Se recu­pe­ra el Pri­me­ro de Mayo

Nota: artícu­lo escri­to para la Agen­cia Boli­va­ria­na de Prensa.

Como un terri­ble y bello trueno que con­vo­ca al hura­cán rojo así ha sido la gigan­tes­ca mani­fes­ta­ción del pue­blo tra­ba­ja­dor argen­tino con­tra la fero­ci­dad neo­li­be­ral. Las masas bra­si­le­ñas, por su par­te, han empe­za­do tam­bién a enfren­tar­se al gol­pe de Esta­do blan­do, par­la­men­ta­rio y tele­di­ri­gi­do des­de Esta­dos Uni­dos. En Méxi­co, dece­nas de miles de per­so­nas se mani­fies­tan con­tra el terror patriar­cal y otras bar­ba­ri­da­des, y cre­ce el hori­zon­ta­lis­mo que rei­vin­di­ca la vuel­ta con vida de los 43 de Ayotzi­na­pa. La Cuba­nía se reafir­ma orgu­llo­sa fren­te a la alie­na­ción capi­ta­lis­ta. La lucha por la demo­cra­cia da nue­vos pasos en Hon­du­ras y Paraguay.

En Boli­via los pue­blos no se dejan lle­var por los can­tos de sire­na impe­ria­lis­tas. Las y los uru­gua­yos rei­vin­di­can a sus héroes ase­si­na­dos fren­te al silen­cio de un gobierno cada vez más a la dere­cha. Las cla­ses tra­ba­ja­do­ras de Chi­le, los pue­blos de Ecua­dor, la heroi­ca Colom­bia y las masas explo­ta­das de nues­tra Amé­ri­ca se nie­gan a retro­ce­der. ¿Y la impres­cin­di­ble Vene­zue­la ata­ca­da des­de todos los flan­cos y des­de su inte­rior mis­mo? Este 1º de Mayo vere­mos al pue­blo boli­va­riano recu­pe­rar la direc­ción polí­ti­ca que nun­ca debió haber dejado.

Cen­te­na­res de pique­tes de tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res de la sani­dad des­man­te­la­da pro­tes­tan en Gran Bre­ta­ña, a la vez que se radi­ca­li­za un impor­tan­te sec­tor del labo­ris­mo y en las sema­nas pasa­das ha habi­do diver­sas movi­li­za­cio­nes y actos de denun­cia. En Cata­lun­ya, los tra­ba­ja­do­res del Metro de Bar­ce­lo­na lan­zan su ter­ce­ra huel­ga des­oyen­do al Ayun­ta­mien­to refor­mis­ta. La repre­sión vio­len­ta de la poli­cía fran­ce­sa ata­ca al estu­dian­ta­do y a las y los tra­ba­ja­do­res que se opo­nen con tan­ta fuer­za al neo­li­be­ra­lis­mo que, como ha suce­di­do en Lyon, la segun­da ciu­dad más impor­tan­te, la extre­ma dere­cha y el neo­fas­cis­mo han ayu­da­do a las fuer­zas repre­si­vas oficiales.

La repre­sión polí­ti­co-sin­di­cal espa­ño­la gol­pea con odio al míti­co Sin­di­ca­to Anda­luz de Tra­ba­ja­do­res para debi­li­tar sus movi­li­za­cio­nes. Una mani­fes­ta­ción popu­lar de casi 100.000 per­so­nas ha denun­cia­do en Han­no­ver, Ale­ma­nia, el TTIP entre Euro­pa y Esta­dos Uni­dos. Por todas par­tes, las muje­res tra­ba­ja­do­ras, super­ex­plo­ta­das y humi­lla­das, se orga­ni­zan con­tra el sis­te­ma patriar­co-bur­gués, y lo mis­mo hace la juven­tud con­tra el poder adul­to crean­do poder juve­nil. En Eus­kal Herria, la juven­tud tra­ba­ja­do­ra y estu­dian­til, y sec­to­res obre­ros, lle­van casi dos meses de huel­gas, movi­li­za­cio­nes, deba­tes, con­fe­ren­cias anti­ca­pi­ta­lis­tas e inde­pen­den­tis­tas vas­cas para pre­pa­rar este Maiatza­ren Lehe­na, inclui­dos algu­nos sabotajes.

Las y los grie­gos han recu­pe­ra­do la ofen­si­va y tra­ba­ja­do­res de la mar y de la pren­sa se enfren­tan al recor­te de pen­sio­nes que quie­re impo­ner Syri­za, por citar la huel­ga más recien­te. Empie­za a des­per­tar­se una par­te del pro­le­ta­ria­do yan­qui que, por aho­ra, se iden­ti­fi­ca con San­ders, e inclu­so gru­pos más cons­cien­tes se enfren­tan a Trump, ese racis­ta y neo­fas­cis­ta repre­sen­tan­te de la peor dere­cha nor­te­ame­ri­ca­na. Sería muy lar­go rese­ñar siquie­ra lo esen­cial del resur­gir de la lucha de cla­ses en otras zonas del mun­do: en Japón, India, Sudá­fri­ca…, así como otras for­mas de lucha par­ti­cu­la­res pero inser­tas en el gran enfren­ta­mien­to entre el capi­tal y la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra: Siria, Ucra­nia, Pales­ti­na, Saha­ra…, por no exten­der­nos a la doble estra­te­gia impe­ria­lis­ta con­sis­ten­te en, por un lado, cer­car mili­tar, ener­gé­ti­ca y eco­nó­mi­ca­men­te a Eura­sia en pre­vi­sión de futu­ras agre­sio­nes, y por otro lado, median­te la con­quis­ta mili­tar de la cor­di­lle­ra andi­na y la implan­ta­ción de cola­bo­ra­cio­nis­tas fie­les en Esta­dos deci­si­vos, ase­gu­rar­se el saqueo y explo­ta­ción de nues­tra América.

Si estu­dia­mos la his­to­ria del 1º de Mayo vemos que se va amplian­do su con­te­ni­do, su car­ga y sen­ti­do rei­vin­di­ca­ti­vo por el sim­ple hecho de que las con­tra­dic­cio­nes capi­ta­lis­tas fuer­zan a la bur­gue­sía mun­dial a con­ver­tir­lo todo en mer­can­cía, en nego­cio, en bene­fi­cio: des­de el cos­mos has­ta el fon­do de los océa­nos pasan­do por los sen­ti­mien­tos y afec­tos huma­nos, las cul­tu­ras y las per­so­nas más inde­fen­sas: las niñas y niños. Tam­bién en este 1º de Mayo de va a denun­ciar la estre­me­ce­do­ra «des­apa­ri­ción» de más de 10.000 niñas y niños refu­gia­dos en la «demo­crá­ti­ca Euro­pa», delan­te de las nari­ces de Euro­pol, sal­va­ja­da inhu­ma­na que res­pon­de a la cie­ga lógi­ca bur­gue­sa de con­ver­tir­lo todo en plus­va­lía y ganan­cia mate­rial, eco­nó­mi­ca, sexual, afec­ti­va, sanitaria…mediante las mafias ins­ta­la­das en el cora­zón mis­mo de la Unión Europea.

Pero según el 1º de Mayo enri­que­ce su poten­cial eman­ci­pa­dor y con­cre­ta sus obje­ti­vos, tam­bién lo hace el capi­ta­lis­mo res­pon­dien­do a la mis­ma uni­dad y lucha de con­tra­rios. Para la bur­gue­sía mun­dial ya no es sufi­cien­te des­ac­ti­var y vaciar del poder crí­ti­co del 1º de Mayo median­te algu­nas refor­mas pun­tua­les que no detie­nen el dete­rio­ro de las con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo, vacia­mien­to, des­ac­ti­va­ción e inte­gra­ción en el sis­te­ma faci­li­ta­da e impul­sa­da por el refor­mis­mo polí­ti­co-sin­di­cal. La cri­sis sis­té­mi­ca mun­dial, su alar­ga­mien­to e inten­si­fi­ca­ción le impi­den ya defi­ni­ti­va­men­te repe­tir estas supe­ra­das tác­ti­cas refor­mis­tas. Aho­ra y cada vez más, al impe­ria­lis­mo le urge aca­bar con el 1º de Mayo en cuan­to tal, liqui­dan­do ade­más de los dere­chos sin­di­ca­les, socia­les, demo­crá­ti­cos, fun­da­men­tal­men­te el dere­cho de huel­ga y sin­di­ca­ción, que aún sub­sis­ten, sobre todo des­tru­yen­do la uni­dad inter­na de la huma­ni­dad trabajadora.

El capi­tal nece­si­ta reins­tau­rar las con­di­cio­nes de explo­ta­ción vigen­tes entre fina­les del siglo XVIII y mita­des del siglo XIX, amplián­do­las con los medios tec­no­cien­tí­fi­cos, de con­trol, vigi­lan­cia y repre­sión actual­men­te dis­po­ni­bles y en per­ma­nen­te mejo­ra. El capi­tal estu­dia en todo momen­to las nue­vas for­mas de orga­ni­za­ción y lucha del tra­ba­jo e inten­ta con­tra­rres­tar­las median­te sus espe­cia­li­za­dos exper­tos en repre­sión, exper­tos civi­les, mili­ta­res, cien­tí­fi­cos, reli­gio­sos, pri­va­dos o públi­cos pero cen­tra­li­za­dos estra­té­gi­ca­men­te por el Esta­do bur­gués. Aho­ra, como se ha vuel­to a demos­trar en Lyon al unir­se la poli­cía con el neo­fas­cis­mo para masa­crar al pue­blo, el capi­tal recu­pe­ra en el con­tex­to pre­sen­te y miran­do al futu­ro anti­guas tác­ti­cas repre­si­vas apli­ca­das des­de el siglo XVIII: los gru­pos de mato­nes pri­va­dos a suel­do de la patro­nal, que lue­go se trans­for­ma­ron en el lum­pen arma­do a suel­do de la bur­gue­sía bona­par­tis­ta y los pis­to­le­ros de la Prin­ce­ton, pasan­do a los frei­korps, guar­dias negros, gru­pos fas­cis­tas, SA y SS, escua­dras falan­gis­tas, etc., para, más tar­de y bajo la direc­ción del Plan Cón­dor y otros trans­for­mar­se en ase­si­nos pro­fe­sio­na­les, ante­sa­la del narcoparamilitarismo.

La lucha de cla­ses entre el capi­tal y el tra­ba­jo se agu­di­za a nivel mun­dial. La gue­rra social va expan­dién­do­se, y el futu­ro está abier­to a la vic­to­ria de la huma­ni­dad o a su derro­ta. Este 1º de Mayo es tan­to una fecha sim­bó­li­ca irre­nun­cia­ble como un día espe­cial de recuen­to y encuen­tro de fuer­zas demo­crá­ti­cas, pro­gre­sis­tas y revo­lu­cio­na­rias, de su con­fluen­cia y acu­mu­la­ción. Pero tam­bién ha de ser un día que refuer­ce la sana e impres­cin­di­ble refle­xión auto­crí­ti­ca de los erro­res come­ti­dos y de los estu­dios colec­ti­vos de las inno­va­cio­nes que debe­mos rea­li­zar para que lo que comen­zó sien­do un fan­tas­ma –la revo­lu­ción– que ate­mo­ri­za­ba a la bur­gue­sía euro­pea en 1848 se con­vier­ta por fin en el sepul­tu­re­ro de la civi­li­za­ción capi­ta­lis­ta y en la par­te­ra de la civi­li­za­ción comunista.

Iña­ki Gil de San Vicente 

Eus­kal Herria, 30 de abril de 2016

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *