Ewen Came­ron, la cien­cia al ser­vi­cio de la tortura

Donald Ewen Came­ron (1901−1967) fue un psi­quia­tra esco­cés gra­dua­do de la Uni­ver­si­dad de Glas­gow en 1924. Fue pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Psi­quia­tría, de la Aso­cia­ción Cana­dien­se de Psi­quia­tría y de la Aso­cia­ción Mun­dial de la Psi­quia­tría. Ewen podría con­si­de­rar­se uno de los padres del con­trol men­tal por medio de la tortura.

Fue reclu­ta­do por la CIA y envia­do a Cana­dá para tra­ba­jar en el Allan Memo­rial Ins­ti­tu­te de la Uni­ver­si­dad de McGill, sitio que le per­mi­tió man­te­ner­se ale­ja­do de los cues­tio­na­mien­tos que los medios nor­te­ame­ri­ca­nos y los pro­fe­sio­na­les de la salud pudie­sen lle­gar a rea­li­zar. La finan­cia­ción de la CIA se des­cu­brió a fina­les de los años seten­ta gra­cias a una soli­ci­tud ampa­ra­da por la Free­dom of Infor­ma­tion Act, que dio lugar a varias sesio­nes en el Sena­do de los Esta­dos Uni­dos. El ins­ti­tu­to pare­cía más una maca­bra cár­cel que a un hos­pi­tal. El dine­ro de la CIA lle­ga­ba a tra­vés de un orga­nis­mo pan­ta­lla, la Socie­dad para la Inves­ti­ga­ción de la Eco­lo­gía Humana.

Des­de allí, reci­bien­do impor­tan­tes sumas de dine­ro y con acce­so a pacien­tes con pro­ble­mas men­ta­les, desa­rro­lló el sis­te­ma de tor­tu­ras que pos­te­rior­men­te se trans­for­ma­ría en el manual Kubark de la CIA, publi­ca­do secre­ta­men­te en 1963.

Came­ron creía fir­me­men­te en la regre­sión como méto­do de cura: borrar­le la men­te al pacien­te le per­mi­ti­ría vol­ver a un esta­do casi fetal. La alte­ra­ción del espa­cio-tiem­po era esen­cial en sus expe­ri­men­tos. Para lograr sus obje­ti­vos apli­có toda cla­se de tor­tu­ra ima­gi­na­da: dro­gas (estu­vo direc­ta­men­te invo­lu­cra­do en el desa­rro­llo del LSD), elec­tri­ci­dad, soni­dos, con­fi­na­mien­to, etc.

Tras haber­se encar­ga­do del pro­yec­to MK-Ultra, ini­cial­men­te lla­ma­do Blue­bird y pos­te­rior­men­te Pro­yec­to Alca­cho­fa has­ta 1953, sur­ge el tra­ba­jo que la CIA le había enco­men­da­do: el manual Kubark, una guía con méto­dos de tor­tu­ras que los agen­tes debían aprender.

El manual fue ense­ña­do a los mili­ta­res de muchos de los paí­ses que sufrie­ron dic­ta­du­ras, como Chi­le y Argen­ti­na, entre otras.

Pacien­tes men­ta­les, pri­sio­ne­ros de gue­rra, sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos y has­ta varios cien­tí­fi­cos sufrie­ron y has­ta murie­ron en manos de Came­ron. El caso del inves­ti­ga­dor Frank Olson y su dudo­sa muer­te for­ma par­te de los mis­te­rios de la CIA por aquel entonces.

El pro­yec­to MK-Ultra per­mi­tió lle­var a cabo varias dece­nas de sub-pro­yec­tos, como las prue­bas de nue­vas dro­gas, equi­pos elec­tró­ni­cos y la crea­ción de cár­ce­les de máxi­ma segu­ri­dad, basa­das en las cel­das de aislamiento.

Ewen Came­ron final­men­te murió en 1967 mien­tras con­ti­nua­ba con sus inten­tos de poner la cien­cia a dis­po­si­ción del cri­men más orga­ni­za­do: el cri­men de Estado.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *