Con­tra la des­ocu­pa­ción, ¿cre­ti­nis­mo par­la­men­ta­rio?

La opo­si­ción bur­gue­sa en el Con­gre­so y la diri­gen­cia sin­di­cal están pro­mo­vien­do una ley de emer­gen­cia labo­ral por la que se esta­ble­ce­ría la doble indem­ni­za­ción y se prohi­bi­rían los des­pi­dos por un lap­so de tiem­po deter­mi­na­do. El dic­ta­men del Sena­do la exten­de­ría por 180 días a par­tir de su pro­mul­ga­ción, en tan­to que el dic­ta­men de la comi­sión de Legis­la­ción del Tra­ba­jo de Dipu­tados la esta­ble­ce retro­ac­ti­va al 1 de mar­zo de 2016 y la extien­de has­ta el 31 de diciem­bre de 2017.

Como no podía ser de otra mane­ra, mucha gen­te está ilu­sio­na­da con que el dra­ma de la des­ocu­pa­ción cre­cien­te –la rece­sión se está pro­fun­di­zan­do- pue­de fre­nar­se, o rever­tir­se, si se aprue­ba esta ley. Fren­te a esto, hay que decir las cosas con toda cru­de­za: los par­la­men­ta­rios están enga­ñan­do al pue­blo con espe­ji­tos de colo­res. Es que la des­ocu­pa­ción es inhe­ren­te a la cri­sis capi­ta­lis­ta. Más pre­ci­sa­men­te, el des­pi­do es el recur­so del capi­tal para achi­car cos­tos, racio­na­li­zar y aumen­tar la explo­ta­ción de los que con­ser­van el empleo. En un plano más gene­ral, la des­ocu­pa­ción com­pri­me el cam­po de acción de la ley de la ofer­ta y deman­da de tra­ba­jo den­tro de los lími­tes que con­vie­nen de mane­ra abso­lu­ta al ansia de explo­ta­ción y afán de poder del capi­tal (Marx). En momen­tos en que la infla­ción está barrien­do con los sala­rios, esta últi­ma cues­tión pasa a pri­mer plano. En otros tér­mi­nos, el aumen­to del des­em­pleo es abso­lu­ta­men­te fun­cio­nal a la pre­sión de las patro­na­les y el Gobierno para que los tra­ba­ja­do­res limi­ten sus deman­das de recom­po­si­ción sala­rial.

Esto expli­ca que Mau­ri­cio Macri haya pro­me­ti­do vetar la ley, en caso que se aprue­be. Es la expre­sión, cru­da y des­car­na­da, de los intere­ses del capi­tal. Pero lo más impor­tan­te es enten­der que el capi­tal, de con­jun­to, defien­de sus posi­cio­nes des­de el poder que le otor­ga la pro­pie­dad de los medios de pro­duc­ción y de cam­bio fren­te a los millo­nes que están obli­ga­dos a tra­ba­jar como sus asa­la­ria­dos, o caer en la indi­gen­cia. Lo han dicho las cáma­ras empre­sa­rias –la Unión Indus­trial, la Cáma­ra de Comer­cio, las agru­pa­cio­nes de las Pymes y otras-: si se aprue­ba la ley vamos a des­pe­dir igual o, en todo caso, no vamos a inver­tir. Esta pers­pec­ti­va no se cam­bia con nin­gu­na ley que pue­dan parir los par­ti­dos bur­gue­ses de la opo­si­ción. Podrán exis­tir ten­sio­nes –la nece­si­dad del capi­tal no siem­pre enca­ja con las nece­si­da­des de las fuer­zas polí­ti­cas bur­gue­sas- pero no pasa­rá de ahí. En tan­to el capi­tal con­ser­ve la facul­tad de inver­tir, o no, chan­ta­jea­rá con la ame­na­za del des­pi­do y del ham­bre de los que nada poseen. Y ni los par­la­men­ta­rios del capi­tal, ni los buró­cra­tas sin­di­ca­les, modi­fi­ca­rán esta situa­ción.

Todo esto se ve inclu­so en la dis­cu­sión sobre la even­tual ley. Por empe­zar, los dipu­tados y sena­do­res ya están con­si­de­ran­do que las peque­ñas y media­nas indus­trias sean excep­tua­das. Lo plan­tea­ron Men­di­gu­ren, del Fren­te Reno­va­dor, e iden­ti­fi­ca­do con la UIA; Mar­co Lavag­na, tam­bién del FR; y Pablo Kosi­ner, dipu­tado del Blo­que Pero­nis­ta, vin­cu­la­do al gober­na­dor Urtu­bey y pre­si­den­te de la Comi­sión de Peque­ñas y Media­nas Empre­sas. Esto en un cua­dro de situa­ción en que el 35% de los tra­ba­ja­do­res están pre­ca­ri­za­dos. Por otra par­te, los pro­yec­tos en cur­so no dicen pala­bra sobre las sus­pen­sio­nes, que han sido gene­ra­li­za­das en algu­nas ramas, como auto­mo­triz. Pero ade­más, hablan de des­pi­dos sin cau­sa jus­ta. Lo cual abre nume­ro­sos agu­je­ros, por­que una empre­sa pue­de adu­cir, por ejem­plo, que des­pi­de por razo­nes de fuer­za mayor e ini­ciar un pro­ce­di­mien­to pre­ven­ti­vo de cri­sis ante el Minis­te­rio de Tra­ba­jo. Con lo cual el asun­to se tra­ba en liti­gios y pro­ce­di­mien­tos lega­les.

atu­ral­men­te, los par­ti­dos de la opo­si­ción bur­gue­sa tie­nen mucho inte­rés en sem­brar ilu­sio­nes, y pre­sen­tar­se a sí mis­mos como defen­so­res del pue­blo humil­de. Pero la reali­dad es que por la vía par­la­men­ta­ria no hay for­ma de que la cri­sis la pague el capi­tal. Es nece­sa­rio rom­per con las ilu­sio­nes en el par­la­men­ta­ris­mo bur­gués. Para esto, el pri­mer paso es tomar dis­tan­cia­tan­to del Gobierno como de las fuer­zas bur­gue­sas de la opo­si­ción. Hay que apun­tar al poder del capi­tal y del Esta­do que defien­de sus intere­ses. Y tomar con­cien­cia de que solo la movi­li­za­ción revo­lu­cio­na­ria de los explo­ta­dos podrá barrer de raíz este esta­do de cosas.

Rolan­do Asta­ri­ta

23 de abril de 2016

Fuen­te: Rolan­do Asta­ri­ta

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *