Euro­pa en la encru­ci­ja­da. Dic­ta­du­ra del capi­tal o sobe­ra­nía de los pueblos

NOTA: Ponen­cia para la char­la-deba­te en Aska­pe­na del pasa­do 21 de mayo de 2016.

Pre­sen­ta­ción

Lo pri­me­ro que debe­mos hacer es apli­car­nos cada cual, indi­vi­dual y colec­ti­va­men­te, la sana y dura exi­gen­cia de la auto­crí­ti­ca, con­sus­tan­cial al méto­do dia­léc­ti­co. La dia­léc­ti­ca mar­xis­ta es, a la par de revo­lu­cio­na­ria por esen­cia, y por ello mis­mo, tam­bién ingra­ta y has­ta ven­ga­ti­va para con quie­nes la des­pre­cian. Pero eso mis­mo la hace impres­cin­di­ble. Pro­pon­go que se relea o se lea el tex­to Euro­pa bulle, del 15 de febre­ro de 2016 escri­to para la revis­ta Resis­ten­cia, a libre dis­po­si­ción en inter­net, por­que en él se desa­rro­llan cues­tio­nes nece­sa­rias para enten­der mejor la tesis que aquí se defien­de y sobre todo, al final, se lan­za el deba­te sobre la alter­na­ti­va estra­té­gi­ca a la Euro­pa capi­ta­lis­ta: la Euro­pa socialista.

La tesis que se defien­de en esta ponen­cia sos­tie­ne que, como inde­pen­den­tis­tas y por ello inter­na­cio­na­lis­tas, debe­mos rea­li­zar una simul­tá­nea tarea polí­ti­ca con res­pec­to a la Unión Euro­pea: luchar para salir del euro y de esta cár­cel de pue­blos amplia­da y moder­ni­za­da que es la Unión Euro­pea, com­pa­ra­da con la medie­val maz­mo­rra espa­ño­la; y, a la vez, luchar para que se extien­da y se popu­la­ri­ce la con­sig­na de los Esta­dos Uni­dos Socia­lis­tas de Euro­pa, en la que los pue­blos aho­ra opri­mi­dos nacio­nal­men­te dis­pon­ga­mos de los mis­mos dere­chos y obli­ga­cio­nes que el res­to, en un con­tex­to de demo­cra­cia socialista.

No son dos tareas dife­ren­tes pero com­ple­men­ta­rias: es una mis­ma pra­xis revo­lu­cio­na­ria orien­ta­da a un obje­ti­vo irre­nun­cia­ble, la socie­dad comu­nis­ta, median­te una estra­te­gia, los Esta­dos socia­lis­tas tran­si­to­rios, y varias tác­ti­cas, una de las cua­les es salir de la Unión Euro­pea y de la argo­lla del euro.

El deba­te que aho­ra rea­li­za­mos ha adqui­ri­do una tras­cen­den­cia enor­me por la pro­pia situa­ción euro­pea y mun­dial, y por eso debe ser y va a ser un deba­te en aumen­to, un deba­te per­ma­nen­te. La lar­ga lis­ta de tex­tos que con­tie­ne la ponen­cia tie­ne pre­ci­sa­men­te la fun­ción de faci­li­tar a las y los par­ti­ci­pan­tes la mayor can­ti­dad posi­ble de infor­ma­ción varia­da a par­tir de la cual defen­der las ideas que cada cual esti­me nece­sa­rio. En los últi­mos años se nos ha que­ri­do impo­ner for­mas de eba­te tele­di­ri­gi­do y tro­cea­do, sin pers­pec­ti­vas dife­ren­cia­das por no decir opues­tas y has­ta con­tra­rias. Dis­po­ner de una visión his­tó­ri­ca es impres­cin­di­ble para cual­quier deba­te y en espe­cial para orien­tar­nos correc­ta­men­te entre la mara­bun­ta de acon­te­ci­mien­tos apa­ren­te­men­te aza­ro­sos e inconexos.

Géne­sis de la Euro­pa trabajadora

De una u otra for­ma, con gran­des o peque­ñas dife­ren­cias y rit­mos, con alian­zas que se pac­ta­ban y se trai­cio­na­ban, las fuer­zas medie­va­les se enfren­ta­ron al ascen­so de la bur­gue­sía en Euro­pa: una lucha entre dos for­mas con­tra­rias de socie­dad que corres­pon­día a dos modos de pro­duc­ción basa­dos cada uno en dife­ren­tes rela­cio­nes de pro­pie­dad pri­va­da; cada una de las cua­les pen­sa­ba el Esta­do y las rela­cio­nes inter­es­ta­ta­les en Euro­pa de una for­ma con­tra­ria a la otra. El Con­gre­so de West­fa­lia, en 1648, san­cio­nó la defi­ni­ti­va vic­to­ria de la bur­gue­sía tal cual enton­ces exis­tía. Casi de inme­dia­to, sur­gie­ron los con­flic­tos y luchas inter­bur­gue­sas para deci­dir quién impo­nía su hege­mo­nía inter­es­ta­tal para así ase­gu­rar una mayor acu­mu­la­ción de capi­tal: el Con­gre­so de Vie­na, en 1815, impu­so orden en la Euro­pa des­tro­za­da por las gue­rras napoleónicas.

En este perío­do no se cues­tio­na­ron las rela­cio­nes de pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas por­que ya se había impues­to la pro­pie­dad capi­ta­lis­ta, por lo que cual­quier plan­tea­mien­to de las rela­cio­nes inter­es­ta­ta­les e inter­na­cio­na­les se movía den­tro del cua­dro men­tal bur­gués. Aún no habían sur­gi­do las con­di­cio­nes nece­sa­rias para plan­tear otra for­ma radi­cal­men­te con­tra­ria a la bur­gue­sa de rela­cio­nes inter­na­cio­na­les en lo que ata­ñía a lo fun­da­men­tal: acu­mu­la­ción mun­dial capi­ta­lis­ta o socia­lis­ta. Pero la tran­qui­li­dad bur­gue­sa duró poco por­que solo trein­ta y tres años des­pués, en 1848, se apun­ta­ron en el Mani­fies­to del Par­ti­do Comu­nis­ta las ini­cia­les bases de rela­cio­nes inter­na­cio­na­les e inter­es­ta­ta­les basa­das en la iden­ti­dad sus­tan­ti­va de obje­ti­vos his­tó­ri­cos comu­nes a todas las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y pue­blos explo­ta­dos, como se apre­cia al final sobre la acti­tud de los comu­nis­tas ante los dife­ren­tes par­ti­dos de opo­si­ción1.

Des­de enton­ces el fan­tas­ma del comu­nis­mo se ha ido cor­po­ri­zan­do tam­bién en las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les al pro­po­ner y mate­ria­li­zar otra estruc­tu­ra inter­es­ta­tal ade­cua­da a las nece­si­da­des de la tran­si­ción revo­lu­cio­na­ria del capi­ta­lis­mo al comu­nis­mo. Un pun­to cen­tral de esta pro­ble­má­ti­ca apa­re­ce expues­to con abso­lu­ta niti­dez en el Mani­fies­to:

Median­te la explo­ta­ción del mer­ca­do mun­dial, la bur­gue­sía ha dado un carác­ter cos­mo­po­li­ta a la pro­duc­ción y al con­su­mo de todos los paí­ses. Con gran sen­ti­mien­to de los reac­cio­na­rios, ha qui­ta­do a la indus­tria su base nacio­nal. Las anti­guas indus­trias nacio­na­les han sido des­trui­das y están des­tru­yén­do­se con­ti­nua­men­te. Son suplan­ta­das por nue­vas indus­trias, cuya intro­duc­ción se con­vier­te en cues­tión vital para todas las nacio­nes civi­li­za­das, por indus­trias que ya no emplean mate­rias pri­mas indí­ge­nas, sino mate­rias pri­mas veni­das de las más leja­nas regio­nes del mun­do, y cuyos pro­duc­tos no solo se con­su­men en el pro­pio país, sino en todas las par­tes del glo­bo. En lugar de las anti­guas nece­si­da­des, satis­fe­chas con pro­duc­tos nacio­na­les, sur­gen nece­si­da­des nue­vas, que recla­man para su satis­fac­ción pro­duc­tos de los paí­ses más apar­ta­dos y de los cli­mas más diver­sos. En lugar del anti­guo ais­la­mien­to y la amar­gu­ra de las regio­nes y nacio­nes, se esta­ble­ce un inter­cam­bio uni­ver­sal, una inter­de­pen­den­cia uni­ver­sal de las nacio­nes. Y esto se refie­re tan­to a la pro­duc­ción mate­rial como a la inte­lec­tual2.

Aun­que la rique­za teó­ri­ca mar­xis­ta aumen­ta­ría con el tiem­po, este len­gua­je de 1848 des­cu­bría las leyes abso­lu­tas que ya regían la evo­lu­ción capi­ta­lis­ta al mar­gen y por enci­ma de la sub­je­ti­vi­dad de bur­gue­sías con­cre­tas. Cen­trán­do­nos en Euro­pa, la repre­sión con­jun­ta de la revo­lu­ción de 1848 por diver­sos Esta­dos indi­ca­ba feha­cien­te­men­te que, a dife­ren­cia de 1815, aho­ra ya esta­ban acti­vos los ele­men­tos bási­cos de dos mode­los de Euro­pa irre­con­ci­lia­bles: el de las cla­ses explo­ta­das que que­rían diri­gir la inter­de­pen­den­cia uni­ver­sal de las nacio­nes con cri­te­rios igua­li­ta­rios y de jus­ti­cia, y la de las cla­ses explo­ta­do­ras que que­rían hacer­lo para su exclu­si­vo enri­que­ci­mien­to pro­pio aun­que ello mul­ti­pli­ca­se el empo­bre­ci­mien­to de la mayoría.

La fun­da­ción de la I Inter­na­cio­nal o AIT en 1864 nos mues­tra el enor­me avan­ce rea­li­za­do por el movi­mien­to obre­ro inter­na­cio­nal des­de 1848 y, sobre todo, nos ofre­ce indi­ca­cio­nes mucho más con­cre­tas3 sobre cómo pue­de avan­zar­se en un mode­lo inter­es­ta­tal a par­tir de un mode­lo de orga­ni­za­ción inter­na­cio­nal, sal­van­do todas las distancias.

Otra expe­rien­cia deci­si­va por­que con­fir­ma la ten­den­cia hacia el desa­rro­llo de un mode­lo con­tra­rio al capi­ta­lis­ta de rela­cio­nes inter­es­ta­ta­les e inter­na­cio­na­les, fue la Comu­na de París, en1871, duran­te la cual se abre un fase nue­va: el pro­le­ta­ria­do ha des­cu­bier­to por fin su for­ma esta­tal, comu­nal, nece­sa­ria para el avan­ce al comu­nis­mo, y a la vez la bur­gue­sía euro­pea ha reac­cio­na­do mejo­ran­do los méto­dos repre­si­vos uti­li­za­dos en 1848, por­que, fren­te al capi­tal, la Comu­na era un gobierno inter­na­cio­nal, en el pleno sen­ti­do de la pala­bra4. Des­de esa fecha, la obse­sión del capi­tal es impe­dir que vuel­van a sur­gir otros gobier­nos inter­na­cio­na­les de la cla­se obre­ra y que se unan.

La Unión Euro­pea res­pon­de a la dia­léc­ti­ca de las leyes de con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción de capi­ta­les ope­ran­do a esca­la mun­dial y, den­tro de ellas, a la nece­si­dad cie­ga de la bur­gue­sía para impe­dir el triun­fo de un gobierno inter­na­cio­nal de los pue­blos tra­ba­ja­do­res que ace­le­re la acu­mu­la­ción socia­lis­ta como fase pre­via al comunismo.

La fun­da­ción de la II Inter­na­cio­nal en 1889 es, en su ini­cio, un paso muy espe­ran­za­dor. Uno de sus pri­me­ros fru­tos es el bri­llan­te estu­dio de Engels sobre el cam­pe­si­na­do que entra de lleno a la nece­si­dad de una polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria inter­es­ta­tal. Escri­to en 1894 comien­za reto­man­do el hilo de lo expues­to en el Mani­fies­to en 1848 cita­do ante­rior­men­te: la pro­duc­ción mun­dial de tri­go, en Esta­dos Uni­dos, Sudá­fri­ca y la India ha inun­da­do el mer­ca­do euro­peo de tri­go bara­to, tan bara­to que no hay pro­duc­tor indí­ge­na capaz de com­pe­tir con él5.

A pesar de todos los cam­bios, cien­to vein­te años des­pués vuel­ve a suce­der lo mis­mo, pero aho­ra con el muy bara­to ace­ro chino6que rom­pe los pre­cios euro­peos. Pero lo que nos intere­sa es que ya en 1894, en la II Inter­na­cio­nal se deba­tía un docu­men­to sobre el cam­pe­si­na­do euro­peo que supe­ra­ba las fron­te­ras bur­gue­sas y plan­tea­ba, aun con limi­ta­cio­nes com­pren­si­bles des­de la situa­ción actual, las tareas de un Esta­do obre­ro7con res­pec­to al cam­pe­si­na­do, tam­bién des­de la pers­pec­ti­va euro­pea, fran­ce­sa, danesa…

Fal­ta­ba tiem­po toda­vía para que el cho­que entre ambos mode­los de Euro­pa lle­ga­se a su pun­to crí­ti­co. La olea­da revo­lu­cio­na­ria de 1905 recor­dó y recu­pe­ró los anti­guos deba­tes, pero tam­bién aña­dió una cues­tión nue­va: el papel de la huel­ga de masas como supe­ra­do­ra de las limi­ta­cio­nes del par­la­men­ta­ris­mo. En este con­tex­to, la mili­ta­ri­za­ción, la expan­sión colo­nia­lis­ta y las pri­me­ras refle­xio­nes sobre el impe­ria­lis­mo for­za­ron el lar­go deba­te en la II Inter­na­cio­nal sobre qué hacer ante una gue­rra euro­pea, cómo abor­tar­la inclu­so en sus pri­me­ros días: la II Inter­na­cio­nal apa­re­cía ofi­cial­men­te como un con­tra­po­der euro­peo capaz de hacer fra­ca­sar las aven­tu­ras militaristas.

Sabe­mos que los hechos fue­ron en la direc­ción con­tra­ria y que, tras esta­llar en mil tro­zos, la II Inter­na­cio­nal pasó a ser un pilar de la gue­rra inter­im­pe­ra­lis­ta des­de agos­to de 1914 has­ta octu­bre de 1917 y des­de ahí has­ta su final, un pilar de la gue­rra con­tra la joven URSS. Fue en los cor­tos y san­grien­tos meses cuan­do reapa­re­ció con mucha más fuer­za el nue­vo Gobierno inter­na­cio­nal de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y una de las pri­me­ras refle­xio­nes colec­ti­vas fue la que man­tu­vie­ron los revo­lu­cio­na­rios rusos en verano de 1915, deba­te que ya venía pre­ce­di­do por la pro­pues­ta de Trotsky de 1914 sobre los Esta­dos Uni­dos Repu­bli­ca­nos de Euro­pa8 escri­ta en el verano de 1914.

Esta­dos Uni­dos Sovié­ti­cos de Europa

Fue el ini­cio de un deba­te que tuvo que sus­pen­der­se por las difí­ci­les con­di­cio­nes y por­que no se habían teni­do en cuen­ta los deci­si­vos com­po­nen­tes eco­nó­mi­cos del pro­ble­ma, sino solo los polí­ti­cos. Aun así fue un deba­te pre­mo­ni­tor. De entra­da Lenin advier­te de dos prin­ci­pios fun­da­men­ta­les: que la revo­lu­ción es un pro­ce­so lar­go en el que se suce­den derro­tas y vic­to­rias, y no es un esta­lli­do ful­mi­nan­te; y que ha de ser per­ma­nen­te la expli­ca­ción argu­men­ta­ti­va y rei­vin­di­ca­ti­va de la revo­lu­ción socia­lis­ta como úni­ca alter­na­ti­va al capi­ta­lis­mo por­que, entre otras cosas, es la úni­ca for­ma de atraer a ella a la peque­ña bur­gue­sía y a las masas semi­pro­le­ta­rias9 Care­ce­mos de espa­cio para desa­rro­llar estos dos prin­ci­pios en las con­di­cio­na­les actuales.

Lue­go Lenin sos­tie­ne que des­de el pun­to de vis­ta de las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas del impe­ria­lis­mo, es decir, de la expor­ta­ción de capi­ta­les y del repar­to del mun­do por las poten­cias colo­nia­les avan­za­dascivi­li­za­das, los Esta­dos Uni­dos de Euro­pa, bajo el capi­ta­lis­mo son impo­si­bles o son reac­cio­na­rios […] El capi­tal se ha hecho inter­na­cio­nal y mono­po­lis­ta. El mun­do está ya repar­ti­do entre un puña­do de gran­des poten­cias, es decir, de poten­cias que pros­pe­ran en el gran saqueo y opre­sión de las nacio­nes10. Un siglo y un año le han dado la razón.

Pero Lenin tam­bién insis­tía en la per­ma­nen­cia de lo esen­cial del capi­ta­lis­mo, en su con­ti­nui­dad bási­ca por deba­jo de nue­vas reali­da­des que a la vez expre­san con­tra­dic­cio­nes inter­nas nue­vas, cua­li­ta­ti­va­men­te agu­di­za­das con res­pec­to a las anti­guas, que no des­apa­re­cen pero que­dan sub­su­mi­das en las nuevas:

El capi­ta­lis­mo es la pro­pie­dad pri­va­da de los medios de pro­duc­ción y la anar­quía de la pro­duc­ción. Pre­di­car una dis­tri­bu­ción jus­ta de la ren­ta sobre seme­jan­te base es proudho­nis­mo, nece­dad de peque­ño bur­gués y de filis­teo. No pue­de haber más repar­to que en pro­por­ción a la fuer­za. Y la fuer­za cam­bia en el cur­so del desa­rro­llo eco­nó­mi­co. Des­pués de 1871, Ale­ma­nia se ha for­ta­le­ci­do tres o cua­tro veces más rápi­da­men­te que Ingla­te­rra y Fran­cia. El Japón, unas diez veces más rápi­da­men­te que Rusia. No hay ni pue­de haber otro medio que la gue­rra para com­pro­bar la ver­da­de­ra poten­cia de un Esta­do capi­ta­lis­ta. La gue­rra no está en con­tra­dic­ción con los fun­da­men­tos de la pro­pie­dad pri­va­da, sino que es el desa­rro­llo direc­to e inevi­ta­ble de tales fun­da­men­tos. Bajo el capi­ta­lis­mo es impo­si­ble el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co pare­jo de cada empre­sa y de cada Esta­do. Bajo el capi­ta­lis­mo, para res­ta­ble­cer de cuan­do en cuan­do el equi­li­brio roto, no hay otro medio posi­ble más que las cri­sis en la indus­tria y las gue­rras en la polí­ti­ca11.

Pese a que muchas cosas han cam­bia­do des­de 1915, como hemos dicho, cier­tas ten­den­cias pre­sen­ta­das por Lenin se han mani­fes­ta­do en lo fundamental:

Des­de lue­go, son posi­bles acuer­dos tem­po­ra­les entre los capi­ta­lis­tas y entre las poten­cias. En este sen­ti­do son tam­bién posi­bles los Esta­dos Uni­dos de Euro­pa, como un acuer­do de los capi­ta­lis­tas euro­peos… ¿sobre qué? Solo sobre el modo de aplas­tar en común el socia­lis­mo en Euro­pa, de defen­der jun­tos las colo­nias roba­das con­tra Japón y Nor­te­amé­ri­ca, cuyos intere­ses están muy lesio­na­dos por el actual repar­to de las colo­nias, y que duran­te los últi­mos cin­cuen­ta años se han for­ta­le­ci­do de un modo incon­men­su­ra­ble­men­te más rápi­do que la Euro­pa atra­sa­da, monár­qui­ca, que ha empe­za­do a pudrir­se de vie­ja. En com­pa­ra­ción con los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, Euro­pa, en con­jun­to, repre­sen­ta un estan­ca­mien­to eco­nó­mi­co. Sobre la actual base eco­nó­mi­ca, es decir, con el capi­ta­lis­mo, los Esta­dos Uni­dos de Euro­pa sig­ni­fi­ca­rían la orga­ni­za­ción de la reac­ción para dete­ner el desa­rro­llo más rápi­do de Nor­te­amé­ri­ca. Los tiem­pos en que la cau­sa de la demo­cra­cia y del socia­lis­mo esta­ba liga­da solo a Euro­pa, han pasa­do para no vol­ver12.

Lenin murió cuan­do se endu­re­cía la con­tra­ofen­si­va mili­ta­ris­ta y fas­cis­ta en 1924, antes de la cri­sis de 1929 y de su estre­me­ce­dor endu­re­ci­mien­to en 1933, antes de la Segun­da Gue­rra Mun­dial y del defi­ni­ti­vo triun­fo del impe­ria­lis­mo yan­qui. Pero acer­tó en la con­ti­nui­dad del nudo gor­diano: son posi­bles y se han rea­li­za­do acuer­dos tem­po­ra­les entre las poten­cias, entre los capi­ta­lis­tas euro­peos para, en pri­mer lugar, aplas­tar en común el socia­lis­mo en Euro­pa. En agos­to de 1915 no exis­tía aún nin­gún socia­lis­mo triun­fan­te en Euro­pa, al con­tra­rio: los socia­lis­tas y aún más los comu­nis­tas eran per­se­gui­dos por doquier.

Sin embar­go, Lenin acer­tó al adver­tir que esa alian­za capi­ta­lis­ta futu­ra ten­dría como obje­ti­vo prio­ri­ta­rio aplas­tar al socia­lis­mo, como ocu­rrió y ocu­rre, como ocu­rri­rá, y tam­bién que defen­de­ría las colo­nias euro­peas con­tra las ape­ten­cias de Japón, como suce­dió tras 1941 con la ayu­da egoís­ta de Esta­dos Uni­dos, gene­ran­do ver­da­de­ras masa­cres en Asia13. Acer­tó al decir que Euro­pa ya repre­sen­ta­ba un estan­ca­mien­to eco­nó­mi­co con res­pec­to a Esta­dos Uni­dos y que inten­ta­ría defen­der sus colo­nias del expan­sio­nis­mo nor­te­ame­ri­cano, aun­que esto se reali­zó sin gue­rras pero con pac­tos y nego­cia­cio­nes que fue­ron ten­sio­nán­do­se has­ta lle­gar a la situa­ción actual sobre el TTIP14.

Obvia­men­te, Lenin care­cía de datos con­tras­ta­dos capa­ces de mos­trar­le que la supre­ma­cía yan­qui sería tam­bién polí­ti­ca­men­te nece­sa­ria para la bur­gue­sía euro­pea, dado que des­co­no­cía aún que iba a triun­far la revo­lu­ción bol­che­vi­que en el decré­pi­to impe­rio zaris­ta a fina­les de 1917, gene­ran­do una olea­da revo­lu­cio­na­ria que no pudo ser derro­ta­da ni con la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Esta nue­va reali­dad deter­mi­nó que el capi­ta­lis­mo euro­peo nece­si­ta­ra y siga nece­si­tan­do la pro­tec­ción polí­ti­co-mili­tar yan­qui para sos­te­ner­se en el mun­do. Más aún, en con­tra de la inago­ta­ble leta­nía sobre el supues­to euro­cen­tris­mo de Lenin, ya avi­só en verano de 1915 que: Los tiem­pos en que la cau­sa de la demo­cra­cia y del socia­lis­mo esta­ba liga­da solo a Euro­pa han pasa­do para no vol­ver, como hemos visto.

No hay que con­ce­der todo el méri­to a Lenin, otros mar­xis­tas ya habían des­cu­bier­to esta mun­dia­li­za­ción de la lucha de cla­ses y del socia­lis­mo: sus razo­nes esta­ba dete­ni­da­men­te expli­ca­das por Rosa Luxem­burg a fina­les de 1912, aun­que la pro­fe­cía estric­ta­men­te polí­ti­ca de la mun­dia­li­za­ción de la lucha socia­lis­ta que se des­pla­za a Orien­te apa­re­ce expues­ta por Marx y Engels en la déca­da de 1870.

Has­ta don­de se lo per­mi­tía la expe­rien­cia y la teo­ría acu­mu­la­da, Lenin acer­tó en el núcleo de la con­tra­dic­ción tal cual se desa­rro­lla­ba en esos años:

La des­igual­dad del desa­rro­llo eco­nó­mi­co y polí­ti­co es una ley abso­lu­ta del capi­ta­lis­mo. De aquí se dedu­ce que es posi­ble que el socia­lis­mo triun­fe pri­me­ra­men­te en unos cuan­tos paí­ses capi­ta­lis­tas, o inclu­so en un solo país en for­ma ais­la­da. El pro­le­ta­ria­do triun­fan­te de este país, des­pués de expro­piar a los capi­ta­lis­tas y de orga­ni­zar la pro­duc­ción socia­lis­ta den­tro de sus fron­te­ras, se enfren­ta­ría con el res­to del mun­do, con el mun­do capi­ta­lis­ta, atra­yen­do a su lado a las cla­ses opri­mi­das de los demás paí­ses, levan­tan­do en ellos la insu­rrec­ción con­tra los capi­ta­lis­tas, emplean­do, en caso nece­sa­rio, inclu­so la fuer­za de las armas con­tra las cla­ses explo­ta­do­ras y sus Esta­dos. La for­ma polí­ti­ca de la socie­dad en que triun­fe el pro­le­ta­ria­do, derro­can­do a la bur­gue­sía, será la repú­bli­ca demo­crá­ti­ca, que cen­tra­li­za­rá cada vez más las fuer­zas del pro­le­ta­ria­do de dicha nación o de dichas nacio­nes en la lucha con­tra los Esta­dos que aún no hayan pasa­do al socia­lis­mo. Es impo­si­ble supri­mir las cla­ses sin una dic­ta­du­ra de la cla­se opri­mi­da, del pro­le­ta­ria­do. La libre unión de las nacio­nes en el socia­lis­mo es impo­si­ble sin una lucha tenaz, más o menos pro­lon­ga­da, de las repú­bli­cas socia­lis­tas con­tra los Esta­dos atra­sa­dos15.

La ley abso­lu­ta del capi­ta­lis­mo, la ley del desa­rro­llo des­igual, com­ple­ta­da por otros mar­xis­tas como ley del desa­rro­llo des­igual y com­bi­na­do16, bási­ca para enten­der la his­to­ria huma­na, se cum­ple con carác­ter de nece­si­dad, aun­que sus mani­fes­ta­cio­nes adquie­ran muchas for­mas dife­ren­tes según las cir­cuns­tan­cias. Lenin no vol­vió a plan­tear el deba­te sobre esta con­sig­na aun­que su refe­ren­cia direc­ta a las repú­bli­cas socia­lis­tas indi­ca la orien­ta­ción de su pensamiento.

El socia­lis­mo triun­fó en la atra­sa­da y a la vez muy desa­rro­lla­da Rusia como Lenin ya intu­yó en 1902. Entre agos­to de 1915 y mar­zo-abril de 1917 los hechos fue­ron ense­ñan­do a Lenin que la ambi­gua con­sig­na de repú­bli­ca demo­crá­ti­ca era obso­le­ta, supe­ra­da defi­ni­ti­va­men­te por la lucha de los con­tra­rios, mien­tras que se refor­za­ba la nece­si­dad de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do inse­pa­ra­ble de la demo­cra­cia obre­ra, como base de la repú­bli­ca socia­lis­ta. Al mar­gen de mati­ces sin impor­tan­cia, ya no exis­tía enton­ces dife­ren­cia seria17 entre él y Trotsky.

Las famo­sas y deci­si­vas Tesis de abrilCar­tas des­de lejos de 1917 expre­san las lec­cio­nes extraí­das por Lenin de los pro­fun­dos cam­bios socia­les acae­ci­dos por el adve­ni­mien­to del impe­ria­lis­mo y plan­tean una cues­tión crí­ti­ca: se han agu­di­za­do tan­to las con­tra­dic­cio­nes que la con­sig­na de la repú­bli­ca demo­crá­ti­ca se ha vuel­to obso­le­ta, sien­do urgen­te orga­ni­zar la insu­rrec­ción arma­da por con­quis­tar la repú­bli­ca socia­lis­ta, o para ser más exac­tos: hay que crear el Esta­do de los soviets de dipu­tados obre­ros, sol­da­dos y cam­pe­si­nos que, siguien­do la ruta de la Comu­na de 1871 y la revo­lu­ción de 1905, sea cons­ti­tui­do por todo el pue­blo en armas, que arme a todos los ele­men­tos pobre y explo­ta­dos de la pobla­ción, a fin de que ellos mis­mos tomen direc­ta­men­te en sus manos los orga­nis­mos del poder del Esta­do y for­men ellos mis­mos las ins­ti­tu­cio­nes de ese poder18.

Lenin pro­po­ne que ese Esta­do basa­do en el pue­blo en armas apli­que en el acto estas seis medi­das: decla­rar que no está liga­do con los gobier­nos bur­gue­ses; hacer públi­cos todos los tra­ta­dos secre­tos de la bur­gue­sía con el impe­ria­lis­mo, invi­tar a todas las poten­cias a con­cer­tar sin dila­ción un armis­ti­cio, hacer públi­cas las con­di­cio­nes de paz, libe­ra­ción de todas las colo­nias y de todos los pue­blos depen­dien­tes, opri­mi­dos o que no gozan de ple­nos dere­chos, pro­po­ner a los obre­ros de todos los paí­ses que derro­quen a sus bur­gue­sías e impon­gan Esta­dos de soviets de dipu­tados obre­ros, y decla­rar que la deu­da la paguen los pro­pios seño­res capi­ta­lis­tas, ya que los obre­ros y cam­pe­si­nos no reco­no­cen esas deu­das19.

Dejan­do de lado el des­con­cer­tan­te efec­to que las Tesis cau­sa­ron en la mayo­ría de la direc­ción bol­che­vi­que, una par­te lle­gó a des­ca­li­fi­car per­so­nal­men­te a Lenin, hay que decir que la con­sig­na de los Esta­dos Uni­dos de Euro­pa fue de nue­vo defen­di­da por Trotsky20 en verano de 1923, aun­que des­apa­re­ció del pro­yec­to de pro­gra­ma de la III Inter­na­cio­nal o Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta, Komin­tern, de 1928 escri­to por Buja­rin y Sta­lin21. Sin embar­go, la res­pues­ta de Trotsky fue aún más pre­ci­sa y cla­ra ya que en 1929 plan­teó la nece­si­dad de los Esta­dos Uni­dos Sovié­ti­cos de Euro­pa22, en un con­tex­to en el que era urgen­te crear una alter­na­ti­va con­tra­ria al pro­yec­to mili­ta­ris­ta y reac­cio­na­rio que empe­zar a tomar cuer­po en la extre­ma dere­cha europea.

Sal­van­do todas las dis­tan­cias, vai­ve­nes, aban­do­nos y recu­pe­ra­cio­nes que ha teni­do esta con­sig­na y con ella el pro­gra­ma expues­to en las Tesis, lo cier­to es que ambos ilu­mi­nan la estra­te­gia actual hacia la Euro­pa socia­lis­ta: decla­rar­se inde­pen­dien­te de los Esta­dos bur­gue­ses; publi­car todos los tra­ta­dos actua­les empe­zan­do por el TTIP y otros chan­ta­jes; invi­tar a los Esta­dos a parar el auto­ri­ta­ris­mo y la reac­ción neo­fas­cis­ta al alza; publi­car estas con­di­cio­nes y otor­gar la inde­pen­den­cia a los pue­blos opri­mi­dos; pro­po­ner a los pue­blos que derro­quen a sus bur­gue­sías; y hacer que la deu­da la pague el capi­tal. Dos Euro­pas antagónicas.

Con­vul­sa Euro­pa capitalista

Des­de 1918 los pue­blos de la URSS fue­ron obli­ga­dos a resis­tir deses­pe­ra­da­men­te a la con­tra­rre­vo­lu­ción impe­ria­lis­ta. El capi­tal no tole­ra­ba que exis­tie­ra en la prác­ti­ca un mode­lo de socie­dad anta­gó­ni­co al suyo, como no lo había tole­ra­do en 1905, en 1871, etc. El capi­tal per­mi­tía toda diva­ga­ción abs­trac­ta sobre ino­cuos pla­nes b, q o z, pero siem­pre den­tro de los par­cos már­ge­nes de su ley y orden. Por esto, cuan­do la cla­se obre­ra ale­ma­na dio el sal­to a la revo­lu­ción, la social­de­mo­cra­cia ase­si­nó en 1919 a Rosa Luxem­burg y otros miles de revo­lu­cio­na­rias y revo­lu­cio­na­rios. Aho­ra mis­mo, el gobierno socia­lis­ta de Hollan­de inten­si­fi­ca la repre­sión de las luchas obre­ras y popu­la­res que avan­zan orga­ni­zan­do pique­tes y huel­gas pro­rro­ga­bles23 siguien­do las lec­cio­nes de la cla­se her­ma­na ale­ma­na en 1919.

Entre aquel pasa­do y este pre­sen­te, el capi­ta­lis­mo ha tran­si­ta­do por varias cri­sis pro­fun­das que no pode­mos expo­ner aho­ra. Para nues­tro tema, sí debe­mos decir que una de las con­se­cuen­cias estruc­tu­ra­les de lar­ga dura­ción de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, ade­más del sur­gi­mien­to de la URSS y la ofi­cia­li­za­ción de la supre­ma­cía yan­qui, fue el dra­má­ti­co empeo­ra­mien­to de la deu­da inter­na­cio­nal con la agu­di­za­ción de los pro­ble­mas inter­nos de las nacio­nes deu­do­ras24, gene­ran­do una espi­ral des­truc­ti­va a la que vol­ve­re­mos luego.

La deu­da fue una de las razo­nes, que no la úni­ca, que expli­ca el pres­ti­gio de la URSS y del socia­lis­mo, el desa­rro­llo del fas­cis­mo y mili­ta­ris­mo, el esta­lli­do de la Gran Depre­sión de 1929 y la vic­to­ria nazi, así como la agu­di­za­ción de las luchas de cla­ses y de libe­ra­ción nacio­nal antes de 1939, pero tam­bién ayu­da a expli­car por qué esta gue­rra mun­dial fue dis­tin­ta25 a la de 1914 – 1918. La Euro­pa pos­te­rior a 1945 se carac­te­ri­za­rá entre otras cosas por sus suce­si­vas for­mas de depen­den­cia hacia Esta­dos Uni­dos, for­mas que varia­rán al son de los cam­bios mun­dia­les y, con­si­guien­te­men­te, de las nece­si­da­des del impe­ria­lis­mo yanqui.

Tras 1945 se ini­cia una fase his­tó­ri­ca mag­ni­fi­ca­da pro­pa­gan­dís­ti­ca­men­te como la de los trein­ta glo­rio­sos cuan­do en reali­dad fue una hui­da hacia ade­lan­te26 impues­ta por la tópi­cacegue­ra del burro: creer que los pro­ble­mas se resuel­ven por ellos mis­mos si los pos­po­ne­mos para un futu­ro inde­ter­mi­nan­do. Los años de expan­sión y la rela­ti­va paz social exis­ten­te en Euro­pa se basa­ron en los ingen­tes esfuer­zos pro­duc­ti­vos que se tuvie­ron que hacer para recons­truir lo des­trui­do, en la apli­ca­ción civil de la tec­no­cien­cia mili­tar, en la fría cons­cien­cia del capi­tal menos obtu­so de que debía nego­ciar mejo­ras socia­les con el refor­mis­mo para evi­tar rebe­lio­nes popu­la­res que podrían deri­var en el socia­lis­mo, en los tran­si­to­rios efec­tos del key­ne­sia­nis­mo, en los pac­tos de la URSS con el impe­ria­lis­mo al fina­li­zar la Segun­da Gue­rra Mun­dial, etc.; pero tam­bién basa­da en el silen­cia­mien­to del terro­ris­mo de la OTAN –fuen­te de terror27– den­tro de la Euro­pa capi­ta­lis­ta des­ti­na­do a macha­car a las fuer­zas comu­nis­tas, y en el hecho que real­men­te los paí­ses euro­peos eran a la vez sobe­ra­nos pero inter­ve­ni­dos28 por Esta­dos Unidos.

La inter­pre­ta­ción super­fi­cial de la fase de 1945 – 1975 y algu­nos años pos­te­rio­res de sim­ple iner­cia, lle­vó a inte­lec­tua­les bur­gue­ses y refor­mis­tas a diva­gar sobre si, por fin, se había rea­li­za­do el mila­gro de la esta­bi­li­dad per­ma­nen­te29. Duran­te un tiem­po esta fic­ción se man­tu­vo en la expec­ta­ti­va con el apo­yo de la cri­sis inter­na de la URSS y en espe­cial gra­cias al pun­to de infle­xión de su desa­rro­llo eco­nó­mi­co en 1987 – 1988, cuan­do se empe­zó a cons­ta­tar su decli­ve30. Sin embar­go, en el plano ideo­ló­gi­co esta fic­ción fue sos­te­ni­da por la desin­te­gra­ción inte­lec­tual del refor­mis­mo en todas sus ver­sio­nes y por el casi ful­mi­nan­te hun­di­mien­to de las izquier­das edu­ca­das en la dog­má­ti­ca ofi­cial de la URSS des­plo­ma­da en bre­ví­si­mo tiem­po. La Euro­pa del des­en­can­to31 asis­tió pasi­va a la eufo­ria impe­ria­lis­ta y a los impla­ca­bles ata­ques mone­ta­ris­tas y neoliberales.

Las leyes ten­den­cia­les y abso­lu­tas del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta fun­cio­nan a su rit­mo des­igual y com­bi­na­do, hora­dan­do como un vie­jo topo los cimien­tos pro­fun­dos de la acu­mu­la­ción amplia­da del capi­tal, y con ella su repro­duc­ción. En efec­to, en el inte­rior de la esta­bi­li­dad per­ma­nen­te bullían las con­tra­dic­cio­nes capi­ta­lis­tas que emer­gie­ron al plano de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca en la segun­da mitad de la déca­da de 1970 en lo que se ha deno­mi­na­do correc­ta­men­te la vuel­ta a la nor­ma­li­dad del impe­ria­lis­mo32. Aho­ra bien, sabe­mos des­de media­dos del siglo XIX que debe trans­cu­rrir un tiem­po para que las cla­ses y nacio­nes explo­ta­das recu­pe­ren su con­cien­cia y su con­fian­za des­pués de derro­tas socia­les como las sufri­das bajo las polí­ti­cas bur­gue­sas actuales.

Mien­tras que, por ejem­plo, en nues­tra Amé­ri­ca se ini­ció la recu­pe­ra­ción de las masas des­de fina­les de la déca­da de 1980 con el heroi­co Cara­ca­zo vene­zo­la­do, lue­go con­fir­ma­da por la impre­sio­nan­te resis­ten­cia cuba­na en el duro perío­do espe­cial inme­dia­to a la implo­sión de la URSS, siguien­do una lar­ga lis­ta que no pode­mos refe­ren­cial. Pues bien, con mayor retra­so tam­bién suce­dió lo mis­mo en Euro­pa, ace­le­rán­do­se des­de comien­zos del siglo XXI pri­me­ro como males­tar de fon­do con esta­lli­dos pun­tua­les, has­ta ser inne­ga­ble su recu­pe­ra­ción des­de fina­les de la pri­me­ra déca­da de 2000, sur­gien­do hace poco la pre­gun­ta sobre si asis­ti­mos a una rebe­lión mun­dial33.

Inten­si­fi­ca­ción de las cri­sis del capital

Debe­mos ini­ciar nues­tra refle­xión des­de el momen­to en que irrum­pen defi­ni­ti­va­men­te los cam­bios socio­eco­nó­mi­cos que se ges­ta­ban en el sub­sue­lo, para lue­go, a lo lar­go de la ponen­cia, ana­li­zar las con­tra­dic­cio­nes inter­nas. En su rigu­ro­so segui­mien­to de la eco­no­mía euro­pea, D. H. Ald­croft, ter­mi­na­ba expli­can­do con su ideo­lo­gía pro­gre­sis­ta, pero no revo­lu­cio­na­ria, la trans­for­ma­ción pro­fun­da del sis­te­ma capi­ta­lis­ta mun­dial en las últi­mas déca­das y su impac­to sobre Europa:

Lo que había acon­te­ci­do has­ta el momen­to era un cam­bio de oes­te a este, que mues­tra seña­les de dis­mi­nuir y que pare­ce va a ace­le­rar­se en los pró­xi­mos diez años ya que las eco­no­mías occi­den­ta­les, gra­va­das por la deu­da, los sala­rios no com­pe­ti­ti­vos, el alto des­em­pleo y las caras redes de apo­yo social, tie­nen difi­cul­ta­des para com­pe­tir […] En 2001, la pro­duc­ción mun­dial se situó alre­de­dor de los 32 billo­nes de dóla­res, y alcan­zó los 50 billo­nes en el momen­to del colap­so de Leh­man Brothers. Para 2011 la cifra había lle­ga­do a 70 billo­nes de dóla­res, pero gran par­te del cre­ci­mien­to pro­ve­nía de fue­ra de las eco­no­mías occi­den­ta­les. De hecho, es evi­den­te que la eco­no­mía mun­dial tie­ne dos velo­ci­da­des: las eco­no­mías avan­za­das de cre­ci­mien­to len­to (pre­do­mi­nan­te­men­te Esta­dos Uni­dos, Euro­pa y Japón) y las eco­no­mías en desa­rro­llo de cre­ci­mien­to rápi­do34.

J. Beins­tein ha mos­tra­do cómo la cri­sis ini­cia­da a fina­les del 2007 no era un des­in­fle de la bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria nor­te­ame­ri­ca­na sino un sal­to cua­li­ta­ti­vo de un pro­ce­so glo­bal mucho más com­ple­jo y de lar­ga duración:

En la super­fi­cie apa­re­cían los cré­di­tos hipo­te­ca­rios impa­gos pero por deba­jo se desa­rro­lla­ba una inmen­sa mara­ña de deu­das pri­va­das y públi­cas y toda cla­se de ope­ra­cio­nes espe­cu­la­ti­vas que se exten­dían al con­jun­to de los paí­ses cen­tra­les y a los lla­ma­dos emer­gen­tes de la peri­fe­ria com­pen­san­do nego­cios pro­duc­ti­vos blo­quea­dos o des­ace­le­ra­dos. En torno de ese fenó­meno ron­da­ban las cri­sis ener­gé­ti­ca y ali­men­ta­ria, los pro­ce­sos de dete­rio­ro ins­ti­tu­cio­nal de gran­des poten­cias como los de los Esta­dos Uni­dos, Ita­lia o Ingla­te­rra (inclui­dos su défi­cits fis­ca­les y sus legi­ti­ma­cio­nes polí­ti­cas), el empan­ta­na­mien­to de las gue­rras de Irak y Afga­nis­tán, la cri­sis ambien­tal35.

Vemos per­fec­ta­men­te expues­ta en esta cita la inter­re­la­ción sinér­gi­ca de las sub­cri­sis con­cre­tas que minan al capi­ta­lis­mo y la ten­den­cia a su sín­te­sis en una cri­sis cua­li­ta­ti­va supe­rior que las sub­su­me: la de decli­na­ción del capi­ta­lis­mo. Pues bien, un pro­ble­ma cada vez más agu­do al que dedi­ca espe­cial aten­ción J. Beins­tein es el del aumen­to impa­ra­ble de la deu­da glo­bal. Refi­rién­do­se exclu­si­va­men­te a la deu­da del G7, ocu­rre que en 1990 su deu­da glo­bal supo­nía el 159% del PIB del G7, divi­dién­do­se en 101% de públi­ca y 58% de pri­va­da; en 2000 había subi­do al 177% del PIB del G7, con el 102% de públi­ca y 75% de pri­va­da, dis­pa­rán­do­se en 2010 nada menos que al 383% del PIB del G7, con el 273% de públi­ca y 110% de pri­va­da36. Y sigue en aumento.

La deu­da glo­bal, mun­dial, que no solo del G7, se acer­ca en la actua­li­dad a los 200 billo­nes de dóla­res esta­dou­ni­den­ses, un 286% del PIB mun­dial, inten­si­fi­can­do el deba­te sobre el cre­cien­te ries­go de impa­go37. Para ceñir­nos a la Unión Euro­pea, los acti­vos tóxi­cos de su ban­do más pode­ro­so, el Deu­ts­che Bank, ascien­den a unos 75 billo­nes de dóla­res unas 22 veces el PIB ale­mán y 4,6 veces el PIB de la Unión Euro­pea en 201538. Pero lea­mos esta esca­lo­frian­te cons­ta­ta­ción y a la vez advertencia:

Vuel­ve el mie­do: en 2020 ven­cen 9,5 tri­llo­nes de dóla­res en deu­da públi­ca y empre­sa­rial. En 2016 ven­cen cer­ca de 830.000 millo­nes de dóla­res de deu­da finan­cie­ra y cor­po­ra­ti­va en Euro­pa y casi 4 billo­nes en 2020, un 40% de los 9,5 tri­llo­nes de dóla­res de la deu­da mun­dial. Vuel­ven a sal­tar en los mer­ca­dos las alar­mas ante el ries­go de impa­gos de com­pa­ñías que se finan­cia­ron a pre­cios bara­tos y sin las sufi­cien­tes garan­tías bajo el para­guas de las polí­ti­cas expan­si­vas de los ban­cos cen­tra­les. Casi el 40% ha empeo­ra­do su capa­ci­dad de repa­go y los nive­les están por deba­jo del año 200739.

Por su par­te, la Reser­va Fede­ral de Esta­dos Uni­dos no des­car­ta apli­car tipos de inte­rés nega­ti­vos si la eco­no­mía no se recu­pe­ra40, tenien­do en cuen­ta que el cre­ci­mien­to del PIB en Esta­dos Uni­dos man­tie­ne, así, su ten­den­cia a la baja, des­pués de incre­men­tar­se un 1,4% en el cuar­to tri­mes­tre del año pasa­do, lejos del 2% del ter­cer tri­mes­tre y, sobre todo, del 3,9% del segun­do tri­mes­tre. La cifra del 0,5% es tam­bién lige­ra­men­te infe­rior al aumen­to del 0,6% que se regis­tró en el pri­mer tri­mes­tre de 201541. No can­sa­re­mos al audi­to­rio citan­do aná­li­sis, tesis e infor­mes que vie­nen a coin­ci­dir en lo mis­mo: que es pro­ba­ble que Esta­dos Uni­dos sea azo­ta­do por el ven­da­val de una nue­va rece­sión42, den­tro de un con­tex­to mun­dial que se diri­ge hacia un agra­va­mien­to socioeconómico.

En cuan­to al Esta­do espa­ñol, la alar­ma cun­de en la ban­ca por­que las accio­nes de los sie­te del Ibex-35 caen entre un 17,67%, en el caso de BBVA, y un 3,94% Ban­kin­ter en las últi­mas sema­nas Las prin­ci­pa­les enti­da­des espa­ño­las –San­tan­der, BBVA, Cai­xa­Bank, Ban­kia, Saba­dell y Popu­lar– han redu­ci­do en un 22,7% el bene­fi­cio del pri­mer tri­mes­tre del año, ya que de for­ma con­jun­ta han gana­do 3.198 millo­nes de euros fren­te a los 4.138 millo­nes de un año antes […] El sec­tor ban­ca­rio no solo ha per­di­do en bol­sa en el año más de un 26% de media, sino que sus acti­vos siguen sin estar valo­ra­dos por el mer­ca­do o con­tem­plan amplia­cio­nes de capi­tal, ya que coti­zan, de media, con un pre­cio valor en libros de 0,75 veces43.

No debe extra­ñar­nos, por lo tan­to, que la pren­sa refle­je las inquie­tu­des de muchos por­ta­vo­ces del capi­ta­lis­mo sobre las pers­pec­ti­vas polí­ti­co-eco­nó­mi­cas de la Unión Euro­pea44, y de las Bol­sas inter­na­cio­na­les reco­no­cien­do que los ana­lis­tas acon­se­jan máxi­ma pru­den­cia ante la posi­bi­li­dad de un verano calien­te en el par­qué45. Tam­bién obser­va­mos su des­con­cier­to: En un artícu­lo recien­te, el eco­no­mis­ta en jefe del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, Mau­ri­ce Obst­feld, con­fie­sa que el pano­ra­ma eco­nó­mi­co glo­bal le pare­ce difí­cil de enten­der46. Inclu­so Weis­brot, al que vol­ve­re­mos lue­go, habla de la cegue­ra inex­pli­ca­ble47 de los eco­no­mis­tas y ana­lis­tas ofi­cia­les para com­pren­der qué está suce­dien­do. O dicho en tér­mi­nos marxistas:

Se están desa­rro­llan­do las con­di­cio­nes para el ini­cio de lo que podría lla­mar­se una segun­da eta­pa o tem­po­ra­da de la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial que tras­cu­rri­rá sobre un sus­tra­to aún más crí­ti­co del que pre­va­le­ció duran­te los sie­te años que siguie­ron a la caí­da de Leh­man. Esta segun­da eta­pa con­tie­ne en poten­cia la posi­bi­li­dad del desa­rro­llo de una nue­va rece­sión mun­dial al esti­lo de la de 2008/​2009 o aún peor48.

Fra­ca­so de pla­nes b, q o z

La ten­den­cia al estan­ca­mien­to del capi­ta­lis­mo es inne­ga­ble49, aun­que ello no sig­ni­fi­que asu­mir una visión catas­tro­fis­ta, mecá­ni­ca, de su obli­ga­do derrum­be e implo­sión debi­da a una con­cep­ción reduc­cio­nis­ta50 de la diná­mi­ca de acu­mu­la­ción de capi­tal. Sumi­do en una lar­ga depre­sión51 sería posi­ble ima­gi­nar que pue­den que­dar posi­bi­li­da­des de recu­pe­ra­ción en base a nue­vas tec­no­lo­gías que per­mi­tan aho­rrar tra­ba­jo, jun­to a una impla­ca­ble des­truc­ción de los dere­chos demo­crá­ti­cos con­quis­ta­dos. Pero estas recu­pe­ra­cio­nes serán cada vez más débi­les, cor­tas y fuga­ces, si es que se pro­du­cen, por­que en reali­dad el capi­ta­lis­mo ha entra­do en un lar­go pla­zo52 de des­ace­le­ra­ción, vio­len­cia, finan­cia­ri­za­ción y super­es­plo­ta­ción de los recursos.

A fina­les de 2012 un estu­dio del Con­se­jo Nacio­nal de Inte­li­gen­cia53 yan­qui reco­no­cía que, de seguir así las cosas, Esta­dos Uni­dos deja­ría de ser la poten­cia hege­mó­ni­ca hacia 2030, tenien­do que com­pe­tir de igual a igual con otras poten­cias com­pe­ti­do­ras. La úni­ca for­ma que tie­nen los capi­ta­lis­mos que pier­den fue­lle, pro­duc­ti­vi­dad y ganan­cia, es la de mul­ti­pli­car la explo­ta­ción de sus cla­ses tra­ba­ja­do­ras y de los pue­blos que opri­men. La patro­nal espa­ño­la lo ha dicho cla­ra­men­te: el tra­ba­jo esta­ble y segu­ro tie­ne que des­apa­re­cer. Según un dia­rio sal­món fiel repre­sen­tan­te del neo­li­be­ra­lis­mo más duro: los empre­sa­rios quie­ren exten­der el empleo tem­po­ral y fle­xi­ble54. En gobierno socia­lis­ta fran­cés ha impues­to por vía decre­ta­zo55 de urgen­cia una drás­ti­ca refor­ma anti­de­mo­crá­ti­ca que lami­na muchos dere­chos obre­ros y popu­la­res, a pesar de la masi­va resis­ten­cia social, y el pre­si­den­te espa­ñol en fun­cio­nes ha pro­me­ti­do a Bru­se­las56 que apli­ca­rá los recor­tes que esta le exi­ge cuan­do gane las pró­xi­mas elecciones.

Vemos que la bur­gue­sía está deci­di­da a impo­ner a mar­ti­lla­zos pura hiel y ricino socia­les para debi­li­tar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra has­ta tal pun­to que desis­ta de toda resis­ten­cia. Hay sin embar­go quie­nes sos­tie­ne que exis­te otra alter­na­ti­va, la refor­mis­ta, que se carac­te­ri­za por negar la dia­léc­ti­ca del capi­tal bien sos­te­nien­do que la polí­ti­ca no influ­ye deci­si­va­men­te en la eco­no­mía, por lo que hay que espe­rar tran­qui­la­men­te a que el capi­ta­lis­mo mute con pací­fi­ca par­si­mo­nia en socia­lis­mo, o por el lado opues­to, que la polí­ti­ca rige la eco­no­mía al mar­gen de sus leyes endó­ge­nas, de modo que bas­ta con apli­car medi­das que incen­ti­ven el con­su­mo, la inver­sión, etc., para salir de la cri­sis evi­tan­do la lucha de clases.

Nadie nie­ga la impor­tan­cia de la polí­ti­ca socio­eco­nó­mi­ca para con­tro­lar y diri­gir los pro­ble­mas socia­les, como plan­tea M. Weis­brot en su aná­li­sis sobre Amé­ri­ca Lati­na y la Unión Euro­pea, pero dado que no pro­fun­di­za has­ta las con­tra­dic­cio­nes radi­ca­les y se limi­ta a pro­po­ner alter­na­ti­vas que no cues­tio­nan la reali­dad últi­ma de la explo­ta­ción y por tan­to de la cri­sis57, debi­do a esa super­fi­cia­li­dad, los hechos ter­mi­nan con­tra­di­cien­do la pro­pues­ta refor­mis­ta. Seme­jan­te inca­pa­ci­dad se apre­cia níti­da­men­te en lo ambi­guo de su plan­tea­mien­to sobre la posi­ble, con­ve­nien­te o nece­sa­ria sali­da de la zona euro y/​o de la Unión Euro­pea, y lo limi­ta­do de su com­pa­ra­ción entre la des­do­la­ri­za­ción de Argen­ti­na58 y la situa­ción de Grecia.

Otra pro­pues­ta sobre las urgen­tes medi­das polí­ti­co-mone­ta­rias a tomar para evi­tar el posi­ble colap­so59 del capi­ta­lis­mo es la de W. Streeck quien, des­de posi­cio­nes basa­das en una mez­cla de Weber, Key­nes, etc., con unas goti­tas de un Marx doma­do, cree que el capi­ta­lis­mo demo­crá­ti­co entró en cri­sis angus­tio­sa des­de la déca­da de 1970 tras sus años de glo­ria des­de 1945, aun­que reco­no­cía en 2011 que las cla­ses pro­pie­ta­rias podían ase­gu­rar la con­ti­nui­dad de su poder gra­cias a la for­ta­le­za inex­pug­na­ble de las finan­zas inter­na­cio­na­les60.

El cam­bio de la situa­ción de rela­ti­va segu­ri­dad del capi­tal en 2011 y al posi­ble colap­so actual radi­ca en el fra­ca­so del euro, como ins­tru­men­to polí­ti­co-eco­nó­mi­co que cimen­ta la Unión Euro­pea. Defen­dien­do una teo­ría del dine­ro muy cer­ca­na a Ingham, Weber, Par­sons, Smel­ser…, y que igno­ra la teo­ría del dine­ro de Marx, a la que no cita en su lar­go artícu­lo ni siquie­ra para ridi­cu­li­zar­la, el autor sos­tie­ne que debe apli­car­se una polí­ti­ca mone­ta­ria fle­xi­ble que logra­ra que el futu­ro de la mone­da común euro­pea podría pasar a ser un sub­te­ma en el mar­co de un deba­te mun­dial sobre un sis­te­ma mone­ta­rio y de cré­di­to para el capi­ta­lis­mo y qui­zá inclu­so para un orden pos­ca­pi­ta­lis­ta del siglo XXI61.

Uno de los obje­ti­vos prio­ri­ta­rios del artícu­lo Euro­pa bulle era mos­trar la incohe­ren­cia refor­mis­ta del lla­ma­do Plan B para demo­cra­ti­zar la Unión Euro­pea des­de su inte­rior, uti­li­zan­do fun­da­men­tal­men­te los res­trin­gi­dos medios ins­ti­tu­cio­na­les y lega­les per­mi­ti­dos en la actua­li­dad por la men­guan­te demo­cra­cia bur­gue­sa, recu­rrien­do excep­cio­nal­men­te a algu­nas movi­li­za­cio­nes pací­fi­cas y demo­crá­ti­cas. Seme­jan­te idea­lis­mo refor­mis­ta no solo es nega­do por el pasa­do y el pre­sen­te, sino tam­bién por los recor­tes de los dere­chos de los pue­blos que se van a impo­ner en un futu­ro inme­dia­to con la excu­sa de la unión presupuestaria:

La Unión Pre­su­pues­ta­ria inten­ta cen­tra­li­zar en Bru­se­las mayo­res recur­sos en detri­men­to de los pre­su­pues­tos nacio­na­les. Plan­tea, asi­mis­mo, un mayor con­trol pre­su­pues­ta­rio de los paí­ses miem­bros. Si alguien estu­vo ten­ta­do de redu­cir los défi­cits públi­cos por la vía de incre­men­tar los ingre­sos públi­cos median­te un esque­ma pro­gre­si­vo, se verá frus­tra­do. Se impe­di­rá un incre­men­to de la pro­gre­si­vi­dad y cual­quier pre­sión fis­cal redis­tri­bu­ti­va, que solo podrá apro­bar­se des­de el Con­se­jo, a tal pun­to que el eje cen­tral para mino­rar los défi­cits públi­cos se foca­li­za­rá en el lado del gas­to. Este con­trol supo­ne res­tar com­pe­ten­cias a los par­la­men­tos y gobier­nos nacio­na­les, cen­tra­li­zan­do pau­la­ti­na­men­te en Bru­se­las la deter­mi­na­ción de la polí­ti­ca fis­cal y pre­su­pues­ta­ria62.

La ten­den­cia a la con­cen­tra­ción de poder en la buro­cra­cia for­ma par­te de la ley de la con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción del capi­tal, y es nece­sa­ria para faci­li­tar y diri­gir en lo posi­ble la ley de la pere­cua­ción de capi­ta­les en bene­fi­cio de los Esta­dos-cuna de las gran­des cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les, en este caso la Unión Euro­pea. El refor­za­mien­to del poder buro­crá­ti­co solo pue­de ser com­ba­ti­do median­te masi­vas movi­li­za­cio­nes en defen­sa de los dere­chos de los pue­blos, y aun­que es cier­to que en algu­nos pane­les rea­li­za­dos duran­te el deba­te en Madrid del Plan B se ana­li­za­ron y deba­tie­ron nue­vas63 for­mas de lucha y movi­li­za­ción, inclu­so de auto­or­ga­ni­za­ción, de las cla­ses y colec­ti­vos explo­ta­dos, sir­vien­do así muy posi­ti­va­men­te como pun­to de arran­que en la mejo­ra de la lucha de cla­ses; pero estas váli­das refle­xio­nes no anu­la­ban el men­sa­je ofi­cial del evento.

Tres meses des­pués de aque­llas pia­do­sas inten­cio­nes, el gobierno fran­cés repri­me con dura con­tun­den­cia las pro­tes­tas de la juven­tud tra­ba­ja­do­ra64 siguien­do la este­la abier­ta con ante­rio­ri­dad en Lyon65, segun­da capi­tal del Esta­do fran­cés, cuan­do per­mi­tió la inter­ven­ción repre­si­va con­jun­ta entre su poli­cía y la dere­cha neo­fas­cis­ta con­tra una poten­te mani­fes­ta­ción obre­ra. Las tác­ti­cas pro­vo­ca­do­ras66 de la poli­cía fran­ce­sa bus­can gene­rar situa­cio­nes que jus­ti­fi­quen sus car­gas vio­len­tas. Por estas y por otras razo­nes, como el odio que el pue­blo explo­ta­do sien­te hacia ella, sin­di­ca­tos poli­cia­les han pasa­do a la pro­tes­ta acti­va con­tra el gobierno67: uno de los sín­to­mas más cla­ros de cri­sis del poder bur­gués es el de la des­mo­ra­li­za­ción, males­tar e irri­ta­ción pro­gre­si­va de sus fuer­zas represivas.

Duda­mos mucho que el Plan B para la Unión Euro­pea haya deci­di­do orga­ni­zar y prac­ti­car la clá­si­ca y recu­rren­te tác­ti­ca obre­ra de ocu­pa­ción de loca­les, sedes, ofi­ci­nas, ins­ti­tu­cio­nes… como for­ma líci­ta y jus­ta de lucha, como ha ocu­rri­do en Gre­cia duran­te el segun­do día de la huel­ga gene­ral del 6 y 7 de abril de 2016 con­tra la aus­te­ri­dad impues­ta por el gobierno de Syri­za. Huel­ga en la que uno de los momen­tos más rele­van­tes de las pro­tes­tas de hoy ha sido el lle­va­do a cabo por una dele­ga­ción de sin­di­ca­lis­tas de la poli­cía, guar­da­cos­tas y bom­be­ros grie­gos que irrum­pie­ron en la sede del par­ti­do gober­nan­te Syri­za y ocu­pa­ron duran­te varias horas la entra­da68. Sin retro­ce­der mucho, a comien­zos de abril Syri­za ven­dió dos ter­cios del puer­to del Pireo a la empre­sa Chi­na Cos­co, mien­tras que su poli­cía repri­mía las mani­fes­ta­cio­nes obre­ras de pro­tes­ta69.

Nos hemos cen­tra­do fun­da­men­tal­men­te en la expe­rien­cia fran­ce­sa y grie­ga para mos­trar la uni­dad del sis­te­ma capi­ta­lis­ta al mar­gen de las dife­ren­cias de desa­rro­llo en Esta­dos par­ti­cu­la­res. Sin duda, huel­gas, actos y movi­li­za­cio­nes varia­das que se están vivien­do en Euro­pa inquie­tan cada vez más a gobier­nos, fuer­zas repre­si­vas e ins­ti­tu­cio­nes de poder. Las accio­nes de pro­tes­ta cada vez más masi­va con­tra la impu­ni­dad de las trans­na­cio­na­les, los lla­ma­dos engra­na­jes del sis­te­ma70, con­tra los efec­tos desas­tro­sos del TTIP71, la gran res­pues­ta de masas con­tra el auto­ri­ta­ris­mo del dere­chis­ta gobierno pola­co72 con mani­fes­ta­cio­nes de tris­te­za y cóle­ra73, o la huel­ga en seis aero­puer­tos ale­ma­nes para aumen­tar los sala­rios74, por citar algu­nos casos actua­les sin duda tie­nen tam­bién el efec­to de for­ta­le­cer los sis­te­mas de con­trol, vigi­lan­cia y repre­sión pre­ven­ti­va o acti­va, sis­te­mas que se han exten­di­do a la socie­dad capi­ta­lis­ta en su con­jun­to, pene­tran­do en los reco­ve­cos más ínti­mos de las per­so­nas median­te los suti­les e invi­si­bles75 sis­te­mas empresariales.

La preo­cu­pa­ción y el des­aso­sie­go por la ten­den­cia al alza de las movi­li­za­cio­nes popu­la­res se expre­sa en el aumen­to de ame­na­zas y sobre todo de cas­ti­gos. Dejan­do de lado la repre­sión con­tra las mili­tan­cias inde­pen­den­tis­tas y limi­tán­do­nos a muy pocos ejem­plos, en la actua­li­dad la fis­ca­lía espa­ño­la pide una con­de­na de más de 8 años de pri­sión y una mul­ta de 6.400 euros por par­ti­ci­par en luchas y mar­chas mine­ras en 201276. Estos cas­ti­gos per­so­na­li­za­dos se amplían masi­va­men­te median­te los pro­ce­sos de iden­ti­fi­ca­ción de las per­so­nas acu­sa­das de par­ti­ci­par en los actos públi­cos y pací­fi­cos de con­me­mo­ra­ción del 15‑M de 2011, actos mul­ta­dos con 600 euros77 según la Ley Mor­da­za78, hecha e impues­ta rápi­da­men­te en pre­vi­sión del aumen­to de la con­cien­cia­ción popular.

Exac­ta­men­te lo mis­mo está suce­dien­do en Esta­dos Uni­dos, en don­de casi se da per­mi­so abso­lu­to al FBI para hac­kear79 orde­na­do­res pri­va­dos des­tru­yen­do dere­chos vita­les. La razón del ava­sa­lla­mien­to es idén­ti­ca a la del res­to del capi­ta­lis­mo: la bur­gue­sía yan­qui nece­si­ta cor­tar de raíz el ascen­so de la con­cien­cia­ción popu­lar. Nada menos que Sti­glitz ha reco­no­ci­do que la gen­te tie­ne moti­vos para estar furio­sa80, mien­tras que poco tiem­po des­pués L. Fink jus­ti­fi­ca la ira de la lla­ma­da cla­se media ya que ha sido total­men­te aplas­ta­da81.

Comen­tan­do la pre­sen­te cam­pa­ña elec­to­ral en Esta­dos Uni­dos, Petras habla de la suble­va­ción de las masas82 indi­can­do sus fuer­zas y sus debi­li­da­des. Recu­rrien­do a la lec­tu­ra que P. Ander­son hace de W. R. Mead, pode­mos decir que tam­bién en Esta­dos Uni­dos se está debi­li­tan­do el poder dul­ce83, alie­na­dor, mien­tras se for­ta­le­ce el poder brus­co, mili­tar y repre­si­vo, y entra en cri­sis el poder pega­jo­so, el socioeconómico.

La expe­rien­cia mun­dial de la lucha de cla­ses ense­ña que la bur­gue­sía diver­si­fi­ca y endu­re­ce sus repre­sio­nes con­for­me es des­bor­da­da por la cla­se obre­ra. Los ata­ques de la patro­nal de la empre­sa nor­te­ame­ri­ca­na Veri­zon con­tra las y los sin­di­ca­lis­tas que coor­di­nan la pro­lon­ga­da huel­ga en defen­sa de con­di­cio­nes sala­ria­les y labo­ra­les84 son un ejem­plo de lo dicho, que en Euro­pa se mues­tra, por aho­ra, en la coor­di­na­ción entre poli­cía y extre­ma dere­cha en Lyon, como hemos vis­to. Esta diná­mi­ca, aún ini­cial, pue­de lle­gar a tener muchas simi­li­tu­des con lo peor de los años 3085, o dicho más cru­da­men­te ¡Qué olor a los años 30!86.

Deu­da, racis­mo, Bre­xit y guerras

Las incohe­ren­cias del refor­mis­mo tam­bién apa­re­cen cla­ra­men­te en el momen­to en el que hay que afron­tar el pago de la deu­da, como fue la tris­te y des­mo­ra­li­za­do­ra clau­di­ca­ción de Syri­za87. La deu­da como ins­tru­men­to de domi­na­ción y saqueo de un pue­blo es tan vie­ja como el capi­ta­lis­mo, si no ante­rior a él. Pode­mos encon­trar las pri­me­ras cri­sis polí­ti­co-eco­nó­mi­cas serias en el siglo XVI cuan­do el todo­po­de­ro­so empe­ra­dor Car­los V no pudo can­ce­lar sus deu­das impe­ria­les con los ban­que­ros ale­ma­nes y holan­de­ses88.

D. Har­vey expli­ca que: Un país endeu­da­do tie­ne que car­gar con el cos­te de cual­quier deva­lua­ción sub­si­guien­te de capi­tal, mien­tras que el país acree­dor que­da pro­te­gi­do. Se pue­den enton­ces saquear los recur­sos de los paí­ses endeu­da­dos bajo las reglas dra­co­nia­nas del pago de la deu­da. El caso actual de Gre­cia es un ejem­plo horri­ble de este pro­ce­so lle­va­do has­ta el extre­mo. Los bonis­tas están dis­pues­tos a des­pe­da­zar y ali­men­tar­se de paí­ses ente­ros que han sido lo bas­tan­te inge­nuos como para caer en sus garras89.

La deu­da es tam­bién un arma polí­ti­ca y mili­tar que inci­de en el deve­nir eco­nó­mi­co. No pode­mos expo­ner aho­ra siquie­ra de for­ma sin­té­ti­ca la dia­léc­ti­ca del capi­tal y sus for­mas con­cre­tas en el pre­sen­te, pero más o menos todas y todos enten­de­mos que, por ejem­plo, la reapa­ri­ción del racis­mo y el for­ta­le­ci­mien­to de la extre­ma dere­cha euro­pea90 tie­nen mucho que ver con la mani­pu­la­ción de los mie­dos irra­cio­na­les ante la lle­ga­da masi­va de refu­gia­dos, migra­ción crea­da por las con­se­cuen­cias inhu­ma­nas de la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta que lue­go vere­mos. Mie­dos irra­cio­na­les fun­da­men­tal­men­te machis­tas, mas­cu­li­nos, ante el fan­tas­ma de la supe­rio­ri­dad sexual y su agre­si­vi­dad ani­mal de los machos migran­tes car­ga­dos de tes­tos­te­ro­na91. Que el mie­do a la supe­rio­ri­dad sexual del otro es una de las bases irra­cio­na­les más pro­fun­das del racis­mo ya fue demos­tra­do en los estu­dios crí­ti­cos rea­li­za­dos en Esta­dos Unidos.

Sien­do cier­to que el racis­mo en auge tie­ne mucho que ver con el con­flic­to en Orien­te Medio y Siria92, y que, a la vez, exi­ge de una visión y acción polí­ti­ca93, con­tun­den­te y direc­ta tan­to con­tra el cinis­mo ofi­cial como a favor de la inte­gra­ción de esas pobla­cio­nes, no lo es menos que tam­bién tie­ne sus cau­sas estric­ta­men­te euro­peas que nos remon­tan a los efec­tos ideo­ló­gi­cos de la ini­cial expan­sión impe­ria­lis­ta refor­zan­do el nacio­na­lis­mo bur­gués, con­ta­mi­nan­do a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras de modo que la era del nue­vo impe­ria­lis­mo fue tam­bién la épo­ca en la que el racis­mo alcan­zó su cénit. Los euro­peos, en otro tiem­po res­pe­tuo­sos con algu­nos pue­blos no occi­den­ta­les –espe­cial­men­te los chi­nos– empe­za­ron a con­fun­dir nive­les tec­no­ló­gi­cos con nive­les cul­tu­ra­les en gene­ral y, por últi­mo, con capa­ci­dad bio­ló­gi­ca94.

Han cam­bia­do muchas cosas des­de el ini­cial impe­ria­lis­mo al actual, pero es muy ilus­tra­ti­vo ver cómo los Esta­dos euro­peos más pode­ro­sos reco­no­cían des­de hace muchos años que nece­si­ta­ban tec­no­bra­ce­ros95 dóci­les y explo­ta­bles96 y que, des­de enton­ces y cada vez más, se guían sobre todo en la actua­li­dad por el sis­te­ma de dosi­fi­ca­ción pla­ni­fi­ca­da de la inmi­gra­ción97 desa­rro­lla­do por Esta­dos Uni­dos des­de fina­les del siglo XIX. Quie­re esto decir que es la ley de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta la que, inter­na­men­te, orien­ta a gran­des ras­go los alti­ba­jos del racis­mo y de los sen­ti­mien­tos de inse­gu­ri­dad, mie­do y odio a lo nue­vo, al otro98 como ame­na­za des­co­no­ci­da, que, sin duda, flo­re­cen de nue­vo en fran­jas socia­les de Europa.

La deu­da es una par­te de la tota­li­dad del pro­ce­so de explo­ta­ción y acu­mu­la­ción. La estruc­tu­ra legal de la Unión Euro­pea está dise­ña­da no solo para el saqueo impla­ca­ble de los Esta­dos deu­do­res, sino sobre todo para la extrac­ción de plus­va­lía al con­jun­to de la cla­se obre­ra euro­pea en bene­fi­cio del capi­tal finan­cie­ro, de la bur­gue­sía esta­dou­ni­den­se y euro­pea, por este orden, sien­do el euro el pun­to de bóve­da99. Rom­per esta tri­tu­ra­do­ra es la úni­ca alter­na­ti­va de los pue­blos, aun­que la tarea sea lar­ga, difí­cil y problemática.

Ade­más de la lec­ción de Gre­cia, tam­bién tene­mos la de Islan­dia100 some­ti­da al silen­cio de plo­mo para que no apren­da­mos de sus erro­res. La Unión Euro­pea apli­ca un doble rase­ro a la impor­tan­cia del pago de la deu­da: mien­tras que asfi­xia a Gre­cia y pre­sio­na mucho a otros Esta­dos como la ya estru­ja­da Por­tu­gal101, por otro lado a Ucra­nia le con­do­nó casi el 20% de la deu­da102 en verano de 2015, por­que le intere­sa man­te­ner en el poder al podri­do gobierno dere­chis­ta fiel a la OTAN; tam­bién al dere­chis­ta gobierno espa­ñol le han dado unos meses de gra­cia para rene­go­ciar el pago del défi­cit, por reco­men­da­ción de Esta­dos Uni­dos103.

La polí­ti­ca hacia Gran Bre­ta­ña que ame­na­za con el Bre­xit104 tam­bién mues­tra la fle­xi­bi­li­dad de euro­ale­ma­nia105 y de una par­te de Esta­dos Uni­dos cuan­do hay que ase­gu­rar el desa­rro­llo de la Unión Euro­pea: en el fon­do se tra­ta de ace­le­rar median­te medi­das polí­ti­cas la ley ten­den­cial de la con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción de capi­ta­les que en el nivel finan­cie­ro y bur­sá­til ha dado el sal­to más impor­tan­te en los últi­mos die­ci­séis años anun­ciar­se la fusión de las bol­sas de Ale­ma­nia y Lon­dres106 para 2017. La posi­ble sali­da de Gran Bre­ta­ña de la Unión Euro­pea, o de algu­nas de sus áreas, refle­ja el con­jun­to de ten­sio­nes que sur­gen entre las bur­gue­sías menos pode­ro­sas107 bri­tá­ni­cas año­ran­tes de las vie­jas glo­rias, de sec­to­res popu­la­res can­sa­dos por tan­tos recor­tes y el ascen­so del racismo.

Al igual que con Gre­cia o con cual­quier otro pue­blo, lo deci­si­vo del Bre­xit es que pre­sen­ta al des­nu­do la cues­tión his­tó­ri­ca que nos remi­te a los deba­tes de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria habi­dos en 1917, 1915, 1905, 1894, 1871…: Bajo el capi­ta­lis­mo glo­bal, nin­gún país pue­de pro­te­ger a sus ciu­da­da­nos de la con­ta­mi­na­ción, el cam­bio cli­má­ti­co, las depre­sio­nes eco­nó­mi­cas y las gue­rras mun­dia­les. Todo ello exi­ge coope­ra­ción glo­bal y acción polí­ti­ca de gobier­nos socia­lis­tas, que no tene­mos. Evi­tar las dañi­nas con­se­cuen­cias de la pró­xi­ma gran cri­sis mun­dial, que aho­ra está en el hori­zon­te, voten como voten los bri­tá­ni­cos en el refe­rén­dum de junio, es mucho más impor­tan­te108. Vol­ve­mos a encon­trar­nos, tras este reco­rri­do, con la cues­tión de la otra Euro­pa, la for­ma­da por gobier­nos socia­lis­tas que aún no exis­ten y que deben inte­grar­se en el gobierno inter­na­cio­nal de la cla­se obre­ra del que habla­ba Marx.

La coope­ra­ción glo­bal de los gobier­nos socia­lis­tas que asu­men la inter­re­la­ción uni­ver­sal de las nacio­nes en base a las pre­mo­ni­to­rias medi­das plan­tea­das en las Tesis de abril de 1917, por dar una refe­ren­cia, es la úni­ca alter­na­ti­va via­ble para luchar con­tra la con­ta­mi­na­ción, el cam­bio cli­má­ti­co, las depre­sio­nes eco­nó­mi­cas y las gue­rras mun­dia­les, con­tra las dañi­nas con­se­cuen­cias de la pró­xi­ma gran cri­sis. Mien­tras se agu­di­zan las con­tra­dic­cio­nes y las leyes abso­lu­tas y rela­ti­vas, ten­den­cia­les, del capi­ta­lis­mo actúan al mar­gen de la incons­cien­cia de la mayo­ría de la pobla­ción, a la vez de esto, se debi­li­ta uno de los pila­res his­tó­ri­cos de la pro­pie­dad bur­gue­sa. Según el céle­bre y temi­ble dia­rio The Eco­no­mist, por­ta­voz ofi­cial del impe­ria­lis­mo, la social­de­mo­cra­cia euro­pea va per­dien­do influen­cia en el seno de la cla­se obre­ra mun­dial: se tra­ta del debi­li­ta­mien­to de las reser­vas polí­ti­cas del capi­ta­lis­mo, que han caí­do a los nive­les de hace seten­ta años109.

Tal retro­ce­so plan­tea cre­cien­tes pro­ble­mas de gober­nan­za al sis­te­ma que no ve por aho­ra lle­ga­do el momen­to de lan­zar­se a una nue­va aven­tu­ra neo­na­zi y beli­cis­ta, aun­que se incre­men­tan las diná­mi­cas en esa direc­ción, encon­trán­do­nos en una de sus fases pre­vias: una nue­va gue­rra fría110. Des­de algu­nas indi­ca­cio­nes teó­ri­cas de Marx y Engels sobre el papel de lo mili­tar en la his­to­ria, sobre todo des­de Rosa Luxem­burg y en menor medi­da Lenin y otros mar­xis­tas, sabe­mos el cru­cial papel del mili­ta­ris­mo en la dic­ta­du­ra del capi­tal, y no solo como fuer­za de repre­sión a secas, sino tam­bién de des­truc­ción crea­ti­va, sin entrar aho­ra a aná­li­sis de este con­cep­to de Som­bart, como nego­cio polí­ti­co-eco­nó­mi­co que mue­ve, como míni­mo, el 2,4% del PIB mun­dial111 y que no entien­de de aus­te­ri­dad112 algu­na por­que sigue cre­cien­do de for­ma impa­ra­ble. La remi­li­ta­ri­za­ción, que se expre­sa tam­bién en su gigan­tes­co poder pro­pa­gan­dís­ti­co113, es una nece­si­dad estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo que está sien­do inves­ti­ga­da y deba­ti­da con sofis­ti­ca­do rigor114.

El mili­ta­ris­mo es inse­pa­ra­ble de la impo­si­ción de la lex mer­ca­to­ria115 por la que los Esta­dos media­nos y peque­ños per­de­rán defi­ni­ti­va­men­te sus esca­sas sobe­ra­nías socio­eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas en bene­fi­cio de las gran­des cor­po­ra­cio­nes y sus Esta­dos-cuna impe­ria­lis­tas. Aho­ra mis­mo, las bur­gue­sías euro­peas más duras quie­ren impo­ner una lex mer­ca­to­ria inter­na116 idén­ti­ca a la que nego­cian en secre­to con Esta­dos Uni­dos. El impac­to glo­bal de la filo­so­fía inser­ta en los TTIP, TLC, etc., o sea en la recu­pe­ra­ción bur­gue­sa de la impu­ni­dad mer­can­til de la lex mer­ca­to­ria sobre la vida en su sen­ti­do abso­lu­to, ha sido des­cri­to bri­llan­te­men­te por Sil­via Fede­ri­ci117. Se tra­ta de un nue­vo mode­lo tota­li­ta­rio de capi­ta­lis­mo ultra­mi­li­ta­ri­za­do y patriarcal.

Ale­ma­nia ya está acep­tan­do las pre­sio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas y de los sec­to­res duros de su bur­gue­sía para rear­mar­se. Pri­me­ro se inten­si­fi­có la cam­pa­ña de llo­ros y lamen­tos de la pren­sa dere­chis­ta sobre las caren­cias inquie­tan­tes del ejér­ci­to ale­mán118, en el con­tex­to de debi­li­dad ante las supues­tas ame­na­zas rusas, del terro­ris­mo yiha­dis­ta, etc., y al poco tiem­po se reco­no­ce que Ale­ma­nia no solo incre­men­ta­rá su ejér­ci­to, por pri­me­ra vez des­de 1945, sino que envia­rá tro­pas a la fron­te­ra con Rusia119. Tam­bién con­vie­ne saber que exis­ten lazos irrom­pi­bles entre el orden interno, el rear­me, la expan­sión al Este y al Sur de la OTAN120 y el TTIP.

Cuan­do se dice que des­cien­de el gas­to mili­tar defen­si­vo y aumen­ta el gas­to en segu­ri­dad121, ocu­rre que pri­me­ro se igno­ra u ocul­ta que los pre­su­pues­tos gene­ra­les de los Esta­dos diver­si­fi­can los ver­da­de­ros gas­tos mili­ta­res glo­ba­les entre infi­ni­dad de apar­ta­dos, sec­cio­nes, capí­tu­los, etc., que apa­ren­te­men­te no tie­nen nada que ver con el gas­to mili­tar estric­to y defi­ni­do ofi­cial­men­te. Muchas inver­sio­nes están disi­mu­la­das en I+D+I, en edu­ca­ción supe­rior, en segu­ri­dad civil, en pren­sa y cul­tu­ra, etc., de modo que la cifra ofi­cial siem­pre es infe­rior a la real. Y segun­do, no se dice que en las doc­tri­nas actua­les de con­tra­in­sur­gen­cia, en las sis­te­mas repre­si­vos vigen­tes exis­te una uni­dad ope­ra­ti­va entre segu­ri­dad poli­cial y segu­ri­dad mili­tar: se mili­ta­ri­za la poli­cía y se poli­cia­li­za el ejército.

La lla­ma­da izquier­da euro­pea122 lle­va mucho tiem­po atra­pa­da men­tal­men­te por el cepo de los dere­chos huma­nos bur­gue­ses123, inca­paz de cri­ti­car en la prác­ti­ca la terri­ble efec­ti­vi­dad del impe­ria­lis­mo huma­ni­ta­rio ya denun­cia­da hace ocho años por J. Bric­mont con su demo­le­do­ra crí­ti­ca a los ni-ni124. En reali­dad, lo que está ocu­rrien­do es la pues­ta en mar­cha de la estra­te­gia impe­ria­lis­ta para lograr cuan­to antes el domi­nio del pivo­te del mun­do es decir, de los recur­sos inmen­sos de la gigan­tes­ca Eura­sia, empe­zan­do por Rusia.

Lo esen­cial de esta estra­te­gia ya fue anun­cia­da en 2007: El Gene­ral Wes­ley Clark lo expli­có con toda cla­ri­dad en 2007: Vamos a inva­dir sie­te paí­ses en cin­co años. Empe­za­re­mos por Irak y des­pués segui­re­mos con Siria, Líbano, Libia, Sudán, Soma­lia y ter­mi­na­re­mos con Irán125. Pro­yec­to de lar­go pla­zo del que for­ma par­te la exten­sión de la OTAN hacia el Este y Sur­es­te euro­peo126, y la cruel­dad del oscu­ro lega­do de Oba­ma que duran­te su régi­men orde­nó bom­bar­dear sie­te paí­ses: Afga­nis­tán, Irak, Paquis­tán, Soma­lia, Yemen, Libia y Siria, superan­do la haza­ña de Bush127. Pre­mio Nobel de la Paz feli­ci­ta­do por una par­te de la izquier­da aber­tza­le128 cuan­do fue ele­gi­do pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos en 2008 aun cuan­do ya se cono­cía des­de 2007 la bru­tal estra­te­gia mili­tar descrita.

La Unión Euro­pea es mili­ta­ris­ta por su mis­ma natu­ra­le­za e iden­ti­dad de cla­se. Cual­quier idea­lis­mo refor­mis­ta cho­ca inevi­ta­ble­men­te con ese mili­ta­ris­mo en gene­ral y en con­cre­to con el endu­re­ci­mien­to repre­si­vo tal como el que se está impo­nien­do aho­ra mis­mo en el Esta­do fran­cés129. Antes de que empe­za­sen los pri­me­ros vien­tos del hura­cán de la cri­sis entre fina­les de 2006 y 2007, G. Kol­ko publi­có su estu­dio sobre las rela­cio­nes entre las gue­rras y el capi­ta­lis­mo des­de 1914. Al final del tex­to escribe:

Para el capi­ta­lis­mo, la gue­rra no es más que la con­ti­nua­ción del mer­ca­do por otros medios. En esta medi­da, las gue­rras pue­den pro­vo­car un aumen­to de la pro­duc­ción de arma­men­to, pero el aumen­to de la pro­duc­ción de arma­men­to tam­bién pue­de pro­vo­car la gue­rra […] La obje­ción de que el capi­ta­lis­mo no nece­si­ta la gue­rra para poder exis­tir podrá ser per­ti­nen­te en el ámbi­to de lo ideal, pero des­de lue­go no en el de lo empí­ri­co. Las injus­ti­cias eco­nó­mi­cas y socia­les no se borra­rán de la faz de la tie­rra por arte de magia, pero tam­po­co lo hará la opo­si­ción radi­cal a la mise­ria y a la nece­si­dad. De aquí que la resu­rrec­ción del socia­lis­mo siga sien­do un pro­yec­to digno des­de el pun­to de vis­ta moral130.

Resu­men

Care­ce de sen­ti­do la creen­cia de que la Unión Euro­pea es refor­ma­ble des­de den­tro. No lo es ni des­de fue­ra ni des­de den­tro por­que ya antes de exis­tir ofi­cial­men­te como Unión Euro­pea, su fina­li­dad últi­ma fue con­cre­tán­do­se en suce­si­vas fases refor­zan­do siem­pre un mis­mo obje­ti­vo ini­cial. Bre­ve­men­te expues­tas, estas son las fases: des­de 1945 – 1948 garan­ti­zar a Esta­dos Uni­dos una cabe­za de pla­ya de cara a su estra­te­gia de aplas­tar mili­tar y eco­nó­mi­ca­men­te a la URSS, derro­tan­do a la vez a las fuer­zas comu­nis­tas y abrien­do mer­ca­dos para el capi­tal yan­qui exce­den­ta­rio. Des­de fina­les de los años seten­ta y comien­zos de los ochen­ta, mul­ti­pli­car la pre­sión con­tra la URSS y lue­go con­tra Rusia con la fase reaga­nia­na de la gue­rra fría, derro­tar el movi­mien­to de pro­tes­ta ini­cia­do a fina­les de los años sesen­ta median­te la repre­sión y el neo­li­be­ra­lis­mo, e impo­ner la des­re­gu­la­ción finan­cie­ra en la Euro­pa capi­ta­lis­ta. Y des­de 2007 estre­char las depen­den­cias de la Unión Euro­pea hacia la estra­te­gia yan­qui en todos los sentidos.

Duran­te estas fases el refor­mis­mo siem­pre ha gemi­do sobre el mis­mo fra­ca­so agra­va­do a dia­rio, como hemos vis­to: está debi­li­tán­do­se el ideal demo­crá­ti­co, el huma­nis­mo fun­da­cio­nal de la Unión Euro­pea, por­que no hace­mos la sufi­cien­te fuer­za legal e ins­ti­tu­cio­nal, par­la­men­ta­ris­ta y elec­to­ral, como para des­pla­zar al auto­ri­ta­ris­mo de la dere­cha ins­tau­ran­do la demo­cra­cia de la ciu­da­da­nía euro­pea. El refor­mis­mo cree que cuan­do sea mayo­ría en el Par­la­men­to de Bru­se­las recon­du­ci­rá la polí­ti­ca hacia los valo­res que Euro­pa repre­sen­ta en el mun­do. Ilu­sión vana que pudo man­te­ner en fic­ción mediá­ti­ca mien­tras el aus­te­ri­ci­dio no se hizo aún patente.

De cual­quier modo, noso­tras y noso­tros no pode­mos caer en el ilu­sio­nis­mo con­tra­rio: creer que la devas­ta­ción social pro­du­ce con­cien­cia rebel­de auto­má­ti­ca­men­te. Des­de la segun­da mitad del siglo XIX y con­for­me aumen­ta­ba la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo mun­dial, la opre­sión nacio­nal y el saqueo colo­nia­lis­ta e impe­ria­lis­ta, Marx y Engels advir­tie­ron con cre­cien­te insis­ten­cia del abur­gue­sa­mien­to pro­gre­si­vo las cla­ses tra­ba­ja­do­ras en los paí­ses más desa­rro­lla­dos. Advir­tie­ron que por esas y otras razo­nes –el feti­chis­mo de la mer­can­cía y la alie­na­ción– la revo­lu­ción se des­pla­za­ba a lo que aho­ra se lla­ma semi­pe­ri­fe­riaperi­fe­ria. Lenin era cons­cien­te de esa diná­mi­ca. La III Inter­na­cio­nal advir­tió empe­ro que la revo­lu­ción era mucho más difí­cil de ini­ciar­se en el cen­tro impe­ria­lis­ta que en los paí­ses empo­bre­ci­dos, aun­que lue­go sería más fácil avan­zar al socia­lis­mo en los pri­me­ros y más difí­cil en los segundos…

Que­re­mos decir que no debe­mos olvi­dar las lec­cio­nes de la his­to­ria por­que nos expli­can las razo­nes de las gran­des capa­ci­da­des de la bur­gue­sía para alie­nar al pro­le­ta­ria­do, tener­lo sumi­so, ensi­mis­ma­do, flo­tan­do en el con­su­mis­mo de mala cali­dad, resig­na­do al dicho cobar­de de que más vale malo cono­ci­do que bueno por cono­cer, o peor aún, entre­ga­do fer­vo­ro­sa­men­te al revan­chis­mo neofascista.

Fren­te a tama­ña cár­cel men­tal y físi­ca, solo que­da la visión his­tó­ri­ca de la lucha tenaz por obje­ti­vos pre­ci­sos, cla­ros y com­pren­si­bles median­te la orga­ni­za­da peda­go­gía prác­ti­ca del ejem­plo, del logro de con­quis­tas par­cia­les que pre­fi­gu­ren esos obje­ti­vos, que no se deten­gan en ellos como si se hubie­ra ter­mi­nan­do el camino, renun­cian­do al avan­ce inme­dia­to hacia vic­to­rias defi­ni­ti­vas: esta es una de las insal­va­bles dife­ren­cias entre la refor­ma y la revolución.

Hoy la con­sig­na es redo­blar la lucha con­tra la Unión Euro­epa, rom­per con ella y con la dic­ta­du­ra del euro, mien­tras mul­ti­pli­ca­mos la peda­go­gía prác­ti­ca y teó­ri­ca por los Esta­dos Uni­dos Sovié­ti­cos de Euro­pa, que hoy es más nece­sa­ria que nun­ca antes.

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 23 de mayo de 2016

  1. K. Marx y F. Engels: Mani­fies­to del Par­ti­do Comu­nis­ta, Obras esco­gi­das, Pro­gre­so, Mos­cú 1978, tomo I, pp. 139 – 140.

  2. K. Marx y F. Engels: Mani­fies­to del Par­ti­do Comu­nis­ta, Obras esco­gi­das, Pro­gre­so, Mos­cú 1978, tomo I, p.114.

  3. K. Marx: Esta­tu­tos gene­ra­les de la Aso­cia­ción Inter­na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res, Obras esco­gi­das. Pro­gre­so, Mos­cú 1978, tomo II, pp. 14 – 17.

  4. K. Marx: La gue­rra civil en Fran­cia, Obras esco­gi­das, Pro­gre­so, Mos­cú 1978, tomo II, pp. 240.

  5. F. Engels: El pro­ble­ma cam­pe­sino en Fran­cia y Ale­ma­nia, Obras esco­gi­das, Pro­gre­so, Mos­cú 1978, tomo III, pp. 483.

  6. El dra­ma de ace­ro euro­peo ante el dum­ping de Chi­na, 15 de febre­ro de 2016 (www​.gurus​blog​.com).

  7. F. Engels: El pro­ble­ma cam­pe­sino en Fran­cia y Ale­ma­nia, Obras esco­gi­das, Pro­gre­so, Mos­cú 1978, tomo III, pp. 495.

  8. L. Trotsky: La gue­rra y la Inter­na­cio­nal (www​.mar​xists​.org).

  9. V. I. Lenin: La con­sig­na de los Esta­dos Uni­dos de Euro­pa, Obras com­ple­tas, Pro­gre­so, Mos­cú 1984, tomo 26, pp. 374 – 375.

  10. V. I. Lenin: La con­sig­na de los Esta­dos Uni­dos de Euro­pa, Obras com­ple­tas, Pro­gre­so, Mos­cú 1984, tomo 26, p. 375.

  11. V. I. Lenin: La con­sig­na de los Esta­dos Uni­dos de Euro­pa, Obras com­ple­tas, Pro­gre­so, Mos­cú 1984, tomo 26, pp. 376 – 377.

  12. V. I. Lenin: La con­sig­na de los Esta­dos Uni­dos de Euro­pa, Obras com­ple­tas, Pro­gre­so, Mos­cú 1984, tomo 26, p. 377.

  13. Donny Glucks­tein: La otra his­to­ria de la segun­da gue­rra mun­dial. Resis­ten­cia con­tra el impe­rio, Ariel, Bar­ce­lo­na 2013, pp. 189 – 237; Chris Bam­bery: His­to­ria mar­xis­ta de la segun­da gue­rra mun­dial, Pasado&Presente, Bar­ce­lo­na 2015, pp. 329 – 343.

  14. Igna­cio Gar­cía Ber­ce­ro: Euro­pa no sacri­fi­ca­rá su posi­ción para cum­plir el calen­da­rio del TTIP, 12 mayo de 2016 (www​.cin​co​dias​.com); Ale­jan­dro López Miguel: Bru­se­las reco­no­ce en pri­va­do que el TTIP está entran­do en vía muer­ta, 4 de abril de 2016 (www​.publi​co​.es).

  15. V. I. Lenin: La con­sig­na de los Esta­dos Uni­dos de Euro­pa, Obras com­ple­tas, Pro­gre­so, Mos­cú 1984, tomo 26, p. 378.

  16. Clau­dio Katz: El sub­de­sa­rro­llo en los mar­xis­tas clá­si­cos, 25 de abril de 2017 (www​.lahai​ne​.org).

  17. Freddy Yépez: Lenin y Trotsky vs Esta­dos Uni­dos de Euro­pa, 29 de octu­bre de 2009 (www​.apo​rrea​.org).

  18. V. I. Lenin: Car­tas des­de lejos, Obras com­ple­tas, Pro­gre­so, Mos­cú 1984, tomo 31, pp. 44 – 45.

  19. V. I. Lenin: Car­tas des­de lejos, Obras com­ple­tas, Pro­gre­so, Mos­cú 1984, tomo 31, p. 58.

  20. L. Trosky: ¿Es apro­pia­do el momen­to para la con­sig­na: los Esta­dos Uni­dos de Euro­pa? (www​.ceip​.org​.ar).

  21. Jack Con­rad: Trotsky y los Esta­dos Uni­dos de Euro­pa, 19de mayo de 2016 (www​.sin​per​mi​so​.info).

  22. L. Trotsky: El desar­me y los Esta­dos Uni­dos de Euro­pa (www​.ceip​.org​.ar).

  23. Damien Ber­nard: Impon­ga­mos nues­tros méto­dos de lucha: la huel­ga pro­rro­ga­ble y los pique­tes, 17 de mayo de 2016 (www​.izquier​da​dia​rio​.es).

  24. Derek H. Ald­croft: La eco­no­mía euro­pea −1914−2012−, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2013, pp. 97 – 102.

  25. Chris Bam­bery: His­to­ria mar­xis­ta de la segun­da gue­rra mun­dial, Pasado&Presente, Bar­ce­lo­na 2015, pp. 15 – 24.

  26. Xabier Arri­za­ba­lo: Capi­ta­lis­mo y eco­no­mía mun­dial, IME, Madrid 2014, pp. 277 y ss.

  27. Danie­le Gan­ser: Los ejér­ci­tos secre­tos de la OTAN, El Vie­jo Topo, Bar­ce­lo­na 2010, p. 336.

  28. Joan E. Gar­cés: Sobe­ra­nos e inter­ve­ni­dos, Siglo XXI, Madrid 2012, pp. 24 – 74.

  29. Derek H. Ald­croft: La eco­no­mía euro­pea −1914−2012−, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2013, pp. 383 – 385.

  30. Roger Keeran/​Thomas Kenny: El socia­lis­mo trai­cio­na­do, El Vie­jo Topo, Bar­ce­lo­na 2014, pp. 143 y ss.

  31. Josep Fon­ta­na: Por el bien del impe­rio, Pasado&Presente, Bar­ce­lo­na 2013, pp. 653 – 657.

  32. Xabier Arri­za­ba­lo: Capi­ta­lis­mo y eco­no­mía mun­dial, IME, Madrid 2014, pp. 369 y ss.

  33. Vim Dierckx­sens: Pobla­ción, fuer­za de tra­ba­jo y rebe­lión en el siglo XXI. ¿De las revuel­tas popu­la­res de 1848 en Euro­pa a la rebe­lión mun­dial actual?, El Colap­so de la Glo­ba­li­za­ción, El Vie­jo Topo, Bar­ce­lo­na 2011, pp. 131 – 206.

  34. Derek H. Ald­croft: La eco­no­mía euro­pea −1914−2012−, Crí­ti­ca, Barcelona,2013, pp. 481 – 482.

  35. Jor­ge Beins­tein: Comu­nis­mo o nada, Trin­che­ra, Cara­cas 2014, p. 68.

  36. Jor­ge Beins­tein: Comu­nis­mo o nada, Trin­che­ra, Cara­cas 2014, p. 71.

  37. José Anto­nio Vega: 28 de mar­zo de 2016 (www​.cin​co​dias​.com).

  38. Jor­ge Beins­tein: Ori­gen y auge de las lum­pen­bur­gue­sías lati­no­ame­ri­ca­nas, 4 de mayo de 2016 (www​.lahai​ne​.org).

  39. 5 de mar­zo de 2016 (www​.elnue​vo​lu​nes​.es) y 11 de mar­zo de 2016 (www​.inver​tia​.es).

  40. 13 de mayo de 2016 (www​.publi​co​.es).

  41. C. Ruiz de Gau­na: EEUU estan­ca su cre­ci­mien­to en el 0,5% en el pri­mer tri­mes­tre, 28 de abril de 2016 (www​.expan​sion​.com).

  42. Ariel Noyo­la Rodrí­guez: Los vien­tos de una nue­va rece­sión soplan con fuer­za en Esta­dos Uni­dos, 29 de mar­zo de 2016 (www​.vol​tai​re​net​.org).

  43. M. Tor­ta­ja­da: Alar­ma en la coti­za­ción de los ban­cos, 16 al 22 de mayo de 2016 (www​.elnue​vo​lu​nes​.es).

  44. Ama­dor G. Ayo­ra: ¿Va la eco­no­mía euro­pea a la deri­va?, 14 de mayo de 2016 (www​.ele​co​no​mis​ta​.es).

  45. Enri­que Utre­ra: Bol­sa: ¿Hay sín­to­mas reales de que vie­ne la tor­men­ta?, 15 de mayo de 2016 (www​.expan​sion​.com).

  46. Ale­jan­dro Nadal: Raí­ces de la cri­sis y de la gran rece­sión, 6 de abril de 2016 (www​.lahai​ne​.org).

  47. Mark Weis­brot: Fra­ca­so. Lo que los exper­tos no enten­die­ron de la cri­sis glo­bal, Akal, Madrid 2016, p. 211.

  48. Pau­la Bach: Pen­san­do la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial, 7 de mayo de 2016 (www​.izquier​da​dia​rio​.es).

  49. Iña­ki Gil de San Vicen­te: Borra­dor sobre ten­den­cias del capi­ta­lis­mo, 13 de octu­bre de 2015 (www​.matxin​gu​nea​.org).

  50. Reso­lu­ción sobre la situa­ción inter­na­cio­nal, 31 de mar­zo de 2016 (www​.inter​na​cio​na​lism​.org).

  51. Michael Roberts: La lar­ga depre­sión y el futu­ro del capi­ta­lis­mo, 8 de mayo de 2016 (www​.izquier​da​dia​rio​.es).

  52. Jor­ge Beins­tein: Cri­sis petro­le­ra y decli­na­ción sis­té­mi­ca mun­dial, 26 de mayo de 2015 (www​.lahai​ne​.org).

  53. E. J. Blas­co: Esta­dos Uni­dos admi­te que deja­rá de ser la poten­cia hege­mó­ni­ca en 2030, 13 de diciem­bre de 2012 (www​.abc​.es).

  54. M. Val­ver­de: 19 de mayo de 2016 (www​.expan​sion​.com).

  55. Car­los Yár­noz: Valls aprue­ba por decre­to la mayor y más con­tes­ta­da refor­ma de la legis­la­tu­ra, 10 de mayo de 2016 (www​.elpais​.com).

  56. Clau­di Pérez: Rajoy pro­me­te a Bru­se­las más ajus­tes si gana las elec­cio­nes, 23 de mayo de 2017 (www​.elpais​.com).

  57. Mark Weis­brot: Fra­ca­so. Lo que los exper­tos no enten­die­ron de la cri­sis glo­bal, Akal, Madrid 2016, pp. 211 – 218.

  58. Mark Weis­brot: Fra­ca­so. Lo que los exper­tos no enten­die­ron de la cri­sis glo­bal, Akal, Madrid 2016, pp. 76 – 86.

  59. Andrea Agui­lar: Entre­vis­ta a Wolf­gang Streeck, El capi­ta­lis­mo pue­de colap­sar, 22 de mayo de 2016 (www​.elpais​.com).

  60. Wolf­gang Streeck: La cri­sis del capi­ta­lis­mo demo­crá­ti­co, New Left Review, Ecua­dor, nº 71, diciem­bre 2011, p. 26.

  61. Wolf­gang Streeck: ¿Por qué el euro divi­de a Euro­pa?, New Left Review, Ecua­dor, nº 95, noviem­bre-diciem­bre 2015, p. 29.

  62. Daniel Alba­rra­cin: ¿La refun­da­ción de Euro­pa? El infor­me de los cin­co pre­si­den­tes, Vien­to Sur, Bar­ce­lo­na, nº 44, febre­ro 2016, p. 71.

  63. Enric Llo­pis: Nue­vas luchas sin­di­ca­les en la vie­ja Euro­pa, 25 de febre­ro de 2016 (www​.rebe​lion​.org).

  64. Prohí­ben mar­cha con­tra vio­len­cia poli­cial en Fran­cia, 14 de mayo de 2016 (www​.lahai​ne​.org).

  65. La extre­ma dere­cha y la Poli­cía actúan jun­tas con­tra los mani­fes­tan­tes en Lyon, 28 de abril de 2016 (www​.izquier​da​dia​rio​.es).

  66. Mar­tín Noda: Pro­vo­ca­cio­nes poli­cia­les y repre­sión en las mar­chas con­tra la refor­ma labo­ral en París, 29 de abril de 2016 (www​.izquier​da​dia​rio​.es).

  67. Juan Pedro Qui­ño­ne­ro: Las fuer­zas anti­dis­tur­bios se suman a las pro­tes­tas en Fran­cia, 18 de mayo de 2016 (www​.abc​.es).

  68. Gre­cia vive su segun­do día de huel­ga gene­ral con­tra la refor­ma de las pen­sio­nes, 7 de abril de 2016 (www.expansion.como).

  69. Jose­fi­na L. Mar­tí­nez: Ale­xis Tsi­pras pri­va­ti­za el puer­to del Pireo con repre­sión, 9 de abril de 2016 (www​.izquier​da​dia​rio​.es).

  70. Jilia Mar­tí Comas: Lucha con­tra los engra­na­jes del sis­te­ma, 7 de mayo de 2016 (www​.vien​to​sur​.info).

  71. Owen Jones: ¿Mani­fes­tar­se nun­ca sir­ve para nada? El TTIP ha des­ca­rri­la­do por las pro­tes­tas, 5 de mayo de 2016 (www​.publi​co​.es).

  72. María R. Sahu­qui­llo: Dece­nas de miles de pola­cos salen a la calle en Var­so­via con­tra la deri­va auto­ri­ta­ria del Gobierno, 7 de mayo de 2916 (www.elpaís.com).

  73. Jean Yves Potel: Polo­nia: Las mani­fes­ta­cio­nes de tris­te­za y cóle­ra, 13 de mayo de 2016 (www​.sin​per​ni​so​.info).

  74. Huel­ga en seis aero­puer­tos ale­ma­nes por aumen­tar los sala­rios, 27 de abril de 2016 (www​.izquier​da​dia​rio​.es).

  75. Izas­kun Sán­chez Aro­ca: Entre­vis­ta a Igna­cio Ramo­net. Las empre­sas nos vigi­lan mejor que los Esta­dos, 14 de abril de 2016 (www​.rebe​lion​.org).

  76. Dia­na Cor­de­ro: Fis­ca­lía pide 8 años y medio de pri­sión y 6400 euros de mul­ta por par­ti­ci­pan en movi­li­za­ción mine­ra, 18 de mayo de 2016 (www​.lahai​ne​.org).

  77. La Dele­ga­ción de Gobierno mul­ta­rá con 600 euros a per­so­nas iden­ti­fi­ca­das en el ani­ver­sa­rio del 15M, 18 de mayo de 2016 (www​.eldia​rio​.es).

  78. Iña­ki Gil de San Vicen­te: Con­tra el endu­re­ci­mien­to de la Ley Mor­da­za, 15 de julio de 2015, a libre dis­po­si­ción en internet.

  79. El Tri­bu­nal Supre­mo de EEUU amplía el poder del FBI para hac­kear millo­nes de orde­na­do­res, 30 de abril de 2016 (www​.eldia​rio​.es).

  80. Pablo Par­do: 14 de mar­zo de 2016 (www​.elmun​do​.es).

  81. 18 de mayo de 2016 (www​.ele​co​no​mis​ta​.es).

  82. James Petras: La suble­va­ción de las masas, 1 de mar­zo de 2016 (www​.rebe​lion​.org).

  83. P. Ander­son: Impe­rium et con­si­lium. La polí­ti­ca exte­rior nor­te­ame­ri­ca­na y sus teó­ri­cos, Akal, Madrid 2014, p. 178.

  84. Kathy Dur­kin: Com­ba­ten lxs tra­ba­ja­dorxs de Veri­zon. Patro­nos ata­can a tra­ba­ja­dorxs sin­di­ca­li­zadxs, 29 de abril de 2016 (www​.lahai​ne​.org).

  85. Mario Her­nán­dez: Entre­vis­ta a Gui­ller­mo Almey­ra: En Euro­pa todo recuer­da lo peor de los años 30, 8 de abril de 2016 (www​.rebe​lion​.org).

  86. Gui­ller­mo Almey­ra: Fra­cia, ¡qué olor a los años 30!, 8 de mayo de 2016 (www​.sin​per​mi​so​.info).

  87. Dos­sier: Gre­cia, un momen­to cru­cial en la cri­sis capi­ta­lis­ta mun­dial, En defen­sa del marxismo/​, nº 45, julio de 2015 (www​.po​.org​.ar).

  88. Ernest Man­del: El poder y el dine­ro, Siglo XXI, Méxi­co 1994, p. 274.

  89. David Har­vey: Die­ci­sie­te con­tra­dic­cio­nes y el fin del capi­ta­lis­mo, IAEN-Tra­fi­can­tes de sue­ños, Madrid 2014, p. 155.

  90. Empa­te téc­ni­co en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Aus­tria, 22 de mayo de 2016 (www​.publi​co​.es).

  91. Joan Can­ta­re­ro: La líder de Pegi­da, en Tarra­go­na: Los musul­ma­nes son una peli­gro­sa inva­sión car­ga­da de tes­tos­te­ro­na, 24 de abril de 2016 (www​.publi​co​.es).

  92. Con­flic­to en Siria y Medio Orien­te, mar­zo de 2016 (www​.aska​pe​na​.org).

  93. Gui­ller­mo Pania­gua: Inter­na­cio­na­lis­mo y cri­sis de los refu­gia­dos, 23 de abril de 2016 (www​.aska​pe​na​.org).

  94. Daniel R. Hea­drick: Los ins­tru­men­tos del impe­rio. Tec­no­lo­gía e impe­ria­lis­mo euro­peo en el siglo XIX, Alta­ya, Bar­ce­lo­na 1998, p. 183.

  95. Mar Serrano Segu­ra: Tec­no­bra­ce­ros, los nue­vos emi­gran­tes, Scrip­ta Nova. Revis­ta Elec­tró­ni­ca de Geo­gra­fía y Cien­cias Socia­les, Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na, nº 94, 1 de agos­to de 2001.

  96. Polo­nia quie­re inmi­gran­tes a la car­ta: cris­tia­nos, ucra­nia­nos y tra­ba­ja­do­res, 25 de febre­ro de 2016 (www​.eldia​rio​.es).

  97. Stephan L. Cho­ro­ver: Del Géne­sis al geno­ci­dio. La socio­bio­lo­gía en cues­tión, ORBIS, Bar­ce­lo­na 1989, pp. 83 – 106.

  98. Iña­ki Urda­ni­bia: El Otro como enemi­go, 29 de diciem­bre de 2015 (www​.kao​sen​la​red​.net).

  99. Sebas­tian Bud­gen: Entre­vis­ta a Cos­tas Lapa­vit­sas: El pun­to cen­tral de la polí­ti­ca de cla­ses es el euro, 19 de sep­tiem­bre de 2015 (www​.salir​de​leu​ro​.word​press​.com).

  100. Iña­ki Estí­va­liz: El espe­jis­mo islan­dés, la revo­lu­ción trai­cio­na­da, 15 de diciem­bre de 2015 (www​.rebe​lion​.org).

  101. La CE cree que Por­tu­gal nece­si­ta­rá medi­das adi­cio­na­les para cum­plir con el défi­cit, 21 de mayo de 2016 (www​.ele​co​no​mis​ta​.es).

  102. Con­do­nan el 20% de la deu­da de Ucra­nia, mien­tras sigue el con­flic­to arma­do, 28 de agos­to de 2015 (www​.izquier​da​dia​rio​.es).

  103. Clau­di Pérez: La Casa Blan­ca sugie­re a Bru­se­las que dé fle­xi­bi­li­dad fis­cal a Espa­ña, 14 de mayo de 2016 (www​.elpais​.com).

  104. Ger­mán Gorráiz López: El Bre­xit y la implo­sión de la Unión Euro­pea, 14 de mayo de 2016 (www​.kao​sen​la​red​.net).

  105. Ale­ma­nia se movi­li­za con­tra la sali­da bri­tá­ni­ca de la UE, 6 de mar­zo de 2016 (www​.eldia​rio​.es).

  106. Las bol­sas de Ale­ma­nia y Lon­dres con­fir­man acuer­do de fusión, 17 de mar­zo de 2016 (www​.izquier​da​dia​rio​.es).

  107. Geor­ge Par­ker: Las gran­des empre­sas bri­tá­ni­cas, con Came­ron con­tra el Bre­xit, 22 de febre­ro de 2016 (www​.expan​sion​.com); Xavier Font­de­glò­ria: El G20 ve en el Bre­xit uno de los mayo­res ries­gos para el cre­ci­mien­to, 27 de febre­ro de 2016 (www​.elpais​.com).

  108. Michael Roberts: Bre­xits: ¿que­dar­se o irse de la UE?, 6 de abril de 2016 (www​.sin​per​mi​so​.info).

  109. Ben Peck: El ago­ta­mien­to de las reser­vas del capi­ta­lis­mo, 26 de abril de 2016 (www​.lucha​de​cla​ses​.org).

  110. John Saxe-Fer­nán­dez: EEUU: cli­ma de gue­rra fría, 23 de febre­ro de 2016 (www​.lahai​ne​.org).

  111. José Bau­tis­ta: La indus­tria béli­ca, un nego­cio segu­ro, 22 de mar­zo de 2016 (www​.kao​sen​la​red​.net).

  112. Yous­sef Ouled: El gas­to mili­tar no entien­de de aus­te­ri­dad, 22 de abril de 2016 (www​.dia​go​nal​pe​rio​di​co​.net).

  113. Thierry Meys­san: Las téc­ni­cas de la pro­pa­gan­da mili­tar moder­na, 16 de mayo de 2016 (www​.vol​tai​re​net​.net).

  114. Rei­nal­do Car­canho­lo: Inter­pre­ta­cio­nes sobre el capi­ta­lis­mo actual, cri­sis eco­nó­mi­ca y gas­tos mili­ta­res, El Colap­so de la Glo­ba­li­za­ción, El Vie­jo Topo, Bar­ce­lo­na 2011, pp. 71 – 114.

  115. Pro­pues­tas y resis­ten­cias al poder de las empre­sas trans­na­cio­na­les, Lan Harre­ma­nak, Revis­ta de Rela­cio­nes Labo­ra­les nº 33 (2016), UPV (www​.ehu​.eus), y miér­co­les 11 de mayo de 2016 (www​.omal​.info).

  116. Ale­jan­dro López de Miguel: El núcleo duro de la UE quie­re exten­der a los 28 un blin­da­je de las cor­po­ra­cio­nes como el del TTIP, 18 de mayo de 2016 (www​.publi​co​.es).

  117. Sil­via Fere­di­ci: Los tra­ta­dos como el TTIP inten­tan esta­ble­cer el domi­nio del capi­tal sobre la vida coti­dia­na, 18 de mayo de 2016 (www​.boltxe​.eus).

  118. Gui­ller­mo D. Olmo: Bun­des­wehr, el medio­cre ejér­ci­to de la gran poten­cia euro­pea, 27 de mar­zo de 2016 (www​.abc​.es).

  119. 11 de mayo de 2916 (www​.actua​li​dad​.rt​.com).

  120. Man­lio Dinu­ci: TTIP, la OTAN eco­nó­mi­ca, 9 de mayo de 2016 (www​.boltxe​.eus).

  121. Patri­cia R. Blan­co: Euro­pa recor­ta en defen­sa mien­tras gas­ta más en segu­ri­dad, 27 de febre­ro de 2016 (www​.elpais​.com).

  122. Iña­ki Urres­ta­ra­zu: La izquier­da euro­pea cóm­pli­ce del aco­so terro­ris­ta del impe­ria­lis­mo a Siria, 23 de mayo de 2016; Gara al son de la estra­te­gia impe­ria­lis­ta en Siria y Orien­te Medio, 26 de abril de 2016 (www​.lahai​ne​.org).

  123. Con­cep­ción Cruz Rojo e Iña­ki Gil de San Vicen­te: Dere­chos huma­nos como arma de des­truc­ción masi­va, Boltxe Libu­ruak, Bil­bo 2015, pp. 13 – 19.

  124. ean Bric­mont: Impe­ria­lis­mo huma­ni­ta­rio, El Vie­jo Topo, Bar­ce­lo­na 2008, pp. 190 y ss.

  125. Nines Maes­tro: Con­tro­lar el pivo­te del mun­do, 31 de mar­zo de 2016 (www​.lahai​ne​.org).

  126. Man­lio Dinuc­ci: Misi­les esta­dou­ni­den­ses en Ruma­nia, 17 de mayo de 2016 (www​.vol​tai​re​net​.net).

  127. Vicky Peláez: El lega­do oscu­ro de Barak Oba­ma, 7 de mayo de 2016 (www​.lahai​ne​.org).

  128. Izquier­da aber­tza­le feli­ci­ta a Oba­ma y espe­ra que tra­ba­je por una solu­ción pací­fi­ca a los con­flic­tos del pla­ne­ta, 7 de noviem­bre de 2008 (www​.eco​dia​rio​.es).

  129. Jean Clau­de Paye: Fran­cia, ins­tau­ra­ción de un Esta­do poli­cial (I), 23 de mayo de 2016 (www​.lahai​ne​.org).

  130. Gabriel Kol­ko: El siglo de las gue­rras. Polí­ti­ca, con­flic­tos y socie­dad des­de 1914, Pai­dós, Bar­ce­lo­na 2005, pp. 343 – 344.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *