Estra­te­gia secre­ta del terror, el arte de la guerra

El enemi­go que se escon­de en oscu­ros rin­co­nes del mun­do, como lo defi­nió en 20001 el pre­si­den­te Geor­ge W. Bush, sigue acu­mu­lan­do víc­ti­mas. Las más recien­tes caye­ron en Bru­se­las. El terro­ris­mo es un enemi­go dife­ren­te al que hemos enfren­ta­do has­ta aho­ra, pre­sen­ta­do duran­te una emi­sión de tele­vi­sión trans­mi­ti­da en vivo al mun­do ente­ro, el 11 de sep­tiem­bre de 2001, con las imá­ge­nes apo­ca­líp­ti­cas del derrum­be de las Torres Geme­las. En aras de eli­mi­nar ese enemi­go, lo que el pro­pio Bush iden­ti­fi­có como la lucha colo­sal del Bien con­tra el Mal aún pro­si­gue hoy en día. Pero cada vez que se cor­ta una cabe­za a la hidra del terror, le cre­cen otras.

¿Qué hacer? En pri­mer lugar, no creer lo que nos han con­ta­do duran­te casi 15 años. Empe­zan­do par la ver­sión ofi­cial del 11 de sep­tiem­bre, ya aplas­ta­da bajo el peso de las prue­bas cien­tí­fi­cas; prue­bas que Washing­ton, al no lograr refu­tar­las, des­car­ta sim­ple­men­te cali­fi­cán­do­las de cons­pi­ra­cio­nis­mo [o com­plo­tis­mo].

Los peo­res ata­ques terro­ris­tas per­pe­tra­dos en Occi­den­te pre­sen­tan 3 sig­nos distintivos.

  • Pri­me­ra­men­te, la pun­tua­li­dad. El ata­que del 11 de sep­tiem­bre de 2001 tie­ne lugar cuan­do Esta­dos Uni­dos ya había deci­di­do –como repor­ta­ba el New York Times el 31 de agos­to de 2001– des­pla­zar hacia Asia el cen­tro de su estra­te­gia para con­tra­rres­tar el acer­ca­mien­to entre Rusia y Chi­na: menos de un mes des­pués –el 7 de octu­bre de 2001, bajo el pre­tex­to de per­se­guir a Osa­ma ben Laden, supues­to cere­bro del 11 de sep­tiem­bre, Esta­dos Uni­dos ini­cia la gue­rra con­tra Afga­nis­tán, pri­me­ra eta­pa de una nue­va esca­la­da gue­rre­ris­ta. Actual­men­te, el ata­que terro­ris­ta de Bru­se­las se pro­du­ce cuan­do Esta­dos Uni­dos y la OTAN se pre­pa­ran para ocu­par Libia, pre­tex­tan­do la nece­si­dad de eli­mi­nar la ame­na­za que el Emi­ra­to Islá­mi­co repre­sen­ta para Europa.

  • Segun­do, el efec­to del terror. La masa­cre, cuyas imá­ge­nes se repi­ten cons­tan­te­men­te en los medios de pren­sa, crea un esta­do de opi­nión favo­ra­ble a la inter­ven­ción arma­da que supues­ta­men­te eli­mi­na­rá la ame­na­za. Sin embar­go, nadie habla de masa­cres terro­ris­tas mucho peo­res, como las per­pe­tra­das hace 2 meses en Damasco.

  • Ter­ce­ro, la fir­ma. Para­dó­ji­ca­men­te, el oscu­ro enemi­go siem­pre se toma el tra­ba­jo de fir­mar los ata­ques terro­ris­tas. En 2001, con Nue­va York toda­vía envuel­ta en el humo de las Torres Geme­las, se difun­den fotos y bio­gra­fías de los 19 miem­bros de al-Qae­da auto­res de los secues­tros de los avio­nes, varios de ellos ya cono­ci­dos del FBI y la CIA. Lo mis­mo suce­de en Bru­se­las, en 2016: antes de haber iden­ti­fi­ca­do todas las víc­ti­mas, se iden­ti­fi­ca a los auto­res de los aten­ta­dos, ya cono­ci­dos de los ser­vi­cios secretos.

¿Es aca­so posi­ble que los ser­vi­cios secre­tos, empe­zan­do por la ten­ta­cu­lar «comu­ni­dad de inte­li­gen­cia» esta­dou­ni­den­se –que se com­po­ne de 17 agen­cias fede­ra­les con agen­tes en el mun­do ente­ro – , sean real­men­te tan inefi­cien­tes? ¿O será, por el con­tra­rio, que los engra­na­jes de la estra­te­gia del terror son muy efi­cien­tes? No esca­sean los eje­cu­to­res: vie­nen de los movi­mien­tos terro­ris­tas eti­que­ta­dos como isla­mis­tas, arma­dos y entre­na­dos por la CIA y finan­cia­dos por Ara­bia Sau­di­ta para des­truir el Esta­do libio y frag­men­tar la Repú­bli­ca Ára­be Siria, con la com­pli­ci­dad de gobier­nos europeos.

En esa cal­de­ra es posi­ble reclu­tar tan­to kami­ka­zes, con­ven­ci­dos de que estar inmo­lán­do­se por una san­ta cau­sa, como pro­fe­sio­na­les de la gue­rra o sim­ples delin­cuen­tes que serán «sui­ci­da­dos», hacién­do­los esta­llar por con­trol remo­to duran­te la acción, y cuyos docu­men­tos de iden­ti­dad siem­pre apa­re­cen –como suce­dió en la matan­za de Char­lie-Heb­do. Tam­bién es posi­ble faci­li­tar la for­ma­ción de célu­las terro­ris­tas, que ali­men­tan de for­ma autó­no­ma la estra­te­gia del terror crean­do un cli­ma de esta­do de sitio, como hoy suce­de en los paí­ses euro­peos miem­bros de la OTAN, cli­ma que jus­ti­fi­ca nue­vas gue­rras, que se libra­rán bajo las órde­nes de Esta­dos Unidos.

Otra varian­te es recu­rrir a las fal­si­fi­ca­cio­nes, como se hizo con las prue­bas sobre las armas de des­truc­ción masi­va que Colin Powell mos­tró al Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU el 5 de febre­ro de 2003. Prue­bas que a la lar­ga resul­ta­ron fal­sas, fabri­ca­das por la CIA para jus­ti­fi­car la gue­rra pre­ven­ti­va» con­tra Irak Dis­cours de M. Powell au Con­seil de sécu­ri­té de l’ONU (7 par­tes), por Colin L. Powell, Réseau Vol­tai­re, 11 de febre­ro de 2003. El 5 de febre­ro de 2003, el secre­ta­rio de Esta­do esta­dou­ni­den­se, Colin Powell, pro­ta­go­ni­za­ba una far­sa ante el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, en una sesión trans­mi­ti­da por tele­vi­sion al mun­do ente­ro. Powell pre­sen­ta­ba prue­bas de que el Irak de Sad­dam Hus­sein dis­po­nía de un gigan­tes­co arse­nal de armas prohi­bi­das (bio­ló­gi­cas, nuclea­res y quí­mi­cas), que tenía rela­cio­nes con los auto­res de los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre y que inclu­so los pro­te­gía. Duran­te su inter­ven­ción, impre­sio­nó a todo el mun­do pre­sen­tan­do un fras­co que supues­ta­men­te con­te­nía ántrax ira­quí. Años más tar­de, Colin Powell con­fe­só que todas aque­llas prue­bas –fotos sate­li­ta­les, inter­cep­cio­nes de con­ver­sa­cio­nes tele­fó­ni­cas, infor­mes de inte­li­gen­cia y tes­ti­mo­nios– eran fal­sas y que él mis­mo había men­ti­do deli­be­ra­da­men­te ante la comu­ni­dad inter­na­cio­nal. Esta­dos Uni­dos inva­dió y des­tru­yó Irak, matan­do más de un millón de ira­quíes, sin que Washing­ton haya teni­do que res­pon­der por sus men­ti­ras ni por su crimen..

Man­lio Dinucci

28 de mar­zo de 2016

Fuen­te: Il Manifesto

[Tra­duc­ción del fran­cés rea­li­za­da por Red Voltaire.]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *