La salud: una nece­si­dad de los pueblos

Este escri­to quie­re ser­vir de base para la pre­sen­ta­ción de los dos libros en el títu­lo seña­la­dos. Pue­de resul­tar raro pre­sen­tar dos libros en el mis­mo acto, por cier­to en un lugar emble­má­ti­co de Cádiz y en una libre­ría-café ami­ga La Clan­des­ti­na. Y es que en ambos tex­tos se tra­ta el mis­mo tema con mayor o menor exten­sión: La Salud: Una nece­si­dad de los pue­blos. Mi par­ti­ci­pa­ción en el pri­me­ro es más exten­sa, jun­to con un com­pa­ñe­ro, autor del libro; y en el segun­do jun­to a un colec­ti­vo de auto­ras, de múl­ti­ples per­so­nas, que par­ti­ci­pa­mos en cada uno de sus die­ci­nue­ve capítulos.

Es por ello que deci­dí hacer esta pre­sen­ta­ción con­jun­ta en un momen­to deci­si­vo y vital, don­de la salud y las nece­si­da­des más bási­cas de los pue­blos están sien­do piso­tea­das, arras­tra­das por el lodo de la indi­fe­ren­cia y el racis­mo que apa­re­ce sin tapu­jos en la lla­ma­da Euro­pa de la liber­tad. Que bajo eso que lla­man demo­cra­cia, y no lo es, ape­nas se pue­den escon­der los abu­sos, ata­ques y vio­len­cias sobre los pue­blos que quie­ren ser inde­pen­dien­tes y cuyas rique­zas son obje­to de su codi­cia. En las últi­mas déca­das los casos más lla­ma­ti­vos, sin con­si­de­rar los ya cró­ni­cos del Saha­ra occi­den­tal y Pales­ti­na, son las inter­ven­cio­nes, inva­sio­nes abier­tas o encu­bier­tas, en Afga­nis­tán, Irak, Libia, el horror de la inje­ren­cia sobre el pue­blo sirio. En otra zona ale­ja­da no olvi­da­mos el apo­yo del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se a los gol­pes de Esta­do en Hon­du­ras y Para­guay y cuyo goteo de ase­si­na­tos lle­gan a tras­pa­sar los grue­sos muros de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción gra­cias a las luchas que están emer­gien­do con fuer­za en esos paí­ses1. Los inten­tos de gol­pes de esta­do sobre gobier­nos legí­ti­mos como el de Vene­zue­la o, cuan­do estos fallan, sabo­ta­jes eco­nó­mi­cos (las lla­ma­das gue­rras eco­nó­mi­cas) y cam­pa­ñas mediá­ti­cas de difa­ma­ción. Y es que aho­ra más que nun­ca en la actual situa­ción geo­po­lí­ti­ca mun­dial Esta­dos Uni­dos nece­si­ta impe­rio­sa­men­te una Amé­ri­ca Lati­na total­men­te subor­di­na­da a sus intere­ses impe­ria­les, Argen­ti­na y Bra­sil son los ejem­plos más recien­tes2. Una rápi­da mira­da inter­na­cio­nal solo nos mues­tran que en el mun­do la salud bri­lla por su ausencia.

No se olvi­dan tam­po­co los acon­te­ci­mien­tos que ocu­rrie­ron pre­vios a la Decla­ra­ción de los Dere­chos Huma­nos. El final de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, sus terri­bles con­se­cuen­cias para las pobla­cio­nes de dis­tin­tos paí­ses del mun­do, que tuvo su cul­men en los más de 30 millo­nes de muer­tes del pue­blo sovié­ti­co a manos del ejér­ci­to nazi. El cruel avi­so meta­fó­ri­co que repre­sen­tó el bom­bar­deo nuclear sobre dos ciu­da­des japo­ne­sas, cuan­do el ejér­ci­to japo­nés ya esta­ba real­men­te derro­ta­do. Y las repre­sio­nes abier­tas y ocul­tas, –mani­pu­la­das – , con­tra los pue­blos que habían gana­do al fas­cis­mo y supo­nían una ame­na­za para las bur­gue­sías euro­peas, espe­cial­men­te para Esta­dos Uni­dos, la ya pri­me­ra poten­cia impe­ria­lis­ta. Fran­cia, Ita­lia, Gre­cia; entre otros paí­ses sufrie­ron inje­ren­cias extran­je­ras, en con­ni­ven­cia con sus oli­gar­quías, repre­sio­nes a las orga­ni­za­cio­nes que más com­ba­tie­ron al nazis­mo. Se poten­cia­ron las mafias y la intro­duc­ción de dro­gas, como la heroí­na, que sir­vie­ron para el con­trol de los sin­di­ca­tos que se encon­tra­ban en manos de los par­ti­dos comu­nis­tas de la época.

Tra­tar el tema de los dere­chos huma­nos y la Salud es resal­tar que esta es una nece­si­dad de los pue­blos, es super­vi­ven­cia huma­na y cali­dad de vida de las per­so­nas. No son dere­chos que se nos da por par­te de la cla­se en el poder, la bur­gue­sía, o las monar­quías abso­lu­tis­tas y la noble­za daba en el pasa­do. No, son dere­chos con­quis­ta­dos que deben for­mar par­te del pro­ce­so de cons­truc­ción de una socie­dad nue­va, libre de explo­ta­do­res y saquea­do­res de recur­sos, una socie­dad para todos y todas, socia­lis­ta. Por­que la socie­dad capi­ta­lis­ta que sufri­mos tie­ne una his­to­ria, un comien­zo y, por ello, pue­de tener un fin; que sigue sien­do un sis­te­ma patriar­cal opre­sor pese a algu­nos avan­ces con­quis­ta­dos por las muje­res. Opre­sión que, igual que la for­ma­ción de las cla­ses socia­les des­igua­les, se ori­gi­nó en momen­tos his­tó­ri­cos muy anti­guos y que por ello no es natu­ral ni pue­de con­si­de­rar­se como inevi­ta­ble. Que pode­mos y debe­mos cam­biar las cosas para mejo­rar en Anda­lu­cía y en otros pue­blos opri­mi­dos, y que para cam­biar debe­mos ana­li­zar y actuar. Que los dere­chos huma­nos con­cre­tos, comu­na­les, para el pue­blo, deben ser aban­de­ra­dos de todas las mane­ras posi­bles. Y su con­quis­ta, por peque­ña que parez­ca, es un paso más en la mejo­ra de las con­di­cio­nes de vida, de la salud de las personas.

Habla­mos de super­vi­ven­cia pre­sen­te y futu­ra, pero tam­bién de salud en su acep­ción posi­ti­va y soli­da­ria, de ayu­da mutua y cui­da­dos socia­les. Pero los aná­li­sis deben ser rigu­ro­sos y rea­lis­tas, rea­li­za­bles a cor­to, medio y lar­go pla­zo; y yen­do a la raíz de los pro­ble­mas. Com­pren­der las cau­sas de lo que ocu­rre a nues­tro alre­de­dor de for­ma pro­fun­da e inte­gra­do­ra, es difí­cil por­que a este sis­te­ma no le intere­sa, se pro­mue­ve lo super­fi­cial para tener per­so­nas ador­me­ci­das, pero es que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta es super­fi­cial en si mis­mo. Aun­que se cubra de ador­nos hipó­cri­tas y for­mas diplo­má­ti­cas. Escu­cha­mos a menu­do noti­cias super­fi­cia­les don­de, por ejem­plo, la tra­ge­dia, la muer­te con­ti­nua en el medi­te­rrá­neo de per­so­nas que huyen de la gue­rra y del ham­bre pro­vo­ca­dos por el colo­nia­lis­mo y el neo­co­lo­nia­lis­mo, se rela­cio­na con las mafias que per­mi­ten meter tan­tas per­so­nas en los botes que tra­tan de pasar al otro con­ti­nen­te. O que la cau­sa del acci­den­te de tren en San­tia­go de Com­pos­te­la era el maqui­nis­ta sin afron­tar el cúmu­lo de cau­sas y cir­cuns­tan­cias esen­cia­les que con­tri­bu­ye­ron a dicho acci­den­te3.

En uno de los tex­tos que se pre­sen­ta se ha inten­ta­do resal­tar la impor­tan­cia de uti­li­zar el méto­do, el mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co. La nece­si­dad de inte­grar la dia­léc­ti­ca, o mejor dicho, hacer­la emer­ger de los pro­ce­sos his­tó­ri­cos, eco­nó­mi­cos, socia­les y polí­ti­cos; pero tam­bién de otras cien­cias, como las del cam­po de la bio­lo­gía o de la salud huma­na, impres­cin­di­ble para com­pren­der los pro­ble­mas de salud, las lesio­nes y enfer­me­da­des y sus cau­sas rela­cio­na­das. La dia­léc­ti­ca nos ayu­da a no caer en el meca­ni­cis­mo y deter­mi­nis­mo ram­plón que domi­na muchas de nues­tras dis­ci­pli­nas y en evi­tar el idea­lis­mo mís­ti­co que sur­ge con faci­li­dad cuan­do los mode­los ante­rio­res son cla­ra­men­te insu­fi­cien­tes para expli­car los fenó­me­nos, como los rela­cio­na­dos con la salud. El abis­mo que sepa­ra ambas deri­vas lo pode­mos com­pa­rar con la divi­sión que aún per­sis­te entre las lla­ma­das cien­cias socia­lesnatu­ra­les. Tejer su cone­xión en los aná­li­sis con­cre­tos no es tarea fácil pero es esen­cial para todos los aspec­tos de nues­tras vidas mili­tan­tes, pro­fe­sio­na­les y personales.

Ana­li­zar la salud des­de un pris­ma dia­léc­ti­co impli­ca rela­cio­nar lo bio­ló­gi­co, los pro­ce­sos ínti­mos que se pro­du­cen en nues­tro orga­nis­mo, con los deter­mi­nan­tes socia­les y polí­ti­cos, limi­tar­nos a los deter­mi­nan­tes bio­ló­gi­cos es tan insu­fi­cien­te como que­dar­nos solo en los socia­les o polí­ti­cos. Lo que ocu­rre es que lo habi­tual es cono­cer más como se pro­du­cen los meca­nis­mos inter­nos; en unos casos; y en otros, cono­ce­mos más los meca­nis­mos exter­nos. Pero es más difí­cil relle­nar las lagu­nas, la fal­ta de cono­ci­mien­to, en esas zonas que enla­zan ambos tipos de pro­ce­sos. Tenien­do en cuen­ta esto y que ese espec­tro de con­di­cio­nan­tes, que a su vez tie­nen nive­les y con­tex­tos de mayor o menor ampli­tud, según de que pro­ble­ma o enfer­me­dad hable­mos pue­de pesar más un tipo de cau­sas u otras. Des­de una enfer­me­dad que ya se tie­ne al nacer y cuyo ori­gen en una alte­ra­ción gené­ti­ca de los pro­ge­ni­to­res o una alte­ra­ción en el pro­ce­so de la embrio­gé­ne­sis; has­ta una asbes­to­sis o un cán­cer de pul­món adqui­ri­da en la edad adul­ta por expo­si­ción al amian­to, o asbes­to, en el medio labo­ral. Pero tam­bién las mal­for­ma­cio­nes con­gé­ni­tas y las enfer­me­da­des here­di­ta­rias pue­den ser pro­du­ci­das por cau­sas exter­nas o agre­sio­nes medioam­bien­ta­les. Por ejem­plo, algu­nos tipos de cán­ce­res here­di­ta­rios son pro­du­ci­dos por muta­cio­nes gené­ti­cas que, a su vez, fue­ron ori­gi­na­dos por fac­to­res ambien­ta­les que actua­ron sobre las célu­las ger­mi­na­les de sus pro­ge­ni­to­res. Vamos a desa­rro­llar un poco más estos procesos.

En los últi­mos años está sien­do muy útil para la medi­ci­na el enten­di­mien­to y las apli­ca­cio­nes de las célu­las madres, embrio­na­rias y adul­tas, su capa­ci­dad de crear teji­dos que abre puer­tas muy intere­san­tes para repa­rar órga­nos lesio­na­dos por muchos tipos de enfer­me­da­des. Tam­bién está ayu­dan­do a enten­der cómo una célu­la sana se trans­for­ma en can­ce­rí­ge­na. Se sabe que las célu­las madres adul­tas ya espe­cia­li­za­das en deter­mi­na­dos teji­dos tie­nen menos capa­ci­dad de repli­ca­ción (dupli­ca­ción del ADN antes de la divi­sión celu­lar) que en eda­des más pre­co­ces de mayor cre­ci­mien­to gene­ral4. Y que según el tipo de teji­do, sus célu­las madres nece­si­tan divi­dir­se más o menos a lo lar­go de la vida de las per­so­nas. Capa­ci­dad repli­ca­ti­va que es con­tro­la­da por los genes supre­so­res del cre­ci­mien­to. Este equi­li­brio entre repli­ca­ción y supre­sión de la divi­sión celu­lar se pue­de rom­per y pro­vo­car un cre­ci­mien­to des­con­tro­la­do de las célu­las. De tal for­ma que la repli­ca­ción celu­lar que tie­ne una bene­fi­cio­sa fun­ción de rege­ne­ra­ción celu­lar tie­ne como con­tra­par­ti­da la posi­bi­li­dad de que se desa­rro­llen célu­las can­ce­ro­sas5.

Ade­más, los genes se pue­den alte­rar, sufren muta­cio­nes que pue­den afec­tar a otros genes como los acti­va­do­res del cre­ci­mien­to celu­lar. Dichas muta­cio­nes se pro­du­cen por fallos en el deli­ca­do pro­ce­so de divi­sión celu­lar, espe­cial­men­te en el pro­ce­so de divi­sión de los cro­mo­so­mas del núcleo de la célu­la y sus genes corres­pon­dien­tes. O por agre­sio­nes exter­nas, como las radia­cio­nes (que alte­ran a los cro­mo­so­mas o sus genes); los onco­vi­rus6 y otras muchas como el alqui­trán, la con­ta­mi­na­ción atmos­fé­ri­ca o los com­pues­tos quí­mi­cos del humo del taba­co7; aumen­tan­do todas ellas la pro­ba­bi­li­dad de sufrir cán­cer de pul­món o veji­ga uri­na­ria, entre otros cán­ce­res. Pero como decía­mos, las célu­las se repo­nen a par­tir de las célu­las madre, pero en cada divi­sión celu­lar y sepa­ra­ción de cro­mo­so­mas hay siem­pre más ries­go de que ocu­rra un error, por ello las célu­las tie­nen un con­trol de las repli­ca­cio­nes para que estas no sean exce­si­vas8.

En resu­men, en el ori­gen del cán­cer, que se carac­te­ri­za por un tras­torno en el con­trol del ciclo o divi­sión celu­lar que las hace mul­ti­pli­car­se pro­gre­si­va­men­te de for­ma anor­mal, se encuen­tran lesio­nes inter­nas gené­ti­cas, por ejem­plo las muta­cio­nes que sur­gen por erro­res alea­to­rios, bien en el pro­ce­so de for­ma­ción de nues­tro orga­nis­mo –en la fase embrio­na­ria – , bien en eta­pas pos­te­rio­res de la vida. Y, a su vez, esas muta­cio­nes gené­ti­cas tam­bién son pro­du­ci­das por agre­sio­nes exter­nas o ambien­ta­les, en un pro­ce­so de rela­cio­nes hacia el inte­rior y exte­rior del orga­nis­mo9. Que este gru­po de enfer­me­da­des, como muchas otras, está ame­na­za­do con­ti­nua­men­te por pro­ce­sos inter­nos y exter­nos. Las célu­las madre hacen posi­ble que se man­ten­gan nues­tros órga­nos, y sin las muta­cio­nes en los cro­mo­so­mas no hubie­ra sido posi­ble el desa­rro­llo de los seres vivos, su evo­lu­ción, al pre­do­mi­nar los cam­bios que se adap­tan mejor al medio diná­mi­co. Nues­tros sis­te­mas de vigi­lan­cia y repa­ra­ción celu­lar son pro­duc­to de miles de años de evo­lu­ción y adap­ta­ción a las agre­sio­nes exter­nas pero la situa­ción cam­bia radi­cal­men­te si supe­ra­mos los lími­tes, for­za­mos a nues­tro orga­nis­mo y a su capa­ci­dad de repa­ra­ción celular.

Con estos ejem­plos se tra­ta de ilus­trar como la com­pren­sión de las enfer­me­da­des en las pobla­cio­nes requie­re de una posi­ción mate­ria­lis­ta, pene­tran­do en la estruc­tu­ra de nues­tro orga­nis­mo y en sus pro­ce­sos inter­nos bio­ló­gi­cos, pero tam­bién dia­léc­ti­ca, con­si­de­ran­do dichos pro­ce­sos en estre­cha rela­ción con las cau­sas exter­nas que alte­ran estas diná­mi­cas inter­nas de con­tra­rios a lo lar­go de nues­tras vidas. Cau­sas exter­nas que actúan de for­ma más o menos cer­ca­na y direc­ta a las per­so­nas, pero rela­cio­na­das entre ellas como cas­ca­das que van des­de las situa­cio­nes socia­les y polí­ti­cas has­ta las más pura­men­te bio­ló­gi­cas; o vice­ver­sa, en sen­ti­do contrario.

Aunar el aná­li­sis mate­ria­lis­ta con la dia­léc­ti­ca es, tam­bién, con­si­de­rar los pro­ce­sos his­tó­ri­cos que nos han lle­va­do a esta situa­ción que afec­ta gra­ve­men­te a los seres huma­nos jun­to al res­to de seres vivos, a la natu­ra­le­za en gene­ral. Uti­li­za­mos, por tan­to, el aná­li­sis mar­xis­ta –el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co– para com­pren­der el tema que nos ocu­pa: la salud de los pue­blos y sus con­di­cio­nan­tes. Las cien­cias de la salud y cual­quier otra cien­cia se rela­cio­nan pro­fun­da­men­te, por­que el cono­ci­mien­to es un todo úni­co y se tra­ta de expli­ci­tar y extraer un hilo con­duc­tor en su inte­rior que tras­cien­da a lo social y polí­ti­co para lograr nues­tra sobe­ra­nía como pue­blo y su mejo­ra en todos los terre­nos. Que el cono­ci­mien­to del ámbi­to que sea debe ser­vir a las per­so­nas y al con­jun­to de la natu­ra­le­za, no a una mino­ría capi­ta­lis­ta que se apro­pia de rique­zas y racio­na­li­dad popu­lar, y que por ello tam­bién tener como meta trans­for­mar este sis­te­ma hacia una socie­dad nue­va, para todas las personas.

En este sen­ti­do rei­vin­di­ca­mos el aná­li­sis de las cau­sas, los deter­mi­nan­tes que pro­vo­can la pér­di­da de salud, para actuar y trans­for­mar. Para seña­lar cua­les son los pro­ble­mas que nos aque­jan y diri­gir nues­tras accio­nes para evi­tar­las, eli­mi­nar­las o cam­biar­las. Lo nue­vo que que­re­mos sur­ge de lo vie­jo, no se tra­ta de des­te­rrar lo mucho que hemos con­quis­ta­do duran­te mile­nios, la cul­tu­ra anda­lu­za, por ejem­plo, es rica en cono­ci­mien­tos y sabe­res ances­tra­les que se ha nutri­do de lo mejor de los múl­ti­ples pue­blos que se han mez­cla­do en nues­tra tie­rra. Si algo carac­te­ri­za, y enri­que­ce, a lo anda­luz, es su mes­ti­za­je que es pre­ci­sa­men­te lo que le da su idio­sin­cra­sia más genui­na y pro­fun­da. Y esta dia­léc­ti­ca de trans­for­mar y aspi­rar a una nue­va socie­dad que incor­po­re lo vie­jo, lo bueno acu­mu­la­do y con­quis­ta­do a lo lar­go de los tiem­pos es nues­tra aspi­ra­ción más profunda.

Mien­tras tan­to debe­mos seguir luchan­do por unas ade­cua­das con­di­cio­nes de vida para toda la pobla­ción ana­li­zan­do los prin­ci­pa­les con­di­cio­nan­tes de la salud que des­ta­ca­mos a continuación:

Hemos comen­za­do con el dere­cho a una ali­men­ta­ción salu­da­ble que pasa por recla­mar algo tan ele­men­tal como que los pue­blos alcan­cen una autén­ti­ca sobe­ra­nía ali­men­ta­ria10. Fren­te al dere­cho mer­can­til de los ali­men­tos para los bene­fi­cios de gran­des pro­pie­ta­rios, hay que pro­cla­mar la nece­si­dad de una ali­men­ta­ción de cali­dad, libre de trans­gé­ni­cos, pes­ti­ci­das y mono­cul­ti­vos, para todas las per­so­nas y para todos los pue­blos. Las muer­tes por des­nu­tri­ción agu­da, por ham­bre y las enfer­me­da­des pro­du­ci­das por la des­nu­tri­ción cró­ni­ca de los paí­ses más pobres se acom­pa­ñan de muer­tes por enfer­me­da­des del sis­te­ma cir­cu­la­to­rio en los paí­ses más enri­que­ci­dos por exce­sos ali­men­ta­rios pero de baja calidad.

El sin­sen­ti­do de un sis­te­ma domi­na­do por las trans­na­cio­na­les del sec­tor ali­men­ta­rio a nivel mun­dial, don­de los ali­men­tos más bási­cos para la ali­men­ta­ción huma­na coti­zan en bol­sa y muchos de ellos son uti­li­za­dos como bio­com­bus­ti­bles o para ali­men­ta­ción ani­mal terres­tre. Mien­tras, el con­su­mo de car­ne cre­ce de for­ma impa­ra­ble pese a que una ali­men­ta­ción nutri­ti­va y equi­li­bra­da debe con­te­ner una peque­ña pro­por­ción de pro­teí­nas ani­ma­les. La esquil­ma­ción pes­que­ra, el oli­go­po­lio de las semi­llas y agro­tó­xi­cos con el agra­van­te del uso de trans­gé­ni­cos cie­rran el círcu­lo de un sis­te­ma capi­ta­lis­ta irra­cio­nal que solo mira sus ganan­cias mone­ta­rias a cos­ta del empo­bre­ci­mien­to y de las muer­tes de una cada vez mayor par­te de la pobla­ción mun­dial. La lucha por la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria es la lucha de la gen­te del mar, de la cla­se cam­pe­si­na, jor­na­le­ra y gana­de­ra del mun­do con­tra las gran­des cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les del sec­tor, y de otros sec­to­res como la mine­ría, que solo se podrá lograr total­men­te cuan­do el capi­ta­lis­mo, en esta fase deca­den­te impe­ria­lis­ta, sea eli­mi­na­do11.

Ínti­ma­men­te rela­cio­na­do con el tema ali­men­ta­rio hemos dedi­ca­do otro apar­ta­do a la nece­si­dad de un medio ambien­te cui­da­do para toda la huma­ni­dad. Es cono­ci­do que los paí­ses capi­ta­lis­tas más enri­que­ci­dos no solo explo­tan labo­ral­men­te a su pro­pia cla­se tra­ba­ja­do­ra y a la de los paí­ses que ha empo­bre­ci­do, sino tam­bién esquil­man la natu­ra­le­za. Des­de Marx, los aná­li­sis mar­xis­tas más dia­léc­ti­cos, menos dog­má­ti­cos, son los que his­tó­ri­ca­men­te han com­pren­di­do la ínti­ma cone­xión entre la frac­tu­ra meta­bó­li­ca del tra­ba­jo y de la natu­ra­le­za. Lo que impli­ca la nece­si­dad de unir la lucha por la libe­ra­ción de la explo­ta­ción labo­ral y de la natu­ra­le­za. Y en este sen­ti­do el eco­lo­gis­mo en abs­trac­to tam­po­co nos sir­ve, debe­mos ana­li­zar el con­jun­to del pro­ble­ma para inter­ve­nir en todos los aspec­tos en una socie­dad don­de se supere la explo­ta­ción labo­ral de la pro­pie­dad pri­va­da, con la explo­ta­ción de la natu­ra­le­za. Por­que esta últi­ma es con­sus­tan­cial con la exis­ten­cia del gran capital.

Fue Marx, el que, entre otras muchas apor­ta­cio­nes a este tema, avi­só del empo­bre­ci­mien­to de la natu­ra­le­za y su rela­ción con la salud y la vida de los pue­blos, ana­li­zan­do uno de las pri­me­ros mono­cul­ti­vos, el del tri­go, que pro­vo­có el colo­nia­lis­mo inglés sobre la Irlan­da ane­xio­na­da, para la expor­ta­ción a su bur­gue­sía; y la pata­ta, como ali­men­to de sub­sis­ten­cia a la pobla­ción local. La pla­ga que azo­tó a este últi­mo cul­ti­vo, a media­dos del siglo XIX, pro­vo­có terri­bles ham­bru­nas para la pobla­ción irlan­de­sa y su emi­gra­ción masi­va. F. Engels, por su par­te, anti­ci­pó los pro­ble­mas ambien­ta­les de la recien­te revo­lu­ción indus­trial en las ciu­da­des ingle­sas y las múl­ti­ples enfer­me­da­des que pro­vo­ca­ban en el nacien­te pro­le­ta­ria­do de la épo­ca. Pro­le­ta­ria­do que pro­ve­nía de la cla­se cam­pe­si­na que fue expul­sa­da de sus tie­rras y sus medios de sub­sis­ten­cia debi­do, entre otros, a los cer­ca­mien­tos de las tie­rras comu­na­les. Tie­rras que fue­ron pues­ta a la ven­ta y acre­cen­tó el lati­fun­dis­mo, gran­des exten­sio­nes de terreno en manos de pocos pro­pie­ta­rios y poten­ció las indus­trias manu­fac­tu­re­ras, que que­da­ron en pro­pie­dad de la bur­gue­sía inglesa.

Los pro­ble­mas medioam­bien­ta­les actua­les se han acre­cen­ta­do. La con­ta­mi­na­ción y acci­den­tes en sue­los y ríos de la mine­ría, que sigue fomen­tán­do­se en Anda­lu­cía y otros luga­res del mun­do, nos ha hecho recor­dar los deta­lles del desas­tre de la mina de Aznal­co­llar y sus cau­sas. De como se quie­re reabrir esta y otras peli­gro­sas minas en aras de unos pues­tos de tra­ba­jo que no se prio­ri­zan en eco­no­mías socia­les y lim­pias. Tam­po­co se habla de los pro­ble­mas de salud que pro­vo­ca la con­ta­mi­na­ción que pade­ce­mos: el cán­cer, las enfer­me­da­des res­pi­ra­to­rias y las enfer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. Que exis­tien­do solu­cio­nes téc­ni­cas, se con­ti­núa con más de lo mis­mo, favo­re­cer a las indus­trias con­ta­mi­nan­tes: las petro­quí­mi­cas, la mine­ría, la peli­gro­sa ener­gía nuclear, el frac­king o el alma­ce­na­mien­to de gas12. Indus­trias todas que pue­den sus­ti­tuir­se por ener­gías reno­va­bles, agri­cul­tu­ra y gana­de­ría eco­ló­gi­ca que apro­ve­che los ciclos de la eco­no­mía local y los eco­sis­te­mas y de la vida en gene­ral. Por­que estas solu­cio­nes téc­ni­cas cho­can, son incom­pa­ti­bles, con los intere­ses de las gran­des empre­sas capitalistas.

El cam­bio cli­má­ti­co supo­ne la sín­te­sis de mayor gra­ve­dad de los pro­ble­mas de con­ta­mi­na­ción ambien­tal en el mun­do. Igual­men­te, se saben las cau­sas, pero no se ponen las solu­cio­nes, por­que entran en con­tra­dic­ción fron­tal con la esen­cia de su sis­te­ma, sin tasas de ganan­cias el sis­te­ma capi­ta­lis­ta no podría seguir man­te­nién­do­se. El tema es tan suma­men­te impor­tan­te que es reco­no­ci­do en foros inter­na­cio­na­les que pro­po­nen la reduc­ción urgen­te de CO2, uno de los res­pon­sa­bles prin­ci­pa­les del calen­ta­mien­to del pla­ne­ta. La ava­ri­cia mer­can­ti­lis­ta lle­ga has­ta tal extre­mo que las emi­sio­nes de CO2 ha sido obje­to de com­pra-ven­ta. Si mi país sobre­pa­sa la cuo­ta de emi­sión pago a otro país que emi­te menos y segui­mos con esas empre­sas con­ta­mi­nan­tes. Las gran­des explo­ta­cio­nes agro­pe­cua­rias y las indus­trias del sec­tor ener­gé­ti­co ya comen­ta­das, son las prin­ci­pa­les cau­san­tes del cam­bio cli­má­ti­co por la inten­si­dad de las emi­sio­nes de gases de efec­to inver­na­de­ro, prin­ci­pal­men­te el metano en el pri­mer caso y el CO2 en el segundo.

Las polí­ti­cas salu­da­bles que miren más allá del cor­to pla­zo, que abo­guen por la salud de las gene­ra­cio­nes veni­de­ras no tie­nen cabi­da en unos intere­ses que solo les impor­ta las ganan­cias eco­nó­mi­cas rápi­das y fáci­les. Son los intere­ses de la pro­pie­dad pri­va­da, de las empre­sas trans­na­cio­na­les que con­ti­nua­men­te nos demues­tran que su prio­ri­dad son los bene­fi­cios mone­ta­rios y no la vida y segu­ri­dad de las per­so­nas. Ter­mi­na­mos este apar­ta­do recal­can­do que hay alter­na­ti­vas. Que se pue­de tra­ba­jar y poten­ciar ener­gías reno­va­bles e inves­ti­gar en cien­cia o tec­no­lo­gía al ser­vi­cio de todas las per­so­nas, que es una prio­ri­dad para nues­tro pla­ne­ta y el futu­ro de las pobla­cio­nes. Una eco­no­mía pla­ni­fi­ca­da des­de aba­jo que tien­da al míni­mo con­su­mo y des­pil­fa­rro y al máxi­mo reci­cla­je; una eco­no­mía basa­da en el dere­cho socia­lis­ta de dis­tri­buir a toda la pobla­ción los recur­sos natu­ra­les de for­ma res­pe­tuo­sa con nues­tro medio ambiente.

En el siguien­te apar­ta­do, se plan­tean algu­nos deta­lles y con­tra­dic­cio­nes en rela­ción con los ser­vi­cios sani­ta­rios y socia­les. De como pese a tener deter­mi­na­dos ser­vi­cios públi­cos, como sani­dad o edu­ca­ción, al estar inser­tos en un sis­te­ma polí­ti­co pri­va­do como el nues­tro, están con­ti­nua­men­te sufrien­do pri­va­ti­za­cio­nes en mayor o menor inten­si­dad. La nece­si­dad de apo­yar y defen­der los ser­vi­cios públi­cos y recla­mar los que aún no son públi­cos, como la vivien­da, el cui­da­do de las per­so­nas depen­dien­tes, el agua o la ener­gía. Con­quis­tar estas nece­si­da­des bási­cas es acer­car­nos a un sis­te­ma que en su con­jun­to pri­me unas con­di­cio­nes de vida fun­da­men­ta­les para la salud y la segu­ri­dad de la gen­te fren­te al bene­fi­cio, pri­va­do, de unos pocos. Sien­do cons­cien­tes que lle­gar a alcan­zar estos ser­vi­cios requie­re eli­mi­nar la pro­pie­dad pri­va­da, esto es, la pro­pie­dad de las gran­des empre­sas de la ali­men­ta­ción, del ladri­llo o del sec­tor energético.

Los sis­te­mas sani­ta­rios en el Esta­do espa­ñol y en Anda­lu­cía, pese al logro, las con­quis­tas, de sus mejo­ras pre­ci­sa­men­te por su carác­ter públi­co, uni­ver­sal y equi­ta­ti­vo, han esta­do con­ti­nua­men­te sal­pi­ca­dos de mor­di­das pri­va­ti­za­do­ras. Una que resul­ta más invi­si­ble pero igual­men­te dañi­na es la pri­va­ti­za­ción de la ges­tión: el ser­vi­cio sani­ta­rio es de titu­la­ri­dad públi­ca y paga­do por todas (de for­ma no sufi­cien­te­men­te pro­gre­si­va), pero la ges­tión, si es pri­va­da, supo­ne qui­tar una par­te del dine­ro públi­co para dár­se­la a la empre­sa con­ce­sio­na­ria, lo que mer­ma en la cali­dad del ser­vi­cio y aumen­ta la pre­ca­rie­dad de sus tra­ba­ja­do­res. Empre­sas pri­va­das que, ade­más, han obte­ni­do la con­ce­sión envuel­ta en muchos oca­sio­nes por la corrup­ción y las famo­sas puer­tas gira­to­rias entre polí­ti­cos y empre­sa­rios. La Comu­ni­dad de Madrid, Cas­ti­lla-La Man­cha, o en Ali­can­te y Valen­cia, los casos han sido amplia­men­te cono­ci­dos y denun­cia­dos. Lla­ma­ti­vo ha sido tam­bién el escán­da­lo de hos­pi­ta­les públi­cos bri­tá­ni­cos ges­tio­na­dos por empre­sas pri­va­das, don­de la des­aten­ción a las per­so­nas ingre­sa­das ha lle­ga­do a pro­du­cir has­ta 20.000 muer­tes de pacien­tes de edad en cator­ce hos­pi­ta­les. Hos­pi­ta­les públi­cos que comen­zó a pri­va­ti­zar su ges­tión el gobierno de Mar­ga­ret That­cher y que ha con­ti­nua­do has­ta la actualidad.

Habla­mos de la lucha uná­ni­me y tenaz, espe­cial­men­te del pue­blo de Madrid, que ha impe­di­do muchos de los inten­tos pri­va­ti­za­do­res del gobierno del PP. Tam­bién del Real Decre­to ley, apro­ba­do por vía de urgen­cia en abril de 2012, por el gobierno de Mariano Rajoy, que ha supues­to para muchas una ver­da­de­ra con­tra­rre­for­ma sani­ta­ria. Dos ele­men­tos muy impor­tan­tes se tocan en este Real Decre­to ley: En pri­mer lugar la uni­ver­sa­li­dad, la aten­ción sani­ta­ria, excep­to las urgen­cias, mater­ni­dad y cui­da­dos a meno­res, no será para todas las per­so­nas. Deja fue­ra a la pobla­ción migran­te que no ten­ga su situa­ción admi­nis­tra­ti­va regu­la­ri­za­da y a la pobla­ción autóc­to­na que no esté ins­cri­ta en el paro, éstas últi­mas debe­rán antes demos­trar que son pobres para ser con­si­de­ra­dos asegurados.

La uni­ver­sa­li­dad, jun­to a la equi­dad –dar más a los que menos tie­nen – , son, o debe­rían ser, las seña­les de iden­ti­dad de un Sis­te­ma Nacio­nal de Salud, por­que supo­nen la base fun­da­men­tal para una ade­cua­da pres­ta­ción sani­ta­ria y pro­mo­ción de la salud para toda la pobla­ción. No es casua­li­dad que el pri­mer Sis­te­ma Nacio­nal de Salud se crea­ra en la URSS, tras la revo­lu­ción bol­che­vi­que. Henry Sige­rist, pres­ti­gio­so his­to­ria­dor de la medi­ci­na de la épo­ca estu­vo tres vera­nos cono­cien­do las apor­ta­cio­nes de la revo­lu­ción sovié­ti­ca en la medi­ci­na mun­dial y fue el que apo­yó con fuer­za la cons­ti­tu­ción del pri­mer Sis­te­ma Nacio­nal de Salud en un país capi­ta­lis­ta como fue Gran Bre­ta­ña. Sis­te­ma sani­ta­rio que pos­te­rior­men­te fue imi­ta­do por otros paí­ses capi­ta­lis­tas y socia­lis­tas. Des­ta­ca el pres­ti­gio del Sis­te­ma sani­ta­rio y edu­ca­ti­vo, y sus avan­ces cien­tí­fi­cos, de Cuba, que pese a ser un peque­ño país sin gran­des rique­zas y some­ti­do a un blo­queo injus­to y cruel, son de una cali­dad inter­na­cio­nal­men­te reconocida.

Pero como decía­mos los sis­te­mas sani­ta­rios públi­cos sus­ten­ta­dos en sis­te­mas pri­va­dos, de pro­pie­dad pri­va­da, tie­ne muchos pro­ble­mas. Uno de ellos que hemos expli­ca­do en el tex­to es el de los medi­ca­men­tos y sus paten­tes. El pro­ble­ma de los desor­bi­ta­dos pre­cios de los medi­ca­men­tos que está supo­nien­do deman­das de dimen­sio­nes escan­da­lo­sas por sus impli­ca­cio­nes para la vida de muchas per­so­nas, como ocu­rre con los anti­rre­tro­vi­ra­les fren­te al Sida o los medi­ca­men­tos con­tra la hepa­ti­tis C. Por­que todo el entra­ma­do pri­va­do del sec­tor sani­ta­rio, de los medi­ca­men­tos, las tec­no­lo­gías sani­ta­rias y otros pro­duc­tos sani­ta­rios, supo­ne unos cos­tes insos­te­ni­bles para el man­te­ni­mien­to del sis­te­ma públi­co. Pese a que la con­tri­bu­ción de los fon­dos públi­cos para la inves­ti­ga­ción e inno­va­ción en este como en otros sec­to­res sigue sien­do muchí­si­mo más alta que la apor­ta­ción de los fon­dos pri­va­dos. Bajo este tipo de socie­dad que tene­mos, la cri­sis será con­ti­nua y cada vez más pro­fun­da don­de se recor­tan los apo­yos socia­les de la pobla­ción más des­fa­vo­re­ci­da, siguien­do con la bur­da y bár­ba­ra teo­ría mal­thu­sia­na, que pro­po­nía dejar morir de ham­bre a esa pobla­ción exce­den­te. O que huyan de sus paí­ses empo­bre­ci­dos y mue­ran en el mar. La teo­ría de Mal­thus con­ti­nua en la actua­li­dad pero de for­ma hipó­cri­ta, él decía que los pobres eran ele­men­tos super­fluos de la socie­dad que no debían ser pro­te­gi­dos. Aho­ra no se dice, o se dice lo con­tra­rio, pero se sigue prac­ti­can­do la tesis reac­cio­na­ria del clé­ri­go inglés.

En rela­ción con las con­di­cio­nes labo­ra­les y salud, hemos tra­ta­do de ir más allá de los pro­ble­mas de salud que pro­vo­can el des­em­pleo y las con­di­cio­nes de explo­ta­ción, pre­ca­rie­dad e inse­gu­ri­dad labo­ral, amplia­men­te reco­no­ci­do por la comu­ni­dad cien­tí­fi­ca. Al modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta le intere­sa, nece­si­ta, un exce­den­te de pobla­ción sin empleo para que, como decía Marx, el empre­sa­rio pue­da dis­po­ner de fuer­zas pro­duc­ti­vas en varia­das y pre­ca­rias for­mas. El hecho es que tan­to el des­em­pleo como la pre­ca­ri­za­ción labo­ral o la nece­si­dad de emi­grar para encon­trar tra­ba­jo remu­ne­ra­do, no diga­mos del tra­ba­jo de cui­da­dos femi­ni­za­do y no remu­ne­ra­do, son pro­fun­da­men­te dañi­nos para la salud de las per­so­nas. El endu­re­ci­mien­to de las leyes labo­ra­les, el recor­te de sala­rios ante bajas labo­ra­les, el alar­ga­mien­to de la edad de jubi­la­ción, entre otras, están pro­vo­can­do una gra­ve pér­di­da de salud y un aumen­to de las enfer­me­da­des pro­fe­sio­na­les y acci­den­tes de trabajo.

La labor de un sin­di­ca­to com­ba­ti­vo que defien­da real­men­te a la cla­se tra­ba­ja­do­ra y evi­te las pér­di­das de vidas y de pues­tos de tra­ba­jo, es esen­cial, mejo­rar las con­di­cio­nes labo­ra­les es un paso más en el obje­ti­vo de con­se­guir un tra­ba­jo libre y crea­ti­vo. Esa fue, y sigue sien­do cons­cien­te e incons­cien­te­men­te, la ten­den­cia natu­ral huma­na, por­que tuvo un papel fun­da­men­tal en la femo-homi­ni­za­ción. En una socie­dad don­de los dere­chos y la cul­tu­ra sea colec­ti­va, uni­ver­sal, que se acom­pa­ñe del apo­yo mutuo don­de se alcan­cen los deseos mate­ria­les y emo­cio­na­les, sub­je­ti­vos, esta­rá apo­yan­do y será apo­ya­da por ese tra­ba­jo rico y crea­ti­vo, libi­di­no­so en pala­bras de Freud.

Hemos deja­do para casi el final del tex­to la situa­ción de opre­sión patriar­cal que sufren las muje­res, la rela­ción con su salud y la nece­si­dad de nues­tra libe­ra­ción. Y es que la bata­lla con­tra el terror patriar­cal es impres­cin­di­ble para alcan­zar la eman­ci­pa­ción huma­na. La opre­sión con­tra las muje­res ha sido la más dura­de­ra y la más exten­di­da y por ello hemos ana­li­za­do la obra fun­da­men­tal de Ger­da Ler­ner, La crea­ción del patriar­ca­do, que da mucha luz y cono­ci­mien­tos sobre sus orí­ge­nes. Igual­men­te nos hemos dete­ni­do en el rigu­ro­so tex­to de Sil­via Fede­ri­ci, El Cali­bán y la bru­ja, don­de ana­li­za el recru­de­ci­mien­to de la repre­sión patriar­cal en los orí­ge­nes del capitalismo.

Estu­diar el pro­ce­so his­tó­ri­co es ana­li­zar las cau­sas de esta domi­na­ción y los sufri­mien­tos de las muje­res, pero tam­bién sus luchas y resis­ten­cias. En el ámbi­to occi­den­tal los movi­mien­tos femi­nis­tas más radi­ca­les logran avan­ces que tuvie­ron su máxi­ma expre­sión en la revo­lu­ción bol­che­vi­que de 1917. Hablar de la opre­sión de la mujer es hablar de la opre­sión sobre su cuer­po, sobre su vida y sus deci­sio­nes. Y es hablar de una sexua­li­dad libre y crea­ti­va que nue­va­men­te las muje­res han aban­de­ra­do y deben seguir aban­de­ran­do. Ínti­ma­men­te uni­do a la sexua­li­dad es impres­cin­di­ble luchar por una vida afec­ti­va ple­na y gra­ti­fi­can­te que mejo­re la salud físi­ca y psí­qui­ca a nivel indi­vi­dual pero sobre todo social. La lucha por la libe­ra­ción de las muje­res empie­za por noso­tras, en todos los ámbi­tos, labo­ra­les, fami­lia­res y psi­co­ló­gi­cos por­que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta patriar­cal sigue pro­mo­vien­do una ideo­lo­gía que per­pe­túa los roles y los este­reo­ti­pos feme­ni­nos rela­cio­na­dos con la sumi­sión, emo­ti­vi­dad, pasi­vi­dad e infe­rio­ri­dad en las tareas socia­les de cui­da­dos, que siguen sien­do pre­do­mi­nan­te­men­te femeninos.

Es por ello que tam­bién ana­li­za­mos bre­ve­men­te, en el pri­me­ro de los libros cita­dos en el títu­lo, el apa­sio­nan­te tex­to El papel de la mujer en la evo­lu­ción huma­na de Caro­li­na Mar­tí­nez Puli­do, des­mon­tan­do el mito del hom­bre caza­dor y des­ta­can­do las con­tri­bu­cio­nes ines­ti­ma­bles de inves­ti­ga­do­ras que des­de diver­sas dis­ci­pli­nas mues­tran todo lo con­tra­rio, la impor­tan­cia que tuvo la mujer en la ali­men­ta­ción vege­tal y de peque­ños ani­ma­les, el carro­ñeo y la nece­si­dad de una lar­ga crian­za para el desa­rro­llo del cere­bro, por lo que tuvie­ron que ser deci­si­vas en la ali­men­ta­ción, mejo­ra de la comu­ni­ca­ción oral y en la crea­ción de uten­si­lios para el trans­por­te de los peque­ños. Igual­men­te se des­mon­ta otro mito, el de la mono­an­dria fren­te a la polian­dria, con prue­bas con­tun­den­tes sobre una mujer reco­lec­to­ra y acti­va en la elec­ción de su pare­ja o pare­jas y la fle­xi­bi­li­dad de los roles sexuales.

Se insis­te que son las muje­res las que con mayor valen­tía y ahín­co luchan con­tra el machis­mo en todos los aspec­tos de sus vidas. Y de la impor­tan­cia de la peda­go­gía teó­ri­ca y prác­ti­ca para trans­for­mar­nos, que son las muje­res las que dan el pri­mer paso en los momen­tos más duros y deci­si­vos. Como es la cla­se tra­ba­ja­do­ra, tam­bién en momen­tos his­tó­ri­cos muy deter­mi­nan­tes, la que debe luchar con­tra la opre­sión empre­sa­rial. La his­to­ria y los hechos así lo mues­tran: son las muje­res, al igual que las cla­ses popu­la­res, las que toman la ini­cia­ti­va y actúan con valor y arro­jo en las rei­vin­di­ca­cio­nes per­so­na­les y polí­ti­cas. Des­de sepa­rar­se de su pare­ja a enca­be­zar huel­gas y luchas de libe­ra­ción nacio­nal, pese a que ese pro­ta­go­nis­mo sigue sien­do invisible.

Pero la opre­sión sobre la mujer tie­ne su coro­la­rio en la vio­len­cia machis­ta, des­de la más sutil y psi­co­ló­gi­ca has­ta la más bru­tal que mata a la mujer. Y como en ese espec­tro de agre­sio­nes machis­tas, debe­mos des­me­nu­zar cau­sas e inter­ven­cio­nes. La vio­len­cia con­tra la mujer es un con­ti­nuo don­de es difí­cil poner fron­te­ras tan­to per­so­na­les, socia­les o polí­ti­cas. Con­di­cio­nan­tes que actúan, a dife­ren­tes nive­les rela­cio­na­dos, sobre la pér­di­da de su salud. Des­de el sufri­mien­to incom­pren­di­do has­ta la cruel­dad de la pér­di­da de su vida o la de sus hijos o hijas. Son moti­vos más que sufi­cien­tes para que las muje­res siga­mos enca­be­zan­do la lucha de nues­tra pro­pia libe­ra­ción; solas, o acom­pa­ña­das, en gru­pos más o menos orga­ni­za­dos, pero que anti­ci­pen su libe­ra­ción en esa nue­va socie­dad que está por llegar.

Ter­mi­na­mos ambos libros con el tema de la repre­sión por­que repre­sen­ta la sín­te­sis, la cara más visi­ble de la ausen­cia real de ver­da­de­ros dere­chos huma­nos. El pro­ble­ma de la repre­sión es que se inten­ta vol­ver del revés. El impe­ria­lis­mo, sus ser­vi­cios secre­tos, y los gran­des medios de comu­ni­ca­ción a su ser­vi­cio, pla­ni­fi­can cam­pa­ñas de into­xi­ca­ción y mani­pu­la­ción mediá­ti­ca para liqui­dar gobier­nos, y paí­ses, impor­tán­do­les bien poco la des­es­truc­tu­ra­ción social y las muer­tes que pro­vo­can. A los ejem­plos del pasa­do: Viet­nam, Indo­chi­na, Cen­troa­mé­ri­ca se aña­den otros más recien­tes como Afga­nis­tán, Irak o Libia. Inva­sio­nes direc­tas o sola­pa­das, gue­rras cubier­tas o encu­bier­tas, apo­yo a gol­pes de esta­dos. Tene­mos recien­te el caso de Ucra­nia con el nue­vo gobierno neo­na­zi que está tenien­do una resis­ten­cia tenaz en el este del país. Lo que en muchos medios de comu­ni­ca­ción occi­den­ta­les lla­man de for­ma pre­ten­di­da­men­te peyo­ra­ti­va pro-rusos. Y el mons­truo des­ata­do en el pró­xi­mo orien­te, espe­cial­men­te en Siria, que está pro­vo­can­do una gue­rra cruel ante la resis­ten­cia de con­ver­tir­se en otro saté­li­te de Ara­bia Sau­dí, Qatar e Israel que tam­bién actúa en la som­bra, ami­gos todos de las poten­cias occi­den­ta­les que quie­ren par­te del pas­tel de sus enor­mes recur­sos natu­ra­les, sin olvi­dar­nos del nego­cio en sí de la gue­rra, y el con­trol sobre esa zona geo­es­tra­té­gi­ca13.

El bom­bar­deo mediá­ti­co es impre­sio­nan­te y se acom­pa­ña, como sue­le ser habi­tual, de fal­ta de rigor y pro­fun­di­dad en los aná­li­sis de las noti­cias con una fina­li­dad muy cla­ra y cons­cien­te, que las per­so­nas no sepan toda la ver­dad que les rodea. Fina­li­dad que, por suer­te, no siem­pre lo con­si­guen. El pre­ten­di­do secre­tis­mo de la alta polí­ti­ca de los Tra­ta­dos de Libre Comer­cio como el Acuer­do Tras­atlán­ti­co para el Comer­cio y la Inver­sión (TTIP) nego­cia­do entre Esta­dos Uni­dos y el euro­im­pe­ria­lis­mo que no solo des­trui­rá con­quis­tas socia­les bási­cas como las ya comen­ta­das en salud, tra­ba­jo, pro­tec­ción medioam­bien­tal o la infor­ma­ción, sino que amplia­rá los sis­te­mas de con­trol, vigi­lan­cia y repre­sión de las Esta­dos de la Unión Euro­pea bajo los intere­ses de Esta­dos Uni­dos. Y tam­bién se ha des­ta­pa­do el TISA, Acuer­do Glo­bal para la Libe­ra­ción de los Ser­vi­cios, un acuer­do toda­vía más anti­de­mo­crá­ti­co de inter­cam­bio de ser­vi­cios entre medio cen­te­nar de paí­ses, inclui­do el Esta­do espa­ñol y en el mayor de los secre­tis­mos, con­di­cio­nan­do el 68,2% del comer­cio mun­dial de ser­vi­cios. Que cubren todos los cam­pos, des­de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes y comer­cio elec­tró­ni­co has­ta ser­vi­cios finan­cie­ros, segu­ros y trans­por­tes. Ni que decir tie­ne que a los blin­da­jes de las gran­des trans­na­cio­na­les sus obje­ti­vos son de con­trol polí­ti­co, ideo­ló­gi­co y represivo.

Y es que la repre­sión pue­de apli­car­se de muchas for­mas, tam­bién la repre­sión que sufre la pobla­ción por sus pro­pios Esta­dos. Las muer­tes de pobla­ción pobre negra por la poli­cía de Esta­dos Uni­dos han podi­do cons­ta­tar­se gra­cias a los vídeos case­ros. El uso de con­cer­ti­nas para la pobla­ción migran­te en Meli­lla. Las porras y pelo­tas de gomas, las pali­zas y tor­tu­ras. La repre­sión eco­nó­mi­ca, las deten­cio­nes y mul­tas por movi­li­za­cio­nes a mili­tan­tes de orga­ni­za­cio­nes que defien­den a los más nece­si­ta­dos. Y, cuan­do es nece­sa­rio, el uso de la vio­len­cia pura y dura. En el Esta­do espa­ñol no es casua­li­dad que el gobierno del PP haya apro­ba­do el pro­yec­to de ley orgá­ni­ca para la Pro­tec­ción de la Segu­ri­dad Ciu­da­da­na, la lla­ma­da por muchos ley mor­da­za. Y el obje­ti­vo es cla­ro impe­dir a toda cos­ta las movi­li­za­cio­nes y las luchas de per­so­nas y colec­ti­vos más o menos orga­ni­za­dos para mejo­rar sus con­di­cio­nes de vida, que es mejo­rar su salud en su acep­ción más glo­bal y pro­fun­da de la palabra.

Las medi­das repre­si­vas per­si­guen el mie­do, inclu­so antes de lle­var­las a cabo, y la sumi­sión y la pasi­vi­dad. A los que nos debe­mos enfren­tar en todos los aspec­tos de la vida, por­que no solo es polí­ti­ca sino tam­bién es muy per­so­nal. Ven­cer el mie­do nos da sobe­ra­nía, pri­me­ro en lo per­so­nal, nos hace libres y cohe­ren­tes con lo que pen­sa­mos y sen­ti­mos, y tam­bién polí­ti­ca que incor­po­ra otras impres­cin­di­bles sobe­ra­nías. Ser muje­res y hom­bres libres que deci­den y viven sus vidas con cohe­ren­cia y dig­ni­dad, aun­que ello supon­ga sacri­fi­cios y algu­nas penu­rias. Pero com­pen­sa, poder vivir una vida ver­da­de­ra y libre. Aun­que sea­mos pocos, ya ire­mos cre­cien­do más y más. Mien­tras luche­mos y siga­mos inten­tan­do cons­truir los cimien­tos de una vida colec­ti­va nue­va y mejor. Acor­de a los tiem­pos que vivi­mos, que sea defi­ni­da y per­fi­la­da por las pro­pias per­so­nas y colec­ti­vos socia­les, por y para el pue­blo, que es el ver­da­de­ro pro­ta­go­nis­ta de su historia.

Con­cep­ción Cruz Rojo, mili­tan­te del Sin­di­ca­to Anda­luz de Trabajadoras/​es. Sec­ción: Uni­ver­si­dad de Sevilla

Anda­lu­cía, Cádiz, 22 de mayo de 2016

  1. Petras J.: 50 años de gue­rras impe­ria­les: resul­ta­dos y pers­pec­ti­vas, 22 de enero de 2016 (http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​1​9​6​229).

  2. Borón, A.: ¿Estan­ca­mien­to, retro­ce­so, invo­lu­ción?, 3 de mar­zo de 2016 (http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​2​0​9​555).

  3. Cruz C.: Acci­den­te ferro­via­rio ¿se seña­lan todas las cau­sas, 1 de agos­to de 2013 (https://www.boltxe.eus/2013/08/01/accidente-ferroviario-%C2%Bfse-senalan-todas-las-causas-concepcion-cruz-rojo/).

  4. Las célu­las de los dife­ren­tes teji­dos son reno­va­das y repa­ra­das a tra­vés de la célu­las madre pro­pias de cada teji­do, las célu­las madre adul­ta está pro­gra­ma­da para dicha repli­ca­ción duran­te toda la vida. Rege­ne­ran célu­las para hacer la fun­ción pro­pia del teji­do corres­pon­dien­te y para su auto­re­ge­ne­ra­ción. De las dos célu­las hijas una man­tie­ne su iden­ti­dad de célu­la madre y la otra se especializa.

  5. Si un gen supre­sor se redu­ce al tener dos copias de cro­mo­so­mas, la otra copia nor­mal­men­te sigue rea­li­zan­do su labor. Nues­tro orga­nis­mo tie­ne múl­ti­ples barre­ras, inclui­das la doble héli­ce del ADN (o copias igua­les de los cro­mo­so­mas), para que cual­quier muta­ción en los genes de la célu­la no ter­mi­ne hacién­do­la can­ce­rí­ge­na. Otra barre­ra al cán­cer es el sui­ci­dio de la célu­la, la apop­to­sis, cuan­do la muta­ción se per­pe­tua. Y la apop­to­sis se pro­du­ce por­que nues­tro orga­nis­mo tie­ne un sis­te­ma que equi­li­bra la divi­sión celu­lar con su muer­te y nos que­de­mos con el máxi­mo de célu­las nece­sa­rias para fun­cio­nar. Esa capa­ci­dad de rege­ne­ra­ción celu­lar pro­duc­to de la divi­sión y muer­te de las célu­las tie­ne tam­bién su reloj bio­ló­gi­co que se mues­tra en la lon­gi­tud de los teló­me­ros, extre­mos de los cro­mo­so­mas que des­cu­brió la cien­tí­fi­ca Bar­ba­ra McClin­tock, lon­gi­tud que se van acor­tan­do con el tiem­po y la mayor o menor nece­si­dad de repli­ca­ción celular.

  6. Los onco­ge­nes son genes anor­ma­les, muta­dos, que en el caso de infec­ción por virus se pue­den pro­du­cir y acti­van a los pro­to­on­co­ge­nes (genes que pro­mue­ven la divi­sión celu­lar) en la célu­la huma­na afec­ta­da por el virus. A los onco­ge­nes pro­du­ci­dos por virus se les lla­ma oncovirus.

  7. Las par­tí­cu­las del humo del taba­co ade­más de infil­trar­se en los pul­mo­nes, se pue­den dis­tri­buir por todas las célu­las del cuer­po y unir­se al ADN, alterándolo.

  8. Una lon­gi­tud crí­ti­ca pue­de sig­ni­fi­car una para­da con­ti­nua del ciclo celu­lar, enve­je­ci­mien­to, senes­cen­cia, que jun­to con la apop­to­sis for­man una de las barre­ras anti­tu­mo­ra­les de nues­tras células.

  9. Nues­tros cro­mo­so­mas se ven a menu­do ame­na­za­dos por influen­cias exter­nas o inter­nas, no solo las agre­sio­nes exter­nas sino tam­bién la pro­pia repli­ca­ción de las célu­las madre dan lugar a alte­ra­cio­nes gené­ti­cas que des­en­ca­de­nan el cáncer.

  10. Vía cam­pe­si­na y otros movi­mien­tos en la decla­ra­ción final del foro mun­dial sobre sobe­ra­nía ali­men­ta­ria cele­bra­do en La Haba­na en 2001 expre­san que: La sobe­ra­nía ali­men­ta­ria es el dere­cho de cada pue­blo a defi­nir sus pro­pias polí­ti­cas agro­pe­cua­rias y en mate­ria de ali­men­ta­ción, a pro­te­ger y regla­men­tar la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria nacio­nal y el mer­ca­do domés­ti­co a fin de alcan­zar metas de desa­rro­llo sus­ten­ta­ble, a deci­dir en qué medi­da quie­ren ser auto-sufi­cien­tes, a impe­dir que sus mer­ca­dos se vean inun­da­dos por pro­duc­tos exce­den­ta­rios de otros paí­ses que los vuel­can al mer­ca­do inter­na­cio­nal median­te la prác­ti­ca del dum­ping… La sobe­ra­nía ali­men­ta­ria no nie­ga el comer­cio inter­na­cio­nal, más bien defien­de la opción de for­mu­lar aque­llas polí­ti­cas y prác­ti­cas comer­cia­les que mejor sir­van a los dere­chos de la pobla­ción a dis­po­ner de méto­dos y pro­duc­tos ali­men­ta­rios ino­cuos, nutri­ti­vos y eco­ló­gi­ca­men­te sus­ten­ta­bles. Cruz C.: La sobe­ra­nía ali­men­ta­ria: base para un poder real de los pue­blos, 9 de sep­tiem­bre de 2014 (htpp://www.rebelion.org/docs/187075.pdf).

  11. El 17 de abril de 2012, la aso­cia­ción inter­na­cio­nal Vía Cam­pe­si­na que pro­cla­mó este día como Día glo­bal de la lucha cam­pe­si­na, 15.000 cam­pe­si­nos hon­du­re­ños ocu­pa­ron unas 12.000 hec­tá­reas de tie­rras públi­ca usur­pa­das por pro­pie­ta­rios pri­va­dos. Recor­da­mos que Hon­du­ras sufrió un gol­pe mili­tar con­tra el diri­gen­te demo­crá­ti­co, Zela­ya, con la deci­si­va par­ti­ci­pa­ción de Esta­dos Uni­dos. Gobierno mili­tar cuyos crí­me­nes son con­ti­nuos. En Fon­ta­na, J.: El futu­ro es un país extra­ño. Una refle­xión sobre la cri­sis social de comien­zos del siglo XXI, 2013.

  12. Jura­do Rota, J. y Morros Pini­lla, J.: Alma­ce­na­mien­to de gas en cavi­da­des sali­nas. El pro­yec­to Bages, pri­ma­ve­ra 2016, Eco­lo­gis­ta, nº 88.

  13. Pérez Gue­rra, O.: En Siria no hay una gue­rra civil, sino una gue­rra de rapi­ña de la OTAN, 3 de noviem­bre de 2015 (http://​www​.lahai​ne​.org/​m​u​n​d​o​.​p​h​p​/​e​n​-​s​i​r​i​a​-​n​o​-​h​a​y​-​una).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *