Que no sea en nues­tro nombre

¡QUE NO SEA EN NUESTRO NOMBRE!

-¡¡En mi nom­bre NO!! –Ha gri­ta­do Daniel Pas­tor des­de su cel­da, en la cár­cel de Puer­to III

-¡Tam­po­co en mi nom­bre! –Tam­bién chi­lló Jon Kepa Pre­cia­do, des­de la cár­cel de Córdoba.

Son pre­sos polí­ti­cos. Yo ten­go ante mí sus dos escri­tos y sus fotografías.

-¿Son ellos solos?

-No. Son qui­nien­tos, y más de mil fami­lias sufrien­do igual­men­te con ellos.

- Y noso­tros… ¿tam­bién esta­mos con todos ellos?

- Sí, apo­yán­do­les, con ellos, pero no a cau­sa de ellos, sino a cau­sa de jue­ces, polí­ti­cos, y poli­cías; y de noso­tros mis­mos que, con nues­tra desidia y pasi­vi­dad, par­ti­ci­pa­mos con quie­nes deten­tan el poder, apli­can­do su aban­dono y cruel­dad con quie­nes han inten­ta­do librar­nos de la cons­tan­te opre­sión polí­ti­ca y judi­cial, con el obje­ti­vo de un mun­do mejor.

Sí, por nues­tra par­te, en Eus­kal Herria, no hemos deja­do de mani­fes­tar un idea­lis­mo pre­po­ten­te, de un pue­blo que, con su silen­cio, ampa­ra la desidia, pedan­te­ría e impu­ni­dad de polí­ti­cos, poli­cías, jue­ces y carceleros.

Pue­do lle­gar a enten­der que algu­nas men­tes corrup­tas admi­tan como polí­ti­ca­men­te correc­to el que polí­ti­cos, jue­ces y poli­cías opri­man, menos­pre­cien y degra­den a los nues­tros, a quie­nes han lucha­do y lo siguen hacien­do por una Eus­kal Herria libre. Por­que quie­nes deten­tan el poder nece­si­tan impo­ner­nos el mie­do a la des­obe­dien­cia públi­ca, al enfren­ta­mien­to éti­co y moral. Ellos son los nue­vos dio­ses de las nacio­nes, paí­ses y merin­da­des. La polí­ti­ca se ha con­ver­ti­do en la cuar­ta reli­gión mono­teís­ta del mun­do. Defi­nen los peca­dos y nos con­de­nan al cas­ti­go de por vida

-Y noso­tros. ¿Qué?

Aca­so, el haber “dis­fru­ta­do” eco­nó­mi­ca­men­te (que no todos) duran­te esos años de vacas gor­das, y el haber acce­di­do, algu­nos pocos, a una situa­ción eco­nó­mi­ca de cla­se media, aun­que sea baja,… ¿nos ha para­li­za­do la men­te y la volun­tad? ¿Nos hace aho­ra pre­fe­rir inten­tar vivir en plan Osbor­ne o Rato, olvi­dan­do el sufri­mien­to de quie­nes lucha­ron por nues­tra inde­pen­den­cia y libertad?

Sí. Todo ello, lo que hace­mos y pen­sa­mos, es el resul­ta­do de nues­tra pro­pia estupidez.

Que no lo digo yo. Que ya lo dijo Eras­mo de Roter­dam en su tex­to, El elo­gio de la estu­pi­dez. En el párra­fo de los com­par­sas, ellos, el poder, los dio­ses huma­nos, son la mal­dad. Y tam­bién la estu­pi­dez. Es cla­ro. Pero noso­tros somos sus com­par­sas: Ego­la­tría, adu­la­ción, olvi­do, vagan­cia, pla­cer, demen­cia, mali­cia… sue­ño pro­fun­do y fes­te­jo continuado.

Sí. Estas son las com­par­sas que gobier­nan y rei­nan sobre quie­nes deten­tan el poder. Y lo que es aún más gra­ve e incom­pren­si­ble, es que tam­bién man­dan en noso­tros. Com­par­sas que nos diri­gen y domi­nan, a noso­tros, al pue­blo que les hemos ele­gi­do. Sí, man­ten­go el plu­ral, noso­tros. El plu­ral de esa mayo­ría que nos deci­di­mos… ese 80% de votan­tes, que en lugar de luchar con­tra la opre­sión gene­ra­li­za­da, con­tra la des­hu­ma­ni­za­ción abso­lu­ta, ele­gi­mos la ser­vi­dum­bre voluntaria.

Defen­de­mos el indi­vi­dua­lis­mo que eli­mi­na com­ple­ta­men­te el Tú y el Noso­tros, para que­dar­nos con las exi­gen­cias de un YO ram­plón y egoísta.

Esto es lo que pare­ce que desea­mos una mayo­ría, que no bus­ca­mos sino una situa­ción per­so­nal eco­nó­mi­ca­men­te esta­ble, y a poder ser más suculenta.

Mien­tras que nues­tros pre­sos siguen cas­ti­ga­dos, y nues­tros mili­tan­tes impu­ne­men­te cas­ti­ga­dos, noso­tros nos man­te­ne­mos impa­si­bles ante el abu­so abso­lu­to de poder.

En la obra de Romain Rolland 14 jui­llet –de 1789- Pre­gun­ta Marat

-Pero tú ¿qué quieres?

-La liber­tad. –Res­pon­de Julie.

-¿Para hacer qué?

-Para con­se­guir­la y par­ti­ci­par de ella con todo el mundo.

-¿A quién se la vas a dar?

-A todos aque­llos que están encar­ce­la­dos, que se encuen­tran solos, que no ven a nadie, a quie­nes todo el mun­do olvida.

Sí, tres siglos des­pués, son los mis­mos que los hoy encar­ce­la­dos en las gran­des pri­sio­nes espa­ño­las y euro­peas. Es pre­ci­so libe­rar a todos aque­llos que por defen­der unas liber­ta­des de demo­cra­cia se encuen­tran opri­mi­dos, solos y ais­la­dos. A quie­nes no dejan ni ver­se ni hablar­se entre ellos. Aque­llos a quie­nes noso­tros mis­mos hemos olvi­da­do por mie­do y egoísmo.

El egoís­mo indi­vi­dua­lis­ta de una vida, libre de preo­cu­pa­cio­nes. Cre­yen­do inge­nua­men­te que con una mani­fes­ta­ción anual, eso sí, silen­cio­sa y que no moles­te a nadie, esta­mos sal­van­do vidas e ins­tau­ran­do la jus­ti­cia y equidad.

Nos enga­ña­mos a noso­tros mis­mos. Sal­va­mos nues­tro estú­pi­do egoís­mo, defen­dien­do el supues­to huma­nis­mo de polí­ti­cos, poli­cías y jueces.

Nos enga­ña­mos a noso­tros mis­mos, pen­san­do que la vida de las per­so­nas de Eus­kal Herria y de todo el rei­no, se mejo­ra nota­ble­men­te pre­sen­tán­do­nos con insul­sa humil­dad a unas elec­cio­nes en las que úni­ca­men­te con­si­guen algu­nos miga­jas de poder personal.

La vida del noven­ta por cien­to de la pobla­ción mun­dial, si quie­re ser mode­ra­da­men­te huma­na, es lucha. Lucha por la ver­dad y la liber­tad. Lucha dia­ria y fra­ter­nal. Con­tra nues­tros pro­pios egoís­mos, y con­tra la ava­ri­cia de los demás.

Por eso com­par­to ple­na­men­te la afir­ma­ción de Jon Kepa: «No cuen­tes con­mi­go para negar, en Eus­kal Herria y en el mun­do, a las cla­ses y pue­blos opri­mi­dos, de hoy y de maña­na; la uti­li­za­ción de la vio­len­cia como arma revo­lu­cio­na­ria, como opción legí­ti­ma para luchar con­tra el que te desahu­cia, te roba la tie­rra, te expri­me has­ta la muer­te, o te nie­ga tus dere­chos. No. No en mi nombre».

Por esa mis­ma razón, úni­ca­men­te escri­bir, ¿de qué sir­ve? ¿Para jac­tar­se con des­ca­ro, como lo hacía un dia­rio de Eus­kal Herria, en abril de hace dos años,que el núme­ro de pre­sos baja al fin de 500 por pri­me­ra vez des­de el 2000?

La sola pala­bra no es acción. Es sim­ple pen­sa­mien­to sin influen­cia algu­na en la vida de los hom­bres. ¿De qué pue­de ser­vir, si no es para con­vo­car públi­cas, cons­tan­tes y estruen­do­sas mani­fes­ta­cio­nes, que se dejen oír en toda Euro­pa, des­cu­brien­do las exi­gen­cias de liber­tad de todas las per­so­nas, y obli­guen a quie­nes hemos ele­gi­do, sí, ele­gi­do para sopor­tar una ser­vi­dum­bre volun­ta­ria, a modi­fi­car sus posicionamientos?

Nues­tro pen­sa­mien­to se ha ancla­do en nues­tra for­ma de vida, por­que nece­si­ta­mos jus­ti­fi­car­nos, sen­tir­nos per­fec­tos. Ha sido nues­tro pen­sa­mien­to quien se ha aco­mo­da­do a nues­tra vida. He ahí el indi­vi­dua­lis­mo reden­tor de un cato­li­cis­mo retró­gra­do fuen­te de mie­do y egoísmo.

Si un día lle­ga­mos a pen­sar con cier­ta sen­sa­tez, e inten­ta­mos vivir con cor­du­ra, todo eso se habrá ter­mi­na­do. Abri­re­mos las cár­ce­les y la pesa­di­lla de la per­se­cu­ción poli­cial, jurí­di­ca y polí­ti­ca per­ma­nen­te habrá ter­mi­na­do. Nues­tros pre­sos y exila­dos vol­ve­rán a Eus­kal Herria. Pero no como un día lo hici­mos noso­tros, tras la gran dic­ta­du­ra, sino en ple­na demo­cra­cia y dig­ni­dad. Sin arre­pen­tir­nos jamás, por haber lucha­do por la libertad.

¿Segui­re­mos así? ¿Con­ti­nua­ran algu­nos afir­man­do que, den­tro de dos años sal­drán nues­tros com­pa­ñe­ros de las cár­ce­les, aca­tan­do lo que el gobierno espa­ñol les impo­ne? ¿Nos que­da­re­mos tan tran­qui­los? Y, ¿con­ti­nua­re­mos cre­yen­do que esta­mos hacien­do una polí­ti­ca cohe­ren­te? ¿Y nos segui­re­mos lla­man­do izquier­da patrió­ti­ca? ¡Qué pena!

Y eso que Romain Rolland ya nos advir­tió en 1789:

y es que cuan­do el orden es injus­ti­cia, el des­or­den es ya un comien­zo de justicia…

23 de mayo del 2016

Fer­min Gongeta

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

13 respuestas

  1. Urko, como ves el articu­lo esta fir­ma­do por su autor, Fer­mín Gon­ge­ta, un cola­bo­ra­dor habi­tual de Boltxe, por lo que no se habla des­de el ano­ni­ma­to. Res­pec­to a los miem­bros del colec­ti­vo rea­li­za­mos char­las publi­cas, Lenin egu­na, pues­tos en jaias y even­tos cul­tu­ra­les, par­ti­ci­pa­ción en movi­mien­tos popu­la­res… nues­tra acti­vi­dad es públi­ca y los miem­bros del colec­ti­vo son conocidos.

  2. Si hay algún tipo de argumento/​respuesta res­pec­to a la car­ta de Fer­mín esta­ría bien cono­cer­lo, por ejem­plo cual es el sí en tu nom­bre, el arrepentimiento??

    1. Si, conoz­co per­fec­ta­men­te al autor y esta como un puto cen­ce­rro. Gri­tan­do a cama­re­ras de un bar en Deus­tu y hacien­do el ridicu­lo mas espan­to­so y asus­tan­do a los clien­tes. Seguid asi, de vic­to­ria en vic­to­ria has­ta la derro­ta final.

  3. No, sim­ple­men­te te he pedi­do que te expli­ques, ya que el decir «sí en mi nom­bre» sin argu­men­tar­lo, pue­de dar a malen­ten­di­dos. Por cier­to, el tono agre­si­vo ha sido uni­ca­men­te el de tus comen­ta­rios que tie­nen cier­to toque pro­vo­ca­dor. No pare­ce la for­ma de con­tes­tar a un artícu­lo de opi­nión, de una bue­na opi­nión. Acla­ra tus pos­tu­ras y argumentalas.

  4. Esta muy bien eso kerer dejar­me mal por mi for­ma de escri­bir o expre­sar­me. Igual no soy muy habil escri­bien­do. Es lo ulti­mo k voy a escribir.
    Yo he dau mi nom­bre( no soy cobarde)
    Estoy con lo k opi­na la mayo­ria del colec­ti­vo de pri­sio­ne­ros poli­ti­cos vascos
    Y tam­bien con la mayo­ria de la izkier­da abertzale

  5. Lo cier­to es que si esta­mos don­de esta­mos es por la desidia de las ulti­mas direc­cio­nes de la IA. Nun­ca han hecho lucha ideo­lo­gi­ca y al pue­blo lo deja­ron atras hace mucho- solo quie­ro decir que esa for­ma de tra­ba­jar de sor­tu, de todo para el pue­blo pero sin el pue­blo es lo que esta aca­ban­do con el pro­yec­to aber­tza­le. has­ta que no vol­va­mos al pue­blo , a ser pue­blo, no avan­za­re­mos. cin­co lar­gos años , con una cri­sis des­co­mu­nal, el esta­do ha vivi­do tres tipos de cri­sis y sor­tu no ha sabi­do apro­ve­char estas cir­cuns­tan­cias. Enci­ma ha come­ti­do un gra­ve error, asu­mir el rela­to del enemi­go y por eso han esta­do pre­sen­tes en los home­na­jes a fran­quis­tas tor­tu­ra­do­res y ase­si­nos. Asi que des­de aqui y como la cero a la izquier­da que somos las mayo­ria para la direc­cion actual de sor­tu, me situo en la disi­den­cia, aun­que no ten­ga nin­gun con­tac­to con ella. la labor de la izda mar­xis­ta no es apun­ta­lar el sis­te­ma sino tra­ba­jar para derri­bar­lo, con tra­ba­jo, lucha, con­cien­cia­cion y movi­li­za­cion. NIn­gu­na de estas labo­res ha rea­li­za­do ni la IA, ni sor­tu des­de hace años. Es mas no han sido capa­ces de poner en mar­cha la cons­truc­cion nacio­nal y menos aun la via vas­ca.… Lla­mar­les inuti­les es poco

    1. El fin mas bas­tar­do que jamas he vis­to en la his­to­ria de EH es el de ese gru­puscu­lo que con arti­ma­ñas inten­ta des­mem­brar el colec­ti­vo, con bas­tan­te poco exito. Ya no son capa­ces ni de dar por saco en las redes socia­les. Gra­cias por hacer­nos per­der el tiem­po, valien­tes. Impul­sar a dos cha­va­les a que aban­do­nen el colec­ti­vo para caer en manos de una sec­ta es una diea mara­vi­llo­sa. Pre­gun­tad­se­lo a los padres de David; cero que os darian una hos­tia bien dada. Por cier­to: siguen con­tan­do con la izk aber­tza­le de Erre­kal­de. Lo dicho: gra­cias por hacer­nos per­der el tiem­po has­ta hace poco.

      1. y ya que hablas de hacer el ridicu­lo, el pre­so al que citas no se lla­ma David, se lla­ma Dani y hoy mis­mo sus fami­lia­res han qui­ta­do la foto de la Herri­ko de Erre­kal­de tras la peti­cion de una tipe­ja que habla en nom­bre de Sor­tu. Sus pro­pios fami­lia­res han qui­ta­do la foto antes de que unas sucias manos como las tuyas toca­sen la foto de su valien­te fami­liar. Asi que ese apo­yo de la izk. abe­rran­te no la tie­ne. Si en cam­bio la de la izquier­da aber­tza­le revolucionaria.
        Y no te equi­vo­ques, esos pre­sos que han deja­do el eppk,que no son dos pobres cha­va­les, no son mario­ne­tas como voso­tros, son dig­nos y con­se­cuen­tes mili­tan­tes de ETA. Y para sec­ta la vues­tra, borregos.

  6. Bue­nas Urko, ganas de dejar­te mal nin­gu­na, si es así, lo es sim­ple­men­te por lo que echas en tus comen­ta­rios. Por lo menos has dado un posi­cio­na­mien­to, entien­do que la mayo­ría del colec­ti­vo esta por salir de la cár­cel sin per­der la dig­ni­dad y median­te la con­se­cu­ción de la amnis­tía, eso mis­mo entien­do que quie­re la mayo­ría de las gen­tes de la izquier­da aber­tza­le, eso cla­ra­men­te cho­ca con las vias de Rufi o de Barre­na que plan­tean cami­nos de renun­cia, que des­tro­zan al colec­ti­vo, que no garan­ti­zan que sal­gan todas y todos pues­to que no tie­nen las lla­ves de las cár­ce­les pero les solu­cio­na el pro­ble­ma de la exis­ten­cia del colec­ti­vo de pre­sos en la nue­va estra­te­gia que han emprendido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *