Pró­lo­go e Intro­duc­ción de La Dic­ta­du­ra del Video­clip. Indus­tria musi­cal y sue­ños pre­fa­bri­ca­dos

Dedi­ca­do a todos los músi­cos que aun ganán­do­se la vida en este mun­do imper­fec­to, saben que tan­to la músi­ca, como la melo­día de la dig­ni­dad huma­na, no tie­nen pre­cio.

¿Por qué rea­li­zar un libro sobre los video­clips y su influen­cia ideo­ló­gi­ca? ¿Qué tie­nen de par­ti­cu­lar estas des­en­fa­da­das pro­duc­cio­nes audio­vi­sua­les? ¿Aca­so no son sim­ple­men­te eso, ale­gres anun­cios para la pro­mo­ción de los artis­tas y sus can­cio­nes? ¿Qué tie­nen que ver con la ideo­lo­gía y la polí­ti­ca? ¿Nos hemos vuel­to locos rea­li­zan­do un impo­si­ble ejer­ci­cio de lite­ra­tu­ra cons­pi­ra­noi­ca? Haga­mos dos flash­backs para con­tex­tua­li­zar la res­pues­ta.

15 de julio de 2012. Una fecha his­tó­ri­ca. Ese día tuvo lugar un acon­te­ci­mien­to que mar­ca­ría un antes y un des­pués en la his­to­ria de la cul­tu­ra popu­lar. Cier­ta­men­te lo que suce­dió esa maña­na de verano no apa­re­ció en los perió­di­cos ni en los avan­ces infor­ma­ti­vos de la tele­vi­sión, no tuvo eco en el New York Times ni El PaísEl País, tam­po­co en la CNN, la BBC o Al-Jazee­ra. Nadie lo espe­ra­ba, pero pasa­do un tiem­po todos esos pode­ro­sos medios dedi­ca­rían amplios repor­ta­jes al fenó­meno de masas que aca­ba­ba de nacer. Ese domin­go de julio fue el día en que la dis­co­grá­fi­ca sur­co­rea­na YG subió a su canal ofi­cial de You­Tu­be el que pron­to se con­ver­ti­ría en el vídeo más vis­to de todos los tiem­pos. Superan­do por golea­da anti­guos hitos de Jus­tin Bie­ber, Madon­na o Michael Jack­son. Por supues­to, se tra­ta de Gan­gnam Sty­le del artis­ta PSY, cono­ci­do popu­lar­men­te como el del bai­le del caba­lli­to. Aquel inter­pre­ta­do por un pecu­liar can­tan­te orien­tal que ocul­ta­ba su mira­da tras unas gafas de sol negras mar­fil. Aquel que embu­ti­do en un estra­fa­la­rio tra­je azul reco­rría los barrios pijos de Seúl mien­tras pegan­do sal­tos a modo de jine­te (sin caba­llo) per­se­guía a muje­res lige­ras de ropa. Ya saben, la alta cul­tu­ra a la que nos tie­nen acos­tum­bra­dos los gran­des medios.

Mien­tras escri­bo estas líneas el cita­do vídeo musi­cal acu­mu­la un total de más de 2.400 millo­nes de visua­li­za­cio­nes sólo en su cuen­ta ofi­cial, a 30 de octu­bre de 2015. Un públi­co seme­jan­te a la suma de todos los habi­tan­tes de Chi­na, la Unión Euro­pea, Esta­dos Uni­dos, Rusia y Japón. A los más de dos mil millo­nes de Gan­gnam Sty­le habría que sumar el medio millón de vídeos que la pro­pia You­Tu­be cer­ti­fi­ca se han rea­li­za­do basán­do­se en esta popu­lar pro­duc­ción.

Es nece­sa­rio vol­ver a repe­tir­lo, aho­ra en cifras, para des­pe­jar al lec­tor cual­quier posi­ble sos­pe­cha de erra­ta. No menos de 500.000 pro­pie­ta­rios de cuen­tas de todo el mun­do subie­ron sus pro­pios video­clips basán­do­se en el vídeo ofi­cial de Gan­gnam Sty­le. Esto sería igual a decir que todo habi­tan­te de Mán­ches­ter o de Lis­boa hubie­ra hecho su pro­pia ver­sión del popu­lar vídeo y lo hubie­ra col­ga­do en la red. Inclui­dos niños y ancia­nos. Todos bai­lan­do al rit­mo de los sin­té­ti­cos com­pa­ses del extra­va­gan­te artis­ta sur­co­reano.

Entre la mul­ti­tud de paro­dias y tra­duc­cio­nes a los más diver­sos idio­mas que se han rea­li­za­do allen­de las fron­te­ras por empre­sas o usua­rios ama­teurs, las hay de pro­ce­den­cias tan diver­sas como Bra­sil, India, Arge­lia o Espa­ña, des­de el Oppa Cai Shen Dao-Gan­gnam Sty­le Chi­ne­se (la ver­sión del año nue­vo chino) has­ta el Mur­cia­ni­co Sty­le. Des­de ver­sio­nes eró­ti­cas inter­pre­ta­das por bai­la­ri­nas bra­si­le­ñas has­ta paro­dias inter­pre­ta­das por sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses en Afga­nis­tán. Así es como el video­clip de la super­es­tre­lla sur­co­rea­na fue núme­ro uno en dece­nas de paí­ses, des­de Esta­dos Uni­dos a la India, pasan­do por Gre­cia, Ita­lia, Fran­cia, Espa­ña, Méxi­co, Bra­sil o Vene­zue­la, por citar sólo algu­nos de ellos.

Aho­ra reto­me­mos nues­tro via­je en el tiem­po. Vayá­mo­nos lige­ra­men­te más atrás, pero sin salir del mis­mo año. Pero cam­bie­mos de ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca, des­pla­cé­mo­nos des­de Corea del Sur a los Esta­dos Uni­dos. Más con­cre­ta­men­te des­de Seúl a Vir­gi­nia. En el con­da­do de Arling­ton jun­to al míti­co río Poto­mac, en las impo­nen­tes ofi­ci­nas del Pen­tá­gono, a algún fun­cio­na­rio se le ha ocu­rri­do la bri­llan­te idea de uti­li­zar a una famo­sa can­tan­te para rea­li­zar un vídeo musi­cal que difun­da los intere­ses geo­es­tra­té­gi­cos del gobierno de Esta­dos Uni­dos entre la juven­tud. La artis­ta ele­gi­da es Katy Perry. Ésta no es una mujer cual­quie­ra, es la estre­lla del pop más famo­sa de Esta­dos Uni­dos y la per­so­na­li­dad con la cuen­ta de Twit­ter con más segui­do­res del mun­do ente­ro, por enci­ma del pro­pio Barak Oba­ma. Dicho y hecho, cuan­do se tra­ta del Pen­tá­gono no hay tre­cho. El 16 de febre­ro de 2012 comien­za el roda­je del video­clip en la base de los mari­nes en Pen­le­ton (Cali­for­nia) y el 21 de mar­zo, Uni­ver­sal, la dis­co­grá­fi­ca más impor­tan­te del mun­do pro­pie­dad del gigan­te mediá­ti­co fran­cés Viven­di, estre­na en la cuen­ta ofi­cial de Perry el vídeo. Se titu­la Part of Me y está diri­gi­do por el repu­tado direc­tor Ben Mor, espe­cia­lis­ta en gra­bar con super­es­tre­llas como Pit bull, Brit­ney Spears o Black Eyed Peas. Obje­ti­vo del Depar­ta­men­to de Defen­sa: 1) fomen­tar el alis­ta­mien­to de chi­cas de cla­se tra­ba­ja­do­ra en el cuer­po de los Mari­nes y 2) pro­pa­gar la ima­gen del gigan­te nor­te­ame­ri­ca­no­co­mo gen­dar­me pla­ne­ta­rio en las cabe­zas de todos los segui­do­res inter­na­cio­na­les de la popu­lar can­tan­te.

Lle­ga­dos a este pun­to podría­mos pre­gun­tar­nos qué ha ocu­rri­do con el for­ma­to video­clip des­de que Michael Jack­son salie­ra por la MTV asus­tan­do a su novia y bai­lan­do con zom­bis en Thri­ller, allá por el año 1983. ¿Qué ha suce­di­do con ese diver­ti­do e intras­cen­den­te for­ma­to de la cul­tu­ra pop que mos­tró al mun­do los pro­nun­cia­dos esco­tes de Madon­na, las fáli­cas gui­ta­rras de Prin­ce o las mele­nas al vien­to de Bon Jovi? ¿Qué ten­drán los vídeos actua­les que inclu­so el Pen­tá­gono se esfuer­za por inser­tar su pro­pa­gan­da en ellos?

En el pre­sen­te el video­clip se ha trans­for­ma­do en la mer­can­cía cul­tu­ral más con­su­mi­da por la juven­tud glo­bal, por enci­ma de los bes­tse­llers de la lite­ra­tu­ra juve­nil, los video­jue­gos, los pro­gra­mas de TV o el cine de Holly­wood. A la apa­ren­te gra­tui­dad de su con­su­mo, hay que sumar su inme­dia­tez, la bre­ve­dad del metra­je y el encan­ta­mien­to que pro­du­ce en los jóve­nes dada su irre­sis­ti­ble mez­cla de músi­ca, sexo y espec­tácu­lo. Así el vídeo musi­cal fun­cio­na no sólo como publi­ci­dad para los artis­tas sino (sobre todo) como el cebo que atrae la aten­ción del joven públi­co, para que una vez fren­te a la pan­ta­lla, esa aten­ción sea trans­for­ma­da en mer­can­cía que ven­den las empre­sas pro­pie­ta­rias (Uni­ver­sal, Sony, War­ner, etc.) y difu­so­ras You­Tu­be, Daily Motion, Vevo, etc.) a las empre­sas anun­cian­tes (Coca-Cola, Adi­das, Apple, etc.).

Algu­nos pien­san erró­nea­men­te que el vídeo musi­cal murió cuan­do la popu­lar MTV dejó de ser su prin­ci­pal canal de difu­sión. Al con­tra­rio, resu­ci­tó con más fuer­za que nun­ca en el mun­do onli­ne. En Inter­net las posi­bi­li­da­des de medi­ción del con­su­mo de los espec­ta­do­res de vídeos musi­ca­les, con los popu­la­res coo­kies que las empre­sas ins­ta­lan en nues­tros sis­te­mas, han aumen­ta­do expo­nen­cial­men­te con res­pec­to al mun­do offli­ne. O lo que es lo mis­mo, es el for­ma­to audio­vi­sual que mejor garan­ti­za la trans­for­ma­ción del públi­co ado­les­cen­te en con­su­mi­do­res de otros pro­duc­tos.

Jamás el vídeo musi­cal había sido con­su­mi­do por un públi­co tan nume­ro­so ni tan inter­na­cio­nal como en nues­tros días. Las estre­llas de la músi­ca con sus vídeos influ­yen pode­ro­sa­men­te en los valo­res y la ideo­lo­gía de los jóve­nes. Mar­can su esti­lo de vida, mol­dean­do sus prio­ri­da­des, sus obje­ti­vos y sus sue­ños.

Pero tam­bién ayu­dan a poten­ciar las fobias y a deci­dir lo que que­da fue­ra de sus intere­ses median­te la pro­duc­ción del silen­cio comu­ni­ca­ti­vo. Y por toda esa capa­ci­dad de influir en la juven­tud inter­na­cio­nal el video­clip recla­ma la aten­ción del poder eco­nó­mi­co y polí­ti­co por igual.

De este modo, el libro que tie­ne en sus manos se pro­po­ne ana­li­zar este popu­lar for­ma­to como vehícu­lo de repro­duc­ción ideo­ló­gi­ca y de cons­truc­ción de con­sen­so polí­ti­co sin olvi­dar su fun­da­men­to comer­cial. Exa­mi­na­re­mos el video­clip domi­nan­te como resul­ta­do de la lógi­ca eco­nó­mi­ca de la indus­tria musi­cal que la pro­du­ce y como pro­duc­to de la lógi­ca polí­ti­ca de la cla­se que con­tro­la su pro­duc­ción. Para ello seña­la­re­mos sus cone­xio­nes eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas más allá de la indus­tria musi­cal o el con­jun­to de la indus­tria cul­tu­ral. Lo que nos lle­va­rá a terre­nos don­de se conec­tan todos los pode­res capi­ta­lis­tas, como son la polí­ti­ca de Esta­do, los ser­vi­cios secre­tos o el mun­do del nar­co­trá­fi­co.

En este sen­ti­do, res­pon­de­re­mos pre­gun­tas como: ¿Afec­ta la cri­sis eco­nó­mi­ca glo­bal des­ata­da en 2007 a las mul­ti­na­cio­na­les dis­co­grá­fi­cas en cla­ro desa­rro­llo oli­go­pó­li­co y éstas, a su vez, en la for­ma y el con­te­ni­do de los vídeos? ¿Por qué hay tan pocos video­clips que en su men­sa­je se com­pro­me­tan con el mun­do que nos rodea, que hablen de la cri­sis, las des­igual­da­des, el ham­bre o el cam­bio cli­má­ti­co?

¿Exis­te algún inte­rés polí­ti­co o de cla­se para rea­li­zar un tipo de video­clips y no otros? ¿El ori­gen ilí­ci­to de algu­nos capi­ta­les de la indus­tria musi­cal modi­fi­ca el con­te­ni­do de los vídeos? En defi­ni­ti­va: ¿Qué depen­den­cias exis­ten entre el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta (la base eco­nó­mi­ca) y los vídeos musi­ca­les (la super­es­truc­tu­ra)?

Con este libro espe­ro res­pon­der en la medi­da de mis posi­bi­li­da­des a éstas y otras pre­gun­tas deri­va­das. Por­que cier­ta­men­te he de seña­lar las nume­ro­sas difi­cul­ta­des y el secre­tis­mo que me encon­tré a la hora de entre­vis­tar y obte­ner infor­ma­ción de los pro­fe­sio­na­les del sec­tor, en espe­cial de aque­llos que tra­ba­ja­ban den­tro de las dis­co­grá­fi­cas más impor­tan­tes. Por eso des­de aquí me gus­ta­ría agra­de­cer con espe­cial afec­to a todos aque­llos que den­tro de la indus­tria de la músi­ca cola­bo­ra­ron con la inves­ti­ga­ción con el úni­co pro­pó­si­to de hacer avan­zar el cono­ci­mien­to para mejo­rar el mal­tre­cho pla­ne­ta don­de vivi­mos.

Por­que en un mun­do gober­na­do por la men­ti­ra, que no sólo encon­tra­mos en la gran mayo­ría de la polí­ti­ca o la con­ta­bi­li­dad de las gran­des empre­sas sino que ensu­cia nues­tro día a día mar­ca­do por una socie­dad don­de la com­pe­ten­cia y el afán de lucro son la lógi­ca gana­do­ra de las rela­cio­nes per­so­na­les, la ver­dad siem­pre es revo­lu­cio­na­ria. Mucho más si con un poco de esfuer­zo, soli­da­ri­dad y valen­tía, deci­di­mos com­par­tir­la cons­tru­yen­do una socie­dad supe­rior don­de la sin­ce­ri­dad deje de ser la excep­ción y se trans­for­me en com­pa­ñe­ra habi­tual de nues­tra vida públi­ca.

Por últi­mo, cabe seña­lar que el ejem­plar que sos­tie­ne es fru­to de una lar­ga inves­ti­ga­ción que tuvo su con­cre­ción aca­dé­mi­ca en la tesis doc­to­ral Indus­trias cul­tu­ra­les y juven­tud en el sis­te­ma-mun­do. El video­clip mains­tream como mer­can­cía y como repro­duc­tor de ideo­lo­gía (2014) diri­gi­da por Juan Anto­nio Ríos Carra­ta­lá y por Ánge­les Diez Rodrí­guez, el pri­me­ro como cate­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad de Ali­can­te y, la segun­da, como pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Madrid.

Jon E. Illes­cas

26 de enero de 2016

Fuen­te: Mar­xis­mo Crí­ti­co

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *