La úni­ca madre a reconocer

Espe­ran­do que nadie del Esta­do Islá­mi­co lea esto, hay que decir que el pri­mer inde­pen­den­tis­mo cons­ti­tu­yen­te en tie­rras vas­cas lo crean los Kasio, el pro­yec­to del gran Muza Al-Kas­sin, era cons­truir un Esta­do pro­pio, inde­pen­dien­te de Zara­go­za o de Cor­do­ba, suje­to direc­ta­men­te a Damas­co, por eso el padre se fue has­ta Damas­co para adop­tar el islam del pro­pio Ome­ya. Des­de la fir­ma de la capi­tu­la­ción de Iru­ñea, el 718, y el ase­si­na­to del últi­mo gober­na­dor isla­mi­co (Wai­lii) , el Al-Mus­fa­rrat, en tér­mi­nos teó­ri­cos, gran par­te del terri­to­rio vas­co (tri­bu des­nu­da como las bes­tias, en refe­ren­cia a los vas­co­nes según cró­ni­cas ára­bes) esta­ba bajo la direc­ción poli­ti­ca de los Al-Kas­sim (Banu Qasi); duran­te lar­go tiem­po serán fuer­tes alia­dos de los naua­rri (Eneko Aritza, los seme-eneko­nis, los xime­nez) con­tra la oli­gar­quía pam­plo­ne­sa (Belas­cot, estos que están en cone­xión con los fran­cos caro­lin­gios, y el duca­do de Gascuña).

Esto es lo que ocu­rre si con­ta­mos la his­to­ria de Eus­kal Herria en tér­mi­nos bur­gue­ses estric­tos. Es decir, de la for­ma en que por ejem­plo los esta­dos espa­ñol o fran­cés han hecho para auto­jus­ti­fi­car­se de mane­ra mito­ló­gi­ca, con sus lis­tas de los reyes godos y las odas y ala­ban­zas al Cid. Lo cier­to es que duran­te la épo­ca de todo el párra­fo ini­cial la pobla­ción vas­ca no era musul­ma­na, había de todo: cris­tia­nos, judios, musul­ma­nes y paga­nos por todas partes.

A la hora de con­tar la his­to­ria del pue­blo vas­co, de la nación vas­ca, gene­ral­men­te se ha hecho des­de dos pers­pec­ti­vas. Una, la de los ven­ce­do­res, ya sea ocul­tan­do datos his­tó­ri­cos o direc­ta­men­te crean­do mito­lo­gías para negar la exis­ten­cia de la nación vas­ca de una mane­ra total­men­te anti-cien­tí­fi­ca. La otra ha inten­ta­do lo con­tra­rio. Que la his­to­ria refle­je la exis­ten­cia de la nación vas­ca. Lo que ocu­rre es que pese a que la nación vas­ca sea una reali­dad his­tó­ri­ca y pre­sen­te total­men­te incon­tes­ta­ble, y se podría hablar de innu­me­ra­bles fac­to­res, pero sim­ple­men­te bas­ta­ría con la volun­tad de los y las que nos sen­ti­mos par­tí­ci­pes de ella, tam­bién ha exis­ti­do cier­ta mito­lo­gia bur­gue­sa a la hora de expli­car el reco­rri­do de nues­tro pue­blo. No muchas veces se ha con­ta­do la his­to­ria de los y las de aba­jo, y menos con­ta­da por los y las de aba­jo. Eso ha crea­do que innu­me­ra­bles epi­so­dios de nues­tra his­to­ria (pre­ci­sa­men­te los más impor­tan­tes) que­den en segun­do plano.

Lee­mos sobre Eneko Aritza y el Rei­no de Naba­rra pero no de insu­rrec­cio­nes como el levan­ta­mien­to de los cam­pe­si­nos de Fal­ces en 1357 con­tra el ajus­ti­cia­mien­to de nue­ve cam­pe­si­nos, pocos cuen­tan la suble­va­ción de Mixa y Osti­ba­rre en 1369, la de Gares en 1379, la rebe­lión de Iru­ñea en Diciem­bre de 1386 con­tra las éli­tes eco­nó­mi­cas duran­te 22 días, por la dis­tri­bu­ción injus­ta de los impues­tos. El cro­nis­ta Gar­ci Lopez de Ron­ces­va­lles tes­ti­go de los hechos cuen­ta que la repre­sión vino de la admi­nis­tra­ción de la monar­quía como garan­te del orden social del rei­no. 1.451 sol­da­dos acu­die­ron a Iru­ñea a sofo­car el levan­ta­mien­to, y una vez éste derro­ta­do vino la repre­sión. Cua­tro hom­bres de los que más se des­ta­ca­ron fue­ron des­cuar­ti­za­dos y otros muchos encar­ce­la­dos por su par­ti­ci­pa­ción en los hechos. ¿Ten­drían algún sím­bo­lo o bandera?

Nos encan­ta el selllo per­so­nal de un rey en for­ma­to de águi­la negra pero la socie­dad feu­dal creó una gran frac­tu­ra de la socie­dad de comu­ni­da­des vas­cas con la divi­sión entre veci­noshabi­tan­tes. Esta dico­to­mía con­vir­tió con el tiem­po en explo­ta­do­res a los pri­me­ros y en explo­ta­dos a los segun­dos (lla­ma­dos segun­do­nes). La usur­pa­ción del Batza­rre por una éli­te per­te­ne­cien­te a los veci­nos tra­jo como con­se­cuen­cia la sepa­ra­ción entre el órgano de poder y la comu­ni­dad así como la gene­ra­li­za­ción de la pro­pie­dad indi­vi­dual. En 1405 la repre­sión tam­bién se aba­tió sobre la Jun­ta de Milu­ce. Nue­ve cam­pe­si­nos fue­ron ahor­ca­dos y uno des­pe­ña­do. ¿Quié­nes fueron?

En Liza­rra ple­be­yos die­ron fue­go a tres igle­sias por­que las sota­nas tam­bien san­gra­ban.

Entre 1773 y 1784 las muje­res tra­ba­ja­do­ras labor­ta­nas fue­ron las orga­ni­za­do­ras de una tenaz resis­ten­cia popu­lar con­tra las exi­gen­cias fran­ce­sas de con­tro­lar y gra­var con impues­tos la pro­duc­ción de taba­co en este herrial­de, pro­duc­ción que has­ta enton­ces se rea­li­za­ba libre de la inge­ren­cia extran­je­ra. En el momen­to crí­ti­co, cuan­do lle­ga­ba el ejér­ci­to fran­cés a aplas­tar la revuel­ta, las muje­res de Lapur­di se plan­ta­ron en masa delan­te de los sol­da­dos. Los fran­ce­ses no se atre­vie­ron a dis­pa­rar pero toma­ron otras repre­sa­lias, como el derri­bo del cam­pa­na­rio de la Igle­sia de Haz­par­ne des­de el que se con­vo­ca­ba a la movi­li­za­ción popu­lar, y el deco­mi­so de varios miles de armas en manos del pue­blo. ¿Dón­de está su monumento?

1731 Irun, 1733 Sora­lu­ze, 1739 en Azpei­tia a cau­sa de la cares­tía del grano o pan, 1743 en Hernani…

¿Quié­nes y por qué saquea­ron la la casa de don Pedro Fer­nán­dez de Cas­ta­ñe­da y la de don Pedro de Ville­la (alcal­de Bil­bo el uno y comi­sa­rio de galeo­nes el otro)?

La fuer­te depre­sión pro­du­ci­da por las malas cose­chas y las deman­das fis­ca­les de 1713 jun­to al incre­men­to de pre­cios de los artícu­los bási­cos de con­su­mo hizo que se lia­ra par­da en Bil­bo, Mun­da­ka, Ber­ga­ra, Arra­sa­te, Eibar y dece­nas de pueblos….3 de mar­zo de 1976, Gas­teiz y podría­mos seguir has­ta hoy en día.

La his­to­ria de Eus­kal Herria, de prin­ci­pio a fin, es la his­to­ria de su cla­se tra­ba­ja­do­ra, de revuel­tas e insu­rre­cio­nes, una lucha cons­tan­te por la la sobe­ra­nía del pue­blo, que es el país real. A la hora de cons­truir la his­to­ria de este país debe­rían ser los y las de aba­jo, los y las que estén arri­ba, tan­to fren­te a la his­to­rio­gra­fía impe­ria­lis­ta espa­ño­la o fran­ce­sa como a rela­tos bur­gue­ses. Por lo que la úni­ca madre a reco­no­cer en la his­to­ria vas­ca es la revo­lu­ción, los y las que se rebe­la­ron, como supre­mo acto demo­crá­ti­co de fun­da­ción, tam­bién para el futu­ro esta­do vasco.

Borro­ka garaia da!

11 de mayo de 2016

Fuen­te: Borro­ka garaia da!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.