Colo­nia­lis­mo, neo­co­lo­nia­lis­mo y bal­ca­ni­za­ción: las tres eda­des de una dominación

Iraq, Libia, Sudán, Soma­lia, etc., la lis­ta de nacio­nes que han sal­ta­do en peda­zos tras una inter­ven­ción mili­tar esta­dou­ni­den­se y/​o euro­pea no deja de aumen­tar. Pare­ce que al colo­nia­lis­mo direc­to de una pri­me­ra edad del capi­ta­lis­mo y al neo­co­lo­nia­lis­mo de una segun­da edad les suce­de aho­ra la ter­ce­ra edad de la bal­ca­ni­za­ción. Para­le­la­men­te se pue­de cons­ta­tar una muta­ción de las for­mas del racis­mo. Des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial el racis­mo cul­tu­ra­lis­ta suce­dió al racis­mo bio­ló­gi­co y des­de hace varias déca­das el pri­me­ro tien­de a pre­sen­tar­se a par­tir de lo reli­gio­so bajo la for­ma domi­nan­te por aho­ra de la isla­mo­fo­bia. En nues­tra opi­nión, esta­mos en pre­sen­cia de tres his­to­ri­ci­da­des estre­cha­men­te vin­cu­la­das: la del sis­te­ma eco­nó­mi­co, la de las for­mas polí­ti­cas de la domi­na­ción y la de las ideo­lo­gías de legitimación.

Vuel­ta a Cris­tó­bal Colón

La visión domi­nan­te del euro­cen­tris­mo expli­ca la emer­gen­cia y pos­te­rior exten­sión del capi­ta­lis­mo a par­tir de fac­to­res inter­nos de las socie­da­des euro­peas. De ahí se des­pren­de la famo­sa tesis de que algu­nas socie­da­des (algu­nas cul­tu­ras, algu­nas reli­gio­nes, etc.) están dota­das de una his­to­ri­ci­dad y otras care­cen de ella. Cuan­do Nico­las Sar­kozy afir­ma en 2007 que el dra­ma de Áfri­ca es que el hom­bre afri­cano no ha entra­do lo sufi­cien­te en la historia

Nico­las Sar­kozy: dis­cur­so de Dakar del 26 de julio de 2007 (http://​www​.lemon​de​.fr/​a​f​r​i​q​u​e​/​a​r​t​i​c​l​e​/​2​0​0​7​/​1​1​/​0​9​/​l​e​-​d​i​s​c​o​u​r​s​-​d​e​-​d​a​k​a​r​_​9​7​6​7​8​6​_​3​2​1​2​.​h​tml).

) no hace sino reto­mar un tema reite­ra­ti­vo de las ideo­lo­gías de jus­ti­fi­ca­ción de la escla­vi­tud y la colonización:

La des­his­to­ri­za­ción desem­pe­ña un papel deci­si­vo en la estra­te­gia de colo­ni­za­ción. Legi­ti­ma la pre­sen­cia de colo­ni­za­do­res y cer­ti­fi­ca la infe­rio­ri­dad de los colo­ni­za­dos. La tra­di­ción de las his­to­rias ora­les y pos­te­rior­men­te las cien­cias colo­nia­les impu­sie­ron un pos­tu­la­do sobre el que se cons­tru­yó la his­to­rio­gra­fía colo­nial: Euro­pa es his­tó­ri­ca mien­tras que la ahis­to­ri­ci­dad carac­te­ri­za a las socie­da­des colo­nia­les defi­ni­das como tra­di­cio­na­les e inmó­vi­les. […] Movi­da por sus valo­res inte­lec­tua­les y espi­ri­tua­les, Euro­pa desem­pe­ña a tra­vés de la misión colo­nial una misión his­tó­ri­ca hacien­do entrar en la His­to­ria a unos pue­blos que esta­ban pri­va­dos de ella o que se habían que­da­do para­li­za­dos en un esta­dio de la evo­lu­ción his­tó­ri­ca supe­ra­do por los euro­peos (esta­do de natu­ra­le­za, Edad Media, etc.)

Pie­rre Sin­ga­ra­ve­lou: Des his­to­riens sans his­to­ire? La cons­truc­tion de l’historiographie colo­nia­le en Fran­ce sous la Troi­siè­me Répu­bli­que, Actes de la Recher­che en Scien­ces Socia­les, n° 185, 20105, p. 40.

.

Tan­to la anti­güe­dad de esta lec­tu­ra esen­cia­lis­ta y euro­cen­tris­ta de la his­to­ria del mun­do como su recu­rren­cia (más allá de las modi­fi­ca­cio­nes de for­mas y de pre­sen­ta­ción) ponen de relie­ve su fun­ción polí­ti­ca y social: la nega­ción de las inter­ac­cio­nes. Des­de que Cris­tó­bal Colón orde­nó des­em­bar­car a sus sol­da­dos la his­to­ria mun­dial se ha con­ver­ti­do en una his­to­ria úni­ca, glo­bal, rela­cio­na­da, glo­ba­li­za­da. La pobre­za de unos ya no se pue­de expli­car sin pre­gun­tar­se por las rela­cio­nes de cau­sa­li­dad con la rique­za de los demás. El desa­rro­llo eco­nó­mi­co de unos es indi­so­cia­ble del sub­de­sa­rro­llo de otros. El pro­gre­so de los dere­chos socia­les aquí solo es posi­ble por medio de la nega­ción de los dere­chos allí.

La invi­si­bi­li­za­ción de las inter­ac­cio­nes requie­re una movi­li­za­ción de la ins­tan­cia ideo­ló­gi­ca para for­ma­li­zar unos esque­mas expli­ca­ti­vos jerar­qui­za­do­res. Estos esque­mas cons­ti­tu­yen el racis­mo tan­to en sus cons­tan­tes como en sus muta­cio­nes. Hay inva­ria­bi­li­dad por­que todos los ros­tros del racis­mo, des­de el bio­lo­gis­mo a la isla­mo­fo­bia, tie­nen una comu­ni­dad de resul­ta­do: la jerar­qui­za­ción de la huma­ni­dad. Tam­bién hay muta­ción por­que cada ros­tro del racis­mo corres­pon­de a un esta­do del sis­te­ma eco­nó­mi­co de depre­da­ción y a un esta­do de rela­ción de fuer­zas polí­ti­cas. Al capi­ta­lis­mo mono­po­lis­ta corres­pon­de­rá la escla­vi­tud y la colo­ni­za­ción como for­ma de domi­na­ción polí­ti­ca, y el bio­lo­gis­mo como for­ma del racis­mo. Al capi­ta­lis­mo mono­po­lis­ta glo­ba­li­za­do y senil corres­pon­de­rá la bal­ca­ni­za­ción y el caos como for­ma de domi­na­ción, y la isla­mo­fo­bia (en espe­ra de otras ver­sio­nes para otras reli­gio­nes del Sur en fun­ción de los paí­ses que hay que bal­ca­ni­zar) como for­ma de racismo.

Hace ya mucho tiem­po que en su aná­li­sis de la apa­ri­ción del neo­co­lo­nia­lis­mo como suce­sor del colo­nia­lis­mo direc­to Meh­di Ben Bar­ka* puso en evi­den­cia las rela­cio­nes entre la evo­lu­ción de la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca del capi­ta­lis­mo y las for­mas de domi­na­ción. Al ana­li­zar las inde­pen­den­cias con­ce­di­das, las rela­cio­na con las muta­cio­nes de la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca de los paí­ses dominantes:

Esta orien­ta­ción [neo­co­lo­nial] no es una sim­ple opción en el domi­nio de la polí­ti­ca exte­rior. Es la expre­sión de un cam­bio pro­fun­do en las estruc­tu­ras del capi­ta­lis­mo occi­den­tal. Des­de el momen­to en que des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial y gra­cias a la ayu­da [del Plan] Marshall y a una inter­pe­ne­tra­ción cada vez mayor con la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se Euro­pa occi­den­tal se ale­ja de la estruc­tu­ra del siglo XIX para adap­tar­se al capi­ta­lis­mo esta­dou­ni­den­se, era nor­mal que Euro­pa occi­den­tal adop­ta­ra tam­bién las rela­cio­nes de Esta­dos Uni­dos con el mun­do. En una pala­bra, que tuvie­ra tam­bién su Amé­ri­ca Latina

Meh­di Ben Bar­ka: Option révo­lu­tion­nai­re au Maroc. Ecrits poli­ti­ques 1957 – 1965, Syllep­se, París, 1999, pp. 229 – 230. [Meh­di Ben Bar­ka fue un polí­ti­co marro­quí, lucha­dor por la inde­pen­den­cia y más tar­de disi­den­te del régi­men de Hasan II, cofun­da­dor de los par­ti­dos polí­ti­cos Istiq­lal y Unión Nacio­nal de Fuer­zas Popu­la­res, ade­más de pre­si­den­te de la y secre­ta­rio de la Con­fe­ren­cia Tri­con­ti­nen­tal. (N. de la t.)].

Para el líder revo­lu­cio­na­rio marro­quí lo que sus­ci­ta el paso del colo­nia­lis­mo al neo­co­lo­nia­lis­mo es, efec­ti­va­men­te, la mono­po­li­za­ción del capi­ta­lis­mo. Del mis­mo modo, la pre­co­ci­dad de la mono­po­li­za­ción en Esta­dos Uni­dos es una de las cau­sa­li­da­des de la pre­co­ci­dad del neo­co­lo­nia­lis­mo como for­ma de domi­na­ción en Amé­ri­ca Latina.

Frantz Fanon, por su par­te, puso en evi­den­cia las rela­cio­nes entre la for­ma de la domi­na­ción y las evo­lu­cio­nes de las for­mas del racis­mo. La resis­ten­cia que sus­ci­ta una for­ma de domi­na­ción (el colo­nia­lis­mo, por ejem­plo) obli­gan a esta a mutar. Sin embar­go, esta muta­ción requie­re el man­te­ni­mien­to de la jerar­qui­za­ción de la huma­ni­dad y, en con­se­cuen­cia, lla­ma a una nue­va edad de la ideo­lo­gía racis­ta. Este racis­mo, pre­ci­sa Fanon, que se quie­re racio­nal, indi­vi­dual, deter­mi­na­do, geno­tí­pi­co y feno­tí­pi­co se trans­for­ma en racis­mo cul­tu­ral. Por lo que se refie­re a los fac­to­res que lle­van a la muta­ción del racis­mo, Frantz Fanon men­cio­na la resis­ten­cia de los colo­ni­za­dos, la expe­rien­cia del racis­mo, es decir, la ins­ti­tu­ción de un régi­men colo­nial en ple­na tie­rra de Euro­pala evo­lu­ción de las técnicas

Frantz Fanon: Racis­me et Cul­tu­re, Pour la Révo­lu­tion afri­cai­ne. Ecrits poli­ti­ques, La Décou­ver­te, París 2001, p. 40.

, es decir, las trans­for­ma­cio­nes de la estruc­tu­ra del capi­ta­lis­mo, como reve­la­ba Ben Barka.

Por con­si­guien­te, sin entrar en un deba­te com­ple­jo de una perio­di­za­ción del capi­ta­lis­mo data­da con pre­ci­sión es posi­ble rela­cio­nar los tres órde­nes de hechos que son las muta­cio­nes de la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca, unas for­mas de la domi­na­ción polí­ti­ca y unas trans­for­ma­cio­nes de la ideo­lo­gía racis­ta. Las tres eda­des del capi­ta­lis­mo piden tres eda­des de la domi­na­ción que sus­ci­tan tres eda­des del racismo.

La infan­cia del capitalismo

Lo pro­pio del capi­ta­lis­mo como modo del pro­duc­ción eco­nó­mi­ca es que debi­do a su ley del bene­fi­cio requie­re una exten­sión per­ma­nen­te. Está de inme­dia­to en glo­ba­li­za­ción, aun­que esta conoz­ca sus umbra­les de desa­rro­llo. Es decir, se tra­ta del enga­ño del dis­cur­so actual sobre la glo­ba­li­za­ción, que la pre­sen­ta como un fenó­meno com­ple­ta­men­te nue­vo vin­cu­la­do a los cam­bios tec­no­ló­gi­cos. Como pone de relie­ve Samir Amin, el naci­mien­to del capi­ta­lis­mo y su glo­ba­li­za­ción corren parejos:

El sis­te­ma mun­dial no es la for­ma rela­ti­va­men­te recien­te del capi­ta­lis­mo, que se remon­ta solo al últi­mo ter­cio del siglo XIX en el que se cons­ti­tu­yen el impe­ria­lis­mo (en el sen­ti­do que Lenin dio a este tér­mino) y el repar­to colo­nial del mun­do aso­cia­do a él. Por el con­tra­rio, noso­tros afir­ma­mos que esta dimen­sión mun­dial encuen­tra de inme­dia­to su expre­sión, des­de el ori­gen, y sigue sien­do una cons­tan­te del sis­te­ma a tra­vés de las eta­pas suce­si­vas de su desa­rro­llo. Admi­tien­do que los ele­men­tos esen­cia­les del capi­ta­lis­mo se cris­ta­li­zan en Euro­pa a par­tir del Rena­ci­mien­to (la fecha de 1492, ini­cio de la con­quis­ta de Amé­ri­ca, sería la fecha de naci­mien­to simul­tá­neo del capi­ta­lis­mo y del sis­te­ma mun­dial), ambos fenó­me­nos son inseparables

Samir Amin: Les sys­tè­mes régio­naux anciens, L’Histoire glo­ba­le, une pers­pec­ti­ve afro-asia­ti­que, édi­tions des Indes savan­tes, París 2013, p. 20.

.

En otras pala­bras, tan­to el saqueo y la des­truc­ción de las civi­li­za­cio­nes ame­rin­dias como la escla­vi­tud fue­ron las con­di­cio­nes para que el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta pudie­se ser domi­nan­te en las socie­da­des euro­peas. No hubo naci­mien­to del capi­ta­lis­mo y des­pués exten­sión, sino un saqueo y una vio­len­cia total que reu­nía las con­di­cio­nes mate­ria­les y finan­cie­ras para que se ins­ta­la­ra el capi­ta­lis­mo. Des­ta­que­mos ade­más con Eric Williams que la des­truc­ción de las civi­li­za­cio­nes ame­rin­dias va acom­pa­ña­da de su escla­vi­za­ción. Así, la escla­vi­tud no es con­se­cuen­cia del racis­mo, sino que este últi­mo es el resul­ta­do de la escla­vi­tud de los indios. En el Cari­be, des­ta­ca este autor, el tér­mino escla­vi­tud se ha apli­ca­do dema­sia­do exclu­si­va­men­te a los negros. […] El pri­mer ejem­plo de comer­cio de escla­vos y de mano de obra escla­vis­ta en el Nue­vo Mun­do no con­cier­ne al negro sino al indio. Los indios sucum­bie­ron rápi­da­men­te bajo el exce­so de tra­ba­jo y como la comi­da era insu­fi­cien­te, murie­ron de enfer­me­da­des impor­ta­das por el blanco

Eric Williams: Capi­ta­lis­me et escla­va­ge, Pré­sen­ce Afri­cai­ne, 1968, p. 19.

.

Des­pués la colo­ni­za­ción no es sino el pro­ce­so de gene­ra­li­za­ción de las rela­cio­nes capi­ta­lis­tas al res­to del mun­do. Es la for­ma de domi­na­ción polí­ti­ca que final­men­te se ha encon­tra­do para la expor­ta­ción y la impo­si­ción de estas rela­cio­nes socia­les al res­to del mun­do. Para ello, por supues­to era nece­sa­rio des­truir las rela­cio­nes socia­les indí­ge­nas y las for­mas de orga­ni­za­ción social y cul­tu­ral que habían engen­dra­do. El eco­no­mis­ta arge­lino You­cef Dje­ba­ri demos­tró la mag­ni­tud de la resis­ten­cia de las for­mas ante­rio­res de orga­ni­za­ción social y la indis­pen­sa­ble vio­len­cia para des­truir­las: En todos sus inten­tos de ane­xión y de domi­na­ción en Arge­lia el capi­tal fran­cés se enfren­tó a una for­ma­ción social y eco­nó­mi­ca hos­til a su pene­tra­ción. Des­ple­gó todo un arse­nal de méto­dos para aplas­tar y some­ter a las pobla­cio­nes autóctonas

You­cef Dje­ba­ri: La Fran­ce en Algé­rie, la genè­se du capi­ta­lis­me d’Etat colo­nial, Offi­ce des Publi­ca­tions Uni­ver­si­tai­res, Argel 1994, p. 25.

. Por ello la vio­len­cia total es con­sus­tan­cial a la colonización.

El racis­mo bio­ló­gi­co apa­re­ce para legi­ti­mar esta vio­len­cia y esta des­truc­ción. Fanon pone de relie­ve que el racis­mo entra en un con­jun­to carac­te­ri­za­do: el de la explo­ta­ción des­ca­ra­da de un gru­po de hom­bres por otro. […] Por ello la opre­sión mili­tar y eco­nó­mi­ca pre­ce­de casi siem­pre al racis­mo, lo hace posi­ble y lo legi­ti­ma. Hay que aban­do­nar la cos­tum­bre de con­si­de­rar que el racis­mo es una dis­po­si­ción del espí­ri­tu, una tara psicológica

Frantz Fanon: Racis­me et cul­tu­re, op.cit., p. 45.

.

Por con­si­guien­te, el racis­mo como ideo­lo­gía de jerar­qui­za­ción de la huma­ni­dad que jus­ti­fi­ca la vio­len­cia y la explo­ta­ción no es una carac­te­rís­ti­ca de la huma­ni­dad, sino una pro­duc­ción situa­da his­tó­ri­ca y geo­grá­fi­ca­men­te: la Euro­pa de la emer­gen­cia del capi­ta­lis­mo. El bio­lo­gis­mo como pri­mer ros­tro his­tó­ri­co del racis­mo cono­ce su edad de oro en el siglo XIX al mis­mo tiem­po que la explo­sión indus­trial por una par­te y la fie­bre colo­nial por otra. El médi­co y antro­pó­lo­go fran­cés Paul Bro­ca cla­si­fi­có los crá­neos huma­nos con fines com­pa­ra­ti­vos y con­clu­yó que res­pec­to a la capa­ci­dad cra­neal, el negro de Áfri­ca ocu­pa una situa­ción apro­xi­ma­da­men­te media entre el euro­peo y el australiano

Paul Bro­ca: Sur le volu­me et la for­me du cer­veau sui­vant les indi­vi­dus et sui­vant les races, volu­men 1, Hen­nu­yer, París 1861, p. 48.

. Por con­si­guien­te, exis­te algo infe­rior al negro, el abo­ri­gen, pero un supe­rior indis­cu­ti­ble, el euro­peo. Y como todas las domi­na­cio­nes requie­ren unos pro­ce­sos de legi­ti­ma­ción, si no simi­la­res cuan­do menos con­ver­gen­tes, extien­de su méto­do a la dife­ren­cia de sexos para con­cluir que la peque­ñez rela­ti­va del cere­bro de la mujer depen­de a la vez de su infe­rio­ri­dad físi­ca y de su infe­rio­ri­dad intelectual

Paul Bro­ca: Sur le volu­me et la for­me du cer­veau sui­vant les indi­vi­dus et sui­vant les races, op.cit., p. 15.

.

Mono­po­lios, neo­co­lo­nia­lis­mo y culturalismo

El siglo XX es el de la mono­po­li­za­ción del capi­ta­lis­mo. Este pro­ce­so se desa­rro­lla a rit­mos dife­ren­tes para cada una de las poten­cias. Los gran­des gru­pos indus­tria­les diri­gen cada vez más la eco­no­mía y el capi­tal finan­cie­ro se vuel­ve pre­pon­de­ran­te. La rela­ción físi­ca y sub­je­ti­va entre el pro­pie­ta­rio y la pro­pie­dad des­apa­re­ce a bene­fi­cio de la rela­ción entre el cupón de la acción bur­sá­til y el accio­nis­ta. El gran colono pro­pie­ta­rio de tie­rras cede el pri­mer pues­to al accio­nis­ta de minas. Esta nue­va estruc­tu­ra del capi­ta­lis­mo requie­re una nue­va for­ma de domi­na­ción polí­ti­ca, el neo­co­lo­nia­lis­mo, que Kwa­me Nkru­mah defi­ne de la siguien­te mane­ra: La esen­cia del neo­co­lo­nia­lis­mo es que el Esta­do some­ti­do a él es teó­ri­ca­men­te inde­pen­dien­te, posee todas las insig­nias de la sobe­ra­nía en el plano inter­na­cio­nal. Pero en reali­dad su eco­no­mía y, en con­se­cuen­cia, su polí­ti­ca están mani­pu­la­dos des­de el exterior

Kwa­me Nkru­mah: Le néo­co­lo­nia­lis­me, der­nier sta­de de l’impérialisme, Pré­sen­ce Afri­cai­ne, París 1973, p. 9.

.

Por supues­to, la toma de con­cien­cia nacio­na­lis­ta y el desa­rro­llo de las luchas de libe­ra­ción nacio­nal ace­le­ran la tran­si­ción de una for­ma de domi­na­ción polí­ti­ca a otra. Pero como el obje­ti­vo es man­te­ner la domi­na­ción, sigue sien­do nece­sa­rio jus­ti­fi­car una jerar­qui­za­ción de la huma­ni­dad. La nue­va domi­na­ción polí­ti­ca requie­re una nue­va edad del racis­mo. El racis­mo cul­tu­ra­lis­ta emer­ge­rá pro­gre­si­va­men­te como res­pues­ta a esta nece­si­dad hacién­do­se domi­nan­te en las déca­das que van de 1960 a 1980. En ade­lan­te ya no se tra­ta de jerar­qui­zar bio­ló­gi­ca­men­te, sino cul­tu­ral­men­te. El exper­to y el con­sul­tor sus­ti­tu­yen al colono y al mili­tar. Ya no se estu­dia la des­igual­dad de los crá­neos sino los fre­nos cul­tu­ra­les al desa­rro­llo. Como ya no se pue­de legi­ti­mar sobre la base bio­ló­gi­ca, la jerar­qui­za­ción del ser humano se des­pla­za en direc­ción a lo cul­tu­ral atri­bu­yen­do a las cul­tu­ras las mis­mas carac­te­rís­ti­cas que antes supues­ta­men­te espe­ci­fi­ca­ban las razas bio­ló­gi­cas (fije­za, homo­ge­nei­dad, etc.).

En el plano inter­na­cio­nal el nue­vo ros­tro del racis­mo per­mi­te jus­ti­fi­car el man­te­ni­mien­to de una pobre­za y de una mise­ria popu­la­res a pesar de las inde­pen­den­cias y de las espe­ran­zas de eman­ci­pa­ción que tra­je­ron. Como se elu­den las nue­vas for­mas de depen­den­cia (fun­cio­na­mien­to del mer­ca­do mun­dial, papel de la ayu­da inter­na­cio­nal, el fran­co CFA, etc.), solo que­dan como cau­sas expli­ca­ti­vas unos ras­gos cul­tu­ra­les que supues­ta­men­te carac­te­ri­zan a los pue­blos de las anti­guas colo­nias: el etnis­mo, el tri­ba­lis­mo, el cla­nis­mo, el gus­to por la pom­pa, unos gas­tos sun­tuo­sos, etc. Se des­plie­ga así toda una corrien­te teó­ri­ca deno­mi­na­da afro-pesi­mis­ta. Stéphan Smith con­si­de­ra que Áfri­ca no fun­cio­na por­que sigue estando“bloqueada” por unos obs­tácu­los socio­cul­tu­ra­les que ella sacra­li­za como sus gris-gris [amu­le­tos] iden­ti­ta­rios o inclu­so que la meca­nó­gra­fa, aho­ra pro­vis­ta de un orde­na­dor, ya no tie­ne la fren­te man­cha­da de la cin­ta de la máqui­na de escri­bir a fuer­za de hacer la sies­ta sobre esta

Stephen Smith: Négro­lo­gie: Pour­quoi l’Afrique meurt, Fayard, París 2012, p. 49 et 58.

. En eco, Ber­nard Lugan le res­pon­de que la cari­dad, la com­pa­sión y la tole­ran­cia y los dere­chos huma­nos son aje­nos a las rela­cio­nes afri­ca­nas ancestrales

Ber­nard Lugan: God bless Afri­ca. Con­tre la mort pro­gram­mée du con­ti­nent noir, Car­not, Paris 2003, pp. 141 – 142.

.

En el plano nacio­nal el racis­mo cul­tu­ra­lis­ta desem­pe­ña la mis­ma fun­ción, pero res­pec­to a las pobla­cio­nes sur­gi­das de la inmi­gra­ción. Expli­car cul­tu­ral­men­te unos hechos que seña­lan las des­igual­da­des sis­té­mi­cas de las que son víc­ti­mas per­mi­te des­le­gi­ti­mar las rei­vin­di­ca­cio­nes y las revuel­tas que sus­ci­tan esas des­igual­da­des. El fra­ca­so esco­lar, la delin­cuen­cia, la tasa de paro, las dis­cri­mi­na­cio­nes, las revuel­tas de los barrios popu­la­res, etc., ya no se expli­ca­rían por medio de unos fac­to­res socia­les y eco­nó­mi­cos, sino por medio de unas cau­sa­li­da­des cul­tu­ra­les o identitarias.

Mono­po­lios, neo­co­lo­nia­lis­mo y culturalismo

Des­de la lla­ma­da glo­ba­li­za­ción el capi­ta­lis­mo se enfren­ta a nue­vas difi­cul­ta­des estruc­tu­ra­les. El aumen­to cons­tan­te de la com­pe­ten­cia entre las dife­ren­tes poten­cias indus­tria­les hace impo­si­ble la menor esta­bi­li­za­ción. Las cri­sis se suce­den unas a otras sin inte­rrup­ción. El soció­lo­go Imma­nuel Wallers­tein con­si­de­ra que:

Des­de hace trein­ta años hemos entra­do en la fase ter­mi­nal del capi­ta­lis­mo. Lo que dife­ren­cia fun­da­men­tal­men­te esta fase de la suce­sión inin­te­rrum­pi­da de ciclos coyun­tu­ra­les ante­rio­res es que el capi­ta­lis­mo ya no logra hacer sis­te­ma, en el sen­ti­do en el que lo entien­de el físi­co y quí­mi­co Ilya Pri­go­gi­ne (1917−2003): cuan­do un sis­te­ma, bio­ló­gi­co, quí­mi­co o social, se des­vía dema­sia­do y con dema­sia­da fre­cuen­cia de su situa­ción de esta­bi­li­dad ya no logra recu­pe­rar el equi­li­bro y se asis­te enton­ces a una bifur­ca­ción. La situa­ción se vuel­ve enton­ces caó­ti­ca, incon­tro­la­ble para las fuer­zas que la domi­na­ban has­ta entonces

Imma­nuel Wallers­tein: Le capi­ta­lis­me tou­che à sa fin, Le Mon­de, 16 de diciem­bre de 2008 (http://​www​.lemon​de​.fr/​l​a​-​c​r​i​s​e​-​f​i​n​a​n​c​i​e​r​e​/​a​r​t​i​c​l​e​/​2​0​0​8​/​1​2​/​1​6​/​l​e​-​c​a​p​i​t​a​l​i​s​m​e​-​t​o​u​c​h​e​-​a​-​s​a​-​f​i​n​_​1​1​0​5​7​1​4​_​1​1​0​1​3​8​6​.​h​tml).

.

No se tra­ta sim­ple­men­te de una cri­sis de sobre­pro­duc­ción. Al con­tra­rio que esta, la rece­sión no pre­pa­ra nin­gu­na recu­pe­ra­ción. Las cri­sis se suce­den y se enca­de­nan sin recu­pe­ra­ción algu­na, las bur­bu­jas finan­cie­ras se acu­mu­lan y explo­tan cada vez más regu­lar­men­te. Las fluc­tua­cio­nes son cada vez más caó­ti­cas y, por lo tan­to, impre­vi­si­bles. La con­se­cuen­cia de ello es una bús­que­da del máxi­mo bene­fi­cio por cual­quier medio. En esta com­pe­ten­cia exa­cer­ba­da en situa­ción de ines­ta­bi­li­dad per­ma­nen­te el con­trol de las fuen­tes de mate­rias pri­mas es un desa­fío toda­vía más impor­tan­te que en el pasa­do. Ya no se tra­ta solo de tener acce­so para uno mis­mo a las mate­rias pri­mas sino de impe­dir que acce­dan a ellas los com­pe­ti­do­res (y en par­ti­cu­lar las eco­no­mías emer­gen­tes: Chi­na, India, Bra­sil, etc.).

Ame­na­za­do en su hege­mo­nía Esta­dos Uni­dos res­pon­de por medio de la mili­ta­ri­za­ción y las demás poten­cias le siguen para pre­ser­var tam­bién el inte­rés de sus empre­sas. Des­de 2001, seña­la el eco­no­mis­ta Phi­lip S. Golub, Esta­dos Uni­dos ha empren­di­do una fase de mili­ta­ri­za­ción y de expan­sión impe­rial que ha tras­to­ca­do pro­fun­da­men­te la gra­má­ti­ca de la polí­ti­ca mundial

Phi­lip S Golub: De la mon­dia­li­sa­tion au mili­ta­ris­me: la cri­se de l’hégémonie amé­ri­cai­ne, A Con­tra­rio, 2004, n° 2, p. 9.

. De Asia Cen­tral al Gol­fo Pér­si­co, de Afga­nis­tán a Siria pasan­do por Iraq, de Soma­lia a Mali las gue­rras siguen el camino de los luga­res estra­té­gi­cos de petró­leo, del gas, de los mine­ra­les estra­té­gi­cos. Ya no se tra­ta de disua­dir a los com­pe­ti­do­res y/​o adver­sa­rios sino de lle­var a cabo gue­rras pre­ven­ti­vas.

A la muta­ción de la base mate­rial del capi­ta­lis­mo corres­pon­de una muta­ción de las for­mas de la domi­na­ción polí­ti­ca. El prin­ci­pal obje­ti­vo ya no es ins­ta­lar unos gobier­nos títe­re que ya no pue­den resis­tir de for­ma dura­de­ra a la cóle­ra popu­lar, sino bal­ca­ni­zar por medio de la gue­rra para hacer que esos paí­ses sea ingo­ber­na­bles. De Afga­nis­tán a Soma­lia, de Iraq a Sudán el resul­ta­do de las gue­rras es por todas par­tes el mis­mo: la des­truc­ción de la pro­pia base de las nacio­nes, el des­mo­ro­na­mien­to de todas las infra­es­truc­tu­ras que per­mi­ten la gober­na­bi­li­dad, la ins­ta­la­ción de caos. A par­tir de aho­ra se tra­ta de bal­ca­ni­zar las naciones.

Seme­jan­te domi­na­ción nece­si­ta una nue­va legi­ti­ma­ción for­mu­la­da en la teo­ría del cho­que de civi­li­za­cio­nes. Esta teo­ría tie­ne voca­ción de sus­ci­tar unos com­por­ta­mien­tos de páni­co y de mie­do con el obje­ti­vo de sus­ci­tar una deman­da de pro­tec­ción y una apro­ba­ción de las gue­rras. Des­de el dis­cur­so del terro­ris­mo que requie­re unas gue­rras pre­ven­ti­vas has­ta la teo­ría de la gran sus­ti­tu­ción pasan­do por las cam­pa­ñas sobre la isla­mi­za­ción de los paí­ses occi­den­ta­les y sobre los refu­gia­dos vec­to­res de terro­ris­mo, el resul­ta­do espe­ra­do es siem­pre el mis­mo: mie­do, páni­co, deman­da de segu­ri­dad, legi­ti­ma­ción de las gue­rras, cons­truc­ción del musul­mán como nue­vo enemi­go his­tó­ri­co. La isla­mo­fo­bia es, efec­ti­va­men­te, una ter­ce­ra edad del racis­mo que corres­pon­de a las muta­cio­nes de un capi­ta­lis­mo senil, es decir, que ya no pue­de apor­tar nada posi­ti­vo a la huma­ni­dad, ya que solo pue­de apor­tar gue­rra, mise­ria, y la lucha de todos con­tra todos. No exis­te un cho­que de civi­li­za­cio­nes sino una cri­sis de civi­li­za­ción impe­ria­lis­ta que exi­ge una ver­da­de­ra rup­tu­ra. Lo que tra­tan de evi­tar por todos los medios no es el fin del mun­do sino el fin de su mundo.

Saïd Boua­ma­ma

14 de mayo de 2016

Fuen­te: Inves­ti­g’ac­tion [Tra­du­ci­do del fran­cés por Bea­triz Mora­les Bas­tos para Rebelión.]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *