Pon­ga­mos lími­te a la pobre­za – Umbral de la Pobre­za 2016

El capi­ta­lis­mo explo­ta y pre­ca­ri­za, y en con­se­cuen­cia pro­vo­ca una dua­li­za­ción de la sociedad.

El resul­ta­do del mode­lo eco­nó­mi­co depre­da­dor: la pobreza.

El capi­ta­lis­mo está pro­du­cien­do un pro­ce­so de empo­bre­ci­mien­to en amplios sec­to­res de la pobla­ción mun­dial. En la déca­da de los años 1990 se afir­ma­ba que de seguir la ten­den­cia actual, la mitad de la huma­ni­dad esta­ría en situa­ción de pobre­za abso­lu­ta entre 2050 y 2075. Pero el ade­lan­to a estas pre­vi­sio­nes ha sido meteó­ri­co, des­de 2010 ya la mitad de la huma­ni­dad mal­vi­vía con solo el 2% de la rique­za del pla­ne­ta y hoy en día el 1% más rico de la pobla­ción mun­dial acu­mu­la más rique­za que el 99% restante.

Según el cri­te­rio mar­ca­do por la agen­cia Euros­tat (60 % de la media­na nacio­nal de la ren­ta dis­po­ni­ble equi­va­len­te) y al fina­li­zar 2014 en la Unión Euro­pea, 121,95 millo­nes de per­so­nas esta­ban en pobre­za y ries­go de exclu­sión, de las cua­les 13,4 millo­nes eran del Esta­do espa­ñol (casi un 29% del total de la pobla­ción). El Esta­do espa­ñol res­ca­ta­do «de fac­to» en mayo de 2011 ha lle­va­do a la máxi­ma pau­pe­ri­za­ción a más de un ter­cio de su pobla­ción para cum­plir los «pro­gra­mas de ajus­tes» exi­gi­dos por la troy­ka. Por otra par­te, indi­car que este enor­me cre­ci­mien­to de la pobre­za y exclu­sión es pura­men­te for­mal y se refie­re a los datos ofi­cia­les. El empo­bre­ci­mien­to gene­ral de la pobla­ción ha sido mucho más acu­sa­do que el mos­tra­do por los datos estadísticos.

Este pro­ce­so tam­bién tie­ne su refle­jo en Eus­kal Herria a tra­vés de un amplio recor­te de dere­chos socia­les y labo­ra­les lle­va­do a cabo a gol­pe de Ley. El obje­ti­vo es aumen­tar la acu­mu­la­ción de bene­fi­cios, y esto solo es posi­ble si cada vez se saca más bene­fi­cio de la mano de obra (pagan­do menos y empeo­ran­do las con­di­cio­nes labo­ra­les), de las mate­rias pri­mas (explo­tan­do los recur­sos de otros pue­blos) y expo­lian­do más feroz­men­te la naturaleza.

Eus­kal Herria se ha con­so­li­da­do «a gol­pe de ley» en una socie­dad precaria.

Entre 2002 – 2008 las ren­tas más altas habían aumen­ta­do el 114,52%, mien­tras los sala­rios y pen­sio­nes per­dían valor adqui­si­ti­vo (ha sido mayor el IPC real que las subi­das anua­les). La pér­di­da de ingre­sos por par­te de las per­so­nas más des­fa­vo­re­ci­das y el man­te­ni­mien­to y lige­ra mejo­ría de las más ricas, ha gene­ra­do un pro­ce­so de movi­li­dad des­cen­den­te de una par­te impor­tan­te de la pobla­ción y el avan­ce de otra hacia el polo defi­ni­do por el com­ple­to bien­es­tar. En Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa, (no tene­mos datos para Nafa­rroa Garaia) el 1,67% de la pobla­ción con­tro­la el 44,78% de la rique­za, mien­tras que el 8% sobre­vi­ve con ingre­sos infe­rio­res a 500 euros al mes, y el 36,33% se situa­ba por deba­jo del Umbral de Pobre­za (37,5% del PIB per cápita).

Todas las refor­mas labo­ra­les impues­tas, que nos pro­me­tían que iba a mejo­rar la con­tra­ta­ción, solo han sido un ins­tru­men­to más para que la patro­nal siga aumen­tan­do los des­pi­dos y la pre­ca­rie­dad de los con­tra­tos. Des­de 2008 se han des­trui­do 180.700 pues­tos de tra­ba­jo en el con­jun­to de los terri­to­rios de Hego Eus­kal Herria. La reali­dad es ter­ca y año tras año nos vemos obli­ga­das a repe­tir que la pre­ca­rie­dad se ins­ta­la en el ámbi­to labo­ral, con más de 199.000 per­so­nas en paro en Hego Eus­kal Herria. En este con­tex­to de empo­bre­ci­mien­to cre­cien­te, tener empleo ya no es una sal­va­guar­da de pro­tec­ción ante las situa­cio­nes de pobre­za. La exis­ten­cia de per­so­nas tra­ba­ja­do­ras pobres rom­pe con la idea de que la inte­gra­ción en el mer­ca­do labo­ral es la con­di­ción bási­ca para evi­tar la pobre­za, la exclu­sión social o la pri­va­ción mate­rial. Aun­que los sala­rios son cla­ves, la pobre­za se mate­ria­li­za en los hoga­res por­que las polí­ti­cas públi­cas no cum­plen el papel fun­da­men­tal que deben de cum­plir en la redis­tri­bu­ción de la rique­za. Por ello habla­mos de pre­ca­ri­za­ción social ya que miles de per­so­nas sin tra­ba­jo remu­ne­ra­do – para­das, pen­sio­nis­tas, viu­das, pre­cep­to­ras de pres­ta­cio­nes… – se ven con­de­na­das a vivir con ingre­sos infe­rio­res al umbral de la pobre­za (37,5% PIB per cápi­ta,). Con­ti­nua­men­te se rea­li­zan aumen­tos en los reci­bos del agua, el gas, el trans­por­te (el reci­bo de la luz se ha incre­men­ta­do más de un 60% des­de el 2007), se dupli­ca el núme­ro de per­so­nas per­cep­to­ras de ayu­das socia­les, aumen­tan los hoga­res que no pue­den afron­tar las fac­tu­ras del hogar, más de un ter­cio de la pobla­ción juve­nil no pue­de eman­ci­par­se, los suel­dos de los direc­ti­vos suben mien­tras que las muje­res per­ci­ben un 35,6% menos de sala­rio que los hom­bres. Más de 50.000 per­so­nas han sido desahu­cia­das des­de el ini­cio de la cri­sis. Por la subi­da del IVA, el impues­to de elec­tri­ci­dad, etc., suma­do al frau­de en los impues­tos direc­tos al capi­tal y socie­da­des, [en 2016 se ha dis­pa­ra­do el peso de los impues­tos indi­rec­tos (53,4% fren­te al 46% pre­su­pues­ta­do en 2008), que no intro­du­cen ele­men­tos de pro­gre­si­vi­dad], las ren­tas más bajas sopor­tan cada vez un mayor esfuer­zo tri­bu­ta­rio (al ser tan bajas toda la ren­ta dis­po­ni­ble se dedi­ca al consumo).

La impor­tan­cia de la deter­mi­na­ción del umbral de pobreza.

En Elkar­tzen pen­sa­mos que toda per­so­na tie­ne que tener garan­ti­za­dos unos ingre­sos míni­mos dig­nos para poder hacer efec­ti­va la par­ti­ci­pa­ción social acti­va. Aun cuan­do pue­da pare­cer una obvie­dad, el fenó­meno de la pobre­za, su com­pren­sión y expli­ca­ción, par­ten de una cues­tión cla­ve: la des­igual dis­tri­bu­ción de la rique­za y de la ren­ta, tan­to en sen­ti­do «ver­ti­cal» (ren­tas del tra­ba­jo y ren­tas del capi­tal) como en sen­ti­do «hori­zon­tal» (dis­tri­bu­ción de recur­sos entre la población).

Los infor­mes ofi­cia­les nos hablan de pobre­za rela­ti­va, pre­ca­rie­dad, ausen­cia de bien­es­tar, etc., mani­pu­lan­do índi­ces y núme­ros que enmas­ca­ran la ver­da­de­ra reali­dad. Elkar­tzen lle­va años recla­man­do, que se esta­blez­ca un cri­te­rio homo­gé­neo para defi­nir y deter­mi­nar el Umbral de Pobre­za. Se tra­ta de defi­nir una refe­ren­cia en base a los nive­les de ren­tas y pre­cios de una socie­dad y a par­tir de estos se deter­mi­na el míni­mo que nece­si­ta una per­so­na para vivir con un míni­mo de dig­ni­dad. Des­de Elkar­tzen pen­sa­mos que se debe uti­li­zar esa refe­ren­cia a la hora de cal­cu­lar todas las asig­na­cio­nes eco­nó­mi­cas míni­mas, como el Sala­rio Míni­mo Inter­pro­fe­sio­nal, las pres­ta­cio­nes socia­les en pen­sio­nes, la Ren­ta de Garan­tía de Ingre­sos, la Ren­ta de Inclu­sión Social, etc., de for­ma que estas nun­ca sean infe­rio­res al Umbral de Pobreza.

Las ins­ti­tu­cio­nes euro­peas y esta­ta­les basan la deter­mi­na­ción del Umbral de Pobre­za en la media­na de la ren­ta dis­po­ni­ble equi­va­len­te, es decir, de los sala­rios para la mayo­ría de la pobla­ción. Tenien­do en cuen­ta que des­de media­dos de la déca­da de los seten­ta la par­ti­ci­pa­ción de la pobla­ción asa­la­ria­da en la rique­za gene­ra­da ha des­cen­di­do mien­tras que la par­te apro­pia­da por el capi­tal ha aumen­ta­do sus­tan­cial­men­te: en 1977 la remu­ne­ra­ción de la pobla­ción asa­la­ria­da repre­sen­ta­ba el 67,3% del PIB, mien­tras que en 2012 este por­cen­ta­je se ha redu­ci­do al 48,6%, nues­tra pro­pues­ta pasa por inde­xar los sala­rios al PIB per cápi­ta. Aun­que somos cons­cien­tes de las limi­ta­cio­nes que pre­sen­ta el PIB a la hora de con­ta­bi­li­zar la rique­za gene­ra­da (no con­ta­bi­li­za el frau­de fis­cal, ni la eco­no­mía sumer­gi­da, ni que decir el tra­ba­jo repro­duc­ti­vo sin el cual esta socie­dad no con­se­gui­ría sobre­vi­vir), y estan­do abier­tas a las apor­ta­cio­nes que pue­dan lle­gar, pen­sa­mos que este méto­do tie­ne la vir­tud de anclar la dis­tri­bu­ción de la rique­za a su gene­ra­ción. Así, plan­tea­mos un sis­te­ma de indi­za­ción auto­má­ti­co arti­cu­la­do en fun­ción del PIB de cada terri­to­rio, según el cual:

  1. El SMI no debe­ría nun­ca de ser infe­rior al 50% del PIB per cápita.

    El SMI actual, está crean­do «tra­ba­ja­do­res pobres». Siguien­do esta meto­do­lo­gía para Hego Eus­kal Herria en 2016 el SMI (y por ende la pen­sión míni­ma) se esta­ble­ce­ría en 1.326,51 euros al mes, fren­te a los 655,20 real­men­te esta­ble­ci­dos por Madrid, menos de la mitad.

  2. Nin­gu­na pres­ta­ción debe­ría ser infe­rior al 37,5% del PIB per cápi­ta, que pasa­ría a ser con­si­de­ra­do el Umbral de Pobreza.

    Es cier­to que solo con garan­ti­zar ren­tas y sala­rios en el Umbral de Pobre­za no vamos a con­se­guir aca­bar con la pobre­za. Ase­gu­rar unas con­di­cio­nes labo­ra­les dig­nas para aca­bar con la explo­ta­ción, poner lími­te a los desor­bi­ta­dos pre­cios de las vivien­das y alqui­le­res, son solo algu­nas de las cues­tio­nes impres­cin­di­bles para aca­bar con la pobre­za de una mane­ra integral.

En elkar­tzen hemos cal­cu­la­do el umbral de pobre­za para 2016.

En 2016 el Umbral de Pobre­za para Hego Eus­kal Herria que­da seña­la­do en 11.938,65 euros, lo que sig­ni­fi­ca una can­ti­dad men­sual de 994,8 euros por lo que Elkar­tzen rei­vin­di­ca unas pres­ta­cio­nes o sala­rio social por enci­ma de este valor. Tan­to el actual Sala­rio Míni­mo Inter­pro­fe­sio­nal, como muchos otros sala­rios, dife­ren­tes pres­ta­cio­nes socia­les, la Ren­ta de Garan­tía de Ingre­sos, la Ren­ta de Inser­ción Social así como dema­sia­das pen­sio­nes, espe­cial­men­te las no con­tri­bu­ti­vas y las de viu­de­dad, se encuen­tran en estos momen­tos por deba­jo del Umbral de Pobre­za según nues­tra metodología.

El Umbral de Pobre­za es un ins­tru­men­to efi­caz para redu­cir las des­igual­da­des socia­les. Para ase­gu­rar una dig­ni­dad míni­ma a toda per­so­na. Es un meca­nis­mo auto­má­ti­co para el repar­to de la rique­za, ya que si la rique­za aumen­ta, aumen­ta tam­bién la can­ti­dad del umbral y se dis­mi­nu­ye, tam­bién dis­mi­nu­ye dicha can­ti­dad. De igual mane­ra ayu­da a garan­ti­zar unas con­di­cio­nes de tra­ba­jo más dig­nas que las actua­les, así como para hacer fren­te a la explo­ta­ción, a los recor­tes socia­les y a los labo­ra­les. No solo ancla la dis­tri­bu­ción de la rique­za a su crea­ción sino que sim­pli­fi­ca el sis­te­ma de pres­ta­cio­nes aca­ban­do con los regí­me­nes espe­cia­les de la segu­ri­dad social dis­cri­mi­na­do­res de géne­ro, dan­do pasos en la crea­ción de un úni­co régi­men gene­ral. De igual mane­ra repar­te la rique­za gene­ra­da por todos de una mane­ra más equi­li­bra­da pero lo más impor­tan­te es que ase­gu­ra una dig­ni­dad míni­ma a toda per­so­na, y en espe­cial en el aumen­to de la auto­es­ti­ma e inde­pen­den­cia de la mujer fren­te al hombre.

Detrás de los fríos núme­ros en Eus­kal Herria un ter­cio de la pobla­ción (1 de cada 3!) de Eus­kal Herria sobre­vi­ve por deba­jo del Umbral de Pobre­za, en silen­cio e invi­si­bles a nues­tro deam­bu­lar fre­né­ti­co. Es hora de des­per­tar de con­cien­ciar­se y de plan­tar­le cara al sis­te­ma. Ante el expo­lio masi­vo de lo públi­co para pri­va­ti­zar­lo, ante el supues­to esta­do de bien­es­tar que no es más que de males­tar, ante el mie­do y el des­am­pa­ro, ante esta gue­rra sote­rra­da que están libran­do con­tra la inmen­sa mayo­ría de la pobla­ción, urge poner lími­te a la pobreza.

¡LUCHA POR TUS DERECHOS SOCIALES! ¡HAZ FRENTE A LA PRECARIEDAD! ¡TRANSFORMA LA SOCIEDAD!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *