Colo­nia­lis­mo, neo­co­lo­nia­lis­mo y bal­ca­ni­za­ción: las tres eda­des de una dominación

Iraq, Libia, Sudán, Soma­lia, etc., la lis­ta de nacio­nes que han sal­ta­do en peda­zos tras una inter­ven­ción mili­tar esta­dou­ni­den­se y/​o euro­pea no deja de aumen­tar. Pare­ce que al colo­nia­lis­mo direc­to de una pri­me­ra edad del capi­ta­lis­mo y al neo­co­lo­nia­lis­mo de una segun­da edad les suce­de aho­ra la ter­ce­ra edad de la bal­ca­ni­za­ción. Para­le­la­men­te se pue­de cons­ta­tar una muta­ción de las for­mas del racis­mo. Des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial el racis­mo cul­tu­ra­lis­ta suce­dió al racis­mo bio­ló­gi­co y des­de hace varias déca­das el pri­me­ro tien­de a pre­sen­tar­se a par­tir de lo reli­gio­so bajo la for­ma domi­nan­te por aho­ra de la isla­mo­fo­bia. En nues­tra opi­nión, esta­mos en pre­sen­cia de tres his­to­ri­ci­da­des estre­cha­men­te vin­cu­la­das: la del sis­te­ma eco­nó­mi­co, la de las for­mas polí­ti­cas de la domi­na­ción y la de las ideo­lo­gías de legitimación.

Vuel­ta a Cris­tó­bal Colón

La visión domi­nan­te del euro­cen­tris­mo expli­ca la emer­gen­cia y pos­te­rior exten­sión del capi­ta­lis­mo a par­tir de fac­to­res inter­nos de las socie­da­des euro­peas. De ahí se des­pren­de la famo­sa tesis de que algu­nas socie­da­des (algu­nas cul­tu­ras, algu­nas reli­gio­nes, etc.) están dota­das de una his­to­ri­ci­dad y otras care­cen de ella. Cuan­do Nico­las Sar­kozy afir­ma en 2007 que el dra­ma de Áfri­ca es que el hom­bre afri­cano no ha entra­do lo sufi­cien­te en la historia

Nico­las Sar­kozy: dis­cur­so de Dakar del 26 de julio de 2007 (http://​www​.lemon​de​.fr/​a​f​r​i​q​u​e​/​a​r​t​i​c​l​e​/​2​0​0​7​/​1​1​/​0​9​/​l​e​-​d​i​s​c​o​u​r​s​-​d​e​-​d​a​k​a​r​_​9​7​6​7​8​6​_​3​2​1​2​.​h​tml).

) no hace sino reto­mar un tema reite­ra­ti­vo de las ideo­lo­gías de jus­ti­fi­ca­ción de la escla­vi­tud y la colonización:

La des­his­to­ri­za­ción desem­pe­ña un papel deci­si­vo en la estra­te­gia de colo­ni­za­ción. Legi­ti­ma la pre­sen­cia de colo­ni­za­do­res y cer­ti­fi­ca la infe­rio­ri­dad de los colo­ni­za­dos. La tra­di­ción de las his­to­rias ora­les y pos­te­rior­men­te las cien­cias colo­nia­les impu­sie­ron un pos­tu­la­do sobre el que se cons­tru­yó la his­to­rio­gra­fía colo­nial: Euro­pa es his­tó­ri­ca mien­tras que la ahis­to­ri­ci­dad carac­te­ri­za a las socie­da­des colo­nia­les defi­ni­das como tra­di­cio­na­les e inmó­vi­les. […] Movi­da por sus valo­res inte­lec­tua­les y espi­ri­tua­les, Euro­pa desem­pe­ña a tra­vés de la misión colo­nial una misión his­tó­ri­ca hacien­do entrar en la His­to­ria a unos pue­blos que esta­ban pri­va­dos de ella o que se habían que­da­do para­li­za­dos en un esta­dio de la evo­lu­ción his­tó­ri­ca supe­ra­do por los euro­peos (esta­do de natu­ra­le­za, Edad Media, etc.)

Pie­rre Sin­ga­ra­ve­lou: Des his­to­riens sans his­to­ire? La cons­truc­tion de l’historiographie colo­nia­le en Fran­ce sous la Troi­siè­me Répu­bli­que, Actes de la Recher­che en Scien­ces Socia­les, n° 185, 20105, p. 40.

.

Tan­to la anti­güe­dad de esta lec­tu­ra esen­cia­lis­ta y euro­cen­tris­ta de la his­to­ria del mun­do como su recu­rren­cia (más allá de las modi­fi­ca­cio­nes de for­mas y de pre­sen­ta­ción) ponen de relie­ve su fun­ción polí­ti­ca y social: la nega­ción de las inter­ac­cio­nes. Des­de que Cris­tó­bal Colón orde­nó des­em­bar­car a sus sol­da­dos la his­to­ria mun­dial se ha con­ver­ti­do en una his­to­ria úni­ca, glo­bal, rela­cio­na­da, glo­ba­li­za­da. La pobre­za de unos ya no se pue­de expli­car sin pre­gun­tar­se por las rela­cio­nes de cau­sa­li­dad con la rique­za de los demás. El desa­rro­llo eco­nó­mi­co de unos es indi­so­cia­ble del sub­de­sa­rro­llo de otros. El pro­gre­so de los dere­chos socia­les aquí solo es posi­ble por medio de la nega­ción de los dere­chos allí.

La invi­si­bi­li­za­ción de las inter­ac­cio­nes requie­re una movi­li­za­ción de la ins­tan­cia ideo­ló­gi­ca para for­ma­li­zar unos esque­mas expli­ca­ti­vos jerar­qui­za­do­res. Estos esque­mas cons­ti­tu­yen el racis­mo tan­to en sus cons­tan­tes como en sus muta­cio­nes. Hay inva­ria­bi­li­dad por­que todos los ros­tros del racis­mo, des­de el bio­lo­gis­mo a la isla­mo­fo­bia, tie­nen una comu­ni­dad de resul­ta­do: la jerar­qui­za­ción de la huma­ni­dad. Tam­bién hay muta­ción por­que cada ros­tro del racis­mo corres­pon­de a un esta­do del sis­te­ma eco­nó­mi­co de depre­da­ción y a un esta­do de rela­ción de fuer­zas polí­ti­cas. Al capi­ta­lis­mo mono­po­lis­ta corres­pon­de­rá la escla­vi­tud y la colo­ni­za­ción como for­ma de domi­na­ción polí­ti­ca, y el bio­lo­gis­mo como for­ma del racis­mo. Al capi­ta­lis­mo mono­po­lis­ta glo­ba­li­za­do y senil corres­pon­de­rá la bal­ca­ni­za­ción y el caos como for­ma de domi­na­ción, y la isla­mo­fo­bia (en espe­ra de otras ver­sio­nes para otras reli­gio­nes del Sur en fun­ción de los paí­ses que hay que bal­ca­ni­zar) como for­ma de racismo.

Hace ya mucho tiem­po que en su aná­li­sis de la apa­ri­ción del neo­co­lo­nia­lis­mo como suce­sor del colo­nia­lis­mo direc­to Meh­di Ben Bar­ka* puso en evi­den­cia las rela­cio­nes entre la evo­lu­ción de la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca del capi­ta­lis­mo y las for­mas de domi­na­ción. Al ana­li­zar las inde­pen­den­cias con­ce­di­das, las rela­cio­na con las muta­cio­nes de la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca de los paí­ses dominantes:

Esta orien­ta­ción [neo­co­lo­nial] no es una sim­ple opción en el domi­nio de la polí­ti­ca exte­rior. Es la expre­sión de un cam­bio pro­fun­do en las estruc­tu­ras del capi­ta­lis­mo occi­den­tal. Des­de el momen­to en que des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial y gra­cias a la ayu­da [del Plan] Marshall y a una inter­pe­ne­tra­ción cada vez mayor con la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se Euro­pa occi­den­tal se ale­ja de la estruc­tu­ra del siglo XIX para adap­tar­se al capi­ta­lis­mo esta­dou­ni­den­se, era nor­mal que Euro­pa occi­den­tal adop­ta­ra tam­bién las rela­cio­nes de Esta­dos Uni­dos con el mun­do. En una pala­bra, que tuvie­ra tam­bién su Amé­ri­ca Latina

Meh­di Ben Bar­ka: Option révo­lu­tion­nai­re au Maroc. Ecrits poli­ti­ques 1957 – 1965, Syllep­se, París, 1999, pp. 229 – 230. [Meh­di Ben Bar­ka fue un polí­ti­co marro­quí, lucha­dor por la inde­pen­den­cia y más tar­de disi­den­te del régi­men de Hasan II, cofun­da­dor de los par­ti­dos polí­ti­cos Istiq­lal y Unión Nacio­nal de Fuer­zas Popu­la­res, ade­más de pre­si­den­te de la y secre­ta­rio de la Con­fe­ren­cia Tri­con­ti­nen­tal. (N. de la t.)].

Para el líder revo­lu­cio­na­rio marro­quí lo que sus­ci­ta el paso del colo­nia­lis­mo al neo­co­lo­nia­lis­mo es, efec­ti­va­men­te, la mono­po­li­za­ción del capi­ta­lis­mo. Del mis­mo modo, la pre­co­ci­dad de la mono­po­li­za­ción en Esta­dos Uni­dos es una de las cau­sa­li­da­des de la pre­co­ci­dad del neo­co­lo­nia­lis­mo como for­ma de domi­na­ción en Amé­ri­ca Latina.

Frantz Fanon, por su par­te, puso en evi­den­cia las rela­cio­nes entre la for­ma de la domi­na­ción y las evo­lu­cio­nes de las for­mas del racis­mo. La resis­ten­cia que sus­ci­ta una for­ma de domi­na­ción (el colo­nia­lis­mo, por ejem­plo) obli­gan a esta a mutar. Sin embar­go, esta muta­ción requie­re el man­te­ni­mien­to de la jerar­qui­za­ción de la huma­ni­dad y, en con­se­cuen­cia, lla­ma a una nue­va edad de la ideo­lo­gía racis­ta. Este racis­mo, pre­ci­sa Fanon, que se quie­re racio­nal, indi­vi­dual, deter­mi­na­do, geno­tí­pi­co y feno­tí­pi­co se trans­for­ma en racis­mo cul­tu­ral. Por lo que se refie­re a los fac­to­res que lle­van a la muta­ción del racis­mo, Frantz Fanon men­cio­na la resis­ten­cia de los colo­ni­za­dos, la expe­rien­cia del racis­mo, es decir, la ins­ti­tu­ción de un régi­men colo­nial en ple­na tie­rra de Euro­pala evo­lu­ción de las técnicas

Frantz Fanon: Racis­me et Cul­tu­re, Pour la Révo­lu­tion afri­cai­ne. Ecrits poli­ti­ques, La Décou­ver­te, París 2001, p. 40.

, es decir, las trans­for­ma­cio­nes de la estruc­tu­ra del capi­ta­lis­mo, como reve­la­ba Ben Barka.

Por con­si­guien­te, sin entrar en un deba­te com­ple­jo de una perio­di­za­ción del capi­ta­lis­mo data­da con pre­ci­sión es posi­ble rela­cio­nar los tres órde­nes de hechos que son las muta­cio­nes de la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca, unas for­mas de la domi­na­ción polí­ti­ca y unas trans­for­ma­cio­nes de la ideo­lo­gía racis­ta. Las tres eda­des del capi­ta­lis­mo piden tres eda­des de la domi­na­ción que sus­ci­tan tres eda­des del racismo.

La infan­cia del capitalismo

Lo pro­pio del capi­ta­lis­mo como modo del pro­duc­ción eco­nó­mi­ca es que debi­do a su ley del bene­fi­cio requie­re una exten­sión per­ma­nen­te. Está de inme­dia­to en glo­ba­li­za­ción, aun­que esta conoz­ca sus umbra­les de desa­rro­llo. Es decir, se tra­ta del enga­ño del dis­cur­so actual sobre la glo­ba­li­za­ción, que la pre­sen­ta como un fenó­meno com­ple­ta­men­te nue­vo vin­cu­la­do a los cam­bios tec­no­ló­gi­cos. Como pone de relie­ve Samir Amin, el naci­mien­to del capi­ta­lis­mo y su glo­ba­li­za­ción corren parejos:

El sis­te­ma mun­dial no es la for­ma rela­ti­va­men­te recien­te del capi­ta­lis­mo, que se remon­ta solo al últi­mo ter­cio del siglo XIX en el que se cons­ti­tu­yen el impe­ria­lis­mo (en el sen­ti­do que Lenin dio a este tér­mino) y el repar­to colo­nial del mun­do aso­cia­do a él. Por el con­tra­rio, noso­tros afir­ma­mos que esta dimen­sión mun­dial encuen­tra de inme­dia­to su expre­sión, des­de el ori­gen, y sigue sien­do una cons­tan­te del sis­te­ma a tra­vés de las eta­pas suce­si­vas de su desa­rro­llo. Admi­tien­do que los ele­men­tos esen­cia­les del capi­ta­lis­mo se cris­ta­li­zan en Euro­pa a par­tir del Rena­ci­mien­to (la fecha de 1492, ini­cio de la con­quis­ta de Amé­ri­ca, sería la fecha de naci­mien­to simul­tá­neo del capi­ta­lis­mo y del sis­te­ma mun­dial), ambos fenó­me­nos son inseparables

Samir Amin: Les sys­tè­mes régio­naux anciens, L’Histoire glo­ba­le, une pers­pec­ti­ve afro-asia­ti­que, édi­tions des Indes savan­tes, París 2013, p. 20.

.

En otras pala­bras, tan­to el saqueo y la des­truc­ción de las civi­li­za­cio­nes ame­rin­dias como la escla­vi­tud fue­ron las con­di­cio­nes para que el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta pudie­se ser domi­nan­te en las socie­da­des euro­peas. No hubo naci­mien­to del capi­ta­lis­mo y des­pués exten­sión, sino un saqueo y una vio­len­cia total que reu­nía las con­di­cio­nes mate­ria­les y finan­cie­ras para que se ins­ta­la­ra el capi­ta­lis­mo. Des­ta­que­mos ade­más con Eric Williams que la des­truc­ción de las civi­li­za­cio­nes ame­rin­dias va acom­pa­ña­da de su escla­vi­za­ción. Así, la escla­vi­tud no es con­se­cuen­cia del racis­mo, sino que este últi­mo es el resul­ta­do de la escla­vi­tud de los indios. En el Cari­be, des­ta­ca este autor, el tér­mino escla­vi­tud se ha apli­ca­do dema­sia­do exclu­si­va­men­te a los negros. […] El pri­mer ejem­plo de comer­cio de escla­vos y de mano de obra escla­vis­ta en el Nue­vo Mun­do no con­cier­ne al negro sino al indio. Los indios sucum­bie­ron rápi­da­men­te bajo el exce­so de tra­ba­jo y como la comi­da era insu­fi­cien­te, murie­ron de enfer­me­da­des impor­ta­das por el blanco

Eric Williams: Capi­ta­lis­me et escla­va­ge, Pré­sen­ce Afri­cai­ne, 1968, p. 19.

.

Des­pués la colo­ni­za­ción no es sino el pro­ce­so de gene­ra­li­za­ción de las rela­cio­nes capi­ta­lis­tas al res­to del mun­do. Es la for­ma de domi­na­ción polí­ti­ca que final­men­te se ha encon­tra­do para la expor­ta­ción y la impo­si­ción de estas rela­cio­nes socia­les al res­to del mun­do. Para ello, por supues­to era nece­sa­rio des­truir las rela­cio­nes socia­les indí­ge­nas y las for­mas de orga­ni­za­ción social y cul­tu­ral que habían engen­dra­do. El eco­no­mis­ta arge­lino You­cef Dje­ba­ri demos­tró la mag­ni­tud de la resis­ten­cia de las for­mas ante­rio­res de orga­ni­za­ción social y la indis­pen­sa­ble vio­len­cia para des­truir­las: En todos sus inten­tos de ane­xión y de domi­na­ción en Arge­lia el capi­tal fran­cés se enfren­tó a una for­ma­ción social y eco­nó­mi­ca hos­til a su pene­tra­ción. Des­ple­gó todo un arse­nal de méto­dos para aplas­tar y some­ter a las pobla­cio­nes autóctonas

You­cef Dje­ba­ri: La Fran­ce en Algé­rie, la genè­se du capi­ta­lis­me d’Etat colo­nial, Offi­ce des Publi­ca­tions Uni­ver­si­tai­res, Argel 1994, p. 25.

. Por ello la vio­len­cia total es con­sus­tan­cial a la colonización.

El racis­mo bio­ló­gi­co apa­re­ce para legi­ti­mar esta vio­len­cia y esta des­truc­ción. Fanon pone de relie­ve que el racis­mo entra en un con­jun­to carac­te­ri­za­do: el de la explo­ta­ción des­ca­ra­da de un gru­po de hom­bres por otro. […] Por ello la opre­sión mili­tar y eco­nó­mi­ca pre­ce­de casi siem­pre al racis­mo, lo hace posi­ble y lo legi­ti­ma. Hay que aban­do­nar la cos­tum­bre de con­si­de­rar que el racis­mo es una dis­po­si­ción del espí­ri­tu, una tara psicológica

Frantz Fanon: Racis­me et cul­tu­re, op.cit., p. 45.

.

Por con­si­guien­te, el racis­mo como ideo­lo­gía de jerar­qui­za­ción de la huma­ni­dad que jus­ti­fi­ca la vio­len­cia y la explo­ta­ción no es una carac­te­rís­ti­ca de la huma­ni­dad, sino una pro­duc­ción situa­da his­tó­ri­ca y geo­grá­fi­ca­men­te: la Euro­pa de la emer­gen­cia del capi­ta­lis­mo. El bio­lo­gis­mo como pri­mer ros­tro his­tó­ri­co del racis­mo cono­ce su edad de oro en el siglo XIX al mis­mo tiem­po que la explo­sión indus­trial por una par­te y la fie­bre colo­nial por otra. El médi­co y antro­pó­lo­go fran­cés Paul Bro­ca cla­si­fi­có los crá­neos huma­nos con fines com­pa­ra­ti­vos y con­clu­yó que res­pec­to a la capa­ci­dad cra­neal, el negro de Áfri­ca ocu­pa una situa­ción apro­xi­ma­da­men­te media entre el euro­peo y el australiano

Paul Bro­ca: Sur le volu­me et la for­me du cer­veau sui­vant les indi­vi­dus et sui­vant les races, volu­men 1, Hen­nu­yer, París 1861, p. 48.

. Por con­si­guien­te, exis­te algo infe­rior al negro, el abo­ri­gen, pero un supe­rior indis­cu­ti­ble, el euro­peo. Y como todas las domi­na­cio­nes requie­ren unos pro­ce­sos de legi­ti­ma­ción, si no simi­la­res cuan­do menos con­ver­gen­tes, extien­de su méto­do a la dife­ren­cia de sexos para con­cluir que la peque­ñez rela­ti­va del cere­bro de la mujer depen­de a la vez de su infe­rio­ri­dad físi­ca y de su infe­rio­ri­dad intelectual

Paul Bro­ca: Sur le volu­me et la for­me du cer­veau sui­vant les indi­vi­dus et sui­vant les races, op.cit., p. 15.

.

Mono­po­lios, neo­co­lo­nia­lis­mo y culturalismo

El siglo XX es el de la mono­po­li­za­ción del capi­ta­lis­mo. Este pro­ce­so se desa­rro­lla a rit­mos dife­ren­tes para cada una de las poten­cias. Los gran­des gru­pos indus­tria­les diri­gen cada vez más la eco­no­mía y el capi­tal finan­cie­ro se vuel­ve pre­pon­de­ran­te. La rela­ción físi­ca y sub­je­ti­va entre el pro­pie­ta­rio y la pro­pie­dad des­apa­re­ce a bene­fi­cio de la rela­ción entre el cupón de la acción bur­sá­til y el accio­nis­ta. El gran colono pro­pie­ta­rio de tie­rras cede el pri­mer pues­to al accio­nis­ta de minas. Esta nue­va estruc­tu­ra del capi­ta­lis­mo requie­re una nue­va for­ma de domi­na­ción polí­ti­ca, el neo­co­lo­nia­lis­mo, que Kwa­me Nkru­mah defi­ne de la siguien­te mane­ra: La esen­cia del neo­co­lo­nia­lis­mo es que el Esta­do some­ti­do a él es teó­ri­ca­men­te inde­pen­dien­te, posee todas las insig­nias de la sobe­ra­nía en el plano inter­na­cio­nal. Pero en reali­dad su eco­no­mía y, en con­se­cuen­cia, su polí­ti­ca están mani­pu­la­dos des­de el exterior

Kwa­me Nkru­mah: Le néo­co­lo­nia­lis­me, der­nier sta­de de l’impérialisme, Pré­sen­ce Afri­cai­ne, París 1973, p. 9.

.

Por supues­to, la toma de con­cien­cia nacio­na­lis­ta y el desa­rro­llo de las luchas de libe­ra­ción nacio­nal ace­le­ran la tran­si­ción de una for­ma de domi­na­ción polí­ti­ca a otra. Pero como el obje­ti­vo es man­te­ner la domi­na­ción, sigue sien­do nece­sa­rio jus­ti­fi­car una jerar­qui­za­ción de la huma­ni­dad. La nue­va domi­na­ción polí­ti­ca requie­re una nue­va edad del racis­mo. El racis­mo cul­tu­ra­lis­ta emer­ge­rá pro­gre­si­va­men­te como res­pues­ta a esta nece­si­dad hacién­do­se domi­nan­te en las déca­das que van de 1960 a 1980. En ade­lan­te ya no se tra­ta de jerar­qui­zar bio­ló­gi­ca­men­te, sino cul­tu­ral­men­te. El exper­to y el con­sul­tor sus­ti­tu­yen al colono y al mili­tar. Ya no se estu­dia la des­igual­dad de los crá­neos sino los fre­nos cul­tu­ra­les al desa­rro­llo. Como ya no se pue­de legi­ti­mar sobre la base bio­ló­gi­ca, la jerar­qui­za­ción del ser humano se des­pla­za en direc­ción a lo cul­tu­ral atri­bu­yen­do a las cul­tu­ras las mis­mas carac­te­rís­ti­cas que antes supues­ta­men­te espe­ci­fi­ca­ban las razas bio­ló­gi­cas (fije­za, homo­ge­nei­dad, etc.).

En el plano inter­na­cio­nal el nue­vo ros­tro del racis­mo per­mi­te jus­ti­fi­car el man­te­ni­mien­to de una pobre­za y de una mise­ria popu­la­res a pesar de las inde­pen­den­cias y de las espe­ran­zas de eman­ci­pa­ción que tra­je­ron. Como se elu­den las nue­vas for­mas de depen­den­cia (fun­cio­na­mien­to del mer­ca­do mun­dial, papel de la ayu­da inter­na­cio­nal, el fran­co CFA, etc.), solo que­dan como cau­sas expli­ca­ti­vas unos ras­gos cul­tu­ra­les que supues­ta­men­te carac­te­ri­zan a los pue­blos de las anti­guas colo­nias: el etnis­mo, el tri­ba­lis­mo, el cla­nis­mo, el gus­to por la pom­pa, unos gas­tos sun­tuo­sos, etc. Se des­plie­ga así toda una corrien­te teó­ri­ca deno­mi­na­da afro-pesi­mis­ta. Stéphan Smith con­si­de­ra que Áfri­ca no fun­cio­na por­que sigue estando“bloqueada” por unos obs­tácu­los socio­cul­tu­ra­les que ella sacra­li­za como sus gris-gris [amu­le­tos] iden­ti­ta­rios o inclu­so que la meca­nó­gra­fa, aho­ra pro­vis­ta de un orde­na­dor, ya no tie­ne la fren­te man­cha­da de la cin­ta de la máqui­na de escri­bir a fuer­za de hacer la sies­ta sobre esta

Stephen Smith: Négro­lo­gie: Pour­quoi l’Afrique meurt, Fayard, París 2012, p. 49 et 58.

. En eco, Ber­nard Lugan le res­pon­de que la cari­dad, la com­pa­sión y la tole­ran­cia y los dere­chos huma­nos son aje­nos a las rela­cio­nes afri­ca­nas ancestrales

Ber­nard Lugan: God bless Afri­ca. Con­tre la mort pro­gram­mée du con­ti­nent noir, Car­not, Paris 2003, pp. 141 – 142.

.

En el plano nacio­nal el racis­mo cul­tu­ra­lis­ta desem­pe­ña la mis­ma fun­ción, pero res­pec­to a las pobla­cio­nes sur­gi­das de la inmi­gra­ción. Expli­car cul­tu­ral­men­te unos hechos que seña­lan las des­igual­da­des sis­té­mi­cas de las que son víc­ti­mas per­mi­te des­le­gi­ti­mar las rei­vin­di­ca­cio­nes y las revuel­tas que sus­ci­tan esas des­igual­da­des. El fra­ca­so esco­lar, la delin­cuen­cia, la tasa de paro, las dis­cri­mi­na­cio­nes, las revuel­tas de los barrios popu­la­res, etc., ya no se expli­ca­rían por medio de unos fac­to­res socia­les y eco­nó­mi­cos, sino por medio de unas cau­sa­li­da­des cul­tu­ra­les o identitarias.

Mono­po­lios, neo­co­lo­nia­lis­mo y culturalismo

Des­de la lla­ma­da glo­ba­li­za­ción el capi­ta­lis­mo se enfren­ta a nue­vas difi­cul­ta­des estruc­tu­ra­les. El aumen­to cons­tan­te de la com­pe­ten­cia entre las dife­ren­tes poten­cias indus­tria­les hace impo­si­ble la menor esta­bi­li­za­ción. Las cri­sis se suce­den unas a otras sin inte­rrup­ción. El soció­lo­go Imma­nuel Wallers­tein con­si­de­ra que:

Des­de hace trein­ta años hemos entra­do en la fase ter­mi­nal del capi­ta­lis­mo. Lo que dife­ren­cia fun­da­men­tal­men­te esta fase de la suce­sión inin­te­rrum­pi­da de ciclos coyun­tu­ra­les ante­rio­res es que el capi­ta­lis­mo ya no logra hacer sis­te­ma, en el sen­ti­do en el que lo entien­de el físi­co y quí­mi­co Ilya Pri­go­gi­ne (1917−2003): cuan­do un sis­te­ma, bio­ló­gi­co, quí­mi­co o social, se des­vía dema­sia­do y con dema­sia­da fre­cuen­cia de su situa­ción de esta­bi­li­dad ya no logra recu­pe­rar el equi­li­bro y se asis­te enton­ces a una bifur­ca­ción. La situa­ción se vuel­ve enton­ces caó­ti­ca, incon­tro­la­ble para las fuer­zas que la domi­na­ban has­ta entonces

Imma­nuel Wallers­tein: Le capi­ta­lis­me tou­che à sa fin, Le Mon­de, 16 de diciem­bre de 2008 (http://​www​.lemon​de​.fr/​l​a​-​c​r​i​s​e​-​f​i​n​a​n​c​i​e​r​e​/​a​r​t​i​c​l​e​/​2​0​0​8​/​1​2​/​1​6​/​l​e​-​c​a​p​i​t​a​l​i​s​m​e​-​t​o​u​c​h​e​-​a​-​s​a​-​f​i​n​_​1​1​0​5​7​1​4​_​1​1​0​1​3​8​6​.​h​tml).

.

No se tra­ta sim­ple­men­te de una cri­sis de sobre­pro­duc­ción. Al con­tra­rio que esta, la rece­sión no pre­pa­ra nin­gu­na recu­pe­ra­ción. Las cri­sis se suce­den y se enca­de­nan sin recu­pe­ra­ción algu­na, las bur­bu­jas finan­cie­ras se acu­mu­lan y explo­tan cada vez más regu­lar­men­te. Las fluc­tua­cio­nes son cada vez más caó­ti­cas y, por lo tan­to, impre­vi­si­bles. La con­se­cuen­cia de ello es una bús­que­da del máxi­mo bene­fi­cio por cual­quier medio. En esta com­pe­ten­cia exa­cer­ba­da en situa­ción de ines­ta­bi­li­dad per­ma­nen­te el con­trol de las fuen­tes de mate­rias pri­mas es un desa­fío toda­vía más impor­tan­te que en el pasa­do. Ya no se tra­ta solo de tener acce­so para uno mis­mo a las mate­rias pri­mas sino de impe­dir que acce­dan a ellas los com­pe­ti­do­res (y en par­ti­cu­lar las eco­no­mías emer­gen­tes: Chi­na, India, Bra­sil, etc.).

Ame­na­za­do en su hege­mo­nía Esta­dos Uni­dos res­pon­de por medio de la mili­ta­ri­za­ción y las demás poten­cias le siguen para pre­ser­var tam­bién el inte­rés de sus empre­sas. Des­de 2001, seña­la el eco­no­mis­ta Phi­lip S. Golub, Esta­dos Uni­dos ha empren­di­do una fase de mili­ta­ri­za­ción y de expan­sión impe­rial que ha tras­to­ca­do pro­fun­da­men­te la gra­má­ti­ca de la polí­ti­ca mundial

Phi­lip S Golub: De la mon­dia­li­sa­tion au mili­ta­ris­me: la cri­se de l’hégémonie amé­ri­cai­ne, A Con­tra­rio, 2004, n° 2, p. 9.

. De Asia Cen­tral al Gol­fo Pér­si­co, de Afga­nis­tán a Siria pasan­do por Iraq, de Soma­lia a Mali las gue­rras siguen el camino de los luga­res estra­té­gi­cos de petró­leo, del gas, de los mine­ra­les estra­té­gi­cos. Ya no se tra­ta de disua­dir a los com­pe­ti­do­res y/​o adver­sa­rios sino de lle­var a cabo gue­rras pre­ven­ti­vas.

A la muta­ción de la base mate­rial del capi­ta­lis­mo corres­pon­de una muta­ción de las for­mas de la domi­na­ción polí­ti­ca. El prin­ci­pal obje­ti­vo ya no es ins­ta­lar unos gobier­nos títe­re que ya no pue­den resis­tir de for­ma dura­de­ra a la cóle­ra popu­lar, sino bal­ca­ni­zar por medio de la gue­rra para hacer que esos paí­ses sea ingo­ber­na­bles. De Afga­nis­tán a Soma­lia, de Iraq a Sudán el resul­ta­do de las gue­rras es por todas par­tes el mis­mo: la des­truc­ción de la pro­pia base de las nacio­nes, el des­mo­ro­na­mien­to de todas las infra­es­truc­tu­ras que per­mi­ten la gober­na­bi­li­dad, la ins­ta­la­ción de caos. A par­tir de aho­ra se tra­ta de bal­ca­ni­zar las naciones.

Seme­jan­te domi­na­ción nece­si­ta una nue­va legi­ti­ma­ción for­mu­la­da en la teo­ría del cho­que de civi­li­za­cio­nes. Esta teo­ría tie­ne voca­ción de sus­ci­tar unos com­por­ta­mien­tos de páni­co y de mie­do con el obje­ti­vo de sus­ci­tar una deman­da de pro­tec­ción y una apro­ba­ción de las gue­rras. Des­de el dis­cur­so del terro­ris­mo que requie­re unas gue­rras pre­ven­ti­vas has­ta la teo­ría de la gran sus­ti­tu­ción pasan­do por las cam­pa­ñas sobre la isla­mi­za­ción de los paí­ses occi­den­ta­les y sobre los refu­gia­dos vec­to­res de terro­ris­mo, el resul­ta­do espe­ra­do es siem­pre el mis­mo: mie­do, páni­co, deman­da de segu­ri­dad, legi­ti­ma­ción de las gue­rras, cons­truc­ción del musul­mán como nue­vo enemi­go his­tó­ri­co. La isla­mo­fo­bia es, efec­ti­va­men­te, una ter­ce­ra edad del racis­mo que corres­pon­de a las muta­cio­nes de un capi­ta­lis­mo senil, es decir, que ya no pue­de apor­tar nada posi­ti­vo a la huma­ni­dad, ya que solo pue­de apor­tar gue­rra, mise­ria, y la lucha de todos con­tra todos. No exis­te un cho­que de civi­li­za­cio­nes sino una cri­sis de civi­li­za­ción impe­ria­lis­ta que exi­ge una ver­da­de­ra rup­tu­ra. Lo que tra­tan de evi­tar por todos los medios no es el fin del mun­do sino el fin de su mundo.

Saïd Boua­ma­ma

14 de mayo de 2016

Fuen­te: Inves­ti­g’ac­tion [Tra­du­ci­do del fran­cés por Bea­triz Mora­les Bas­tos para Rebelión.]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.