Pana­má Papers y los argu­men­tos de Macri

La fil­tra­ción de los archi­vos de Mos­sak Fon­se­ca, publi­ca­da por el dia­rio Süd­deuts­che Zei­tung y el Con­sor­cio Inter­na­cio­nal de Perio­dis­tas de Inves­ti­ga­ción (ICIJ por sus siglas en inglés), ha sacu­di­do a la opi­nión públi­ca. Con refe­ren­cia a Argen­ti­na, se supo que el pre­si­den­te Macri inte­gró el direc­to­rio de Fleg Tra­ding, empre­sa offsho­re regis­tra­da en Baha­mas entre 1998 y 2008. Lue­go se cono­ció que tam­bién inte­gró el direc­to­rio de Kage­musha, otra offsho­re, for­ma­da en Pana­má en 1981. Tam­bién son pro­pie­ta­rios de empre­sas offsho­re Nés­tor Grin­det­ti, inten­den­te de Lanús y ex minis­tro de Hacien­da de la Ciu­dad de Bue­nos Aires; Jor­ge Macri, inten­den­te de Vicen­te López; Clau­dio Avruj, secre­ta­rio de Dere­chos Huma­nos de la Nación; y Daniel Ange­li­ci, con­si­de­ra­do ope­ra­dor en la Jus­ti­cia, todos de Cam­bie­mos (datos de Per­fil).

La defen­sa de Macri, fue decir que no fue accio­nis­ta ni cobró divi­den­dos de esas fir­mas, que habrían sido for­ma­das por el padre con el obje­to de par­ti­ci­par en otras socie­da­des como inver­so­ras en Bra­sil. Está todo per­fec­to, dijo. En lo que sigue pre­sen­to algu­nos ele­men­tos para que el lec­tor pue­da eva­luar has­ta qué pun­to no está todo perfecto.

Paraí­sos fis­ca­les y capi­tal financiero

Mos­sak Fon­se­ca es una fir­ma pana­me­ña de abo­ga­dos que ven­de empre­sas offsho­re, o com­pa­ñías fan­tas­ma. Mos­sak Fon­se­ca las ha ven­di­do en Zurich, Lon­dres, Mia­mi, Hong Kong y otros 35 luga­res alre­de­dor del mun­do. Los clien­tes pue­den com­prar una empre­sa por cifras irri­so­rias, por ejem­plo, 1000 dóla­res. En reali­dad, com­pran una cas­ca­ra vacía, por­que lo que les intere­sa es eva­dir impues­tos (o pagar menos impues­tos), lavar dine­ro pro­duc­to de frau­des, sobor­nos y otros crí­me­nes, u ocul­tar con­flic­tos de inte­rés. (http://​www​.tax​jus​ti​ce​.net/). Mos­sack Fon­se­ca, o el estu­dio de abo­ga­do que se encar­gue de orga­ni­zar la empre­sa offsho­re, pue­de inclu­so pro­veer un direc­tor fin­gi­do. Una vez que se ha paga­do al estu­dio de abo­ga­dos, se esta­ble­ce el mar­co orga­ni­za­ti­vo y ope­ra­ti­vo, se lo regis­tra en la juris­dic­ción local y se esta­ble­cen comi­sio­nes anua­les para man­te­ner la empresa.

La crea­ción de estas empre­sas offsho­re o fan­tas­mas se ha con­ver­ti­do en ruti­na para cor­po­ra­cio­nes, fon­dos de inver­sion y millo­na­rios. Según Tax Jus­ti­ce Net (del que extrae­mos la mayor par­te de los datos de esta nota) en 2012 habría entre 21 y 32 billo­nes de dóla­res en acti­vos finan­cie­ros en offsho­re, en su mayo­ría sin pagar impues­tos, y en con­di­cio­nes secretas.

Las empre­sas fan­tas­ma, se ubi­can enton­ces en los lla­ma­dos paraí­sos fis­ca­les (tax haven) don­de por lo gene­ral hay ven­ta­jas impo­si­ti­vas para los inver­so­res extran­je­ros, ade­más de liber­tad com­ple­ta de movi­mien­tos de capi­ta­les, de entra­da y sali­da. Pero no se tra­ta solo de impues­tos. Otro aspec­to fun­da­men­tal es que esos paraí­sos per­mi­ten esca­par, o al menos debi­li­tar, las leyes y regu­la­cio­nes de otras juris­dic­cio­nes. Por ejem­plo, elu­dir las regla­men­ta­cio­nes que obli­gan a dar a cono­cer la acti­vi­dad de la empre­sa, sus due­ños, el capi­tal pro­pio, etcé­te­ra. Por esta razón el secre­tis­mo tie­ne un pri­me­rí­si­mo lugar en esta ope­ra­to­ria, jun­to a los bajos o nulos impues­tos. En algu­nos paraí­sos fis­ca­les se pri­vi­le­gia el aspec­to impo­si­ti­vo, en otros el secre­tis­mo, y en otros una com­bi­na­ción de ambos. Exis­ten más de 70 paraí­sos fis­ca­les en el mun­do, entre ellos Ando­rra, Bar­ba­do, Liech­tens­tein, Baha­mas, Luxem­bur­go, Ber­mu­das, Islas Vír­ge­nes Bri­tá­ni­cas, Sey­che­lles. Tam­bién hay paí­ses ade­lan­ta­dos, como Sui­za y Hong Kong. Por su par­te, EEUU hos­pe­da gran­des sumas de acti­vos poseí­dos por extran­je­ros en con­di­cio­nes de fuer­te secre­to; y el esta­do de Dela­wa­re es un cono­ci­do paraí­so fis­cal. Gran Bre­ta­ña diri­ge una red glo­bal de Over­seas Terri­to­ries and Crown Depen­den­cies que inclu­ye algu­nos de los paraí­sos fis­ca­les más gran­des del mun­do, como las Islas Vír­ge­nes Bri­tá­ni­cas, Ber­mu­da y Jer­sey. Ni EEUU, ni Gran Bre­ta­ña, ni otras poten­cias, hacen mucho por aca­bar con este sistema.

Los estu­dios como Mos­sak Fon­se­ca ope­ran siem­pre en com­bi­na­ción con ban­cos y otros estu­dios de abo­ga­dos, a fin de dar apo­yo a estruc­tu­ras tras­na­cio­na­les com­ple­jas, que son nece­sa­rias para clien­tes polí­ti­ca­men­te expues­tos y gen­te adi­ne­ra­da que desea man­te­ner ocul­tas sus acti­vi­da­des cri­mi­na­les; o para los que nece­si­tan mover el dine­ro a lo lar­go del mun­do a fin de que se pier­da el ras­tro de su ori­gen. En el caso de Mos­sak Fon­se­ca, las sub­si­dia­rias de más de 500 ban­cos regis­tra­ron cer­ca de 15.600 empre­sas fan­tas­ma con el estu­dio de abo­ga­dos. El HSBC y sus sub­si­dia­rias tie­nen más de 2.300 de esas empre­sas, y UBS más de 1100; Cre­dit Suis­se 1105 y Socié­té Géné­ra­le 979. No se pue­de enten­der el entra­ma­do del movi­mien­to de dine­ro de ori­gen ilí­ci­to, o la eva­sión de impues­tos a gran esca­la, al mar­gen del sis­te­ma finan­cie­ro inter­na­cio­nal y los gran­des bancos.

El escán­da­lo de la fil­tra­ción Mos­sak Fonseca

En total, Mos­sak Fon­se­ca creó 240.000 empre­sas fan­tas­ma. Entre sus clien­tes: 29 millo­na­rios (esto es, poseen miles de millo­nes de dóla­res) de la lis­ta de los 500 más ricos de la revis­ta For­tu­ne. Tam­bién figu­ran doce jefes de Esta­do actua­les o pasa­dos (Putin, Macri, Poroshen­ko que es el pre­si­den­te de Ucra­nia, Xi Jin­ping, de Chi­na, y ex jefes de Esta­do de Geor­gia, Irak, Jor­da­nia, Qatar, Ara­bia Sau­di­ta, Sudan y Emi­ra­tos Ára­bes); ade­más de unos 200 polí­ti­cos, inclu­yen­do un núme­ro impor­tan­te de minis­tros. Por ejem­plo, un cuar­to de los miem­bros del gabi­ne­te de Islan­dia tie­ne empre­sas offsho­re; impor­tan­tes diri­gen­tes cha­vis­tas tam­bién apa­re­cen en la lis­ta; y ya men­cio­na­mos a los repre­sen­tan­tes crio­llos. Recor­de­mos tam­bién que inclu­so antes de que esta­lla­ra este escán­da­lo, Mos­sak Fon­se­ca había sido inves­ti­ga­da en Bra­sil por la Ope­ra­ción Lava Jato. Los fis­ca­les la lla­ma­ron gran lava­do­ra de dine­ro y pre­sen­ta­ron car­gos. Tam­bién en Ale­ma­nia, a comien­zos de 2015, Mos­sak Fon­se­ca había sido vin­cu­la­da a ope­ra­cio­nes de frau­de fis­cal rea­li­za­das por el Com­merz­bank (uno de los ban­cos más gran­des del país). Pero Mos­sak Fon­se­ca es ape­nas la pun­ta del ice­berg. Como vimos, el sis­te­ma mue­ve cifras siderales.

Hay que pagar impues­tos con alegría

Hay que pagar con ale­gría más impues­to a las ganan­cias, decla­ró Macri ape­nas cua­tro días des­pués de haber asu­mi­do la pre­si­den­cia. Y agre­gó: voy a ser impla­ca­ble con los que no cum­plan. Pero las empre­sas fan­tas­ma no se crean solo para guar­dar o lavar dine­ro sucio, sino tam­bién para elu­dir impues­tos. Es que las gran­des com­pa­ñías, y otras per­so­nas acau­da­la­das, sean de paí­ses ade­lan­ta­dos o atra­sa­dos, eva­den impues­tos uti­li­zan­do los paraí­sos fis­ca­les. En este pun­to no se dis­tin­guen las bur­gue­sías nacio­na­les de las bur­gue­sías cipa­yas y agen­tes del capi­tal finan­cie­ro inter­na­cio­nal. Todas están en el mis­mo nego­cio. La estra­te­gia Base Ero­sion and Pro­fit Shif­ting (BEPS) está en el cen­tro del pro­ble­ma: con­sis­te en girar arti­fi­cial­men­te bene­fi­cios a paraí­sos fis­ca­les, a fin de elu­dir el pago de impues­tos. Es una acti­vi­dad legal, por supues­to, por medio de la cual se eva­den (las mul­ti­na­cio­na­les en pri­mer lugar) miles de millo­nes de dóla­res.

Las inves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das por Tax Jus­ti­ce Net mues­tran que des­de 2013, y esti­man­do con­ser­va­do­ra­men­te, las pér­di­das anua­les de ingre­sos repre­sen­tan entre el 4 y el 10% del impues­to total al ingre­so de las cor­po­ra­cio­nes glo­ba­les; esto es entre 100.000 y 240.000 millo­nes de dóla­res anua­les. El World Invest­ment Report, 2015, de la UNCTAD, encon­tró que solo una for­ma de giro de bene­fi­cios oca­sio­nó pér­di­das anua­les a los paí­ses en desa­rro­llo por cer­ca de 100.000 millo­nes de dóla­res. Inves­ti­ga­do­res del FMI encon­tra­ron que las pér­di­das para los paí­ses en desa­rro­llo serían el doble de esto, y que las pér­di­das glo­ba­les esta­rían en 600.000 millo­nes de dóla­res. La Unión Euro­pea cal­cu­la la pér­di­da en 660.000 millo­nes de dóla­res, lo que repre­sen­ta el 27% de las ganan­cias bru­tas de las mul­ti­na­cio­na­les de EEUU, o apro­xi­ma­da­men­te el 0,9% del PBI mun­dial. Y el giro de bene­fi­cios ha cre­ci­do rápi­da­men­te des­pués de la cri­sis 2007 – 9. Actual­men­te repre­sen­tan el 25 – 30% del total de los bene­fi­cios, con­tra el 5 – 10% en los 1990.

A la vis­ta de estos datos, ¿quién pue­de creer que los Macri adqui­rie­ron empre­sas offsho­re para pagar con ale­gría los impues­tos? ¿Nos están toman­do el pelo? La ope­ra­to­ria de estos estu­dios de abo­ga­dos, la red de empre­sas que son cás­ca­ras vacías, la den­sa tra­ma de ban­cos y otras ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras, y su vin­cu­la­ción con frac­cio­nes de las bur­gue­sías de todos los paí­ses (inclui­dos los empre­sa­rios nacio­na­les y popu­la­res al esti­lo Láza­ro Baez) cons­ti­tu­yen la expre­sión más pura de la lógi­ca del capi­tal, esto es, del capi­tal que bus­ca valo­ri­zar­se sal­tan­do cual­quier barre­ra, y a cual­quier cos­to. En otros tér­mi­nos, está todo per­fec­to para los que mane­jan millo­nes, elu­den impues­tos por otros muchos millo­nes y le mien­ten al pue­blo dicien­do que no hay otra for­ma de cubrir los défi­cits fis­ca­les que recor­tan­do los pre­su­pues­tos en salud y edu­ca­ción, o ham­brean­do y des­pi­dien­do gen­te. Está todo per­fec­to… en las cuen­tas de algún paraí­so fiscal.

Rolan­do Astarita

5 de abril de 2016

Fuen­te: Blog Rolan­do Astarita

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *