«La revo­lu­ción y noso­tros que tan­to la qui­si­mos»

La ideo­lo­gía tram­po­sa de la trans­ver­sa­li­dad inter­cla­sis­ta nos lle­va a la renun­cia de la lucha de cla­ses y a la tram­pa eta­pis­ta de pri­me­ro inde­pen­den­cia y lue­go…

Ten­go pre­sen­te aque­llas entre­vis­tas soo­bre aquel pasa­do año­ra­do por el ex líder (Cohn Ben­dit), recon­ver­ti­do del 68 fran­cés, recor­dan­do jun­to a vie­jos cama­ra­das pasa­jes no olvi­da­dos. En ese lar­go reco­rri­do por el tiem­po son pocas las excep­cio­nes de quie­nes fue­ron y siguen sien­do. Se res­pi­ra año­ran­za y cier­ta pena en el fon­do de quie­nes ya no son. La mayo­ría con­fir­ma la vie­ja sen­ten­cia (reac­cio­na­ria) «el que a los 20 años no ha sido comu­nis­ta…». Alguno, entre ellos el de Ipa­rral­de y un curre­la de la Renault seguían acu­mu­lan­do juven­tud.

Mucho qui­si­mos ver en el alto el fue­go , jamás un cam­bio de rum­bo sino un paso nece­sa­rio para todo un pro­ce­so de reor­ga­ni­za­ción , acu­mu­la­ción y movi­li­za­ción de masas que ini­cia­se la cons­truc­ción de «poder popu­lar con­tra el esta­do y el sis­te­ma» que nos aho­ga­ban en el sumi­de­ro de una cri­sis estruc­tu­ral en la que el capi­tal finan­cie­ro toma­ba la ini­cia­ti­va de la lucha de cla­ses impo­nien­do la liqui­da­ción pro­gre­si­va de las menu­den­cias demo­crá­ti­cas y recor­tes de dere­chos, sala­rios y liber­ta­des (¿bien­es­tar?) inclui­das anti­guas sobe­ra­nías. Todo ello asu­mi­do por Euro­pa, por Espa­ña y por prác­ti­ca­men­te la tota­li­dad de arco polí­ti­co espa­ñol, cata­lán y vas­co.

En la IA se ini­ció un pro­ce­so de recon­ver­sión, des­pla­zan­do el his­tó­ri­co pro­yec­to por una reduc­ción a «paz y demo­cra­cia», real­men­te homo­lo­ga­dos. ¿Sería­mos más lis­tos que los liqui­da­cio­nis­tas del 82? O ¿Se opta­ba defi­ni­ti­va­men­te por el via­je a nin­gu­na par­te? Posi­ble­men­te otra vez al comien­zo de la con­tra­dic­ción que tie­ne sus ante­ce­den­tes en aque­lla Ren­di­ción de Ber­ga­ra(30−8−1839), que tuvo su pró­lo­go en aque­lla cam­pa­ña cons­pi­ra­to­ria del escri­bano de Ormaiz­te­gi (Muña­go­rri).

Aque­llo no aca­bó. Empe­za­ron a aca­bar­se los fue­ros con el cam­bio de las adua­nas, impo­si­ción de gober­na­do­res en los 4 herrial­des de HEH. «… Los bata­llo­nes gipuz­coa­nos y nava­rros no acu­die­ron a la far­sa de la ren­di­ción y los biz­kai­nos no entre­ga­ron las armas…», pero hubo paz (?). Se ini­cia­ron exi­lios masi­vos a Ipa­rral­de, Uru­guay, Argen­ti­na, Fili­pi­nas… Y aquí siguie­ron las luchas y las gue­rras y 1876 (fin de los fue­ros) y 1937 (San­to­ña), 1977 (Txi­ber­ta),… que nos lle­va­ron a nin­gu­na par­te.

Sue­len decir que cam­bias el mun­do o el mun­do te cam­bia a ti.

Pero las con­tra­dic­cio­nes que un dia dejas­te en la che­pa te vuel­ven un dia de cara con fuer­za mul­ti­pli­ca­da.

El MLNV es mucho más que «un par­ti­do ins­ti­tu­cio­nal» y por supues­to cua­li­ta­ti­va­men­te dife­ren­te del «fren­te amplio» elec­to­ral que ejer­ce en las ins­ti­tu­cio­nes. El MLNV lle­va en sus genes la ¿iden­ti­fi­ca­ción de Inde­pen­den­cia y Socia­lis­mo con las con­si­guien­tes estra­te­gias y meto­do­lo­gía de lucha sin anclar­se en con­fu­sas tác­ti­cas de lucha, alian­zas de siglas, pro­nun­cia­mien­tos con­tra natu­ra, olvi­dos y renun­cias, que solo se expli­can por la con­fu­sión ideo­ló­gi­ca de algu­nos res­pon­sa­bles que no pudie­ron (¿qui­sie­ron?) enten­der un pro­ce­so de acu­mu­la­ción popu­lar en un momen­to ideal de cri­sis estruc­tu­ral de lar­go reco­rri­do y con­se­cuen­cias irre­me­dia­bles en un sis­te­ma que nos con­de­na a su lar­go pade­ci­mien­to. ¿Pue­de aquel Pue­blo Tra­ba­ja­dor, motor de más de medio siglo de his­to­ria insur­gen­te, nor­ma­li­zar­se en el sue­ño de una bue­na noche, para ama­ne­cer cas­tra­dos ciu­da­da­nos de la vía galác­ti­ca?

Aún que­dan por el mun­do pue­blos que miran hacia Eus­kalhe­rria como últi­mo foco de libe­ra­ción euro­peo recor­dan­do el mode­lo de aquel movi­mien­to insur­gen­te. Mien­tras algu­nos com­pa­ñe­ros de via­je fun­da­men­tan sus aná­li­sis en aque­lla con­tra­dic­ción vir­tual que divi­di­ría Eus­kalHe­rria en demó­cra­tas y vio­len­tos. ¿Ya no hay domi­na­cio­nes del impe­rio, de los esta­dos, del capi­tal? ¿No lle­gó por aquí aque­lla cri­sis del sis­te­ma que… Lle­gó y se que­dó entre noso­tros. Y quie­nes la mira­ron como un fenó­meno meteo­ro­ló­gi­co pasa­je­ro… ¿Qué nos dicen des­pués de media doce­na de años de con­tem­pla­ción de la nue­va fase mun­dial de lucha de cla­ses? ¿Quié­nes han rega­la­do a Pode­mos esa cre­cien­te capa­ci­dad de acu­mu­la­ción? Y muy segu­ra­men­te para lle­var­les a nin­gu­na par­te.

La ideo­lo­gía tram­po­sa de la trans­ver­sa­li­dad inter­cla­sis­ta nos lle­va a la renun­cia de la lucha de cla­ses y a la tram­pa eta­pis­ta de pri­me­ro inde­pen­den­cia y lue­go… ir del bra­zo de quie­nes tie­nen cal­cu­la­da una sali­da (a la cata­la­na?) que fina­li­ce en auto­no­mía mejo­ra­da, por supues­to en los vie­jos esta­dos y en el sis­te­ma.

La acu­mu­la­ción de siglas polí­ti­cas nos vá con­du­cien­do al lugar común, nor­ma­li­za­dos en las «demo­cra­cias» homo­lo­ga­das en Espa­ña y en la Euro­pa del euro, para cocer­nos en la «obe­dien­te feli­ci­dad».

Y no pare­ce que esta mons­truo­sa cri­sis, ni los gobier­nos esta­ta­les y regio­na­les, ni sus par­ti­dos diri­gen­tes; nos lle­ven de momen­to a plan­tear­nos el sal­to cua­li­ta­ti­vo, para rom­per al fren­te de todos los per­ju­di­ca­dos con el sis­te­ma, con Espa­ña y con Euro­pa.

El Esta­do Espa­ñol y segu­ra­men­te el otro, lo tie­nen muy cla­ro en su estra­te­gia de poder, que no es sólo del PP, ni del PSOE…. No han deci­di­do disol­ver a ETA. El Gran Her­mano Ha abier­to la nue­va estra­te­gia ana­li­zan­do la pro­fun­di­dad y exten­sión de aque­lla fal­sa con­tra­dic­ción de demó­cra­tas con­tra vio­len­tos y han deci­di­do que sea ETA quien se disuel­va, que se lo pidan los vas­cos, que se lo pida la pro­pia izquier­da aber­tza­le, que el movi­mien­to popu­lar se auto-derro­te, renun­cie a su memo­ria y a su pro­yec­to, que nues­tros pre­sos mal­di­gan su pasa­do y que todo el PUEBLO TRABAJADOR VASCO, todos noso­tros, renun­cie­mos a nues­tra pro­pia razón de ser.

Y que maña­na depri­mi­dos, nues­tro pue­blo, noso­tros y cada uno de noso­tros ento­ne­mos el «y noso­tros que tan­to la qui­si­mos» de vie­jos arre­pen­ti­dos.

¿Que­da aún memo­ria de 57 años, en 80 años, en 2 siglos… de miles de lar­gos silen­cios cami­nan­do con rebel­día, con noso­tros mis­mos?

Si hay memo­ria habrá INDEPENDENCIA – SOCIALISMO y AMNISTIA.

Y un dia será LA LIBERTAD.

Jon Kere­je­ta

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *