des­car­gar en la pági­na web del juez para los niños Jean-Pie­rre Rosen­cz­veig (http://​www​.rosen​cz​veig​.com/).

  15. Ali­ce Miller: op. cit.

  16. La Psy­cha­naly­se à l’école, pp. 44 – 45, cita­do por Danie­lle Milhaud-Cap­pe: Freud et le Mou­ve­ment de Péda­go­gie psy­cha­naly­ti­que (1908−1937), Vrin, 2007.

  17. Pági­na web de OVÉO.

  18. Anó­ni­mo: Les châ­ti­ments cor­po­rels légers accrois­sent le ris­que de trou­bles men­taux, pági­na web de OVÉO (http://​www​.oveo​.org/).

  19. Ibid.

  20. Man­fred Lie­bel: Enfants, droits et cito­yen­ne­té, op. cit., p. 43.

  21. Pour l’Égalité entre les adul­tes et les enfants. Recueil de tex­tes du grou­pe Krätzä, folle­to publi­ca­do por L’enfance buis­son­niè­re (https://​enfan​ce​-buis​son​nie​re​.poi​vron​.org/​K​i​Osk).

  22. John Holt: S’Évader de l’enfance. Les besoins et les droits des enfants, trad. Lau­rent Jos­pin, peti­te bibliothè­que payot, 1976, p. 190 [Reedi­ción L’Instant pré­sent, 2015].

  23. Un juris­ta afir­ma, ade­más, que esta noción de dis­cer­ni­mien­to no debe­ría sig­ni­fi­car que el niño dis­po­ne del cono­ci­mien­to de todos los por­me­no­res del asun­to, sino que es capaz de for­mar su pro­pia opi­nión al res­pec­to, Man­fred Lie­bel: Enfants, droits et cito­yen­ne­té, op. cit., p. 43.

  24. El Comi­té de los Dere­chos del Niño de las Nacio­nes Uni­das cri­ti­ca la noción capaz de dis­cer­ni­mien­to que da vía libre a la posi­bi­li­dad de negar a un niño [los dere­chos esti­pu­la­dos por la Con­ven­ción Inter­na­cio­nal de Dere­chos del Niño] (Pie­rri­ne Robin: Échos du débat fra­nçais sur les droits de l’enfant y Man­fred Lie­bel: Enfants, droits et cito­yen­ne­té, op. cit., p. 41). Pero al Esta­do fran­cés le impor­tan un ble­do las reco­men­da­cio­nes de dicho Comi­té, tan­to en esta mate­ria como en otras.

  25. (http://​psy​doc​-fr​.bro​ca​.inserm​.fr/​c​o​n​f​&​r​m​/​C​o​n​f​/​c​o​n​f​a​g​r​s​e​x​/​R​a​p​p​o​r​t​s​E​x​p​e​r​t​s​/​C​i​a​v​a​l​d​i​n​i​.​h​tml).

  26. Dorothée Dussy: Le Ber­ceau des domi­na­tions. Anth­ro­po­lo­gie de l’inceste, libro 1, ed. La Dis­cus­sion, 2013, pp. 11 – 12. La auto­ra tam­bién diri­gió la edi­ción del impor­tan­te L’inceste. Bilan des savoirs, La Dis­cus­sion, 2013.

  27. Dorothée Dussy y Marc Shelly: Inces­te, faut-il réa­gir ou désin­for­mer?, L’Humanité, 25 de mar­zo de 2005 (http://​www​.huma​ni​te​.fr/​n​o​d​e​/​2​9​5​808); cita­do en Sophie Perrin: L’Inceste. Anth­ro­po­lo­gie d’une entre­pri­se de démo­li­tion sys­té­ma­ti­que de la per­son­ne – Fran­ce XXe-XXIe siè­cle, memo­ria de más­ter 1 de antro­po­lo­gía diri­gi­do por Fra­nçois Laplan­ti­ne y Axel Guioux, 2008 (http://​sophia​.perrin​.free​.fr/​t​e​l​e​c​h​a​r​g​e​m​e​n​t​.​htm).

  28. Artícu­lo publi­ca­do en el blog de Domi­ni­que Ferriè­res, en Média­part (http://​bit​.ly/​1​1​R​7​fhx).

  29. Léo Thiers-Vidal: Ça se pas­se près de chez vous: des filles inces­tueu­ses aux mères alié­nan­tes, en Rup­tu­re anar­chis­te et trahi­son pro-fémi­nis­te, ed. Bam­bu­le, 2013, p.191; Las famo­sas ale­ga­cio­nes pro­ve­nien­tes de niños son excep­cio­na­les, afir­man tam­bién Miche­lle Rou­yer y Domi­ni­que Giro­det: Abus sexuels, en L’Enfant mal­trai­té, Pie­rre Strauss, Michel Man­ciaux et alii, Fleu­rus, 1993, p. 257; Jean-Yves Hayez expli­ca lo mis­mo en Les abus sexuels com­mis sur des mineurs d’âge; inces­te et abus sexuels extra­fa­mi­liaux, Psy­chia­trie de l’enfant, 1992, 14, p. 38 er ss. Según las esta­dís­ti­cas poli­cia­les, los casos de fabu­la­ción son muy raros y solo supo­nen apro­xi­ma­da­men­te el 2%: Rosely­ne Nérac-Croi­sier (Collec­tif), Le Mineur et le droit pénal, L’Harmattan, col. Logi­ques juri­di­ques, 1998, p. 72; por últi­mo Clau­dia Jan­kesch: La ver­dad sale más fácil­men­te de la boca de los niños que de la del adul­to, mar­zo de 2009 (http://​veri​te​li​bre​.blogs​pot​.fr/​2​0​0​9​/​0​6​/​l​a​-​v​e​r​i​t​e​-​s​u​r​-​l​e​s​-​a​l​l​e​g​a​t​i​o​n​s​-​d​a​b​u​s​.​h​tml).

  30. Sarah Chil­dress: Figh­ting Over the Kids, en News­week, 2007, cita­do por Jac­que­li­ne Phé­lip: Syn­dro­me d’aliénation paren­ta­le et/​ou alié­na­tion paren­ta­le, en la pági­na web L’enfant d’abord (http://​www​.len​fant​da​bord​.org/​l​e​n​f​a​n​t​-​d​a​b​o​rd/).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *