Cul­tu­ra y rebe­lión


Pre­sen­ta­ción

En las ante­rio­res entre­gas −Herri Kul­tur Tal­dea I, Donos­tia, capi­tal cul­tu­ral de Euro­pa, del 23 de octu­bre de 2015; y Herri Kul­tur Tal­dea II, Duran­go y la cul­tu­ri­lla donos­tia­rra, del 10 de diciem­bre de 2015 a dis­po­si­ción en inter­net y fir­ma­das por Euri Ipa­rra­gi­rre− nues­tro colec­ti­vo advir­tió sobre los obje­ti­vos eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos y cul­tu­ra­les de la Capi­tal Euro­pea de la Cul­tu­ra duran­te el año 2016.

Aho­ra se nos anun­cia el pro­gra­ma Tra­ta­dos de paz de la Capi­tal Cul­tu­ral Euro­pea a cele­brar en la segun­da mitad de este mes de junio en die­ci­séis loca­li­da­des. Pro­gra­ma ava­la­do por muchas ins­ti­tu­cio­nes, museos, colec­ti­vos y fes­ti­va­les que ver­sa­rá sobre las rela­cio­nes entre el arte, el dere­cho y la paz: «expo­si­cio­nes, labo­ra­to­rios, publi­ca­cio­nes y for­ma­tos en torno a la repre­sen­ta­ción de la paz, cons­truc­cio­nes que per­te­ne­cen al ima­gi­na­rio común de las gen­tes y a las for­mas polí­ti­cas que ha lega­do el Arte y el Dere­cho»1.

Según la ver­sión ofi­cial ava­la­da por ins­ti­tu­cio­nes vas­cas y el Esta­do espa­ñol, con la trans­na­cio­nal Tele­fó­ni­ca como patro­ci­na­do­ra gene­ral, este pro­gra­ma «toma como pun­to de par­ti­da la figu­ra emble­má­ti­ca de Fran­cis­co de Vito­ria, ins­pi­ra­dor de la pri­me­ra escue­la del dere­cho inter­na­cio­nal, la Escue­la de Sala­man­ca, en el nue­vo mar­co del siglo XVI, épo­ca mar­ca­da por las gue­rras con­tra los “here­jes”, la expul­sión de moris­cos y judíos y la colo­ni­za­ción del con­ti­nen­te ame­ri­cano. Y con­clu­ye con el ciclo de acuer­dos de paz que tie­nen lugar tras las suce­si­vas gue­rras del siglo pasa­do has­ta la actua­li­dad. Tra­ta­do de paz ana­li­za la rela­ción entre la gue­rra y la paz para enten­der los tras­va­ses sim­bó­li­cos que suce­den entre ambas con el fin de cono­cer el mun­do y sus leyes, no para some­ter­lo, sino para hacer­lo más habi­ta­ble»2.

Fra­ca­so del impe­ria­lis­mo pací­fi­co

Esta­mos ante un pro­gra­ma de revi­sión refor­mis­ta de par­te de las atro­ci­da­des inhu­ma­nas esen­cia­les para el desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo des­de ese siglo XVI; pro­gra­ma que bus­ca, en vez de hacer «otro» mun­do, solo refor­mar el actual has­ta hacer­lo «más habi­ta­ble». Revi­sión refor­mis­ta por­que no se cues­tio­nan las raí­ces ver­da­de­ras, los intere­ses de cla­se y de gran­des poten­cias que pro­vo­ca­ban esas gue­rras y sus paces. Fren­te a la visión refor­mis­ta del perío­do que se ini­cia en el siglo XVI, la visión crí­ti­ca demues­tra que la repre­sión de «here­jes», judíos y moris­cos, fue vital en la for­ma­ción del Impe­rio espa­ñol en su fase de «con­tra­rre­vo­lu­ción y teo­cra­cia»:

Pue­de decir­se que Cas­ti­lla vigi­la al Papa para que no se sal­ga del papis­mo. En el Con­ci­lio de Tren­to los teó­lo­gos cas­te­lla­nos son con­si­de­ra­dos como «mar­ti­llo de here­jes». Esta obse­sión por guar­dar la orto­do­xia en teo­lo­gía, pri­ma­ba lógi­ca­men­te por­que en la épo­ca, con la aplas­tan­te pre­sen­cia de la reli­gión, la ideo­lo­gía, cual­quie­ra que fue­se, había de pasar por el cam­po teo­ló­gi­co. Los pri­me­ros revo­lu­cio­na­rios, Crom­well, Lute­ro, Hus, tuvie­ron que, para ela­bo­rar una ideo­lo­gía revo­lu­cio­na­ria, revo­lu­cio­nar pri­me­ro la teo­lo­gía. De ahí el cui­da­do con que la monar­quía abso­lu­tis­ta de Cas­ti­lla per­se­guía toda des­via­ción teo­ló­gi­ca. La orto­do­xia teo­crá­ti­ca y su man­te­ni­mien­to a san­gre y fue­go eran las pre­mi­sas de la con­tra­rre­vo­lu­ción a esca­la euro­pea, que era casi tan­to como decir mun­dial. De esta gue­rra entre las emer­gen­tes poten­cias «pro­tes­tan­tes» y la Monar­quía His­pá­ni­ca, depen­día la mar­cha de la civi­li­za­ción por una vía de pro­gre­so o del estan­ca­mien­to y des­po­tis­mo. Si hubie­se ven­ci­do en esta gue­rra mun­dial Cas­ti­lla (jun­to a sus paí­ses saté­li­tes), qui­zás hoy los regí­me­nes más pro­mi­nen­tes que cono­ce­ría­mos serían los habi­tua­les de Lati­noa­mé­ri­ca3.

La Monar­quía His­pá­ni­ca esta­ba con­ven­ci­da de que su poder terre­nal venía de Dios4 y que debía man­te­ner­lo y ampliar­lo median­te todos los méto­dos posi­bles. En muchos casos, como en las gue­rras para derro­tar la eman­ci­pa­ción nacio­nal bur­gue­sa de los Paí­ses Bajos, la bru­ta­li­dad apli­ca­da era estre­me­ce­do­ra. En Amé­ri­ca, «las prio­ri­da­des de los espa­ño­les duran­te el siglo XVI en el con­ti­nen­te ame­ri­cano […] no era otro que saqueo, adqui­si­ción por la fuer­za de rique­za que per­te­ne­ce a otros para trans­fe­rir­la a la pro­pie­dad de los saquea­do­res»5. Lógi­ca­men­te, la ocu­pa­ción espa­ño­la era con­tes­ta­da des­de el nor­te de Méxi­co con una nue­va suble­va­ción de los chi­chi­me­cas, has­ta el sur de Chi­le con las resis­ten­cias arau­ca­nas, pasan­do por la lucha inca en la perua­na zona de Vil­ca­bam­ba. En 1566, Feli­pe II tomó medi­das de lar­go alcan­ce para derro­tar a las nacio­nes indias y en 1570 en Méxi­co, tras crear una línea de for­ti­nes, lle­va­ron la gue­rra «a san­gre y fue­go» con­tra los chi­chi­me­cas; en Perú en 1572 ata­ca­ron en Vil­ca­bam­ba a los incas suble­va­dos, repri­mien­do con espe­cial saña la reli­gión inca por «ido­la­tría» has­ta que paci­fi­ca­ron la zona en 1575; y en Chi­le pres­ta­ron apo­yo mate­rial y eco­nó­mi­co a los pobla­do­res blan­cos para la con­tra­ofen­si­va con­tra los arau­ca­nos en 15736.

Pero la ren­ta­bi­li­dad del saqueo ten­día a la baja y con ella la de los bene­fi­cios expo­lia­dos y tras­la­da­dos a Euro­pa, don­de eran vita­les para sufra­gar los cre­cien­tes gas­tos de la gue­rra mun­dial que Cas­ti­lla libra­ba con­tra las bur­gue­sías en ascen­so: «Se ha cal­cu­la­do que entre 1519 y 1595 se redu­jo la pobla­ción nati­va del cen­tro de Méxi­co en un 55 – 96 por 100, debi­do sobre todo a las epi­de­mias (virue­la, saram­pión y tal vez tifus y gri­pe) que actua­ba entre una gen­te cuya resis­ten­cia se había vis­to tam­bién debi­li­ta­da por las migra­cio­nes for­za­das, la escla­vi­tud, los impues­tos aplas­tan­tes y el exce­so de tra­ba­jo. Entre 1532 y 1609, según otros cálcu­los, la pobla­ción nati­va del cen­tro de Méxi­co cayó de los die­ci­séis millo­nes nove­cien­tos mil habi­tan­tes a tan solo un millón. En Perú, los indi­cios pare­cen indi­car que el núme­ro de almas de la civi­li­za­ción inca se redu­jo a la mitad entre 1572 y 1620»7.

Fue en este con­tex­to y una vez ani­qui­la­da con las peo­res vio­len­cias la resis­ten­cia de los pue­blos inva­di­dos, como la cap­tu­ra y muer­te Túpac Ama­ru en 1572, últi­mo empe­ra­dor Inca, se pre­ten­dió apli­car un «impe­ria­lis­mo pací­fi­co»8 en base a las tesis de Fran­cis­co de Vito­ria. En reali­dad, se tra­ta­ba de maxi­mi­zar la efi­ca­cia de la explo­ta­ción median­te un ama­go de algo pare­ci­do a lo que aho­ra se lla­ma «nor­ma­li­za­ción demo­crá­ti­ca», pero man­te­nien­do acti­vos los sis­te­mas de explo­ta­ción, lo que hizo que para fina­les del siglo XVI el «impe­ria­lis­mo pací­fi­co» de Feli­pe II fue­ra un fra­ca­so9 por­que al mar­gen de las bue­nas inten­cio­nes de algu­nas per­so­nas, la cie­ga lógi­ca de la nue­va civi­li­za­ción del dine­ro impo­nía obje­ti­va­men­te la fero­ci­dad impla­ca­ble de la repre­sión mate­rial y reli­gio­sa, y el saqueo sis­te­má­ti­co. Estas fue­ron las cau­sas para que des­de el nor­te has­ta el sur, una y otra vez resur­gie­ran las deses­pe­ra­das vio­len­cias defen­si­vas.

En el nor­te, aun­que se esta­ble­cie­ron las Leyes de Indias en 1542 que les garan­ti­za­ban la pro­pie­dad de sus tie­rras10, se suce­die­ron las inva­sio­nes para domi­nar­los. En 1598, una expe­di­ción espa­ño­la ata­có Nue­vo Méxi­co ini­cián­do­se un perío­do de gue­rras y masa­cres en el que jesui­tas y fran­cis­ca­nos, tras años de opo­si­cio­nes, logra­ron apli­car el muy duro sis­te­ma de enco­mien­das para civi­li­zar­los y cris­tia­ni­zar­los median­te «una vida mise­ra­ble»11. Las enco­mien­das y el «impe­ria­lis­mo pací­fi­co» eran tác­ti­cas inser­tas en la estra­te­gia de domi­na­ción: la últi­ma resis­ten­cia de los indios pue­blo se reali­zó en 1728 aun­que otros, como los coman­ches, con­ti­nua­ron irre­duc­ti­bles. En 1751 se suble­va­ron los indios papa­gos y pimas, pero los espa­ño­les les derro­ta­ron gra­cias a la ayu­da de los indios opa­tas12. Con el tiem­po, se ins­tau­ró la «paz» gra­cias al des­arrai­go y pér­di­da de iden­ti­dad indí­ge­na, a la nue­va civi­li­dad cris­tia­na, al ham­bre y a la mor­tan­dad por epi­de­mias, a la caren­cia de armas y a la supe­rio­ri­dad mili­tar espa­ño­la que vio­la­ban sis­te­má­ti­ca­men­te los fla­man­tes «tra­ta­dos de paz» que impo­nían a los pue­blos indios.

Otro tan­to ocu­rría en el sur, en don­de pue­blos como los huar­pes, que habían reci­bi­do muy bien a Pedro del Cas­ti­llo, pade­cie­ron tan man­sa­men­te sus casi inme­dia­tos atro­pe­llos y veja­cio­nes que los espa­ño­les decían de ellos que eran «mui qui­ta­dos de cosas de gue­rra», pero se har­ta­ron de tan­to sufri­mien­to. Se suble­va­ron en 1632 en alian­za con otras tri­bus; lo vol­vie­ron a hacer en 1661 en alian­za con puel­ches, pehuen­ches y mapu­ches, y tam­bién en 1667 cuan­do cer­ca­ron la impor­tan­te ciu­dad de Men­do­za que tuvo que for­ti­fi­car­se y se sal­vó a cos­ta de gran­des bajas entre los defen­so­res; y vol­vie­ron a la gue­rra en 1712 en unión con los pehuen­ches, saquean­do y des­tru­yen­do la ciu­dad de San Luis: «el poco brío se había trans­for­ma­do en fero­ci­dad»13. La pie­dad mora­lis­ta de Fran­cis­co de Vito­ria y del cató­li­co «impe­ria­lis­mo pací­fi­co» no sir­vió para nada, aun­que aho­ra sí sir­ve para camu­flar el actual impe­ria­lis­mo en nues­tra Amé­ri­ca, y el impe­ria­lis­mo cul­tu­ral con­tra Eus­kal Herria.

La trans­na­cio­nal Tele­fó­ni­ca extrae gigan­tes­cos bene­fi­cios de Amé­ri­ca Lati­na, y jun­to al Esta­do espa­ñol tie­nen espe­cial inte­rés en la muy ren­ta­ble indus­tria cul­tu­ral espa­ño­la, de la que hemos ofre­ci­do algu­nas cifras en otro tex­to14. Una de las fuen­tes de acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria de capi­tal en Gipuz­koa y Eus­kal Herria fue la Real Com­pa­ñía Gui­puz­coa­na de Cara­cas que orga­ni­za­ba y aba­ra­ta­ba el trans­por­te comer­cial, aumen­tan­do las ganan­cias del impe­ria­lis­mo vas­co-espa­ñol has­ta fina­les del siglo XVIII. Nin­gu­na de las ins­ti­tu­cio­nes y empre­sas que diri­gen el even­to están intere­sa­das en un deba­te his­tó­ri­co-crí­ti­co sobre el ver­da­de­ro con­te­ni­do de las paces nego­cia­das y/​o impues­tas mili­tar­men­te, y el fra­ca­so de Fran­cis­co de Vito­ria y del «impe­ria­lis­mo pací­fi­co».

Tenien­do esto en cuen­ta, vamos a ofre­cer una sucin­ta e impres­cin­di­ble biblio­gra­fía para apor­tar algo de luz al deba­te. Con su impla­ca­ble rigor teó­ri­co y una bri­llan­tez lite­ra­ria que con­fir­ma la uni­dad entre el arte y la teo­ría, Marx des­cri­bió el pro­ce­so de acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria de capi­tal15, sin la cual no se entien­de nada de las gue­rras y de las paces habi­das des­de el siglo XV. En su impres­cin­di­ble com­pen­dio, M. Beaud par­te del siglo XVI como el momen­to en el que el pilla­je colo­nial y la rique­za del Prín­ci­pe16 ase­gu­ran la base eco­nó­mi­ca del capi­ta­lis­mo, la que lue­go, en el siglo XVII, per­mi­ti­rá a la bur­gue­sía empe­zar a tomar el poder polí­ti­co median­te sal­va­jes y san­grien­tas revo­lu­cio­nes.

E. R. Wolf lla­ma «gen­te sin his­to­ria» a los pue­blos exter­mi­na­dos y empo­bre­ci­dos por la expan­sión euro­pea, dan­do espe­cial impor­tan­cia al trá­fi­co de escla­vos des­de medio siglo antes de la inva­sión de Amé­ri­ca17. De la mis­ma for­ma en que Engels mos­tró que el bar­co de gue­rra aco­ra­za­do era la sín­te­sis del capi­ta­lis­mo del últi­mo ter­cio del siglo XIX, M. Redi­ker sos­tie­ne que los bar­cos de escla­vos fue­ron la expre­sión mate­rial y sim­bó­li­ca del «rei­no de la paz»18 bur­gue­sa basa­da en una per­ver­sa y efi­caz inter­ac­ción de terror, horror, egoís­mo y ganan­cia Y por no exten­der­nos C. Túpac mues­tra que la iden­ti­dad esen­cial entre terror y capi­tal ya venía anun­cia­da por el terror inhe­ren­te a las for­mas de pro­pie­dad pri­va­da ante­rior a la bur­gue­sa, con­cre­ta­men­te des­de el terro­ris­mo patriar­cal, como vere­mos.

Cul­tu­ra de la rebe­lión

Has­ta aquí hemos ana­li­za­do bre­ve­men­te los anta­go­nis­mos socia­les que des­tro­zan las fala­cias pro­pa­gan­dís­ti­cas sobre las paces, los dere­chos y las crea­cio­nes artís­ti­cas tal cual nos las pre­sen­ta la orga­ni­za­ción de la capi­ta­li­dad cul­tu­ral. Aho­ra vamos a ver otras dos par­tes del mis­mo anta­go­nis­mo: la irre­con­ci­lia­bi­li­dad entre, por un lado, el dere­cho a la rebe­lión y el desa­rro­llo de su cul­tu­ra corres­pon­dien­te; y, por otro lado, la impo­si­bi­li­dad de la «paz social» en la indus­tria cul­tu­ral, sur­gien­do la pre­gun­ta que con­tes­ta­re­mos más ade­lan­te: ¿Qué cul­tu­ra de la paz pue­de pro­du­cir la indus­tria de la cul­tu­ra si ella mis­ma está basa­da en la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo que la pro­du­ce como mer­can­cía?

El fun­da­men­to de la cul­tu­ra de la rebe­lión lo pode­mos encon­trar en los tex­tos del joven Marx sobre Epi­cu­ro, y de for­ma más sis­te­má­ti­ca en la bri­llan­te expo­si­ción de B. Farring­ton sobre el sig­ni­fi­ca­do peren­ne de este filó­so­fo grie­go que vivió entre los siglos ‑IV y ‑III, del cual nos ofre­ce esta cita: «Vana es la pala­bra del filó­so­fo que no sabe ali­viar al hom­bre que sufre»19. La pala­bra como arma de libe­ra­ción, o según B. Farring­ton, Epi­cu­ro: «En toda cir­cuns­tan­cia, des­car­tó la auto­ri­dad ava­sa­lla­do­ra del legis­la­dor en favor del prin­ci­pio del asen­ta­mien­to volun­ta­rio»20. La pala­bra como libe­ra­ción con­tra el auto­ri­ta­ris­mo ava­sa­lla­dor, esta defi­ni­ción bási­ca de la cul­tu­ra de la rebe­lión se enri­que­ce en radi­ca­li­dad cuan­do Farring­ton deta­lla las dife­ren­cias entre Pla­tón y Epi­cu­ro sobre el ori­gen de las len­guas. El pri­me­ro sos­te­nía que eran los sabios los que crea­ban el len­gua­je, mien­tras que Epi­cu­ro decía que era la vida social, colec­ti­va, más con­cre­ta­men­te y según sus pro­pias pala­bras: «por común con­sen­ti­mien­to de los diver­sos gru­pos se aña­die­ron nom­bre a las cosas»21.

Tene­mos así que, en lo míni­mo impres­cin­di­ble, la cul­tu­ra de la rebe­lión se carac­te­ri­za por defen­der a la gen­te opri­mi­da, por enfren­tar­se al auto­ri­ta­ris­mo median­te la con­cien­cia demo­crá­ti­ca y por crear colec­ti­va­men­te el len­gua­je y la cul­tu­ra. Ade­más, Farring­ton expli­ca el con­tex­to social y esta­tal que según Epi­cu­ro es inse­pa­ra­ble de la cul­tu­ra eman­ci­pa­da, con­tex­to que sería lar­go deta­llar aho­ra pero que se carac­te­ri­za por un nivel de demo­cra­cia apre­cia­ble. Vamos a citar diez ejem­plos de la per­ma­nen­te lucha entre la cul­tu­ra de la rebe­lión y la cul­tu­ra de la sumi­sión.

No hemos retro­ce­di­do mucho en la his­to­ria, en 1556 algu­nos caci­ques indios qui­chés de lo que hoy es Gua­te­ma­la escri­bie­ron en su len­gua nacio­nal pero con carac­te­res lati­nos el Popol Wuj qui­zá para usar­lo en reunio­nes clan­des­ti­nas, tex­to que per­ma­ne­ció des­co­no­ci­do para los inva­so­res has­ta 1702. Tam­bién se escri­bie­ron otros tex­tos como el Memo­rial de Solo­lá. Pos­te­rior­men­te, ya a fina­les del siglo XVIII, indios yuca­te­cos pasa­ron a escri­tu­ra, con carac­te­res lati­nos, las tra­di­cio­nes de sus pro­pios pue­blos, deno­mi­nán­do­las Chi­lam Balam22. Aquí vemos cómo a pesar del con­trol repre­si­vo y en medio de la domi­na­ción cul­tu­ral de una poten­cia ocu­pan­te, la espa­ño­la en este caso, muchos pue­blos luchan por man­te­ner su cul­tu­ra nacio­nal aun tenien­do que recu­rrir a carac­te­res de la cul­tu­ra opre­so­ra.

El segun­do hace refe­ren­cia a la tesis cen­tral mar­xis­ta de que la cien­cia es «una fuer­za his­tó­ri­ca motriz, una fuer­za revo­lu­cio­na­ria»23. J. D. Ber­nal par­te del prin­ci­pio según el cual: «No exis­te rama de la acti­vi­dad huma­na que depen­da más del man­te­ni­mien­to de la liber­tad que la cien­cia. Para otras ocu­pa­cio­nes, la liber­tad es una ven­ta­ja; para la cien­cia, es una nece­si­dad indis­pen­sa­ble»24. De este axio­ma incues­tio­na­ble, el autor avan­za a la demos­tra­ción his­tó­ri­ca: «La crea­ción de la cien­cia, tal como la cono­ce­mos aho­ra, es obra del Rena­ci­mien­to y coin­ci­de con el momen­to en que se rom­pen las liga­du­ras de las res­tric­cio­nes cle­ri­ca­les y feu­da­les en todas las esfe­ras. Los cam­peo­nes de la nue­va cien­cia –Bruno, Ser­vet, Gali­leo– fue­ron tam­bién refor­ma­do­res socia­les y reli­gio­sos. La lucha por la liber­tad inte­lec­tual era tan polí­ti­ca como cien­tí­fi­ca»25, y tam­bién éti­ca, aña­di­mos noso­tros: «Es exac­to, por otra par­te, que Gali­leo no fue tor­tu­ra­do, sola­men­te le fue­ron mos­tra­dos los ins­tru­men­tos de tor­tu­ra»26. Aun­que Gali­leo clau­di­có, sin embar­go siguió hacien­do cien­cia en una espe­cie de «clan­des­ti­ni­dad inte­lec­tual» tan fre­cuen­te en muchas per­so­nas que, bajo regí­me­nes de terror, pro­si­guen con su titá­ni­co esfuer­zo.

El ter­cer ejem­plo, tam­bién de nues­tra Amé­ri­ca, es el ofre­ci­do por J. L. Peset cuan­do estu­dia las arries­ga­das opcio­nes inde­pen­den­tis­tas de cien­tí­fi­cos crio­llos lati­no­ame­ri­ca­nos a fina­les del siglo XVIII y comien­zos del XIX: «Muchos de los cien­tí­fi­cos que habían tra­ba­ja­do allí, en espe­cial los crio­llos, se afi­lia­ron en las filas de los insur­gen­tes, con­tri­bu­yen­do con su san­gre, su pen­sa­mien­to y sus escri­tos a cimen­tar el ori­gen de las nue­vas nacio­nes»27. Cul­tu­ra-cien­cia y liber­tad-rebe­lión son ele­men­tos de la pra­xis que tam­bién tie­nen su con­te­ni­do axio­ló­gi­co, del valor éti­co «del pre­cio de la liber­tad»28 que muchos cien­tí­fi­cos tuvie­ron que pagar por su cohe­ren­cia. Más ade­lan­te vere­mos cómo una de las pri­me­ras apli­ca­cio­nes de la gue­rra cul­tu­ral fue la polí­ti­ca ilus­tra­da de Car­los III para ase­gu­rar la domi­na­ción espa­ño­la de Nues­tra Amé­ri­ca y maxi­mi­zar su explo­ta­ción.

El cuar­to ejem­plo tra­ta sobre las luchas de (re)construcción lin­güís­ti­co-cul­tu­ral de los pue­blos opri­mi­dos nacio­nal­men­te en Euro­pa; por ejem­plo (re)construcción de la cul­tu­ra y len­gua vas­ca, tarea en la que fue deci­si­va la mili­tan­cia eus­kal­tza­le rela­cio­na­da de una u otras for­ma con ETA en su mayo­ría. La preo­cu­pa­ción por la cul­tu­ra y la len­gua vas­ca carac­te­ri­za a Ekin, el gru­po del que sur­gi­rá ETA. En uno de los cua­der­nos de for­ma­ción de Ekin, pode­mos leer: «Des­de lue­go, nues­tra cul­tu­ra, como todas, debe tra­ba­jar­se, reno­var­se, adap­tar­se, si no que­re­mos con­ver­tir­nos en fósi­les»29. En otro docu­men­to de la mis­ma índo­le apa­re­ce esta fra­se de reso­nan­cias mar­xis­tas: «El idio­ma es ins­tru­men­to, una ins­ti­tu­ción social. Más aún: es LA REALIZACIÓN SOCIAL más carac­te­rís­ti­ca de un pue­blo. Su sen­ti­do y su dimen­sión son estric­ta­men­te SOCIALES»30.

Lue­go se argu­men­ta por qué el eus­ke­ra ha de ser la len­gua ofi­cial en una «Eus­ka­di libre y socia­lis­ta»31 como úni­co medio para impe­dir su des­apa­ri­ción. Dos de las medi­das que el docu­men­to plan­tea son: uni­fi­car cuan­to antes la len­gua vas­ca y, recor­dan­do el Esta­tu­to de Este­lla de 1931, decre­tar que pues­tos y car­gos públi­cos sean eus­kal­du­nes así como los pues­tos de repre­sen­ta­ción aber­tza­le32. Más ade­lan­te nos topa­re­mos con una rei­vin­di­ca­ción idén­ti­ca en la Cata­lun­ya actual.

En 1962 se plan­tea el pro­ble­ma de la demo­cra­ti­za­ción de la cul­tu­ra pero ya en un docu­men­to fir­ma­do por ETA, cri­ti­can­do la injus­ti­cia social que supo­ne que la juven­tud obre­ra y cam­pe­si­na, tra­ba­ja­do­ra, ape­nas tie­ne acce­so a la uni­ver­si­dad: según datos de 1960, obre­ros y cam­pe­si­nos supo­nen el 64% de la pobla­ción, pero solo el 7% del estu­dian­ta­do. En Bél­gi­ca, solo la cla­se obre­ra es el 50% de la pobla­ción, sin citar­se el por­cen­ta­je cam­pe­sino, pero sola­men­te está pre­sen­te con el 6,6%33. Tam­bién se plan­tea que «habrá que velar aten­ta­men­te a fin de que todo el apa­ra­to edu­ca­cio­nal, des­de el kin­der­gar­ten has­ta el más alto nivel uni­ver­si­ta­rio y de escue­las téc­ni­cas o espe­cia­les, con­ser­ven su total inde­pen­den­cia fren­te a los pode­res polí­ti­cos, los intere­ses eco­nó­mi­cos o reli­gio­sos o las influen­cias loca­les». Ade­más, la Uni­ver­si­dad ha de man­te­ner rela­cio­nes «por sí mis­ma» con los sin­di­ca­tos de obre­ros y emplea­dos y «resis­tir a cual­quier inten­to even­tual de cen­tra­li­za­ción por par­te por par­te del futu­ro esta­do vas­co»34.

El quin­to ejem­plo tra­ta sobre el papel de las cul­tu­ras opri­mi­das por el nazi­fas­cis­mo y en espe­cial sobre cómo fue­ron capa­ces de resis­tir en con­di­cio­nes inima­gi­na­bles uti­li­zan­do sus recur­sos tec­no­cien­tí­fi­cos. En la Ale­ma­nia nazi, es la muy efi­caz lucha clan­des­ti­na de tra­ba­ja­do­res escla­vos sovié­ti­cos y pola­cos en las fábri­cas de arma­men­tos para sabo­tear la pro­duc­ción béli­ca des­de el inte­rior del mons­truo. La sim­bio­sis entre el saber tec­no­cien­tí­fi­co de esos pri­sio­ne­ros escla­vi­za­dos en la pro­duc­ción de armas, su con­cien­cia de resis­ten­cia y lucha en las peo­res con­di­cio­nes, y su capa­ci­dad orga­ni­za­ti­va en la más rigu­ro­sa y efec­ti­va clan­des­ti­ni­dad, logró entre otros muchos hitos que se pusie­ran luces de loca­li­za­ción en las chi­me­neas para que los bom­bar­deos aéreos alia­dos fue­ran devas­ta­do­res35: «A pesar del terror den­tro de las empre­sas y de la omni­pre­sen­cia de la Ges­ta­po, en esos años se lle­ga­ron inclu­so a pro­du­cir huel­gas»36.

El sex­to ejem­plo es una amplia­ción del segun­do y tra­ta sobre las resis­ten­cias moder­nas: Eins­tein sabía que él y otros cien­tí­fi­cos eran vigi­la­dos por el FBI37 por sus idea­les socia­lis­tas. En la segun­da mitad de los años 60, bajo la pre­sión de la gue­rra bru­tal con­tra Viet­nam en con­cre­to y del accio­nar impe­ria­lis­ta en gene­ral, gru­pos de jóve­nes cien­tí­fi­cos toma­ron con­cien­cia polí­ti­ca del papel de la cien­cia «neu­tral» en el capi­ta­lis­mo. Una de sus for­mas de con­cien­cia­ción era irrum­pir en actos, char­las, even­tos, con­fe­ren­cias, etc., toman­do la pala­bra y denun­cian­do con argu­men­tos rigu­ro­sos las fala­cias y men­ti­ras sos­te­ni­das en la mani­pu­la­ción de la cien­cia «neu­tral». La res­pues­ta del poder fue can­ce­lar muchos de esos actos y/​o hacer inter­ve­nir a la poli­cía38. El movi­mien­to radi­cal demos­tró con luchas con­cre­tas los efec­tos nega­ti­vos que aca­rrea «el con­trol de la cien­cia por el capi­ta­lis­mo […] En cada uno de los casos, quie­nes saca­ban par­ti­do de la cien­cia eran los ricos y, a menu­do, eran los pobres y opri­mi­dos o los paí­ses del Ter­cer Mun­do los que lo sufrían como con­se­cuen­cia»39.

El sép­ti­mo ejem­plo nos tras­la­da a la lucha cul­tu­ral argen­ti­na en la déca­da de 1970 y en con­cre­to a la car­ta de Harol­do Con­ti a la Fun­da­ción Gug­genheim fecha­da en 1972 en la que recha­za una beca de esta Fun­da­ción que enton­ces como aho­ra es una pie­za cla­ve en la indus­tria polí­ti­co-cul­tu­ral impe­ria­lis­ta:

No soy un hom­bre de for­tu­na, como tam­po­co lo son la mayo­ría de los com­pa­ñe­ros, por­que en Lati­noa­mé­ri­ca ser escri­tor es casi sinó­ni­mo de pobre, pero me pare­ce inacep­ta­ble pos­tu­lar­me para un bene­fi­cio que pro­vie­ne del sis­te­ma al que cri­ti­co y com­ba­to y que, por otra par­te, y eso es lo más gra­ve, de algu­na mane­ra me com­pli­ca con él. No renie­go que en el orden per­so­nal habría sig­ni­fi­ca­do una gran opor­tu­ni­dad para mí, ni cri­ti­co, por otra par­te, a quien care­cien­do inclu­si­ve de las opor­tu­ni­da­des que yo tuve acep­ta­ron esta beca. Yo entien­do que no pue­do hacer­lo y que mi gran opor­tu­ni­dad en este momen­to es Amé­ri­ca, su pue­blo, su lucha, la ense­ñan­za y el camino que nos seña­la­ra el Coman­dan­te Ernes­to Gue­va­ra. Por lo demás yo he sido Jura­do de la Casa de las Amé­ri­cas en 1971, el mis­mo año en que usted me escri­be, y con­si­de­ro que esa dis­tin­ción que he reci­bi­do del pue­blo cubano es abso­lu­ta­men­te incom­pa­ti­ble con una beca ofre­ci­da por una Fun­da­ción crea­da por un sena­dor de los Esta­dos Uni­dos, o sea, no un hom­bre del pue­blo nor­te­ame­ri­cano, sino del sis­te­ma que le opri­me y nos opri­me40.

El octa­vo ejem­plo es muy fre­cuen­te en la his­to­ria de la cul­tu­ra popu­lar: cuan­do se recu­pe­ra la lucha de masas tras un perío­do de retro­ce­so o estan­ca­mien­to, sue­len reac­ti­var­se colec­ti­vos de arte crí­ti­co, de arte en sí. Se vive enton­ces un fenó­meno más fre­cuen­te de lo que se cree. El músi­co J. Ile­gal, miem­bro del gru­po Los Ile­ga­les41 expli­ca que: «Hay un públi­co nue­vo que muchas veces no se cree que lo que toca­mos es de dis­cos gra­ba­dos en 1982, que sean can­cio­nes vie­jas. Las des­cu­bren aho­ra y no se lo creen, pro­ba­ble­men­te por­que no han enve­je­ci­do mucho. Ese men­sa­je de “leván­ta­te y lucha, nadie va a luchar por ti, esta es tu pelea…” sigue vigen­te. Esta­mos con­ven­ci­dos de que la man­se­dum­bre es peli­gro­sa y si no luchas, te matas. Y ese men­sa­je es tan actual como en el 82».

El autor se mues­tra con­fia­do de las posi­bi­li­da­des abier­tas por la radi­ca­li­za­ción de las masas y sos­tie­ne que «para el Gobierno pare­ce ser que la cul­tu­ra no es prio­ri­dad, más bien la prio­ri­dad es com­ba­tir­la por todos los medios. Les entien­do, un país de igno­ran­tes es mucho más mane­ja­ble». Vemos, por tan­to, como la músi­ca crí­ti­ca, que con­cien­cia al pue­blo explo­ta­do, reci­be un impul­so vivi­fi­ca­dor cuan­do se reini­cia una nue­va fase de movi­li­za­cio­nes, y a la vez ese gru­po artís­ti­co impul­sa esa olea­da con sus crea­cio­nes nue­vas reto­man­do y actua­li­zan­do el axio­ma de que la man­se­dum­bre mata mien­tras que la cul­tu­ra popu­lar vivi­fi­ca.

El noveno ejem­plo es más gene­ral pero a la vez va más a la raíz de la dia­léc­ti­ca entre las rela­cio­nes de pro­pie­dad, la lógi­ca del bene­fi­cio, el poder de Esta­do y la lucha de cla­ses y de libe­ra­ción nacio­nal: habla­mos del con­cep­to y la prác­ti­ca de las «revo­lu­cio­nes cul­tu­ra­les». F. Jame­son remon­ta del sur­gi­mien­to de las revo­lu­cio­nes cul­tu­ra­les al perío­do de la Revo­lu­ción bur­gue­sa fran­ce­sa en el que Robes­pie­rre for­zó el cul­to a la Dio­sa de la Razón42. Pero F. Jame­son plan­tea al inte­rro­gan­te sobre si las revo­lu­cio­nes cul­tu­ra­les pue­den ser ante­rio­res no solo al capi­ta­lis­mo sino que tam­bién pode­mos retro­ce­der has­ta la derro­ta del matriar­ca­do y la vic­to­ria de los dio­ses mas­cu­li­nos del Olim­po. Aun­que él, pru­den­te­men­te, exi­ge un alto rigor de méto­do nece­sa­rio para res­pon­der con serie­dad, que no pode­mos expo­ner aquí, sí nos recuer­da que los Esta­dos bur­gue­ses pue­den apli­car sus «revo­lu­cio­nes cul­tu­ra­les» loca­li­za­das, como la edu­ca­ti­va de Jules Ferry en el Esta­do fran­cés del últi­mo ter­cio del siglo XIX para for­ta­le­cer su uni­dad nacio­nal y su agre­si­vi­dad colo­nia­lis­ta, o el papel de los ejér­ci­tos en aque­lla épo­ca para impo­ner una nacio­na­li­dad domi­nan­te43.

El déci­mo y últi­mo es una demos­tra­ción a con­tra­rio, en nega­ti­vo, de las inhu­ma­nas con­se­cuen­cias que sufre toda socie­dad cuan­do el poder que la opri­me y explo­ta ani­qui­la la cul­tu­ra de la rebe­lión e impo­ne la cul­tu­ra de la sumi­sión. Tras un bri­llan­te estu­dio de la polí­ti­ca cul­tu­ral bur­gue­sa en el Esta­do espa­ñol, A. Ara­na escri­be:

A medi­da que pasan los años, este fenó­meno de ausen­cia, de pér­di­da de inte­li­gen­cia y valor, tra­ba­jo­sa­men­te amai­na pero no logra en nin­gún momen­to del empe­ño reba­sar unas cotas tris­tí­si­mas, dejan­do un cam­po vacío, yer­mo, pleno de lis­ti­llos y pale­tos, creán­do­se una cul­tu­ra ler­da, adu­la­do­ra, pseu­do­to­do y una socie­dad huér­fa­na mol­dea­da por una ham­bru­na de ideas y una bru­ta­li­dad en la que toda­vía esta­mos. ¿Quién lle­na el vacío de poe­tas y maes­tros, de valor y rebel­día, de orga­ni­za­ción, de cora­je, de idea­les, de empe­ño que nos qui­ta­ron? […] vis­to a dis­tan­cia de dos gene­ra­cio­nes, la poda estu­vo bien hecha. Aquí, como en Euro­pa, se tra­tó de eli­mi­nar toda una cul­tu­ra crí­ti­ca con pro­ce­di­mien­tos indus­tria­les, tal como deman­da­ba el capi­tal en su deci­si­va fase de afian­za­mien­to a nivel mun­dial44.

Una fuer­za invi­si­ble has­ta hace muy poco que ver­te­bra estos diez ejem­plos es la cul­tu­ra de rebel­día de la mujer tra­ba­ja­do­ra a lo lar­go de la his­to­ria. Empe­zan­do por el mito de Lilith en la cul­tu­ra judeo­cris­tia­na45, pasan­do por Mari en la mito­lo­gía vas­ca a la que lue­go vol­ve­re­mos, y la impre­sio­nan­te mito­lo­gía que hace refe­ren­cia al «matriar­ca­do»46, etc., la resis­ten­cia de la mujer está por todas par­tes, y si vamos direc­ta­men­te al len­gua­je, a la cul­tu­ra escri­ta por los hom­bres, vemos que «La Odi­sea fue el pri­mer mani­fies­to de domi­na­ción mas­cu­li­na sobre la liber­tad de expre­sión de la mujer»47. Lo cier­to es que si nos ele­va­mos de este nivel bajo de abs­trac­ción al nivel más alto de con­cre­ción his­tó­ri­ca del por­qué de la nece­si­dad que ha teni­do y tie­ne el patriar­ca­do para recu­rrir al terro­ris­mo con­tra las muje­res48, des­cu­bri­mos que una de sus cau­sas radi­ca nada menos en que «como suje­tos prin­ci­pa­les del tra­ba­jo repro­duc­ti­vo, las muje­res han depen­di­do siem­pre, en mayor medi­da que los hom­bres, del acce­so a los recur­sos comu­nes, mucho más com­pro­me­ti­das en su defen­sa»49.

Los recur­sos comu­nes, la pro­pie­dad comu­nal o comu­nis­ta, es la base de la cul­tu­ra como valor de uso, mien­tras que la pro­pie­dad pri­va­da, la pri­va­ti­za­ción de lo comu­nal, es la base de la cul­tu­ra como valor de cam­bio, como mer­can­cía. Dado que la mujer defien­de lo comu­nal más que el hom­bre, por ello mis­mo su acción prác­ti­ca es deci­si­va en la cul­tu­ra de la rebel­día aun­que esté invi­si­bi­li­za­da a sim­ple vis­ta. Las «her­man­da­des de resis­ten­cia» crea­das por las muje­res no solo en las nacio­nes indí­ge­nas de Amé­ri­ca50 sino en prác­ti­ca­men­te todas las cul­tu­ras51 y en el pre­sen­te52 para resis­tir al avan­ce de la pro­pie­dad patriar­cal e impe­ria­lis­ta son deci­si­vas para la cul­tu­ra de la rebel­día. Sin pra­xis de la mujer tra­ba­ja­do­ra no hay cul­tu­ra de la rebel­día, es decir, cul­tu­ra huma­na.

Más aún, dado que en el capi­ta­lis­mo la pro­duc­ción-repro­duc­ción de la vida y de la cul­tu­ra se desa­rro­llan en un mag­ma en el que el deseo, la emo­ción, el pla­cer, la sexua­li­dad, la afec­ti­vi­dad… depen­den de la pro­pie­dad pri­va­da y de explo­ta­ción, en el inte­rior de esta sín­te­sis social obje­ti­va, la crí­ti­ca radi­cal del femi­nis­mo mar­xis­ta es insus­ti­tui­ble e insu­pe­ra­ble por su visión tota­li­za­do­ra. En agos­to de 1978 Audre Lor­de escri­bió estas pala­bras más actua­les hoy que enton­ces:

Para que una opre­sión pue­da per­pe­tuar­se a sí mis­ma, debe corrom­per o dis­tor­sio­nar las varias fuen­tes de poder que posee la cul­tu­ra del opri­mi­do y podrían pro­veer ener­gía para el cam­bio […] las muje­res son man­te­ni­das en una posi­ción de dis­tan­cia –infe­rio­ri­dad, para poder ser orde­ña­das psí­qui­ca­men­te casi de la mis­ma mane­ra como las hor­mi­gas man­tie­nen colo­nias de áfi­dos para que pro­vean con su sus­tan­cia nutrien­te a los patro­nes. […] La por­no­gra­fía es la nega­ción del poder de lo eró­ti­co, repre­sen­ta la supre­sión de la emo­ción pro­fun­da. La por­no­gra­fía es sen­sa­ción sin emo­ción53.

Vio­len­cias o paces en las cul­tu­ras

Fija­do lo cen­tral de la cul­tu­ra de la rebe­lión, pode­mos ya res­pon­der a la pre­gun­ta que nos hacía­mos al comien­zo del ter­cer capí­tu­lo: ¿Qué cul­tu­ra de la paz pue­de pro­du­cir la indus­tria de la cul­tu­ra si ella mis­ma está basa­da en la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo que la pro­du­ce como mer­can­cía? O dicho de otro modo: ¿Qué cul­tu­ra de la paz pue­de sur­gir de un even­to como el donos­tia­rra en el que ade­más de la explo­ta­ción inter­na a la indus­tria cul­tu­ral tam­po­co se dice nada sobre la opre­sión nacio­nal vas­ca, sobre la mis­ma cul­tu­ra popu­lar donos­tia­rra mar­ca­da por gue­rras, dic­ta­du­ras, exi­lios masi­vos, saqueos de bie­nes pri­va­dos y públi­cos rea­li­za­dos por sus suce­si­vos pode­res vic­to­rio­sos, ase­si­na­tos, tor­tu­ras, encar­ce­la­mien­tos, cen­su­ras y repre­sio­nes lin­güís­ti­co-cul­tu­ra­les…?

En ulte­rio­res entre­gas vere­mos estas y otras cues­tio­nes –¿qué es la cul­tu­ra popu­lar? ¿Qué pue­de apor­tar la mito­lo­gía a la cul­tu­ra de la rebe­lión? ¿Qué re-eus­kal­du­ni­za­ción es posi­ble según la ideo­lo­gía impe­rial-cul­tu­ra­lis­ta del mer­ca­di­llo donos­tia­rra?, pero aho­ra debe­mos comen­zar bucean­do has­ta don­de se fun­de el sufri­mien­to y la explo­ta­ción asa­la­ria­da con la lógi­ca capi­ta­lis­ta crean­do la mer­can­cía cul­tu­ral. ¿Los «tra­ta­dos de paz» se refe­ri­rán tam­bién a la «paz social» en la lucha de cla­ses entre las empre­sas cul­tu­ra­les y sus tra­ba­ja­do­res? Los sin­di­ca­tos LAB y ELA han teni­do que con­vo­car una huel­ga cerran­do el Museo de Bellas Artes de Bil­bo en pro­tes­ta con­tra la explo­ta­ción que sufren54. El gru­po orga­ni­za­dor del mer­ca­di­llo donos­tia­rra de la cul­tu­ri­lla debe­ría dig­nar­se a bajar al sub­sue­lo de la reali­dad ofi­cial, en don­de luchan las cul­tu­ras enfren­ta­das. Las y los tra­ba­ja­do­res de la indus­tria cul­tu­ral tie­nen dere­chos con­cre­tos que son nega­dos por los dere­chos con­cre­tos de las empre­sas sub­con­tra­ta­das que les explo­tan gra­cias a las res­tric­ti­vas leyes neo­li­be­ra­les impues­tas por el Esta­do. La ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca del Museo sale ganan­do con el recor­te de los dere­chos de las y los tra­ba­ja­do­res sub­con­tra­ta­dos.

La huel­ga con­vo­ca­da por LAB y ELA es par­te de la cre­cien­te lucha con­tra el empeo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes labo­ra­les en la indus­tria cul­tu­ral55, tam­bién de la músi­ca56; una indus­tria que recu­rre a todos los tru­cos posi­bles para aumen­tar la explo­ta­ción de sus tra­ba­ja­do­res57 abu­san­do de la pre­ca­rie­dad. D. Gar­cía Aris­te­gui expli­ca que «la pre­ca­rie­dad es trans­ver­sal en las nue­vas indus­trias cul­tu­ra­les. Habla­mos de las lamen­ta­bles con­di­cio­nes labo­ra­les y la repre­sión sin­di­cal en los alma­ce­nes de Ama­zon o la pau­pé­rri­ma remu­ne­ra­ción por el eBook ven­di­do, pasan­do por cómo afec­ta el dum­ping de este gigan­te a las peque­ñas y media­nas libre­rías»58.

Como cual­quier otra rama eco­nó­mi­ca impe­li­da por la ley del máxi­mo bene­fi­cio nece­si­ta expro­piar a sus tra­ba­ja­do­res del «saber artís­ti­co» que han desa­rro­lla­do median­te la nega­ción o reduc­ción de los dere­chos de autor, median­te las arti­ma­ñas lega­les que faci­li­tan la pri­va­ti­za­ción del saber. I. Sáda­ba ha recor­da­do la simi­li­tud entre el saqueo de los bie­nes colec­ti­vos y pro­pie­da­des comu­nes, que pasa­ron a ser pro­pie­dad pri­va­da, duran­te la fase de acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria del capi­tal, y las prác­ti­cas actua­les de la indus­tria cul­tu­ral para hacer lo mis­mo con la «men­te colec­ti­va»59, con las poten­cia­li­da­des crea­ti­vas y esté­ti­cas de la espe­cie huma­na.

Ya en 1988 R. Zallo demos­tró la vigen­cia de la ley del valor en las indus­trias cul­tu­ra­les60 y recien­te­men­te ha vuel­to a insis­tir en que el pro­ce­so pri­va­ti­za­dor –con­sus­tan­cial a la ley del valor, aña­di­mos noso­tros– ace­le­ra la lle­ga­da a un umbral de no retorno en el deve­nir de la cul­tu­ra: «De ahí a que se disuel­va el con­cep­to de cul­tu­ra y a que esta se ges­tio­ne solo des­de el mer­ca­do, como un ítem más, solo hay un paso. Inclu­so aun­que se con­ju­ra­ra este ries­go –y pare­ce que hay ahí una línea roja para la Unión Euro­pea– sin duda el TTIP bene­fi­cia­ría a las gran­des pro­duc­to­ras y dis­tri­bui­do­ras off lineon line. Si ya aca­pa­ran las pan­ta­llas del mun­do, pola­ri­za­rían aún más las deman­das mun­dia­les acre­cen­tan­do el des­man­te­la­mien­to de la diver­si­dad que aún encar­nan los miles de crea­do­res y peque­ñas empre­sas de toda la Unión Euro­pea y del mun­do. Ni qué decir tie­ne que ello afec­ta­ría aún más a crea­do­res y empre­sas de cul­tu­ras mino­ri­ta­rias»61.

Euri Ipa­rra­gi­rre nos recor­dó en uno de sus comen­ta­rios refe­ren­cia­dos al ini­cio de esta ter­ce­ra entre­ga del Herri Kul­tur Tal­dea, aque­lla cer­te­ra tesis de Marx sobre que, en las socie­da­des basa­das en la pro­pie­dad colec­ti­va, la len­gua era el ser comu­nal que habla­ba por sí mis­mo. Lue­go, con­for­me se fue impo­nien­do la pro­pie­dad pri­va­da uni­da a la irrup­ción del dine­ro y la esci­sión entre la mano y la men­te, se fue gene­ra­li­zan­do la deno­mi­na­da «abs­trac­ción-inter­cam­bio»62 a par­tir del siglo ‑VII en Jonia, sur­gien­do la sín­te­sis social que des­de enton­ces reco­rre a toda civi­li­za­ción basa­da en la pro­pie­dad pri­va­da y en la pro­duc­ción mer­can­til. Con el capi­ta­lis­mo, y en espe­cial en sus últi­mos lus­tros, se ha lle­ga­do a que:

La len­gua es espa­cio fun­da­men­tal de lo polí­ti­co, y no solo en lo más evi­den­te –pre­sen­ta­ción de pro­gra­mas, deba­tes elec­to­ra­les o par­la­men­ta­rios, redac­ción de leyes… – , sino, de modo deci­si­vo, en la con­for­ma­ción de la reali­dad en la que vivi­mos y en el mode­la­do de los pun­tos de vis­ta –mani­pu­la­do­res o eva­si­vos o crí­ti­cos– des­de los que la con­si­de­ra­mos y juz­ga­mos. Inclu­so, como han seña­la­do muchos inves­ti­ga­do­res socia­les des­de hace dos déca­das al menos, el len­gua­je se ha ido con­vir­tien­do en eje arti­cu­la­dor de los medios pro­duc­ti­vos actua­les, a par­tir de su papel en la tec­no­lo­gía, la eco­no­mía o la orga­ni­za­ción del tra­ba­jo (len­gua­jes arti­fi­cia­les, teo­rías de la infor­ma­ción y de los sis­te­mas, teo­re­mas de la lógi­ca for­mal, jue­gos lin­güís­ti­cos, imá­ge­nes del mun­do). Pao­lo Virno ha lle­ga­do a defi­nir nues­tra épo­ca como «la épo­ca en que se ha pues­to a tra­ba­jar al len­gua­je mis­mo, en la que este se ha vuel­to tra­ba­jo asa­la­ria­do»63.

Bajo el dic­ta­do del capi­tal con­tem­po­rá­neo, el tra­ba­jo con el len­gua­je y la cul­tu­ra se ha con­ver­ti­do en tra­ba­jo asa­la­ria­do. Esto hace que tam­bién den­tro del com­ple­jo lin­güís­ti­co-cul­tu­ral se ten­se al extre­mo la pug­na entre la len­gua de dere­chas y la len­gua de izquier­das, o a otra esca­la, la len­gua del libro y la len­gua del pue­blo64. Des­truir o en todo caso debi­li­tar al extre­mo la len­gua del pue­blo y de izquier­das es una nece­si­dad obse­si­va del capi­tal des­de los siglos XVIII-XIX, uni­da a su dis­tan­ciar­se, des­de los siglos XV-XVI, cuan­to antes de la cul­tu­ra popu­lar, según la sabia tesis de F. Tom­berg65.

Con sus dife­ren­cias, esta nece­si­dad tam­bién se ha mate­ria­li­za­do duran­te la for­ma­ción de Esta­dos capi­ta­lis­tas en toda Amé­ri­ca y Aus­tra­lia, en los que las nue­vas bur­gue­sías debían enfren­tar­se a las cul­tu­ras abo­rí­ge­nes e indí­ge­nas. G. Bou­chard ha sin­te­ti­za­do once méto­dos de exter­mi­nio o mar­gi­na­ción de las cul­tu­ras nati­vas: supre­sión físi­ca, mar­gi­na­ción, acul­tu­ri­za­ción, mes­ti­za­je bio­ló­gi­co, bicul­tu­ra­lis­mo, ocul­ta­ción, bús­que­da de seme­jan­za, bús­que­da o inven­ción de orí­ge­nes comu­nes, neu­tra­li­za­ción, mes­ti­za­je cul­tu­ral, y otros recur­sos66. Si bien desa­rro­lla­re­mos estas deci­si­vas temá­ti­cas en pró­xi­mas entre­gas, debe­mos dejar cla­ro que el capi­ta­lis­mo nece­si­ta asa­la­riar el com­ple­jo lin­güís­ti­co-cul­tu­ral borran­do toda len­gua crí­ti­ca, popu­lar y de izquier­das.

Más aún, recien­te­men­te J. E. Illes­cas demues­tra cómo la indus­tria cul­tu­ral refuer­za los lazos polí­ti­cos, ideo­ló­gi­cos, eco­nó­mi­cos con «todos los pode­res capi­ta­lis­tas, como son la polí­ti­ca de Esta­do, los ser­vi­cios secre­tos o el mun­do del nar­co­trá­fi­co»67, ador­me­cien­do y dis­tra­yen­do las con­cien­cias con «sue­ños pre­fa­bri­ca­dos» en masa. La his­to­ria de la cul­tu­ra euro­pea es la de los con­flic­tos, luchas, inter­ven­cio­nes esta­ta­les, cen­su­ras y repre­sio­nes crue­les en aumen­to, y simul­tá­nea­men­te es la his­to­ria de la con­tra­dic­to­ria sub­sun­ción del arte en la expan­si­va indus­tria cul­tu­ral.

Estas afir­ma­cio­nes han sido vali­da­das al saber­se que la CIA logró que se die­ra el Pre­mio Nobel de Lite­ra­tu­ra en 1958 a Boris Pas­ter­nak por su obra El doc­tor Zhi­va­go, no solo anti­so­vié­ti­ca sino anti­co­mu­nis­ta. Alguien des­vió a Mal­ta el avión don­de via­ja­ba Pas­ter­nak con la excu­sa de una ave­ría fal­sa. Des­alo­ja­do el avión se foto­gra­fió una a una las seis­cien­tas pági­nas del manus­cri­to, per­mi­tién­do­le lue­go seguir el vue­lo68. Pas­ter­nak no acep­tó el Pre­mio Nobel. Solo aho­ra, la indus­tria del cine se ha atre­vi­do a lle­var a la pan­ta­lla la impre­sio­nan­te vida de D. Trum­bo69, el muy afa­ma­do guio­nis­ta de izquier­das, per­se­gui­do, cen­su­ra­do y mar­gi­na­do por la «caza de bru­jas» yan­qui, que tuvo que sobre­vi­vir escri­bien­do clan­des­ti­na­men­te y con pseu­dó­ni­mo, lo que no le impi­dió ganar dos Oscar.

El fun­da­men­tal papel de la cul­tu­ra crí­ti­ca y del arte con­tra la repre­sión es pues­to de relie­ve una vez más por la Coor­di­na­do­ra Anti Repre­sión de la Región de Mur­cia al publi­car una anto­lo­gía de cien poe­tas inter­na­cio­nes que denun­cian con su arte todas las prác­ti­cas repre­si­vas y, en espe­cial, por su mis­ma pra­xis, las que sufre la cul­tu­ra: «La publi­ca­ción tra­ta de lle­var el com­pro­mi­so con­tra la repre­sión al cam­po de la cul­tu­ra, en un momen­to en que esta se encuen­tra en el fren­te de una bata­lla por la hege­mo­nía ideo­ló­gi­ca. La ola de deten­cio­nes y pro­ce­sos judi­cia­les con­tra nues­tros crea­do­res demues­tra que la pala­bra y el arte siguen sien­do un arma espe­cial­men­te peli­gro­sa para el Poder esta­ble­ci­do, y cree­mos lle­ga­do el momen­to de decla­rar la insu­mi­sión poé­ti­ca al decre­to de silen­cio»70.

Que­da así de nue­vo al des­cu­bier­to el papel fun­da­men­tal del Esta­do en el ten­so deve­nir de las con­tra­dic­cio­nes socio­cul­tu­ra­les, polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas que no apa­re­cen refle­ja­das en la capi­ta­li­dad donos­tia­rra: impul­sar la cul­tu­ra bur­gue­sa; favo­re­cer la ideo­lo­gía ofi­cial de la «paz», la polí­ti­ca­men­te acor­de con los intere­ses del capi­tal; y des­truir dere­chos socia­les que pue­den difi­cul­tar los bene­fi­cios de la indus­tria cul­tu­ral.

Si des­de la izquier­da se ha con­fir­ma­do una y otra vez la con­ti­nui­dad de la natu­ra­le­za capi­ta­lis­ta de la indus­tria cul­tu­ral y su cone­xión con el Esta­do, como hemos vis­to, des­de un aná­li­sis abier­ta­men­te con­ser­va­dor, se con­fir­ma que el mece­naz­go cul­tu­ral y artís­ti­co71 ha ido en aumen­to en lo eco­nó­mi­co y en lo polí­ti­co. Una repre­sen­tan­te de la gran indus­tria cul­tu­ral trans­na­cio­nal ha sen­ten­cia­do que la pro­duc­ción cul­tu­ral ha de mejo­rar en cali­dad y bajar en pre­cios72. Pero no dice que ello se con­si­gue redu­cien­do cos­tos y sala­rios, aumen­tan­do la explo­ta­ción y las pre­sio­nes sobre los pue­blos y Esta­dos para que dejen vía libre a la inva­sión de mer­can­cías cul­tu­ra­les extran­je­ras.

Vis­to esto y sal­van­do algu­nos mati­ces meno­res, pode­mos apli­car la siguien­te cita a la con­cep­ción mis­ma de la capi­ta­li­dad donos­tia­rra de la cul­tu­ra euro­pea duran­te 2016:

La base social de un cen­tro de cul­tu­ra con­tem­po­rá­nea no pue­de ser el cerra­do (y en muchas oca­sio­nes ensi­mis­ma­do) mun­do del arte. El mun­do del arte no exis­te sepa­ra­do del mun­do de la pre­ca­rie­dad, del mun­do de la esta­fa finan­cie­ra o del mun­do de los desahu­cios. ¿A quién bene­fi­cia enca­si­llar a los artis­tas en una espe­cie de corral en el que te per­mi­ten ser libre pero solo den­tro de la gran­ja? Al due­ño de la gran­ja. Si solo se pue­de ser «libre» den­tro del arte, el arte no tie­ne sen­ti­do. Si el arte es una herra­mien­ta para trans­for­mar, cui­dar y agen­ciar de mane­ra trans­ver­sal la socie­dad, enton­ces sí nos intere­sa73.

Las con­tra­dic­cio­nes socia­les que escin­den la cul­tu­ra se refuer­zan y a la vez se expre­san en la hos­ti­li­dad mutua exis­ten­te entre el capi­ta­lis­mo y el arte, «con­tra­dic­ción esen­cial»74 que mer­ma y casi anu­la el poten­cial esté­ti­co de la espe­cie huma­na bajo el capi­ta­lis­mo debi­do al anta­go­nis­mo irre­con­ci­lia­ble entre el tra­ba­jo asa­la­ria­do, explo­ta­do, alie­na­do, ena­je­na­do…, y el tra­ba­jo libre y pro­pio que encie­rra en sí mis­mo el poder de crear arte:

Al ase­me­jar el tra­ba­jo artís­ti­co al tra­ba­jo asa­la­ria­do, al con­ver­tir la crea­ción artís­ti­ca en pro­duc­ción (pro­duc­ción «pro­duc­ti­va», pro­duc­ción por la pro­duc­ción, o pro­duc­ción de plus­va­lía) y valo­rar la obra de arte no por su valor de uso espe­cí­fi­co, espi­ri­tual, sino por su valor de cam­bio, eco­nó­mi­co, es decir, al apli­car­se a la pro­duc­ción artís­ti­ca las leyes de la pro­duc­ción mate­rial capi­ta­lis­ta, el arte se ve nega­do o limi­ta­do en su estruc­tu­ra inter­na pro­pia, como mani­fes­ta­ción de la capa­ci­dad de crea­ción del hom­bre. En este sen­ti­do, en cuan­to que la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta extien­de su acción a la esfe­ra del arte, y nie­ga en esta esfe­ra el prin­ci­pio crea­dor –artís­ti­co– que nie­ga a su vez, en el tra­ba­jo mis­mo, Marx afir­ma que es hos­til al arte. Esta hos­ti­li­dad reve­la que, bajo el capi­ta­lis­mo, la ley fun­da­men­tal de la pro­duc­ción no solo lle­va a sepa­rar el arte del tra­ba­jo, sino que tien­de, igual­men­te, a ase­me­jar el arte al tra­ba­jo en la for­ma eco­nó­mi­ca del tra­ba­jo ena­je­na­do75.

Ana­li­zan­do la his­to­ria de la apa­ri­ción de la indus­tria cul­tu­ral de la mano de la expan­sión del capi­tal finan­cie­ro en Argen­ti­na, Bea­triz S. Bal­vé expli­ca cómo la inte­lec­tua­li­dad fue suc­cio­na­da y sub­su­mi­da como tra­ba­ja­do­res en esta nue­va indus­tria des­de comien­zos de 1980, aban­do­nan­do por mejo­res sala­rios sus rela­cio­nes con las cla­ses tra­ba­ja­do­ras tuvie­ron que empe­zar a crear un cul­tu­ra y un arte pro­pio, en res­pues­ta a las nue­vas for­mas de domi­na­ción cul­tu­ral e ideo­ló­gi­ca, esté­ti­ca, polí­ti­ca, etc., fabri­ca­da por las indus­trias cul­tu­ra­les que actua­ban como fuer­zas impe­ria­lis­tas impul­so­ras de la supre­sión de fron­te­ras pro­tec­cio­nis­tas de las cul­tu­ras de los pue­blos:

Al impo­ner­se la libre cir­cu­la­ción de los bie­nes y ser­vi­cios cul­tu­ra­les se esta­ble­ce una con­tra­dic­ción entre el úni­co bien cul­tu­ral que cir­cu­la y se impo­ne en la «indus­tria» del espar­ci­mien­to bajo la direc­ción inte­lec­tual e ideo­ló­gi­ca de los Esta­dos Uni­dos, que­dan­do los bie­nes cul­tu­ra­les y la crea­ción de los pue­blos redu­ci­dos a com­mo­di­ties, como toda mer­can­cía de los paí­ses depen­dien­tes, que inclu­ye a la fuer­za de tra­ba­jo. […] El pro­ble­ma pasa por quién con­du­ce, de quién es la ini­cia­ti­va, para qué se hace, quién se bene­fi­cia y qué par­ti­ci­pa­ción tie­nen los pue­blos y los asa­la­ria­dos en esa «indus­tria» de la que ellos son los ver­da­de­ros pro­duc­to­res76.

Poco des­pués, la auto­ra bucea has­ta la raíz mis­ma del pro­ble­ma en la Argen­ti­na de 2004, pro­ble­ma que se ha agu­di­za­do sobre­ma­ne­ra des­de que la dere­cha neo­li­be­ral ha lle­ga­do al gobierno:

El obje­ti­vo estra­té­gi­co del capi­tal finan­cie­ro y del impe­ria­lis­mo, basa­do en las lla­ma­das indus­trias cul­tu­ra­les, es impe­dir la uni­dad del cam­po nacio­nal y popu­lar don­de el núcleo pro­ce­sual mis­mo es la cul­tu­ra que hace a la his­to­ria mis­ma y a la iden­ti­dad nacio­nal. El pro­ble­ma con­sis­te en des­cu­brir cómo, para qué y por qué nos enfren­ta­mos a esta estra­te­gia de poder o, lo que es lo mis­mo, bajo qué pará­me­tros se pue­de recom­po­ner la uni­dad nacio­nal. Para lo que se requie­re des­en­mas­ca­rar esta polí­ti­ca cul­tu­ral para ir cons­tru­yen­do aque­lla que expre­se las aspi­ra­cio­nes del pue­blo argen­tino77.

Des­de esta pers­pec­ti­va tene­mos que estu­diar, ade­más de la espe­ci­fi­ci­dad pro­pia que adquie­re esta crí­ti­ca en Argen­ti­na, tam­bién su valía para la reali­dad de opre­sión nacio­nal como la vas­ca –por ejem­plo, ese ensi­mis­ma­mien­to de la capi­ta­li­dad donos­tia­rra en unos días en los que en Gas­teiz se cele­bra­ba la Gaz­te Dan­ba­da con masi­va par­ti­ci­pa­ción de la juven­tud eus­kal­dun78–, tam­bién el desin­te­rés de los orga­ni­za­do­res por la cru­da reali­dad del momen­to, lo que ha lle­va­do a una espe­cie de tími­da auto­cri­ti­ca con la boca tor­ci­da e indi­rec­ta rea­li­za­da por el por­ta­voz ofi­cio­so del even­to, el dia­rio El País, según la cual «aun­que fue­ra de car­tel, San Sebas­tián 2016 tam­bién ha echa­do una mira­da a la cri­sis de los refu­gia­dos sirios»79.

«Fue­ra de car­tel» está lite­ral­men­te todo el con­tex­to, como se apre­cia leyen­do el artícu­lo cita­do en el que el autor sale en deses­pe­ra­da defen­sa del gru­pi­to orga­ni­za­dor: «Los res­pon­sa­bles de la capi­ta­li­dad lamen­tan que esta ciu­dad ten­ga que afron­tar el reto de ser la capi­tal de la cul­tu­ra de un con­ti­nen­te que «en lugar de ten­der puen­tes y abrir puer­tas, cons­tru­ye muros y sub­ra­ya fron­te­ras». Por ello, ape­lan a no dejar pasar la opor­tu­ni­dad de «ape­lar a los valo­res fun­da­men­ta­les de una unión soli­da­ria, inclu­si­va y jus­ta, como se hace en el pro­gra­ma cul­tu­ral de la capi­ta­li­dad»». ¿Y la solu­ción…? Un mani­fies­to anti­be­li­cis­ta80.

En el plano cul­tu­ral que aquí nos intere­sa ¿qué unión soli­da­ria, inclu­si­va y jus­ta pue­de esta­ble­cer­se con las cen­te­na­res de miles de refu­gia­das y refu­gia­dos inhu­ma­na­men­te tra­ta­dos? ¿Y con­tra esa estruc­tu­ra de poder cri­mi­nal capaz de hacer «des­apa­re­cer» delan­te de las nari­ces de la poli­cía euro­pea a más de 10.000 niñas y niños refu­gia­dos81 cuyo atroz des­tino ima­gi­na­mos? ¿Qué solu­ción pro­po­nen para que los Esta­dos espa­ñol y fran­cés cum­plan sus pro­pias leyes sobre los dere­chos cul­tu­ra­les de las pri­sio­ne­ras y pri­sio­ne­ros vas­cos, ciñén­do­nos solo a ese estric­to dere­cho humano82? ¿Qué tie­ne que decir la «cul­tu­ra euro­pea» ante el ascen­so de la extre­ma dere­cha83 y la impu­ni­dad del neo­fas­cis­mo para movi­li­zar­se84 des­pués de los aten­ta­dos en Bru­se­las del pasa­do 22 de mar­zo? ¿Solo un mani­fies­to anti­be­li­cis­ta? ¿Y fren­te a las huel­gas, pro­tes­tas y resis­ten­cias de las y los tra­ba­ja­do­res explo­ta­dos en la indus­tria cul­tu­ral?

Lo que debie­ra hacer Donos­tia-16 es denun­ciar el endu­re­ci­mien­to de la explo­ta­ción asa­la­ria­da en el inte­rior de la «cul­tu­ra». Haría muy bien en ana­li­zar por qué y cómo Stépha­ne Bri­zé ha crea­do esa mara­vi­lla artís­ti­ca de cine crí­ti­co en la que se denun­cia la pre­ca­ri­za­ción labo­ral que des­tro­za a las per­so­nas85, y a la vez, deba­tir, sus­cri­bir y difun­dir este lla­ma­mien­to: «Des­de estas posi­cio­nes, los tra­ba­ja­do­res de la cul­tu­ra, los artis­tas, debe­mos orga­ni­zar­nos en sus sin­di­ca­tos, como lo han hecho his­tó­ri­ca­men­te los músi­cos, los acto­res, los bai­la­ri­nes y los pro­pios artis­tas plás­ti­cos para recla­mar sus dere­chos fren­te a los patro­nes»86. Es fun­da­men­tal defen­der los dere­chos labo­ra­les de las y los tra­ba­ja­do­res de la indus­tria cul­tu­ral que pro­du­ce una mer­can­cía lla­ma­da «arte».

Aho­ra bien, la mer­can­cía apa­re­ce mucho antes que el capi­ta­lis­mo pero solo en este modo de pro­duc­ción desa­rro­lla su enor­me poder des­truc­ti­vo, des­hu­ma­ni­za­dor, por lo que lle­ga­dos a este gra­do de con­tra­dic­cio­nes tota­les, esen­cia­les, el pro­ble­ma del arte solo pue­de resol­ver­se con la revo­lu­ción socia­lis­ta87. La des­hu­ma­ni­za­ción del arte al ser redu­ci­do a mer­can­cía por la indus­tria cul­tu­ral, hace que:

Las indus­trias cul­tu­ra­les se dedi­can a pro­du­cir «arte» como una fábri­ca de cho­ri­zos (músi­ca con los mis­mos arre­glos musi­ca­les, lite­ra­tu­ra que debe con­te­ner deter­mi­na­dos ele­men­tos, obras tea­tra­les como el tea­tro de revis­tas, etc.). La con­cep­ción del arte como entre­te­ni­mien­to es la ideo­lo­gía de la indus­tria cul­tu­ral y su éti­ca se basa en el prin­ci­pio que guía a cual­quier indus­tria capi­ta­lis­ta: la obten­ción de la mayor ganan­cia posi­ble. Todo esto, sos­te­ni­do por medios de comu­ni­ca­ción que pro­mo­cio­nan según el inte­rés de la indus­tria: los prin­ci­pa­les espa­cios de los suple­men­tos cul­tu­ra­les, de la radio y de la tele­vi­sión se ven­den como una mer­can­cía más. La crí­ti­ca de arte es la nece­si­dad de la indus­tria de tener un sis­te­ma de legi­ti­ma­ción. El arte no pue­de ser pro­du­ci­do como una indus­tria. La inten­ción de indus­tria­li­zar las ideas lle­va inexo­ra­ble­men­te al fas­cis­mo88.

Nos encon­tra­mos así fren­te al cho­que a muer­te entre extre­mos abso­lu­tos, entre el socia­lis­mo y el fas­cis­mo que, en el con­tex­to actual, hace que el mon­ta­je de Donos­tia-16 ten­ga que defi­nir­se fren­te al capi­tal; a la opre­sión nacio­nal y patriar­cal; al impe­ria­lis­mo cul­tu­ral; y, en sín­te­sis, al Esta­do. Pero la buro­cra­cia que mer­ca­dea con la cul­tu­ri­lla no quie­re enfren­tar­se a nin­guno de los cua­tro por­que los asu­me como nor­ma­les. La cul­tu­ra de la rebe­lión y el com­ple­jo lin­güís­ti­co-cul­tu­ral del pue­blo y de izquier­das, sí se enfren­ta, y hace suya la adver­ten­cia de que «es muy peli­gro­so el dis­cur­so que dice que hay que des­po­li­ti­zar la cul­tu­ra»89.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 31 de mayo de 2016

  1. J. M. Alon­so: El arte y el dere­cho «fir­man» la paz, 13 de abril de 2016 (www​.elmun​do​.es).

  2. Tra­ta­do de paz. Faro de paz (www​.dss2016​.eu​.es).

  3. Alber­to Ara­na: El pro­ble­ma espa­ñol, Hiru Argi­ta­letxe, Hon­da­rri­bia 1997, pp. 41 – 42.

  4. Henry Kamen: Feli­pe de Espa­ña, Siglo XXI, Madrid 1998, p. 239.

  5. Peter Jay: La rique­za del hom­bre, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2002, p. 133.

  6. Geof­frey Par­ker: Feli­pe II, Alian­za Edi­to­rial, Madrid 1998, pp. 141 – 142.

  7. Peter Jay: La rique­za del hom­bre, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2002, pp. 131 – 132.

  8. Henry Kamen: Feli­pe de Espa­ña, Siglo XXI, Madrid 1998, p. 143.

  9. Henry Kamen: Feli­pe de Espa­ña, Siglo XXI, Madrid 1998, p. 158.

  10. Hugo Nés­tor Peña Pupo: Vin­di­ca­ción del piel roja, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2014, p. 34.

  11. Hugo Nés­tor Peña Pupo: Vin­di­ca­ción del piel roja, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2014, pp. 35 – 36.

  12. Hugo Nés­tor Peña Pupo: Vin­di­ca­ción del piel roja, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2014, p. 35.

  13. Pacho O’Donnell: El Rey Blan­co. La his­to­ria argen­ti­na que no nos con­ta­ron, Edit. Bol­si­llo, Bue­nos Aires 1999, pp. 80 – 81.

  14. Iña­ki Gil de San Vicen­te: «El pro­ble­ma espa­ñol y el nacio­na­lis­mo del Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña», El nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta del Par­ti­do Comu­nis­ta Espa­ñol, Boltxe Libu­ruak, Bil­bo 1915, pp. 17 y ss.

  15. K. Marx: El capi­tal, FCE, Méxi­co, 1973, vol. I, pp. 607 – 649.

  16. Michael Beaud: His­to­ria del capi­ta­lis­mo, Ariel, Bar­ce­lo­na 1986, pp. 21 – 30.

  17. Eric R. Wolf: Euro­pa y la gen­te sin his­to­ria, FCE, Méxi­co 1987, p, 240.

  18. Mar­kus Redi­ker: El bar­co de escla­vos, Ima­gen Con­tem­po­rá­nea, La Haba­na 2014, pp. 179 – 207.

  19. B. Farring­ton: La rebe­lión de Epi­cu­ro, Edi­cio­nes de Cul­tu­ra Popu­lar, Bar­ce­lo­na 1968, p. 109.

  20. B. Farring­ton: La rebe­lión de Epi­cu­ro, Edi­cio­nes de Cul­tu­ra Popu­lar, Bar­ce­lo­na 1968, p. 110.

  21. B. Farring­ton: La rebe­lión de Epi­cu­ro, Edi­cio­nes de Cul­tu­ra Popu­lar, Bar­ce­lo­na 1968, p. 110.

  22. J. Mos­te­rín: El pen­sa­mien­to arcai­co, Alian­za Edi­to­rial, Madrid 2006, pp. 264 – 265.

  23. F. Engels: Dis­cur­so ante la tum­ba de Marx, Obras esco­gi­das, Pro­gre­so, Mos­cú 1976, tomo III, p. 172.

  24. ohn D. Ber­nal: La liber­tad de la nece­si­dad, Ayu­so, Madrid 1975, tomo I, p. 183.

  25. John D. Ber­nal: La liber­tad de la nece­si­dad, Ayu­so, Madrid 1975, tomo I, pp. 183 – 184.

  26. Hubery Kri­vi­ne: La Tie­rra. De los mitos al saber, Biblio­te­ca Buri­dán, Bar­ce­lo­na 2012, p. 234.

  27. J. L. Peset: Cien­cia y Liber­tad. El papel del cien­tí­fi­co ante la inde­pen­den­cia ame­ri­ca­na, CSIC, Madrid 1987, p. 14.

  28. J. L. Peset: Cien­cia y Liber­tad. El papel del cien­tí­fi­co ante la inde­pen­den­cia ame­ri­ca­na, CSIC, Madrid 1987, pp. 233 – 267.

  29. Docu­men­tos Y: Moral de resis­ten­cia nacio­nal 1959, Hor­da­go, Donos­tia 1979, tomo 1, p. 96.

  30. Docu­men­tos Y: Eus­ke­ra y patrio­tis­mo vas­co 1959, Hor­da­go, Donos­tia 1979, tomo 1, p. 105.

  31. Docu­men­tos Y: Eus­ke­ra y patrio­tis­mo vas­co 1959, Hor­da­go, Donos­tia 1979, tomo 1, p. 107.

  32. Docu­men­tos Y: Eus­ke­ra y patrio­tis­mo vas­co 1959, Hor­da­go, Donos­tia 1979, tomo 1, p. 108.

  33. Docu­men­tos Y: Demo­cra­ti­za­ción de la cul­tu­ra 1962, Hor­da­go, Donos­tia 1979, tomo 2, p. 189.

  34. Docu­men­tos Y: Demo­cra­ti­za­ción de la cul­tu­ra 1962, Hor­da­go, Donos­tia 1979, tomo 2, p. 193.

  35. K. H. Roth y Ange­li­na Ebbinghaus: El «otro» movi­mien­to obre­ro y la repre­sión capi­ta­lis­ta en Ale­ma­nia (1880−1973), Tra­fi­can­tes de Sue­ños, Madrid 2011, p. 252.

  36. K. H. Roth y Ange­li­na Ebbinghaus: El «otro» movi­mien­to obre­ro y la repre­sión capi­ta­lis­ta en Ale­ma­nia (1880−1973), Tra­fi­can­tes de Sue­ños, Madrid 2011, p. 2524.

  37. Fred Jero­me: El expe­dien­te Eins­tein, Pla­ne­ta, Bar­ce­lo­na 2002, p. 150.

  38. Jon Beck­with: «El movi­mien­to cien­tí­fi­co radi­cal en los Esta­dos Uni­dos», Cien­cia y tec­no­lo­gía, Edit. Revo­lu­ción, Madrid 1990, pp. 171 – 172.

  39. Jon Beck­with: «El movi­mien­to cien­tí­fi­co radi­cal en los Esta­dos Uni­dos», Cien­cia y tec­no­lo­gía, Edit. Revo­lu­ción, Madrid 1990, p. 173.

  40. H. Con­ti: «Car­ta de recha­zo de Haron­do Con­ti a la beca Gug­genheim», N. Kohan (Comp.), Cien­cias socia­les y mar­xis­mo lati­no­ame­ri­cano, Amau­ta-Yul­ca-La Lla­ma­ra­da, Argen­ti­na 2014, p. 338.

  41. J. Ile­gal: Soy opti­mis­ta por­que con­fío en las explo­sio­nes vio­len­tas que se van a pro­du­cir, 19 de abril de 2016 (www​.kao​sen​la​red​.net).

  42. F. Jame­son: «La revo­lu­ción cul­tu­ral», Valen­cias de la dia­léc­ti­ca, Eter­na Caden­cia Edi­to­ra, Bue­nos Aires 2013, p. 306.

  43. F. Jame­son: «La revo­lu­ción cul­tu­ral», Valen­cias de la dia­léc­ti­ca, Eter­na Caden­cia Edi­to­ra, Bue­nos Aires 2013, p. 307 – 308.

  44. A. Ara­na: El pro­ble­ma espa­ñol, Hiru Argi­ta­letxe, Hon­da­rri­bia 1999, p. 139.

  45. Vic­to­ria Sau: Dic­cio­na­rio Ideo­ló­gi­co Femi­nis­ta, Ica­ria, Bar­ce­lo­na 1990, pp. 168 – 170.

  46. Fran­cis­ca Mar­tin-Cano Abreu: Mitos que recuer­dan el matriar­ca­do, 9 de mar­zo de 2015 (suga​rra​.blogspt​.com​.es).

  47. Móni­ca Zas Mar­co: Lo que Mary Beard nos ense­ñó sobre la miso­gi­nia clá­si­ca (y actual), 25 de mayo de 2016 (www​.eldia​rio​.es).

  48. Car­los Tupac: Terro­ris­mo y civi­li­za­ción, Boltxe Libu­ruak, Bil­bo 2012, pp. 165 – 204.

  49. Sil­via Fede­ri­ci: La inaca­ba­da revo­lu­ción femi­nis­ta, Edic. Des­de Aba­jo, Bogo­tá 2014, pp. 89.

  50. Fran­ces­ca Gar­ga­llo Celen­ta­ni: Femi­nis­mos des­de Abya Yal, Edic. Des­de Aba­jo, Bogo­tá 2012, pp. 102 – 104.

  51. Bai Shou­yi y otros: Bre­ve his­to­ria de Chi­na des­de la anti­güe­dad has­ta 1919, Edi­cio­nes en Len­guas Extran­je­ras, Bei­jing, R. P. Chi­na, 1984, p. 326.

  52. Vijay Prashad: «La Con­fe­ren­cia Afro-Asiá­ti­ca de Muje­res de 1961», Las Nacio­nes Oscu­ras, Penín­su­la, Bar­ce­lo­na 2012, pp. 101 – 116.

  53. Audre Lor­de: Usos de lo eró­ti­co: Lo eró­ti­co como poder, 6 de febre­ro de 2016 (www​.mar​xists​.org).

  54. Las y los tra­ba­ja­do­res de sub­con­tra­tas del Museo de Bellas Artes con­vo­can una huel­ga para el 16 de mayo, 10 de mayo de 2016 (www​.lab​.eus).

  55. Cla­ra Mallo: La pre­ca­rie­dad labo­ral entre los tra­ba­ja­do­res de la cul­tu­ra, 5 de mar­zo de 2016 (www​.izquier​da​dia​rio​.es).

  56. J. Durán Rodrí­guez: Las con­di­cio­nes labo­ra­les de la músi­ca son una mier­da, 29 de mar­zo de 2016 (www​.dia​go​nal​pe​rio​di​co​.net).

  57. Isa­bel Bení­tez y J. Nava­rro: Los nue­vos fan­tas­mas del Rei­na Sofía se lla­man fal­sos autó­no­mos, 26 de febre­ro de 2016 (www​.dia​go​nal​pe​rio​di​co​.net).

  58. D. Gar­cía Aris­te­gui: ¿Por qué Marx no habló del copy­right. La pro­pie­dad inte­lec­tual y sus revo­lu­cio­nes, Encla­ve, Madrid 2014, p. 203.

  59. I. Sáda­ba: Pro­pie­dad inte­lec­tual ¿Bie­nes públi­cos o mer­can­cías pri­va­das?, Cata­ra­ta, Madrid 2008, pp. 249 – 260.

  60. Ramón Zallo: Eco­no­mía de la comu­ni­ca­ción y cul­tu­ra, Akal, Madrid 1988, pp. 47 – 60.

  61. Ramón Zallo: Cul­tu­ra, inter­net y TTIP, 31 de mayo de 2016 (www​.gara​.eus).

  62. Alfred Sohn-Rethel: Tra­ba­jo manual y tra­ba­jo inte­lec­tual, El Vie­jo Topo, Bar­ce­lo­na 2001, p. 48.

  63. Miguel Casa­do: Sobre la acción polí­ti­ca de la poe­sía, 30 de mar­zo de 2016 (www​.rebe​lion​.org).

  64. Anne-Marie Thies­se: La crea­ción de las iden­ti­da­des nacio­na­les. Euro­pa: siglos XVIII-XX, Ëza­ro, Madrid 2010, pp. 73 – 83.

  65. F. Tom­berg: Esté­ti­ca polí­ti­ca, Villa­lar, Madrid 1977, pp. 73 – 74.

  66. Gérard Bou­chard: Géne­sis de las nacio­nes y cul­tu­ras del Nue­vo Mun­do, FCE, Méxi­co 2003, pp. 477 – 480.

  67. Jon E. Illes­cas: Pró­lo­go e Intro­duc­ción de «La Dic­ta­du­ra del Video­clip. Indus­tria musi­cal y sue­ños pre­fa­bri­ca­dos», 27 de enero de 2016 (www​.mar​xis​mo​cri​ti​co​.org).

  68. Joa­quín Este­fa­nía: «El doc­tor Zhi­va­go» en la Gue­rra Fría, 30 de mayo de 2016 (www​.elpais​.com).

  69. Nerea Frej­lich: Trum­bo. La lis­ta negra de Holly­wood, 19 de mayo de 2016 (www​.izquier​da​dia​rio​.es).

  70. Anti Repre­sión Regio de Mur­cia: «Con­tra» Poe­sía ante la repre­sión, (www​.anti​re​pre​sionrm​.blogs​post​.com​.es) y (www​.lan​za​nos​.com).

  71. J. Bote­lla Pom­bo: «La empre­sa, ¿mece­nas del siglo XX?», Escri­tos de socio­lo­gía de la cul­tu­ra y de las artes, I. Domín­guez (Ed.), AESCA, Bar­ce­lo­na 1994, pp. 135 – 143.

  72. Vir­gi­nia Arce: La cul­tu­ra debe bus­car ofer­tas com­pe­ti­ti­vas y atrac­ti­vas, 2 de abril de 2016 (www​.cin​co​dias​.com).

  73. Zemos98: Cen­tros de cul­tu­ra con­tem­po­rá­nea y demo­cra­cia: ¿Quién lla­ma a quién?, 11 de febre­ro de 2016 (www​.dia​go​nal​pe​rio​di​co​.net).

  74. A. Sán­chez Váz­quez: Las ideas esté­ti­cas de Marx, ERA, Méxi­co 1976, p. 160.

  75. A. Sán­chez Váz­quez: Las ideas esté­ti­cas de Marx, ERA, Méxi­co 1976, p. 207.

  76. B. S. Bal­vés: «Arte y Cien­cia o Indus­tria Cul­tu­ral», Razón y Revo­lu­ción, Bue­nos Aires, nº 13, invierno de 2004, p. 29.

  77. B. S. Bal­vés: «Arte y Cien­cia o Indus­tria Cul­tu­ral», Razón y Revo­lu­ción, Bue­nos Aires, nº 13, invierno de 2004, p. 30.

  78. Véa­se (www​.gaz​te​dan​ba​da16​.info).

  79. M. Orma­za­bal: San Sebas­tián 2016 se pre­gun­ta: «¿Cómo ser capi­tal cul­tu­ral de una Euro­pa así?», 26 de mar­zo de 2016 (www​.elpais​.com).

  80. Idem.

  81. 31 de enero de 2016 (www​.publi​co​.es).

  82. Etxe­rat: Balan­ce pri­mer semes­tre 2014 (www​.etxe​rat​.eus).

  83. Jose­fi­na L. Mar­tí­nez: El mapa de la extre­ma dere­cha en Euro­pa, 3 de febre­ro de 2016 (www​.izquier​da​dia​rio​.es).

  84. J. Can­ta­re­ro: La Poli­cía bel­ga per­mi­tió que vago­nes reple­tos de ultras de fút­bol par­tie­ran rum­bo a la Pla­za de la Bol­sa, 28 de mar­zo de 2016 (www​.publi​co​.es).

  85. Cla­ra Mallo: La ley del mer­ca­do, el capi­ta­lis­mo devo­ra todo, 16 de abril de 2016 (www​.izquier​da​dia​rio​.es).

  86. J. Figue­roa: Opi­nión: Un deba­te sobre indus­tria cul­tu­ral, 22 de julio de 2015 (www​.po​.org​.ar).

  87. P. Riez­nik: Cul­tu­ra, mer­can­cía e indus­trias cul­tu­ra­les, 2 de julio de 2015 (www​.po​.org​.ar).

  88. E. Mileo: Opi­nión: Indus­tria cul­tu­ral y cul­tu­ra, 7 de julio de 2015 (www​.po​.org​.ar).

  89. J. Durán Rodrí­guez: Entre­vis­ta a Los Volu­bles…, 5 de febre­ro de 2016 (www​.dia​go​nal​pe​rio​di​co​.net).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *