La úni­ca madre a reco­no­cer

Espe­ran­do que nadie del Esta­do Islá­mi­co lea esto, hay que decir que el pri­mer inde­pen­den­tis­mo cons­ti­tu­yen­te en tie­rras vas­cas lo crean los Kasio, el pro­yec­to del gran Muza Al-Kas­sin, era cons­truir un Esta­do pro­pio, inde­pen­dien­te de Zara­go­za o de Cor­do­ba, suje­to direc­ta­men­te a Damas­co, por eso el padre se fue has­ta Damas­co para adop­tar el islam del pro­pio Ome­ya. Des­de la fir­ma de la capi­tu­la­ción de Iru­ñea, el 718, y el ase­si­na­to del últi­mo gober­na­dor isla­mi­co (Wai­lii) , el Al-Mus­fa­rrat, en tér­mi­nos teó­ri­cos, gran par­te del terri­to­rio vas­co (tri­bu des­nu­da como las bes­tias, en refe­ren­cia a los vas­co­nes según cró­ni­cas ára­bes) esta­ba bajo la direc­ción poli­ti­ca de los Al-Kas­sim (Banu Qasi); duran­te lar­go tiem­po serán fuer­tes alia­dos de los naua­rri (Eneko Aritza, los seme-eneko­nis, los xime­nez) con­tra la oli­gar­quía pam­plo­ne­sa (Belas­cot, estos que están en cone­xión con los fran­cos caro­lin­gios, y el duca­do de Gas­cu­ña).

Esto es lo que ocu­rre si con­ta­mos la his­to­ria de Eus­kal Herria en tér­mi­nos bur­gue­ses estric­tos. Es decir, de la for­ma en que por ejem­plo los esta­dos espa­ñol o fran­cés han hecho para auto­jus­ti­fi­car­se de mane­ra mito­ló­gi­ca, con sus lis­tas de los reyes godos y las odas y ala­ban­zas al Cid. Lo cier­to es que duran­te la épo­ca de todo el párra­fo ini­cial la pobla­ción vas­ca no era musul­ma­na, había de todo: cris­tia­nos, judios, musul­ma­nes y paga­nos por todas par­tes.

A la hora de con­tar la his­to­ria del pue­blo vas­co, de la nación vas­ca, gene­ral­men­te se ha hecho des­de dos pers­pec­ti­vas. Una, la de los ven­ce­do­res, ya sea ocul­tan­do datos his­tó­ri­cos o direc­ta­men­te crean­do mito­lo­gías para negar la exis­ten­cia de la nación vas­ca de una mane­ra total­men­te anti-cien­tí­fi­ca. La otra ha inten­ta­do lo con­tra­rio. Que la his­to­ria refle­je la exis­ten­cia de la nación vas­ca. Lo que ocu­rre es que pese a que la nación vas­ca sea una reali­dad his­tó­ri­ca y pre­sen­te total­men­te incon­tes­ta­ble, y se podría hablar de innu­me­ra­bles fac­to­res, pero sim­ple­men­te bas­ta­ría con la volun­tad de los y las que nos sen­ti­mos par­tí­ci­pes de ella, tam­bién ha exis­ti­do cier­ta mito­lo­gia bur­gue­sa a la hora de expli­car el reco­rri­do de nues­tro pue­blo. No muchas veces se ha con­ta­do la his­to­ria de los y las de aba­jo, y menos con­ta­da por los y las de aba­jo. Eso ha crea­do que innu­me­ra­bles epi­so­dios de nues­tra his­to­ria (pre­ci­sa­men­te los más impor­tan­tes) que­den en segun­do plano.

Lee­mos sobre Eneko Aritza y el Rei­no de Naba­rra pero no de insu­rrec­cio­nes como el levan­ta­mien­to de los cam­pe­si­nos de Fal­ces en 1357 con­tra el ajus­ti­cia­mien­to de nue­ve cam­pe­si­nos, pocos cuen­tan la suble­va­ción de Mixa y Osti­ba­rre en 1369, la de Gares en 1379, la rebe­lión de Iru­ñea en Diciem­bre de 1386 con­tra las éli­tes eco­nó­mi­cas duran­te 22 días, por la dis­tri­bu­ción injus­ta de los impues­tos. El cro­nis­ta Gar­ci Lopez de Ron­ces­va­lles tes­ti­go de los hechos cuen­ta que la repre­sión vino de la admi­nis­tra­ción de la monar­quía como garan­te del orden social del rei­no. 1.451 sol­da­dos acu­die­ron a Iru­ñea a sofo­car el levan­ta­mien­to, y una vez éste derro­ta­do vino la repre­sión. Cua­tro hom­bres de los que más se des­ta­ca­ron fue­ron des­cuar­ti­za­dos y otros muchos encar­ce­la­dos por su par­ti­ci­pa­ción en los hechos. ¿Ten­drían algún sím­bo­lo o ban­de­ra?

Nos encan­ta el selllo per­so­nal de un rey en for­ma­to de águi­la negra pero la socie­dad feu­dal creó una gran frac­tu­ra de la socie­dad de comu­ni­da­des vas­cas con la divi­sión entre veci­noshabi­tan­tes. Esta dico­to­mía con­vir­tió con el tiem­po en explo­ta­do­res a los pri­me­ros y en explo­ta­dos a los segun­dos (lla­ma­dos segun­do­nes). La usur­pa­ción del Batza­rre por una éli­te per­te­ne­cien­te a los veci­nos tra­jo como con­se­cuen­cia la sepa­ra­ción entre el órgano de poder y la comu­ni­dad así como la gene­ra­li­za­ción de la pro­pie­dad indi­vi­dual. En 1405 la repre­sión tam­bién se aba­tió sobre la Jun­ta de Milu­ce. Nue­ve cam­pe­si­nos fue­ron ahor­ca­dos y uno des­pe­ña­do. ¿Quié­nes fue­ron?

En Liza­rra ple­be­yos die­ron fue­go a tres igle­sias por­que las sota­nas tam­bien san­gra­ban.

Entre 1773 y 1784 las muje­res tra­ba­ja­do­ras labor­ta­nas fue­ron las orga­ni­za­do­ras de una tenaz resis­ten­cia popu­lar con­tra las exi­gen­cias fran­ce­sas de con­tro­lar y gra­var con impues­tos la pro­duc­ción de taba­co en este herrial­de, pro­duc­ción que has­ta enton­ces se rea­li­za­ba libre de la inge­ren­cia extran­je­ra. En el momen­to crí­ti­co, cuan­do lle­ga­ba el ejér­ci­to fran­cés a aplas­tar la revuel­ta, las muje­res de Lapur­di se plan­ta­ron en masa delan­te de los sol­da­dos. Los fran­ce­ses no se atre­vie­ron a dis­pa­rar pero toma­ron otras repre­sa­lias, como el derri­bo del cam­pa­na­rio de la Igle­sia de Haz­par­ne des­de el que se con­vo­ca­ba a la movi­li­za­ción popu­lar, y el deco­mi­so de varios miles de armas en manos del pue­blo. ¿Dón­de está su monu­men­to?

1731 Irun, 1733 Sora­lu­ze, 1739 en Azpei­tia a cau­sa de la cares­tía del grano o pan, 1743 en Her­na­ni…

¿Quié­nes y por qué saquea­ron la la casa de don Pedro Fer­nán­dez de Cas­ta­ñe­da y la de don Pedro de Ville­la (alcal­de Bil­bo el uno y comi­sa­rio de galeo­nes el otro)?

La fuer­te depre­sión pro­du­ci­da por las malas cose­chas y las deman­das fis­ca­les de 1713 jun­to al incre­men­to de pre­cios de los artícu­los bási­cos de con­su­mo hizo que se lia­ra par­da en Bil­bo, Mun­da­ka, Ber­ga­ra, Arra­sa­te, Eibar y dece­nas de pueblos….3 de mar­zo de 1976, Gas­teiz y podría­mos seguir has­ta hoy en día.

La his­to­ria de Eus­kal Herria, de prin­ci­pio a fin, es la his­to­ria de su cla­se tra­ba­ja­do­ra, de revuel­tas e insu­rre­cio­nes, una lucha cons­tan­te por la la sobe­ra­nía del pue­blo, que es el país real. A la hora de cons­truir la his­to­ria de este país debe­rían ser los y las de aba­jo, los y las que estén arri­ba, tan­to fren­te a la his­to­rio­gra­fía impe­ria­lis­ta espa­ño­la o fran­ce­sa como a rela­tos bur­gue­ses. Por lo que la úni­ca madre a reco­no­cer en la his­to­ria vas­ca es la revo­lu­ción, los y las que se rebe­la­ron, como supre­mo acto demo­crá­ti­co de fun­da­ción, tam­bién para el futu­ro esta­do vas­co.

Borro­ka garaia da!

11 de mayo de 2016

Fuen­te: Borro­ka garaia da!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *