Euro­pa en la encru­ci­ja­da. Dic­ta­du­ra del capi­tal o sobe­ra­nía de los pueblos

NOTA: Ponen­cia para la char­la-deba­te en Aska­pe­na del pasa­do 21 de mayo de 2016.

Pre­sen­ta­ción

Lo pri­me­ro que debe­mos hacer es apli­car­nos cada cual, indi­vi­dual y colec­ti­va­men­te, la sana y dura exi­gen­cia de la auto­crí­ti­ca, con­sus­tan­cial al méto­do dia­léc­ti­co. La dia­léc­ti­ca mar­xis­ta es, a la par de revo­lu­cio­na­ria por esen­cia, y por ello mis­mo, tam­bién ingra­ta y has­ta ven­ga­ti­va para con quie­nes la des­pre­cian. Pero eso mis­mo la hace impres­cin­di­ble. Pro­pon­go que se relea o se lea el tex­to Euro­pa bulle, del 15 de febre­ro de 2016 escri­to para la revis­ta Resis­ten­cia, a libre dis­po­si­ción en inter­net, por­que en él se desa­rro­llan cues­tio­nes nece­sa­rias para enten­der mejor la tesis que aquí se defien­de y sobre todo, al final, se lan­za el deba­te sobre la alter­na­ti­va estra­té­gi­ca a la Euro­pa capi­ta­lis­ta: la Euro­pa socialista.

La tesis que se defien­de en esta ponen­cia sos­tie­ne que, como inde­pen­den­tis­tas y por ello inter­na­cio­na­lis­tas, debe­mos rea­li­zar una simul­tá­nea tarea polí­ti­ca con res­pec­to a la Unión Euro­pea: luchar para salir del euro y de esta cár­cel de pue­blos amplia­da y moder­ni­za­da que es la Unión Euro­pea, com­pa­ra­da con la medie­val maz­mo­rra espa­ño­la; y, a la vez, luchar para que se extien­da y se popu­la­ri­ce la con­sig­na de los Esta­dos Uni­dos Socia­lis­tas de Euro­pa, en la que los pue­blos aho­ra opri­mi­dos nacio­nal­men­te dis­pon­ga­mos de los mis­mos dere­chos y obli­ga­cio­nes que el res­to, en un con­tex­to de demo­cra­cia socialista.

No son dos tareas dife­ren­tes pero com­ple­men­ta­rias: es una mis­ma pra­xis revo­lu­cio­na­ria orien­ta­da a un obje­ti­vo irre­nun­cia­ble, la socie­dad comu­nis­ta, median­te una estra­te­gia, los Esta­dos socia­lis­tas tran­si­to­rios, y varias tác­ti­cas, una de las cua­les es salir de la Unión Euro­pea y de la argo­lla del euro.

El deba­te que aho­ra rea­li­za­mos ha adqui­ri­do una tras­cen­den­cia enor­me por la pro­pia situa­ción euro­pea y mun­dial, y por eso debe ser y va a ser un deba­te en aumen­to, un deba­te per­ma­nen­te. La lar­ga lis­ta de tex­tos que con­tie­ne la ponen­cia tie­ne pre­ci­sa­men­te la fun­ción de faci­li­tar a las y los par­ti­ci­pan­tes la mayor can­ti­dad posi­ble de infor­ma­ción varia­da a par­tir de la cual defen­der las ideas que cada cual esti­me nece­sa­rio. En los últi­mos años se nos ha que­ri­do impo­ner for­mas de eba­te tele­di­ri­gi­do y tro­cea­do, sin pers­pec­ti­vas dife­ren­cia­das por no decir opues­tas y has­ta con­tra­rias. Dis­po­ner de una visión his­tó­ri­ca es impres­cin­di­ble para cual­quier deba­te y en espe­cial para orien­tar­nos correc­ta­men­te entre la mara­bun­ta de acon­te­ci­mien­tos apa­ren­te­men­te aza­ro­sos e inconexos.

Géne­sis de la Euro­pa trabajadora

De una u otra for­ma, con gran­des o peque­ñas dife­ren­cias y rit­mos, con alian­zas que se pac­ta­ban y se trai­cio­na­ban, las fuer­zas medie­va­les se enfren­ta­ron al ascen­so de la bur­gue­sía en Euro­pa: una lucha entre dos for­mas con­tra­rias de socie­dad que corres­pon­día a dos modos de pro­duc­ción basa­dos cada uno en dife­ren­tes rela­cio­nes de pro­pie­dad pri­va­da; cada una de las cua­les pen­sa­ba el Esta­do y las rela­cio­nes inter­es­ta­ta­les en Euro­pa de una for­ma con­tra­ria a la otra. El Con­gre­so de West­fa­lia, en 1648, san­cio­nó la defi­ni­ti­va vic­to­ria de la bur­gue­sía tal cual enton­ces exis­tía. Casi de inme­dia­to, sur­gie­ron los con­flic­tos y luchas inter­bur­gue­sas para deci­dir quién impo­nía su hege­mo­nía inter­es­ta­tal para así ase­gu­rar una mayor acu­mu­la­ción de capi­tal: el Con­gre­so de Vie­na, en 1815, impu­so orden en la Euro­pa des­tro­za­da por las gue­rras napoleónicas.

En este perío­do no se cues­tio­na­ron las rela­cio­nes de pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas por­que ya se había impues­to la pro­pie­dad capi­ta­lis­ta, por lo que cual­quier plan­tea­mien­to de las rela­cio­nes inter­es­ta­ta­les e inter­na­cio­na­les se movía den­tro del cua­dro men­tal bur­gués. Aún no habían sur­gi­do las con­di­cio­nes nece­sa­rias para plan­tear otra for­ma radi­cal­men­te con­tra­ria a la bur­gue­sa de rela­cio­nes inter­na­cio­na­les en lo que ata­ñía a lo fun­da­men­tal: acu­mu­la­ción mun­dial capi­ta­lis­ta o socia­lis­ta. Pero la tran­qui­li­dad bur­gue­sa duró poco por­que solo trein­ta y tres años des­pués, en 1848, se apun­ta­ron en el Mani­fies­to del Par­ti­do Comu­nis­ta las ini­cia­les bases de rela­cio­nes inter­na­cio­na­les e inter­es­ta­ta­les basa­das en la iden­ti­dad sus­tan­ti­va de obje­ti­vos his­tó­ri­cos comu­nes a todas las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y pue­blos explo­ta­dos, como se apre­cia al final sobre la acti­tud de los comu­nis­tas ante los dife­ren­tes par­ti­dos de opo­si­ción1.

Des­de enton­ces el fan­tas­ma del comu­nis­mo se ha ido cor­po­ri­zan­do tam­bién en las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les al pro­po­ner y mate­ria­li­zar otra estruc­tu­ra inter­es­ta­tal ade­cua­da a las nece­si­da­des de la tran­si­ción revo­lu­cio­na­ria del capi­ta­lis­mo al comu­nis­mo. Un pun­to cen­tral de esta pro­ble­má­ti­ca apa­re­ce expues­to con abso­lu­ta niti­dez en el Mani­fies­to:

Median­te la explo­ta­ción del mer­ca­do mun­dial, la bur­gue­sía ha dado un carác­ter cos­mo­po­li­ta a la pro­duc­ción y al con­su­mo de todos los paí­ses. Con gran sen­ti­mien­to de los reac­cio­na­rios, ha qui­ta­do a la indus­tria su base nacio­nal. Las anti­guas indus­trias nacio­na­les han sido des­trui­das y están des­tru­yén­do­se con­ti­nua­men­te. Son suplan­ta­das por nue­vas indus­trias, cuya intro­duc­ción se con­vier­te en cues­tión vital para todas las nacio­nes civi­li­za­das, por indus­trias que ya no emplean mate­rias pri­mas indí­ge­nas, sino mate­rias pri­mas veni­das de las más leja­nas regio­nes del mun­do, y cuyos pro­duc­tos no solo se con­su­men en el pro­pio país, sino en todas las par­tes del glo­bo. En lugar de las anti­guas nece­si­da­des, satis­fe­chas con pro­duc­tos nacio­na­les, sur­gen nece­si­da­des nue­vas, que recla­man para su satis­fac­ción pro­duc­tos de los paí­ses más apar­ta­dos y de los cli­mas más diver­sos. En lugar del anti­guo ais­la­mien­to y la amar­gu­ra de las regio­nes y nacio­nes, se esta­ble­ce un inter­cam­bio uni­ver­sal, una inter­de­pen­den­cia uni­ver­sal de las nacio­nes. Y esto se refie­re tan­to a la pro­duc­ción mate­rial como a la inte­lec­tual2.

Aun­que la rique­za teó­ri­ca mar­xis­ta aumen­ta­ría con el tiem­po, este len­gua­je de 1848 des­cu­bría las leyes abso­lu­tas que ya regían la evo­lu­ción capi­ta­lis­ta al mar­gen y por enci­ma de la sub­je­ti­vi­dad de bur­gue­sías con­cre­tas. Cen­trán­do­nos en Euro­pa, la repre­sión con­jun­ta de la revo­lu­ción de 1848 por diver­sos Esta­dos indi­ca­ba feha­cien­te­men­te que, a dife­ren­cia de 1815, aho­ra ya esta­ban acti­vos los ele­men­tos bási­cos de dos mode­los de Euro­pa irre­con­ci­lia­bles: el de las cla­ses explo­ta­das que que­rían diri­gir la inter­de­pen­den­cia uni­ver­sal de las nacio­nes con cri­te­rios igua­li­ta­rios y de jus­ti­cia, y la de las cla­ses explo­ta­do­ras que que­rían hacer­lo para su exclu­si­vo enri­que­ci­mien­to pro­pio aun­que ello mul­ti­pli­ca­se el empo­bre­ci­mien­to de la mayoría.

La fun­da­ción de la I Inter­na­cio­nal o AIT en 1864 nos mues­tra el enor­me avan­ce rea­li­za­do por el movi­mien­to obre­ro inter­na­cio­nal des­de 1848 y, sobre todo, nos ofre­ce indi­ca­cio­nes mucho más con­cre­tas3 sobre cómo pue­de avan­zar­se en un mode­lo inter­es­ta­tal a par­tir de un mode­lo de orga­ni­za­ción inter­na­cio­nal, sal­van­do todas las distancias.

Otra expe­rien­cia deci­si­va por­que con­fir­ma la ten­den­cia hacia el desa­rro­llo de un mode­lo con­tra­rio al capi­ta­lis­ta de rela­cio­nes inter­es­ta­ta­les e inter­na­cio­na­les, fue la Comu­na de París, en1871, duran­te la cual se abre un fase nue­va: el pro­le­ta­ria­do ha des­cu­bier­to por fin su for­ma esta­tal, comu­nal, nece­sa­ria para el avan­ce al comu­nis­mo, y a la vez la bur­gue­sía euro­pea ha reac­cio­na­do mejo­ran­do los méto­dos repre­si­vos uti­li­za­dos en 1848, por­que, fren­te al capi­tal, la Comu­na era un gobierno inter­na­cio­nal, en el pleno sen­ti­do de la pala­bra4. Des­de esa fecha, la obse­sión del capi­tal es impe­dir que vuel­van a sur­gir otros gobier­nos inter­na­cio­na­les de la cla­se obre­ra y que se unan.

La Unión Euro­pea res­pon­de a la dia­léc­ti­ca de las leyes de con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción de capi­ta­les ope­ran­do a esca­la mun­dial y, den­tro de ellas, a la nece­si­dad cie­ga de la bur­gue­sía para impe­dir el triun­fo de un gobierno inter­na­cio­nal de los pue­blos tra­ba­ja­do­res que ace­le­re la acu­mu­la­ción socia­lis­ta como fase pre­via al comunismo.

La fun­da­ción de la II Inter­na­cio­nal en 1889 es, en su ini­cio, un paso muy espe­ran­za­dor. Uno de sus pri­me­ros fru­tos es el bri­llan­te estu­dio de Engels sobre el cam­pe­si­na­do que entra de lleno a la nece­si­dad de una polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria inter­es­ta­tal. Escri­to en 1894 comien­za reto­man­do el hilo de lo expues­to en el Mani­fies­to en 1848 cita­do ante­rior­men­te: la pro­duc­ción mun­dial de tri­go, en Esta­dos Uni­dos, Sudá­fri­ca y la India ha inun­da­do el mer­ca­do euro­peo de tri­go bara­to, tan bara­to que no hay pro­duc­tor indí­ge­na capaz de com­pe­tir con él5.

A pesar de todos los cam­bios, cien­to vein­te años des­pués vuel­ve a suce­der lo mis­mo, pero aho­ra con el muy bara­to ace­ro chino6que rom­pe los pre­cios euro­peos. Pero lo que nos intere­sa es que ya en 1894, en la II Inter­na­cio­nal se deba­tía un docu­men­to sobre el cam­pe­si­na­do euro­peo que supe­ra­ba las fron­te­ras bur­gue­sas y plan­tea­ba, aun con limi­ta­cio­nes com­pren­si­bles des­de la situa­ción actual, las tareas de un Esta­do obre­ro7con res­pec­to al cam­pe­si­na­do, tam­bién des­de la pers­pec­ti­va euro­pea, fran­ce­sa, danesa…

Fal­ta­ba tiem­po toda­vía para que el cho­que entre ambos mode­los de Euro­pa lle­ga­se a su pun­to crí­ti­co. La olea­da revo­lu­cio­na­ria de 1905 recor­dó y recu­pe­ró los anti­guos deba­tes, pero tam­bién aña­dió una cues­tión nue­va: el papel de la huel­ga de masas como supe­ra­do­ra de las limi­ta­cio­nes del par­la­men­ta­ris­mo. En este con­tex­to, la mili­ta­ri­za­ción, la expan­sión colo­nia­lis­ta y las pri­me­ras refle­xio­nes sobre el impe­ria­lis­mo for­za­ron el lar­go deba­te en la II Inter­na­cio­nal sobre qué hacer ante una gue­rra euro­pea, cómo abor­tar­la inclu­so en sus pri­me­ros días: la II Inter­na­cio­nal apa­re­cía ofi­cial­men­te como un con­tra­po­der euro­peo capaz de hacer fra­ca­sar las aven­tu­ras militaristas.

Sabe­mos que los hechos fue­ron en la direc­ción con­tra­ria y que, tras esta­llar en mil tro­zos, la II Inter­na­cio­nal pasó a ser un pilar de la gue­rra inter­im­pe­ra­lis­ta des­de agos­to de 1914 has­ta octu­bre de 1917 y des­de ahí has­ta su final, un pilar de la gue­rra con­tra la joven URSS. Fue en los cor­tos y san­grien­tos meses cuan­do reapa­re­ció con mucha más fuer­za el nue­vo Gobierno inter­na­cio­nal de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y una de las pri­me­ras refle­xio­nes colec­ti­vas fue la que man­tu­vie­ron los revo­lu­cio­na­rios rusos en verano de 1915, deba­te que ya venía pre­ce­di­do por la pro­pues­ta de Trotsky de 1914 sobre los Esta­dos Uni­dos Repu­bli­ca­nos de Euro­pa8 escri­ta en el verano de 1914.

Esta­dos Uni­dos Sovié­ti­cos de Europa

Fue el ini­cio de un deba­te que tuvo que sus­pen­der­se por las difí­ci­les con­di­cio­nes y por­que no se habían teni­do en cuen­ta los deci­si­vos com­po­nen­tes eco­nó­mi­cos del pro­ble­ma, sino solo los polí­ti­cos. Aun así fue un deba­te pre­mo­ni­tor. De entra­da Lenin advier­te de dos prin­ci­pios fun­da­men­ta­les: que la revo­lu­ción es un pro­ce­so lar­go en el que se suce­den derro­tas y vic­to­rias, y no es un esta­lli­do ful­mi­nan­te; y que ha de ser per­ma­nen­te la expli­ca­ción argu­men­ta­ti­va y rei­vin­di­ca­ti­va de la revo­lu­ción socia­lis­ta como úni­ca alter­na­ti­va al capi­ta­lis­mo por­que, entre otras cosas, es la úni­ca for­ma de atraer a ella a la peque­ña bur­gue­sía y a las masas semi­pro­le­ta­rias9 Care­ce­mos de espa­cio para desa­rro­llar estos dos prin­ci­pios en las con­di­cio­na­les actuales.

Lue­go Lenin sos­tie­ne que des­de el pun­to de vis­ta de las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas del impe­ria­lis­mo, es decir, de la expor­ta­ción de capi­ta­les y del repar­to del mun­do por las poten­cias colo­nia­les avan­za­dascivi­li­za­das, los Esta­dos Uni­dos de Euro­pa, bajo el capi­ta­lis­mo son impo­si­bles o son reac­cio­na­rios […] El capi­tal se ha hecho inter­na­cio­nal y mono­po­lis­ta. El mun­do está ya repar­ti­do entre un puña­do de gran­des poten­cias, es decir, de poten­cias que pros­pe­ran en el gran saqueo y opre­sión de las nacio­nes10. Un siglo y un año le han dado la razón.

Pero Lenin tam­bién insis­tía en la per­ma­nen­cia de lo esen­cial del capi­ta­lis­mo, en su con­ti­nui­dad bási­ca por deba­jo de nue­vas reali­da­des que a la vez expre­san con­tra­dic­cio­nes inter­nas nue­vas, cua­li­ta­ti­va­men­te agu­di­za­das con res­pec­to a las anti­guas, que no des­apa­re­cen pero que­dan sub­su­mi­das en las nuevas:

El capi­ta­lis­mo es la pro­pie­dad pri­va­da de los medios de pro­duc­ción y la anar­quía de la pro­duc­ción. Pre­di­car una dis­tri­bu­ción jus­ta de la ren­ta sobre seme­jan­te base es proudho­nis­mo, nece­dad de peque­ño bur­gués y de filis­teo. No pue­de haber más repar­to que en pro­por­ción a la fuer­za. Y la fuer­za cam­bia en el cur­so del desa­rro­llo eco­nó­mi­co. Des­pués de 1871, Ale­ma­nia se ha for­ta­le­ci­do tres o cua­tro veces más rápi­da­men­te que Ingla­te­rra y Fran­cia. El Japón, unas diez veces más rápi­da­men­te que Rusia. No hay ni pue­de haber otro medio que la gue­rra para com­pro­bar la ver­da­de­ra poten­cia de un Esta­do capi­ta­lis­ta. La gue­rra no está en con­tra­dic­ción con los fun­da­men­tos de la pro­pie­dad pri­va­da, sino que es el desa­rro­llo direc­to e inevi­ta­ble de tales fun­da­men­tos. Bajo el capi­ta­lis­mo es impo­si­ble el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co pare­jo de cada empre­sa y de cada Esta­do. Bajo el capi­ta­lis­mo, para res­ta­ble­cer de cuan­do en cuan­do el equi­li­brio roto, no hay otro medio posi­ble más que las cri­sis en la indus­tria y las gue­rras en la polí­ti­ca11.

Pese a que muchas cosas han cam­bia­do des­de 1915, como hemos dicho, cier­tas ten­den­cias pre­sen­ta­das por Lenin se han mani­fes­ta­do en lo fundamental:

Des­de lue­go, son posi­bles acuer­dos tem­po­ra­les entre los capi­ta­lis­tas y entre las poten­cias. En este sen­ti­do son tam­bién posi­bles los Esta­dos Uni­dos de Euro­pa, como un acuer­do de los capi­ta­lis­tas euro­peos… ¿sobre qué? Solo sobre el modo de aplas­tar en común el socia­lis­mo en Euro­pa, de defen­der jun­tos las colo­nias roba­das con­tra Japón y Nor­te­amé­ri­ca, cuyos intere­ses están muy lesio­na­dos por el actual repar­to de las colo­nias, y que duran­te los últi­mos cin­cuen­ta años se han for­ta­le­ci­do de un modo incon­men­su­ra­ble­men­te más rápi­do que la Euro­pa atra­sa­da, monár­qui­ca, que ha empe­za­do a pudrir­se de vie­ja. En com­pa­ra­ción con los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, Euro­pa, en con­jun­to, repre­sen­ta un estan­ca­mien­to eco­nó­mi­co. Sobre la actual base eco­nó­mi­ca, es decir, con el capi­ta­lis­mo, los Esta­dos Uni­dos de Euro­pa sig­ni­fi­ca­rían la orga­ni­za­ción de la reac­ción para dete­ner el desa­rro­llo más rápi­do de Nor­te­amé­ri­ca. Los tiem­pos en que la cau­sa de la demo­cra­cia y del socia­lis­mo esta­ba liga­da solo a Euro­pa, han pasa­do para no vol­ver12.

Lenin murió cuan­do se endu­re­cía la con­tra­ofen­si­va mili­ta­ris­ta y fas­cis­ta en 1924, antes de la cri­sis de 1929 y de su estre­me­ce­dor endu­re­ci­mien­to en 1933, antes de la Segun­da Gue­rra Mun­dial y del defi­ni­ti­vo triun­fo del impe­ria­lis­mo yan­qui. Pero acer­tó en la con­ti­nui­dad del nudo gor­diano: son posi­bles y se han rea­li­za­do acuer­dos tem­po­ra­les entre las poten­cias, entre los capi­ta­lis­tas euro­peos para, en pri­mer lugar, aplas­tar en común el socia­lis­mo en Euro­pa. En agos­to de 1915 no exis­tía aún nin­gún socia­lis­mo triun­fan­te en Euro­pa, al con­tra­rio: los socia­lis­tas y aún más los comu­nis­tas eran per­se­gui­dos por doquier.

Sin embar­go, Lenin acer­tó al adver­tir que esa alian­za capi­ta­lis­ta futu­ra ten­dría como obje­ti­vo prio­ri­ta­rio aplas­tar al socia­lis­mo, como ocu­rrió y ocu­rre, como ocu­rri­rá, y tam­bién que defen­de­ría las colo­nias euro­peas con­tra las ape­ten­cias de Japón, como suce­dió tras 1941 con la ayu­da egoís­ta de Esta­dos Uni­dos, gene­ran­do ver­da­de­ras masa­cres en Asia13. Acer­tó al decir que Euro­pa ya repre­sen­ta­ba un estan­ca­mien­to eco­nó­mi­co con res­pec­to a Esta­dos Uni­dos y que inten­ta­ría defen­der sus colo­nias del expan­sio­nis­mo nor­te­ame­ri­cano, aun­que esto se reali­zó sin gue­rras pero con pac­tos y nego­cia­cio­nes que fue­ron ten­sio­nán­do­se has­ta lle­gar a la situa­ción actual sobre el TTIP14.

Obvia­men­te, Lenin care­cía de datos con­tras­ta­dos capa­ces de mos­trar­le que la supre­ma­cía yan­qui sería tam­bién polí­ti­ca­men­te nece­sa­ria para la bur­gue­sía euro­pea, dado que des­co­no­cía aún que iba a triun­far la revo­lu­ción bol­che­vi­que en el decré­pi­to impe­rio zaris­ta a fina­les de 1917, gene­ran­do una olea­da revo­lu­cio­na­ria que no pudo ser derro­ta­da ni con la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Esta nue­va reali­dad deter­mi­nó que el capi­ta­lis­mo euro­peo nece­si­ta­ra y siga nece­si­tan­do la pro­tec­ción polí­ti­co-mili­tar yan­qui para sos­te­ner­se en el mun­do. Más aún, en con­tra de la inago­ta­ble leta­nía sobre el supues­to euro­cen­tris­mo de Lenin, ya avi­só en verano de 1915 que: Los tiem­pos en que la cau­sa de la demo­cra­cia y del socia­lis­mo esta­ba liga­da solo a Euro­pa han pasa­do para no vol­ver, como hemos visto.

No hay que con­ce­der todo el méri­to a Lenin, otros mar­xis­tas ya habían des­cu­bier­to esta mun­dia­li­za­ción de la lucha de cla­ses y del socia­lis­mo: sus razo­nes esta­ba dete­ni­da­men­te expli­ca­das por Rosa Luxem­burg a fina­les de 1912, aun­que la pro­fe­cía estric­ta­men­te polí­ti­ca de la mun­dia­li­za­ción de la lucha socia­lis­ta que se des­pla­za a Orien­te apa­re­ce expues­ta por Marx y Engels en la déca­da de 1870.

Has­ta don­de se lo per­mi­tía la expe­rien­cia y la teo­ría acu­mu­la­da, Lenin acer­tó en el núcleo de la con­tra­dic­ción tal cual se desa­rro­lla­ba en esos años:

La des­igual­dad del desa­rro­llo eco­nó­mi­co y polí­ti­co es una ley abso­lu­ta del capi­ta­lis­mo. De aquí se dedu­ce que es posi­ble que el socia­lis­mo triun­fe pri­me­ra­men­te en unos cuan­tos paí­ses capi­ta­lis­tas, o inclu­so en un solo país en for­ma ais­la­da. El pro­le­ta­ria­do triun­fan­te de este país, des­pués de expro­piar a los capi­ta­lis­tas y de orga­ni­zar la pro­duc­ción socia­lis­ta den­tro de sus fron­te­ras, se enfren­ta­ría con el res­to del mun­do, con el mun­do capi­ta­lis­ta, atra­yen­do a su lado a las cla­ses opri­mi­das de los demás paí­ses, levan­tan­do en ellos la insu­rrec­ción con­tra los capi­ta­lis­tas, emplean­do, en caso nece­sa­rio, inclu­so la fuer­za de las armas con­tra las cla­ses explo­ta­do­ras y sus Esta­dos. La for­ma polí­ti­ca de la socie­dad en que triun­fe el pro­le­ta­ria­do, derro­can­do a la bur­gue­sía, será la repú­bli­ca demo­crá­ti­ca, que cen­tra­li­za­rá cada vez más las fuer­zas del pro­le­ta­ria­do de dicha nación o de dichas nacio­nes en la lucha con­tra los Esta­dos que aún no hayan pasa­do al socia­lis­mo. Es impo­si­ble supri­mir las cla­ses sin una dic­ta­du­ra de la cla­se opri­mi­da, del pro­le­ta­ria­do. La libre unión de las nacio­nes en el socia­lis­mo es impo­si­ble sin una lucha tenaz, más o menos pro­lon­ga­da, de las repú­bli­cas socia­lis­tas con­tra los Esta­dos atra­sa­dos15.

La ley abso­lu­ta del capi­ta­lis­mo, la ley del desa­rro­llo des­igual, com­ple­ta­da por otros mar­xis­tas como ley del desa­rro­llo des­igual y com­bi­na­do16, bási­ca para enten­der la his­to­ria huma­na, se cum­ple con carác­ter de nece­si­dad, aun­que sus mani­fes­ta­cio­nes adquie­ran muchas for­mas dife­ren­tes según las cir­cuns­tan­cias. Lenin no vol­vió a plan­tear el deba­te sobre esta con­sig­na aun­que su refe­ren­cia direc­ta a las repú­bli­cas socia­lis­tas indi­ca la orien­ta­ción de su pensamiento.

El socia­lis­mo triun­fó en la atra­sa­da y a la vez muy desa­rro­lla­da Rusia como Lenin ya intu­yó en 1902. Entre agos­to de 1915 y mar­zo-abril de 1917 los hechos fue­ron ense­ñan­do a Lenin que la ambi­gua con­sig­na de repú­bli­ca demo­crá­ti­ca era obso­le­ta, supe­ra­da defi­ni­ti­va­men­te por la lucha de los con­tra­rios, mien­tras que se refor­za­ba la nece­si­dad de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do inse­pa­ra­ble de la demo­cra­cia obre­ra, como base de la repú­bli­ca socia­lis­ta. Al mar­gen de mati­ces sin impor­tan­cia, ya no exis­tía enton­ces dife­ren­cia seria17 entre él y Trotsky.

Las famo­sas y deci­si­vas Tesis de abrilCar­tas des­de lejos de 1917 expre­san las lec­cio­nes extraí­das por Lenin de los pro­fun­dos cam­bios socia­les acae­ci­dos por el adve­ni­mien­to del impe­ria­lis­mo y plan­tean una cues­tión crí­ti­ca: se han agu­di­za­do tan­to las con­tra­dic­cio­nes que la con­sig­na de la repú­bli­ca demo­crá­ti­ca se ha vuel­to obso­le­ta, sien­do urgen­te orga­ni­zar la insu­rrec­ción arma­da por con­quis­tar la repú­bli­ca socia­lis­ta, o para ser más exac­tos: hay que crear el Esta­do de los soviets de dipu­tados obre­ros, sol­da­dos y cam­pe­si­nos que, siguien­do la ruta de la Comu­na de 1871 y la revo­lu­ción de 1905, sea cons­ti­tui­do por todo el pue­blo en armas, que arme a todos los ele­men­tos pobre y explo­ta­dos de la pobla­ción, a fin de que ellos mis­mos tomen direc­ta­men­te en sus manos los orga­nis­mos del poder del Esta­do y for­men ellos mis­mos las ins­ti­tu­cio­nes de ese poder18.

Lenin pro­po­ne que ese Esta­do basa­do en el pue­blo en armas apli­que en el acto estas seis medi­das: decla­rar que no está liga­do con los gobier­nos bur­gue­ses; hacer públi­cos todos los tra­ta­dos secre­tos de la bur­gue­sía con el impe­ria­lis­mo, invi­tar a todas las poten­cias a con­cer­tar sin dila­ción un armis­ti­cio, hacer públi­cas las con­di­cio­nes de paz, libe­ra­ción de todas las colo­nias y de todos los pue­blos depen­dien­tes, opri­mi­dos o que no gozan de ple­nos dere­chos, pro­po­ner a los obre­ros de todos los paí­ses que derro­quen a sus bur­gue­sías e impon­gan Esta­dos de soviets de dipu­tados obre­ros, y decla­rar que la deu­da la paguen los pro­pios seño­res capi­ta­lis­tas, ya que los obre­ros y cam­pe­si­nos no reco­no­cen esas deu­das19.

Dejan­do de lado el des­con­cer­tan­te efec­to que las Tesis cau­sa­ron en la mayo­ría de la direc­ción bol­che­vi­que, una par­te lle­gó a des­ca­li­fi­car per­so­nal­men­te a Lenin, hay que decir que la con­sig­na de los Esta­dos Uni­dos de Euro­pa fue de nue­vo defen­di­da por Trotsky20 en verano de 1923, aun­que des­apa­re­ció del pro­yec­to de pro­gra­ma de la III Inter­na­cio­nal o Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta, Komin­tern, de 1928 escri­to por Buja­rin y Sta­lin21. Sin embar­go, la res­pues­ta de Trotsky fue aún más pre­ci­sa y cla­ra ya que en 1929 plan­teó la nece­si­dad de los Esta­dos Uni­dos Sovié­ti­cos de Euro­pa22, en un con­tex­to en el que era urgen­te crear una alter­na­ti­va con­tra­ria al pro­yec­to mili­ta­ris­ta y reac­cio­na­rio que empe­zar a tomar cuer­po en la extre­ma dere­cha europea.

Sal­van­do todas las dis­tan­cias, vai­ve­nes, aban­do­nos y recu­pe­ra­cio­nes que ha teni­do esta con­sig­na y con ella el pro­gra­ma expues­to en las Tesis, lo cier­to es que ambos ilu­mi­nan la estra­te­gia actual hacia la Euro­pa socia­lis­ta: decla­rar­se inde­pen­dien­te de los Esta­dos bur­gue­ses; publi­car todos los tra­ta­dos actua­les empe­zan­do por el TTIP y otros chan­ta­jes; invi­tar a los Esta­dos a parar el auto­ri­ta­ris­mo y la reac­ción neo­fas­cis­ta al alza; publi­car estas con­di­cio­nes y otor­gar la inde­pen­den­cia a los pue­blos opri­mi­dos; pro­po­ner a los pue­blos que derro­quen a sus bur­gue­sías; y hacer que la deu­da la pague el capi­tal. Dos Euro­pas antagónicas.

Con­vul­sa Euro­pa capitalista

Des­de 1918 los pue­blos de la URSS fue­ron obli­ga­dos a resis­tir deses­pe­ra­da­men­te a la con­tra­rre­vo­lu­ción impe­ria­lis­ta. El capi­tal no tole­ra­ba que exis­tie­ra en la prác­ti­ca un mode­lo de socie­dad anta­gó­ni­co al suyo, como no lo había tole­ra­do en 1905, en 1871, etc. El capi­tal per­mi­tía toda diva­ga­ción abs­trac­ta sobre ino­cuos pla­nes b, q o z, pero siem­pre den­tro de los par­cos már­ge­nes de su ley y orden. Por esto, cuan­do la cla­se obre­ra ale­ma­na dio el sal­to a la revo­lu­ción, la social­de­mo­cra­cia ase­si­nó en 1919 a Rosa Luxem­burg y otros miles de revo­lu­cio­na­rias y revo­lu­cio­na­rios. Aho­ra mis­mo, el gobierno socia­lis­ta de Hollan­de inten­si­fi­ca la repre­sión de las luchas obre­ras y popu­la­res que avan­zan orga­ni­zan­do pique­tes y huel­gas pro­rro­ga­bles23 siguien­do las lec­cio­nes de la cla­se her­ma­na ale­ma­na en 1919.

Entre aquel pasa­do y este pre­sen­te, el capi­ta­lis­mo ha tran­si­ta­do por varias cri­sis pro­fun­das que no pode­mos expo­ner aho­ra. Para nues­tro tema, sí debe­mos decir que una de las con­se­cuen­cias estruc­tu­ra­les de lar­ga dura­ción de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, ade­más del sur­gi­mien­to de la URSS y la ofi­cia­li­za­ción de la supre­ma­cía yan­qui, fue el dra­má­ti­co empeo­ra­mien­to de la deu­da inter­na­cio­nal con la agu­di­za­ción de los pro­ble­mas inter­nos de las nacio­nes deu­do­ras24, gene­ran­do una espi­ral des­truc­ti­va a la que vol­ve­re­mos luego.

La deu­da fue una de las razo­nes, que no la úni­ca, que expli­ca el pres­ti­gio de la URSS y del socia­lis­mo, el desa­rro­llo del fas­cis­mo y mili­ta­ris­mo, el esta­lli­do de la Gran Depre­sión de 1929 y la vic­to­ria nazi, así como la agu­di­za­ción de las luchas de cla­ses y de libe­ra­ción nacio­nal antes de 1939, pero tam­bién ayu­da a expli­car por qué esta gue­rra mun­dial fue dis­tin­ta25 a la de 1914 – 1918. La Euro­pa pos­te­rior a 1945 se carac­te­ri­za­rá entre otras cosas por sus suce­si­vas for­mas de depen­den­cia hacia Esta­dos Uni­dos, for­mas que varia­rán al son de los cam­bios mun­dia­les y, con­si­guien­te­men­te, de las nece­si­da­des del impe­ria­lis­mo yanqui.

Tras 1945 se ini­cia una fase his­tó­ri­ca mag­ni­fi­ca­da pro­pa­gan­dís­ti­ca­men­te como la de los trein­ta glo­rio­sos cuan­do en reali­dad fue una hui­da hacia ade­lan­te26 impues­ta por la tópi­cacegue­ra del burro: creer que los pro­ble­mas se resuel­ven por ellos mis­mos si los pos­po­ne­mos para un futu­ro inde­ter­mi­nan­do. Los años de expan­sión y la rela­ti­va paz social exis­ten­te en Euro­pa se basa­ron en los ingen­tes esfuer­zos pro­duc­ti­vos que se tuvie­ron que hacer para recons­truir lo des­trui­do, en la apli­ca­ción civil de la tec­no­cien­cia mili­tar, en la fría cons­cien­cia del capi­tal menos obtu­so de que debía nego­ciar mejo­ras socia­les con el refor­mis­mo para evi­tar rebe­lio­nes popu­la­res que podrían deri­var en el socia­lis­mo, en los tran­si­to­rios efec­tos del key­ne­sia­nis­mo, en los pac­tos de la URSS con el impe­ria­lis­mo al fina­li­zar la Segun­da Gue­rra Mun­dial, etc.; pero tam­bién basa­da en el silen­cia­mien­to del terro­ris­mo de la OTAN –fuen­te de terror27– den­tro de la Euro­pa capi­ta­lis­ta des­ti­na­do a macha­car a las fuer­zas comu­nis­tas, y en el hecho que real­men­te los paí­ses euro­peos eran a la vez sobe­ra­nos pero inter­ve­ni­dos28 por Esta­dos Unidos.

La inter­pre­ta­ción super­fi­cial de la fase de 1945 – 1975 y algu­nos años pos­te­rio­res de sim­ple iner­cia, lle­vó a inte­lec­tua­les bur­gue­ses y refor­mis­tas a diva­gar sobre si, por fin, se había rea­li­za­do el mila­gro de la esta­bi­li­dad per­ma­nen­te29. Duran­te un tiem­po esta fic­ción se man­tu­vo en la expec­ta­ti­va con el apo­yo de la cri­sis inter­na de la URSS y en espe­cial gra­cias al pun­to de infle­xión de su desa­rro­llo eco­nó­mi­co en 1987 – 1988, cuan­do se empe­zó a cons­ta­tar su decli­ve30. Sin embar­go, en el plano ideo­ló­gi­co esta fic­ción fue sos­te­ni­da por la desin­te­gra­ción inte­lec­tual del refor­mis­mo en todas sus ver­sio­nes y por el casi ful­mi­nan­te hun­di­mien­to de las izquier­das edu­ca­das en la dog­má­ti­ca ofi­cial de la URSS des­plo­ma­da en bre­ví­si­mo tiem­po. La Euro­pa del des­en­can­to31 asis­tió pasi­va a la eufo­ria impe­ria­lis­ta y a los impla­ca­bles ata­ques mone­ta­ris­tas y neoliberales.

Las leyes ten­den­cia­les y abso­lu­tas del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta fun­cio­nan a su rit­mo des­igual y com­bi­na­do, hora­dan­do como un vie­jo topo los cimien­tos pro­fun­dos de la acu­mu­la­ción amplia­da del capi­tal, y con ella su repro­duc­ción. En efec­to, en el inte­rior de la esta­bi­li­dad per­ma­nen­te bullían las con­tra­dic­cio­nes capi­ta­lis­tas que emer­gie­ron al plano de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca en la segun­da mitad de la déca­da de 1970 en lo que se ha deno­mi­na­do correc­ta­men­te la vuel­ta a la nor­ma­li­dad del impe­ria­lis­mo32. Aho­ra bien, sabe­mos des­de media­dos del siglo XIX que debe trans­cu­rrir un tiem­po para que las cla­ses y nacio­nes explo­ta­das recu­pe­ren su con­cien­cia y su con­fian­za des­pués de derro­tas socia­les como las sufri­das bajo las polí­ti­cas bur­gue­sas actuales.

Mien­tras que, por ejem­plo, en nues­tra Amé­ri­ca se ini­ció la recu­pe­ra­ción de las masas des­de fina­les de la déca­da de 1980 con el heroi­co Cara­ca­zo vene­zo­la­do, lue­go con­fir­ma­da por la impre­sio­nan­te resis­ten­cia cuba­na en el duro perío­do espe­cial inme­dia­to a la implo­sión de la URSS, siguien­do una lar­ga lis­ta que no pode­mos refe­ren­cial. Pues bien, con mayor retra­so tam­bién suce­dió lo mis­mo en Euro­pa, ace­le­rán­do­se des­de comien­zos del siglo XXI pri­me­ro como males­tar de fon­do con esta­lli­dos pun­tua­les, has­ta ser inne­ga­ble su recu­pe­ra­ción des­de fina­les de la pri­me­ra déca­da de 2000, sur­gien­do hace poco la pre­gun­ta sobre si asis­ti­mos a una rebe­lión mun­dial33.

Inten­si­fi­ca­ción de las cri­sis del capital

Debe­mos ini­ciar nues­tra refle­xión des­de el momen­to en que irrum­pen defi­ni­ti­va­men­te los cam­bios socio­eco­nó­mi­cos que se ges­ta­ban en el sub­sue­lo, para lue­go, a lo lar­go de la ponen­cia, ana­li­zar las con­tra­dic­cio­nes inter­nas. En su rigu­ro­so segui­mien­to de la eco­no­mía euro­pea, D. H. Ald­croft, ter­mi­na­ba expli­can­do con su ideo­lo­gía pro­gre­sis­ta, pero no revo­lu­cio­na­ria, la trans­for­ma­ción pro­fun­da del sis­te­ma capi­ta­lis­ta mun­dial en las últi­mas déca­das y su impac­to sobre Europa:

Lo que había acon­te­ci­do has­ta el momen­to era un cam­bio de oes­te a este, que mues­tra seña­les de dis­mi­nuir y que pare­ce va a ace­le­rar­se en los pró­xi­mos diez años ya que las eco­no­mías occi­den­ta­les, gra­va­das por la deu­da, los sala­rios no com­pe­ti­ti­vos, el alto des­em­pleo y las caras redes de apo­yo social, tie­nen difi­cul­ta­des para com­pe­tir […] En 2001, la pro­duc­ción mun­dial se situó alre­de­dor de los 32 billo­nes de dóla­res, y alcan­zó los 50 billo­nes en el momen­to del colap­so de Leh­man Brothers. Para 2011 la cifra había lle­ga­do a 70 billo­nes de dóla­res, pero gran par­te del cre­ci­mien­to pro­ve­nía de fue­ra de las eco­no­mías occi­den­ta­les. De hecho, es evi­den­te que la eco­no­mía mun­dial tie­ne dos velo­ci­da­des: las eco­no­mías avan­za­das de cre­ci­mien­to len­to (pre­do­mi­nan­te­men­te Esta­dos Uni­dos, Euro­pa y Japón) y las eco­no­mías en desa­rro­llo de cre­ci­mien­to rápi­do34.

J. Beins­tein ha mos­tra­do cómo la cri­sis ini­cia­da a fina­les del 2007 no era un des­in­fle de la bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria nor­te­ame­ri­ca­na sino un sal­to cua­li­ta­ti­vo de un pro­ce­so glo­bal mucho más com­ple­jo y de lar­ga duración:

En la super­fi­cie apa­re­cían los cré­di­tos hipo­te­ca­rios impa­gos pero por deba­jo se desa­rro­lla­ba una inmen­sa mara­ña de deu­das pri­va­das y públi­cas y toda cla­se de ope­ra­cio­nes espe­cu­la­ti­vas que se exten­dían al con­jun­to de los paí­ses cen­tra­les y a los lla­ma­dos emer­gen­tes de la peri­fe­ria com­pen­san­do nego­cios pro­duc­ti­vos blo­quea­dos o des­ace­le­ra­dos. En torno de ese fenó­meno ron­da­ban las cri­sis ener­gé­ti­ca y ali­men­ta­ria, los pro­ce­sos de dete­rio­ro ins­ti­tu­cio­nal de gran­des poten­cias como los de los Esta­dos Uni­dos, Ita­lia o Ingla­te­rra (inclui­dos su défi­cits fis­ca­les y sus legi­ti­ma­cio­nes polí­ti­cas), el empan­ta­na­mien­to de las gue­rras de Irak y Afga­nis­tán, la cri­sis ambien­tal35.

Vemos per­fec­ta­men­te expues­ta en esta cita la inter­re­la­ción sinér­gi­ca de las sub­cri­sis con­cre­tas que minan al capi­ta­lis­mo y la ten­den­cia a su sín­te­sis en una cri­sis cua­li­ta­ti­va supe­rior que las sub­su­me: la de decli­na­ción del capi­ta­lis­mo. Pues bien, un pro­ble­ma cada vez más agu­do al que dedi­ca espe­cial aten­ción J. Beins­tein es el del aumen­to impa­ra­ble de la deu­da glo­bal. Refi­rién­do­se exclu­si­va­men­te a la deu­da del G7, ocu­rre que en 1990 su deu­da glo­bal supo­nía el 159% del PIB del G7, divi­dién­do­se en 101% de públi­ca y 58% de pri­va­da; en 2000 había subi­do al 177% del PIB del G7, con el 102% de públi­ca y 75% de pri­va­da, dis­pa­rán­do­se en 2010 nada menos que al 383% del PIB del G7, con el 273% de públi­ca y 110% de pri­va­da36. Y sigue en aumento.

La deu­da glo­bal, mun­dial, que no solo del G7, se acer­ca en la actua­li­dad a los 200 billo­nes de dóla­res esta­dou­ni­den­ses, un 286% del PIB mun­dial, inten­si­fi­can­do el deba­te sobre el cre­cien­te ries­go de impa­go37. Para ceñir­nos a la Unión Euro­pea, los acti­vos tóxi­cos de su ban­do más pode­ro­so, el Deu­ts­che Bank, ascien­den a unos 75 billo­nes de dóla­res unas 22 veces el PIB ale­mán y 4,6 veces el PIB de la Unión Euro­pea en 201538. Pero lea­mos esta esca­lo­frian­te cons­ta­ta­ción y a la vez advertencia:

Vuel­ve el mie­do: en 2020 ven­cen 9,5 tri­llo­nes de dóla­res en deu­da públi­ca y empre­sa­rial. En 2016 ven­cen cer­ca de 830.000 millo­nes de dóla­res de deu­da finan­cie­ra y cor­po­ra­ti­va en Euro­pa y casi 4 billo­nes en 2020, un 40% de los 9,5 tri­llo­nes de dóla­res de la deu­da mun­dial. Vuel­ven a sal­tar en los mer­ca­dos las alar­mas ante el ries­go de impa­gos de com­pa­ñías que se finan­cia­ron a pre­cios bara­tos y sin las sufi­cien­tes garan­tías bajo el para­guas de las polí­ti­cas expan­si­vas de los ban­cos cen­tra­les. Casi el 40% ha empeo­ra­do su capa­ci­dad de repa­go y los nive­les están por deba­jo del año 200739.

Por su par­te, la Reser­va Fede­ral de Esta­dos Uni­dos no des­car­ta apli­car tipos de inte­rés nega­ti­vos si la eco­no­mía no se recu­pe­ra40, tenien­do en cuen­ta que el cre­ci­mien­to del PIB en Esta­dos Uni­dos man­tie­ne, así, su ten­den­cia a la baja, des­pués de incre­men­tar­se un 1,4% en el cuar­to tri­mes­tre del año pasa­do, lejos del 2% del ter­cer tri­mes­tre y, sobre todo, del 3,9% del segun­do tri­mes­tre. La cifra del 0,5% es tam­bién lige­ra­men­te infe­rior al aumen­to del 0,6% que se regis­tró en el pri­mer tri­mes­tre de 201541. No can­sa­re­mos al audi­to­rio citan­do aná­li­sis, tesis e infor­mes que vie­nen a coin­ci­dir en lo mis­mo: que es pro­ba­ble que Esta­dos Uni­dos sea azo­ta­do por el ven­da­val de una nue­va rece­sión42, den­tro de un con­tex­to mun­dial que se diri­ge hacia un agra­va­mien­to socioeconómico.

En cuan­to al Esta­do espa­ñol, la alar­ma cun­de en la ban­ca por­que las accio­nes de los sie­te del Ibex-35 caen entre un 17,67%, en el caso de BBVA, y un 3,94% Ban­kin­ter en las últi­mas sema­nas Las prin­ci­pa­les enti­da­des espa­ño­las –San­tan­der, BBVA, Cai­xa­Bank, Ban­kia, Saba­dell y Popu­lar– han redu­ci­do en un 22,7% el bene­fi­cio del pri­mer tri­mes­tre del año, ya que de for­ma con­jun­ta han gana­do 3.198 millo­nes de euros fren­te a los 4.138 millo­nes de un año antes […] El sec­tor ban­ca­rio no solo ha per­di­do en bol­sa en el año más de un 26% de media, sino que sus acti­vos siguen sin estar valo­ra­dos por el mer­ca­do o con­tem­plan amplia­cio­nes de capi­tal, ya que coti­zan, de media, con un pre­cio valor en libros de 0,75 veces43.

No debe extra­ñar­nos, por lo tan­to, que la pren­sa refle­je las inquie­tu­des de muchos por­ta­vo­ces del capi­ta­lis­mo sobre las pers­pec­ti­vas polí­ti­co-eco­nó­mi­cas de la Unión Euro­pea44, y de las Bol­sas inter­na­cio­na­les reco­no­cien­do que los ana­lis­tas acon­se­jan máxi­ma pru­den­cia ante la posi­bi­li­dad de un verano calien­te en el par­qué45. Tam­bién obser­va­mos su des­con­cier­to: En un artícu­lo recien­te, el eco­no­mis­ta en jefe del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, Mau­ri­ce Obst­feld, con­fie­sa que el pano­ra­ma eco­nó­mi­co glo­bal le pare­ce difí­cil de enten­der46. Inclu­so Weis­brot, al que vol­ve­re­mos lue­go, habla de la cegue­ra inex­pli­ca­ble47 de los eco­no­mis­tas y ana­lis­tas ofi­cia­les para com­pren­der qué está suce­dien­do. O dicho en tér­mi­nos marxistas:

Se están desa­rro­llan­do las con­di­cio­nes para el ini­cio de lo que podría lla­mar­se una segun­da eta­pa o tem­po­ra­da de la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial que tras­cu­rri­rá sobre un sus­tra­to aún más crí­ti­co del que pre­va­le­ció duran­te los sie­te años que siguie­ron a la caí­da de Leh­man. Esta segun­da eta­pa con­tie­ne en poten­cia la posi­bi­li­dad del desa­rro­llo de una nue­va rece­sión mun­dial al esti­lo de la de 2008/​2009 o aún peor48.

Fra­ca­so de pla­nes b, q o z

La ten­den­cia al estan­ca­mien­to del capi­ta­lis­mo es inne­ga­ble49, aun­que ello no sig­ni­fi­que asu­mir una visión catas­tro­fis­ta, mecá­ni­ca, de su obli­ga­do derrum­be e implo­sión debi­da a una con­cep­ción reduc­cio­nis­ta50 de la diná­mi­ca de acu­mu­la­ción de capi­tal. Sumi­do en una lar­ga depre­sión51 sería posi­ble ima­gi­nar que pue­den que­dar posi­bi­li­da­des de recu­pe­ra­ción en base a nue­vas tec­no­lo­gías que per­mi­tan aho­rrar tra­ba­jo, jun­to a una impla­ca­ble des­truc­ción de los dere­chos demo­crá­ti­cos con­quis­ta­dos. Pero estas recu­pe­ra­cio­nes serán cada vez más débi­les, cor­tas y fuga­ces, si es que se pro­du­cen, por­que en reali­dad el capi­ta­lis­mo ha entra­do en un lar­go pla­zo52 de des­ace­le­ra­ción, vio­len­cia, finan­cia­ri­za­ción y super­es­plo­ta­ción de los recursos.

A fina­les de 2012 un estu­dio del Con­se­jo Nacio­nal de Inte­li­gen­cia53 yan­qui reco­no­cía que, de seguir así las cosas, Esta­dos Uni­dos deja­ría de ser la poten­cia hege­mó­ni­ca hacia 2030, tenien­do que com­pe­tir de igual a igual con otras poten­cias com­pe­ti­do­ras. La úni­ca for­ma que tie­nen los capi­ta­lis­mos que pier­den fue­lle, pro­duc­ti­vi­dad y ganan­cia, es la de mul­ti­pli­car la explo­ta­ción de sus cla­ses tra­ba­ja­do­ras y de los pue­blos que opri­men. La patro­nal espa­ño­la lo ha dicho cla­ra­men­te: el tra­ba­jo esta­ble y segu­ro tie­ne que des­apa­re­cer. Según un dia­rio sal­món fiel repre­sen­tan­te del neo­li­be­ra­lis­mo más duro: los empre­sa­rios quie­ren exten­der el empleo tem­po­ral y fle­xi­ble54. En gobierno socia­lis­ta fran­cés ha impues­to por vía decre­ta­zo55 de urgen­cia una drás­ti­ca refor­ma anti­de­mo­crá­ti­ca que lami­na muchos dere­chos obre­ros y popu­la­res, a pesar de la masi­va resis­ten­cia social, y el pre­si­den­te espa­ñol en fun­cio­nes ha pro­me­ti­do a Bru­se­las56 que apli­ca­rá los recor­tes que esta le exi­ge cuan­do gane las pró­xi­mas elecciones.

Vemos que la bur­gue­sía está deci­di­da a impo­ner a mar­ti­lla­zos pura hiel y ricino socia­les para debi­li­tar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra has­ta tal pun­to que desis­ta de toda resis­ten­cia. Hay sin embar­go quie­nes sos­tie­ne que exis­te otra alter­na­ti­va, la refor­mis­ta, que se carac­te­ri­za por negar la dia­léc­ti­ca del capi­tal bien sos­te­nien­do que la polí­ti­ca no influ­ye deci­si­va­men­te en la eco­no­mía, por lo que hay que espe­rar tran­qui­la­men­te a que el capi­ta­lis­mo mute con pací­fi­ca par­si­mo­nia en socia­lis­mo, o por el lado opues­to, que la polí­ti­ca rige la eco­no­mía al mar­gen de sus leyes endó­ge­nas, de modo que bas­ta con apli­car medi­das que incen­ti­ven el con­su­mo, la inver­sión, etc., para salir de la cri­sis evi­tan­do la lucha de clases.

Nadie nie­ga la impor­tan­cia de la polí­ti­ca socio­eco­nó­mi­ca para con­tro­lar y diri­gir los pro­ble­mas socia­les, como plan­tea M. Weis­brot en su aná­li­sis sobre Amé­ri­ca Lati­na y la Unión Euro­pea, pero dado que no pro­fun­di­za has­ta las con­tra­dic­cio­nes radi­ca­les y se limi­ta a pro­po­ner alter­na­ti­vas que no cues­tio­nan la reali­dad últi­ma de la explo­ta­ción y por tan­to de la cri­sis57, debi­do a esa super­fi­cia­li­dad, los hechos ter­mi­nan con­tra­di­cien­do la pro­pues­ta refor­mis­ta. Seme­jan­te inca­pa­ci­dad se apre­cia níti­da­men­te en lo ambi­guo de su plan­tea­mien­to sobre la posi­ble, con­ve­nien­te o nece­sa­ria sali­da de la zona euro y/​o de la Unión Euro­pea, y lo limi­ta­do de su com­pa­ra­ción entre la des­do­la­ri­za­ción de Argen­ti­na58 y la situa­ción de Grecia.

Otra pro­pues­ta sobre las urgen­tes medi­das polí­ti­co-mone­ta­rias a tomar para evi­tar el posi­ble colap­so59 del capi­ta­lis­mo es la de W. Streeck quien, des­de posi­cio­nes basa­das en una mez­cla de Weber, Key­nes, etc., con unas goti­tas de un Marx doma­do, cree que el capi­ta­lis­mo demo­crá­ti­co entró en cri­sis angus­tio­sa des­de la déca­da de 1970 tras sus años de glo­ria des­de 1945, aun­que reco­no­cía en 2011 que las cla­ses pro­pie­ta­rias podían ase­gu­rar la con­ti­nui­dad de su poder gra­cias a la for­ta­le­za inex­pug­na­ble de las finan­zas inter­na­cio­na­les60.

El cam­bio de la situa­ción de rela­ti­va segu­ri­dad del capi­tal en 2011 y al posi­ble colap­so actual radi­ca en el fra­ca­so del euro, como ins­tru­men­to polí­ti­co-eco­nó­mi­co que cimen­ta la Unión Euro­pea. Defen­dien­do una teo­ría del dine­ro muy cer­ca­na a Ingham, Weber, Par­sons, Smel­ser…, y que igno­ra la teo­ría del dine­ro de Marx, a la que no cita en su lar­go artícu­lo ni siquie­ra para ridi­cu­li­zar­la, el autor sos­tie­ne que debe apli­car­se una polí­ti­ca mone­ta­ria fle­xi­ble que logra­ra que el futu­ro de la mone­da común euro­pea podría pasar a ser un sub­te­ma en el mar­co de un deba­te mun­dial sobre un sis­te­ma mone­ta­rio y de cré­di­to para el capi­ta­lis­mo y qui­zá inclu­so para un orden pos­ca­pi­ta­lis­ta del siglo XXI61.

Uno de los obje­ti­vos prio­ri­ta­rios del artícu­lo Euro­pa bulle era mos­trar la incohe­ren­cia refor­mis­ta del lla­ma­do Plan B para demo­cra­ti­zar la Unión Euro­pea des­de su inte­rior, uti­li­zan­do fun­da­men­tal­men­te los res­trin­gi­dos medios ins­ti­tu­cio­na­les y lega­les per­mi­ti­dos en la actua­li­dad por la men­guan­te demo­cra­cia bur­gue­sa, recu­rrien­do excep­cio­nal­men­te a algu­nas movi­li­za­cio­nes pací­fi­cas y demo­crá­ti­cas. Seme­jan­te idea­lis­mo refor­mis­ta no solo es nega­do por el pasa­do y el pre­sen­te, sino tam­bién por los recor­tes de los dere­chos de los pue­blos que se van a impo­ner en un futu­ro inme­dia­to con la excu­sa de la unión presupuestaria:

La Unión Pre­su­pues­ta­ria inten­ta cen­tra­li­zar en Bru­se­las mayo­res recur­sos en detri­men­to de los pre­su­pues­tos nacio­na­les. Plan­tea, asi­mis­mo, un mayor con­trol pre­su­pues­ta­rio de los paí­ses miem­bros. Si alguien estu­vo ten­ta­do de redu­cir los défi­cits públi­cos por la vía de incre­men­tar los ingre­sos públi­cos median­te un esque­ma pro­gre­si­vo, se verá frus­tra­do. Se impe­di­rá un incre­men­to de la pro­gre­si­vi­dad y cual­quier pre­sión fis­cal redis­tri­bu­ti­va, que solo podrá apro­bar­se des­de el Con­se­jo, a tal pun­to que el eje cen­tral para mino­rar los défi­cits públi­cos se foca­li­za­rá en el lado del gas­to. Este con­trol supo­ne res­tar com­pe­ten­cias a los par­la­men­tos y gobier­nos nacio­na­les, cen­tra­li­zan­do pau­la­ti­na­men­te en Bru­se­las la deter­mi­na­ción de la polí­ti­ca fis­cal y pre­su­pues­ta­ria62.

La ten­den­cia a la con­cen­tra­ción de poder en la buro­cra­cia for­ma par­te de la ley de la con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción del capi­tal, y es nece­sa­ria para faci­li­tar y diri­gir en lo posi­ble la ley de la pere­cua­ción de capi­ta­les en bene­fi­cio de los Esta­dos-cuna de las gran­des cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les, en este caso la Unión Euro­pea. El refor­za­mien­to del poder buro­crá­ti­co solo pue­de ser com­ba­ti­do median­te masi­vas movi­li­za­cio­nes en defen­sa de los dere­chos de los pue­blos, y aun­que es cier­to que en algu­nos pane­les rea­li­za­dos duran­te el deba­te en Madrid del Plan B se ana­li­za­ron y deba­tie­ron nue­vas63 for­mas de lucha y movi­li­za­ción, inclu­so de auto­or­ga­ni­za­ción, de las cla­ses y colec­ti­vos explo­ta­dos, sir­vien­do así muy posi­ti­va­men­te como pun­to de arran­que en la mejo­ra de la lucha de cla­ses; pero estas váli­das refle­xio­nes no anu­la­ban el men­sa­je ofi­cial del evento.

Tres meses des­pués de aque­llas pia­do­sas inten­cio­nes, el gobierno fran­cés repri­me con dura con­tun­den­cia las pro­tes­tas de la juven­tud tra­ba­ja­do­ra64 siguien­do la este­la abier­ta con ante­rio­ri­dad en Lyon65, segun­da capi­tal del Esta­do fran­cés, cuan­do per­mi­tió la inter­ven­ción repre­si­va con­jun­ta entre su poli­cía y la dere­cha neo­fas­cis­ta con­tra una poten­te mani­fes­ta­ción obre­ra. Las tác­ti­cas pro­vo­ca­do­ras66 de la poli­cía fran­ce­sa bus­can gene­rar situa­cio­nes que jus­ti­fi­quen sus car­gas vio­len­tas. Por estas y por otras razo­nes, como el odio que el pue­blo explo­ta­do sien­te hacia ella, sin­di­ca­tos poli­cia­les han pasa­do a la pro­tes­ta acti­va con­tra el gobierno67: uno de los sín­to­mas más cla­ros de cri­sis del poder bur­gués es el de la des­mo­ra­li­za­ción, males­tar e irri­ta­ción pro­gre­si­va de sus fuer­zas represivas.

Duda­mos mucho que el Plan B para la Unión Euro­pea haya deci­di­do orga­ni­zar y prac­ti­car la clá­si­ca y recu­rren­te tác­ti­ca obre­ra de ocu­pa­ción de loca­les, sedes, ofi­ci­nas, ins­ti­tu­cio­nes… como for­ma líci­ta y jus­ta de lucha, como ha ocu­rri­do en Gre­cia duran­te el segun­do día de la huel­ga gene­ral del 6 y 7 de abril de 2016 con­tra la aus­te­ri­dad impues­ta por el gobierno de Syri­za. Huel­ga en la que uno de los momen­tos más rele­van­tes de las pro­tes­tas de hoy ha sido el lle­va­do a cabo por una dele­ga­ción de sin­di­ca­lis­tas de la poli­cía, guar­da­cos­tas y bom­be­ros grie­gos que irrum­pie­ron en la sede del par­ti­do gober­nan­te Syri­za y ocu­pa­ron duran­te varias horas la entra­da68. Sin retro­ce­der mucho, a comien­zos de abril Syri­za ven­dió dos ter­cios del puer­to del Pireo a la empre­sa Chi­na Cos­co, mien­tras que su poli­cía repri­mía las mani­fes­ta­cio­nes obre­ras de pro­tes­ta69.

Nos hemos cen­tra­do fun­da­men­tal­men­te en la expe­rien­cia fran­ce­sa y grie­ga para mos­trar la uni­dad del sis­te­ma capi­ta­lis­ta al mar­gen de las dife­ren­cias de desa­rro­llo en Esta­dos par­ti­cu­la­res. Sin duda, huel­gas, actos y movi­li­za­cio­nes varia­das que se están vivien­do en Euro­pa inquie­tan cada vez más a gobier­nos, fuer­zas repre­si­vas e ins­ti­tu­cio­nes de poder. Las accio­nes de pro­tes­ta cada vez más masi­va con­tra la impu­ni­dad de las trans­na­cio­na­les, los lla­ma­dos engra­na­jes del sis­te­ma70, con­tra los efec­tos desas­tro­sos del TTIP71, la gran res­pues­ta de masas con­tra el auto­ri­ta­ris­mo del dere­chis­ta gobierno pola­co72 con mani­fes­ta­cio­nes de tris­te­za y cóle­ra73, o la huel­ga en seis aero­puer­tos ale­ma­nes para aumen­tar los sala­rios74, por citar algu­nos casos actua­les sin duda tie­nen tam­bién el efec­to de for­ta­le­cer los sis­te­mas de con­trol, vigi­lan­cia y repre­sión pre­ven­ti­va o acti­va, sis­te­mas que se han exten­di­do a la socie­dad capi­ta­lis­ta en su con­jun­to, pene­tran­do en los reco­ve­cos más ínti­mos de las per­so­nas median­te los suti­les e invi­si­bles75 sis­te­mas empresariales.

La preo­cu­pa­ción y el des­aso­sie­go por la ten­den­cia al alza de las movi­li­za­cio­nes popu­la­res se expre­sa en el aumen­to de ame­na­zas y sobre todo de cas­ti­gos. Dejan­do de lado la repre­sión con­tra las mili­tan­cias inde­pen­den­tis­tas y limi­tán­do­nos a muy pocos ejem­plos, en la actua­li­dad la fis­ca­lía espa­ño­la pide una con­de­na de más de 8 años de pri­sión y una mul­ta de 6.400 euros por par­ti­ci­par en luchas y mar­chas mine­ras en 201276. Estos cas­ti­gos per­so­na­li­za­dos se amplían masi­va­men­te median­te los pro­ce­sos de iden­ti­fi­ca­ción de las per­so­nas acu­sa­das de par­ti­ci­par en los actos públi­cos y pací­fi­cos de con­me­mo­ra­ción del 15‑M de 2011, actos mul­ta­dos con 600 euros77 según la Ley Mor­da­za78, hecha e impues­ta rápi­da­men­te en pre­vi­sión del aumen­to de la con­cien­cia­ción popular.

Exac­ta­men­te lo mis­mo está suce­dien­do en Esta­dos Uni­dos, en don­de casi se da per­mi­so abso­lu­to al FBI para hac­kear79 orde­na­do­res pri­va­dos des­tru­yen­do dere­chos vita­les. La razón del ava­sa­lla­mien­to es idén­ti­ca a la del res­to del capi­ta­lis­mo: la bur­gue­sía yan­qui nece­si­ta cor­tar de raíz el ascen­so de la con­cien­cia­ción popu­lar. Nada menos que Sti­glitz ha reco­no­ci­do que la gen­te tie­ne moti­vos para estar furio­sa80, mien­tras que poco tiem­po des­pués L. Fink jus­ti­fi­ca la ira de la lla­ma­da cla­se media ya que ha sido total­men­te aplas­ta­da81.

Comen­tan­do la pre­sen­te cam­pa­ña elec­to­ral en Esta­dos Uni­dos, Petras habla de la suble­va­ción de las masas82 indi­can­do sus fuer­zas y sus debi­li­da­des. Recu­rrien­do a la lec­tu­ra que P. Ander­son hace de W. R. Mead, pode­mos decir que tam­bién en Esta­dos Uni­dos se está debi­li­tan­do el poder dul­ce83, alie­na­dor, mien­tras se for­ta­le­ce el poder brus­co, mili­tar y repre­si­vo, y entra en cri­sis el poder pega­jo­so, el socioeconómico.

La expe­rien­cia mun­dial de la lucha de cla­ses ense­ña que la bur­gue­sía diver­si­fi­ca y endu­re­ce sus repre­sio­nes con­for­me es des­bor­da­da por la cla­se obre­ra. Los ata­ques de la patro­nal de la empre­sa nor­te­ame­ri­ca­na Veri­zon con­tra las y los sin­di­ca­lis­tas que coor­di­nan la pro­lon­ga­da huel­ga en defen­sa de con­di­cio­nes sala­ria­les y labo­ra­les84 son un ejem­plo de lo dicho, que en Euro­pa se mues­tra, por aho­ra, en la coor­di­na­ción entre poli­cía y extre­ma dere­cha en Lyon, como hemos vis­to. Esta diná­mi­ca, aún ini­cial, pue­de lle­gar a tener muchas simi­li­tu­des con lo peor de los años 3085, o dicho más cru­da­men­te ¡Qué olor a los años 30!86.

Deu­da, racis­mo, Bre­xit y guerras

Las incohe­ren­cias del refor­mis­mo tam­bién apa­re­cen cla­ra­men­te en el momen­to en el que hay que afron­tar el pago de la deu­da, como fue la tris­te y des­mo­ra­li­za­do­ra clau­di­ca­ción de Syri­za87. La deu­da como ins­tru­men­to de domi­na­ción y saqueo de un pue­blo es tan vie­ja como el capi­ta­lis­mo, si no ante­rior a él. Pode­mos encon­trar las pri­me­ras cri­sis polí­ti­co-eco­nó­mi­cas serias en el siglo XVI cuan­do el todo­po­de­ro­so empe­ra­dor Car­los V no pudo can­ce­lar sus deu­das impe­ria­les con los ban­que­ros ale­ma­nes y holan­de­ses88.

D. Har­vey expli­ca que: Un país endeu­da­do tie­ne que car­gar con el cos­te de cual­quier deva­lua­ción sub­si­guien­te de capi­tal, mien­tras que el país acree­dor que­da pro­te­gi­do. Se pue­den enton­ces saquear los recur­sos de los paí­ses endeu­da­dos bajo las reglas dra­co­nia­nas del pago de la deu­da. El caso actual de Gre­cia es un ejem­plo horri­ble de este pro­ce­so lle­va­do has­ta el extre­mo. Los bonis­tas están dis­pues­tos a des­pe­da­zar y ali­men­tar­se de paí­ses ente­ros que han sido lo bas­tan­te inge­nuos como para caer en sus garras89.

La deu­da es tam­bién un arma polí­ti­ca y mili­tar que inci­de en el deve­nir eco­nó­mi­co. No pode­mos expo­ner aho­ra siquie­ra de for­ma sin­té­ti­ca la dia­léc­ti­ca del capi­tal y sus for­mas con­cre­tas en el pre­sen­te, pero más o menos todas y todos enten­de­mos que, por ejem­plo, la reapa­ri­ción del racis­mo y el for­ta­le­ci­mien­to de la extre­ma dere­cha euro­pea90 tie­nen mucho que ver con la mani­pu­la­ción de los mie­dos irra­cio­na­les ante la lle­ga­da masi­va de refu­gia­dos, migra­ción crea­da por las con­se­cuen­cias inhu­ma­nas de la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta que lue­go vere­mos. Mie­dos irra­cio­na­les fun­da­men­tal­men­te machis­tas, mas­cu­li­nos, ante el fan­tas­ma de la supe­rio­ri­dad sexual y su agre­si­vi­dad ani­mal de los machos migran­tes car­ga­dos de tes­tos­te­ro­na91. Que el mie­do a la supe­rio­ri­dad sexual del otro es una de las bases irra­cio­na­les más pro­fun­das del racis­mo ya fue demos­tra­do en los estu­dios crí­ti­cos rea­li­za­dos en Esta­dos Unidos.

Sien­do cier­to que el racis­mo en auge tie­ne mucho que ver con el con­flic­to en Orien­te Medio y Siria92, y que, a la vez, exi­ge de una visión y acción polí­ti­ca93, con­tun­den­te y direc­ta tan­to con­tra el cinis­mo ofi­cial como a favor de la inte­gra­ción de esas pobla­cio­nes, no lo es menos que tam­bién tie­ne sus cau­sas estric­ta­men­te euro­peas que nos remon­tan a los efec­tos ideo­ló­gi­cos de la ini­cial expan­sión impe­ria­lis­ta refor­zan­do el nacio­na­lis­mo bur­gués, con­ta­mi­nan­do a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras de modo que la era del nue­vo impe­ria­lis­mo fue tam­bién la épo­ca en la que el racis­mo alcan­zó su cénit. Los euro­peos, en otro tiem­po res­pe­tuo­sos con algu­nos pue­blos no occi­den­ta­les –espe­cial­men­te los chi­nos– empe­za­ron a con­fun­dir nive­les tec­no­ló­gi­cos con nive­les cul­tu­ra­les en gene­ral y, por últi­mo, con capa­ci­dad bio­ló­gi­ca94.

Han cam­bia­do muchas cosas des­de el ini­cial impe­ria­lis­mo al actual, pero es muy ilus­tra­ti­vo ver cómo los Esta­dos euro­peos más pode­ro­sos reco­no­cían des­de hace muchos años que nece­si­ta­ban tec­no­bra­ce­ros95 dóci­les y explo­ta­bles96 y que, des­de enton­ces y cada vez más, se guían sobre todo en la actua­li­dad por el sis­te­ma de dosi­fi­ca­ción pla­ni­fi­ca­da de la inmi­gra­ción97 desa­rro­lla­do por Esta­dos Uni­dos des­de fina­les del siglo XIX. Quie­re esto decir que es la ley de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta la que, inter­na­men­te, orien­ta a gran­des ras­go los alti­ba­jos del racis­mo y de los sen­ti­mien­tos de inse­gu­ri­dad, mie­do y odio a lo nue­vo, al otro98 como ame­na­za des­co­no­ci­da, que, sin duda, flo­re­cen de nue­vo en fran­jas socia­les de Europa.

La deu­da es una par­te de la tota­li­dad del pro­ce­so de explo­ta­ción y acu­mu­la­ción. La estruc­tu­ra legal de la Unión Euro­pea está dise­ña­da no solo para el saqueo impla­ca­ble de los Esta­dos deu­do­res, sino sobre todo para la extrac­ción de plus­va­lía al con­jun­to de la cla­se obre­ra euro­pea en bene­fi­cio del capi­tal finan­cie­ro, de la bur­gue­sía esta­dou­ni­den­se y euro­pea, por este orden, sien­do el euro el pun­to de bóve­da99. Rom­per esta tri­tu­ra­do­ra es la úni­ca alter­na­ti­va de los pue­blos, aun­que la tarea sea lar­ga, difí­cil y problemática.

Ade­más de la lec­ción de Gre­cia, tam­bién tene­mos la de Islan­dia100 some­ti­da al silen­cio de plo­mo para que no apren­da­mos de sus erro­res. La Unión Euro­pea apli­ca un doble rase­ro a la impor­tan­cia del pago de la deu­da: mien­tras que asfi­xia a Gre­cia y pre­sio­na mucho a otros Esta­dos como la ya estru­ja­da Por­tu­gal101, por otro lado a Ucra­nia le con­do­nó casi el 20% de la deu­da102 en verano de 2015, por­que le intere­sa man­te­ner en el poder al podri­do gobierno dere­chis­ta fiel a la OTAN; tam­bién al dere­chis­ta gobierno espa­ñol le han dado unos meses de gra­cia para rene­go­ciar el pago del défi­cit, por reco­men­da­ción de Esta­dos Uni­dos103.

La polí­ti­ca hacia Gran Bre­ta­ña que ame­na­za con el Bre­xit104 tam­bién mues­tra la fle­xi­bi­li­dad de euro­ale­ma­nia105 y de una par­te de Esta­dos Uni­dos cuan­do hay que ase­gu­rar el desa­rro­llo de la Unión Euro­pea: en el fon­do se tra­ta de ace­le­rar median­te medi­das polí­ti­cas la ley ten­den­cial de la con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción de capi­ta­les que en el nivel finan­cie­ro y bur­sá­til ha dado el sal­to más impor­tan­te en los últi­mos die­ci­séis años anun­ciar­se la fusión de las bol­sas de Ale­ma­nia y Lon­dres106 para 2017. La posi­ble sali­da de Gran Bre­ta­ña de la Unión Euro­pea, o de algu­nas de sus áreas, refle­ja el con­jun­to de ten­sio­nes que sur­gen entre las bur­gue­sías menos pode­ro­sas107 bri­tá­ni­cas año­ran­tes de las vie­jas glo­rias, de sec­to­res popu­la­res can­sa­dos por tan­tos recor­tes y el ascen­so del racismo.

Al igual que con Gre­cia o con cual­quier otro pue­blo, lo deci­si­vo del Bre­xit es que pre­sen­ta al des­nu­do la cues­tión his­tó­ri­ca que nos remi­te a los deba­tes de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria habi­dos en 1917, 1915, 1905, 1894, 1871…: Bajo el capi­ta­lis­mo glo­bal, nin­gún país pue­de pro­te­ger a sus ciu­da­da­nos de la con­ta­mi­na­ción, el cam­bio cli­má­ti­co, las depre­sio­nes eco­nó­mi­cas y las gue­rras mun­dia­les. Todo ello exi­ge coope­ra­ción glo­bal y acción polí­ti­ca de gobier­nos socia­lis­tas, que no tene­mos. Evi­tar las dañi­nas con­se­cuen­cias de la pró­xi­ma gran cri­sis mun­dial, que aho­ra está en el hori­zon­te, voten como voten los bri­tá­ni­cos en el refe­rén­dum de junio, es mucho más impor­tan­te108. Vol­ve­mos a encon­trar­nos, tras este reco­rri­do, con la cues­tión de la otra Euro­pa, la for­ma­da por gobier­nos socia­lis­tas que aún no exis­ten y que deben inte­grar­se en el gobierno inter­na­cio­nal de la cla­se obre­ra del que habla­ba Marx.

La coope­ra­ción glo­bal de los gobier­nos socia­lis­tas que asu­men la inter­re­la­ción uni­ver­sal de las nacio­nes en base a las pre­mo­ni­to­rias medi­das plan­tea­das en las Tesis de abril de 1917, por dar una refe­ren­cia, es la úni­ca alter­na­ti­va via­ble para luchar con­tra la con­ta­mi­na­ción, el cam­bio cli­má­ti­co, las depre­sio­nes eco­nó­mi­cas y las gue­rras mun­dia­les, con­tra las dañi­nas con­se­cuen­cias de la pró­xi­ma gran cri­sis. Mien­tras se agu­di­zan las con­tra­dic­cio­nes y las leyes abso­lu­tas y rela­ti­vas, ten­den­cia­les, del capi­ta­lis­mo actúan al mar­gen de la incons­cien­cia de la mayo­ría de la pobla­ción, a la vez de esto, se debi­li­ta uno de los pila­res his­tó­ri­cos de la pro­pie­dad bur­gue­sa. Según el céle­bre y temi­ble dia­rio The Eco­no­mist, por­ta­voz ofi­cial del impe­ria­lis­mo, la social­de­mo­cra­cia euro­pea va per­dien­do influen­cia en el seno de la cla­se obre­ra mun­dial: se tra­ta del debi­li­ta­mien­to de las reser­vas polí­ti­cas del capi­ta­lis­mo, que han caí­do a los nive­les de hace seten­ta años109.

Tal retro­ce­so plan­tea cre­cien­tes pro­ble­mas de gober­nan­za al sis­te­ma que no ve por aho­ra lle­ga­do el momen­to de lan­zar­se a una nue­va aven­tu­ra neo­na­zi y beli­cis­ta, aun­que se incre­men­tan las diná­mi­cas en esa direc­ción, encon­trán­do­nos en una de sus fases pre­vias: una nue­va gue­rra fría110. Des­de algu­nas indi­ca­cio­nes teó­ri­cas de Marx y Engels sobre el papel de lo mili­tar en la his­to­ria, sobre todo des­de Rosa Luxem­burg y en menor medi­da Lenin y otros mar­xis­tas, sabe­mos el cru­cial papel del mili­ta­ris­mo en la dic­ta­du­ra del capi­tal, y no solo como fuer­za de repre­sión a secas, sino tam­bién de des­truc­ción crea­ti­va, sin entrar aho­ra a aná­li­sis de este con­cep­to de Som­bart, como nego­cio polí­ti­co-eco­nó­mi­co que mue­ve, como míni­mo, el 2,4% del PIB mun­dial111 y que no entien­de de aus­te­ri­dad112 algu­na por­que sigue cre­cien­do de for­ma impa­ra­ble. La remi­li­ta­ri­za­ción, que se expre­sa tam­bién en su gigan­tes­co poder pro­pa­gan­dís­ti­co113, es una nece­si­dad estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo que está sien­do inves­ti­ga­da y deba­ti­da con sofis­ti­ca­do rigor114.

El mili­ta­ris­mo es inse­pa­ra­ble de la impo­si­ción de la lex mer­ca­to­ria115 por la que los Esta­dos media­nos y peque­ños per­de­rán defi­ni­ti­va­men­te sus esca­sas sobe­ra­nías socio­eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas en bene­fi­cio de las gran­des cor­po­ra­cio­nes y sus Esta­dos-cuna impe­ria­lis­tas. Aho­ra mis­mo, las bur­gue­sías euro­peas más duras quie­ren impo­ner una lex mer­ca­to­ria inter­na116 idén­ti­ca a la que nego­cian en secre­to con Esta­dos Uni­dos. El impac­to glo­bal de la filo­so­fía inser­ta en los TTIP, TLC, etc., o sea en la recu­pe­ra­ción bur­gue­sa de la impu­ni­dad mer­can­til de la lex mer­ca­to­ria sobre la vida en su sen­ti­do abso­lu­to, ha sido des­cri­to bri­llan­te­men­te por Sil­via Fede­ri­ci117. Se tra­ta de un nue­vo mode­lo tota­li­ta­rio de capi­ta­lis­mo ultra­mi­li­ta­ri­za­do y patriarcal.

Ale­ma­nia ya está acep­tan­do las pre­sio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas y de los sec­to­res duros de su bur­gue­sía para rear­mar­se. Pri­me­ro se inten­si­fi­có la cam­pa­ña de llo­ros y lamen­tos de la pren­sa dere­chis­ta sobre las caren­cias inquie­tan­tes del ejér­ci­to ale­mán118, en el con­tex­to de debi­li­dad ante las supues­tas ame­na­zas rusas, del terro­ris­mo yiha­dis­ta, etc., y al poco tiem­po se reco­no­ce que Ale­ma­nia no solo incre­men­ta­rá su ejér­ci­to, por pri­me­ra vez des­de 1945, sino que envia­rá tro­pas a la fron­te­ra con Rusia119. Tam­bién con­vie­ne saber que exis­ten lazos irrom­pi­bles entre el orden interno, el rear­me, la expan­sión al Este y al Sur de la OTAN120 y el TTIP.

Cuan­do se dice que des­cien­de el gas­to mili­tar defen­si­vo y aumen­ta el gas­to en segu­ri­dad121, ocu­rre que pri­me­ro se igno­ra u ocul­ta que los pre­su­pues­tos gene­ra­les de los Esta­dos diver­si­fi­can los ver­da­de­ros gas­tos mili­ta­res glo­ba­les entre infi­ni­dad de apar­ta­dos, sec­cio­nes, capí­tu­los, etc., que apa­ren­te­men­te no tie­nen nada que ver con el gas­to mili­tar estric­to y defi­ni­do ofi­cial­men­te. Muchas inver­sio­nes están disi­mu­la­das en I+D+I, en edu­ca­ción supe­rior, en segu­ri­dad civil, en pren­sa y cul­tu­ra, etc., de modo que la cifra ofi­cial siem­pre es infe­rior a la real. Y segun­do, no se dice que en las doc­tri­nas actua­les de con­tra­in­sur­gen­cia, en las sis­te­mas repre­si­vos vigen­tes exis­te una uni­dad ope­ra­ti­va entre segu­ri­dad poli­cial y segu­ri­dad mili­tar: se mili­ta­ri­za la poli­cía y se poli­cia­li­za el ejército.

La lla­ma­da izquier­da euro­pea122 lle­va mucho tiem­po atra­pa­da men­tal­men­te por el cepo de los dere­chos huma­nos bur­gue­ses123, inca­paz de cri­ti­car en la prác­ti­ca la terri­ble efec­ti­vi­dad del impe­ria­lis­mo huma­ni­ta­rio ya denun­cia­da hace ocho años por J. Bric­mont con su demo­le­do­ra crí­ti­ca a los ni-ni124. En reali­dad, lo que está ocu­rrien­do es la pues­ta en mar­cha de la estra­te­gia impe­ria­lis­ta para lograr cuan­to antes el domi­nio del pivo­te del mun­do es decir, de los recur­sos inmen­sos de la gigan­tes­ca Eura­sia, empe­zan­do por Rusia.

Lo esen­cial de esta estra­te­gia ya fue anun­cia­da en 2007: El Gene­ral Wes­ley Clark lo expli­có con toda cla­ri­dad en 2007: Vamos a inva­dir sie­te paí­ses en cin­co años. Empe­za­re­mos por Irak y des­pués segui­re­mos con Siria, Líbano, Libia, Sudán, Soma­lia y ter­mi­na­re­mos con Irán125. Pro­yec­to de lar­go pla­zo del que for­ma par­te la exten­sión de la OTAN hacia el Este y Sur­es­te euro­peo126, y la cruel­dad del oscu­ro lega­do de Oba­ma que duran­te su régi­men orde­nó bom­bar­dear sie­te paí­ses: Afga­nis­tán, Irak, Paquis­tán, Soma­lia, Yemen, Libia y Siria, superan­do la haza­ña de Bush127. Pre­mio Nobel de la Paz feli­ci­ta­do por una par­te de la izquier­da aber­tza­le128 cuan­do fue ele­gi­do pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos en 2008 aun cuan­do ya se cono­cía des­de 2007 la bru­tal estra­te­gia mili­tar descrita.

La Unión Euro­pea es mili­ta­ris­ta por su mis­ma natu­ra­le­za e iden­ti­dad de cla­se. Cual­quier idea­lis­mo refor­mis­ta cho­ca inevi­ta­ble­men­te con ese mili­ta­ris­mo en gene­ral y en con­cre­to con el endu­re­ci­mien­to repre­si­vo tal como el que se está impo­nien­do aho­ra mis­mo en el Esta­do fran­cés129. Antes de que empe­za­sen los pri­me­ros vien­tos del hura­cán de la cri­sis entre fina­les de 2006 y 2007, G. Kol­ko publi­có su estu­dio sobre las rela­cio­nes entre las gue­rras y el capi­ta­lis­mo des­de 1914. Al final del tex­to escribe:

Para el capi­ta­lis­mo, la gue­rra no es más que la con­ti­nua­ción del mer­ca­do por otros medios. En esta medi­da, las gue­rras pue­den pro­vo­car un aumen­to de la pro­duc­ción de arma­men­to, pero el aumen­to de la pro­duc­ción de arma­men­to tam­bién pue­de pro­vo­car la gue­rra […] La obje­ción de que el capi­ta­lis­mo no nece­si­ta la gue­rra para poder exis­tir podrá ser per­ti­nen­te en el ámbi­to de lo ideal, pero des­de lue­go no en el de lo empí­ri­co. Las injus­ti­cias eco­nó­mi­cas y socia­les no se borra­rán de la faz de la tie­rra por arte de magia, pero tam­po­co lo hará la opo­si­ción radi­cal a la mise­ria y a la nece­si­dad. De aquí que la resu­rrec­ción del socia­lis­mo siga sien­do un pro­yec­to digno des­de el pun­to de vis­ta moral130.

Resu­men

Care­ce de sen­ti­do la creen­cia de que la Unión Euro­pea es refor­ma­ble des­de den­tro. No lo es ni des­de fue­ra ni des­de den­tro por­que ya antes de exis­tir ofi­cial­men­te como Unión Euro­pea, su fina­li­dad últi­ma fue con­cre­tán­do­se en suce­si­vas fases refor­zan­do siem­pre un mis­mo obje­ti­vo ini­cial. Bre­ve­men­te expues­tas, estas son las fases: des­de 1945 – 1948 garan­ti­zar a Esta­dos Uni­dos una cabe­za de pla­ya de cara a su estra­te­gia de aplas­tar mili­tar y eco­nó­mi­ca­men­te a la URSS, derro­tan­do a la vez a las fuer­zas comu­nis­tas y abrien­do mer­ca­dos para el capi­tal yan­qui exce­den­ta­rio. Des­de fina­les de los años seten­ta y comien­zos de los ochen­ta, mul­ti­pli­car la pre­sión con­tra la URSS y lue­go con­tra Rusia con la fase reaga­nia­na de la gue­rra fría, derro­tar el movi­mien­to de pro­tes­ta ini­cia­do a fina­les de los años sesen­ta median­te la repre­sión y el neo­li­be­ra­lis­mo, e impo­ner la des­re­gu­la­ción finan­cie­ra en la Euro­pa capi­ta­lis­ta. Y des­de 2007 estre­char las depen­den­cias de la Unión Euro­pea hacia la estra­te­gia yan­qui en todos los sentidos.

Duran­te estas fases el refor­mis­mo siem­pre ha gemi­do sobre el mis­mo fra­ca­so agra­va­do a dia­rio, como hemos vis­to: está debi­li­tán­do­se el ideal demo­crá­ti­co, el huma­nis­mo fun­da­cio­nal de la Unión Euro­pea, por­que no hace­mos la sufi­cien­te fuer­za legal e ins­ti­tu­cio­nal, par­la­men­ta­ris­ta y elec­to­ral, como para des­pla­zar al auto­ri­ta­ris­mo de la dere­cha ins­tau­ran­do la demo­cra­cia de la ciu­da­da­nía euro­pea. El refor­mis­mo cree que cuan­do sea mayo­ría en el Par­la­men­to de Bru­se­las recon­du­ci­rá la polí­ti­ca hacia los valo­res que Euro­pa repre­sen­ta en el mun­do. Ilu­sión vana que pudo man­te­ner en fic­ción mediá­ti­ca mien­tras el aus­te­ri­ci­dio no se hizo aún patente.

De cual­quier modo, noso­tras y noso­tros no pode­mos caer en el ilu­sio­nis­mo con­tra­rio: creer que la devas­ta­ción social pro­du­ce con­cien­cia rebel­de auto­má­ti­ca­men­te. Des­de la segun­da mitad del siglo XIX y con­for­me aumen­ta­ba la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo mun­dial, la opre­sión nacio­nal y el saqueo colo­nia­lis­ta e impe­ria­lis­ta, Marx y Engels advir­tie­ron con cre­cien­te insis­ten­cia del abur­gue­sa­mien­to pro­gre­si­vo las cla­ses tra­ba­ja­do­ras en los paí­ses más desa­rro­lla­dos. Advir­tie­ron que por esas y otras razo­nes –el feti­chis­mo de la mer­can­cía y la alie­na­ción– la revo­lu­ción se des­pla­za­ba a lo que aho­ra se lla­ma semi­pe­ri­fe­riaperi­fe­ria. Lenin era cons­cien­te de esa diná­mi­ca. La III Inter­na­cio­nal advir­tió empe­ro que la revo­lu­ción era mucho más difí­cil de ini­ciar­se en el cen­tro impe­ria­lis­ta que en los paí­ses empo­bre­ci­dos, aun­que lue­go sería más fácil avan­zar al socia­lis­mo en los pri­me­ros y más difí­cil en los segundos…

Que­re­mos decir que no debe­mos olvi­dar las lec­cio­nes de la his­to­ria por­que nos expli­can las razo­nes de las gran­des capa­ci­da­des de la bur­gue­sía para alie­nar al pro­le­ta­ria­do, tener­lo sumi­so, ensi­mis­ma­do, flo­tan­do en el con­su­mis­mo de mala cali­dad, resig­na­do al dicho cobar­de de que más vale malo cono­ci­do que bueno por cono­cer, o peor aún, entre­ga­do fer­vo­ro­sa­men­te al revan­chis­mo neofascista.

Fren­te a tama­ña cár­cel men­tal y físi­ca, solo que­da la visión his­tó­ri­ca de la lucha tenaz por obje­ti­vos pre­ci­sos, cla­ros y com­pren­si­bles median­te la orga­ni­za­da peda­go­gía prác­ti­ca del ejem­plo, del logro de con­quis­tas par­cia­les que pre­fi­gu­ren esos obje­ti­vos, que no se deten­gan en ellos como si se hubie­ra ter­mi­nan­do el camino, renun­cian­do al avan­ce inme­dia­to hacia vic­to­rias defi­ni­ti­vas: esta es una de las insal­va­bles dife­ren­cias entre la refor­ma y la revolución.

Hoy la con­sig­na es redo­blar la lucha con­tra la Unión Euro­epa, rom­per con ella y con la dic­ta­du­ra del euro, mien­tras mul­ti­pli­ca­mos la peda­go­gía prác­ti­ca y teó­ri­ca por los Esta­dos Uni­dos Sovié­ti­cos de Euro­pa, que hoy es más nece­sa­ria que nun­ca antes.

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 23 de mayo de 2016

  1. K. Marx y F. Engels: Mani­fies­to del Par­ti­do Comu­nis­ta, Obras esco­gi­das, Pro­gre­so, Mos­cú 1978, tomo I, pp. 139 – 140.

  2. K. Marx y F. Engels: Mani­fies­to del Par­ti­do Comu­nis­ta, Obras esco­gi­das, Pro­gre­so, Mos­cú 1978, tomo I, p.114.

  3. K. Marx: Esta­tu­tos gene­ra­les de la Aso­cia­ción Inter­na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res, Obras esco­gi­das. Pro­gre­so, Mos­cú 1978, tomo II, pp. 14 – 17.

  4. K. Marx: La gue­rra civil en Fran­cia, Obras esco­gi­das, Pro­gre­so, Mos­cú 1978, tomo II, pp. 240.

  5. F. Engels: El pro­ble­ma cam­pe­sino en Fran­cia y Ale­ma­nia, Obras esco­gi­das, Pro­gre­so, Mos­cú 1978, tomo III, pp. 483.

  6. El dra­ma de ace­ro euro­peo ante el dum­ping de Chi­na, 15 de febre­ro de 2016 (www​.gurus​blog​.com).

  7. F. Engels: El pro­ble­ma cam­pe­sino en Fran­cia y Ale­ma­nia, Obras esco­gi­das, Pro­gre­so, Mos­cú 1978, tomo III, pp. 495.

  8. L. Trotsky: La gue­rra y la Inter­na­cio­nal (www​.mar​xists​.org).

  9. V. I. Lenin: La con­sig­na de los Esta­dos Uni­dos de Euro­pa, Obras com­ple­tas, Pro­gre­so, Mos­cú 1984, tomo 26, pp. 374 – 375.

  10. V. I. Lenin: La con­sig­na de los Esta­dos Uni­dos de Euro­pa, Obras com­ple­tas, Pro­gre­so, Mos­cú 1984, tomo 26, p. 375.

  11. V. I. Lenin: La con­sig­na de los Esta­dos Uni­dos de Euro­pa, Obras com­ple­tas, Pro­gre­so, Mos­cú 1984, tomo 26, pp. 376 – 377.

  12. V. I. Lenin: La con­sig­na de los Esta­dos Uni­dos de Euro­pa, Obras com­ple­tas, Pro­gre­so, Mos­cú 1984, tomo 26, p. 377.

  13. Donny Glucks­tein: La otra his­to­ria de la segun­da gue­rra mun­dial. Resis­ten­cia con­tra el impe­rio, Ariel, Bar­ce­lo­na 2013, pp. 189 – 237; Chris Bam­bery: His­to­ria mar­xis­ta de la segun­da gue­rra mun­dial, Pasado&Presente, Bar­ce­lo­na 2015, pp. 329 – 343.

  14. Igna­cio Gar­cía Ber­ce­ro: Euro­pa no sacri­fi­ca­rá su posi­ción para cum­plir el calen­da­rio del TTIP, 12 mayo de 2016 (www​.cin​co​dias​.com); Ale­jan­dro López Miguel: Bru­se­las reco­no­ce en pri­va­do que el TTIP está entran­do en vía muer­ta, 4 de abril de 2016 (www​.publi​co​.es).

  15. V. I. Lenin: La con­sig­na de los Esta­dos Uni­dos de Euro­pa, Obras com­ple­tas, Pro­gre­so, Mos­cú 1984, tomo 26, p. 378.

  16. Clau­dio Katz: El sub­de­sa­rro­llo en los mar­xis­tas clá­si­cos, 25 de abril de 2017 (www​.lahai​ne​.org).

  17. Freddy Yépez: Lenin y Trotsky vs Esta­dos Uni­dos de Euro­pa, 29 de octu­bre de 2009 (www​.apo​rrea​.org).

  18. V. I. Lenin: Car­tas des­de lejos, Obras com­ple­tas, Pro­gre­so, Mos­cú 1984, tomo 31, pp. 44 – 45.

  19. V. I. Lenin: Car­tas des­de lejos, Obras com­ple­tas, Pro­gre­so, Mos­cú 1984, tomo 31, p. 58.

  20. L. Trosky: ¿Es apro­pia­do el momen­to para la con­sig­na: los Esta­dos Uni­dos de Euro­pa? (www​.ceip​.org​.ar).

  21. Jack Con­rad: Trotsky y los Esta­dos Uni­dos de Euro­pa, 19de mayo de 2016 (www​.sin​per​mi​so​.info).

  22. L. Trotsky: El desar­me y los Esta­dos Uni­dos de Euro­pa (www​.ceip​.org​.ar).

  23. Damien Ber­nard: Impon­ga­mos nues­tros méto­dos de lucha: la huel­ga pro­rro­ga­ble y los pique­tes, 17 de mayo de 2016 (www​.izquier​da​dia​rio​.es).

  24. Derek H. Ald­croft: La eco­no­mía euro­pea −1914−2012−, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2013, pp. 97 – 102.

  25. Chris Bam­bery: His­to­ria mar­xis­ta de la segun­da gue­rra mun­dial, Pasado&Presente, Bar­ce­lo­na 2015, pp. 15 – 24.

  26. Xabier Arri­za­ba­lo: Capi­ta­lis­mo y eco­no­mía mun­dial, IME, Madrid 2014, pp. 277 y ss.

  27. Danie­le Gan­ser: Los ejér­ci­tos secre­tos de la OTAN, El Vie­jo Topo, Bar­ce­lo­na 2010, p. 336.

  28. Joan E. Gar­cés: Sobe­ra­nos e inter­ve­ni­dos, Siglo XXI, Madrid 2012, pp. 24 – 74.

  29. Derek H. Ald­croft: La eco­no­mía euro­pea −1914−2012−, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2013, pp. 383 – 385.

  30. Roger Keeran/​Thomas Kenny: El socia­lis­mo trai­cio­na­do, El Vie­jo Topo, Bar­ce­lo­na 2014, pp. 143 y ss.

  31. Josep Fon­ta­na: Por el bien del impe­rio, Pasado&Presente, Bar­ce­lo­na 2013, pp. 653 – 657.

  32. Xabier Arri­za­ba­lo: Capi­ta­lis­mo y eco­no­mía mun­dial, IME, Madrid 2014, pp. 369 y ss.

  33. Vim Dierckx­sens: Pobla­ción, fuer­za de tra­ba­jo y rebe­lión en el siglo XXI. ¿De las revuel­tas popu­la­res de 1848 en Euro­pa a la rebe­lión mun­dial actual?, El Colap­so de la Glo­ba­li­za­ción, El Vie­jo Topo, Bar­ce­lo­na 2011, pp. 131 – 206.

  34. Derek H. Ald­croft: La eco­no­mía euro­pea −1914−2012−, Crí­ti­ca, Barcelona,2013, pp. 481 – 482.

  35. Jor­ge Beins­tein: Comu­nis­mo o nada, Trin­che­ra, Cara­cas 2014, p. 68.

  36. Jor­ge Beins­tein: Comu­nis­mo o nada, Trin­che­ra, Cara­cas 2014, p. 71.

  37. José Anto­nio Vega: 28 de mar­zo de 2016 (www​.cin​co​dias​.com).

  38. Jor­ge Beins­tein: Ori­gen y auge de las lum­pen­bur­gue­sías lati­no­ame­ri­ca­nas, 4 de mayo de 2016 (www​.lahai​ne​.org).

  39. 5 de mar­zo de 2016 (www​.elnue​vo​lu​nes​.es) y 11 de mar­zo de 2016 (www​.inver​tia​.es).

  40. 13 de mayo de 2016 (www​.publi​co​.es).

  41. C. Ruiz de Gau­na: EEUU estan­ca su cre­ci­mien­to en el 0,5% en el pri­mer tri­mes­tre, 28 de abril de 2016 (www​.expan​sion​.com).

  42. Ariel Noyo­la Rodrí­guez: Los vien­tos de una nue­va rece­sión soplan con fuer­za en Esta­dos Uni­dos, 29 de mar­zo de 2016 (www​.vol​tai​re​net​.org).

  43. M. Tor­ta­ja­da: Alar­ma en la coti­za­ción de los ban­cos, 16 al 22 de mayo de 2016 (www​.elnue​vo​lu​nes​.es).

  44. Ama­dor G. Ayo­ra: ¿Va la eco­no­mía euro­pea a la deri­va?, 14 de mayo de 2016 (www​.ele​co​no​mis​ta​.es).

  45. Enri­que Utre­ra: Bol­sa: ¿Hay sín­to­mas reales de que vie­ne la tor­men­ta?, 15 de mayo de 2016 (www​.expan​sion​.com).

  46. Ale­jan­dro Nadal: Raí­ces de la cri­sis y de la gran rece­sión, 6 de abril de 2016 (www​.lahai​ne​.org).

  47. Mark Weis­brot: Fra­ca­so. Lo que los exper­tos no enten­die­ron de la cri­sis glo­bal, Akal, Madrid 2016, p. 211.

  48. Pau­la Bach: Pen­san­do la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial, 7 de mayo de 2016 (www​.izquier​da​dia​rio​.es).

  49. Iña­ki Gil de San Vicen­te: Borra­dor sobre ten­den­cias del capi­ta­lis­mo, 13 de octu­bre de 2015 (www​.matxin​gu​nea​.org).

  50. Reso­lu­ción sobre la situa­ción inter­na­cio­nal, 31 de mar­zo de 2016 (www​.inter​na​cio​na​lism​.org).

  51. Michael Roberts: La lar­ga depre­sión y el futu­ro del capi­ta­lis­mo, 8 de mayo de 2016 (www​.izquier​da​dia​rio​.es).

  52. Jor­ge Beins­tein: Cri­sis petro­le­ra y decli­na­ción sis­té­mi­ca mun­dial, 26 de mayo de 2015 (www​.lahai​ne​.org).

  53. E. J. Blas­co: Esta­dos Uni­dos admi­te que deja­rá de ser la poten­cia hege­mó­ni­ca en 2030, 13 de diciem­bre de 2012 (www​.abc​.es).

  54. M. Val­ver­de: 19 de mayo de 2016 (www​.expan​sion​.com).

  55. Car­los Yár­noz: Valls aprue­ba por decre­to la mayor y más con­tes­ta­da refor­ma de la legis­la­tu­ra, 10 de mayo de 2016 (www​.elpais​.com).

  56. Clau­di Pérez: Rajoy pro­me­te a Bru­se­las más ajus­tes si gana las elec­cio­nes, 23 de mayo de 2017 (www​.elpais​.com).

  57. Mark Weis­brot: Fra­ca­so. Lo que los exper­tos no enten­die­ron de la cri­sis glo­bal, Akal, Madrid 2016, pp. 211 – 218.

  58. Mark Weis­brot: Fra­ca­so. Lo que los exper­tos no enten­die­ron de la cri­sis glo­bal, Akal, Madrid 2016, pp. 76 – 86.

  59. Andrea Agui­lar: Entre­vis­ta a Wolf­gang Streeck, El capi­ta­lis­mo pue­de colap­sar, 22 de mayo de 2016 (www​.elpais​.com).

  60. Wolf­gang Streeck: La cri­sis del capi­ta­lis­mo demo­crá­ti­co, New Left Review, Ecua­dor, nº 71, diciem­bre 2011, p. 26.

  61. Wolf­gang Streeck: ¿Por qué el euro divi­de a Euro­pa?, New Left Review, Ecua­dor, nº 95, noviem­bre-diciem­bre 2015, p. 29.

  62. Daniel Alba­rra­cin: ¿La refun­da­ción de Euro­pa? El infor­me de los cin­co pre­si­den­tes, Vien­to Sur, Bar­ce­lo­na, nº 44, febre­ro 2016, p. 71.

  63. Enric Llo­pis: Nue­vas luchas sin­di­ca­les en la vie­ja Euro­pa, 25 de febre­ro de 2016 (www​.rebe​lion​.org).

  64. Prohí­ben mar­cha con­tra vio­len­cia poli­cial en Fran­cia, 14 de mayo de 2016 (www​.lahai​ne​.org).

  65. La extre­ma dere­cha y la Poli­cía actúan jun­tas con­tra los mani­fes­tan­tes en Lyon, 28 de abril de 2016 (www​.izquier​da​dia​rio​.es).

  66. Mar­tín Noda: Pro­vo­ca­cio­nes poli­cia­les y repre­sión en las mar­chas con­tra la refor­ma labo­ral en París, 29 de abril de 2016 (www​.izquier​da​dia​rio​.es).

  67. Juan Pedro Qui­ño­ne­ro: Las fuer­zas anti­dis­tur­bios se suman a las pro­tes­tas en Fran­cia, 18 de mayo de 2016 (www​.abc​.es).

  68. Gre­cia vive su segun­do día de huel­ga gene­ral con­tra la refor­ma de las pen­sio­nes, 7 de abril de 2016 (www.expansion.como).

  69. Jose­fi­na L. Mar­tí­nez: Ale­xis Tsi­pras pri­va­ti­za el puer­to del Pireo con repre­sión, 9 de abril de 2016 (www​.izquier​da​dia​rio​.es).

  70. Jilia Mar­tí Comas: Lucha con­tra los engra­na­jes del sis­te­ma, 7 de mayo de 2016 (www​.vien​to​sur​.info).

  71. Owen Jones: ¿Mani­fes­tar­se nun­ca sir­ve para nada? El TTIP ha des­ca­rri­la­do por las pro­tes­tas, 5 de mayo de 2016 (www​.publi​co​.es).

  72. María R. Sahu­qui­llo: Dece­nas de miles de pola­cos salen a la calle en Var­so­via con­tra la deri­va auto­ri­ta­ria del Gobierno, 7 de mayo de 2916 (www.elpaís.com).

  73. Jean Yves Potel: Polo­nia: Las mani­fes­ta­cio­nes de tris­te­za y cóle­ra, 13 de mayo de 2016 (www​.sin​per​ni​so​.info).

  74. Huel­ga en seis aero­puer­tos ale­ma­nes por aumen­tar los sala­rios, 27 de abril de 2016 (www​.izquier​da​dia​rio​.es).

  75. Izas­kun Sán­chez Aro­ca: Entre­vis­ta a Igna­cio Ramo­net. Las empre­sas nos vigi­lan mejor que los Esta­dos, 14 de abril de 2016 (www​.rebe​lion​.org).

  76. Dia­na Cor­de­ro: Fis­ca­lía pide 8 años y medio de pri­sión y 6400 euros de mul­ta por par­ti­ci­pan en movi­li­za­ción mine­ra, 18 de mayo de 2016 (www​.lahai​ne​.org).

  77. La Dele­ga­ción de Gobierno mul­ta­rá con 600 euros a per­so­nas iden­ti­fi­ca­das en el ani­ver­sa­rio del 15M, 18 de mayo de 2016 (www​.eldia​rio​.es).

  78. Iña­ki Gil de San Vicen­te: Con­tra el endu­re­ci­mien­to de la Ley Mor­da­za, 15 de julio de 2015, a libre dis­po­si­ción en internet.

  79. El Tri­bu­nal Supre­mo de EEUU amplía el poder del FBI para hac­kear millo­nes de orde­na­do­res, 30 de abril de 2016 (www​.eldia​rio​.es).

  80. Pablo Par­do: 14 de mar­zo de 2016 (www​.elmun​do​.es).

  81. 18 de mayo de 2016 (www​.ele​co​no​mis​ta​.es).

  82. James Petras: La suble­va­ción de las masas, 1 de mar­zo de 2016 (www​.rebe​lion​.org).

  83. P. Ander­son: Impe­rium et con­si­lium. La polí­ti­ca exte­rior nor­te­ame­ri­ca­na y sus teó­ri­cos, Akal, Madrid 2014, p. 178.

  84. Kathy Dur­kin: Com­ba­ten lxs tra­ba­ja­dorxs de Veri­zon. Patro­nos ata­can a tra­ba­ja­dorxs sin­di­ca­li­zadxs, 29 de abril de 2016 (www​.lahai​ne​.org).

  85. Mario Her­nán­dez: Entre­vis­ta a Gui­ller­mo Almey­ra: En Euro­pa todo recuer­da lo peor de los años 30, 8 de abril de 2016 (www​.rebe​lion​.org).

  86. Gui­ller­mo Almey­ra: Fra­cia, ¡qué olor a los años 30!, 8 de mayo de 2016 (www​.sin​per​mi​so​.info).

  87. Dos­sier: Gre­cia, un momen­to cru­cial en la cri­sis capi­ta­lis­ta mun­dial, En defen­sa del marxismo/​, nº 45, julio de 2015 (www​.po​.org​.ar).

  88. Ernest Man­del: El poder y el dine­ro, Siglo XXI, Méxi­co 1994, p. 274.

  89. David Har­vey: Die­ci­sie­te con­tra­dic­cio­nes y el fin del capi­ta­lis­mo, IAEN-Tra­fi­can­tes de sue­ños, Madrid 2014, p. 155.

  90. Empa­te téc­ni­co en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Aus­tria, 22 de mayo de 2016 (www​.publi​co​.es).

  91. Joan Can­ta­re­ro: La líder de Pegi­da, en Tarra­go­na: Los musul­ma­nes son una peli­gro­sa inva­sión car­ga­da de tes­tos­te­ro­na, 24 de abril de 2016 (www​.publi​co​.es).

  92. Con­flic­to en Siria y Medio Orien­te, mar­zo de 2016 (www​.aska​pe​na​.org).

  93. Gui­ller­mo Pania­gua: Inter­na­cio­na­lis­mo y cri­sis de los refu­gia­dos, 23 de abril de 2016 (www​.aska​pe​na​.org).

  94. Daniel R. Hea­drick: Los ins­tru­men­tos del impe­rio. Tec­no­lo­gía e impe­ria­lis­mo euro­peo en el siglo XIX, Alta­ya, Bar­ce­lo­na 1998, p. 183.

  95. Mar Serrano Segu­ra: Tec­no­bra­ce­ros, los nue­vos emi­gran­tes, Scrip­ta Nova. Revis­ta Elec­tró­ni­ca de Geo­gra­fía y Cien­cias Socia­les, Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na, nº 94, 1 de agos­to de 2001.

  96. Polo­nia quie­re inmi­gran­tes a la car­ta: cris­tia­nos, ucra­nia­nos y tra­ba­ja­do­res, 25 de febre­ro de 2016 (www​.eldia​rio​.es).

  97. Stephan L. Cho­ro­ver: Del Géne­sis al geno­ci­dio. La socio­bio­lo­gía en cues­tión, ORBIS, Bar­ce­lo­na 1989, pp. 83 – 106.

  98. Iña­ki Urda­ni­bia: El Otro como enemi­go, 29 de diciem­bre de 2015 (www​.kao​sen​la​red​.net).

  99. Sebas­tian Bud­gen: Entre­vis­ta a Cos­tas Lapa­vit­sas: El pun­to cen­tral de la polí­ti­ca de cla­ses es el euro, 19 de sep­tiem­bre de 2015 (www​.salir​de​leu​ro​.word​press​.com).

  100. Iña­ki Estí­va­liz: El espe­jis­mo islan­dés, la revo­lu­ción trai­cio­na­da, 15 de diciem­bre de 2015 (www​.rebe​lion​.org).

  101. La CE cree que Por­tu­gal nece­si­ta­rá medi­das adi­cio­na­les para cum­plir con el défi­cit, 21 de mayo de 2016 (www​.ele​co​no​mis​ta​.es).

  102. Con­do­nan el 20% de la deu­da de Ucra­nia, mien­tras sigue el con­flic­to arma­do, 28 de agos­to de 2015 (www​.izquier​da​dia​rio​.es).

  103. Clau­di Pérez: La Casa Blan­ca sugie­re a Bru­se­las que dé fle­xi­bi­li­dad fis­cal a Espa­ña, 14 de mayo de 2016 (www​.elpais​.com).

  104. Ger­mán Gorráiz López: El Bre­xit y la implo­sión de la Unión Euro­pea, 14 de mayo de 2016 (www​.kao​sen​la​red​.net).

  105. Ale­ma­nia se movi­li­za con­tra la sali­da bri­tá­ni­ca de la UE, 6 de mar­zo de 2016 (www​.eldia​rio​.es).

  106. Las bol­sas de Ale­ma­nia y Lon­dres con­fir­man acuer­do de fusión, 17 de mar­zo de 2016 (www​.izquier​da​dia​rio​.es).

  107. Geor­ge Par­ker: Las gran­des empre­sas bri­tá­ni­cas, con Came­ron con­tra el Bre­xit, 22 de febre­ro de 2016 (www​.expan​sion​.com); Xavier Font­de­glò­ria: El G20 ve en el Bre­xit uno de los mayo­res ries­gos para el cre­ci­mien­to, 27 de febre­ro de 2016 (www​.elpais​.com).

  108. Michael Roberts: Bre­xits: ¿que­dar­se o irse de la UE?, 6 de abril de 2016 (www​.sin​per​mi​so​.info).

  109. Ben Peck: El ago­ta­mien­to de las reser­vas del capi­ta­lis­mo, 26 de abril de 2016 (www​.lucha​de​cla​ses​.org).

  110. John Saxe-Fer­nán­dez: EEUU: cli­ma de gue­rra fría, 23 de febre­ro de 2016 (www​.lahai​ne​.org).

  111. José Bau­tis­ta: La indus­tria béli­ca, un nego­cio segu­ro, 22 de mar­zo de 2016 (www​.kao​sen​la​red​.net).

  112. Yous­sef Ouled: El gas­to mili­tar no entien­de de aus­te­ri­dad, 22 de abril de 2016 (www​.dia​go​nal​pe​rio​di​co​.net).

  113. Thierry Meys­san: Las téc­ni­cas de la pro­pa­gan­da mili­tar moder­na, 16 de mayo de 2016 (www​.vol​tai​re​net​.net).

  114. Rei­nal­do Car­canho­lo: Inter­pre­ta­cio­nes sobre el capi­ta­lis­mo actual, cri­sis eco­nó­mi­ca y gas­tos mili­ta­res, El Colap­so de la Glo­ba­li­za­ción, El Vie­jo Topo, Bar­ce­lo­na 2011, pp. 71 – 114.

  115. Pro­pues­tas y resis­ten­cias al poder de las empre­sas trans­na­cio­na­les, Lan Harre­ma­nak, Revis­ta de Rela­cio­nes Labo­ra­les nº 33 (2016), UPV (www​.ehu​.eus), y miér­co­les 11 de mayo de 2016 (www​.omal​.info).

  116. Ale­jan­dro López de Miguel: El núcleo duro de la UE quie­re exten­der a los 28 un blin­da­je de las cor­po­ra­cio­nes como el del TTIP, 18 de mayo de 2016 (www​.publi​co​.es).

  117. Sil­via Fere­di­ci: Los tra­ta­dos como el TTIP inten­tan esta­ble­cer el domi­nio del capi­tal sobre la vida coti­dia­na, 18 de mayo de 2016 (www​.boltxe​.eus).

  118. Gui­ller­mo D. Olmo: Bun­des­wehr, el medio­cre ejér­ci­to de la gran poten­cia euro­pea, 27 de mar­zo de 2016 (www​.abc​.es).

  119. 11 de mayo de 2916 (www​.actua​li​dad​.rt​.com).

  120. Man­lio Dinu­ci: TTIP, la OTAN eco­nó­mi­ca, 9 de mayo de 2016 (www​.boltxe​.eus).

  121. Patri­cia R. Blan­co: Euro­pa recor­ta en defen­sa mien­tras gas­ta más en segu­ri­dad, 27 de febre­ro de 2016 (www​.elpais​.com).

  122. Iña­ki Urres­ta­ra­zu: La izquier­da euro­pea cóm­pli­ce del aco­so terro­ris­ta del impe­ria­lis­mo a Siria, 23 de mayo de 2016; Gara al son de la estra­te­gia impe­ria­lis­ta en Siria y Orien­te Medio, 26 de abril de 2016 (www​.lahai​ne​.org).

  123. Con­cep­ción Cruz Rojo e Iña­ki Gil de San Vicen­te: Dere­chos huma­nos como arma de des­truc­ción masi­va, Boltxe Libu­ruak, Bil­bo 2015, pp. 13 – 19.

  124. ean Bric­mont: Impe­ria­lis­mo huma­ni­ta­rio, El Vie­jo Topo, Bar­ce­lo­na 2008, pp. 190 y ss.

  125. Nines Maes­tro: Con­tro­lar el pivo­te del mun­do, 31 de mar­zo de 2016 (www​.lahai​ne​.org).

  126. Man­lio Dinuc­ci: Misi­les esta­dou­ni­den­ses en Ruma­nia, 17 de mayo de 2016 (www​.vol​tai​re​net​.net).

  127. Vicky Peláez: El lega­do oscu­ro de Barak Oba­ma, 7 de mayo de 2016 (www​.lahai​ne​.org).

  128. Izquier­da aber­tza­le feli­ci­ta a Oba­ma y espe­ra que tra­ba­je por una solu­ción pací­fi­ca a los con­flic­tos del pla­ne­ta, 7 de noviem­bre de 2008 (www​.eco​dia​rio​.es).

  129. Jean Clau­de Paye: Fran­cia, ins­tau­ra­ción de un Esta­do poli­cial (I), 23 de mayo de 2016 (www​.lahai​ne​.org).

  130. Gabriel Kol­ko: El siglo de las gue­rras. Polí­ti­ca, con­flic­tos y socie­dad des­de 1914, Pai­dós, Bar­ce­lo­na 2005, pp. 343 – 344.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.