¿Un Esta­do «digno»?

El pasa­do 30 de abril tuvo lugar en el Kur­saal de Donos­tia un Fórum orga­ni­za­do por el dia­rio Gara, en el que Arnal­do Ote­gi fue entre­vis­ta­do por varios-as perio­dis­tas de dicho rota­ti­vo y tam­bién res­pon­dió a pre­gun­tas que se le hicie­ron des­de el exte­rior, por vídeo; o en direc­to, por par­te de algu­nas de las per­so­nas pre­sen­tes en el acto.

En pri­mer lugar, antes de comen­tar algu­nas de las cues­tio­nes que Ote­gi plan­teó en su inter­ven­ción, que­re­mos decir que nos ale­gra­mos de su recien­te sali­da de la cár­cel, don­de ha per­ma­ne­ci­do pri­sio­ne­ro duran­te más de seis años, como con­se­cuen­cia de la repre­sión polí­ti­ca que el Esta­do espa­ñol ha veni­do ejer­cien­do con­tra amplios sec­to­res de la pobla­ción vas­ca, con el pre­tex­to de la lucha con­tra el terro­ris­mo.

Entre otras cosas, el diri­gen­te de la izquier­da aber­tza­le ofi­cial (Arnal­do Ote­gi es Secre­ta­rio Gene­ral de Sor­tu), afir­mó que el Esta­do espa­ñol no es refor­ma­ble, lo que com­par­ti­mos ple­na­men­te; y que la domi­na­ción capi­ta­lis­ta se basa en la indi­so­lu­ble uni­dad del Esta­do espa­ñol, con lo que tam­bién esta­mos de acuerdo.

Sin embar­go, tam­bién hizo afir­ma­cio­nes como que somos capa­ces de levan­tar la ban­de­ra de un pro­yec­to nacio­nal en el que todos y todas viva­mos mejor. Un pro­yec­to nacio­nal en el que, según se des­pren­de de sus pala­bras, al pare­cer, podrían estar intere­sa­das tan­to las cla­ses y capas socia­les popu­la­res, lo que deno­mi­na­mos como Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co, como aque­llas otras que son pre­ci­sa­men­te las que opri­men a éste y que actual­men­te cons­ti­tu­yen la base en que se apo­ya el Esta­do español.

Hay que tener en cuen­ta que la bur­gue­sía media vas­ca, una frac­ción de la cual está repre­sen­ta­da polí­ti­ca­men­te por el PNV, aun­que está some­ti­da al expo­lio por par­te de la gran bur­gue­sía mono­po­lis­ta y las mul­ti­na­cio­na­les, por otra par­te nece­si­ta al Esta­do espa­ñol para sobre­vi­vir. De hecho, la capa supe­rior de la bur­gue­sía vas­ca for­ma par­te del blo­que en el poder y el res­to (sus capas media e infe­rior), se pue­den con­si­de­rar como una cla­se de apo­yo a la gran bur­gue­sía española.

En cuan­to a su defen­sa de la nece­si­dad de un Esta­do vas­co inde­pen­dien­te, Ote­gi plan­teó que este pro­yec­to será capaz de hacer con­fluir a la gran mayo­ría de este país. Pero, lo sig­ni­fi­ca­ti­vo fue que en nin­gún momen­to defi­nie­se el tipo de Esta­do que pro­pug­na­ba para Eus­kal Herria, su carác­ter de cla­se, su natu­ra­le­za social.

Eso sí, lo cali­fi­có como un Esta­do digno y para ello se remi­tió al escri­tor, polí­ti­co y ora­dor romano Mar­co Tulio Cice­rón (106 al 43 a.n.e), afir­man­do que se tra­ta­ba de un Esta­do con leyes jus­tas, pue­blo cul­to y un gobierno hon­ra­do. Ni que decir tie­ne que resul­ta cuan­do menos cho­can­te que a la hora de defi­nir al futu­ro Esta­do vas­co lo haga en esos tér­mi­nos por­que, curio­sa­men­te, las leyes las ela­bo­ra y las pro­mul­ga la cla­se que deten­ta el poder.

Tam­bién resul­ta cho­can­te que, en otro momen­to de su inter­ven­ción, refi­rién­do­se al capi­ta­lis­mo lo cali­fi­ca­se de un sis­te­ma sin cora­zón. Cla­ro que, tal vez se estu­vie­se refi­rien­do al capi­ta­lis­mo sal­va­je o neo­li­be­ral y no al capi­ta­lis­mo civi­li­za­do o neo­key­ne­siano que tan­to ilu­sio­na a social­de­mó­cra­tas y refor­mis­tas de todo pela­je, des­de el PSOE e IU, has­ta Pode­mos y Sortu.

Curio­sa­men­te, a pesar de que a lo lar­go de su inter­ven­ción efec­tua­se algu­nos gui­ños a la izquier­da, citan­do en algún momen­to a José Múji­ca, al Che Gue­va­ra o al mis­mí­si­mo Lenin, lo que sí se echó en fal­ta es que en nin­gún momen­to hicie­ra refe­ren­cia algu­na a la nece­si­dad de luchar por el socia­lis­mo. ¡Tiem­po al tiempo!

13 de mayo de 2016

Fuen­te: Suga­rra

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *