El par­ti­do en las ins­ti­tu­cio­nes burguesas

La par­ti­ci­pa­ción o no en las ins­ti­tu­cio­nes bur­gue­sas ha sido un deba­te lar­go e his­tó­ri­co en la izquier­da revo­lu­cio­na­ria de todo el mun­do. Fue la expe­rien­cia del movi­mien­to bol­che­vi­que el que asen­tó un para­dig­ma que ha sido has­ta hoy la sín­te­sis más emplea­da a la hora de ana­li­zar esta cues­tión. Es decir, que la par­ti­ci­pa­ción en las ins­ti­tu­cio­nes bur­gue­sas pue­de o no pue­de ser reque­ri­da depen­dien­do de la rela­ción de fuer­zas entre las fuer­zas en con­fron­ta­ción y las nece­si­da­des tác­ti­cas del momen­to. Y que en cual­quier caso, esta lucha ins­ti­tu­cio­nal debía ser de carác­ter ins­tru­men­tal, ya que el obje­ti­vo no es la ges­tión de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad bur­gue­sa sino la sus­ti­tu­ción de ins­ti­tu­cio­nes por otras cua­li­ta­ti­va­men­te dife­ren­tes, y no solo ges­tio­na­das por la cla­se tra­ba­ja­do­ra, sino subal­ter­nas del poder de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, que es don­de se encuen­tra la ver­da­de­ra con­fron­ta­ción fren­te al poder bur­gués. Por lo que se da por hecho que mera­men­te median­te la lucha ins­ti­tu­cio­nal se está total­men­te inca­pa­ci­ta­do para dispu­tar y con­fron­tar el poder real. Es ahí don­de se situa la teo­ria de Grams­ci sobre la hege­mo­nía o la de Lenin sobre la toma del poder. Y es ahí en ese pun­to tam­bién don­de la social­de­mo­cra­cia se sepa­ra irre­ver­si­ble­men­te del socia­lis­mo aun­que emplee tan­to a Grams­ci como a Lenin de cober­tu­ra depen­dien­do en qué fase refor­mis­ta se encuen­tre. Para la social­de­mo­cra­cia no exis­te nin­gu­na otra vía que no pase por las ins­ti­tu­cio­nes bur­gue­sas y todo lo demás no será mas que acce­so­rio y com­ple­men­to para ahon­dar y for­ta­le­cer­se en el entra­ma­do burgués.

Los resul­ta­dos his­tó­ri­cos has­ta hoy han sido la total asi­mi­la­ción de la social­de­mo­cra­cia en la ins­ti­tu­cio­na­li­dad bur­gue­sa y la gue­rra a muer­te en las esca­sas oca­sio­nes cuan­do expe­rien­cias socia­lis­tas han logra­do éxi­tos rele­van­tes a nivel ins­ti­tu­cio­nal bur­gués y empe­za­ban a ras­par el poder bur­gués debi­do a pro­ce­sos para­le­los de toma de poder. Y mien­tras que las con­di­cio­nes his­tó­ri­cas no cam­bien, no pare­ce que los resul­ta­dos pue­dan cam­biar. El pro­ble­ma es que las con­di­cio­nes his­tó­ri­cas no van a cam­biar has­ta que la cla­se tra­ba­ja­do­ra tome el poder (y sepa des­ple­gar­lo y socia­li­zar­lo, que eso es otra his­to­ria) y dejé atrás el capi­ta­lis­mo, por lo que nos encon­tra­mos en un bucle de derro­ta y la reali­dad es la que es: el capi­ta­lis­mo es hege­mó­ni­co en casi todo el mun­do por la fuer­za de las armas y el con­trol de la base mate­rial y eso hace gene­rar unas men­tes ten­den­tes a la acep­ta­ción y la sumi­sión (aun­que tam­bién a la rebe­lión cuan­do se abre paso la con­cien­cia fru­to a su vez de un pro­ce­so concreto).

En cual­quier caso, eso no debe impe­dir, aun­que sea des­de la par­cia­li­dad de una estra­te­gia glo­bal, poner enci­ma de la mesa lo que se ha esta­do hacien­do has­ta aho­ra a ese nivel. A nivel ins­ti­tu­cio­nal bur­gués. La con­clu­sión es que prác­ti­ca­men­te todos, por no decir todos, los mode­los uti­li­za­dos has­ta aho­ra y los que se siguen uti­li­zan­do han que­da­do obso­le­tos si es que algu­na vez fue­ron ade­cua­dos. Mode­los enfan­ga­dos en la par­ti­do­cra­cia, en ten­sión con el poder popu­lar y obre­ro, con ten­den­cias al per­so­na­lis­mo y el pre­si­den­cia­lis­mo. En resu­men, mode­los que difi­cil­men­te han sali­do de la heren­cia bur­gue­sa por muy popu­la­res que sean o hayan inten­ta­do ser.

Para el caso con­cre­to de Eus­kal Herria se hace evi­den­te que el par­ti­do o los par­ti­dos polí­ti­cos están muy lejos para poder ser ele­men­tos que ayu­den a un pro­ce­so de cam­bio real y toma de poder por­que pre­ci­sa­men­te son par­ti­dos depen­dien­tes de su pro­pio par­ti­do, den­tro de un esque­ma ins­ti­tu­cio­nal depen­dien­te del ver­da­de­ro poder. Con lo que tene­mos des­de hace tiem­po una mayo­ría social con base en la cla­se tra­ba­ja­do­ra a favor de la sobe­ra­nía (auto­de­ter­mi­na­ción), con­tra­ria a la OTAN (con todo lo que supo­ne de des­pren­di­mien­to del blo­que occi­den­tal capi­ta­lis­ta) y par­ti­da­ria de medi­das cul­tu­ra­les, socia­les y eco­nó­mi­cas que no encuen­tran aco­mo­do en nin­gu­na de las lega­li­da­des impues­tas. Esta mayo­ría social no estruc­tu­ra­da ni com­pac­ta­da no pue­de ser ges­tio­na­da des­de el mode­lo ins­ti­tu­cio­nal par­ti­dis­ta y los esque­mas que se deri­van de mode­los ins­ti­tu­cio­na­les cono­ci­dos has­ta aho­ra. Pre­ci­sa­men­te por­que lo que nece­si­ta esta mayo­ría social es no ser ges­tio­na­da sino ges­tio­nar­se a sí mis­ma sien­do pro­ta­go­nis­ta para lo cual los par­ti­dos con los mode­los cono­ci­dos has­ta aho­ra se esta­rían auto-otor­gan­do una dele­ga­ción ofre­ci­da por el sis­te­ma que al mis­mo tiem­po esta­ría cor­to­cir­cui­tan­do el poten­cial que pue­da tener la lucha ins­ti­tu­cio­nal bur­gue­sa cuan­do pre­ci­sa­men­te ese poten­cial es sobre­pa­sar sus lími­tes y sus lógicas.

Si todos los par­ti­dos que dicen ser sobe­ra­nis­tas o que res­pe­ten el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, si todos los par­ti­dos que son favo­ra­bles a pro­ce­sos socia­les que no sigan dic­ta­dos de la oli­gar­quía, si todos los par­ti­dos que dicen que lo que más les impor­ta son las deci­sio­nes del pue­blo sobe­rano se echa­rían a un lado y siguie­ran la tra­di­ción vas­ca cir­cu­lar, no nece­si­ta­ria­mos nin­gún par­ti­do ni coa­li­ción elec­to­ral en las elec­cio­nes, sino sim­ple­men­te una plan­cha de can­di­da­tos y can­di­da­tas que ni siquie­ra ten­gan que ser polí­ti­cos con nin­gu­na capa­ci­dad de deci­sión ni poder más allá de lo que deci­dan los sin­di­ca­tos, movi­mien­tos socia­les y popu­la­res, asam­bleas bajo nin­gu­na ban­de­ra par­ti­dis­ta y demo­cra­cia direc­ta de con­sul­tas en todos los ámbitos.Un par­ti­do, no par­ti­do, sino en todo caso apo­ya­do por estos y otros agen­tes. Solo algo así podría tan­to hacer efec­ti­va esa mayo­ria social como ter­mi­nar con la rup­tu­ra de puen­tes entre la cla­se tra­ba­ja­do­ra sien­do un mode­lo que pue­da des­atar el poten­cial de la lucha ins­ti­tu­cio­nal bur­gue­sa como acom­pa­ña­mien­to al pro­ce­so popu­lar gene­ral (el prin­ci­pal) en el camino a la ruptura.

Cla­ro que la cul­tu­ra polí­ti­ca reque­ri­da para des­ple­gar algo así sig­ni­fi­ca­ría hacer lo que se dice que se quie­re hacer. Cosa que no sue­le con­cor­dar en los cálcu­los fina­les cuan­do la cul­tu­ra par­ti­dis­ta en las ins­ti­tu­cio­nes bur­gue­sas pesa ya dema­sia­do a la espalda.

Borro­ka garaia da!

18 de mayo de 2016

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *