Se recu­pe­ra el Pri­me­ro de Mayo

Nota: artícu­lo escri­to para la Agen­cia Boli­va­ria­na de Prensa.

Como un terri­ble y bello trueno que con­vo­ca al hura­cán rojo así ha sido la gigan­tes­ca mani­fes­ta­ción del pue­blo tra­ba­ja­dor argen­tino con­tra la fero­ci­dad neo­li­be­ral. Las masas bra­si­le­ñas, por su par­te, han empe­za­do tam­bién a enfren­tar­se al gol­pe de Esta­do blan­do, par­la­men­ta­rio y tele­di­ri­gi­do des­de Esta­dos Uni­dos. En Méxi­co, dece­nas de miles de per­so­nas se mani­fies­tan con­tra el terror patriar­cal y otras bar­ba­ri­da­des, y cre­ce el hori­zon­ta­lis­mo que rei­vin­di­ca la vuel­ta con vida de los 43 de Ayotzi­na­pa. La Cuba­nía se reafir­ma orgu­llo­sa fren­te a la alie­na­ción capi­ta­lis­ta. La lucha por la demo­cra­cia da nue­vos pasos en Hon­du­ras y Paraguay.

En Boli­via los pue­blos no se dejan lle­var por los can­tos de sire­na impe­ria­lis­tas. Las y los uru­gua­yos rei­vin­di­can a sus héroes ase­si­na­dos fren­te al silen­cio de un gobierno cada vez más a la dere­cha. Las cla­ses tra­ba­ja­do­ras de Chi­le, los pue­blos de Ecua­dor, la heroi­ca Colom­bia y las masas explo­ta­das de nues­tra Amé­ri­ca se nie­gan a retro­ce­der. ¿Y la impres­cin­di­ble Vene­zue­la ata­ca­da des­de todos los flan­cos y des­de su inte­rior mis­mo? Este 1º de Mayo vere­mos al pue­blo boli­va­riano recu­pe­rar la direc­ción polí­ti­ca que nun­ca debió haber dejado.

Cen­te­na­res de pique­tes de tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res de la sani­dad des­man­te­la­da pro­tes­tan en Gran Bre­ta­ña, a la vez que se radi­ca­li­za un impor­tan­te sec­tor del labo­ris­mo y en las sema­nas pasa­das ha habi­do diver­sas movi­li­za­cio­nes y actos de denun­cia. En Cata­lun­ya, los tra­ba­ja­do­res del Metro de Bar­ce­lo­na lan­zan su ter­ce­ra huel­ga des­oyen­do al Ayun­ta­mien­to refor­mis­ta. La repre­sión vio­len­ta de la poli­cía fran­ce­sa ata­ca al estu­dian­ta­do y a las y los tra­ba­ja­do­res que se opo­nen con tan­ta fuer­za al neo­li­be­ra­lis­mo que, como ha suce­di­do en Lyon, la segun­da ciu­dad más impor­tan­te, la extre­ma dere­cha y el neo­fas­cis­mo han ayu­da­do a las fuer­zas repre­si­vas oficiales.

La repre­sión polí­ti­co-sin­di­cal espa­ño­la gol­pea con odio al míti­co Sin­di­ca­to Anda­luz de Tra­ba­ja­do­res para debi­li­tar sus movi­li­za­cio­nes. Una mani­fes­ta­ción popu­lar de casi 100.000 per­so­nas ha denun­cia­do en Han­no­ver, Ale­ma­nia, el TTIP entre Euro­pa y Esta­dos Uni­dos. Por todas par­tes, las muje­res tra­ba­ja­do­ras, super­ex­plo­ta­das y humi­lla­das, se orga­ni­zan con­tra el sis­te­ma patriar­co-bur­gués, y lo mis­mo hace la juven­tud con­tra el poder adul­to crean­do poder juve­nil. En Eus­kal Herria, la juven­tud tra­ba­ja­do­ra y estu­dian­til, y sec­to­res obre­ros, lle­van casi dos meses de huel­gas, movi­li­za­cio­nes, deba­tes, con­fe­ren­cias anti­ca­pi­ta­lis­tas e inde­pen­den­tis­tas vas­cas para pre­pa­rar este Maiatza­ren Lehe­na, inclui­dos algu­nos sabotajes.

Las y los grie­gos han recu­pe­ra­do la ofen­si­va y tra­ba­ja­do­res de la mar y de la pren­sa se enfren­tan al recor­te de pen­sio­nes que quie­re impo­ner Syri­za, por citar la huel­ga más recien­te. Empie­za a des­per­tar­se una par­te del pro­le­ta­ria­do yan­qui que, por aho­ra, se iden­ti­fi­ca con San­ders, e inclu­so gru­pos más cons­cien­tes se enfren­tan a Trump, ese racis­ta y neo­fas­cis­ta repre­sen­tan­te de la peor dere­cha nor­te­ame­ri­ca­na. Sería muy lar­go rese­ñar siquie­ra lo esen­cial del resur­gir de la lucha de cla­ses en otras zonas del mun­do: en Japón, India, Sudá­fri­ca…, así como otras for­mas de lucha par­ti­cu­la­res pero inser­tas en el gran enfren­ta­mien­to entre el capi­tal y la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra: Siria, Ucra­nia, Pales­ti­na, Saha­ra…, por no exten­der­nos a la doble estra­te­gia impe­ria­lis­ta con­sis­ten­te en, por un lado, cer­car mili­tar, ener­gé­ti­ca y eco­nó­mi­ca­men­te a Eura­sia en pre­vi­sión de futu­ras agre­sio­nes, y por otro lado, median­te la con­quis­ta mili­tar de la cor­di­lle­ra andi­na y la implan­ta­ción de cola­bo­ra­cio­nis­tas fie­les en Esta­dos deci­si­vos, ase­gu­rar­se el saqueo y explo­ta­ción de nues­tra América.

Si estu­dia­mos la his­to­ria del 1º de Mayo vemos que se va amplian­do su con­te­ni­do, su car­ga y sen­ti­do rei­vin­di­ca­ti­vo por el sim­ple hecho de que las con­tra­dic­cio­nes capi­ta­lis­tas fuer­zan a la bur­gue­sía mun­dial a con­ver­tir­lo todo en mer­can­cía, en nego­cio, en bene­fi­cio: des­de el cos­mos has­ta el fon­do de los océa­nos pasan­do por los sen­ti­mien­tos y afec­tos huma­nos, las cul­tu­ras y las per­so­nas más inde­fen­sas: las niñas y niños. Tam­bién en este 1º de Mayo de va a denun­ciar la estre­me­ce­do­ra «des­apa­ri­ción» de más de 10.000 niñas y niños refu­gia­dos en la «demo­crá­ti­ca Euro­pa», delan­te de las nari­ces de Euro­pol, sal­va­ja­da inhu­ma­na que res­pon­de a la cie­ga lógi­ca bur­gue­sa de con­ver­tir­lo todo en plus­va­lía y ganan­cia mate­rial, eco­nó­mi­ca, sexual, afec­ti­va, sanitaria…mediante las mafias ins­ta­la­das en el cora­zón mis­mo de la Unión Europea.

Pero según el 1º de Mayo enri­que­ce su poten­cial eman­ci­pa­dor y con­cre­ta sus obje­ti­vos, tam­bién lo hace el capi­ta­lis­mo res­pon­dien­do a la mis­ma uni­dad y lucha de con­tra­rios. Para la bur­gue­sía mun­dial ya no es sufi­cien­te des­ac­ti­var y vaciar del poder crí­ti­co del 1º de Mayo median­te algu­nas refor­mas pun­tua­les que no detie­nen el dete­rio­ro de las con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo, vacia­mien­to, des­ac­ti­va­ción e inte­gra­ción en el sis­te­ma faci­li­ta­da e impul­sa­da por el refor­mis­mo polí­ti­co-sin­di­cal. La cri­sis sis­té­mi­ca mun­dial, su alar­ga­mien­to e inten­si­fi­ca­ción le impi­den ya defi­ni­ti­va­men­te repe­tir estas supe­ra­das tác­ti­cas refor­mis­tas. Aho­ra y cada vez más, al impe­ria­lis­mo le urge aca­bar con el 1º de Mayo en cuan­to tal, liqui­dan­do ade­más de los dere­chos sin­di­ca­les, socia­les, demo­crá­ti­cos, fun­da­men­tal­men­te el dere­cho de huel­ga y sin­di­ca­ción, que aún sub­sis­ten, sobre todo des­tru­yen­do la uni­dad inter­na de la huma­ni­dad trabajadora.

El capi­tal nece­si­ta reins­tau­rar las con­di­cio­nes de explo­ta­ción vigen­tes entre fina­les del siglo XVIII y mita­des del siglo XIX, amplián­do­las con los medios tec­no­cien­tí­fi­cos, de con­trol, vigi­lan­cia y repre­sión actual­men­te dis­po­ni­bles y en per­ma­nen­te mejo­ra. El capi­tal estu­dia en todo momen­to las nue­vas for­mas de orga­ni­za­ción y lucha del tra­ba­jo e inten­ta con­tra­rres­tar­las median­te sus espe­cia­li­za­dos exper­tos en repre­sión, exper­tos civi­les, mili­ta­res, cien­tí­fi­cos, reli­gio­sos, pri­va­dos o públi­cos pero cen­tra­li­za­dos estra­té­gi­ca­men­te por el Esta­do bur­gués. Aho­ra, como se ha vuel­to a demos­trar en Lyon al unir­se la poli­cía con el neo­fas­cis­mo para masa­crar al pue­blo, el capi­tal recu­pe­ra en el con­tex­to pre­sen­te y miran­do al futu­ro anti­guas tác­ti­cas repre­si­vas apli­ca­das des­de el siglo XVIII: los gru­pos de mato­nes pri­va­dos a suel­do de la patro­nal, que lue­go se trans­for­ma­ron en el lum­pen arma­do a suel­do de la bur­gue­sía bona­par­tis­ta y los pis­to­le­ros de la Prin­ce­ton, pasan­do a los frei­korps, guar­dias negros, gru­pos fas­cis­tas, SA y SS, escua­dras falan­gis­tas, etc., para, más tar­de y bajo la direc­ción del Plan Cón­dor y otros trans­for­mar­se en ase­si­nos pro­fe­sio­na­les, ante­sa­la del narcoparamilitarismo.

La lucha de cla­ses entre el capi­tal y el tra­ba­jo se agu­di­za a nivel mun­dial. La gue­rra social va expan­dién­do­se, y el futu­ro está abier­to a la vic­to­ria de la huma­ni­dad o a su derro­ta. Este 1º de Mayo es tan­to una fecha sim­bó­li­ca irre­nun­cia­ble como un día espe­cial de recuen­to y encuen­tro de fuer­zas demo­crá­ti­cas, pro­gre­sis­tas y revo­lu­cio­na­rias, de su con­fluen­cia y acu­mu­la­ción. Pero tam­bién ha de ser un día que refuer­ce la sana e impres­cin­di­ble refle­xión auto­crí­ti­ca de los erro­res come­ti­dos y de los estu­dios colec­ti­vos de las inno­va­cio­nes que debe­mos rea­li­zar para que lo que comen­zó sien­do un fan­tas­ma –la revo­lu­ción– que ate­mo­ri­za­ba a la bur­gue­sía euro­pea en 1848 se con­vier­ta por fin en el sepul­tu­re­ro de la civi­li­za­ción capi­ta­lis­ta y en la par­te­ra de la civi­li­za­ción comunista.

Iña­ki Gil de San Vicente 

Eus­kal Herria, 30 de abril de 2016

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.