Cró­ni­ca de un cri­men anunciado

Ima­gi­ne­mos que un perio­dis­ta reci­be impor­tan­tes infor­ma­cio­nes sobre unos disi­den­tes de ETA. Una fuen­te anó­ni­ma le infor­ma de que dichos disi­den­tes van a come­ter un aten­ta­do y que dis­po­nen de un zulo cuya ubi­ca­ción pro­me­te faci­li­tar­le pronto.

Siga­mos ima­gi­nan­do que el perio­dis­ta no da par­te a las auto­ri­da­des, y que ese anun­cia­do aten­ta­do se pro­du­ce, pro­vo­can­do una víc­ti­ma mor­tal. Tras ello, la fuen­te anó­ni­ma cum­ple su pro­me­sa y faci­li­ta al perio­dis­ta la ubi­ca­ción exac­ta del antes men­cio­na­do zulo don­de éste encuen­tra mate­rial cla­ra­men­te vin­cu­la­do al atentado.

Pocas dudas caben sobre cuál sería la reac­ción de las Fuer­zas de Segu­ri­dad y la Jus­ti­cia espa­ño­la. El perio­dis­ta sería lla­ma­do de inme­dia­to a decla­rar, y no le per­mi­ti­rían aco­ger­se al secre­to pro­fe­sio­nal para evi­tar reve­lar su fuen­te. Ade­más, le llo­ve­rían las crí­ti­cas, e inclu­so las deman­das pena­les, por no haber adver­ti­do del atentado.

Aho­ra bien, ese esce­na­rio suce­dió en reali­dad, con la úni­ca dife­ren­cia de que no se tra­tó de disi­den­tes de ETA, sino de los GAL, y la reac­ción de las Fuer­zas de Segu­ri­dad y la Jus­ti­cia espa­ño­la no fue la que aca­bo de des­cri­bir, sino que mira­ron des­ca­ra­da­men­te a otro lado, como en tan­tos otros casos de gue­rra sucia.

Suce­dió cuan­do se come­tió el últi­mo aten­ta­do rei­vin­di­ca­do usan­do las siglas GAL, el que cau­só la muer­te en Hen­daia, el 24 de julio de 1987, de Juan Car­los Gar­cía Goe­na. Un cri­men que sigue impu­ne, pese a que en su día el Gene­ral Sáenz de San­ta­ma­ría reco­no­ció duran­te un jui­cio que se sabía quién lo hizo, y por qué lo hizo.

Sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, nin­gún juez mos­tró enton­ces inte­rés alguno en hacer­le al Gene­ral la más míni­ma pre­gun­ta al res­pec­to, y tam­po­co ha habi­do un solo juez que se haya intere­sa­do nun­ca por el sor­pren­den­te hecho de que un perio­dis­ta fue­se infor­ma­do antes del aten­ta­do de que éste iba a come­ter­se y de la exis­ten­cia de un impor­tan­te zulo liga­do al mismo.

En efec­to, tres meses antes de que se pro­du­je­ra el aten­ta­do, un infor­ma­dor anó­ni­mo apo­da­do Pedro se puso en con­tac­to con el perio­dis­ta Ricar­do Arqués y empe­zó a reve­lar­le impor­tan­tes datos sobre los GAL que habían deja­do de actuar en febre­ro de 1986, se supo­nía que para siem­pre. Fue enton­ces cuan­do le hizo aque­lla sor­pren­den­te reve­la­ción sobre el aten­ta­do que iba a come­ter­se en Ipa­rral­de, y le habló de un zulo cuya exac­ta ubi­ca­ción le faci­li­tó más tarde.

Gra­cias a ello, Arqués, y otro cono­ci­do perio­dis­ta, Mel­chor Mira­lles, loca­li­za­ron el zulo y halla­ron en el mis­mo mate­rial cla­ra­men­te vin­cu­la­do al aten­ta­do, como una bom­ba-lapa idén­ti­ca a la usa­da en el mis­mo, y el comu­ni­ca­do de los GAL ini­cial­men­te pre­vis­to para rei­vin­di­car­lo. Un comu­ni­ca­do en el que no se men­cio­na­ba en abso­lu­to a Gar­cía Goe­na, sino a un refu­gia­do vecino suyo, Juan Bau­tis­ta Argo­te, que todo indi­ca era el ver­da­de­ro objetivo.

Aquel infor­ma­dor anó­ni­mo, Pedro, expli­có a ambos perio­dis­tas que fue­ron el sub­co­mi­sa­rio José Ame­do y sus hom­bres quie­nes come­tie­ron el aten­ta­do, y les enume­ró las razo­nes que habían teni­do para come­ter­lo, dejan­do muy cla­ro has­ta qué pun­to cono­cía no sólo los entre­si­jos del mis­mo sino tam­bién a sus autores.

No fue, ade­más, la úni­ca fuen­te que incri­mi­nó a Ame­do en aquel ase­si­na­to, pues­to que tam­bién lo hizo su enton­ces aman­te, Inma­cu­la­da Gómez, pese a lo cual la Jus­ti­cia espa­ño­la con­si­de­ró que no había prue­bas sufi­cien­tes para condenarlo.

Sea como fue­re, abun­dan los indi­cios que apun­tan a su cul­pa­bi­li­dad en dicho ase­si­na­to, y no ha ayu­da­do pre­ci­sa­men­te a disi­par­los el hecho de que Ame­do se haya dedi­ca­do a ela­bo­rar y difun­dir una pis­ta fal­sa al res­pec­to. Una fal­sa pis­ta, publi­ca­da en su día como gran exclu­si­va por el dia­rio El Mun­do, según la cual un fotó­gra­fo de Hen­daia lla­ma­do Patxi faci­li­tó a quie­nes colo­ca­ron la bom­ba-lapa una foto de Gar­cía Goe­na que les per­mi­tió iden­ti­fi­car­lo y aten­tar con­tra él.

Esa men­ti­ra se cae por su pro­pio peso, por­que el ver­da­de­ro obje­ti­vo de los ase­si­nos no era él sino su vecino Juan Bau­tis­ta Argo­te, como se pue­de com­pro­bar en el comu­ni­ca­do de los GAL que los antes cita­dos perio­dis­tas halla­ron en el zulo y repro­du­je­ron en la pági­na 298 de su libro Ame­do: el Esta­do con­tra ETA.

Por eso me resul­ta tan incom­pren­si­ble que la viu­da de Gar­cía Goe­na, Lau­ra Mar­tín, se empe­ñe en seguir esa fal­sa pis­ta, en lugar de soli­ci­tar a los jue­ces de la Audien­cia Nacio­nal que lla­men a decla­rar a Mel­chor Mira­lles y Ricar­do Arqués en rela­ción a todo lo que les con­tó Pedro en su día, antes y des­pués de que se come­tie­ra aquel últi­mo aten­ta­do rei­vin­di­ca­do usan­do las siglas GAL. Y que tra­ten de iden­ti­fi­car al infor­ma­dor anó­ni­mo, y a quie­nes se escon­dían tras él.

Tam­po­co entien­do que no soli­ci­te a los jue­ces que inte­rro­guen al res­pec­to a Ame­do, que afir­ma saber quién fil­tró a ambos perio­dis­tas aque­llos datos tan reve­la­do­res. Según él, fue un poli­cía fran­cés apo­da­do Jean-Louis que cola­bo­ró muy acti­va­men­te con él en la gue­rra sucia y cuya iden­ti­dad pre­ser­va a toda cos­ta, por­que teme con razón que se tire de ese hilo.

Ade­más, en su últi­mo libro, Cal viva, Ame­do afir­ma que Jean-Louis estu­vo invo­lu­cra­do en el ase­si­na­to de Gar­cía Goe­na, por lo que difí­cil­men­te se entien­de que no sea inte­rro­ga­do sobre la iden­ti­dad de dicho poli­cía fran­cés, y sobre otros muchos aspec­tos de la gue­rra sucia que ha dado sobra­das mues­tras de cono­cer muy bien.

Pro­fun­di­zan­do en esa vía, sí que veo fac­ti­ble obte­ner prue­bas con­tra los auto­res mate­ria­les de aquel cri­men, y espe­ro de todo cora­zón que Lau­ra Mar­tín ter­mi­ne tam­bién por ver­lo, por­que de lo con­tra­rio Ame­do se sal­drá con la suya.

Xabier Maka­za­ga, inves­ti­ga­dor del terro­ris­mo de Estado

12 de mayo de 2016

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *